Mi Codigo de Honor PNL

Coach Maribel Ternera Con en poder de la palabra podemos darnos unos a los otros la mayor de las alegrías y también la m

Views 2 Downloads 0 File size 621KB

Report DMCA / Copyright

DOWNLOAD FILE

Recommend stories

Citation preview

Coach Maribel Ternera Con en poder de la palabra podemos darnos unos a los otros la mayor de las alegrías y también la mayor de las desesperaciones, las palabras apelan a las emociones y constituyen de forma universal, el medio a través del cual influimos sobre nuestros géneros.

Agradecimientos

A mi esposo Daniel por apoyarme siempre y compartir conmigo todo lo que hoy compartiré contigo. A mis hijos Simón y Lorena por ayudarme y soportarme durante las horas invertidas para llevar a cabo este proyecto de desarrollo personal. También quiero agradecer a todos mis amigos que me motivaron siempre para seguir y no perder el impulso de escribir y seguir adelante con mi proyecto. Quiero agradecer especialmente a las personas que me apoyaron para el lanzamiento de este libro.  Judith Menassa  Fausto Fúnez  Javier Sánchez Ávila Y quiero agradecerte a ti que estás leyendo y apreciando este libro de desarrollo personal.

www.maribelternera.com

Introducción “Si estamos juntos nada será

imposible, pero

si estamos

separados todo fallara” Winston Churchill

Hola es un gusto para mí saludarte y agradecerte por la confianza que depositas en mí al leer este libro. Desde hace muchos años me intereso por los temas de desarrollo personal y aprendizaje continuo razón por la cual quiero compartirte una de las herramientas más poderosas que me ayudaron a lograr el éxito en mi vida personal y en los negocios. Nosotros no somos culpables del lugar o estilo de vida en el que nacemos, pero si somos culpable de la vida que queremos para nosotros. Esta es la razón por la que escribí este libro para compartir contigo como es mí ser, hacer, y tener en mi rutina diaria. Estos son los verbos de acción que conectan con el bienestar de las personas. Quiero contarte una historia La bisabuela de mis hijos. Margrit a la edad de 16 años le toco vivir la segunda guerra mundial. Suiza su país de origen no participo en la guerra, los Soldados suizos y el pueblo realizaron labores humanitarias. Las mujeres ayudaban a curar a los heridos y los soldados protegían las fronteras y ayudaban en orden del país. Durante la guerra era prohibido construir viviendas o edificar obras, pues todos los campos incluidos los jardines de las casas eran para cultivar y de esa manera ayudar a los países que estaban en guerra contra el hambre. Como la bisabuela Margrit viene de una familia de campesinos a ella también le toco ayudar fuertemente en el campo al igual que a todos. Realmente no importaba si eras campesino o no la orden del estado era cultivar para enviar alimentos a los campos de guerra.

www.maribelternera.com

Y de esta manera contribuir humanitariamente. La disciplina de todo el pueblo Suizo era levantarse muy temprano a cultivar y producir alimentos como pan, mermeladas y carnes, para enviarlos a los campamentos. A las seis de la tarde todos debían estar encerrados en los cuartos de guerra especialmente acondicionados con cámaras de aire, provisiones alimenticias, cobijas ect. Esto fueron momentos de miedo y violencia, pero los valores del país jamás fueron quebrantados hasta hoy. Te cuento esta historia porque avecés no valoramos lo que somos ni lo que tenemos y buscamos cada excusa para ofendernos o interpretamos las cosas como mejor nos conviene y peor aún nos convertimos en victimas en lugar de protagonistas del cambio. Te pregunto algo ¿Te gusta la vida que tienes? Sea cual sea tu respuesta, hoy descubrirás parte de mis secretos, pero a mí no me importa porque si este libro puede ayudarte a lograr parte de tus objetivos entonces valió la pena. Vamos con toda!

www.maribelternera.com

Este material puede ser difundido y compartido libremente, en el estado en que se encuentra, sin realizarle ningún tipo de modificación, y sólo a título gratuito para difusión de conocimientos. Copyright: Editado, revisado, y difundido con autorización de su autor, Maribel Ternera ¡Disfruta y comparte!

www.maribelternera.com

Mi Código de honor “Cuando los pajaritos tienen miedo se esconden, pero las águilas vuelan más alto” Gandhi Hoy quiero compartir contigo mi código de honor. Lo primero que haré, es explicarte que es un código de honor. Es un conjunto de valores y antivalores personales que tú aplicaras para toda la vida de manera inquebrantable y consciente. Estos valores tienen un alto criterio para ti como ser humano, porque son los atributos que te identifican. Los antivalores son el lado oscuro o la doble cara que posee todo ser humano, y desde ese estado, es capaz de hacer mucho daño a los demás, con palabras y acciones físicas, que son innecesarias en la mayoría de los casos. Entonces los antivalores vienen a ser esas cosas que nosotros repudiamos de los otros y de nosotros mismos. Es bien importante identificarlos

en



mismo,

con

el

fin

de

evitar

un

auto-saboteo

inconsciente que te desacredita ante los demás, y te impide alcanzar tus metas. Desde que nace, el hombre está aprendiendo y modelando a los demás, y por lo tanto, va acumulando a lo largo de su vida una lista de valores y antivalores que usa de manera consciente. Sin embargo, algunas veces los antivalores lo traicionan porque no los identifica a tiempo. Los antivalores están muy conectados con el Ego. Un ejemplo se ve en la televisión, cuando un artista famoso golpea a un periodista y se le cae la máscara social con la cual toda la vida había motivado a su www.maribelternera.com

público… y es cuando el público se desilusiona del artista, su carrera empieza a tambalearse, porque, una vez que salta el antivalor es muy difícil controlarlo. Cuando fracasas en las relaciones interpersonales o en los negocios y te percatas de ello, te das cuenta que cometiste un error cuando estabas actuando de acuerdo a tus valores y creencias. Cuando cambias la metodología

de

las

creencias

y

valores

—bien

sea

porque

lo

experimentado no fue agradable o porque un mentor, coaching o un libro te muestra un camino diferente— es cuando descubres nuevos códigos de honor, que te ayudan cada vez, a conseguir éxito en lo que deseas. Uno de los códigos de honor más conocidos mundialmente son Los Diez Mandamientos de las religión cristiana. Te preguntarás si las familias o las personas usan esos códigos de honor... Existen países como Suiza, Noruega donde ciertos valores sociales son relevantes. En Suiza, el país donde vivo, un valor alto es la ética y el respeto por los demás. Me gusta mucho colocar el ejemplo de las normas de tránsito: uno de los valores de estas normas es que el peatón tiene siempre la vía, por lo tanto una cebra es como un semáforo en rojo. El conductor que viene manejando debe intuir que el peatón quiere cruzar la calle y debe ir frenando lentamente, porque lo que cuenta es la intensión del peatón y el conductor debe frenar. Si el peatón no va a cruzar hará una seña que le permite al conductor seguir adelante.

www.maribelternera.com

Los niños suizos desde el kindergarten tienen clases de tránsito y en la cuarta clase de primaria gestionan la licencia para conducir bicicleta. Yo nunca había escuchado, que era necesario tener licencia para conducir bicicleta, por lo tanto, fue para mí una norma curiosa e interesante. La educación es un valor indiscutible al igual que los idiomas del país. Suiza tampoco participa en guerras o cosas parecidas; la labor de los soldados suizos es 100% humanitaria, porque el respeto a la vida de las personas es muy alto. Como

te

comentaba, en la vida

normal

cotidiana, pocas

y muy

personas

aplican un código de

honor

personalizado. mayoría

La viven

aplicando

cada

cosa

ven,

que

sienten y escuchan desde pequeños — en

virtud

modelaje—

del y

son

pocos los que se concentran en sus valores de manera específica, tampoco www.maribelternera.com

como se

preocupan por conocer a fondo sus antivalores. Son muchos los valores que conforman a las personas Yo quiero hablarte solo de los valores que yo he aplicado desde que aprendí a identificarlos, y que he venido perfeccionando hasta la fecha, en compañía de mi esposo —quien comparte los mismos códigos que yo—. Hoy como padres de dos niños —Simón y Lorena— me veo en la necesidad de enseñárselos también a ellos, en las diferentes áreas donde nosotros hemos tenido éxito; naturalmente ellos también irán mejorando sus propios códigos de acuerdo al tiempo, lugar y circunstancias. Cada quien tiene valores y antivalores, pero también como les dije, el ir perfeccionando ese cuadro de valores, incluye el control de las emociones, para disminuir la parte oscura —o doble cara— que tenemos las personas, y que nos permita fluir en la comunicación y en la buena sintonía con los demás. Todos

tenemos

valores

familiares,

espirituales,

estéticos,

intelectuales, financieros y sociales. Estos valores nos ayudan a tomar decisiones de manera razonable. Cuando actuamos irrazonablemente saltan los antivalores. Ahora que comprendes un poco lo que significa el código de honor quiero compartir contigo, los siete valores principales que integran día a día mi ser, hacer y tener; cada uno de ellos, los relleno de acuerdo a la meta que deseo alcanzar. Los valores están ligados a nuestras emociones personales que se representan en acciones físicas y actuamos de acuerdo a eso que creemos y valoramos. La honestidad El amor www.maribelternera.com

La perseverancia La disciplina El respeto La donación o el diezmo El agradecimiento Aquí un ejemplo de cómo hacer las reglas de un código de honor familiar entre padres e hijos. Esto aplica en cada grupo o equipo de trabajo. Adopta y adapta. 1. Nunca abandones a un hermano que necesita ayuda. 2. Ten disposición a “llamar” y a que te “llamen”. 3. ¡Celebra todos los triunfos!. 4. Sé puntual. 5. Respeta todos los acuerdos y arregla

cualquiera que haya

sido roto, o pueda romperse, tan pronto como sea posible. 6. Trata los asuntos directamente con la persona involucrada. ( ¡ Si tienes un problema ve directo con esa persona, o déjala a un lado!). 7. Sé responsable: ¡no eches la culpa a los demás, no te justifiques! 8. Sé ingenioso: encuentra soluciones antes de pedir a otro que las encuentre. 9. Nunca permitas que asuntos personales interfieran con la misión. 10.

Sé leal al equipo familiar.

11.

Comprométete con el desarrollo personal.

12.

No busques ni pidas compasión o reconocimiento.

www.maribelternera.com

13.

¡Todos deben lograr el éxito!.

Estos puntos antes mencionados van conectados con los valores individuales de cada persona es fundamental que el equipo este de acuerdo en aceptarlos. Como padre de familia te ayudara para respetar los derechos de tu esposo/a e hijos. Ejemplo Específico del conjunto de valores que aprendemos las personas durante el proceso de vida. Aclaro hay muchísimos valores que integran a las personas y al mundo que nos rodea, aquí solo menciono unos cuantos. Valores Sociales

Urbanidad Civismo Amabilidad Cortesía Reconocimiento Respeto

Valores Estéticos

Belleza Elegancia Armonía Coherencia Equilibrio

Valores Intelectuale

Creatividad Inteligencia Racionalidad sabiduría Aprendizaje

Valores Vitales

Vigor Salud Vida Integridad Paz Motivación

Valores Materiales

Riqueza Prosperidad Abundancia Éxito Suceso Fortuna

Orden

Valores Cristianos

Valor Emocional

No Matar No Robar No Codiciar Obedecer No Violar No Ofender No Envidiar

Gratitud Felicidad Auto aceptación Autocontrol Humildad Tolerancia Meditar

Selecciona los valores que más se conectan contigo y crea tu propio código de Honor inquebrantable ello te ayudara a reconocer la frontera de lo que deseas lograr.

www.maribelternera.com

¡Manos a la Obra! Valores

Antivalores

Honestidad

Deshonestidad

Amor

Odio

Perseverancia.

Retroceso

Disciplina

Indisciplina

Donación o el diezmo.

Robar

Respeto.

Violar

Agradecimiento.

Desagradecimiento

Amistad

Enemistad

Responsabilidad

Irresponsabilidad

Libertad

Encerrar

Justicia

Injusticia

Orden

Desorden

Trabajo

Pereza

Humildad

Egolatría

Motivación

Desmotivación

Creatividad

Rivalidad

Tolerancia

Intolerancia

Cortesía

apatía

Superación

Mediocridad

Limpieza

Suciedad

Seguridad

Inseguridad

www.maribelternera.com

Construyendo para otros Te contare una metáfora preciosa donde podrás hacer tu propia reflexión sobre valores y antivalores. Un gran mandarín en la antigua china con fama de sabio y hombre justo, llamó a uno de sus mejores y antiguos constructores y le dijo: “Ve a la parte más lejana del país, compra un terreno con vista a un lago, que tenga también montañas de fondo… que sea realmente un lugar muy bello, y cuando lo hayas encontrado, edifícame una casa hermosa. En tus manos dejo las decisiones del plano y la construcción, por favor no escatimes en costos, recuerda que ese trabajo es para un amigo mío muy especial”… El constructor partió con el corazón ligero a su campo de trabajo, acompañado de sus peones y con todos los instrumentos, materiales de todo tipo abundaban allí, pero el constructor quizás algo cansado de estar trabajando

siempre

para

los

demás

tenía

sus

propios

planes.

Seguramente pensaba: “…Puedo usar materiales de baja calidad y engañar a mi patrón, haciendo que el trabajo final se vea muy bien, solo yo sabré que lo que construí tiene puntos débiles, que saldrán a luz solo con el pasar del tiempo…” Finalmente luego de varios meses de ardua tarea, la construcción llego a su fin. El viejo constructor se reportó ante el mandarín, para

www.maribelternera.com

informarle de la labor realizada y de las características de la casa construida de acuerdo a las órdenes recibidas. — ¡Muy bien hecho! —dijo el mandarín… “…Recuerdas que yo deseaba que usaras solo los mejores materiales en esta casa, porque quería regalársela a alguien muy especial, a mi amigo de tantos años. Tú Eres la persona para quien mandé a construir esta casa, espero que disfrutes toda tu ancianidad en ese lugar… te lo mereces es toda tuya…” ¿Cómo te parece esta historia?... ¿Qué hubieses hecho tu?... Identifica cuales son los valores que aplicarás para lograr el éxito que tú deseas a lo largo de tu vida, y mejora los antivalores… luego, enséñaselo a tus futuras generaciones. Quiero también decirte que éste código de honor lo aplico en todas las áreas de mi vida. Por lo tanto, a partir de ahora tú eres responsable del código de honor que aplicarás en la tuya, una vez termines de leer este aporte de valor personal que hoy hago para ti. A propósito, mi nombre es Maribel Ternera nací en Colombia en el año 1973, en un pueblo del Departamento del Magdalena, llamado San Ángel. Viví en la Ciudad de Barranquilla —puerto sobre El Mar Caribe— durante mis años de educación básica y más tarde, mi familia, se trasladó a la ciudad de Cali, donde pasé la mayor parte de mi vida. Soy una apasionada de la vida y desde hace algunos años, me dediqué al estudio de todo lo relacionado con el desarrollo personal y la libertad financiera. Tengo un espíritu emprendedor, ya que, desde la edad de 10 años, comencé

vendiendo

bombones

en

mi

escuela

y

lotería

en

un

supermercado que tenían mis padres en el barrio “La Selva” de la ciudad www.maribelternera.com

de Cali. En ese momento la situación financiera de mi familia marchaba bien, podía ahorrar todo lo que ganaba en mis pequeños negocios, que en ese entonces para mí… eran grandes. Este fue el

comienzo de mi vida

laboral como auto empleada. Decidí abrir mi primera cuenta de ahorros en una

entidad

financiera

local,

que

se

llamaba

Caja

de

Ahorros

“Coodesarrollo”. En 1985 comenzó el “boom”, donde algunas personas empezaron a emigrar en busca de un mejor futuro y así, realizar sus sueños. En ese entonces, no podía entender por qué, las personas emigraban, dejando a sus familias y hasta en algunos casos… sus hijos. Quién iba a pensar que yo también sería una emigrante en el futuro. Esas personas que se iban del país en busca de un futuro mejor, una vez que legalizaban su situación migratoria, regresaban a Colombia a visitar a sus familias y yo conocí a uno que otro de esos personajes, que venían a comprar en el supermercado de mi padre y algunos de ellos, contaban anécdotas de cómo era la vida en los Estados Unidos, o en Venezuela, etc. El caso era que, para ese entonces, no había tantas casas de cambio y las personas tenían que cambiar sus dólares en un banco. Entonces, yo me entusiasmaba con las historias del dólar “que costaba mucho” y que “valía más que el Bolívar de Venezuela” —que era la moneda más cercana a la que teníamos acceso—. Esa fue una gran oportunidad para ahorrar las divisas, puesto que yo quería tener a toda costa, ese dinero en “Dólares” de los Estados Unidos; así que mientras mi padre charlaba con el emigrante, yo le ofrecía comprar sus dólares. Todavía recuerdo mi entusiasmo, como si fuera el primer día que hice mi compra de moneda extranjera. Eran solo U$ 25 dólares, en un billete de U$5 y otro de U$20 y ese cambio dejó mi caja de ahorros casi vacía de “Pesos”, pero con los www.maribelternera.com

“Dólares” soñados… Pero esto no termina allí… Yo seguí trabajando y ahorrando. En ese tiempo estaba muy de moda el oro y las personas hacían de todo por comprarse algo en oro. Yo no conocía el valor del oro porque mi metal favorito desde muy niña siempre fue la Plata. Hasta que un día, una vecina le preguntó a mi papá, sí le podía “fiar” una canasta de víveres a cambio de la cadena de oro de 18 quilates que ella llevaba puesta. Mi padre le dijo que no le gustaba hacer ese tipo de negocios y le recomendó ir a una casa de empeño —comercios que se dedican a prestar dinero y como garantía, aceptan joyas como respaldo de la deuda—. Yo escuchaba a la señora y ella contaba cuánto le había costado su cadena; ella solo quería una canasta de víveres que costaba en ese entonces no más que $ 2000 pesos, o el equivalente a un U$1,00 dólar de hoy día; comparado con los $ 35.000 pesos que ella había pagado por la joya. Ustedes se podrán imaginar mi curiosidad… de allí en adelante, yo quería saber todo sobre el oro. El hecho, fue que le presté el dinero a la señora con un interés del 10% mensual, tal como se usa hasta la fecha en las casas de empeño y le di dos meses de plazo para recuperarla o prolongar el crédito, pagando al día los intereses. Firmamos una “Letra de Cambio”, y mi padre me colaboró —pues yo era menor de edad y necesitaba el respaldo de un adulto. Pronto se “corrió la bola” —se esparció el rumor— y muchas personas venían a preguntarme, sí les compraba los dólares o les empeñaba objetos de valor, pero el oro y los dólares, eran lo que me atraía, y uno que otro juguete extranjero, que traían de los Estados Unidos, como las grabadoras para periodistas o juegos electrónicos parecidos a los Nintendo. www.maribelternera.com

Todo iba marchando muy bien hasta el día en que le robaron a mi padre, y su negocio se fue a la quiebra; hasta allí llegó su negocio… y el mío también. Para ayudarlo a superar todo ese trauma le regalé todos mis ahorros. Yo tenía tan solo 15 años de edad, y no me hacía falta el dinero y tampoco conocía la importancia que tenía, hasta que un día, a mis padres no pudieron pagar más mi escuela privada. Para entonces, yo estaba dedicada al estudio y vivía el trauma de la mala situación económica por la que atravesaban mis padres, a quienes les resultaba muy difícil estabilizarse económicamente. Lo lograban por un tiempo y después repetían el ciclo de la quiebra por falta de organización, la falta de metas claras, al no estar preparados para enfrentar una situación como esa, les impedía progresar en los negocios que emprendían. Un tiempo después, salió un programa laboral para los bachilleres, llamado “Sabatinas”, que buscaba que los estudiantes que estaban en los cursos de 9° grado en adelante, trabajaran en el área de la moda, durante los fines de semana. La situación económica de mi hogar no era mala ni buena, se mantenía en un diario subsistir con carencias y dificultades. Yo apliqué para una empresa de modas que se llamaba “Vamos”, en donde nos daban unos seminarios de ventas y de atención al cliente y todo lo relacionado con las tendencias de la moda. Esta fue mi escuela de vida… aprendí a trabajar para una empresa que pagaba todas los beneficios legales y se podía ir escalando de puesto. Yo estuve en ventas, en la caja registradora, en la administración haciendo reemplazos, y en “temporada alta” ayudando en contabilidad en el departamento de crédito. Allí

desarrollé el amor a las ventas y al trabajo en equipo y mejoré mi

manera de interactuar con la gente.

www.maribelternera.com

Mi vida seguía llena de alegría, optimismo y de actitud mental positiva, puesto que, yo consideraba que estas son las características principales que se deben tener como hábito, para ser un buen vendedor. La vida de mis padres seguía igual: Siempre buscando la oportunidad de un negocio que los sacara de la pobreza. Ellos trabajaron siempre juntos en la parte comercial, como auto-empleados y nunca tuvieron tiempo para gozar de unas vacaciones. Un día me encontré con una compañera de la escuela y ella estaba trabajando en la organización “Círculo de Lectores” —que es una editora y comercializadora de libros—. Ella me contó que percibía un salario por comisiones, que sí vendía eficientemente, ganaba bien y sí no vendía, no ganaba ningún salario; pero, me dijo —y ahora viene la parte más interesante— que viajaba por todo el sur de Colombia y ganaba el triple que yo. Las ventas realizadas le dejaban el 45 % de utilidad, y recibía capacitación diaria en ventas y motivación. Lo interesante era que a las personas que ingresaban por primera vez, las ubicaban con el mejor vendedor para que aprendiera de los buenos. Yo empecé a “tirar lápiz” —hacer cálculos— y a analizar cuanto era la suma más elevada que podía ganar una persona, vendiendo el máximo de afiliaciones al “Club Círculo de Lectores” —que en ese entonces, tenía un promedio de 10 afiliaciones por día—. ¡Imagínate, mi gran curiosidad y el deseo de ponerme "a prueba", en un nuevo desafío!... De la moda a la venta de afiliaciones y de libros. Tomar esta decisión me llevó dos semanas. Todas las noches mi cabeza hacía cuentas para ver cómo podría ganar el triple y viajar gratis con la ruta de ventas de la empresa, que además, cubría viáticos, transporte y estadía. www.maribelternera.com

Mis padres salían de un negocio y entraban de otro diferente, y así vivían. Ni mal ni bien, pero se respiraba un ambiente bueno y armonioso dentro del hogar. Mi padre era muy amable y amoroso con mi madre y han sido muy unidos hasta el día de hoy. Regresando al tema del trabajo por comisión en ventas, un día me levanté decidida a ganar más dinero, pues yo estaba segura que era una excelente vendedora, es un trabajo que me apasiona. Inmediatamente telefoneé a mi amiga de escuela y le comenté que estaba dispuesta a renunciar a mi trabajo de cajera en el almacén de moda, para comenzar las “ventas puerta a puerta” con El Círculo de Lectores. ¡Sí! Entendiste bien... “Ventas Puerta a Puerta”. Mis

padres

no

estaban tan contentos con mi decisión, pues ellos, en el fondo, no querían ese trabajo de vendedora para mí. Pero yo, al contrario de ellos,

me

sentía

libre

y

dueña de mi propio salario. Claro

que

era

empleada condiciones empleada—.

una —con

de No

autocontaba

con ninguna seguridad y mis ingresos dependían de mis ventas. Pero no me importaba, quería probar sí de eso tan bueno, daban www.maribelternera.com

tanto… Segundo puesto en ventas a nivel nacional. Te cuento que fue un éxito total. Aprendí el valor de vender y ser un vendedor con méritos propios, pero sobre todo, aprendí a conocer los perfiles humanos de las personas y muchas técnicas de ventas. Ahorré mucho —cosa que mis padres nunca lograron—. Todo consistió en hacer un plan de ahorro sistemático y organizado, pero para mí, siempre ha sido uno de los mejores hábitos que me impuse desde niña. Aportaba para los gastos domésticos y les ayudaba a mis padres en lo necesario, pero nunca dejé de ahorrar, aunque fueron tiempos muy difíciles y muchas veces mis planes de ahorro no funcionaban como los planeaba, porque desde muy joven tengo la responsabilidad económica de mis padres. Mi familia no pasaba por un buen momento y ganaban escasamente para los gastos diarios, así que cuando tuve suficiente dinero, me asocié con mi padre en una pequeña microempresa de trapeadores y escobas, que él había creado con mi hermano, donde ambos las fabricaban a mano, porque no tenían una máquina adecuada; su sueño era tener la máquina para fabricar el “producto base” —que eran los trapeadores— y así, con mayor producción, poder surtir las tiendas. Mi padre siempre había sido un gran vendedor y necesitaba una inyección de capital, pero no tenía formas de acceder a créditos, no tenía estrategias, ni se tenían las facilidades de las que hoy gozamos. Por aquellos tiempos no se tenían esos recursos, pero su clientela aumentaba y él ya no podía cubrir los pedidos que le hacían los tenderos. Por otro lado, mi mamá trabajaba en casa como costurera, para una empresa que vendía uniformes empresariales y semanalmente, entregaba sus costuras www.maribelternera.com

y recogía los insumos para la siguiente semana. El hecho fue que yo terminé inyectando el capital necesario para cumplir con los pedidos y terminé

renunciando a la editorial “Círculo de

Lectores”, para dedicarme a mí propio negocio como auto-empleada, con el sueño de llegar a ser un día una gran empresaria. Era buena para las ventas y para el manejo de las cuentas, y también tenía un desarrollo rentable y organizado contablemente. Las ganancias subían y los gustos personales también… Con el tiempo, la democracia familiar fue cambiando; yo no tuve tiempo para vivir una adolescencia conflictiva, porque mis obligaciones eran muchas. Para terminar mi bachiller, estudiaba y trabajaba al igual que para realizar mis estudios profesionales. El negocio ya era una microempresa constituida con todos los reglamentos de ley; obtuve créditos bancarios e inyecciones de capital externo y todo marchaba bien… pero, sin una misión clara y con una visión que cada vez se debilitaba. Sucedía, que cuando un miembro de la familia caía enfermo, el ingreso también se detenía en forma proporcional, puesto que así es como funciona el sistema de auto-empleado.

www.maribelternera.com

Los tres trabajadores que teníamos eran de planta, una secretaria y dos en producción. Mi padre, mi hermano y yo, éramos los vendedores estrella de la microempresa. Al equipo de trabajo le faltaba disciplina, plan de ahorros e inteligencia financiera, y esas eran razones suficientes para llevarnos a todos a la quiebra, pues dependíamos de lo que se había convertido en una empresa familiar. El sueño de ser empresaria duró 4 años, donde todos los compromisos legales, recaían sobre mi papá y yo. Vinieron tiempo muy difíciles, la salud de mi mamá había empezado a

desmejorarse;

la

competencia era más grande, mi papá y sus malos

negocios,

terquedad

de

la

cada

uno y la ilusión del sueño

millonario

acabaron... estos

Todos

matices

que

son

los

vivimos, mismos

se

que

viven

cada día, los de la clase

media

trabajadora independiente

e en

Colombia. El negocio siguió con mi papá y mi muy

hermano, debilitado,

cambio,

yo

pero en había

“tirado la toalla”. Los www.maribelternera.com

compromisos en mi casa, en el negocio y la falta de tiempo y de horizonte, me agotaban y empecé a enfermarme de gastritis crónica. Más adelante, mi familia quebró totalmente y perdimos todo una vez más. Cada uno se fue por su lado; mi hermano busco un trabajo de taxista y mis padres siguieron con sus negocios de ventas al estilo tienda, afortunadamente no quedamos con deudas mayores. Terminé mis estudios de Informática financiera y contable. Era una carrera muy de moda, el “boom” de la era de los computadores y la contabilidad sistematizada que cogían auge. Corría el año 1995. Empecé a trabajar lentamente en mi nueva profesión, como asesora de negocios para microempresas y emprendedores. Aquí comienzo un nuevo ciclo más enfocado en el desarrollo y la superación personal sigue leyendo…

Integrando mi código de honor inquebrantable “Lo igual atrae a lo igual” Ley de atracción Quiero aclararte que los valores no son iguales para cada persona, así que es posible que eso que es valioso para mí no necesariamente, lo más valioso para ti. Es por ello que integrar los valores como parte inquebrantable de tu vida, es un proceso que lleva intrínseco el autoconocimiento. Libro recomendado “contacto íntimo” de Virginia Sátir para descubrir cómo auto conocerte.

Una forma de identificar tus valores es reconocer los verbos que más usas a diario. Ejemplo Trabajar está conectado con el valor perseverancia Amar está conectado con el valor emocional amor a ti mismo y a los demás , Leer está conectado con el valor de la virtud, Estudiar www.maribelternera.com

está

conectado con el valor

desarrollo personal y el respeto..

La honestidad Reconocí mis errores financieros y personales de una manera honesta y leal conmigo misma —sin culpar a nadie de mis acciones fallidas— y asumí también, muchos otros antivalores que estaban afectando mi vida,. Empecé a trabajar con un ciudadano libanés, como secretaria de costos en una distribuidora de medias veladas para dama, donde aprendí técnicas nuevas como el tele-mercadeo. Por fin estaba ejerciendo mi profesión como empleada. Ya con el título de Técnica profesional en Contabilidad y Finanzas e Informática, más la experiencia en negocios y ventas, empecé a dar asesorías de contabilidad a microempresas de calzado, y peleterías. Además escribía artículos de prensa, relacionado con la contabilidad para tenderos, en un periódico de un amigo de mi papá, con el propósito de apoyar a los microempresarios a ser más organizados y conscientes de sus responsabilidades. Durante el tiempo que trabajé en la empresa familiar, aprendí mucho

de

negocios y microempresas, participaba

en

foros, ferias

comerciales y estaba en contacto con la Cámara de Comercio de Cali. También conocí muchos comerciantes de diferentes gremios y mis relaciones personales eran buenas; la honestidad hacia ellos era siempre real y no me faltaba apoyo para superar la crisis financiera. Hoy en día sigo convencida que un buen vendedor no vende cosas, vende beneficio a los demás, y que tener claro este concepto, es parte de mis éxitos. Cuando vemos a alguien actuar de una forma incorrecta con otra persona aludimos a la popular frase: "no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti" y esto es simplemente portarse bien con www.maribelternera.com

los demás, sobre todo si se trata de las personas que forman parte de nuestra vida —ya sea por un lazo laboral o personal—. El ser

honesto

contigo

mismo

y

con

los

demás,

no

es

simplemente para quedar como una persona educada y de buenos modales; esta es una actitud que se debe ir potenciando con el fin de conseguir una relación equilibrada con el entorno, más allá de los problemas inherentes a la convivencia humana; esto te lo digo porque un elemento antivalor que yo padecía era el Ego. Con la experiencia de vida he

aprendido

muchas

cosas

que

hay

que

superar

y

aprender

continuamente y el ego ha desaparecido prácticamente de mi vida. Algo fundamental al momento de relacionarnos con los demás, es cuidar el tono de voz. Muchas veces la discusión sobre un tema sencillo puede convertirse en algo muy acalorado si no estamos conscientes de la forma en que se están planteando las ideas. Y es que a veces de forma inconsciente se levanta el tono de la voz, ocasionando que la otra persona se sienta intimidada. Quien habla más fuerte no es quien tiene la razón; por el contrario, esto puede restarle valor a las ideas dejando en evidencia la falta de fundamentos y sus antivalores. Buscar fórmulas mágicas saltando el valor de la honestidad, no dará nunca resultados, pues estas no existen para nadie; todos somos diferentes y por tanto, las estrategias a seguir difieren de acuerdo a la necesidad de cada uno. Sin embargo, hay ciertos pasos comunes para el que emprende un nuevo curso de acción, como por ejemplo, el hacer de ciertas actividades, hábitos en nuestra vida. Expertos e n PN L dicen que el inconsciente requiere que una acción se repita 21 días para formar un nuevo hábito, mientras que otras que involucran un aprendizaje especializado —como aprender un idioma— pueden demorar más; pero la idea es similar, repetir y repetir www.maribelternera.com

acciones es importante para lograr la maestría. En estos casos, hay que considerar que todo se enmarca en el proceso de alcanzar un objetivo que mejorará nuestra vida, tanto en lo laboral como espiritual. Un hábito jamás debe ser malo, porque es precisamente lo que queremos para nosotros, con tal de lograr una conciencia de prosperidad y enfrentar todo de acuerdo al comportamiento y acciones que hemos construido. Ahora bien, para ejecutar estas repeticiones, debemos ir paso a paso, no se saca nada con intentar cambiar una vida de golpe: dejar de fumar, ir al gimnasio y comer sano de un día para otro sólo nos hará recaer en el caos, pues no podemos interiorizar tantas tareas en un solo vuelo. Un hábito al mes, es una buena forma de empezar. La perseverancia es aquí la clave, pues todo requiere de tiempo y el desgaste puede ser grande, pero hay que recordar constantemente cómo partió todo, el problema que lo originó y la meta que nos trazamos. Y si esto no resulta, sólo hay que tener en cuenta algo simple: ¿Qué es un mes de trabajo arduo, frente a muchos años de potencial fracaso? También debemos focalizarnos en los

pensamientos positivos,

porque pensar en el fracaso o que no hacemos lo correcto, sólo debilitará nuestras acciones y provocará una cadena de dudas que terminarán por corroer el esfuerzo. Por otro lado, no pensarás que debes hacer esto solo, ¿o sí?... Las ganas de cambiar algo pueden ser muchas, pero la propia rutina y otros factores externos pueden mermar la fuerza de voluntad; ahí será importante el forjar buenas relaciones con otras personas, serán esos apoyos, familiares, amigos y colegas, los que en tiempos de www.maribelternera.com

tormenta logren apaciguar los vientos y aguas. En los trabajos de equipo, hay que considerar que todos tienen un mismo objetivo, por lo tanto el apoyo debe ser mutuo, cada uno busca construir hábitos para lograr la meta y en ese lapso, la empatía entre los compañeros será crucial. Siguiendo

estas

recomendaciones

que

te

comento,

podemos

alcanzar un estado de plenitud, y eventualmente desarrollar proyectos bien encaminados, que no requieran de actividades difíciles. Mediante la creación de hábitos, sobre todo en el ambiente personal, podemos dejar de pensar en las posibles derrotas y mirar todo de otra manera:  En vez de ver el vaso medio vacío, verlo medio lleno  Nivelar hacia arriba, no hacia abajo  Pensar en la mejor situación posible y no la peor

La perseverancia Te preguntarás como siguió mi historia… Poco a poco me acoplaba a mi nueva vida libre de compromisos sentimentales y de exigencias familiares. Estaba dispuesta a comenzar de nuevo con las experiencias y la energía que acompañan siempre mi corazón. Mi trabajo con los pequeños microempresarios, era básicamente guiarlos como poner en orden su contabilidad; les asesoraba como abrir un negocio legalmente y les mostraba los beneficios de estar registrados en la Cámara de Comercio de Cali, que opera como un ente facilitador y de control. También les guiaba a tener un buen manejo de su cuenta corriente, a presentar la declaración de Impuestos, etc. Me volví experta en crear y mantener un negocio al día con todos los requisitos de ley, debido a que estos conocimientos ya los había aplicado www.maribelternera.com

en mis propios negocios y conocía los altibajos que sufren las empresas familiares y las microempresas privadas. También elaboraba estados financieros, flujos de Caja y papelería para préstamos; como yo no podía firmar los estados financieros de mis clientes porque no tenía el título de contadora, un colega profesor, mentor y gran amigo, me apoyó en este nuevo rubro y era él quien autorizaba con su firma los estados financieros de mis clientes que yo elaboraba en mi pequeña oficina —que en realidad era una pequeña habitación en la segunda planta de la casa de alquiler donde mi familia y yo vivíamos—. Las cosas empezaron a marchar muy bien y empecé a aplicar en mí, lo que había aprendido sobre desarrollo personal y la auto-superación. Tengo siempre presente una frase que dijo en alguna ocasión Winston Churchill: “El éxito consiste en ir de fracaso en fracaso sin

perder

el

entusiasmo”. El entusiasmo se define como la capacidad de mantenerse y seguir adelante en la búsqueda de alcanzar una meta —o defender una opinión— enfrentando cada obstáculo que aparezca en el camino; esta es una característica, puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso en cualquier aspecto de la vida. Una

persona

perseverante

y

entusiasta

tendrá

muchas

más

posibilidades de ser exitosa que alguien cuya voluntad varía de acuerdo a las dificultades del camino; si bien la insistencia no garantiza el éxito, todo es cuestión de probabilidades. Por ejemplo, en una carrera, dos personas tropiezan y una decide abandonarla, la otra tropieza tres veces más pero llega a la meta. Independiente del puesto en que termine, esta persona tiene mayor posibilidad de ganar la misma carrera en un nuevo intento, ya que conoció la pista y en una próxima oportunidad, con esa www.maribelternera.com

capacidad entrenada para superar los obstáculos, el camino le resultará mucho más fácil. Si

hablamos

de

alcanzar

el

éxito

financiero desde cualquier

cuadrante de ingresos, esta cualidad cobra aún más importancia, ya que éste es un camino en el que los obstáculos están a la orden del día y sólo

quienes

tengan

la

capacidad

de

levantarse

y

enfrentar

las

dificultades con entereza, estará capacitado para alcanzar el éxito. No es necesario indagar demasiado en la historia para encontrar personas que son ejemplo de perseverancia y entusiasmo, sólo resta saber que ninguno de los grandes inventores de la historia, habrían conseguido crear los objetos que hoy conocemos, sin haber aprendido de sus fracasos. Porque si consideramos que el éxito se mide con base en el tamaño de los obstáculos que debimos enfrentar para conseguirlo, esto permitirá tener mayor conciencia de que: “No importa la cantidad de fracasos sino la lección aprendida”… y cómo hizo para seguir adelante. Esto más allá de apuntar a una actitud determinada en un momento determinado, se refiere a hacer de la perseverancia y del entusiasmo un hábito, para eso se pueden seguir tres opciones que quiero mencionarte porque hoy en día me siguen dando grandes resultados a nivel personal: 1. Restarle importancia al dinero y evitar todo aquello que te aleje de tu meta, mira al dinero como una herramienta más para lograr tus objetivos de vida. Todo eso se puede suplir con perseverancia y entusiasmo. Esta

actitud debe ir más allá de

quienes dirigen un proyecto. Es importante, es que ésta se replique al resto del equipo —si eres emprendedor, padre de familia o profesional— puesto que si todo el equipo rema hacia una misma dirección, las probabilidades de alcanzar el éxito son www.maribelternera.com

mayores. 2. Mantener la convicción de que la idea tendrá éxito. Una mentalidad positiva durante todo el proceso ayuda a mantener el entusiasmo y poseer más herramientas a la hora de enfrentar dificultades. En esta parte es importante tener en cuenta el círculo de apoyo y confiar en ellos para que nos ayuden a seguir adelante, pedir ayuda —lejos de ser algo negativo— es mostrar conciencia de nuestras capacidades y estar consciente de sus límites. 3. Mantener la mente abierta a las nuevas ideas. Hay que tener en cuenta

que

para

hacer

de

los

fracasos

algo positivo es

necesario analizar el camino que nos llevó a ello, detectar el problema y estar dispuesto a cambiar lo que se hizo mal. La idea de perseverar no es intentar una y otra vez llegar a una meta siguiendo un mismo camino, cuando sabemos que ese está cortado; la gracia está en aventurarse con nuevas rutas hasta dar con la alternativa correcta. Como auto empleada y asesora de finanza, retomé un curso de inglés, que cuando era chica mis padres me habían regalado. Estudiaba mucho el Código de Comercio Colombiano, pues yo quería dar la mejor asesoría posible a mis clientes. Los estudios universitarios nunca fueron tema para mí. Muchos de mis compañeros ya eran universitarios. Los títulos de tecnólogos y técnicos

no

eran

tan

importantes

—como

si

lo

eran

los

títulos

universitarios— pero estaban muy de moda y te contrataban rápido en un trabajo. Con el tiempo el negocio de las asesorías financieras marchaba bien y la gente empezaba a recomendarme. El dinero fluía fácil, traté de trabajar en un banco, pero no resultó y un tiempo después, charlando con mi mejor amiga, me contó que por www.maribelternera.com

aquellos tiempos se había ido para Estados Unidos a visitar a sus hermanas, mientras yo seguía trabajando independiente, dando clases de informática y apoyando la economía familiar. La verdad no podía quejarme: ganaba bien, tenía trabajo hasta la coronilla y los gastos eran controlables. Un tiempo después regresó mi amiga de los Estados Unidos con nuevas ideas y contando lo bonito que era ese país y lo mucho que había por hacer… ¡Bueno! Se me despertó la curiosidad y las ganas de conocer otras culturas. Yo me imaginaba en los Estados Unidos estudiando, trabajando y ganado dinero… o quizás en Europa… Por aquel entonces la metafísica 4 en 1 de mi mentora secreta Connie Méndez y los seminarios de Dale Carnegie, eran mis libros preferidos, como también las grabaciones en casette, que tenía al lado de mi almohada. Yo comencé a ver otras perspectivas de cambiar esa vida tan estresante que llevaba en Colombia por aquellos tiempos... El estrés y los compromisos laborales desembocaron en una gastritis crónica, que solo la controlaba, con medicamentos, lo cual me generaba una baja de mis defensas. En esos días, tuve un accidente de tráfico en donde casi pierdo la vida, dejándome cicatrices que aún decoran mi piel. La presión personal, la angustia por mis padres desempleados, mantener un estilo de vida en la clase media colombiana, me representaban una carga muy pesada; pero siempre veía los lados positivos de cada situación y nunca dejé de tener sueños e ilusiones. La perseverancia y el entusiasmo los convertí en hábitos y acepté la realidad de mi vida: La responsabilidad de mantener a mis padres, se volvió un compromiso de hija única, debido a que mis hermanos escasamente ganaban para sostenerse ellos y sus familias.

www.maribelternera.com

Amor propio La meditación empezó a ser parte de mi vida, el amor a mí misma lo incrementé al igual que la autoestima. Acepté mi realidad y comencé a aplicar la educación continua en mi vida como parte a la solución de mis objetivos propuestos. Hasta el día de hoy sigo estudiando y aprendiendo y retroalimentándome

del

conocimiento

de

los

demás

de

manera

autodidactica y permanente. Cuando se trata de las relaciones con el círculo más afectivo y la relación contigo mismo, la actitud es aún más importante y cobra gran importancia

lo

que

decimos

y

cómo

lo

decimos.

Una

forma

de

mantenernos en paz con nosotros mismos es expresar, tan frecuente como nos sea posible, los sentimientos de amor, respeto y admiración a nuestros cercanos, esto ayuda a enfrentar de mejor manera una eventual pérdida y mantiene la armonía de la relación. Finalmente, algo que servirá en cualquier aspecto de la vida en el que te encuentres, es saber escuchar. A veces esa sencilla acción de quedarse

atento,

en

silencio

frente

a

alguien

que

necesita

desahogarse, puede marcar la diferencia en una relación. Algo que siempre sube el ánimo de las personas es que destaquen sus virtudes. Por eso, cuando se está frente a alguien con problemas de autoestima, debido a la situación por la que atraviesa, es una buena oportunidad para destacar sus virtudes y demás detalles que en ese momento no aprecia de sí mismo. Te lo comparto, porque más que dinero, éste fue el apoyo más valioso que yo recibí en mis momentos fallidos. Mis padres pasaron tiempos muy difíciles y recibían apoyo constante y motivación que les brindaba desde el fondo de mi corazón. Pasaron varios meses y yo seguía trabajando de lleno en mis asesorías, mientras mi padre aprovechaba negocios intermitentes que le dejaban alguna www.maribelternera.com

comisión. Mi hermano, el del medio, trabajaba conmigo y el mayor, tenía su propia familia. Por mi parte Yo había decidido que nunca volvería a tener un negocio que dependiera de un inventario, pues con la experiencia y la quiebra quede saturada. Me focalicé en los negocios de servicio al cliente y a las asesorías hasta el día de hoy. En 1989, la situación mía y de mi familia no era ni muy mala, ni muy buena, se podría decir que solo era llevadera. Con mi mejor amiga — mi compañera en muchos de mis recorridos, en los momentos grandes y en los pequeños— siempre mantuve una relación muy cercana; ella representaba esa hermana que nunca tuve y unos meses después de que había regresado de los Estados Unidos, empezamos hacer proyectos para irnos fuera del país, puesto que, ella quería ir a los Estados Unidos a vivir con sus hermanas y yo quería probar suerte también en algún lugar, pero… eran solo comentarios de momentos de euforia. Luego por mis múltiples responsabilidades, pasaban muchos meses donde se me olvidaba ese tema, quizás porque me sentía bien en Colombia y la vida no era tan difícil. Pero un día… en el año 1999, decido irme del país y comienzo una nueva vida en Europa. La riqueza cultural europea fue de gran impacto en mi vida, tanto que después, no me quería volver a Colombia. Yo venía aplicando el desarrollo personal en mi vida, ya que, sabía que manejar las emociones me ayudarían siempre a enfrentar las barreras de la vida y me gestaría una personalidad de poder, afianzando mis valores y modificando aquellas creencias

y

limitaciones,

que

no

me

ayudaban a la integración y adaptación a la nueva cultura europea, de la que yo quería formar parte. www.maribelternera.com

Si has escuchado que las circunstancias externas de tu vida son un mero reflejo de lo que sucede en tu interior, ésta sentencia es muy cierta. En el inconsciente

es donde se encuentran todos los programas

mentales con los que una persona interpreta la realidad en la que vive, o conciencia

de

prosperidad

o

carencia

por

la

que

atraviesa.

Tus

pensamientos son tu destino. Uno atrae a su vida aquello en lo que cree con sentimiento. Los pensamientos como tal, no tienen poder, tienen poder solo cuando tú le das una emoción intensa. La gente comete el error común de asumir que la única forma de llegar a la prosperidad es a través de una abultada cuenta bancaria o de una infinidad de posesiones materiales. No obstante, es justamente al revés como esto opera. Primero se debe manifestar una conciencia de abundancia con emoción y entonces ahí, la manifestación externa podrá seguirte, siempre y cuando se sea perseverante y se haga algo al respecto y no se espere a que todo caiga “ por obra del espíritu santo” —como decimos en Colombia—.

El respeto Es otro valor con el cual me identifico, pues en Colombia el respeto no es algo tan considerado. En mi país se matan compatriotas con compatriotas; el secuestro y la falta de ética profesional y personal aún adolecen.

Este

cambio

de

cultura

fue

un

momento

positivo

emocionalmente porque, el estilo de vida en Europa empezó a gustarme y me ayudaba a estar lejos del ambiente de violencia por el que cruzaba mi país, y de la negatividad de algunos amigos y familiares. El sistema pacífico que se vive en Suiza y Alemania me motivaba a enfrentar los nuevos retos de ese mundo que tenía en las manos. Era el comienzo de www.maribelternera.com

una nueva vida que había elegido para mí. La perseverancia, el entusiasmo y el desarrollo personal, me ayudaron analizar —con cabeza, fría— lo que quería lograr en mi vida. Así que decidí aplicar por un permiso estudiantil, y me fui para Alemania, a la hermosa ciudad de Constanza, —en la frontera con Suiza— donde unas amigas muy queridas de Cali (Colombia), a las que les debo también parte de mi éxito por haberme apoyado, ayudado y motivado a quedarme en estas tierras. Gracias a ellas pude hospedarme con la familia Alemana, quienes me dieron un “sponsor” de tres meses y me ayudaron a conseguir un buen trabajo. Terminado ese tiempo y cuando se vencieron mis documentos de inmigración, regresé a Colombia y con la ayuda de un gran amigo y colega, pude renovar todos mis documentos y volví a Europa a cumplir mi sueño europeo. Sin perder el enfoque logré obtener un permiso de estadía legal por un año, pues otra amiga de Brasil, fue mi sponsor y las cosas empezaron a funcionar mejor. Estudiaba, trabajaba ganaba mucho dinero, abrí una cuenta bancaria y ahorraba todo mi dinero. Antes de entrar a estudiar, había tenido contacto por internet con otros estudiantes en el área de las finanzas y tenía un contacto, con un joven Suizo llamado Daniel, que frecuentemente viajaba por Suramérica para aprender mejor el español. A él le encantaba la cultura latina y de vez en cuando, recibía un correo de él saludándome desde Argentina, Perú, Brasil, Suiza, etc., mientras yo disfrutaba también de mi nueva vida en el extranjero. Unos seis meses más tarde retomamos el contacto y él, ya establecido

nuevamente

en

Suiza,

había

terminado

su

viaje

por

Latinoamérica; se independizó de sus padres y comenzó la su nueva vida www.maribelternera.com

de soltero, trabajando en una empresa como jefe de un grupo de auditores, puesto que él es economista. Estaba feliz con este trabajo que le permitía tener dos meses de vacaciones. Yo tenía un solo día libre, ya que los fines de semana, trabajaba en un barco turístico, en el lago de Constanza y durante la semana, trabajaba con una familia alemana que tenía negocios de restaurantes y Café-Bar, que lo hacía dos días por semana, en el horario de 6 a 12 de la noche y durante el día estudiaba el Alemán 3 veces por semana. Me sentía muy sola, pero feliz al mismo tiempo. Ahorré mucho dinero, lo que me permitió traer a mi hermano y luego él me reemplazó en el trabajo

que yo tenía en un restaurante español. Los dos

trabajábamos y mi relación con Daniel marchaba relajada y sin estrés de ningún tipo. Los planes y las ofertas de trabajo no me faltaban. Mi hermano y yo trabajábamos y pagamos cada uno su aparta-estudio. Los dos estábamos bien y disponíamos de tiempo para pasear y divertirnos. Conocimos muchas personas y algunos nos apoyaban en nuestros planes

y

otros

no,

pero

siempre

íbamos

hacia

adelante.

Ambos

ayudábamos a nuestros padres, quienes se habían regresado a vivir a Santa Marta (Colombia), la ciudad donde está la familia de mi padre. Allí establecieron un negocio de bebidas en la bahía de “El Rodadero”. La vida también les cambio a ellos. Comenzaron, de nuevo, dejando atrás el pasado que habíamos vivido en Cali. En el año 2001, me casé con Daniel en Colombia. Todos estuvimos muy felices en la fiesta, celebrando nuestro matrimonio. Mi hermano se regresó a su Colombia querida y me manifestó que él estaba feliz de verme casada con una persona tan maravillosa. El negocio de mis padres se volvió rentable y próspero. Tenía 150 www.maribelternera.com

permisos laborales para los vendedores en la playa y promociones exclusivas de la cervecería Águila, Coca-Cola y Postobón, y participaban en eventos turísticos. La verdad era, que mi hermano ganaba más dinero en Colombia en el negocio de mis padres, quienes salieron adelante con la inyección de capital que mi esposo y yo les dimos. Todo parecía un sueño para no despertarse pero, dos meses después del regreso de mi hermano a Colombia, murió de un infarto mientras estaba hablando conmigo por teléfono; mis padres, mi hermano el mayor y yo, sufrimos la pérdida de un miembro de nuestra familia. Mis padres quedaron derrumbados y sumergidos en el dolor por la pérdida de un hijo. Vuelven a pasar momentos muy difíciles y con el apoyo de la familia, los amigos, mi apoyo incondicional y mi gran amor hacia ellos, fueron superando la pérdida, pero la salud de ambos se quebranta mucho y el negocio de bebidas se volvió muy pesado para su edad, lo que los obligó a retirarse de la vida laboral y vender el negocio. Hicieron algunas inversiones inmobiliarias. Lograron hacer su propio dinero y hoy viven de las rentas. Yo vivo en Suiza con mi esposo y compartimos los mismos sueños y las mismas ideas y juntos integramos un código de honor inquebrantable. Código que perfeccionamos cuando decidimos construir nuestra propia calidad de vida y prosperidad financiera.

La disciplina Hemos venido logrando nuestras metas de tener la familia ideal y la libertad

financiera

que

ambos

soñábamos

y

además,

su

carrera

profesional ha sido un éxito y gracias a todo nuestro esfuerzo por cumplirlas, hoy gozamos de una buena calidad de vida y un hogar sólido y estable, dándole a nuestros hijos como ejemplo, un código de honor integrado por principios inquebrantables, en múltiples aspectos, con www.maribelternera.com

pilares como, el Amor, la Amistad, la Tolerancia, el Éxito y la Armonía. Somos responsables 100% de los resultados que obtenemos día a día. Así como son tus pensamientos son tus resultados. Estoy convencida de que en la vida no hay fracasos, solo hay resultados. El universo nos apoya totalmente en todo lo que decidimos pensar y creer. Todo lo que tú piensas de ti mismo lo verás hecho realidad; de la misma manera lo que tú decidas pensar de la vida que te rodea llegará a ser verdad, pero solo para tí —no para los demás—. Cada ser humano actúa basado en sus propios mapas mentales. Tus mapas mentales son como tú interpretas el mundo que te rodea. Esto significa que las personas actuamos de acuerdo a como nos educaron nuestros padres y de acuerdo a como nos enseñaron en la escuela —donde comienza todo el aprendizaje en nuestros primeros años—. Por lo tanto, cada cambio que tú decidas aplicar, para darle un beneficio a la humanidad, será recompensado con el éxito de tu meta. Los valores y los antivalores integran siempre nuestro mundo. Ser disciplinada me ha ayudado a manejar mi vida y el bienestar de mi familia. Hago las cosas cuando las tengo que hacer; cuando hago un compromiso con alguien, es muy importante cumplirlo. El código de honor que hoy te comparto no forma parte de mi vida, sino que es un hábito en mi vida y no tengo que pensar para hacerlo o demostrarlo, como si fuera un modal de educación. Mi vida y mi hogar están fundados en estos principios integrados.

La donación Puedo ayudar a mis padres, familiares, amigos y desconocidos, a través de donaciones, regalos y ayuda voluntaria. Me enfoco en un www.maribelternera.com

aprendizaje continuo, y me apasiona el aprendizaje “on-line”. Trabajo en el área del desarrollo personal como Máster Coach Internacional de Finanzas y Prosperidad Financiera. Me alegra poder ayudar a los demás y motivar a las personas a ser felices y prósperas financieramente, pero no siempre comparto la filosofía de regalar dinero a los pobres para traerles un momento de felicidad. Soy más del pensamiento de motivarles a dejar de ser pobres y de esa manera contribuir al mundo. Es por ello, que una de mis acciones de gracias, es educar a niños y a jóvenes que desean salir adelante. Me gusta participar en programas de desarrollo personal para la juventud. Los niños son mi debilidad, pues veo en ellos la generación que remplazara lo viejo como decía Steve Jobs. Hoy voy a compartir contigo el poder de la donación en mi vida, durante el tiempo que viví en Colombia no lo aplicaba tan rigurosamente como lo hago ahora. Como pilar de mi familia siempre tuve muchas obligaciones con mis padres y familiares y no siempre me sentí feliz de compartir mi dinero —que tanto trabajo me costaba ganarlo— para dárselo a los demás, por el solo hecho de estar económicamente en mejor situación que ellos. Sabiendo que cualquier persona puede ahorrar, si solo se detiene a pensar en su bienestar. Aunque suene fácil para mí y para ti, hay quienes demoran más tiempo en entender este principio de causa y efecto. A veces hacemos un favor y se queda por obligación. Es por ello que hay que aprender a decir que NO cuando a uno no le nace de corazón. Esta parte también forma parte del programa que algunos tenemos que vivir. En vista que no era fácil evitar la obligación que me tocó, decidí agradecer y aceptar todo cuanto estaba pasando en mi vida, tanto grande como pequeña, y no solo aceptar, sino también incrementar la cuota de donación al universo. Como magia en mi vida desde que acepté con www.maribelternera.com

humildad la alegría de compartir, solo ocurren cosas maravillosas en mi vida. Me

imagino

que

te

preguntarás

si

aún

me

pasan

cosas

desagradables, y me refiero a esas situaciones donde a veces uno prefiere desaparecer. Déjame decirte que sí, todavía me pasan, pero ahora son diferentes, porque puedo desarmar los problemas y las situaciones desagradables con una maestría que a veces yo misma me quedo sorprendida. Si aún el donar no está integrado en tus valores, comienza a donar haciendo lo que más te gusta. Hay muchas formas de donar y hacer caridad, dando conocimiento, ayudando a las personas en una tarea determinada, y no criticándolas, ya que ellas actúan de acuerdo a lo que creen, y están convencidos que hacen lo correcto. Eso no significa que ahora debes permitir que te falten el respeto y te agredan, pero ten presente, que tú también puedes decidir si te conviene estar al lado de una persona que solo te trae malestares. La acción de permitir a los demás, que sean como son, es también una forma de amar y donar deliberadamente. Tú puedes elegir quedarte o irte, alejarte y acercarte al placer. Esta es una forma de evitar contagiarte con la energía negativa de algunas personas que no vibran en una frecuencia igual a la tuya. Compartir ha traído a mi vida la multiplicación de mis bienes. Es por ello que te comunico mi experiencia vivida con respecto a la donación, como un valor integrado en mi vida.

El agradecimiento No

hay

ni

www.maribelternera.com

un

solo

minuto

de

mi

vida

donde

la

palabra

agradecimiento no esté presente. Siento, escucho y veo a través de mis hijos, esposo, amigos y familiares la presencia de Dios en mi vida. Al levantarme y al acostarme estas son las primeras palabras que expreso: “Gracias padre universal por la noche que pasó y por el día que comienza” Y al acostarme repito el mismo mantra: “Gracias padre universal por el día que paso y por la noche que comienza”. Puedes agradecer por todo cuanto tienes o eres... La gratitud y la humildad se han incrementado en los últimos años en mi vida. El éxito no es algo que se compra o se toca como un objeto físico. El éxito es un valor emocional de satisfacción, cuando se logra un propósito u objetivo en la vida de cada persona. El éxito es ser lo que tú quieres ser, sin importar lo que digan los demás.

Quiero regalarte un escrito de la Madre Teresa de Calcuta que dice así:

www.maribelternera.com

“Muchas veces la gente es poco razonable e ilógica y egocéntrica perdónalos igualmente… Si eres amable, la gente puede acusarte de tener motivos egoístas y ocultos, se amable igualmente… Si eres una persona de éxito te ganaras algunos amigos falsos y algunos enemigos verdaderos, ten éxito igualmente… Si eres honesto y sincero puede que la gente te engañe, sé honesto igualmente… Puede que alguien destruya lo que te ha llevado años construir, construye igualmente… Si encuentras la serenidad y la felicidad, puede que muchos tengan celos, sé feliz igualmente… El bien que hoy hagas mucha gente lo olvidará mañana, haz el bien igualmente… Dale al mundo lo mejor que tengas, pueda que nunca sea suficiente, dale al mundo lo mejor que tengas igualmente… Mirad que en el análisis final, solo será entre tú y Dios y no entre tú y ellos y que Igualmente…” ¡Ah que bonito!... Suiza cuenta con un sistema social excelente a mí parecer, donde prevalece la alta calidad de vida de sus habitantes. Cuenta con Escuelas de primer mundo y se goza de un estado de seguridad personal, donde los niños aprenden los idiomas oficiales del país, francés, inglés, alemán e italiano y latín como asignatura electiva. Suiza es un país multicultural donde el salario mínimo alcanza los $ 60.000 dólares anuales y el sistema laboral es uno de los más altos en calidad y servicio. Hay mucho trabajo para quien quiera trabajar y lograr sus metas. www.maribelternera.com

Cuando una persona pierde el empleo el estado cubre el 80% de su salario por 2 años hasta que encuentre otro trabajo que cumpla sus expectativas, y en algunas ocasiones, el estado, ayuda a conseguir un empleo adecuado. En algunas empresas cuando te retiran, te pagan el 100% del salario, durante 6 meses, para darte tiempo a encontrar un nuevo trabajo, sin necesidad de ocupar tu seguro de estado. Para mí, la vida en suiza ha sido el mayor regalo que el universo me ha dado. Siempre estaré agradecida con este país al que considero mío de corazón y del cual formo parte como ciudadana Suiza. A Colombia me une ese amor patriótico de mis orígenes y la solidaridad familiar. Llevo en mi sangre el amor al sombrero “vueltiao” (símbolo de mi región) y la “verraquera”, como llamamos nosotros al empuje y la pasión, que es lo que muchos de nosotros tenemos en nuestro interior y que muchos, aún, no se atreven a despertar. Esta es una pequeña parte de lo que soy, quiero que te imagines, sientas y escuches a tu corazón siempre. Solo TÚ, tienes el poder de usar todos tus valores y antivalores para que te apoyen. Elabora tu propio código de honor y llévalo contigo siempre de una manera inquebrantable. Establece siempre un objetivo CLARO de lo que deseas y escríbelo. Cada día, practica en visualizarte, imaginando cómo sería tu vida el día en que lo logres. Para alinear tus valores e identificarlos con efectividad con tu ser, es importante descubrir cuál es tu visión y el propósito que te motiva a lograr una meta y para que la quieres lograr, para ajustar tu misión que son las cosas que haces día a día para ver realizados tus sueños. Por ejemplo mi visión es desarrollar programas para el desarrollo personal y profesional de la juventud de manera directa o apoyando causas que están dirigidas a esta misma visión. www.maribelternera.com

Mi propósito en este momento es crear un sistema de inversiones que me permita generar dinero suficiente para usar un porcentaje de los ingresos para esta obra social que considero que aún le falta apoyo. Mi misión es, usar la tecnología del internet para transmitir mis conocimientos y experiencias, para ayudar, asesorar y motivar a las personas que desean mejorar su calidad de vida y su desarrollo personal. El amor a mis hijos y mi esposo juegan un papel muy importante en cada cosa que yo emprendo, Porque hacen parte de los valores integrados que me motivan a lograr meta importantes. Amigo, amiga: Sí yo lo pude lograr… ¡TÚ también lo puedes alcanzar! No importa donde estés, ni que tienes o lo qué estás haciendo. Siempre se puede empezar DESDE CERO y cumplir todas tus metas y sueños, siempre y cuando, decidas hacerlo. Tienes que tomar acción sobre tu vida. Dar el primero paso, ya que los demás, vendrán después. Es más fácil de lo que te puedes imaginar cuando existe una visión de lo que te gustaría ser, hacer y tener la vida más fácil y libre. Eso es lo que estoy haciendo ahora, ayudando a otros a diseñar y cumplir su Plan de Vida. Este libro que tienes en tus manos forma parte del plan. Para que te auto ayudes a lograr muchas metas en la vida. “Cualquier cosa que valga la pena tener, merece que se trabaje por ella!”

www.maribelternera.com

Andrew Carnegie. Quiero agradecerte por haber leído hasta aquí… Cuanto me agrada tu interés y una vez más, me motivas a seguir dándote lo mejor de mí.

¡Suerte en tu camino al Éxito!

Ingreso a la Escuela Superior de PNL Para contactarme puedes hacerlo a través de mi página: http://maribelternera.com Mi correo es: [email protected]

¡Con amor en acción! MARIBEL TERNERA

www.maribelternera.com

Biografías Utilizadas El Dinero es Mi amigo de Phil Laut Escuela Superior de PNL La Ciencia de Hacerse Rico de Wallace D. Wattles Los hábitos de la gente altamente efectiva de Steven Covei Entrenamiento de Marketing Horas de Vuelo Escuela de Oratoria de Francisco Yañez El código de honor de un equipo de negocio exitoso de Blair Singer Corrección de Estilo por Judith Menassa Caratula por Javier Sánchez Dávila El código de honor samurái Imazo Nitobe

www.maribelternera.com