Práctica de Laboratorio 1

Aplicaciones de los Fluidos Supercríticos First Author #1, Second Author *2, Third Author #3, Fourth Author #4, Fifth Au

Views 26 Downloads 0 File size 1005KB

Report DMCA / Copyright

DOWNLOAD FILE

Recommend stories

Citation preview

Aplicaciones de los Fluidos Supercríticos First Author #1, Second Author *2, Third Author #3, Fourth Author #4, Fifth Author #5, Sixth Author #6, Seventh Author #7 #

Escuela Profesional de Ingeniería Mecánica, Universidad Nacional de San Agustín Apaza Quenta, Alex1 Chancuaña Carrillo, Edison 2 Lazarte Mejía,Luz Yanina3 Paz Condori, Gonzalo Ronal4 Pocco Chupa, Luis Enrique5 Quispe Salinas, Kimberly Ashly 6 Ramos Paredes, Jubert Angelo 7

ABSTRACT—Above the critical temperature and pressure of various fluids (scCO2, methanol, scH2O) we find supercritical fluids. Such fluids have properties such as solubilization, diffusivity, viscosity, among others, which vary markedly by pressure and temperature. With regard to the environment supercritical fluids in subcritical conditions have green (environmentally friendly) properties which can be applied to reduce environmental pollution. In this paper we will find applications for different fields in the industry such as oil extraction, refrigeration in nuclear reactors, energy storage by Joule Brayton generators. Key words: supercritical fluids, oil extraction, biodiesel, energy storage. RESUMEN—Por encima de la presion y temperatura critica de diversos fluidos (scCO2; metanol, scH2O) encontramos a los fluidos supercríticos. Dichos fluidos tienen propiedades como solubilización, difusividad, viscosidad, entre otras, que varían notablemente por la presión y temperatura. Con referencia al medio ambiente los fluidos supercríticos en condiciones subcríticas tienen propiedades verdes (amigables con el medio ambiente) las cuales pueden aplicarse a la reducir la contaminación ambiental. En este presenta trabajo se encontrara con aplicaciones para diferentes ámbitos en la industria como extracción de aceites, refrigeración en reactores nucleares, almacenamiento de la energía mediante generadores Joule Brayton.

1.- INTRODUCCIÓN Un fluidos supercrítico no está definido como un líquido o como un gas, sino como una sustancia en un estado crítico a una temperatura (TC) y presión crítica (PC). Por ejemplo, el dióxido de carbono supercrítico (scCO2; punto crítico: 7,38 MPa, 304 K / 31,1 ° C y 73,8 bar). Su densidad se puede cambiar en función de la temperatura y la presión [1]. En general, cerca del punto crítico, pequeños cambios de temperatura o la presión llevan a cambios significativos en la solubilidad, coeficiente de partición, momento dipolar y constante dieléctrica. Es relativamente fácil controlar estas propiedades, ya que pequeños cambios en la temperatura cerca del punto crítico puede alterar la reactividad en procesos bioquímicos como disolvente. La resistencia de un fluido supercrítico puede variar al cambiar la presión y la temperatura [2]. Figura 1. Diagrama presión- temperatura para sustancias puras

Palabras clave: fluidos supercrítico, extracción de aceites, biodiesel, almacenamiento de energía. Fuente: autoría propia

A alta temperatura, la fuerza de las partículas logra que se muevan libremente esto supera a la de la fuerza intermolecular, si la distancia inter-molecular se reduce al mínimo bajo presión. Se alcanza así el estado supercrítico en el que no se produce una fase condensada. Cuando la presión aumenta, la densidad del gas sin embargo se hace más alta. La distancia intermolecular a continuación, se hace más corta, lo que hace imposible no tener en cuenta los efectos de la acción inter-molecular. Si el movimiento molecular se puede observar directamente, que se supone que es tan violento como en el estado gaseoso. Esta es la razón por qué “supercrítico es el estado intermedio entre el gas y el líquido” [3].

Actualmente se ha promovido la investigación de nuevas tecnologías más respetuosas con el medio ambiente, que no representen ningún riesgo para la salud y garanticen una calidad superior de los productos. Entre ellas emerge la llamada tecnología de fluidos supercríticos, basada en la utilización de un fluido, precisamente supercrítico, como disolvente alternativo, siendo el más utilizado el dióxido de carbono, CO2, supercrítico [4]. El agua supercrítica muestra una alta solubilidad de la materia orgánica y una fuerte capacidad de hidrólisis [3].

Tabla 1. Comparación de las propiedades FSC con los líquidos y gases PROPIEDAD

GAS

FSC

LÍQUIDO

DENSIDAD, (Kg/m3)

0.6 - 2

200 – 900

600 – 1600

Coeficiente de difusión, (m2/s)x109

1–3

1-9

20 - 300

VISCOSIDAD (Pa.s)x105

10 000- 40 000

20- 70

0.2 - 2

Fuente: M. Vázquez Da Silva . Supercritical And Its Applications. CESPU Tabla 2. Propiedades críticas de los fluidos supercríticos más usados

INORGANICO

COMPUESTO Dióxidos de carbono (CO2) Amoniaco(NH3) Agua(H2O)

HIDROCARBUROS

Metano(CH4) Etano(C2H6) Propano(C3H8) n-Pentano(C5H12) n-Hexano(C6H14) Benceno(C6H6) Tolueno(C7H8)

TC (K)

PC (MPa)

ρC (mol/L)

304.18

7.380

10.6

405.4

11.300

647±2

22.064

17.9

4.6 ± 0.03

10.1 ± 0.2

4.9 ± 0.1

6.9±0.4

190.6 ± 0.3 305.3 ± 0.3 369.9 ± 0.2 469 ± 0.5 507.6 ± 0.5 562.0 ± 0.8 593±2

4.25 ± 0.01 3.36 ± 0.06 3.02 ± 0.04 4.89 ± 0.04 4.1 ± 0.1

5.1 ± 0.4 3.22 ± 0.07 2.71 ± 0.02 3.9 ± 0.2 3.17 ± 0.01

OXIGENADOS

Metanol(CH4O)

513 ± 1

8.1 ± 0.1

8.51 ± 0.07

Etanol(C2H6O)

514 ± 7

6.3 ± 0.4

6.0 ± 0.2

Acetona(CH3COCH3)

508 ± 1

4.8 ± 0.4

4.63

Éter Etílico(C4H10 O)

467 ± 2

3.6 ± 0.1

3.5 ± 0.4

Fuente: NIST (The National Institute of Standards and Technology) 2.- PROPIEDADES Los fluidos supercríticos (SCF) varían en comparación con las propiedades de los líquidos reales. Por ejemplo, el agua supercrítica es relativamente no polar y ácida [5]. Los fluidos supercríticos no pueden definirse como un líquido o como un gas, sino como una sustancia en un estado ("estado supercrítico") por encima de su temperatura crítica (TC) y presión crítica (PC). Por ejemplo, el dióxido de carbono supercrítico (sc𝐶𝑂2 , punto crítico: 7,38 MPa, 304 K / 31,1 ° C y 73,8 bar) es un medio no polar con gran momento tetrapolar [6]. Su densidad puede cambiar en función de la temperatura y la presión [7]. En la presión crítica, su compresibilidad se maximiza, y los pequeños cambios a los parámetros térmicos pueden llevar a cambios grandes en su densidad local (Figura 2). No es de extrañar que los SCF como disolventes no acuosos para reacciones catalizadas por enzimas hayan atraído la atención de enzimólogos desde los años ochenta y se han empleado en una variedad de

aplicaciones biotecnológicas debido a sus numerosas ventajas [8]. Las enzimas no sólo son capaces de funcionar en SCFs, sino que también muestran interesantes propiedades novedosas, como la especificidad alterada del sustrato, la antiselectividad, la supresión de reacciones laterales, la estabilidad aumentada y la "memoria molecular" [9]. En general, los SCFs difieren de los disolventes ordinarios al tener capacidades de solubilización similares a las líquidas, mientras que mantienen altas difusividades y bajas viscosidades de la fase gaseosa. Cerca del punto crítico, pequeños cambios en la temperatura o la presión llevan a cambios significativos en la solubilidad, el coeficiente de partición, el momento del dipolo y la constante dieléctrica. Es relativamente fácil controlar estas propiedades, ya que pequeños cambios en la presión o temperatura cerca del punto crítico pueden alterar la reactividad en procesos bioquímicos, ya que la resistencia del solvente de un fluido supercrítico puede variar variando la presión y la temperatura [2].

Figura 2. Diagrama esquemático p-T de la fase de 𝐶𝑂2 . [6]

El cambio en las propiedades del fluido subcrítico al estado supercrítico es especialmente notable para los compuestos comunes como agua y dióxido de carbono. (2) miscibilidad de gases como 𝑂2 y 𝐻2 en fluidos supercríticos, (3) altas tasas de difusión y densidad variable, y (4) alto poder de disolución [5, 10]. Como conclusión, Ikushima avanzó el caso de fluidos supercríticos como un medio adecuado para procesos químicos y bioquímicos en ciertas condiciones [10]. Por ejemplo podríamos hablar del carbono supercrítico (sc𝐶𝑂2 ), que atrajo una atención particular en la investigación y la tecnología debido a sus propiedades "verdes" (es decir, sostenibles). Sc𝐶𝑂2 es químicamente inerte (por ejemplo, es "inmune" a la química de radicales libres) y es un solvente aprótico de baja toxicidad [11]. A diferencia del agua, sc𝐶𝑂2 es un régimen supercrítico fácilmente accesible (7,38 MPa, 304 K / 31,1 ° C y 73,8 bar) y, como disolvente, es miscible tanto con materiales fluorados como orgánicos [11, 12] (Figura 2). Además, el dióxido de carbono está en el número de oxidación máximo de carbono (+ IV, estado químicamente totalmente oxidado) y por lo tanto es inerte para una oxidación adicional (es decir, no inflamable). El dióxido de carbono supercrítico puede servir así de disolvente para las transformaciones químicas "difíciles", como la reacción directa del hidrógeno y el oxígeno para formar peróxido de hidrógeno [13] o varias reacciones selectivas de radicales libres [7].

2.1 Condiciones subcríticas Otra forma de obtener un sistema de una sola fase para la transesterificación no catalítica pero con temperaturas y presiones menores que los valores del alcohol supercrítico, es usando un cosolvente. Hegel et al, [14] y Cao et al, [15] analizaron mezclas de aceite de soya, metanol y propano, mostrando visualmente el comportamiento de los sistemas que involucran tres fases (Líquido-Líquido-Vapor), dos fases (Líquido-Vapor), y una fase (supercrítico) cuando son calentados o reaccionan. Los puntos críticos de la mezcla se reducen con un incremento de las cantidades de propano, siendo éste un buen solvente para los aceites vegetales, observaron que existe una sola fase líquida para

varias mezclas a temperaturas menores a 433 K, concluyendo que no son requeridas temperaturas supercríticas para tener una sola fase homogénea de los reactantes. 3.- APLICACIONES 3.1.- Reducción de la Contaminación con Fluidos Supercríticos: Los fluidos supercríticos se pueden usar tanto para los procesos de reducción de la contaminación, como para procesos favorables al medio ambiente. [16]. La descontaminación del suelo por extracción de 𝐶𝑂2 tienen propiedades verdes ya que el suelo puede ser desechado fácilmente después del tratamiento, y se propusieron unidades transportables para limitar los costos de transporte del suelo. Sin embargo, hay que subrayar el hecho de que sólo los contaminantes orgánicos de baja polaridad pueden ser fácilmente eliminados y, aunque se hayan dado algunos avances en el uso de quelantes, no es probable que los metales pesados sean sometidos a extracción de fluidos supercríticos en condiciones técnicas y condiciones económicas. [17]. Las corrientes de agua contaminadas con compuestos orgánicos pueden ser tratadas con 𝐶𝑂2 para recuperar los contaminantes antes de la eliminación del agua. En la mayoría de los casos, la concentración de contaminantes es muy pequeña y la incineración total de la corriente es extremadamente costosa, empujando la extracción para concentrar 100 a 10.000 veces la corriente final enviada posteriormente a la incineración. En Baltimore se opera una unidad industrial (5 𝑚3 /ℎ) para la eliminación de productos tóxicos del agua con CO2 líquido [17]. En cuanto a la reducción de la contaminación del aire, fluidos supercríticos pueden ser utilizados para la regeneración del adsorbente. Sin embargo, aún quedan pendientes problemas de ingeniería drásticos, especialmente el diseño de autoclaves de adsorción y sistemas de cierre, que deben conducir a una caída de presión muy baja cuando se realiza la adsorción y a soportar una alta presión durante la desorción [18]. Por otra parte, el agua supercrítica (o subcrítica) aparece como un medio único para la destrucción

segura de desechos peligrosos por oxidación total. Debido a sus propiedades físico-químicas especiales, el agua supercrítica se ha propuesto por mucho tiempo como un medio para la oxidación total (SCWO, supercritical water oxidation) [17, 18]; Sin embargo, la experiencia demostró que el desarrollo del proceso es extremadamente difícil debido a la corrosión (cuando el azufre, el cloro, el fósforo están presentes en el residuo) y al taponamiento (deposición de sal). En los casos más difíciles, incluso el uso de aleaciones muy resistentes no es suficiente para prevenir la corrosión y la reacción debe realizarse dentro de un reactor de cerámica, soportado por una autoclave de metal. Estos problemas producen altos costos de procesamiento, en comparación con la incineración clásica; Sin embargo, el desarrollo industrial está en el camino para los desechos altamente peligrosos, como los gases tóxicos de la guerra o los desechos nucleares orgánicos. [19]. Por otra parte, se debe observar que la destrucción de contaminantes en aguas subcríticas recibe un gran interés: incluso si la tasa de oxidación es menor, la temperatura y la presión son significativamente más bajas que en los procesos SCWO. [20] 3.2.- Fluidos Supercríticos en la Producción de Biodiesel El biodiesel se compone de ésteres de alcoholes de cadenas cortas hechas de fuente biológica renovable tales como grasas: de petróleo, de origen animal y vegetal, puede ser utilizado como un combustible diésel alternativo. A medida que estos se derivan los recursos naturales son biodegradables y no tóxicos [21]. Los triglicéridos (perteneciente a la familia de los lípidos, se forma por la esterificación de tres grupos OH) de aceite son buenas alternativas para el combustible diésel, pero las altas viscosidades, la composición de ácidos, y ácidos grasos libres de aceite pueden crear problemas en los motores diésel por su alta viscosidad [22]. Diferentes formas han sido consideradas para reducir la alta viscosidad de los aceites vegetales: (a) dilución, (b) microemulsiones, (c) pirolisis, (d) craqueo catalítico, y (e) transesterificación [21, 23, 24]

Entre las técnicas ya mencionadas, la conversión química a través de transesterificación (es el proceso de intercambiar el grupo alcoxi de un alcohol) del aceite con alcoholes de cadena corta, tales como metanol o etanol, en su éster graso correspondiente parece ser la solución más prometedora del problema de alta viscosidad. La reacción de transesterificación se ve afectada por el tipo de alcohol a utilizar, relación molar entre alcohol y gliceridos, tipo y cantidad de catalizador y tiempo de reacción [23, 25, 26]. La reacción en la transesterificación en condiciones ambientales normales es relativamente lenta, debido a la naturaleza de dos fases en la mezcla de alcoholaceite que tiene contraste en su polaridad. Un catalizador se utiliza generalmente para superar esta limitación y así mejorar la velocidad de reacción y rendimiento del producto. Hay varios tipos de catalizadores alcalinos (bases) y ácidos, ya sea de forma homogénea o heterogénea que están siendo utilizados para mejorar la reacción de transesterificación. Los catalizadores alcalinos más preferidos son hidróxido de sodio, hidróxido de potasio y metóxido de sodio; mientras tanto el ácido clorhídrico y ácido sulfónico son los catalizadores ácidos más utilizados comúnmente [23]. Sin embargo, el uso de catalizadores complica la reacción de transesterificación principalmente en la formacion de jabones y la necesidad de separar el catalizador de la mezcla de los productos finales [27]. La técnica de los fluidos supercríticos se puede utilizar para sintetizar biodiesel a través de la transesterificación de aceites vegetales sin utilizar ningún catalizador. En comparación con los procesos catalíticos convencionales, la técnica de FSC (Fluidos Supercríticos) posee una serie de ventajas notables, como la separación fácil, rápida reacción y ser mas amigable al medio ambiente. Esto es principalmente porque alcoholes y aceite pueden coexistir en una sola fase en condiciones supercríticas [24, 28]. El aumento de la solubilidad de las materias orgánicas y el medio ambiente homogéneo hace que el proceso de transesterificación sea favorable, en comparación con el proceso catalítico [28]. Sin embargo, la reacción requiere de temperaturas de 525 a 675 K y presiones de 35 a 60 MPa [27, 29],

con rendimientos de conversión entre el 50 y el 95 % en los primero 10 minutos [27].

42: 1 y 41: 1, respectivamente, era la relación óptima para la conversión en ésteres [24]) involucran altos costos de evaporación de alcohol no reaccionado [27].

Como cualquier proceso que involucra fluidos supercríticos, los principales problemas se presentan en el manejo de altas presiones (20-60 MPa) que implican el uso de equipos especiales, altas temperaturas involucran altos costos de calentamiento y enfriamiento. Las grandes relaciones alcohol-aceite (por ejemplo para aceite de colza y aceite de semilla de algodón, han sido investigados y se determinó una proporción molar de Tabla 3: Comparaciones entre el proceso de metanol catalítico (MeOH) y método del metanol supercrítico (SCM) para el biodiesel a partir de aceites por transesterificación [26]. Proceso de Metanol Catalítico

Método de Metanol Supercrítico

Metanol

Metanol

Álcali

No

303-338

523-573

Presión de Reacción (MPa)

0.1

10-25

Tiempo de Reacción (min.)

60-360

7-15

96

98

Metanol, Catalizador, Glicerol, Jabones

Metanol

Productos saponificados

Esteres metílicos, agua

Agente de Metilación Catalizador Temperatura de Reacción (K)

Rendimiento en Ester de Metilo (% en peso) Remoción de Purificación Ácidos Grasos Libres

3.3.- Extracción de Aceites Esenciales por Fluidos Supercríticos

realizar pequeños cambios de presión y temperatura [31, 32].

Los aceites esenciales son aquellas sustancias químicas que se obtienen a partir de diversas plantas. Debido a su consistencia se le llama aceites; pero estos a diferencia de los aceites comunes, al derramarse no dejan mancha alguna, debido a que contienen ciertos principios volátiles [30].

El uso del compuesto CO2 es apropiado para la extracción de aceites esenciales, pigmentos, carotenoides antioxidantes, antimicrobianos y sustancias relacionadas, que se utilizan como ingredientes para alimentos, medicinas y productos de perfumería y que son obtenidas de especias, hierbas y otros materiales biológicos [33].

Al usar los fluidos supercríticos, en particular el CO2, se disminuye el consumo de energía con respecto a procesos de separación convencionales como destilación y lixiviación (desplazamiento de sustancias solubles o dispersables), entre otros. Estos procesos se deben a que el CO2 no es tóxico, ni deja residuo en sus productos, así también como a su capacidad selectiva para extraer ciertas sustancias al

“El pre tratamiento del material natural con CO 2 supercrítico (con o sin etanol como co-disolvente) mejoró la extracción de polifenoles del orujo de uva. Este método proporciona una alternativa al pre tratamiento de los materiales vegetales, reemplazando disolventes orgánicos tóxicos (por ejemplo, el hexano)” [34].

En la Figura 3 muestra el proceso de extracción con CO2. El gas es enfriado y después presurizado con una bomba La presión y temperatura de extracción son controladas por un regulador de contrapresión y un calentador. A la salida del recipiente de extracción el gas es expandido en una válvula antes de entrar al primer colector, que se encuentra casi a temperatura ambiente. La corriente de salida es llevada a una temperatura de 40°C a 45°C y expandida a presión atmosférica en otra válvula, después pasa a dos colectores fríos en paralelo. La velocidad de flujo en la última parte del proceso es monitoreada con un rotámetro y un flujómetro de

gas, antes de descargar el CO2. El extracto obtenido del primer colector es mezclado con el del segundo para un volumen dado de disolvente y retenido para analizar los aceites esenciales y ceras cuticulares contenidas [35]. Algunas de las ventajas de usar el CO 2 para extracción pueden ser [36]:   

Al aplicar extractos de especias a los productos, la textura de dicho producto no se ve afectada. La extracción no es nociva para el medio ambiente. La extracción a bajas temperaturas ayudan a prevenir la degradación de componentes biológicos.

Figura 3. Esquema de un aparato de extracción con CO2: H1: intercambiador para enfriamiento, P: comba, BPR: regulador de contrapresión, H2: intercambiador para suministrar calor, E: recipiente de extracción, WS: bureta con disolvente, C1: primer colector, C2: colector en paralelo, V (0, 1, 2, 3): válvulas [35].

3.4.- Almacenamiento de Energía en Fluidos Supercríticos Se ha encontrado que el dióxido de carbono (CO2) cuando se mantiene en unas condiciones de temperatura y presión por encima de su punto crítico (73bar y 32ºC) se comporta de una forma peculiar. Este nuevo estado, es conocido como fluido supercrítico (sCO2) y puede utilizarse para mover un ciclo Brayton modificado. [37]. Nuevos ciclos termoquímicos podrían permitir para la conversión altamente eficiente, rentable de calor solar en combustibles mediante la producción de reacciones endotérmicas, tales como división de agua, la reducción de dióxido de carbono, o la

conversión termoquímica de materiales de alimentación, tal como metano a alta densidad de energía de combustibles de hidrocarburos líquidos que se necesitan en el sector del transporte [38]. Los ciclos de potencia que utilizan sCO2 como fluido de trabajo toman las configuraciones primarias relevantes para la generación de energía: un ciclo de Brayton cerrado indirectamente calentado que es aplicable a combustión avanzada de combustibles fósiles, así como a aplicaciones nucleares y solares [39]. 3.5.- Reactores Supercríticos Refrigerados por Agua

El reactor supercrítico refrigerado por agua (SCWR) es el reactor que usa agua a presión supercrítica como refrigerante [40]. Se considera como uno de los prometedores Reactores de Generación IV, debido a sus ventajas de simplificación de plantas y alta eficiencia térmica (aproximadamente 45% contra los aproximadamente 33% de eficiencia para los actuales LWR). La principal misión del SCWR es la generación de electricidad a bajo costo. Está basado en dos tecnologías probadas, los LWR, que son los reactores de generación de energía más comúnmente desplegados en el mundo, y las calderas alimentadas por combustible fósil, un gran número de las cuales también usadas alrededor del mundo. [41, 42] Hay 438 reactores nucleares en operación y 63 en construcción en el mundo. [43] Se han propuesto varios conceptos de diseño de SCWRs : A. Reactor supercrítico de neutrones térmicos refrigerados por agua. B. Reactor supercrítico de neutrones rápidos refrigerado por agua. C. Reactor supercrítico de espectro de neutrones mixtos refrigerado por agua. D. Reactor supercrítico de lecho de guijarros refrigerado por agua. E. Reactor supercrítico de refrigeración por agua pesada. Recientemente, el uso del torio en SCWRs ha sido investigado [44, 45]. Las ventajas de los SCWR se muestran a continuación [40]: 









El agua supercrítica tiene excelentes propiedades de transferencia de calor, una alta densidad de potencia. El uso de un ciclo supercrítico de Rankine con sus temperaturas más altas mejoran la eficiencia (~45%). Esta mayor eficiencia conduciría a una mejor economía de combustible y una carga de combustible más ligera, disminuyendo el residuo (decaimiento) de calor. El SCWR es típicamente diseñado como un ciclo, por lo que el vapor o agua supercrítica caliente del núcleo se utiliza directamente en una turbina de vapor, que hace el diseño simple. El agua es líquida a temperatura ambiente, barata, no tóxica y transparente, simplificando la inspección y reparación (en comparación con los reactores refrigerados con metal líquido).



Un SCWR de agua pesada podría producir combustible a partir del torio (4 veces más abundante que el uranio), con un aumento resistencia a la proliferación de los reproductores de plutonio. Algunos de los desafíos en los SCWR son los temas de trabajo de investigación que necesitamos examinar, entre los que encontramos. [46, 47]:











Mayor presión combinada con una alta temperatura y también un mayor aumento de la temperatura a través del núcleo resultan en un incremento de tensiones mecánicas y térmicas en los materiales de los recipientes que son difíciles de resolver. El refrigerante reduce considerablemente su densidad a la salida del núcleo, lo que resulta en la necesidad de colocar un moderador adicional. Es necesario un amplio desarrollo de materiales e investigación sobre química del agua supercrítica bajo radiación. Se necesitan procedimientos especiales de puesta en marcha para evitar la inestabilidad antes de que el agua alcance condiciones supercríticas. Un SCWR de neutrones rápidos requiere un diseño del núcleo del reactor para lograr un vacío negativo coeficiente.

CONCLUSIONES 







Solo con alterar un poco la temperatura o presión en una zona crítica se observan cambios notables en los fluidos, llegando a ser muy beneficiosos en procesos bioquímicos como disolventes. Para obtener un fluido supercrítico se necesita cierta cantidad de presión y temperatura, pero al ubicarlo en condiciones subcriticas se puede alcanzar las propiedades supercríticas a menor temperatura. La condición subcritica de un fluido supercrítico es cuando se añade un cosolvente para obtener mejores propiedades, además poder obtener el fluido a menor temperatura. El dióxido de carbono supercrítico nos ayuda de manera eficiente en la recolección de energía por diferentes medios como nuevos ciclos energéticos, aplicables para la



generación de energía eléctrica (utilizando ciclos Brayton o combinados). En la producción de Biodiesel por transesterificacion de aceites (triglicéridos, digliceridos, monogliceridos) con procesos catalíticos (mediante ácidos o bases) son reemplazables con un alcohol supercrítico, disminuyendo la contaminación al final del proceso, evitando catalizadores, saponificación y sobretodo aumenta la eficiencia del proceso.

REFERENCIAS: [1] N. B. y. D. Schulze-Makuch, «Supercritical Carbon Dioxide and Its Potential as a LifeSustaining Solvent in a Planetary Environment,» Life Sci, vol. 4, nº 3, pp. 331340, 2014. [2] Y. Ikushima, «Supercritical fluids: an interesting medium for chemical and biochemical processes,» Advances in Colloid and Interface Science, vol. 71, nº 1, pp. 259280, 1997. [3] Y. Fukushima, «Application of Supercritical Fluids,» Review of Toyota CRDL, vol. 35, nº 1, pp. 1-9, 1999. [4] Á. M. V. Valderrama, «La tecnología de fluidos supercríticos, un proceso limpio para el sector industrial,» Producción Más Limpia, vol. 3, nº 2, pp. 99-104, 2008. [5] S. S. a. N. R. C. Board, The Limits of Organic Life in Planetary Systems, Washington, DC: The National Academies Press, 2007. [6] C. Eckert, «Supercritical fluids as solvents for chemical and materials processing,» Nature, vol. 383, nº 6598, pp. 313-318, 1996. [7] P. Cormier, R. Clarke, R. McFadden y K. Ghandi, «Selective free radical reactions using supercritical carbon dioxide,» J. Am. Chem. Soc., vol. 136, nº 6, pp. 2200-2203, 2014. [8] T. Matsuda, «Recent progress in biocatalysis using supercritical carbon dioxide,» Journal of bioscience and bioengineering, vol. 115, nº 3, pp. 233-241, 2013. [9] A. Klibanov, «Enzyme memory—What is remembered and why?,» Nature, vol. 374, p. 596, 1995. [10] D. Schulze-Makuch y L. Irwin, Life in the Universe: Expectations and Constraints, Berlin: Springer-Verlag, 2008.

[11] S. Mayadevi, «Reactions in supercritical carbon dioxide,» Indian J. Chem., vol. 51, p. 1298–1305., 2012. [12] N. Budisa, V. Kubyshkin y D. Schulze-Makuch, «Fluorine-rich planetary environments as possible Habitats for life,» Life, vol. 4, nº 3, pp. 374-385., 2014. [13] S. Karmee, C. Roosen, C. Kohlmann, S. Lütz, L. Greiner y Leitner, «Chemo-enzymatic cascade oxidation in supercritical carbon dioxide/water biphasic media,» Green Chemistry, vol. 11, nº 7, pp. 1052-1055., 2009. [14] G. M. S. P. E. A. B. P. Hegel, «"Phase transitions in a biodiesel reactor,» Ind. Eng. Chem. Res, vol. 46, pp. 6360-6365, 2007. [15] H. H. J. Z. W. Cao, «"Preparation of biodiesel from soybean oil using supercritical,» Fuel, vol. 84 , pp. 347-351, 2005. [16] M. P. PERRUT, 4th meeting "Supercritical Fluids and Environment", NPL: Vandoeuvre lès Nancy, 1997.

biodiesel production by transesterification-a review,» Renewable and Sustainable Energy Reviews, vol. 10, pp. 248-268, 2006. [23] K. T. L. S. B. Meei Mei Gui, «Supercritical ethanol technology for the production of biodiesel: Process optimization studies,» The Journal of Supercritical Fluids, vol. 49, p. 286– 292, 2009. [24] C. K. R. K. Giridhar Madras, «Synthesis of biodiesel in supercritical fluids,» Fuel, vol. 83, p. 2029–2033, 2004. [25] A. K. A. H. N. Hidekl Fukuda, «Biodiesel Fuel Production by Transesterification of Oils,» JOURNAL OF BIOSCIENCE AND BIOENGINEERING, vol. 92, nº 5, pp. 405-416, 2001. [26] A. Demirbas, «Biodiesel production from vegetable oils via catalytic and non-catalytic supercritical methanol transesterification methods,» Progress in Energy and Combustion Science, vol. 31, p. 466–487, 2005.

[17] W. MAJEWSKI y M. PERRUT, Proceedings of the 7th Meeting on Supercritical, Antibes: PERRUT M. & REVERCHON E., 2000.

[27] C. E. O. A. Carlos Ariel Cardona Alzate, Avances Investigativos en la Produccion de Biocombustibles, Caldas-Colombia: Cardona C. A. y Orrego C.E., 2009.

[18] V. PERRUT, M. PERRUT, H. VANDENBURG y K. BARTLE, Proceedings of the 7th Meeting on Supercritical Fluids, Antibes: PERRUT M. & REVERCHON E., 2000.

[28] H. J. K. Z. Dongsheng Wen, «Supercritical fluids technology for clean biofuel production,» Progress in Natural Science, vol. 19 , p. 273–284, 2009.

[19] C. ECKERT y K. CHANDLER, Proceed. 4th Int. Symp. on Supercritical Fluids, Sendai: SAITO, S.; ARAI, K., 1997.

[29] A. Demirbas, «Biodiesel fuels from vegetable oils via catalytic and non-catalytic supercritical alcohol transesterifications and other methods: a survey,» Energy Conversion and Management , vol. 44, p. 2093–2109, 2003.

[20] J. KENDALL y J. DE SIMONE, Proceed. 4th Int. Symp. on Supercritical Fluids, Sendai: SAITO, S. ; ARAI, K., 1997. [21] M. N. V. a. G. Madras, «Synthesis of Biodiesel from Castor Oil and Linseed Oil in Supercritical Fluids,» American Chemical Society, vol. 46, pp. 1-6, 2007. [22] D. V. S. S. N. L.C. Meher, «Technical aspects of

[30] G. V. A. Andrea, Obtención de aceites esenciales y extractos etanolicos de plantas del Amazonas, Manizales-Colombia, 2004. [31] K. D. R. P. C. y. N. R. F. Tilly, «Supercritical fluid extraction of the triglycerides present in vegetable oils,» Separ. Sci. Technol, vol. 25, nº

4, pp. 357-367, 1990. [32] G. F. Ignacio, Obtención de aceite de orujo mediante extracción con fluidos supercríticos, Ciudad Real, 2001. [33] J. A. del Valle, «High pressure CO2 extraction: fundamentalas and applications in the food industry,» Food Science and Technology International, vol. 5, pp. 1-24, 1999. [34] T. S. M. a. K. Z. Vatai, «Extraction of phenolic compounds from elder berry and different grape marc varieties using organic solvents and/or supercritical carbon dioxide,» Journal of Food Engineering, vol. 90, pp. 246- 254, 2009. [35] S. R. y. K. M. B. Gaspar F., «Extraction of Essential Oils and Cuticular Waxes with Compressed CO2:  Effect of Matrix Pretreatment,» Industrial and Engineering Chemical Research, vol. 39, pp. 4603-4608, 2000. [36] C. I. G. A. C. G. A. P. &. D. Ş. Dima, «Supercritical CO 2 Extraction and Characterization of C oriandrum Sativum L. Essential Oil,» Journal of Food Process Engineering, vol. 2, nº 39, pp. 204-211, 2016. [37] P. Ruiz Sala, Aplicación del dióxido de carbono supercrítico al procesado de alimentos : nata, subproductos del refinado de aceites vegetales y zumo de naranja, Madrid, 2002. [38] N. S. LEWIS, «Research opportunities to advance solar energy utilization,» Science, vol. 351, nº 6271, p. 1920, 2016. [39] K. F. P. Y. D. R. BRUN, Fundamentals and applications of supercritical carbon dioxide (sCO2) based power cycles, Duxford, United Kingdom: Woodhead Publishing an imprint of Elsevier, 2017. [40] S. K. Y. I. a. A. Y. Y. Oka, Super Light Water Reactors and Super Fast Reactors, New York: Springer, 2010.

[41] S. L. a. J. Cai, «Convergence analysis of neutronic/thermohydraulic coupling behavior of SCWR,» Nuclear Engineering and Design, vol. 265, pp. 53-62, 2013. [42] S. L. a. J. Cai, «Neutronic and thermohydraulic characteristics of a new breeding thoriumuranium mixed SCWR fuel assembly,» Annals of Nuclear Energy, vol. 62, nº 1, pp. 429-436, 2013. [43] R. Silva, «El Pais,» 22 Febrero 2014. [En línea]. Available: http://elpais.com/elpais/2013/10/21/media/1 382381324_769308.html. [44] S. L. a. J. Cai, «Neutronics assessment of thorium-based fuel assembly in SCWR,» Nuclear Engineering and Design, vol. 260, p. 1–10, 2013. [45] S. L. a. J. Cai, «Design & optimization of two breeding thorium-uranium mixed SCWR fuel assemblies,» Progress of Nuclear Energy, vol. 70, p. 6–19, 2014. [46] G. H. S. W. T. J. W. a. S. Q. X. Yang, «Numerical study on flow and heat transfer characteristics in the rod bundle channels under super critical pressure condition,» Annals of Nuclear Energy, vol. 37, nº 12, p. 1723–1734, 2010. [47] C. R. G. R. P. D. a. O. A. Ph. Marsault, «Predesign studies of SCWR in fast neutron spectrum: evaluation of operating conditions and analysis of the behaviour in accidental situations,» de American Nuclear Society, 555 North Kensington Avenue, La Grange Park, IL 60526 UNITED STATES, 2004.