Libro de Oraciones

‫סידור‬ Libro de oraciones Índice Comentarios Oración semanal vespertina Oración semanal matutina Comentarios ¿Qué e

Views 392 Downloads 2 File size 205KB

Report DMCA / Copyright

DOWNLOAD FILE

Recommend stories

Citation preview

‫סידור‬ Libro de oraciones

Índice Comentarios Oración semanal vespertina Oración semanal matutina

Comentarios ¿Qué es el sidur? Se le llama sidur al libro de oraciones (rezos) que usan los israelitas. El sidur contiene los rezos que todo israelita debe decir cada día, en días santos, y en circunstancias especiales.

¿Es necesario el sidur? En la antigüedad no había un conjunto de rezos establecidos (como hoy lo están en el sidur), sino más bien el rezo/oración era espontáneo, brotando del corazón de la persona. Con el paso del tiempo, y con el fin de estandarizar la liturgia en las distintas sinagogas, se estableció una forma bien definida de rezos y ceremonias que eran observados de la misma forma por todas. Los ebionitas consideramos la tradición del uso de un sidur muy valiosa, siempre y cuando su liturgia sea comprendida, y esté basada en el Tanaj.

¿Por qué en español? La mayoría de los sudurim contienen la fonética hebrea de los pasajes que se leen. Sin embargo eso es innecesario, no tiene mucho valor pronunciar palabras que no entendemos su significado. De hecho ha habido en todos los tiempos, y debido a circunstancias difíciles (deportaciones, persecuciones, etc.), comunidades israelitas que no han tenido la oportunidad de dominar el hebreo, por ejemplo, la comunidad de israelitas que vivía en Egipto alrededor del siglo III aEC, a la cual, para ayudarlos a que conocieran la Torá, sus hermanos de Judá, que si dominaban la lengua santa, le entregaron la versión griega de las Escrituras Hebreas, la LXX (la Septuaginta). Ahora, es verdad, es importante que cada israelita aprenda el idioma hebreo, pues es el idioma santo en el cual YHWH entregó la Torá, y además que es fundamental para mantener la identidad israelita, y no caer en la asimilación, sin embargo, debido a la necesidad, y mientras se logra dominio del hebreo, hemos hecho este breve sidur totalmente en español.

¿Por qué oraciones y rezos? Este sidur está dividido en rezo (lectura de porciones del Tanaj) y en oración, esto debido a que es importante que la persona tenga libertad al exponer sus necesidades personales (cada día y por tanto cada oración es diferente) ante YHWH, y eso se da por medio de la oración espontánea.

¿Cada cuando se usa el sidur? Desde hace mucho los israelitas han establecido en el día dos períodos de oración (posteriormente fueron tres), al amanecer, y al anochecer. Hemos puesto a su alcance en nuestra página web (www.comunidadebionita.es.tl) un calendario hebreo,en el cual están registrados los horarios del amanecer y el anochecer de cada día del mes (basado en el horario del Distrito Federal, México, y que usted puede adaptar al horario de su ciudad). Es de vital importancia conocer el horario exacto en que comienzan (al anochecer) los días santos (Shabbat, Pésaj, Yom Kippur, etc.), pues es una mitzvá importantísima el santificar en toda su duración estos días. Ahora, para los días ordinarios no se necesita comenzar a la hora exacta en que amanece ó anochece, pues existe un rango de tres horas (de 6-9 a. m. para la oración matutina, y de 6-9 p.m. para la oración vespertina) en el cual uno puede adaptarse para hacer la oración, siempre y cuando se respete dicho rango.

¿Cómo se usa este sidur? Este sidur puede usarse personalmente o en grupo. Si usa este sidur personalmente, léalo tal cual está. Si se usa en grupo solamente se debe saber que:

1. Las palabras que están en cuadrada deben ser pronunciadas en voz alta por el director de oración, y en voz baja por la comunidad.

2. Las palabras que están en negrita y cursiva son para pronunciarse por todos en voz alta. 3. Hemos dividido la sección de Oración en cuatro partes. a. Confesión En esta sección debemos hacer una introspección y pedir perdón a YHWH por todo tipo de faltas que podamos recordar (pensamientos, palabras, acciones u omisiones). b. Alabanza Esta sección es para que de hagamos una alabanza espontánea a Dios, salida de nuestro corazón, no por lo que hace por nosotros, sino por lo que él es, Dios, digno de adoración. c. Súplica Esta sección está dedicada a pedir por las necesidades espirituales, emocionales y físicas de nuestro prójimo y de nosotros mismos. d. Acción de gracias Esta sección está dedicada a agradecerle a YHWH por todas las bendiciones espirituales, materiales y físicas que nos ha dado.

Se acostumbra dar tres minutos a cada sección de la oración, pero cada quién puede darle el tiempo que requiera.

Oración semanal vespertina Ponerse de rodillas y decir: “Escucha, oh Israel, YHWH es nuestro Dios, YHWH uno es. Amarás a YHWH tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. Y las atarás como una señal a tu mano, y serán por insignias entre tus ojos. Y las escribirás en los postes de tu casa y en tus puertas. Y sucederá que cuando YHWH tu Dios te traiga a la tierra que juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob que te daría, una tierra con grandes y espléndidas ciudades que tú no edificaste, y casas llenas de toda buena cosa que tú no llenaste, y cisternas cavadas que tú no cavaste, viñas y olivos que tú no plantaste, y comas y te sacies; entonces ten cuidado, no sea que te olvides de YHWH que te sacó de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre. Temerás sólo a YHWH tu Dios; y a El adorarás, y jurarás por su nombre. No seguiréis a otros dioses, a ninguno de los dioses de los pueblos que os rodean, porque YHWH tu Dios, que está en medio de ti, es Dios celoso, no sea que se encienda la ira de YHWH tu Dios contra ti, y te borre de la faz de la tierra. No tentaréis a YHWH vuestro Dios, como le tentasteis en Masah. Debéis guardar diligentemente los mandamientos de YHWH vuestro Dios, y sus testimonios y estatutos que te ha mandado. Y harás lo que es justo y bueno a los ojos de YHWH, para que te vaya bien, y para que entres y tomes posesión de la buena tierra que YHWH juró que daría a tus padres, echando fuera a todos tus enemigos de delante de ti como YHWH ha dicho. Cuando en el futuro tu hijo te pregunte, diciendo: "¿Qué significan los testimonios y los estatutos y los decretos que YHWH nuestro Dios os ha mandado?", entonces dirás a tu hijo: "Eramos esclavos de Faraón en Egipto, y YHWH nos sacó de Egipto con mano fuerte. Además, YHWH hizo grandes y temibles señales y maravillas delante de nuestros ojos contra Egipto, contra Faraón y contra toda su casa; y nos sacó de allí para traernos y darnos la tierra que El había jurado dar a nuestros padres." Y YHWH nos mandó que observáramos todos estos estatutos, y que temiéramos siempre a YHWH nuestro Dios para nuestro bien y para preservarnos la vida, como hasta hoy. Y habrá justicia para nosotros si cuidamos de observar todos estos mandamientos delante de YHWH nuestro Dios, tal como El nos ha mandado.” (Dt. 6:4-25) ¡Amén! "Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo. Danos hoy el pan nuestro de cada día. Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores. Guárdanos de la tentación, y líbranos del mal. Porque tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre." (Mt. 6:9-13) ¡Amén! “Y habló Dios todas estas palabras, diciendo: Yo soy YHWH tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre. No tendrás otros dioses delante de mí.

No te harás ídolo, ni semejanza alguna de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No los adorarás ni los servirás; porque yo, YHWH tu Dios, soy Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y muestro misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos. No tomarás el nombre de YHWH tu Dios en vano, porque YHWH no tendrá por inocente al que tome su nombre en vano. Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás y harás toda tu obra, mas el séptimo día es día de reposo para YHWH tu Dios; no harás en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu ganado, ni el extranjero que está contigo. Porque en seis días hizo YHWH los cielos y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, YHWH bendijo el día de reposo y lo santificó. Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días sean prolongados en la tierra que YHWH tu Dios te da. No asesinarás. No cometerás adulterio. No hurtarás. No darás falso testimonio contra tu prójimo. No codiciarás la casa de tu prójimo; no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de tu prójimo.” (Ex. 20:1-17) ¡Amén! “Bienaventurados los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, pues ellos serán consolados. Bienaventurados los humildes, pues ellos heredarán la tierra. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, pues ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, pues ellos recibirán misericordia. Bienaventurados los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios. Bienaventurados los que procuran la paz, pues ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados aquellos que han sido perseguidos por causa de la justicia, pues de ellos es el reino de los cielos.” (Mt. 5:3-10) ¡Amén! “Sólo te pido que tengas mucho valor y firmeza para obedecer toda la Torá que mi siervo Moisés te mandó. No te apartes de ella para nada; sólo así tendrás éxito dondequiera que vayas. Recita siempre el libro de la Torá y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito. Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque YHWH tu Dios te acompañará dondequiera que vayas.” (Jos. 1:7-9) ¡Amén! “Entonces Moisés y los hijos de Israel cantaron este cántico a YHWH, y dijeron: Canto a YHWH porque ha triunfado gloriosamente; al caballo y a su jinete ha arrojado al mar. Mi fortaleza y mi canción es YHWH, y ha sido para mí salvación; éste es mi Dios, y le glorificaré, el Dios de mi padre, y le ensalzaré. YHWH es fuerte guerrero; YHWH es su nombre. Los carros de Faraón y su ejército arrojó al mar, y los mejores de sus oficiales se ahogaron en el mar Rojo. Los abismos los cubren; descendieron a las profundidades como una piedra. Tu diestra, oh YHWH, es majestuosa en poder; tu diestra, oh YHWH, destroza al enemigo.

En la grandeza de tu excelencia derribas a los que se levantan contra ti; envías tu furor, y los consumes como paja. Al soplo de tu aliento se amontonaron las aguas, se juntaron las corrientes como en un montón; se cuajaron los abismos en el corazón del mar. El enemigo dijo: "Perseguiré, alcanzaré, repartiré el despojo; se cumplirá mi deseo contra ellos; sacaré mi espada, los destruirá mi mano.” Soplaste con tu viento, los cubrió el mar; se hundieron como plomo en las aguas poderosas. ¿Quién como tú entre los dioses, oh YHWH? ¿Quién como tú, majestuoso en santidad, temible en las alabanzas, haciendo maravillas? Extendiste tu diestra, los tragó la tierra. En tu misericordia has guiado al pueblo que has redimido; con tu poder los has guiado a tu santa morada. Lo han oído los pueblos y tiemblan; el pavor se ha apoderado de los habitantes de Filistea. Entonces se turbaron los príncipes de Edom; los valientes de Moab se sobrecogieron de temblor; se acobardaron todos los habitantes de Canaán. Terror y espanto cae sobre ellos; por la grandeza de tu brazo quedan inmóviles, como piedra, hasta que tu pueblo pasa, oh YHWH, hasta que pasa el pueblo que tú has comprado. Tú los traerás y los plantarás en el monte de tu heredad, el lugar que has hecho para tu morada, oh YHWH, el santuario, oh YHWH, que tus manos han establecido. YHWH reinará para siempre jamás. Porque los caballos de Faraón con sus carros y sus jinetes entraron en el mar, y YHWH hizo volver sobre ellos las aguas del mar; pero los hijos de Israel anduvieron por en medio del mar sobre tierra seca.” (Ex.15:1-19) ¡Amén! “Cantad a YHWH un cántico nuevo, cantad su alabanza desde los confines de la tierra, los que descendéis al mar y cuanto hay en él, las islas y sus moradores. Levanten la voz el desierto y sus ciudades, las aldeas donde habita Cedar. Canten de júbilo los habitantes de Sela, desde las cimas de los montes griten de alegría. Den gloria a YHWH y proclamen en las costas su alabanza. YHWH como guerrero saldrá, como hombre de guerra despertará su celo; gritará, sí, lanzará un grito de guerra, contra sus enemigos prevalecerá. Por mucho tiempo he guardado silencio, he estado callado y me he contenido. Pero ahora grito como mujer de parto, resuello y respiro a la vez. Asolaré montes y collados, y secaré toda su vegetación; convertiré los ríos en islas, y las lagunas secaré. Conduciré a los ciegos por un camino que no conocen, por sendas que no conocen los guiaré; cambiaré delante de ellos las tinieblas en luz y lo escabroso en llanura. Estas cosas haré, y no las dejaré sin hacer. Serán vueltos atrás y completamente avergonzados, los que confían en ídolos, los que dicen a las imágenes fundidas: Vosotros sois nuestros dioses.” (Is. 42:10-17) ¡Amén! “Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, Santo, Santo, es YHWH de los ejércitos, llena está toda la tierra de su gloria.” (Is. 6:3) ¡Amén! "Dile también al pueblo que, como ofrenda presentada por fuego, todos los días me deben traer para el holocausto continuo dos corderos de un año y sin defecto. Uno de ellos lo ofrecerás en la mañana, y el otro al atardecer, junto con dos kilos de flor de harina mezclada con un litro de aceite de oliva.

Éste es el holocausto diario, instituido en el monte Sinaí como ofrenda presentada por fuego, de aroma grato a YHWH. Con cada cordero ofrecerás un litro de vino, como ofrenda de libación, la cual derramarás en el santuario en honor de YHWH. El segundo cordero lo ofrecerás al atardecer, junto con una ofrenda de cereales y una libación semejantes a las que presentaste en la mañana. Es una ofrenda presentada por fuego, de aroma grato a YHWH.” (Nm. 28:3-8) ¡Amén! “Y El le dijo: amarás a YHWH tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el más grande y el primer mandamiento. Y el segundo es semejante a éste: amarás al prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos dependen toda la Torá y los profetas.” (Mt. 22:37-40) ¡Amén! "Maldito el hombre que haga ídolo o imagen de fundición y la enaltezca en secreto, abominación es a YHWH." (Dt. 27:15) ¡Amén! "Maldito el que desprecie a su padre o a su madre." (Dt. 27:16) ¡Amén! "Maldito el que cambie el lindero de su vecino." (Dt. 27:17) ¡Amén! "Maldito el que haga errar al ciego en el camino." (Dt. 27:18) ¡Amén! "Maldito el que pervierta el derecho del forastero, del huérfano y de la viuda." (Dt. 27:19) ¡Amén! "Maldito el que se acueste con la mujer de su padre, porque ha descubierto la vestidura de su padre." (Dt. 27:20) ¡Amén! "Maldito el que se eche con cualquier animal." (Dt. 27:21) ¡Amén! "Maldito el que se acueste con su hermana, la hija de su padre o de su madre." (Dt. 27:22) ¡Amén! "Maldito el que se acueste con su suegra." (Dt. 27:23) ¡Amén!

"Maldito el que hiera a su vecino secretamente." (Dt. 27:24) ¡Amén! "Maldito el que acepte soborno para quitar la vida a un inocente." (Dt. 27:25) ¡Amén! "Maldito el que no confirme las palabras de esta Torá, poniéndolas por obra." (Dt. 27:26) ¡Amén! YHWH es nuestro Dios, nuestro Creador, nuestro Redentor, nuestro Artífice, nuestro Santo, él es único. ¡Amén! Y Moisés es Su sirviente, Su profeta, Su mensajero, Su querido y fiel emisario con señales y maravillas. ¡Amén! Y Su Torá es perfecta, legítima, pura, correcta, clara, ilumina los ojos, alegra el corazón, alivia el alma, enseña sabiduría al simple, y es más agradable que el oro, más que mucho oro refinado y más dulce que la miel y el néctar, es beneficiosa para aquéllos que la guardan y aquéllos que la cumplen consiguen mucha recompensa. ¡Amén! Y Su Templo es la Casa de Oración, la Casa de Culto, la Casa de Sacrificio, la Casa de las Fiestas de Peregrinación, el Templo del Rey YHWH de los Ejércitos en Jerusalén la Ciudad Santa. ¡Amén! Y la luna en su renovación, en su visibilidad, en su aparición por la tarde en el momento de su testimonio, después de estar oculta, es un testigo fiel en el cielo, una señal válida y una indicación para el comienzo de los meses según la palabra de Dios. ¡Amén! Y Abib encontrado en la Tierra de Israel a su debido tiempo, a su modo, en su naturaleza, es una señal válida y una indicación para el comienzo de los años, para las peregrinaciones, fiestas, y festividades, según la palabra del Dios de los Ejércitos. ¡Amén! Y Sus profetas y Sus mensajeros y Sus emisarios y Sus videntes y Sus ángeles que profetizan y qué son enviados en verdad y justicia. ¡Amén!

Y Yehoshúa Ben David es el legítimo rey de Israel, el Mashíaj, el rey justo profetizado, quien por el poder de YHWH reunirá a los dispersos, guiará a las naciones con juicio y justicia, y con su regreso iniciará la Era Mesiánica. ¡Amén! Y Sus fiestas son santas. ¡Amén! No se pronuncia en días ordinarios Y [inserta la fórmula apropiada para la Fiesta: la Fiesta del Pan Ázimo durante Siete Días / el Séptimo (Día) el día de la Asamblea [el último día de Hag HaMatzot] / la Fiesta de las Semanas y el Día de los Primeros Frutos / el Día de Aclamación el Primero del Séptimo Mes / la Fiesta de Tabernáculos durante siete días / el Octavo (Día) de Asamblea [el último día de Sukkot]) es un tiempo santificado por YHWH. ¡Amén! “YHWH, Dios del cielo, grande y temible, que cumples el pacto y eres fiel con los que te aman y obedecen tus mandamientos, te suplico que me prestes atención, que fijes tus ojos en este siervo tuyo que día y noche ora en favor de tu pueblo Israel. Confieso que los israelitas, entre los cuales estamos incluidos mi familia y yo, hemos pecado contra ti. Te hemos ofendido y nos hemos corrompido mucho; hemos desobedecido los mandamientos, preceptos y decretos que tú mismo diste a tu siervo Moisés. Recuerda, te suplico, lo que le dijiste a tu siervo Moisés: Si ustedes pecan, yo los dispersaré entre las naciones: pero si se vuelven a mí, y obedecen y ponen en práctica mis mandamientos, aunque hayan sido llevados al lugar más apartado del mundo los recogeré y los haré volver al lugar donde he decidido habitar. Ellos son tus siervos y tu pueblo al cual redimiste con gran despliegue de fuerza y poder. YHWH, te suplico que escuches nuestra oración, pues somos tus siervos y nos complacemos en honrar tu nombre.” (Neh. 1:5-11) ¡Amén! YHWH, eres luz, eres amor, eres justo y misericordioso, eres la verdad, santificado sea tu nombre por siempre. ¡Amén!

Oración: Confesión Alabanza Súplica Agradecimiento

“YHWH es mi pastor, nada me faltará. En lugares de verdes pastos me hace descansar; junto a aguas de reposo me conduce. El restaura mi alma; me guía por senderos de justicia por amor de su nombre. Aunque pase por el valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento. Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos; has ungido mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de YHWH moraré por largos días.” (Sal. 23) “De YHWH es la tierra y todo lo que hay en ella; el mundo y los que en él habitan. Porque El la fundó sobre los mares, y la asentó sobre los ríos. ¿Quién subirá al monte de YHWH? ¿Y quién podrá estar en su lugar santo? El de manos limpias y corazón puro; el que no ha alzado su alma a la falsedad, ni jurado con engaño. Ese recibirá bendición de YHWH, y justicia del Dios de su salvación. Tal es la generación de los que le buscan, de los que buscan tu rostro, como Jacob. Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, alzaos vosotras, puertas eternas, para que entre el Rey de la gloria. ¿Quién es este Rey de la gloria? YHWH, fuerte y poderoso; YHWH, poderoso en batalla. Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, alzadlas, puertas eternas, para que entre el Rey de la gloria. ¿Quién es este Rey de la gloria? YHWH de los ejércitos, El es el Rey de la gloria.” (Sal. 24) “El que habita al abrigo del Altísimo morará a la sombra del Omnipotente. Diré yo a YHWH: Refugio mío y fortaleza mía, mi Dios, en quien confío. Porque El te libra del lazo del cazador y de la pestilencia mortal. Con sus plumas te cubre, y bajo sus alas hallas refugio; escudo y baluarte es su fidelidad. No temerás el terror de la noche, ni la flecha que vuela de día, ni la pestilencia que anda en tinieblas, ni la destrucción que hace estragos en medio del día. Aunque caigan mil a tu lado y diez mil a tu diestra, a ti no se acercará. Con tus ojos mirarás y verás la paga de los impíos. Porque has puesto a YHWH que es mi refugio, al Altísimo, por tu habitación. No te sucederá ningún mal, ni plaga se acercará a tu morada. Pues El dará órdenes a sus ángeles acerca de ti, para que te guarden en todos tus caminos. En sus manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra. Sobre el león y la cobra pisarás; hollarás al cachorro de león y a la serpiente. Porque en mí ha puesto su amor, yo entonces lo libraré; lo exaltaré, porque ha conocido mi nombre. Me invocará, y le responderé; yo estaré con él en la angustia; lo rescataré y lo honraré; lo saciaré de larga vida, y le haré ver mi salvación.” (Sal. 91) “Levantaré mis ojos a los montes; ¿de dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de YHWH, que hizo los cielos y la tierra. No permitirá que tu pie resbale; no se adormecerá el que te guarda. He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel. YHWH es tu guardador; YHWH es tu sombra a tu mano derecha.

El sol no te herirá de día, ni la luna de noche. YHWH te protegerá de todo mal; El guardará tu alma. YHWH guardará tu salida y tu entrada desde ahora y para siempre.” (Sal. 121) “¡Aleluya! Alabad a Dios en su santuario; alabadle en su majestuoso firmamento. Alabadle por sus hechos poderosos; alabadle según la excelencia de su grandeza. Alabadle con sonido de trompeta; alabadle con arpa y lira. Alabadle con pandero y danza; alabadle con instrumentos de cuerda y flauta. Alabadle con címbalos sonoros; alabadle con címbalos resonantes. Todo lo que respira alabe a YHWH. ¡Aleluya!” (Sal. 150)

En domingo: “Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra. La tierra era un caos total, las tinieblas cubrían el abismo, y el Espíritu de Dios iba y venía sobre la superficie de las aguas. Y dijo Dios: "¡Que exista la luz!" Y la luz llegó a existir. Dios consideró que la luz era buena y la separó de las tinieblas. A la luz la llamó "día", y a las tinieblas, "noche". Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el primer día.” (Gn. 1:1-5) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Sal. 89:52)

En lunes: “Y dijo Dios: “¡Que exista el firmamento en medio de las aguas, y que las separe!" Y así sucedió: Dios hizo el firmamento y separó las aguas que están abajo, de las aguas que están arriba. Al firmamento Dios lo llamó "cielo". Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el segundo día.” (Gn. 1:6-8) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Sal. 89:52)

En martes: “Y dijo Dios: “¡Que las aguas debajo del cielo se reúnan en un solo lugar, y que aparezca lo seco!" Y así sucedió. A lo seco Dios lo llamó "tierra", y al conjunto de aguas lo llamó "mar". Y Dios consideró que esto era bueno. Y dijo Dios: “¡Que haya vegetación sobre la tierra; que ésta produzca hierbas que den semilla, y árboles que den su fruto con semilla, todos según su especie!" Y así sucedió. Comenzó a brotar la vegetación: hierbas que dan semilla, y árboles que dan su fruto con semilla, todos según su especie. Y Dios consideró que esto era bueno. Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el tercer día.” (Gn.1:9-13) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Sal. 89:52)

En miércoles: “Y dijo Dios: “¡Que haya luces en el firmamento que separen el día de la noche; que sirvan como señales de las estaciones, de los días y de los años, y que brillen en el firmamento para iluminar la tierra!" Y sucedió así. Dios hizo los dos grandes astros: el astro mayor para gobernar el día, y el menor para gobernar la noche. También hizo las estrellas. Dios colocó en el firmamento los astros para alumbrar la tierra. Los hizo para gobernar el día y la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y Dios consideró que esto era bueno. Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el cuarto día.” (Gn.1:14-19) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Sal. 89:52)

En jueves: “Y dijo Dios: “¡Que rebosen de seres vivientes las aguas, y que vuelen las aves sobre la tierra a lo largo del firmamento!" Y creó Dios los grandes animales marinos, y todos los seres vivientes que se mueven y pululan en las aguas y todas las aves, según su especie. Y Dios consideró que esto era bueno, y los bendijo con estas palabras: “Sean fructíferos y multiplíquense; llenen las aguas de los mares. ¡Que las aves se multipliquen sobre la tierra!" Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el quinto día.” (Gn. 1:20-23) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Sal. 89:52)

En viernes: Y dijo Dios: “¡Que produzca la tierra seres vivientes: animales domésticos, animales salvajes, y reptiles, según su especie!" Y sucedió así. Dios hizo los animales domésticos, los animales salvajes, y todos los reptiles, según su especie. Y Dios consideró que esto era bueno, y dijo: “Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza. Que tenga dominio sobre los peces del mar, y sobre las aves del cielo; sobre los animales domésticos, sobre los animales salvajes, y sobre todos los reptiles que se arrastran por el suelo." Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó, y los bendijo con estas palabras: “Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo." También les dijo: “Yo les doy de la tierra todas las plantas que producen semilla y todos los árboles que dan fruto con semilla; todo esto les servirá de alimento. Y doy la hierba verde como alimento a todas las fieras de la tierra, a todas las aves del cielo y a todos los seres vivientes que se arrastran por la tierra." Y así sucedió. Dios miró todo lo que había hecho, y consideró que era muy bueno. Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el sexto día.” (Gn. 1:24-31) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Sal. 89:52)

En Shabbat: Bendito eres YHWH nuestro Dios, quien nos mando a santificar el séptimo día. He aquí nos disponemos a cumplir el precepto de santificar y guardar el Shabbat tal como tú, YHWH, Dios nuestro, nos haz mandado. Alabamos tu glorioso Nombre. YHWH reina por siempre. ¡Amén! “Y en el séptimo día completó Dios la obra que había hecho, y reposó en el día séptimo de toda la obra que había hecho. Y bendijo Dios el séptimo día y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que El había creado y hecho.” (Gn. 2:2, 3) ¡Amén! "Mañana es Shabbat, Shabbat consagrado a YHWH. Lo que tengáis que cocer al horno, cocedlo hoy; y lo que tengáis que cocinar, cocinadlo. Y todo lo que sobre, dejadlo a un lado y guardadlo para la mañana. Ellos lo guardaron para la mañana, según lo había mandado Moisés, y no hedió ni crió gusanos.” (Ex. 16:23, 24) ¡Amén! “Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás y harás toda tu obra, mas el séptimo día es día de reposo para YHWH tu Dios; no harás en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu ganado, ni el extranjero que está contigo. Porque en seis días hizo YHWH los cielos y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, YHWH bendijo el día de reposo y lo santificó.” (Ex. 20:8-11) ¡Amén! “Seis días se trabajará, pero el séptimo día será Shabbat de reposo consagrado a YHWH. Cualquiera que haga algún trabajo en el día séptimo morirá irremisiblemente.” (Ex. 31:15) ¡Amén! “Y guardaréis mis días de reposo; yo soy YHWH vuestro Dios.” (Lv. 19:3) ¡Amén! "Mis días de reposo guardaréis y tendréis mi santuario en reverencia; yo soy YHWH.” (Lv. 19:30) ¡Amén!

"Seis días se trabajará, pero el séptimo día será día de completo reposo, santa convocación en que no haréis trabajo alguno; es un día de reposo de YHWH dondequiera que habitéis.” (Lv. 23:3) ¡Amén! “El día de reposo ofrecerás dos corderos de un año, sin defecto, y dos décimas de un efa de flor de harina mezclada con aceite, como ofrenda de cereal y su libación. El holocausto de cada día de reposo será además del holocausto continuo y de su libación.” (Nm. 28:9, 10) ¡Amén! “Si por causa del día de reposo apartas tu pie para no hacer lo que te plazca en mi día santo, y llamas al día de reposo delicia, al día santo de YHWH, honorable, y lo honras, no siguiendo tus caminos, ni buscando tu placer, ni hablando de tus propios asuntos, entonces te deleitarás en YHWH, y yo te haré cabalgar sobre las alturas de la tierra, y te alimentaré con la heredad de tu padre Jacob; porque la boca de YHWH ha hablado.” (Is. 58:13, 14) ¡Amén! "Así dice YHWH: 'Guardaos, por vuestra vida, de llevar carga en día de reposo, y de meterla por las puertas de Jerusalén. Tampoco saquéis carga de vuestras casas en día de reposo, ni hagáis trabajo alguno, sino santificad el día de reposo, como mandé a vuestros padres. Sin embargo, ellos no escucharon ni inclinaron sus oídos, sino que endurecieron su cerviz para no oír ni recibir corrección. Pero sucederá que si me escucháis con atención--declara YHWH-- no metiendo carga por las puertas de esta ciudad en día de reposo, y santificáis el día de reposo, sin hacer en él trabajo alguno, entonces entrarán por las puertas de esta ciudad reyes y príncipes que se sienten sobre el trono de David; vendrán montados en carros y caballos, ellos y sus príncipes, los hombres de Judá y los habitantes de Jerusalén; y esta ciudad será habitada para siempre. Vendrán de las ciudades de Judá y de los alrededores de Jerusalén, de la tierra de Benjamín, de la tierra baja, de la región montañosa y del Neguev, trayendo holocaustos, sacrificios, ofrendas de grano e incienso, y trayendo sacrificios de acción de gracias a la casa de YHWH. Pero si no me escucháis en cuanto a santificar el día de reposo, y traéis carga y entráis por las puertas de Jerusalén en día de reposo, entonces prenderé fuego a sus puertas, que consumirá los palacios de Jerusalén, y no se apagará.” (Jer. 17:21-27) ¡Amén! “'También les di mis días de reposo por señal entre ellos y yo, para que supieran que yo soy YHWH, el que los santifica. Pero la casa de Israel se rebeló contra mí en el desierto; no anduvieron en mis estatutos y desecharon mis decretos, por los cuales el hombre que los cumple vivirá, y mis días de reposo profanaron en gran manera. Entonces decidí derramar mi furor sobre ellos en el desierto, para exterminarlos.” (Ez. 20:12, 13) ¡Amén! "Yo soy YHWH vuestro Dios; andad en mis estatutos, guardad mis decretos y ponedlos por obra.

Y santificad mis días de reposo; y que sean una señal entre yo y vosotros, para que sepáis que yo soy YHWH vuestro Dios." (Ez. 20:19, 20) ¡Amén! "Así dice YHWH nuestro Dios: 'La puerta del atrio interior que mira al oriente estará cerrada los seis días de trabajo; pero se abrirá el día de reposo; también se abrirá el día de la luna nueva.” (Ez. 46:1) ¡Amén! “El pueblo de la tierra también adorará a la entrada de esa puerta delante de YHWH los días de reposo y en las lunas nuevas. El holocausto que el príncipe ofrecerá a YHWH el día de reposo será de seis corderos sin defecto y un carnero sin defecto; y la ofrenda de cereal será de un efa por carnero, y la ofrenda de cereal con los corderos según lo que pueda dar, y un hin de aceite por efa.” (Ez. 46:3-5) ¡Amén! “Y han de estar presentes cada mañana para dar gracias y para alabar a YHWH, y asimismo por la noche, y para ofrecer todos los holocaustos a YHWH todos los días de reposo, las lunas nuevas y las fiestas señaladas según el número fijado por la ordenanza que las prescribe, continuamente delante de YHWH.” (1Cr. 23:30-31) ¡Amén! “En cuanto a los pueblos de la tierra que traigan mercancías o cualquier clase de grano para vender en el día de reposo, no compraremos de ellos en día de reposo ni en día santo; y renunciaremos a las cosechas del año séptimo y a la exigencia de toda deuda.” (Neh. 10:31) ¡Amén! “En aquellos días vi en Judá a algunos que pisaban los lagares en el día de reposo, y traían haces de trigo y los cargaban en asnos, y también vino, uvas, higos y toda clase de carga, y los traían a Jerusalén en el día de reposo. Y les amonesté por el día en que vendían los víveres. También habitaban allí, en Jerusalén, tirios, que importaban pescado y toda clase de mercancías, y los vendían a los hijos de Judá en el día de reposo. Entonces reprendí a los nobles de Judá, y les dije: ¿Qué acción tan mala es esta que cometéis profanando el día de reposo? ¿No hicieron lo mismo vuestros padres, y nuestro Dios trajo sobre nosotros y sobre esta ciudad toda esta aflicción? Vosotros, pues, aumentáis su furor contra Israel al profanar el día de reposo. Y aconteció que cuando iba oscureciendo a las puertas de Jerusalén, antes del día de reposo, ordené que se cerraran las puertas y que no las abrieran hasta después del día de reposo. Entonces puse algunos de mis siervos a las puertas para que no entrara ninguna carga en día de reposo. Pero una o dos veces, los mercaderes y vendedores de toda clase de mercancía pasaron la noche fuera de Jerusalén. Entonces les advertí, y les dije: ¿Por qué pasáis la noche delante de la muralla? Si lo hacéis de nuevo, usaré fuerza contra vosotros. Desde entonces no vinieron más en el día de reposo.

Y ordené a los levitas que se purificaran y que vinieran a guardar las puertas para santificar el día de reposo. Por esto también acuérdate de mí, Dios mío, y ten piedad de mí conforme a la grandeza de tu misericordia.” (Neh. 13:15-22) ¡Amén! “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Sal. 89:52)

En Luna Nueva: Bendito eres YHWH nuestro Dios, quien nos mando a santificar la Luna Nueva, el comienzo del mes. He aquí nos disponemos a cumplir el precepto de santificar la Luna Nueva, el comienzo del mes, tal como tú, YHWH, Dios nuestro, nos haz mandado. Alabamos tu glorioso Nombre. YHWH reina por siempre. ¡Amén! “Con sabiduría fundó YHWH la tierra, con inteligencia estableció los cielos.” (Pr. 3:19) ¡Amén! “Tu misericordia, oh YHWH, se extiende hasta los cielos, tu fidelidad, hasta el firmamento.” (Pr. 36:5) ¡Amén! “Dad gracias a YHWH porque El es bueno, porque para siempre es su misericordia. Dad gracias al Dios de dioses, porque para siempre es su misericordia. Dad gracias al Señor de señores, porque para siempre es su misericordia. Al único que hace grandes maravillas, porque para siempre es su misericordia. Al que con sabiduría hizo los cielos, porque para siempre es su misericordia. Al que extendió la tierra sobre las aguas, porque para siempre es su misericordia. Al que hizo las grandes lumbreras, porque para siempre es su misericordia: el sol para que reine de día, porque para siempre es su misericordia; la luna y las estrellas para que reinen de noche, porque para siempre es su misericordia. Al que hirió a Egipto en sus primogénitos, porque para siempre es su misericordia; y sacó a Israel de en medio de ellos, porque para siempre es su misericordia, con mano fuerte y brazo extendido, porque para siempre es su misericordia. Al que dividió en dos partes el mar Rojo, porque para siempre es su misericordia, e hizo pasar a Israel por en medio de él, porque para siempre es su misericordia; mas a Faraón y a su ejército destruyó en el mar Rojo, porque para siempre es su misericordia. Al que condujo a su pueblo por el desierto, porque para siempre es su misericordia; al que hirió a grandes reyes, porque para siempre es su misericordia; y mató a reyes poderosos, porque para siempre es su misericordia; a Sehón, rey de los amorreos, porque para siempre es su misericordia, y a Og, rey de Basán, porque para siempre es su misericordia; y dio la tierra de ellos en heredad, porque para siempre es su misericordia, en heredad a Israel su siervo, porque para siempre es su misericordia. El que se acordó de nosotros en nuestra humillación, porque para siempre es su misericordia, y nos rescató de nuestros adversarios, porque para siempre es su misericordia. El que da sustento a toda carne, porque para siempre es su misericordia. Dad gracias al Dios del cielo, porque para siempre es su misericordia.” (Sal. 136) ¡Amén! "También, al principio de cada mes, presentaréis un holocausto a YHWH: dos novillos y un carnero, y siete corderos de un año, sin defecto, y tres décimas de un efa de flor de harina, como ofrenda de cereal, mezclada con aceite, por cada novillo; y dos décimas

de flor de harina como ofrenda de cereal, mezclada con aceite, por el carnero; y una décima de un efa de flor de harina mezclada con aceite como ofrenda de cereal por cada cordero, como holocausto de aroma agradable, ofrenda encendida a YHWH. Sus libaciones serán medio hin de vino por novillo, la tercera parte de un hin por el carnero y la cuarta parte de un hin por cordero; este es el holocausto de cada mes por los meses del año. Y un macho cabrío como ofrenda por el pecado a YHWH se ofrecerá con su libación además del holocausto continuo.” (Nm. 28:11-15) ¡Amén! “Y cuando Aarón prepare las lámparas al atardecer, quemará incienso. Habrá incienso perpetuo delante de YHWH por todas vuestras generaciones.” (Ex.30:8) ¡Amén! “Y han de estar presentes cada mañana para dar gracias y para alabar a YHWH, y asimismo por la noche, y para ofrecer todos los holocaustos a YHWH todos los días de reposo, las lunas nuevas y las fiestas señaladas según el número fijado por la ordenanza que las prescribe, continuamente delante de YHWH.” (1Cr.23:30, 31) ¡Amén! “El hizo la luna para medir las estaciones; el sol conoce el lugar de su ocaso.” (Sal. 104:19) ¡Amén! “Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú has establecido, digo: ¿Qué es el hombre para que de él te acuerdes, y el hijo del hombre para que lo cuides?” (Sal. 8:3, 4) ¡Amén! “Entonces el Espíritu me levantó, y oí detrás de mí un gran ruido atronador: Bendita sea la gloria de YHWH desde su lugar.” (Ez. 3:12) ¡Amén! “Y al príncipe le corresponderá proveer los holocaustos, las ofrendas de cereal y las libaciones en las fiestas, en las lunas nuevas y en los días de reposo, en todas las fiestas señaladas de la casa de Israel. El proveerá la ofrenda por el pecado, la ofrenda de cereal, el holocausto y las ofrendas de paz para hacer expiación por la casa de Israel. Así dice YHWH nuestro Dios: En el mes primero, el primer día del mes, tomarás de la vacada un novillo sin defecto y purificarás el santuario.” (Ez. 45:17, 18) ¡Amén! "Así dice YHWH nuestro Dios: La puerta del atrio interior que mira al oriente estará cerrada los seis días de trabajo; pero se abrirá el día de reposo; también se abrirá el día de la luna nueva.” (Ez. 46:1) ¡Amén!

“El pueblo de la tierra también adorará a la entrada de esa puerta delante de YHWH los días de reposo y en las lunas nuevas.” (Ez. 46:3) ¡Amén! “El día de la luna nueva ofrecerá un novillo sin defecto de la vacada, también seis corderos y un carnero, que serán sin defecto. Y proveerá una ofrenda de cereal, un efa por novillo y un efa por carnero, y con los corderos según lo que pueda, y un hin de aceite por efa.” (Ez. 46:6, 7) ¡Amén! “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén!” (Sal. 89:52)

Oración semanal matutina Ponerse de rodillas y decir: “Escucha, oh Israel, YHWH es nuestro Dios, YHWH uno es. Amarás a YHWH tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. Y las atarás como una señal a tu mano, y serán por insignias entre tus ojos. Y las escribirás en los postes de tu casa y en tus puertas. Y sucederá que cuando YHWH tu Dios te traiga a la tierra que juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob que te daría, una tierra con grandes y espléndidas ciudades que tú no edificaste, y casas llenas de toda buena cosa que tú no llenaste, y cisternas cavadas que tú no cavaste, viñas y olivos que tú no plantaste, y comas y te sacies; entonces ten cuidado, no sea que te olvides de YHWH que te sacó de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre. Temerás sólo a YHWH tu Dios; y a El adorarás, y jurarás por su nombre. No seguiréis a otros dioses, a ninguno de los dioses de los pueblos que os rodean, porque YHWH tu Dios, que está en medio de ti, es Dios celoso, no sea que se encienda la ira de YHWH tu Dios contra ti, y te borre de la faz de la tierra. No tentaréis a YHWH vuestro Dios, como le tentasteis en Masah. Debéis guardar diligentemente los mandamientos de YHWH vuestro Dios, y sus testimonios y estatutos que te ha mandado. Y harás lo que es justo y bueno a los ojos de YHWH, para que te vaya bien, y para que entres y tomes posesión de la buena tierra que YHWH juró que daría a tus padres, echando fuera a todos tus enemigos de delante de ti como YHWH ha dicho. Cuando en el futuro tu hijo te pregunte, diciendo: "¿Qué significan los testimonios y los estatutos y los decretos que YHWH nuestro Dios os ha mandado?", entonces dirás a tu hijo: "Eramos esclavos de Faraón en Egipto, y YHWH nos sacó de Egipto con mano fuerte. Además, YHWH hizo grandes y temibles señales y maravillas delante de nuestros ojos contra Egipto, contra Faraón y contra toda su casa; y nos sacó de allí para traernos y darnos la tierra que El había jurado dar a nuestros padres." Y YHWH nos mandó que observáramos todos estos estatutos, y que temiéramos siempre a YHWH nuestro Dios para nuestro bien y para preservarnos la vida, como hasta hoy. Y habrá justicia para nosotros si cuidamos de observar todos estos mandamientos delante de YHWH nuestro Dios, tal como El nos ha mandado.” (Dt. 6:4-25) ¡Amén! "Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo. Danos hoy el pan nuestro de cada día. Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores. Guárdanos de la tentación, y líbranos del mal. Porque tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre." (Mt. 6:9-13) ¡Amén! “Y habló Dios todas estas palabras, diciendo: Yo soy YHWH tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre. No tendrás otros dioses delante de mí.

No te harás ídolo, ni semejanza alguna de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No los adorarás ni los servirás; porque yo, YHWH tu Dios, soy Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y muestro misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos. No tomarás el nombre de YHWH tu Dios en vano, porque YHWH no tendrá por inocente al que tome su nombre en vano. Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás y harás toda tu obra, mas el séptimo día es día de reposo para YHWH tu Dios; no harás en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu ganado, ni el extranjero que está contigo. Porque en seis días hizo YHWH los cielos y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, YHWH bendijo el día de reposo y lo santificó. Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días sean prolongados en la tierra que YHWH tu Dios te da. No asesinarás. No cometerás adulterio. No hurtarás. No darás falso testimonio contra tu prójimo. No codiciarás la casa de tu prójimo; no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de tu prójimo.” (Ex. 20:1-17) ¡Amén! “Bienaventurados los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, pues ellos serán consolados. Bienaventurados los humildes, pues ellos heredarán la tierra. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, pues ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, pues ellos recibirán misericordia. Bienaventurados los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios. Bienaventurados los que procuran la paz, pues ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados aquellos que han sido perseguidos por causa de la justicia, pues de ellos es el reino de los cielos.” (Mt. 5:3-10) ¡Amén! “Sólo te pido que tengas mucho valor y firmeza para obedecer toda la Torá que mi siervo Moisés te mandó. No te apartes de ella para nada; sólo así tendrás éxito dondequiera que vayas. Recita siempre el libro de la Torá y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito. Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque YHWH tu Dios te acompañará dondequiera que vayas." (Jos. 1:7-9) ¡Amén! "YHWH, yo me alegro en ti de corazón porque tú me das nuevas fuerzas. Puedo hablar contra mis enemigos porque tú me has ayudado. ¡Estoy alegre! ¡Nadie es santo como tú, YHWH! ¡Nadie protege como tú, Dios nuestro! ¡Nadie hay fuera de ti! Que nadie hable con orgullo, que nadie se jacte demasiado, porque YHWH todo lo sabe, y él pesa y juzga lo que hace el hombre. Él destruye los arcos de los poderosos, y reviste de poder a los débiles; los que antes tenían de sobra, ahora se alquilan por un pedazo de pan; pero los que tenían hambre, ahora ya no la tienen.

La mujer que no podía tener hijos, ha dado a luz siete veces; pero la que tenía muchos hijos, ahora está completamente marchita. YHWH quita la vida y la da; nos hace bajar al sepulcro y de él nos hace subir. YHWH nos hace pobres o ricos; nos hace caer y nos levanta. Dios levanta del suelo al pobre y saca del basurero al mendigo, para sentarlo entre grandes hombres y hacerle ocupar un lugar de honor; porque YHWH es el dueño de las bases de la tierra, y sobre ellas colocó el mundo. Él cuida los pasos de sus fieles, pero los malvados mueren en la oscuridad, porque nadie triunfa por la fuerza. YHWH hará pedazos a sus enemigos, y desde el cielo enviará truenos contra ellos. YHWH juzgará al mundo entero; dará poder al rey que ha escogido y hará crecer su poder." (1Sm. 2:1-10) ¡Amén! "Pero ¿es verdad que Dios habitará sobre la tierra? Si los cielos, y los cielos de los cielos, no te pueden contener; ¿cuánto menos esta Casa que yo he edificado? Con todo, YHWH, Dios mío, tú atenderás a la oración de tu siervo y a su plegaria, escuchando el clamor y la oración que tu siervo hace hoy en tu presencia, que tus ojos estén abiertos de noche y de día sobre esta Casa, sobre este lugar del cual has dicho: "Mi nombre estará allí". Escucha la oración que tu siervo te dirija en este lugar. Oye, pues, la oración de tu siervo y de tu pueblo Israel. Cuando oren en este lugar, también tú lo oirás en el lugar de tu morada, en los cielos. Escucha y perdona. Si alguno peca contra su prójimo, le toman juramento haciéndole jurar y llega el juramento ante tu altar en esta casa, tú oirás desde el cielo y actuarás; juzgarás a tus siervos, condenando al impío, haciendo recaer su proceder sobre su cabeza y justificando al justo para darle conforme a su justicia. Si tu pueblo Israel es derrotado delante de sus enemigos por haber pecado contra ti, y se vuelve a ti y confiesa tu nombre, si oran, te ruegan y suplican en esta casa, tú oirás en los cielos, perdonarás el pecado de tu pueblo Israel y lo volverás a la tierra que diste a sus padres. Si el cielo se cierra y no llueve por haber ellos pecado contra ti, y te ruegan en este lugar y confiesan tu nombre; si se vuelven del pecado cuando los aflijas, tú oirás en los cielos, perdonarás el pecado de tus siervos y de tu pueblo Israel, le enseñarás el buen camino por el que deberán andar y enviarás lluvias sobre tu tierra, que diste a tu pueblo como heredad. Si en la tierra hay hambre, pestilencia, tizoncillo, añublo, langosta o pulgón, si sus enemigos los sitian en la tierra donde habiten; en todo azote o enfermedad, cualquiera sea la oración o súplica que haga cualquier hombre, o todo tu pueblo Israel, cuando cualquiera sienta el azote en su corazón y extienda sus manos hacia esta casa, tú oirás en los cielos, en el lugar de tu morada, perdonarás y actuarás; darás a cada uno, cuyo corazón tú conoces, conforme a sus caminos (porque solo tú conoces el corazón de todos los hijos de los hombres),para que te teman todos los días que vivan sobre la faz de la tierra que tú diste a nuestros padres. Asimismo el extranjero, que no es de tu pueblo Israel y viene de lejanas tierras a causa de tu nombre (pues oirán de tu gran nombre, de tu mano fuerte y de tu brazo extendido), y llega a orar a esta casa, tú le oirás en los cielos, en el lugar de tu morada, y harás conforme a todo aquello por lo cual el extranjero haya clamado a ti, para que todos los pueblos de la tierra conozcan tu nombre y te teman, como tu pueblo Israel, y entiendan que tu nombre es invocado sobre esta casa que yo edifiqué. Si tu pueblo sale a la batalla contra sus enemigos por el camino que tú les mandes, y oran con el rostro hacia la ciudad que tú elegiste y hacia la casa que yo edifiqué a tu nombre, tú oirás en los cielos su oración y su súplica, y les harás justicia. Si pecan contra ti (porque no hay hombre que no peque), y tú, airado contra ellos, los entregas al enemigo, para que los cautive y lleve a tierra enemiga, sea lejos o cerca, y ellos recapacitan en la tierra adonde los hayan llevado cautivos, si se convierten y te suplican en la tierra de los que los cautivaron, y dicen: "Pecamos, hemos hecho lo

malo, hemos cometido impiedad"; si se convierten a ti de todo su corazón y de toda su alma en la tierra de los enemigos que los hayan llevado cautivos, y te suplican con el rostro hacia la tierra que tú diste a sus padres, hacia la ciudad que tú elegiste y la casa que yo he edificado a tu nombre, tú oirás en los cielos, en el lugar de tu morada, su oración y su súplica, y les harás justicia. Perdonarás a tu pueblo, que ha pecado contra ti, todas las rebeliones que hayan cometido contra ti, y harás que tengan de ellos misericordia los que los hayan llevado cautivos, porque ellos son tu pueblo y tu heredad, el cual tú sacaste de Egipto, de en medio del horno de hierro. Estén, pues, atentos tus ojos a la oración de tu siervo y a la plegaria de tu pueblo Israel, para oírlos en todo aquello por lo cual te invoquen, pues tú los apartaste para ti como heredad tuya de entre todos los pueblos de la tierra, como lo dijiste por medio de Moisés, tu siervo, cuando tú, YHWH, sacaste a nuestros padres de Egipto." (1R. 8:21-53) ¡Amén! “Su poder durará siempre; su reino permanecerá de generación en generación. Ante él nada son los habitantes de la tierra. Él actúa según su voluntad, tanto en el cielo como en la tierra. No hay nadie que pueda oponerse a su poder ni preguntarle por qué actúa como actúa.” (Dn. 4:34-35) ¡Amén! “YHWH, Dios grande y terrible, que cumples tu pacto de fidelidad con los que te aman y obedecen tus mandamientos: Hemos pecado y hecho lo malo; hemos sido malvados y rebeldes; nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus leyes. No hemos prestado atención a tus siervos los profetas, que en tu nombre hablaron a nuestros reyes y príncipes, a nuestros antepasados y a todos los habitantes de la tierra. Tú, YHWH, eres justo. Nosotros, en cambio, somos motivo de vergüenza en este día; nosotros, pueblo de Judá, habitantes de Jerusalén y de todo Israel, tanto los que vivimos cerca como los que se hallan lejos, en todos los países por los que nos has dispersado por haberte sido infieles. YHWH, tanto nosotros como nuestros reyes y príncipes, y nuestros antepasados, somos motivo de vergüenza por haber pecado contra ti. Pero aun cuando nos hemos rebelado contra ti, tú, YHWH, eres un Dios compasivo y perdonador. YHWH, Dios nuestro, no hemos obedecido ni seguido tus leyes, las cuales nos diste por medio de tus siervos los profetas. Todo Israel se ha apartado de tu Torá y se ha negado a obedecerte. Por eso, porque pecamos contra ti, nos han sobrevenido las maldiciones que nos anunciaste, las cuales están escritas en la Torá de tu siervo Moisés. Tú has cumplido las advertencias que nos hiciste, a nosotros y a nuestros gobernantes, y has traído sobre nosotros esta gran calamidad. ¡Jamás ha ocurrido bajo el cielo nada semejante a lo que sucedió con Jerusalén! YHWH, todo este desastre ha venido sobre nosotros, tal y como está escrito en la Torá de Moisés, y ni aun así hemos buscado tu favor. No nos hemos apartado de nuestros pecados ni hemos procurado entender tu verdad. Tú, YHWH, Dios nuestro, dispusiste esta calamidad y la has dejado caer sobre nosotros, porque eres justo en todos tus actos. ¡A pesar de todo, no te hemos obedecido! YHWH, Dios nuestro, que con mano poderosa sacaste de Egipto a tu pueblo y te has hecho famoso, como hoy podemos ver: ¡Hemos pecado; hemos hecho lo malo! Aparta tu ira y tu furor de Jerusalén, como corresponde a tus actos de justicia. Ella es tu ciudad y tu monte santo. Por nuestros pecados, y por la iniquidad de nuestros antepasados, Jerusalén y tu pueblo son objeto de burla de cuantos nos rodean. Y ahora, Dios y Señor nuestro, escucha las oraciones y súplicas de este siervo tuyo. Haz honor a tu nombre y mira con amor a tu santuario, que ha quedado desolado.

Préstanos oído, Dios nuestro; abre los ojos y mira nuestra desolación y la ciudad sobre la cual se invoca tu nombre. Al hacerte estas peticiones, no apelamos a nuestra rectitud sino a tu gran misericordia. ¡YHWH, escúchanos! ¡YHWH, perdónanos! ¡YHWH, atiéndenos y actúa! Dios mío, haz honor a tu nombre y no tardes más; ¡tu nombre se invoca sobre tu ciudad y sobre tu pueblo!” (Dn. 9:4-19) ¡Amén! YHWH es nuestro Dios, nuestro Creador, nuestro Redentor, nuestro Artífice, nuestro Santo, él es único. ¡Amén! Y Moisés es Su sirviente, Su profeta, Su mensajero, Su querido y fiel emisario con señales y maravillas. ¡Amén! Y Su Torá es perfecta, legítima, pura, correcta, clara, ilumina los ojos, alegra el corazón, alivia el alma, enseña sabiduría al simple, y es más agradable que el oro, más que mucho oro refinado y más dulce que la miel y el néctar, es beneficiosa para aquéllos que la guardan y aquéllos que la cumplen consiguen mucha recompensa. ¡Amén! Y Su Templo es la Casa de Oración, la Casa de Culto, la Casa de Sacrificio, la Casa de las Fiestas de Peregrinación, el Templo del Rey YHWH de los Ejércitos en Jerusalén la Ciudad Santa. ¡Amén! Y la luna en su renovación, en su visibilidad, en su aparición por la tarde en el momento de su testimonio, después de estar oculta, es un testigo fiel en el cielo, una señal válida y una indicación para el comienzo de los meses según la palabra de Dios. ¡Amén! Y Abib encontrado en la Tierra de Israel a su debido tiempo, a su modo, en su naturaleza, es una señal válida y una indicación para el comienzo de los años, para las peregrinaciones, fiestas, y festividades, según la palabra del Dios de los Ejércitos. ¡Amén! Y Sus profetas y Sus mensajeros y Sus emisarios y Sus videntes y Sus ángeles que profetizan y qué son enviados en verdad y justicia. ¡Amén! Y Yehoshúa Ben David es el legítimo rey de Israel, el Mashíaj, el rey justo profetizado, quien por el poder de YHWH reunirá a los dispersos, guiará a las naciones con juicio y justicia, y con su regreso iniciará la Era Mesiánica. ¡Amén!

Y Sus fiestas son santas. ¡Amén! No se pronuncia en días ordinarios Y [inserta la fórmula apropiada para la Fiesta: la Fiesta del Pan Ázimo durante Siete Días / el Séptimo (Día) el día de la Asamblea [el último día de Hag HaMatzot] / la Fiesta de las Semanas y el Día de los Primeros Frutos / el Día de Aclamación el Primero del Séptimo Mes / la Fiesta de Tabernáculos durante siete días / el Octavo (Día) de Asamblea [el último día de Sukkot]) es un tiempo santificado por YHWH. ¡Amén! YHWH, eres luz, eres amor, eres justo y misericordioso, eres la verdad, santificado sea tu nombre por siempre. ¡Amén! "Dile también al pueblo que, como ofrenda presentada por fuego, todos los días me deben traer para el holocausto continuo dos corderos de un año y sin defecto. Uno de ellos lo ofrecerás en la mañana, y el otro al atardecer, junto con dos kilos de flor de harina mezclada con un litro de aceite de oliva. Éste es el holocausto diario, instituido en el monte Sinaí como ofrenda presentada por fuego, de aroma grato a YHWH. Con cada cordero ofrecerás un litro de vino, como ofrenda de libación, la cual derramarás en el santuario en honor de YHWH. El segundo cordero lo ofrecerás al atardecer, junto con una ofrenda de cereales y una libación semejantes a las que presentaste en la mañana. Es una ofrenda presentada por fuego, de aroma grato a YHWH.” (Nm. 28:3-8) ¡Amén!

Oración: Confesión Alabanza Súplica Agradecimiento

“Oh YHWH, quiero alabarte con todo el corazón y contar tus muchas maravillas. Oh Altísimo, por ti quiero gritar lleno de alegría; ¡quiero cantar himnos a tu nombre! Mis enemigos huyen delante de ti; caen y mueren. Tú eres juez justo: te has sentado en tu trono, para hacerme justicia. Has reprendido a los paganos, has destruido a los malvados, ¡has borrado su recuerdo para siempre! El enemigo ha muerto, y con él han muerto sus ciudades; tú las destruiste, y no quedó de ellas ni el recuerdo. Pero YHWH es Rey por siempre; ha afirmado su trono para el juicio: juzgará al mundo con justicia, dictará a los pueblos justa sentencia. YHWH protege a los oprimidos; él los protege en tiempos de angustia. YHWH, los que te conocen, confían en ti, pues nunca abandonas a quienes te buscan. Canten himnos a YHWH, que reina en Sión; anuncien a los pueblos lo que ha hecho. Dios se acuerda de los afligidos y no olvida sus lamentos; castiga a quienes les hacen violencia. YHWH, ten compasión de mí, mira cómo me afligen los que me odian, ¡sácame de las puertas de la muerte! y así, a las puertas de Jerusalén, diré a todo el mundo que tú eres digno de alabanza, y que yo soy feliz porque me has salvado. Los paganos caen en su propia trampa; sus pies quedan atrapados en la red que ellos mismos escondieron. YHWH se ha dado a conocer: ¡ha hecho justicia! El malvado queda preso en la trampa tendida por él mismo. Los malvados y paganos, los que se olvidan de Dios, acabarán en el reino de la muerte; pues no siempre serán olvidados los pobres, ni para siempre se perderá su esperanza. Levántate, YHWH; no consientas la altanería del hombre; ¡juzga a los paganos en tu presencia! Hazles sentir temor, YHWH; ¡hazles saber que no son más que hombres!” (Sal. 9) ¡Amén!

En domingo: “Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra. La tierra era un caos total, las tinieblas cubrían el abismo, y el Espíritu de Dios iba y venía sobre la superficie de las aguas. Y dijo Dios: "¡Que exista la luz!" Y la luz llegó a existir. Dios consideró que la luz era buena y la separó de las tinieblas. A la luz la llamó "día", y a las tinieblas, "noche". Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el primer día.” (Gn. 1:1-5) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Sal. 89:52)

En lunes: “Y dijo Dios: “¡Que exista el firmamento en medio de las aguas, y que las separe!" Y así sucedió: Dios hizo el firmamento y separó las aguas que están abajo, de las aguas que están arriba. Al firmamento Dios lo llamó "cielo". Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el segundo día.” (Gn. 1:6-8)

“¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Sal. 89:52)

En martes: “Y dijo Dios: “¡Que las aguas debajo del cielo se reúnan en un solo lugar, y que aparezca lo seco!" Y así sucedió. A lo seco Dios lo llamó "tierra", y al conjunto de aguas lo llamó "mar". Y Dios consideró que esto era bueno. Y dijo Dios: “¡Que haya vegetación sobre la tierra; que ésta produzca hierbas que den semilla, y árboles que den su fruto con semilla, todos según su especie!" Y así sucedió. Comenzó a brotar la vegetación: hierbas que dan semilla, y árboles que dan su fruto con semilla, todos según su especie. Y Dios consideró que esto era bueno. Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el tercer día.” (Gn.1:9-13) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Sal. 89:52)

En miércoles: “Y dijo Dios: “¡Que haya luces en el firmamento que separen el día de la noche; que sirvan como señales de las estaciones, de los días y de los años, y que brillen en el firmamento para iluminar la tierra!" Y sucedió así. Dios hizo los dos grandes astros: el astro mayor para gobernar el día, y el menor para gobernar la noche. También hizo las estrellas. Dios colocó en el firmamento los astros para alumbrar la tierra. Los hizo para gobernar el día y la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y Dios consideró que esto era bueno. Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el cuarto día.” (Gn.1:14-19) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Sal. 89:52)

En jueves: “Y dijo Dios: “¡Que rebosen de seres vivientes las aguas, y que vuelen las aves sobre la tierra a lo largo del firmamento!" Y creó Dios los grandes animales marinos, y todos los seres vivientes que se mueven y pululan en las aguas y todas las aves, según su especie. Y Dios consideró que esto era bueno, y los bendijo con estas palabras: “Sean fructíferos y multiplíquense; llenen las aguas de los mares. ¡Que las aves se multipliquen sobre la tierra!" Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el quinto día.” (Gn. 1:20-23) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Sal. 89:52)

En viernes: Y dijo Dios: “¡Que produzca la tierra seres vivientes: animales domésticos, animales salvajes, y reptiles, según su especie!" Y sucedió así.

Dios hizo los animales domésticos, los animales salvajes, y todos los reptiles, según su especie. Y Dios consideró que esto era bueno, y dijo: “Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza. Que tenga dominio sobre los peces del mar, y sobre las aves del cielo; sobre los animales domésticos, sobre los animales salvajes, y sobre todos los reptiles que se arrastran por el suelo." Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó, y los bendijo con estas palabras: “Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo." También les dijo: “Yo les doy de la tierra todas las plantas que producen semilla y todos los árboles que dan fruto con semilla; todo esto les servirá de alimento. Y doy la hierba verde como alimento a todas las fieras de la tierra, a todas las aves del cielo y a todos los seres vivientes que se arrastran por la tierra." Y así sucedió. Dios miró todo lo que había hecho, y consideró que era muy bueno. Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el sexto día.” (Gn. 1:24-31) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Sal. 89:52)

En Shabbat: Bendito eres YHWH nuestro Dios, quien nos mando a santificar el séptimo día. He aquí nos disponemos a cumplir el precepto de santificar y guardar el Shabbat tal como tú, YHWH, Dios nuestro, nos haz mandado. Alabamos tu glorioso Nombre. YHWH reina por siempre. ¡Amén! “Y en el séptimo día completó Dios la obra que había hecho, y reposó en el día séptimo de toda la obra que había hecho. Y bendijo Dios el séptimo día y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que El había creado y hecho.” (Gn. 2:2, 3) ¡Amén! "Mañana es Shabbat, Shabbat consagrado a YHWH. Lo que tengáis que cocer al horno, cocedlo hoy; y lo que tengáis que cocinar, cocinadlo. Y todo lo que sobre, dejadlo a un lado y guardadlo para la mañana. Ellos lo guardaron para la mañana, según lo había mandado Moisés, y no hedió ni crió gusanos.” (Ex. 16:23, 24) ¡Amén! “Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás y harás toda tu obra, mas el séptimo día es día de reposo para YHWH tu Dios; no harás en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu ganado, ni el extranjero que está contigo. Porque en seis días hizo YHWH los cielos y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, YHWH bendijo el día de reposo y lo santificó.” (Ex. 20:8-11) ¡Amén! “Seis días se trabajará, pero el séptimo día será Shabbat de reposo consagrado a YHWH. Cualquiera que haga algún trabajo en el día séptimo morirá irremisiblemente.” (Ex. 31:15) ¡Amén! “Y guardaréis mis días de reposo; yo soy YHWH vuestro Dios.” (Lv. 19:3) ¡Amén! "Mis días de reposo guardaréis y tendréis mi santuario en reverencia; yo soy YHWH.” (Lv. 19:30) ¡Amén!

"Seis días se trabajará, pero el séptimo día será día de completo reposo, santa convocación en que no haréis trabajo alguno; es un día de reposo de YHWH dondequiera que habitéis.” (Lv. 23:3) ¡Amén! “El día de reposo ofrecerás dos corderos de un año, sin defecto, y dos décimas de un efa de flor de harina mezclada con aceite, como ofrenda de cereal y su libación. El holocausto de cada día de reposo será además del holocausto continuo y de su libación.” (Nm. 28:9, 10) ¡Amén! “Si por causa del día de reposo apartas tu pie para no hacer lo que te plazca en mi día santo, y llamas al día de reposo delicia, al día santo de YHWH, honorable, y lo honras, no siguiendo tus caminos, ni buscando tu placer, ni hablando de tus propios asuntos, entonces te deleitarás en YHWH, y yo te haré cabalgar sobre las alturas de la tierra, y te alimentaré con la heredad de tu padre Jacob; porque la boca de YHWH ha hablado.” (Is. 58:13, 14) ¡Amén! "Así dice YHWH: 'Guardaos, por vuestra vida, de llevar carga en día de reposo, y de meterla por las puertas de Jerusalén. Tampoco saquéis carga de vuestras casas en día de reposo, ni hagáis trabajo alguno, sino santificad el día de reposo, como mandé a vuestros padres. Sin embargo, ellos no escucharon ni inclinaron sus oídos, sino que endurecieron su cerviz para no oír ni recibir corrección. Pero sucederá que si me escucháis con atención--declara YHWH-- no metiendo carga por las puertas de esta ciudad en día de reposo, y santificáis el día de reposo, sin hacer en él trabajo alguno, entonces entrarán por las puertas de esta ciudad reyes y príncipes que se sienten sobre el trono de David; vendrán montados en carros y caballos, ellos y sus príncipes, los hombres de Judá y los habitantes de Jerusalén; y esta ciudad será habitada para siempre. Vendrán de las ciudades de Judá y de los alrededores de Jerusalén, de la tierra de Benjamín, de la tierra baja, de la región montañosa y del Neguev, trayendo holocaustos, sacrificios, ofrendas de grano e incienso, y trayendo sacrificios de acción de gracias a la casa de YHWH. Pero si no me escucháis en cuanto a santificar el día de reposo, y traéis carga y entráis por las puertas de Jerusalén en día de reposo, entonces prenderé fuego a sus puertas, que consumirá los palacios de Jerusalén, y no se apagará.” (Jer. 17:21-27) ¡Amén! “'También les di mis días de reposo por señal entre ellos y yo, para que supieran que yo soy YHWH, el que los santifica. Pero la casa de Israel se rebeló contra mí en el desierto; no anduvieron en mis estatutos y desecharon mis decretos, por los cuales el hombre que los cumple vivirá, y mis días de reposo profanaron en gran manera. Entonces decidí derramar mi furor sobre ellos en el desierto, para exterminarlos.” (Ez. 20:12, 13) ¡Amén!

"Yo soy YHWH vuestro Dios; andad en mis estatutos, guardad mis decretos y ponedlos por obra. Y santificad mis días de reposo; y que sean una señal entre yo y vosotros, para que sepáis que yo soy YHWH vuestro Dios." (Ez. 20:19, 20) ¡Amén! "Así dice YHWH nuestro Dios: 'La puerta del atrio interior que mira al oriente estará cerrada los seis días de trabajo; pero se abrirá el día de reposo; también se abrirá el día de la luna nueva.” (Ez. 46:1) ¡Amén! “El pueblo de la tierra también adorará a la entrada de esa puerta delante de YHWH los días de reposo y en las lunas nuevas. El holocausto que el príncipe ofrecerá a YHWH el día de reposo será de seis corderos sin defecto y un carnero sin defecto; y la ofrenda de cereal será de un efa por carnero, y la ofrenda de cereal con los corderos según lo que pueda dar, y un hin de aceite por efa.” (Ez. 46:3-5) ¡Amén! “Y han de estar presentes cada mañana para dar gracias y para alabar a YHWH, y asimismo por la noche, y para ofrecer todos los holocaustos a YHWH todos los días de reposo, las lunas nuevas y las fiestas señaladas según el número fijado por la ordenanza que las prescribe, continuamente delante de YHWH.” (1Cr. 23:30-31) ¡Amén! “En cuanto a los pueblos de la tierra que traigan mercancías o cualquier clase de grano para vender en el día de reposo, no compraremos de ellos en día de reposo ni en día santo; y renunciaremos a las cosechas del año séptimo y a la exigencia de toda deuda.” (Neh. 10:31) ¡Amén! “En aquellos días vi en Judá a algunos que pisaban los lagares en el día de reposo, y traían haces de trigo y los cargaban en asnos, y también vino, uvas, higos y toda clase de carga, y los traían a Jerusalén en el día de reposo. Y les amonesté por el día en que vendían los víveres. También habitaban allí, en Jerusalén, tirios, que importaban pescado y toda clase de mercancías, y los vendían a los hijos de Judá en el día de reposo. Entonces reprendí a los nobles de Judá, y les dije: ¿Qué acción tan mala es esta que cometéis profanando el día de reposo? ¿No hicieron lo mismo vuestros padres, y nuestro Dios trajo sobre nosotros y sobre esta ciudad toda esta aflicción? Vosotros, pues, aumentáis su furor contra Israel al profanar el día de reposo. Y aconteció que cuando iba oscureciendo a las puertas de Jerusalén, antes del día de reposo, ordené que se cerraran las puertas y que no las abrieran hasta después del día de reposo. Entonces puse algunos de mis siervos a las puertas para que no entrara ninguna carga en día de reposo. Pero una o dos veces, los mercaderes y vendedores de toda clase de mercancía pasaron la noche fuera de Jerusalén. Entonces les advertí, y les dije: ¿Por qué pasáis la noche delante de la muralla? Si lo hacéis de nuevo, usaré fuerza contra vosotros. Desde entonces no vinieron más en el día de reposo.

Y ordené a los levitas que se purificaran y que vinieran a guardar las puertas para santificar el día de reposo. Por esto también acuérdate de mí, Dios mío, y ten piedad de mí conforme a la grandeza de tu misericordia.” (Neh. 13:15-22) ¡Amén! “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Sal. 89:52)

En Luna Nueva: Bendito eres YHWH nuestro Dios, quien nos mando a santificar la Luna Nueva, el comienzo del mes. He aquí nos disponemos a cumplir el precepto de santificar la Luna Nueva, el comienzo del mes, tal como tú, YHWH, Dios nuestro, nos haz mandado. Alabamos tu glorioso Nombre. YHWH reina por siempre. ¡Amén! “Con sabiduría fundó YHWH la tierra, con inteligencia estableció los cielos.” (Pr. 3:19) ¡Amén! “Tu misericordia, oh YHWH, se extiende hasta los cielos, tu fidelidad, hasta el firmamento.” (Pr. 36:5) ¡Amén! “Dad gracias a YHWH porque El es bueno, porque para siempre es su misericordia. Dad gracias al Dios de dioses, porque para siempre es su misericordia. Dad gracias al Señor de señores, porque para siempre es su misericordia. Al único que hace grandes maravillas, porque para siempre es su misericordia. Al que con sabiduría hizo los cielos, porque para siempre es su misericordia. Al que extendió la tierra sobre las aguas, porque para siempre es su misericordia. Al que hizo las grandes lumbreras, porque para siempre es su misericordia: el sol para que reine de día, porque para siempre es su misericordia; la luna y las estrellas para que reinen de noche, porque para siempre es su misericordia. Al que hirió a Egipto en sus primogénitos, porque para siempre es su misericordia; y sacó a Israel de en medio de ellos, porque para siempre es su misericordia, con mano fuerte y brazo extendido, porque para siempre es su misericordia. Al que dividió en dos partes el mar Rojo, porque para siempre es su misericordia, e hizo pasar a Israel por en medio de él, porque para siempre es su misericordia; mas a Faraón y a su ejército destruyó en el mar Rojo, porque para siempre es su misericordia. Al que condujo a su pueblo por el desierto, porque para siempre es su misericordia; al que hirió a grandes reyes, porque para siempre es su misericordia; y mató a reyes poderosos, porque para siempre es su misericordia; a Sehón, rey de los amorreos, porque para siempre es su misericordia, y a Og, rey de Basán, porque para siempre es su misericordia; y dio la tierra de ellos en heredad, porque para siempre es su misericordia, en heredad a Israel su siervo, porque para siempre es su misericordia. El que se acordó de nosotros en nuestra humillación, porque para siempre es su misericordia, y nos rescató de nuestros adversarios, porque para siempre es su misericordia. El que da sustento a toda carne, porque para siempre es su misericordia. Dad gracias al Dios del cielo, porque para siempre es su misericordia.” (Sal. 136) ¡Amén!

"También, al principio de cada mes, presentaréis un holocausto a YHWH: dos novillos y un carnero, y siete corderos de un año, sin defecto, y tres décimas de un efa de flor de harina, como ofrenda de cereal, mezclada con aceite, por cada novillo; y dos décimas de flor de harina como ofrenda de cereal, mezclada con aceite, por el carnero; y una décima de un efa de flor de harina mezclada con aceite como ofrenda de cereal por cada cordero, como holocausto de aroma agradable, ofrenda encendida a YHWH. Sus libaciones serán medio hin de vino por novillo, la tercera parte de un hin por el carnero y la cuarta parte de un hin por cordero; este es el holocausto de cada mes por los meses del año. Y un macho cabrío como ofrenda por el pecado a YHWH se ofrecerá con su libación además del holocausto continuo.” (Nm. 28:11-15) ¡Amén! “Y cuando Aarón prepare las lámparas al atardecer, quemará incienso. Habrá incienso perpetuo delante de YHWH por todas vuestras generaciones.” (Ex.30:8) ¡Amén! “Y han de estar presentes cada mañana para dar gracias y para alabar a YHWH, y asimismo por la noche, y para ofrecer todos los holocaustos a YHWH todos los días de reposo, las lunas nuevas y las fiestas señaladas según el número fijado por la ordenanza que las prescribe, continuamente delante de YHWH.” (1Cr.23:30, 31) ¡Amén! “El hizo la luna para medir las estaciones; el sol conoce el lugar de su ocaso.” (Sal. 104:19) ¡Amén! “Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú has establecido, digo: ¿Qué es el hombre para que de él te acuerdes, y el hijo del hombre para que lo cuides?” (Sal. 8:3, 4) ¡Amén! “Entonces el Espíritu me levantó, y oí detrás de mí un gran ruido atronador: Bendita sea la gloria de YHWH desde su lugar.” (Ez. 3:12) ¡Amén! “Y al príncipe le corresponderá proveer los holocaustos, las ofrendas de cereal y las libaciones en las fiestas, en las lunas nuevas y en los días de reposo, en todas las fiestas señaladas de la casa de Israel. El proveerá la ofrenda por el pecado, la ofrenda de cereal, el holocausto y las ofrendas de paz para hacer expiación por la casa de Israel. Así dice YHWH nuestro Dios: En el mes primero, el primer día del mes, tomarás de la vacada un novillo sin defecto y purificarás el santuario.” (Ez. 45:17, 18) ¡Amén! "Así dice YHWH nuestro Dios: La puerta del atrio interior que mira al oriente estará cerrada los seis días de trabajo; pero se abrirá el día de reposo; también se abrirá el día de la luna nueva.” (Ez. 46:1)

¡Amén! “El pueblo de la tierra también adorará a la entrada de esa puerta delante de YHWH los días de reposo y en las lunas nuevas.” (Ez. 46:3) ¡Amén! “El día de la luna nueva ofrecerá un novillo sin defecto de la vacada, también seis corderos y un carnero, que serán sin defecto. Y proveerá una ofrenda de cereal, un efa por novillo y un efa por carnero, y con los corderos según lo que pueda, y un hin de aceite por efa.” (Ez. 46:6, 7) ¡Amén! “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén” (Sal. 89:52)