Resumen de el Roto

Resumen del Roto Joaquín Edward Bello Al lado de la estación central de ferrocarriles llamada Alameda, se encuentra un l

Views 132 Downloads 0 File size 37KB

Report DMCA / Copyright

DOWNLOAD FILE

Recommend stories

Citation preview

Resumen del Roto Joaquín Edward Bello Al lado de la estación central de ferrocarriles llamada Alameda, se encuentra un lugar donde habían conventillos y prostíbulos, era un barrio bajo de Santiago. Una tarde tres chiquillos sucios, uno era débil y contrahecho, otro era llamado el Pata de Jaiva por tener los dedos de los pies abiertos y puntiagudos, otro de 15 con costras y picado de viruela. Estos chiquillos le robaron a una mujer y escaparon corriendo, el que llevaba la prenda robada era el picado de viruela, pero logro llegar a su casa, un prostíbulo llamado La Gloria, era el hijo de la tocadora (tocaba el piano) La Gloria se encontraba en la calle Borja, era hedionda y llena de mosquitos, estaba separada de la vía férrea por una muralla, la casa que se encontraba junta con el prostíbulo era el hogar de Clorinda, ella tenía dos hijos llamados Violeta y Esmeraldo, este último nombrado así por nacer un 21 de mayo. Su apellido era Llanahue, tenían sangre india de Arauco. Clorinda llegaba solo a dormir a su casa, era una mujer robusta de cabello negro, descifraba sueños, muy dulce, era una mujer dócil y amante. Otra mujer que trabajaba en el prostíbulo era Ofelia de Quillota, pretenciosa, gruesa, tenía olor desagradable en verano. Laura era franca y apasionada, flaca como galga, ojos negros. Etelvina era gruesa, le gustaba medirse las caderas, pesada, contaba cuentos a los niños de Clorinda. Julia era la bonita, la más requerida, amiga de Etelvina. Las otras eran Rosalinda, Catita y La Choca, no tenían personalidad, eran borrachas y ladronas. Las mujeres vivían con la criada y la patrona Doña Rosa quien se dejaba explotar por un chico de cabello rubio, vicioso y pervertido, la casa era muy desordenada y pobre, el salón era lo más hermoso, ancho, grande, tenía un piano y sillas. Esmeraldo era callejero, salvaje, sentía el instinto de atacar, fue apodado el Chincol. Violeta la hermana de Esmeraldo era regalona, consentida dulce. El padre de los niños un dia llevo a un amigo que presento a su esposa, llamado Fernando quien deseaba a Clorinda y su marido degeneraba con rapidez, perdía la memoria, es por eso que Esmeraldo lo odiaba, todas las noches veía como golpeaba a su madre, esa pesadilla lo enfermo, pero ya recuperado era un roto chileno, fuerte, venciendo las pestes y vicios de su cuna. Clorinda visitaba a su marido, un día invito a Esmeraldo a que fueran a la cárcel para ver a su padre, por lo que él estaba ansioso, esperaba ver a un padre ideal, bueno, sin embargo al llegar allí, su madre le entrego ropa al marido, pero la rechazo, provocando una gran angustia en Esmeraldo. Dos días después el marido murió y el conocido periodista Lux escribió una crónica. En La Gloria el único ser noble que va allí es el Pescante, ex marinero veterano de Iquique, es el defensor de las mujerzuelas y las más viejas son La Catita, La Choca y la Etelvina. En el prostíbulo a las dos de la mañana se vuelve violento y escándalo, tal inconsciencia es que muchos no saben con quien se acuestan, muchos parásitos se encuentran en sabanas, las enfermedades más frecuentes eran viruela, tuberculosis, sífilis y alcoholismo. Fernando debía cruzar el tranvía para ver a Clorinda, y vio a su protector, don Pantaleón Madroño, el enamorado de Clorinda era aventurero de minas y mares, pero de cárceles había desaparecido, tenía plata y era cómplice de señores de la policía y política, había robado y lo encarcelaron, tuvo que cambiar de nombre y Madroño lo ayudo para salir de la selva judicial. Esmeraldo pensaba que si se decidía alguna vez, Etelvina lo iniciaría, además que admiraba a un niño de la pandilla que le llamaba El Pucho, era chato y cínico con gracia para hablar con las mujeres. Violeta, hermana de Esmeraldo era muy exuberante y todos daban por hecho lo que vendría fatalmente. Un día de fiesta paso a La Gloria un cadete militar, Violeta le gusto tanto que se arregló y se pintó como nunca, estaba decidida a que él vendría a requerirla, cuando pregunto por el cadete, el ya había elegido a Etelvina, lo que provoco el llanto de Violeta. Su madre al saber la situación la reto y le pego.

Esmeraldo era amigo del Pata de Jaiva quien era de Valparaíso, su mama se tuvo que separar de él cuándo era chico y de su pequeña hija la Carmen que le gustaba a Sebastián Marti, pero el Pata de Jaiva y el Pucho lo rechazaban, este último porque estaba enamorado de Carmen. Un día Clorinda estaba lavando y le pregunto a la criada María si pensaba casarse, ella era campesina, pero dijo que no y comenzó a contar porque se tuvo que ir a La Gloria, dijo que porque su familia estaba apretada se tuvo que ir. Fernando gano dinero los primeros días, pero se esfumo rápido, pasaba mucho tiempo en la vida del azar, el prostíbulo le asqueaba, no le causaba el mismo sentimiento que antes besar a Clorinda, el descuido de ella le quitaba sus encantos. Un día un hombre de mar con acento extranjero fue al prostíbulo buscando a Fernando, sin embargo lo llamo Manuel, Fernando enojado le dijo que el pasado estaba muerto, el gringo comenzó a bailar cueca con las prostitutas, pero después llego la comisión (agentes, que les podían cobrar multas, tres condenas por haber niños) y se escondieron algunas personas, los agentes no aplicaron la ley y comieron cazuelas. Cierta mañana le llego una carta a Fernando de la policía y tuvo que salir a San Pablo, se dirigió detrás de la cárcel y lo encaminaron hasta el gran Madroño, Fernando estaba dispuesto a hacer lo que él le ordenara, Madroño le pregunto con cuántos niños decididos puede contar en un momento dado?, a lo que Fernando le respondió con cinco, allí Madroño le conto de que quiere provocar un desorden en el Sporting (club de juegos de azar) que esos niños se presenten ahí como socios y simular una disputa, hasta provocar la intervención policial, ya que todos los jugadores gruesos se iban allá. Fernando debía doscientos pesos a la caja y Clorinda pensaba que la engañaba porque el siempre le decía que se juntaba con amigos, pero después se reconciliaron. Etelvina llego con el chisme del día, la hermana del Pata de Jaiva se había fugado con un futre la noche anterior, Esmeraldo se compadecía, pero no se habló más del tema. Después Julia se encontraba peleando con Laura porque la primera dijo que antes se acostaría con un ratero que con un sarnoso, porque Laura estuvo con un sarnoso. Laura golpeo a Julia arrojándole una botella, Julia estaba poseída, pero se calmó. Un día Laura salió en la tarde, muy arreglada, se demoraba mucho en llegar, hasta que llego la comisión y Violeta estaba en una camilla, habían abusado de ella, Clorinda reacciono con rabia, impotencia, la reto, pero después al ver a Violeta llorando tanto, se arrepintió, sintió compasión. Las prostitutas decían que habían sido los trabajadores de la línea férrea quienes abusaron de ella. En la Gloria se estaba rifando un sombrero entre las trabajadoras y después irían a un paseo al Hipódromo, pero una mujer extraña se encontraba allí en el prostíbulo con un canasto con durazno, no decía nada, pero después dijo que venía de Santiago a ver a una hija llamada Zoila, una hija que entregaron a una cuñada, Ofelia era su hija, reencontrándose. De vuelta del paseo del Hipódromo toda la calle miraba para la Gloria. Las prostitutas se sentían molestadas por las personas del paseo, Clorinda les pregunto por el sombrero, pero lo perdieron y María se curó, golpearon la puerta y se enteraron que Laura había muerto, se creía que la habían invitado unos jovencitos. El martes en la noche llego la madre de Laura, le asombro en la habitación en que dormía, llena de insectos y muy destartalada. La tuvieron varios días velándose, se sentía su olor a descomposición. Ya se había cumplido la misión de generar desordenes en el Sporting y el Popular volvía a ser el local de antes, allí se encontraba Sebastián Marti que jugo contra Fernando, pero este último perdió cuatro mil pesos Nadie dijo del desastre de Fernando a Clorinda, no tenía amigos, recordó que había entregado a Clorinda un anillo con brillantes que pertenece al antiguo encargado del club Manuel Jilarrain, se lo habían dejado a cambio de la

cantidad que no le vendría mal, Clorinda no tardo en abrir el baúl grande y le entrego el anillo a Fernando, quien fue donde Manuel, pero el ya se había ido a Barcelona, después fue donde una agencia de don Pelayo pero él le dijo que es una imitación. Fernando estaba mal, pensaba que esto no podía seguir así y fue hacia El Mercurio, allí hablo con el redactor jefe y le dijo que el señor Madroño fue el autor del escándalo del Sporting, pero el redactor le dijo que no podía publicar eso, no se ganaría nada. Fernando se fue humillado, sin rumbo. El pucho consiguió una carta para Sebastián Marti, que Carmen mando ignorando su contenido, en esa carta pedía dinero y amenazaba con el escándalo, el Pucho le dijo al Pata de Jaiva que fuera al circo y fuera a ver a Marti. En el circo vio que Sebastián se bajó del coche y poco después apareció Carmen, se saludaron, siguió a la pareja y se escondió. Marti llevaba el dinero obedeciendo el recado de él Pucho, cuando se lo iba a entregar a Carmen, ella le dijo que no quería el dinero, el se asombró y Carmen se descompuso, después apareció El Pata de Jaiva quien le pregunto a Martin porque puso así a su hermana, a lo que él le respondió que no tenía nada que ver con él, Carmen le decía a Martí que no tocara a su hermano, de pronto un puñal brillo arrancado de su escondite para deshacerse de del chiquillo, pero su hermana lo sujetaba , hasta que finalmente lo apuñalo, culpando a Carmen. Al día siguiente, los agentes comentaban que Carmen se había suicidado en la línea del tren y que Esmeraldo se entregó a la policía diciendo que él lo mato, pero los policías no le creían, el policía como era amigo de Madroño y tenía en cuenta las amenazas de Fernando, quiso culparon a él del asesinato a Marti Los agentes fueron a la casa de Fernando, le mostraron la cuchilla con que mataron a Sebastián y Fernando la toco, dejando sus huellas en la cuchilla y una prueba de que el pudo haber sido el autor del asesinato, Lux, un periodista defendió a esmeraldo en su artículo publicado, haciendo una campaña a favor de los pobres, aseguraba que el chiquillo era inocente. Un día lo liberaron y Lux se hizo cargo de él, la policía declaro como culpable a Fernando, y la intendencia autorizo a demoler los prostíbulos. El periodista quería educar a Esmeraldo, sin embargo el hijo de Clorinda salió a la calle, fue a la calle Borja y vio todo demolido, destruido, de pronto vio una silueta era Ofelia, ella no lo reconoció, creía que era un inspector, fueron donde el paisano (el chino) le conto que las echaron en un dia por la mañana, llego la orden y en la noche no quedo nadie en la casa ni en toda la calle, Doña Rosa la engaño el jovencito rubio, le robo todo; El pescante murió de repente en la mampara; Clorinda vive con el Pucho en la calla Riquelme; La Catita estaba loca. La comisión llego repentinamente, Esmeraldo se escondió y se escabullo, pero los agentes lo siguieron, corrieron hasta la línea del tren, Esmeraldo llevaba la delantera, iban a alcanzarle cuando se volvió de un salto y le clavo el puñal en la garganta al que tenía más próximo. Se desplomo sin un grito, ya que lo apuñalo en la vena aorta. El muchacho logro cruzar la vía. Había matado a Lux.

Personajes: Clorinda: Mujer robusta, entrada en carnes y morena , cabello negro Ofelia de Quillota, pretenciosa, gruesa, tenia olor desagradable en verano Laura era franca y apasionada, flaca como galga, ojos negros Etelvina era gruesa, le gustaba medirse las caderas, pesada , contaba cuentos a los niños de Clorinda Julia era la bonita, la mas requerida, amiga de Etelvina Maria era campesina, criada, extrañaba el campo

Esmeraldo era callejero, salvaje, sentía el instinto de atacar, fue apodado el Chincol Violeta era regalona, consentida dulce el Pescante, ex marinero veterano de Iquique Fernando: Ladron, aprovechador, era como soldado, muy ocupado Lux Periodista, defendia a Esmeraldo