^Mvndo: Historia A

HISTORIA ^MVNDO A ît iïg v o o 55 ARTESANADO Y COMERCIO DORANTE EL ALTO IMPERIO f im m HISTORIA °^MVNDO ANTÎGVO ,

Views 7 Downloads 0 File size 4MB

Report DMCA / Copyright

DOWNLOAD FILE

Recommend stories

Citation preview

HISTORIA

^MVNDO A ît iïg v o

o

55

ARTESANADO Y COMERCIO DORANTE EL ALTO IMPERIO

f im m HISTORIA °^MVNDO ANTÎGVO

,

Esta historia obra de un equipo de cuarenta profesores de va­ rias universidades españolas pretende ofrecer el último estado de las investigaciones y, a la vez ser accesible a lectores de di­ versos niveles culturales. Una cuidada selección de textos de au­ tores antiguos mapas, ilustraciones cuadros cronológicos y orientaciones bibliográficas hacen que cada libro se presente con un doble valor de modo que puede funcionar como un capítulo del conjunto más amplio en el que está inserto o bien como una monografía. Cada texto ha sido redactado por. el especialista del tema, lo que asegura la calidad científica del proyecto.

,

, ,

25.

1.

A. C aballos-J. M . S errano, Sum er y A kka d . 2. J. U rru ela , Egipto: Epoca Tinita e Imperio Antiguo. 3. C . G . W ag n er, Babilonia. 4. J. U rru ela , Egipto durante el Imperio Medio. 5. P. Sáez, Los hititas. 6. F. Presedo, Egipto durante el Imperio N uevo. 7. J. A lvar, Los Pueblos del M ar y otros movim ientos de pueblos a fines del I I milenio. 8. C . G . W agner, Asiría y su imperio. 9. C . G . W agner, Los fenicios. 10. J. M . B lázquez, Los hebreos. 11. F. Presedo, Egipto: Tercer Penodo Interm edio y Epoca Sal­ ta. 12. F. Presedo, J. M. S erran o , La religión egipcia. 13. J. A lv ar, Los persas.

14. 15. 16. 17. 18.

19. 20 .

21 .

22. 23. 24 .

J. C . Berm ejo, E l m undo del Egeo en el I I milenio. A. L ozano, L a Edad Oscura. J. C . Berm ejo, E l m ito griego y sus interpretaciones. A. L ozan o , La colonización gnegtf. J. J. Sayas, Las ciudades de Jonia y el Peloponeso en el perío­ do arcaico. R . López M elero, E l estado es­ partano hasta la época clásica. R . López M elero, L a fo rm ación de la democracia atenien­ se, I. El estado aristocrático. R . López M elero, La fo rm a­ ción de la democracia atenien­ se, II. D e Solón a Clístenes. D . Plácido, C ultura y religión en la Grecia arcaica. M . Picazo, Griegos y persas en el Egeo. D . Plácido, L a Pentecontecia.

,

J. F ernández N ieto, La guerra del Peloponeso. 26. J. F ernández N ieto, Grecia en la primera m itad del s. IV. 27. D . P lácido, L a civilización griega en la época clásica. 28. J. F ernández N ieto , V. A lon­ so, Las condiciones de las polis en el s. IV y su reflejo en los pensadores griegos. 29. J. F ernández N ieto , E l m un­ do griego y F Hipa de Mace­ donia. 30. M . A . R a b a n a l, A lejandro Magno y sus sucesores. 31. A. L ozano, Las monarquías helenísticas. I: El Egipto de los Lágidas. 32. A. L ozano, Las monarquías helenísticas. II: Los Seleúcidas. 33. A. L ozano, Asia M enor he­ lenística. 34. M . A. R abanal, Las monar­ quías helenísticas. III: Grecia y Macedonia. 35. A. P iñero, L a civilización he­ lenística.

ROMA 36. 37. 38.

39. 40. 41.

42.

43.

J. M artín ez-P in n a, El pueblo etrusco. J. M artín ez-P in n a, L a Rom a primitiva. S. M ontero, J. M artín ez-P in ­ na, El dualismo patricio-ple­ beyo. S. M o n te ro , J. M artínez-P inn a, La conquista de Italia y la igualdad de los órdenes. G. Fatás, E l período de las primeras guerras púnicas. F. M arco, La expansión de R om a por el Mediterráneo. De fines de la segunda guerra Pú­ nica a los Gracos. J. F. R odríguez N eila, Los Gracos y el comienzo de las guerras civiles. M .a L. Sánchez León, R evuel­ tas de esclavos en la crisis de la República.

,

44.

45. 46. 47. 48. 49. 50. 51. 52.

53.

54.

55.

56. 57. 58.

59.

60. 61. 62.

63. 64.

65.

C . G onzález R o m án , L a R e­ pública Tardía: cesarianos y pompeyanos. J. M. R oldán, Instituciones po­ líticas de la República romana. S. M ontero, L a religión roma­ na antigua. J. M angas, Augusto. J. M angas, F. J. Lom as, Los Julio-Claudios y la crisis del 68. F. J. Lom as, Los Flavios. G. C hic, La dinastía de los Antoninos. U . Espinosa, Los Severos. J. F ernández U biña, El Im pe­ rio Romano bajo la anarquía militar. J. M uñiz Coello, Las finanzas públicas del estado romano du­ rante el A lto Imperio. J. M. B lázquez, Agricultura y minería romanas durante el A lto Imperio. J. M. B lázquez, Artesanado y comercio durante el A lto I m ­ perio. J. M angas-R . C id, E l paganis­ mo durante el A lto Imperio. J. M. S antero, F. G aseó, El cristianismo primitivo. G . B ravo, Diocleciano y las re­ form as administrativas del I m ­ perio. F. Bajo, Constantino y sus su­ cesores. La conversión del I m ­ perio. R . Sanz, E l paganismo tardío y Juliano el Apóstata. R. Teja, La época de los Valentinianos y de Teodosio. D. Pérez Sánchez, Evolución del Imperio Rom ano de O rien­ te hasta Justiniano. G . B ravo, E l colonato bajoimperial. G. B ravo, Revueltas internas y penetradones bárbaras en el Imperio i A. Jim énez de G arnica, La desintegración del Imperio R o­ mano de Occidente.

WmWum

HISTORIA ^MVNDO

A ntîgvo

ROMA

Director de la obra:

Julio Mangas Manjarrés (Catedrático de Historia Antigua de la Universidad Complutense de Madrid)

Diseño y maqueta: Pedro Arjona

«No está permitida la reproducción total o parcial de este libro, ni su tratamiento informático, ni la transmisión de ninguna forma o por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopia, por registro u otros métodos, sin el permiso previo y por escrito de ios titulares del Copyright.»

©Ediciones Akal, S.A., 1990 Los Berrocales del Jarama Apdo. 400 - Torrejón de Ardoz Madrid - España Tels. 656 56 11 - 656 49 11 Fax: 656 49 95 Depósito L e g a l:M - 2 1 118-1990 ISBN: 84-7600 274-2 (Obra completa) ISBN: 84-7600 486-9 (Tomo LV) Impreso en GREFOL, S.A. Pol. II - La Fuensanta Móstoles (Madrid) Printed in Spain

ARTESANADO Y COMERCIO DORANTE EL ALTO IMPERIO J. M. Blázquez

¿2>

Indice

Págs. I. A rtesanado............................................................................................................. 1. Aspectos g e n e ra le s......................................................................................... — Objetos de l u j o ......................................................................................... — Gemas ......................................................................................................... — Objetos de v id rio ...................................................................................... — Alfarería ..................................................................................................... — El artesanado en las provincias o rien tales........................................ — El artesanado en las fincas ag ríco las.................................................. — Evolución del artesanado. Talleres imperiales ................................. — El trabajo en las m inas .......................................................................... — M aquinaria m inera ................................................................................. — C anteras de m á rm o l................................................................................ — Relieves con oficios ................................................................................. 2. Artesanado durante la época de A u g u sto ............................................... — Italia ............................................................................................................ — P o m p e y a..................................................................................................... — A le ja n d ría .................................................................................................. — Siria y Asia M e n o r.................................................................................. — H ispania ..................................................................................................... — Italia ............................................................................................................ — Etruria ......................................................................................................... — Arretium (A rezzo).................................................................................... — Lacio ........................................................................................................... — Roma ................................................................. ......................................... — P o m p e y a..................................................................................................... — C am pania .................................................................................................. — Sur de I ta lia ............................................................................................... — Sicilia ................................................................ ..........................................

7 7 7 7 8 8 11 11 12 12 16 16 18 18 18 19 19 19 20 23 23 24 26 26 27 28 30 30

6

A k al Historia del M und o Antiguo

3. La — — — — — — — — — — — — — — —

industria durante el siglo I ..................................................................... A lfarerías..................................................................................................... Fábricas de vidrio. Arsenales.Fábricas de perfumes ........................ Fundiciones ............................................................................................... Industria de sa la z o n e s ............................................................................. Britannia ..................................................................................................... G alia ............................................................................................................ Provincias d a n u b ia n a s ............................................................................ África durante los siglos I - I I ................................................................. Egipto .......................................................................................................... Siria .............................................................................................................. Grecia .......................................................................................................... Asia M e n o r ................................................................................................ Industria de l i n o ....................................................................................... Banca ........................................................................................................... Conclusiones ..............................................................................................

30 30 31 31 32 34 35 38 38 40 41 42 42 42 45 46

II. Comercio durante el Alto Imperio .................................................................... 1. Aspectos g en e rales.......................................................................................... — Comercio con el exterior. Oriente ........................................................ — Comercio con el norte de Europa ........................................................ — Comercio con el Bosforo y el sur de R u s ia ....................................... — Tráfico de m e rc a n c ía s.............................................................................. — A duanas ...................................................................................................... — T ra n sp o rtes................................................................................................. — O rganización de los puertos ................................................................. — Puertos ........................................................................................................ — Corrientes comerciales. G anadería ...................................................... 2. Comercio en época de A u g u sto .................................................................. 3. Época ju lio -c la u d ia ........................................................................................ — Relaciones con los países delnorte de Europa .................................. 4. El comercio en época de los Flavios ........................................................ — O rganización del comercio .................................................................... — Representaciones de com ercios.............................................................

49 49 49 51 51 52 52 54 56 57 58 59 61 62 62 74 78

Bibliografía ...................................................................................................................

79

7

A rtesanado y com ercio durante el Alto Im perio

I. Artesanado

1. Aspectos generales Se tienen pocos datos sobre el artesa­ nado y la industria en la época rom a­ na imperial. La producción m anufacturera con­ tinuó lo m ismo desde la época repu­ blicana. No se dio un desarrollo in­ dustrial en la época im perial. C onti­ n u aro n los talleres industriales del tipo artesanal, o la fabricación con unos pocos em pleados. En Rom a tan sólo fu n cio n ab an dos fábricas que eran propiedad del Estado a com ien­ zos del Im perio, am bas transform a­ ban m aterias prim as. U na elaboraba m etales y la otra estaba en función de las m inas h ispanas (Vitr. 7.9.4). El m i­ nio hispano se trabajaba en Rom a, donde se lavaba y se vendía a un pre­ cio fijado p or el Estado R om ano, no m ás de 70 sestercios la libra, según Plinio (33.7.118). U na fábrica propie­ dad de Fanio (Plin. 13.12.75) transfor­ m aba el p ap iro , pero se ignora su capacidad.

Objetos de lujo F u ncionó un a in d u stria productora de objetos de lujo, com o las vajillas de los tesoros de Boscoreale, de Berthouville, o de Cheirisophos, de la Casa de M enandro de Pompeya, de Hildesheim , todas con figuras en relieve, y de época de Augusto. Al m ism o gru­ po pertenece la pátera de Aquileya, con el em perador C laudio com o Trip­

tolem o, sacrificando a D em eter en­ tronizada. Las cuatro estaciones ali­ m entan a las serpientes del carro de Triptolemo. Tam bién están presentes Eros y Psique, Tellus y Caelus. Su fe­ cha cae hacia el año 50. M ás tardía es la pátera de Otañes, Santander, con una ninfa de las aguas salutíferas, el tran sp o rte de agua, con sacrificio, etcétera.

G em as D entro de estos objetos de lujo sobre­ salen las gemas, en cuyo trabajo des­ tacó D ioskurides, procedente de C ili­ cia, y sus hijos Hyllos, Eutyches y H erophilos, todos con tem p o rán eo s de Augusto. La gema m ás fam osa es la G em m a Augustea, atribuida al propio D ios­ kurides p o r algunos; dividida en dos zonas, con A ugusto en la superior acom pañado de Rom a, de J. César, de Tellus, de O céano y de Oecum ene. Augusto presencia la llegada de T ibe­ rio de G erm ania. En la parte inferior los soldados levantan los trofeos y arrastran a prisioneros. La G em m a Blanca, también obra de Dioskurides, es un retrato de Augusto. El G ran C a­ mafeo de F rancia está trabajado en cinco capas, Augusto se halla ya dei­ ficado. En el centro se encuentran Ti­ berio y su m adre, Livia. H acia el año 50 se data el cam afeo de C laudio con su familia. Todos estos objetos eran de lujo y circularían por la corte.

A k a I Historia del M und o Antiguo

8

Objetos de vidrio A com ienzos de la época im perial se introdujo en R om a un procedim iento nuevo de fabricar recipientes de vi­ drio: el vidrio soplado. Este procedi­ m iento se produjo en Sidón. Artas Si­ donius exportó m uchos productos a R om a, e incluso se ha pensado que abrió taller en la capital del Im perio. Los productos de este taller aparecen en C hipre, Egipto, Italia, sur de R u­ sia, etc. El vidrio era un producto b a ­ rato. U n vaso c o sta b a un as (Str. 16.2.25). P ronto los talleres de Sidón p e r d ie r o n su s u p r e m a c ía ( P lin . 36.26.193), y funcionaron fábricas por todo el Im perio com o en G alia e His­ pania (Plin. 36.194). Otro invento técnico fue el de las m aterias decolorantes. Este invento se logró al parecer en A lejandría. Se­ gún Plinio, A lejandría exportaba a Rom a m ucho vidrio incoloro. Fam osos fueron los recipientes de vidrio salpicados de incrustaciones, de diferentes colores. Al parecer se les d enom inaba vasa m urrina. E ran m uy escasos. Se fabricaban en Asia M enor y principalm ente en Egipto. Se pusie­ ron muy de m oda en la época julioclaudia. Tam bién se fabricaron vasos de vi­ drio tallado en capas de diversos co­ lores, com o el fam oso Vaso Portland, con las bodas de Tetis y Peleo, o el vaso azul de Pom peya, con escena de vendim ia, o el cuadrito vitreo de la misma ciudad con A riadna, Sileno y M énade. En época de A ugusto en Rom a, trabajaba una im portante in ­ dustria de vidrio (Str. 16.25). La d em an d a de estos objetos no fue grande, por lo que la producción no era m uy elevada. F. de M artino no es partidario de que la producción de vajillas de plata y bronce tendía a concentrarse, tanto p o r la necesidad de disponer de hábiles dibujantes y artífices, com o p o r el costo de las m a­ terias prim as. Alega el sabio italiano que la m a te ria p rim a la p o n ía el

cliente, y que no había tenido razón de ser el problem a jurídico de la spe­ cification si la producción se concen­ trara en unas pocas industrias. Com o m uy acertadam ente afirm a este autor, no son los problem as técnicos, ni la división y especialización del trabajo los prim ordiales, sino el m ercado. En la fabricación de cerám ica y de vidrio se dieron los p o stu lad o s p a ra que funcionasen las fábricas, donde los obreros son m ás num erosos y no ta­ lleres de artesanos.

Alfarería En los alfares trab ajab an un núm ero elevado de esclavos, adem ás de per­ sonal libre. En la alfarería de Rasinius de Arezzo trab ajab an 60 escla­ vos, en la de P. C ornelius 57 y en la de L. Titius 60. En la alfarería de Peren­ nius de Arezzo un pilón tenía una ca­ pacidad de 40.000 libras. Arezzo, en Italia, producía la cerá­ m ica aretina, pero otras alfarerías tra­ bajab a n en C rem ona, en Puteoli, en Sicilia, Pisa, M ódena, Sorrento, C a­ pua, Rom a, C um as y Rímini. Se divi­ día el trabajo de los esclavos en los alfares en tres categorías, los que fa­ bricab an los m odelos, los que hacían los recipientes, y otros dedicados a di­ ferentes tareas. El m aestro dirigía los m odelos y los dibujos. A principios de la época im ­ perial, funcionaron talleres de cerá­ m ica en el sur de la G alia, en La G ranfesenque, que desplazaron a la cerám ica aretina. Sus productos inva­ dieron el Occidente, H ispania, Britan­ nia, G alia, H olanda e incluso Pom pe­ ya. Tam bién trabajaron m uchas alfa­ rerías en H ispania, en La Rioja, etc. Estas alfarerías, contem poráneas de las de La G ranfesenque, ocupaban una extensión de cerca de 30 kilóm e­ tros cuadrados. A finales del siglo I, estas c e rám ica s su b g álica s fueron arrinconadas por las procedentes de los talleres de Lezoux, tam bién en la G alia. Aquí trabajaron 70 alfarerías

Artesanado y com ercio durante el Alto Im perio

Bajorrelieve de plata representando a los Dioses del mar de Samotracia. Museo Arqueológico de Colonia.

9

10

A k a l Historia del M u n d o Antiguo

36. Después, como la industria es inge­ niosa y prudente, no se contenta con mez­ clar el nitro con la arena, e incorpora a la mezcla la piedra imán, en el pensamiento que atraería al vidrio fundido como si fuera hierro. De la misma manera se introdujeron en la fundición diversas piedras brillantes, después conchas y arenas fósiles. Los au­ tores dicen que el vidrio de la India se ha­ cía con cristal roto y que por eso nadie puede compararle. Para la fundición se empleaba madera ligera y seca, y se aña­ de cobre de Chipre y nitro, sobre todo nitro de Ofir. Se la tapa, como el cobre, en hor­ nos contiguos, y se obtienen masas ne­ gruzcas de un aspecto graso. El vidrio fun­ dido es hasta tal punto penetrante, que corta hasta los huesos todas las partes del cuerpo que toca. Estas masas se funden de nuevo en hornos; después se trabaja por medio del soplado, del torneado o del cincelado como la plata. Antiguamente, Si­ dón era célebre por sus vidrios; se habían inventado allí espejos de vidrio. Tal fue en

la Antigüedad la fabricación de este pro­ ducto. Hoy, en la desembocadura del río Vulturne, en Italia, sobre la costa, en un es­ pacio de 6.000 pasos, entre Cumas y Li­ ternum, se recoge una arena blanca muy delicada; se machaca en el mortero y en la muela, a continuación se mezclan tres par­ tes de nitro, bien al peso o a la medida; la mezcla fundida se pasa a otros hornos: allí se convierte en una masa que recibe el nombre de amonitra. Esta masa se funde y da un vidrio puro y panes de vidrio blanco. Este arte se ha transmitido a la Galia y a Hispania, donde se trata la arena de la misma manera. Se cuenta que bajo el rei­ nado de Tiberio se inventó una mixtura que daba un vidrio maleable, y que toda la fábrica del artista que lo creó fue destruida para impedir la depreciación del cobre, la plata y el oro. Se ha extendido durante mu­ cho tiempo el rumor de que esto no es cierto, ¿pero qué importa? Del tiempo de Nerón se cuenta que hubo un procedi­ miento de vitrificación por el que se ven­ dieron en 6.000 sextercios dos copas muy pequeñas que se llamaron pterotos (aladas). 57. Para beber sirve lo mismo que las copas de plata o de oro, pero hay que ver­ ter primero en ellas un líquido frío, pues no resisten el calor; sin embargo las bolas de vidrio llenas de agua expuestas a los rayos del sol (37.10.2), se calientan tanto que queman las telas. El vidrio fragmentado si lo ponemos al fuego se suelda; para fun­ dirlo enteramente, es necesario triturarlo. La vidriería hace diversos objetos de vidrio co lo re a d o , por ejem plo las piezas del tablero que llaman ábaco; estos objetos poseen algunas veces varios matices. El vidrio fundido con azufre se endurece como piedra».

grandes en 3 km. Estas cerám icas se im pusieron entre los años de los go­ biernos de D om iciano y A driano, y fueron desplazadas a su vez por los productos de R h em zab ern . etc. En H ispania se producía estos años la si­ gillata hispana. El triunfo de la cerá­ mica subgálica sobre la aretina lo ha explicado F. de M artino por el hecho de que estaba aquélla más próxim a a los lugares de consum o, a la calidad del producto, a la o rganización in ­ dustrial y al precio. E n las alfarerías aretinas trab ajab an esclavos y en las

galorrom anas personal libre. El artí­ fice era el propietario de la alfarería. Lo m ism o se puede decir de los ta ­ lleres de La Rioja, tan im portantes o m ás que los del sur de la G alia, que invadieron toda H ispania. El taller de Tritium exportó m uchos productos a M auritania Tingitana. Todos estos ta­ lleres trab ajab an a pleno rendim ien­ to durante el siglo I. A finales del si­ glo I y d u ra n te el siglo sig u ien te trab ajaro n las fábricas de A ndújar en H isp an ia. Se ha calcu lad o que La G ranfesenque produjo por lo m enos

Plinio el Viejo ha descrito bien la in­ dustria del vidrio: 36.5.5. «El litoral sobre el cual se recoge no tiene más de 500 pasos, y durante va­ rios siglos fue únicamente esta localidad la que producía el vidrio. Se cuenta que los mercaderes de nitro, habiendo arribado allí, preparaban, dispersos sobre la orilla, su comida; no encontrando piedras para elevar sus marmitas, empleaban para este efecto panes de nitro de su cargamento; este nitro, sometido a la acción del fuego y al mezclarse con la arena, hizo que los mercaderes vieran fluir arroyos transpa­ rentes de un líquido desconocido. Éste fue el origen del vidrio.

11

Artesanado y com ercio durante el Alto Im perio

un m illón de vasos. Los grafitos son 43 y cada uno se repetía en 30.000 va­ sos. Probablem ente había asociacio­ nes de productores. Existían dos regí­ m enes de industria, uno individual basado en el trabajo de los esclavos, y otro asociativo com puesto por artesa­ nos libres. Italia produjo gran cantidad de lu­ cernas, sobre todo en C am pania y en el norte de Italia. Estas lucernas se copiaron en las provincias d an u b ian as y en G erm a­ nia, como en Vindonissa. En África se im itaron tam bién estas lucernas a p artir del siglo II, piezas que se ex­ p ortaron a Sicilia, Italia, G alia, Dalm acia, etc. La producción y el m ercado se des­ centralizaron poco a poco. La renta­ bilidad de la industria fue baja. La falta de medios rápidos de transporte, el no uso de m áquinas que hicieran un a producción en serie que a b a rata­ se el producto, y la b aja inversión in ­ dustrial favorecieron la descentrali­ zación.

El artesanado en las provincias orientales Las provincias orientales, herederas del M u n d o H e le n ístic o , en v ia b a n m uchos productos m anufacturados a Rom a e Italia. M ileto y Lidia exporta­ ban m uchos vestidos de lana, la p ri­ mera. y bordados, la segunda. Otro centro productor de textiles fue L ao­ dicea (Str. 12.186; Plin. 8.48.190). En H ierap o lis fu n cio n ó u n colegio de tintoreros. Q uizá el tejido y el hilado se encargara a m ujeres o a esclavos dom ésticos y la confección de trajes a obreros especializados. Tam bién produjeron buenos texti­ les Siria y Palestina, al igual que Dura Europos, que exportaba a M esopota­ mia, a precios bajos, al revés de los de Palm ira que eran de lujo y caros. Los talleres de textiles se encontraban en Biblos, Loadicea y Berito en Siria, y en

Tiberíades y W owrasch en Palestina. En Siria y Palestina se elaboró bien la seda ch in a, que después se en ­ viaba al resto del Im perio. Egipto ex­ portaba m ucho papiro, que tam bién se c u ltiv a b a en B a b ilo n ia (P lin . 13.11.73). El em perador A driano (SHA Vita Saturn. 8.6) m enciona los productos en que Egipto trabajaba, que eran p a­ piro, vidrio y tejidos. De todos ellos hubo num erosos talleres. El vidrio egipcio era de calidad y llenó los m er­ cados. tanto de Oriente, como de Oc­ cidente. Se ha supuesto que Tebas producía para el com ercio con la In ­ dia. El vidrio egipcio se utilizaba en la fabricación de mosaicos. Egipto te­ nía el m onopolio del papiro, cuya producción se lim itaba para subir el precio (Str. 17.1.15). La producción de papiro era un m onopolio estatal como lo indica el hecho de que en su elabo­ ración se em plearan soldados. La in ­ dustria textil estaba muy extendida en Egipto, que tam bién producía m e­ dicinas, especias, drogas, ungüentos y perfum es. O riente p ro d u c ía m uchos p erfu ­ mes (Hor. Car. 2.11.16), al igual que objetos de lujo fabricados en oro y plata.

El artesanado en las fincas agrícolas N

En las explotaciones agrícolas, villas, tra b a ja b a n artesan o s, que vendían los productos sobrantes. Se p ro d u ­ cían los m ás variados productos, des­ de tejas, vasos cerám icos, tejidos, etc., utilizando las m aterias prim as con que la finca contaba. La gestión era diferente en la agricultura y en la in ­ dustria de la villa, donde existían ta­ lleres, m encionados en la Tabla Ali­ m entaria de Veleya. En las villas h ab ía operarios, escla­ vos seguram ente, dedicados a la agri­ cultura y al artesanado, que trabaja­ b an parte del año. E ra autóaom os

12

A k a l Historia del M und o Antiguo

respecto al cultivo de la finca, pero no desde el punto de vista económ ico. Los obreros, en las épocas del año que les dejaban libres las faenas del cam po, se dedicaban al artesanado.

Evolución del artesanado. Talleres imperiales D urante el Im perio de desarrolló m u ­ cho el artesanado. La crisis de la agri­ cultura perjudicó al artesanado. Se

los tejares de A rezzo en época de Tiberio. Los m onopolios del O riente hele­ nístico fueron sustituidos por la in­ trom isión del E stado, que cobraba im puestos sobre los géneros, pero se carece de pruebas de un m onopolio estatal sobre la industria. Se discute si continuó el m onopolio estatal del p a ­ piro en el siglo I. N o existió en época del geógrafo griego E strabón, ni al parecer en el siglo siguiente.

Copas de vidrio. Museo Arqueológico de Colonia.

crearon fábricas im periales, y se im ­ pusieron gravám enes en especie con el tiem po, pero en función de las ne­ cesidades públicas del ejército o de la co rteé Estatales eran las fábricas donde se acuñó moneda. G eneralm ente al lado de las fáb ricas im p eriales existían em presas privadas, y. la intervención estatal lim itada. E n los talleres estata­ les trab ajab an libres y esclavos. D es­ de com ienzos del Im perio hubo talle­ res en m ano de los em peradores, como

El trabajo en las m inas Roma poseía minas en diferentes pro­ vincias, com o en H ispania, B ritan­ nia, G alia, Iberia, D alm acia y Dacia. Se prom ulgarían norm as parecidas a la de las Leyes de Vipasca (Lusita­ nia), de época de A driano. El régimen era común, com o lo indica la com pa­ ración de los datos referentes a H is­ pania con los conocidos de las p ro ­ vincias d an u b ian as y D acia. El fisco se quedaba con la m itad del m ineral

A rtesanado y com ercio durante el Alto Im perio

13

14 Plinio ha descrito bien la industria del papiro:

A k a l Historia de i M und o Antiguo

13.71.22. «El papiro por consiguiente cre­ ce tanto en los marjales de Egipto como en las charcas estancadas, después de la inundación de las aguas del Nilo, y donde la profundidad no excede de dos codos. La raíz, del grosor de un brazo, es rampan­ te; el tallo, más alto de diez codos, adelga­ za hacia la altura, y termina en un ramillete alrededor de una especie de tirso despro­ visto de granos y sin otro uso que servir para corona de flores a las estatuas de las divinidades. 72. Los habitantes emplean las raíces a manera de madera, no solamente para la calefacción, sino también para fabricar utensilios. De la planta misma trenzan bar­ cos; de la parte interior tejen velos, trenzas, vestidos, colchones y cuerdas. Mastican también el tocón crudo o cocido, pero so­ lamente tragan el jugo. 74. Para fabricar el papel, se separan con la aguja las fibras del papiro en tiras muy delgadas y tan largas como sea posible. Las mejores se sacan del corazón del tallo; vienen a continuación las otras en orden a su posición relativa. Se denominaba en otros tiempos hierático al papel por cuya calidad estaba reservado a los textos sa­ grados. Más tarde por adulación se le da el nombre de Augusto, co.no el de Livia su mujer al de segunda calidad, si bien el hie­ rático fue reservado al tercer rango. 75. A continuación venía el anfiteátrico, así denominado por el lugar de su fabrica­ ción; un hábil artesano, Fannio, lo importa

a Roma en su taller; lo adelgaza por medio de un pulimento esmerado; de esta mane­ ra el plebeyo hizo un papel de primera ca­ lidad al que dio su nombre; aquel que no había sido retrabajado conservó el nombre de anfiteátrico. 76. Viene a continuación el saítico, fabri­ cado en Sais, donde el papiro crece en abundancia; las fibras más cercanas a la corteza dan todavía el teonítico, así deno­ minado por un lugar vecino de Alejandría, y que no se vendía más que al peso, con de­ fecto de calidad. En cuanto al empórico o comercial, inutilizable para escribir'', sirve para envolver otros papeles y para emba­ lar las mercancías, de aquí su nombre de papel de los mercaderes. Después de ex­ traído este producto, no queda más que la parte exterior del papiro, parecida al junco, de la que solam ente se pueden sacar cuerdas, y éstas únicamente destinadas para la inmersión. 77. Todo papiro se teje sobre una tabla humedecida con agua del Nilo en la que el limo hace el efecto de cola. Allí se extien­ den primero verticalmente las bandas en toda su longitud, se recortan aquellas que sobrepasen en cada extremo, después se extiende por encima una capa de bandas transversales cruzadas. Se pone todo a prensar y luego se extienden las hojas al sol para secarlas, a continuación se van juntando conforme a su calidad comen­ zando por los mejores y acabando por los más malos. Cada rollo no contiene nunca más de 20 hojas. 78.24. Las longitudes son muy diferen-

extraído que no se podía fundir antes de pagar. Al frente del distrito m inero estaba un procurator metallorum. En las tablas de Vipasca se m encionan los oficios de zapatero y de tintorero, que eran m onopolios. El Estado R om ano era el dueño de las minas. Lo6 em peradores, a partir de Tiberio, tendieron a confiscar las m inas, com o hizo con las de Sexto M ario en Córdoba, que producían el m ejor cobre (Plin. 34,4; Tac. Ann. 6.19; Dio Cass. 58.22.3) y con otras en G re­ cia y la G alia (Suet. Tib. 49.2). Los Flavios em pezaron a explotar las m inas del noroeste hispano a gran

ritm o según m étodos helenísticos, in ­ troducidos probablem ente por los Barquidas. Las m inas se explotaron en el siglo i por esclavos y a partir del siglo II fundam entalm ente por personal li­ bre tam bién. El trabajo era malo en general para la salud. Los autores a n ­ tiguos aluden frecuentem ente a los gases nocivos, com o Lucrecio (De rer. nal 6. 810 ss.). refiriéndose a las m i­ nas de Tracia, E strabón (3.2.6) a las m inas del sur de H ispania y Plinio (33.98). Estrabón (12.3.40) describe con detalles espeluznantes el trabajo en las m inas del M onte Sandaracurgium en el P onto; « S a n d a ra q u e es u n a

15

A rtesanado y com ercio durante el Alto Im perio

tes. El mejor papel tiene trece dedos de el mojado del principio ha sido realizado largo, el hierático dos menos, el fannio con negligencia, este trabajo mal realizado diez; el anfiteátrico uno menos, el saítico a veces también se percibe por el mazado menos todavía y por otra parte no soporta o incluso por el olor. En ocasiones también el mazado; en cuanto al emporítico no so­ se perciben visiblem ente m anchas de brepasa los seis dedos. En el papel se moho; asi mismo otras veces las bandas considera igualmente la finura, el cuerpo, del centro quedan demasiado esponjosas la blancura y el pulido. y absorben la tinta, defecto que no se re­ 79. El emperador Claudio dio el primer conoce más que viendo la escritura exten­ rango a otro papel. La excesiva tenuidad derse ella misma; ¡hay tantas falsificacio­ del papel Augusto no le permitía resistir nes! Cuando esto sucede es necesario suficientemente el cálamo; es más, dejaba rehacer el trabajo y tram ar una nueva transparentar la escritura, con lo que se hoja. 82.26. Para el encolado, se emplea la arriesgaba a confundir el verso; en suma cola ordinaria, hecha con flor de harina d i­ su transparencia le daba un aspecto desa­ gradable. Se hizo pues (a partir de Clau­ luida en agua hirviendo y a la que se han dio) la urdimbre con bandas de segunda añadido algunas gotas de vinagre. No son calidad, y la trama con las de primera. Ade­ utilizables la cola de carpintería ni la goma, pues éstas le harían quebradizo. Un pro­ más hizo alargar la longitud hasta un pie. 80. Hubo tam bién un form ato de un cedimiento mejor todavía consiste en po­ codo, denominado macrocole, pero la ex­ ner a hervir la miga de pan fermentada con periencia mostró rápidamente sus incon­ levadura y colada, la capa de cola interme­ venientes, porque una de las bandas se dia es reducida al mínimo, consiguiendo destacaba sobre las otras y el defecto al­ así una flexividad mayor que la que se ob­ canzaba a varias columnas. Éste es el mo­ tiene con el agua del Nilo. Pero hay que te­ tivo por el que el papel Claudio obtuvo ge­ ner en cuenta que todas estas colas deben neralm ente la pre feren cia , el Augusto tener un día, ni más ni menos. Una vez en­ quedó entre tanto como el más rebuscado colado, el papel se adelgaza con el mazo y para la correspondencia. El Livio, que no se encola de nuevo, después se pone bajo tenía nada de la primera calidad, pero todo presión para aplanarlo, y se le rebaja una de la .segunda, conservó su rango. vez más con el mazo. 89. El papiro, también, está sujeto a ca­ 81.25. Las asperezas del p a p iro se pulen con un diente o con una concha restías; y bajo Tiberio, hubo tal escasez de papel, que se designó a los senadores pero una vez hecho esto ya no conserva para controlar su distribución; de lo con­ sus características; pulido, el papel toma trario esto habría po d ido crear desór­ peor la tinta y es más brillante. A veces en el papel resalta la humedad debido a que denes».

m ontaña totalmente excavada por una explotación m inera. Los obreros han abierto en su base grandes galerías. Este trabajo es obra de los publicanos que em plean com o m ineros a crim i­ nales co m p rad o s en los m ercados, donde eran vendidos en castigo de sus crím enes. A dem ás del penoso tra­ bajo se añade el hecho de que la at­ mósfera de estas m inas es, no sola­ mente m ortal, sino que apenas es respirable el aire a causa del m al olor insoportable del m ineral. Por esta ra­ zón los m ineros viven poco. Sucede que frecuentem ente la explotación se para p or falta de rentabilidad, pues el

núm ero de m ineros son apenas dos centenares, descendiendo co n tin u a­ m ente a causa de las enferm edades y de las m uertes». Estas m inas eran sulfuro de arsénico, utilizado en pin­ tura por su color rojo-anaranjado se­ gún Vitrubio (7.7.5) y en farm acopea según Plinio (34.114). Estacio (Theb. 6.880-5) alude a los desprendim ientos de roca que sepultan a los m ineros íberos, de lo que hay constancia en las m inas de Río Tinto, 14 personas y 50 en las de Iconium en Asia Menor. T am bién tra b a ja b a n en las m inas mujeres y niños, citados en las m inas del sur de Egipto por Diodoro (3.13.1),

16 que tom a el dato de Agatereides de Cnido. En Baños de la E ncina (Jaén) una estela está dedicada a un niño m in e ro . En P a la z u e lo s (Ja é n ) se halló un relieve de época de los Antoninos, que representa una cuadri­ lla de m ineros en el interior de una m ina, con sus instrum entos de trab a­ jo; a ju zg ar p o r el vestido se trata de esclavos. Los^njineros trab ajab an con cepos a veces, com o en R ío T into donde h an aparecido cepos, cadenas y piedras con anillas, y en C am ereza un esqueleto con los pies en cad en a­ dos en u n a galería. A veces, com o en C asandra. los m ineros vivían debajo de la tierra. La descripción de las m i­ nas h is p a n a s h e c h a p o r D io d o ro (5.35-38) es aplicable a épocas poste­ riores, al igual que la de Posidonio transm itida p o r E strabón (3.2, 8-9) so­ bre las m inas del sur de H ispania. El trabajo de los mineros era duro y arrui­ n ab a su salud en poco tiem po. F re­ cuentem ente se explotaban las m inas p o r crim inales. Las leyes de Vipasca (19 ss.) presu­ ponen que obreros especializados ex­ p lo tab an las m inas, que utilizab an los baños y lavaderos, F. de M artino es la de la opinión de que este régi­ m en no se aplicaría a otras m inas. La o rg a n iz a c ió n de las ex p lo tacio n es m ineras debió ser la m ism a que d u ­ rante la República. F u n cio n ab an pe­ queños talleres individuales o peque­ ñas fáb ricas. E n R om a existió un colegio de fabri. Es p ro b a b le que R om a tom ara de los celtas la técnica p ara transform ar el hierro en acero.

Maquinaria minera H ispania ha dado u n a buena colec­ ción de m áquinas utilizadas en las m inas para extraer el agua. U na es la noria descrita por Vitrubio (10.5), muy usada en las minas de Tharsis (40 ejem­ plares) y Río T into 'tn Huelva y en Santo D om ingo en Lusitania. En las m in as de T h arsis se d escu o rió un conjunto de 14 ruedas, dispuestas por

A k al Historia d e l M und o Antiguo

parejas, y en Río Tinto ocho parejas de ruedas, que elevaban el agua a 29 m. de altura. La segunda m áquina, tam bién descrita p o r V itrubio (10.5), es la polea de cangilones y la tercera el tornillo de A rquím edes m enciona­ do en las m inas h ispanas por D iodo­ ro (5.37) y por E strabón (3.2.9). Tam ­ bién se em pleó la bom ba de Ctesibio (Vitr. 17).

Canteras de mármol R om a utilizó m ucho el m árm ol para los edificios. En Italia la cantera más fam osa era la de C arrara, que expor­ tó por lo m enos al O ccidente m ucho m árm ol, facilitado p o r el tran sp o r­ te m arítim o. Los m árm o les deben exportarse a las provincias com o car­ gas de retorno de los buques, que lle­ vaban productos a R om a (Str. 5.2.5.; Tib. 2.3.43). E n el R hin se explotaba el granito de O denw ald. En H ispania se ex p lo taro n tam b ién canteras de m árm ol (Plin. 3.30). Las m ás im por­ tantes son las de M acael (Almería), Estrem oz (L usitania), A lm adén de la Plata (Sevilla), A lconera (Badajoz) y Segóbriga (C uenca). La prim era en­ vió el m árm ol a Itálica, a H ispalis y a C orduba. Se em pleó m ucho este m ár­ m ol en la fabricación de esculturas y en capiteles, com o en el retrato de Vespasiano de Ecija, en el M ercurio de Itálica, y en capiteles, com o en el retrado de Vespasiano de Ecija, en el M ercurio de Itálica, y en capiteles de esta ú ltim a c iu d a d . E n la c a n te ra de M acael la explotación era a cielo abierto, en paredes verticales, como en Segóbriga. Se trab ajab a la cantera con cuñas de m adera seca, que se h u ­ m edecía después y ocasionaba grie­ tas. Las cuñas se introducían en los bloques de m árm ol cada 30 cm. Se u tiliz a b a n p ro b a b le m e n te b o m b as hidráulicas para m over sierra. En las canteras de A lm adén de la Plata que­ d an huellas de siete cuñas. Las piezas se desbastaban en la cantera, pues no sólo trabajaban los marmorarios, sino

Artesanado y com ercio durante el Alto Im perio

Estatuilla de bronce de Minerva, protectora de los artesanos. Hallada en Colonia. Museo Arqueológico de Colonia.

17

18 los escultores. Estos m árm oles se em ­ plearon en Itálica y en M unigua (Se­ villa). Se em plearon m uchos procedi­ m ientos rutinarios, com o lo indican las lascas. Se ha supuesto que esta cantera era de propiedad estatal. La cantera de M edol en Tarragona envió su piedra a Barcino y a Tarraco, con ella se levantaron el llam ado se­ pulcro de los Escipiones y la m uralla de Tarragona. En Itálica abu n d a la caliza blanca de Antequera. Las canteras de granito más fam osas en H isp ania eran las de G erona (Sevilla) y las de Tarifa (C á­ diz), que se utilizó esta últim a en p a ­ vim entar Itálica y en las calzadas de las proxim idades de la ciudad. De Segóbriga se extraía la lapis specularis, citada por Plinio (36.160, 162, 163, 37, 203). Es probable que m uchos griegos citados en las in scripciones fueran obreros especializados que trab a ja­ ban en las canteras y en las m inas, pues sus nom bres a b u n d a n ju n to a ellas. N om bres griegos com o Herm es (CIL IT. 133) y P. Rutilius Syntrophus (CIL II. 1724) aparecen relacionados con las canteras (CIL II, 2011), com o en la de A ntequera, que eran propie­ dad de la gens Fabia. África y Egipto enviaron m uchos m árm oles a Rom a, que se trabajaron en la capital del Im perio. Esta últim a exportaba porfido (Plin. 36.7.55) muy utilizado en las estatuas. Bajo C lau­ dio com enzó a trabajarse en la cante­ ra egipcia del Mons Claudianus. Esta cantera era propiedad estatal y adm in istrad a p o r un procurador. Las canteras de Egipto se explotaban ya desde los años de Augusto y de T i­ berio (Plin. 36.7.55), com o el granito de la cantera de Syene (Plin. 33.7.56). En las canteras de alabastro se em ­ pleaban esclavos y obreros libres. S iria p ro d u c ía caliza, en A ntioquía, B aalbeck y D am asco alabastro, Sidón y Tiro m árm ól blanco. Palesti­ na tam bién tenía canteras. En época im perial com enzaron a explotarse las can teras de Asia M enor, que eran

A kal Historia del M und o Antiguo

propiedad im perial, com o la de Docim icum donde se m enciona en las ins­ cripciones esclavos y libertos im pe­ riales. En otras regiones se arrendaban las explotaciones a los conductores. G recia contaba con buenos m ár­ moles, com o el de Paros y el granito verde de C rim ea (Plin. 36.7.55; Paus. 1.14.7; 37.2; 43.5). Vitrubio (2.7.5 ss) ha descrito bien los diversos m ateriales de construc­ ción.

Relieves con oficios R epresentaciones de oficios se cono­ cen varias en el Im perio Rom ano. En la tum ba del panadero M. Vergilius Eurysaces en R om a se representan diferentes fases de la elaboración del pan. En un relieve votivo de Este, un calderero hace calderos, en el frontón de una tum ba de San Vittorino están grabados diferentes instrum entos de trabajo de un artesano. En una estela de Lara de los Infantes (H ispania) u n a m ujer teje. En un m onum ento funerario de Aquileya se representa el taller de un herrero y en el de Lucio Alfio de la m ism a localidad los uten­ silios del m aestro de obras.

2. Artesanado durante la época de Augusto Italia El principado tal com o lo concibió Augusto se m antuvo en líneas gene­ rales unos doscientos años, hasta la crisis de C om m odo, o m ejor hasta la dinastía de los Severos. El Siglo de O ro del Im perio fue la época de los A ntoninos, tal com o lo vio Aristides en su C anto en h o n o r de R om a y otros autores. A com ienzos del Im perio fue la re­ gión m ás im portante desde el punto de vista del arte san ad o , p rin c ip a l­ m ente, E tru ria y C am p an ia. En la

19

Artesanado y com ercio durante el Alto Im perio

prim era trabajaron, com o se ha indi­ cado ya los alfares, que produjeron entre los años 50 a. C. a m ediados del siglo I la tetra sigillata que se exportó en grandes cantidades. La segunda tenía un a gran tradición en el trabajo del bronce, que se rem onta al siglo VI a. C. Bajo el reinado de A ugusto nue­ vas industrias se asentaron en C am ­ pania, com o la del vidrio, que p ro d u ­ cía buenos vasos de vidrio de colores y otros adornados con relieves. Exportó sus productos a Rom a y desplazó a los llegados de Siria y A lejandría. C am p an ia tam bién tuvo buenos ta­ lleres de lanas, que se im pusieron a los del sur de Italia. Tam bién floreció por estos años la industria de perfu­ m ería, para la que contaba con acei­ tes de buena calidad. Los talleres de joyas se trasladaron ahora de Etruria a C am p an ia. En el norte de Italia existían fundiciones que fabricaban lám paras. En esta región com o cen­ tro, adem ás de com ercial, industrial descuella Aquileya. En la ciudad se asentaron fábricas de vidrio, para lo que contaba con excelentes arcillas en su territorio. De estos talleres p ro ­ ceden muy probablem ene los vasos de Palencia, Z aragoza y de C arm ona (Sevilla) en H ispania, decorados con escenas de gladiadores. Otros llevan escenas de circo, se conocen unas cuarenta piezas. O tras piezas se han h a lla d o en S o p ro n (H u n g ría ) Cochester, M ontagnole (Saboya), etc. Se revi ta liza ron las fundiciones de broncistas y de plateros, debido a las explotaciones m ineras, próxim as del Norico, D alm acia y de Retia. Estos talleres no sólo producían aperos agrí­ colas, sino arm as para los ejércitos. Tam bién vivían en la ciudad joyeros, que o b ten ían el oro de las m inas de V irunum . T am bién se ta lla b a n las piedras y cam afeos y se trabajaba el ám bar que llegaba fácilmente del Bál­ tico. Se conocen los nom bres de algu­ nas de las fam ilias de A quileya dedi­ cadas a la industria, com o la de los Barbios.

Pompeya D urante los años del gobierno de A u­ gusto se observa una creciente indus­ trialización de la vida en Italia, com o lo indica la evolución de Pompeya, ciudad agrícola antes. P ulularon ta­ lleres, que vendían sus productos en la com arca. Ya en el siglo II a. C. fa­ bricaban aperos agrícolas. Desde el prim er m om ento se especializó en la confección de tejidos de lana, para lo que contaba con buenos rebaños en la región. O tro producto elaborado en Pompeya que cobra fam a fueron los salazones de pescado. El gran eco n o m ista del Im perio ro m an o Tenney F ra n k ha descrito bien cóm o eran las industrias pom peyanas, que consistían en la com bina­ ción de una pequeña fábrica con un com ercio al por m enor. M. Rostovtzeff es contrario a la tesis del sabio norteam ericano. Es de la opinión de que la organización de la industria era en R om a y en otras grandes ciu­ dades igual a la existente en Pom pe­ ya. Objeta el sabio ruso que en Roma h an aparecido num erosas inscripcio­ nes sepulcrales de artesanos, que in­ dican que en la capital del Im perio trab ajab an m uchos pequeños talle­ res, pero se desconoce totalm ente la organización de los grandes talleres. Los talleres de R om a com o los de A lejandría trab ajab an para la expor­ tación y los de Pom peya para la venta local y regional.

Alejandría Sobre la organización de la industria alejandrina tam poco se tienen datos. E xistían en ella talleres de papiro, de vidrio, de perfumes, de vestidos de lino, de m arfiles y de joyería.

Siria y Asia Menor Siria descubrió el vidrio soplado, que se im itó pronto en Italia. Las fábricas de tejidos y de orfebrería com petían

20 con las de otras provincias, com o la provincia rom ana de Asia M enor. E n Asia M enor co n tin u aro n tra b a ­ jan d o las fábricas de telas, vestidos y m antas de lana. C o n taba Asia M enor con excelentes rebaños de ovejas en M ileto, que prop o rcionaban la m ate­ ria prim a. N inguna provincia del Im perio p o ­ día com petir en la confección de teji­ dos de lana y de lino con Asia M enor, Siria y Egipto. Los talleres que fabri­ caban estas prendas debían ser n u ­ m erosos y herederos de una antigua tradición. En época de Augusto, en opinión de M. Rostovtzeff, Italia era el m ayor centro agricultor, com ercial e industrial del O ccidente. Desde el punto de vista industrial, las fábricas se concentraban en Italia, Asia M e­ nor, Siria, Fenicia y A lejandría.

Hispania Es posible espigar en E strabón, cuyo Libro III es la fuente m ás im portante de H ispania para la época augüstea, algunos datos sobre el artesanado, com o son la existencia de astilleros, donde se fabricaban los navios, com o en Cádiz, ciudad de la que se partió para circum navegar África (Str. 2.3.4) a finales del siglo II a. C. Los navios gaditanos eran conocidos en A lejan­ dría, «los gaditanos adem ás de los grandes navios que arm an los com er­ ciantes, u saban otros m ás pequeños propios de las gentes pobres, a los que llam an caballos, por el m ascarón de sus proas, con ellos pescan a lo lar­ go de la costa de M auritania hasta el río Draa». Según continúa Estrabón Eudoxo de Cicico fletó en Iberia un barco de transporte o com ercial lla­ m ado strorigylos, y un pentekontoros, b arco de c in c u e n ta rem ero s. Los gaditanos navegaban continuam ente en barcos construidos por ellos (Str. 3.2.1). Los navios los construían los habitantes del sur de H ispania en sus arsenales (Str. 3.2.6). E ran los navios de m ayor tam añ o que transportaban

A k aI Historia del M undo Antiguo

m ercancías a Ostia (Str. 3.2.6) y su n ú ­ mero igual al que llegaba de África. U na industria textil funcionaba en A m purias, donde se tejía el lino (Str. 3.4.9). En las proxim idades de C artagonova trab ajab an fábricas de espar­ to, que fabricaban cuerdas (Str. 3.4.10). Talleres que confeccionaban tejidos existían en el sur (Str. 3.2.6). Los saltietas, de localización dudosa, pero sin duda pueblo del sur de H ispania, hacían tejidos ligeros de gran calidad (Str. 3.2.6). Fam osas eran las fundiciones his­ panas, como la de Celtiberia, D iodo­ ro Siculo, contem poráneo de Augus­ to, describe (5. 33, 3-4) su procedi­ m iento de fun d ició n , que es el si­ guiente: «Llevan espadas de doble filo, forjadas con hierro de una cali­ dad excelente, y tienen puñales de un palm o de longitud, que llevan en una vaina pegada a la espada, y de los cuales echan m ano en los com bates cuerpo a cuerpo. T ien en un m odo m uy particular de p rep arar las arm as de que se sirven en su defensa: m eten bajo tierra las lám inas de hierro, y allí p e rm a n e c e n h a sta que con el tiem po la parte débil del hierro, co n ­ sum ida por la herrum bre, se separa de la parte m ás dura; de ésta sacan m agníficas esp ad as y otros in s tru ­ m entos guerreros. Las arm as hechas de este m odo co rtan cu an to se les opone. N o hay escudo, ni casco, ni hueso que resista a su golpe; hasta tal punto es de extraordinaria la excelen­ cia del hierro». Ya F ilón de Bizancio (Mech. synt. IV-VC 46) hab ía descrito la técnica de fabricación: «El m odo de trab a jar las citadas hojas de m etal se observa en las espa­ das lla m a d a s cé ltica s e h is p a n a s. C u an d o quieren p ro b a r si están ya prestas para su uso, agarran con la m ano derecha la em p u ñ ad u ra y con la otra el extrem o de la espada; colo­ can luego la hoja transversalm ente sobre la cabeza, tiran para abajo de am bos extrem os hasta que los hacen locar con los hom bros, y después los

21

A rtesanado y com ercio durante el Alto Im perio

sueltan alzando repentinam ente am ­ bas m anos. Libre la espada, se ende­ reza de nuevo volviendo a su prim iti­ va d e re c h u ra sin m o s tra r flex ió n alguna y perm aneciendo recta, au n ­ que esta prueba se repita m uchas ve­ ces. Indagando entonces la causa de que estas espadas conservasen tal fle­ xibilidad, se hallaron, prim ero, con u n hierro en estado extraordinaria­

m ente puro, y luego, trabajado de tal m odo al fuego, que no tenía dobladu­ ra alguna ni ningún otro daño. El hierro no es ni m uy duro ni m uy blando, sino un térm ino medio, obte­ nido el cual, se forja enérgicam ente en frío, dándole así su temple. Pero no se forja batiéndolo con grandes m artillos ni con fuertes golpes; los golpes violentos y dados oblicuam en-

í

\

Escultura provincial. Un retrato hallado en Mérida Museo de Arte Romano, Mórida.

22 Plinio ha descrito bien la elaboración del esparto:

A k a l Historia del M undo Antiguo

19.26.7. «A decir verdad el uso del esparto es posterior en varios siglos, y no es ante­ rior a la primera expedición cartaginesa a España. Es tamPién una hierba que crece espontáneamente y no puede ser sembra­ da, propiamente hablando se trata de un junco de suelos áridos, desgraciadamente reservado a una sola tierra, pues éste es un mayal para el suelo y ninguna otra cosa puede ser sembrada o crecer espontánea­ mente junto a él. El de África es pequeño e inutilizable. El esparto crece en una parte de la provincia de Cartagena, aunque no en toda esta región; pero allí donde brota, aunque sea en las montañas éstas se cubren. 27. Los campesinos de estas montañas lo usan en sus camas, su fuego, su alum­ brado, sus calzados, y los pastores en sus vestidos. Es perjudicial para los animales, excepto las puntas tiernas. Para los otros empleos, se arranca difícilmente a mano, poniéndose polainas y guantes de tejido y enrollándolo alrededor de bastones de hueso o de madera de roble verde. Hoy la operación tiene lugar justo en invierno, pero es más fácil en los idus de mayo o en los de ju nio. Esta es la época de su madurez. 28.8. Después de la cosecha se le deja durante dos días en manojos dispuestos en pilas con una chimenea central; el ter­ cer día se los desata, se extienden al sol y

se ponen a secar, después se vuelven a hacer manojos y se entran. Posteriormente se cubren de agua para su maceración, preferentem ente agua de mar, aunque también se puede realizar con agua dulce si falta el agua de mar; se pone a secar al sol y se le moja de nuevo. En caso de ne­ cesidad inmediata se le riega con agua ca­ liente en una cuba y se le pone a secar de pie. 29. Se bate para convertirlo utilizable; es inalterable sobre todo en el agua y en el agua de mar. Fuera del agua se prefieren las cuerdas de cáñamo, pero el esparto se nutre en el agua, como si se resarciera de la sed sufrida sobre el suelo natal. Por su naturaleza se presta muy bien a las repara­ ciones y, aunque sea viejo, puede unirse al esparto nuevo. 30. Pero aquel que quiera juzgar esta maravilla representada por el uso que se hace del esparto en todos los lugares para el aparejo de los barcos, las máquinas, las construcciones y otras necesidades de la vida. Para satisfacer todos estos usos, se encuentra un espacio de 30.000 pasos de profundidad partiendo de la ribera de Car­ tagena y 100.000 pasos de longitud. Los gastos impiden su transporte a muy largas distancias. 31.9. Los griegos han empleado el jun­ co para hacer cuerdas, si creemos el nom­ bre que dan a esta planta; es cierto que las han hecho de hojas de palmera y de corte­ za de tilo. Según parece razonablemente los cartagineses han aplicado esta técnica al empleo del esparto».

te curvan y endurecen m ucho las ho­ jas en el sentido de su longitud de tal modo, que si alguien quisiera flexar las espadas así forjadas, no podría hacerlo de ningún modo, o si lo lo­ graba por la fuerza, rom perianse a causa de lo com pacto de toda la hoja así endurecida por los golpes. La ac­ ción del fuego, según dicen algunos, ablanda el hierro y el bronce, dism i­ nuyendo su cuerpo, m ientras que la acción del frío y de la forja lo endure­ ce. En verdad estos dos tratam ientos hacen com pactos los cuerpos, ju n ta n ­ do entre sí sus partes y rellenando el espacio vacío entre ellas. Forjábam os, pues, en frío las hojas por las dos ca­

ras, endureciéndose así am bas super­ ficies, m ientras que la parte interm e­ dia perm anecía blanda, por no haber llegado hasta ella la acción de los gol­ pes, que eran ligeros en profundidad. Así pues, com o las hojas quedaban com puestas de tres cuerpos, dos de ellos duros y el otro, el del centro, blando, su flexibilidad era la que a n ­ tes hem os dicho». Los rom anos im itaron el procedi­ m iento de fabricación de estas espa­ das du ran te la guerra h an n ib álica, pero, com o afirm a Polibio (G uida, m achaira). «no pudieron im itar ni la excelencia del hierro, ni el esmero de los dem ás detalles».

23

A rtesanado y com ercio durante el Alto Im perio

Estas fundiciones de la Meseta con­ tin u ab an aú n en época de M arcial.

Italia Se dispone de bastantes fuentes para reco n stru ir los trabajos artesanales en Italia a com ienzos del Principado. En el norte del Po. M ediolanum (Mi­ lán) tenía talleres de lino y lana, con g ra n ac tiv id a d (C IL V 5923, 5932, 5869), en función con el com ercio de G erm an ia y de las provincias d a n u ­ bianas. E n la elaboración de tejidos de lin o e sta b a in te re s a d a V erona (CIL V 3217). Las factorías de textiles trab ajab an principalm ente en el Valle del Po, especialm ente en M utina, P ar­ m a y A ltinum , tam bién las había en C alabria y en Apulia. Brescia en las de lana (CIL V 4324, 4501, 4504). En esta ciudad trab a ja­ ban gran número de artesanos dedica­ dos a la construcción y herreros (CIL V 4122, 4448-4449). Según Plinio el Vie­ jo (34. 144), C om um (Com o) fue fa­ m osa p o r la in d u s tria del h ie rro , «aunque no tenga m inas cerca», p u n ­ tualiza el naturalista latino. En opi­ nión de E strabón (5. 1.7) en Padua (Patavium ) « m a n u fa ctu rab a n vesti­ dos que se enviaban al m ercado de Rom a, telas de todo tipo y otras m u­ ch as cosas». Este com ercio de los productos, que la ciudad elaboraba, estaba favorecido por el puerto. O tras ciudades de esta región eran im por­ tantes centros de artesanado y de in ­ dustria, con productos afanados en el m ercado, com o A ltinum , al sur de Venecia. M arcial (14, 155) m enciona sus confecciones de lana, que sitúa des­ pués de las de A pulia y Parm a. A q u iley a seg u ía tr a b a ja n d o los m ism os productos que en época de Augusto. Se m encionan asociaciones de fabril artesanos y centonarii, fabri­ cantes de lonas (CIL V 749), de trab a­ jadores de lan a (CIL V, 815), de joye­ ros (CIL V, 785), de tintoreros (CIL V, 997), de zapateros (CIL V 1585), de trabajadores de púrpura (CIL V 1044),

de trabajadores de lino (CIL V 1041), y de alfileres. E ntre las ciudades situadas al sur del Valle del Po, descuella Parm a por sus talleres de lana, celebrados por varios autores del siglo I, com o Estra­ bón (5. 1. 11), p o r C olum ela (7.2.3) y por M arcial (2.43.4; 5.13.8). El poeta bilbilitano puntualiza que alim enta­ ba num erosos rebaños, cuya lana se trabajaba en la ciudad. El poeta his­ pano (4.37.5) da la cifra de los ingre­ sos de sus rebaños de un rico ganade­ ro, de nom bre Afer, que obtenía de ellos la sum a de 600.000 sestercios al año. En M utina trab a jab an alfarerías que com petían con las de Arretium , H asta, Pollentia y Surrentum . Plinio el Viejo (35. 161) puntualiza que sus cerám icas, com o la de Tralles en Asia M enor, son fam osas por su arte, y que «sus productos, logrados con la ayu­ da de la rueda, son conocidos en todo el m undo, transportados por m ar y tierra, a todas las regiones de la tie­ rra». R avenna era célebre por su in ­ dustria naval (CIL IX 139). Las ins­ c rip c io n e s (C IL X I 124, 126, 136) m encionan los artesanos. N ada tiene de particular la existencia de arsena­ les en la ciudad, al ser ella un puerto de la flota rom ana. Las ciudades del valle del Po fue­ ron las más prósperas de Italia a p a r­ tir del año 20 en opinión de Tenney Frank, entre las que descuella Padua con 500 caballeros (Str. 3.5.3), las más florecientes por su industria fueron Padua, con sus géneros de lan a (vesti­ dos, colchas, y alfom bras) y A qui­ leya.

Etruria C arrara, cerca de L una, fue famosa por sus canteras de m árm ol, que se em pezaron a trab ajar en la época de C ésar para la construcción de edifi­ cios. E strabón (5.2.3) indica que el m árm ol es blanco y gris, que las ca n ­ teras son inm ensas y de u n a belleza tal, que lo utilizan para la construc­

24 ción de los edificios en R om a y en las otras ciudades de Italia, que el tran s­ porte es fácil p or estar las canteras próxim as al m ar, y que se suben los b lo q u es m o n o lítico s p o r el T iber. A ñade el geógrafo griego que Etruria produce la m ayor parte de las m ade­ ras utilizadas en la construcción de casas. El m árm ol de C arrara llegaba hasta H ispania y fue usado en escul­ tura, probablem ente venía com o car­ ga de retorno de los barcos hispanos, que llevaban a Italia m inerales o ali­ mentos. D ebían venir los bloques, no las esculturas term inadas ya. Las canteras se explotaron princi­ palm ente bajo los gobiernos de A u­ gusto, N erón, Vespasiano y Trajano. Su m árm ol se em pleó en los tem plos de Apolo y de la C oncordia, en la P i­ rám ide de Cestius, en el Foro de Tra­ jan o y en el Panteón. Se ha calculado que trab ajaro n en estos años unos 6.000 obreros. La m ayoría de ellos eran esclavos. En Populonia, fam osa por sus m i­ nas y objetos de hierro, en la época arcaica, todavía se seguía trabajando, pero la industria se trasladó a Puteoli, que no sólo tenía un excelente puerto, sino tam bién m ucha m adera para ali­ m entar las fundiciones. D iodoro Siculo (5, 13, 1-2) ha dado en su Biblioteca datos m uy interesan­ tes sobre la explotación del hierro de la isla del Elba, enfrente de Posidonia que «dista de la costa alrededor de 100 estadios... Tiene u na m ina de hie­ rro, donde se explota el m ineral m uy ab u n d an te. Los obreros em pleados en la m ina m achacan la roca, tuestan los blo q u es de m in era l en h o rn o s construidos con m ucho arte. El fuego intenso fusiona el m ineral. Parten la fundición en fragm entos ya determ i­ nados que se parecen m ucho a g ran ­ des esponjas. Los m ercaderes com ­ p ran la fundición o p o r dinero, o a cam bio de algunos o”bjetos de com er­ cio. Los tran sp o rtan p o r m ar a P uteo­ li, o a otros m ercados. Estos carga­ m entos son entregados a num erosos

A k al Historia del M und o Antiguo

obreros que los trab a jan y los con­ vierten en objetos de hierro de dife­ rentes formas. A unos les dan la for­ m a de p á j a r o s . F a b r ic a n p ic o s , guadañas y utros utensilios agrícolas. Los objetos son exportados por los com erciantes a todas partes, y así m u­ chas regiones del m undo se benefi­ cian de los servicios que la industria da a los hom bres». Populonia fue fa­ m osa durante el P rincipado por las conservas de atún, al igual que Cosa.

Arretium (Arezzo) Las fábricas de cerám ica desplazaron los cuencos megáricos entre los años 50 a. C. a la mitad del siglo i y la ce­ rám ica de Aeo fabricada por C. Aeo, por L. Sarius y por otros, inspirada en m o d e lo s g rieg o s. Se c o n o c e n los nom bres de algunos fabricantes de aretina, com o M. P erennius Tigranus. Los propietarios de los talleres suelen ser ciudadanos rom anos, como lo indican los tres nom bres, pero tra­ bajab an tam bién esclavos griegos e itálicos. Un taller, el de P. Cornelius te­ nía 58 esclavos. En la fábrica del P. C ornelius unos esclavos, los más ca­ pacitados, h acían moldes; el segundo grupo platos planos; y el tercer grupo trabajaba en los hornos y em balaba el género; lo em barcaban, eran ofici­ nistas y criados. En las inscripciones se recogen los nom bres de cerca de 1.000 obreros libres y esclavos, de los que la m ay o ría h a n a p a rec id o en A rretium. Algunos esclavos alcanza­ ron la libertad, y llegaron a ser pro­ pietarios de talleres, que a su vez em ­ p le a b a n esclavos. Los nom bres de algunos esclavos se leen una sola vez, lo que quizá señale que fueron m a­ num itidos. Son frecuentes las asocia­ ciones de alfareros, com o la de Rasinius, las de los Vienios o las de los Sceunios. U n m ism o dueño puede ex­ plotar dos alfarerías. U n esclavo, como Pantagathus, podía pasar por varios dueños. P rim ero perteneció a Rasinius y a M em m ius, después a C. An-

25

Artesanado y com ercio durante el Alto Im perio

nius y fin alm en te a M em m ius. El m ontar una alfarería no parece que requería unas grandes inversiones de dinero, salvo las grandes com o la de Perennius. Las a lfa re ría s d is p o n ía n de sus propios hornos. Sobre el precio de la cerám ica sólo se dispone del dato de M arcial (9.59.22), que dos cálices cos­ taban un as. Los nom bres estam pilla­

dos en los vasos eran, probablem ente, en función del control del taller. La decadencia de las alfarerías de Arezzo tuvo causas com plejas, según Tenney F rank, com o que la dem an a­ da era m ayor que la producción; que la producción en m asa llevó a fabri­ car objetos m enos refinados; que no se hallaron nuevos decoradores; que com petían con los objetos de vidrio;

J/\ 1t í

Escultura provincial. Un retrato hallado en Mérida. Museo de Arte Romano, Mérida.

26

A k a! Historia del M und o Antiguo

que dism inuyeron o se perdieron los m ercados del este y principalm ente que com enzó la expansión de la cerá­ m ica gala. Es posible que algunos al­ fareros, com o los Ateios, em igrasen a la G a lia, d o n d e esta b le c ie ro n s u ­ cursales. En época flavia sólo trab ajab an en Italia los alfareros. L. R asinius Pisañus, Sex Mu ( ), Fest ( ), Sex M u ( ), Pi (sanus) y otros, pero la forma de lo vasos y las decoraciones tenían ya poco en com ún con la cerám ica aretina y de Puteoli.

Lacio En el este de Rom a, en T ibur se tra­ b ajab an las canteras de travertino de Tibur. La m ayoría de los edificios ar­ tísticos de R om a están construidos con esta piedra (Str. 5.3.11).

Roma Rom a fue, com o otras m uchas ciuda­ des del Im perio, un a gigantesca col­ m ena de zángano. La m ayoría de la población vivía del «pan y circo». Sin em bargo, R om a poco a poco llegó a contar con cierta industria de im por­ tancia. E n las inscripciones se m en­ cionan corporaciones de fabricantes de anillos, de objetos de oro, de lona, de piezas de hierro, de constructores, de panaderos, de bordadores y dorad o ­ res. Tam bién en las tum bas se alu ­ de a oficios, com o caldereros, joyeros, p latero s, fa b ric a n te s de lá m p a ra s, de marfiles y de flautas, talladores de gem as. Los n o m b res de las calles aluden a talleres de determ inados ofi­ cios, com o Vicus Lorarius (fabrican­ tes de a rn e se s), Vicus M ateriarius (carpinteros), Scalae anulariae (esca­ leras de los fabricantes de anillos), Vicus Sandaliarius (fabricantes de san­ dalias), Vicus Vitrarius (la calle de los fabricantes de vidrio), Vicus Ferrariarium (la calle de los fundidores), Vicus Turarius (de los del incienso).

La principal industria de R om a era la de confección de telas. T rabajaban m uchos pequeños talleres. Rom a re­ cibía la m ateria en bruto, que se ela­ boraba en Rom a, com o paños y vesti­ dos de lana de H ispania (Marc. 12.65.5; Str. 3.2.6), lino y paños de las proxi­ m idades de C um as (Plin. 19.10), de H ispania (Plin. 19.9; Str. 3.4.9), de Si­ ria, de Egipto, de Pérgamo (Plin. 33.63), de Cos (Plin. 11.76) y de A lejandría (Plin. 8.196). En las inscripciones se recoge el oficio de alguno de estos im portadores, com o com erciantes en lonas, de capotes m ilitares, de sedas, de lienzos, de lanas, que se em plea­ ban para apagar los fuegos. Los talleres pequeños de zapateros tr a b a ja b a n a p le n o re n d im ie n to . Marcial los cita en el Argiletum (2.17.3) y Plinio en las proxim idades del tem ­ plo de C astor (10. 121-122). Se conocc la existencia de un Atrium sutorium y de un vicus sandeliarius. Los joyeros tra b a ja b a n in d iv id u alm en te en p e­ queños talleres. M uchos joyeros esta­ ban asentados en la Vía Sacra, donde había tiendas que vendían las gemas y camafeos. Al mismo gremio pertene­ cían los que hacían broches, anillos de oro y pendientes. En R om a han aparecido los nom bres de 58 joyeros. Los obreros se m encionan en 30 ins­ cripciones. Los nom bres de los b ro n ­ cistas que trab a jab an en pequeños ta­ lleres, se recogen en las inscripciones igualm ente. Se conocc la existencia de obreros, que trab a jab an en peque­ ños talleres, que fabricaban todo tipo de objetos de hierro, com o navajas, espadas, aperos agrícolas, etc. (CIL VI, 1892, 9259-9260, 9398, 16166). Un oficio muy extendido en Rom a fue el de panadero, a juzgar por los datos de Plinio (18, 89-90). Algunos eran ricos, com o Eurysaccs, que se enterró ju n to a la Porta M aggiore y en cuya tum ba se representó todo el proceso de fabricación del pan. E n Rom a se elaboraba el m inio, en unos talleres que estaban colocados entre los tem plos de Flora y de Quiri-

27

A rtesanado y com ercio durante el Alto Im perio

ñus (Vitr. 7.9.4; Plin. 33. 118). Los ex­ p lo tab a u n a co m p añ ía de p u b líca­ n o s . Se a d u l t e r a b a d e m u c h a s m aneras, lo que proporcionaba g ran­ des ganancias a los publicanos. El go­ bierno fijaba el precio, según se indi­ có ya. El papiro se trabajaba en un taller p riv a d o , q ue fue e s ta b le c id o p o r Fannius. En M ilán se conoce un colegio de broncistas, al que pertenecían m ás de 1.000 personas (CIL V, 5847, 5892). Sin em bargo, en R om a no se desa­ rrolló un a industria im portante. No existían m inas en las proxim idades, y al atraer la m ateria prim a de fuera, fue costoso. Tam bién debió c o n tri­ bu ir a ello la descentralización. U n m onopolio estatal era la fabri­ cación de ladrillos. F. C oarelli señala bien la im portancia de este m onopo­ lio: «La actividad edilicia alcanza su p u n to c u lm in a n te en R om a ju s ta ­ m ente en tiempos de A driano. Tam ­ bién en este sector se puede observar un in ten to de re g la m en tació n p o r parte del Estado. En el período de Trajano se estableció la costum bre de p oner la fecha consular en los sellos para artículos de barro cocido, m ar­ cas de fábrica que se colocaban tam ­ bién en los ladrillos. Con A driano se hace obligatorio el sello con la fecha, y esto debió suceder en el 123: lo que contribuye a explicar la gran can ti­ dad de sellos de aquel año que nos h an llegado. Nos hallam os ante la de­ cidida intervención de la autoridad estatal en un sector que constituía la in d u stria m ás im p o rtan te existente entonces en Rom a: precisam ente la de la construcción. A través de estos sellos de los ladrillos podem os seguir el proceso p o r el cual los hornos y las m in as, in ic ia lm e n te p ro p ie d a d de particulares, p asaron poco a poco a m anos del em perador, el cual se en ­ contró consiguientem ente en una si­ tuación ideal para una política edili­ cia pública y de bajos costes». La época im perial coincidió con

una urbanización intensa en todo el Im perio, por lo que la profesión de cantero, albañil, arquitecto, carpinte­ ro, herrero, etc. ocupó a m ucha gente.

Pompeya Se está bien inform ado en la indus­ tria de Pompeya, que se ha tom ado frecuentem ente com o m odelo de la industria en una pequeña ciudad, pero rica. Las excavaciones en la ciudad h an dem ostrado u n a progresiva in­ dustrialización de la ciudad, que co­ m enzó con el principado, y que llegó a su apogeo poco antes de la destruc­ ción de la ciudad por el Vesubio. La industria m ás im portante fue la del tejido, que se h a localizado en dife­ rentes zonas de la ciudad. En las ins­ cripciones hay m ás de 20 alusiones a estos talleres (CIL IV 998, 2966, 3476, 3478, 3529, etc.). A lg u n as fábricas, com o la del liberto Stephanus, reque­ rían un com plicado sistem a de tin a­ jas y de técnicos. En el ja rd ín se colo­ caron tinajones. El implivium servía de lavadero. Tam bién había otras pe­ queñas tinajas. Dos tejedores de im ­ portancia, M. Vasonius Prim us y L. V eranius H ypsaeus, llegaron a ser duouiri poco antes de la destrucción de la ciudad, lo que indica que eran ricos, y bien vistos en la ciudad. Junto a la Strada delfA bbondanza, se encontraba la lonja de contrata­ ción, construida por E um achia para los fullones (bataneros). En varios frescos de P om peya h a n q u ed ad o m uchas alusiones a la industria de la ciudad, así en la Casa de los Vettios se representan una fábrica de perfum es y una perfum ería. A la derecha en una prensa se prepara el aceite. El aceite h irv ie n d o se m ezc lab a con esencias de flores. Siguen las mesas del director y del contable. A su lado un arm ario contiene las esencias en tarros de diferentes tam años. Termi­ na la com posición con la venta de perfum es a una dam a acom pañada de su esclava. O tra pintura de esta

28 m ism a casa representa un batán, con los paños en las tinajas, la carda y el repaso y doblado de las prendas. En una tercera p in tura trab ajan los orfebres. A la derecha hay un gran horno. D etrás de él un am orcillo cin ­ cela una crátera. U n segundo am orci­ llo aviva el fuego del horno, con^un soplete p a ra c a le n ta r un objeto de metal, que sostiene con unas tenazas. U n tercero m oldea u n a pieza en un yunque. Sigue un m ostrador con dos balanzas. U n cliente discute el peso de la joya. F in alm ente dos am orcillos m artillean una pieza en el yunque. E n Pom peya existían tam bién fá­ bricas de salazón. La m ás im portante fue la de A. U m bricius Scaurus. Se conservan los nom bres de varias fá­ bricas: Ex Officina Ae (CIL V 5687); ab U m bricia (CIL IV 5688); ex Offici­ na A. U m brici A b ascan ti (C IL IV 5689); ex officina A gathopi (CIL IV, 5690), etc. Algunos de estos talleres exportaban a Roma. En Pom peya fun cionaban m uchas panaderías. M olinos h a n aparecido en la C asa del Laberinto, y en otras m an sion es. T erentius P ro cu lu s era propietario de dos panaderías. T am bién tra b a ja ro n en Pom peya tenerías. U na era propiedad de M. Vesonius Prim us, que llegó a ser m agis­ trado de la ciudad. En una tenería de las proxim idades de la Puerta de Sta­ bles se h allaro n 15 tinajas y varios baños alargados para el curtido del cuero. En todos estos talleres trab aja­ ban esclavos. Los esclavos fueron, en frase de M. Rostovtzcff, «la colum na vertebral de la vida económ ica del Im perio, sobre todo en la industria y el com ercio, en los que sum in istrab an a los dueños de los distintos establecim ientos los brazos necesarios, y a su vez, tales dueños eran, en su m ayor parte, an ti­ guos esclavos que h ab ían logrado ob­ tener o com prar su libertad». E n Pom peya los agricultores invir­ tieron sus capitales en la industria. La industria de envergadura prevaleció

A ka! Historia del M und o Antiguo

sobre el pequeño artesano. Es discuti­ ble por qué se paró este proceso.

Campania C am pania no sólo era famosa por las fundiciones de bronce, que p ro d u ­ cían objetos que se exportaban a todo el Imperio. Se conocen los nom bres de algunos broncistas de C am pania com o P. C ipius Polybius, cuyos obje­ tos ap arecen en g ran c a n tid a d en Pompeya, en R om a y en otras partes de Italia, en G erm ania, en F inlandia, Suecia y Escocia. Estas fundiciones em pleaban miles de obreros. M uchos bronces (esculturas, lám paras, mesas, trípodes, etc.) de Pompeya deben pro­ ceder de estos talleres. Las vajillas de plata, halladas en Pompeya, fueron fabricadas seguram ente en los talle­ res de C am pania. En la desem bocadura de Volturnus trabajaban fábricas de cristal, donde había una arena, que se extendía por seis m illas en el litoral entre C um as y Liternum . Plinio (36. 194), que habla de estos talleres, conserva el sistema de fabricación del vidrio. Plinio p u n ­ tualiza que este procedim iento de fa­ bricar vidrio se seguía en los talleres de G alia y de H ipania. C um as fue famosa por los talleres de salazón (Str. 5.4.4). E n P u te o li, el m ás im p o rta n te puerto de Italia en época de Augusto, unos cuarenta inscripciones halladas en la ciudad m encionan artesanos. Se sabe que estaban abiertas fundicio­ nes. E n esta región, com o ya se ha in ­ dicado varias veces, fueron famosos los broncistas de C apua, que fabrica­ ban utensilios y recipientes de b ro n ­ ce. Para alim entar el fuego de las fun­ diciones, com o p untualiza Plinio (34, 95-96). Se conocen los nom bres de dos im ­ portantes dueños de fundición de ori­ gen griego, P. C iprus Polybius y L. A nsius E p ap h ro d itu s, que vivieron hacia m edidados del siglo I. Poco des­ pués los talleres de C apua no pudie-

A rtesanado y com ercio durante el Alto Im perio

Espejo de bronce, que representa en relieve una moneda. Museo Arqueológico de Colonia.

29

30

ron com petir con los de la G alia. P li­ nio (18. I l l ; 13, 5 y 26: 21, 16) m en­ ciona en C apua la industria de per­ fu m e ría o b te n ié n d o s e los p e r f u ­ mes de las rosas y del aceite de oliva. Los talleres de este producto se h alla­ b a n en u n distrito llam ad o S epla­ sia (Plin. 16.40; 34, 108; 33, 164), d o n ­ de se asentaron m uchos pequeños ta­ lleres. Las inscripciones m encionan a perfum istas, fabricantes de incienso (CIL X 3966, 3968, 3974, 3979, etc.) que d eb ían ser libres a ju z g a r p o r sus nom bres. O tras inscripciones h alla­ das en la ciudad m encionan a joyeros (CIL X, 3976, 3978), o fundidores de cobre (CIL X 3988), a fabricantes de espadas (CIL X 3986), y de ruedas (CIL X 3989). A los talleres de plata probablem ente alude Plinio (33. 139).

Sur de Italia La costa de Paestum , la antigua Posi­ donia, se había especializado en las pesquerías y en la conserva de pesca­ do salado. Q uizá estab an co n ecta­ das las factorías de salazón con las casas de los Escauros de Pompeya. De nuevo es Plinio el que da datos im portantes sobre la industria del sur de Italia, com o la de lanas (9. 190191).

Sicilia Sicilia fue u n o de los graneros de Roma. C riaba tam bién grandes reba­ ños de ovejas, lo que desarrolló una industria de tejidos de lana favoreci­ da por la legislación de Tiberio (Tac. Ann. 2.33.1). Fam osa fue la fábrica de Aurelius de localización dudosa (IG XIV, 2415, 2). O tras fábricas trab aja­ b a n en C atania y en Siracursa. En la prim era ciudad h ab ía tam bién arse­ nales (CIL X 364). E ra un centro im ­ portante de canteros, com o Siracusa lo fue de escultores, de pintores, de fa­ bricantes de copas y de fundidores, al igual que p or los escultores, fueron famosos D repane y Panorm o; M enae p o r los carpinteros.

A k a l Historia del M und o Antiguo

En Selinunte, Acrae y Agrigentum trabajaron m uchos obreros. Panorm o en C atania y Selinunte eran centros im portantes de joyeros. También los talleres producían gran cantidad de ánforas y de cerám icas. Se conocen los nom bres de m uchos alfareros, D icae en Panorm o, M alius F ortunatus en Siracusa, P rim us en C atania.

3. La industria durante e! siglo I Alfarerías Fam osos eran los vasos saguntinos. Plinio (35. 160) escribe sobre el p arti­ cular: «Se alaba todavía la cerám ica de Samos, vajilla de mesa. La m ism a fama conserva la de Arretium , en Ita­ lia; por sus cálices sólo la de Surren­ tum, H asta y Pollentia; en H ispania Saguntum ; en Asia Pérgamo». Se ha supuesto por algunos investigadores que el naturalista latino alude a la te­ tra sigillata fabricada en Sagunto, pero en la ciudad hasta el m om ento pre­ sente no h an aparecido las alfarerías. Otros autores creen que se trata de ce­ rám ica ibérica. Un taller aretino trabajaba en H e­ rrera de Pisuerga, la antigua Pisaroca, donde han aparecido unos 30 va­ sos del figlinarius de la Legio IIII M acedónica. Alfarerías están locali­ zadas en A bella, Solsona, C orella, U xam a y P am plona y Puerto Real (C ádiz), y de ánforas en la C atria, A zanque, am bas situadas en Lora del Río, El R inconcillo de Algeciras, en Oliva (Valencia), etc. que trabajaron desde el siglo I en adelante. La alfare­ ría de A ndújar (Jaén) produjo vasos desde finales del siglo I en adelante. U n taller fam oso fue el de Tricio (Lo­ groño), del que se conoce un gran n ú ­ m ero de moldes. Es interesante la no­ ticia recogida p o r P lin io (35. 171): «En Pitane, en Asia, y en M axilna y Callet, civitates de la H ispania Ulte-

31

A rtesanado y com ercio durante el Alto Im perio

rior, se fabrican ladrillos, que, ya se­ cos, flotan en el agua; su m ateria es una piedra porosa, excelente cuando se la puede am asar».

Fábricas de vidrio. Arsenales. Fábricas de perfum es P linio (37.94) m enciona fábricas de vidrio en H isp an ia, que seguían el pocedim iento sirio de fabricación. En el siglo II hubo fábricas de vidrio en S anta C olom ba de Som oza (León) y en M a ta ro n Plinio ha descrito bien el trabajo del cobre: 34.94.20. «Vamos a pasar ahora al estudio de las diferentes clases de cobre y sus aleaciones. El cobre de Chipre (del que se hace el cobre coronario y el cobre en ba­ rra). Batido en hojas delgadas y teñido con hiel de toro, el cobre coronario imita el oro de las coronas de los histriones; si se aña­ den seis scupulos de oro por onza, da ho­ jas muy delgadas de pyrope (aleación de cobre y oro). El cobre en barra se prepara también en otras minas (además de las de Chipre), así como el caldarium. Lo que los diferencia es que el caldarium es duro bajo el martillo, en tanto que el cobre en barra le obedece: es maleable, como dicen algu­ nos, propiedad común a todo el cobre de Chipre. Esta diferencia es la misma en las otras minas; porque todo tipo de cobre que se ha refinado cuidadosamente, que­ mando sus impurezas, es cobre en barra. 95. Entre las otras especies, se concede la palma al bronce de Campania, que es el más estimado para los recipientes de uso corriente. Se prepara de varias mane­ ras: en Capua, se funde el cobre con fuego de madera y no de carbón, y se limpia en una criba de encina, después se vierte en agua fría, se le funde varias veces de la misma manera, y se le añaden en la última fusión diez libras de plomo argentífero de Hispania por cien de cobre. De esta mane­ ra se hace más maleable y toma ese color agradable que se busca en otras especies de bronce que han sido tratadas con acei­ te y sal. 96. Se fabrica un bronce parecido al de

A la industria de construcción n a­ val ya se aludió en otro lugar. C onti­ nuó próspera durante todo el siglo II Existió una industria de ungüentos recordada por Plinio (13.26; 16.32).

Fundiciones Bilbilis y Turiaso (Plin, 34.144) tenían fu n d icio n e s c a n ta d a s p o r M arcial (1.49.4). Posiblem ente se seguía con la técnica tan perfeccionada heredada de los celtíberos, de trab ajar las espa­ das celtibéricas. Plinio atribuye a la calidad del agua, donde se sum erge el Campania en muchas regiones de Italia y en muchas de las provincias, pero se aña­ den 8 libras de plomo por cien de cobre y la segunda fusión se hace con carbón a causa de la penuria de madera. Es sobre todo en la Galia donde nos damos cuenta de la diferencia de calidad que produce la falta de combustible. Allí se funde el cobre entre piedras al rojo, y este modo de fusión le quema y se vuelve quebradizo. Por otra parte los galos no lo refunden más que una sola vez, ahora bien, las fusiones repetidas le dan una calidad superior. Es necesario apuntar que con el frío todas las especies de cobre funden mejor. 97. He aquí la aleación que sirve para hacer las estatuas y las tablas: se funde primero el lingote de metal, después se añade a la fundición un tercio de cobre de recuperación, es decir, cobre que se ha rescatado cuando estaba fuera de uso. Este cobre tiene una cualidad particular, que está usualmente limpio y abaldado por el uso. Se le añaden todavía doce libras y media de plomo argentífero por cien de metal fundido. 98. Además se llama bronce, a hacer de los moldes una aleación que da un metal muy tierno, porque se le añade al cobre un décimo de plomo negro y una vigésima parte de plomo argentífero; es así como toma mejor el color denominado greco. La última aleación es la que se denomina bronce de marmita, derivado el nombre de los recipientes que sirven para fabricarlo, y en el cual se añaden tres o cuatro libras de plomo argentífero por cien de cobre. Si se añade plomo al cobre de Chipre se obtie­ ne el color purpúreo en la topa pretexta de las estatuas».

32 hierro, la calidad de los objetos logra­ dos. «Este agua cuya calidad varía con las localidades, ha hecho fam o­ sos ciertos lugares, com o Bilbilis y Turiaso en H ispania. C om o en Italia, sin em bargo, estos puntos no tienen m inas de hierro». Buen exponente de la perfección lograda por los broncis­ tas hispanos son las cabezas de A u­ gusto, conservada en el M useo Ar­ queológico N acional de M adrid, y la de Tiberio de Term ancia y la de una dam a, del últim o cuarto del siglo I. Sin embargo, habla m uy m al de las fu n d ic io n e s h is p a n a s , q u e G a lb a tuvo que esperar la llegada de un b u ­ que con arm as de A lejandría para ar­ m ar las tropas (Suet. G alba 4). H ispania nunca desarrolló u n a in ­ dustria de gran im portancia, com pa­ rable con la de la G alia, aunque la de construcción naval, de salazones y de cerám ica lo fueran.

Industria de salazones Las costas hispanas atlánticas y m e­ d iterrá n eas eran ricas en pesca. Esta ab u ndancia de pesca llam ó m ucho la atención de E strabón (3.2.7), que alu­ de adm irado de ella: «Si son así las tierras del interior de la Turdetania, podría decirse que sus costas son com parables a las riquezas del mar; en general, todas las ostras y las conchas exceden en cantidad y di­ m ensión a las del M ar Exterior. Aquí, sobre todo, pues siendo tam bién m a­ yores las pleam ares y las bajam ares, estos m ovim ientos de la m ar las h a ­ cen aum entar en nüm ero y tam año. Lo m ismo pasa tam bién con todas las especies de cetáceos, oreas, ballenas y m arsopas, que cu ando respiran pare­ ce de lejos que lan zan al aire u n a co­ lum na de vapor. Los congrios se de­ sarrollan allí enorm em ente y sobre­ pasan por su tam añ o en m ucho a los nuestros; tam bién hay m urenas y otros peces de la m ism a especie. Dícese que en C arteía se h a n hallado buccinas y m úrices que pueden contener

A k al Historia del M und o Antiguo

hasta diez «kotylai»; y en la costa de afuera se pescan m urenas y congrios de m ás de ochenta «m nai», pulpos de una «tálanton» de peso, calam ares de dos codos de longitud, y así por el es­ tilo. M uchos atunes que del M ar Ex­ terior llegan a estas costas son gordos y grasosos. N útrense de las bellotas de cierta encina que crece en el m ar m uy rastrera, y que produce frutos en verdad abuntantes. Esta encina se da tam bién profusam ente en el interior de Iberia, y, aunque tiene raíces muy g ra n d es, com o las de u n a en c in a com pletam ente desarrollada, su tron­ co es m enor que el de una pequeña; produce, sin em bargo, tan to fruto, que después de la m area alta, así la costa de la parte interior com o de la exterior de las C olum nas, queda cu­ bierta de las que arroja la pleam ar. N o obstante, las bellotas de la parte dentro de las C olum nas son siem pre m ás p eq u e ñ as y se e n c u e n tra n en m ayor cantidad. Y dice Polibio que dichas bellotas llegan hasta el M ar Latino, si no las producen tam bién, añade, el M ar Sárdico y la tierra veci­ na. Y cuanto m ás se acercan los atu ­ nes viniendo desde el M ar Exterior a las C olum nas, tanto m ás adelgazan, por falta de alim ento. Son estos peccs u n a especie de cerdos de m ar, porque apetecen las bellotas y engordan ex­ traordinariam ente con ellas, hasta el punto que nacen tanto m ás atunes cuanto m ás bellotas produce el mar». Las fábricas de salazón citadas por el geógrafo griego, a com ienzos del P rincipado, debieron trabajar hasta la crisis del siglo ill. Estrabón en el li­ bro III de su Geografía m enciona fá­ bricas de salazón en M ellaria, Baelo y en toda la costa m eridional, en M á­ laga, en Sexi, y en C artagonova, que producía la m ejor conserva. En esta últim a la explotaba una com pañía de publicanos que explotaban tam bién la sal y com o subproducto la pesque­ ría. Producía el famoso garum socio­ rum', tan cotizado en Roma. Sobre su calidad escribió P linio (31, 94): «Ac­

33

Artesanado y com ercio durante el Alto Im perio

tualm ente el garum m ejor se obtiene del pez escom bro en las pesquerías de C artago E spartana. Se conoce con el nom bre de sociorum . D os congrios no se pagan con m enos de m il m one­ das de plata. A excepción de los u n ­ güentos, no hay licor alguno que se pague tan caro, dan d o su nobleza a los lugares de donde viene». G argilio M arcial describe la fabri­ cación del garum , que se preparaba en u n a vasija de 30 litros de capaci­ dad. E n el fondo se colocaban hier­ bas olorosas, com o tom illo, orégano, m enta, hinojo, anís, albahaca y otras parecidas. A co n tin u ació n se ech a­ b an trozos de diferentes pescados: sardinas, sardas, salm ones, anguilas, etc. Se cubría todo con sal. Se dejaba descansar todo siete días y se rem ovía du ran te otros veinte. Valía alrededor de 150 sestercios el litro. Viveros de peces m enciona Plinio (9, 92) en Carteya, que tenían cercas y guardianes acom pañados de perros. Estos viveros eran m uy num erosos (Plin. 9.49). O tras fábricas se h a n h a ­ llado en Baria, la actual Villaricos en

A lm ería, con gran núm ero de aljibes, en M álaga y en Baelo, ésta m agnífi­ cam ente situada en el Estrecho de G i­ b raltar en la trayectoria que tom aban los atunes, siguiendo las corrientes m arítim as. La c iu d ad se fundó en función de la pesca del atún. Los de­ pósitos alcanzan los 1.500 m etros cú­ bicos. La sal debía proceder de fuera del lugar. Los trabajadores em plea­ dos eran indígenas. En opinión de M. Ponsich, com o los atunes bordeaban la costa de M auritania antes de entrar en el M editerráneo, los m ism os m ari­ neros, pescadores y obreros especiali­ zados trab ajab an prim ero en M auri­ tania (T ham usida, Lixus, Konas, Tahadart, Cotta, Z ah ara) y después el Estrecho de G ib raltar. El personal em pleado era m uy num eroso, com o se deduce del hecho de que ju n to a las fábricas existían el cem enterio, unas term as y un tem plo, pero no hay casas en las proxim idades. Todas es­ tas edificaciones aparecen ju n to a las fábricas de salazones, com o en Tlonas, en Tahadart, en Cotta, en Zanara, en A lcacer Seguer, en M elania y en

Detalle del llamado Mosaico de los Pájaros de Itálica.

34 Venta del Tito, etc. La riqueza de Baelo, que queda m agníficam ente refle­ jad a en los edificios públicos, tem ­ plos, teatros, tabernas, foro, etc. y en sus n ec ró p o lis p ro c e d e e x c lu siv a ­ m ente de las fábricas de salazón que requerían unas ricas com pañías de publicanos con fuertes conversiones de dinero y u n a organización de dis­ tribución de los puertos m uy perfec­ cionadas. Todas las fábricas del Es­ trecho tienen la m ism a planificación y es probable que pertenecieran a la m ism a com pañía de publicanos, ta n ­ to las del sur de H ispania, com o las de la costa atlántica de M arruecos. En un gran edificio de Baelo se sala­ ba el pescado en el prim er piso. Tenía cubas defendidas del sol y de la lluvia por unas techum bres. Las salas esta­ ban aireadas p or ventanas. En el piso superior se salaba el pescado, o será, quizá, un alm acén de ánforas vacías. Las fá b ric a s no c o n ta b a n con u n puerto propio y o b tenían el pescado de la alm adraba. Los atunes se saca­ ban a la arena y eran introducidos en un depósito. Se les alm acenaba des­ pués en otros dos, hasta que estuvie­ ran bien lim pios de sangre y de sal. En otra sala contigua eran troceados y colocados en cubas con sal. Este m ism o procedim iento se repetía en todas las fábricas, que ocupaban el li­ toral del M ediodía de H ispania.

Britannia Desde el prim er m om ento de la co n ­ quista de B ritannia por Rom a, se des­ arrolló en la isla la industria, alrede­ dor de la ciudad con artesanos, que vendían sus propios productos que fabricaban. Carecieron estos artesanos de originalidad, sim plem ente copia­ ron los objetos rom anos. De los p ri­ meros años de la conquista se conoce en C hichester u n colegio de artesa­ nos. Los tallerçs estaban en función de que las ciudades se conviertan en m ercados de la región. Las ciudades se esp ecializan en diferentes m ate­

A ka! Historia del M undo Antiguo

rias; así, Silchester en productos de tintorería, W roxcester en las de hierro y C astor en la cerám ica. C handow n tenía fábricas de toda clase. Algu­ nas ciudades tenían talleres m uni­ cipales com o Glocester, alfarería de tejas. Era frecuente que las aldeas de los indígenas se dedicaran a alguna arte­ sanía, com o la de Anglesey, que tra­ b ajaba el cobre. O tras aldeas poseían alfarerías. Estas aldeas trabajaban para los procuradores rom anos o para los dueños privados. Es dudoso si los h a­ bitantes de estas aldeas indígenas eran esclavos o asalariados. Están docu­ m entadas artesanías de asentam ien­ tos civiles en los lugares m ilitares, com o la fam osa industria de broncis­ tas en B rough-under-Stainm ore, que entrem ezclaba en sus productos los estilos celtas y rom anos. H abía tam ­ bién artesanos am bulantes, que eran de condición libre. Las legiones contaban con artesa­ nos para cubrir sus necesidades, lo mismo que las tropas auxiliares, como alfareros y tintoreros, donde trabaja­ b an los soldados, próxim os a las ciu­ dades m ilitares, com o ju n to a la Le­ gio XX acuartelada en Holt. Son escasos los restos de fábricas estatales. La distribución de los fun­ didores de hierro coincidía con las m inas de hierro. La zona principal de fundiciones fue Weald, a la que siguió Forest od D ean. El m étodo de trabajo era m uy prim itivo. C on la ayuda de los m etalúrgicos rom anos se produje­ ro n p la n c h a s de h ie rro m aleab le, com o en Corbridge. Los broncistas siguieron trab a jan ­ do durante el Im perio R om ano. Se conocen varios tipos de hornos, como los de W roxeter, de B rough-underSaintm ore, y de Fauwix. Las indus­ trias del bronce florecieron principal­ m ente durante el siglo I y II. A final del siglo II p or causas desconocidas estaban en retroceso las fundiciones. A parecen ah o ra bronces que n ad a tienen que ver con la tradición celta, y

35

Artesanado y com ercio durante el Alto Im perio

que se relacionan con el estilo con­ tinental. La plata se utilizaba en gran escala p ara ad o rn ar los objetos de bronce. Los obreros especializados en trab a­ jos de plata en época rom ana fueron m ás bien presos. M uchos de ellos se­ rían forasteros. Tam bién se conserva alguna docum entación sobre los au ­ rifices, com o en M alton, Yorks (CIL VII 265). M uchos aurifices trabajaron en las m inas de oro de D olancothy, donde h abía m uchos talleres de fun­ dir metales. En W ilderspool hubo fábricas de cristal. Se han encontrado hornos de fundición, crisoles, escorias de vidrio, y otros detritus y piezas ya acabadas de vidrio. O tras fábricas existieron en C aistor-next-N orw ich y en W roxeter, donde se halló un fragm ento de vi­ drio ju n to a un horno, fechado entre los años 75-100. M ás de 100 alfarerías y tejares, p er­ tenecientes a la Legio XX, se conocen en Holt. E stán concentradas princi­ palm ente en el noroeste de Kent, en New Forest, en el valle del Neue, en las proxim idades de Castor, en el va­ lle del Támesis y en el norte. Esta industria tuvo tres fases en su historia. Al principio de la conquista eran fábricas locales, que abastecían la dem anda local, con gran variedad de unas zonas a otras. D espués se centró en los lugares im portantes. En el Bajo Im perio estos centros fueron d estru id o s p o r las in v asio n es b á r ­ baras. Las alfarerías cu b rían la dem anda local, salvo si se trata b a de piezas de lujo. E n Colchester trabajó u n a de estas alfarerías. La calidad de las cerám i­ cas varió m ucho de unos talleres a otros. En los cuarteles de Holt, y en los próxim os a Caerlem , los dibujos y la técnica m ás bien fueron rom anos que celtas. Las cerám icas de Kentish seguían m ás bien m odelos celtas. Los asentam ientos de los alfareros eran m uy variados. En H olt los alfa­

reros vivían en barracones m ilitares con baños. El oficial que vigilaba los trabajos, viviría en una villa de corre­ dor. U nas cuantas casas del valle del Neue, de planta rom ana, indican que la industria era propiedad de unos alfareros. Los alfareros de N ew Forest debían ser itinerantes. Las alfarerías de York­ shire estaban en m anos de indígenas que trab ajab an bajo control militar. Se han hallado m uchas m arcas de ladrillos. Es corriente la estam pilla h a l l a d a en S ilc h e s te r N e r ( o n is ) C l(audi) C ae(saris) A ug(usti) G e r ­ m anici). Tejas de la Legio II Augusta son m uy abundantes en Caerlen, Sea­ ton, Sixth, etc. Doce unidades de tro­ pas auxiliares tenían tejares propios. Tam bién se han hallado en B ritannia tejares de propiedad privada, en Plaxtol y G loucestershire. La co n stru c­ ción del Vallum H adriani requirió un gran núm ero de canteras. La industria textil estuvo vinculada con las villas com o en D arenth, con un gran batán. U n batán de dim en­ siones más pequeñas se conoce en G loucestershire. Un tercer batán se halló en la villa de Tilsey. En el barrio situado en el noroeste de Silchester, hubo fábricas textiles, sin poder precisar cuándo y durante cuánto tiem po existieron, que tuvie­ ron una gran im portancia en la vida económ ica de la ciudad.

Galia Este país, desde el comienzo del Princi­ pado, rivalizó con Italia en los p ro ­ ductos industriales. C om o escribe M. Rostovtzeff, «desde m uy pronto G a ­ lia había dem ostrado u n a rara capa­ cidad industrial. Bajo la dom inación rom ana continuó desarrollándose en gran estilo, y no tardó en rivalizar se­ riam ente con Italia en la producción de artículos genuinam ente itálicos en su mayoría hasta entonces, tales como la cerám ica con relieves y las m an u ­ facturas de metal».

36 A partir de Augusto apareció la ce­ rám ica fina, que era una im itación de la itálica, decorada a veces con relie­ ves y figuras. La industria m ejor co­ nocida en el siglo I es la cerám ica gala, según se ha indicado ya. En la N arbonense los alfareros llegados de Italia introdujeron la técnica y fabri­ caro n cerám icas de tipo itálico. A p artir de Tiberio trabajaron intensa­ mente. Los talleres son los de G ranfesenque, de Banassac, de M ontana en el Tars. Otros talleres se h allab an en el norte del país en Saint-Rém y-enRollat, en Vicky y G arm at. La G ranfesenque es la fábrica m ás im p o rtan ­ te. La arena se obtenía de las proxi­ m idades, en un a extensión de 1 km de lado, los vasos son lisos o deriva­ dos, frecuentem ente llevan los nom ­ bres de los alfareros, en núm ero de más de 6.000. C ada alfarero tenía unos tem as decorativos. Tam bién se distin­ guen unos alfares de otros por el b a r­ niz, el color y la pátina. A com ienzos del reino de Tiberio las cerám icas de la G ranfesenque se exportaban ya al ejército del Rhin. En los años del gobierno de C laudio, los alfares de la G ra n fese n q u e p ro d u ­ cían gran cantidad de vasos. Se trabajó en los alfares hasta el año 700. Expor­ taron sus productos p o r el puerto de N arbona y h acían com petencia a los de los otros alfares de A quitania y de N a rb o n a. T am bién e m b a rc a b a sus productos por Port de Galères. D u ­ rante los años de C laudio y de N erón invadió esta cerám ica el R hin y Bri­ tannia, donde se m antuvo hasta Tra­ jano. En época de D om iciano llegó a Escocia. Tam bién llegaron estos va­ sos a Italia y a H ispania, aprovechán­ dose de la decadencia de la cerám ica itálica a partir de Tiberio. La industria de la G ranfesenque era intensiva y económ ica. A partir del reino de D om iciano los alfares de Lezoux en traron en com petencia. Los alfares de B enassac y de M o n tan s tam bién com enzaron a decaer en su producción.

A kat Historia del M undo Antiguo

La G ranfesenque se encontraba en franca decadencia en tiem pos de Tra­ jano. De los alfares de Lezoux se co­ nocen 3.000 nom bres de alfareros con m ás de 15.000 estam pillas y 160 h o r­ nos de cocción. Tenían unas 70 ofici­ nas diferentes. Los alfares de Lezoux d atab an de poco antes de la conquis­ ta rom ana. D urante el prim er tercio del siglo I continuaron con las viejas técnicas. A p artir de C laudio im ita­ ron la decoración de la G ranfesen­ que. A p artir del 75 com enzaron a producir en grandes cantidades. Inno­ vaciones im portantes en la forma y en la decoración se debían a Libertus. El período cum bre de la producción de Lezoux va del 75 al 110 o 120. Des­ de A driano declinaron la producción y la calidad, y sufrió la com petencia de otros alfares hasta que desapare­ ció con motivo de las invasiones del siglo III. Lezoux exportó sus produc­ tos al Rhin, D anubio, B ritannia y a los cam pam entos m ilitares. Entre los años 80 y 90 se instalaron nuevas alfarerías en los C am pos D e­ cum anos, que d esaparecen en 102, con el desplazam iento del ejército de Vindonissa. U nos alfares em igraron a Brigantium, oros a Argentorate, y unos terceros a Alsacia. Entre los años 85 y 90 trab ajab an los alfareros e Heiligenberg, vasos de color rojo. A partir de com ienzos del siglo II m uchos altareros se establecieron en Lezoux. Los alfares de H eiligenberg se encuentran en pleno rendim iento entre los años 110 y 120. P ro n to e n c o n traro n estos alfares otras concurrencias, com o los alfares de Metz, que se establecieron al m is­ mo tiem po que los de Heiligenberg y que produjeron cerám ica durante la prim era m itad del siglo II. Otros alfa­ res son los de R heinzabern ju n to al R hin que estaban mejor situados para colocar sus productos en G erm ania, donde hacia el año 50 se instalaron las fábricas de ladrillos. El trabajo aum entó después del 70. A partir de D om iciano el ejército

37

A rtesanado y com ercio durante el Alto Im perio

estableció sus talleres en el territorio conquistado. Se ab a n d o n aro n las fá­ bricas de ladrillo de R heinzabern en beneficio de las de H edderuheim . Al­ rededor del 125 alfareros de Heiligenberg se estab leciero n en R h e in z a ­ bern, al igual que bajo A d rian o y A ntonino Pío. H acia el 170 los alfare­ ros de R heinzabern se desplazaron a W esterndorf en Retia. Ello ocasionó la decadencia de los alfares renanos. Los talleres de R heinzabern m ono­ polizaban la cerámica a mediados del siglo II. Los alfares locales co n tin u a­ ron durante todo el siglo I producien­ do cerám icas com unes de color negro y rojo. A com ienzos del siglo II au ­ m entan las alfarerías. Los m odelos se pasaron de unos talleres a otros, sin que funcionasen alfareros am b u lan ­ tes. Otros alfares se localizan en Ittenwiller, Jobsheim , en W indisch y en Badén, etc. Las alfarerías de A rgonne estaban

discrim inadas p o r m uchos pueblos. Los mismos moldes, estam pillas y el m ism o estilo se repite en hornos dis­ tantes. C om enzaron estos talleres a trab ajar a m ediados del siglo II. Las revueltas de tiem pos de M arco Aurelio hicieron que los alfareros de­ jara n sus talleres. Los alfareros em i­ graron. Los alfareros fabricaban la cerám ica que vendían los m ercade­ res, citados en inscripciones de Lizon, Metz, C olonia, W iesbaden, etc. Varios casos de la G ranfesenque llevan escritos grafitos con indicacio­ nes: el nom bre del alfarero, el n om ­ bre de vaso, las dim ensiones y el n ú ­ mero. Se ha discutido sobre el signi­ ficado de los grafitos. Es dudoso, que se trate de cuentas para el pago, o pe­ didos de los negotiatores, etc. Estos grafitos in d ic a n u n a o rg a n iz a c ió n m uy perfeccionada de la producción. Algunas veces se m encionan, al pare­ cer, los nom bres de los controladores.

Detalle del Mosaico de Neptuno: Pigmeo y grulla. Procede de Itálica.

38 E n la G ranfesenque funcionaba un colegio de alfareros. E n algunos vasos se leen dos n om ­ bres, uno en el exterior entre la deco­ ración, que es el del artista, y el del fondo del vaso es el artesano. No a p a­ recen los nom bres de los propietarios, n i la c o stu m b re d o c u m e n ta d a en Arezzo de colocar el nom bre del es­ clavo alfarero y del dueño. Las pe­ queñas alfarerías estaban asociadas. Los obreros y los m odelos y los m ol­ des p asaban de unas a otras. No exis­ tían rivalidades entre las alfarerías. Los vasos eran iguales en la técnica, la decoración, el b arn iz y la calidad. En la G alia se desarrolló una in ­ dustria de broncistas de im portancia.

Provincias danubianas Com o ejem plo de la industria alca n ­ zada en estas provincias, baste recor­ d ar la industria del Norico, donde se docum enta u na dem anda de bienes de consum o y de objetos de lujo. Bajo los Flavios y A ntoninos se desarrolló la industria textil en Solva, Virunum y Aguntum . La industria unas veces se hacía en casas privadas, otras en las ciudades y otras era estatal. Las h e­ rram ientas de trabajo se producían en Tentschach y G um m en. Fábricas de ladrillos trab ajaro n en Juvavum , en A guntum , en Teurnia, en Celeia y en Solva.

Africa durante los siglos I II África desarrolló m ucho las alfare­ rías en función del com ercio de ex­ portación del aceite, principalm ente a p artir de C om m odo. Las lucernas iban decoradas con tem as anim alísticos, m itológicos y escenas de género tom adas de las lám paras itálicas. In ­ cluso una producción, como la de Navigius en su alfarería de El Aouja, se d en o m in ab a itálica." Se ex p o rtab an los vasos y lucernas a H ispania, a G a ­ lia, a Sicilia, a Italia y a D alm acia. En C artago se ha descubierto u n a alfare­

fik a l Historia de l M undo Antiguo

ría, que tenía lám paras y m oldes de relieves. Al parecer trab ajab an m u­ chas pequeñas alfarerías. A veces se decoraban las piezas con escenas afri­ canas, com o lo hacía C. Iunius Draci, cuyas cerám icas se hallan en Ita­ lia, C erdeña y África. Las cerám icas de la alfarería de T huburnica estaban decoradas con temas africanos. Los al­ fares de N av ig iu s y de P u lla e n u s f a b r ic a b a n ta m b ié n te r r a c o ta al igual que una de Caesarea. Algunos te rra c o ta s con esta m p illa s re cu er­ d a n m ucho a las galas. Las regio­ nes c o n ta b a n co n a lfa re ría s p a ra fabricar ladrillos (C IL VIII, p. 911, 2171-3). Otra industria floreciente fue la jo ­ yería en Cuicul, donde había un b a ­ rrio de artesanos, que trab ajab an el bronce, el vidrio y la cerám ica y en el que se ocupaban m uchos obreros. En H ippo Regius se h a n detectado huellas de panaderías, de m olineros, de ceram istas y de un arm ero. M agní­ ficamente describe Apuleyo (Met. 9.12) el trabajo en un m olino y las condi­ ciones desastrosas en que se encon­ traban hom bres y bestias condenados a un trabajo agotador: «Allí había muchísimas caballerías d e s c rib ie n d o m ú ltip le s c írc u lo s y arrastrando m uelas de diversos cali­ bres. N o bastaba el día; la m aq u in a­ ria seguía girando sin p arar durante la noche y fabricando aquella harina com o fruto de la noche en vela. Pero a mí personalm ente, sin duda para no asustarm e con las prim icias del servicio, el nuevo dueño me trató con todos los honores de u n huésped dis­ tinguido. Pues aquel prim er día me dio fiesta y abasteció mi pesebre con pienso en abundancia. Pero aquella felicidad del descanso y la sobreali­ m entación acabó con la jornada: al día siguiente m e veo enganchado de buena m añ an a a la m uela m ayor que, al parecer, había; al punto me tapan la cabeza y me ponen en m archa so­ bre el ruedo de aquella pista sinuosa. E n aquel círculo sin principio ni fin,

39

A rtesanado y com ercio durante el Alto Im perio

pisando sin cesar mis propias h u e­ llas, podía correr librem ente sin p er­ der el rum bo. N o obstante, com o no había perdi­ do p o r com pleto mi sagacidad y p ru ­ dencia, me mostré torpe en el ap ren ­ dizaje del oficio; y aunque, cuando vivía como hombre entre los hombres, hab ía visto fu n cio n ar m áquinas de esta clase; sin embargo, aparentando no tener experiencia ni idea de la ta­ rea, me hacía el tonto y perm anecía inmóvil. Me figuraba que, si me con­ sideraban un tanto inepto y bastante inútil para ese m enester, me darían otro trabajo cualquiera, pero siem pre m ás llevadero, o tal vez h a sta me m antendrían sin empleo. Pero en vano acudí a esa estratagem a: salí perdien­ do. En efecto, de pronto, me rodeó un a m ultitud arm ad a de estacas, y cuando, por tener tapados los ojos, m enos me lo esperaba, a u n a señal convenida, dan una voz y descargan sobre mí una lluvia de estacazos; la algarabía me aturde de tal m odo que, a b a n d o n a n d o to d o s m is cálcu lo s, cargo en seguida y de la m anera más adecuada todo mi peso sobre la soga de esparto y doy unas vueltas a paso ligero. El cam b io re p en tin o de mi co n d u cta hizo reír a toda la com ­ pañía. H ab ía tra n sc u rrid o ya la m ayor parte del día y me h allaba agotado, cuando me desengancharon la soga de esparto y, libre ya del brazo de la m áquina, me llevan al pesebre. A un­ que sum am ente cansado, con ansias de reponer fuerzas y m uerto de h a m ­ bre, no obstante, distraído y pendien­ te de mi curiosidad habitual, sacrifi­ qu é la co p io sa c o m id a que ten ía d e la n te p a ra e x a m in a r con cierto agrado la organización de aquella in ­ deseable em presa. ¡B ondad divina! ¡Qué desechos h u m anos había allí! Aquella gente tenía la piel m arcada de arriba abajo p or las m oraduras del látigo; su esp ald a cicatrizad a, m ás que cubierta parecía som breada por an d rajo s entrecosidos; algunos tan

sólo cubrían su bajo vientre con un pañ o reducido a la m ínim a expre­ sión; desde luego, todos iban vestidos com o para lucir su cuerpo a través de los harapos: tenían letras grabadas en la frente, la cabeza m edio rapada, los pies con anillas; desfigurados ya por su color lívido, el hum o de los hornos y el vapor del fuego les ha cham usca­ do los párpados hasta dejarlos medio ciegos. Y así com o los atletas se salpi­ can de arena fina antes del com bate, esta gente lleva una sucia m áscara b lan ca que es m ezcla de ceniza y harina. Y ahora, refiriéndom e a mi com pa­ ñía de caballerías, ¿qué podría decir y en qué térm inos me podría expresar? ¡Qué vejestorios, los m ulos aquellos! ¡Qué recua de jam elgos im potentes! A lrededor del pesebre, donde sum er­ gían sus cabezas, trituraban m onta­ ñas de paja: resollaban los cuellos ul­ cerosos y p u ru le n to s , las flácid as m em branas de sus fosas nasales se distendían bajo el im pulso de una tos incesante, su pescuezo estaba gangre­ noso por la rozadura perm anente de la soga de esparto, sus flancos esta­ b a n desollados h asta los huesos a fuerza de latigazos; sus pezuñas se hab ían ensanchado enorm em ente en la interm inable m archa sobre el rue­ do; y su piel era toda asperezas como consecuencia de los años, de la sarna y de la decrepitud. El deplorable cuadro de tal socie­ dad era para mí un tem ible augurio». U n gran m olino m ovido por una bestia y con un esclavo se representa en un relieve de Ostia. Est tipo de m o­ lino se introdujo en R om a en época de Sila. T rituraba a los esclavos que lo movían. En el sarcófago de A nnius Octavius, hoy en el M useo Laterano de R om a, dos esclavos m ueven la viga de un molino. Las inscripciones africanas aluden a un gran núm ero de oficios, com o a V itulus, p la te ro de C a esa rea (C IL VIII 21106), y a Félix... fabricante de ungüentos y de perfum es que vivía en

40

la m ism a ciudad. Dos m onum entos fu nerarios están dedicados p o r los com pañeros, lo que indica que en el oficio trab ajab an varios obreros (CIL VIII 9427). A rtesanos de varios p ro ­ ductos trab ajaro n en U tica (14314); bataneros en C artago (CIL 12575), en M actar (CIL VIII 23399), en Gigthis (ILA 22), y en Lam baesis (CIL VIII 396); cardadores (varios) de lan a (ILA 396) en Cartago y H adrum etum (uno); fabricantes de tejidos (varios) en Vo­ lu b ilis (C IL V III 21848), d o n d e se m e n c io n a u n colegio, y v ario s en T h uburbo M aius (ILA 243). Tam bién se m enciona a fabricantes de telas p ara el ejército; era uno esclavo im ­ perial (CIL VIII 15234) en H ippo Regius: a un zapatero, en M orset (CIL VIII 16710); a u n alfarero en M edauros (CIL VIII 16877); a un pan ad ero en esta ciudad (C IL VIII 16921); a u n herrero en T ubunae (CIL VIII 4487) y en Tebeste (CIL VIII 16533); a un constructor (ILA 462) en Bula Regia: a un cantero en K aironan (ILA 79), etc.

Egipto En la Historia Augusta (S aturn. 8), obra de finales del siglo IV, que alude a la industria intensa de A lejandría en el siglo II: «U nos soplan el vidrio, otros fabrican papiro, todos tejen el lino, o practican algún otro arte. Los cojos en cu en tran su ocupación, los eunucos tienen tam bién la suya, ni si­ quiera los m ancos perm anecen sin un a ocu p ació n » . E strab ó n (16.756) m enciona los obreros del cristal en Alejandría. Fábricas de m illefiori que trab ajab an en Thebas, exportaban a la India (Peripl. 6). A la fabricación del papiro. Plinio (13.71) ha prestado especial atención a la descripción del p apiro y a los procedim ientos de fabricación. Sobre la in d u sria del p ap ifo se conserva m ucha docum entación, com o co n tra­ tos de pago del año 20. El tanto por ciento de interés del 24% p o r la dem o­

Aka! Historia del M u n d o Antiguo

ra en el pago fue fijado p o r un decre­ to, o de Augusto o de alguno de los prim eros prefectos. Por uno concreto de distribución de papiro del año 13, se ded u ce que el in terés solía ser del 12%. La tercera in d u stria citada en la Historia Augusta es la del linó, que es­ tab a m uy extendida en Egipto, no sólo en A lejandría. Fábricas de lino trab a jab an en Arsinoite, en Thebas, Sinaru, Cynopolite, Xoitic, y Panopolite (Str. 17.813). A esta industria alude Plinio (19.714). C on la industria del lino iba unida la de la tintorería. A lejandría era fam osa por las fá­ bricas de perfum es y ungüentos. Tam ­ bién había fábricas de especias y de alfareros, al igual que en Thebas. Se prestaba especial atención en la ciu­ dad a la construcción de barcos, debi­ do a la im portancia excepcional del puerto, por el que se exportaban todos los productos de Egipto. Era el centro m ercantil m ás im portante de todo el O riente (D io 37, 36-40). El Alto Egip­ cio p rod ucía bálsam o. En la corte egipcia la industria de conserva era floreciente, P linio (37, 36) recuerda varias piedras preciosas procedentes de E g ip to , q u e se ta lla b a n en la ciudad. Los contratos de arriendo de m oli­ nos y de presas de aceite son im por­ tantes por los datos que contienen, sobre su alquiler y funcionam iento. E n T headelphia, en el año 102, se fir­ mó u n contrato de un motivo privado por 2 años, p o r 180 dracm as al año, una artala de pan y 4 gallos. E n el año 109 se arrendó en Oxyfrinchus una presa de aceite por 2 años al pre­ cio de 140 dracm as, por año, 100 la­ drillos y otros variantes productos. En el año 116 se arrienda en la m is­ ma ciudad una panadería del m uni­ cipio. En el año 170-7, en A rsinoite se arrendó u n m olino privado por 4 años al precio de 200 dracm as por año. A veces u n a m ism a persona controlaba varios m olinos, com o sucedía en El Fayum, en el año 54, con Hereius. Por

41

A rtesanado y com ercio durante el Alto Im perio

un contrato del año siguiente de Heraclia se sabe que la prensa de aceite a rre n d a d a p or H ereius h ab ía sido propiedad de Sarapion, pero que en ­ tonces era de propiedad im perial. En otro contrato del 137 de Socuopaei Nesus el tem plo proporciona las bes­ tias p ara m over el m olino y el arren ­ datario para la tasa requerida p o r el Estado por los anim ales. La concesión llevaba consigo el de­ recho de vender el aceite, pero la re­ colección de la tasa de la venta parece que pertenecía al contratante que re­ cibía tal concesión del m onarca. Ello se deduce tam bién de u n diplom a del 162/163 de Heraclia. E n esta últim a ciudad, en 167 o 199, un m olino perte­ necía a una corporación de un tem ­ plo. El arrendatario pagaba 120 dracmas al año. U n docum ento de Socnopaei N e­ sus, del año 50. habla de una tasa en la fabricación de ladrillos. En el año 112, en C ercethoeris, la fabricación de ladrillos era un m onopolio estatal.

Siria Según se indicó ya (Plin. 36.191), el vidrio soplado se inventó en la costa de Siria en el siglo I. El Talmud tam ­

b ién recoge m u ch as referencias al procedim iento de fabricar vidrio. El fabricante de vidrio m ás famoso fue Eurrion de Sidón. Otros fabricantes im portantes de Sidón fueron Artas, Eirenaios, de época de Augusto, Jason, Truphon, Megas, Ariston, Neikon y Neikias. Tam bién se elaboraba el papiro y se fabricaba pergam ino. En B ahlom a se desarrolló una in­ dustria del tejido, al igual que en Gerasa, Borsippa, y N aende, producían lin o y la n a s , N e h a r-A lb a tejid o s, D ura-E uropos textiles, al igual que Laodicea, Berytus, Byblos y Tiro. Pa­ ños confeccionaba N ew rash en Pa­ lestina, e Itsha tejidos finos. Siria se hizo tam bién fam osa por sus broncistas, principalm ente Sidón. El Talm ud alude a objetos de hierro, de bronce y de plom o, y de carpinte­ ría. En Palm ira se trab ajab an el oro y la plata. Broncistas había en Berytus y sobre todo en Jerusalén. Alfares tra­ b ajaban en Fenicia, Siria, M esopota­ m ia, P alestina y los N abateos. En D ura E uropos había u n a industria del cuero, zapatos y otros objetos. Es­ tos artículos estuvieron de m oda en Palmira. E ran num erosos los panaderos y carcineros. El Talm ud m enciona a los

Bajorrelieve de mármol representando la destrucción de los registros de impuestos atrasados. Curia de Roma (Siglo II).

42 perfum istas, a los carpinteros y a los tintoreros.

Grecia Varias localidades com o Laconia se dedicaban a los tejidos pintados de púrpura. En Bulis, en Focis, la m itad de la población vivía de esta industria (Paus. 10.37.3), que tam bién se docu­ m enta en Tesalia y en la isla Gyarus. La industria textil m ás im portante se hallaba en Patrae. Arnorgos producía prendas de vestir finas, al igual que Cos (Plin. 4.62).

A k a l Historia de l M u n d o Antiguo

obreros en carg ad o s de lavarla, los que la preparaban, los bataneros y los tintoreros, pero no se alude a los h i­ landeros. A los tejedores sólo se citan en trabajos delicados, com o la tapice­ ría, o ciertas prendas. Es probable que los hilanderos y tejedores trab a­ jaran en casa. Estos oficios estaban en m anos de esclavos y de mujeres. La preparación de la lana se hacía en casa, y los paños tejidos se term ina­ ban en los talleres por obreros espe­ cializados. U n m ercado funcionaba en Laodicea, donde se reunían bata­ neros, tintoreros y fabricantes de p a­ ños (IG R P IV, 863).

Asia Menor Asia M enor, desde el período arcaico de Grecia, desarrolló una im portante industria textil que se m antuvo flore­ ciente du ran te el Im perio R om ano. Los centros más im portantes fueron en este aspecto M ileto (H or. Epist. 1.17.30, Verg. Gerog. 3, 306; Colum. 7.2.3; Plin. 8.190), Percote, Palaescepsis y C jam breium en M isia. Frigia fue famosa por la invención de las telas bordadas (Plin. 8.196). Según Plinio (7.196), a Sardes se atribuía la inven­ ción de los tintes. En época rom ana hay constancia de m uchos tintoreros (IGRP IV, 1239, 1242, 1213, 1250,1265), que trab ajab an principalm ente en L i­ dia. En Filadelfia se trabajaba la lona. C entros im portantes en la industria textil de la lana fueron Saittae y Efeso. Tralles tuvo tintorerías, al igual que Cicico; Miletopolis trabajó la púr­ pura. En época rom ana la prim acía en el trabajo de la lana pasó de Mileto a Laodicea con las ciudades de Hierapolis y C olossae (Str. 12.8.16). P li­ nio alaba la lana de G alatia y m en­ ciona sus tintes rojos (29.33 Str. 12.6.1). C hipre era fam osa por la púrpura. Sobre la organización de esta in ­ dustria textil se tienen algunos datos. En u na inscripción de H ierapolis, se m enciona a un consejo con poder de decisión. Se describe en ella todo el proceso de elaboración de la lana, los

Industria de lino Era floreciente entre la clase baja de Tarso a com ienzos del siglo II (Dio Chrys. 34, 21-3). En A nazarbus se do­ cum enta una cofradía de obreros de lino en el año 136. C lem ente de Ale­ jan d ría (Paed. 2. 10) indica que en su tiem po los vestidos de lino se com ­ prab an en Egipto, Judea y en Cilicia. Tam bién funcionaban talleres de lino en A m orgus. P lin io (7, 196) alab a A rachiae por la invención de los teji­ dos de lino y de red. Las inscripciones de Asia M enor d an datos sobre la existencia de una Asociación de obreros de lino en Thyatir y en Tralles y de obreros de toa­ llas en Éfeso. Fam osas fueron las toa­ llas de Éfeso. de Cicico. de A labanda y de Mylase (Plin. 19.179). Los vestidos transparentes de Cos fueron famosos en todo el Im perio. Los usaban las dam as libres de pre­ juicios m orales. Su uso era censurado por los m oralistas y poetas de la épo­ ca J u lio -C la u d ia . com o P ro p crcio (1.2.2), H oracio (Sat. 1.2.101), Tibulo (2.3.53,429), Ovidio (Ars Amat. 2.298), S é n e c a (D e B en ef. 7.9.5), P erse o (5.135) y Lydus (De Mag. 2.13). A ellos alude Plinio (11,76 s.), lo que indica que en su tiem po se seguían p ro d u ­ ciendo. Las inscripciones de Asia M enor

43

Artesanado y com ercio durante el Alto Im perio

m enciona m ucho a los curtidores y a los zapateros. Luciano (Dial. Meret. 14, 2 s.) cita las san d alias doradas de Potara. Famosos eran los zapatos de C arie y de Colofón. C urtidores y za­ pateros recuerdan las inscripciones de T hyatira, de M itilene, de Éfeso, de Attaleia en Lidia, de Filadelfia, de Apamee, de C ibyra y de Termesos. El pergam ino se inventó en Pérgamo, según Varrón. En el siglo II a. C. se introdujo en Rom a. Se utilizaba en libros de lujo y caros (M arc. 14. 184, 188, 190). Tam bién funcionaron talleres dedi­ cados a curtir las pieles. Un im por­ tante m ercado de pieles se docum en­ ta en Caesareia M azaea. Rodas pro­ ducía la cola preferida por los pinto­ res y m édicos (Plin. 28.236). El Ponto o b ten ía la cola del pescado (P lin. 32. 73). Las p a n a d e ría s eran n u m ero sa s tanto en las grandes ciudades com o en las pequeñas. Están atestiguadas asociaciones de p anaderos en T hyati­ ra y Éfeso. En cada ciudad trab ajab an uno o dos broncistas, se recuerdan en un epitafio de Corycus. F undiones de­ bían existir en las principales ciuda­ des. V espasiano en el año 69 (Tac. Hist. 2.82) m andó fabricar arm as a las p rin c ip a le s c iu d a d e s de A sia M enor. M arcial (14.51) m enciona los estrigiles de hierro de Pérgamo. Se conoce la existencia de u na asociación de he­ rreros en Sigeum, y una segunda en Hierapolis; una de fabricantes de ca­ mas en Tralles. De otras asociaciones conocidas se sabe sólo que trab aja­ ban el bronce y el hierro. P ro b a b le m e n te en A sia M enor, com o Fenicia, se siguió trab ajan d o los metales preciosos. Los H echos de los Apóstoles ( 19, 24 ss.) m encionan a Demetrius, platero de Éfeso, que fa­ bricaba relicarios de Artemis Efesia y que proporcionaba grandes ganancias a los comerciantes. Las estatuillas en metales preciosos, oro y plata, que fi­

guran en los regalos de C. Vibius Sa­ lutaris prueban una actividad grande de los talleres de plateros y de los auríferes. Estas estatuas se sacaban en público en las procesiones de los fes­ tivales de Artemis, En Éfeso y en otras ciudades fun cio n ab a u n a industria de objetos religiosos. Tam bién exis­ tían obreros dedicados a trab ajar las gemas y a fabricar el vidrio. Los car­ bunclos de C aria se p ulían en Alabanda (Plin. 37. 96). En M agnesia de Sipylus una aso­ ciación fabricaba im ágenes de coral en conexión con una asociación de Smyrniots (C IG 3408). Antes del Bajo Im perio no se cono­ cen datos referentes a Asia M enor, sobre la producción del vidrio que llegaba de Fenicia y de Egipto. Plinio (36.62) m enciona una fábrica de vi­ drio en A labanda. Las alfarerías eran los talleres de artesanos que m ás trabajaron en Asia Menor; 24 se m encionan en las ins­ cripciones de Corycus. Sólo se recuer­ da en Asia M enor u n a asociación de alfareros en Thyatira. T.R.S. B roughton clasifica la pro­ ducción cerám ica com ercial de Asia M enor en tres grupos: «ánforas para alm acenar vino, aceite o grano; vasos de vajilla de diferentes calidades; y te­ rracotas de arte. Las ánforas, com o en H ispania, se fabricaban en los luga­ res donde se envasaba el producto que contenían. Perdieron estas alfare­ rías im portancia con el aum ento de la producción de Italia y de H ispania. Las alfarerías se ase n ta b an fu n d a­ m en talm en te en los p u n to s de los m ercados: Cos, C olofón, Lesbos, Li­ dia, Erythrae y Cilicia. La vajilla más fam osa fue la sam ia según Plinio (35.160). M enciona tam ­ bién el naturalista latino las copas de Pérgamo y los vasos de Tralles. En segundo lugar venía la cerám i­ ca de Pérgamo. A m bas cerám icas se fabricaban en m ultitud de alfarerías. C ierta cerám ica de Asia M enor acusa el influjo de la cerám ica itálica y gala.

44 A lfarerías fu n c io n a b a n en Q uios, C nido, Focea, Rodas, etc. El centro más im portante de terra­ cotas durante el Im perio estuvo en M irina de Eolia. O tras alfarerías que había entre los siglos II a.C. al siglo II, se docum entan en Tarso de Cilicia, en Pérgamo, en E sm irna, etc. Los talle­ res de Tarso estuvieron en actividad a lo largo de todo el Im perio. La im portancia de los arsenales de C hipre decayó probablem ente en épo­ ca im perial p or falta de m adera (Str. 14.6.5) en la isla. E strab ó n (14.6.3) m enciona los astilleros de Lepethurs. Otros astilleros estaban situados en C aunus (Str. 14.2.3), ju n to a los bos­ ques del Tauro y en Cicico, que conta­ ban con bosques tan necesarios para la construcción naval y tenía m uelles p ara atra car unos 200 buques (Str. 12.8.11). En Corycus se conocen tres constructores de buques. T.R.S. B roughton concluye el estu­ dio sobre las fuentes de la industria de Asia M enor, señ alando que la acti­ vidad industrial de época helenística continuó en época rom ana, que con el desarrollo el centro de^ m ayor acti­ vidad tendió a cam biar desde las islas y las ciudades de la costa, a lugares si­ tu ad o s al in terio r, com o T h y atira , Laodiceia, y Afrodisias, que el gran auge de la p ro d u c c ió n in d u s tria l, aparte los textiles, barcos y objetos de lujo (de arte y sim ilares), satisfacía la dem anda local o regional y que de­ pendía del trabajo de obreros indivi­ duales en sus pequeños talleres. Ello es aplicable a todo el Im perio. M ucho debió favorecer la industria la des­ centralización. La industria de Asia M enor participó de las características generales de la de todo el Im perio. Se generalizaron los productos pero de­ cayó la técnica y el gusto artístico. Los productos se difundieron, y des­ plazaron a la producción dom éstica. No había d em an d a de artículos de calidad. La población exigía artículos baratos. La población rural y los es­ tratos bajos de la p o blación carecían

A ka! Historia del M u n d o Antiguo

de poder adquisitivo. Las ciudades del interior pro cu rab an autoabastecerse al ser los transportes caros. Se abarató el producto. Se reproducían fundam entalm ente objetos corrientes. Los obreros em pleados en los talle­ res eran probablem ente esclavos en su m ayoría, lo que explica la ausen­ cia de paro obrero, y que no se orga­ nizara el trabajo asalariado. Los tem ­ poreros y los esclavos, que trabajaban en productos p o r los que el Estado no se in teresaba d irectam ente, p o d ían form ar asociaciones del tipo de los collegia tenuorum. H ay que recordar a este respecto las atinadas in d icacio ­ nes de M. I. Finley: «Lo que está totalm ente ausente es lo que pudiésem os reconocer com o un program a laboral, algo que tenga que ver con jornales, condiciones de trabajo, la com petencia de los escla­ vos. En las innum erables pequeñas sociedades de beneficencia, com ún­ m ente organizadas según el em pleo o la ocupación, que proliferaron en las ciudades y pueblos de la antigüedad, especialm ente en el m undo helenísti­ co y el Im perio R om ano, la actividad com unal se lim itaba a prácticas reli­ giosas, sociales y de caridad; sus gre­ mios no estaban en ningún tratado de favorecer o proteger los intereses eco­ nóm icos de sus m iem bros, ni m ues­ tran rastro alguno de la pauta jerá r­ quica de aprendiz, jornalero y maestro que caracterizó a los gremios m edie­ vales y de principios de la edad m o­ derna. Esclavos y hom bres libres (so­ b re to d o tr a b a ja d o re s c a lific a d o s in d e p e n d ie n te s) p o d ía n ser m iem ­ bros, unos y otros, de una sociedad, precisam ente p o r la falta de todo sen­ tido de com petencia. Ni en griego ni en latín había una p alabra para expresar la idea general de “fuerza de trab a jo ”, ni en el con­ cepto de trabajo “com o una función social general”. La naturaleza y las condiciones del trabajo en la antigüe­ dad im pidieron que se desarrollaran tales ideas generales, así com o la idea

45

Artesanado y com ercio durante el Alto Im perio

de un a clase obrera». M. Rostovtzeff es de la opinión de que las asociaciones tan frecuentes en las ciudades de Asia M enor, sobre todo en el ram o textil, estaban inte­ gradas por sólo patronos, consagra­ dos hereditariam ente a una produc­ ción, descendientes, quizá, de ciertas fam ilias sacerdotales, que conocían las técnicas de fabricación de los pro­ ductos. En las asociaciones, com o en una de Thyatira, el cargo de presiden­ te era hereditario. La situación de los obreros en Asia M enor fue especial dentro del Im perio. En Tarso, los teje­ dores, por las expresiones em pleadas p or D ió n C risóstom o com ponían la clase inferior de la población de la ciudad, que no tenían la plena ciuda­ danía. Probablem ente serían descen­ dientes de los esclavos adscritos a los talleres de los templos, pues el com er­ cio y la industria en Asia M enor esta­ ban asociados a antiguas institucio­ nes. En época im perial dism inuyó la presión m onopolizadora del Estado. En los talleres trab ajab an con escla­ vos, jornaleros, aprendices, y la fam i­ lia del propietario. En Asia M enor los obreros no eran siervos, pero tam poco ciudadanos con pleno derecho. En Asia M enor se tie­ nen noticias de verdaderas huelgas. La plebe de las grandes ciudades, que se dedicaba a la industria, intentó fre­ cuentem ente una verdadera revolu­ ción social. D ión C risóstom o (Or. 34, 21-3), a com ienzos del siglo II, alude a disturbios en Tarso, en Bitinia, en Pa­ lestina y en Grecia. En Éfeso hubo u na huelga de panaderos, que, com o los banqueros, trab a jab an con una autorización del consejo de la ciudad y de los m agistrados de la m isma. En Pérgamo estalló u n a huelga de obre­ ros alrededor del año 74.

Banca Junto a la agricultura, el com ercio y la industria, el oficio de banquero y prestam ista era m uy rentable. H abía

prestam istas privados, que se en ri­ quecieron escandalosam ente, com o la familia de H erodes Ático. En épo­ ca im perial se desarrolló m ucho el prestar dinero a crédito. Las opera­ ciones bancarias eran m uy com plica­ das. Los bancos estaban en m anos de particulares. F uncio naron m uchos bancos loca­ les. A ceptaban depósitos de dinero, pagaban intereses y efectuaban pagos po r las transferencias dentro de la ciudad o de u n a ciudad a otra. En Egipto en estos casos se deducía un 6 1/2% de la c a n tid a d . C o m p ra b a n tam bién m oneda extranjera. En Egip­ to los bancos auxiliaban a los clientes y les pagaban los im puestos. O pera­ ban en esta provincia al servicio del Estado en los siglos im periales. En la segunda m itad del siglo II los bancos de H eropolis y de O xyrhynchus te­ nían unos supervisores com o los m er­ caderes y agricultores de G erm ania y Panonia, que prestaban dinero com o lo indican los relieves funerarios de N eum agen (Tréveris), y de Servia, etc. T am bién algunos g ra n d es tem plos continuaron, com o el de Jerusalén, con operaciones bancarias (Jos. B. J. 6, 282) o el Serapeum de O xyrhyn­ chus. En Asia, en el Artem ision de Éfeso, se depositaba la m oneda de personas privadas, y de extranjeros y de todo tipo de gentes. Se deposita­ ban por salvaguardarlas, según Dión C risóstom o (31, 54 ss.). La Artemis de Éfeso tenía un control sobre el banco del templo. G entes de origen griego solían diri­ gir los bancos en O ccidente y en Ita­ lia. H ab ía tam bién m uchos presta­ m istas. N o ex istía n las m o d ern a s com pañías bancarias de accionistas. A veces u n banco era propiedad de varios dueños. El d esarro llo de la banca se debía a la escasez de m one­ da acuñada. Los bancos intervenían en la acuñación y distribución de la m oneda local. La im portancia de los bancos en el m onopolio del cam bio del denario y

46 de las m onedas locales se desprende de u n a carta de A driano a Pérgamo. En H ispania, según el com ienzo de las leyes de Vipasca, la banca era un m onopolio. El b an q u e ro podía co­ b ra r un 1% del precio de todas las su­ bastas, que deducía del precio al en ­ tregar al procurador esa cantidad.

C onclusiones U n problem a planteado es p o r qué causas la industrialización, que se ge­ neralizó, no prosperó, y por qué pre­ valeció la agricultura. A estas preguntas contestó ya hace m uchos años M. Rostovtzeff, con unas páginas que no h an perdido actuali­ dad. Dice así: «La respuesta que dan a estas inte­ rrogaciones los más ilustres historia­ dores m odernos de la econom ía, tales com o K. Bûcher, G. Salvioli y M. We­ ber, es que la industria no se desarro­ lló porque el m undo antiguo no se li­ b e rtó n u n c a de las fo rm a s de la prim itiva econom ía dom éstica (Oikenwirtschcift), sin alcanzar jam ás los estadios superiores de la evolución económ ica de la Edad M oderna: la econom ía urb an a y la econom ía esta­ tal. Aun adm itiendo la exactitud de las fases asignadas por B ûcher a la evolución económ ica (econom ía do­ méstica, econom ía u rb an a y econo­ m ía m undial), m ás que controverti­ bles, hem os de sostener, por nuestra parte, que el diagnóstico form ulado p or los econom istas es falso en su aplicación al m undo antiguo... La pro­ ducción dom éstica, así en Italia com o en las provincias, se reducía a una cierta cantidad de hilados y tejidos; p ara todo lo d em ás se recurría al m ercado». L os in s tru m e n to s ag ríc o las, los u tensilios dom ésticos, la cerám ica, las lám paras, los artículos de tocador, las joyas, las telas, etc., no se p ro d u ­ cían en las casas, ni siq'uiera en los pueblos; las excavaciones practicadas en pobres cem enterios rurales lo de­

A k a l Historia d e l M und o Antiguo

m uestran así infaliblem ente. N o es, pues, posible h ab lar de un predom i­ nio de la econom ía dom éstica en todo el m undo antiguo ni en fase ninguna de su evolución... Pero ¿por qué las su­ pervivencias de la econom ía dom ésti­ ca se conservaron tam bién después del poderoso desarrollo económ ico sobrevenido bajo el Im perio R om a­ no, y por qué la industria capitalista no conservó el terreno que había con­ quistado en O riente prim ero, luego en G recia y, por últim o, en el Im perio R om ano, paralelam ente al avance de la cultura grecooriental? ¿Por qué la in­ dustria no tuvo fuerza bastante para destruir tales supervivencias, y por qué llegaron éstas a ser, poco a poco, el rasgo característico de la econom ía antigua? A lgunos investigadores m o­ dernos han creído ver la causa de la debilidad de la industria antigua en la existencia de los esclavos. La b a ra ­ tura de su trabajo, su docilidad y su núm ero inagotable, que perm itía un incesante aum ento del cupo de trab a­ jadores, inhibieron la invención de m áquinas que ah o rrara n trabajo, h a­ ciendo así im posible la creación de fábricas. A esta teoría hem os de opo­ ner que la industria antigua alcanzó su m áxim o desarrollo precisam ente en el período helenístico, cuando re­ posaba por entero en el trabajo de los esclavos, y com enzó, en cam bio, a de­ caer bajo el Im perio R om ano, cu a n ­ do los esclavos fueron siendo susti­ tuidos, poco a poco, tam bién en la in ­ dustria, p o r un núm ero cada vez m a­ yor de trabajadores libres. Por otra parte, los argum entos extraídos de la pretensa disponibilidad ilim itada de esclavos y de su condición espiritual son harto exagerados. Com o es sabi­ do, el trabajo de los esclavos no era nada barato; la docilidad que se les atribuye es m uy discutible (pruébanlo sus alzam ientos), y los precios de su ad q u isició n eran, generalm ente, m uy altos. Si las huelgas fueron poco frecuentes, se debió al bajo nivel de la in d u stria no a la d o cilid ad de los

47

A rtesanado y com ercio durante el Alto Im perio

obreros ni al em pleo de esclavos. ¿Por qué, pues, este em pleo habría im pedi­ do a un p atro n o diligente y activo ap licar nuevos inventos técnicos sus­ ceptibles de m ejorar y hacer m enos costosos sus productos? Es un hecho característico que la industria com en­ zó a decaer en el m om ento preciso en que cesaron los progresos de la técni­ ca, sim u ltán eam en te a la p a ra liz a ­ ción de los progresos de la pura in ­ vestigación científica; y este hecho no puede explicarse p o r el em pleo de es­ clavos. E n co n secu en cia, debem os buscar en otro lado el m otivo de la decadencia de la industria en el Im ­ perio Rom ano. A mi juicio, la explicación está en las condiciones sociales y políticas generales del Im perio. El punto débil de la evolución industrial de la era im perial parece h ab er sido la falta del estím ulo de un a verdadera com peten­ cia, falta derivada, a su vez, del carác­ ter, el núm ero y la capacidad adquisi­ tiva de los clientes y de la pobreza g en eral del Im p erio R om ano. Los progresos realizados en el sector in ­ dustrial durante los períodos griego y helenístico, m anifiestos tanto en la técnica y en la división del trabajo com o en la producción en m asa para un m ercado ilim itado, se debieron al increm ento constante de la dem anda de mercancías manufacturadas... C uan­ do R om a entró en contacto con el m u n d o h ele n ístic o , el n ú m e ro de buenos clientes aum entó ráp id am en ­ te. La obra destructora cum plida por los rom anos en O riente no llegó a ser fatal, aunque tem poralm ente acarrea­ ra consecuencias perjudiciales al dis­ m in u ir la cap acid ad adquisitiva de am plios sectores de la próspera p o ­ blación; m ucho m ás im portante fue el hecho de que los rom anos consi­ guieran transform ar el m undo an ti­ guo todo en un único Im perio, incor­ porando a su Estado casi todos los pueblos florecientes y m ás o m enos avanzados de la cuenca del M edite­ rráneo. D espués del período transito­

rio de la conquista y las guerras civi­ les, más destructivo que constructivo, la victoria de Augusto restableció la paz y las condiciones norm ales. A ella siguió un renacim iento económ i­ co; los centros industriales desperta­ ron a nueva vida y aum entó el núm ero de consum idores. M as ¿en qué m edi­ da y por cuánto tiempo? El m ercado de la industria greco­ rrom ana quedó ya reducido exclusi­ vam ente a la población del Im perio. En nuestro capítulo V acentuam os que no debía subestim arse el volu­ m en del com ercio exterior del Im pe­ rio; pero tam bién debe tenerse m uy en cuenta el carácter de tal comercio. La población b árb ara y pobre de la Europa septentrional no podía absor­ ber grandes cantidades de productos industriales, y las condiciones políti­ cas eran tales, que el com ercio con di­ cha población no pudo hacerse n u n ­ ca regular, perm aneciendo por siempre una especulación m ás o menos arries­ gada. El E xtrem o O rie n te ofrecía, desde luego, m ayores seguridades, pero poseía una industria propia muy desarrollada; su dem anda de produc­ tos de la industria rom ana continuó lim itada a ciertos artículos, y ello tan sólo hasta que aprendió a im itarlos. La única clientela restante fue la p o ­ blación del Im perio. M ientras la ex­ p ansión de la civilización rom ana fue p ro g resan d o , tam b ién la in d u stria creció y progresó. Ya hem os hablado de la industrialización gradual de las provincias. Pero tal expansión cesó con el reinado de A driano. N o se con­ quistó ya provincia alguna nueva. La rom anización, o la urbanización p a r­ cial, de las provincias alcanzó su m ás alto nivel en tiem pos de aquel em pe­ rador. El m ercado industrial quedó lim itado a las ciudades y a los distri­ tos rurales del Im perio, de cuya cap a­ cidad adquisitiva pasó ya a depender el futuro de la industria antigua. Pero si la burguesía u rb a n a tenía gran ca­ pacidad adquisitiva, su im portancia num érica era exigua, y el proletariado

48

A k a I Historia del M und o Antiguo

urbano fue haciéndose cada vez m ás pobre. Ya vim os que tam p o co las condiciones materiales de la p o b la­ ción rural m ejoraron gran cosa, si es que mejoraron. El edificio de la in ­ dustria rom ana descansaba, pues, en cimientos harto débiles, y sobre tales cimientos no podía alzarse la costosí­

sim a industria capitalista m ecánica». El p o d er adq u isitiv o de grandes m asas de la población era muy bajo o nulo. Baste leer a Juvenal (Sat. 1.3), que describe extensas bolsas de m ise­ ria en Rom a, o a L uciano de Sam osa­ ta, que cayó bien en la cuenta de la pobreza de am plias masas.

\

Lucerna con representación de una ciudad. Museo Arqueológico de Colonia.

49

Artesanado y com ercio durante el Alto Im perio

II. Comercio durante el Alto Imperio

1. Aspectos generales La paz instaurada p o r Augusto abrió grandes p o sibilidades al desarrollo del com ercio interprovinciai, lo m is­ m o que el d esarro llo de la red de carreteras. Como escribe M. Rostovtzeff, el gran historiador de la econom ía antigua: «A parte de la agricultura, el factor principal de la vida económ ica de los albores del Imperio R om ano fue segu­ ram ente el comercio. Al térm ino de las guerras civiles se ab riero n a m ­ plios horizontes a la actividad com er­ cial de la población del Im perio. La unificación del m undo civilizado; su transform ación efectiva en u n Estado m undial; la paz interior y exterior; la completa seguridad de los mares, pro­ tegida p o r las flotas rom anas, conver­ tidas en institución perm anente; el núm ero creciente de calzadas bien pavim entadas, construidas para fines m ilitares, pero ad ecu ad as tam b ién p ara el intercam bio com ercial; la au ­ sencia de toda intervención del E sta­ do en las actividades com erciales in ­ d iv id u ales; la a p e rtu ra de nuevos m ercados seguros en G alia, E spaña y las provincias danubianas; la pacifi­ cación de las regiones m ontañosas de los Alpes; la restauración de C artago y Corinto; todos estos factores entre otros, co ntribuyeron a p ro d u cir un b rilla n te re n acim ien to y u n in c re ­ m ento sin g u lar de la actividad co­ m ercial en el Im perio».

Com ercio con el exterior. Oriente

I /N o tuvo, sin em bargo, proporciones m undiales, pues el sistem a económ i­ co era poco desarrollado, los tran s­ portes eran lentos y costosos, el m er­ cado era pequeño, e interesaban sobre todo los productos alimenticios. Roma tam bién com erciaba m ás allá de las fronteras. Im portaba principalm ente objetos de lujo, que había que pagar en m oneda fuerte, lo que a la larga o c a sio n a b a u n a h u id a de m etales preciosos fuera del Im perio, lo que, según algunos autores, com o Piganiol, originaría la crisis m onetaria del siglo III, principalm ente cuando las im portantes m inas de oro y plata de H ispania dejaron de explotarse por causas no bien conocidas, al final de la Dinastía de los Severos. Según el naturalista latino, Plinio el Viejo (I 12.18.84), Rom a pagaba p o r lo menos 100 m illones de sestercios por las per­ las que im portaba de A rabia, del Se­ res y de la India. Esta cifra elevada se interpreta com únm ente com o que se refiere a todo el com ercio con el Ex­ trem o Oriente, que com prendía otros m uchos productos, com o marfil, re­ des, ébano, piedras preciosas, perfu­ mes, especias, anim ales raros, etc. P li­ nio (6.23.101) calculó el com ercio con la India en unos 55 m illones de ses­ tercios al año, quedando unos 45 m i­ llones para las im portaciones de C h i­ na y de A rabia. El geógrafo griego

50 E strab ó n (17.1.13), en su Geografía General, afirm a que en su tiem po —fue contem poráneo de Augusto y murió en el año 20— grandes flotas recorrían el m ar de Arabia. Llegaban a la India, partiendo del puerto de Myos Hornos. En otro párrafo calcula este geógrafo (2.5.123) el núm ero de naves en 120. jLas m ercancías viaja­ ban a lom os de cam ellos desde el puerto de desem barque a C optos y desde aquí iban por m ar a A lejan­ dría, desde cuyo puerto se distribuían al Im perio. El viaje d u raba 6-7 días y se hacía de noche. La im portancia de este com ercio queda bien patente por el periplo del M ar Eritreo, de época de D om iciano, según algunos auto­ res, que es u n m anual de un com ercio alejandrino. El viaje a la India se vio favorecido por el descubrim iento, en época helenística, de los m onzones, lo que facilitaba enorm em ente el via­ je. Los m onzones los utilizó ya el ca­ rio Scylax, en época de Darío I. Se re­ descubrieron en el año 117 a. C., pero el prim ero que se sirvió fue Hippalos, que viajó directam ente de Arabia a la India. Se partía durante el verano de Egipto y se volvía a finales del año o comienzos del siguiente, según Plinio (6.23.104-106). Según J. Pi renne, en los prim eros años del Egipto ptolemaico, se desa­ rro llaro n m ucho las relaciones co ­ merciales entre Egipto y la India. De la India llegaba el algodón y la seda.’ H acia el año 20 E strabón (15.1.4) in ­ dica que un pequeño núm ero de m er­ caderes, que visitaban la India desde Egipto, con tin u aro n hasta el Ganges. Antes del go b iern o del em p erad o r C laudio, según Plinio (6.84), los ro­ m anos no tenían noticias exactas so­ bre Ceilán. Al final del P rincipado de Augusto, se desarrolló de nuevo el co­ mercio con el Oriente, com o parece indicarlo que el liberto de A nnio Plocam o visitara la costa m eridional de Arabia cuando estaba encargado de la recaudación fiscal del M ar Rojo, hacia el año 6. En época de Augusto

A k a l Historia del M und o Antiguo

se abren las relaciones com erciales de Rom a con M eroe, de donde, según Juvenal (Sat. 11.124), se im p o rtab a marfil por el Nilo. En época flavia (Plin. 12.19; Phil. Vita Apoll. 6.2) llegaban al M ar Rojo, oro no am onedado, lino, marfil, rici­ no, m irra y arom as. Vidrio rom ano se ha hallado en N ubia. Antes del reinado de N erón se des­ conoce la política seguida por los su­ cesores de Augusto en el M ar Rojo y en N ubia. El com ercio m arítim o con el M ar Rojo, bajo N erón, se desarro­ lló m ucho, y continuó bajo los suce­ sores, Vespasiano (Plin. 12.94) fue el prim er em perador que consagró en los tem plos del C apitolio y de la Paz coronas de oro incrustadas de cin a­ momo. Dom iciano dedicó los horrea piperataria en R om a en el añ o 92. Los N abateos controlaban en buena parte el com ercio caravanero en el desierto oriental de Egipto, adem ás del de la orilla oriental del golfo de Suez, com o lo prueban las inscripcio­ nes nabateas halladas en Egipto. En el Alto Im perio el com ercio con Etio­ pía y la In d ia p asa b a p o r C optos, donde han aparecido m uchos nom ­ bres sem itas de ca rav a n ero s (Xen. Eph. Ephès 4.4-5). Estos nabateos de la orilla africana del M ar Rojo trafi­ caban con arom as (Plin. 12.98). La creación de una flota bajo Tra­ jan o , en el M ar Rojo, para navegar a la India, está en función del com ercio con este su b c o n tin e n te (D io Cass. Epit. 68.28.3-29.1). En época de los Anton i nos (Luc. Alex. 44) se em bar­ caba en C lysm a para la India. Según el h istoriador H erodiano (1.15.5), de época de Filipo el Árabe, Com m odo hizo traer de la India y de Etiopía fie­ ras desconocidas. Las m onedas rom anas halladas en la India y hasta en el V ietnam confir­ m an las afirm aciones de los autores citados. Las m onedas halladas en la India de Tiberio son num erosas, lo que indica que este com ercio de lujo se h ab ía generalizado a com ienzos

51

A rtesanado y com ercio durante el Alto Im perio

del Principado. De C hina se im porta­ ba m ucha seda y tam bién vasos de lujo que h an aparecido alm acenados en el M ar Rojo. Los Anales de la D i­ nastía H an aluden a una em bajada del em perador M arco A urelio a C h i­ na, que está silenciada en los autores clásicos. Algunos investigadores pien­ san que N erón desarrplló ya este co­ mercio con la India. La b alanza co­ m ercial era deficitaria para Roma. F. de F rancisco calcula recientem ente que durante el siglo I Roma se gasta­ ba un millón de áureos en traer merce­ narios del Extrem o O riente, o sea, unos 7.390 kg de oro. Este autor des­ carta la tesis anteriorm ente citada de ser la fuga de la m oneda de oro y plata más allá de las fronteras la que desen­ cadenó la crisis del siglo III, pues en este siglo la m oneda de oro era aún abundante relativamente. Los bienes de lujo estaban muy gravados por el fisco, según indica Estrabón (17.1.13).

bajo los Severos. Algunos autores son de la opinión de que el com ercio no decayó m ucho, sino que se sustituye­ ron las m onedas de plata p o r el inter­ cam bio de las m ercancías, debido a la fuerte devaluación y pérdida del poder adquisitivo de la m oneda ro­ m ana a partir de los Severos. M. Ros­ to vtzeff es de la opinión de que el co­ mercio con los países limítrofes del Im perio, y con los lejanos, com o C hi­ na e India, no desem peñó un papel im portante en la vida económ ica de com ienzos del Im perio, aunque esti­ m uló la im aginación de los contem ­ poráneos. Las m ercancías traídas del O riente se pagaban en parte, según se ha indicado ya, con m onedas de oro y de plata, y con productos fabricados dentro del m ism o Im perio, principal­ m ente procedentes de A lejandría.

Com ercio con el norte de Europa

El com ercio con las regiones del Bos­ foro y del sur de la estepa rusa conti­ nuó floreciente en época im perial. Rusia exportaba esclavos, pieles y tri­ go. Por esta región del Ponto Euxino pasaba una de las rutas de la seda. F. de M artino es contrario a la tesis de­ fendida por el gran econom ista del M u n d o A ntiguo H e ic h elh eim que describe varios bloques com puestos de varias provincias, com o si fueran un m ercado unitario. Un bloque esta­ ría form ado por H ispania, G alia y G erm ania. El segundo estaría inte­ grado por las cuatro provincias de África. M auritania T ingitana y C ae­ sariensis. África proconsular y Cirenaica. El tercero com prendía Italia con las islas próxim as a la Península Itá­ lica. y el cuarto por las cuatro provin­ cias d a n u b ia n a s N orico, P an o n ia, D a d a y Mesia. En el bloque quizá entrarían islas del Egeo, Asia M enor con A rm enia, M acedonia y Acaya. Regiones aparte serían Palestina. Egip­ to y Etiopía, y A rabia al igual que Ba­ bilonia e Irán. La razón que alude el

M ás im portante fue el com ercio con los p u eb lo s del n o rte de E u ro p a , G erm ania y el sur de Rusia. Del nor­ te de E uropa se traía el ám bar, p ro ­ ducto utilizado m ucho en los collares (Plin. 37.2; 32-41; 3.42; Tac. Ann. 45.4). Se carece de datos sobre el costo del ám b ar y de otros productos del norte de Europa. La ruta iba desde C ar­ nuntum a través del D anubio y del Vístula al M ar Báltico. O tra ruta m a­ rítim a costeaba el A tlántico. Rom a exportaba a los países norteños acei­ te, vino y productos artesanales. Se a d q u iría n an im ales salvajes (Plin. 37.3.45). C on estos países se com er­ ciaba fu n dam entalm ente con d en a­ rios. El m om ento de m áxim o tráfico com ercial, a ju zg ar por los hallazgos m onetales, com prende los años de los em peradores T rajano a M arco A ure­ lio, dism inuyendo el com ercio bajo C om m odo, con la crisis económ ica de este emperador. Decayó totalmente

Com ercio con el Bosforo y el sur de Rusia

A k a l Historia del M und o Antiguo

52 sabio italiano contra esta clasifica­ ción es que Italia y Rom a continuaron siendo el centro com ercial hasta la crisis del siglo III. Alega F. de M arti­ no que el tipo de m ercancía y los p ro ­ ductos determ inaban las grandes co­ rrie n te s c o m e rc ia le s y q u e Ita lia pertenecía al bloque com puesto por la G alia e H ispania. Italia era el m er­ cado fu n d am en tal para el O riente, pues enviaba a las provincias los p ro ­ ductos artesanales. Italia exportaba bronces, los más famosos eran los de C am pania, terra sigillata, terracotas, lám paras y vidrio, piedras de cons­ trucción, lana, etc.

Tráfico de m ercancías Italia im portaba trigo, vino, aceite, sa­ lazones, metales, frutas raras, ganado, perfumes, seda y piedras preciosas. Se d elim ita n dos g ra n d es áreas, O ccidente y Oriente, am bas conver­ gentes hacia Italia y m ás concreta­ mente Roma. El sur de H ispania ex­ portaba, por ejemplo (Str. 3.2.6). «trigo, m ucho vino y aceite; adem ás no sólo en cantidad, sino de calidad insupe­ rable. Exportaba tam bién cera miel, pez, m ucha cochinilla y m inio m ejor que el de la tierra póntica», etc. En cam bio, las cuatro provincias d an u b ian as env iab an m aterias p ri­ mas, ganados, pieles, m aderas, etc. Al parecer, no se enviaban esclavos de estas regiones. P alm ira d e se m p e ñ a b a un p ap e l im portante en el com ercio en m anos de caravaneros a lom os de asnos y de camellos. A driano concedió a la ciu­ dad el privilegio de establecer im ­ puestos y aranceles sobre el tránsito de m e rc a n c ía s q u e p ro c e d ía n del m undo iranio. U na tarifa del año 137 (IG R R III, 1056) m enciona las m er­ can cías en trán sito p o r la ciu d ad . Los objetos que eran objeto de a ra n ­ cel, eran los esclavos, que pagaban 22 denarios por cabeza y 12 si se ven­ dían en la ciudad para no ser expor­ tados, la m irra en odres de cabra, o en

recipientes de alabastro, la fruta seca, el aceite de oliva, el pescado seco, la m anteca de cerdo, los caballos, los mulos, las ovejas, los camellos, etc. Tam bién en trab an en el arancel las telas de púrpura. Existían tasas p o r la venta de los objetos de cuero, los ves­ tidos y el uso de las fuentes de la ciu­ dad durante un año. El trigo, el vino, el forraje, etc., estab a n recargados con 1 denario p o r carga. La unidad de m edida era la carga. El decreto fue prom ulgado por la boulé. D urante el siglo I hubo un gran de­ sarrollo del com ercio, por el em pleo de un sistema «capitalista» y libre­ cam bista, sistem a opuesto al segundo por los Ptolom eos en Egipto, según varios autores. C ontra esta teoría ale­ ga F. de M artino que Rom a no contó nunca con las instituciones típicas del capitalism o, ni cartas, ni títulos de crédito, ni letras de cam bio, ni las ins­ tituciones de derecho m arítim o, ni se­ guros, ni operaciones b ancarias, ni s o c ie d a d e s a n ó n im a s , ni g ra n d e s com pañías dedicadas al comercio. Se utiliza el térm ino capitalism o en la acepción en que la usó M. Rostovtzeff, «com o form a económ ica endere­ zada al beneficio y no al consum o. El capitalism o m oderno es, n aturalm en­ te, de muy otra especie, y en sus for­ mas típicas actuales no existió en el m undo antiguo». La situación de los m ercaderes itá­ licos era m ejor que la de las provin­ cias. El com ercio se vio favorecido por la extensión de las vías de com u­ nicación, por los puertos, etc. El gobierno rom ano dejaba las m a­ nos libres a los com erciantes y rara vez intervenía en su iniciativa.

Aduanas Las provincias pagaban en especie, com o trigo. El sobrante del tributó podía venderse. El senado autorizaba la exportación del trigo siciliano. El Im perio R om ano nunca desa­ rrolló una política aduanera, com o el

53

Artesanado y com ercio durante el Alto Im perio

WM

Mosaico con un barco de carga en el Puerto de Trajano de Ostia. (Comienzos del siglo III). Antiquarium Comunale, Roma.

54 Egipto Lagida. G eneralm ente se p a­ gaba de ad u an a el 2,5%, llam ada quadragésim a. Sicilia pagaba un 5%, ci­ fras que son m ás bajas que las de la época helenística. Las trifas oscila­ ban, según los diferentes productos. Así en las tarifas de Zarai y Lam baesis en África los aranceles eran de 2,5% para los higos, los dátiles y los vinos; para los cueros y las telas de 2%; para los esclavos 0,3%, etc., según la política com ercial que favorecía a d eterm in ad as m ercancías. Los a n i­ m ales y los esclavos, necesarios para el tra b a jo y tra n s p o r te , p a g a b a n poco. D ocum entación sobre las aduanas portorium, ha aparecido en Istria, re­ ferente a las pesquerías de la desem ­ bocadura del D anubio; en Tracia, en Poetovio, en D ura Europos, y en Iliria. Algunas inscripciones, com o las de V im inacium y de Bonn, prueban que la adu an a del R hin la desem pe­ ñaban los arrendatarios de la q u ad ra­ gesima G alliarum . Indican a su vez las re lacio n es ex isten tes en tre los arren d atario s de las ad u a n as y los funcionarios estatales. En H ispania se han localizado 8 puestos de ad u an as, todos situados en la Bética, que son: Illiberris (G ra­ nada), de gran im portancia; Hipa (Al­ calá del Río, Sevilla), con un esclavo im perial al frente, Astigi (Écija, Sevi­ lla), C orduba, H ispalis y Portus, qui­ zá Cádiz, citado m uy frecuente este últim o en las ánforas. O stia contaba con u n a a d u a n a especial p ara las m ercancías hispanas, lo que indica su im portancia. U na ad u an a se halla­ ba en L u g u d u n u m C o n v e n a riu m (Saint B ertrand de C om m inges) tam ­ bién para las m ercancías hispanas. Otras aduanas debieron funcionar en C artagonova, que «era el principal m ercado para las m ercancías, que vi­ niendo del interior, eran cam biadas p or las que llegaban p o r m ar, y éstas p or las que procedían de tierra» (Str. 3.4.6). U na inscripción de las proxi­ m idades de G ra n ad a m enciona a los

A kal Historia d e l M undo Antiguo

perceptores del portazgo del 2%, en la que se indica el año por el nom bre del p re sid e n te , T enato S ilvino, de turno.

Transportes No se introdujeron novedades en la organización del com ercio en época im perial, ni en la técnica. Todo a rra n ­ caba de la época helenística, com o en tantos aspectos de la adm inistración. La nave Isis, descrita por Luciano de Sam osata (Navio), siglo II, no parece que fuera real, o por lo m enos co­ rriente. M edía 53,8 m de longitud, 13,12 m de anchura y 12,88 m de cala­ do. El tonelaje se ha calculado en 3.220 toneladas. Es una exageración m anifiesta que su carga podía a li­ m entar África durante un año, pues se necesitaría para ello una nave de 32.000 toneladas. En tiempos de C laudio (Suet. Claud. 18.4 y 19) navegaban naves dedicadas al transporte de trigo de 31 toneladas, y bajo el gobierno de M arco Aurelio (Dig. L 5,3) de 155, lo que indica que aum entó en un siglo el arqueo de las naves de transporte. Plinio (16.40.201) afirm a que la nave de carga que lleva­ ba el obelisco que se iba a colocar en el Vaticano era de 360 toneladas. En los m osaicos de O stia se representa­ ron frecuentem ente navios de trans­ porte, bien navegando, bien cargando y descargando. Un catálogo de todo tipo de naves se representa en un m osaico de Althiburus, fechado en la segunda m itad del siglo ni. A com ienzos del Im perio R om ano tenía dos puertos, O stia y Puteoli. Estrabón (3.2.6) escribe sobre la expor­ tación del sur de H ispania: «Los m a­ yores navios de carga que arriban a Puteoli y a Ostia, puerto de Rom a, proceden de aquí, y su núm ero es casi igual al que viene de África». A partir de C laudio, Ostia cobró cada vez más im portancia (Suet. C laud. 20.3). Ostia estaba más cerca de Roma. En ella

A rte s an a d o y com ercio durante el Alto Im perio

desem barcaron el trigo y el aceite, el vino y las salazones, hispanas estas tres últim as. U n relieve votivo representa el puer­ to de Ostia, coronado por un em pera­ d or heroizado; un navio con velas, con la loba y los gemelos, sobre el que trab ajan unos cuantos obreros, con un barco pequeño que recibe ánforas de vino. Sobre la cubierta del navio, el capitán, el propietario y su esposa ofrecen un sacrificio en acción de gracias por la travesía; una estatua de N eptuno, y un segundo navio, varias estatuas, que debían señalar los luga­ res característicos de la ciudad. Tam ­ bién está presente la porta triumphalis

de R o m a , c o r o n a d a p o r u n a cuadriga, tirada por elefantes. Esta puerta se encontraba al llegar de O s­ tia. Se hallaba situada en el Forum Boarium . Tam bién se representaron tres estatuas, una de las cuales es de Dionysos, una segunda es la Tyche de un puerto, con un faro en la cabeza, posiblem ente A lejandría, con el águi­ la rom ana sobre la corona, y el G e­ nius de Rom a (?). Figuras de Venus, M arte (?) y de Eros se encuentran en la popa del barco, y las ninfas fluvia­ les debajo de Dionysos. Se trata pro­ bablem ente de la ofrenda de un m er­ cader de vino. El relieve reproduce el tipo corriente de puerto. Algunos de­ talles aluden al puerto de Ostia, o al Portus Traiani. N o podía faltar un gran ojo mágico, que tenía la buena suerte de los navegantes. Puteoli estaba dem asiado lejos para abastecer a la cap ital del Im perio, que distaba 120 millas. N erón in au ­ guró las n u ev as in s ta la c io n e s del puerto de Ostia. G ran des barcazas re­ m ontaban el T iber hasta Roma. Tra­ jano, entre los años 101 y 104, cons­ truyó un em balse hexagonal, que unía el p u erto y un c a n a l del T ib er, y almacenes. En Ostia desem barcaban las m er­ cancías de H ispania, de África y de Oriente. Todavía en época de los Antoninos, a Puteoli llegaba el trigo p ro ­

55 cedente de la A nnona. N o parece ser cierta la tesis de algunos investigado­ res de que Puteoli decayó ante el trá­ fico del puerto de Ostia, por no en­ contrar los barcos cargas de retorno. En una inscripción de Tiro (IV XIV. 830.17) se lam en tan los m ercaderes con residencia en Puteoli, que su sede fue muy rica antes, que contaba con gran núm ero de socios, y que m ante­ nían el culto con 100.000 denarios anuales, las fiestas y el alquiler. En cam bio, ahora eran pocos, por lo que no podían costear los gastos, y solici­ taban del senado que les quitara se­ m ejante carga y que lo abonasen los m ercaderes de T iro que vivían en Roma. Esta inscripción indica cierta decadencia del puerto de Puteoli. La región exportaba productos valiosos. Se encuentra con varias representa­ ciones del puerto de Puteoli, sobre re­ dom as esferiformes, fabricadas en la ciudad cam pana, fechadas en época im perial avanzada. Se conocen tres, halladas en P iom bino, en los alrede­ dores de Rom a, en O dem ira (Lusita­ nia) y en A m purias. En el ejem plar de O dem ira se representan dos según el estudio de A. G arcía y Bellido, dos vi­ veros con peces. Siguen los pórticos. Sobre uno se lee solarium. Sobre el se­ gundo, que com prende un tercer vive­ ro, A m p i T h e a t r u m . E n lo s d o s ejem plares de R om a, de A m purias y de Piom bino, aparecen criaderos de ostras. Viene a continuación una edícula con Serapis en el interior. En P u­ teoli existió un fam oso Serapeum . Es­ tán bien representados dos pórticos colum nados, de dos edificios civiles; unas term as (Thermeaani) y un teatro {Theatrum ripa) y un templete. D ebajo de esta edícula com ienza el muelle, que penetra en el agua sobre tres ar­ cos de herradura, com o en las piezas de A m purias y de P iom bino. Sobre el muelle se elevan dos altas colum nas coronadas con estatuas, con la ins­ cripción pilae, que era el nom bre del muelle de Puteoli. N o faltan dos ar­ cos, al igual que en los otros dos va­

56 sos, que deben ser los de A ntonino Pío y M arco Aurelio. Los edificios re­ presentados en el vaso puteolano de A m purias están entre dos inscripcio­ nes, pilae y ripa. Este últim o se en ­ cu en tra dentro de u n tem plete. Si­ guen el muelle con cuatro ojos, dos colum nas, el arco de dos vanos, un p ó rtico co rrid o c o lu m n a d o co n la inscripción stagnu Neronis, llam ado stagum palatino en Piom bino. D eba­ jo se encuentra u n a ostriaria. Los tres vasos representan esque­ m áticam ente el puerto de Puteoli, y la costa llam ada Baiae. P ro bab lem en te serían objetos de recuerdo que se co m praban en P u ­ teoli. U na p intura de Stabies que re­ presenta un puerto de C am pania, se ha supuesto por algunos investigado­ res que era de Puteoli, pero ello no es seguro. La pin tu ra es de estilo im pre­ sionista. Se p in tan los m uelles, los pórticos, colum nas coronadas por es­ tatuas, un arco de triunfo, varios edi­ ficios, y barcos atracados al muelle. P ara ir a G recia y al O riente el puerto de em barque era B rindisi (Str. 6.3.8; Plin. 3.11.101). Este puerto co­ m erciaba especialm ente con las p ro ­ vincias orientales. En época im perial se reforzó la or­ ganización de los puertos. R om a vi­ vía de los productos que enviaban las provincias. Los m edios de transporte eran privados, pero la an n o n a estatal los podía requisar. Los navicularios eran los encargados del transporte. La nave podía ser propia o alquilada. E n época im perial avanzada tran s­ p o rtab an las m ercancías del servicio público. Se conocen los n om bres de m u ­ chos navicularios y comerciantes, que tran sp o rta b an los p roductos h isp a ­ nos, gracias a los estudios de E. R o­ dríguez Alm eida, cuyos nom bres se leen en las ánforas del M onte Estaccio en Roma. Los navicularios de O s­ tia se m encionan en las inscripciones de com ienzos del Im perio (CIL XIV 3603). A m ediados del siglo se conoce

A k al Historia d e l M undo Antiguo

un grem io de los navicularios. Los funcionarios de la an n o n a se relacio­ n ab an directam ente con los navicula­ rios. El colegio de los navicularios ga­ r a n ti z a b a la n o r m a l i d a d de los transportes. Los navicularios se agru­ p ab a n en colegios, que tenían sus se­ des y sus em blem as en los soportales de la p la z a de las C o rp o racio n es. Tam bién los forasteros tenían sus lu­ gares propios en Ostia. C on el tiem po este servicio se hizo obligatorio. C lau ­ dio concedió beneficios y privilegios a los navicularios, que se m antuvie­ ron y am p liaro n con los sucesivos em peradores. Según el h isto ria d o r Tácito (Ann. 2.87), Tiberio favoreció a los m ercaderes que padecían una cri­ sis. E n Ostia quedan representacio­ nes de los m ercaderes de G alia, de C erdeña, de A lejandría y de África, faltando de los sirios y las de los orien­ tales, que se h an podido perder. Las oficinas tam bién podían estar locali­ zadas en Rom a, donde se docum en­ tan com unidades im portantes de si­ rios y de tirios. Los navicularios están tam bién atestiguados en otros puer­ tos com o en Arlés. Se ocupaban, ade­ más, del servicio de la annona. C on el tiem po se transform aron en colegios profesionales, y se creó un cuerpo único.

Organización de los puertos Los puertos co n tab an con trabajado­ res especializados, com o los dueños de los barcos de carga, llam ados lenum cularii; los b arq u ero s para el transbordo, los traiectarii; los dedica­ dos al trabajo en pequeñas em barca­ ciones, acapharii y lintrarii; los codica­ rii, rem ontaban el trigo en barcazas tiradas por asnos, T iber arriba; los mensores frumentarii m edían el trigo; los fabri navales construían los barcos o los reparaban; los stuppatores cala­ fateaban los barcos con estopas: los sogueros, restiones; y los carpinteros, tiguarii, y deudodrophori, oficios todos citados frecuentem ente en las inscrip­

A rtesanado y com ercio durante el Alto Im perio

ciones al igual que los que se especia­ lizaban en el com ercio del vino, del aceite, de las pieles, del trigo, de los salazones, etc. U nos funcionarios públicos llam a­ dos curatores vigilaban el estado de las naves y su disponibilidad para el tran sp o rte de las m ercancías de la annona. Los puertos co n tab an con gran n ú ­ mero de oficinas m ercantiles priva­ das, de alm acenes, astilleros, etc. y con fu n cio n ario s ad m inistrativos y de control.

Puertos Otros puertos im portantes fueron los de C artago y A lejandría. Se ha su­ puesto por Rouge que la reconstruc­ ción del puerto de Cartago, destruido en 146 a. C., al m ism o tiem po que el de C orinto, es o b ra de C ésar, que asentó en la ciudad púnica una colo­ nia (Str. 17.3.15), pero es m ás p ro b a­ ble que lo fuera en tiem pos de A ugus­ to, com o afirm a A piano (De reb. pun. 136), cuando data la fundación de la colonia y del puerto. Rom a debió rehacer los dos recin­ tos antiguos, dedicándolos al com er­ cio. A través de C artago se exportó el trigo africano a Rom a, que consum ía unas tres cuartas partes de trigo afri­ cano. Otros puertos funcionaban en el norte de África y son conocidos por las inscripciones, com o M issua, G um m i, Rusicade, H yppo, D iarrhytus, etc. El puerto de A lejandría no perdió im portancia du ran te el Im perio, que había tenido en época helenística, sino que la aum entó, debido a la im por­ tancia excepcional de Egipto para el abastecimiento de Rom a y com o puer­ to de tránsito de las m ercancías del Oriente, de Arabia, del Extremo Orien­ te, etc. Los barcos de A lejandría vol­ vían cargados de aceite y de vino, que enviaban al Extrem o Oriente. A lejan­ dría com erciaba con otras m uchas re­ giones del M editerráneo, com o lo in ­

57 dican los testim onios de m ercaderes itálicos, griegos, sirios, árabes, persas, africanos, cilicios, escitas, palm irenses, bactrianos, e indios, que ha dado A lejandría. Los m ercaderes a leja n ­ drinos trab ajab an en Ostia. Cádiz, en el otro extrem o del M editerráneo, era im p o rta n te p u e rto co m ercial. Los barcos gaditanos eran bien conocidos en A lejandría en época augústea (Str. 3.3.4). C ádiz era una ciudad de m illo­ narios, com o lo prueba el censo de 500 caballeros (Str. 3.5.3), cifra sólo igualada por Padua, adem ás de por Rom a. El geógrafo griego E strabón afirm a que «sus habitantes son los que navegan en m ás y mayores naves, tanto por el M ar M editerráneo, com o por el A tlántico». Se dedicaban al co­ mercio siendo pocos los que vivían en sus casas o en Rom a. A lgunos docum entos arro jan luz sobre el funcionam iento de los puer­ tos, com o uno que se refiere al costo de un depósito, y a la custodia en unos alm acenes de Puteoli. En él se cuenta que el esclavo Diognetus, por orden de su am o, había alquilado a otro siervo, de nom bre Eusicus, pro­ piedad del liberto Euno Prim iano, el hórreo XII en los hórreos públicos de Puteoli, donde se encontraba deposi­ tado el trigo alejandrino, recibido en prenda de Cayo Novio Euno, y un se­ gundo alm acén para alm acenar 200 sacos de legum bres. E uno P rim iano hizo un préstam o a Cayo Novio, que lo garantizaba con la m ercancía al­ m acenada. Se pagaba al mes 1 sestercio, lo que es una sum a ridicula. Se ignora el pago que se hacía por depo­ sitar las m ercancías. F. de M artino, con ocasión de com entar este im por­ tante docum ento, señala que «pone ante nuestros ojos, u n negocio, que debía corresponder a una práctica co­ mercial. Q uien necesitaba financia­ ción, acaso para em prender un nuevo viaje, podía depositar en u n alm acén su m ercancía y luego darla en prenda a su acreedor, del que obtenía la fi­ nanciación para otra iniciativa. La

58 prenda podía ser un obstáculo para la venta de la m ercancía, pero esto se p o día obviar m ediante un acuerdo del acreedor pignoraticio, el cual po­ día d ar su autorización para la venta y tom ar de lo obtenido la sum a co­ rrespondiente para la extinción de la deuda: «Com o señala este autor este docum ento es un procedim iento ru ­ dim entario de los m odernos negocios de los depósitos de m ercancías en los alm acenes, con em isión de títulos de créditos representativos de las m er­ cancías, que pueden a su vez consti­ tuir instru m en to s p ara otros nego­ cios. F. de M artino es partidario de que Rom a no tuvo una política com ercial propiam ente dicha ni que se dejara influir por decisiones de carácter co­ mercial. Algunos aspectos de su polí­ tica, com o la construcción de calza­ d a s , fa v o re c ie ro n el t r á n s i t o de m ercancías. Tam bién la posta estatal, el llam ado cursus publicus, benefició el comercio. Los im puestos de las m ercancías, portoria, eran bajos, según se ha indi­ cado ya. N erón (Tac. Ann. 13.50-51) intentó suprim ir los im puestos, pero se opuso el senado. C om m odo im pu­ so nuevos im puestos, y Pertinax los abolió (Herod. 2.4.7). Junto a estos portoria había otros im puestos leves sobre las m ercancías, com o el 1% so­ bre la venta centesima rerum venalium, y el 4% sobre la venta de esclavos, quinta et vicesima venalium mancipio­ rum, y aranceles sobre géneros muy utilizados. U n relieve de Saintes re­ presenta el pago de los im puestos, al igual que un se gundo de N eum agen, un tercero h allado en Kostoloc, y se­ guram ente otro con escena de reco­ lección de la ac eitu n a en c o n tra d o en Córdoba. La actividad m arítim a relacionada con la an n o n a estaba favorecida con privilegios. D om iciano construyó los alm acenes de la pim ienta, donde des­ pués estuvo la Basílica de C o n stan ti­ no, y los alm acenes de Vespasiano.

A kal Historia d e l M undo Antiguo

Corrientes com erciales. Ganadería Las corrientes de tráfico se cruzaban. En la G alia, a com ienzos del Im pe­ rio, se d o cu m en ta m ucho vino de procedencia hispana del noreste, y de Italia; y en Pompeya vinos de Grecia, Asia M enor y G alia. Los vinos del Egeo llegaban a H ispania e incluso b ro n c es a le ja n d rin o s con relieves, com o uno guardado en el Instituto del C onde de Valencia de D on Juan en M adrid, con la lucha de los grie­ gos en torno al cadáver de Patroclo. H asta en ciudades pequeñas, como Pompeya, llegaban objetos de lujo de la India, com o una estatuilla. Es im ­ posible calcular el volum en del co­ mercio, al carecer de datos precisos. Los com erciantes, com o Trim alción, am asaban grandes fortunas con pro­ ductos de prim era necesidad. La terra sigillata aretina invadió entre los años 50 a.C. y 50 d. C. el Occidente. Después vino la subgálica. Se conocen vanas fam ilias de ricos m ercaderes com o los Fabios de N arbona, m ercaderes y arm adores de naves. E n el año 149, S. Fadio M usa socorrió a los colegios de los m arineros y costeó la reconstruc­ ció n del C a p ito lio de su co lo n ia. M arción, que era un arm ad o r de P on­ to, donó a la Iglesia de Rom a, poco antes de la m itad del siglo II, 200.000 sestercios (Tert. De P raescript. her. 30,1-2). La figura m ás típica del co­ m erciante es en el siglo I el citado Trim alción, com erciante en vinos, tocino, perfum es, esclavos y habas. En un viaje ganó 10 m illones de sestercios. O tra vez se hundieron cinco naves. Personajes com o este liberto judío no eran raros. U n a r­ m ador de H ierapolis en Frigia (IG R R 4.841) viajó a Italia en el 73. El com ercio p o r m ar, al igual que los préstam os, fue u n a fuente de ri­ queza (Hor. Epist. 1.6.32 ss). Se debía g anar en opinión de Juvenal (14.204) el doble. A este respecto, F. de M artin o 'recu erd a algunas cifras que in d i­

Artesanado y com ercio durante el Alto Im perio

can que las ganancias eran elevadas, 400.000 sestercios anuales pagaba el colegio de los tirios de Puteoli. A pesar de estas elevadas g an a n ­ cias, las fortunas mayores de época im perial no proceden de la actividad m ercantil, sino de la agricultura y de la explotación de las provincias. Ju n ­ to a los grandes com erciantes y tran s­ portistas v endían sus géneros otros p eq u e ñ o s ten d ero s, com o in d ic a n m ultitud de relieves, com o el em ble­ m a de una vendedora de hortalizas y aves de Ostia, o la pintura de Pom pe­ ya, con un a p an ad ería; los relieves del M useo Vaticano con vendedores de cuchillos, del M useo Torlonia de Rom a con vendedora de aves, y de los Uffizi de Florencia con vendedor de paños, etc. H ab ía tam bién grandes alm acenes. F u n cio n ab an m ercados com o en Rom a los fam osos m ercados de Tra­ jano, que consistían en una serie de oficinas, de tiendas y de alm acenes. La llam ada Basílica tenía tabernas. D om iciano construyó los alm acenes de la pim ienta, donde después estuvo la Basílica de C onstantino, y los al­ macenes de Vespasiano, etc.

2. Comercio en época de Augusto El co m ercio in te rp ro v in c ia l c o m ­ p re n d ía p rin c ip a lm e n te objetos de prim era necesidad, com o alim entos, según se ha indicado, pues am plias zonas com o Italia y G recia ya no producían el trigo suficiente para ali­ m entar a la población. A las ciudades costeras les era m ás b arato p ropor­ cionarse los alim entos p o r vía m aríti­ ma, que traerlos del interior del país, pues los transportes eran lentos y los gastos elevados. Italia era pobre en m inas y tenía que traer el metal nece­ sario para la acuñación de m onedas de las provincias, com o H ispania, ri­ cas en m inas de todas clases, y de las provincias d an u b ian as, N orico, Pa-

59 nonia, D acia y Mesia. N o parece que en época im perial, en este aspecto las m inas del O riente desem peñaran un papel im portante en el sum inistro de m inerales a Rom a. El azufre tan ne­ cesario para el cultivo de la vid se traía casi exclusivam ente de Sicilia. Las provincias orientales se abaste­ cían de aceite en G recia y Asia M e­ nor. Italia enviaba productos agríco­ las a África, a Britannia, a G erm ania y a las cuatro provincias danubianas. Italia, G alia y Asia M enor exporta­ b an tejidos de lana. E strabón (3.2.6) alude a que antes se exportaba del sur de H ispania gran cantidad de tejidos, y que en la actualidad sus lanas eran más solicitadas que las de los coraxos, y que nada las supera en belleza. Sobre las lanas en general escribe P li­ nio (8.191): «H ispania produce exce­ lentes lanas negras; Pollentia junto a los Alpes, blancas; Asia, rojas, a las cuales llam an eritreas; la Bética tam ­ bién las produce; C ancesio las p ro d u ­ ce de c o lo r p a rd o , y T aren to n e ­ gruzcas. Las de H istria y de L iburnia son m ás parecidas a pelo que a lana, y no pueden utilizarse para confeccionar tejidos de largos flecos, com o tam po­ co las de Salecia en L usitania, que en cam bio son más aptas para tejidos de cuadros». Egipto producía m ucho lino que tam bién se cultivaba en los alre­ dedores de A m p u rias en H isp an ia (Str. 3.4.9). C am pos de esparto había en los alrededores de A m purias y de C artagonova (Str. 3.4.9), que «sirve p ara tejer cuerdas y que se exportan a todos los países, principalm ente a Ita­ lia», según Estrabón. Fam osos eran los bronces de C a­ pua y de A lejandría. Al famoso cobre de C am pania, que se trabajaba según un procedim iento seguido en C apua, se le añadía por cada cien libras diez de plom o argentífero de H ispania, con lo que se volvía m ás dúctil y to­ m aba el color agradable, que el aceite y el sol d ab a n a otras clases (Plin. 24.95).

60 C om o afirm a M. Rostovtzeff: «Ita­ lia desem peñó en la vida com ercial del Im perio durante la era de Augus­ to papel principalísim o, más aú n que durante el siglo i a. C., lo cual no fue tan sólo el resultado de la im portan­ cia creciente de Rom a com o uno de los mayores consumidores del mundo. Italia toda, con sus num erosas ciu­ dades, era un m ercado gigantesco y riquísim o para el resto del m undo ci­ vilizado. M erecería la pena investigar desde este punto de vista los m illares de objetos hallados en Pompeya, para definir cuáles de ellos eran de pro­ ducción local y cuáles im portados, y en este últim o caso cuáles procedían de otras ciudades de Italia y cuáles de las provincias u ltram arinas. N o es, sin em bargo, lícito afirm ar que R om a e Italia pagaban la im portación con los tributos que Rom a recibía de las provincias. C arecem os de estadísti­ cas, pero nuestro m aterial sobre la p ro d u c tiv id a d in d u s tria l de Ita lia m uestra que la m ayor parte de la im ­ portación era cubierta con una expor­ tación correspondiente». Se exportaba de Italia m ucho vino y aceite. Plinio (15.8) afirm a que «en la calidad del aceite conserva Italia todavía el prim er puesto, luego rivali­ zan las tierras de H istria y de la Béli­ ca, yendo am bas a la par». C am pania era un m ar de vides; Pli­ nio (14,21-70) y C olum ela (3.2,10-23) dan una im presionante lista de vinos itálicos, que se debían com ercializar. El siglo I fue el siglo de oro de la vini­ cu ltu ra itálica. U na g ran e x p o rta ­ ción de vino y aceite itálicos iba a p a ra r a las p ro v in cias del norte y probablem ente al O riente tam bién. Se exportaba el vino y aceite a través de Puteoli y de Aquileya. Sicilia igual­ m ente cultivaba buenos viñedos re­ cordados por Plinio (14.66). Este au ­ tor lo considera el cuarto lugar en categoría. Los viñedos m ás im portan­ tes se hallaban en M essana y Taurom enicum. El vino de esta últim a loca­ lidad se exportaba a Pompeya. Trimal-

A ka! Historia de l M undo Antiguo

ción (Petr. Sat. 76) com erciaba con África en vinos. Plinio (14.71) com pa­ ra los vinos de las Baleares en H ispa­ nia con los mejores de Italia. M uchos datos de Plinio rem ontan a la docu­ m entación que reunió Agripa, cu an ­ do a raíz de las G uerras C ántabras vino a H ispania a reorganizar su ex­ plotación. Plinio (3.8,16-17; 4.118; 59) cita concretam ente a A gripa com o fuente de sus afirm aciones. Italia exportaba m ucha terra sigi­ llata aretina, a la que se aludirá en otras páginas. Los utensilios de m etal de C apua se h an hallado hasta en el C áucaso y el río Kuma en com pañía de otros procedentes de A lejandría y de Asia Menor, como en la necrópolis de Bori. sobre todo durante el siglo I. D urante este siglo se h an descubierto grandes cantidades de bronces y de vidrios en Panticapaeum , a partir de la época de Augusto. D urante los años del funda­ dor del Principado, Italia exportó una gran cantidad de fíbulas de Ancissa, que se hallan en el Occidente, y hasta en el Don. Por estos m ism os años la fábrica de Fortis en M ódena exportó una gran cantidad de Lám paras, que h an a p a­ recido po r todas las provincias del Im perio. En C am pania se im itó el vidrio si­ rio, que se enviaba hasta el sur de Rusia. Italia podía en el siglo I equilibrar la balanza de pago de los productos que recibía de las provincias con es­ tos productos. C entros com erciales de prim er o r­ den fueron A quileya y Puteoli. La prim era ciudad exportaba gran canti­ dad de productos al resto de Italia com o a Rom a y a Pompeya, al África, a Bélgica y a D alm acia. Los utensi­ lios de hierro hallados en D alm acia proceden seguram ente de esta últim a ciudad. También fabricaba armas para el ejército del D anubio. A lejandría, com o se ha indicado, exportaba sus productos, com o lino,

61

Artesanado y com ercio durante el Alto Im perio

Un uso secundario de las ánforas para tumbas de los pobres, según se ve en la necrópolis de Ostia.

papiro, cuentas de vidrio, perfum es, marfiles, joyas y objetos de plata has­ ta el sur de Rusia. A lejandría como R o m a p ro d u c ía n p a ra la e x p o rta ­ ción.

3. Época julio-claudia Se co n tin u ó en líneas generales la m ism a dirección que en la época augústea. A hora los productos itálicos lentam ente desaparecen de G erm a­ nia y del m undo celta. Así a partir de este siglo exporta vino a Irlanda, isla que era frecuentada por los m ercade­ res galos desde los tiem pos de A ugus­ to, y la cerám ica subgálica desplazó a la aretina en las provincias d an u b ia­ nas, en G erm ania, en B ritannia y en G alia. Incluso hasta Pom peya llega­ ron los productos de la G ranfesenque, pues en la ciudad cam pana han aparecido dos cajones llenos de cerá­ m ica de esta localidad. El com ercio con la India y con A rabia de objetos de lujo progresó notablem ente en la época julio-claudia. A lejandría era el puerto que d esem p eñ ab a un papel

im portante com o centro de distribu­ ción de estos productos al resto del Im perio. Otra ciudad im portante en este com ercio fue Petra, que se con­ virtió en este aspecto en rival de Ale­ jandría. Desde Petra los productos se dirigían a lom os de cam ellos a los puertos de Siria y de Fenicia a través de D am asco. U n tercer cam ino para los produc­ tos com erciales de la India y de C hi­ na era caravanero. Desde Persia se dirigía a Petra. A p artir del equilibrio logrado entre R om a y el reino parto se abrió nuevam ente la ruta carava­ nera del Eufrates. A hora cobró una im portancia excepcional el oasis de Palm ira, en la ruta del Eufrates a D a­ masco. Los ingresos que los m ercade­ res lograban con este com ercio que­ d a n b ien p aten te s en los edificios p ú b lico s y p riv ad o s de la ciu d ad , com o los tem plos de Bel, dedicado el 32, con una gran colum nata, de Baal Sam ín y D urrahlum , com pletado en 130, la gran colum nata, la gran canti­ dad de relieves de todo género, m u­ chos de ellos de carácter religioso, las tum bas, lujosas, etc., y en las joyas,

62

A ka! Historia del M und o Antiguo

que cubren el pecho de los bustos fe­ m eninos depositados en las necrópo­ lis. Estas joyas, de un lujo escandaloso, como las fíbulas circulares con piedras de colores, prueban un com ercio en ­ tre Meroe, Egipto y Fenicia con Panonia. Otro punto de partida de las m er­ cancías era Seleucia-Ctesifontc. D ura Europos sobre el Eufrates vigilaba las caravanas que iban cam ino de Palmira.

Relaciones com erciales con los países del norte de Europa En tiem pos del gobierno de C laudio o de Nerón, los m ercaderes rom anos com erciaban activam ente con N orue­ ga, Suecia y D inam arca. Este com er­ cio partía de los puertos del norte de G alia. Otra vía de penetración del co­ m ercio iba desde la desem bocadura del D anubio y las ciudades griegas del M ar Negro, subiendo el D nieper para term inar en los países del Bálti­ co. Una tercera ruta desde Aquileya, a través de C arn u n tu m , term inaba al noreste de G erm ania y desde aquí iba a Escandinavia. Se com erciaba con vino y con bronces. En la época julio-claudia, se expor­ taban grandes cantidades de aceite y de vino. La producción y venta del vino está representada en la C asa de los Vetti en Pompeya. El agrónom o Columela (3.3.1) y Plinio el Viejo (14.3) re­ com endaban p lan tar y conservar los viñedos, pero se iba prefiriendo poco a poco ab an donarlos a los colonos, que preferían el cultivo de los cerea­ les. Esta tendencia se debía a la ince­ sante dism inución del m ercado, que coincide con el desarrollo de las p ro ­ vincias. Italia C en tral y C am p an ia fueron las regiones más perjudicadas. En cam bio, el valle del Po, que co­ m erciaba con las regiones d an u b ia­ nas, acusó m enos la crisis, que coinci­ de con la aparición de 'grandes lati­ fu n d io s en Ita lia , en Á frica y en Egipto. Los productos de las fincas m edia­

nas no podían com petir en el m erca­ do con los de los latifundios, que se dedicaban principalm ente al cultivo de los cereales. Así Italia se convirtió en una región triguera. M. Rostovtzeff duda de que después de Augusto y de Tiberio m uchas provincias paga­ ran los tributos en trigo. Italia se pro­ veía de trigo fundam entalm ente en los dom inios im periales de África y de Egipto. El trigo sobrante, después de aprovisionar al ejército y de ali­ m entar a la plebe de Rom a, era ven­ dido por los em peradores. Esta venta constituía unos ingresos im portantes a los em peradores. Los cosecheros determ inaban el precio del trigo en el m ercado. Con el tiem po la venta de trigo por los em peradores aum entó m ucho, debido a la concentración de los latifundios en m ano de los em pe­ radores, por confiscaciones y h eren­ cias de las fam ilias senatoriales más ricas y antiguas. Los em peradores lle­ garon a ser los m ayores propietarios de fincas y los mayores vendedores de trigo. Egipto era la m ayor finca del em perador. En el com ercio y en el artesanado los esclavos eran la colum na verte­ bral de la econom ía.

4. El comercio en época de los Flavios Los años del gobierno de los Flavios y de los A ntoninos trajeron un desa­ rrollo grande del urbanism o. El im ­ perio se llenó de excelentes ciudades que eran grandes focos com erciales e industriales. F. Coarelli ha sintetizado bien esta época: «El período que com ienza con A driano y que puede term inar con C óm odo, representa ciertam ente la fase m ás florida del Im perio: la eco­ nom ía de las provincias está en plena expansión, la producción y el com er­ cio alcanzan un nivel jam ás logrado hasta la edad m oderna. Las rutas de navegación tocan regularm ente los

63

A rtesanado y com ercio durante el Alto Im perio

puertos del Golfo Pérsico y del O céa­ no índico, y los productos de C hina y de la India afluyen al área m editerrá­ nea. Paralelam ente llega a la cum bre la civilización urbana, que representa el producto más típico de la sociedad antigua: el im perio constituye una u n id ad económ ico-social y cultural que podríam os definir com o una aso­ ciación de ciudades, dotadas de gran autonom ía y agrupadas en unidades adm inistrativas, las provincias, que ah ora h an asum ido ya características casi nacionales. La u n idad del Im pe­ rio ya no es com o en otros tiempos, un hecho puram ente político-adm i­ nistrativo, basado en el poderío m ili­ tar de una ciudad-estado m ás podero­ sa que las dem ás, com o había sido R om a en el período republicano, sino que ahora está plenam ente realizada tam bién en el plano económ ico, so­ cial y cultural. El elem ento base, unificador, está constituido precisam en­ te p o r la civilización urbana, com ún ahora a todas las provincias, tanto oc­ cidentales com o orientales. E n este cuadro Italia constituye un elem ento de por sí: en gran parte des­ p o blada, económ icam ente p a ra sita ­ ria, es ahora sólo un acervo de lati­ fundios senatoriales, figura anticipada de lo que será la estructura feudal. Algo muy diferente hay que decir de Rom a y de los centros m enores u n i­ dos funcionalm ente con ella, com o es O stia y la ciudad del Puerto, que se va form ando alred ed o r del nuevo em ­ barcadero com enzado por C laudio y am pliado por Trajano. Pero la capital está totalm ente aislada de su antiguo hinterland, que ya no puede alim en­ tarla: R om a constituye cada vez más una pura expresión de representación y de aparato, un telón para las repre­ sentaciones oficiales, u n cam po libre p ara el arte y para la cultura oficial y cortesana. En torno al centro m o n u ­ m ental se aferra un a plebe inm ensa, nutrida a expensas del Estado, o de­ dicada a lo sum o a actividades secun­ darias. El problem a urbanístico deri­

vado de la necesidad de alojar a esta enorm e m asa (no inferior ciertam en­ te al m illón de individuos) se resuelve con la creación de edificios de varios pisos con apartam entos de alquiler, cuya desconcertante m odernidad nos sorprende hoy con los ejem plos que h an quedado en R om a y especial­ m ente en Ostia. La preponderancia de las provin­ cias se m anifiesta tam bién en el he­ cho de que los dos prim eros em pera­ dores del siglo II, T rajano y Adriano, am bos son de las provincias, de H is­ pania. Al m ism o tiem po, el aceite que se consum ía en R om a y en gran parte de Italia procedía casi exclusivam en­ te de España, com o dem uestra la coli­ na artificial del Testaccio de Roma, cerca del em porio del Tiber, form ada exclusivam ente por un incalculable núm ero de ánforas para aceite espa­ ñolas (como puede verse p o r las m ar­ cas de fábrica y las inscripciones de origen)». Im portantes centros com er­ ciales eran: A lejandría en Egipto, A ntioquía, D am asco, Palm ira, Filadelfia, Heliopolis, en Siria; Éfeso, Pérgamo, Esm irna, Sardes, Mileto, A ncira, Tarso, Nicea, N icopolis, B izancio, Cicico, Sinope, Tomi, Istros, en Asia M enor; C artago en Á frica; Lyon, N arb o y M arsella en la G alia; C artagonova, C órdoba, H ispalis, Tarraco, Asturica Augusta, Augusta Em erita y Gades, B racara Augusta, C aesaraugusta en H isp an ia; O stia, Puteoli, Pom peya, Aquileya y Verona en Italia; Siracusa, Parnornus en Sicilia; C olonia Agrippinem sis, B ounca, M ogom tiacum y Argentorate en G erm ania; Eburacum y L o n d in iu m en Inglaterra; H ippo R egius, C a e sa re a y H a d ru m e tu m , C irta y C irene en África; Pola y Ter­ geste en Istria; Salonae en D alm acia; Poetovio en P a n o n ia ; T esa lo n ic a, Atenas, C orinto y R odas en Grecia; Q uersoneso y P anticapeum en C ri­ mea; Tiro, Sidón y A radus en Fenicia; Seleucia en M esopotam ia; B orra y Petra en A rabia, y Jerusalén en Pales-

64

tina. M uchas de estas ciudades por su situación ju n to al m ar desarrollaron u n intenso comercio. O tras ciudades, com o P alm ira, P etra y B osra eran centros com erciales im portantísim os de caravanas. Se h an excavado im portantes cen­ tros com erciales silenciados por las fuentes literarias, com o las de África: T huburbu M aius, T hubarsicu N um idarum , Sufetulla, Thugga, A lthiburus, Lam baesis, T ham ugadi, M adaurus y V olubilis. En las p ro v in cia s danubianas: A quincum , C arnutum y N icopolis ad Istrum. En Suiza: A u­ gusta R aurica y Vindonissa. En Re­ tia: C am bodunum y C astra Regina. En el Norico: Virunum. En Dalmacia: D oclea. E n In g laterra: A trebatum , A quae Sulis, etc. Las capitales de las provincias eran tam bién grandes centros de com ercio local o provincial. E n H ispania, por estos años del gobierno de los Flavio y de los A ntoninos, se crearon los fora, que en principio eran m ercados, y que después se convirtieron en ciu­ dades, com o el F orum L im icorum (Ptol. 2.6.43), la actual G uinzo de L i­ m ia en Orense; el Forum G igurrorum (Ptol. 2.6.37), Valdeorras en la m ism a provincia; el Forum B ibalorum (Ptol. 2.6.42), donde com erciaban los bibali, que h ab itaban las orillas del río Bub al; el F o ru m N a rb a s o ru m (P tol. 2.6.48), que concentraba para o p era­ ciones m ercantiles a los narbasi. Los lem ari (Plin. 3.28) com erciaban en un Forum , del que nació M onforte de Lemos, ciudades todas en la actual provincia de Orense y que h a n llega­ do hasta hoy. El Forum A unigancum dio origen a Ongayo, en S antander; en el Forum A ugustanum se fundó la colonia de L ibisorana Forum A ugus­ tan a (Plin. 3.25), hoy Lenuza en A lba­ cete. El Forum Iulii (Plin. 3.10) se en ­ contraba en Jaén, etc. U no de los problem as que tenían planteados estas ciudades era el apro­ visionam iento del trigo, que tenían m uchas veces que co m prar fuera de

A k a l Historia del M u n d o Antiguo

su territorio, por no producir lo nece­ sario para el consum o de sus h ab i­ tantes. E n R om a el e m p e ra d o r se ocupaba de este asunto. E n las res­ tantes ciudades era un deber de los m agistrados. M uchas veces se depen­ día de im portaciones regulares u oca­ sionales. Fue vital para el Im perio el com ercio de alim entos y los transpor­ tes. Roma no regulaba el mercado. Los em peradores ante todo cu id ab an de que a R om a y al ejército no les faltara el trigo necesario. Ellos acaparaban ingentes cantidades de trigo. El trigo de los num erosos dom inios im peria­ les no se solía vender. El transporte m arítim o y terrestre tenía ciertas lim i­ taciones. El tran sp o rte m arítim o o fluvial era el m ás rápido y barato. F ueron frecuentes la escasez y cares­ tía de los alim entos de prim era nece­ sidad. H ay datos en las fuentes de ham bres. En estos casos los com er­ ciantes del trigo lo acap arab an y ven­ dían a precios abusivos, lo que oca­ sionó frecuentes motines. En tiem pos de Tiberio, A spendos en Panfilia sufrió escasez de víveres, y C orinto bajo C laudio. U na gran ham bre azotó Asia M e­ nor en tiem pos de D om iciano, a ella alude el Apocalipsis de San Juan (6.6). A ntioquía de Pisidia fue azotada por ham bre, que quizá es la m ism a que la anterior. En esta ocasión los precios se dispararon. L. Ántistio Rustico requisó el trigo, que fue vendido a un precio fijo a los com pradores de trigo y sólo a ellos. El precio era el doble que antes de la es­ casez. Se tiene noticia de una gran ham bre en Prusa, a finales del siglo I o com ienzos del siguiente. Las regio­ nes m ás ricas desde el punto de vista de la agricultura, como el norte, fueron castigadas por el ham bre en tiem pos de M arco Áurelio. Se ocupó de solu­ cio n ar la escasez C. Arrio A ntonino, que entonces desem peñaba el cargo de curator viarum (C IL V, 1874). Posi­ b lem en te co m p ró el trigo de C o n ­ cordia.

65

A rtesanado y com ercio durante el Alto Im perio

P.P. Cornelio Félix Italo (CIL XI, 377) se encargó del sum inistro de ali­ m entos en A rim inum , posiblem ente requisándolos. Se tienen noticias de ham bres en Frigia, en Asia M enor, en el año 162, y en Italia en torno al 175 (CIL XI, 379, 5635). El ham bre azota­ ba a veces incluso a las provincias trig u e ra s p o r ex c elen cia , com o el Africa P roconsular y N um idia (CIL V I I I 1648, 9250, 15497, 25703-4, 26121, etc.). Los latifundistas, com o M. C orne­ lio F ro n tó n , alm ac en ab a n grandes cantidades de trigo, que a veces d o n a­ b an a su ciudad. Las dificultades de los transportes explican estas cares­ tías en parte. Incluso Egipto padeció escasez, com o en época de Plinio el Joven (Paneg. 31), en época de A dria­ no, y antes en tiem pos de G erm ánico. M acedonia tam bién pasó escasez de trigo, m otivado p or el trasiego de tro­ pas por su territorio en época de Tra­ jano, al igual que, en el siglo II, el m u­ n icipio Aelio C oela en el Q uersoneso tracio. Se creó un cargo m unicipal encar­ gado de la com pra de trigo, llam ado el com prador de trigo. Los ediles en O ccidente y sus equi­ valentes en Oriente, los agoranomoi, vigilaban de que el precio del pan fuera siem pre bajo, y asequibles a la

gran m asa de la población los dem ás alim entos. M uchas veces no lo conse­ guían, así se tiene noticia del rápido aum ento del precio del pan en Efeso... Las ciudades com o lo hicieron frecuentem ente las de G recia y Asia M enor (Efeso), hon raro n a las perso­ nas que desem peñaban estos cargos, tan necesarios para el buen abasteci­ m iento de la población. A lgunas ve­ ces el cum plim iento de este cargo era costoso para los funcionarios. A Moschion en Pérgamo, la com pra de trigo para su ciudad le supuso 5.000 d en a­ rios de su bolsillo. En Estratonicea un com prador de trigo entregó 10.000 denarios de su capital, al igual que en M artinee. Apuleyo (Met. 1.24-25) describe bien la actuación de los ediles, encargados de controlar los precios de los alim en­ tos en el m ercado: «Estoy encargado de la sección de abastos, soy edil. Si te apetece algo, lo tendrás en seguida. Le doy las gracias: había asegurado sufi­ cientem ente mi cena con la com pra del pescado. Pero Pitias, al ver mi ces­ ta y sacudirla para ver m ejor el pesca­ do: ¿C uánto —me pregunta— te han costado estos boquerones? Me costó trabajo —le digo— para sacárselos al pescadero por veinte denarios. Al oírme, me coge del brazo en el acto, y m etiéndom e de nuevo en el

Restos de unos almacenes de Ostia.

66 mercado: ¿A quién —me dice— has com prado aquí este saldo? Le señaló a un pobre viejo, sentado en un rin ­ cón. Inm ediatam ente con sus prerro­ gativas de edil, increpándolo con la m ayor rudeza: A hora —dice— ya no tenéis consideración ni para nuestros propios amigos ni, en general, para ningún forastero; ponéis un alto pre­ cio al pescado más ruin y, con la ca­ restía de los víveres, reducís esta ciu­ dad, la flor y nata de Tesalia, a la condición de un desierto o de un p i­ cacho solitario. Pero ello no pasará im punem ente. Yo me encargaré de m ostrarte, bajo mi ad m in istració n , cóm o se ha de reprim ir a los desa­ prensivos. Y, vaciando en el suelo la cesta, m anda a su oficial pisotear los pececillos y triturarlos todos hasta el último. Después, satisfecho de su se­ veridad, mi am igo Pitias me invitó a salir: Q uerido Lucio, me conform o con dar una lección com o ésta al po­ bre viejo». El sum inistro de aceite era tan im ­ portante com o el del trigo. En las ciu­ dades griegas se creó el cargo de com ­ p rad o r del aceite de olivo. Incluso se com praba el aceite en regiones p ro ­ ductoras m uy distantes. En A lejan­ dría h an aparecido cerca de mil es­ ta m p illa s d e á n f o r a s de a c e ite s procedentes de H ispania. M. Rostovtzeff caracteriza el im pe­ rio del siglo II: «Así, pues, ha de h a ­ cerse resaltar, en prim er térm ino, que el siglo II fue una era de gentes ri­ cas o acom odadas, dispersas por todo el Im perio, y no m odestos terrate­ n ientes, com o los m iem bros de la burguesía m unicipal en tiem pos de la república y en los albores del Im pe­ rio, sino grandes señores, capitalistas en gran escala, que en m uchos casos presidían la vida social de sus ciuda­ des, y a los que todo el m undo cono­ cía no sólo en su ciudad, sino en toda la c o m a rc a e in c lu s o en to d a la provincia». Para este autor la fuente principal de las grandes fortunas seguía siendo,

A k al Historia del M und o Antiguo

en parte, el comercio. El dinero ad ­ quirido en el com ercio au m en tab a con los préstam os, y se invertía en tie­ rras. Comercio, transporte e industria alcanzaron cierta im portancia en la econom ía y están en el origen de al­ gunas fortunas. El comercio y el transporte en el si­ glo II alcanzaron algunas caracterís­ ticas que lo diferencian del siglo ante­ rior. S eñala este in v estig ad o r ruso que el com ercio se h ac ía a escala m undial e incluso con países situa­ dos al otro lado de la frontera. Entre las cu a tro p ro v in cia s d a n u b ia n a s , G alia y G erm ania, se desarrolló un activo comercio. Los productos de la industria del Rhin, al igual que en tiempos de la dinastía julio-claudia, llegaban al Báltico. El com ercio rom ano desde el D a­ nubio alcanzaba las orillas del D nie­ per, com o se deduce de los hallazgos m onetales y de objetos de vidrio y de cerám ica hallados en las tum bas. Los godos establecidos en las fértiles este­ pas del sur de Rusia eran los interm e­ diarios de este com ercio entre las pro­ vincias d an ubianas y D inam arca. Los países escandinavos y la zona de G erm ania occidental, a juzgar por los tesorillos de las m onedas, com er­ ciaban con Bélgica y con el valle del Rhin. El com ercio de Panonia depen­ día de Aquileya, y el de C arnutum del Rhin. Los productos galos penetraron en G erm ania en las provincias d an u b ia­ nas y a lc a n z a ro n R u sia, com o lo prueban las fíbulas esm altadas galas. El com ercio del R hin se extendió gradualm ente a p artir del siglo I y d u ­ rante todo el siglo siguiente llegando a Britannia y a las costas de Germ ania. El com ercio costeaba G erm ania para evitar p asar el limes. C entros flore­ cientes de com ercio fueron O lbia, Panticapeo, Q uersoneso y Tanais, en el siglo II. Los dos prim eros com er­ ciaban con las orillas del M ar Negro. El Bosforo vendía trigo, tan necesario para las ciudades del Im perio R om a­

Artesanado y com ercio durante el Alto Im perio

no, pescado, cuero y cáñam o, produc­ tos que a través de las ciudades grie­ gas, te rm in a b a n en m an o s de los soldados acuartelados en el D anubio o en C apadocia. El com ercio de las m ercancías, pieles y cera de R usia C entral con el Im perio R om ano, se d ebió h acer a través de las tribus sarm antas. El África, N um idia y M auritania ex p o rtab an esclavos, m arfil y gran cantidad de fieras para los anfitea­ tros, com o lo indica el fam oso m osai­ co de Piazza A rm erina en Sicilia, que es de origen africano, y fechado entre los años 310-330. C acerías de fieras se representan frcuentem ente en los m o­ saicos africanos, com o en pavim entos de C artago con cacerías de jabalíes, fechados entre los años 10-230 y 300320; de D erm ech, con em barque de fieras en una nave, al igual que en P iazza A rm erina de com ienzos del siglo IV; de H ippo Regius, con cace­ rías de leones y leopardos y antílopes con redes, 280-330; de Utica, con ca­ cerías de gacelas contra las redes y de transporte de éstas, de la segunda m i­ tad del siglo IV; de Le Kef, la antigua Sicca Veneria, con avestruces y cuer­ vos dentro de red, de m itad del siglo III; de Rom a, E squilino con cacería de osos con redes. Tam bién se im portaba m adera de cedro de África. Siguió siendo im por­ tante el com ercio de A lejandría con Arabia, la India y C hina, llegando el com ercio rom ano a Vietnam y S um a­ tra, im portándose, adem ás de objetos de lujo, algodón y sedas. A lejandría era un im portante m ercado de escla­ vos. U na ruta de la seda iba a través de Partia y del sur de Rusia. Estuvo ab ierta h asta el final del Im perio. Egipto com erciaba con M eroe y Abisinia. E xportaba el Im perio a O riente trigo y h ierro p ro ced en tes de A le­ jandría. Una ruta comercial llevaba de Koptos a Berenice, a través del desierto. U na ilota de guerra protegía a los co­ merciantes. Los soldados escoltaban

67

tam bién las caravanas. La policía vi­ gilaba el tránsito por el Nilo. Las vie­ jas asociaciones, que arran c ab an del Egipto lagida, de m ercaderes y navie­ ros pervivieron hasta el siglo III com o lo in d ic a u n a in s c rip c ió n de M edam ut. El com ercio caravanero de A rabia a Siria continuó floreciente. Petra en­ tró en su m om ento de m áxim o es­ plendor después del año 106, anexio­ nada a A rabia Petrea. Este com ercio favorecido por la calzada que cons­ truyó T ra ja n o desd e S iria al M ar Rojo. Este siglo fue el del m áxim o flo­ recim iento de Palm ira, que continuó hasta su destrucción en época de Au­ reliano. En Petra y en Palm ira el co­ mercio estaba en m anos de m ercade­ res in d íg en as. O tras ciu d ad es, sin llegar a la im portancia com ercial de estas dos, com o Filadelfia, D ura Europos, G erasa y Bosra fueron grandes centros com erciales, com o lo indican sus ruinas espléndidas. Esta riqueza sólo podía proceder del comercio. El com ercio interprovincial era el que engendraba la riqueza, incluso en Siria y Egipto. Egipto debía su prosperidad a los tejidos de lino, al trigo, al papiro, al cristal y a los obje­ tos alejan d rin o s que se fab ricab an con m aterias traídas del exterior del país, com o marfil, joyas, ébano y per­ fumes. Siria era fam osa por los vesti­ dos de lana y de lino, que se obtenían con la lan a de Tiro. Las ciudades asentadas en la costa y en los grandes ríos vivían del com ercio interprovin­ cial. Ya E strabón (3.2.4), al referirse al com ercio de la Bética, a com ienzos del Im perio, afirm a «que se halla fa­ vorecido por los ríos y las abras, se­ m ejantes a ríos, y com o tales remontables desde el m ar hasta las ciudades de tierra adentro, ya p o r navios gran­ des, ya por otros m ás pequeños»; y en otro pasaje (3.2.1): «Las ciudades más im portantes por su tráfico comercial son las que se alzan ju n to a los ríos, los esteros y el m ar». Esto sucedía en todas partes del Im perio. M uchas ins­

68 cripciones se conocen de m ercaderes. A veces señalan el producto en que c o m e rc ia b a n , q ue m uy fre c u e n te ­ m ente eran alim entos, aceite, vino y trigo en prim er lugar. M uchas p ro ­ vincias com o Egipto, el África P ro ­ consular, Sicilia y C erdeña eran ex­ portadores de trigo; Grecia lo traía del sur de Rusia, de donde lo im portó en época griega, y de Asia M enor. En la alab an za de H ispania, redac­ tada por Plinio (37.203), es precisa­ m ente en los productos alim enticios en los que se fija: «Inm ediatam ente después de Italia, y exceptuando las fabulosas regiones de la India, debo colocar a H ispania. En parte es p o ­ bre, pero allí donde es fértil da en ab u ndancia cereales, aceite, vino, ca­ ballos y m etales de todo género, en lo que la G alia va a la par; pero H ispa­ nia la vence por el esparto de sus re­ giones desérticas, por la piedra espe­ cular, por la belleza de sus colorantes». Esta alabanza coincide con la de Trogo Pompeyo, escritor galo contem po­ ráneo de Áugusto, extractado por Jus­ tino, que vivió hacia el año 300 (44.1). Afirma este últim o historiador: «Es rica en toda clase de frutos, de tal m odo que abastece pródigam ente con toda clase de cosas, no sólo a sus p ro ­ pios habitantes, sino tam bién a Italia y a Roma. En ella hay abundancia de trigo, de vino, miel y aceite; produce m ucho lino y esparto, y no sólo sobre­ sale p or sus m inas de hierro, sino tam bién p or sus yeguadas de ligeros caballos...». La producción estaba en función de la exportación. H ispania exportaba el aceite a todo el Im perio, principalm ente a R om a, a B ritannia, a G alia y a M au ­ ritania T ingitana, y al lim es euro­ peo. F. R odríguez A lm eida ha p u ­ blicado unas largas listas con los nombres de los comerciantes de aceite hispano. Seguían produciendo buenos vinos G alia, Italia, G recia con las islas y Asia M enor. H ispania cosechaba vi­ nos famosos en Tarragona y en Lauro

A k al Historia d e l M und o Antiguo

(Valencia), que lo eran p o r su finura, y en las Islas Baleares, que podían com petir con los m ejores de Italia (Plin. 14.41). Plinio (14.41) afirm a que entre los vinos de inferior calidad el hispano es el mejor. Los productos de lujo no desem peñaban papel im por­ tante en el com ercio al por mayor. E n las inscripciones de Lyon los m ercaderes m ás im portantes com er­ ciaban en vinos, aceite y m aderas, al igual que en Tréveris y en Arlés. Tarso exportaba ropas de lino de alta calidad, fam osas en todo el Im ­ perio, en las que trab ajab an todos los tejedores de la ciudad, pero la g an a n ­ cia no era m uy elevada, pues pocos contaban con los 500 dracm as para c o m p ra r la c iu d a d a n ía local (D io C hris. 34.21-23). P atavium (Padua), célebre por la cría de ovejas y por el algodón, exportaba tapetes y m antos de calidad (Str. 5.1.12). El lino más codiciado era el de Saetabis en Valen­ cia (Plin, 19.9). O tras regiones h ispa­ nas en v iab an lino a R om a; P linio (19.10) escribe sobre el particular, «de la m ism a H is p a n ia , y desde hace poco tiem po, se im porta en Italia el lino soelico, útilísim o en las redes de caza». Fam osos eran los vestidos tran sp a­ rentes de Cos, m encionados por Trim alción (Petr. Sat. 55). C orinto expor­ taba m uchas vajillas de bronce, según Trim alción (Petr. Sat. 57.60). En el si­ glo I eran objetos preciosos, pues su fabricación debía h ab er ya decaído m ucho. E n p in tu ra s p o m p ey an a s, com o en la tum ba de Vestorius Pris­ cus, se representan estas vajillas de lujo colocadas sobre la mesa. Los m ercaderes de Palm ira se m en­ cionan en inscripciones de D acia, de R om a y de Egipto, lo que indica un trasiego grande de m ercaderes dentro del Im perio en función de las m er­ cancías. El principal consum idor de todos estos artículos era la an n o n a im pe­ rial. Los com erciantes, que frecuente­ m ente eran alm acenistas y navieros,

69

Artesanado y com ercio durante el Alto Im perio

Depósito de tinajas para conservar productos. Ostia.

com erciaban para el em perador, para el ejército y para la ciudad de Rom a, com o se desprende de los colegios de los navicularios, que atravesaban los mares, y de los nautas que viajaban po r los ríos y lagos. Estos colegios, al ser indispensables y m uy útiles para abastecer a Rom a y al ejército, eran reconocidos y favorecidos por el Es­ tado R om ano, que no sólo les prote­ gía, sino que les concedía im p o rtan ­ tes privilegios. La im portancia que para el Estado tenían las asociacio­ nes de com erciantes y navieros queda bien dem ostrada en que ellas fueron los prim eros gremios reconocidos y favorecidos, com o lo hizo C laudio (Suet. C laud. 19). El pórtico donde se re u n ía n en O stia las aso ciacio n es provinciales y locales de la annona urbis data seguram ente de los tiem ­ pos de este em perador. Las provin­ cias occidentales y las del norte de África, G alia, y C erdeña tenían sus oficinas con títulos, y de las restantes sólo había símbolos. E n este aspecto, com o en tantos otros, siguió R om a con la política em prendida por los Ptolom eos, que se ex ten d ió a las a so c ia c io n e s de Rom a, de Puteoli, de Ostia y de Aquileya, y después a las de las provincias. M. Rostovtzeff cree que estos colegios

de arm adores y de com erciantes de artículos de prim era necesidad eran co n sid erad o s com o o rganizaciones del Estado. O tras asociaciones eran privadas. En Rom a había grandes alm acenes, horrea, para co nservar las m ercan­ cías. A pesar de estas excelentes orga­ nizaciones de transportistas y de n a­ vieros, el em perador, para abastecer al ejército y a los habitantes de Roma, se vio obligado a requisar, a veces, grandes cantidades de trigo y a pre­ sionar a estas asociaciones; ello con­ tra las directrices de la política de Trajano según su am igo y panegirista Plinio el Joven (Paneg. 29). Las ciudades tam bién acudían a los m ercaderes y transportistas para aprovisionarse de alim entos y para obtener m aterias prim as para el co­ mercio, com o lo indica la creación de los proveedores de grano. Este com er­ cio, según se ha indicado ya, se vio fa­ vorecido por las calzadas y por los ríos. En el O riente las vías existían de siem pre en Asia M enor, en Egipto, en G recia y en Siria. Tam bién en G alia y en G erm an ia los ríos favorecieron m ucho el com ercio interprovincial. En H ispania varios ríos eran navega­ bles. Así, el G uadalquivir lo era hasta

70

C órdoba, unos 200 km, y hasta C ástulo, donde se ha descubierto un puerto fluvial con barcazas (Str. 3.2.8; Plin. 3.10). El G u a d ia n a era navegable, «no tan lejos ni en naves tan grandes com o el Betis» (Str. 3.2.3). «El Tajo era rem ontable p o r grandes navios de transporte», algo m enos de 100 km. «En el Duero los grandes navios pue­ d en su b ir su curso p o r espacio de unos 150 km» (Str. 3.3.4). «La m ayo­ ría de los ríos del noreste eran nave­ gables» (Str. 3.3.4). Los m ercaderes rem ontaban el curso del E bro (Av. Ora M. 503). El Nilo era tam bién una gran arteria de com ercio, al igual que el Eufrates y el Tigris. Favorecieron el com ercio la seguri­ dad de la navegación en época im pe­ rial, y los bajos derechos de aduanas. T am bién existió un a b u n d a n te co­ mercio al por m enor, recordado en las inscripciones y confirm ado por la arqueología. El desarrollo experim entado por el com ercio llevó a una descentraliza­ ción, en la que Italia perdió su im por­ tancia en el com ercio, aunque los co­ merciantes itálicos, ricos e influyentes en Rom a, todavía tenían copado el com ercio danubiano. F. Coarelli ha indicado bien las causas de esta des­ centralización: «La guerra civil, que siguió a la m uerte de N erón y que lle­ vó al poder al representante de una oscura fam ilia sabina, Flavio Vespa­ siano, no p or su breve duración fue un episodio m arginal. Así com o A u­ gusto tuvo que apoyarse en las clases m edias itálicas en la guerra contra A ntonio, Vespasiano tuvo que recu­ rrir a las provincias contra Italia, que se había declarado p or su rival Vitelio. A continuación, la política de los Flavios tam bién se orientó a favore­ cer las capas superiores de la burgue­ sía m unicipal de las provincias occi­ dentales m ás latinizadas. D efinitiva­ mente desaparecen del Senado no sólo las antiguas fam ilias de la nobleza re­ publicana (este proceso se había ini­ ciado ya bajo los Julio-claudios), sino

A k al Historia del M und o Antiguo

tam bién las fam ilias de la nueva no­ bleza creada por Augusto. Este proceso político corresponde perfectam ente a la situación econó­ mica que se había creado en los m is­ m os años. La decadencia de Italia va siendo total; decrece la producción agrícola: por ejemplo, el aceite, que en la últim a edad republicana consti­ tuía uno de los principales artículos de exportación, se im porta ahora en grandes cantidades de España. Tam ­ bién en el cam po industrial asistimos a una grave crisis; cesa la producción de la cerám ica de Arezzo, siendo sus­ tituida por las fábricas de cerám ica de la G alia, cuyas m anufacturas son tam bién am pliam ente im portadas en Italia. El fenóm eno se acentuará cada vez más durante el siglo II: del Esta­ do rom ano-itálico se ha pasado al Es­ tado m undial y R om a —carente de un hinterland económ ico— es ahora únicam ente la capital parasitaria de un inm enso territorio, en el cual las provincias tom an casi el aspecto de naciones diferentes y autónom as, y constituyen por lo general los verda­ deros cen tro s económ icos del Im ­ perio». La decadencia del com ercio itálico, o por lo m enos del sur de Italia, que­ da patente en la progresiva decaden­ cia de Puteoli. Se ha atribuido esta decadencia a la im portancia crecien­ te de Ostia ya desde los com ienzos del Im perio, cuyo puerto fue m ejora­ do por C laudio, am pliado por N erón, y reconstruido por Trajano. M. Rostovtzeff, a quien en gran parte segui­ mos, sin em bargo, es de la opinión que a Ostia iban las naves, que proce­ dentes de África, de G alia o de H is­ pania, llevaban víveres a Rom a, y que a finales del siglo I todavía Puteoli conservaba la supremacía sobre Ostia, com o lo indica que no atrajera a los m ercaderes de Oriente, ni a la flota triguera de A lejandría, que desem ­ barcaba en tiem pos de N erón aquí los cereales. La razón la busca el sa­ bio ruso en que los productos típicos

A rtesanado y com ercio durante el Alto Im perio

de C am p an ia (m anufacturas, vino y aceite) se obtenían m ás baratos y m e­ jores en la región de Roma. El com er­ cio de Italia decayó, porque los pro­ ductos que necesitaba el ejército, como trigo, aceite, vino, cueros, m etales, vestidos, calzado, armas, maderas, etc., los o b ten ía m as fácilm ente de los mercaderes y transportistas galos, que trab ajab an más cerca de las fronte­ ras, donde se encontraba acuartelado el ejército del Rhin, del D anubio y de Britannia. La Galia y los Alpes, países ricos en toda clase de m aterias p ri­ mas, desarrollaron pronto una p ro ­ ducción agrícola c industrial. Este co­ m e rc io se vio fa v o re c id o p o r el transporte fluvial y por los puertos de la costa gala, que recogían los p ro ­ d u c to s de las reg io n es p ró x im as. Lyon, Tréveris y las ciudades del sur del R hin se convirtieron en grandes polos de comercio. La llegada de los productos galos a las cuatro provin­ cias d an u b ian as se hacía a través del lago de C onstanza. De este m odo los com erciantes y los transportistas ga­ los com petían con los de Aquileya y de D alm acia. En opinión de M. Rostovtzeff, «el com ercio galo y con él la agricultura y la industria alcanzaron así en el si­ glo II, una prosperidad nunca logra­ da antes, com o lo indican las inscrip­ ciones galas, y las de Lyon, que citan m u ch as aso c ia cio n es co m erciales. Lyon era el principal m ercado de tri­ go, de vino, de aceites, de m adera, y de fabricación de los artículos, que se vendían en la propia G alia, en G er­ m ania y en B ritannia. La im portante com unidad griega, que habitaba en Lyon en el siglo II, está en función, m uy p ro b ab lem en te, del com ercio. G alia logró en este siglo liberarse de los productos itálicos. Aquileya cobró gran im portancia com ercial, al acuar­ telarse las legiones en D alm acia, en Panonia y después a las orillas del D a n u b io . A q uileya ex portó ah o ra m ucho vino, y otros productos agríco­ las e industriales. Tácito (Hist. I, 73)

71

ha conservado el nom bre de un rico terrateniente del norte de Italia, de nom bre C alira C rispinilla, que ex­ portaba vino a Poetovio y a Tergeste. Aquileya envió m ucho vino a las cua­ tro provincias danubianas, Istria ex­ portó aceite a través de Pola y Paren­ tium. También exportaba Italia vasijas, com o las de la m arca de C. Laecanius Bassus, que se fabricaban en Vercelli y después lo fueron en Pola. Se han hallado en gran núm ero en Poetovio y en V irunum . En este com ercio D al­ m acia desem peñó un papel im por­ tante. Se exportaban tam bién tejas. N o m enos im portante que Lyon y que Aquileya, com o centro comercial, era Tréveris, que no contó con indus­ tria importante. Sus mercados, al igual que los de Lyon y Arlés, trabajaban para la annona. Se especializaron en el com ercio del vino. Los productos los obtenían en la G alia, y a través del Mosela, los vendían en el Rhin. La ciudad vivía del com ercio, com o lo indican los m onum entos funerarios, donde se representan escenas relacio­ nadas con el comercio. Baste recor­ dar la colum na de Igcl, que coronaba el sepulcro de la fam ilia de los Secundinos a principios del siglo III, donde se representan el com ercio de paños al por m ayor y su transporte, las ofici­ nas, los almacenes, las tiendas, el trans­ porte terrestre y m arítim o. En otros m onum entos funerarios, com o en los de N eum agen, se representaron esce­ nas relacionadas con el vino. En un friso de un sepulcro de Agedincum (Lens) se esculpieron diversos utensi­ lios, em pleados en la elaboración del vino, com o cuatro cestos vacíos, que transportaban la uva, otros dos con frutas, un cajón de m adera, cuatro m orteros con dos m azas, y tres m on­ to n ero s de desperdicios. El dinero que obtenían estos ricos com erciantes lo m etían en la banca y en operaciones de crédito. El carácter de estos m onum entos con escenas de com ercio ha sido bien captado por M. Rostovtzeff, quien señala que no

72 son signos de riqueza y poderío, sino que representan el ideal religioso es­ toico, propio de las clases cultas del Imperio. Se obtenía la apoteosis final a través del trabajo en esta vida. Esta idea está presente tam bién en las ins­ cripciones funerarias de la aristocra­ cia rom ana. Los artesanos galos se re­ presentan en sus diferentes oficios. Se valora ahora el trabajo com o deber religioso y m oral, al revés que en la época de Cicerón. Los relieves fune­ rarios con escenas de la vida corrien­ te son propios de la G alia y del norte de Italia. R eflejan m agníficam ente que el com ercio, la industria y la agri­ cultura eran la principal ocupación de estas poblaciones. En H ispania es­ tas escenas sobre los m onum entos fu­ nerarios casi son desconocidas. Como se indicó, en un a estela de Lara de los Infantes se representa un telar, y en una segunda el transporte a lom os de u n a caballería de un bulto redondo; en C artagena un lab rad o r arando; en M érida u n bodeguero, tem a que se re­ pite en una estela de Lara de los In ­ fantes, y en u n a tercera de D ertora, u n barco de carga. U na inscripción de Tréveris m en­ ciona a u n soldado, que se dedicaba a la fabricación de cerveza, en relación estrecha con los tintoreros de paño. En A ugusta V indelicorum (Augsburgo) los m o n u m en to s funerarios tam bién aluden a escenas de la activi­ dad bancaria de los difuntos, tan ínti­ m am ente relacionada con el com er­ cio de vino y de cerveza, y con la industria textil. E n G erm ania varios m o n u m en to s recu erd an la riqueza obtenida p or los arm adores, com o a Blusso, en com pañía de u n a bolsa y de su fam ilia, tem a que se repite en otros m onum entos funerarios. C iudades com erciales de segundo rango eran Arelate y N arbona, que com erciaban fu n dam entalm ente con la G alia y con Ita lia ‘en. vino y con el Oriente. M uchos ciu d adanos se enri­ quecieron en estas ciudades con el transporte. G alia im portaba produc­

A k al Historia d e l M und o Antiguo

tos de Italia y del Oriente, y pagaba con lo obtenido por la venta de sus vi­ nos y de trigo. El O riente se recuperó y se em anci­ pó de Italia. R enació u n a intensa ac­ tividad económ ica. El ejército de las fronteras del Eufrates contribuyó no poco al desarrollo del com ercio y de la industria de Asia M enor y de Siria. R om a era u n b u en c o m p ra d o r de productos orientales, y de los del m er­ cado exterior (C hina e India), que lle­ gaban al Im perio a través del Oriente. Egipto, y m ás concretam ente Ale­ jan d ría, hacía buenos negocios con la venta de sus productos: trigo, vestidos de lino, papiro, etc. Al elevarse el nivel de vida en la época Flavia y m ás d u ­ rante la dinastía de los A ntoninos, las clases altas del Im perio consum ieron un gran núm ero de productos orien­ tales, que no necesariam ente eran de lujo, sino de uso corriente, com o telas de lino, y lan a de colores, muebles, vajillas de plata, especias, perfum es y ungüentos, m uebles que se exporta­ ban en grandes cantidades hasta el sur de Rusia. Los com erciantes itálicos fueron desplazados de todas partes por los orientales, incluso en Italia y en H is­ p an ia. A certad a m e n te escribe M.I. Finley: «Esto puede ser excesivo, pero no puede discutirse el volum en ni la im ­ portancia del com ercio que pasaba por tales centros (Lyon). N o es eso lo que está en cuestión, sino el status de los hom bres que d om inaban el co­ m ercio y la actividad financiera con­ comitante, y se enriquecían así. AH.M . Jones observó que aun cuando real­ m ente hab ía hom bres de im portancia entre los m ercaderes de Lyon, eran li­ bertos y extranjeros (no sólo de otras ciudades galas, sino de lugares tan re­ motos com o Siria), ni u n o solo de los cu ales p u d o id e n tific a rse siq u iera com o ciudadano de Lyon, no diga­ mos com o m iem bro de la aristocracia local, ni aun pensem os en la aristo­ cracia im perial. U n análisis sim ilar se

73

A rtesanado y com ercio durante el Alto Im perio

ha hecho para Arlés y para el recién desenterrado centro descubierto en el M agadalensberg, en la provincia de N o ricu m , “c á m a ras de c o m p e n sa ­ ción” am bas, en la term inología de Rostovtzeff. D esde luego, hubo ex­ cepciones; no sólo individuos excep­ cionales, sino tam bién ciudades ex­ cepcionales, como la ciudad portuaria rom ana de Ostia, la ciudad de las ca­ ra v a n a s, P alm ira, y q u iz á A rezzo m ientras m antuvo el m onopolio de las terra sigillata, pero confío en no tener que rebatir el argum ento b asa­ do en la excepción. H asta donde h an sido bien analizados los testim onios epigráficos —y a este respecto apenas ha com enzado la investigación nece­ saria—, confirm an lo que dicen tanto las fuentes literarias com o los textos legales acerca del bajo status de los com erciantes y los m anufactureros de profesión durante toda la historia de Roma». U na lápida de M álaga, hoy perdi­ da, y redactada en griego y de fecha incierta (CIL II, p. 251), m enciona a dos colegios de negociantes, de Siria el uno y quizá de Asia el otro, que seguram ente form aban un solo cole­ gio, según A. D ’Ors, dedicados al co­ mercio m arítim o, probablem ente de las salazones de la propia M álaga. Su

curator, C ornelio Silvano, dedica la lápida al patrono que les preside, de nom bre Tiberio C lodio Juliano. N a­ vios orientales, com o indican las ins­ cripciones de las anclas, p ro b a b le­ m ente procedentes de la costa siria, se h undieron en los puertos de Huelva, de M álaga y de C artagonova, com er­ ciaban con salazones o con m inera­ les. En la capital de C orduba se ha hallado una inscripción, que m encio­ na m uchos dioses de los m isterios si­ rios, lo que indica una im portante co­ m u n id ad de sirios, p ro b a b le m en te com erciantes, en la ciudad. Se cono­ cen los nom bres de algunos m ercade­ res orientales, que negociaban habi­ tualm ente con Occidente, como Flavio Zeuxis, natural de H ierápolis en F ri­ gia, que viajó 72 veces desde Asia M e­ nor a Roma; Flavio Longino, de Dy­ rrach iu m , m ercad er y n aviculario, tam bién hizo frecuentes travesías; L. Erastus, de Éfeso, arm ad o r en tiem ­ pos de A driano, servía a los goberna­ dores del Asia M enor. El naucleros D iogeniano de N icom edia hizo cons­ tar en una inscripción de Aidepsos que viajó frecuentem ente p o r mar. M uchos libertos escalaron un alto status social después de am asar gran­ des fortunas con el com ercio, con la m a n u fa c tu ra y con los préstam os.

Pintura sobre la pared de una tienda de Ostja.

74 M uchos procedían del servicio civil, im perial o m unicipal. Q ueda en pie, com o indica M.I. Finley, en qué por­ centaje, com o en el caso de Tri m al­ etón, dirigían después sus riquezas a la agricultura. La m itad de las g ran ­ des fincas de Pom peya, trab a jad as p o r esc la v o s, e ra n p r o p ie d a d de libertos. De los estudios de las inscripciones itálicas se deduce que una gran pro­ porción de m iem bros de las curias m unicipales eran hijos de libertos. E n Ostia era del 33% y en la G alia C i­ salpina de 12%. En el año 41 C laudio m andó a los alejandrinos excluir de la efebia, en la que participaba la cla­ se superior de la ciudad, a los nacidos de esclavos. En época de N erón (Tac. A nn. 13.37) la m ayoría de los caballe­ ros de R om a y m uchos sen ad o res descendían de antiguos esclavos. Al­ rededor del 175, M arco Aurelio ad m i­ tió a los hijos de los libertos en el Consejo de Q uinientos. Estos liber­ tos, en el caso de Ostia y de los ca b a­ lleros de Rom a, h ab ían am asado su fortuna en el com ercio, lo que les per­ m itió subir de status social. Precisam ente el liberto Trim alción (Petr. Sat. 76) describe brevemente sus negocios con el comercio, sus ganan­ cias, peligros, sus inversiones en tierras y sus préstamos. Semejante debía ser la carrera de m uchos libertos ricos: «Por lo dem ás, según la voluntad de los dioses, llegué a señor de la casa y des­ de entonces el patro n o no tuvo a n a­ die m ás que a mí en su cerebro. ¿Qué más? Me hizo coheredero con el em ­ perador, y recogí un patrim onio de senador. Pero nadie tiene nunca bas­ tante. Deseé h acer negocios. Para no entreteneros, hice construir cinco n a­ ves, las cargué de vino —que en esta época suponía oro— y lo ñeté hacia R om a. Se creería que yo lo h ab ía m andado: todas las naves naufraga­ ron. Sucedió así, no es un cuento. En u n día N eptuno se me com ió treinta m illones de sextercios. ¿Creéis que desfallecí? Por H ércules, esta pérdida

A k al Historia del M und o Antiguo

no me afectó m ás que si se tratara de nada. Hice construir otras naves, m a­ yores y mejores, m ás bienaventura­ das tam bién, de form a que todo el m undo me llam aba intrépido. Ya lo sabéis: una gran nave tiene una gran resistencia. C argué en ellas de nuevo vino, tocino, habas, perfum es y escla­ vos. En esta ocasión Fortunata tuvo un gesto piadoso: sus joyas, su guar­ darropa, todo lo vendió, y puso en mi m ano cien áureos. Esto fue la levadu­ ra de mi peculio. Lo que los dioses quieren se hace aprisa. En un viaje redondeé diez buenos m illones. In ­ m ediatam ente rescaté todas las tie­ rras que habían pertenecido a mi p a ­ trono. E d ifiq u é u n a casa, com pré esclavos en venta y anim ales de car­ ga; todo lo que yo tocaba crecía como un panal de miel. C uando vi que yo solo era más rico que todo el país reu­ nido, saque la m ano de la mesa: me retiré de los negocios y me puse a prestar a los libertos. Yo no quería ya co ntinuar en el com ercio; y me con­ firmó en mi idea el consejo de un as­ trólogo, que fue a p arar casualm ente a nuestra colonia; era u n a especie de griego, llam ado Serapa, que habría podido sentarse en la asam blea de los dioses. Me dijo cosas que yo había ol­ vidado; me lo contó todo desde el co­ m ienzo hasta el fin; sabía lo que h a­ b ía en mi in te s tin o ; sólo le faltó decirm e qué había cenado el día a n ­ tes. Se hubiera creído que siem pre había vivido conm igo».

Organización del com ercio Se tienen pocos datos sobre la organi­ zación del com ercio. La política del gobierno rom ano continuó siendo li­ brecam bista. Siem pre tuvo un carác­ ter privado el com ercio en el Im perio. Se m antuvieron los derechos bajos de las aduanas. Se favoreció a los m erca­ deres y navieros, tan necesarios para el a b a s te c im ie n to de R om a y del ejército. Los em peradores no im itaro n la

A rtesanado y com ercio durante el Alto Im perio

política de n acionalización seguida p or los Ptolom eos en Egipto. Sin em ­ bargo, en algunos productos de p ri­ m era necesidad tendía a intervenir el Estado. Así en el sum inistro del acei­ te. De los estudios sobre este produc­ to de E. Rodríguez Alm eida, se dedu­ ce q u e e n tie m p o s d e C l a u d i o com enzó la fiscalización del aceite bético. C on los A ntoninos los contro­ les son fuertes, pues se m enciona la ciu d ad de origen, el peso neto, el nom bre del productor, una cifra, la fecha consular, y el nom bre de un scriptor, de acceptor o de Ponderator. Bajo C om m odo algunos fundos se en co n trab an ya bajo control estatal. En Egipto el control del Estado co­ m enzó poco antes de Septim io Seve­ ro. El Estado em bargó algunos pro­ ductos egipcios, com o el cáñam o, el papiro, el lino y el vidrio y los exportó a R om a y a la G alia, para de esta últi­ ma región enviarlo al ejército del Rhin probablem ente. A driano reguló el com ercio aceite­ ro ático. P rohibió la exportación ili­ m itada, y ordenó que se vendiese en la ciudad siguiendo antiguas norm as y un tercio al consum o público. Otro edicto del m ism o em perador legisla que: «Todo el pescado debe ser vendi­ do, o por el pescador m ism o, o por los prim eros que a él lo com praron. La com pra de la m ism a m ercancía por terceras personas para su venta, eleva los precios». Tam bién intentó arre­ glar las diferencias entre los detallis­ tas y los banqueros de Pérgamo, favo­ reciendo a los m ás débiles. N o aparecieron en el Im perio R o­ m ano grandes com pañías com ercia­ les, a pesar de las num erosas corpora­ ciones m ercantilistas y transportistas, y de su im portancia. En H ispalis está atestiguada un a asociación de b a r­ queros, pero debía h ab er otras m u­ chas, com o lo indica u n a inscripción (CIL II 1182) que m enciona a los lyntrarii C am am enses, O ducienses, Naevenses, que dedican u n a inscripción a su patrono Cayo Elio Avito. Dos

75 inscripciones m encionan a los bar­ queros, que negociaban con Hispalis (CIL II 1168 y 1169) en tiem pos de A ntonino Pío. O tra inscripción (CIL II 1183) cita a los barqueros de H ispalis, citados en u n a in sc rip c ió n de M arco Aurelio y de L. Vero, consagra­ da a Sexto Julio Possessor, que era el ayudante del prefecto de la annona, U lpio S atu rn in o , p ara co n tro la r el aceite bético y africano. En opinión de J. Rcmesal, la m isión de Possessor tuvo que desarrollarse a com ienzos de la guerra m arcom ana, en el lugar de confluencia de los aceites, el afri­ cano y el bético, o sea, en la oficina central del prefecto de la an n o n a de Ostia. La m isión de este personaje africano era extraordinaria: controlar la recepción del aceite africano y béti­ co, el transporte de otros productos annonarios y los costos del transporte de los navicularios, que trabajaban a cuenta de la annona. Ello se confir­ ma por otra inscripción de M actar, dedicada al m ism o personaje. Según este autor, fue enviado a la Bética para agilizar el envío de productos béticos y solucionar algunos asuntos adm inistrativos. En la inscripción de M actar aparece Possessor com o pro­ curador de Augusto en las orillas del Bctis, en Ostia para la an n o n a y en A lejan d ría en los alm acenes. D es­ pués de trab ajar en H ispania, volvió a Ostia, y antes del fin de la guerra m arc o m an a fue enviado a A lejan­ dría. Estas dos inscripciones arrojan luz sobre la organización del com er­ cio en un m om ento determ inado. La inscripción de H ispalis indica la de­ p en d e n cia de los n av icu la rio s del funcionario estatal, que recibían una com pensación, que pagaba el delega­ do local del prefecto de la annona, que vigilaba todas las corporaciones de transportistas, que trabajaba para la annona. Estas asociaciones de co­ m erciantes y de transportistas eran de interés público (Dig. 50.6.5). El sena­ do autorizaba la constitución de estas c o r p o ra c io n e s . L as in m u n id a d e s

76

A k al Historia d e l M und o Antiguo

tem porales eran respecto a otros ser­ vicios m unicipales, a ciertas contri­ buciones y para el desem peño de la tutela. Podía h ab er otras de carácter m unicipal. Estas corporaciones que servían a la an n o n a, recibían com ­ pensaciones en dinero o en géneros. C laudio fue el p rim er em perador que concedió ciertos privilegios a los m iem b ro s de estas c o rp o ra c io n e s (Suet. C laud. 18.19). D espués fueron extendidas p or A driano, p o r A ntoni­ no Pío y por M arco Aurelio. C om m o­ do organizó la flota triguera de África siguiendo el ejem plo de la alejandri­ na, que era la m ejor organizada y la más antigua del Im perio. E staría for­ m ada p o r navieros privados al servi­ cio del Estado R om ano. Fue una con­ secuencia de los disturbios de África, y de las m alas cosechas y desórdenes de Egipto, com o el de los bonkoloi de Egipto que sofocó Avidio Casio. Sin em bargo, ni en G recia, ni en Rom a existieron, com o señala acerta­ dam ente M.I. Finley «casas consisto­ riales, y bolsas de valores... El papel político de los grem ios diferenció la ciudad m edieval de la antigua, así com o el papel político del cam pesi­ nado diferenció la ciudad antigua de la medieval. La A ntigüedad no sólo desconoció las casas consistoriales, desconoció los gremios, p o r m ucho que, erróneam ente, se hayan traduci­ do así los collegia ro m an o s y sus equivalentes griegos y helenísticos, de diversos nom bres. Los collegia de­ sem peñaron un papel im portante en la vida social y religiosa de las clases bajas, fuesen libres o esclavos; a veces efectuaron labores de beneficencia, com o pagar entierros; nunca llegaron a ser agencias reguladoras o protecto­ ras, en sus respectivos com ercios, y ésa, desde luego, fue la razón de ser de los gremios genuinos m edievales o m odernos». E n lo referente a estas asociaciones de transportistas m arítim os hay que recordar tam bién la atinada conside­ ración de M.I. Finley: «Los em presa­

rios, los hom bres que adm inistraban el com ercio m arítim o a gran escala o que prestaban dinero a los ricos, la burguesía de Rostovtzeff, en su m ayo­ ría estaban libres de obligaciones e interrupciones de la adm inistración m unicipal o im perial; eran los hom ­ bres de quienes se h ab ía esperado que desarrollaran y crearan nuevas técnicas de form ación de capitales y no lo hicieron. En realidad, no eran los hom bres de m ayor potencial. Para encontrar a estos hom bres hem os de buscar entre las élites terratenientes, y para éstos los disuasivos eran con­ cluyentes». Las asociaciones com erciales eran profesionales. R egulaban sus relacio­ nes con el Estado R om ano, en lo ju rí­ dico y en lo social principalm ente. Las leyes rom anas no m encionan las co m p añ ía s m ercantiles. La aso cia­ ción no lim itó la activ id ad de los participantes. P reocupó a los em peradores la re­ gulación de los transportes, de capital im portancia para el com ercio y el de­ sarrollo de la población. El transpor­ te por carretera era lento, caro y se lle­ vaban cargas relativamente pequeñas. Se em pleaban bueyes, m uías y asnos, pero rara vez el caballo. El Estado R o m an o u tilizó frecu en tem en te el trabajo de hom bres y bestias obliga­ torio, de origen oriental. Las calzadas se construían, no en función del co­ mercio, sino por motivos m ilitares. Ya el em p erad o r C lau d io se ocupó de m itigar, en la m edida de lo posible, esta pesada carga para Italia y las provincias. C uando se desplazaba el ejército se acudía a estas requisas de trabajo obligatorio, de víveres y de alojam iento para el ejército. A veces se adoptaba la forma de venta forzo­ sa, intervenida p o r funcionarios. Se tienen noticias de las cargas que oca­ sionaron el desplazam iento del ejér­ cito por Tracia, p o r M acedonia y por B itinia en tiem pos de T rajano y la vuelta del ejército desde M esopota­ mia. Se aplicaron estas prestaciones

A rtesanado y com ercio durante el Alto Im perio

en Egipto y en las provincias orienta­ les. En el prim ero, según M. Rostovt­ zeff: «la prestación personal siguió siendo la principal fuerza m otriz del sistem a económico». Se tiene docum entación sobre los graneros de A lejandría y la política im perial en cuanto al trigo egipcio. Los em peradores construyeron gra­ neros en las p ro v in cias, p rin c ip a l­ m ente en las trigueras. El arquitecto de T rajano A polodoro de D am asco co n stru y ó el m ercado que lleva el nom bre del em perador. Las tiendas son am plias. Su sucesor, A driano, le­ vantó un segundo m ercado cerca del foro de César. Rowse ha indicado otros de los as­ pectos de la política de los em perado­ res: «Propicios com o eran a la activi­ dad económ ica, los em peradores ro­ m anos —ya fuesen un m onstruo como N eró n , ya un h o m b re sabio com o T rajano— realizaron en su favor toda clase de grandes obras: la creación o el ensancham iento de puertos, la lim ­ pieza y vuelta al servicio del canal que conectaba el brazo pelusiaco del N ilo en el M ar Rojo... la erección de faros en las entradas de los puertos, y en los puntos peligrosos... Adem ás, ya hem os visto cómo, a causa de los re­ querim ientos de alim entar a la ciu­ dad de Rom a, los m ism os em perado­ res fueron llevados a adoptar ciertas m edidas en favor de quienes dedica­ b an toda o parte de su actividad a sa­ tisfacer esta necesidad. D icho de otro modo... el Im perio se preocupó de los com erciantes que traficaban con el Pireo y siem pre h u b o en el Im perio bienhechores privados y m unicipios que m ejoraron las instalaciones p o r­ tuarias; ¿significa esto que m etió las m anos en el com ercio, que la casi to­ tal libertad de principios del Im perio estaba cediendo ante el com ienzo del control del Estado? Beneficiar no sig­ nifica controlar: el com ercio conser­ vó su libertad». Plinio el Joven confirm a esta afir­ m ación en el caso de Trajano (Paneg.

77 29): «Hay algo que yo considero como un donativo perpetuo, y es la ab u n ­ dancia de víveres. El interés por esta a b u n d a n c ia p ro p o r c io n ó en o tro tiem po a Pom peyo no m enor gloria que el haber desterrado el cohecho de las votaciones, lim piado el m ar de pi­ ratas y recorrido en triunfo el O riente y el Occidente. Pero no poseyó tantas virtudes cívicas com o nuestro padre, por cuya autoridad, resolución y fe, se construyeron calzadas, abrieron puer­ tos, se dotó de cam inos a las tierras y de costas al m ar, y de tal m anera se unieron por el com ercio los pueblos m ás apartados, que los productos de otros lugares parecían ser propios de todos los dem ás países. ¿No estamos viendo cómo, sin perjuicio de nadie, todos los años son para nosotros años de abundancia? Y es que las mieses no son arrebatadas com o si se tratara de cam pos enem igos y robadas a los aliados, que en vano pedían protec­ ción para destinarlas luego a pudrirse en los graneros. Ellos m ismos apor­ tan lo que ha producido la tierra, lo que ha alim entado el sol y lo que el año ha ofrecido, y no dejan de pagar los antiguos tributos agobiados por el peso de las nuevas cargas. El fisco com pra todo lo que aparenta com ­ prar. De ahí la abundancia, de ahí los víveres, cuyo precio viene fijado por un acuerdo entre com prador y vende­ dor, de ahí la saturación y la carencia de ham bre por doquier». Sin em bargo, las requisas y ventas obligatorias estaban a la orden del día en casos de necesidad. Los em peradores, a veces en época de escasez, fijaban el precio del trigo, com o hicieron ya Tiberio (Tac. Ann. 2.87), C laudio (IG R R IV, 914), y N e­ rón (Tac. Ann. 15, 39), igual que die­ ron m edidas de carácter local, com o lo hizo eí gobernador de Antioquía, de Pisidia y M arco A urelio en el nor­ te de Italia. Los com erciantes m uchas veces acap arab an el género para su­ bir el precio, com o hizo Ju an de Giscala, según refiere Josefo (Vita 13),

78 que com pró aceite en su pueblo a p re­ cio ín fim o , y lo v e n d ió c a ro en Cesarea. Los relieves del m o n u m e n to de Eurysaces en R om a prueban que la elaboración y venta del pan estaban controladas por el Estado Rom ano. A driano em pleó a los frum entarios que eran soldados encargados en ori­ gen de la com pra de víveres, pero que después se utilizaron com o espías y so p lo n e s. B ajo C o m m o d o fu e ro n m uy influyentes. U no de estos fru­ m entarios, llam ad o O clacian o A d­ vento (Dio Cass. 79, 14, 1 y 3), llegó a escalar dos años después im portante cargo bajo M acrino. A este respecto M.I. Finley insiste en «la extensa actividad policiaca de­ dicada a aplicar el derecho penal res­ pecto a las ventas en general y las re­ gulaciones del m ercado en particular». Las frases del econom ista francés hay que m atizarlas, com o ha hecho M.I. Finley. H ay que separar el p ro ­ blem a de alim entar al populacho de Rom a de la actividad económ ica en general, y hay que distinguir entre la no intervención y u n a do ctrin a de laissez faire. Las g ran d es o b ras de este tipo no son típicas de la época im perial. Ya se h ab ían levantado.

R epresentaciones de com ercios T iendas se pin taro n en los frescos de Pom peya en la S trada d ell’A bbondanza, un a de las calles m ás com er­ ciales e industriales de la ciudad, como en la casa de los Vetti, donde se repre­ senta la venta de flores, que los seño­ res pom peyanos traían de sus fincas. En la pilastra de un a tienda de esta calle se pintó a M ercurio, dios del co­ mercio, dentro de u n a capilla, que se disponía a visitar una tienda de cal­ zado, situada debajo del templo. La m atrona, sin duda la dueña de la fin­ ca, ofrece un p a r de .zapatillas de co­ lor a un cliente sentado en un banco. D elante de la dam a u n a m esa contie­ ne los artículos destinados a la venta,

A k al Historia del M und o Antiguo

zapatillas, vestidos de colores y m an ­ tos de lana. D elante de la tienda se exponen las m ercancías. E n la parte superior de la pilastra izquierda está la Venus pom peyana, diosa protecto­ ra de Pompeya, sobre u n a barca, tira­ da por cuatro elefantes africanos. En la parte inferior se encuentra el taller, donde se fabricaban los objetos que se vendían en la tienda. En el centro cuatro obreros calientan la lana para confeccionar un fieltro. A la izquier­ da tres obreros fabrican calzados. En el ángulo derecho el dueño de la tien­ da, llam ado Verecundo, despliega un fuelle. El dueño es un fabricante de fieltro o quizá un sastre. Estas dos pinturas aluden bien claram ente a las relaciones entre la religión y el co­ mercio. En la casa de Julia Félix de Pompeya, se tom ó com o objeto de la decoración el m ercado am bulante del foro, con las tiendas de los vendedo­ res y los clientes, un m ulo cargado, y varios personajes en el m ercado, etc. En la m ism a calle d elfA bbondanza se han descubierto pinturas que re­ presentan tiendas de tintoreros y m u­ chas de bataneros. En un m onum en­ to funerario hallado en Til-C halet en G alia, hay dos tiendas de com ercio al p o r m enor. El co m erciante está sentado detrás del m ostrador. Detrás hay tres recipientes que vierten el vino m ediante unos tubos a las botellas de los com pradores. H ay tam bién varias m edidas de capacidad. En la segunda tienda se vende em butidos y carne de cerdo. C uelgan detrás del m ostrador, tres piezas de tocino, tres cabezas de cerdo y tres ristras de em butido. D e­ lante del m ostrador está colocado un gran caldero, quizá contenía m ante­ ca. U na pintura de la venta de pan decoraba una casa de Pompeya. En un sepulcro de Lillebonne tam ­ bién en G alia, se esculpió la tienda de un perfum ista. Tiendas de vendedo­ res de tejidos se conocen varias en re­ lieve, com o en uno de F lorencia con u n vendedor de alm ohadones y cin­ turones.

79

Artesanado y com ercio d u rante el Alto Im perio

Bibliografía

Balil, A.: Historia económica y social de His­ pania 1. La Antigüedad, Madrid, 1973.

Garabito, T.; Solovera, M.E.: Terra sigilla­ ta hispánica de Trido, Madrid. 1962.

Blázquez, J.M .'.Hispanien unter den Antoninen und Severern, ANRW II, 1975.

Ileichelheim, F.M.: Storia economica del Mondo Antico, Bari, 1972.

La Romanización II, Madrid, 1975. Economía de la Hispania Antigua, Bil­ bao, 1978. Historia económica de la Hispania Roma­ na, Madrid, 1978. El sistema impositivo en la Hispania Ro­ mana. Historia de la Hacienda Española (Épocas Antigua y Medieval), homenaje al prof. G arcía de Valdeavellano, M a­ drid, 1982. Historia de España. España Romana, Madrid, 1983. Historia de España Antigua, II. Hispania Romana, Madrid, 1985. Hispania Romana, Madrid, 1985. Historia de España III. España Romana, Madrid, 1986. Blázquez, J.M .; Remesal, J., et alii: Pro­ ducción y comercio del aceite en la Antigüe­ dad. /-//, Madrid, 1980-1983. Duncan-Jones, R.: The Economy o f the Ro­ man Empire, Cambridge, 1982. Ferguson, J.: China and Rome, ANRW II, 9, 1, 1976.

Jiménez, S.: «La industria del pescado en la Antigüedad», Revista de Arqueología 68, 1986. Jones, A.H.: The Roman Economy. Studies in Ancient Economic and Administrative History, Oxford, 1974. Martino, F. de: Historia económica de la Roma antigua I-II, Madrid, 1985. Ponsich, M.; Tarradeîl, M.: Garum et in­ dustries antiques de salaison dans la Méditer­ ranée Occidentale, Paris, 1965. Ramírez Sadaba, J.L.: Gastos suntuarios y recursos económicos de los grupos sociales del Africa Romana, Oviedo, 1981. Raschke, M.G.: «New Studies in Roman Commerce with the East», AN RW II, 9, 1, 1976. Remesal, J.: «Economía oleícola bética: nue­ vas formas de análisis», AEspA, 1977-1978. «Reflejos económicos y sociales en la producción de ánforas olearias béticas». Producción y Comercio del aceite en la Anti­ güedad, Madrid, 1980.

Finley, M.I.: Economía de la Antigüedad, México, 1975.

«Transformaciones en la exportación del aceite hético a mediados del siglo III d. C.» Producción y comercio del aceite en la antigüedad, Madrid, 1983.

Frank, T.: An Economic Survey at Ancient Rome I- VI. New Jersey, 1959.

«Ó lproduktion und Ó lhandel in der Baetica: ein Beispiel für die Verbindung

archaologischer und historischer Forschung», Münstersche Beitrage zur antiken Handelsgeschichte II, 1983. «Die O rganisation des Nahrungsm ittelimports am G erm anischen Limes», 13, Intemationaler Limeskongress, Aalen, 1983. La annona militaris y la exportación de aceite bético a Germania, Madrid, 1986.

«Vicissitudini nella gestione del com­ mercio dell’olio betico de Vespasiano a Severo Alessandro», MAAR 36, 1980. «Varia de Monte Testaccio», Cuadernos de trabajo de la Escuela de Historia y Ar­ queología de Roma, 15, 1981. FI Monte Testaccio, ambiente, storia, mate­ riali, Roma, 1985.

Rodríguez Almeida, E.: «Bolli anforari di Monte Testaccio», BCAR, 84, 1974-1975, II. 1978-1979.

Rostovtzeff, M.: Historia social y económica del Imperio Romano, /-//, Madrid, 1937.

«Monte Testaccio: I mercatores dell’olio délia Betica», MEFRA 91, 1979.

Zaninovic, M.: The Economy o f Roman Dalmatia, ANRW II, 6, 1977.