EL REINO

EL REINO Witness Lee 1 CONTENIDO 1. El reino en el Nuevo Testamento 2. La venida del reino y su proceso 3. La meta de

Views 277 Downloads 5 File size 2MB

Report DMCA / Copyright

DOWNLOAD FILE

Recommend stories

Citation preview

EL REINO Witness Lee

1

CONTENIDO 1. El reino en el Nuevo Testamento 2. La venida del reino y su proceso 3. La meta de Dios es el reino 4. La semilla del reino 5. La siembra de la semilla del reino 6. El crecimiento de la simiente del reino 7. Imagen y dominio 8. Dos reinos 9. El campo de batalla de los dos reinos 10. El reino y la vida del alma 11. Los misterios del reino (1) 12. Los misterios del reino (2) 13. Los misterios del reino (3) 14. El crecimiento, la transformación y la edificación 15. El desarrollo del crecimiento, la transformación y la edificación 16. La siega del crecimiento, la transformación y la edificación 17. La transformación: una semilla en la parábola de las diez vírgenes 18. La transformación: su desarrollo en las Epístolas 19. La transformación: su cosecha en el libro de Apocalipsis 20. Bautizados en el Dios Triuno 21. Los principios que rigen en el reino (1) 22. Los principios que rigen en el reino (2) 23. Los principios que rigen en el reino (3) 24. Del rechazo a la gloria (1) 25. Del rechazo a la gloria (2) 26. Del rechazo a la gloria (3) 27. Algunos asuntos prácticos en cuanto a la vida del reino 28. El reino como recompensa 29. La ambición de obtener una posición es contraria a la vida del reino 30. Cristo es contrario a la religión, la política, las doctrinas y la ley 31. El Cristo resucitado, ascendido y reinante 2

32. La realidad del reino (1) 33. La realidad del reino (2) 34. La realidad del reino (3) 35. La apariencia del reino 36. La manifestación del reino (1) 37. La manifestación del reino (2) 38. La manifestación del reino (3) 39. La transferencia de la realidad del reino a su manifestación 40. Las medidas que el Señor tomará con respecto a los creyentes cuando regrese 41. La disciplina que el Señor ejecutará a los gentiles y judíos cuando regrese 42. El juicio que el Señor ejecutará sobre los gentiles después de la batalla de armagedón 43. El crecimiento y la cosecha de la realidad del reino 44. El crecimiento y la cosecha de la apariencia del reino 45. El reino revelado en Hebreos 46. La cosecha del reino en Apocalipsis 47. Diferentes aspectos del reino 48. Vivir sujetos al gobierno del reino 49. El ejercicio del reino 50. Una rica entrada en el reino

3

PREFACIO Aunque el reino ocupa una posición muy importante en la Biblia, muchos cristianos no lo han entendido apropiadamente, con exactitud ni adecuadamente. Los mensajes en este libro, dados en una conferencia en Los Ángeles en 1972, presentan principalmente el lado de la vida del reino. Mientras algunos capítulos tocan el lado doctrinal y objetivo, la carga principal es el lado de la vida. Que estos capítulos causen que los hijos del Señor consideren sobriamente su responsabilidad para con el reino y aspiren a hoy en día llevar una vida en la realidad del reino por medio de la vida divina a fin de que puedan entrar en el disfrute del reino en su manifestación con el Señor en la era venidera. Anaheim, California, EE. UU. Witness Lee Agosto de 1980

4

CAPÍTULO UNO EL REINO EN EL NUEVO TESTAMENTO Lectura bíblica: Mt. 3:1-2; 10:7; 16:19a; 4:17, 23; 24:14; Jn. 3:3, 5; Lc. 4:43; 9:2a, 60; Hch. 1:3; 8:12a; 19:8; 20:25; 28:23b, 31; Ro. 14:17; Col. 1:13; 4:11b; 1 Ts. 2:12; 2 Ts. 1:5b; 2 Ti. 4:18a; He. 12:28a; Jac. 2:5; 2 P. 1:3-4, 11; Ap. 1:9a; 12:10a; 11:15 Según Génesis 1, Dios creó al hombre a Su imagen y le dio Su autoridad para que gobernase sobre todo lo creado. En la creación efectuada por Dios hay dos cosas que revisten de gran importancia para el hombre. Una es la imagen divina y otra es la autoridad divina. El hombre fue hecho a imagen de Dios a fin de expresarlo y ha recibido Su autoridad a fin de representarlo. A fin de representar a Dios y sojuzgar a Su enemigo es imprescindible tener la autoridad de Dios. El deseo de Dios es que el hombre sea quien ejerza dominio sobre la tierra y, particularmente, sojuzgue a Su enemigo, Satanás. A fin de poseer la plena imagen de Dios y expresarle, y a fin de hacer manifiesta Su plena autoridad para representarlo y sojuzgar a Su enemigo, es imprescindible que tengamos a Dios como nuestra vida. Por tanto, en los primeros dos capítulos de Génesis, no solamente se nos habla de la imagen y la autoridad, sino también de la vida, representada por el árbol de la vida. Así pues, es necesario recibir la vida divina de Dios por dos razones: en un sentido positivo, para que podamos expresar a Dios, y en un sentido negativo, para que podamos representar a Dios y sojuzgar a Su enemigo. La autoridad de Dios es un asunto que compete al reino de Dios, y a lo largo de las Escrituras podemos ver la línea de la autoridad en relación con dicho reino. Antes que Dios pudiese entrar en el hombre como vida y pudiese llevar a cabo Su propósito, la insidiosa serpiente hizo que el hombre cayese. Debido a la caída, el linaje de Adán le falló a Dios; así que Él tuvo que escoger otro 5

linaje, el linaje de Noé. Este linaje también le falló, por lo cual Dios escogió un tercer linaje, el linaje de Abraham. Según Génesis 12:1-3, Dios escogió a Abraham con el propósito de obtener un reino. Dios prometió hacer de Abraham una nación grande; lo cual significa que haría de él un reino. ¿Qué es el reino de Dios? Es simplemente el gobierno de Dios. Es imprescindible que Dios obtenga el reino a fin de ejercer Su autoridad para el cumplimiento de Su propósito. A esto se debe que en la oración que hizo en Mateo 6, el Señor Jesús mencionara el reino tanto al inicio como al final de Su oración. Al inicio Él dijo: “Venga Tu reino” y al final dijo: “Porque Tuyo es el reino”. Él oró con respecto al reino porque el cumplimiento del propósito de Dios depende en gran medida del reino. Si Dios no obtiene un reino en el que pueda ejercer Su autoridad, estará muy limitado. Por tanto, Dios escogió a Abraham y sus descendientes para que sean una nación, un reino. Es así como el pueblo de Israel llegó a existir. Después que el Señor sacó al pueblo de Israel de Egipto, les dijo: “Vosotros me seréis un reino de sacerdotes y gente santa” (Éx. 19:6). En el Nuevo Testamento, cuando Juan el Bautista salió a predicar, sus primeras palabras fueron: “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” (Mt. 3:2). Cuando el Señor Jesús salió a predicar, Él también dijo lo mismo: “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” (4:17). Cuando el Señor Jesús, en Lucas 9, envió a los doce discípulos y, en Lucas 10, a los setenta discípulos, les dijo que predicaran el reino. Finalmente, en el último libro de las Escrituras, Apocalipsis, se nos dice que: “El reinado sobre el mundo ha pasado a nuestro Señor y a Su Cristo; y Él reinará por los siglos de los siglos” (Ap. 11:15). El Señor reinará como Rey junto con todos Sus santos vencedores. Por tanto, al final de las Escrituras podemos ver que Dios finalmente obtendrá un reino en el cual Él ejercerá Su autoridad en toda su extensión al llevar a cabo Su propósito eterno. ¿Se había dado cuenta de que en las Escrituras existe esta línea temática? Es únicamente mediante el reino que Dios puede ejercer Su autoridad para cumplir Su propósito eterno. En casi todos los libros del Nuevo Testamento, desde Mateo hasta Apocalipsis, se habla del reino. El reino es un tema muy importante en la Biblia. Después de Su resurrección, el Señor Jesús les 6

habló a Sus apóstoles acerca del reino durante cuarenta días (Hch. 1:3). El apóstol Pablo habló por espacio de tres meses en la sinagoga de Éfeso, discutiendo y persuadiendo acerca del reino de Dios (19:8). Aunque en todo el Nuevo Testamento se habla del reino, la mayoría de los cristianos no ha visto adecuadamente este tema. Ha pasado un siglo tras otro, pero las iglesias no comprendieron este tema apropiadamente. La mayoría de los libros que tratan sobre este tema afirma que el reino es simplemente una dispensación, o que es una esfera, un ámbito, en el que Dios gobierna. Sin embargo, si lo consideramos meramente como una dispensación o un ámbito, el entendimiento que tendremos del reino será deficiente. El reino es algo mucho mayor, algo más elevado y profundo. Es imprescindible que comprendamos apropiadamente este asunto del reino, porque guarda estrecha relación con nuestra vida espiritual interna y con la vida de iglesia. Para conocer la vida de iglesia apropiadamente y experimentarla, es necesario que algo en cuanto al reino de los cielos nos sea revelado. Además, si hemos de experimentar la vida espiritual interna en términos prácticos, debemos saber algo del reino de los cielos. ARREPENTIRSE POR CAUSA DEL REINO El primer componente de la predicación neotestamentaria era el reino. El primer predicador en el Nuevo Testamento fue Juan el Bautista, y las primeras palabras que salieron de sus labios fueron: “Arrepentíos, porque el reino...” (Mt. 3:1-2). Así pues, no se trata simplemente de ser pecadores e ir al infierno o de tener paz y gozo. Tampoco se trata de arrepentirse a fin de obtener salvación. Más bien, tenemos que arrepentirnos por causa del reino. La palabra arrepentirse significa cambiar de parecer, cambiar de manera de pensar. Significa cambiar nuestra manera de razonar, cambiar nuestros conceptos, ideas, filosofía e, incluso, nuestra teología. Todos tenemos necesidad de arrepentirnos. Debemos arrepentirnos de nuestros viejos conceptos. Arrepiéntanse de la filosofía y de la teología sistemática. Arrepiéntanse de su viejo conocimiento bíblico, de las viejas exposiciones 7

e interpretaciones de las Escrituras. Tenemos que cambiar nuestra perspectiva. ¿Por qué es necesario arrepentirse por causa del reino? Porque, independientemente de cuáles sean los conceptos a los que nos aferremos, nosotros mismos no estamos a favor del reino. Tal vez ustedes estén a favor de la educación o de la religión. Quizás estén a favor del cristianismo o de las llamadas iglesias. Puede ser que estén a favor de predicar el evangelio o de extender el campo misionero. Tal vez estén a favor de hacer el bien. Tal vez tengan celo por los dones espirituales o procuren el poder de Dios. No sé a favor de qué estén, pero me temo que no sea el reino. Tienen que arrepentirse. Arrepentirse de lo que son y dónde están. Arrepentirse de lo que hacen y piensan. Arrepentirse de todos sus conceptos. No me importa, y a Dios no le importa, si vuestros conceptos son buenos o malos. Esto no tiene la menor importancia. Siempre y cuando ustedes no estén a favor del reino, lo demás no tiene importancia alguna. Todos debemos arrepentirnos por causa del reino. El Nuevo Testamento es para el reino. Cuando viene la era neotestamentaria, viene el reino. Si usted no está en el reino y no vive para el reino, es necesario que se arrepienta. LA PREDICACIÓN DE JESÚS Juan el Bautista dio inicio a la predicación del Nuevo Testamento al proclamar: “Arrepentíos, porque el reino...” (Mt. 3:2). Después, vino el Señor Jesús y repitió la predicación de Juan el Bautista (4:17). Es lamentable que a los predicadores de hoy no les guste repetir la predicación de otros. Si alguien predicase: “Arrepentíos, porque el reino...”, los demás predicarían algo nuevo. A ellos no les gusta seguir la predicación de otros. Sin embargo, el Señor Jesús se hizo un seguidor. Él siguió a Juan el Bautista. El Señor Jesús no fue el primero en predicar el arrepentimiento por causa del reino, sino que fue el segundo. ¡Qué maravilloso que el Señor Jesús repitiera y diera continuación a la predicación de Juan el Bautista! Ciertamente, esto nos muestra la importancia del reino. Si la predicación del reino no fuera tan importante, entonces el Señor Jesús no la habría repetido. Debido a que Él repitió la predicación de Juan el Bautista, ahora tenemos 8

una prueba contundente de que la predicación del reino es de suma importancia. LA PREDICACIÓN DE LOS DISCÍPULOS El Señor Jesús llamó a algunos de Sus discípulos —no solamente a los doce, sino a por lo menos setenta— y los envió con la comisión de predicar el reino, anunciando que “el reino de los cielos se ha acercado” (10:7; Lc. 10:1, 9). No solamente el Señor mismo repitió y dio continuación a la predicación del evangelio del reino, sino que Él también encargó a Sus discípulos que repitieran dicha predicación. Según Lucas, un hombre vino al Señor diciéndole: “Señor, permíteme que primero vaya y entierre a mi padre”. El Señor le respondió: “Deja que los muertos entierren a sus muertos” (9:59-60). Aquí el Señor parecía decirle: “Deja que los muertos se ocupen de las cosas muertas. Si tú quieres ser viviente, tienes que seguirme y predicar el reino de Dios. Deja que los muertos entierren a los muertos, pero los que viven tienen que predicar el evangelio del reino”. Juan el Bautista predicó el reino, el Señor Jesús predicó el reino y a todos Sus discípulos se les encargó que predicasen el reino. Incluso a un pequeño discípulo como el mencionado en Lucas se le instó a predicar el reino. ¡Esto es maravilloso! EL EVANGELIO DEL REINO Cuando el Señor Jesús se aprestaba a dejar a Sus discípulos, profetizó que el evangelio del reino sería predicado en toda la tierra habitada y a todas las naciones (Mt. 24:14). Algunos maestros de la Biblia han enseñado que el reino es algo que corresponde a una determinada dispensación. Ellos enseñan que el Señor vino trayendo el reino al pueblo judío, pero cuando éste le rechazó, Él tomó el reino de nuevo y lo suspendió hasta que llegase otra era. Según tal enseñanza, ésta es la era de la iglesia y no la era del reino. El reino ha sido suspendido y un día vendrá nuevamente. Cuando el Señor regrese, entonces Él traerá consigo el reino que había sido suspendido. Esta clase de enseñanza no concuerda con la palabra pura de Dios. Según la Biblia, el reino de Dios jamás ha sido suspendido. En Mateo 21:43 el Señor 9

Jesús dijo que el reino de Dios sería quitado a los judíos y sería dado a otro pueblo, es decir, a la iglesia. Esto indica que el reino no fue suspendido en ningún momento. Si hubiera sido suspendido, no sería necesario que el Señor, después de Su resurrección, hablara a Sus discípulos por cuarenta días sobre el reino (Hch. 1:3). En mi juventud yo acepté tal enseñanza considerándola maravillosa debido a que suponía que había aprendido algo de la Biblia; pero con el tiempo comprendí que me habían enseñado incorrectamente. Mateo 24:14 habla del “evangelio del reino”, no del evangelio de la gracia ni del evangelio de la salvación. Aunque muchos de ustedes han leído varias veces el libro de Mateo, es probable que no se hayan percatado del término “el evangelio del reino”. No obstante el Señor Jesús dijo que este evangelio del reino sería predicado en toda la tierra habitada. La tierra habitada representa todo lugar habitado por el hombre. El evangelio del reino tiene que ser predicado en toda la tierra habitada, para testimonio a todas las naciones. No solamente será predicado a los judíos, sino a todas las naciones. En el griego, la palabra que se tradujo “naciones” en este versículo es la misma palabra que en otros versículos se tradujo como “gentiles”. Así pues, el evangelio del reino debe ser predicado a todos los gentiles. ¡Aleluya! La mayoría de nosotros somos gentiles. Todos tenemos el privilegio de oír el evangelio del reino. Este evangelio tiene que ser predicado en todos los rincones de la tierra habitada. El Señor nos ha presentado este asunto de tal modo que donde quiera que vayamos con el recobro de la iglesia, el evangelio del reino será predicado. EL EVANGELIO DEL REINO DE DIOS En Lucas 4:43 encontramos otro término: el evangelio del reino de Dios. Este versículo nos dice que el Señor Jesús y Sus discípulos predicaron el evangelio del reino de Dios. ¿Se habían dado cuenta de que predicar el reino de Dios no es otra cosa que predicar el evangelio? El reino es el evangelio del Nuevo Testamento. El evangelio del Nuevo Testamento es el reino. Tal vez algunos querrán argüir que el Nuevo Testamento habla del evangelio de la vida, del evangelio de la gracia y del evangelio de la 10

salvación. Sin embargo, todos ellos son diversos aspectos del reino. El reino es el centro, el núcleo, y todos los otros aspectos pueden ser considerados como los rayos o las ramificaciones de dicho núcleo. Todos los rayos están centrados en el núcleo. El evangelio de la vida tiene como finalidad el reino, el evangelio de la salvación también, y lo mismo sucede con el evangelio del perdón de pecados. Todos estos son diferentes aspectos del evangelio que tienen como finalidad el reino. El reino es el verdadero evangelio. Es necesario que cambie nuestro concepto. Tal vez antes pensábamos que el evangelio era una cosa y que el reino era otra muy distinta; quizás nos dimos cuenta de que necesitábamos el evangelio, pero probablemente relegábamos el reino al futuro. Esto es completamente erróneo. El reino es el evangelio. Si uno no conoce el reino, entonces no conoce el evangelio de forma completa. Si queremos conocer plenamente el evangelio, tenemos que comprender que el reino es el evangelio todo-inclusivo. El Señor Jesús y Sus discípulos predicaron el reino de Dios como evangelio. NACER DE NUEVO PARA ENTRAR EN EL REINO Puesto que, en muchos aspectos, Marcos es similar a Mateo y Lucas, en nuestro estudio podemos pasarlo por alto y proceder al Evangelio de Juan. Consideremos Juan 3:3 y 5. ¿Acaso el Señor Jesús dijo: “El que no nace de nuevo, no puede ver el cielo o no puede entrar en el cielo”? ¡No! La regeneración no tiene como propósito llevarnos al cielo, si bien esto fue lo que claramente se me enseñó en mi juventud. Se me enseñó que mi vida pecaminosa no era lo suficientemente buena para que yo pudiera ir al cielo y que para entrar en el cielo yo debía tener otra clase de vida, una vida mejor. Se me dijo que el cielo es un lugar resplandeciente, donde no hay nada oscuro; un lugar santo, donde no hay nada pecaminoso; un lugar bueno, donde no hay ningún mal. Pero se me dijo que yo era malo, oscuro y pecaminoso, por lo cual no era apto para ir al cielo. Se me dijo también que si quería ir al cielo, necesitaba otra vida; necesitaba nacer de nuevo. Éste sigue siendo el concepto común hoy en día. Pero estrictamente hablando, la regeneración no tiene como propósito permitirnos entrar en el cielo, sino permitirnos entrar en el reino. 11

Si queremos entrar en cierta clase de reino, será necesario que poseamos cierta clase de vida. Si no somos poseedores de la vida animal, por ejemplo, jamás podremos entrar en el reino animal. Si yo pudiera recibir la vida propia de un perro y convertirme en un perro, inmediatamente me encontraría en el reino canino, en el reino animal. Asimismo, si no poseemos la vida divina, la vida de Dios, nos será imposible entrar en el reino de Dios. Si hemos de entrar en el reino de Dios, debemos tener la vida de Dios. Por tanto, el objeto de la regeneración es que nosotros entremos a otro reino, el reino de Dios. Esto es mucho más real para nosotros que una mera dispensación. Esto es el reino de Dios en el cual entramos en virtud de haber nacido de nuevo. En otras publicaciones ya hicimos notar que Juan no sólo es un libro sobre la vida divina, sino también sobre la edificación. Pero también debemos decir que es un libro sobre el reino. Tanto la vida como la edificación son para el reino. La vida tiene como propósito la edificación, y la edificación es para el reino. EL REINO EN HECHOS Algunos cristianos afirman que después de ser crucificado y resucitar, el Señor Jesús suspendió el reino, y que otra dispensación, la dispensación de la iglesia, fue iniciada el Día de Pentecostés. En otras palabras, afirman que el reino fue puesto a un lado temporalmente y que se dio inicio a la era de la iglesia. Sin embargo, Hechos 1:3 dice que el Señor Jesús les habló a Sus discípulos acerca del reino durante cuarenta días después de Su resurrección. Más aún, después de Pentecostés, Felipe predicó a los samaritanos el reino de Dios (8:12). Además, Hechos 19:8 afirma que el apóstol Pablo predicó el reino de Dios. En Hechos 20:25 Pablo le recordó a los ancianos de Éfeso que cuando él estuvo con ellos les predicó el reino de Dios. Cuando Pablo estuvo en Roma, él les habló a las personas acerca del reino de Dios (28:23b, 31). A la luz de estos pasajes, ¿cómo se podría afirmar que el reino ha sido suspendido?

12

EL REINO EN LAS EPÍSTOLAS El reino también es revelado en las Epístolas. Romanos 14:17 nos dice: “Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo”. Según el contexto de Romanos 14, el reino es la vida de iglesia. La realidad de la vida de iglesia es el reino. Así pues, el reino no es meramente una dispensación ni una esfera; el reino es justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo. El reino de Dios es algo en el Espíritu Santo; esto es la vida de iglesia. Después veremos que Romanos 12 nos habla de la vida propia del Cuerpo y que Romanos 14 nos habla de la vida propia del reino. En Romanos, la vida del reino es simplemente la realidad de la vida que es propia del Cuerpo. En 1 Corintios el reino de Dios se refiere a la verdadera vida de iglesia (4:20; 6:9-10; 15:50). Además, tanto Gálatas como Efesios nos dicen lo mismo: que el reino en el Espíritu es la vida de iglesia apropiada (Gá. 5:21; Ef. 5:5). Ahora llegamos a Colosenses 1:13: Dios “nos ha librado de la potestad de las tinieblas”. La potestad de las tinieblas es el reino de Satanás. Dios nos ha librado del reino de Satanás y nos ha “trasladado al reino del Hijo de Su amor”. Todos fuimos trasladados. Estábamos en el reino de Satanás, pero ahora estamos en el reino del Hijo de Dios. ¡Aleluya! ¡Qué traslado! ¿Ha sido usted trasladado? Todos tenemos que testificar con toda confianza: “¡He sido trasladado del reino de Satanás al reino de Dios!”. Olvídense de ustedes mismos y miren al Señor Jesús. Tienen que decir: “¡Aleluya! ¡He sido trasladado! ¡Estoy en el reino de Dios!”. Quizás se le haya dicho que el reino de Dios vendrá un día en el futuro y que hoy la era de la iglesia no tiene nada que ver con el reino. Tal vez haya escuchado decir que la era de la iglesia es ahora y que la era venidera, el milenio, será la era del reino. Pero aquí, en Colosenses 1:13, se nos dice que fuimos trasladados al reino. ¿Está usted seguro de haber sido trasladado al reino de Dios? Si hoy es la era de la iglesia y el reino todavía no ha venido, ¿cómo ustedes podrían estar en el reino hoy? ¿Tienen la certeza de que ahora están en el reino? Me preocupa que después de leer este libro ustedes todavía abriguen dudas al respecto. Tal vez comiencen a pensar que es una 13

exageración afirmar que actualmente estamos en el reino de Dios. Tal vez al considerar a su esposa usted piense: “¡Ella es muy rebelde!”, o tal vez al considerar a su esposo diga: “¡No hay amor en él!”. Quizás al considerar a sus hijos diga: “¡Ellos son muy descuidados e irresponsables!”. Independientemente de que usted crea que estamos o no estamos en el reino, nosotros tenemos la palabra pura de Dios. Tenemos Colosenses 1:13. ¡Aleluya! ¡Todos fuimos trasladados al reino del Hijo de Su amor! En Colosenses 4:11 Pablo nos dice algo más sobre el reino. Él nos dice que él y sus colaboradores laboraban para el reino de Dios. ¿Qué está haciendo usted en la ciudad donde vive? Todos podemos declarar de manera definida que estamos laborando para el reino. En 1 Tesalonicenses 2:12 se nos dice que fuimos llamados al reino. El cristianismo habla de ser llamados al cielo, pero me es imposible encontrar un solo versículo que diga que hemos sido llamados al cielo, aunque sí tenemos un versículo que nos dice que Dios nos llamó a Su reino y gloria. Además, 2 Tesalonicenses 1:5 nos dice que somos dignos del reino. ¡Esto es maravilloso! En 2 Timoteo 4:18 Pablo estaba seguro de que el Señor le salvaría para entrar en Su reino celestial. Pablo no dijo que Dios le salvaría introduciéndolo en las mansiones celestiales, sino en el reino celestial. Después, Hebreos 12:28, afirma que hemos recibido un reino inconmovible. Hemos recibido un reino que jamás será conmovido. ¡Aleluya! Jacobo 2:5 afirma que somos aquellos que amamos a Dios y que somos herederos del reino. Hemos de heredar el reino. Ésta es nuestra esperanza. En 2 Pedro 1:3 se nos dice que Su divino poder nos ha concedido todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad. Por tanto, somos participantes de la naturaleza divina (1:4). Esto tiene como propósito proveernos una rica entrada en el reino (1:11). Todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad, incluso ser participantes de la naturaleza divina, tienen como propósito proveernos una rica entrada en el reino. El REINO EN APOCALIPSIS Apocalipsis 1:9 dice: “Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino”. Juan sabía que estaba en el reino. Para él, el reino 14

no era meramente una dispensación en el futuro, sino que él ya estaba en el reino. Por tanto, podía presentarse como “vuestro hermano, y copartícipe vuestro [...] en el reino”. Un día el reino de Dios se manifestará. Ello será el cumplimiento de Apocalipsis 12:10. El reino de Dios será manifestado plenamente. El reinado sobre el mundo habrá “pasado a nuestro Señor y a Su Cristo” (11:15). Él reinará como el Rey por siempre y para siempre.

15

CAPÍTULO DOS LA VENIDA DEL REINO Y SU PROCESO Lectura bíblica: Mt. 19:8; Lc. 17:20-21; Mt. 13:55-56; 12:28; Col. 1:13; Mt. 16:28; Mr. 9:1; Mt. 17:1-2; Mr. 4:26-29; Lc. 18:29; Mr. 10:29; Jn. 3:3-5; 2 P. 1:3-4, 11; Mr. 10:17, 23 Cuando el Señor Jesús vino, había una religión llamada judaísmo. Ésta no era una religión pagana, sino una religión dedicada a adorar y servir a Dios, una religión formada en conformidad con la palabra divina de Dios. Si usted hubiera vivido en tiempos del Señor Jesús, ¿se habría puesto del lado del Señor Jesús o del lado del judaísmo? Estoy convencido que todos nosotros nos hubiéramos puesto del lado del judaísmo. El judaísmo no era una religión pagana. Tanto su templo como su altar, así como sus sacrificios y ofrendas, se ajustaban a la palabra de Dios. Su sacerdocio, adoración y servicio eran, todos ellos, realizados conforme a la palabra de Dios. Sin embargo, ¿había usted considerado que cuando el Señor Jesús vino no le dio importancia al judaísmo? De hecho, Él desechó todo cuanto el judaísmo hacía. El judaísmo guardaba el Sábado, pero el Señor Jesús trabajaba durante el Sábado. Cuando los fariseos, los judaizantes, enviaron “la patrulla sabática”, sorprendieron a Jesús quebrantando el Sábado. El cristianismo actualmente tiene quinientos años más de historia que el judaísmo tenía en tiempos del Señor Jesús y los apóstoles. Cuando Él y Sus apóstoles estaban en la tierra, el judaísmo tenía apenas mil quinientos años de existencia, pero el cristianismo al presente ya tiene unos dos mil años de existencia. Ahora nos enfrentamos a una religión que es quinientos años más antigua que el judaísmo de los tiempos del Señor Jesús.

16

Estoy seguro que la mayoría de ustedes ha recibido de parte del cristianismo alguna enseñanza en cuanto al reino, pero les pido que regresen a la Palabra pura de Dios. Cuando los fariseos vinieron al Señor Jesús para discutir con Él sobre el divorcio, ellos le dijeron muchas cosas, pero el Señor Jesús respondió: “Desde el principio no ha sido así” (Mt. 19:8). Volvamos al principio. Olvidemos todo lo relacionado con las enseñanzas tradicionales y retornemos a los orígenes a fin de ver el reino según es presentado por la Palabra pura de Dios. EL REINO DE DIOS NO VENDRÁ DE MODO QUE PUEDA OBSERVARSE En Lucas 17:20-21 los fariseos vinieron al Señor Jesús para preguntarle acerca del reino de Dios. Al igual que muchos cristianos hoy, ellos tenían sus propios conceptos. Sin embargo, el Señor Jesús les dijo inmediatamente que el reino de Dios no vendría de modo que pudiera observarse; es decir, que si ellos deseaban ver el reino, no podrían observarlo. ¿Qué quiere decir que el reino no viene de modo que pueda observarse? Quiere decir que el reino es invisible. El reino no puede ser observado mediante el ejercicio de nuestra capacidad natural. Por tanto, no recurran a sus pensamientos, su entendimiento, sus conocimientos o su comprensión natural, pues nada de ello les servirá para conocer el reino de Dios. Cuando el Señor Jesús dijo que el reino no vendría de modo que pueda ser observado, Él no quería decir que el reino no podría hacerse real y concreto. Por ejemplo, si usted no tuviera oídos, jamás podría apreciar mi hablar. En este sentido, jamás podría “observar” mi hablar, ya que carece de la capacidad auditiva necesaria para darle sustantividad y hacerlo real para sí. Tal facultad de hacer real este hablar reside en el órgano auditivo, el oído. Uno deberá tener su órgano auditivo y usarlo; sólo entonces podrá “observar” mi hablar. El Señor les dijo a los fariseos que el reino no vendría de modo que ellos pudieran observarlo por sí mismos, pues tal clase de observación estaba equivocada. Ellos dependían de su propia capacidad mental y se valían demasiado de sus conocimientos. Así pues, por medio de su capacidad natural, ellos eran completamente incapaces de observar el 17

reino de Dios. Para los fariseos, el reino de Dios vino de modo que ellos no pudieran observarlo. EL REINO ESTABA EN MEDIO DE ELLOS En Lucas 17:21 la palabra griega que en algunas versiones, como la versión King James, se tradujo “dentro” puede significar también “en medio” o “entre”, y en este versículo es difícil determinar su significado exacto; pero me parece que la palabra del Señor aquí implica ambos aspectos. Puesto que el Señor Jesús estaba presente en medio de ellos, el reino de Dios se encontraba entre ellos. No digan: “Aquí está el reino” o “helo allí; porque he aquí el reino de Dios está entre vosotros”. ¿Qué es esto? Esto es el propio Señor Jesús. Allí donde Él está, allí está el reino de Dios. Permítanme preguntarles esto: ¿No creen ustedes que el Señor Jesús podía ser observado todo el tiempo por los fariseos? Algunos incluso dijeron: “¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama Su madre María, y Sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas? Y Sus hermanas, ¿no están todas con nosotros?” (Mt. 13:55-56). Todos ellos sabían esto, pero aun así no podían observar el reino. El Señor Jesús estaba entre ellos como el reino, pero ellos no podían observar a esta Persona porque estaban usando el órgano equivocado. Ellos debían emplear el órgano apropiado: su espíritu. Cuando el Señor Jesús estuvo entre ellos, Él no era solamente un hombre, sino que Él era la corporificación misma de Dios. Ellos debían comprender esto en sus espíritus. Debido a que fracasaron al no hacerlo, aunque el Señor estaba entre ellos, no podía residir o habitar en ellos. Si ellos hubiesen visto a Dios en sus espíritus, Él inmediatamente habría venido al interior de ellos como el reino. Puesto que el reino es el Señor Jesús, y Él estaba presente entre los fariseos, ¿por qué indagaron sobre “cuándo había de venir el reino de Dios”? Fue debido a que ellos le daban excesiva importancia al conocimiento mental de la letra de la Biblia. Ellos simplemente no sabían cómo ejercitar sus partes internas, es decir, su espíritu humano. Mediante el ejercicio de su hombre exterior y de sus capacidades naturales les era imposible observar que el Señor Jesús era la realidad del reino. Aunque el Señor Jesús, el reino de 18

Dios, estaba presente, ellos no podían observar a esta Persona; si lo hubieran hecho, mediante el ejercicio de su espíritu, esta Persona maravillosa habría venido a su interior inmediatamente. Él no solamente habría estado en medio de ellos, sino también dentro de ellos. Si el Señor Jesús estaba únicamente entre ellos o también dentro de ellos dependía de si ellos mismos ejercitaban su espíritu para observarlo. El REINO ES EL SEÑOR JESÚS COMO EL ESPÍRITU Podemos afirmar que el reino es el Señor Jesús, pero tiene que ser el Señor Jesús como el Espíritu, y no el Señor Jesús en la carne. El reino es el Señor Jesús como el Espíritu. Él le dijo a los fariseos: “Pero si Yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, entonces ha llegado a vosotros el reino de Dios” (Mt. 12:28). Este versículo nos dice que el reino es simplemente la realidad del Espíritu de Dios. Cuando el Espíritu de Dios es hecho real a nosotros, esto es el reino. El Señor Jesús dijo que debido a que Él echaba fuera demonios por el poder del Espíritu de Dios, esto era una indicación de que el reino de Dios estaba allí. Así pues, el reino consiste en que el Señor Jesús sea hecho real a nosotros espiritualmente. Cuando Él es hecho real a nosotros espiritualmente, entonces tenemos el reino. El Espíritu de Dios es la realidad del Señor Jesús. El Espíritu es Su persona, y Su persona es Su realidad. Así como la realidad de un ser humano es su persona, la realidad del Señor Jesús es Su persona, y Su persona es el Espíritu. Él tenía el Espíritu consigo y el Espíritu era Su persona. Esta Persona, el Espíritu, era la realidad del Señor Jesús. En aquel tiempo, Su realidad se manifestaba en plenitud al echar fuera demonios; por tanto, eso era el reino de Dios. Ahora podemos ver que el reino no es solamente una dispensación o una esfera, sino que el reino es la manifestación de la realidad del Señor Jesús. Colosenses 1:13 hace el contraste entre dos cosas: la potestad de las tinieblas y el reino de Cristo. Nosotros estábamos bajo la potestad de las tinieblas, pero un día fuimos trasladados al reino de Cristo. A veces, hacer un contraste nos permite entender las cosas más claramente. Considerar el lado negativo nos permite conocer el lado positivo. El reino de Dios está en 19

contraste con la potestad de las tinieblas. No se trata meramente de una dispensación o una esfera; sino que el reino es algo muy real y concreto, es la manifestación de la realidad del Señor Jesús. A muchos de ustedes se les ha dicho que habiendo estado en Adán, un día Dios los trasladó de Adán a Cristo. Ahora deberán comprender algo más; puesto que están en Cristo, también están en el reino, porque Cristo es el reino. Tomemos como ejemplo un jovencito que sea muy inquieto, el cual ha nacido en Adán. Un día él oye el evangelio, invoca el nombre del Señor y es trasladado de Adán a Cristo. Él nació en Adán, pero ahora está en Cristo. Aunque este joven hermano ha sido trasladado a Cristo, probablemente carezca de la experiencia apropiada de la persona de Cristo. Desde el punto de vista doctrinal, puesto que él está en Cristo, él también está en el reino. Sin embargo, en términos de su experiencia, puede que él haya estado en Cristo durante cinco años, pero todavía no esté en el reino. Él ha sido trasladado al interior de Cristo, pero todavía es desobediente. Antes él era un jovencito muy inquieto; pero ahora es un hermano inquieto. No podríamos decir que él no está en Cristo, ni tampoco que no es un hermano; pero en términos de su experiencia, él no está en el reino porque no se da cuenta de la realidad del Señor Jesús. Cuando se de cuenta de la realidad del Señor Jesús, él no solamente estará en Cristo, sino también en el reino. Estar en el reino significa darnos cuenta por completo de la realidad del Señor Jesús. El Señor Jesús dijo que si Él echaba fuera demonios por el Espíritu, entonces el reino de Dios había venido a ellos. Un demonio es un espíritu maligno, impuro e inmundo, pero el principio subyacente a ser un demonio denota simplemente rebelión. Originalmente los demonios eran una especie de ser creado. Cuando Satanás se rebeló contra Dios, ellos le siguieron y se convirtieron en demonios. Por tanto, los demonios denotan rebelión. Si en vuestro diario andar hay algunas cosas que no están sujetas al gobierno de Dios, que aún permanecen en rebelión contra Dios, tales cosas en principio son demonios. Es necesario que tales cosas sean echadas fuera por el Señor Jesús. Tenemos que orar: “¡Señor Jesús! Ven y echa fuera mis demonios. Incluso hoy en día, todavía soy rebelde”. Tal vez usted sea 20

rebelde cuando hace compras. Tal vez usted vaya a una tienda a la que el Señor le dijo que no fuera. Una vez dentro de la tienda, usted escogió un artículo pese a que el Señor Jesús le dijo que lo dejara; probablemente usted haya comprado ese artículo y todavía lo tiene en casa. Esto es rebelión, el principio subyacente a un demonio. ¿Está usted siempre sujeto al gobierno de Cristo? Es posible decir que le amamos y, no obstante, no aceptar ser gobernados por Él. Podemos afirmar que Cristo es nuestra vida, pero Cristo como nuestra vida tal vez no sea muy real para nosotros. Podría ser simplemente un término, no una realidad. Es posible que no nos demos cuenta debidamente de la realidad de Cristo como vida para nosotros. La vida del Señor Jesús es una vida reinante, una vida que gobierna. En toda clase de vida existe un elemento rector; este elemento rector es la ley que rige esta vida y la regula. Es posible que tengamos la vida de Cristo en nuestro interior y, aun así, no estemos sujetos al gobierno de Su vida. Por tanto, en cierto sentido, es posible que todavía estemos poseídos por muchos demonios. Necesitamos que el Señor Jesús los eche fuera. Entonces estaremos verdaderamente en el reino. El reino es la plena aprehensión de la realidad de Cristo. Aunque fuimos trasladados de las tinieblas al reino de Cristo, es posible que en nuestra vida diaria carezcamos de la realidad del reino. La realidad del reino es simplemente la plena aprehensión de la realidad del Señor Jesús. Cuando nos damos cuenta por completo de la realidad del Señor Jesús, esa aprehensión es el reino. LA VENIDA DEL REINO Un día, el Señor Jesús le dijo a Sus discípulos que algunos de ellos no gustarían la muerte hasta que hubieran visto al Hijo del Hombre viniendo en Su reino (Mt. 16:28). Según Marcos, el Señor dijo que algunos de los que estaban allí verían el reino de Dios venido con poder (9:1). Poco después de haber dicho esto, el Señor subió a la cima de un monte y se transfiguró (Mt. 17:1-2). La transfiguración del Señor Jesús fue la manifestación de lo que Él era. Cuando Él estaba confinado a Su carne, la gente pensaba que Él era apenas un hombre de Nazaret. El reino estaba en Él, pero ellos no podían verlo. El reino estaba en Él de la misma manera en 21

que la electricidad está en un edificio; es decir, a menos que se active el interruptor, nadie puede observar la electricidad. Una vez activado el interruptor, la lámpara resplandecerá. Este resplandor es simplemente la expresión de la electricidad. El reino de Dios estaba en el Señor Jesús, pero en aquel momento el reino residía encubierto, revestido y contenido dentro de Su carne. Aunque Él estaba en medio de los fariseos, éstos no podían observar que había algo maravilloso en Él. Incluso Sus propios discípulos no podían verlo. Después de seis días, Él subió al monte y allí “fue encendido”; Él resplandecía. Su resplandor procedía de Su interior, no de los cielos. Algo dentro de Él resplandecía. Aunque esta realidad estaba presente en Su interior antes de Su transfiguración, las personas no podían observarla. Sin embargo, en Su transfiguración, Sus discípulos podían observar algo que resplandecía desde Su interior. Tal vez nosotros diríamos que esto fue el resplandecer del Señor Jesús o la transfiguración del Señor Jesús, pero el Señor mismo dijo que esto era la venida del reino. Así pues, el resplandor del Señor Jesús en aquel monte fue la venida del reino. Esto no es una mera dispensación, ni tampoco una esfera. Nuestro vocabulario es inadecuado para describirlo. La transfiguración, el resplandor del Señor Jesús en el monte, ¡era la venida del reino con poder! El reino es simplemente el Señor Jesús que resplandece sobre nosotros. Espero que esta afirmación los impresione profundamente: el reino es el resplandor del Señor Jesús, y el reino es la propagación del Señor Jesús al resplandecer sobre nosotros. Él le dijo a Pedro, Jacobo y Juan que le verían viniendo en Su reino, que ellos verían el reino de Dios viniendo con poder. ¿Qué vieron ellos? Ellos vieron el resplandor del Señor Jesús. Cuando Pedro, Jacobo y Juan estaban bajo Su resplandor, ellos estaban en el reino. Además, todos los santos que habían fallecido, representados por Moisés, y todos los santos que estaban vivos, representados por Elías, aparecieron allí y también estaban bajo el resplandor de la propagación del Señor Jesús. Permítanme darles un ejemplo. Supongamos que cinco hermanos viven en una casa de hermanos. Si estos hermanos verdaderamente están bajo el resplandor del Señor Jesús, el reino estará en aquella casa de hermanos. 22

Siempre que uno les visite, percibirá el resplandor, el reino, el gobierno y el buen orden. Aunque ellos no tengan un reglamento, todo allí está en orden gracias al resplandor que impera en ese lugar. Supongamos, sin embargo, que ellos no viven bajo tal resplandor, sino que más bien, ellos se critican y menosprecian los unos a los otros, y al mismo tiempo fingen amarse. Si uno los visita, tendrá la sensación espiritual de hallarse en un cementerio. Aun cuando todo esté tranquilo, se percibe la espantosa presencia de la muerte. Aunque ninguno de ellos esté discutiendo, y todo está en orden, la muerte y la potestad de las tinieblas todavía están allí. No hay resplandor. El reino es el resplandor de la realidad del Señor Jesús. Siempre que Él resplandece sobre uno y uno está bajo ese resplandor, entonces está en el reino. Aunque no es fácil describir o definir el reino, me parece que ahora ustedes han podido comprender algo en cuanto al reino. El reino no es meramente una dispensación, una esfera o un ámbito. Es el hacer real a nosotros la realidad del Señor Jesús. Siempre que Él se propaga al resplandecer sobre nosotros, nos encontramos en el reino y, para nosotros, el reino ha venido con poder. EL PROCESO DEL REINO En Marcos 4:26-29 el Señor Jesús dijo que el reino es como si un hombre echara semilla en la tierra. La semilla crece, aparece la hierba, luego espiga y finalmente es cosechada. El reino es una semilla que fue sembrada en la tierra y crece hasta alcanzar la madurez, tiempo en el cual llega la siega. La semilla es el Señor Jesús como Aquel que resplandece. Nosotros somos el suelo en el cual el Señor Jesús ha sido sembrado como simiente. La semilla crece y, eventualmente, produce una cosecha: la plena manifestación del reino. Por tanto, el reino es el Señor Jesús como semilla de vida que ha sido sembrada en nuestro interior y que crece en nuestro ser hasta alcanzar plena madurez en el tiempo de la siega. Cuando los cultivos estén maduros, se realizará la siega, que es la plena manifestación del reino. El crecimiento de la semilla dentro de nosotros es el proceso del reino. Por un lado, nosotros ya estamos en el reino; por otro, participamos en el proceso del reino. Por ejemplo, en un campo de trigo primero se siembran las semillas en el suelo. 23

Después, las semillas crecen hasta que aparece un brote tierno. El crecimiento continúa hasta que los brotes producen espigas y, después, grano en las espigas. Finalmente, madura teniendo granos llenos en las espigas. Entonces se realiza la siega de los campos. Éste es un cuadro del proceso y la manifestación del reino. Ahora somos partícipes del proceso del reino; es decir, hoy la simiente del reino está creciendo en nuestro ser. Este crecimiento del reino nos llevará a la siega, y la siega será la plena manifestación del reino. EL REINO ES EL EVANGELIO Comparemos Lucas 18:29 y Marcos 10:29. Lucas 18:29 dice que dejamos ciertas cosas por el reino. Marcos 10:29 dice que dejamos esas mismas cosas por el evangelio. Esto demuestra que el reino es el evangelio. El reino y el evangelio son términos sinónimos y son usados sin distinción. Tenemos que declarar que el reino es el evangelio. Si no comprendemos que el evangelio es el reino, nuestro entendimiento del evangelio será deficiente. El evangelio no solamente se relaciona con el perdón de pecados, la redención, la justificación, la santificación o la salvación, sino que el evangelio también guarda relación con el reino. ¿Qué es el reino? El reino es el Señor Jesús como semilla de vida que ha venido a nosotros. Cuando esta semilla de vida vino a nuestro ser, fuimos regenerados. En virtud de tal regeneración, nacimos en el reino (Jn. 3:3, 5). La regeneración fue nuestro traslado. Fue por la regeneración que fuimos trasladados de la potestad de las tinieblas al reino de Dios. ¡Aleluya! ¡Éste es el evangelio auténtico! Nuestro ingreso al reino no se realiza en términos externos o aparentes, sino mediante un nacimiento interno. “El que no nace de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios” (v. 5). En otras palabras, cuando el Señor Jesús viene a nuestro ser, Él trae el reino a nuestro interior. Por esto Él dijo que el reino está entre nosotros (Lc. 17:21). Éste es el Señor Jesús, la semilla de vida, sembrada dentro de nosotros y que, todo el tiempo, crece en nuestro ser. Por tanto, nosotros somos partícipes del proceso del reino. Venimos ahora a 2 Pedro 1:3, 4 y 11, donde se nos dice que el divino poder de Dios nos ha concedido todas las cosas que pertenecen a la vida y a la 24

piedad, y que por medio de éstas llegamos a ser partícipes de la naturaleza divina. Puesto que participamos de la naturaleza divina y de todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad, podemos tener una rica entrada en el reino. Cuando el Señor Jesús entra a nuestro ser, Él trae consigo todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad, incluyendo la naturaleza misma de Dios. Por medio de todo esto, podemos obtener una rica entrada en el reino. En esto consiste el proceso del reino; por tanto, el reino no es meramente una dispensación. ¿Cómo tenemos entrada al reino? No es al aprender, estudiar o cumplir ciertas reglas. Es mediante la regeneración. Entramos en el reino por medio del Señor Jesús que viene a nuestro ser y nos imparte todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad. Todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad ahora están en nuestro interior. No debemos menospreciar la pequeña semilla. Esa pequeña semilla es todo-inclusiva: las raíces, el tallo, las ramas, las hojas, las flores y el fruto, todo ello procede de esa pequeña semilla. Todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas, así que somos participantes de la naturaleza divina (1:4). Por medio de esto, podemos obtener una rica y abundante entrada al reino, repito, no solamente entrada, sino rica y abundante entrada. En Marcos 10:17-23 vemos que un joven rico vino al Señor Jesús preguntándole qué habría de hacer para heredar la vida eterna. Él pensaba que podía heredar la vida eterna si cumplía la ley. Después de que él se alejó desilusionado, el Señor Jesús dijo que es difícil para un hombre rico entrar en el reino de Dios, con lo cual daba a entender que entrar en el reino de Dios es simplemente poseer la vida eterna. Ambos términos son sinónimos; ambos se refieren a lo mismo. Por tanto, el reino es nuestra aprehensión espiritual de la realidad del Señor Jesús. Siempre que Él resplandece sobre nosotros y se propaga en nuestro interior, nosotros estamos en el reino. Como simiente del reino, el Señor Jesús ha sido sembrado en nosotros. Ahora somos partícipes del proceso de crecimiento que es propio del reino. Cuando el Señor Jesús haya crecido completamente en nosotros, ése será el tiempo de la manifestación del reino. 25

CAPÍTULO TRES LA META DE DIOS ES EL REINO Lectura bíblica: Mt. 16:18-19; 1 Co. 4:17b-20; 6:9-11; Gá. 5:21-22, 2425; Ro. 14:17; He. 12:28 El reino es uno de los elementos que constituyen la estructura básica de las Escrituras; no obstante, la mayoría de los cristianos no le han dado la debida importancia. El reino es un tema que está presente en todo el Nuevo Testamento y puede ser hallado en casi todos los libros, desde Mateo hasta Apocalipsis. Aun cuando usted haya sido cristiano por muchos años, probablemente haya escuchado muy poco acerca del reino. Pese a que la predicación del Nuevo Testamento comenzó hablando del reino y el reino es el tema básico del Nuevo Testamento, este asunto ha sido descuidado por siglos debido a la sutileza del enemigo. LA META FINAL DE DIOS Dijimos en el pasado que la iglesia es la meta de Dios, pero la meta final de Dios es el reino, no la iglesia. En la eternidad y por la eternidad, lo que Dios obtendrá será el reino. La iglesia es la parte principal del reino. Al final, Dios obtendrá el reino por la eternidad. Cuando el Señor Jesús regrese, la iglesia, en cierto sentido, estará completa, pero el reino, que incluye a la iglesia, continuará por la eternidad. La meta máxima y eterna de Dios es el reino.

26

LA ESTRATEGIA DE SATANÁS Satanás, el enemigo de Dios, sabe cuál es la meta de Dios. Por esto él permitirá que usted haga muchas cosas siempre y cuando no este a favor del reino. El propósito de Dios es edificar un reino, mientras que el propósito del enemigo es destruir este reino. El enemigo hará que la gente preste atención a cualquier otra cosa siempre y cuando esto los distraiga del reino. Si él no puede valerse de cosas pecaminosas o mundanas, podría valerse de cosas religiosas. Siempre y cuando uno esté distraído del reino, Satanás estará satisfecho. ARREPENTIRSE POR CAUSA DEL REINO La predicación de Juan el Bautista acerca del arrepentimiento por causa del reino no estaba dirigida a los gentiles, sino al pueblo de Dios, a Israel. Su predicación estaba dirigida a las personas religiosas que tenían en sus manos la Palabra santa, personas que se esforzaban lo mejor que podían en adorar a Dios conforme a las Escrituras. Juan no dijo: “Estoy muy feliz de verlos adorar a Dios y yo he venido para mejorar vuestra adoración. Dios me ha enviado para alentarlos a presentar sacrificios, a quemar el incienso, a mantener las lámparas encendidas y adorar a Dios por medio de cánticos, alabanzas y acciones de gracias”. En lugar de ello, Juan predicó a las personas religiosas diciéndoles: “Arrepentíos, porque el reino...”. ¿Dónde está el reino de Dios? La tierra entera está llena de demonios. Hemos visto que el principio subyacente a un demonio es la rebelión. Aun cuando usted ame a su esposa o se sujete a su esposo y su vida familiar sea bastante buena, todavía es posible que no esté a favor del reino de Dios. Es posible que todo cuanto usted haga y sea esté por completo en el principio de un demonio. El Señor se ha propuesto obtener un reino. Lo que usted sea, todo cuanto haga y adonde sea que vaya debe estar regido por la vida de Dios. Esto quiere decir que su manera de peinarse, la forma de vestirse y, en general, todas sus actividades estarán regidas por el gobierno de vida que ejerce el Señor Jesús. En esto consiste el reino. 27

Si usted vive en una casa de hermanos, en realidad no importa mucho si usted se enoja o es paciente. Si no se sujeta al gobierno del reino, cuando manifiesta su mal genio, usted es un demonio feo, y cuando se muestra paciente y simpático, usted es un demonio agradable. Ya sea que se enoje o sea paciente, sigue siendo alguien que se rebela contra Dios. Incluso cuando guarda silencio, sea paciente o simpático, es posible que usted no se sujete al gobierno del Señor Jesús. ¡Únicamente lo que es regido por el gobierno del Señor Jesús está en el reino! ¿Qué de su vida? ¿Qué tal de su vivir diario y su andar cotidiano? Tal vez ustedes sean considerados personas muy buenas a los ojos de los hombres, pero a los ojos del Señor, ustedes no se encuentran bajo Su gobierno. Él todavía no tiene un reino dentro de ustedes. Es posible que ustedes sean personas de alta moralidad, buenas, amables e incluso religiosas y, sin embargo, interiormente no se sujetan al gobierno de la vida de Dios. No tienen el reino del Señor Jesús dentro de ustedes. Espero que el Señor Jesús abra sus ojos para que puedan ver el reino. El reino no es solamente una dispensación o una esfera. El reino es simplemente el Señor Jesús que se ha sembrado, crecido, regido, gobernado y reinado en nuestro ser hasta que alcancemos la madurez y se produzca la cosecha, es decir, la manifestación del reino. EL PROCESO DE CRECIMIENTO DEL REINO Es necesario ilustrar nuevamente el proceso de crecimiento del reino. En Marcos 4:26-29 el Señor se valió de una parábola para ilustrar el reino de Dios. Él dijo que el reino es como una semilla que es sembrada en la tierra, la cual crece hasta madurar para después ser cosechada. El proceso de crecimiento del reino abarca desde el momento en que la semilla es sembrada hasta que llega el tiempo de la cosecha; esta cosecha representa la plena manifestación del reino. Por esta parábola nos damos cuenta de que nos encontramos en el proceso de crecimiento. Si sembráramos una pequeña semilla de clavel en la tierra, después de cierto tiempo aparecería un brote muy tierno. Luego este brote crecería hasta alcanzar su consumación final, que es la manifestación del reino de los claveles. 28

Consideremos un grupo de plantas de clavel en sus diferentes etapas de crecimiento. Una es apenas un brote tierno, otra tiene largos tallos, otra ya ha echado capullos, y, finalmente, hay una cuyos capullos ya se han convertido en flores. Ésta es la manifestación plena del reino de los claveles, el cual, habiendo comenzado con la siembra de la semilla en la tierra y habiendo progresado hasta su pleno florecimiento, alcanza la consumación final de la vida de los claveles. El Señor Jesús nos pidió que orásemos: “Venga Tu reino” (Mt. 6:10). Pero el reino no vendrá de la manera en que muchos cristianos se imaginan. En cierto sentido, el reino ya ha venido, pero, en otro, el reino está viniendo. Retomando una vez más la ilustración que hemos usado, el reino de los claveles, en cierto sentido, ya ha venido en forma de semilla. Llegará el día cuando los claveles florecerán plenamente, y esto será la venida plena del reino de los claveles. Asimismo, el reino de Cristo ya ha venido. Desde el día en que Él se sembró en la tierra de la humanidad, el reino de Cristo comenzó a venir. El proceso de crecimiento continuará hasta que llegue el tiempo de la cosecha en plenitud, en el cual ocurrirá la plena manifestación del reino de Cristo. ¿Qué es, pues, el reino? El reino es simplemente Cristo que ha sido sembrado en nosotros, crece en nosotros, madura en nosotros y llega al tiempo de la cosecha. El reino no es meramente una dispensación ni una esfera. El reino es la totalidad de Cristo como vida para nosotros en todas Sus actividades. Si usted visita un zoológico, podrá ver el reino animal. ¿Creen que esto es una dispensación o una esfera? Si quitásemos todos los animales, la esfera del zoológico permanecería, pero ya no sería el reino animal. El reino animal está constituido por la totalidad de la vida animal con todas sus actividades. Los pájaros vuelan, los monos trepan y las tortugas nadan. El reino animal es simplemente la totalidad de la vida animal con todas sus actividades. Asimismo, el reino de Cristo es la totalidad del Cristo que es vida para nosotros con todas Sus actividades. Todos nosotros tenemos a Cristo en nuestro ser como vida, y tenemos muchas actividades en Cristo. 29

Esto es el reino de Cristo. Recientemente estuve observando, contemplando y disfrutando las muchas actividades que efectuaban los miembros en una reunión. Tal vez ustedes digan que eso es una reunión de la iglesia. Estoy de acuerdo, pero eso también era el reino de Cristo con Su vida y actividades. LA IGLESIA ES EL REINO DE DIOS Ahora venimos a Mateo 16:18-19. Éstas fueron palabras dichas por el Señor Jesús a Pedro después que él recibió la revelación del Padre en cuanto a que Jesús era el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Él dijo que Pedro era una piedra y que Él edificaría la iglesia sobre Sí mismo como la roca. Las puertas del Hades jamás podrían prevalecer contra la iglesia. Después, le dijo a Pedro que le daría las llaves, no las llaves de la iglesia, sino ¡las llaves del reino! Esto implica que la iglesia mencionada en el versículo 18 es, con toda certeza, el reino mencionado en el versículo 19 y que ciertamente el reino en el versículo 19 es la iglesia en el versículo 18. El Señor Jesús prometió darle a Pedro las llaves del reino de los cielos. El Día de Pentecostés, el Señor Jesús le dio a Pedro la llave que abrió la puerta para que los judíos entraran y, en casa de Cornelio, le dio la llave que abrió la puerta para que los gentiles entraran. Después que el Señor le dio a Pedro estas dos llaves del reino, las iglesias fueron establecidas. En primer lugar, la iglesia en Jerusalén fue establecida, y después, la iglesia entre los gentiles fue establecida. Debido a que Pedro usó las llaves del reino para establecer las iglesias indica que las iglesias son el reino. La iglesia es la ekklesía, la asamblea. Esto quiere decir que la iglesia es la congregación del pueblo llamado de Dios. La iglesia es también la casa de Dios, Su morada. Ella es también el Cuerpo de Cristo, lo cual quiere decir que la iglesia es la expresión viviente de Cristo. La iglesia es también la novia de Cristo, lo cual quiere decir, que la iglesia es Su amor y Su satisfacción. Además de todos estos aspectos, la iglesia es también el reino. Esto quiere decir que la iglesia es el reinado que Dios ejerce por medio de Cristo. La iglesia es el reinado de Cristo como Rey. No hay exigencias más elevadas que las exigencias propias del reino. Lo que se exige de la iglesia 30

para que ésta sea la casa de Dios, o el Cuerpo de Cristo, o la Novia de Cristo, no es tan elevado como lo que se exige para que sea el reino de Dios. No hay exigencias más elevadas que las de Mateo 5, 6 y 7. Las exigencias propias del reino son elevadas porque la iglesia es el reinado de Cristo, el gobierno de Cristo, como Rey. Si todos comprendiéramos que la iglesia es el reino, tendríamos un gran cambio en nuestro diario vivir. EL REINO DE DIOS EN 1 CORINTIOS Vayamos a 1 Corintios 4:17-20. Aquí tenemos otra prueba de que la iglesia es el reino. Pablo nos dice que en todas partes y en todas las iglesias él enseñaba lo mismo. El versículo 17 parece estar relacionado íntegramente con la iglesia; sin embargo, en el versículo 20 Pablo menciona el reino de Dios. Si leemos los versículos 17 y 20 en su contexto y los consideramos conjuntamente, veremos que la verdadera vida de iglesia es el reino. El reino no consiste en palabras, sino en poder. La iglesia es el reino, y el reino es la realidad de la vida de iglesia. Del capítulo 4 avanzamos a 6:9-11. Estos versículos nos dicen que los perversos e inmorales que no se sujetan al gobierno del Señor Jesús como Rey, no tienen parte en el reino. El versículo 11 nos dice que aun cuando nosotros éramos tales personas en el pasado, ya fuimos lavados, santificados y justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de Dios. Prestemos atención al uso de la expresión mas en este versículo: “mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo, y en el Espíritu de nuestro Dios”. Ahora estamos en el Espíritu. Como el contexto deja en claro, puesto que estamos en el Espíritu, ciertamente podemos participar en el reino. Estamos en el reino y, en cierto sentido, somos el reino. Tenemos que desechar las enseñanzas tradicionales y retornar a lo que era en el principio, es decir, debemos retornar a la Palabra pura. Si invocamos el nombre del Señor Jesús y oramos-leemos todos estos versículos, veremos exactamente lo mismo. Veremos que el reino hoy es simplemente la verdadera vida de iglesia. 31

EL REINO DE DIOS EN GÁLATAS Es probable que muy pocos hayan notado la expresión el reino de Dios en un libro como Gálatas. Una vez más, allí Pablo nos dice que los perversos e inmorales “no heredarán el reino de Dios” (Gá. 5:21). Después, Pablo menciona el fruto del Espíritu (v. 22). En esto consiste la vida de iglesia, el andar cristiano, y el andar cristiano es el reino. Pablo continúa diciendo que quienes son de Cristo han crucificado la carne (v. 24). Lo que no forma parte del reino de Dios ha sido crucificado. La carne con sus pasiones y concupiscencias ha sido crucificada. Somos, pues, un pueblo de personas crucificadas. Sin embargo, éste es apenas el aspecto negativo, pues también está el aspecto positivo. El versículo 25 nos dice que debido a que tenemos la vida en el Espíritu, también debemos andar por el Espíritu. Vivir por el Espíritu y andar por el Espíritu constituyen la vida de iglesia y esta vida de iglesia es el reino. Esto nos muestra que el reino no es meramente algo reservado para el futuro, sino también algo que está presente hoy en día. EL REINO DE DIOS EN ROMANOS Romanos 14:17 es un versículo maravilloso. Este versículo dice que “el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo”. En otras palabras, el reino es por completo una vida vivida en el Espíritu. Una vida en el Espíritu es el reino y este reino es la realidad de la vida de iglesia. Muchos cristianos no pueden ver que la iglesia es el reino porque el cristianismo está lleno de confusión y división. Tenemos que reconocer que es difícil afirmar que el cristianismo sea el reino. Pero, en el recobro del Señor, el reino es la vida de iglesia. La vida de iglesia es el reino de Dios. El reino no es meramente una dispensación. ¿La comida y la bebida se relacionan con una dispensación? Pues el reino no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo. Cuando vivimos en el Espíritu Santo, tenemos la vida espiritual, y esta vida espiritual que se sujeta al gobierno del Señor Jesús es simplemente la realidad de la vida de iglesia. Éste es el reino inconmovible (He. 12:28). Este reino jamás podrá ser 32

conmovido, porque las puertas del Hades no pueden prevalecer contra él. ¡La iglesia es el reino inconmovible! EL REY Y EL REINO Según la Biblia, el reino es el Señor Jesús que vino a sembrarse en nosotros como simiente de vida. Cuando Él se siembra en nuestro ser, Él se convierte en el reino en nuestro interior. En Sí mismo, el Señor Jesús es el Rey; pero cuando Él viene al interior de todos nosotros, Él es el Rey con Su reino. El reino es simplemente el Rey con Su reino. Isaías 53:2 nos dice que este Jesús en la carne no tenía hermosura ni atractivo para que le deseemos. No obstante, ¡Él es el Rey! Él es la simiente del reino. Sin embargo, este Rey jamás estará satisfecho con permanecer solo, pues Él anhela obtener Su reino. ¿Cómo obtendrá el reino? Al propagarse a Sí mismo en personas como nosotros. El Señor Jesús es el Rey y nosotros el reino. ¡Nosotros somos el reino!

33

CAPÍTULO CUATRO LA SEMILLA DEL REINO Lectura bíblica: Mt. 1:1, 2, 6, 11, 16-18, 20, 21, 23; 2:1-13, 16, 19, 20, 22, 23 Como ya hemos visto, el reino es Cristo mismo como semilla de vida que se sembró en nuestro ser, que crece, se propaga y madura en nuestro interior hasta que se produzca la cosecha en toda su plenitud. La cosecha en su plenitud es la manifestación del reino. En el primer capítulo del Nuevo Testamento tenemos el relato de una Persona maravillosa, Cristo, quien nos es recomendado como semilla del reino. Es necesario que comprendamos más profundamente lo que es esta semilla del reino. Quizás digamos que la semilla del reino es el Señor Jesús, pero es posible que el entendimiento que tengamos con respecto a Él sea todavía bastante superficial. UN ESPÍRITU DE REVELACIÓN Resulta fácil leer la Biblia como palabras en blanco y negro, y también es muy fácil inferir cierto significado o impresión al leerla de esta manera. Sin embargo, una cosa es meramente leer las palabras de la Biblia y otra muy distinta es captar su significado espiritual. Por ejemplo, cuando los fariseos discutieron con el Señor Jesús sobre el divorcio, incluso citando las Escrituras, Él les respondió de una manera distinta. Él les dijo: “Desde el principio no ha sido así” (Mt. 19:8). En otra ocasión, los saduceos discutieron con el Señor Jesús sobre la resurrección. Podríamos decir que ellos eran los “modernistas” de su era, pues no creían en la resurrección. Éstos citaron algunos versículos de la Biblia, y el Señor Jesús también les citó otro (22:23-33). Él les habló del nombre de Dios dado en Éxodo 3:6: “Yo soy [...] el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob”. Si nos limitamos a leer el texto de la Biblia, entenderemos que Dios es el Dios 34

de estos tres: el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. Incluso estudiantes de primaria podrían leer y captar esto. Pero, con base en este nombre divino, ¡el Señor Jesús pudo revelar algo sobre la vida y la resurrección! Puesto que Dios es el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, y todos ellos han muerto, y puesto que Dios es el Dios de los vivos y no de los muertos, ¡ciertamente Dios debe ser el Dios de la resurrección! De esta manera, el Señor Jesús también les demostró que todos aquellos santos que murieron serían resucitados. Tal revelación espiritual se halla en el texto bíblico, pero no podemos apreciarla simplemente mediante la letra de la Biblia; se requiere algo más. Necesitamos un espíritu de sabiduría y de revelación (Ef. 1:17). En cierto sentido, es fácil leer el primer capítulo de Mateo. En éste encontramos “la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham”. No es complicado entender que éstos fueron los antepasados del Señor Jesús y que María era Su madre. ¡Pero lo que más necesitamos con respecto a este capítulo es la revelación! A fin de conocer el reino tenemos que conocer la semilla del reino. ¿Qué es esta semilla? Tal vez digan que es el Señor Jesús; pero ¿qué es Él? No les pregunto quién es el Señor Jesús, sino qué es Él. Necesitamos ver algo que va mucho más allá de una mera respuesta doctrinal. Necesitamos revelación para ver que el Señor Jesús es el fruto de muchas generaciones mezclado con la divinidad. Aquel que es fruto de tal mezcla de muchas generaciones humanas con el Dios Triuno es llamado Jesús y Emanuel (Mt. 1:21, 23). CUARENTA Y DOS GENERACIONES HUMANAS Cuarenta y dos generaciones se hallan incluidas en esta genealogía, las cuales se encuentran divididas en tres grupos de catorce generaciones cada uno. El primer grupo se inicia con Abraham y finaliza con David el hombre. El segundo grupo comienza con David el rey. Así pues, David es contado como dos generaciones: una como el hombre con quien concluye el primer grupo, y otra como el rey que da inicio al segundo grupo. El tercer grupo abarca desde el tiempo del cautiverio hasta el nacimiento de Jesucristo. Estas cuarenta y dos generaciones tienen mucho significado. 35

El primer grupo corresponde a seres humanos comunes. Abraham era una persona común al igual que Jacob, e incluso David el hombre. El segundo grupo corresponde a los reyes y representa las generaciones de la realeza. El rey David engendró al rey Salomón, y a su vez, el rey Salomón engendró a otro rey y así sucesivamente. El tercer grupo comprende a todas las generaciones nacidas durante el cautiverio así como a las que retornaron del mismo. Si no hubiesen retornado del cautiverio, habría sido imposible que el Señor Jesús naciese del linaje santo en la ciudad de Belén, pues casi todo el linaje santo había sido dispersado por todo el mundo gentil. Que el pueblo retornase de la cautividad permitió que el Señor Jesús viniera a la tierra por primera vez. La venida del Señor Jesús fue fruto de todas esas generaciones humanas: generaciones de hombres comunes, generaciones de reyes y generaciones de aquellos que fueron llevados cautivos y retornaron del cautiverio. ¡El Señor Jesús es maravilloso! Él fue el fruto de Abraham, el verdadero Isaac; quien en figura fue muerto y resucitado; además, se casó con Rebeca, quien tipifica a la iglesia como la novia. El Señor Jesús también fue el fruto de David, esto es, Salomón, quien poseía una sabiduría extraordinaria y quien edificó el templo de Dios. Para comprender los primeros diecisiete versículos del Nuevo Testamento, es necesario recibir la revelación completa de todo el Antiguo Testamento, pues esos diecisiete versículos en realidad nos proveen una síntesis de la totalidad del Antiguo Testamento. Si queremos abordar estos versículos es necesario abordar asuntos contenidos desde Génesis hasta Malaquías. El Señor Jesús era tal fruto: el fruto de Abraham, el fruto de David e incluso el fruto de una mujer, una virgen. A Abraham se le hizo una promesa en cuanto a su fruto (Gn. 22:18), como también se le hizo a David en cuanto a su fruto (2 S. 7:12-13). Asimismo hubo una promesa en cuanto al fruto de la mujer (Gn. 3:15). Esta simiente de la mujer heriría la cabeza de la serpiente. De las cuarenta y dos generaciones, éstas son apenas tres: el fruto de Abraham, Isaac, quien fue muerto y resucitado, y cuyo retorno fue efectuado con el propósito de recibir a la novia; el fruto de David, Salomón, 36

quien poseía sabiduría y pudo llevar a cabo la edificación del templo de Dios; y el fruto de la mujer, Cristo, quien aplastó la cabeza de la serpiente. El Señor Jesús era tal fruto. LA MEZCLA DEL DIOS TRIUNO El Señor Jesús no nació de una manera sencilla, sino de forma muy significativa, ya que Él era el fruto de toda clase de generaciones humanas, desde Abraham, Isaac y Jacob, pasando por los reyes y por los que fueron capturados como también los que retornaron. Sin embargo, éste es apenas uno de los aspectos del Señor Jesús. Otro aspecto es la mezcla con el Dios Triuno. Él no fue solamente fruto de muchas generaciones del linaje humano, sino que además estaba mezclado con el Dios Triuno. Por lo tanto, Él era el fruto de cuarenta y un generaciones del linaje humano mezclado con el Padre Santo, el Hijo Santo y el Espíritu Santo. De acuerdo con la revelación de la Biblia, el Padre está en el Hijo (Jn. 14:11), el Hijo está en el Espíritu (2 Co. 3:17) y el Espíritu es el Dios Triuno que ha sido aplicado a la humanidad mezclada (13:14). Cuando obtenemos al Señor Jesús, lo obtenemos todo. En Él tenemos a Abraham, Isaac, Jacob, José, David, Salomón y María. Obtenemos también al Padre Santo, al Hijo Santo y al Espíritu Santo. Él era el fruto de las cuarenta y un generaciones del linaje humano mezclado con el Dios Triuno. Se necesitará toda la eternidad para que podamos aprehender plenamente este asunto. Únicamente en la eternidad entenderemos plenamente qué es el Señor Jesús. El Señor Jesús no es tan bajo ni simple. Él es mucho más que un Salvador que tuvo compasión de los pobres pecadores a quienes salvó del infierno. ¡Él es maravilloso! Debemos orar nuevamente el capítulo 1 de Mateo a la luz de toda la historia del Antiguo Testamento. Entonces veremos lo qué es Él. JESÚS Y EMANUEL Jesús significa “Jehová-más”. Jesús no solamente es Jehová; Él es “Jehovámás”. En el idioma hebreo, el nombre de Jesús está incluido en el nombre de Jehová. Jesús significa “Jehová-más el Salvador” o “Jehová-más la 37

salvación, o la liberación”. Jesús es, pues, “Jehová-más la salvación todoinclusiva”. Emanuel significa Dios “con nosotros”, lo cual representa otra adición. El Señor Jesús no es solamente Dios, sino que Él es Dios “con nosotros”. En consecuencia, podríamos decirles a nuestros amigos judíos que somos más ricos que ellos. Por un lado tenemos lo que ellos tienen, pero, por otro, ellos no tienen lo que nosotros poseemos. Ellos tienen a Jehová y tienen a Dios, pero nosotros tenemos a “Jehová-más la salvación” y a Dios-más “con nosotros”. Podríamos, entonces, invitarlos a venir y unirse a nosotros; y así ellos podrían ganar todo y no perder nada. Nosotros jamás nos uniremos a ellos, porque tenemos algo más valioso, más elevado, superior y grandioso, esto es, al Señor Jesús. Él es el fruto de todas las generaciones humanas mezcladas con el Dios Triuno, Él es “Jehová-más” y “Dios-más”. A partir de ahora, ustedes ciertamente percibirán un sabor distinto al invocar el nombre del Señor Jesús. Su nombre es tan rico, tan dulce, y Él es rico para con todos los que invocan Su nombre (Ro. 10:12). ¡Aleluya por Jesús! ¡Aleluya por “Jehová-más”! ¡Aleluya por Emanuel! ¡Aleluya por “Dios-más”! “Jehová-más” y “Dios-más” es la semilla que ha sido sembrada en nuestro ser. DESPUÉS DE LA PRUEBA, EL CUMPLIMIENTO Ahora abordaremos el significado del número cuarenta y dos. En la Biblia tenemos el número cuarenta y también el número cuarenta y dos. Según la revelación dada en las Escrituras, entendemos que el número cuarenta representa tribulaciones, padecimientos, pruebas y tentaciones. El número cuarenta aparece en diferentes ocasiones en la Biblia. Fue por un periodo de cuarenta años que el pueblo de Israel permaneció en el desierto donde fue examinado y puesto a prueba por Dios, lo cual produjo mucho sufrimiento. Cuando Moisés estuvo por cuarenta días en el monte, ello fue una prueba para el pueblo de Israel (Éx. 24:18). Hubo un periodo de cuarenta días y cuarenta noches relacionado con Elías (1 R. 19:8), y el propio Señor Jesús fue tentado por cuarenta días (Mt. 4:1-2). Después de Su resurrección, el Señor puso a prueba a Sus discípulos por un periodo de cuarenta días al no realizar ninguna acción que lo vindicase o demostrase que le había sido dada toda autoridad en los cielos y en la tierra. Si yo hubiera estado en el lugar 38

de Pedro, no habría tenido la paciencia necesaria para esperar día tras día, semana tras semana, sin que nada sucediera por treinta y nueve días. Aquellos cuarenta días deben haber sido un verdadero periodo de prueba. Es bastante claro que el número cuarenta significa ser puesto a prueba, pasar por pruebas, tentaciones y padecimientos. Obviamente, el número cuarenta y dos está compuesto por cuarenta más dos. El número dos es el número que denota un testigo, un testimonio. El número cuarenta y dos significa que después de ser puesto a prueba por un periodo de tiempo y pasar por dichas pruebas, algo será logrado con miras al cumplimiento del propósito de Dios. ¡Aleluya! Desde el tiempo de Abraham hasta el nacimiento del padre de José transcurrió un periodo de cuarenta generaciones, un periodo de prueba. La promesa hecha a Abraham no se había cumplido, ni tampoco la promesa hecha a David. Ni aun las promesas de tantas cosas buenas para los hijos de Israel se habían cumplido. El paso de todas estas generaciones representó una verdadera prueba. Sin embargo, después de dos generaciones más, se llevó a cabo el cumplimiento. ¡El Señor Jesús vino! ¡Él es el Dios encarnado! Él no se encarnó durante la segunda generación del linaje humano, ni tampoco durante la vigésima o la cuadragésima generación. Dios no contó estas generaciones desde Adán, que representa el linaje creado, sino que las contó a partir de los hijos de Abraham, el pueblo de la promesa. Se habían hecho muchas promesas, pero Dios no se encarnó sino hasta la cuadragésima segunda generación, la segunda generación después de un largo periodo de pruebas, tribulaciones e incluso fracasos. El relato que abarca desde Abraham hasta Malaquías es, por un lado, un relato de todas las promesas hechas por Dios; pero por otro, es un relato de pruebas, derrotas, desilusiones y fracasos. Ciertamente, nosotros ya nos habríamos dado por vencidos. Habríamos dicho que Dios hizo una serie de promesas a nuestro antepasado Abraham unas cuarenta generaciones atrás, pero que nada había sucedido. Pero ahora, en la cuadragésima segunda generación, Dios mismo se encarnó. La cuadragésima segunda generación es la del Señor Jesús, la generación del cumplimiento de las promesas de 39

Dios y del propósito de Dios, incluso el cumplimiento de todo cuanto Dios se había propuesto hacer. Así pues, cuarenta más dos representa los sufrimientos y las pruebas más el cumplimiento del propósito divino. Después de cuarenta y dos generaciones todo lo relacionado con el propósito de Dios fue cumplido. Apocalipsis 12:6 habla de un periodo de cuarenta y dos meses o tres años y medio. Al final de esos cuarenta y dos meses finalizará la gran tribulación. Cuando ésta concluya, el Señor Jesús retornará, lo cual será el cumplimiento del propósito de Dios. Las cuarenta y dos generaciones mencionadas en Mateo 1 están divididas en tres grupos. Mateo 1:17 nos dice que desde Abraham hasta David hay catorce generaciones, desde David el rey hasta el inicio del cautiverio hay otras catorce generaciones, y desde el cautiverio hasta el nacimiento de Jesucristo hay un tercer grupo de catorce generaciones. Las primeras catorce generaciones se relacionan principalmente con Dios el Padre; el segundo grupo, las generaciones de la realeza, obviamente guardan relación con Dios el Hijo, el Rey; y el tercer grupo, que incluye muchos padecimientos y experiencias, se relaciona con el Espíritu Santo. Por tanto, la Trinidad está implícita en estas cuarenta y dos generaciones, y el resultado, el fruto, de todas estas generaciones es el Señor Jesús, la cuadragésima segunda generación. Él es el fruto todo-inclusivo de estas generaciones mezcladas con el Padre, el Hijo y el Espíritu. Por tanto, Su nombre es “Jehová-más” y “Dios-más”. Para ver esto necesitamos un espíritu de sabiduría y de revelación. ¡Cuán maravilloso es nuestro Señor Jesús! Nuestro vocabulario humano es inadecuado para describirlo. Él es el fruto de todas las generaciones del pueblo prometido mezclado con el Dios Triuno, para ser “Jehová-más” y “Dios-más”. LA SEMILLA TODO-INCLUSIVA Esta persona maravillosa es la semilla. En esta semilla están la muerte y la resurrección, el recibimiento de la novia, la sabiduría, la edificación de la casa de Dios y el aplastamiento de la cabeza de la serpiente. En esta semilla está el hecho de que pasó por todas las pruebas, tentaciones y 40

padecimientos, así como, finalmente, que llegó a la meta. En esta semilla se halla tanto el elemento humano como el divino, la humanidad y la divinidad. Abraham e Isaac están incluidos, lo mismo que David y Salomón. El Padre Santo, el Hijo Santo y el Espíritu Santo están todos incluidos en esta semilla. ¡Esta pequeña semilla es esta Persona maravillosa todo-inclusiva! ¡Cuán maravilloso es este Jesús en quien hemos creído! Este Jesús, esta persona maravillosa, es la semilla del reino. El Nuevo Testamento es un libro que trata sobre el reino, y el primer libro nos presenta al Señor Jesús como la semilla. Esta semilla es llamada “Jehová-más” y “Dios-más”. LA SEMILLA ES EL REY Aceptado por los gentiles El capítulo 2 nos muestra que esta semilla del reino es el Rey. El Señor Jesús fue aceptado por los gentiles quienes no tenían religión, ni conocimiento bíblico, ni seguían formas religiosas, ni doctrinas, ni enseñanzas (vs. 1-2). Fue esta gente sencilla la que aceptó al Señor como Rey. Ellos no conocían la Biblia. Fue a esta clase de gente — las personas sencillas sin conocimiento bíblico o conceptos religiosos, que no sabían ni siquiera cómo adorar a Dios y servirle— a quienes les fue revelada esta Persona maravillosa. Él les fue revelado a ellos, y ellos simplemente lo aceptaron. Descuidado por la religión Las personas religiosas, por el contrario, descuidaron al Señor Jesús. Los sumos sacerdotes y los escribas ocupaban las posiciones más altas entre las personas religiosas. Éstas poseían un gran conocimiento e incluso habían estudiado las Escrituras al punto de saber dónde nacería el Cristo. Pero a ninguno de ellos les importaba Cristo. Cuando recibieron las noticias de Su nacimiento, ninguno fue a verlo a Belén. Solamente se limitaron a discutir en torno a Miqueas 5:2; así pues, debido a su indiferencia, ellos descuidaron al Señor Jesús. Hoy en día, muchos religiosos actúan de la misma forma. En la mayoría de los casos, después de hablar sobre Jesús en sus cultos, estas personas 41

religiosas siguen viviendo por su cuenta: algunos se van a pescar, otros participan en juegos de azar o procuran los placeres mundanos. Cuando uno de mis compañeros de universidad se hizo cristiano, él y otros estudiantes comenzaron a tener comunión en su hogar los domingos por la noche. Después de lo que ellos llamaban comunión, simplemente volteaban el mantel de la mesa, e iniciaban sus juegos de azar. Hoy en día, muchos cristianos hablan sobre el Señor Jesús, pero muy pocos muestran verdadero interés por conocerle. Su Jesús pertenece únicamente a las catedrales, al púlpito o al altar. Una vez que finalizan sus cultos religiosos, ellos hacen lo que les gusta. Si uno fuera y entrara a sus maravillosas catedrales a decirles lo qué es verdaderamente el Señor Jesús, ciertamente se ofenderían. Dirían que uno enseña herejías, porque jamás escucharon tales enseñanzas de parte de sus sacerdotes o pastores. Por tanto, Mateo 2 nos muestra quiénes son las personas apropiadas para recibir la semilla del reino: no son las personas religiosas poseedoras de conocimiento bíblico, sino las personas sencillas que pueden recibir la visión celestial y a quienes la estrella celestial puede aparecérseles. Perseguido por los políticos Esta maravillosa semilla no solamente fue rechazada por la religión, sino que también fue perseguida por los políticos. Cuando el rey Herodes supo de Su nacimiento, se sintió muy perturbado. Él persiguió al Señor Jesús, al punto de sacrificar muchas vidas tiernas mediante esta persecución (Mt. 2:16). Es imprescindible recibir revelación para entender la Biblia. En las primeras páginas del Nuevo Testamento vemos cuán maravilloso es el Señor Jesús en Su condición de semilla de vida que produce el reino. El capítulo 2 nos presenta el tipo de personas apropiadas para aceptar al Señor Jesús; no son los religiosos ni los políticos, sino los que son sencillos, las personas comunes sin mucho conocimiento bíblico ni ambiciones políticas. Si usted sueña con llegar a ser una persona influyente en los círculos políticos, entonces, no tiene nada que ver con el Señor Jesús; de hecho, tarde o temprano será uno de sus perseguidores. 42

Tenemos que ser personas sencillas que cuentan con una estrella celestial. Tal vez no sepamos nada de la profecía que se encuentra en Miqueas 5:2, pero contamos con “la estrella celestial”, la dirección viviente de Aquel que vive en nosotros. ¡Esto es maravilloso! ¿Qué debemos hacer? Simplemente debemos entregarle todo a Él y disponernos a tomar otro camino (Mt. 2:12). Esto quiere decir que jamás podremos ser los mismos. Todo aquel que sea lo suficientemente sencillo como para seguir a la estrella celestial y aceptar al Señor Jesús ciertamente tomará otro camino. Después de leer estas páginas, muchos de ustedes estarán dispuestos a tomar un camino distinto. Ya no podrán ser políticos ni religiosos, sino que serán personas sencillas que cuentan con una estrella celestial; serán personas que toman otro camino. Éstas son las personas del reino. Éstas son las personas que aceptan a Cristo. Cristo es aceptado únicamente por tal clase de personas. En Mateo 2 vemos tres clases de personas: los paganos que son sencillos, los religiosos y los líderes políticos. ¡Seamos aquellas personas sencillas que pueden recibir a Cristo! EL HUMILDE NAZARENO Mateo 2 nos revela que esta Persona maravillosa puede ser aceptada y recibida únicamente por las personas sencillas que son completamente desligadas de la religión o la política. Los fanáticos religiosos descuidan a Jesús; los políticos le rechazan y le persiguen; pero los sencillos le reciben. Al final, esta Persona maravillosa se convirtió en un humilde nazareno (v. 23). Al final del capítulo 1, Él es llamado Emanuel; al final del capítulo 2 es llamado un nazareno, que significa humilde, menospreciado y sin fama. Nuestro Emanuel es un nazareno. Para el mundo, para los políticos y para los religiosos, el Señor Jesús es el nazareno; pero para nosotros, Él es “Jehová-más” y “Dios-más”.

43

CAPÍTULO CINCO LA SIEMBRA DE LA SEMILLA DEL REINO Lectura bíblica: Mt. 3:1-2, 4, 7-12, 16-17; 4:1-2, 11, 12-22; Mr. 4:26-29 ¿Qué es el reino? El reino es la totalidad de Cristo como vida que se propaga en nuestro interior con todas Sus actividades. El reino no es la totalidad de doctrinas ni de ninguna otra cosa, sino la totalidad de Cristo como vida que se propaga en nuestro ser con todas Sus actividades. No debemos olvidar la parábola en Marcos 4:26-29. En ella, el Señor Jesús comparó el reino con una semilla que es sembrada en la tierra, la cual después crece, lleva fruto y, finalmente, produce la cosecha. La cosecha representa la plena manifestación del reino. Mucho antes que se produzca la cosecha, el reino vino en forma de semilla. Estrictamente hablando, la venida del reino se inició con la venida de la semilla. La manifestación del reino se producirá mediante un proceso de crecimiento. Esto difiere completamente del concepto que han enseñado algunos maestros cristianos quienes afirman que el reino se encuentra suspendido y que algún día, repentinamente, éste vendrá a la tierra. Este concepto es absolutamente erróneo. El reino viene como una semilla que es sembrada en la tierra, la cual crece hasta finalmente producir la cosecha. La cosecha representa la venida completa, la manifestación plena, del reino. El reino comenzó a venir cuando el Señor Jesús vino como la semilla hace unos dos mil años y, desde entonces, ha continuado viniendo gradualmente mediante un proceso de crecimiento. Hoy en día, todavía estamos en el proceso de crecimiento del reino con la expectativa de que un día la cosecha llegue a la madurez. Cuando la cosecha esté madura, ése será el día de la plena manifestación del reino. La cosecha completa la venida del reino. 44

Ésta no es una mera interpretación de una profecía. Ésta es la comprensión adecuada de la Palabra pura de Dios. Marcos no es el único libro que presenta tal parábola. Si uno selecciona otros versículos de los diferentes libros del Nuevo Testamento, uno verá que estos versículos encajan entre sí como las piezas de un rompecabezas, presentándonos un cuadro completo de Cristo, aquella persona maravillosa, quien vino como semilla hace unos dos mil años. Mas Él no vino solamente como semilla del reino, sino que además vino como el sembrador del reino, el cual se siembra a Sí mismo en la tierra de la humanidad. Desde entonces, comenzó la venida del reino. Después que esta maravillosa semilla ha sido sembrada en nosotros, comienza a crecer. Ahora sólo necesitamos regarla para que esta semilla crezca y crezca. Hoy en día, la semilla continúa creciendo, y este crecimiento no es otra cosa que el proceso de su venida de manera gradual. Este proceso, que es la venida gradual del reino, continuará hasta que un día este crecimiento produzca la cosecha. Eso será la compleción de la venida del reino. La cosecha será la plena manifestación del reino. Estoy muy feliz de que hayamos escuchado las buenas nuevas apropiadas en cuanto al reino. Este tema del reino ha estado escondido, oculto y velado por siglos. Pero, por la misericordia y gracia del Señor, el velo ha sido quitado. Nunca antes el tema del reino había sido tan comprensible y transparentemente claro como lo es para nosotros en la actualidad. El reino es la totalidad del Cristo que, como vida, se propaga dentro de nuestro ser con todas Sus actividades. La venida del reino comenzó cuando Cristo vino a sembrarse en la tierra de la humanidad a fin de crecer, madurar y producir la cosecha, la cual es la plena manifestación del reino. ¡El reino ha venido! Ahora el reino crece continuamente y viene mediante este proceso de crecimiento. Todos tenemos la semilla, y todos nos hallamos en este proceso de crecimiento. Llegará el día en que nos hallaremos en la etapa de la cosecha. Ahora nosotros tenemos al Señor Jesús, la maravillosa semilla. ¿Se habían dado cuenta de todo lo que Él es para nosotros? Él es el fruto de tantas generaciones humanas mezcladas con el Dios Triuno. ¡Él es “Jehovámás” y Él es “Dios-más”! Esta Persona maravillosa es la semilla.

45

Mateo 1 nos presenta la semilla; el capítulo 2 nos habla de las personas apropiadas para recibir la semilla. Ahora, comenzando con el capítulo 3, se nos muestra de qué manera esta semilla del reino es sembrada. En primer lugar, Mateo 3 nos dice que la siembra del Señor Jesús como semilla no tiene nada que ver con la cultura o la religión. En nuestro libro Cristo es contrario a la religión, indicamos que el precursor del Señor Jesús, Juan el Bautista, aparece como una persona sin cultura o religión. En aquel entonces, el pueblo judío poseía la cultura más elevada con su religión hebrea, y Juan el Bautista nació en la cultura y la religión más elevadas. Sin embargo, cuando él aparece, él salió de la religión y de la cultura. Durante aquel tiempo, el centro de la religión estaba en Jerusalén, donde estaban el templo y el altar, pero Juan no fue allí. Aun cuando él había nacido en un hogar sacerdotal, él se alejó del templo y de la santa ciudad. Él simplemente se fue al desierto, lejos de toda cultura y religión humanas, vistiéndose con pieles de camello, algo salvaje e inmundo. Según Levítico 11:4, el camello era un animal inmundo. Juan no solamente se vestía con pieles de camello, sino que también se alimentaba de langostas y miel silvestre (Mt. 3:4). Todo lo relacionado con Juan estaba completamente exento de toda religión y de toda cultura. Juan el Bautista predicaba de manera peculiar diciendo: “Arrepentíos, porque el reino...” (v. 2). Además, Él desarrollaba una práctica inusual. Si uno aceptaba su predicación, él no procedía a enseñarle, sino que simplemente lo sumergía en el agua, lo cual significaba que él sepultaba a la persona y le daba fin. En efecto, lo que Juan les estaba diciendo era: “¡Es necesario que ustedes sean aniquilados y sepultados! ¿Se arrepienten por causa del reino? Entonces he de ponerles fin y hacerlos morir. Deben comprender que no sirven para nada, para lo único que sirven es para ser sepultados”. Por el lado negativo, Juan sepultaba a las personas en las aguas del bautismo (vs. 5-6). Por el lado positivo, él dijo que Aquel que venía habría de bautizarles en el Espíritu Santo. Juan ponía fin a las personas, pero Aquel que vendría les daría un nuevo comienzo. ¿En qué consiste este nuevo comienzo? Cuando los fariseos y saduceos venían a Juan, ellos probablemente tenían el 46

concepto de que debían ser mejores personas y que tal vez esta persona extraña podría hacer algo que les ayudase a ser mejores. Pero escuchen lo que Juan les decía. Él no les decía: “Ustedes, fariseos y saduceos, son unos caballeros, pero no son lo suficientemente gentiles; así que yo he venido para que sean más buenos”. No; él más bien les decía: “¡Cría de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera?” (v. 7). En otras palabras: “No piensen en términos de ser buenos o malos. Ustedes son víboras, serpientes venenosas, una generación de víboras. El cambiar su conducta no tiene ningún valor. Aun si se vuelven más refinados, siguen siendo víboras. Si se mejoran a ustedes mismos, simplemente serán serpientes mejoradas. Ustedes no necesitan cambiar su conducta, sino que necesitan un cambio de nacimiento. ¡Necesitan experimentar un cambio en vuestra vida y naturaleza!”. Juan le dijo a los fariseos y saduceos que no hicieran vanas suposiciones (v. 9). Él les dijo: “No penséis decir dentro de vosotros mismos: Tenemos por padre a Abraham”, pues ellos pensaban: “Somos hijos de Abraham. Nuestro gran antepasado fue Abraham”. Esto simplemente significa que su forma de pensar era acorde con su antigua tradición. Para los judíos, Abraham se había convertido en parte de su antigua tradición. A ellos se les hacía muy difícil no pensar en Abraham. Juan sabía que los fariseos y saduceos actuaban según su forma de pensar y que estaban pensando en Abraham; por tanto, Juan les dijo: “No penséis decir dentro de vosotros mismos...”, o sea, “¡Dejen de pensar tanto en ello y arrepiéntanse! Arrepiéntanse de sus pensamientos. No presuman de tener por padre a Abraham, pues Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras. Dios puede infundir Su vida a estas piedras y hacerlas hijos de Abraham”. ¿Cómo podría Dios hacer de las piedras hijos aptos para heredar la promesa que le fue hecha a Abraham? Hay un solo camino, el camino de la vida. Después, Juan parece decir: “Ustedes víboras, vienen a mí con pretensiones; pero aun cuando podáis engañarme, no le podréis engañar a Él. Yo los sumerjo en el agua. Si ustedes son sinceros y toman las cosas con seriedad al momento de arrepentirse por causa del reino, entonces Aquel que viene después de mí os introducirá en el Espíritu Santo, de tal modo que tengan 47

una vida nueva. Pero si no son sinceros, Él lidiará con ustedes de otra manera. ¡Él los introducirá en el fuego y serán incinerados!” (vs. 10-11). Muchos cristianos citan Mateo 3:11, donde se habla de ser bautizados en el Espíritu Santo y fuego, pensando que el fuego allí representa algo positivo. Pero si uno lee detenidamente los versículos 10, 11 y 12, verá que todos ellos terminan con la palabra fuego. El versículo 10 dice que el hacha ya está puesta a la raíz de los árboles; por lo tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego. El fuego en este versículo, ¿es acaso algo positivo? ¡Por supuesto que no! En el versículo 11 Juan dice: “Yo os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí [...] es más fuerte que yo; Él os bautizará en el Espíritu Santo y fuego”. Que sea en el Espíritu Santo o en el fuego dependerá de ustedes. En el siguiente versículo, Juan dijo que Aquel que viene tiene Su aventador en Su mano y limpiará completamente Su era. Si ustedes son granos de trigo, ciertamente serán llevados al granero; o sea, éstos serán aquellos que son puestos en el Espíritu Santo. Pero si usted es paja, Él le pondrá en el fuego inextinguible. Éste es el significado correcto que tiene el fuego en estos versículos. En estos tres versículos podemos ver que el fuego tiene un sentido negativo. El Señor Jesús es el único que tiene el poder o la facultad para ponernos en el Espíritu Santo o en el fuego. EL BAUTISMO DEL SEÑOR JESÚS Cuando el Señor Jesús fue bautizado, el Espíritu Santo descendió sobre Él en forma de paloma. Él había sido concebido del Espíritu Santo (Lc. 1:31, 35; Mt. 1:20), y este Espíritu se había mezclado con Su naturaleza humana internamente. Así que, cuando el Señor Jesús vino para ser bautizado, Él ya era una persona cuyo elemento humano estaba mezclado con la divinidad. Puesto que Él ya estaba mezclado con el Espíritu, ¿cómo podría el Espíritu, como una entidad completa, descender sobre Él? ¿Hay acaso dos Espíritus Santos? ¿No poseía ya el Señor Jesús el Espíritu Santo? Aunque Él había sido concebido del Espíritu Santo, sin embargo, el Espíritu Santo descendió de los cielos sobre el Señor Jesús como una entidad completa. ¡El Señor 48

Jesús es maravilloso! Él ya estaba mezclado con el Espíritu Santo, no obstante, el Espíritu Santo descendió sobre Él. Juan dijo: “Él os bautizará en el Espíritu Santo” (Mt. 3:11). El problema es: ¿Cómo nos bautiza? Y ¿cuándo nos bautiza? Si pudiéramos reunir a todos los maestros cristianos desde el primer siglo hasta ahora, ellos discutirían sobre este tema hasta la eternidad. Nadie puede sistematizar esto ni esclarecerlo completamente. No obstante, sé que el Señor Jesús bautizó a Pedro, sé que Él me bautizó a mí y sé que lo bautizó a usted en el Espíritu Santo. ¿Cómo lo hizo? Nadie puede explicarlo adecuadamente. Salmos 139 nos da a entender que ni siquiera sabemos cómo fuimos formados y creados por Dios. Ciertamente sabemos que Dios nos creó. A usted le sería muy difícil explicarme cómo fue que Dios le creó; pero aun cuando usted no sepa cómo fue creado, ciertamente sabe que fue creado porque está aquí. Asimismo, no sé exactamente cómo el Señor Jesús me bautizó, pero sí sé que he sido bautizado por Él, pues siento una alegría y un entusiasmo extraordinario por Él. Si jamás hubiera sido bautizado por Cristo, no podría sentirme tan entusiasmado. Así pues, hemos sido bautizados; ¿cómo?, no lo sabemos, pero Él nos ha bautizado en el Espíritu Santo. No intente analizar esto, pues sólo le perjudicará. En la Biblia no hay nada que se parezca a la teología sistemática. Sólo sabemos que hemos sido bautizados en el Espíritu y que ahora estamos aquí con la semilla dentro de nosotros. El Señor Jesús ha sido sembrado en nuestro interior de una manera totalmente ajena a toda cultura y religión. LA SEMILLA VICTORIOSA Ahora abordaremos el capítulo 4. El Señor Jesús es la semilla del reino a fin de ser sembrada en nuestro ser, pero antes de poder sembrarse en nuestro ser, Él debía pasar la prueba: Él tenía que derrotar al enemigo. Así que, Él se fue al desierto para encontrarse con Su enemigo y fue victorioso. El líder de los demonios fue derrotado. El diablo fue vencido, no directamente por Dios, sino por un hombre, por Jesús el nazareno. El enemigo tentó al Señor Jesús para que no se mantuviese en Su posición de ser humano diciéndole: “Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes” (Mt. 4:3). 49

El Señor le respondió: “No sólo de pan vivirá el hombre” (v. 4). Él se mantuvo en Su posición de hombre, con lo cual consiguió derrotar al enemigo. UNA GRAN LUZ Después de derrotar al enemigo, el Señor Jesús fue a Galilea de los gentiles (vs. 12-17). Si no fuera por el relato bíblico, jamás nos percataríamos que Su visita a Galilea representaba el resplandor de una gran luz. Él fue allí para resplandecer sobre el pueblo asentado en tinieblas. No se trataba simplemente de una predicación externa, sino de un resplandor. ¿Por qué aquellos jóvenes pescadores siguieron al Señor Jesús cuando todo lo que les dijo fue: “Venid en pos de Mí” (vs. 18-22)? Él no predicó mucho. A Pedro y Andrés simplemente les dijo: “Venid en pos de Mí” y ellos le siguieron. El Señor Jesús, el nazareno, les decía a las personas que le siguieran, y éstas así lo hacían. Pedro y Andrés dejaron sus barcas y el mar; Jacobo y Juan dejaron sus redes e incluso a su padre. ¿Por qué la gente lo abandonaba todo para seguirle? Debido a que el Señor Jesús era una gran luz que resplandecía sobre ellos. Cuando el Señor Jesús visitó ese puerto de pescadores, Él resplandeció sobre aquellos jóvenes pescadores, y éstos le siguieron. Muchos de nosotros hemos experimentado lo mismo. Puedo testificar que he experimentado el resplandor del Señor Jesús como la gran luz. En cierto sentido, Él ha resplandecido sobre todos nosotros. Incluso hoy todavía estamos bajo Su resplandor. Ya jamás podremos apartarnos de Él, puesto que Su resplandor nos enlaza a Él. El apóstol Pablo, cuando era Saulo de Tarso, perseguía la iglesia. Cuando estaba camino a Damasco, el Señor Jesús, desde los cielos, resplandeció sobre él (Hch. 9:3-5). Saulo dijo: “¿Quién eres, Señor?”. El Señor Jesús le respondió: “Yo soy Jesús, a quien tú persigues”. Pablo experimentó el resplandor del Señor Jesús y quedó cegado por ello. Todos hemos sido cegados y atraídos por el resplandor del Señor Jesús. Cuando el Señor Jesús vino a resplandecer sobre el pueblo asentado en tinieblas, únicamente los jóvenes fueron cautivados. Jacobo y Juan estaban remendando sus redes junto a su padre, Zebedeo. Solamente estos dos lo 50

siguieron, pero el padre no. Todos los que Jesús llamó eran jóvenes. Si usted no está lleno de preocupaciones, probablemente sea joven. Cuando el Señor nació, dos viejos buscadores de Dios, Simeón y Ana, estaban en el templo. Ellos amaban al Señor. Sin embargo, el Señor Jesús no fue al templo a llamarlos. Él fue a la orilla del mar y llamó a jóvenes. En todo país, un puerto de pescadores es un lugar muy sucio donde se hallan personas de la clase más baja. No obstante, es allí donde el Señor Jesús fue para encontrarse con los jóvenes pescadores. El Señor Jesús resplandeció sobre estos pescadores jóvenes, quienes no tenían educación y les dijo: “Venid en pos de Mí”. Ellos lo dejaron todo y le siguieron. Fueron estos jóvenes descontrolados, atrasados, incultos, los sucios quienes siguieron al Señor Jesús. Los jóvenes son las personas apropiadas para el mover del Señor actual, no solamente en los Estados Unidos, sino también en Europa, África y en el mundo entero. Es probable que Simeón y Ana ya hubieran fallecido cuando el Señor Jesús inició Su ministerio. El Señor Jesús no fue al templo a llamar a los viejos para que le siguieran. Más bien, Él fue a un puerto de pescadores para hallar a algunos jóvenes pescadores que no tuviesen preocupaciones. Puede que ellos estuvieran sucios y vacíos, mas no estaban llenos de preocupaciones. Somos viejos cuando estamos llenos de preocupaciones. Pero estos jóvenes no profesaban religión alguna, ni tenían conocimiento de las Escrituras. Lo único que tenían era su pasado como pescadores pobres; aun así el Señor Jesús les llamó a seguirlo. Este mismo principio se cumple en la actualidad. Todos tenemos que ser jóvenes y libres de todo lo que podría ocupar nuestro ser. Para llevar adelante Su mover en la tierra, el Señor jamás usará a alguien que sea viejo y esté lleno de preocupaciones. Todos debemos ser tales pescadores jóvenes, y no predicadores, sacerdotes o fariseos jóvenes, sino jóvenes pescadores, muy sencillos, tan vacíos y libres de ocupación. Éstas son las personas apropiadas para el reino del Señor.

51

CAPÍTULO SEIS EL CRECIMIENTO DE LA SIMIENTE DEL REINO Lectura bíblica: Mt. 5:1-2, 3, 8, 10, 20, 45a, 48; 6:10, 33; 7:16-18, 2123; 19:7-8, 10; 1 P. 3:4 En Mateo 4, un grupo de personas fueron atraídas al Señor Jesús, y en el capítulo 5 vemos que Él llevó a estas personas a un monte alto (v. 1). Ellos le habían seguido, pero todavía era necesario que Él entrase en ellos. El hecho de que Él los hubiera llevado a un monte alto es muy significativo. Cuando tenemos que reflexionar sobre asuntos importantes, a veces es bueno dejarlo todo y subir a un monte, a un nivel más elevado. Esto es lo que el Señor hizo con Sus discípulos. En aquel monte, Él les mostró de qué manera podría entrar en ellos. LA SIEMBRA CON MIRAS A LA PROPAGACIÓN Es relativamente fácil sembrar una semilla en la tierra porque ésta no tiene voluntad propia; ni tiene sus propios deseos, conceptos, pensamientos o ideas. Debido a que la tierra está desprovista de vida, es bien fácil sembrar una semilla en ella. Sin embargo, no es fácil para el Señor Jesús sembrarse en nuestro ser debido a que no somos tan sencillos; más bien, somos bastante complicados, y tenemos principalmente dos problemas: el primero se relaciona con nuestro espíritu, la parte más profunda de nuestro ser; el segundo concierne a nuestro corazón, el cual rodea o envuelve nuestro espíritu. Si leemos cuidadosamente el Nuevo Testamento y reunimos todas las piezas del rompecabezas, contemplaremos un cuadro bastante claro que nos muestra que nuestro corazón rodea nuestro espíritu. El espíritu se halla en el centro del corazón. Nuestro corazón es bastante complejo, pues está compuesto por nuestra mente, el órgano que piensa; nuestra parte emotiva, el órgano que ama; nuestra voluntad, el órgano que toma decisiones; y nuestra conciencia. Nuestro espíritu escondido dentro de nuestro corazón incluso es llamado el “hombre interior escondido en el corazón” (1 P. 3:4). Para que Cristo se siembre en nuestro ser, Él primero tiene que entrar en nuestro espíritu y, de allí, propagarse a todas las partes de nuestro corazón. 52

De este modo, Él tomará plena posesión de nuestro ser. Así pues, Cristo no solamente se sembrará en nuestro espíritu, sino que también crecerá dentro de nuestras partes internas: nuestra mente, voluntad, parte emotiva y consciencia. Entonces, todo nuestro ser interior estará lleno de Él. POBRES EN ESPÍRITU Debido a que nuestro espíritu es un problema, el Señor Jesús nos dijo claramente que tenemos que ser pobres en espíritu a fin de seguirle y permitirle sembrarse en nuestro ser (Mt. 5:3). Ser pobres en espíritu simplemente significa estar vacíos en nuestro espíritu, o sea, sin tener ninguna preocupación en nuestro espíritu. Cuando el Señor Jesús vino a los judíos, sus espíritus se encontraban llenos de muchas otras cosas. Ellos tenían la Palabra santa, el templo, el altar, los rituales santos con la liturgia, así como el sacerdocio santo encargado del servicio a Dios. Ellos pensaban que conocían a Dios debido a su asociación con todas las cosas religiosas. Pensaban haber sido debidamente adiestrados en el conocimiento de Dios desde sus antepasados y que habían heredado muchas tradiciones, que para ellos eran de gran valor. Por lo cual, cuando el Señor Jesús vino a ellos, sus espíritus se encontraban llenos de todas las doctrinas y tradiciones del judaísmo. Estaban llenos de todo aquello que consideraban un tesoro, al grado que nada del Señor Jesús podía entrar en ellos. Asimismo, hoy en día una gran cantidad de cristianos tienen sus espíritus llenos y preocupados. Aun cuando ellos no sepan lo qué es el espíritu humano e, incluso, de que tengan uno; su espíritu se encuentra preocupado. Los cristianos de hoy cuentan con el Antiguo y Nuevo Testamentos. Muchos de ellos saben algo sobre Génesis, Éxodo, Salmos, Mateo, Juan y Hechos. También saben algo acerca de la justificación por la fe, presentada en Romanos, y sobre los diez cuernos mencionados en Apocalipsis. Ellos conocen el texto de la Biblia, pero tienen poca revelación en cuanto al significado espiritual de dicho texto debido a que su espíritu está lleno de otras cosas. Debido a que ellos ya están llenos, nada del Señor Jesús puede entrar en ellos, pues no son pobres en espíritu. 53

Para recibir al Señor Jesús como la semilla, uno tiene que ser pobre en espíritu, es decir, debe tener su espíritu desocupado y vacío. Por supuesto, ser pobre en espíritu no implica tener un espíritu débil o pobre. Todos tenemos que orar diciendo: “Señor, ten misericordia de mí, que en mi espíritu esté vacío. Señor, quiero ser pobre en espíritu. Barre y quita todas las cosas sin valor a fin de que yo pueda estar desocupado y vacío, preparado para que Tú vengas y entres en mi ser”. DE CORAZÓN PURO Además del problema relacionado con nuestro espíritu, hay otro problema con nuestro corazón. El Señor Jesús dijo: “Bienaventurados los de corazón puro, porque ellos verán a Dios” (Mt. 5:8). La pureza del corazón guarda estrecha relación con nuestros motivos. No debemos tener otra meta que no sea Dios mismo. Ser de corazón puro es buscar únicamente a Dios. Nuestros deseos, pensamientos y decisiones tienen que estar dedicados a buscar únicamente a Dios mismo. Todos tenemos que orar: “Señor, concédeme un corazón puro. Purifica mis motivos hasta que tenga una sola meta y todo mi ser esté completamente centrado en Ti”. No debiéramos preocuparnos por ninguna otra cosa ni tampoco debiéramos buscar ninguna otra cosa. La paz, el gozo y las bendiciones materiales o espirituales no deben ser lo único que nos importe, por lo que no debemos tratar de buscarlas. Nuestro corazón debe estar fijo en Dios. Dios es nuestra meta y nuestra motivación. Quiera el Señor purificar nuestros corazones hasta hacerlos sencillos y simples, y estén absolutamente centrados en Dios mismo al grado que no busquemos ninguna otra cosa. Si usted quiere recibir a Cristo, tiene que orar: “Señor, hazme pobre en espíritu y de corazón puro. Señor, vacía mi espíritu y purifica mi corazón. Concédeme un corazón sencillo entregado a Ti”. Si nuestro espíritu y corazón son preparados de tal modo, estaremos listos para recibir al Señor en nuestro ser. De inmediato, el Señor Jesús entrará en nuestro ser. Primero Él vendrá a nuestro espíritu y, después, se propagará desde nuestro espíritu a nuestro corazón. Además de entrar en nuestro ser como semilla del reino, crecerá dentro de nosotros. A medida que crece, todo el tiempo Él se 54

propagará y aumentará en nuestro interior. En esto consiste el crecimiento del reino y esto es la venida gradual del reino. EL CRECIMIENTO DE CRISTO EN NUESTRO INTERIOR ES LA VENIDA DEL REINO Son muchos los cristianos que han orado diciendo: “Venga Tu reino” (Mt. 6:10). Aunque hayamos repetido estas palabras muchas veces, el reino no ha venido debido a que no somos pobres en espíritu para recibir a Cristo, ni tenemos un corazón puro para con Dios. No importa cuántas veces haga usted esta oración, nada sucederá a menos que usted sea pobre en espíritu y tenga un corazón puro. Si usted orase diciendo: “Señor, venga Tu reino”, el Señor le preguntará: “¿Qué me dices de tu espíritu? ¿Qué de tu corazón?”. Él no viene de una manera externa y visible, sino de manera interna. Él no viene desde los cielos, sino desde el interior de nuestro espíritu y nuestro corazón. A fin de que se produzca la venida del reino es imprescindible que Cristo crezca en nuestro ser constantemente. El crecimiento de Cristo en nuestro interior es la venida del reino. Es bueno orar: “Venga Tu reino”, pero es más práctico orar diciendo: “Señor, crece en mí”, pues es posible que decir “venga Tu reino” no sea más que una fórmula religiosa. Si bien esta oración ha sido repetida por millones de cristianos por más de 1900 años, el reino todavía no ha venido. No es difícil para el Señor responder a esa oración, pero es difícil para nosotros permitirle crecer en nuestro ser. La venida del reino es el crecimiento de Cristo en nuestro interior. Es al ser pobres en espíritu y puros de corazón que podemos ceder al Señor el terreno que Él necesita para crecer en nuestro ser; este crecimiento será la verdadera venida del reino. Cuanto más rápidamente le permitimos crecer en nosotros, más apresuramos la venida del reino. SER RECTOS SEGÚN DIOS Y ESTAR SUJETOS AL GOBIERNO DIVINO En los capítulos del 5 al 7 de Mateo vemos que el reino guarda estrecha relación con la justicia. La justicia implica ser rectos, y ser rectos implica 55

estar sujetos al gobierno divino. Incluso padecer por causa de la justicia guarda relación con el reino. “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos” (Mt. 5:10). Cuando el Señor Jesús regrese, muchos cristianos le dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en Tu nombre, y en Tu nombre echamos fuera demonios, y en Tu nombre hicimos muchas obras poderosas?”. El Señor Jesús no negará esto, sino que reconocerá que ellos hicieron tales cosas. No obstante, Él les dirá: “Apartaos de Mí, hacedores de iniquidad” (7:22-23). La traducción apropiada de iniquidad en el versículo 23, sería “obras ilícitas”. Mientras que cometer iniquidad es hacer algo que es oscuro, pecaminoso y detestable a los ojos de Dios, obrar ilícitamente, o sin tomar en cuenta la ley, es algo diferente. Una buena ilustración es que la ley nos exige conducir un automóvil dentro de un determinado carril en la autopista. Si nos salimos del carril que nos corresponde, infringimos la ley, mas no podría considerarse como iniquidad ni como algo inmoral. Pero, manejar así no es actuar rectamente, sino que es actuar con negligencia y de manera ilícita. Cuando el Señor Jesús les diga a quienes viven sin ley que se aparten de Él, les dirá que Él jamás les dio permiso para que hicieran en Su nombre lo que hicieron. La frase nunca os conocí (v. 23) podría traducirse como “jamás os permití”. Esta misma frase aparece en Romanos 7:15 que, traducida literalmente, dice: “Pues lo que obro, no lo apruebo”. Si bien Pablo sabía lo que hacía, él no lo aprobaba, no contaba con el permiso para hacerlo. Por tanto, lo que el Señor en efecto dijo a estas personas que profetizaban en Su nombre, que echaban fuera demonios en Su nombre y que realizaban milagros en Su nombre, fue que Él jamás les dio permiso para hacerlo; jamás aprobó lo que hacían. Así pues, ellos hacían estas cosas ilícitamente. Lo que habían hecho eran obras ilícitas. Ellos debían haber cumplido con la voluntad del Padre. Ser recto no significa ser bueno o malo, ni tampoco ser correcto o estar equivocado en términos humanos. Ser recto, a los ojos de Dios, es actuar en conformidad con Su voluntad. 56

Si conducimos en la autopista según nuestro propio concepto, la policía no tomará en cuenta nuestras buenas intenciones. Si infringimos la ley, se nos impondrá una multa. Ser rectos según nuestras mejores intenciones no equivale a ser rectos según la voluntad de Dios. Ser justos consiste en ser rectos conforme a la voluntad de Dios, y es de bendición padecer por causa de la justicia (Mt. 5:10). Hoy en día, a nosotros nos toca sufrir por causa del recobro del Señor. Ciertamente padecemos las críticas y condenas de otros, las cuales se propagan como rumores e informes negativos, pero padecemos tales sufrimientos debido a que conducimos nuestro vehículo dentro del carril celestial y no podemos salir de dicho carril. Algunos cristianos persisten en dividirse; pero en la Biblia se han fijado los límites claramente en el sentido de que no deben existir divisiones. Tal vez a algunos les parezca que esto es ser estrechos o elitistas; pero nuestra obligación es permanecer dentro del carril celestial. Muchos de los misioneros que trabajaron en China se niegan a hablar bien de nosotros, simplemente debido a que asumimos una postura firme a favor de la unidad del Cuerpo. Ellos han venido a China a edificar sus denominaciones y, debido a que no podían persuadirnos para que cooperásemos con ellos, creyeron que nosotros estábamos en contra de los extranjeros. Pero en realidad, nosotros sólo estábamos en contra de las divisiones. Ser justos significa ser rectos en conformidad con la voluntad de Dios. Ser rectos a los ojos de Dios consiste en ser pobres en espíritu, puros de corazón y rectos en todo cuanto hagamos. Debemos ser rectos en toda nuestra conducta y actividades, no según los conceptos humanos, ni tampoco conforme a nuestras propias intenciones, preferencias y deseos, sino según la voluntad de Dios. He aquí la realidad del reino y Cristo mismo. El Señor Jesús ha entrado en mi ser y ahora se expresa por medio de mí. Él ha entrado en mí y ahora brota de mí a fin de ser expresado. Éste es Cristo que se propaga para ser el reino. La justicia del reino de los cielos es una justicia superior, la cual excede la justicia de todos los demás e, incluso, la justicia de la ley (Mt. 5:20). Si 57

usted quisiera divorciarse de su esposa, para cumplir con lo exigido por la ley de justicia que es conforme a la ley de Moisés, bastaría con que usted le diera una carta de divorcio y la repudie (19:7). Mas el Señor Jesús dijo: “Pero desde el principio no ha sido así” (v. 8). Según Dios, no fue así, sino que había un esposo para una esposa y una esposa para un esposo. Los discípulos consideraron que esto era muy difícil, aun al punto de pensar que era mejor no casarse (v. 10). El Señor Jesús estuvo de acuerdo en que esto era muy difícil, pues requería que ellos fueran rectos según Dios mismo y no solamente rectos según la ley de Moisés. Al remitirlos al principio, Él los remitió a Dios mismo. Ser recto según Dios significa que uno está dispuesto a dar la otra mejilla. Esto significa que si alguien nos golpea en una mejilla, debemos estar dispuestos a dejarnos golpear en la otra mejilla. Si alguien nos obliga a caminar con él una milla, debemos ofrecernos voluntariamente a caminar dos. En nuestra vida natural ninguno de nosotros puede alcanzar este estándar de justicia, de ser rectos según Dios. SE NECESITA LA VIDA DE DIOS Al final, el Señor Jesús dijo: “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto” (Mt. 5:48). Él no dijo que seríamos perfectos como lo es un caballero, sino ¡perfectos como es nuestro Padre celestial! ¿Cómo es esto posible? Es imposible a menos que tengamos la vida del Padre. Si alguien nos pidiera que fuéramos tan perfectos como un pequeño cordero que es manso y humilde, tendríamos que decir que es imposible, porque no poseemos la vida de un cordero. A fin de ser tan perfectos como un cordero requerimos de la vida del cordero; sólo entonces, ser manso y humilde no sería ningún problema. Del mismo modo, es imposible para nosotros ser perfectos como nuestro Padre celestial a menos que poseamos Su vida. LA EXPRESIÓN ES CONFORME A LA VIDA En Mateo 7:16 el Señor Jesús preguntó: “¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?”. Y ustedes, ¿son uvas o espinos? ¿Son 58

higos o abrojos? Tenemos que reconocer que por nosotros mismos no podemos ser uvas ni higos, sino que somos espinos y abrojos. Todos somos casos perdidos. Debido a que somos espinos, jamás podríamos producir uvas. Debido a que somos abrojos, jamás podríamos producir higos. Ciertamente, en nosotros mismos somos casos perdidos; pero en Cristo estamos llenos de esperanza. La vida de Cristo es una vida que produce higos y uvas. ¡Y esta vida que produce higos y uvas ha entrado en nuestro ser! Cuando esta vida entra en nuestro ser, las uvas y los higos serán producidos como la expresión de dicha vida. Tenemos que orar pidiendo que, por la misericordia del Señor, seamos pobres en espíritu, puros de corazón, rectos en todo cuanto hagamos y rectos conforme a la voluntad de Dios. Si oramos de este modo, el Señor Jesús tomará posesión de nosotros poco a poco y llenará gradualmente todas las partes de nuestro ser. Él crecerá en nosotros y aumentará dentro de nuestro ser a cada momento. Finalmente, dejaremos de producir espinos y abrojos, y produciremos uvas e higos, que son simplemente dos expresiones distintas de la vida del reino. Tanto las uvas como los higos se usan para alimentar a otros. En esto consiste la vida del reino. Esto no es una conducta externa, sino la expresión de la vida interna, la cual es Cristo mismo que se propaga dentro de nuestro ser. Para que Él se propague en todo nuestro ser, es preciso que seamos pobres en espíritu, puros de corazón y rectos en todo cuanto hagamos, no conforme a nuestros propios conceptos, sino conforme a lo que Dios mismo es. Es de este manera que Cristo se siembra en nosotros y se propaga en nuestro ser a fin de que tengamos una vida corporativa. Esta vida corporativa es el reino y es la realidad de la vida de iglesia. Cristo como vida se propaga en nuestro interior. Ahora ya podemos ver más claramente que el reino es la totalidad de Cristo que, como vida, se propaga en nuestro ser junto con todas Sus actividades.

59

CAPÍTULO SIETE IMAGEN Y DOMINIO Lectura bíblica: Gn. 1:26; 2:9; 3:1, 18a; 1 Jn. 3:9, 10a; Jn. 8:44; Mt. 23:33; 12:34; 3:7, 9; 7:16; 5:9, 45a, 48, 13a, 14a, 16; Ap. 22:1-2 Génesis 1:26 nos dice que Dios creó al hombre con dos características principales. En primer lugar, el hombre fue creado a la imagen de Dios. En la Biblia la palabra imagen es de gran trascendencia. Decir que el hombre fue creado a la imagen de Dios implica afirmar que fue creado conforme a Dios. Puesto que Cristo es la imagen de Dios (2 Co. 4:4), el hombre fue creado conforme a Cristo. En segundo lugar, Dios le confió Su dominio al hombre. Le dio dominio sobre los peces del mar, sobre las aves de los cielos y sobre toda la tierra. El dominio se refiere al reino; por que es el reino divino. Así pues, los dos aspectos principales de la creación del hombre son la imagen y el dominio. La imagen es para la expresión de Dios, y el dominio es para la autoridad de Dios. El hombre fue creado para expresar y representar a Dios; para expresar a Dios se requiere tener la imagen de Dios y para representar a Dios se requiere tener la autoridad de Dios. ÚNICAMENTE POR LA VIDA DE DIOS Tenemos que comprender que la imagen y el dominio de Dios jamás podrán ser logrados (por nosotros) sin la vida de Dios. Simplemente poseer cierta apariencia externa que corresponda a la imagen de Dios y a la autoridad divina no es suficiente. Para expresar a Dios y representarlo, el hombre necesita tener la vida de Dios. Si no tenemos la vida de Dios, carecemos por completo de la capacidad y aptitud requeridas para expresarlo y representarlo; así que, necesitamos la vida de Dios. Es por eso que inmediatamente, Génesis 2:9 menciona la vida. Después que Dios creó al hombre a Su imagen y le delegó Su autoridad, lo puso frente al árbol de la vida. Con esto dio a entender que es necesario que el hombre reciba a Dios 60

como vida en forma de alimento. Dios mismo se puso a disposición del hombre en forma de alimento. Después de crear al hombre, Dios se presentó al hombre en forma de comida a fin de que el hombre pudiera ingerirlo. Comer es la mejor manera, incluso la única manera, de hacer que algo entre a nuestro ser. En el principio, Dios quiso que el hombre le ingiriese. Si Dios pudiese entrar en el hombre y convertirse en la vida del hombre, el hombre podría expresar a Dios espontáneamente. Como resultado de esta expresión, el hombre también sería apto para representar a Dios. Si somos capaces de expresar a alguien, también somos capaces de representarlo. Esto nos indica que la representación proviene de la expresión. El hombre que expresa a Dios es apto para representarlo. Desde el principio, ésta fue la intención que tenía Dios con respecto al hombre. OTRA FUENTE: LA SERPIENTE Sin embargo, Génesis 2:9 también nos revela otra fuente distinta a Dios, a saber: Satanás, el adversario de Dios. El árbol del conocimiento del bien y del mal tiene su fuente en Satanás. En Génesis 1 las palabras de mayor significado son imagen y dominio. En Génesis 2 la palabra más significativa es vida, el árbol de la vida. Tanto la imagen como el dominio de Dios requieren de Su vida. Estos tres: la imagen, el dominio y la vida, son muy positivos. En Génesis 3 encontramos otra palabra importante, pero muy negativa: la serpiente. Después de dos capítulos muy positivos, de repente se introduce la serpiente. Cuando el Señor Jesús reprendió a los fariseos y escribas, los llamó serpientes y cría de víboras (Mt. 23:33; 12:34). Al decir esto, Él no hablaba de forma liviana; sino que Él estaba afirmando que Satanás era una serpiente y que todos ellos eran sus crías, su descendencia. Satanás era el padre y todos ellos eran sus hijos. Puesto que su padre era una serpiente, ellos pertenecían a la familia serpentina. En Juan 8:44 el Señor Jesús también les dijo a los fariseos que su padre era el diablo. Los fariseos alegaron que Abraham era su padre; pero el Señor Jesús les dijo que si Abraham fuera su padre, ellos habrían hecho las obras de Abraham. Él les afirmó que no era 61

Abraham el padre de ellos, sino que su padre era la serpiente, el diablo, el padre de mentira. La serpiente entró primero en el hombre al tentarlo para que recibiese sus pensamientos. Dios les había dicho a Adán y Eva que no comieran del árbol del conocimiento del bien y del mal, pues de hacerlo, morirían (Gn. 2:17). Pero la serpiente intervino formulando la siguiente pregunta: “¿Es cierto que Dios ha dicho?”. Si usted se fija en el signo de interrogación, verá que tiene forma similar a la de una serpiente. Cuando esa pequeña serpiente levanta su cabeza y le interroga, tiene la apariencia de un signo de interrogación. En primer lugar, el pensamiento satánico y serpentino entró en la mente humana; luego, el hombre extendió su mano para comer del árbol del conocimiento. De este modo, la serpiente, el maligno, entró en el linaje humano. Satanás primero entró en la mente del hombre y después entró en el cuerpo del hombre. Debido a esto, la mentalidad humana es algo terrible. La mente humana es malvada y terrible debido a que ha sido completamente ocupada por la serpiente maligna. Además, el cuerpo humano se ha corrompido con toda clase de concupiscencia. La Biblia nos dice que nuestras pasiones y concupiscencias residen en nuestro cuerpo (Gá. 5:24; Jac. 4:1). El cuerpo del hombre se ha convertido en la carne. Éste fue creado por Dios como un cuerpo, pero después que fue envenenado y corrompido por Satanás, se convirtió en la carne. El cuerpo creado por Dios era bueno, limpio y puro; pero la carne es maligna, inmunda, corrupta y está llena de concupiscencias. Satanás entró en el hombre; por tanto, el hombre ahora posee un cuerpo contaminado y una mente corrupta. Cuando Satanás entró en el hombre, no solamente el hombre se hizo pecaminoso, sino que además su constitución intrínseca fue corrompida con el elemento satánico. Tanto su conducta exterior como su naturaleza interior fueron contaminadas. Se requieren muchas palabras negativas para describir a este hombre que se corrompió. Todo cuanto el hombre es y hace, es corrupto. Ya sea que ame o que odie, el hombre está lleno de este venenoso elemento satánico. El hombre tiene internamente a Satanás como su elemento constitutivo, llevándolo a convertirse en algo satánico. El hombre se ha mezclado con Satanás. Aunque todavía es un ser humano, es 62

un ser humano mezclado con Satanás. El hombre se ha mezclado con Satanás al extremo que Jesús llamó a los fariseos serpientes (Mt. 23:33). En apariencia, los seres humanos siguen siendo hombres, aparentando ser damas y caballeros que caminan por la calle; pero en realidad, a los ojos de Dios, son serpientes. Esto no es meramente una conducta externa, sino que es íntegramente un elemento interno, la naturaleza interna. Juan 3:14 nos muestra que la serpiente de bronce que fue levantada en el desierto tipificaba a Cristo. Moisés hizo una serpiente de bronce y la puso sobre una asta de tal modo que aquellos que habían sido envenenados por las serpientes venenosas pudieran ser salvos (Nm. 21:9). Aquella serpiente de bronce sobre el asta tipificaba al Señor Jesús en la cruz. Cuando Él estaba en la cruz, Su forma se asemejaba a la de una serpiente; asimismo, la serpiente de bronce solamente tenía la forma de una serpiente, mas no poseía ni la naturaleza ni el veneno de una serpiente. En la cruz, el Señor Jesús tomó la forma de la serpiente porque Él murió en lugar del hombre, el cual se había convertido en una serpiente en su naturaleza interna. A los ojos de Dios, todos los seres humanos se habían convertido en serpientes. Aparentemente el hombre continuaba siendo hombre, pero en realidad era una serpiente. Por lo tanto, cuando el Señor Jesús murió como sustituto de todas las personas serpentinas, Él adoptó la forma de una serpiente. ESPINOS Y CARDOS Génesis 3:18 menciona otras dos palabras de connotación negativa: espinos y cardos o abrojos. El Señor Jesús preguntó: “¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?” (Mt. 7:16). Los espinos y los cardos vinieron a causa de la caída. No existían antes de la caída. En la creación de Dios no había espinos ni abrojos. Que la tierra produjera espinos y abrojos después de la caída significa que, a los ojos de Dios, todos los hijos de Adán se habían convertido en espinos y abrojos. Independientemente de que usted sea el gerente de un banco o un asaltante de banco, un jugador en los casinos o el predicador de una catedral, a los ojos de Dios su naturaleza está constituida de espinos y abrojos. Así, al llamar a los fariseos serpientes el Señor Jesús no hablaba con ligereza, Él tampoco se refirió a los espinos y 63

abrojos sin que ello encerrase un significado profundo. Cuando Jesús usó el término serpiente, ciertamente tenía en mente a la serpiente de Génesis 3; del mismo modo, cuando se refirió específicamente a los espinos y los abrojos, también hacía referencia a Génesis 3. La Biblia nos dice que el Señor Jesús es la vid (Jn. 15). Cuando fuimos regenerados, nos convertimos en pámpanos de esta vid. En Adán éramos espinos y abrojos; pero en Cristo somos pámpanos de la vid verdadera. Dios creó al hombre a Su imagen y le dio Su autoridad para que éste pudiera expresarlo y representarlo. Pero en lugar de ello, Satanás entró en el hombre, lo usurpó y se apropió de la vida del hombre. Satanás incluso saturó el cuerpo del hombre con su propio elemento venenoso, convirtiéndolo en la carne. Aunque el Señor le puso límites a fin de resguardar el espíritu del hombre, Satanás corrompió su mente y se apropió de su cuerpo. Como resultado vemos que el hombre se ha convertido en un ser serpentino, y también en espinos y cardos. EL REINO DE SATANÁS Un reino es la totalidad de una determinada vida. Si no hay vida, no hay reino. Por ejemplo, sin la vida vegetal, sería imposible tener el reino vegetal. No hablamos del reino de las sillas, de las piedras o de los ladrillos porque estas cosas carecen de vida. Si una determinada vida existe, entonces esa vida junto con todas sus actividades constituirá un reino. Así pues, la vida humana constituye el reino humano, la vida vegetal constituye el reino vegetal y la vida animal constituye el reino animal. Si hay vida, hay un reino. Satanás posee la vida satánica, y cuando esta vida es introducida en el hombre, ésta se convierte en el reino satánico. El reino es lo que brota de una familia. Es imprescindible que primero haya familias de plantas o familias de animales antes de que exista el reino vegetal o el reino animal respectivamente. No puede haber un reino sin familias. En primer lugar, existen los individuos; después, estos individuos son formados en familias; y finalmente, cuando las familias se juntan colectivamente, se convierten en un reino. 64

Después que Satanás entró en el hombre, el hombre se convirtió en parte de la familia satánica en la que Satanás es el padre. En Juan 8:44 el Señor Jesús les dijo a los líderes religiosos que Satanás era su padre. En 1 Juan 3:10 se nos dice que ciertas personas son hijos del diablo. Así pues, Satanás es el padre y estas personas son sus hijos. Toda familia se inicia con un padre; una vez que la familia ha crecido, llega a ser un reino. El reino satánico procede de la familia satánica, y la familia satánica procede de la vida satánica. ¿Había usted considerado alguna vez que el linaje de la humanidad caída se ha convertido en la familia de Satanás? Satanás es el padre, y todos los seres humanos son sus hijos. Satanás generó una familia, y esta familia se convirtió en un reino. Esto es un asunto de vida. Para formar parte del reino de Satanás se requiere poseer la vida de Satanás. Si usted no poseyera la vida del diablo, jamás podría ser un hijo del diablo. No piensen que es fácil ser un hijo del diablo. En la actualidad, la mayoría de los cristianos simplemente descuida o ignora este asunto de la vida. Para asaltar un banco, uno necesita poseer la vida propia de un ladrón; de otro modo, jamás podría asaltar un banco. ¿Se puede acaso enseñar u obligar a un pájaro a ladrar? No importa cuánto se esfuerce un pájaro por ladrar, no podrá hacerlo porque no posee la vida que ladra. Lo mismo sucede con respecto a mentir. Para mentir uno necesita estar constituido de la vida cuya característica inherente es mentir; de otro modo, nos sería imposible mentir. Una silla no podría mentir porque carece de vida; sin embargo, los seres humanos mienten con facilidad debido a que están constituidos de la vida que miente. Ningún padre enseñaría a sus hijos a mentir; por el contrario, ellos les instan a que no digan mentiras. No obstante, sus hijos mienten. No tiene que enseñarles a mentir debido a que ellos tienen la vida que miente. ¿De dónde procede esta vida que miente? Vino de Satanás, el padre de mentira. Todos los hombres dicen mentiras porque tienen la vida de Satanás. Nosotros inicialmente pertenecíamos a la familia de Satanás y llegamos a constituir su reino. Les he puesto estos ejemplos para convencerlos de que el reino no es solamente una dispensación ni una esfera, sino que es la 65

totalidad de una determinada vida. El reino de Dios es simplemente la totalidad de la vida de Dios. DOS CLASES DE HIJOS En este universo hay, en realidad, dos padres: Dios, el Padre santo, y Satanás, el padre maligno. Por tanto, en el linaje humano hay únicamente dos clases de hijos: los hijos de Dios el Padre y los hijos de Satanás. En 1 Juan 3:10 se declara que somos hijos de Dios o hijos del diablo. En el pasado, cuando afirmé que los seres humanos caídos poseen la vida de Satanás, algunos me dijeron que no debiera expresarme de esa manera. Entonces les mostré 1 Juan 3:10 donde tenemos la frase hijos del diablo. ¿No creen que estos hijos del diablo poseen la vida del diablo? ¿Cómo podrían afirmar que son hijos de su padre, pero que no poseen la vida de su padre? Si ése fuera el caso, serían hijos adoptivos. Pero Satanás jamás adoptó a nadie; todos sus hijos nacieron de él. ¿Qué clase de vida tiene usted ahora? En la actualidad tenemos tres vidas: la vida natural o la creada, la vida satánica y la vida divina. No podemos negar que tenemos la vida de Satanás. ¿Acaso no perdió la paciencia recientemente? Pues bien, ello no fue una expresión de la vida creada por Dios, sino de la vida satánica. Estoy seguro de que la vida natural, aquella que fue creada por Dios, jamás pierde la paciencia. Por que aunque fue creada, la vida humana no se enoja. Sin embargo, nosotros muy fácilmente nos ponemos de mal genio. Esto procede de la vida de Satanás que está en nuestro interior. Para nosotros es muy difícil ser pacientes y, aún más, tenemos que esforzarnos para serlo. Pero, por el contrario, nos enojamos con facilidad, es algo espontáneo que no requiere de ningún esfuerzo de nuestra parte. Nosotros fácilmente nos enojamos debido a que poseemos la vida satánica. Debido a que tenemos estas tres vidas, somos personas bastante complicadas. Cuando fuimos creados en Adán, teníamos una sola vida, la vida humana. Todos nosotros estábamos en el huerto del Edén, pues estábamos en Adán. En aquel entonces teníamos únicamente la vida humana, una vida que era inocente, pura y sencilla. Esta vida no tenía ni 66

enojo ni odio. Era simplemente la vida humana, y Dios dijo que era muy buena (Gn. 1:31). Cuando ocurrió la caída, en Génesis 3, nos fue inyectada otra vida, la vida de Satanás, la cual produjo los espinos y cardos. Por tanto, a partir de la caída poseemos tanto la vida humana como la vida satánica. Todo ser humano posee estas dos vidas. Todos los incrédulos poseen tanto la vida humana como la vida satánica. A veces uno puede ver que la vida humana en una persona, y otras veces vemos la vida satánica en esa misma persona. Tal vez por la mañana un esposo se comporte como un caballero; sin embargo, esta misma persona, al retornar del trabajo al anochecer, tal vez tenga el rostro de un “diablo-hombre”. Nosotros los cristianos, somos aún más complicados, pues cuando recibimos al Señor Jesús recibimos una tercera vida, la vida divina. Entonces tenemos la vida humana, la vida satánica y la vida divina. Debido a que poseemos la vida humana, podemos ser seres humanos; debido a que poseemos la vida satánica, podemos ser diablos-hombres; y debido a que poseemos la vida divina, podemos ser Dios-hombres. La misma persona puede ser un caballero en la mañana, un diablo-hombre al anochecer y un Dios-hombre en la reunión de la iglesia. Debido a que poseemos la vida humana, estamos en el reino humano; debido a que poseemos la vida satánica, también estamos en el reino satánico; y debido a que poseemos la vida de Dios, estamos en el reino de Dios. Siempre que vengo a las reuniones de la iglesia puedo ver el reino de Dios. Estamos en el reino de Dios debido a que tenemos la vida de Dios. Un reino es la totalidad de cierta vida. UN ASUNTO DE VIDA El último capítulo de la Biblia nos muestra un trono (Ap. 22:1). Este trono tiene como finalidad el reino. Del trono brota el agua de la vida, y en el agua de la vida crece el árbol de la vida que produce frutos que alimentan y hojas que sanan. Esto guarda directa relación con el reino. El reino es por completo un asunto de vida. En Génesis 1 y 2 tanto la imagen de Dios como el dominio de Dios tienen como requisito la vida de Dios. En Apocalipsis 22 la vida procedente del trono de Dios produce el reino, el cual expresa a 67

Dios y lo representa. Fíjense en la Nueva Jerusalén. Tanto la imagen como el dominio de Dios pueden ser vistas allí. Apocalipsis 21 y 22 constituyen el cumplimiento del propósito de Dios mostrado en Génesis 1 y 2. El reino es la totalidad de la vida, y esta vida procede del trono a fin de producir el reino. Lo esencial es esto: el reino es totalmente un asunto de vida. Si no hay vida, no hay reino. Si hay vida, ciertamente habrá un reino. HIJOS, LUZ Y SAL Somos hijos de Dios porque tenemos la vida de Dios. Para Dios, somos Sus hijos. Ahora bien, para la tierra, somos la sal (Mt. 5:13) y para el mundo, somos la luz (v. 14). La sal mata los gérmenes y elimina la corrupción. La luz prevalece sobre las tinieblas. Por ser constituyentes del reino de Dios e hijos de Dios, somos la sal que aniquila la corrupción de esta tierra y somos la luz que prevalece sobre las tinieblas de este mundo. Ésta es la función que cumple el reino de Dios. Como la sal, llegaremos finalmente a sanar la tierra. El árbol de la vida produce hojas que sanan a las naciones (Ap. 22:2). En esto consiste salar. Somos la sal para la tierra y somos la luz que prevalece sobre las tinieblas. En todo lugar al que vaya el reino de Dios hoy, la corrupción será aniquilada y las tinieblas disipadas. Sin embargo, éste es un asunto corporativo, no de individuos. Juntos somos la sal y somos la luz.

68

CAPÍTULO OCHO DOS REINOS Lectura bíblica: Mt. 12:22-28; Lc. 22:3a; Hch. 5:3; Jn. 12:31; 1 Jn. 5:19; Ef. 2:2, 3, 5; Fil. 2:13; Ef. 6:11-12; Hch. 26:18a; Col. 1:13 En el capítulo anterior vimos claramente que existen dos fuentes en el universo, y que en estas dos fuentes hay dos vidas de las cuales proceden dos reinos. Dios tiene Su vida, y a partir de Su vida el reino de Dios llega a existir. Satanás tiene su propia vida maligna, de la cual su reino llega a existir. Por tanto, en el universo existen dos reinos: el reino de Dios y el reino de Satanás. EL REINO DE SATANÁS Tenemos que ver que tanto el reino de Dios como el reino de Satanás son algo de vida. El reino de Dios es un asunto de la vida divina, mientras que el reino de Satanás es un asunto de la vida satánica. Si uno considera la situación mundial, podrá percatarse que el linaje humano en su totalidad es un reino, pero no solamente un reino de la vida humana, sino aún más, de la vida satánica. Hoy en día, la sociedad humana es el reino de la vida satánica. La humanidad entera ha llegado a ser la totalidad de la vida satánica con todas sus actividades. Por tanto, el reino humano se ha convertido en el reino satánico, el reino de Satanás. Mateo 12:22-28 menciona el reino de Satanás. Una persona ciega y muda que estaba poseída por los demonios fue traída al Señor Jesús. Como dijimos en el capítulo 2, en la Biblia un demonio representa estar en rebelión contra Dios. El Señor Jesús echó fuera demonios. Podría parecernos que aquí simplemente se echó fuera un demonio y se recobró a un ser humano, pero según la interpretación del Señor, algo de mucha mayor trascendencia estaba implícito en este evento. Esto no fue simplemente echar fuera un demonio y sanar a alguien que estaba enfermo, sino que esto constituyó la 69

venida del reino de Dios. Siempre que el demonio es echado fuera, entonces allí ha llegado el reino de Dios. Los fariseos odiaban al Señor Jesús y criticaban Sus acciones, al punto de decir que Jesús podía echar fuera demonios por Beelzebú, el príncipe de los demonios. El nombre Beelzebú se refiere al líder de los demonios. Los fariseos sabían que Satanás era quien gobernaba a los demonios y quisieron ridiculizar al Señor Jesús acusándolo de echar fuera demonios por Satanás. Pero Él les reprendió diciendo: “Si Yo echo fuera los demonios por Beelzebú, ¿por quién los echan vuestros hijos?” (12:27). Lo que los fariseos le dijeron al Señor Jesús era falso, pero Él les respondió con la verdad. Recuerden que los fariseos eran extremadamente religiosos. A sus propios ojos y según su propio entendimiento, ellos adoraban a Dios; sin embargo, el Señor Jesús les dijo que sus hijos echaban fuera demonios por Satanás. Según su propio concepto, ellos adoraban a Dios; pero en realidad, ellos estaban unidos a Satanás. Ciertamente los fariseos pensaban que servían a Dios, lo adoraban y hacían todo lo necesario para complacerle. No eran personas paganas, ni adoraban ídolos ni practicaban brujería. Sólo se esforzaban por adorar a Dios y servirle. Pero el Señor Jesús los puso al descubierto al afirmar que sus hijos echaban fuera demonios por el poder de Satanás. Esto significaba que ellos eran uno con Satanás. Al hablarles así a los fariseos, el Señor reveló que Satanás tiene su propio reino (v. 26). Hay otro reino además del reino de Dios. Hoy en día la situación es, en principio, exactamente la misma. Aun cuando hay quienes adoran a Dios en nombre y forma, en realidad están unidos a Satanás y le sirven a él. Ellos piensan que están en el reino de Dios, pero en realidad se hallan en el reino de Satanás. Incluso mientras adoran a Dios, es posible que se encuentren en el reino de Satanás. Quizás piensen laborar para el reino de Dios, pero sin saberlo laboran para el reino de Satanás. Tenemos que ver estos dos reinos: el reino de Dios y el reino de Satanás. A la postre, el reino de Dios absorberá al reino de Satanás. Adán cuando fue creado por Dios era inocente. Dios lo puso frente a dos árboles que denotaban dos fuentes: Dios y Satanás. El propósito de Dios al crear al hombre era establecer el reino. Según la Biblia, la suprema consumación de 70

la obra de Dios es el reino. En ella una casa representa una familia, y una ciudad representa un reino. En la eternidad no habrá una casa, sino una ciudad: la Nueva Jerusalén. El apóstol Juan dijo que él no vio templo alguno en aquella ciudad (Ap. 21:22). Esto quiere decir que el templo será ensanchado hasta convertirse en la ciudad, y la ciudad representa el reino. Finalmente, Dios establecerá Su reino. Pero ¿cómo es que Dios establecerá Su reino? Cuando oímos la palabra “establecerá” podríamos pensar que significa armar o ensamblar varias piezas o elementos, colocándolos uno al lado del otro. Sin embargo, ésta no es la manera de proceder de Dios. La manera de proceder de Dios es introducirse en el hombre como vida. Esta vida crecerá en nosotros hasta producir el reino. Antes que Dios pudiera entrar en el hombre, Satanás se introdujo primero de una manera muy astuta. Como todos los engañadores, Satanás fue muy elocuente. Mediante su hablar insidioso, Satanás adoctrinó al hombre con sus propios pensamientos. Él inyectó en la mente humana sus propios pensamientos malignos. En principio, hoy sucede lo mismo. Siempre que uno acepta ciertos pensamientos, enseguida actuará conforme a ellos. Los pensamientos vienen primero, y después las acciones. Los pensamientos que la gente acepta a la postre influirán en su comportamiento. Después que Satanás inyectó sus pensamientos malignos en la mente humana, el hombre utilizó su cuerpo para tomar el fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal. DOS ÁRBOLES Es de gran importancia que nos demos cuenta que en el principio había dos árboles: el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal (Gn. 2:9). El árbol de la vida representa a Dios, y el árbol del conocimiento representa a Satanás. El hombre comió del árbol del conocimiento, lo cual significa que Satanás entró en el hombre. Satanás como la personificación del pecado, está ahora dentro del hombre (Ro. 7:8, 11, 17, 20). Después de entrar en él, Satanás comenzó a saturarlo, a envenenarlo y a poseerlo por completo. Por tanto, el hombre cayó en corrupción y tinieblas; lo que 71

significa que fue puesto bajo la autoridad de Satanás. El hombre se convirtió en ciudadano del reino de Satanás, sujeto al gobierno de Satanás. Por tanto, todos los nacidos del linaje humano son también ciudadanos del reino de Satanás. Ahora todo ser humano se encuentra sujeto a Satanás por nacimiento, y es debido a ello que los hombres roban, pelean y matan. Éste es el reino de Satanás. Esto es la totalidad de la vida satánica con todas sus actividades. Un día “Jehová-más” vino. Dios se encarnó y vino a ser un hombre. El deseo de Dios es entrar en el hombre. Cuando invocamos el nombre del Señor Jesús, Él entra en nuestro ser como vida. Desde ese momento, Dios comienza a crecer en nuestro ser. El crecimiento de Dios en nuestro ser significa que Él se propaga en nuestro interior. Cuanto más Dios crece, más se propaga y más cabida halla en nuestro ser. Cuanto más cabida halla en nuestro ser, más Él reina en nosotros. El reino es el reinado divino de Dios en nosotros por medio del crecimiento de la vida divina en nuestro interior. El reino de Dios es Dios mismo como vida para nosotros, el cual se propaga en nuestro interior, nos satura y reina sobre todo nuestro ser. LOS DOS ESPÍRITUS Hay dos reinos y también hay dos espíritus. Juan 4:24 nos muestra que Dios es un Espíritu, y Efesios 2:2 revela que Satanás, el príncipe de la potestad del aire, también es un espíritu. Este espíritu maligno opera en todos los seres humanos. La palabra opera es una palabra que tiene una connotación bastante enfática en el griego original. Esto quiere decir que Satanás opera, obra, con un propósito definido y de una manera determinada. Así pues, en todo ser humano existe un “operador” satánico, el espíritu que opera en los hijos de desobediencia. Es posible que las personas hablen de libertad e independencia, pues a todos les gusta sentirse independientes. Sin embargo, ninguno de los seres humanos caídos es independiente, pues se encuentra sujeto a la operación de Satanás.

72

EL PRÍNCIPE DE ESTE MUNDO Mateo 12:26 nos muestra que Satanás tiene un reino, y Juan 12:31 describe a Satanás como el príncipe de este mundo. Satanás no solamente es aquel que opera en los seres humanos, sino que también es el príncipe de este mundo. Él gobierna la tierra entera, por lo que tiene muchos subordinados y subalternos sujetos a él, a quienes Efesios 6:12 describe como principados y potestades. Éstos son algunos de los cargos subalternos en el reino de Satanás. Él es el príncipe de este mundo y el príncipe de la potestad del aire. En la tierra está el linaje humano, mientras que en el cielo están las potestades angélicas rebeldes. El reino de Satanás está compuesto por el linaje humano caído y por los ángeles rebeldes. Sobre la tierra, los miembros del linaje humano caído constituyen los ciudadanos del reino de Satanás; mientras que en el aire, los principados y potestades angélicos rebeldes gobiernan esta tierra en servicio a Satanás. Él es el príncipe de la potestad del aire. Satanás, como espíritu maligno, ha entrado en todos los seres humanos. Él opera en todos ellos sin excepción. Al operar de este modo, él ha producido un reino. Satanás ahora mora en el cuerpo del hombre. Si usted alguna vez ha tenido la experiencia de echar fuera demonios, entonces sabe que a los demonios les gusta tomar el cuerpo humano como su morada. Desde su base de operaciones en el cuerpo, Satanás tratará de controlar todo el ser de la persona: su mente, sus emociones y su voluntad. Una persona poseída por un demonio siempre permanecerá en su mente. Si usted consigue que esta persona salga de la prisión de su mente y entre a su espíritu, en su mayor parte el demonio se habrá ido de su ser. Pero es difícil hacer esto. Por tanto, uno tiene que echar al demonio en el nombre del Señor Jesús. Después que el demonio ha sido echado, uno tiene que ayudar a esta persona a volverse a su espíritu y a no valerse tanto de su mente; de otro modo, los demonios podrían retornar para poseerla una vez más.

73

EL REINO DE DIOS Satanás hace del cuerpo humano su morada, pero el Señor Jesús hace del espíritu humano Su morada. Dios, en Su soberanía, se reservó el espíritu humano para Sí. Aun cuando el espíritu humano ha estado bajo la influencia del cuerpo maligno y la mente corrupta del hombre al punto de estar amortecido, en la Biblia no encontramos indicio alguno de que Satanás hubiera entrado en el espíritu humano. Cuando nos arrepentimos y creímos en el Señor Jesús, Él inmediatamente entró a nuestro espíritu. El enemigo se esfuerza al máximo para ocultarles a los cristianos el espíritu humano. La Biblia nos dice claramente que el Señor Jesucristo está con nuestro espíritu (2 Ti. 4:22). Desde nuestro espíritu Él crece y se propaga en nuestro interior tomando más y más posesión de nuestro ser. Al ocupar más partes de nuestro ser, Él verdaderamente reina en nosotros. En esto consiste el reinar interno del Señor Jesús. Consideren el caso de un joven que haya sido salvo recientemente. Antes de ser salvo, él estaba por completo en el principio de un demonio; en todas las partes de su ser se encontraba en rebeldía contra Dios. Pero un día el Señor Jesús entró en él. Ahora, cuanto más él dice “¡Aleluya!” y cuanto más ora-lee la Palabra, más el Señor Jesús se propaga en su interior. Cuanto más él invoque “¡Oh, Señor Jesús!”, más cabida tendrá el Señor en su ser. Cuando él invoca al Señor y le alaba, el Señor se propaga en su interior. Sin embargo, en muchas ocasiones el Señor Jesús no puede traspasar su manera de pensar, sus pensamientos. Los conceptos que tiene este joven son fortalezas inexpugnables que el Señor Jesús no puede penetrar. Parte de su ser se encuentra sujeto al reinado del Señor Jesús, pero en otras partes de su ser son fortalezas que resisten el gobierno del Señor. Esto es rebelión y corresponde al principio propio de un demonio. Si el Señor Jesús no puede penetrar esta fortaleza después de varios intentos, este joven perderá el deseo de orar, de leer la Palabra y de invocar el nombre del Señor. Si el Señor intenta prevalecer, pero no le es posible, entonces esperará. Tal vez después de dos semanas, o dos meses, o dos años, el Señor lo intentará nuevamente; es posible que, a la postre, este joven sea ayudado por otro hermano y nuevamente será animado a ir en pos del Señor. Debido a que el 74

Señor Jesús no pasa por alto problema alguno, Él nuevamente tocará la vieja fortaleza, pero esta vez este hermano habrá aprendido la lección e inmediatamente cederá ante el Señor, diciéndole: “Amén, Señor”. Así el Señor Jesús podrá prevalecer y propagarse más en él. Esto significa que Él crece más y ocupa más parte de su ser. Este crecimiento es la venida gradual del reino de Dios en el interior de este hermano. Con el tiempo, todas sus partes internas: mente, parte emotiva y voluntad, habrán sido plenamente saturadas por el Señor Jesús. En otras palabras, Él habrá crecido plenamente en este hermano. En cierto sentido, habrá alcanzado la etapa de la cosecha dentro de este hermano. Él estará listo para ser cosechado; está preparado y es maduro. Él es como una de las cinco vírgenes prudentes (Mt. 25). Si muchos cristianos que buscan al Señor fueran así, la plena manifestación del reino vendría. Ahora podemos comprender de qué manera viene el reino. El Señor Jesús se siembra en nuestro ser como una semilla, convirtiéndonos así en Su labranza donde Él crece, paso a paso, poco a poco. Él crece dentro de nosotros. Él es muy paciente y gradualmente llega a poseer todo nuestro ser, hasta que, finalmente el Señor Jesús toma plena posesión de nosotros. Él ocupará nuestra mente, nuestra parte emotiva, nuestra voluntad y todas las áreas de nuestro ser. De este modo, Él reinará dentro de nosotros, y el reino vendrá de forma plena y completa. El reino no viene como un cambio repentino, sino que más bien viene como vida cada vez que Cristo crece en nuestro ser. Sin embargo, éste no es un asunto estrictamente individual, pues tenemos que crecer junto con otros cristianos. Muchos cristianos han caído en la trampa de varias cosas religiosas. Es necesario que uno las deseche y se vuelva a su espíritu, dándonos cuenta de que Cristo está en nuestro espíritu. Nuestra verdadera necesidad es que Cristo se expanda en nuestro interior. Aun cuando el formalismo pueda ser de ayuda para algunos, a la postre se convertirá en un obstáculo. Las enseñanzas ortodoxas o fundamentalistas también son de ayuda, pero a la larga impedirán que las personas cumplan el propósito eterno de Dios. Lo mismo sucede con las experiencias carismáticas. Si bien para muchos cristianos estas experiencias les fueron de ayuda, a la postre estas mismas 75

se convirtieron en un obstáculo. Nuestra necesidad básica en el presente es comprender que nuestro amado Señor Jesús está en nuestro espíritu, creciendo y propagándose dentro de nosotros. Tenemos que orar: “Señor, ten misericordia de mí. Concédeme la gracia de siempre decirte ‘amén’. Oh Señor, crece en mí, expándete en mí y poséeme. Señor, ocupa todas las partes de mi ser”. Ésta es nuestra necesidad hoy. Todos fuimos trasladados del reino de Satanás al reino de Cristo. Necesitamos que Cristo se propague a Sí mismo dentro de nosotros, y nos gane por completo. Esto traerá la plena manifestación del reino.

76

CAPÍTULO NUEVE EL CAMPO DE BATALLA DE LOS DOS REINOS Lectura bíblica: Mt. 12:26; Hch. 26:18a; Fil. 2:13; Mt. 10:19-20; Ef. 2:2; 4:17-18; 2 Co. 4:4; Ef. 6:11-12; 2 Co. 10:4-5; 11:2-3; Ro. 8:6 La Biblia nos revela que en el universo existen tres partidos: Dios, el hombre y Satanás. Según Génesis 2 el hombre fue puesto frente a dos árboles: el árbol de la vida, el cual representa a Dios, y el árbol del conocimiento del bien y del mal, que denota a Satanás, el maligno. Esta revelación bíblica nos declara que el propósito de Dios es entrar en el hombre y hacerse uno con él. Pero antes que Dios pudiera hacerlo, Satanás entró en el hombre. Fue Satanás quien dio el primer paso al entrar en el hombre; pero no lo hizo según la manera de Dios, sino conforme a su propia manera maligna de proceder. Esto muestra la soberanía de Dios, pues Dios le permitió a Satanás cierto grado de libertad para que hiciese con el hombre lo que quisiese. Sin embargo, Dios no le permitió que hiciese todo lo que quería. El libro de Job nos muestra este principio. Dios le permitió a Satanás que le hiciera ciertas cosas a Job, pero también lo limitó (Job 1:12; 2:6). EL ESPÍRITU DEL HOMBRE Aunque Dios le permitió a Satanás dañar al hombre, jamás le permitió entrar en el espíritu del hombre debido a que el espíritu del hombre es lámpara de Jehová (Pr. 20:27). Dios creó al hombre de una manera muy específica. Algunos consideran que el hombre es cierta clase de animal, pero Dios no lo considera así. Ninguno de los pájaros, peces o bestias posee un espíritu. Ellos son animales precisamente porque carecen de un espíritu. Pero nosotros somos seres humanos debido a que tenemos un espíritu. Dios es Espíritu y nosotros tenemos un espíritu. Quienes adoran a Dios es necesario que le adoren en espíritu (Jn. 4:24). Los animales jamás adoran a Dios. ¿Alguna vez oyó que un grupo de monos erigiera un templo y adorara a Dios ó vio alguna vez a un perro o un gato adorar a Dios? Sin embargo, si uno estudia la historia mundial desde la antigüedad hasta nuestros tiempos, sabrá que los hombres siempre han adorado a Dios; probablemente no 77

siempre de la manera apropiada, pero siempre procuraron adorar a Dios debido a que en su interior existe un órgano de adoración: su espíritu humano. Los animales tienen ciertas cosas en común con el hombre, pero sólo el hombre posee algo que ningún animal tiene: un espíritu humano. Por tanto, no somos animales; somos seres humanos. La diferencia entre los animales y los seres humanos es que: solamente el hombre posee un espíritu humano. A lo largo de los siglos, Satanás en su astucia ha mantenido oculto todo lo relacionado con el espíritu humano. Son pocos los cristianos que hablan sobre esto, e incluso hay quienes dicen que el espíritu humano y el alma humana son lo mismo. Aunque los perros y los gatos tienen un alma, ellos no tienen un espíritu. Nuestro espíritu humano es el órgano específico para adorar a Dios. Así que, nuestro espíritu es tanto la lámpara de Jehová como el santuario de Dios. Según Hebreos 4:12-16, nuestro espíritu es el Lugar Santísimo. Primero nuestro espíritu es lámpara de Jehová y, finalmente, se convierte en el Lugar Santísimo. Dios en Su sabiduría le permitió a Satanás afectar al hombre e incluso entrar en él; sin embargo, no le permitió que se excediera al grado que entrara en el espíritu del hombre. Solamente se le permitió que amorteciera y oscureciera el espíritu humano, pero jamás se le permitió entrar en él. Sin embargo, Satanás entró en el cuerpo físico del hombre. A esto se debe que en capítulos como Romanos 7, se nos diga que el pecado y todas sus concupiscencias están en los miembros de nuestro cuerpo. El pecado y sus concupiscencias están en los miembros de nuestro cuerpo, por que es morada de Satanás. Satanás mora en nuestro cuerpo físico como el pecado personificado (Ro. 7:17, 20). Únicamente una persona viviente puede morar en cierto lugar. Es desde nuestro cuerpo físico, su base central, que Satanás quiere conquistar nuestra alma y someterla bajo su absoluto control. Pero, ¡aleluya!, no hay ni un solo versículo en toda la Biblia que nos diga que nuestro espíritu está bajo el control de Satanás. Cuando uno predica el evangelio, primero debe tocar el espíritu de las personas; debe conmover sus conciencias, pues la conciencia es la parte 78

principal de su espíritu. En nuestra predicación jamás debemos discutir con las personas, pues cuanto más discutamos, más respuestas provocaremos y más incitadas serán sus mentes. Al discutir con otros, solo fortalecemos sus almas. Es imposible persuadir a los pecadores al debatir con ellos. Más bien, por la gracia y el poder de Dios, uno debe conmover sus conciencias. Su conciencia forma parte de su espíritu, y cuando uno toca su conciencia, su espíritu será conmovido. He visto muchos casos de personas que seguían discutiendo con Dios en su mente, pero se condenaban a sí mismos en su conciencia. En su mente discutían con Dios, pero en su espíritu, se arrepentían delante de Dios. Cuando tratamos de ayudar a alguien, jamás debemos incitar su mente, pues la mente humana es la fortaleza de Satanás. Los generales de un ejército saben que no deben atacar el área más fuerte de un enemigo, sino su punto más débil. Así pues, no aborden la mente de las personas, pues si lo hacen, todo el reino de Satanás se levantará en contra suya. Supongamos que el esposo y la esposa tuvieron una discusión durante la cual se dijeron palabras hirientes. Después de ello, aquella esposa acude a usted para que la ayude a resolver sus problemas. Ciertamente no es fácil escuchar lo que una hermana tenga que decir con respecto a su esposo. sin que ello incite su mente o sin que usted mismo caiga en la trampa de Satanás. Pero si conoce la astucia del enemigo, entonces evitará incitar la mente del hermano cuando vaya a hablar con él. No se empeñará en atacar esa fortaleza, sino que empleará otro método. Le abordará por una vía diferente y le tocará el punto más débil. Evite abordar el problema que tuvo con su esposa. Incluso evite hablarle sobre su esposa, pues aquella discusión que tuvo es lo que en ese momento ocupa toda su mente y satura sus pensamientos. La manera apropiada de abordar a este esposo es tocar su espíritu, al tocar su conciencia. En vez de hablarle de su esposa, háblele de amar al Señor. La mente de este hermano está llena de pensamientos acerca de su esposa, y éste es un asunto muy delicado y explosivo. Más bien, háblele del Señor. Toque su espíritu y su conciencia. Después de unos diez minutos de hablarle así, él probablemente podrá orar. Cuanto más uno ore con él, más su espíritu será conmovido. Al final, el Señor tendrá un camino por el cual salir del espíritu de este hermano para propagarse a su mente. 79

Entonces él se arrepentirá y confesará; incluso llorará delante del Señor con respecto a la manera en que trató a su esposa. Satanás ha entrado en nuestro cuerpo y desde allí ejerce control sobre nuestra alma. Por tanto, Satanás opera de afuera hacia adentro. Mientras que el Señor opera en dirección opuesta, desde adentro hacia afuera. Un día Él vino a nuestro espíritu, el cual es el centro, el eje de nuestro ser, haciendo de él Su morada (Ro. 8:16; 2 Ti. 4:22; 1 Co. 6:17). Desde esta morada en nuestro espíritu, Él opera hacia afuera, hacia nuestra alma. Satanás opera desde nuestro cuerpo hacia nuestra alma, mientras que el Señor opera desde nuestro espíritu hacia nuestra alma. Ahora podemos ver que estos tres partidos: Dios, el hombre y Satanás, están todos en el hombre. En el huerto del Edén, Adán tenía dos opciones ante sí: el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal. Hoy en día en la iglesia, el árbol del conocimiento está en nuestro cuerpo y el árbol de la vida está en nuestro espíritu. Ahora ambas fuentes se encuentran dentro de nosotros. Tenemos que comprender que somos personas muy complicadas, pues hay tres partidos en nuestro interior. Sabemos que nuestro ser consta de tres partes: espíritu, alma y cuerpo; pero ¿sabía usted que en su cuerpo, esto es, en su carne, Satanás ha hecho su morada? ¿Y sabía que en su espíritu el Señor ha hecho Su morada? Entre el cuerpo y el espíritu está el alma, el yo. Usted mismo mora en su alma. Por tanto, Satanás mora en su cuerpo, el Señor Jesús mora en su espíritu y usted mismo mora en su alma. ¡Ésta es verdaderamente una situación muy complicada! Antes de ser salvo usted no era tan complicado; usted era una persona sencilla, pues continuamente le hacía caso a Satanás. Sin embargo, el día que usted creyó en el Señor Jesús, se dio inicio a una controversia en su ser. Ahora usted experimenta una pugna constante debido a que en su interior hay tres moradores: Satanás en su cuerpo, Cristo en su espíritu y usted mismo en su alma. Quizás incluso hoy mismo haya experimentado algunas dificultades debido a esta situación tan complicada dentro de usted.

80

TRES REINOS Puesto que Satanás entró en nosotros y también el Señor Jesús, ahora es posible que nosotros estemos en tres reinos. Si vivimos en nuestra alma, ciertamente nos encontramos en el reino humano. Si vivimos según la carne, llegamos a formar parte del reino satánico. Y si andamos en el espíritu y vivimos según el espíritu, entonces nos encontramos en el reino de Dios. Sin embargo, para cualquier persona es muy difícil permanecer en el reino humano. El reino humano en nuestra alma se ha hecho muy débil y frágil. Con apenas un leve golpe, es quebrantado y subyugado. Por tanto, siempre que procuramos comportarnos como seres humanos, únicamente tenemos éxito en comportarnos diabólicamente. Siempre que nos esforzamos por ser buenos, descubrimos cuán malos somos. Siempre que nos esforzamos por ser pacientes o ser bondadosos y no perder la paciencia, inevitablemente terminamos de mal genio. ¿Por qué sucede esto? Es debido a que el maligno jamás nos dejará ser seres humanos apropiados. Satanás siempre se esforzará por subyugarnos y tenernos bajo su control. Es difícil que el reino humano sea independiente. En el mejor de los casos, el reino humano es como una pequeña colonia del reino satánico. El reino humano siempre está bajo el control del reino satánico. En términos prácticos, hay únicamente dos reinos que prevalecen sobre la tierra hoy: el reino de Satanás, que incluye el reino humano que está bajo su control, y el reino de Dios. LAS FORTALEZAS EN LA MENTE El campo de batalla de estos dos reinos se encuentra en nuestra mente. El reino de Satanás lucha contra el reino de Dios en el campo de batalla de nuestra mente. La guerra espiritual entre Dios y Satanás tiene lugar íntegramente en nuestra mente. Aunque el Señor Jesús ahora está en nuestro espíritu, Él se enfrenta a un serio problema, y es que no puede penetrar con facilidad en nuestra mente. Nuestra mente es una fortaleza, y es difícil para el Señor Jesús entrar en ella. En 2 Corintios 10:4-5 se nos revela que hay fortalezas en nuestro interior, las cuales son nuestros pensamientos rebeldes que pertenecen a nuestra mente reprobada. Pablo dice que la guerra espiritual simplemente consiste en derribar los pensamientos y los 81

argumentos de nuestra mente. Derribar tales argumentos implica subyugar la mente, conquistarla. Son muchos los cristianos que en la actualidad se encuentran bajo el control de Satanás en sus mentes. Estas fortalezas consisten en conceptos, ideas, opiniones, juicios e incluso maneras de pensar; todo lo cual son elementos constitutivos de la mente humana. Muchas veces las personas dicen: “¡No estoy de acuerdo con eso!”, lo cual simplemente significa que ellos se aferran a algo en su mente. ENGAÑADOS PARA SER APARTADOS DE LA SENCILLEZ Me gusta la palabra usada por Pablo en 2 Corintios 11:3, donde dijo que estaba muy preocupado de que los corintios fueran a ser engañados y, de alguna manera, se apartaran de la sencillez que es en Cristo. Aunque he participado en la obra del Señor por muchos años, todavía no he conocido a una persona que sea verdaderamente sencilla. Pese a ello, diría que las personas más bendecidas son las personas sencillas, las que son muy sencillas y puras. La palabra que aquí se tradujo como “sencillez” también puede traducirse como “simplicidad”. En la actualidad la gran mayoría de cristianos no son sencillos, sino que son personas muy complicadas debido a que han recolectado toda clase de doctrinas. Ellos piensan que cuantas más doctrinas tengan, mejor es; pero en realidad, no alcanzan a percibir que cuanto más doctrinas poseen, más complicados se vuelven. La palabra engañados [lit. seducidos] es muy relevante en este contexto. Incluso sería mejor traducir este pasaje de este modo: “Temo que vuestras mentes sean corrompidas al ser engañados apartándoos de la sencillez”. Esto no es solamente ser engañados, sino también ser corrompidos. Siempre que somos engañados en nuestros pensamientos, apartándonos de la sencillez y simplicidad que es en Cristo, nuestra mente es corrompida. Es fácil llenar a las personas con enseñanzas, pero es una tarea muy difícil vaciarlas de sus enseñanzas. Es fácil cargar a las personas de enseñanzas, pero una vez que estas enseñanzas han entrado en las personas, es extremadamente difícil para cualquiera despojarlos de ellas. Sin embargo, siempre que mantengamos las enseñanzas seductoras en nuestra mente, ésta será corrompida. Para que podamos experimentar las riquezas de Cristo y 82

disfrutar de Él, es necesario que todos seamos sencillos. Si no somos sencillos, permaneceremos en nuestra mentalidad que ha sido engañada y corrompida. Ésta es una condición terrible La guerra espiritual hoy en día consiste principalmente en capturar la mente y derribar sus fortalezas. La guerra espiritual consiste primordialmente en combatir contra el enemigo en nuestra mente. ATAR AL HOMBRE FUERTE En Mateo 12:29 el Señor Jesús dijo que a menos que el hombre fuerte fuese atado, nadie podría entrar en su casa y arrebatar sus bienes. Si hemos de arrebatarle sus bienes, incluso saquear su casa, primero tenemos que atar al hombre fuerte. El hombre fuerte es Satanás, el cual está en nuestro cuerpo físico esforzándose por controlar nuestra mente. Tenemos que atar a Satanás, el hombre fuerte, en la mente humana; sólo entonces podremos arrebatarle sus bienes. Todos los hermanos que asumen la responsabilidad en las iglesias tienen que comprender que la mayoría de los problemas que se suscitan en las iglesias proceden de las mentes de los hermanos y hermanas. Según la Biblia, la iglesia que tenía más problemas era la iglesia en Corinto, y la razón principal para ello eran las opiniones discrepantes. Las opiniones, por supuesto, son problemas que radican en la mente. Por tanto, Pablo les escribió exhortándoles a estar perfectamente unidos en un mismo sentir y en un mismo parecer (1 Co. 1:10). Aunque todos los santos tienen que estar perfectamente unidos en un mismo sentir y en un mismo parecer, los hermanos que llevan la delantera también tienen que combatir en oración. Ellos no deben discutir con otros, sino orar específicamente: “Señor, ata al hombre fuerte. ¡Ata al hombre fuerte que opera mediante los pensamientos discrepantes de los amados santos! ¡Oh Señor, nosotros no podemos hacer nada! ¡Te pedimos que ates al hombre fuerte!”. Los pensamientos de las hermanas son delicados, mientras que los de los hermanos son explosivos. Si uno se enfrenta a tales pensamientos, sufrirá. La mejor manera de manejarlos no es confrontar tales ideas, sino acudir al trono de autoridad y atar al hombre fuerte. Una vez que el hombre fuerte haya sido atado, uno 83

podrá arrebatarle sus bienes. Con el tiempo, verá que ayudaremos a todos los amados hermanos y hermanas uno por uno. Lo que les ayudará no será que usted discuta con ellos o que trate de convencerlos, sino que el hombre fuerte haya sido atado. Cuando se suscite un problema en la iglesia, jamás confronte los pensamientos, sino que siempre acuda al trono y pídale al Señor que ate al hombre fuerte. Esto es un asunto del reino: el reino de Satanás o el reino de Dios. La mente es el campo de batalla y todos tenemos que luchar para que la mente sea capturada. En 2 Corintios 4:4 se nos dice que el dios de este siglo cegó las mentes de los incrédulos. La táctica de Satanás consiste en cegar constantemente la mente de las personas. Tenemos que orar para que el hombre fuerte sea atado, para que el dios de este siglo sea atado. Efesios 4:17-18 menciona “la vanidad de su mente”. La gente de este mundo anda en la vanidad de su mente. Su mente está llena de cosas vanas. En el versículo 18 aparece otra expresión: “el entendimiento entenebrecido”. El entendimiento de la gente mundana ha sido entenebrecido. Se usa, además, una tercera expresión: “la dureza de su corazón”. En estos dos versículos vemos la vanidad de la mente, el entendimiento entenebrecido y la dureza del corazón. Supongamos que su mente estuviera llena de vanidad, su entendimiento estuviera entenebrecido y su corazón estuviera endurecido; ¡qué persona más digna de compasión sería usted! Hoy en día, no solamente la gente del mundo es así, sino también muchos cristianos se hallan exactamente en la misma condición. Su mente está completamente ocupada con vanidades, su entendimiento está completamente entenebrecido y su corazón está totalmente endurecido. Entonces, ¿qué debemos hacer al respecto? Tenemos que orar para atar al hombre fuerte, pues sólo así podremos arrebatarle sus bienes. Estos bienes en realidad le pertenecen a Dios, pero fueron usurpados por el enemigo. Ahora tenemos que rescatarlos para el reino al atar al hombre fuerte. EL RECOBRO DEL SEÑOR Nosotros estamos en el recobro del Señor. El recobro del Señor es radicalmente diferente del cristianismo actual. No importa cuán cuidadosos 84

seamos y cuán bien nos comportemos, jamás podremos evitar una controversia. ¿Qué debemos hacer cuando esto suceda? Jamás debemos discutir, pues no es eficaz. En el recobro del Señor, nuestro mejor curso de acción consiste en atar al hombre fuerte por medio de la oración. Si dedicásemos más tiempo a permanecer delante del trono acudiendo a la autoridad más elevada de todas, apelando a dicha autoridad y pidiéndole al Señor que ate al hombre fuerte, ciertamente veríamos que algo ocurriría. Hoy en día, la controversia que existe entre el recobro del Señor y el cristianismo está íntegramente relacionada con la mente, pues muchas personas se aferran a sus doctrinas. ¡Lo mismo ocurrió en tiempos del Señor Jesús! Si uno reflexiona sobre la situación a la que se enfrentó el Señor Jesús mientras estaba en la tierra según los cuatro Evangelios, verá que siempre hubo controversia, una pugna constante, entre el Señor Jesús y los fariseos, los escribas y los intérpretes de la ley. Todas estas personas habían adquirido muchas doctrinas y enseñanzas y lucharon contra el Señor Jesús valiéndose de las Escrituras. Había una guerra constante entre el Señor Jesús y todos los religiosos. En los cuatro Evangelios, es difícil encontrar un relato en el que los gentiles disputen con el Señor Jesús. Quienes disputaban con Él eran aquellos que se aferraban a su conocimiento bíblico. En realidad, esta guerra se libraba en sus mentes. Hoy en día, la controversia entre el recobro del Señor y el cristianismo es la misma. Si permanecemos en la esfera del conocimiento, no conseguiremos nada. Ninguno de los escribas, intérpretes de la ley o fariseos fue convencido por los argumentos del Señor. Así que, cuanto más argumentemos, más reforzaremos la fortaleza de Satanás y el reino satánico, que está en la mente humana. EJERCITAR EL ESPÍRITU No obstante, nos queda un camino: atar al hombre fuerte al ejercitar nuestro espíritu. Es imprescindible que todo el tiempo entendamos y tengamos presente que Satanás está en el cuerpo humano, desde donde ejerce control sobre la mente del hombre, y que el Señor Jesús está en el espíritu humano a la espera de que le demos la oportunidad de propagarse en todas las partes internas del alma humana. Es menester que todo el tiempo cooperemos con 85

el Señor Jesús al ejercitar nuestro espíritu. La mejor manera de ejercitar nuestro espíritu es olvidar nuestros propios pensamientos y simplemente invocar: “¡Oh, Señor Jesús!”. Clamar: “¡Oh, Señor Jesús!” hará que seamos más sencillos. Cuanto más invoquemos de este modo al Señor, más sencillos seremos. Nos convertiremos en personas sencillas, pero tendremos un espíritu fuerte. Entonces ya no nos agradará discutir. Cuando uno se enfrenta a la mente humana, se enfrenta a la fortaleza de Satanás; entonces, si lo hacemos, sufriremos. Pero, en vez de enfrentarnos nos volvemos al espíritu. Cuando nos volvemos a nuestro espíritu, Satanás se pone a temblar. NO ADMITIR PENSAMIENTO ALGUNO En la versión King James, en Mateo 10:19-20 tradujeron que el Señor Jesús dijo: “No penséis”. Estas palabras son muy significativas. Temprano por la mañana somos tentados al abrigar ciertos pensamientos, pero es en ese momento que no debemos admitirlos en absoluto en nuestra mente. No penséis acerca de los hermanos que llevan la delantera. No penséis acerca de las hermanas o de vuestros compañeros de habitación, o de vuestra esposa. Cuanto más piensen respecto a su esposa, más la condenarán No penséis acerca de vuestro esposo. En toda ocasión y en toda circunstancia, no penséis; más bien, cooperad con el Espíritu. Si las personas del mundo no pensaran con respecto a cualquier situación, no tendrían nada que decir, pues ellas no tienen el Espíritu del Padre; pero nosotros sí lo tenemos. Por tanto, no abrigamos pensamientos, y simplemente seguimos al Espíritu. Si uno continúa pensando acerca de su esposa, es muy probable que después de tres meses tendrán muchos problemas. Lo mismo sucede cuando las esposas admiten pensamientos con respecto a sus esposos. No admitáis pensamiento alguno con respecto a vuestro esposo, sino háganle caso al Espíritu. Entonces, día tras día podrán exclamar: “¡Aleluya! ¡Alabado sea el Señor!”. Tenemos algo mucho mejor que nuestros pensamientos; tenemos algo que es más prevaleciente, más elevado, rico y viviente: tenemos al Dios Triuno mismo. El Espíritu del Padre es el Dios Triuno aplicado. Así pues, tenemos al Dios Triuno en nuestro espíritu. En esto consiste el reino. Cuando uno deja de recurrir a sus propios pensamientos, Satanás es detenido. Cuando uno coopera con el Espíritu, Satanás tiembla. 86

Entonces, uno obtiene la victoria. No admitir ningún pensamiento y, más bien, hacerle caso al Espíritu equivale al reino de Dios. Cuando el Señor echó fuera demonios por el Espíritu de Dios, este significaba que el reino de Dios había venido. Siempre y cuando uno coopere con el Espíritu, está en el reino. PONER LA MENTE EN EL ESPÍRITU Todos estamos familiarizados con Romanos 8:6. Poner la mente en la carne es muerte. La muerte se relaciona con el reino satánico. Poner la mente en el espíritu es vida y paz. La vida y la paz son propias del reino de Dios. Si ponemos nuestra mente en el espíritu, entonces estaremos en el reino de Dios; pero si ponemos nuestra mente en la carne, estaremos en el reino de Satanás. Que permanezcamos en el reino de Satanás o en el de Dios dependerá por completo de dónde pongamos nuestra mente. Poner nuestra mente en la carne es estar en el reino de Satanás y poner nuestra mente en el espíritu es estar en el reino de Dios. Si ponemos nuestra mente en la carne, todos los demonios se levantarán y se arremolinarán en derredor nuestro. Sin embargo, si ponemos nuestra mente en el espíritu, los demonios se irán. En efecto, echar fuera a los demonios es resultado de poner nuestra mente en el espíritu. “Si Yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, entonces ha llegado a vosotros el reino de Dios” (Mt. 12:28). En términos prácticos, la vida propia del reino consiste en simplemente poner nuestra mente en el espíritu y hacerle caso al Espíritu que mora en nosotros. Ahora sí tenemos la manera en que podemos llevar la vida que es propia del reino. El aspecto práctico de la vida del reino está en el espíritu. Cuando vivimos la vida del reino, no recurrimos a nuestros pensamientos, sino que ponemos nuestra mente en el espíritu.

87

CAPÍTULO DIEZ EL REINO Y LA VIDA DEL ALMA Lectura bíblica: Mt. 10:37-39; Lc. 14:26-27; 17:31-33; Mt. 16:21-26; Mr. 8:34-36; Lc. 9:23-25; Jn. 12:24-25 Hemos visto que Satanás está en nuestra carne, que el Señor Jesús está en nuestro espíritu y que nosotros mismos estamos en nuestra alma. Es por ello que la actitud que tomemos determinará quién obtendrá la victoria, el Señor Jesús o Satanás. Si nuestra actitud hace que seamos uno con Satanás, él será quien venza; pero si en nuestra actitud somos uno con el Señor Jesús, Él será el victorioso. En los cuatro Evangelios el Señor menciona el alma varias veces. Muchos han estudiado aquellos versículos en los cuatro Evangelios donde el Señor Jesús habla sobre el alma, pero no han visto el vínculo existente entre estos versículos y el reino. Tenemos que comprender que nuestra alma está estrechamente relacionada con el reino. En el capítulo anterior indicamos que nuestra mente es el campo de batalla entre el reino de Dios y el reino de Satanás. La mente es la parte que asume el liderazgo de nuestra alma. Las otras dos partes de nuestra alma son la parte emotiva, el órgano con el que amamos, y la voluntad, el órgano mediante el cual nos proponemos hacer algo y tomamos decisiones. Además de nuestra mente, emoción y voluntad, hay algo más en nuestra alma que está muy escondido y que es muy fuerte: el yo. EL ALMA Y EL MUNDO Nuestra alma también está relacionada con el mundo. El mayor obstáculo para nuestra vida cristiana no es el pecado, sino el mundo. El pecado es terrible y tiene que ser condenado; sin embargo, el mundo es todavía más destructivo y dañino para nuestra vida cristiana. Son más los cristianos a quienes el mundo les impide seguir adelante con el Señor que aquellos que 88

son obstaculizados por el pecado. Mientras el pecado guarda relación con nuestra carne, el mundo guarda relación con nuestra alma. Romanos 6:6 nos dice que debido a que nuestro viejo hombre fue crucificado con Cristo, el cuerpo de pecado está desempleado, nuestro cuerpo se ha quedado “sin trabajo”. Por tanto, el asunto del pecado guarda relación con nuestro cuerpo, nuestra carne. El mundo, por el contrario, está vinculado a nuestra alma. La existencia de este vínculo es demostrada por Mateo 16:26, donde el Señor Jesús preguntó qué aprovecharía al hombre si ganara todo el mundo y perdiera su propia alma. EL ALMA Y LA VIDA DEL ALMA En el griego la misma palabra se tradujo como “alma” y otras veces como “vida del alma”. Esto hace que sea difícil para los traductores decidir qué expresión usar. En algunos versículos la palabra griega psujé se traduce como “alma”, mas en otros versículos se traduce como “vida” o “vida del alma”. Muchas veces la versión King James simplemente la traduce como “vida”, lo cual complica mucho las cosas, ya que podría darnos la impresión de que la palabra vida en tales casos significa lo mismo que la vida eterna. Pero la vida del alma es completamente diferente de la vida eterna. LO RELACIONADO CON EL ALMA El alma humana es bastante compleja. Podemos distinguir al menos seis cosas en relación con ella: la mente, la voluntad y las emociones, todas ellas se encuentran en el alma. Además, tenemos el yo, la vida del alma y el mundo, los cuales guardan estrecha relación con el alma. Como ya vimos, Satanás está en nuestra carne, desde donde opera con miras a obtener su reino; además, el Señor Jesús está en nuestro espíritu, desde donde opera con miras a establecer el reino de Dios. Efesios 2:2 nos dice que Satanás, el príncipe de la potestad del aire es el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia. La palabra opera es la misma usada en Filipenses 2:13 donde nos dice que Dios realiza algo en nosotros. Así pues, hay dos operadores dentro de nosotros, uno opera en nuestra carne y el otro en nuestro espíritu. Ambos “operadores” están trabajando hacia el alma. 89

Mientras Satanás opera de afuera hacia dentro, Dios opera de adentro hacia fuera. Ambos orientan su actividad hacia el alma del hombre, lo cual hace que nuestra alma tenga gran importancia estratégica. Que Dios obtenga Su reino o Satanás el suyo, dependerá de nuestra alma. Nuestra alma tiene valor estratégico para ambos reinos. A esto se debe que el Señor Jesús —en Mateo, Marcos y Lucas— hable con tanta frecuencia sobre tomar la cruz en relación con el alma (Mt. 16:24-25; Mr. 8:34-36; Lc. 9:23-24). Tenemos que aplicar la cruz a nuestra alma debido a que Satanás mora en nuestra carne y procura controlar nuestra alma. Nuestra alma ha sido saturada con Satanás mismo. Nuestra mente, voluntad y parte emotiva; así como nuestro yo, nuestra vida del alma y nuestra relación con el mundo han sido saturados e impregnados con Satanás. PEDRO FUE UNO CON SATANÁS Mateo 16 nos dice que un día en que el Señor Jesús tuvo una muy buena comunión con Sus discípulos, les pudo decir que sería perseguido, que sería muerto por los religiosos y que resucitaría al tercer día. Si bien Pedro escuchó lo que el Señor dijo en aquella comunión, él no escuchó la palabra “resucitar”; apenas pudo escuchar las palabras “ser muerto”. Debido a su amor por el Señor, Pedro le dijo: “¡Dios tenga compasión de Ti, Señor!”. Ésta era una buena sugerencia que procedía de su buena intención y preocupación. Si no se nos relatase cuál fue la respuesta del Señor a la sugerencia hecha por Pedro, jamás sabríamos que tal preocupación era algo satánico. Pero el Señor Jesús pudo discernir esto y, con absoluta certeza, reprendió a Pedro diciéndole: “¡Quítate de delante de Mí, Satanás!”. ¿Pueden ustedes imaginarse que al mismo tiempo que Pedro manifestaba una preocupación tan noble por el Señor él era uno con Satanás? ¡Qué sutileza! Pedro pensó que amaba al Señor; pero no se daba cuenta de que su sugerencia procedía de Satanás. Él pensó que se comportaba como un buen discípulo al mostrar una auténtica preocupación por el Señor Jesús. Si el Señor no le hubiese reprendido tan severamente, probablemente todos habríamos sentido admiración por la preocupación demostrada por Pedro. El Señor reprendió a Pedro porque su mente no estaba puesta en las cosas de Dios, sino en las de los hombres (v. 23). Siempre que ponemos nuestra 90

mente en las cosas de los hombres, somos uno con Satanás. Esto es muy grave. Si dejamos de poner nuestra mente en las cosas de Dios y la ponemos en las cosas de los hombres, inmediatamente somos uno con Satanás. EL ALMA DEL HOMBRE ESTÁ SATURADA CON SATANÁS Tenemos que comprender que nuestra alma ha sido completamente saturada con Satanás. En nuestra alma somos uno con Satanás y estamos impregnados de Satanás. Sea que tenga buenas o malas intenciones, que ame u odie a las personas, que sea un caballero o un criminal, usted está saturado con Satanás. ¿Qué podría considerarse mejor que tener una noble preocupación por el Señor? Pedro tenía tal preocupación por el Señor Jesús; no obstante, el Señor le reprendió debido a que estaba ocupado por Satanás. Cuando uno pone la mente en las cosas de Dios, entonces eso es excelente; pero cuando uno pone la mente en las cosas de los hombres, uno se encuentra en el reino de Satanás. Este pasaje de Mateo 16 nos revela que nuestra alma se encuentra en una condición caída y es una con Satanás. Debido a esta condición tenemos que aplicar la cruz a nuestra alma. Siento gran aprecio por lo que dijo el Señor en Mateo 10:37-39. El Señor dijo que quien ame a padre o hijos más que a Él no es digno de Él. Si uno ama a sus padres o sus hijos más de lo que ama al Señor Jesús, ya no tiene nada que ver con Él. Después, en Lucas 14:26-27 el Señor habló de aborrecer. El Señor dijo que si alguno viene a Él y no aborrece a su padre y madre, mujer e hijos, hermanos y hermanas, e incluso, la vida de su alma, no podrá ser Su discípulo. Al vincular estos dos pasajes podemos comprobar que no importa si alguien ama o aborrece mientras esta persona sea uno con Satanás. Es menester que nuestros ojos sean abiertos para ver que estamos en nuestra alma, y en nuestra alma está el reino de Satanás. Nuestra alma ha sido plenamente saturada con Satanás y se ha convertido en su reino, su dominio.

91

LLEVAR LA CRUZ La cruz es el medio que tiene Dios para tratar con el alma del hombre. Es indispensable que la cruz realice su obra en nuestro ser. Ya fuimos puestos en la cruz, pero ahora debemos permanecer en ella. Llevar la cruz significa permanecer en la cruz. El destino y la meta final de nuestra alma es la cruz. Tanto el alma buena como el alma mala, el alma que ama o la que aborrece, fue puesta en la cruz. Dios puso nuestra alma en la cruz y tenemos que permanecer allí. El Señor Jesús primero llevó la cruz y, después, fue crucificado en ella; pero nosotros, primero fuimos crucificados y ahora llevamos la cruz permanentemente. Jamás debemos salirnos de la cruz, pues Dios nos ha puesto allí. Cada vez que descendemos de la cruz, de inmediato nos hacemos uno con Satanás. En el capítulo anterior vimos que debido a que nuestra mente es un campo de batalla, es indispensable que oremos al Señor pidiéndole que ate al hombre fuerte. Sin embargo, con respecto a nuestra parte emotiva, el órgano con la cual amamos u aborrecemos, tenemos que llevar la cruz. Así que, con respecto a nuestra mente, tenemos que atar al hombre fuerte y, con respecto a nuestras emociones, tenemos que llevar la cruz. CRUCIFICAR EL MUNDO Nuestra relación con el mundo también requiere que llevemos la cruz. La Biblia nos habla de una mujer que amaba demasiado al mundo, la mujer de Lot. El Señor Jesús nos advirtió con respecto a ella diciéndonos: “Acordaos de la mujer de Lot” (Lc. 17:32). La mujer de Lot amaba las cosas mundanas de la ciudad de Sodoma. Aun cuando ella fue sacada de aquella ciudad, continuaba apreciando sus recuerdos de todas aquellas cosas mundanas. Ella no pudo olvidar el mundo así que miró hacia atrás, convirtiéndose en una columna de sal. Por tanto, el Señor Jesús, a modo de advertencia, nos dijo que recordásemos a la mujer de Lot. Supongamos que un hermano, al igual que la mujer de Lot, ama las cosas de este mundo. Si uno ora por este hermano diciendo: “Señor, ata al hombre fuerte”, esto no será muy eficaz. Sólo es eficaz en el caso de alguien cuya 92

mente está llena de opiniones, pero no será útil en el caso de alguien que ama el mundo. Un hermano que ama al mundo necesita llevar la cruz. Para terminar con el amor al mundo que está en nuestra parte emotiva, no depende de atar al hombre fuerte, sino de llevar la cruz en nuestra alma. A muchas queridas hermanas les encanta salir de compras. Algunas no tienen dinero para ir de compras, pero les encanta ver las vitrinas de las tiendas. Tales personas aman las cosas del mundo. Sin embargo, si permanecemos en la cruz, ciertamente no saldremos de compras con tanta frecuencia. Es menester que el amor que nuestra alma siente por el mundo sea aniquilado por la cruz. Esta clase de amor que siente nuestra vida del alma por el mundo es el reino satánico. Si esto no es crucificado, el Señor Jesús que está en nuestro espíritu no podrá propagarse en nuestra parte emotiva. Si una hermana ama ir de compras, sus emociones serán completamente cautivadas apartándose del Señor. Por ello, hay muchas queridas hermanas que no crecen ni una pizca en el Señor debido a que aman demasiado las cosas de este mundo. El Señor no halla cabida en la parte emotiva de estas hermanas y no puede entrar en ellas, pues prácticamente todo en sus emociones se halla ocupado por las cosas de este mundo. Si uno se olvida fácilmente de cuántas posesiones materiales tiene, eso sería un indicio de que no ama dichas cosas; sin embargo, a la mayoría de hermanas les es muy difícil olvidar lo que poseen, es más, ellas recuerdan muy bien estas cosas. Incluso, algunas hermanas no pueden decirnos cuántos capítulos tiene el libro de Mateo, pero sí recuerdan muy bien cuántos vestidos poseen. Es posible que algunas de ellas incluso hayan sido cristianas por más de veinte años; pero no pueden decirnos con exactitud cuántos capítulos tiene el libro de Hechos. ¿Qué es lo ocupa vuestra parte emotiva? ¿Dónde está vuestro amor? ¿Cuál es el objeto de vuestro amor? Éste es un asunto del reino de Satanás o del reino de Dios. Nos hemos valido de estos ejemplos prácticos porque el Señor nos ha mostrado que el reino no es meramente una dispensación o una esfera. El reino es la totalidad de la vida cristiana, y debe ser algo práctico.

93

PERMANECER EN LA CRUZ Todos los versículos en que el Señor Jesús se refiere al alma están relacionados con el tema del reino de Dios. Es indispensable que tomemos medidas con respecto a nuestra alma, en cuanto al amor, o sea, lo que amamos y dónde ponemos nuestro amor. Cómo amamos tiene que ser afectado, en términos prácticos, por la cruz. Si en cuanto a nuestro amor nuestra alma jamás fue quebrantada por la cruz; entonces, no importa lo que pensemos, nos encontramos en el reino de Satanás. Aun cuando somos hijos de Dios en nuestro espíritu; en nuestra alma, seguimos formando parte del reino de Satanás. Lo importante no es determinar simplemente si uno es pecaminoso o mundano, sino si nuestra alma ha pasado por el trato de la cruz en cuanto a su amor. Si hemos de amar, es imprescindible que nuestro amor primero haya sido crucificado; y si hemos de aborrecer, también es menester que nuestro odio haya sido crucificado. Tenemos que amar y odiar, pero es menester que primero nuestro amor y nuestro odio hayan sido crucificados. Es necesario que la totalidad de nuestra alma sea quebrantada por la cruz. El Señor ya eliminó nuestra alma crucificándola. En Gálatas 2:20 se declara: “Con Cristo estoy juntamente crucificado”. Puesto que hemos sido crucificados con Cristo, tenemos que permanecer en la cruz. Tenemos que permanecer en el lugar donde ya fuimos eliminados. Esto significa que tenemos que llevar la cruz y jamás dar cabida al alma que fue saturada con Satanás. Tenemos que mantener nuestra alma en la cruz, especialmente en todo cuanto atañe al amor del alma. Si queremos amar algo o a alguien, tenemos que amarlo al hacer que nuestra alma sea eliminada, crucificada. Esto no es solo teoría, sino que en esto consiste la práctica de la vida del reino y el aspecto práctico de dicha vida. Es probable que en ciertas ocasiones, procure ser espiritual. Tal vez usted se diga: “Fijaré mi mirada en el Señor y veré de qué manera Él me guía. Todas mis compras las haré conforme a la dirección del Señor”. Esto aparenta ser muy espiritual. Sin embargo, independientemente de cómo el Señor nos guíe, uno persiste en ir de compras. El Señor no le proveyó 94

ninguna dirección específica; no obstante, uno compró muchas cosas, y todo aquello que compró todavía está en casa condenándolo. Es posible que ninguna de estas posesiones sea pecaminosa en sí, pero ciertamente le pertenecen al mundo; son cosas mundanas que el Señor no le había ordenado comprar. Usted las compró en conformidad con el amor que anida en su alma. Esto es el reino de Satanás. No es un asunto de simplemente si uno se encuentra exento de pecado o si uno es santo o si uno es libre del mundo o no, sino de en qué reino nos encontramos, el reino de Satanás o el reino de Dios. Si su alma permanece continuamente en la cruz, no importa lo que ame o aborrezca, usted se encontrará en el reino de Dios; de otro modo, tanto al amar como al odiar usted estará en el reino de Satanás. EL YO Ahora queremos ver el yo, algo más profundo y más escondido que el amor por el mundo. El yo es algo más oculto y sutil que el amor por nuestra familia e hijos. Sabemos que el yo está en el alma, pero ¿cómo se expresa? Tenemos que referirnos nuevamente a la mente humana. El yo en el alma es mayormente expresado mediante nuestras opiniones. Nuestros conceptos y opiniones ineludiblemente expresan al yo en nuestra alma. Pedro dijo: “¡Dios tenga compasión de Ti, Señor!”. Éste es un concepto, una opinión, una buena idea con respecto del Señor. Sin embargo, esta opinión puso al descubierto el yo de Pedro. Este yo es el elemento mismo de Satanás. También podríamos invertir esta frase y afirmar que el elemento satánico es el yo. Siempre que expresamos un pensamiento u opinión discrepante, expresamos el yo. LA MENTE, EL YO Y SATANÁS En Mateo 16 el Señor Jesús reprendió a Pedro diciéndole: “¡Quítate de delante de Mí, Satanás!”, después de lo cual le dijo que su mente no estaba puesta en las cosas de Dios, sino en las de los hombres. Enseguida, el Señor Jesús dijo que quien viniese en pos de Él tenía que negarse a sí mismo. Esto nos muestra que Satanás, la mente y el yo son tres en uno. Satanás está en la mente y la mente está en el yo. El yo está en la mente y la mente está en 95

Satanás. Estos tres no pueden ser divididos entre sí. Es difícil separar al yo de la mente o a la mente de Satanás. El yo es algo sutil y escondido. Podríamos pensar que nuestros conceptos son meramente conceptos y que nuestras ideas son meramente ideas; pero, en realidad, nuestros conceptos e ideas son nuestro yo. Tal vez jamás nos dimos cuenta de que nuestras ideas y pensamientos discrepantes son la expresión plena de nuestro yo, el cual es uno con Satanás. Así pues, es necesario que todos seamos personas que han sido aniquiladas, crucificadas, quienes no tienen pensamientos o conceptos discrepantes. No es un asunto de quién está en lo correcto o quién está equivocado. Los conceptos fuertes son la expresión del yo. El yo es siempre uno con Satanás en el alma e, invariablemente, es expresado mediante nuestros conceptos. Esto no quiere decir que ya no debamos tener conceptos. Necesitamos tener conceptos. No somos como una silla o una mesa, que no tienen concepto alguno, sino que, por ser seres humanos, necesitamos tener conceptos. Es necesario que tengamos conceptos, pero todo depende de si el yo está contenido en dichos conceptos. ¿Es expresado el yo en nuestros conceptos? Aun cuando es verdad que muchos conceptos son la expresión del yo, muchas veces podríamos tener un concepto en el cual no se detecten rastros del yo; pues el yo ha sido crucificado. Al asumir algún liderazgo o responsabilidad en la vida de iglesia, es necesario que tengamos comunión juntos con respecto a muchas cosas. Por ejemplo, se necesitan algunas ideas con respecto al horario de las reuniones y los días en que deben celebrarse. Cuando nos reunimos para tener comunión, tenemos que decir algo. Tenemos que comprender que no es un asunto del concepto en sí mismo, sino de lo que está debajo o lo que está dentro del concepto. El yo escondido dentro de dicho concepto tiene que ser eliminado, debido a que es uno con Satanás. Sin embargo, no debemos tomar esto como excusa para tener muchos conceptos, es mejor no tener muchos conceptos. Si continuamente expresamos nuestros conceptos, entonces estaremos expresando nuestro yo. ¿En qué reino se encuentra usted? Todo dependerá de si el alma ha sido crucificada o no. 96

LA VIDA ANÍMICA La vida anímica no solamente denota nuestro ser anímico, sino también el poder y la fuerza con que hacemos las cosas. Si hacemos cosas en la iglesia y en la obra del Señor conforme a nuestro ser y a nuestras propias fuerzas, esto constituye una demostración de nuestra vida anímica, por lo que es menester tomar medidas al respecto. Es imprescindible tomar medidas con respecto a la fuerza de nuestra alma, porque cuanto más dependamos de ello, más viviremos en el reino de Satanás. No solamente es menester crucificar al yo escondido en el alma, sino también a la vida anímica, a la fuerza del alma y al ser anímico. Todo cuanto seamos y podamos hacer en nosotros mismos tiene que ser eliminado. Esto tiene que ser puesto en la cruz y debe ser mantenido allí todo el tiempo. Debido a que somos creyentes de Cristo, todos tenemos el reino de Dios en nuestro espíritu; pero también tenemos el reino de Satanás en nuestra alma. Todo cuanto somos, todo cuanto podemos hacer y todo cuanto guardamos en nuestra alma tiene que ser completamente aniquilado por la cruz. Es bueno no admitir pensamiento alguno, pero esto es apenas una parte. Tenemos que comprender que todo cuanto somos en nuestra alma, todo cuanto tenemos en nuestra alma y todo cuanto podemos hacer en nuestra alma tiene que ser aniquilado debido a que el reino satánico reside en nuestra alma. Cuanto más aniquilada sea, más oportunidad le daremos al Cristo que mora en nosotros para que se propague de nuestro espíritu a nuestra alma. De este modo, nuestra alma será purificada y será saturada por el propio Señor. Entonces el reino de Dios crecerá, se propagará y retornará a nuestro ser. Ésta es la manera de poseer las riquezas de Cristo. Ésta es la manera de tener el poder, el impacto y la bendición del Señor. Éste es el punto crucial y estratégico de nuestra vida cristiana con relación al reino de Dios. Por tanto, todos tenemos que concentrar nuestra búsqueda y concentrar nuestra atención en esta única cosa: llevar la cruz y siempre darle al Señor las oportunidades que necesita para propagarse de nuestro espíritu a nuestra alma. Entonces tendremos el aspecto práctico de la vida del reino. 97

CAPÍTULO ONCE LOS MISTERIOS DEL REINO (1) Lectura bíblica: Mt. 13:3-6, 11, 18-21; 1 Co. 3:9 Mateo es un libro que trata sobre el reino. Como vimos, Juan el Bautista anunció el reino de los cielos y después el Señor Jesús dio continuación a esta predicación e instruyó a Sus discípulos a hacer lo mismo. El Señor envió a los doce, así como a otros setenta discípulos Suyos para que predicasen el reino de los cielos (Mt. 10:5-7; Lc. 10:1, 9). Las cosas mencionadas en Mateo guardan relación con el reino debido a que el reino es el tema central de este libro. La gente se distrae fácilmente al leer el libro de Mateo. Incluso muchos lectores cristianos han sido distraídos con todas las buenas historias y las excelentes enseñanzas relatadas allí. Algunos cristianos consideran que el libro de Mateo es un libro de historias, mientras que otros consideran que es un libro de enseñanzas y doctrinas. Ambas perspectivas dejan de lado el tema principal de Mateo, que es el reino. Mateo no es solamente un libro de relatos o de doctrinas, sino que es un libro que trata sobre el reino. Juan el Bautista anunció que “el reino de los cielos se ha acercado” (Mt. 3:2), pero lo que de hecho sucedió es que vino el hombre Jesús. Esto da a entender que el reino es sencillamente el propio Señor Jesús, y no solamente en Sí mismo, sino en muchas personas, incluyéndonos a nosotros. Este hombre maravilloso, el Señor Jesús, no es tan sencillo. Él es el reino. No debemos olvidar jamás el capítulo 1 de Mateo donde se nos habla de esta persona maravillosa que es “Jehová-más” y “Dios-más”. Así pues, esta persona maravillosa, el Señor Jesús, quien es “Jehová-más” y “Dios-más”, es el reino. El reino es el Señor Jesús mismo y es el Señor Jesús en todos Sus creyentes. Es la totalidad de Cristo como vida que se propaga en nuestro ser junto con todas Sus actividades. También es correcto afirmar que el 98

reino es Cristo. Siento gran aprecio por todas estas expresiones. El reino no solamente es una dispensación o una esfera. El reino es también Cristo mismo quien, como vida, se propaga en nuestro ser y constantemente crece en nosotros hasta la madurez, la cual será la plena manifestación del reino. LOS MISTERIOS DEL REINO El Señor Jesús hizo referencia a muchos misterios, uno de los cuales es la parábola del sembrador. Esta parábola no es meramente una doctrina o enseñanza, sino que es un misterio. Muchas personas prestan atención a las doctrinas, pero descuidan el misterio del reino. El reino de los cielos es un misterio. Incluso los seres humanos encierran muchos misterios. Externamente, podemos observar las características físicas de un ser humano: su cabeza y hombros, sus brazos y piernas, así como su piel. Debido a que todos estos rasgos externos resultan bastante obvios, no son tan misteriosos. No obstante, en el hombre están corporificados diversos misterios. Uno es el misterio de su vida física. Es posible producir un modelo de cera que posea el mismo color, tamaño y forma de una verdadera persona. La única diferencia es que un modelo carece de vida. Si diseccionáramos a un ser humano a fin de examinar todas sus partes, la vida desaparecería; pero si le dejamos vivir y permanecer íntegro, la vida permanecerá en él. Nadie podría explicar adecuadamente en qué consiste la vida física de un ser humano. La vida es algo misterioso. Otro misterio en relación con el hombre es su espíritu, el espíritu humano. ¿Qué es el espíritu humano? Dónde podríamos localizarlo dentro del hombre, ¿en el corazón, la cabeza o el estómago? Según la Biblia, tenemos un espíritu humano (1 Ts. 5:23), pero ¿podríamos decir dónde está? Si bien para nosotros es muy fácil localizar nuestros ojos, nuestra nariz o nuestras orejas, nos es imposible localizar nuestro espíritu debido a que éste es un misterio. Otro misterio concierne a nuestro corazón. El hombre tiene dos corazones. Uno es el corazón físico, el cual late constantemente bombeando sangre continuamente. Sin embargo, la Biblia nos dice que el corazón del hombre es corrupto e incurablemente perverso (Jer. 17:9). Esto, por supuesto, no 99

hace referencia al corazón físico del hombre. Cuando la Biblia declara que el corazón del hombre es corrupto, se refiere a otro corazón, al corazón psicológico del hombre. Por tanto, tenemos dos corazones, uno físico y otro psicológico. Si bien sólo unos cuantos entre nosotros tienen problemas con su corazón físico, todos tenemos problemas con nuestro corazón psicológico. ¿Dónde está tal corazón psicológico? Uno sabe que tiene tal corazón, pero es difícil localizarlo debido a que éste también es un misterio. Así pues, muchos misterios se hallan corporificados en el hombre. La vida humana, el espíritu humano y el corazón psicológico, todos ellos son un misterio. Nuestra mente, nuestra parte emotiva, nuestra voluntad y nuestra conciencia también son misterios. SIETE MISTERIOS Mateo 13 revela que hay muchos misterios relacionados con el reino de los cielos. Las parábolas en este capítulo no son meras enseñanzas o relatos, sino que son misterios difíciles de comprender. Éstos son misterios del mismo modo que la vida física del hombre, el espíritu humano y el corazón psicológico son misterios. Tenemos cierto entendimiento con respecto a nuestra mente, conciencia, corazón, espíritu y vida; no obstante, siguen siendo misterios. La parábola del sembrador es asimismo un misterio. Otros misterios del reino incluyen la parábola de la cizaña, de la semilla de mostaza, de la levadura, del tesoro, de la perla y de la red. En Mateo 13 hay por lo menos siete misterios. Para entender estos misterios es necesario que tengamos un corazón abierto y que seamos pobres en espíritu. El Señor le dijo a los discípulos que a ellos les había sido dado conocer los misterios del reino, pero que a los demás no les había sido dado a conocer debido a que sus corazones habían sido endurecidos y sus espíritus estaban llenos de otras cosas (Mt. 13:11-15). El Señor se alejó de aquellos que estaban endurecidos y ocupados con otras cosas. Tenemos que orar: “Señor, concédenos ser pobres en espíritu. Quita todo lo demás. Quita las doctrinas y el viejo conocimiento bíblico. Señor, vacíanos en nuestro espíritu y haznos pobres en espíritu. En nuestro espíritu no nos aferramos a nada”. Tienen que orar de este modo. De lo contrario, 100

incluso después de leer todos estos capítulos, no podrán recibir nada. Qué el Señor nos guarde de tener algo viejo en nuestro espíritu. Además, necesitamos poseer un corazón que sea puro y esté abierto al Señor. Cuando seamos pobres en espíritu y tengamos un corazón abierto al Señor, de inmediato vendrá la revelación y podremos comprender los misterios del reino. EL SEMBRADOR En primer lugar, el Señor Jesús se comparó con un sembrador, no con un maestro. Muchos cristianos consideran a Jesús como un gran maestro. En el relato hallado en Juan 3, Nicodemo abordó al Señor diciéndole: “Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro”. Pero inmediatamente el Señor le dijo que él tenía que nacer de lo alto. El Señor Jesús no vino como maestro cuyo propósito fuera enseñarnos la doctrina del reino, sino que vino a sembrar el reino en nuestro ser. La Biblia nos revela que esta simiente es el propio Señor Jesús. Él es tanto el sembrador como la semilla. Él vino como el sembrador a fin de sembrarse como la semilla de vida en nuestro ser. En los cuatro Evangelios vemos cómo la semilla fue sembrada en tierra. En Hechos vemos cómo esta semilla produce un brote tierno. En las Epístolas vemos tanto su crecimiento gradual como su florecimiento, y en Apocalipsis tenemos la cosecha. En Apocalipsis 14 declara que la mies de la tierra está madura. Así pues, el Señor Jesús, quien es la semilla, fue sembrado en el Evangelio de Mateo. Esta semilla crece hasta producir un brote tierno en el libro de Hechos. En las Epístolas vemos el crecimiento y el florecimiento de esta semilla y, finalmente, se producirá la cosecha en el libro de Apocalipsis. En la parábola del sembrador, la semilla es sembrada en la tierra, la cual representa a nuestro ser. Nosotros somos la tierra; de hecho, 1 Corintios 3:9 afirma que nosotros somos labranza de Dios. No todo terreno es propicio para sembrar la semilla. Un agricultor sabe esto y siempre escoge la mejor área para sembrar su semilla. Él sabe que ciertos terrenos no proveen las condiciones necesarias para el crecimiento de la semilla. Nuestro espíritu 101

humano es el lugar apropiado para que el Señor Jesús se siembre en nuestro ser, y nuestro corazón es el lugar donde Él deberá crecer. Así pues, Él se siembra en nuestro espíritu y crece en nuestro corazón. Las palabras con las que el Señor dio inicio a Sus enseñanzas en Mateo 5 fueron: “Bienaventurados los pobres en espíritu”. Éste fue el primer punto que trató, pero ¡muchos cristianos no han visto esto! El Señor Jesús hizo que el primer punto fuese el espíritu humano, pero la gran mayoría de los cristianos han hecho que este asunto sea el último, al punto de considerarlo insignificante. Después de esto el Señor dijo: “Bienaventurados los de corazón puro” (v. 8). La verdad en cuanto al espíritu humano fue sembrada en Mateo 5 y desarrollada en muchos versículos a lo largo de las Epístolas. Asimismo, la verdad acerca del corazón del hombre fue sembrada en Mateo 5:8 y continúa su crecimiento en las Epístolas. El libro de Apocalipsis también contiene varios versículos acerca del espíritu humano. Por ejemplo, en Apocalipsis 1:10 Juan dijo: “Yo estaba en el espíritu en el día del Señor”. En 4:2 Juan reiteró que estaba en el espíritu. En 17:3 y 21:10 él dijo que fue llevado en espíritu. El libro de Apocalipsis contiene la cosecha que corresponde a la verdad en cuanto al espíritu humano. Por tanto, lo primero que fue sembrado en Mateo fue la verdad en cuanto al espíritu humano, y lo segundo fue en cuanto al corazón del hombre. Estos dos asuntos fueron mencionados primero porque son precisamente los lugares para que el Señor se siembre y después se propague. Cuando el Señor Jesús entra en alguien, Él no entra a su corazón, sino que entra a su espíritu. Como ya dijimos, 1 Pedro 3:4 nos dice que el espíritu es el centro, el núcleo mismo, de nuestro corazón. Éste es el hombre interior escondido en el corazón. Nuestro corazón envuelve a nuestro espíritu. El espíritu es el lugar específico donde el Señor Jesús entra en el hombre. A partir de allí, Él busca la oportunidad de propagarse a todas las partes de nuestro corazón.

102

El terreno junto al camino En la parábola del sembrador, los que reciben al Señor Jesús son comparados a cuatro clases de terreno. El primero es el terreno junto al camino, el cual se encuentra al margen de los campos. Esta zona marginal o limítrofe se encuentra ubicada entre el campo y el camino, y puede ser considerada como una zona neutral, pues no es ni el camino ni el campo. Debido a que esta clase de terreno está próxima al camino, ha sido pisoteado por el tráfico del mundo, por lo cual se ha endurecido y está lleno de preocupaciones, lo cual hace que la semilla tenga dificultad en penetrar en él. Las aves del campo se dan cuenta de esta situación y vienen de inmediato y se llevan las semillas. Ciertas personas cuando oyen la palabra del evangelio del reino tienen sus corazones llenos de preocupaciones debido a las comunicaciones y el tráfico del mundo. Es probable que tales personas presten atención al mensaje del evangelio e incluso asientan con sus cabezas, pero sus corazones han sido endurecidos. Una vez concluido el mensaje que se les predicó, no son capaces de recordar nada del mismo, pues la palabra les ha sido arrebatada de sus corazones. El Señor Jesús nos dijo de manera categórica que las aves del aire representan al maligno, a Satanás (Mt. 13:4, 19), quien opera en la tierra, pero habita en el aire. Desde allí él observa toda la tierra. Satanás no duerme jamás; él siempre está trabajando en la tierra, velando en busca de una oportunidad de arrebatar las palabras del reino a los corazones endurecidos. El tráfico de este mundo con todas sus complicaciones tiene el efecto de endurecer los corazones de los hombres. Tenemos que orar: “Señor Jesús, líbrame de ser el terreno que está junto al camino. No dejes que mi corazón sea endurecido por el tráfico de este mundo”. Los pedregales Incluso si su corazón no es como el terreno junto al camino, no debe estar confiado, pensando que está exento de problemas. Aún hay una segunda clase de terreno: los pedregales. El Señor Jesús dijo que estos pedregales están cubiertos de tierra blanda que aparentemente es muy buena para cultivar. Pero en realidad este suelo es superficial; quizás apenas tenga 103

media pulgada de profundidad. En la superficie hay tierra buena, blanda, pero debajo de ella hay rocas. Estas rocas no representan primordialmente cosas pecaminosas, sino que representan nuestra mente, parte emotiva y voluntad naturales. Así pues, nuestra mente sin renovar, nuestras emociones que no han sido transformadas y nuestra voluntad insumisa son tres grandes rocas que hay en nuestro corazón. Por varios años he viajado por este país visitando y ministrando en muchos lugares. Me alegra mucho ver el crecimiento en vida producido entre tantos santos durante este periodo de tiempo. Sin embargo, me preocupan algunos hermanos y hermanas, pues año tras año parecen experimentar un crecimiento mínimo. Simplemente no vemos el crecimiento ni la expansión del Señor Jesús dentro de ellos. Es posible que estas personas sean muy buenas, amables y simpáticas; pero ha habido muy poco crecimiento de Cristo en ellas. El reino no es un asunto de que seamos personas simpáticas y afables; sino de que Cristo mismo se expanda dentro de nosotros. Debido a las rocas escondidas en el corazón, el Señor Jesús no ha podido crecer en algunos hermanos y hermanas. La primera roca es la mente natural. Podríamos incluso llamarla la mente religiosa, la mente doctrinal o la mente llena del conocimiento bíblico. Tal vez usted piense que no hay nada malo con tal clase de mente, pero por causa del reino tiene que ser quebrantada y traspasada. El libro de Mateo revela que fueron las personas de mente religiosa las que le ocasionaron más problemas al Señor Jesús. Por tanto, si hemos de tener a Cristo como la semilla del reino creciendo en nosotros, entonces necesitamos desocupar nuestra mente, vaciarla de los viejos conceptos. Tenemos que comprender que lo que le impide al Señor Jesús arraigarse profundamente en nuestro ser es la mente natural que está debajo de la tierra blanda. No debemos recibir estas palabras pensando en otros; leámoslas pensando en nosotros mismos. Si uno considera que ya escuchó esto antes y que ya lo ha entendido, esto también llega a ser una roca y se constituye como tal en nuestro interior. Tienen que orar al Señor pidiéndole: “Señor, descarga mi mente y entendimiento de todo cuanto lo ocupa”. 104

Otra gran roca son nuestras emociones que no han sido transformadas ni tocadas. Si sus emociones son inmaduras y, en cierto sentido, frágiles, lo más probable es que el Señor jamás haya podido tocarlas o entrenarlas. Si sus emociones han pasado por el entrenamiento del Señor y han sido debidamente tratadas, entonces usted no se ofenderá fácilmente. Será una persona flexible pero no frágil. Nuestras emociones tienen que ser tocadas y tratadas por el Señor a un nivel muy profundo. Tenemos que orar al Señor pidiéndole que tome medidas con respecto a nuestras emociones. Algunos problemas que se suscitan en las iglesias son causados por emociones frágiles. Hermanas, ¿qué hay de sus emociones? Si usted quiere persuadir a una hermana acerca de algo, no le será necesario hablar mucho; todo lo que tendría que hacer es derramar un par de lágrimas, una de cada ojo. Tal hermana será completamente persuadida por un par de lágrimas, porque sus emociones no han sido disciplinadas. ¡Cuánto necesitamos el trato del Señor para nuestras emociones! En cierta ocasión, los dos hijos del sumo sacerdote Aarón murieron al ser consumidos por el fuego enviado por el Señor (Lv. 10:1-7). En su condición de padre, ¿cómo podría Aarón contener sus lágrimas y no hacer lamentación por sus hijos? Sin embargo, Moisés instruyó a Aarón que no hiciese lamentación. Podríamos pensar que Moisés no tenía sentimientos humanos. El hecho de que Aarón pudiera controlar sus emociones y contener sus lágrimas indica que él era apto para ser tal sumo sacerdote. En el reino de Dios, en la vida de iglesia, no debemos jugar con nuestras emociones. Las hermanas fácilmente se tornan emotivas, se lamentan y lloran. Sin embargo, por la misericordia del Señor y por Su vida en nuestro ser, todos podemos subyugar nuestras emociones y permitir que las mismas sean completamente transformadas. Será necesario excavar profundamente en nuestra parte emotiva y quitar la roca de nuestras emociones. Si nuestras emociones no son transformadas, el Señor no podrá arraigarse profundamente dentro de nosotros. La gran roca de nuestras emociones impide el crecimiento de Cristo. Ahora hemos de referirnos a la voluntad, la cual es una roca aún más difícil y dura que la mente y las emociones. Éste quizás sea un problema que 105

particularmente se suscita entre los hermanos. He conocido muchos hermanos de voluntad férrea. Una vez que ellos han tomado una decisión, nada puede hacerles cambiar de idea. Por supuesto, hay algunos hermanos que también son indecisos, pero la mayoría son más bien obstinados. A veces, los hermanos de voluntad férrea no quieren oír lo que el ministerio o los ancianos dicen. Hermanos, es necesario que su voluntad sea quebrantada, derribada y pulverizada. Espero que finalmente, los hermanos de voluntad fuerte permitan que el Señor toque su voluntad. Entonces la iglesia será rescatada. Es necesario que ustedes oren: “Oh Señor, ten misericordia de mí. No dejes que mi corazón sea endurecido por el tráfico de este mundo. Desentierra las rocas de mi mente natural, mis emociones naturales y mi voluntad natural. Propágate desde mi espíritu a todas las partes de mi corazón”.

106

CAPÍTULO DOCE LOS MISTERIOS DEL REINO (2) Lectura bíblica: Mt. 13:24-33; Gá. 1:15a, 16a; 2:20; 4:19; Ef. 3:17a LOS ESPINOS En el capítulo anterior comenzamos a hablar sobre los misterios del reino según son presentados en Mateo 13. Vimos que el Señor Jesús es tanto el Sembrador como la semilla. Cuando Él sembró, algunas semillas cayeron junto al camino donde el terreno se había endurecido a causa del tráfico del mundo. Otras semillas cayeron en los pedregales donde las piedras escondidas bajo la superficie impidieron su crecimiento. Ahora hablaremos sobre la tercera clase de terreno, el que está lleno de espinos. Debemos recordar que la fuente de los espinos es la serpiente (Gn. 3:18). En Mateo 13:22 el Señor Jesús nos dijo que los espinos representan las preocupaciones de este siglo y el engaño de las riquezas. Estos espinos ahogan el crecimiento del Señor Jesús, quien fue sembrado en nuestro interior. Todos estamos familiarizados con las preocupaciones de este siglo y con el engaño de las riquezas. En los Estados Unidos es fácil ganarse la vida, pero en tales circunstancias abundan las tentaciones. Estas tentaciones surgen a causa de la cooperación que existe entre las cosas modernas y nuestra concupiscencia. Tenemos que ganarnos la vida a fin de seguir existiendo sobre la tierra, y esto no representa problema alguno. Sin embargo, Satanás es muy astuto. Si bien Dios desea que nos ganemos la vida, la sutil estratagema de Satanás es ahogar el crecimiento de Cristo en nuestro ser. Si conocemos los caminos de Dios, estaremos contentos de poder rebajar nuestro nivel de vida antes que elevarlo. Continuamente tendremos la tentación de elevar nuestro nivel de vida y procurar automóviles más cómodos o casas más grandes. Éste es un ciclo interminable de esclavización. Satanás quiere hacernos esclavos de nuestro nivel de vida. Él nos seducirá para que trabajemos más y con mayor 107

tenacidad a fin de ganar más dinero, y después, que pasemos más tiempo ocupados gastando ese dinero. Es mucho más sabio esforzarse por simplificar nuestra existencia. Esto nos ahorrará mucho tiempo. Realmente no es necesario que trabajemos tanto y dediquemos tanto tiempo a gastar dinero. Las preocupaciones de este siglo son una verdadera trampa; no caigan en ella. Son muchos los cristianos que han caído en esta trampa y se encuentran oprimidos por las preocupaciones de esta era. Por el contrario, muchos hermanos y hermanas han estado dispuestos a rebajar sus niveles de vida por causa de la emigración. Ellos han sacrificado el nivel de vida que tenían, lo cual les ha permitido emigrar a diversos lugares. No es fácil emigrar de una ciudad a otra. Nosotros somos los verdaderos hebreos, peregrinos sobre esta tierra. No somos aquellos que echan raíces o se hacen moradores de un lugar. Si el Señor nos lo permite, continuaremos conquistando muchas más ciudades por medio de la emigración. Sin embargo, si siempre procuramos elevar nuestro nivel de vida, ya no podremos emigrar. Mientras tengamos qué comer y beber, así como con qué vestirnos, eso nos basta. No estamos aquí para mejorar nuestro nivel de vida, sino que vivimos en esta tierra para el recobro del Señor. En muchos aspectos los Estados Unidos es un lugar muy bueno para la vida de iglesia. En este país se encuentra de todo. Es fácil obtener un trabajo que le permita a uno laborar ocho horas al día y cinco días a la semana. Esto nos permite tener los sábados, el día del Señor y todas las noches durante la semana para practicar la vida de iglesia. Ésta es una situación ideal para la vida de iglesia. Sin embargo, si usted no vive en función de la vida de iglesia, entonces el estilo americano de vida representa un gran peligro. Si usted no tiene una vida de iglesia, ¿en qué se ocupará? ¿Qué hará los fines de semana y las noches? ¿A dónde irá? Sin duda alguna, usted será atraído hacia una gran variedad de diversiones, deportes y clubes nocturnos. Todas estas cosas se convertirán en trampas para usted. ¡Nosotros vivimos para la vida de iglesia! Alabamos al Señor que los Estados Unidos existen para la vida de iglesia. Pero, no solo para que 108

tengamos la vida de iglesia en este país, sino también para que la vida de iglesia se propague a todo el mundo. ¿Se han percatado de que los Estados Unidos tiene una ubicación geográfica estratégica? Se encuentra en una encrucijada céntrica del mundo al estar entre dos grandes océanos, el Atlántico y el Pacífico, que son como las dos alas de un águila. Desde los Estados Unidos resulta fácil transportarse en cualquier dirección: desde su costa en el Pacífico podemos atender a las necesidades de Asia y el Lejano Oriente; desde su costa en el Atlántico podemos atender a Europa y África. También podemos atender a las necesidades del resto de América del Norte así como de América del Sur. ¡Esto es maravilloso! He aquí la soberanía de Dios. El Señor jamás se equivoca y Él ha escogido a los Estados Unidos para el recobro de la vida de iglesia. Asimismo, todas las comodidades modernas también son para la vida de iglesia. Durante el siglo diecinueve, se requería de varios meses para viajar de Nueva York a Los Ángeles; pero ahora, un jet puede cubrir esa distancia en menos de seis horas. Nosotros no estamos al servicio de los jets, sino que los jets están a nuestro servicio. Tampoco estamos al servicio de la era presente, sino que la era presente está a nuestro servicio, no debemos preocuparnos por ella. El Señor cuida de nosotros y está a favor de nosotros, siempre y cuando nosotros estemos a favor recobro del Señor. “Buscad primeramente Su reino y Su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mt. 6:33). Todas estas cosas serán gratuitas para nosotros si compramos el reino. El reino tiene un precio y tenemos que pagarlo. Si pagamos dicho precio, nuestro sustento será una añadidura gratuita. El Señor cuidará de nosotros si a nosotros no nos preocupa esta era. Tengan cuidado con el engaño de las riquezas. Por supuesto, si a usted le preocupa esta era, le dará mucha importancia al dinero y caerá en esa trampa. Si somos libres de las preocupaciones de este siglo, no nos preocuparemos por el dinero, pues ganaremos dinero para el recobro del Señor. LA BUENA TIERRA No somos un campo maldito que produce espinos; somos un campo bendito donde Cristo es cultivado como el trigo verdadero. Nuestra fuente no es la 109

serpiente, nuestra fuente es el Dios de vida. Así pues, no somos malditos, sino benditos. La tierra que fue maldecida y cuya fuente es la serpiente es la que produce espinos. Pero nosotros procedemos de otra fuente, de nuestro Padre, el Dios de vida. Por tanto, somos un campo, una labranza, muy bendecida por nuestro Padre. Nosotros cultivamos a Cristo, el trigo verdadero. Nosotros no somos el terreno junto al camino ni tampoco somos los pedregales o los espinos. Somos la buena tierra, donde Cristo crece. Como vimos, las semillas son sembradas en Mateo, y su desarrollo tiene lugar en las Epístolas. Si recordamos este principio, descubriremos muchas cosas al leer el Nuevo Testamento. EL DESARROLLO DE LA SEMILLA De Mateo 13 avancemos a 1 Corintios 3. En este capítulo Pablo claramente dejó establecido que somos labranza de Dios y también dice que él mismo sembró, Apolos regó y el crecimiento lo dio Dios. Este es el desarrollo de Mateo 13. En 1 Corintios 3 se nos muestra que en el desarrollo de la semilla los colaboradores de Dios siembran y riegan. No dice que Pablo enseñó ni que Apolos edificó ni que, finalmente, Dios otorgara el certificado de graduación. En este capítulo no hay maestro, pero sí un sembrador. No se habla de un edificador, pero si, de uno que riega. Damos gracias a Dios por sembrar, regar y dar crecimiento. Éste es un lado del desarrollo. El otro lado se halla en Gálatas 1:15a y 16a, donde el apóstol Pablo dijo: “Cuando agradó a Dios [...] revelar a Su Hijo en mí”. Esto significa que Dios sembró a Cristo en él. Cuando Dios el Padre revela a Su Hijo en nosotros, Él siembra a Cristo en nuestro ser como la semilla de vida. En Gálatas 2:20 Pablo dijo: “Mas vive Cristo en mí”. Así pues, primero Cristo es revelado en nuestro ser y después Él vive en nosotros. Esto denota crecimiento y desarrollo. En Gálatas 4:19 Pablo dijo: “Hasta que Cristo sea formado en vosotros”. Cristo no solamente vive en nosotros, sino que además Él se forma en nuestro ser. Que Cristo se forme en nuestro interior implica que Él está plenamente establecido dentro de nosotros. Muchas veces he usado un guante a manera de ilustración. Un guante fue hecho para contener una mano. A veces es difícil poner nuestra mano dentro del guante 110

apropiadamente, por lo que debemos hacerlo gradualmente y con esfuerzo, insertando un dedo a la vez. Esto sirve para ilustrar de qué manera el Cristo que vive en nosotros se esfuerza para ser plenamente formado en nuestro interior. Él está a la espera de que le demos oportunidad de propagarse en todas las áreas de nuestro ser. Cuando Él pueda hacerlo, será formado en nuestro ser. Ésta será la realidad de lo descrito en Efesios 3:17 donde se nos dice: “Para que Cristo haga Su hogar en vuestros corazones”. El corazón del hombre se compone de su mente, su voluntad, su parte emotiva y su conciencia. En el centro de nuestro corazón está nuestro espíritu. Cristo, quien radica en el centro de nuestro ser, está a la espera de la oportunidad para expandirse de nuestro espíritu a nuestra mente, emociones y voluntad. Entonces Cristo se habrá establecido en todas las partes de nuestro corazón. Esto significa que Cristo habrá hecho Su hogar en nuestro corazón al ocupar y poseer todo nuestro ser. En esto consiste la propagación del Cristo que mora en nosotros. La propagación del Cristo que mora en nosotros es simplemente, el crecimiento de la semilla dentro de nosotros. Aun cuando anteriormente hayamos escuchado hablar sobre el crecimiento de Cristo dentro de nosotros, tal vez no hayamos comprendido que este crecimiento no es otra cosa que el crecimiento del reino. El crecimiento de Cristo en nuestro interior es tanto el crecimiento del reino como la venida gradual del reino. El reino viene por medio del crecimiento de Cristo. A medida que el Cristo que mora en nuestro ser se expande y crece en nuestras partes internas, el reino está viniendo. Incluso en este mismo momento se viene produciendo la venida del reino, pero esto ocurre muy lentamente a causa de la condición en que se encuentra nuestra vida del alma. Si cooperásemos más adecuadamente con el Señor, se aceleraría la venida del reino. Muchos piensan que el reino de Dios vendrá automáticamente y que, mientras esperamos su manifestación, podemos dormirnos. Si optan por esta senda, aun si durmieran por unos dos mil años, el reino no vendría. El reino no viene de tal modo. Según la revelación de la Biblia, el reino viene 111

por el proceso de crecimiento del Cristo que mora en nosotros. Cuando el Cristo que mora en nosotros crece en nuestro ser, esto significa que el reino ha ganado más terreno en nuestro ser. La venida plena del reino será la madurez del crecimiento de Cristo. La madurez del crecimiento de Cristo en nuestro interior es la venida del reino. Esperamos la venida del reino en la forma de crecimiento; es decir, que mientras esperamos nos encontramos creciendo y, mientras crecemos, se produce la venida del reino, por que nuestro crecimiento es la venida del reino. LA CIZAÑA Hay otras tres parábolas en Mateo 13: la de la cizaña, la de la semilla de mostaza y la de la levadura. Estas tres parábolas, junto a la del sembrador, conforman un grupo. Todas ellas guardan relación con la vida vegetal y con la agricultura. En la primera parábola el sembrador siembra la semilla. En la segunda parábola aparece la cizaña, la cual crece en la misma labranza. En la tercera parábola se nos habla de una semilla de mostaza que crece en el campo de cultivo. En la cuarta parábola se prepara la harina con los granos de trigo que fueron producidos en el campo. Por tanto, estas cuatro parábolas atañen a un mismo crecimiento. Ellas se relacionan entre sí, y no debemos separarlas. Hemos visto que el propósito de Dios es sembrar a Cristo como vida en nuestro ser de tal modo que Él pueda crecer en nuestro interior. Este proceso de crecimiento es la venida del reino. Sin embargo, Satanás, el enemigo de Dios, jamás duerme. Él siempre está ocupado. En cuanto él vio que en la labranza de Dios crecía trigo, vino y sembró semillas falsas, que son la cizaña (13:24-30). Antes de esto, él ya había ocasionado bastante daño. Primero, él se presentó en forma de pájaro que arrebata la semilla que cayó junto al camino. Alabado sea el Señor, ya que parte de la semilla cayó en el campo de cultivo. Sin embargo, debajo de una parte del terreno habían rocas, o sea, la mente, emoción y voluntad sin renovar. Éstos eran elementos de nuestro ser que habían sido saturados por Satanás. Así pues, la mente, voluntad y parte emotiva que fueron saturadas por Satanás representan rocas muy duras que están debajo del suelo. Aparentemente, Satanás no pudo 112

arrebatar la palabra que ya había sido sembrada en una persona, pero sí se aferró a la mente, parte emotiva y voluntad de esta persona haciendo que se convirtieran en grandes rocas. Después de esto, Satanás laboró para producir los espinos al hacer que las preocupaciones de esta vida, el amor por el dinero y el engaño de las riquezas ahogaran el crecimiento de Cristo. Esto indica que Satanás, el insidioso, siempre está ocupado. Él arrebata la semilla, endurece a las personas y hace que los espinos broten. Pero sin importar todo el daño que Satanás pudo hacer, Dios obtuvo la victoria, pues hubo buena tierra, la cual produjo el trigo. Después de esto, Satanás vino a sembrar la semilla falsa, la cizaña, en el campo. Hace muchos años leí un artículo donde se decía que ni siquiera un experto podía distinguir entre la cizaña y el trigo antes que aparecieran las primeras espigas. En otras palabras, únicamente después que se manifiesta el fruto uno puede discernir entre el trigo y la cizaña. La cizaña se parece en todo al trigo. La diferencia se hace evidente únicamente después que ha aparecido el fruto. El trigo verdadero produce las espigas, mientras que la cizaña produce algo diferente, algo falso. Entonces resulta fácil distinguir la cizaña del trigo. Satanás fue muy astuto al producir esta falsificación, los falsos cristianos, y plantarlos entre los auténticos cristianos a fin de crear una situación de confusión e impedir el crecimiento. Todos tenemos que estar alertas. Satanás sembró la cizaña mientras los hombres dormían, lo cual significa que ellos no estaban alertas. En todas las iglesias tenemos que estar alertas para que le sea difícil a Satanás sembrar semilla falsa entre nosotros. Satanás nunca dormirá. Independientemente de cuán buena sea una iglesia, él intentará sembrar la semilla falsa a fin de hacer crecer en nuestro medio algo que se parezca a lo real. Esto ahogará e impedirá el crecimiento del trigo verdadero y causará confusión en cuanto a la condición de la labranza de Dios. Tenemos que ser muy cuidadosos. Algunos tal vez hagan ciertas sugerencias, y esto podría ser una señal de que son cizaña y no trigo auténtico. Cuando ellos se presentaron por primera vez tenían la misma apariencia que los demás; incluso un experto no podía discernir quiénes eran genuinos y quiénes eran falsos hasta que llegó el día en que ellos hicieron cierta sugerencia. Entonces alguien comenzó a darse cuenta de que tales personas podrían ser cizaña. En las iglesias quienes 113

asumen el liderazgo tienen que estar especialmente alertas para no ser engañados por la cizaña. Satanás intentará sembrar la cizaña para confundir, obstaculizar, dañar y, finalmente, estorbar el crecimiento del trigo auténtico. Debemos tener cuidado de cualquiera que sugiera algo que obstaculizaría el crecimiento del trigo, pues esto podría ser un indicio de la cizaña. LA SEMILLA DE MOSTAZA Ahora abordaremos la parábola de la semilla de mostaza (13:31-32). El Señor Jesús dijo que la semilla de mostaza es la más pequeña de las semillas; no obstante, ella crece hasta convertirse en un gran árbol. Aunque esto podría pasar desapercibido, esto también nos habla del daño causado por Satanás. Según Génesis 1, todas las hortalizas deberán reproducirse según su propia especie, así como también los animales. Por ejemplo, un duraznero deberá producir según su especie, y de igual forma un manzano. Por tanto, una hierba deberá producir según su propia especie, así como un árbol según su propia especie. Sin embargo, en esta parábola vemos algo que no crece según su propia especie, es decir, una hierba se convierte en un árbol. Este crecimiento es desproporcionado y contradice la regulación impuesta por la ley de la vida. Toda clase de vida tiene su propia esencia, poder, forma y ley de vida. Sabemos que si un durazno echa brotes, se convertirá en un árbol de durazno, alcanzará la altura de un árbol de durazno normal y producirá duraznos. No necesitamos preocuparnos de que este árbol de durazno crezca y se convierta en otra clase de árbol y no llegue a producir duraznos. Esto es imposible, pues dentro del brote de durazno está la vida de durazno, e inherente a esta vida de durazno está la esencia del durazno y la ley del durazno, las cuales regulan su desarrollo. Según su ley de vida, el brote de durazno crecerá hasta convertirse en un árbol de durazno y producirá duraznos. Un gran árbol Pero la hortaliza de la mostaza creció hasta convertirse en un gran árbol. Su forma, naturaleza y apariencia fueron alteradas, lo cual quebrantó la ley propia de su vida y generó un crecimiento desproporcionado. Esto 114

representa al cristianismo. El cristianismo se ha convertido en un gran árbol. Según su naturaleza, una hierba de mostaza es algo pequeño y comestible. Pero esta hierba creció desproporcionadamente y se convirtió en un gran árbol con muchas aves malignas alojadas en sus ramas. Como tal, dejó de ser comestible. Anteriormente en este mismo capítulo, el Señor Jesús nos dio la interpretación en cuanto a las aves del campo al decirnos que ellas representaban al diablo y sus ángeles. Hoy en día, muchos espíritus malignos se hallan alojados en el cristianismo. Las ramas se han convertido en alojamiento para los demonios. Esto no debiera ser mera doctrina para nosotros; es indispensable que tengamos su aplicación práctica. Crecer desproporcionadamente La hierba de la mostaza se convirtió en un gran árbol al quebrantar la ley de vida y crecer desproporcionadamente. ¿Qué significa esto? Muchos cristianos ambicionan ser grandes. El deseo de ser grandes es muy peligroso porque puede hacer que quebrantemos la ley de vida. Damos gracias al Señor que el mover de Su recobro en este país ha crecido gradualmente a lo largo de los años. Cuando celebramos el entrenamiento sobre el libro de Salmos en 1969, asistieron setecientas personas. En 1972 había cerca de dos mil docientos asistentes, más del triple de los reunidos en 1969. Éste ha sido el crecimiento apropiado. Aun cuando ha sido un crecimiento bastante lento, no obstante, ha sido un crecimiento normal. Durante los años pasados hemos crecido lentamente porque no queremos realizar una obra grandiosa. Por tanto, no nos valemos de propagandas ni de avisos. Recientemente, un periodista contactó a unos de los hermanos y nos ofreció algunos avisos en su periódico así como alguna publicidad. El hermano le dijo a este periodista que no nos gusta poner avisos, sino que preferíamos permanecer escondidos. Somos una pequeña hierba de mostaza y no queremos convertirnos en un gran árbol. Según nuestro concepto humano natural, es bueno ser como un hongo que crece de un día para otro. Un hongo, si bien crece de un día para otro, también desaparece de un día para otro. Todo cuanto nos llegue rápidamente también se irá rápidamente. Pueden estar seguros de esto. Procuremos el crecimiento en la proporción debida y en conformidad con la ley de vida, el crecimiento que es según su especie. No 115

queremos el crecimiento desproporcionado y que no corresponde a su especie. No creceremos rápidamente ni tampoco acabaremos rápidamente. Tenemos que crecer en conformidad con la ley de vida y según nuestra propia especie, de acuerdo a la proporción apropiada. Les aconsejo que jamás usen propagandas. Si usted se va a hacer de un nombre, es mejor hacerse de un mal nombre. Dejen que las personas hablen mal de ustedes. No procuren exhibir sus mejores aspectos ante la gente. Si la gente viene a examinarlos, dejen que ellos descubran sus puntos débiles. Siempre hemos practicado esto, porque no queremos ser grandes. Deseamos permanecer como una pequeña hierba de mostaza y jamás convertirnos en un gran árbol. En el recobro del Señor no tenemos gigantes. Si alguien viene a su localidad queriendo saber quién es su ministro, deberán decirle que todos somos ministros. Incluso las hermanas más pequeñas son ministros. Nosotros no tenemos un gran líder, somos pequeñas hierbas de mostaza. Es comestible Las hierbas de mostaza son comestibles. El mundo entero está hambriento. Lo que este mundo hambriento necesita no es un gran árbol, sino la pequeña hierba de mostaza que alimenta a las personas a fin de que el hambre que hay en todos los seres humanos sea saciada. Dejemos que todas las iglesias locales sean pequeñas; incluso si somos muy numerosos, debemos permanecer pequeños en naturaleza. Siempre debemos observar la ley de vida y jamás crecer desproporcionadamente. LA LEVADURA La parábola siguiente es la que nos habla de la levadura. Satanás, como ave maligna, arrebata la palabra que fue sembrada, hace surgir rocas muy duras debajo del suelo, hace que los espinos ahoguen el crecimiento de la vida divina, siembra confusión al plantar la cizaña y causa el crecimiento desproporcionado y desmesurado. Todas estas cosas representan la obra que Satanás lleva a cabo con el fin de arruinar o retardar el crecimiento apropiado de la vida en la labranza de Dios. Sin embargo, ¡Dios es victorioso! Pues un poco de grano es producido, y podemos obtener la 116

harina fina. No importa cuánto se esfuerce Satanás por estorbar la labranza de Dios; ésta todavía produce la harina fina útil para hacer el pan. Por supuesto, todavía será necesario que estos granos sean molidos, mezclados y cocidos. A estas alturas, Satanás nuevamente interviene a fin de dañar la harina al añadirle levadura. Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamentos la levadura representa el elemento malvado que corrompe. Si estudiamos las veces en que la levadura es mencionada en la Biblia, veremos que ella representa las cosas satánicas, pecaminosas, mundanas y carnales. La mixtura En esta parábola tenemos la harina, la levadura y la mujer. Esta mujer en Mateo 13 representa a la Iglesia Católica Romana. Ella también es Jezabel, la mujer mencionada en Apocalipsis 2. Esta mujer maligna, la gran ramera, añadió levadura a la harina fina, produciendo así una mixtura de lo real y lo falso, lo bueno y lo malo, los elementos de Cristo y los de Satanás. En el cristianismo podemos ver tanto cosas reales como falsas, tanto cosas santas como mundanas, elementos de Cristo y elementos de Satanás, todos ellos juntamente mezclados. En la Iglesia Católica Romana y en todas las otras denominaciones hay muchos que son verdaderos cristianos, pero también hay mucha levadura. La Iglesia Católica Romana ha adoptado muchas cosas paganas y las ha mezclado con las cosas de Cristo. Por ejemplo, ¿sabían que el origen de la navidad es pagano? En realidad, el día en el que se celebra la navidad, el 25 de diciembre, corresponde al día en que se celebraba el cumpleaños del dios sol. La Iglesia Católica Romana tomó este feriado pagano y lo convirtió en el cumpleaños de Cristo. Muchos cristianos alegan que la navidad es ocasión propicia para predicar el evangelio y que, mientras la humanidad entera celebra la navidad, ellos aprovecharán esta ocasión para predicar a Cristo. Esto no es más que levadura y muestra la astucia del enemigo. La Pascua o Semana Santa también es levadura. Cuando la Iglesia Católica llegó a China, abrazó la adoración a los ancestros. No solamente en la Iglesia Católica Romana, sino también en las denominaciones hay muchas cosas mundanas y muchas concupiscencias que han sido añadidas 117

a las cosas de Cristo para producir una mixtura. Nuestros ojos tienen que ser abiertos para que podamos ver esta mixtura. Nosotros estamos en contra de tales aves del campo. Estamos en contra de las rocas debajo de la tierra blanda, de los espinos y de la cizaña. Estamos en contra al crecimiento desproporcionado del gran árbol y también estamos en contra de toda levadura. Estamos opuestos a todo lo que corrompa. Esto es un asunto del recobro del Señor y del reino del Señor. Estas parábolas son los misterios del reino.

118

CAPÍTULO TRECE LOS MISTERIOS DEL REINO (3) Lectura bíblica: Mt. 13:44-50; Éx. 19:5; Sal. 135:4; 1 Co. 10:32; Hch. 20:28 Las parábolas en Mateo 13 tratan sobre los misterios del reino. Esto no significa que estos misterios no representen algo real. De hecho, estos misterios son la realidad. La diferencia estriba en que aquí el Señor Jesús no presentó directamente tal realidad a Sus discípulos, sino que se las presentó de una manera misteriosa. Él presentó los misterios del reino de modo tal que únicamente aquellos que de corazón se interesaban por el deseo de Dios podrían entenderlos. A quienes fueran indiferentes con respecto a los intereses de Dios les sería muy difícil entender estas parábolas. En Mateo 13:11-15 el Señor Jesús le dijo a los discípulos que Él usó las parábolas como el medio para revelarles los misterios del reino. Él les habló en parábolas debido a que los líderes religiosos, pese a aparentar ser muy religiosos y tener celo por Dios, eran indiferentes con respecto a los intereses de Dios. Ellos tenían la forma y la apariencia de alguien que busca a Dios, pero carecían de la realidad. A ellos verdaderamente no les interesaba el deseo de Dios. Antes de esta ocasión, en Mateo 12:46-50, la madre y los hermanos del Señor Jesús habían venido a verle con el deseo de hablar con Él. Cuando el Señor Jesús lo supo, preguntó: “¿Quién es Mi madre, y quiénes son Mis hermanos?”. Él no consideraba como Sus hermanos y hermanas los que eran según la carne, sino aquellos que se interesaban en hacer la voluntad de Dios. Todo aquel que se interese por cumplir la voluntad de Dios es Su hermano, Su hermana y Su madre. Esto denota que para el tiempo del relato en Mateo 12 el Señor Jesús había abandonado al pueblo judío. Según la carne, los judíos eran los hermanos del Señor. Sin embargo, al final de Mateo 12, el Señor Jesús había renunciado a esa relación. Él ya no tenía ninguna relación con ninguna persona según la carne. Por tanto, Sus 119

relaciones serían en el Espíritu y relacionadas con la voluntad de Dios. Debido a que al pueblo judío únicamente le importaban los formalismos y las apariencias, sin preocuparse por aquello que le interesaba a Dios, el Señor Jesús los abandonó. Después de este hecho, Él comenzó a hablar sobre la realidad del reino en parábolas, no abiertamente, sino de una manera misteriosa. A lo largo de los últimos siglos de la historia cristiana, estas parábolas no han sido entendidas por completo. Durante el primer año en que fui salvo, comencé a leer el libro de Mateo. En aquel entonces, yo era un joven cristiano que ambicionaba conocer la Biblia exhaustivamente; por lo cual, decidí escribir todo versículo que no entendiera y finalmente llegué a tener demasiados versículos. Debido a esto, compré algunos libros, especialmente acerca de Mateo 13. Algunos de ellos enseñaban que nosotros somos aquellos que compran aquel campo (v. 44). Citaban Filipenses 3:7-8 para demostrar que tenemos que venderlo todo a fin de comprar aquel campo. Otros libros daban a entender que el gran árbol era algo positivo (Mt. 13:32). Estos libros decían que, al inicio, el cristianismo era como una pequeña semilla sembrada por el Señor Jesús, pero ahora en su grandeza, se ha convertido en algo maravilloso y magnífico. Esta clase de interpretación indica que los ojos de tales personas habían sido cegados. En este mismo capítulo el Señor Jesús nos proveyó la interpretación de las aves diciéndonos que ellas representaban a Satanás y sus ángeles malignos (v. 19). Estos espíritus malignos, las aves, anidan en el gran árbol. Son las aves del cielo las que se alojan en las ramas de este gran árbol, no el Dios Triuno ni tampoco los santos. Esto demuestra que el gran árbol está vinculado a Satanás. ¿Cómo, entonces, podríamos considerar el gran árbol como algo positivo? La iglesia es la morada de Dios, donde Dios hace Su hogar. El gran árbol, sin embargo, es algo completamente diferente. La iglesia puede ser comparada a la vid de Juan 15, pero no al gran árbol de Mateo 13. La vid no sirve para producir bienes materiales. ¿Alguna vez han visto que se hayan confeccionado muebles o casas con la madera de la vid? La vid sirve para producir uvas y vino, o sea, algo para comer y beber. Asimismo, la 120

iglesia tiene que ser pequeña, no una gran estructura, pero debe estar llena de lo que se puede comer y beber. El hecho de que las aves malignas se alojen en las ramas del gran árbol demuestra que este árbol es algo negativo. Otros daban a entender que la levadura también era algo bueno y positivo, pues decían que si el pan no tuviera levadura, la gente tendría dificultad para comerlo. Esto último es correcto. Sin embargo, en Levítico 2:4 Dios no permitió que ninguna levadura fuese añadida a la ofrenda de harina. La ofrenda de harina tenía que ser sin levadura. El catolicismo excusa el uso de la levadura diciendo que es difícil para las personas recibir a Cristo si no hay levadura. El catolicismo arguye que las personas no aceptarían la verdad simple acerca del nacimiento del Señor Jesús o de la resurrección de Cristo si no está mezclada con la levadura de la navidad y la pascua. Cristo es la harina, pero lo que se añade aparte de la harina es levadura. La navidad es Cristo “más” algo añadido, esto es, la harina “más” la levadura. La resurrección de Cristo más la levadura se ha convertido en la celebración de la Pascua, o “la Semana Santa”. He visitado las catedrales católicas en las Filipinas a fin de estudiar la situación. Al ingresar a una catedral, en el atrio, encontré un ídolo de Jesús. Debatí con los católicos diciéndoles: “La Biblia claramente dice que jamás debiéramos hacernos ninguna imagen o ídolo. ¿Por qué, entonces, se hacen imágenes de Jesús?”. Ellos replicaron: “Sin la imagen de Jesús, es difícil para las personas tener algún entendimiento con respecto a Él. Erigimos tal estatua a fin de que todos puedan tener cierta impresión con respecto a Jesús cuando entren a nuestra catedral”. Ésta es la levadura maligna. Quizás ustedes todavía conserven en sus hogares algunos retratos de Jesús donde se le presenta como una persona físicamente bella y bien parecida. Pero la Biblia afirma que el Señor Jesús no tenía ni hermosura ni esplendor ni atractivo alguno (Is. 53:2). Muchos cristianos, sin percatarse de que la levadura está involucrada en ello, tienen tales cuadros de Jesús en sus hogares. En 1936 mientras ministraba en la región central de China, conocí a una joven hermana que había llegado a estar poseída por un demonio debido a 121

que adoraba una imagen de Jesús. Todas las veces que ella oraba, se arrodillaba delante de aquel cuadro y dirigía sus oraciones a dicho objeto. Cuando ella destruyó aquel cuadro de Jesús, fue liberada del demonio que se apoderaba de ella. El sistema de clérigos y laicos es también una especie de levadura. Todo cristiano es miembro del Cuerpo de Cristo y, como tal, tiene que desempeñar una función. Pero ¿cuál es la situación actual? En los llamados servicios cristianos la gran mayoría de cristianos permanecen callados mientras que una persona les ministra. Éste es el sistema de clérigos y laicos. La gente pretende excusarse diciendo que la era actual es una era de especializaciones científicas en la que no todos conocen la Biblia y no todos pueden dar un sermón. Según los defensores del sistema de clérigos y laicos, no todos saben cómo servir a Dios. Por tanto, algunos tienen que ir al seminario para aprender el arte y la técnica de servir a Dios, tal como otros van a las escuelas de medicina para aprender a ejercer la medicina y otros van a la escuela de leyes para aprender a desempeñarse como abogados. Los defensores de este sistema argumentan que muchos cristianos carecen del tiempo necesario para aprender las cosas de Dios y que, por ende, ellos no saben cómo ministrar o hablar. Por tanto, algunos tienen que dedicarse a estas tareas y estudiar en los seminarios y escuelas bíblicas para después ir a servir a Dios. Ésta parece ser una buena excusa, pero en realidad no es más que levadura, la cual pretende ayudar a las personas a servir a Dios de una manera fácil. Muchos de ustedes han sido profundamente influenciados por el cristianismo debido a que nacieron y se criaron allí. Siempre que vienen a una reunión de la iglesia, ya sea consciente o inconscientemente, todavía se encuentran bajo la influencia de la levadura del sistema de clérigos y laicos. Piensan que la reunión tiene que ser conducida por algunos hermanos encargados de ello y que todo lo que tienen que hacer es sentarse, escuchar, observar y discernir. Pero con el tiempo, sólo aprenderán a criticar. Cuando usted viene a la reunión, ¿tiene la carga, el deseo o la comprensión de que debe ejercer su función en la reunión? Me temo que muchos de ustedes no 122

han comprendido esto. Su concepto es que otra persona tiene que hacerlo. Esto es propio de la levadura que la mujer escondió en la harina fina. En la Biblia, la levadura es siempre algo negativo. Tal vez sea de ayuda, pero de manera negativa. Si tenemos un corazón abierto y sincero con un sincero interés por la voluntad de Dios, entonces Él nos dará un espíritu de sabiduría y de revelación para ver todas estas cosas. Por Su misericordia, Él nos ha mostrado el verdadero significado de todas las figuras presentadas en estas parábolas. En estas cuatro parábolas de Mateo 13 hay seis cosas positivas: el sembrador, la semilla, la buena tierra, el trigo, la hierba de mostaza y la harina. El sembrador es el Señor Jesús quien vino a sembrarse como semilla en la buena tierra. De la buena tierra brota el trigo así como la hierba de mostaza. Tanto el trigo como la hierba de mostaza son comestibles. La hierba de mostaza es alimento para el hombre, y el trigo es alimento para el hombre y para Dios, pues el trigo era usado para cocinar la torta de harina que era ofrecida a Dios en la ofrenda de harina. En 1 Corintios 10 también vemos un pan hecho de trigo. Ese es el pan de la mesa del Señor, el cual es alimento tanto para Dios como para el hombre. La iglesia tiene que ser semejante a esto; tiene que ser tanto la hierba de mostaza como el trigo del cual se produce la harina fina, a fin de proveer alimentos y satisfacer tanto a Dios como a los hombres. En estas cuatro parábolas hay también varias cosas negativas: las aves del cielo, las rocas, los espinos, la cizaña, el gran árbol, la levadura, la mujer y el maligno. Todos tenemos que estar claros con respecto a estas cosas. Las aves representan al maligno, a Satanás mismo. Las rocas representan la mente que no ha sido renovada, las emociones no disciplinadas y la voluntad insumisa. Los espinos representan las preocupaciones de este siglo y el engaño de las riquezas. La cizaña representa a los falsos cristianos. El gran árbol representa al cristianismo actual. La levadura representa toda cosa pagana, mundana, pecaminosa e idólatra. La mujer representa a la Iglesia Católica Romana e incluso a toda la cristiandad, y el maligno es el propio Satanás. Deben traer todas estas cosas delante del Señor y orar al respecto hasta que todo esto sea completamente transparente y claro para ustedes. 123

Esto llegará a ser uno de los rescates más grandes y una salvaguarda para ustedes. EL TESORO, LA PERLA Y LA RED Ahora abordaremos las tres parábolas restantes en Mateo 13: el tesoro, la perla y la red. Esto hace un total de siete parábolas. En la Biblia el número siete se compone de cuatro más tres, tres más cuatro y seis más uno. El número siete en Mateo 13 se compone, en primer lugar, de cuatro más tres. Las primeras cuatro parábolas comprenden un grupo y las últimas tres conforman otro grupo. La primera instancia en la que encontramos el número siete en la Biblia, se halla compuesto de seis más uno, pues en los dos primeros capítulos de Génesis se asignaron seis días para la obra de Dios y un día para Su reposo. Siempre que tenemos el seis más uno, ello significa que Dios completa Su obra para obtener Su reposo. El número siete en estas parábolas está compuesto de ambas maneras. Primero está compuesto de cuatro más tres y después está compuesto de seis más uno, pues la última parábola, la parábola de la red, es una parábola particular. Cuando el tiempo de esta parábola se cumpla, esto representará la compleción o consumación de la era. Entonces Dios tendrá reposo. Apocalipsis 6 y 8 nos habla de siete sellos, los primeros cuatro sellos más los últimos tres. Además, hay seis sellos más uno, pues la conclusión sigue al séptimo sello. Es entonces cuando sobrevendrá la ira de Dios. El mismo principio se aplica a las siete trompetas mencionadas en Apocalipsis 8, 9 y 11. Primero, están las cuatro trompetas, y después le siguen las tres trompetas finales. También vemos las seis trompetas más la última trompeta. Cuando suene la última trompeta, la ira de Dios se manifestará. Cuando concluya la séptima parábola de Mateo 13, eso significará la compleción para el reposo de Dios. En esta parábola algunas versiones de la Biblia usan la frase el fin del mundo; pero según el griego, esta frase debiera traducirse como “la consumación del siglo”. Esto indica que la séptima parábola es la compleción. Cuando esta parábola concluya, ese será el tiempo para el reposo de Dios. 124

El tesoro y la perla Cada una de las cuatro parábolas en el primer grupo contiene algo relacionado con la vida vegetal. Las dos parábolas siguientes, la del tesoro escondido en el campo y la de la perla, guardan relación con los minerales. El tesoro ciertamente tiene que contener ya sea piedras preciosas u oro, todos los cuales son minerales. La perla también es un tipo de mineral puesto que su estructura básica, la de una piedra pequeña, es un mineral. Tres pueblos Es mucho lo que se abarca aquí. El Señor Jesús es muy sabio, y estas parábolas, aunque son sencillas, contienen gran sabiduría. Consideradas en grupo, las últimas tres parábolas abarcan la totalidad del linaje humano, y éste está compuesto por tres pueblos: los judíos, la iglesia y los gentiles. Esto ha sido revelado en 1 Corintios 10:32, donde podemos ver que en la actualidad el linaje humano está compuesto únicamente por estos tres pueblos: los judíos, la iglesia y los gentiles. Dos mundos A los ojos de Dios hay únicamente dos mundos: uno es el que está representado en la Biblia por la tierra y el otro que está representado por el mar. Los gentiles pertenecen al mundo representado por el mar y los judíos, al mundo representado por la tierra. Tanto Daniel 7 como Apocalipsis 13 revelan que el mundo gentil es el mundo representado por el mar. El tesoro escondido en el campo, es decir, en la tierra, se refiere al reino con Israel. Y la perla se refiere a la iglesia. Por tanto, el tesoro es el reino y la perla es la iglesia. A la postre, ambos son para el reino. Los peces sustraídos del mar y que no han sido regenerados, algunos buenos y otros malos, representan a los gentiles. Esta parábola se refiere a la conclusión del mundo gentil al finalizar la era. Cuando el Señor Jesús regrese, estarán presentes el pueblo judío, la iglesia y los gentiles. El verdadero pueblo judío constituye un tesoro a los ojos de Dios. La iglesia es considerada como una perla a Sus ojos. El resto de la humanidad, el mundo gentil, está clasificado como los 125

peces del mar. Al final de la era, los ángeles los reunirán en torno al Señor Jesús quien habrá de juzgarlos. La iglesia Si el pueblo judío está representado por la tierra, y los gentiles por el mar, ¿dónde está la iglesia? La iglesia no está ni en la tierra ni en el agua, sino que es algo que salió del agua. Una perla es formada por una ostra que vive en las aguas de la muerte, en el mundo de muerte. Cuando una pequeña roca penetra en el interior de la ostra, vulnerándola e hiriéndola, ésta secreta un jugo de vida con el cual recubre a la roca. Esta constante secreción de jugo vital sobre aquella roca minúscula producirá una perla. Luego la perla será sacada de las aguas como algo precioso. Me parece que todos podemos percibir el significado espiritual de esta parábola. La ostra viva es el Señor Jesús que se internó en las aguas de la muerte. Nosotros somos la pequeña roca que le hirió. Después de herirle, nos quedamos en la cruz al permanecer alojados en Su herida. Entonces, Su vida de resurrección fue secretada a fin de recubrirnos una y otra vez y hacer de nosotros una perla. Finalmente, fuimos sacados del agua y ya no pertenecemos ni a la tierra ni al agua. Por tanto, somos un pueblo especial y ocupamos una posición particular (1 P. 2:9). Somos un pueblo que no pertenece ni a la tierra ni al mar. Ahora somos perlas que fueron sacadas de las aguas de la muerte. Su especial tesoro Cuando Dios sacó de Egipto al pueblo de Israel llevándolo al monte de Sinaí, le dijo a Moisés que haría de ellos Su especial tesoro sobre todos los pueblos de la tierra (Éx. 19:5). Salmos 135:4 también nos dice que Dios escogió a Israel para que fuese Su especial tesoro. Estos versículos demuestran que, a los ojos de Dios, los judíos son Su especial tesoro. En Mateo 13:44 el tesoro se vuelve a mencionar, mostrando que los judíos, como tesoro de Dios, también forman parte del reino. Esta parábola nos habla de un tesoro escondido en un campo que fue encontrado por un hombre, el cual, después de encontrarlo, lo escondió para luego ir y vender todo cuanto tenía a fin de comprar el campo donde estaba aquel tesoro. El 126

Señor Jesús es el hombre que vino, encontró el tesoro y lo escondió. En un principio, Él le presentó el reino al pueblo judío, pero debido a que ellos lo rechazaron, el Señor lo escondió, encubriéndolo de los judíos incrédulos. Después de descubrir y esconder el tesoro, el Señor Jesús fue a la cruz para vender todo lo que tenía a fin de comprar no solamente el tesoro, sino todo el campo. Él redimió la tierra entera por causa del tesoro. El tesoro en el campo representa el reino junto con el verdadero Israel. En Apocalipsis 21 y 22 la Nueva Jerusalén contiene no solamente los nombres de los doce apóstoles, sino también los nombres de las doce tribus de Israel. Allí hay piedras preciosas y perlas, las cuales representan a Israel y a la iglesia. Dios ha obtenido para Sí a algunos del linaje judío para que sean, a Sus ojos, Su pueblo especial, Su especial tesoro. Él también obtuvo para Sí a algunos del mundo gentil. Mediante la muerte y resurrección de Cristo y por la secreción de la vida de Cristo, estas personas procedentes del mundo gentil se han convertido en la perla. Dios unió a estos dos pueblos para producir una ciudad, la Nueva Jerusalén, la cual está compuesta de las piedras preciosas y las perlas. La red ¿Y qué del resto del mundo gentil? Cuando el Señor Jesús regrese muchos de ellos todavía no serán cristianos. El Señor sabe cómo cuidar de ellos. Él enviará a Sus ángeles para reunirlos en torno Suyo y juzgarlos. Éste es el significado de la parábola de la red y esto completará el trato del Señor con el linaje humano. Después de este juicio, Dios podrá descansar. DE UNA SEMILLA A UNA PERLA Estas parábolas de los misterios del reino nos muestran que el Señor Jesús vino como el Sembrador a sembrar la semilla y, a la postre, obtuvo una perla. La perla procede de la semilla. Cristo es la semilla, y la iglesia es la perla. ¡Con razón que el Señor Jesús vendió todo cuanto tenía para comprar la perla! No debiéramos pensar que somos los compradores o los vendedores de tal perla; pues somos pobres y no podemos pagar; además no tenemos nada que vender. La perla es demasiado preciosa, y su precio es 127

inestimable. Así que, el Señor Jesús pagó el precio, vendiendo todo lo que tenía para comprar la iglesia. Hechos 20:28 revela que el Señor Jesús compró la iglesia con Su propia sangre. Él compró la iglesia al pagar tan elevado precio. El Señor Jesús se sembró como la semilla y, a la postre, obtendrá la perla. ¡Qué gozo será esto para el Señor! EL CRECIMIENTO Y LA TRANSFORMACIÓN Si examinamos Mateo 13, notaremos dos cosas. Lo primero es el crecimiento, pues la semilla tiene que crecer. Como indicamos anteriormente, Pablo plantó, Apolos regó y Dios dio el crecimiento (1 Co. 3:6). Lo segundo es la transformación. La perla no es objeto de la creación original de Dios, sino que es un grano de arena que ha sido transformado. En sí mismo el grano de arena no es precioso, pero ha sido recubierto y transformado por la secreción de un elemento precioso. La transformación no consiste en enmendar nuestra conducta ni consiste en un mero cambio externo; más bien, consiste en un cambio metabólico debido a que un nuevo elemento ha sido añadido a nuestro ser. Hubo un tiempo en que éramos pequeñas piedras; pero después, la vida de resurrección de Cristo nos fue añadida. Una y otra vez el elemento de la resurrección fue secretado sobre nosotros, lo cual produjo un cambio orgánico en nuestro ser. En esto consiste la transformación. En este capítulo de Mateo podemos ver tanto el crecimiento como la transformación. Es necesario que experimentemos tal crecimiento y transformación día tras día. En el siguiente capítulo veremos que el crecimiento y la transformación siempre están acompañados por la edificación. A la postre, no hay muchas perlas, sino una sola gran perla. Esta gran perla representa una sola entidad compuesta por muchos que fueron conjuntamente edificados hasta lograr la unidad. En esto consiste la edificación. Por tanto, tenemos el crecimiento, la transformación y la edificación. La semilla, el trigo y la comida todavía pueden ser dañados por el maligno cuando éste introduce algo negativo que los corrompe. Pero la perla y el tesoro, no pueden ser dañados por Satanás. En las parábolas del tesoro y la perla no se menciona a Satanás. Siempre que en una iglesia se produce la 128

transformación de sus miembros, ello representa el fin de Satanás. Satanás no puede hacer nada contra la Nueva Jerusalén. Para el tiempo de la Nueva Jerusalén, Satanás estará en el lago de fuego. Hoy en día se cumple el mismo principio. Si la iglesia es transformada, Satanás se habrá quedado sin trabajo. Si nuestro crecimiento permanece en la etapa de la semilla, el trigo o la comida; Satanás todavía tendrá muchas oportunidades para dañarnos y frustrarnos. Sin embargo, cuando seamos transformados, esto representará el fin de Satanás. Él ya no podrá introducir más levadura. Tenemos que crecer y, más aún, tenemos que ser transformados. Nosotros no solamente somos el trigo o la comida, sino que a la postre llegaremos a ser las perlas. En primer lugar, somos las plantas; pero éstas, en virtud del crecimiento y la transformación, se convierten en minerales. Según la revelación hallada en la Biblia, las piedras preciosas y las perlas tienen como finalidad el edificio de Dios, Su edificación. Este edificio es producto del crecimiento y la transformación. Para obtener tal edificación, no basta con la vida vegetal, sino que son necesarios los minerales; así pues, necesitamos el tesoro y la perla.

129

CAPÍTULO CATORCE EL CRECIMIENTO, LA TRANSFORMACIÓN Y LA EDIFICACIÓN Lectura bíblica: Jn. 1:42; Mt. 16:18-19; 18:17-18; 21:42; Hch. 4:11-12; 1 P. 2:2, 4-5, 7; Ap. 22:1-2 La mayoría de las verdades del Nuevo Testamento fueron sembradas en forma de semillas en el libro de Mateo. En Mateo 13 tenemos las semillas del crecimiento y la transformación, y ambas tienen como finalidad la edificación. En Mateo 16:16 Pedro reconoció que el Señor Jesús era el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Después que él hizo tal declaración, el Señor parece decirle: “Has reconocido que Yo soy el Cristo, el Hijo de Dios, pero tengo que decirte algo más. No basta con que me conozcas. Tienes que comprender que tú eres una piedra y que contigo como una piedra Yo edificaré Mi iglesia”. En Mateo se hallan incluidos la mayoría de los puntos fundamentales del Nuevo Testamento. Allí se nos da la semilla en cuanto al crecimiento, la transformación y la edificación. Todos estos asuntos no solamente guardan relación con la iglesia, sino también con el reino. Mateo 16:18-19 nos revela que el Señor Jesús usó los términos iglesia y reino indistintamente. “Edificaré Mi iglesia [...] Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos”. La iglesia es el reino y el reino es la iglesia. La iglesia que el Señor edifica con piedras vivas es el reino. UNA PIEDRA PARA LA EDIFICACIÓN El libro de Mateo nos presenta al Señor Jesús como aquella persona maravillosa que vino a sembrarse como simiente de vida en nuestro ser. Después que la semilla ha sido sembrada, viene el crecimiento, la transformación y la edificación. La edificación no es otra cosa que la edificación de la iglesia, la cual es el reino. Juan 1:42 nos habla de la primera vez que Pedro vino al Señor Jesús. Pedro fue traído al Señor por su hermano, Andrés. En aquella ocasión el Señor no le impartió enseñanzas ni le dio 130

instrucciones; más bien, le cambió el nombre, de Simón a Cefas. En cierto sentido, esto fue una profecía. El Señor le profetizó a Simón que sería llamado Cefas. Tanto Cefas como Pedro tienen un mismo significado: una piedra. El relato en Mateo 16 ocurrió unos dos años después del primer encuentro que Pedro tuvo con el Señor en Juan 1:42. Cuando Pedro confesó que Jesús era el Cristo, el Hijo del Dios viviente, el Señor le recordó: “Tú eres una piedra”. No bastaba con que Pedro supiera que Jesús era el Cristo y el Hijo de Dios, sino que además tenía que saber que él mismo era una piedra para la edificación. El Señor iba a edificar el reino. Él edificaría a Pedro en la iglesia y le daría las llaves del reino de los cielos. Según el libro de Hechos, Pedro usó por lo menos dos llaves: una en el Día del Pentecostés para abrirle la puerta a los judíos para que entrasen en el reino de los cielos (Hch. 2:3842) y la otra en la casa de Cornelio para abrirle la puerta a los Gentiles para que entrasen en el reino (10:34-48). Las llaves le fueron dadas a Pedro y también le fue encomendada la autoridad para atar y desatar. “Lo que ates en la tierra habrá sido atado en los cielos; y lo que desates en la tierra habrá sido desatado en los cielos” (Mt. 16:19). Por tanto, a Pedro se le dieron dos llaves así como la autoridad para atar y desatar. ATAR Y DESATAR Estoy tan agradecido por tener un pasaje como Mateo 18:17-18 en la Biblia. La Iglesia Católica Romana afirma que el Papa, como sucesor de Pedro, tiene autoridad exclusiva para atar y desatar. Sin embargo, la iglesia local es mencionada en Mateo 18. Si usted tiene un problema que no pueda ser resuelto por dos o tres creyentes, debe traerlo a la iglesia. La iglesia aquí ciertamente debe ser la iglesia local. No puede ser la iglesia universal. Si la iglesia en Mateo 18 fuera la iglesia universal, ¿dónde se supone que la hallemos cuando tenemos a dos o tres creyentes que no puedan resolver un problema? La iglesia en Mateo 18 con toda certeza es la iglesia local, y la iglesia local tiene la autoridad para atar y desatar. En Mateo 16:19 el Señor Jesús le dijo a Pedro que él tenía autoridad para atar y desatar, pero en Mateo 18:18 el Señor cambió el sujeto de singular a plural. Cuando en Mateo 16:19 131

el Señor dice: “Lo que ates en la tierra habrá sido atado en los cielos; y lo que desates en la tierra habrá sido desatado en los cielos”, en el griego el agente que ata y desata es singular; pero cuando en Mateo 18:18 el Señor dice: “De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra”, en el griego el agente que ata y desata es plural. Esto significa que nosotros también tenemos la potestad de atar y desatar. La autoridad que Pedro tenía también la tenemos nosotros. ¿Han visto cuál es su posición? ¿Han visto cuál es nuestra autoridad y rango? Todos podemos atar y desatar, tal como Pedro lo hizo. Pedro era una piedra, y nosotros también somos piedras. Pedro tenía autoridad para atar y desatar, y nosotros también tenemos esta autoridad. TRANSFORMADO DE BARRO A PIEDRA Muchos cristianos no se han percatado de la autoridad y la posición que les ha sido confiada. Sin embargo, para constatar en nuestra experiencia nuestra posición y autoridad, tenemos que ser transformados. Nosotros éramos de barro y ahora tenemos que ser hechos de piedra. Como ser humano, por naturaleza Simón era de barro, pero el Señor Jesús cambió su vida y transformó su ser. El Señor Jesús no solamente cambió el nombre de Simón, sino que también transformó su ser, haciéndolo piedra. En la Nueva Jerusalén parte de la piedra que sirve de cimiento lleva el nombre de Pedro (Ap. 21:14). Así pues, él dejó de ser de barro para convertirse en piedra que sirve de cimiento. El Pedro que vemos en los cuatro Evangelios ciertamente era de barro, ya que con frecuencia era el primero en equivocarse. Pero si uno lee detenidamente el Nuevo Testamento podrá ver que este Pedro de barro se encontraba bajo un proceso de transformación. En Hechos 1 Pedro ya no era de barro, sino que se había convertido en una piedra transparente preciosa. En los cuatro Evangelios Pedro era todavía opaco, pero cuando se puso de pie en Hechos 1, él era transparente. LA UNIDAD POR EL ESPÍRITU Algunos cristianos insisten en las llamadas experiencias pentecostales, pues dicen que sin ellas no podemos tener al Espíritu Santo. Pero ¿qué decimos de Pedro? Antes del Pentecostés, Pedro era una persona transparente. Él fue 132

valiente, fuerte y positivo, pues permaneció en Jerusalén junto a los ciento veinte para orar en unanimidad con ellos por diez días (Hch. 1:14). Ciento veinte personas oraron por diez días sin que surgiera disensión ni disputa alguna. ¿Duda usted que ellos tuvieran el Espíritu Santo? Sin el Espíritu Santo, ellos no podrían haber hecho eso. Ellos eran galileos que habían dejado su tierra y habían permanecido en Jerusalén pese a las amenazas de los judíos. ¡Ciento veinte personas oraron unánimes por diez días! Si no tuvieran el Espíritu, me temo que habrían comenzado a pelearse entre sí después de sólo diez horas. Que ellos fueran unánimes y perseverasen en oración indica que tenían al Espíritu en su ser antes del Día de Pentecostés. LA TRANSFORMACIÓN Pedro recibió un nuevo nombre, que implica un nuevo elemento y un nuevo ser. Él fue transformado. Ser transformado no es simplemente ser cambiado externamente; sino es tener un nuevo elemento añadido a nuestro ser. La transformación introduce un elemento nuevo y elimina un elemento viejo. Así pues, ser transformados consiste en ser cargados y descargados. Todos necesitamos ser cargados de Cristo, tal como un transformador es cargado de electricidad. Cuando nuestro ser esté cargado de Cristo, Él hará que descarguemos muchas cosas viejas. De este modo seremos renovados y transformados. La transformación no es meramente experimentar un cambio externo o una corrección externa; no, sino que en el proceso de la transformación un elemento nuevo es añadido a nuestro ser para reemplazar el elemento viejo que radica en el mismo. A medida que este proceso avanza, somos hechos nuevos y somos transformados. Esto es exactamente lo que Pedro experimentó; el viejo Pedro, el Simón de barro, fue descargado, y esto permitió que él llegase a ser una piedra preciosa. Hoy en día, en las iglesias locales, todos estamos en el proceso de transformación. Día tras día nos cargamos de Cristo, y Él hace que todos los elementos viejos en nuestro ser sean descargados y eliminados. Este proceso de ser cargados y descargados es la transformación. A lo largo de los años que han pasado he podido ver cierto grado de transformación, especialmente en los jóvenes. Muchos jóvenes en las iglesias locales fueron 133

transformados sin necesidad de ser regulados o corregidos en su conducta externa. Aun cuando nadie se esforzó por enseñarles o cambiarles, ellos fueron transformados. Ellos fueron cargados con elementos nuevos de Cristo, lo cual hizo que fueran descargados de los elementos viejos. LA EDIFICACIÓN La transformación tiene como propósito la edificación. En Mateo 13 vemos al sembrador, la semilla, el crecimiento y la transformación. Aquí las plantas son transformadas en minerales. Aunque somos trigo, podemos llegar a ser piedras preciosas y perlas en virtud de la transformación. Tanto las piedras preciosas como las perlas han pasado por un proceso de transformación. En Mateo 13 no podemos ver el propósito del crecimiento y la transformación; para ver esto es necesario avanzar a Mateo 16. En este capítulo encontramos una afirmación muy significativa: “Tú eres una piedra” (16:18, lit.). No basta con reconocer que el Señor Jesús es el Cristo. También tenemos que comprender que nosotros somos piedras. Es valiosísimo conocer a Cristo, pero también tenemos que conocernos a nosotros mismos. Hermanas, ¿son ustedes piedras? Me temo que mañana temprano les será muy fácil derramar algunas lágrimas. Pero cuando estén a punto de llorar, recuerden que ustedes son piedras. Además, una piedra jamás perderá la paciencia. Hermanos, ¿son ustedes piedras? Entonces, ¿qué hará si su esposa mañana temprano le da un tiempo difícil? ¿Perderá la paciencia? Si lo hace, esto indica que, por lo menos en cierto grado, usted todavía no es una piedra, sino que es barro. PIEDRAS VIVAS El Señor Jesús le dijo a Pedro dos veces que él era una piedra (Jn. 1:42; Mt. 16:18). Evidentemente, él jamás lo olvidó, pues al escribir su primera epístola, Pedro no solamente dijo que Cristo es una piedra viva, sino que también todos aquellos que vienen a Él son piedras vivas que serán conjuntamente edificadas como casa espiritual de Dios (1 P. 2:4-5). El 134

Señor le recordó a Pedro que él era una piedra, y más tarde Pedro nos recordó que nosotros también somos piedras. EL CRECIMIENTO PRODUCIDO POR LA PALABRA PURA Mateo 13 nos habla sobre la necesidad de experimentar el crecimiento. En 1 Pedro 2 también se nos habla de que necesitamos crecer. Como bebés recién nacidos debemos desear la leche pura de la palabra a fin de que crezcamos y lleguemos a ser piedras vivas. Podemos llegar a ser piedras vivas en virtud de nuestro crecimiento debido a que la transformación se halla implícita en el proceso de crecimiento. Si consideramos los versículos de 1 Pedro 2, comprenderemos que tanto el crecimiento como la transformación están implícitos allí. Si no hubiera transformación con el crecimiento, ¿cómo podría aquel que desea la leche llegar a ser una piedra viva? Ciertamente, los que desean la leche todavía no son piedras vivas; sin embargo, después de beber de la leche de la palabra, ellos crecerán y serán transformados en piedras vivas con miras a la edificación. Nuevamente, aquí tenemos el crecimiento, la transformación y la edificación. En Mateo 13 tenemos el crecimiento y la transformación; en Mateo 16 tenemos la edificación. Somos piedras y el Señor nos está edificando en la iglesia, la cual es el reino. La iglesia edificada posee autoridad, y las puertas del Hades, que representan el poder de Satanás, no pueden prevalecer contra ella. Ésta es la iglesia, un edificio hecho de materiales transformados. LA IGLESIA LOCAL Todos tenemos que ver lo que es el reino. No es solamente una dispensación o una esfera. El reino es la edificación de las personas regeneradas y transformadas. Esta edificación se logra en la iglesia local. La iglesia edificada de Mateo 16 es la iglesia local de Mateo 18. Estos dos capítulos son inseparables. Lo edificado en Mateo 16 es la iglesia local hallada en Mateo 18. Algunos dicen que la iglesia es únicamente una entidad universal. De ser así, ¿dónde está la iglesia universal? La iglesia universal es la totalidad de todas las iglesias locales, así como el cuerpo es la totalidad de todos sus miembros. Si no hay miembros, no hay cuerpo. La iglesia 135

universal no existe por sí misma, sino que es una composición de todas las iglesias locales. Aquellos que hablan únicamente sobre la iglesia universal tienen temor de ser edificados con otros en la iglesia local. Puesto que somos piedras, tenemos que ser edificados en la iglesia local. EDIFICADOS UNOS CON OTROS El Señor le recordó a Pedro que él era una piedra con miras a la edificación de la iglesia. Él no fue edificado en la iglesia universal de una manera general, sino que fue edificado en la iglesia en la ciudad de Jerusalén de una manera práctica. No digan que simplemente están en la iglesia. ¿En qué iglesia local están siendo edificados? No digan que ustedes simplemente son miembros del Cuerpo de Cristo. Es necesario que tengan una localidad. Una vez que tengan una localidad habrán dejado de ser estrellas errantes (Jud. 13). Es imprescindible que tengamos una localidad y seamos edificados. Una vez que tenemos una localidad, tenemos una buena oportunidad de ser edificados. Primero tenemos una localidad y después somos edificados. Es maravilloso emigrar, pero no debemos ser personas que sólo se mudan de una ciudad a otra. Debemos ser capaces de proclamar ante el universo entero que hemos sido ubicados y que ahora estamos siendo edificados en una iglesia local en particular. No solamente tenemos que estar en Mateo 16 en la iglesia universal, sino también en Mateo 18 en la iglesia local. El crecimiento, la transformación y la edificación ocurren simultáneamente. No debiéramos pensar que son tres etapas distintas. Aunque podría parecer lógico decir que el crecimiento, la transformación y la edificación son tres etapas separadas, esto no es verdad en la vida espiritual que llevamos en la iglesia y en el reino. El crecimiento, la transformación y la edificación progresan juntas. Cuanto más usted crece, más es transformado; cuanto más es transformado, más es edificado. Así pues, la medida de su transformación está determinada por la medida de su crecimiento, y la medida de su edificación está determinada por su medida de transformación.

136

LA NECESIDAD DEL CRECIMIENTO DE LA VIDA DIVINA En los años venideros el Señor hará aumentar tanto el número de iglesias como el número de santos en las iglesias. Más y más santos serán añadidos a las iglesias locales, por lo que más iglesias serán edificadas. Quiera el Señor hacernos entender claramente que las iglesias locales en el recobro del Señor son absolutamente diferentes de la cristiandad actual. La cristiandad está conformada principalmente por aquellos que son formalistas, los que son fundamentalistas y los pentecostales. Los formalistas ponen énfasis en las formas o prácticas que consideran correctas; los fundamentalistas enfatizan las enseñanzas y las doctrinas; y los pentecostales enfatizan los dones. Sin embargo, en las iglesias locales necesitamos una sola cosa: el crecimiento de la vida divina. No tenemos necesidad de ninguna otra cosa. Aun cuando las personas hayan recibido cierta ayuda de parte de quienes son formalistas, fundamentalistas o pentecostales, nuestro sutil enemigo se esforzará al máximo por impedir que ellos vayan más allá que cualquiera de estas tres tendencias. Todos tenemos que comprender que el recobro del Señor primordialmente necesita el crecimiento en la vida divina. Aunque hayamos recibido alguna ayuda de parte del formalismo, el fundamentalismo y el pentecostalismo, tenemos que avanzar e ir más allá a fin de buscar el crecimiento en la vida divina. Únicamente el crecimiento en la vida divina nos puede llevar a la meta. LA ÚNICA CALLE, LA CALLE DE LA VIDA La Nueva Jerusalén está orientada hacia cuatro direcciones: el norte, el sur, el este y el oeste. Esta ciudad tiene doce puertas, tres para cada una de estas cuatro direcciones (Ap. 21:13), y tiene solamente una calle, la calle de la vida. No importa de qué dirección usted venga, o a través de cuál puerta entre en la ciudad; una vez que esté en la Nueva Jerusalén, se encontrará en la calle de la vida. No hay calles, tales como las calles de la doctrina, el formalismo, los dones o el don de lenguas. Hay únicamente una sola calle: la calle de la vida. La esencia de esta calle es la vida divina. En esta calle encontramos el agua de vida, el río de vida y el árbol de la vida (22:1-2). Todo cuanto avanza a lo largo de esta calle está relacionado con la vida. 137

Quizás usted haya entrado en esta ciudad por la puerta del formalismo, o la del fundamentalismo, o la del pentecostalismo; pero una vez que usted está verdaderamente en la Nueva Jerusalén, estará en la calle de la vida. No hay otra calle. Si las iglesias locales tuvieran otras calles además de la calle de la vida, esto haría que ellas perdieran la naturaleza que es propia de una iglesia local y se constituirían en sectas o divisiones. Si fallamos en recalcar la vida, repetiremos la historia de la cristiandad, la cual es una historia de divisiones y de muchas calles. Los presbiterianos se conducen por la calle presbiteriana, los bautistas caminan en la calle bautista, los pentecostales toman la calle del don de hablar en lenguas. Nosotros tenemos que optar por el camino de la vida. Esto no depende de lo que decimos, sino de lo que somos. Por causa del recobro del Señor tenemos que ver la importancia de la vida. No estamos en contra de ninguna de las cosas positivas contenidas en la Biblia, pero deseamos que todos los amados del Señor puedan avanzar aún más y procurar el crecimiento en vida. Tenemos que avanzar en crecimiento y transformación. Avancemos hasta llegar a ser una piedra preciosa y transparente para ser edificados con los demás. Es por medio de esto que Dios obtendrá Su reino. El reino es la edificación conjunta de los santos transformados. Cuanto más crezcamos, más seremos transformados y edificados y tendremos la realidad del reino. LA PIEDRA DEL ÁNGULO En Mateo 21 los judíos se esforzaban por encontrar alguna falta en el Señor Jesús a fin de condenarlo y hacerle que cometiese algún error. Estas personas religiosas eran, aparentemente, muy bíblicas y se esforzaban por hacerlo todo conforme a las Escrituras, pero el Señor Jesús les preguntó: “¿Nunca leísteis en las Escrituras: ‘La piedra que rechazaron los edificadores ha venido a ser cabeza del ángulo’?” (v. 42). Dentro de Su corazón el Señor pensaba que tanto Él como Sus discípulos eran piedras para la edificación. Mientras que los discípulos eran las piedras, el Señor Jesús mismo era la piedra del ángulo. Aunque el Señor Jesús es el Salvador y el Redentor, al enfrentarse a los religiosos que discutían con Él, les dijo 138

que Él era la piedra del ángulo para el edificio de Dios. Él les estaba diciendo que la persona que ellos habían rechazado era la piedra del ángulo para el edificio de Dios. Pedro recordó esto y, cuando los líderes religiosos le perseguían, él les citó el mismo versículo de Salmos (Hch. 4:11; Sal. 118:22). Los cristianos citan con frecuencia Hechos 4:12, pero muy pocos de ellos citan el versículo 11, que habla sobre la edificación. Hoy en día, a la mayoría de cristianos lo único que les importa es su salvación personal, pero no les importa el edificio de Dios. En el recobro del Señor tenemos que centrar nuestra atención en el edificio de Dios. Mientras estemos en este edificio seremos salvos. Algunos cristianos les gusta hablar de la seguridad eterna. Sin embargo, la verdadera seguridad radica en ser edificados en el edificio de Dios. Si somos edificados como parte de este edificio, estaremos seguros. Otros se preocupan por la santidad. Si verdaderamente somos edificados en el edificio de Dios, seremos separados y santificados para Dios. Otros se preocupan por su falta de paciencia y sus arranques de mal genio. Si somos edificados en las iglesias locales, ello pondrá fin a nuestro mal genio, y tendremos la paciencia necesaria. Primero viene Hechos 4:11 en cuanto a la edificación, y después viene Hechos 4:12 en cuanto a la salvación. Si somos edificados en el edificio de Dios, ciertamente seremos salvos. El Señor Jesús no solamente es el Redentor, sino que también es la piedra del ángulo para el edificio de Dios. Ésta es la edificación del Señor tal como se presenta en Mateo. Cristo es la piedra del ángulo y Sus discípulos son las piedras vivas para el edificio de Dios.

139

CAPÍTULO QUINCE EL DESARROLLO DEL CRECIMIENTO, LA TRANSFORMACIÓN Y LA EDIFICACIÓN Lectura bíblica: Mt. 16:28; Mr. 9:1; Mt. 16:18-19; Ro. 14:17-18; 1 Co. 4:17, 20; 3:2, 6, 9-12, 16 La revelación de Dios en la Biblia se ciñe a un principio importante, y este es, que lo mencionado al principio alcanza su consumación al final. Desde el principio de la Biblia hasta el final de la misma, su revelación tiene una sola línea y un único fluir. Por ejemplo, en Génesis 2 se menciona el árbol de la vida y en Apocalipsis 22 se vuelve a mencionar el árbol de la vida. A lo largo de toda la Biblia, el punto principal que se revela es la vida. Puesto que la Biblia comienza con la vida, también termina con la vida. El Nuevo Testamento fue escrito del mismo modo. En Mateo tenemos el principio y en Apocalipsis vemos la compleción. La semilla es sembrada en Mateo, el brote aparece en Hechos, el crecimiento y florecimiento del fruto pueden verse en las Epístolas, y la cosecha tiene lugar en Apocalipsis. Podemos aplicar este principio a tres asuntos: el crecimiento, la transformación y la edificación. El Señor Jesús fue sembrado como semilla en nuestro ser para crecer en nosotros, transformarnos y edificarnos, todo los cuales son aspectos del reino. El crecimiento de Cristo en nuestro ser es también un aspecto del reino. La transformación en virtud de la vida es otro aspecto del reino. Según nuestro entendimiento y conceptos naturales, el reino es meramente una era, un periodo de tiempo, o una esfera. Si bien es cierto que el significado neotestamentario del reino los incluye, el reino es mucho más que eso. Tanto el tiempo como la esfera están incluidos en el concepto neotestamentario del reino, pero ellos no son el reino. Ellos no son la realidad del reino. La realidad del reino es Cristo mismo que se forja en nuestro ser y se expande a todo nuestro ser hasta alcanzar la madurez. El reino comenzó a venir en el tiempo de la siembra y continúa viniendo 140

gradualmente a medida que Él crece en nosotros. Cuando el Cristo en nuestro interior alcance la madurez, esto representará la plena venida, la plena manifestación del reino. Cuando Juan el Bautista proclamó que el reino de los cielos se había acercado, el Señor Jesús mismo fue quien vino. Juan no dijo: “He aquí, el Mesías se ha acercado”, ni tampoco: “He aquí, el Salvador se ha acercado”, ni “El Redentor se ha acercado”. No, él dijo: “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” (Mt. 3:2). Él proclamó un reino, sin embargo, fue una Persona la que vino. Así también, cuando el Señor Jesús encargó a Sus discípulos, primero a los doce y después a los setenta, que predicasen el reino; lo que ellos predicaron fue la persona viviente de Cristo. Esto constituye una prueba fehaciente de que el reino revelado en Mateo es la persona viviente de Cristo. No debemos olvidar quién es el Señor Jesús. Él es la persona maravillosa revelada en el primer capítulo de Mateo, es “Jehová-más” y “Dios-más”, así como Jehová el Salvador y Dios con nosotros. Él es el fruto de muchas generaciones mezcladas con el Dios Triuno. Esta maravillosa persona es la semilla del reino quien ha sido sembrada en nosotros, crece continuamente en nosotros hasta finalmente llegar a la madurez. La semilla es sembrada en Mateo, brota en Hechos, crece y florece en las Epístolas y es finalmente cosechada en Apocalipsis. Tenemos que orar mucho acerca de estos puntos, considerando todos estos versículos en la presencia del Señor, a fin de ver la revelación y la realidad. Tenemos que vivir bajo la visión gobernante del reino. UNA REVELACIÓN DEL REINO Mateo no solamente es un libro de relatos o doctrinas; más bien, es un libro que nos da una revelación del reino. El reino es el Cristo maravilloso que ha sido sembrado en nuestro ser, el cual ahora crece en nosotros y nos transforma hasta que lleguemos a la madurez. Finalmente, llegará el tiempo de la siega, y esta siega será la plena manifestación del reino. Tenemos que ver esto. Tenemos que considerar el libro de Mateo desde una perspectiva celestial, no desde la perspectiva de meros relatos, doctrinas o enseñanzas. 141

Si consideramos Mateo desde una perspectiva celestial, veremos que nos revela al Señor Jesús como la semilla del reino, como el crecimiento gradual del reino y como la plena madurez del reino. Tenemos que ver Mateo desde tal punto de vista. El Nuevo Testamento revela al Señor Jesús como semilla del reino que ha sido sembrada en las personas. Cuando la semilla crece dentro de ellas, esto constituye el crecimiento del reino. A medida que Él se propaga en el interior de las personas, eso constituye la propagación del reino. Un día, Él habrá madurado en muchos que le amaron. Cuando llegue tal tiempo de la madurez, habrá llegado el tiempo de la siega, la plena manifestación del reino. LA PROPAGACIÓN DEL SEÑOR JESÚS ¿Cómo podemos demostrar que el reino es la propagación del Señor Jesús? La prueba más contundente la hallamos en Mateo 16:28 donde Él le dijo a Sus discípulos que algunos de ellos no morirían hasta que hayan visto al Hijo del Hombre viniendo en Su reino. El versículo paralelo en Marcos 9:1 dice: “...hasta que hayan visto el reino de Dios venido con poder”. Seis días después, Él subió a la cima de un monte con tres de Sus discípulos y se transfiguró delante de ellos. La transfiguración del Señor Jesús era Su propagación. “Jehová-más” y “Dios-Jehová-más” moraba en aquel pequeño nazareno llamado Jesús. En aquel monte “Jehová-más” y “Dios-más” resplandeció desde aquel nazareno. Pedro se asombró tanto que sólo dijo: “Señor, bueno es que nosotros estemos aquí” (Mt. 17:4). En cierto sentido, Pedro no sabía cómo responder. Lo que llamamos la transfiguración fue, en las palabras del Señor, la venida del reino de Dios. La venida del reino fue el resplandecer del Señor, Su propagación, Su liberación y el Señor Jesús cubriéndonos con Su sombra. Un día, cuando experimentemos la venida del reino en toda su plenitud, estaremos tan asombrados como lo estuvo Pedro y no sabremos qué decir.

142

EL REINO EN ROMANOS Ahora debemos considerar algunos pasajes hallados en las Epístolas. Romanos 14:17-18 nos muestra que el reino está presente hoy en día y que éste no es otra cosa que la vida apropiada de iglesia. Según algunos maestros, el reino aún no ha venido. Ellos afirman que la dispensación actual es la dispensación de la iglesia y que la siguiente dispensación será la dispensación del reino. Pero aquí Pablo dijo que “el reino de Dios no es...” (v. 17). Él no nos dijo que el reino de Dios no será, sino que esta afirmación suya es hecha usando el tiempo presente: “El reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo”. El versículo 18 continúa: “El que en esto sirve a Cristo, agrada a Dios, y es aprobado por los hombres”. Estos versículos nos revelan que el reino es servir a Cristo. Servir a Cristo no es principalmente hacer cosas para Él, sino ministrar Cristo a los demás. Primero experimentamos a Cristo, y Cristo llega a ser nuestro; luego ministramos a los demás el Cristo que hemos obtenido. Esto es lo que significa servir a Cristo y este servir a Cristo es el reino. Algunos de ustedes han leído el libro de Romanos por muchos años y tal vez piensen que Romanos nos habla únicamente de la salvación y la justificación por la fe. ¿Se habían percatado alguna vez que Romanos nos presenta el reino como el servir a Cristo? Romanos 14 presenta un asunto de importancia estratégica: el reino de Dios consiste en servir a Cristo, el ministrar a Cristo a los demás. Por tanto, Romanos también es un libro acerca del reino. 1 CORINTIOS Muchos de los que estuvieron involucrados en experiencias pentecostales o carismáticas afirman que el tema de 1 Corintios es el don de hablar en lenguas. Sustentan tal afirmación citando 1 Corintios 14:18 donde Pablo dijo que él hablaba en lenguas más que todos ellos. En base a este versículo, llegan a la conclusión de que todos debiéramos hablar en lenguas. No hay duda que existe tal versículo en 1 Corintios; pero también debemos 143

considerar 1 Corintios 4:17 y 20. El versículo 17 dice: “De la manera que enseño en todas partes, en todas las iglesias”; si se fijan en el contexto, verán que este versículo no tiene nada que ver con la práctica de hablar en lenguas. El versículo 20 dice: “El reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder”. Si consideramos estos dos versículos juntos y tomamos en cuenta el contexto, comprenderemos que la iglesia es el reino de Dios. En el versículo 17 Pablo dijo: “en todas las iglesias” y en el versículo 20 dijo: “el reino de Dios”. Después de referirse a su enseñanza en todas las iglesias, Pablo dijo que el reino de Dios no consistía en palabras, sino en poder. Pablo usó indistintamente la iglesia y el reino para referirse a una misma entidad, lo cual demuestra que la vida apropiada de iglesia es el reino. La situación que impera actualmente en la cristiandad es anormal, lo cual hace que sea difícil de ver lo que es real. Muchos se aferran al concepto de que la era presente es la era de la iglesia y que en el futuro vendrá la era del reino. Incluso hay quienes enseñan que no es necesario ni es posible tener la vida apropiada de iglesia en la actualidad. Pocas personas saben lo que es la iglesia, y aún menos saben que la iglesia es el reino. LA VIDA DE IGLESIA ES EL REINO Tanto en Romanos como en 1 Corintios Pablo da a entender con toda claridad que la vida de iglesia es el reino. Mateo indica lo mismo: “Edificaré Mi iglesia [...] Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos” (Mt. 16:1819). La iglesia edificada por el Señor Jesús es el reino. La semilla que fue sembrada en Mateo crece y se desarrolla en las Epístolas. Por tanto, Pablo también nos dice que la iglesia es el reino. Al hablar de la iglesia como el reino, el Señor Jesús lo hizo de una manera muy sencilla, debido a que las semillas están en el libro de Mateo. En las Epístolas, Pablo expone sobre la iglesia como el reino de una manera más completa. Necesitamos todo el libro de Romanos y todo el libro de 1 Corintios para poder conocer la iglesia como el reino.

144

ALIMENTARNOS PARA EL REINO Teniendo esto como base, podemos abordar 1 Corintios 3. Por supuesto que la palabra reino no se encuentra en este capítulo, pero otros versículos en este libro nos dan a entender que la vida de iglesia es el reino (4:17, 20). En primer lugar, Pablo dice: “Os di a beber leche”. Para obtener la iglesia como el reino tenemos necesidad de ser alimentados. Pablo no dijo: “Os enseñé”, sino que dijo: “Os di a beber leche”. No tenemos necesidad de enseñanzas; lo que necesitamos es ser alimentados. Tenemos necesidad de beber y comer. Tanto la leche como la carne mencionadas en el versículo 2 son Cristo. Él es nuestro alimento. Cuando Pablo dijo: “Os di a beber leche”, esto significa que él los alimentó con Cristo. Cuánto anhelamos ver a todos los que asumen el liderazgo en todas las iglesias locales ocupados constantemente en alimentar con Cristo a los más jóvenes. Aun cuando Pablo era un gran maestro, él también era muy diestro en alimentar. Él alimentaba a las personas con Cristo. Después, Pablo continuó diciendo que él había sembrado, que Apolos había regado y que Dios había dado el crecimiento (v. 6). Al final, Pablo pudo decir que por la gracia que le fue dada, él era como un sabio arquitecto (v. 10). Pablo era una persona maravillosa, pues él sabía alimentar, plantar y edificar. Por causa del reino de Dios en las iglesias locales hoy en día, nosotros también tenemos que saber alimentar, plantar y edificar. Tenemos que alimentar a las personas así como sembrar la semilla. Tenemos que plantar hortalizas, las cuales mediante el crecimiento y la transformación, llegarán a ser minerales: el oro, la plata y las piedras preciosas. ¿Cómo es posible que la labranza llegue a convertirse en minerales? ¿Qué clase de árbol plantó Pablo para que éste, a medida que creciera, se convirtiera en oro, plata y piedras preciosas? Pablo dice: “Vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios” (v. 9). ¿Cómo podemos reconciliar estas dos cosas? La labranza está formada por plantas, mientras que el edificio está hecho primordialmente de piedras y minerales. ¿Cómo podemos ser tanto plantas como minerales? La respuesta es: la vida que crece en nuestro ser es una vida que nos transforma. Además de crecer, nos transforma. Mientras crece, nos transforma y cuanto más crece, más nos transforma. Es esta vida la que nos transforma de plantas en minerales. 145

Ahora podemos ver que el concepto presentado por Pablo en 1 Corintios 3 es exactamente el mismo que el presentado por el Señor en Mateo 13. Como ya hemos visto, las primeras cuatro parábolas se relacionan con la vida vegetal. La semilla crece, madura y produce la harina fina. Las siguientes dos parábolas tratan sobre el tesoro y la perla, las cuales representan algo que ha sido transformado. Por tanto, en Mateo 13 tenemos tanto el crecimiento como la transformación. En 1 Corintios 3 también tenemos el crecimiento y la transformación. El concepto es exactamente el mismo. Después de Mateo 13, el Señor nos dijo que las piedras sirven para la edificación. “Yo también te digo, que tú eres piedra [lit.], y sobre esta roca edificaré Mi iglesia” (Mt. 16:18). En Mateo vemos el crecimiento y la transformación cuya finalidad es producir piedras para la edificación. En Mateo todo esto se encontraba en forma de semilla y, hasta cierto punto, no se había desarrollado; pero en 1 Corintios 3 podemos ver claramente el crecimiento de esa semilla así como su florecimiento. Pablo plantó, Apolos regó y Dios dio el crecimiento. Después del crecimiento viene la transformación. Mientras la planta crece es transformada en oro, plata y piedras preciosas a fin de convertirse en los materiales útiles para el edificio de Dios. Finalmente, el que planta se convierte en aquel que alimenta, y el que alimenta se convierte en el edificador. El reino es plantar, alimentar, regar, hacer crecer, transformar y edificar. Finalmente Pablo dice: “Sois templo de Dios” (1 Co. 3:16). Ésta no es una organización cristiana ni una sociedad religiosa; sino la iglesia, el reino. El reino es algo que ha sido plantado, que crece, que ha sido transformado y que es edificado hasta llegar a ser el templo de Dios.

146

CAPÍTULO DIECISÉIS LA SIEGA DEL CRECIMIENTO, LA TRANSFORMACIÓN Y LA EDIFICACIÓN Lectura bíblica: 2 Co. 3:6b, 17, 18; Ro. 12:2, 5; Ef. 4:22-24; Ap. 4:2-3; 21:10-11, 18a, 19a Como vimos en el capítulo anterior, 1 Corintios 3 nos habla del crecimiento, la transformación y la edificación. Estos mismos temas pueden ser vistos en el libro de Efesios. Tanto Efesios 2:20-22 como Efesios 4:12-16 guardan relación con el crecimiento, la transformación y la edificación. LAS PERSONAS DOTADAS PERFECCIONAN A LOS SANTOS Las personas dotadas mencionadas en Efesios 4:11, es decir: los apóstoles, los profetas, los evangelistas, y los pastores y maestros, existen con la finalidad de perfeccionar a los santos (v. 12). Las personas dotadas no edifican directamente la iglesia, sino que su responsabilidad es perfeccionar a los santos. Como resultado de su obra de perfeccionamiento, los santos serán aptos y estarán equipados para desempeñar su función como miembros del Cuerpo que directamente edifican las iglesias. No es el Señor Jesús ni tampoco las personas dotadas, tales como los apóstoles y evangelistas, quienes edifican las iglesias directamente; más bien, son los miembros que han sido perfeccionados, o sea, aquellos que han sido equipados y hechos aptos para desempeñar su función, quienes edifican directamente las iglesias. PERFECCIONADOS POR EL CRECIMIENTO EN VIDA ¿Qué quiere decir perfeccionar a los santos? Durante los primeros años de mi ministerio yo pensaba que perfeccionar a los santos consistía en dotarlos de alguna capacidad o de un arte espiritual; y basándome en ello procuré adiestrarlos. Con el tiempo aprendí que éste no era el entrenamiento apropiado. Efesios 4:12 habla del perfeccionamiento de los santos, y el 147

versículo 13 habla de un hombre de plena madurez. El versículo 14 nos habla de que ya no debemos ser niños, y el versículo 15 nos insta a crecer en todo en Cristo. Todos estos versículos guardan relación con el crecimiento. Perfeccionar a los santos implica ayudarles a crecer a la estatura de un hombre de plena madurez, para que ya no sean niños, o sea, ayudarles a crecer en todo en Cristo. Según el contexto de Efesios 4, perfeccionar a los santos es simplemente ayudarles a crecer. Como miembros vivientes del Cuerpo de Cristo, los santos necesitan crecer. Esto también se aplica al cuerpo humano. Cuando un niño nace, él es una persona completa, tiene todos sus órganos, tiene orejas, ojos, lengua, labios y todos sus demás miembros y órganos. Sería innecesario así como imposible añadir más órganos a un bebé recién nacido pues, en términos orgánicos, es una persona completa. Este niño tiene todos los órganos que sus padres también tienen. No obstante, aun cuando está completo orgánicamente, él no está completo en cuanto al ejercicio de sus funciones y facultades. Por tanto, este bebe necesita ser perfeccionado. Perfeccionarlo implica hacer que él crezca. Después de crecer por el lapso de un año, podrá caminar. Después de cierto periodo de tiempo, comenzará a hablar. Él nació con dos pies y una boca, pero carecía de la capacidad para caminar y hablar. Cuanto más crezca, más será perfeccionado. En otras palabras, él llegará a ser plenamente apto y estará completamente equipado. Aun cuando este niño tiene todos los órganos necesarios al nacer, él todavía necesita la medida adecuada de crecimiento antes que la capacidad de estos órganos pueda manifestarse. Por ejemplo, inmediatamente después de su nacimiento los ojos de un bebé no son muy útiles. Aun cuando tiene ojos, su capacidad para desempeñar su función visual es muy limitada debido a la falta de crecimiento. Con el crecimiento apropiado, los ojos comenzarán a desempeñar su función después de un breve plazo. Los órganos de la vista están ya presentes al momento de nacer, pero la capacidad de ver se desarrolla con el crecimiento. ¿Qué significa entonces perfeccionar a los santos en la iglesia? No significa añadirles algo. No debiéramos hacer esto; de hecho, no podemos hacer esto con los santos. Más bien, debemos ayudarles a crecer. Todos los santos 148

tienen que crecer hasta llegar a ser un hombre de plena madurez y dejar de ser niños. Ellos tienen que crecer en todo en aquel que es la Cabeza, Cristo. LA MANERA DE CRECER ¿Cuál es la mejor manera, de hecho la única manera, de ayudar a los niños a crecer? Todas las madres saben que la mejor manera no es enseñándoles, sino alimentándoles. Es la alimentación, y no la enseñanza, lo que hace que los niños crezcan. Por eso Pablo dijo: “Os di a beber leche” (1 Co. 3:2). Igualmente, ¿cómo podemos perfeccionar a los santos? No debemos enseñarles solamente, sino que debemos alimentarlos. Pablo plantó, y Apolos regó (v. 6). Regar las plantas es alimentarlas. Lo que necesitan las iglesias, que son el reino, para el perfeccionamiento de los santos, no son enseñanzas, sino alimentación. Las madres saben bien que los pequeños son perfeccionados año tras año mediante el crecimiento. Debido al crecimiento ellos pueden hacer muchas cosas; pero esto no significa que esos niños carecían de los órganos necesarios antes que la obra de perfeccionamiento comenzara, sino que ellos simplemente no habían desarrollado su destreza. Estas destrezas son desarrolladas únicamente mediante el perfeccionamiento, y el perfeccionamiento proviene de la alimentación que los ayuda a crecer. Tal alimentación es lo que todas las iglesias como el reino necesitan hoy. LAS ENSEÑANZAS Y LOS DONES Después de escuchar algunos de mis mensajes, algunos se disgustaron y dijeron: “Usted dice que no tenemos necesidad de enseñanzas, dones o normas que nos regulen. Pero ¿no cree usted que las enseñanzas son de alguna ayuda? ¿Acaso no son necesarios los dones? ¿No piensa usted que es bueno tener ciertas ordenanzas?”. Mi respuesta fue, que todo depende de cómo ustedes usen todo ello. Estas cosas están bien si propician el crecimiento, pero lo trágico del caso es que muchos maestros de la Biblia únicamente ayudan a las personas a conocer la Biblia, pero no las ayudan a crecer. Sé esto por experiencia propia, debido a que durante siete años y medio estuve recibiendo la impartición de la mejor enseñanza bíblica 149

disponible y, sin embargo, como resultado de recibir tales enseñanzas durante ese periodo de tiempo, no experimenté ni un poco de crecimiento en la vida divina. Muchos han tenido esta misma experiencia. Tal vez, en algunos casos excepcionales, las enseñanzas bíblicas hayan podido ayudar a crecer a las personas un poco, pero no las ayudaron mucho. Así pues, todo depende de si la enseñanza le proporciona a la gente el crecimiento en vida o no. Lo mismo se aplica a los dones. Yo estuve personalmente involucrado en tales experiencias, en especial con las lenguas. Lamento decir que no puedo testificar que las personas que hablaban en lenguas experimentaron el crecimiento en la vida divina. No las critico ni tampoco las menosprecio, pero tengo que ser fiel y honesto y decir la verdad. Ustedes pueden constatar esto entre las muchas personas que actualmente hablan en lenguas; ¿dónde está el crecimiento? Hoy en día las iglesias, como el reino de Dios, necesitan algo que las ayude a crecer en la vida divina. Si hablar en lenguas ayudase a los santos a experimentar tal crecimiento, estaría a favor de ello; pero yo mismo dejé de practicar aquello porque descubrí que no producía crecimiento alguno. Hablar en lenguas puede despertar nuestro corazón y nuestro espíritu, pero una vez que usted ha sido despertado, tiene que inmediatamente tornarse a la vida divina; de otro modo, estará hambriento. No importa cuánto ejerza sus dones, permanecerá hambriento. Hablar en lenguas jamás le alimentará. Tal vez usted diga que le da cierta satisfacción, pero ¿ha crecido? Incluso solo el crecimiento no es adecuado. El crecimiento apropiado produce transformación, produce un cambio genuino en nuestro vivir, un cambio metabólico en nuestro ser. La transformación es la verdadera evidencia de nuestro crecimiento. Después de la transformación viene la edificación. El verdadero crecimiento produce la transformación y la transformación tiene como fruto la edificación. Por el contrario, la mayoría de los que hablan en lenguas son muy independientes. Damos gracias al Señor si usted recibió alguna ayuda al hablar en lenguas, pero si se queda allí, podría convertirse en una persona independiente e individualista. 150

Sé esto por experiencia propia. Yo estuve involucrado en tales prácticas y vi esto con mis propios ojos. En las reuniones que se celebran para ejercitar los dones espirituales, a la mayoría no les importan los demás; cada uno se preocupa por su propia práctica de los dones. Igualmente, en su vida diaria las personas que suelen hablar en lenguas tienen dificultad en ser uno con los demás. A lo largo de la historia de la iglesia, nadie ha sido más divisivo que aquellos que hablan en lenguas. Casi toda persona que habla en lenguas constituye una división en sí mismo. Pese a ello, entre quienes hablan en lenguas se tiene una especie de certeza de que si todos los creyentes hablaran en lenguas, todos serían uno. Pero esto es superstición, ya que la historia demuestra lo contrario. No podemos encontrar la unidad apropiada entre los que hablan en lenguas. Nuestra necesidad actual es el crecimiento apropiado cuyo fruto es la transformación y la edificación. Esto producirá la unidad verdadera. EL CRECIMIENTO EN LA VIDA DIVINA ¿Por qué el apóstol Pablo escribió 1 Corintios 3 de la manera que lo hizo? ¿Por qué dijo que él plantó, que Apolos regó y que Dios dio el crecimiento? ¿Por qué afirmó que le fue dada la gracia para que, como sabio arquitecto, pusiese el fundamento sobre el cual otros edificarían con oro, plata y piedras preciosas, o con madera, hierba y hojarasca? Es necesario considerar el libro entero para entender por qué Pablo escribió de esta manera. En 1 Corintios 1:5 y 7, Pablo le dijo a los corintios que ellos poseían todo el conocimiento y que nada les faltaba en ningún don. Pero después, en 1 Corintios 3:1, él les dijo que no podía hablarles como a hombres espirituales, porque ellos todavía eran carnales y niños en Cristo. Es por esto que decimos que el mero conocimiento bíblico y los dones, en sí mismos, no son de ayuda. Los corintios tenían ambos, pero estaban muy carentes de crecimiento en vida. En las iglesias locales ciertamente no somos ni sectarios ni elitistas, pues recibimos todo lo que sea apropiado que proceda del Señor. No nos oponemos al conocimiento bíblico, ni tampoco nos oponemos a los dones. Pero la obra de recobro actual que realiza el Señor no depende del conocimiento ni de los dones, sino del crecimiento en la vida divina. Durante los pasados ciento cincuenta años se han recobrado una serie de 151

doctrinas y dones, pero el crecimiento en la vida divina no ha sido recobrado de la manera adecuada. Hoy en día, nuestra carga actual es el recobro del crecimiento en vida. Es bueno que ustedes posean conocimiento bíblico y que hablen en lenguas, pero no se queden allí. Tienen que avanzar al crecimiento en vida. Ciertamente existe el peligro que quienes poseen conocimiento bíblico se queden allí y que quienes experimentaron los dones se conformen con ello. Es imprescindible que avancen. Es posible que el conocimiento les sirva como puente para pasar de un lado a otro, pero no se queden en ese puente; tienen que avanzar para llegar a la vida. LAS ESTRUCTURAS BÁSICAS El libro de Mateo no enfatiza ni el conocimiento bíblico ni los dones; más bien, pone énfasis en la semilla de la vida divina y en el crecimiento de esta semilla con la consiguiente transformación a fin de producir los minerales útiles para la edificación de la iglesia (Mt. 13). El Señor le dijo a Pedro que él era una piedra, y le anunció que Él edificaría Su iglesia y le daría a Pedro las llaves del reino (Mt. 16). Éstos son algunos asuntos básicos hallados en el libro de Mateo. Las siete parábolas en Mateo, los misterios del reino, son también elementos básicos. Por el contrario, temas como la sanidad y el hablar en lenguas no forman parte de la estructura básica. La estructura básica está conformada por la semilla, el crecimiento, la transformación y la edificación. Ciertamente no me opongo al conocimiento bíblico ni a los dones, pero estoy en contra de que estos asuntos se enfaticen demasiado. A algunos de los que hablan en lenguas no les interesa otra cosa que hablar en lenguas. La iglesia no es una iglesia dedicada a hablar en lenguas, y el recobro del Señor no consiste en recobrar la práctica de hablar en lenguas. Aun cuando hablar en lenguas pueda haber sido de ayuda para algunos, no es un asunto fundamental. Los asuntos básicos son la semilla, el crecimiento, la transformación y la edificación. EN LAS EPÍSTOLAS Lo que es sembrado como semilla en Mateo 13 es desarrollado en 1 Corintios 3. Allí vemos el crecimiento, la transformación y la edificación 152

con los materiales preciosos. El conocimiento bíblico es bueno, pero no debemos quedarnos allí. Todos tenemos que crecer. El Señor está buscando la edificación que proviene del crecimiento en vida, y la transformación por la vida. Ninguna otra cosa logrará satisfacerle. La consumación suprema de la Biblia es la Nueva Jerusalén. En la Nueva Jerusalén no encontramos los dones, ni el conocimiento ni las ordenanzas. Allí únicamente encontramos el fluir de la vida, el árbol de la vida, el oro, las perlas y las piedras preciosas. Perfeccionar a los santos no consiste simplemente en enseñarles la Biblia o en adiestrarlos para que usen sus dones. Perfeccionar a los santos consiste en alimentarlos y ayudarles a crecer. Si hablar en lenguas y adquirir conocimiento bíblico ayudó a tales personas de alguna manera, damos gracias a Dios; pero estas personas deben avanzar de una manera positiva a fin de experimentar el crecimiento de la vida divina. Perfeccionar a los santos es hacer que ellos crezcan hasta que lleguen a ser un hombre de plena madurez. ¿Ha producido la práctica de hablar en lenguas este crecimiento? ¿Ha producido un hombre de plena madurez? Más bien, aquellos que enfatizan los dones son “niños [...] zarandeados por todo viento de enseñanza” (Ef. 4:14). Entre ellos no está presente el hombre de plena madurez. Ellos no saben cómo crecer en todo en Cristo con miras a edificar directamente el Cuerpo. Efesios 4:15 nos exhorta a que crezcamos en todo en aquel que es la Cabeza, Cristo. Después, el versículo 16 nos dice que después de crecer en aquel que es la Cabeza, tenemos que ser bien unidos y entrelazados por todas las coyunturas del rico suministro, conforme a la función de cada miembro en su medida. Es de este modo que el Cuerpo, la iglesia, es edificado directamente. No seáis distraídos por ninguna otra cosa. Si bien el conocimiento bíblico podría ser de ayuda, no debemos ser distraídos por ello. Quizás los dones pueden ser de ayuda, pero no deben ser una frustración para nosotros. Después de usar estos puentes a fin de pasar de un lado a otro, debemos dejarlos atrás y proseguir para ir en pos del crecimiento en vida que producirá una transformación adecuada y apropiada. Entonces obtendremos 153

el oro, las perlas y las piedras preciosas para el edificio de Dios. La intención de Dios es tener un edificio. Mateo no nos habla de los dones ni del conocimiento bíblico, y en 1 Corintios Pablo tiene en menos a ambos. Tampoco en Efesios ni en Romanos se habla mucho de los dones, aunque en Romanos sí se menciona el don de la hospitalidad y algunos otros. Ciertamente necesitamos del don de la hospitalidad. Aunque usted hable mucho en lenguas, si tiene que hospedar a tres visitantes en su casa por un periodo de tiempo, probablemente se ponga en evidencia cuán poco crecimiento tiene. Necesitamos el crecimiento en vida. Para la edificación de las iglesias locales no necesitamos de los presuntos dones; lo que necesitamos es el crecimiento. EL LIBRO DE APOCALIPSIS Ahora veremos la cosecha en Apocalipsis. La semilla está en Mateo, su crecimiento se halla en las Epístolas y la cosecha está en Apocalipsis. El cuadro de la ciudad presentado en Apocalipsis 21 y 22 es muy claro. Aquella ciudad no está edificada con barro o ladrillos. Todas las ciudades que fueron construidas por el enemigo como edificios falsos fueron hechas de ladrillo. La torre de Babel fue hecha de ladrillos (Gn. 11:3), así como también las dos ciudades que edificó el Faraón valiéndose de los esclavos israelitas (Éx. 1:11, 14). Los ladrillos están compuestos de barro más la labor humana. Pero Dios jamás edifica de esta manera. Su edificio está compuesto de oro, perlas y piedras preciosas; no tiene nada de barro ni nada hecho por manos humanas. El edificio de Dios es maravilloso a nuestra vista porque es por completo obra Suya. Ningún hombre puede manufacturar los materiales requeridos para el edificio de Dios. El oro, las perlas y las piedras preciosas son producidos por Dios mismo. Todo lo que forma parte de la Nueva Jerusalén ha sido transformado. En el centro de esta ciudad está el trono de Dios (Ap. 22:1, 3), lo cual denota el reino. El trono representa la autoridad reinante. El gobierno y reinado de Dios están allí. Del trono sale un río de agua de vida que riega toda la ciudad, y dentro del río de la vida crece el árbol de la vida que alimenta la ciudad (vs. 1-2). Este cuadro 154

significa que regar y alimentar produce el crecimiento, la transformación y la edificación. Ésta es la cosecha de la semilla sembrada en Mateo. UN ANTICIPO No es necesario esperar por un periodo de tiempo para que en el futuro lleguemos a disfrutar de ser alimentados y regados, de crecer y ser transformados, y de ser edificados. Nosotros en el recobro de las iglesias que el Señor realiza estamos capacitados y somos privilegiados de disfrutar un anticipo ahora. Claro, todavía no tenemos el pleno disfrute, pero el anticipo del cual disfrutamos indica que viene el pleno disfrute. Las hermanas que cocinan gustan de un anticipo de la comida que preparan antes de que sea servida; así pues, su anticipo es indicio del pleno disfrute que tendrán. En realidad, el anticipo de una comida es exactamente igual al disfrute pleno, sólo que en pequeña escala. No es posible que el anticipo de una comida sea salada y que en su pleno sabor sea dulce. El pleno sabor que tendremos en la Nueva Jerusalén es lo que ahora disfrutamos en las iglesias locales a manera de anticipo. El banquete completo incluye el río de la vida, el árbol de la vida, el crecimiento, la transformación y la edificación. ¿Entonces, el conocimiento bíblico y los dones? No están en la Nueva Jerusalén. En la Nueva Jerusalén podemos ver el río de la vida y el árbol de la vida. Vemos el crecimiento, la transformación y la edificación. Vemos una ciudad construida con oro, perlas y piedras preciosas. Esto es todo lo que vemos. Puesto que éstas son las cosas presentes en el banquete completo, no debiéramos añadir ninguna otra cosa a nuestro anticipo. Más bien, debemos disfrutar de todos estos elementos como parte del anticipo. Apocalipsis 21 y 22 nos muestra un cuadro completo del reino como nuestro banquete completo. LA TRANSFORMACIÓN La transformación es crucial para la obra de edificación que Dios efectúa. En el cristianismo se sabe muy poco acerca de la transformación. Incluso si uno escucha a los predicadores más destacados e investiga en las bibliotecas y librerías, será muy poco lo que encuentre sobre el tema de la 155

transformación. ¿Qué es la transformación? La transformación significa que el Señor Jesús, la simiente de vida, con todos Sus ricos elementos es añadido a nuestro ser. Su esencia es el Espíritu todo-inclusivo. Este Espíritu es tanto la esencia del Señor Jesús como Su elemento. Inmediatamente después que usted fue salvo, Él comenzó a impartir Su elemento en usted. Día tras día, en la medida en que usted se abra a Él y le dé la oportunidad, Él impartirá Su elemento a su ser. Las doctrinas no son el elemento de Cristo. Únicamente Cristo, o sea, el Espíritu vivificante y todo-inclusivo, es el elemento. Tal Cristo como Espíritu todo-inclusivo se imparte en su espíritu, y de su espíritu se expande a todo su ser. Él se expandirá en su corazón, mente, parte emotiva y voluntad. Este elemento de Cristo es verdaderamente un elemento transformador. Una vez que este elemento entra en nuestro ser, algo sucede. Por ejemplo, después que las madres alimentan a sus hijos, el alimento es digerido y asimilado por ellos. El elemento de aquellos alimentos entra en el torrente sanguíneo de esos niños y después penetrará sus células y tejidos orgánicos, haciéndoles crecer. El crecimiento siempre está acompañado de metabolismo. El metabolismo no implica un cambio externo, sino un cambio interno que es el resultado de que un nuevo elemento ha sido añadido a nuestro ser. Este nuevo elemento elimina lo viejo y produce algo nuevo. Supongamos que un joven tiene el rostro muy pálido. Si deseo cambiar su apariencia externa, podría aplicar polvos rosados a sus mejillas a fin de cambiar el color de su rostro. Es de este modo que los empleados de una funeraria cambian la apariencia de los cadáveres. Ellos hacen alteraciones cosméticas para embellecer los cadáveres. Pero, no importa cuán bello se vea, continúa siendo un cadáver. Esta clase de embellecimiento o cambio externo no es la transformación. No intenten cambiar la apariencia de una persona al aplicarle color a sus mejillas con cosméticos; más bien, aliméntenla con leche, carne, manzanas y otros alimentos saludables. Después de unas cuantas semanas podrán ver cierto grado de auténtica transformación. En Efesios 3:8 Pablo dijo que él predicaba como evangelio las inescrutables riquezas de Cristo. Esto quiere decir que él alimentaba a las personas con las riquezas de Cristo. En 1 Corintios Pablo dijo: “Os di a beber leche” (3:2). Luego dijo que Cristo es nuestro alimento espiritual y nuestra bebida espiritual (10:3-4). 156

En 2 Corintios 3:6 Pablo dijo que la letra mata. La letra se refiere al texto en blanco y negro de la Biblia. La letra mata, pero el Espíritu vivifica. Es imprescindible que obtengamos el Espíritu. ¿Quién es el Espíritu? “Fue hecho [...] el postrer Adán, Espíritu vivificante” (1 Co. 15:45). “El Señor es el Espíritu” (2 Co. 3:17). La Palabra pura dice que la letra mata, mas el Espíritu vivifica. “El Señor es el Espíritu”. ¿Qué debemos hacer, entonces? Simplemente tenemos que abrir nuestro ser continuamente y decir: “¡Oh, Señor Jesús! ¡Ven, Señor Jesús! ¡Lléname, Señor Jesús!”. Tenemos que abrirnos a Él y dejar que Cristo nos llene. Si uno es fiel para recibirle de manera constante y completa, Él se propagará a nuestro ser interior. Mediante la digestión y asimilación apropiadas, su ser será saturado de todos los elementos nutritivos de Cristo. Estos elementos no solamente nutren, sino también aniquilan. Así como con los buenos alimentos obtenemos el poder para aniquilar ciertos gérmenes, el elemento de Cristo también trae consigo cierto poder aniquilador. El poder aniquilador de la cruz se halla en el Espíritu todo-inclusivo de Jesucristo. Cuanto más uno tome al Espíritu en su ser y más profundamente este Espíritu penetre en nuestro ser, más las cosas negativas y que corrompen —la carne, la levadura y las cosas mundanas— serán aniquiladas. Además, uno recibirá el nutrimento, crecerá y será transformado. Mediante esta transformación uno podrá ser conjuntamente edificado con otros. El conocimiento y los dones no pueden transformarnos ni hacer que seamos edificados juntos. Únicamente el Espíritu de vida puede realizar esta obra. LA FORMA DE LA VIDA Dentro del proceso de transformación está el dar la forma de la vida. En toda clase de vida está la esencia de dicha vida, el poder de la vida, la ley de la vida y la forma propia de dicha vida. El elemento de Cristo contiene intrínsecamente el elemento divino; cuanto más disfrute de Cristo al comerle y ponerlo dentro de uno, más el elemento divino saturará nuestro ser. Este elemento, la vida de Dios, tiene una esencia, un poder, una ley y una forma. A medida que crece en nuestro ser, este elemento nos regulará y 157

nos dará cierta forma, conformándonos a la imagen y a la forma de Cristo. Cuanto más seamos transformados, más seremos conformados a la imagen de Cristo. Efesios 4:22 dice que “os despojéis del viejo hombre”. ¿Cómo podremos despojarnos del viejo hombre? Cuanto más nos esforzamos por despojarnos de él, más él regresa a nosotros. Únicamente el elemento de Cristo puede hacer que el viejo hombre sea desechado de nuestro ser. Cuanto más el elemento de Cristo elimina al viejo hombre, más nos despojamos de él. La mejor manera de deshacernos del viejo hombre es comer algo nuevo de Cristo. Esto hará que toda vejez sea desechada. Esto es lo que significa despojarse del viejo hombre. La manera práctica de despojarse del viejo hombre es al ingerir a Cristo. Cuanto más Él entre en nuestro ser, más serán desechados los elementos del viejo hombre. El resultado de este proceso será algo nuevo: el Cristo corporativo, Cristo como el nuevo hombre corporativo. El nuevo hombre es la iglesia y es la realidad del reino. Vestirse del nuevo hombre equivale a vestirse del reino; vestirse de la vida de iglesia equivale a vestirse del reino. El reino es la propagación del Señor Jesús. Después que Él entra en nuestro ser, se propaga dentro de nosotros y hace que toda vejez sea eliminada. Entonces estamos en el reino. Efesios 4:24 afirma que el nuevo hombre es creado según Dios. No solamente el viejo hombre es eliminado de nuestro ser, sino que, además, el nuevo hombre viene a reemplazarlo. Este nuevo hombre es el hombre corporativo creado a la imagen de Dios. Génesis 1:26 afirma que el hombre fue creado a imagen de Dios, pero únicamente mediante la propagación de Cristo en nuestro ser tendremos la verdadera imagen de Dios y podremos ejercer Su dominio. Si no expresamos la imagen de Dios, difícilmente ejerceremos el dominio de Dios. La imagen de Dios tiene como finalidad el reino de Dios. Si tenemos Su imagen, podremos representarle; llegaremos a ser representantes de Dios. Esto es el reino. Por tanto, la imagen tiene como finalidad el reino. Cuando leemos Apocalipsis vemos que en el universo hay un trono y que Dios está sentado en él. Su aspecto es semejante a piedra de jaspe y de cornalina (Ap. 4:2-3). El jaspe es una piedra de un color verde claro que es 158

transparente y resplandeciente, la cual representa a Dios mismo; la cornalina es una piedra de color rojo, que representa a Cristo como el Cordero redentor. En Apocalipsis 22:1 vemos a Dios sentado en el trono y también vemos al Cordero. Finalmente, el muro de la Nueva Jerusalén está edificado con jaspe, y la ciudad tiene el aspecto del jaspe (21:11, 18). Esto quiere decir que la ciudad tiene el aspecto de Dios, pues la gloria y el resplandor de la ciudad son la gloria y el resplandor propios del jaspe. Además, de las doce capas de cimientos hechos de piedras preciosas, la primera capa es de jaspe (21:19). Por tanto, la ciudad entera tiene el aspecto del jaspe, o sea, el aspecto de Dios. Esto no solamente implica transformación, sino también conformación. El edificio de Dios, la Nueva Jerusalén, será conforme a Dios y llevará Su imagen. Hoy en día hay algunos que enseñan que cada iglesia local debería poseer sus propios rasgos distintivos y tener un aspecto diferente. Pero si leyeran los dos últimos capítulos de Apocalipsis, verían que la ciudad entera, desde cualquier dirección tiene un mismo aspecto. La ciudad tiene una sola expresión y una sola imagen: la imagen y expresión de Dios. La ciudad está orientada en cuatro direcciones; no obstante, su aspecto es uno solo. En el mismo principio, hay muchas iglesias locales, pero todas ellas son candeleros de oro. Ninguna tiene su propia expresión, tales como plata, cobre, bambú o arcilla. Sin embargo, hay quienes dicen que cada iglesia local debe ser distinta. Esto es que si una expresa el oro, la otra debe expresar el bambú; si una es de oro, la otra debe ser de cobre. Pero según Apocalipsis 1:12 y 2:1, todos los candeleros son de oro. Si uno fuera a cambiar de posición los candeleros, sería difícil identificarlos. Debido a su orgullo, a las personas les encanta ser independientes, diferentes a los demás e individualistas. Juan el Bautista proclamó: “El reino de los cielos se ha acercado”, y el Señor Jesús repitió estas mismas palabras (Mt. 3:2; 4:17). Hoy en día vemos una situación muy diferente. Si uno predicase que el reino de los cielos se ha acercado, otro, rehusándose usar los mismos términos, podría predicar que 159

la iglesia se ha acercado. A la gente le gusta hablar algo nuevo para demostrar cuán hábiles son. Ésta no es la manera que corresponde al reino de Dios. En el reino de Dios todos los candeleros son de oro. Al final, todos los candeleros perderán su identidad. Cuando los siete candeleros son colocados juntos, no se debe notar ninguna diferencia entre ellos. Al final, la ciudad entera de la Nueva Jerusalén expresará la única imagen de Dios y el único aspecto de Dios.

CAPÍTULO DIECISIETE LA TRANSFORMACIÓN: UNA SEMILLA EN LA PARÁBOLA DE LAS DIEZ VÍRGENES Lectura bíblica: Mt. 25:1-13; 24:40-42; Pr. 20:27; Ro. 9:21, 23-24 En este capítulo abordaremos la parábola de las diez vírgenes de Mateo 25:1-13. En esta parábola encontramos algo muy básico, y sin embargo, a través de los siglos los cristianos no han logrado captarlo en toda su extensión. De todas las parábolas del libro de Mateo, la de las diez vírgenes es la más misteriosa. Si ella fuera una parábola desligada del resto de la Biblia, sería imposible entenderla. Como vimos en el capítulo anterior, a partir de Mateo 13 el Señor dejó de hablar abiertamente sobre el reino y comenzó a hacerlo en parábolas y de una manera misteriosa. En Mateo 13:10-17 Él dio una razón para hablar en parábolas: las personas religiosas suponían estar de parte de Dios y conocer las Escrituras, pero en realidad ellas no estaban del lado de Dios ni entendían las Escrituras. Por tanto, el Señor comenzó a esconder el reino de tales personas, haciendo que fuese un misterio, y comenzó a revelárselo a quienes realmente tomaban en serio las cosas del Señor, o sea, a aquellos que eran pobres en espíritu y puros de corazón. Únicamente quienes son pobres en espíritu y puros de corazón pueden captar los misterios del reino. 160

Desde Mateo 13 hasta el final del libro, siempre que el Señor habla del reino, lo hace en la forma de un misterio. Alabamos al Señor que hoy, por la revelación de todas las Escrituras, no nos resulta difícil entender esta parábola de las diez vírgenes. Podemos tener una interpretación precisa, exacta y apropiada de todos los aspectos de esta parábola. En realidad, la parábola de las diez vírgenes es como un rompecabezas. Este rompecabezas ha sido cortado en muchas piezas misteriosas, y tenemos que encontrar la manera de reunir todas las piezas y hacer que encajen las unas con las otras. Todas las piezas de este rompecabezas están escondidas en las Escrituras. Si sabemos cómo encontrar estas piezas y sabemos reunirlas de manera que encajen entre sí, veremos un cuadro muy claro de la economía de Dios. Ningún otro cuadro en toda la Biblia nos muestra la economía de Dios tan claramente como la parábola de las diez vírgenes. EN NÚMERO SON DIEZ Primeramente, tenemos que descubrir por qué el Señor Jesús usó el número diez. ¿Por qué Él habló de diez vírgenes, y no de quince, doce, ocho o quizás dos? Tal vez ustedes piensen que el número diez simboliza compleción, como en el caso de los diez dedos de las manos y los pies. Pero debemos recordar que esta parábola concierne al reino de los cielos, y el número que simboliza dicho reino es doce y no diez. El número que denota el reino tiene que ser doce, ya que en el Antiguo Testamento el número de tribus del pueblo, las cuales eran representativas del reino de Dios, era doce. Además, el número de los apóstoles en el Nuevo Testamento, los cuales representan a todo el pueblo de Dios, es doce. Así pues, el número representativo del pueblo que conforma el reino es doce. Apocalipsis nos presenta la máxima consumación de la economía de Dios, la Nueva Jerusalén. En la Nueva Jerusalén, se usa casi exclusivamente el número doce: hay doce cimientos, doce puertas, doce perlas, doce apóstoles, doce tribus y son doce las variedades del fruto producido por el árbol de la vida. También tenemos el número ciento cuarenta y cuatro, que es el resultado de multiplicar doce por 161

doce (Ap. 21:12, 14, 17, 19-21; 22:2). Por tanto, doce es el número apropiado para representar el reino de Dios. Según la Biblia, el número doce está compuesto de una manera única. No está compuesto de seis más seis, siete más cinco ni cuatro más ocho; sino que este número es un producto de la multiplicación de cuatro por tres. Apocalipsis 21 corrobora este hecho. Allí vemos que la ciudad es cuadrada, lo cual significa que tiene cuatro lados iguales (21:16). A cada lado hay tres puertas, lo cual hace un total de doce (vs. 12-13). El número cuatro en la Biblia representa las criaturas. El hombre es la criatura principal en la creación de Dios, y el número cuatro representa al hombre creado, lo cual nos incluye a todos nosotros. El número tres tiene dos significados; representa tanto al Dios Triuno como a la resurrección. Por tanto, el número tres denota al Dios Triuno en resurrección. El número doce no es resultado de una adición, sino de una multiplicación. Si fuera el resultado de una adición, el número sería siete y no doce. En los primeros capítulos de Apocalipsis vemos la adición de tres más cuatro, con lo cual tenemos las siete iglesias, los siete candeleros, los siete sellos y las siete trompetas (Ap. 1:4, 12; 6:1; 8:2). Al inicio de Apocalipsis se suman los números tres y cuatro para producir el número siete; pero al final de Apocalipsis, los números tres y cuatro son multiplicados para producir el número doce. Esto es muy significativo. Por ser la iglesia hoy, nosotros somos el número siete, pues somos las criaturas más el Dios Triuno en resurrección. El Dios Triuno en Su vida de resurrección ha sido añadido a nuestro ser, haciendo de nosotros el número siete. La iglesia es la adición de Dios al hombre. Sin embargo, este es apenas el inicio, pues la adición tiene que ser cambiada en multiplicación. La multiplicación implica mezcla, la mezcla de tres con cuatro, lo cual representa la mezcla del Dios Triuno en resurrección con el hombre. Cuando fuimos salvos, Dios fue añadido a nuestro ser. A partir de entonces, la adición será cambiada por la multiplicación hasta que lleguemos a la multiplicación plena representada por el número doce, esto es, el hombre multiplicado por Dios, el hombre mezclado con Dios. La Nueva Jerusalén es la mezcla corporativa y consumada de Dios con el hombre. 162

¿Por qué, entonces, en la parábola de las diez vírgenes tenemos el número diez en lugar del número doce? Esto significa que faltan dos. El diez representa la mayor parte del doce. Por ejemplo, de las doce tribus de Israel en el Antiguo Testamento, diez se rebelaron contra la casa de David. Únicamente dos tribus, la de Judá y la de Benjamín, quedaron. Así pues, diez de doce representa la mayoría de los doce. También vemos este mismo pensamiento en un caso que se encuentra en los Evangelios, donde diez de los doce apóstoles tenían un solo concepto, y los otros dos apóstoles tenían un concepto diferente (Mt. 20:20-24). Nuevamente, el diez representa la mayoría de los doce, y dos representan al resto. Por tanto, el número diez representa la mayoría del pueblo de Dios. Para encontrar a los otros dos que faltan, debemos leer un pasaje del capítulo anterior, Mateo 24:40-42. Estos versículos mencionan a dos varones laborando en el campo y a dos mujeres moliendo en el molino. En Mateo 25 tenemos el número diez, mientras que en Mateo 24 tenemos el número dos. Las palabras de conclusión en estos dos pasajes son casi las mismas: “Velad, pues, porque no sabéis en qué día viene vuestro Señor” (Mt. 24:42; 25:13). Que estas palabras de advertencia sean dadas tanto a los dos como a los diez indica que ambos pasajes forman un par. Las dos personas más las diez vírgenes suman un total de doce, el número completo del pueblo de Dios. Cuando el Señor Jesús regrese, los creyentes serán de dos clases. La división primaria es de diez y dos. Es debido a que los dos varones y las dos mujeres estaban trabajando, que ellos representan a los creyentes que estarán vivos cuando el Señor regrese. En cambio, las otras diez personas estaban durmiendo, lo cual indica que la mayoría de los creyentes habrán muerto cuando llegue el tiempo del regreso del Señor. No debemos pensar que solamente las cinco vírgenes insensatas durmieron mientras que las cinco vírgenes prudentes no lo hicieron. La Biblia nos dice que las diez durmieron. ¿Qué significa que los creyentes en Cristo duerman? En 1 Tesalonicenses 4:14-16 se nos dice claramente que cuando se habla de que los creyentes duermen esto significa que ellos murieron. A los ojos de Dios, 163

los creyentes muertos no están verdaderamente muertos, sino que ellos duermen, descansan y están a la espera de la resurrección. Esto nos muestra que las diez vírgenes representan a los santos que murieron; tanto las insensatas como las prudentes han muerto debido a que el Novio demoró en venir. Las insensatas murieron y las prudentes también, incluyendo a Pedro, Juan, Martín Lutero y muchos otros santos que también murieron. Ellos estaban esperando y tenían la expectativa del regreso del Señor, pero Él demoró, así que cabecearon todos y se durmieron. Las diez vírgenes representan a los santos que murieron, y los otros dos representan a los santos que quedaron vivos. Cuando el Señor regrese, la mayoría de los santos estará conformada por aquellos que murieron. Los santos vivos serán el resto, representado por los dos. Muchos cristianos tienen el concepto de que la muerte resolverá todos los problemas automáticamente. Según este concepto, si ellos creen en el Señor Jesús, ya todo habrá sido resuelto para cuando ellos mueran, independientemente de si han sido necios o sabios, buenos o malos. Ellos piensan que una vez que ellos mueran, se irán al cielo y todo estará bien. Para ellos, la muerte es como una especie de graduación. No importa si terminaron o no su curso; siempre y cuando mueran, ya se habrán graduado. Lamentablemente, este concepto está en la mente de muchos cristianos, pero tengo que decirles que la muerte no resolverá ningún problema. La muerte no hace que automáticamente todo esté bien. Si usted tenía un problema pendiente con el Señor y lo resolvió antes de morir, entonces todo está resuelto; pero si no lo pudo resolver antes de morir, todavía continúa pendiente. Ya sea que usted viva o muera, ese problema sin resolver todavía permanece allí. Algunos consideran que las cinco vírgenes insensatas representan a creyentes falsos. Pero esto no es lógico. ¿Cómo podríamos decir que las vírgenes insensatas son falsas? Los padres que tienen varios hijos saben que algunos son sabios mientras que otros son necios. ¿Podría acaso un padre decir que aquellos de sus hijos que son insensatos no son verdaderamente sus hijos? Simplemente no es lógico afirmar que las vírgenes eran falsas 164

debido a que eran insensatas. Todas ellas eran vírgenes en todo aspecto: en cuanto a su naturaleza, su esencia, su nombre y su posición. Todas ellas eran vírgenes; la única diferencia estriba en su conducta. Un matrimonio puede tener varios hijos. Algunos de ellos son sensatos y se conducen apropiadamente; otros son necios y se conducen desordenadamente. ¿Podríamos decir que los que se conducen desordenadamente, que son insensatos, son hijos falsos? ¿Podrían acaso los padres negarse a reconocerlos como sus hijos debido a que son necios? Asimismo, ya sean prudentes o insensatas, las vírgenes son vírgenes. Más aún, todas las vírgenes tenían lámparas, y todas las lámparas estaban encendidas. Mateo no dice que únicamente las lámparas de las vírgenes prudentes estaban encendidas, mientras que las lámparas de las vírgenes insensatas estaban apagadas debido a que ellas eran vírgenes falsas. Todas las lámparas estaban ardiendo. ¿Cómo podría un cristiano falso tener una lámpara encendida? ¡Esto es imposible! Mateo también nos dice que todas las vírgenes salieron al encuentro del novio (25:1). Esto quiere decir que todas ellas salieron del mundo a fin de encontrarse con el Novio. No solamente las cinco vírgenes prudentes salieron al encuentro del Novio, sino también las cinco vírgenes insensatas. Por ser un creyente, usted ciertamente tiene la expectativa de encontrarse con el Señor; no obstante, usted debe mantenerse alerta. ¿Es usted una virgen prudente o una virgen insensata? Que usted sea una virgen prudente o una virgen insensata no depende de su mente sagaz, sino que depende de si tiene suficiente aceite en su vasija. Las cinco vírgenes prudentes, además de tener sus lámparas encendidas, habían preparado una porción adicional de aceite en sus vasijas; mientras que las vírgenes insensatas no tenían una porción adicional de aceite. Este único punto es el que determina quién es sabio y quién es necio. ACEITE EN LAS VASIJAS ¿Qué significa preparar el aceite en las vasijas? Alabamos al Señor por mostrarnos tanto el significado de las lámparas como el de las vasijas. En la Biblia hay tanto lámparas como vasijas. Proverbios 20:27 nos dice que el espíritu del hombre es lámpara del Señor. La lámpara representa el espíritu 165

del hombre. Entonces, ¿qué representan las vasijas? Romanos 9:21 y 23-24 nos dicen que nosotros mismos somos los vasos de Dios, hechos para contener a Dios. Como vasos de Dios somos seres humanos con un alma. Nuestro espíritu es la lámpara, y nuestra alma es el vaso o la vasija. LAS PARTES DEL HOMBRE Según la Biblia, tenemos tres partes: espíritu, alma y cuerpo (1 Ts. 5:23). En el momento en que fuimos salvos, el Señor vino a nuestro espíritu y fuimos regenerados (Jn. 3:6), pero Dios no podría ser expresado únicamente desde nuestro espíritu. Es por esto que tenemos nuestra alma como una vasija para contener a Dios y expresarle. Génesis 1:26-27 nos dice que fuimos hechos a imagen de Dios. Esto no se refiere a nuestro espíritu, sino a nuestra alma. Debido a que Dios es un Dios de amor, tenemos en nuestra alma un órgano capaz de tomar decisiones. Debido a que Dios es un Dios que piensa, tenemos en nuestra alma un órgano capaz de pensar. Debido a que Dios es un Dios que toma decisiones, tenemos en nuestra alma un órgano capaz de tomar decisiones. La imagen de Dios guarda relación con las diferentes partes de nuestra alma. Somos seres vivientes no porque tengamos un cuerpo o un espíritu, sino porque tenemos un alma. El alma es nuestro ser. A veces en la Biblia una persona es llamada un alma. Génesis 46:27 nos dice que las setenta almas de la casa de Jacob descendieron a Egipto. Un alma es un ser humano, una persona. Estrictamente hablando, nuestra alma es el vaso de Dios, pues nuestro espíritu por sí mismo es incapaz de expresar a Dios. Dios tiene que ser expresado mediante nuestra alma: mediante nuestra mente, emoción y voluntad. La manera en que pensamos debe expresar a Dios. La manera en que amamos y odiamos, lo que nos gusta o no nos gusta, debe expresar a Dios. Las decisiones y elecciones que hacemos también deben expresar a Dios. En nuestro espíritu no tenemos la capacidad para expresar a Dios. Las facultades para expresar a Dios se encuentran en nuestra alma. Por tanto, nuestra alma es el vaso. Según la revelación de la Biblia, esto está muy claro. Nuestro espíritu es la lámpara de Dios, y nuestra alma es el vaso de Dios.

166

Muchas veces hemos usado el diagrama de los tres círculos concéntricos para representar el espíritu, el alma y el cuerpo. El espíritu está en el centro, rodeado por el alma, la cual se compone de la mente, parte emotiva y voluntad. La Biblia considera el alma, con sus tres partes, más una parte del espíritu, la conciencia, como las partes que conforman el corazón. El corazón es muy parecido al alma; pero de alguna manera es más grande, puesto que incluye también la conciencia, la cual es una parte del espíritu. Cuando fuimos salvos, el Señor vino a nuestro espíritu. Sin embargo, Él no se ha expandido mucho en nuestra alma, esto es, en nuestra mente, parte emotiva y voluntad. En algunos de nosotros, el Señor Jesús ni siquiera ha podido entrar en nuestra conciencia, ya que está confinado a una pequeña parte de nuestro espíritu. Pero, por lo menos ha entrado a nuestro espíritu al punto de poder iluminarnos y, ahora, nuestro espíritu está ardiendo como una lámpara. Antes que fuéramos salvos, nuestro espíritu estaba oscurecido y amortecido (Ef. 2:1, 5). Carecíamos de toda sensación en relación con nuestro espíritu, y parecía que en nuestro ser no había tal espíritu. Cuando escuchamos el evangelio o cuando leímos la palabra del evangelio, algo resplandeció en nuestro interior y recibimos la luz. A medida que esta luz pudo penetrar en nuestro ser, nos arrepentimos e invocamos el nombre del Señor. De inmediato, algo en lo profundo de nuestro ser fue avivado, por lo que comenzó a arder y a resplandecer. Tuvimos la sensación de que en lo profundo de nuestro ser había algo viviente, ardiente y resplandeciente. Esto significa que el Espíritu de Dios había entrado en nuestro espíritu para iluminarnos y vivificarnos (Jn. 3:6). Aun cuando nuestro espíritu fue avivado, me temo que nuestra mente no haya sido saturada por el Señor y que Él no haya impregnado plenamente nuestras emociones. Mucho me temo que en ciertos asuntos ustedes hayan rechazado al Señor. E incluso algunos no están dispuestos a orar, debido a que temen que el Señor Jesús los atrape en cuanto a cierto asunto en particular que ustedes alojan en su mente o en sus emociones. Tal vez durante los últimos días algunas hermanas resistieron al Señor Jesús cuando 167

Él intentó expanderse en sus emociones con respecto al amor que ellas sienten por ciertas cosas. Todos los cristianos tienen sus lámparas encendidas, pero son muchos los que no tienen ni el deseo ni la intención de acumular aceite en sus vasijas. Ellos son salvos y tienen al Señor en su ser. Aunque tienen su lámpara encendida, tales creyentes no deberían sentirse en paz. Todavía tienen un problema, no tienen suficiente aceite. Ellos tienen aceite ardiendo en sus lámparas, pero no tienen la porción extra de aceite en todas las partes internas de su ser, esto es, en su mente, parte emotiva, voluntad y conciencia. Es maravilloso que tengan aceite en su lámpara, pero todavía persiste un problema muy grave con respecto a sus almas. Tienen al Señor en su espíritu, pero no en su alma. EL ACEITE La mayoría de cristianos comprenden que el aceite es un símbolo del Espíritu de Dios. Tenemos que comprender que el Espíritu de Dios es simplemente Dios mismo. En su libro The Spirit of Christ [El Espíritu de Cristo], pág. 134, Andrew Murray dice: “En el Padre tenemos al Dios invisible, quien es Autor de todo. En el Hijo tenemos al Dios revelado, manifestado y quien se ha acercado a nosotros; Él es la Forma de Dios. En el Espíritu de Dios tenemos al Dios que mora en nuestro ser, esto es, el Poder de Dios que mora en el cuerpo humano y que forja en él lo que el Padre y el Hijo tienen para nosotros [...] todo cuanto el Padre se propuso y lo que el Hijo logró puede ser apropiado y ejecutado en los miembros de Cristo que todavía están en la carne únicamente mediante la continua intervención y operación activa del Espíritu Santo”.[*Nisbet and Company, Ltd., London. Distribuido por Zondervan.] Éste es el entendimiento correcto acerca de estas cosas. El Espíritu de Dios no es otra cosa que Dios mismo aplicado a nosotros. Cuando Dios es aplicado a nosotros, Él es el Espíritu. El Espíritu de Dios es simplemente Dios mismo que llega a nosotros y es aplicado a nosotros. El aceite representa a Dios mismo que es aplicado a nosotros de una manera todo-inclusiva. Cuando invocamos el nombre del Señor Jesús, Él vino a nuestro espíritu como tal aceite, como el 168

Espíritu todo-inclusivo de Dios. En ese momento, nuestro espíritu fue iluminado y ahora está ardiendo. Sin embargo, el Señor todavía está a la espera de que le demos la oportunidad de propagarse en nuestro vaso, esto es, en nuestra mente, parte emotiva y voluntad. COMPRAR EL ACEITE Es relativamente fácil que el Señor entre en nuestro espíritu. Este es un don gratuito. Nosotros simplemente nos arrepentimos, invocamos Su nombre, y Él entra en nosotros. Pero hay que pagar un precio para que Él entre en todas nuestras partes internas. Esto requiere que compremos el aceite. Tener al Dios Triuno como el aceite todo-inclusivo que se expande en nuestras partes internas requiere que nosotros paguemos un precio. Él se expande dentro de nuestro ser a cierto precio, y debemos pagar el precio. Si no pagamos este precio, será imposible que el Cristo que mora en nuestro espíritu se expanda en nuestra mente, emociones y voluntad. Aun cuando tengamos aceite en nuestro espíritu, tenemos que pagar el precio para tener una porción extra de aceite en nuestra alma. Si compramos el aceite hoy, tendremos aceite en nuestras vasijas para cuando el Señor regrese. Entonces seremos aquellas vírgenes prudentes que están listas para participar de las bodas del Cordero. ASUMIR LA RESPONSABILIDAD ¿Por qué las diez vírgenes están divididas en dos grupos de cinco? El significado del número cinco es maravilloso. Nuestros diez dedos están divididos en dos grupos de cinco, y el número cinco se compone, a su vez, de cuatro más uno. El número cuatro, como ya vimos, representa las criaturas, incluyendo al hombre. El número uno representa al único Dios, el Creador. Por tanto, la adición de cuatro más uno representa al hombre, la criatura, más Dios. Esta adición de cuatro más uno también denota responsabilidad. Los cuatro dedos de la mano más el pulgar denota que tenemos que asumir ciertas responsabilidades. Aunque es verdaderamente maravilloso que Dios sea añadido a nuestro ser, tenemos que comprender que la adición del hombre y Dios equivale a asumir responsabilidad. Esto significa que tanto las vírgenes prudentes como las insensatas tenían que 169

asumir ciertas responsabilidades. Ser sabio o necio es su responsabilidad. Usted es responsable de ser una virgen sabia y de preparar una porción extra de aceite en su vasija. Debido a que el Novio demoró, todas las vírgenes se quedaron dormidas. Incluso Pablo y Juan están incluidos en este grupo. Debido a que el Señor Jesús ha demorado Su regreso, la mayoría de los santos que habían alcanzado madurez, y que estaban saturados y llenos del Dios Triuno han fallecido. El Señor demora porque muchos todavía no están listos. Esto significa que la cosecha todavía no está madura. El Señor ha estado esperando que madure. A la medianoche se oyó un grito: “¡He aquí el novio!” (Mt. 25:6). Podemos comparar este pasaje con 1 Tesalonicenses 4:16 donde dice que habrá una exclamación cuando Cristo venga. El ángel hará sonar la trompeta como un grito a la medianoche. Todas las vírgenes, tanto las prudentes como las insensatas, se levantarán. Esta expresión se levantaron se usa también para referirse a la resurrección (1 Co. 15:52). La resurrección implica levantarse. Así pues, todos los santos que murieron serán resucitados. En 1 Tesalonicenses se nos dice claramente que los santos que estén vivos no precederán a los que murieron, sino que los muertos se levantarán primero para encontrarse con el Señor. En términos generales, la cristiandad enseña que si uno cree en el Señor Jesús, ya no tendrá dificultades; es decir, una vez que uno muera, irá al cielo. Sin embargo, si conocemos el misterio del reino, comprenderemos que todavía existe un gran problema. Por ejemplo, consideremos el caso del apóstol Pablo y aquel hermano pecaminoso mencionado en 1 Corintios 5 a quien Pablo excomulgó. Tal vez ustedes piensen que tal persona sufrirá la perdición eterna; pero la Biblia no dice eso. Pablo dijo que él lo entregaba a Satanás para la destrucción de la carne a fin de que su espíritu sea salvo (v. 5). Así que, según la Biblia, aquel hombre seguía siendo salvo. Hoy en día, tanto el apóstol Pablo como aquel hermano pecaminoso han fallecido. Por favor, díganme de manera justa y lógica, cuando se escuche aquel grito en la noche, ¿creen que la condición de ambos será la misma? Antes de 170

morir como mártir, Pablo estaba lleno y saturado del Señor. El Señor había penetrado en todas las partes internas de su ser, y Pablo era una persona completamente madura y estaba listo. Él realmente era una virgen sabia. No solamente tenía su lámpara encendida, sino que también su vasija estaba llena con una porción adicional del Dios Triuno. A Pablo, el Señor Jesús le tiene reservado un galardón (2 Ti. 4:8); pero al otro hermano el Señor le dirá: No te conozco (Mt. 25:12). Esta declaración no os conozco no quiere decir que el Señor no supiera quién es él, pues el Señor conoce a todos. Esta expresión tiene un significado muy especial; si uno considera los otros versículos donde aparece esta expresión, descubrirá que en Romanos 7:15 Pablo dijo: “No lo admito”, o como aparece en otras versiones, “No lo apruebo”. Por tanto, la frase no os conozco también podría traducirse “no os apruebo”. Esto quiere decir que el Señor no los aprobó. Así pues, no es un asunto de caer en la perdición eterna o ser salvos; sino que es un asunto de perder la oportunidad para entrar en la fiesta de bodas del Cordero. Lean Mateo 25 detenidamente. Ésta es la Palabra pura de Dios. Deben tener en cuenta que existe la posibilidad de que ustedes pierdan la oportunidad de participar en el banquete de bodas. Con toda certeza, Pablo participará de la fiesta de bodas, pero el hermano caído de 1 Corintios 5 no lo hará. En 1 Corintios 9 Pablo dijo que él corría la carrera. Así también, en Filipenses 3 Pablo dijo que él todavía corría la carrera, que él aún no lo había logrado y que proseguía a la meta. Sin embargo, en 2 Timoteo 4:6-8, poco antes de morir como mártir, él dijo que ya estaba siendo derramado en libación y que le estaba guardada la corona de justicia con la cual el Señor le recompensaría a él y a todos los que aman Su manifestación. ¿Cómo entonces podríamos afirmar que siempre y cuando creamos en el Señor Jesús ya no tendremos problemas una vez que hayamos muerto? Ciertamente no es posible tener problemas en cuanto a nuestra salvación, pues fuimos salvos por la eternidad, pero uno podría perder la oportunidad de participar de la fiesta de bodas. La fiesta de bodas nos espera; que uno pueda participar de ella dependerá de si uno es sabio o necio. En otras palabras, depende de si uno está dispuesto a pagar el precio o no. Si uno no 171

paga el precio ahora, pagará el precio en aquel día. Si uno paga el precio ahora, recibirá un galardón en aquel día; pero si uno paga el precio en aquel día, no recibirá tal galardón. Es muy parecido a cuando uno es alumno de una escuela. Si uno estudia bien y completa sus cursos, recibirá un galardón cuando se gradúe. Pero si no ha estudiado bien, fracasa y no se gradúa; entonces tendrá que estudiar de nuevo aquellos cursos que no aprobó. No deben pensar que siempre y cuando sean salvos ya no habrá problemas. Es posible que uno haya sido regenerado, pero todavía es necesario que sea transformado. Es mejor ser prudentes y ser transformados antes de morir. Dígale al Señor: “Señor, espero Tu regreso. Si demoras, ayúdame a ser transformado antes de morir. No quiero morir sin ser transformado”. ¿Qué quiere decir ser transformado? Ser transformado es ser llenos del Señor en todas sus partes internas, ser saturados con la porción adicional del Dios Triuno. Algunos de ustedes preguntarán: “Después que seamos resucitados y el Señor regrese, ¿todavía tendremos que pagar algo? ¿Dónde hemos de pagar?”. No hagan tantas preguntas. El Señor sabe. Yo no sé. Sin embargo, sí sé, por la Palabra clara dada por el Señor, que después de aquel grito en la medianoche y después que el Señor retorne, Él lidiará con aquellos insensatos que no están listos. Ellos no sufrirán la perdición eterna. Ellos resucitarán; pero después de ser resucitados, se les dirá que vayan y compren aceite (Mt. 25:9). Yo no sé adónde ni cómo, pues el Señor no lo reveló; pero sí sé que esto sucederá. Alabamos al Señor que Él nos reveló esto a manera de advertencia. Todos fuimos regenerados y ahora estamos en el proceso de la transformación. Cuánto seamos transformados dependerá de cuán grande sea el precio que estemos dispuestos a pagar. Si estamos dispuestos a pagar el precio, el Señor ciertamente nos saturará, nos llenará, y tendremos preparada una porción extra de aceite en nuestra vasija con la cual estaremos listos para Su regreso.

172

CAPÍTULO DIECIOCHO LA TRANSFORMACIÓN: SU DESARROLLO EN LAS EPÍSTOLAS Lectura bíblica: Ef. 1:13-14; 2:1, 5; 3:16-17, 19; 5:5, 18 La mayoría de las verdades contenidas en el libro de Mateo están sembradas como semillas, y vemos su crecimiento en las Epístolas. En el capítulo anterior vimos la parábola de las diez vírgenes de Mateo 25. Ahora veremos el crecimiento y desarrollo de esta parábola en el libro de Efesios. En esta parábola vimos que el espíritu humano, la lámpara de Dios, está ardiendo con el Dios Triuno como su aceite. También vimos que el alma humana es la vasija que debe contener una porción adicional del Dios Triuno como el aceite. En Efesios tanto el espíritu como la vasija tienen un desarrollo y crecimiento adicional. EL ESPÍRITU COMO EL SELLO Efesios 1:13 nos dice que cuando creímos en el Señor Jesús, recibimos el Espíritu Santo como un sello. Esto está muy claro. El Espíritu Santo es Dios mismo que viene a nosotros como un sello debido a que, después de creer en el Señor Jesús, llegamos a ser propiedad de Dios. Este sello no es otra cosa que el Dios Triuno mismo como el Espíritu que viene a nosotros para sellarnos como Su posesión. Esto significa que hemos recibido al Espíritu Santo en nuestro espíritu. Efesios 2:1 y 5 nos dice que antes que fuéramos salvos, estábamos muertos. Esto no significa que estuviéramos muertos en nuestro cuerpo ni en nuestra alma, pues tanto en nuestro cuerpo como en nuestra alma estábamos muy activos antes de creer en el Señor Jesús; lo que significa es que estábamos muertos en nuestro espíritu. Cuando el Espíritu Santo entró en nosotros, nuestro espíritu amortecido fue vivificado (v. 5). Nuestro espíritu que estaba entenebrecido y amortecido, fue vivificado e iluminado. Por tanto, nuestro espíritu fue regenerado y ahora está ardiendo 173

con el aceite del Dios Triuno. Ahora nuestro espíritu está vivo y resplandeciente. En Efesios 1 Pablo tenía la certeza de que los creyentes efesios ya habían sido sellados con el Espíritu Santo y que este Espíritu era las arras, la cuota inicial, y las primicias de la herencia venidera. El Espíritu que sella está en nuestro interior como la garantía de nuestra herencia. Pablo sabía que el Espíritu Santo había regenerado los espíritus de los efesios para hacer de ellos personas llenas de vida y luz en el espíritu. Pero esto no quería decir que todo estuviera bien. ¿Qué pasaría con sus almas? Es por ello que Pablo oraba por aquellos que ya poseían el Espíritu de Dios en sus espíritus, pues ellos todavía no tenían la porción adicional de aceite, el Espíritu todoinclusivo, en sus almas: en su mente, parte emotiva y voluntad. Él oró para que su hombre interior, su espíritu regenerado, fuera fortalecido. HACE SU HOGAR EN NUESTRO CORAZÓN Debido a que ahora nuestro espíritu tiene la vida de Dios, se ha convertido en una persona y ha dejado de ser simplemente un órgano. Antes que fuéramos salvos, nuestro espíritu era sólo un órgano sin vida; no era una persona. Nuestra persona natural, nuestro ser natural, estaba en el alma; nuestro espíritu era un órgano sin tener una persona. Cuando Cristo entra en nuestro espíritu y le imparte vida, nuestro espíritu se convierte en el hombre interior. Por tanto, el hombre interior es el espíritu humano regenerado donde mora el Espíritu Santo. Pablo oró que este hombre interior, el espíritu humano que fue regenerado y avivado, fuera fortalecido (3:16). Esto quiere decir que nuestro espíritu regenerado tiene que ser lleno del Espíritu Santo. Cuando nuestro espíritu sea lleno del Espíritu Santo, será fuerte. El resultado de que nuestro espíritu sea fortalecido será que Cristo se expandirá desde nuestro espíritu a todas las partes de nuestro corazón. Cristo tomará plena posesión de nuestro corazón, lo cual implica que Él se establecerá en nuestro corazón y hará Su hogar en él (v. 17). Esto es lo que significa tener la porción extra de aceite en nuestra vasija.

174

LA RENOVACIÓN DE NUESTRA MENTE Efesios 1 nos dice que nuestra lámpara ha sido encendida y ahora resplandece. Efesios 3 nos dice que es necesario que una porción adicional del Espíritu todo-inclusivo llene nuestra alma, corazón y todas las partes de nuestro ser interior. Efesios 4:23 dice: “Os renovéis en el espíritu de vuestra mente”. Esto quiere decir que el Espíritu entra en nuestra mente y se convierte en el espíritu de nuestra mente. Es necesario que el Espíritu llegue a ser el espíritu de nuestra mente. Este espíritu que mora en nuestra mente es el Espíritu que nos renueva. Este Espíritu nos transforma al invadir, saturar y poseer nuestra mente. Ser regenerados equivale a que nuestro espíritu sea iluminado, avivado y vivificado. Después de ser regenerados en nuestro espíritu, es necesario que seamos transformados en nuestra alma. La regeneración es Dios mismo que entra en nuestro espíritu; la transformación es Dios mismo que satura nuestra alma. Nuestro espíritu es el centro de nuestro ser, y rodeando a nuestro espíritu se halla nuestra alma. La economía de Dios consiste en que Él mismo sea forjado en nuestro ser. Dios primero entra en nuestro espíritu y lo llena. Luego Él se expande desde nuestro espíritu a nuestra alma saturándola, poseyéndola y haciendo plenamente de ella Su hogar. De esta manera, seremos completamente poseídos, ocupados, saturados por Dios y mezclados con Dios. En esto consiste la regeneración más la transformación. Jamás debemos olvidarnos que la regeneración es lograda en nuestro espíritu y que la transformación es lograda en nuestra alma. No basta con ser regenerados. Esto es apenas el inicio de nuestra experiencia espiritual. La regeneración, el inicio de nuestra vida espiritual, significa que Dios ha venido a nuestro espíritu para iluminarnos, despertarnos y vivificarnos. Después de la regeneración, tenemos que cooperar con el Señor, permitiéndole tomar el paso adicional de propagarse de nuestro espíritu a nuestra alma, saturando así nuestra mente, parte emotiva y voluntad. Podríamos referirnos a esta experiencia de varias maneras, esta experiencia consiste en preparar la porción adicional del Dios Triuno en nuestro vaso; 175

consiste en llevar a cabo la transformación de nuestra alma; consiste en que todo nuestro ser se mezcle con el Dios Triuno y consiste en llegar a la madurez en la vida de Cristo. El libro de Mateo nos muestra que Cristo se sembró como semilla en nuestro espíritu y como tal Él crecerá en nuestro ser. Mateo 13 nos revela que el crecimiento de Cristo en nuestro ser implica que Él se expande desde nuestro espíritu a nuestro corazón, es decir, a todas las partes internas de nuestro ser. Esta propagación de la semilla no solamente implica crecer, sino también madurar. La semilla que ha sido sembrada en nuestro espíritu crecerá, se expandirá en nuestras partes internas hasta saturar todo nuestro ser y poseer todas nuestras partes internas. Cuando esto sea logrado, seremos maduros. LA ECONOMÍA DE DIOS La economía de Dios consiste en que Dios se forja en nuestro ser. Si bien Él perdona nuestros pecados, nos justifica y nos salva, ninguno de estos es Su objetivo final. Su meta consiste en que Él mismo sea forjado en nuestro ser. El perdón, la justificación y la salvación tienen como propósito lograr Su meta de forjarse a Si mismo en nosotros. Esta obra se realiza en tres pasos. El primer paso es la regeneración de nuestro espíritu, el segundo paso es la transformación de nuestra alma y el tercer paso es la transfiguración de nuestro cuerpo. No necesitamos pagar nada por nuestra regeneración, ya que es gratuita. Asimismo, no tenemos que pagar precio alguno por la transfiguración de nuestro cuerpo, el cual se llevará a cabo en el futuro. Eso también será gratuito. Pero por la sabiduría de Dios, tenemos que pagar algo por la transformación de nuestra alma. Dios habrá de dar estos tres pasos a fin de mezclarse completamente con todo nuestro espíritu, alma y cuerpo. Debido a que nuestro ser está conformado de tres partes, Dios debe dar tres pasos para saturarnos. Por tanto, tenemos la regeneración del espíritu, la transformación del alma y la transfiguración del cuerpo.

176

PAGAR EL PRECIO Dios es muy sabio y sabe cómo lidiar con nosotros. Él no nos pide nada por el primer paso, ya que el primer paso como el último no nos cuestan nada. Pero tenemos que pagar por el segundo paso. Aun cuando seamos pobres y no poseamos nada que se pueda vender, no obstante, tenemos que pagar un precio. Por ejemplo, si las hermanas renunciaran a su afición de salir de compras, el Señor Jesús las llenaría. No piensen que ir de compras es algo sin importancia. ¡No se imaginan cuánta muerte sufren las hermanas debido a que salen de compras! Supongamos que una hermana está en una tienda observando un objeto; pero cuanto más ella lo observa y piensa si debe comprarlo o no, más el Señor en su interior le dice: “No toques eso”. Pese a ello, ella continúa observándolo y finalmente lo compra. Por lo menos durante tres días se le hará imposible orar. Sin embargo, si ella se hubiera abstenido de comprar algo, camino a casa habría estado dando gritos de júbilo y alabando al Señor diciendo: “¡Aleluya! ¡Cristo es victorioso!”. Si uno paga algo, obtendrá algo. Si uno paga el precio de renunciar a salir de compras, obtendrá más aceite. A veces es fácil para los hermanos debatir con respecto a ciertas doctrinas o experiencias. Sin embargo, cuanto más debaten, más pierden. Hermanos, tienen que pagar el precio de renunciar a toda clase de debates. Si lo hacen, de inmediato obtendrán más aceite. Es fácil para las hermanas contar chismes y hablar acerca de los demás. Hermanas, tienen que pagar el precio de renunciar a los chismes. Si ustedes renuncian a ello, ganarán más aceite. COOPERAR CON EL SEÑOR Si somos fieles en asuntos como éstos, le estaremos brindando al Señor la mejor cooperación. Esto equivaldrá a abrirnos al Señor permitiéndole propagarse poco a poco en nuestro ser. De este modo, Él nos saturará, nos transformará, nos llenará y hará Su hogar en nuestro corazón. Así obtendremos una porción extra de aceite en nuestras vasijas. Lamentablemente, pocos cristianos pagan el precio de brindarle al Señor la coordinación apropiada. Aun cuando ellos estudien la Biblia o hablen en 177

lenguas, tienen muy poco cambio interno y muy poca transformación interna en términos de la vida divina. Mateo, un libro de semillas, no recalca las enseñanzas ni los dones; tampoco lo recalca un libro básico como Efesios. Finalmente, en Apocalipsis, el libro de la cosecha, tampoco se habla de enseñanzas ni dones, pero sí se habla de la vida divina. Allí vemos fluir el río de vida y vemos que el árbol de la vida crece. Este fluir y crecimiento de la vida requiere de nuestra cooperación. La semilla no puede crecer sin la coordinación apropiada. Y ¿en qué consiste la coordinación apropiada? Esto simplemente significa eliminar las piedras, arrancar los espinos y hacernos la buena tierra. Si usted coopera con el Señor, Él tendrá la oportunidad de expandirse a todas las partes de su ser mediante el fluir del río de vida y el crecimiento del árbol de la vida. Por medio de esto, usted será transformado, y el Dios Triuno saturará todo su ser interior. En realidad, una sola cosa es crucial en la economía de Dios: que el Dios Triuno se forje a Sí mismo en nuestro ser. Todo tiene que estar al servicio del propósito divino de Dios, el cual consiste en forjar Su propio Ser en nuestro ser y saturarnos de Su Espíritu todo-inclusivo. Primeramente, Dios entra en nuestro espíritu y, después, se expande en nuestra alma, hasta que finalmente maduremos en Cristo como vida. Esta madurez es la venida plena, la plena manifestación, del reino. EL REINO El libro de Efesios también menciona el reino. Efesios 5:5 habla de obtener herencia en el reino. Aun cuando el tema de Efesios es la iglesia, también se refiere al reino, pues la vida apropiada de iglesia es la realidad del reino. No debemos adoptar la enseñanza tradicional según la cual la iglesia es una cosa y el reino es otra. No debemos separar la iglesia del reino, pues son dos aspectos de una misma cosa. La vida de iglesia genuina es la realidad del reino. Si somos sellados con el Espíritu Santo, llenos del Espíritu Santo y poseídos por el Señor como el Espíritu todo-inclusivo, entonces estamos participando del reino. Incluso podemos poner juntos Efesios 5:18b y 3:19b y decir: “Sed llenos en el espíritu [...] para que seáis llenos hasta la medida 178

de toda la plenitud de Dios”. Esto significa ser saturados plena y completamente con todas las riquezas del elemento mismo de Dios. Es necesario que paguemos el precio para ser transformados por el Señor. Esto quiere decir que tenemos que renunciar a aquello a lo cual nos aferramos. Aquello a lo cual usted se aferra es precisamente el precio que deberá pagar. Algunos hermanos se aferran a su cabello largo; el problema no es el cabello largo en sí mismo; sino que el problema es que ellos se aferran a su pelo largo. Al aferrarnos a ciertas cosas obstaculizamos nuestra transformación. No importa a lo que usted se aferre, éste es el precio que tiene que pagar. Usted se aferra, pero tiene que quitar sus manos de allí. No se aferre a nada. Esto es lo que significa pagar el precio. Si pagamos el precio, el Señor se expandirá en nuestro ser, y maduraremos.

CAPÍTULO DIECINUEVE LA TRANSFORMACIÓN: SU COSECHA EN EL LIBRO DE APOCALIPSIS Lectura bíblica: 1 Co. 3:9b; Ap. 12:10a; 14:1, 3, 4, 14-16; 21:2, 10, 11, 14, 18, 19, 21; 22:1, 2a La semilla del reino es sembrada en Mateo, brota en Hechos y crece en las Epístolas. En el libro de Apocalipsis esta semilla alcanza plena madurez, la cual es la cosecha con miras a la venida plena del reino. El libro de Apocalipsis presenta la madurez, la cosecha, la venida plena y la manifestación plena del reino. En Mateo 13 vimos que la semilla fue sembrada y en 1 Corintios 3 vimos el crecimiento de esta semilla. “Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios” (v. 6). En 1 Corintios 3 también vimos la transformación; como las plantas fueron transformadas en minerales. La vida de la semilla hizo un cambio metabólico en la planta transformándola en materiales preciosos útiles para la edificación. El oro, la plata y las piedras preciosas son materiales útiles 179

para el edificio de Dios. En 1 Corintios 3:9 se nos recuerda que somos labranza de Dios y edificio de Dios. Como labranza de Dios, cultivamos a Cristo. Aquello que cultivamos será cambiado metabólicamente en materiales preciosos útiles para el edificio de Dios. LA COSECHA DE LA TRANSFORMACIÓN En Apocalipsis 12:10 se nos dice que “ahora ha venido [...] el reino de nuestro Dios”. ¿En qué consiste la venida del reino? La respuesta la encontramos en Apocalipsis 14. En Apocalipsis 14:1, 3 y 4 se mencionan las primicias, los ciento cuarenta y cuatro mil. El número ciento cuarenta y cuatro mil es producto de multiplicar doce por doce mil. Recuerden que el doce es, a su vez, producto de multiplicar cuatro por tres, lo cual representa la mezcla de la humanidad con la divinidad. Ahora tenemos doce veces doce multiplicado mil veces. Esto representa la madurez entre la madurez; por lo que, ellos son las primicias para Dios. Jamás debemos olvidar que la semilla es sembrada en Mateo 13, luego crece en 1 Corintios 3 y finalmente la cosecha se lleva a cabo en Apocalipsis 14. Por tanto, tenemos la siembra de la semilla, su crecimiento y la cosecha. ¿Qué es, pues, la cosecha? La cosecha no es otra cosa que la venida del reino, pues Apocalipsis 12:10 nos dice que el reino ha venido. ¿Cuándo comenzó a venir el reino? En Mateo 3 se hizo la proclamación de que el reino se había acercado. Sin embargo, todavía no había venido. El reino comenzó a venir cuando el Señor Jesús vino a sembrar la semilla como el Sembrador, y desde entonces el reino ha estado viniendo. Esta venida es el crecimiento y la propagación de la semilla. Así pues, la venida es el crecimiento y propagación hasta que se alcance la madurez. Esta madurez es la venida plena del reino, es la cosecha. Con respecto a la cosecha, el asunto primordial son las primicias. Si uno lee Levítico 23, verá que en Su economía, lo primero que Dios obtiene es la cosecha de las primicias. En un campo siempre hay una parte del cultivo que madura antes que el resto y el agricultor siega este fruto como las primicias. Un tiempo después que las primicias han sido cosechadas, el resto 180

madura. Entonces se realizará la cosecha en pleno. Al principio están las primicias y, más tarde, se obtiene la cosecha completa. LA VENIDA DEL SEÑOR La Biblia claramente afirma que el Señor Jesús está con nosotros todos los días hasta la consumación de esta era (Mt. 28:20). Puesto que Él está con nosotros, ¿como vendrá en el futuro? ¿No está Él con nosotros hoy? Ya que Él está aquí, ¿de qué manera vendrá? Esto es algo maravilloso que es imposible de sistematizar. Jamás debemos poner nuestra confianza en nuestros conceptos naturales cuando estudiamos la Biblia. No podrán obtener un entendimiento apropiado de la Biblia en virtud de vuestros conceptos naturales. Por un lado el Señor Jesús está aquí; por otro, Él viene. Esto quiere decir que Él ya vino como la semilla, pero también que Él viene y vendrá como la cosecha. Él ya ha venido como la semilla y ahora continúa Su venida a medida que crece la semilla. Al final, Él vendrá en plenitud como la cosecha. Aunque ya han pasado casi dos mil años, el Señor Jesús todavía no ha venido porque la semilla no ha tenido el crecimiento adecuado. Debido a esta deficiencia de crecimiento, al Señor le es difícil obtener la cosecha. La venida del Señor no será algo que ocurra súbitamente. Un día el Señor Jesús vendrá, pero no de la manera en que probablemente usted piensa. El Señor Jesús no vendrá meramente desde los cielos, sino que vendrá desde el interior de nuestro ser. Tal vez usted tenga la expectativa de verlo descender de repente desde los cielos; pero tiene que comprender que Él saldrá de usted. Y cuando el Señor Jesús salga de usted, Él no lo dejará. Para todos los incrédulos, el Señor descenderá desde los cielos; pero para nosotros los creyentes, Él no vendrá desde los cielos, sino que saldrá de nosotros. ¿De qué otra manera podríamos interpretar lo que el Señor dijo de que está con nosotros y también, que Él viene? El Señor ha entrado en nosotros, está creciendo en nosotros y nos está transformando al realizar una obra metabólica en nuestro interior. Su venida es la compleción de esta obra de 181

transformación. El Señor no viene meramente del cielo, sino que Él saldrá de nosotros. Junto con el hermano Watchman Nee hemos considerado todas las escuelas de teología. Laboramos juntos, conversamos y tuvimos comunión sobre todo lo que leímos y de este modo nos ayudamos mutuamente para poder entender todos estos asuntos. Sabemos bien cuál es nuestra posición y qué es lo que el Señor nos ha confiado. Leímos muchos libros sobre la segunda venida del Señor; estudiamos las escuelas de la pre-tribulación y posttribulación, así como las escuelas pre-milenialista y postmilenialista. También estudiamos las diferentes perspectivas existentes sobre el arrebatamiento: el arrebatamiento parcial, el arrebatamiento antes de la tribulación y el arrebatamiento después de la tribulación. Por la gracia del Señor y por causa de Su recobro, Él nos ha mostrado Su misteriosa manera de proceder, esto es, que Su regreso no se ajusta a nuestros conceptos. Según nuestro concepto natural, el Señor está sentado en el trono observando y otorgando bendiciones hasta que un día, de repente, aparecerá. Casi todos los libros de teología que hablan acerca de la venida del Señor lo hacen de este modo. Pero el Señor Jesús viene por medio del crecimiento de la vida, no como una aparición que ocurre de repente desde los cielos. Sé que algunos de ustedes querrán citar Filipenses 3:20 donde se nos dice que esperamos que el Señor Jesús venga desde los cielos; pero también tienen que leer Mateo 28:20, donde se afirma que el Señor está con nosotros todos los días. No se imaginan cuánto tiempo hemos dedicado para estudiar estos dos versículos. ¿Cómo reconciliarlos? No podemos hacerlo, es imposible. Sin embargo, es un hecho que el Señor Jesús se sembró en nosotros y ahora está creciendo dentro de nosotros, transformándonos y madurando internamente. Cuando Él esté listo y maduro dentro de nosotros y a través de nosotros, ése será el tiempo de Su venida. Para nosotros Su venida no será un evento que ocurra súbitamente. VELAR Y ORAR AL CRECER Muchos cristianos hablan sobre velar y orar, pero pocos comprenden el verdadero significado de velar y orar. La manera de velar es simplemente 182

crecer en Cristo. Nadie puede velar si no tiene el crecimiento apropiado. Mientras uno crece, vela. Mientras uno crece, acumula una porción adicional del Espíritu todo-inclusivo como aceite en su vasija. Esto es lo que significa velar. Velar no quiere decir que uno lea las profecías, estudie la situación mundial y observe los eventos que están sucediendo en Rusia, Israel y el Medio Oriente. Velar no consiste en leer los periódicos y coleccionar profecías. Si esta es la manera en que usted vela, me temo que un día el Señor Jesús vendrá y usted no se dará cuenta. Velar significa crecer con el Señor Jesús. Uno tiene que orar: “Señor Jesús, tengo que ir a la tienda; ¿vienes conmigo? Voy a salir de compras, ¿me acompañas?”. Si el Señor dice: “No, preferiría quedarme en casa”, uno deberá contestar: “Señor, si quieres quedarte en casa, yo también me quedaré”. Esto es velar. “Oh Señor Jesús, tengo que ir a cortarme el cabello; ¿cuán corto quieres que me lo corte? Soy uno contigo Señor, y lo que a Ti te guste es lo que a mí me gusta”. Esto es lo que significa velar. Cuando era joven, se me enseñó a velar y orar. Se me enseñó a observar ciertos eventos tales como el retorno de los judíos a Jerusalén y se me dijo que debía orar por ellos. Yo observaba y después oraba. Pero ahora comprendo que velar y orar significa crecer continuamente con el Señor, vivir junto con Él. Sólo entonces uno está en el reino. No solamente uno está en el reino, sino que uno es el reino. A medida que uno crece con el Señor, uno verdaderamente vela y ora. El Señor Jesús está con nosotros, y el hecho de que Él esté con nosotros equivale a Su venida gradual. En Apocalipsis 14 se revela la madurez entre todas las “madureces”, representada por el número ciento cuarenta y cuatro mil. Algunos serán así. Yo creo que muchos en las iglesias locales serán maduros, pero algunos llegarán a la cumbre de esta madurez. Esta madurez suprema será considerada por Dios los ciento cuarenta y cuatro mil que serán las primicias. Después de esto, viene la cosecha. EL CAMINO DE LA VIDA Les ruego que reciban todo esto en su espíritu y lo lleven delante del Señor en oración. Verán que ésta es la comprensión acertada del Nuevo 183

Testamento. No es simplemente un asunto de interpretar profecías. Nosotros hemos estudiado las buenas escuelas de interpretación profética. Probablemente algunos de ustedes están familiarizados con los libros de G. H. Pember sobre las grandes profecías. Nosotros también estamos familiarizados con esos libros. Sin embargo, esos libros simplemente contienen las doctrinas en cuanto a las profecías, pero no tienen mucha vida. Lo que el Señor nos ha mostrado en Su Palabra es el camino de la vida. Incluso la segunda venida del Señor está en conformidad con el camino de la vida. Él es la semilla, Él es el crecimiento, Él es la transformación e incluso Él es la cosecha y las primicias. Aquel que le gane a lo sumo estará en la cumbre de la cosecha y será las primicias. LA TRANSFORMACIÓN Apocalipsis 14:14-16 nos dice que el Señor segó el trigo. Sin embargo, al final del libro de Apocalipsis, en la Nueva Jerusalén, no hay trigo. En Apocalipsis 14 el Señor Jesús cosechó mucho trigo, pero al final ¿qué pasó con ese trigo? Todo ese trigo se convirtió en oro, perlas y piedras preciosas. En Apocalipsis 14 tenemos las primicias y la cosecha, y en Apocalipsis 21 tenemos oro, perlas y piedras preciosas. El trigo fue transformado. En el capítulo 14 tenemos la cosecha, que es el fruto del crecimiento, y en el capítulo 21 tenemos la transformación del trigo. Éste se convierte en piedras preciosas a través de la transformación tal como la madera se convierte en piedra como resultado de la petrificación. ¿Somos trigo o piedras preciosas? Por un lado, somos trigo; por otro, estamos entre las piedras preciosas. Somos la labranza de Dios, cultivando el trigo, y también somos el edificio de Dios, compuesto por todas las piedras preciosas. Finalmente, la cosecha del Señor se convertirá en una ciudad. La cosecha de trigo mencionada en Apocalipsis 14 se convertirá en la ciudad descrita en Apocalipsis 21. En la cosecha podemos ver el crecimiento de la vida, pero en la ciudad podemos ver la transformación de la vida. Junto con la transformación ocurre la edificación. El crecimiento sin la transformación no produce edificación alguna. Sin embargo, con el crecimiento y la transformación se produce un edificio, una entidad corporativa: el Cuerpo. 184

UNA CIUDAD LLENA DE VIDA La palabra pura de la Biblia presenta al Señor Jesús como la semilla todoinclusiva. Así pues, en la ciudad santa tenemos el crecimiento de la semilla, la transformación de la semilla, la madurez de la semilla y la consumación máxima de la propagación de la semilla. La Nueva Jerusalén es edificada con materiales transformados. Esto es el reino. Dentro de esta ciudad no hay nada más que vida: el árbol de la vida crece en el río de vida, el río de vida fluye desde el trono de Dios y del Cordero. La vida es el único camino que tenemos que tomar. Todos tenemos que estar en la misma calle, el mismo camino de vida, donde el agua fluye y el árbol crece. Esto no solamente producirá el edificio de Dios, sino que también lo sustentará por la eternidad. Por la eternidad, el edificio de Dios será sostenido por el fluir de la vida y el crecimiento de la vida. Hoy en día, podemos disfrutar un anticipo de aquello que disfrutaremos en plenitud. La iglesia local es una miniatura del reino de Dios, donde la vida que fluye produce y sustenta un edificio compuesto de materiales preciosos. En el reino hay una sola vida, un solo camino y una sola expresión. EXPRESAR A DIOS Toda la ciudad tiene semejanza de jaspe, lo cual indica que tiene la semejanza de Dios (Ap. 4:3). En la vida de iglesia también hay una sola vida, un solo camino y una sola expresión. Independientemente del número de iglesias locales que haya, el camino es uno solo porque la vida es una sola y es la misma. Por tanto, también es una única expresión. No debe haber ninguna expresión de su persona o de la mía; no debe haber expresión de la filosofía estadounidense o china. No debe haber expresión de doctrinas o dones. La ciudad únicamente expresa la imagen de Dios. En la vida de Dios se halla la esencia así como lo que da forma. En la esencia de la vida de Dios recibimos también la regulación de la vida. Y finalmente, todos seremos formados a la imagen de Dios. Ya no seremos conforme a nuestro propio género, sino que seremos según el género de Dios. En Génesis 1 tanto la vida vegetal como la vida animal corresponden a su propio género. Pero nosotros no seremos conforme a nuestro propio género, sino conforme 185

al género de Dios, teniendo Su imagen y expresándolo. Todas las iglesias locales deben tener una sola vida, un solo camino y una sola expresión. Esta única expresión no está en cierta doctrina, enseñanza o don espiritual, sino que es Cristo como la vida todo-inclusiva.

CAPÍTULO VEINTE BAUTIZADOS EN EL DIOS TRIUNO Lectura bíblica: Mt. 28:19, 20b; Gá. 3:27; Ro. 6:3; 1 Co. 12:13; 2 Co. 1:21-22; 3:17a, 18; Ef. 6:17-18; Jn. 6:63; Ap. 3:1; 21:6; 22:17 El libro de Mateo comienza con una persona maravillosa. Él es fruto de muchas generaciones mezcladas con el Dios Triuno. Tal persona maravillosa fue proclamada ante el pueblo como el reino. Se predicó a la persona misma como el reino. Esta persona maravillosa fue predicada como la semilla del reino y fue sembrada en la tierra de la humanidad. De esta semilla crecerá el reino hasta llegar a su madurez, la plena manifestación del reino. Tanto Mateo 13 como Mateo 25 son capítulos extremadamente cruciales y estratégicos. Mateo 13 nos dice que esta persona maravillosa se sembró en nuestro ser como la semilla del reino y que esta semilla crece y produce materiales transformados: el tesoro y las perlas. Los siguientes capítulos nos revelan que estos elementos transformados sirven para la edificación de la iglesia, lo cual es la realidad del reino. El capítulo 25 nos dice que todo aquel que está en el reino es semejante a una virgen. Nosotros no somos ni ladrones ni caballeros; somos vírgenes. Así seamos varones o mujeres, todos somos vírgenes que tienen su lámpara encendida y que, dejando atrás este mundo, salen al encuentro de su Novio. Sin embargo debemos obtener una porción adicional del Dios Triuno a fin de llenar nuestra vasija, que es 186

nuestra alma. Hoy en día, nuestra necesidad es obtener una porción adicional del Espíritu todo-inclusivo como el aceite. Esto quiere decir que todas las partes internas de nuestro ser tienen que ser llenas, ocupadas y saturadas con el Señor. Esto nos conducirá a la madurez y nos preparará para la venida del Señor. Así estaremos preparados para la plena manifestación del reino. Ésta tiene que ser una visión que controle a todas las iglesias en la actualidad. No se debe tomar como mero conocimiento o doctrina, sino que debe ser una visión que gobierne nuestra vida de iglesia. Esta visión debe regir continuamente todos los aspectos de la vida de iglesia. Por Su gracia y misericordia puedo testificar que estoy sujeto a esta visión. Más que ser una doctrina para mí, esta visión ha llegado a ser un principio que me gobierna. BAUTIZADOS EN EL DIOS TRIUNO Ahora llegamos al final de Mateo. Este libro termina con el mandamiento de bautizar a las personas en el Dios Triuno y con la promesa del Señor de que Él estaría con nosotros todos los días hasta la consumación del siglo (28:19-20). Estos versículos son profundos y todo-inclusivos. Todos tenemos que comprender que hemos sido bautizados en el Dios Triuno. Ser bautizados en el Dios Triuno simplemente significa que hemos sido puestos dentro del Dios Triuno. En Mateo 28:19 el Dios Triuno es comparado al agua del bautismo. Cuando bautizamos a alguien en agua, esto significa que lo introducimos en el Dios Triuno. Mateo 28:19 usa la frase en el nombre. Influenciados por esta redacción, hay muchos maestros cristianos que piensan que bautizar a las personas en el Dios Triuno es simplemente un ritual o un formalismo. Hay, incluso, quienes discuten sobre el nombre apropiado en que se debe bautizar a las personas; es decir, si debemos bautizar en el nombre del Dios Triuno, en el nombre del Señor Jesús o en el nombre de Cristo Jesús. Estas discusiones incluso han ocasionado una serie de divisiones. Hace algunos años, en las Filipinas, un querido hermano que amaba al Señor y le buscaba vino a mí con muy buenas intenciones diciéndome: “Hermano Lee, sé que ustedes 187

practican el bautismo por inmersión; pero quisiera saber en qué nombre sumergen a las personas. ¿Las bautizan en el nombre del Señor Jesús, en el nombre de Jesucristo o en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo?”. Cuando le pregunté al hermano qué quería decir, me respondió: “Es de gran importancia en qué nombre bautizan ustedes”. Entonces le pregunté: “¿Y en qué nombre bautizan ustedes?”. Él respondió: “Nosotros bautizamos a las personas en el nombre del Señor Jesús. Es un error bautizar a las personas en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. También es un error bautizar a las personas en el nombre de Cristo Jesús. Tienen que bautizar a las personas en el nombre del Señor Jesús”. Le dije: “Hermano, usted está exagerando mucho; le ruego que se olvide de todo eso. Realmente no es importante si bautizamos a las personas en el nombre de Jesucristo o en el nombre de Cristo Jesús o en el nombre del Señor Jesús o en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Siempre y cuando los introduzcamos en Dios, esto ya es maravilloso”. Pero él insistió: “¡No hermano! Esto no es algo insignificante. Tiene que comprender que aquí en las Filipinas algunas iglesias practican el bautismo en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Nosotros practicamos bautizar a las personas en el nombre del Señor Jesús”. Le contesté: “Hermano, sin duda alguna ustedes conforman una secta muy peculiar y extraña. Debo decirles la verdad”. Tenemos que comprender que no es un asunto de bautizar a las personas en cierto nombre. En cierta ocasión, mientras estaba en Houston, hablé sobre este tema e incluso demostré como un pastor podría bautizar a las personas en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Después se me acercó un pastor de los Bautistas de la Convención del Sur quien había estado en la reunión y me dijo: “Hermano, el mensaje fue maravilloso, pero usted estaba burlándose de mí”. Le respondí: “Hermano, no es mi intención burlarme de usted o de nadie. Simplemente debo decirle la verdad al pueblo del Señor en cuanto a que el bautismo no debe ser un ritual o una formalidad, sino que debe ser un hecho real”. Entonces, ¿qué debemos hacer con alguien que recientemente creyó en el Señor Jesús? Tenemos que introducirlo en el Dios Triuno. Tenemos que 188

bautizarlo en el Dios Triuno. Después de aquello, él será una persona en el Dios Triuno. Siempre que bautizamos a las personas, tenemos que ejercitar nuestra fe con base en la palabra fiel y clara dada por el Señor. El Señor dijo: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre...”. En realidad, la preposición griega que aquí se tradujo “en” debería traducirse “hacia adentro de”. El Señor nos dijo que bautizáramos a las personas “hacia adentro” del nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Puesto que el Señor nos ha dado esta Palabra fiel, tenemos que basarnos en esta Palabra llenos de fe y autoridad. Siempre que bautizamos a las personas, tenemos que hacerlo de manera viviente. Nosotros nos basamos en la Palabra del Señor para bautizar a las personas en el Dios Triuno. BAUTIZADOS EN CRISTO Gálatas 3:27 nos dice: “Todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos”. Éste es un versículo maravilloso. En realidad no dice “bautizados en Cristo”, sino “bautizados hacia adentro de Cristo”. ¡Hay una gran diferencia! No fuimos bautizados en Cristo sino que entramos en Cristo. Todos los que fueron bautizados hacia adentro de Cristo están revestidos de Él. Si usted fue bautizado hacia adentro de Cristo, ciertamente está revestido de Cristo. Este mismo concepto es expresado en Romanos 6:3: “¿O ignoráis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en Su muerte?”. Fuimos bautizados hacia adentro de Cristo Jesús y ahora estamos cubiertos de Él. Estamos revestidos de Cristo. ¿Es éste un formalismo o un rito conducido en conformidad con palabras vanas? ¡Por supuesto que no! Ésta es una realidad que ha sido lograda por la Palabra fiel del Señor. Sin embargo, todavía tenemos un problema. Ustedes han sido bautizados dentro de Cristo y ahora tienen a Cristo sobre ustedes, pero ¿cuándo fueron bautizados en Cristo? ¿En qué tiempo y lugar fueron introducidos en Cristo? En realidad, es difícil responder esta pregunta, pero una cosa es clara: tenemos la plena certeza de haber sido bautizados en Cristo. Tal vez no 189

sepamos cuándo sucedió ni donde, pero sabemos que esto es un hecho. Después que creímos en el Señor Jesús, fuimos bautizados en Cristo. Simplemente no sabemos cuándo ni dónde, pero podemos testificar que fuimos bautizados en Cristo. Algunos dirán que sí saben claramente en qué tiempo y lugar exactos fueron bautizados en Cristo. Mientras oraban, de improviso algo les sucedió y fueron bautizados. Aunque no criticamos esta percepción, les ruego que jamás hagan de su experiencia personal el estándar por el cual los demás deban regirse. Si uno lee el Nuevo Testamento, encontrará muchas ocasiones, distintas una de la otra, en las que se manifestó el bautismo del Espíritu, y ninguna de ellas es exactamente igual a la otra. Todas y cada una de estas ocasiones sucedieron de forma distinta. Muchos de nosotros tenemos la certeza de que fuimos puestos dentro del Dios Triuno. Muchas veces he experimentado que verdaderamente estoy en el Dios Triuno. Esto no es simple conocimiento, sino que es algo real, y yo lo he experimentado. En 1935, mucho antes de que experimentara el hablar en lenguas, tuve una experiencia relacionada con estar en el Dios Triuno. Durante una tarde, en un día del Señor, me encontraba ministrando la palabra, y algo parecido a una nube descendió sobre mí y me cubrió. Pude sentirla y hasta casi podía verla con mis propios ojos. De repente, mi hablar cambió. No cambió de tal modo que empezara a hablar en lenguas, pues seguí hablando en chino, pero toda la congregación pudo percibir que algo había sucedido. No tengo palabras para describir lo que sucedió. No hubo hablar en lenguas, y nada milagroso sucedió; no obstante, todos tuvimos la profunda certeza de que el Señor estaba allí. Aquella fue una experiencia auténtica de lo que es estar en el Dios Triuno. A inicios de enero de 1943 tuve otra experiencia semejante. Durante una reunión yo me encontraba de pie frente al púlpito, y habiéndose pedido cierto himno, toda la congregación —alrededor de quinientas personas— cantaba. Cuando, de repente, toda la congregación comenzó a sollozar. Nadie dio gritos ni tampoco lloraba en voz alta, pero todos sollozaban con lágrimas en los ojos. A mí también me brotaron lágrimas y ya no pude seguir 190

cantando. Todos en la congregación experimentaron esto. Mientras cantábamos, sollozábamos. Tanto entre los jóvenes como los más ancianos, nuestro sollozo se mezclaba con nuestra canción. No supimos cómo describir esto. Algunos testificaron que ellos simplemente habían venido al lugar de reuniones y allí habían sido capturados por el Señor, sin necesidad de escuchar mensaje alguno. Más aún, jamás podré olvidar otra reunión que tuvimos un día del Señor por la tarde en 1943. Después que cantamos un himno y antes de dar el mensaje, comencé a orar. Aquella oración duró más de media hora. Al orar, repetía una sola palabra: ¡Sacude! ¡Sacude! ¡Sacude! Dije esto en chino y no en lenguas, mas las palabras brotaban como las aguas del Niágara. “¡Sacude nuestras familias! ¡Sacude nuestros hogares! ¡Sacude nuestro país!”. Si bien yo estaba en pie mientras oraba, no le pedí a la congregación que se pusiera de pie; pero después de un rato toda la congregación se puso de pie, y uno de los hermanos salio de su asiento y vino a sostenerme los brazos pues yo los tenía levantados mientras oraba. Ésta fue una experiencia real de lo que es estar en el Dios Triuno. Muchos amigos pentecostales citan 1 Corintios 12 para afirmar que hay nueve manifestaciones del Espíritu Santo. Pero en realidad hay muchas más, pues entre las nueve enumeradas en 1 Corintios 12 no se menciona, por ejemplo, los sueños. Los sueños son mencionados en Hechos 2, donde se nos recuerda que en los últimos días Dios derramaría de Su Espíritu sobre toda carne y que los hombres tendrían sueños (Hch. 2:17). Personalmente, he tenido experiencias reales en cuanto a los sueños en el Espíritu Santo. En 1943 en un lapso de dos meses tuve cuatro sueños. Antes de ser encarcelado por la policía militar japonesa, que habían invadido a China durante la guerra, tuve un sueño. El mismo día que fui arrestado ese sueño vino a mí nuevamente, y después de tres semanas, tuve otro sueño más. Todos estos sueños se han cumplido cabalmente. El Señor me consoló por medio de los sueños. Incluso antes que la policía militar japonesa viniera a arrestarme, sabía por los sueños lo que habría de suceder. La noche que fui arrestado y encarcelado, otro sueño vino. En este sueño el Señor me dijo: “Ten paz. No 191

te harán daño”. Y sucedió exactamente conforme al sueño. ¡Alabado sea el Señor! Estas experiencias son señales que nos demuestran que Dios nos ha puesto dentro de Él. Como creyentes de Cristo, todos fuimos puestos en el Dios Triuno. Pero no intenten sistematizar esta experiencia. Discutir sobre qué nombre usar al bautizar a las personas es sistematizar. Insistir en la necesidad de hablar en lenguas también es sistematizar. No estoy en contra de bautizar en el nombre del Señor Jesús ni en contra de hablar en lenguas, pero me opongo categóricamente a querer sistematizar. Debemos desechar toda clase de sistematización. No sea tan osado como para decirles a los demás que usted sabe cuándo fue puesto en el Dios Triuno. Tal vez tenga cierto sentir al respecto, pero probablemente la verdadera experiencia no corresponda a su sentir. Tal vez a usted le parezca que ocurrió en San Francisco en 1971, pero podría haber ocurrido unas semanas antes. No podemos confiar en nuestras sensaciones debido a que ellas simplemente no son exactas. Por ejemplo, tal vez yo sienta frío cuando la temperatura excede los 90 grados. Ésta es mi sensación, pero no corresponde a los hechos. Olvídense de sus sensaciones y aprópiense del hecho en conformidad con la Palabra clara, definida y fiel del Señor: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” (Mt. 28:19). En las iglesias necesitamos tener fe en la palabra fiel del Señor Jesús cuando bautizamos a las personas. Según Su Palabra, nosotros las bautizamos introduciéndolas en el Dios Triuno. No piensen que el Dios Triuno implica tener tres Dioses: uno llamado Dios el Padre, otro llamado Dios el Hijo y un tercero llamado Dios el Espíritu Santo. Esta es una impresión errónea que recibimos de las enseñanzas tradicionales acerca de la Trinidad. No tenemos tres Dioses; tenemos un solo Dios, un solo Dios todo-inclusivo. Tenemos un Dios quien es el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Jamás podremos conocer plenamente al Dios Triuno. De hecho, ni siquiera nos conocemos bien a nosotros mismos. Aun cuando tenemos un espíritu, 192

un corazón, una mente, una parte emotiva y una voluntad, no logramos entender bien ninguna de estas partes. Si no podemos entender bien lo que somos, ¿cómo podremos entender lo que es el Dios Triuno? Nuestro Dios es un solo Dios, quien es el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Nos es imposible entender a Dios mismo, pero ciertamente le tenemos y estamos en Él. En un capítulo anterior hice referencia a un pasaje del libro de Andrew Murray titulado The Spirit of Christ [El Espíritu de Cristo]. Leamos ese párrafo nuevamente: “En el Padre tenemos al Dios invisible, el Autor de todo. En el Hijo, tenemos al Dios revelado, manifestado y quien se ha acercado a nosotros; Él es la Forma de Dios. En el Espíritu de Dios tenemos al Dios que mora en nuestro ser, esto es el Poder de Dios que mora en cuerpo humano y forja en él lo que el Padre y el Hijo tienen para nosotros [...] todo cuanto el Padre se propuso y lo que el Hijo logró puede ser apropiado y ejecutado en los miembros de Cristo que todavía están en la carne únicamente mediante la continua intervención y operación activa del Espíritu Santo”.[*Nisbet and Company, Ltd., London. Distribuido por Zondervan.] Estoy de acuerdo con estas palabras. Esto es el Dios Triuno. Ser bautizados en el Dios Triuno simplemente significa ser introducidos en Dios, quien es maravilloso y todo-inclusivo. Entonces el Señor Jesús, quien es “Jehová-más” y “Dios-más”, estará con nosotros todos los días hasta la consumación del siglo (Mt. 28:20). ¡Aleluya! En esto consiste el reino. Fuimos puestos en el Dios Triuno y fuimos revestidos del Dios Triuno. El Señor Jesús, quien es “Jehová-más” y “Diosmás”, está con nosotros todos los días hasta la consumación del siglo. Ésta es la conclusión del libro de Mateo. Mateo termina introduciéndonos en el Dios Triuno, quien estará con nosotros todos los días. Es necesario que esta visión nos gobierne y regule. BAUTIZADOS EN EL CUERPO En Mateo 28 está la semilla del bautismo en el Dios Triuno, y en las Epístolas tenemos el crecimiento de dicha semilla. Ya hicimos referencia a Romanos 6:3, donde se afirma que fuimos bautizados en Cristo Jesús. En 1 193

Corintios 12:13 se nos dicen dos cosas: “En un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un solo Cuerpo”. No es simplemente que fuimos introducidos en el Dios Triuno, sino que una vez que fuimos introducidos en el Dios Triuno, llegamos a ser el Cuerpo. El movimiento carismático enfatiza la práctica de hablar en lenguas, pero ignora que el auténtico bautismo en el Espíritu Santo tiene como propósito producir el Cuerpo. Si uno ha tenido una experiencia auténtica del bautismo en el Espíritu Santo estarán a favor del Cuerpo. No se conformará con algo individual, sino que se preocuparán por el Cuerpo. No todas las experiencias de hablar en lenguas son genuinas. Si la experiencia es genuina, ella cuidará del Cuerpo. El verdadero bautismo en el Espíritu tiene como finalidad producir el Cuerpo. El Cuerpo es pues una clara prueba que determina la autenticidad del bautismo que hemos experimentado. Según Mateo 13, la semilla crece y trae consigo la transformación, y la transformación resulta en la edificación. ¿Qué es la edificación? La edificación es el Cuerpo. Si bien no deseo criticar a nadie, tengo que decir la verdad y afirmar que muchos de los que hablan en lenguas no tienen la transformación que es propia de la vida. En China también conocí a muchos que eran así. En tres ocasiones implementamos las prácticas del pentecostalismo en nuestras iglesias, y todas las veces ello significó un débito en nuestra cuenta espiritual. Si bien obtuvimos alguna ganancia, a la postre el balance fue negativo, con más deudas que créditos. Sólo sufrimos pérdida. A la postre, todos los colaboradores espontáneamente decidieron dejar tales prácticas. No continuamos en ese “negocio” porque rindió pobres beneficios. No debiera decir que no se obtiene beneficio alguno de las prácticas pentecostales, pero las pérdidas superan a las ganancias. Tanto en China como en este país he visto el daño causado por las prácticas “pentecostales”. PRUEBAS DEL BAUTISMO GENUINO El bautismo genuino en el Espíritu Santo tiene que ser examinado por varios puntos: el crecimiento en vida, la transformación en vida, la edificación en vida y la vida del Cuerpo en su aspecto práctico. Satanás es muy astuto. 194

Nadie pretenderá engañarnos con billetes obviamente falsificados, sino que usarán billetes falsos que únicamente los expertos podrían distinguir de los verdaderos. Por tanto, la mejor protección es no aceptar billetes, sino oro. No piensen que son lo suficientemente listos como para discernir lo falso de lo verdadero. Muy pocos entre nosotros somos tan listos. Por tanto, a largo plazo y por la seguridad de la iglesia, es mejor no aceptar “billetes”; debemos aceptar solamente oro. Eventualmente, habrá algunos que aceptarán billetes; pero debemos advertirles que no deben acostumbrarse a usar “billetes” porque serán engañados. Esto no solamente se aplica a la práctica de hablar en lenguas, sino también a todos los otros dones. Todo don o conocimiento también tiene que ser examinado a la luz del crecimiento en vida, la transformación en vida, la edificación en vida y la vida del Cuerpo en su aspecto práctico. Ésta no solamente es la situación imperante en la actualidad, sino que también era la situación que imperaba cuando el Señor Jesús estaba en la tierra. Juan 2 nos dice que el Señor realizó muchos milagros en Jerusalén y que, como resultado de tales señales, muchos creyeron en Él. Sin embargo, Él no se fiaba de quienes habían sido atraídos por los milagros. En Juan 3 Nicodemo acudió al Señor, quien le hizo tornarse hacia la vida divina diciéndole que debía nacer de nuevo. Lo importante no eran los milagros, sino nacer de nuevo. Cuando Nicodemo acudió al Señor Jesús, él tenía el concepto que lo importante era el conocimiento, por lo cual llamó al Señor “Rabí”, diciéndole: “Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro” (Jn. 3:2). Pero el Señor Jesús le dijo: “Os es necesario nacer de nuevo” (v. 7). Así pues, lo importante no son los milagros ni el conocimiento, sino recibir la nueva vida mediante el nuevo nacimiento. Las iglesias locales necesitan una sola cosa: la vida divina con su crecimiento, transformación y edificación. Finalmente, esta vida producirá el Cuerpo. EL BAUTISMO Y EL BEBER “En un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un solo Cuerpo [...] y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu” (1 Co. 12:13). Aquí tenemos otro aspecto: beber del Espíritu. Ser bautizado en el Espíritu significa que 195

nosotros hemos sido puestos dentro del Espíritu; beber del Espíritu significa que el Espíritu es puesto dentro de nosotros. Estos son dos aspectos distintos. Por un lado, tenemos que ser puestos en el Espíritu. Aquella ocasión en la que, mientras daba un mensaje, algo descendió sobre mí y me cubrió, fui puesto dentro del Espíritu. Sin embargo, todavía es necesario que tome al Espíritu en mi interior, que beba del Espíritu diariamente y a toda hora. Del mismo modo que necesitamos beber agua todos los días, así también necesitamos beber del Espíritu una y otra vez. Que las iglesias lleguen a ser el reino de Dios no es un asunto doctrinal que dependa del conocimiento, los dones o los milagros, sino que depende por completo de que bebamos del Espíritu Santo. Cuando uno ore, uno debe beber del Espíritu. Cuando uno lee la Biblia, también debe beber del Espíritu. En Efesios 6:17 leemos: “Recibid [...] la espada del Espíritu, el cual es la palabra de Dios”; aquí el pronombre indicativo “el cual” se refiere al Espíritu. Recibid la espada del Espíritu, cuyo Espíritu es la Palabra de Dios, por medio de toda oración (v. 18). No debemos considerar la palabra de Dios en la Biblia meramente como palabras en blanco y negro, sino que tenemos que tomarla como Espíritu. En Juan 6:63 el Señor Jesús dijo: “Las palabras que Yo os he hablado son espíritu”. Puesto que Sus palabras son espíritu, no debemos leerlas solamente como cualquier otro escrito. Debemos tomar la Palabra de Dios con toda oración. Por esto es necesario que leamos-oremos la Palabra. Efesios 6:17-18 es la base, el fundamento, que tenemos en la Biblia para la práctica de orar-leer la Palabra. Allí se nos dice que debemos tomar la Palabra de Dios, la Palabra viviente que es el Espíritu, por medio de toda oración. Tenemos que orar todas y cada una de las palabras de la Biblia; así haremos que cada una de ellas sea algo del Espíritu para nosotros. Esto es lo que significa beber del Espíritu. Invocar el nombre del Señor diciendo: “¡Oh, Señor Jesús!” es beber del Espíritu, y orar la Palabra también es beber del Espíritu. Tenemos que comprender que el Dios Triuno es el Espíritu. No piensen que el Padre es el Padre, el Hijo es el Hijo y el Espíritu es el Espíritu, como si fueran personas separadas. Estos tres son el Espíritu todo-inclusivo. En 2 Corintios 3:17 se afirma que “el Señor es el Espíritu”. En 2 Corintios 1:21196

22 se nos dice que fuimos firmemente adheridos a Cristo, el Ungido (lit.). El Ungido es Cristo, y Él es el Espíritu todo-inclusivo. Fuimos ungidos y sellados, y se nos dio el Espíritu como las arras, la garantía. La unción nos permite saborear a Dios. Al ser ungidos recibimos la esencia, el elemento, de Dios. Al ser sellados obtenemos la imagen de Dios. Al recibir las arras podemos saborear a Dios. Recibimos el elemento de Dios, Su imagen e incluso Su sabor. ¡Aleluya! Todo esto está relacionado con el Espíritu todoinclusivo, el cual es el Señor mismo. Por este Espíritu todo-inclusivo somos llenos de Dios, somos saturados de Él y nos mezclamos con Él. El resultado de esto es que somos transformados. Para que esto sea logrado plenamente, es necesario que tengamos el rostro descubierto (2 Co. 3:18). Tener el rostro descubierto significa no tener ningún velo. Si uno lee 2 Corintios 3, comprenderá que el velo allí mencionado se refiere a las Escrituras tomadas como letras en blanco y negro. Me preocupa que muchos cristianos todavía estén velados por la Biblia; otros continúan siendo velados por sus experiencias carismáticas u otra clase de experiencias. ¡Cuánto necesitamos que el Señor, en Su misericordia, nos quite los velos y nos permita tener un rostro descubierto, sin conceptos, ideas y preocupaciones! Necesitamos que los velos nos sean quitados para contemplarlo a Él como el Espíritu todo-inclusivo. Entonces seremos transformados a Su imagen. LA CONSUMACIÓN Ahora llegamos a la cosecha en el libro de Apocalipsis. Hemos visto la semilla en Mateo y su crecimiento en las Epístolas. La cosecha del Espíritu en el libro de Apocalipsis es los siete Espíritus y el Espíritu siete veces intensificado. Toda iglesia local necesita del Espíritu siete veces intensificado para sustentar a las siete estrellas. Todos los que llevan la delantera en una iglesia local tienen que comprender la necesidad de tener a este Espíritu intensificado. En Apocalipsis 21:6 el Señor dijo: “Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin. Al que tenga sed, Yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida”. El Espíritu y la novia son uno, y llaman a venir y beber del agua de la vida gratuitamente (22:17). Esto 197

es lo que necesitamos en la actualidad. Olvídense de los formalismos, los rituales, las doctrinas, los dones y los milagros. Déjenlo todo y vengan a beber del agua de la vida. En esto consiste la consumación de haber sido bautizados en el Dios Triuno y de beber del Espíritu.

CAPÍTULO VEINTIUNO LOS PRINCIPIOS QUE RIGEN EN EL REINO (1) Lectura bíblica: Mt. 8:1-3, 5-13; 9:9-17 Mateo es el libro del Nuevo Testamento que aborda específicamente el tema del reino. En casi todos los capítulos de este libro el reino es el tema principal. Por otro lado, el Evangelio de Juan pone énfasis en la vida. Si comparamos estos dos Evangelios, podremos ver que los casos que cada uno de ellos selecciona y presenta son absolutamente diferentes debido a que Juan enfatiza la vida, mientras que Mateo enfatiza el reino. Ninguno de los Evangelios nos relata todo lo que el Señor Jesús hizo mientras estuvo en la tierra. Esto habría sido imposible (Jn. 21:25). Juan nos dice que el Señor Jesús hizo muchas cosas que no están relatadas en su Evangelio. Los casos que allí se relatan sirven para ilustrar que Cristo es vida para la gente y que por medio de la vida Él puede satisfacer todas las necesidades del hombre (20:30-31). Sin embargo, los casos presentados en Mateo no sirven para ilustrar la vida, sino el reino. Mateo, por ejemplo, no menciona a Nicodemo, a la mujer samaritana o la resurrección de Lázaro. Estos relatos se encuentran en Juan porque son excelentes ilustraciones de la manera en que Cristo es vida para los necesitados. Mateo relata otros casos, tales como la limpieza del leproso, que Juan no incluye. Por tanto, los casos relatados en Mateo sirven como ilustración del reino y los casos en Juan sirven como ilustración de la vida divina. El libro de Mateo no fue escrito según la secuencia histórica de eventos. En otro Evangelio, el de Marcos, se nos narran los eventos de la vida del Señor 198

Jesús siguiendo un orden cronológico. Lo que hace Mateo es agrupar ciertos elementos a fin de presentarnos un cuadro o una revelación particular. El propósito de Mateo no es presentar una secuencia de eventos en orden cronológico. Algunos de los incidentes ocurridos en las postrimerías de la vida del Señor son mencionados por Mateo al principio, mientras que otros eventos ocurridos más temprano él los menciona más tarde. Él hace esto a fin de presentarnos un cuadro. Todo el libro es un cuadro del reino. El primer aspecto del reino que Mateo nos muestra es la semilla del reino. El capítulo 1 nos presenta no solamente al Rey del reino, sino también la semilla del reino. Sin duda, el Señor Jesús es el Rey; no obstante, este Rey es también la semilla del reino. Afirmar que el Señor Jesús es únicamente el Rey es muy objetivo; tenemos que ver que el Señor Jesús no es solamente el Rey del reino, sino que también es la semilla del reino. Esto es algo subjetivo. Esta semilla es una persona maravillosa que ha sido sembrada en nuestro ser. Como dijimos anteriormente, Cristo es el fruto de muchas generaciones de la humanidad mezcladas con el Dios Triuno. Él es “Jehovámás” y “Dios-más”. El capítulo 2 continúa mostrándonos quiénes son las personas apropiadas para recibir esta semilla. Luego el capítulo 3 nos presenta los inicios de la predicación del evangelio. El capítulo 4 nos explica qué clase de personas son las que el Señor llama a Su reino. Él no fue a un centro religioso ni al templo para llamar a las personas religiosas. Tampoco llamó a los eruditos ni a los sacerdotes, escribas o intérpretes de la ley. Más bien, Él fue al muelle y llamó a algunos jóvenes que eran simples pescadores. Después de tres años y medio, éstos jóvenes pescadores se convirtieron en las columnas de la primera iglesia local sobre la tierra, la iglesia en Jerusalén. Después, del capítulo 5 al 7, los llamados por el Señor Jesús le siguieron a la cima del monte. Allí Él les dio una definición de la verdadera vida del reino. En este discurso el Señor Jesús describió la realidad del reino. El capítulo 8, nos presenta el primer caso ilustrativo del reino que se relata en Mateo, comienza después que el Señor descendió del monte. Examinemos ahora este primer caso. 199

EL PRIMER CASO: EL LEPROSO El primer caso es el del leproso que acudió al Señor Jesús pidiéndole ser limpiado (8:1-4). Es muy significativo que éste sea el caso que se menciona primero. Sin duda Mateo lo presenta primero deliberadamente. Según Levítico 13 y 14, la limpieza de un leproso era algo muy complicado, pero en Mateo 8 esto fue llevado a cabo con facilidad: el leproso simplemente vino y le pidió al Señor Jesús que lo limpiara, y Él lo hizo. ¿Qué significa esto? Significa que todos los que participarían en el reino eran leprosos. Ustedes tienen que comprender que son leprosos. Todos somos leprosos. Pero, ¡aleluya!, el Señor Jesús ¡puede edificar Su reino con leprosos que han sido limpiados! Él puede establecer el reino de los cielos con los leprosos que han sido limpiados y en medio de ellos. En otras palabras, Él puede cambiar leprosos en ciudadanos celestiales. ¿No tienen el sentir de que ustedes también son leprosos? No piensen que los que entran al reino de los cielos son personas maravillosas. ¡No! Todas ellas son leprosas. Tiene que comprender que a menos que usted sea un leproso, no tiene parte en el reino de los cielos. El reino de los cielos no llama a los santos, sino a los leprosos. Entender esto verdaderamente nos debe humillar. Todos tenemos que humillarnos y declarar: “Señor Jesús, mi nacimiento natural hace que sea indigno de tu reino, por naturaleza soy un leproso inmundo”. Nadie excepto el Señor Jesús puede limpiar a los leprosos. Todos somos leprosos, pero hemos sido lavados con Su sangre y Su vida. Según Levítico 14, el lavamiento de la lepra requería de la sangre de un ave, así como de agua. La sangre representa la sangre del Señor Jesús, y el agua representa Su vida. Fuimos lavados con Su sangre y Su vida. En 1 Corintios 6:9-11 se nos dice que las personas inmundas —en cierto sentido podemos llamarlas leprosas— no heredarán el reino. Sin embargo, no olvidemos el “mas” de estos versículos: “Mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados”. Hoy en día, en virtud de la redención del Señor, hemos dejado de ser leprosos y hemos sido hechos ciudadanos del reino 200

celestial. El primer caso relatado por Mateo indica que los ciudadanos del reino de los cielos son leprosos que fueron limpiados. EL SEGUNDO CASO: EL CENTURIÓN Ahora abordaremos el segundo caso, el cual tampoco aparece en el Evangelio de Juan. Éste es el caso del centurión romano, un gentil, cuyo criado estaba enfermo (8:5-13). El centurión le pidió al Señor Jesús que interviniera para sanar a su criado. Cuando el Señor Jesús se mostró dispuesto a ir, el centurión dijo: “Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra, y mi criado quedará sano. Porque yo también soy hombre bajo autoridad, y tengo bajo mis órdenes soldados; y digo a éste: Ve, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi esclavo: Haz esto, y lo hace” (vs. 8-9). Esto es muy significativo; nos indica que el centurión reconoció que el Señor Jesús tenía la verdadera autoridad sobre los cielos y la tierra. Este caso en cuanto a la autoridad es hallado en Mateo porque sirve como ilustración del reino. El reino es la autoridad del Señor Jesús. Al final de Mateo, el Señor Jesús dijo: “Toda potestad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones” (Mt. 28:1819). Cuando salimos a predicar el evangelio, tenemos que hacerlo con la autoridad del Señor Jesús. Toda autoridad está en Sus manos. El caso del centurión sirve como ilustración de la fe. El pueblo del reino tiene que ser un pueblo de fe. Pero ¿qué es la fe? La fe no es fácil de definir. Aunque en Hebreos 11:1 tenemos una definición de lo que es la fe, podríamos leerla varias veces y aun así no entenderla. En palabras sencillas, la fe es la comprensión de lo que el Señor Jesús es. Toda vez que uno aprehende al Señor Jesús de cierta manera, espontáneamente tiene fe como resultado de tal aprehensión. El centurión dijo que no era necesario que el Señor Jesús entrara en su casa, pues aprehendió que Él era la autoridad más elevada y que toda autoridad estaba en Sus manos. Si Él daba la orden, todo estaría bien. Esto es fe y ésta es una ilustración de aprehender lo que el Señor Jesús es. Las personas que constituyen el reino primero son leprosas y después creyentes. Ser leproso significa ser inmundo; ser un creyente significa ser 201

una persona cuya fe está puesta en el Señor Jesús. Por un lado, somos leprosos; por otro, hemos logrado cierta aprehensión de quién es el Señor Jesús. Tal aprehensión es fe. Algunas personas suelen decir que es muy difícil creer o tener fe. Pero en realidad, una vez que uno tiene la debida aprehensión con respecto a algo, lo difícil es no creer. Aquel que afirma que tener fe es muy difícil, lo dice por que no sabe lo que es la fe. La fe no es más que la aprehensión de alguna realidad. Si uno alguna vez vio o comprendió lo qué es el Señor Jesús, le será difícil no creer en Él. Asimismo, algunos dicen que es fácil tropezar y caer, pero en realidad es difícil caer. ¿Cuántas veces se ha caído usted en los últimos treinta días? Yo no me he caído hace muchos años. En realidad, nos es más fácil permanecer de pie que caer. Si uno se esfuerza por caer, lo encontrará difícil. Del mismo modo, no es difícil tener fe. No acepten tal mentira en cuanto a que creer es difícil. Todos tenemos que declarar: “¡Aleluya! Para nosotros es fácil creer”. Es más fácil creer que no creer. Incluso si los cielos se desvanecieran y la tierra fuera quitada, no podría dejar de creer. ¿Podría usted renunciar a su fe? ¿Podría usted dejar de creer en el Señor Jesús? Si uno intentase renunciar a su fe y procurase dejar de creer en Él, rehusándose a seguir siendo cristiano, descubriría que simplemente no puede hacerlo. ¡Aleluya! Todos tenemos fe. Los ciudadanos del reino son personas de fe y no personas que están calificadas por su nacimiento natural. Nada que proceda de nuestro nacimiento natural es de valor para el reino. El Señor Jesús dijo que muchos vendrían del Oriente y del Occidente para participar del reino de los cielos, pero que los hijos del reino, los judíos por nacimiento, no tendrían parte en el reino (Mt. 8:11-12). Esto demuestra que la entrada al reino de los cielos no depende de nuestro nacimiento natural. Nadie es apto para entrar en el reino por su nacimiento natural. No importa si, por nacimiento, usted es una persona simpática o áspera, lenta o rápida. Todo cuanto usted tenga por naturaleza no tiene valor alguno en cuanto al reino. Solo tienen que ser personas de fe. Estos casos sirven como ilustración de algunos principios básicos. El caso del leproso es ilustración de que todos somos inmundos. El caso del 202

centurión sirve como ilustración de la fe e incluye el principio según el cual no somos aptos, o estamos descalificados por nuestro nacimiento natural. Lo único que importa es la fe, la cual no es otra cosa que la aprehensión de lo que el Señor Jesús es. Cuanto más le miremos a Él, más reflexionemos sobre Él y más confiemos en Él, más estaremos en el reino y más llegaremos a ser ciudadanos del reino. Tanto los leprosos que fueron limpiados y las personas cuyo nacimiento natural hace que no tengan parte en el reino pueden recibir esta cosa maravillosa que llamamos fe. La fe simplemente viene. Es difícil decir cómo viene o de dónde viene. Tal vez, usted y sus compañeros de clase escucharon el mismo mensaje del evangelio; pero ellos no recibieron fe, mientras que usted sí. Una vez que usted la recibe, ya no puede deshacerse de ella. Día tras día lo molestará. Tal vez intente echarla, mas no lo podrá lograr. ¿Cuál es el origen de tal fe? Hechos 13:48 revela que tener fe muestra que fuimos predestinados por Dios. Antes de la fundación del mundo Dios lo predestinó y lo marcó de antemano. Si usted intenta escaparse de esta fe, no podrá hacerlo debido a que usted fue predestinado. No tengo la menor duda de que usted ha sido predestinado. A eso se debe que usted haya creído al oír el mensaje del evangelio. En realidad, usted fue elegido antes de nacer. Incluso si usted intentó renunciar a la fe cristiana, no podría hacerlo debido a que Dios lo eligió antes que naciera. Así pues, usted tiene fe, y tal fe tiene su origen en la predestinación de Dios. Todos tenemos tal fe y somos ciudadanos del reino. Aunque ninguno de nosotros es apto para entrar en el reino en virtud de su nacimiento natural, podemos entrar en él por la fe. Hemos llegado a ser ciudadanos del reino de los cielos por medio de la fe. EL TERCER CASO: EL RECAUDADOR DE IMPUESTOS El recaudador de impuestos mencionado en el capítulo 9 es otro caso que sirve como otra ilustración del reino. Mateo 9:9 dice que Mateo fue un publicano, un recaudador de impuestos, un judío que recaudaba impuestos para los imperialistas romanos. Tales publicanos eran despreciados por los judíos pues ayudaban a los romanos imperialistas a causarle perjuicio a la nación judía. Mateo era tal clase de persona. En términos espirituales, él era 203

un leproso que fue limpiado. Aunque en su condición natural era un leproso, él recibió fe. La lepra se fue y la fe vino, así que el Señor Jesús fue a tener un banquete con él. El banquete mencionado en el versículo 10, el gran banquete mencionado en Lucas 5:29, fue preparado por Mateo, quien celebró un gran banquete para festejar su ingreso en el reino. Esto ciertamente merecía una celebración, pues un publicano había entrado en el reino. Mientras el Señor Jesús disfrutaba de este banquete, las personas religiosas que tenían tantas reglas se sentían turbadas. Tanto los religiosos antiguos, los discípulos de los fariseos, como los religiosos nuevos, los discípulos de Juan el Bautista, estaban molestos (Mt. 9:11-14). Ellos se molestaron porque el Señor Jesús estaba en un banquete junto con los recaudadores de impuestos y los pecadores. Por tanto, el Señor Jesús les dijo que los que estaban fuertes no tenían necesidad de médico, sino los enfermos. También les dijo que Él deseaba misericordia antes que sacrificio ya que Él no había venido a llamar a justos, sino a pecadores (vs. 10-13). En aquella ocasión, los discípulos de Juan también le preguntaron al Señor: “¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos mucho, y Tus discípulos no ayunan?”; a lo cual Él les respondió de una manera maravillosa: “¿Acaso pueden los compañeros del novio tener luto mientras el novio está con ellos?” (vs. 14-15). Un novio siempre es una persona muy placentera. En Su condición de semilla del reino, el Señor Jesús no solamente es el Salvador, el Señor y el Rey, sino que también es el Novio. Él es una persona muy placentera. Cuán extraño sería que las personas ayunasen el día de bodas, especialmente en presencia del novio. Esto sería un insulto y una vergüenza para el novio. En la presencia del novio debemos regocijarnos, y cuanto más nos deleitemos, mayor será la felicidad del novio. Todos tenemos que deleitarnos en el Señor. El primer caso, el del leproso, representa la limpieza; el segundo caso, el del centurión, nos habla de la fe en contraste con el nacimiento natural; y el tercer caso, el del recaudador de impuestos, representa el deleite de quienes están en el reino. Una vez que somos limpiados y recibimos fe, tenemos que tener un banquete junto al Señor Jesús, quien es el Novio. Tenemos que deleitarnos en Él, la persona más agradable. 204

EL VESTIDO DE BODAS Y EL VINO NUEVO El Señor Jesús no solamente es el Novio, sino que Él también es el vestido de bodas (9:16). No podemos celebrar la fiesta de bodas a menos que estemos vestidos con la vestimenta apropiada. Él mismo es nuestra vestimenta nueva. Él también es el vino nuevo que nos llena por dentro (v. 17). Así pues, para nosotros Él es exteriormente el vestido nuevo e interiormente es el vino nuevo. Como el vestido nuevo con el cual estamos revestidos, Cristo es nuestra justicia; y como el vino nuevo que nos llena, Cristo es nuestra vida. Él es nuestro Novio a quien disfrutamos y también es quien nos hace aptos para disfrutarle. Él es el vestido nuevo; Él es nuestra fortaleza nueva, la energía interna que necesitamos para poder apreciarle y disfrutarle. Asimismo, Cristo es el odre nuevo, esto es, la vida apropiada de iglesia, que conserva el vino. Nosotros éramos leprosos, pero fuimos lavados con la sangre y la vida del Señor Jesús. Hemos recibido fe y creemos en Él; ahora estamos en un banquete con Él como nuestro Novio tan agradable. La Biblia es muy profunda. Ninguna mente humana habría podido componer tal libro. Si bien está compuesta de una manera muy sencilla, la revelación contenida en ella es muy profunda. El Señor Jesús incluso pudo revelar el tema de la resurrección en base a uno de los nombres de Dios: el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. Nada más este nombre de Dios implica la resurrección de entre los muertos. Aun cuando los relatos presentados en la Biblia pueden parecer muy sencillos, las implicancias de las revelaciones contenidas en ellos son profundas. LA OPOSICIÓN DE LA CULTURA HUMANA AL REINO Mateo 10 revela otro principio que rige en el reino. Aunque la lepra ha sido limpiada y la fe ha venido para que disfrutemos de Cristo, tenemos que comprender que la cultura humana se levanta en oposición al reino de Dios. Los elementos primordiales de la cultura humana son la religión, la política y la vida familiar. La mejor invención hecha por la humanidad es su cultura. Sin embargo, tenemos que comprender que Satanás sutilmente utiliza la 205

cultura humana para oponerse al reino de Dios. Tal vez usted piense que únicamente las cosas pecaminosas son contrarias al reino, pero según la Biblia, la cultura se levanta en oposición al reino de Dios aún más que las cosas pecaminosas. La cultura se ha convertido en una fortaleza de Satanás, y mantiene tal control sobre la cultura humana que la utiliza como su reino. La cultura se ha convertido en una parte básica, una gran parte del reino de Satanás. Es necesario que recibamos una revelación en cuanto a este hecho. Los capítulos 8 y 9 de Mateo nos presentan un cuadro maravilloso. No importa cuánto Satanás haya arruinado y corrompido al hombre, el Señor Jesús ha venido a erradicarlo por completo. Por Su manifestación, la lepra se fue y la fe vino. Al ver al Señor Jesús, la fe viene. Cuando le miramos, tenemos fe, y mediante esta fe le disfrutamos. Al llegar a este punto, el Señor Jesús sabiamente da una palabra de advertencia, a quienes formamos el pueblo del reino, en cuanto a la oposición de la cultura humana, la cual está constituida de la familia, la religión y la política. En Mateo 10:16-22 el Señor dijo que Él enviaba al pueblo del reino como a ovejas en medio de lobos. Él procedió a decirles que serían entregados a los sanedrines y azotados en las sinagogas. Los sanedrines eran las instituciones más prevalecientes de la religión judía en aquel tiempo, y las sinagogas eran los lugares donde los judíos se reunían para adorar a Dios. No obstante, es en las sinagogas que el pueblo del reino habría de ser azotado. Esto revela que las personas religiosas perseguirán al pueblo del reino. El Señor también dijo que ellos serían llevados delante de gobernadores y reyes, refiriéndose claramente a los políticos. Estos versículos nos dicen que tanto la religión como la política son contrarias al reino de Dios. ¿Por qué se oponen al reino de Dios? Porque ellos poseen sus propios reinos; la religión es el reino de las personas religiosas, y la política es el reino de los políticos. El rey Herodes se sintió turbado cuando supo del nacimiento del Señor Jesús debido a que temía perder su propio reino. La situación hoy en día es la misma. Toda la cultura humana se levanta en oposición al reino de los cielos. ¿Qué religión se levantó tan intensamente en contra del reino? No fue una religión pagana, sino la típica religión de los judíos. Aquellos 206

que adoraban a Dios en el templo y en las sinagogas fueron los perseguidores del pueblo del reino. Si cooperamos con todo lo relacionado con la cultura humana y la religión, seremos bienvenidos y no seremos perseguidos. Pero si estamos del lado del reino del Señor, la religión se opondrá a nosotros. Ésa era la situación imperante cuando el Señor Jesús y los apóstoles estaban en la tierra. Si tomamos en serio las cosas del reino del Señor, experimentaremos la misma oposición en la actualidad. Después que el Señor habló sobre la religión y la política, hizo referencia a la familia (v. 21). El Señor se refirió a los padres e hijos, a las madres e hijas, y a otras relaciones familiares (vs. 35-37). No todos vuestros parientes se pondrán del lado del reino. La situación hoy es igual a la de aquel entonces. No debemos pensar que hoy las personas son más bondadosas que en aquel entonces. Es probable que las personas más cultas sean incluso más implacables y severas que las personas de poca cultura. Ciertamente no sugiero que ustedes perjudiquen su vida familiar ni que sean enemigos de sus padres o que persigan a su esposa. Si uno lee detenidamente la palabra del Señor, notará que el pueblo del reino deben ser los que son perseguidos, no los que persiguen a otros. No debemos ser los enemigos ni los perseguidores de nadie. Pero es necesario que padezcamos persecución. Debemos huir si esto fuera posible, pero en caso de que no podamos hacerlo, debemos padecer persecución. De acuerdo con otros pasajes de la Biblia, tenemos que orar por nuestros opositores y perseguidores (5:44). Tenemos que amarlos y orar pidiendo que ellos lleguen a ser como nosotros. Principalmente, tenemos que comprender este principio: que toda la cultura humana se opone al reino de Dios. No debiéramos sentirnos turbados por esto, pues la oposición de la cultura humana podría convertirse en nuestra “estación de gasolina” donde podemos comprar el aceite adicional para nuestra vasija (25:9). Con esto quiero decir que debemos aprovechar toda oportunidad para pagar el precio de perder nuestra vida del alma (10:38-39). El precio que tenemos que pagar es nuestra vida del alma. A veces el esposo es cautivado para el reino, mientras que su esposa sigue formando parte de la cultura humana. En tales casos, aquel esposo tendrá que perder la vida de su alma. El Señor Jesús 207

habló claramente de éstos asuntos y jamás nos engañó. Él dijo que no venía a traer paz, sino espada (v. 34). El Señor Jesús verdaderamente trastornó el judaísmo, incluyendo a todos los sacerdotes. Además, Él creó a muchos que también generaban tales “trastornos”, primero doce y después setenta. Luego los envió para que causaran aún más trastornos. Si nosotros en las iglesias locales verdaderamente somos serios con el Señor con relación a Su reino y si somos fieles al reino, ciertamente causaremos más trastornos al cristianismo de hoy, pues el cristianismo actual se ha convertido en otro factor constituyente de la cultura humana. Puesto que el cristianismo es un factor tan prevaleciente de la cultura contemporánea, se ha convertido en la oposición más fuerte contra del reino de Dios. No puede haber reconciliación entre las iglesias locales y el cristianismo. Cuanto más las iglesias locales progresan en el reino y como el reino, más trastornarán a la cultura humana. Todos tenemos que comprender esto. Éste es uno de los muchos principios que rigen en el reino y que fue revelado en el libro de Mateo. TOMAR EL REINO CON VIOLENCIA Avancemos ahora al capítulo 11, donde veremos aún más principios que rigen en el reino. Uno de los principios revelados en este capítulo es que debemos ser violentos en contra de toda oposición que se levanta en contra del reino de Dios (v. 12). Con respecto a esto no debemos ser tan bondadosos, porque entonces no podremos entrar en el reino. Debemos ser violentos por causa del reino. Por ejemplo, si no encuentro oposición alguna para pasar por una puerta, podré entrar como un caballero sin mayor dificultad; pero si algunos enemigos se oponen a que yo entre y tratan de impedírmelo, tendré que ser violento y hacer uso de la fuerza para poder entrar. Esto fue lo que el Señor Jesús tenía en mente cuando se refirió al ministerio de Juan el Bautista, el cual pertenecía a un periodo de transición. Tal ministerio no pertenecía completamente ni a la era del Antiguo Testamento ni a la del Nuevo Testamento. Juan anunciaba el reino diciendo: “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado”. Al hacer tal 208

proclamación, él suscitó una fuerte oposición. Cuando el Señor Jesús apareció en escena, Él proclamó el mismo mensaje. Esta predicación del reino suscitó la oposición de las personas religiosas. La principal oposición en contra del reino procedía del judaísmo. En aquel entonces, era muy difícil para cualquiera entrar en el reino porque los fariseos, los saduceos y los sacerdotes se oponían a que la gente entrara al reino. Por causa de tal oposición, ellos se convirtieron en enemigos del reino. Aunque la entrada había sido señalada e incluso abierta por Juan el Bautista y por el Señor Jesús, el pueblo judío se opuso. Si en aquel entonces uno quería entrar en el reino tenía que ser violento. Este mismo principio se aplica en la actualidad. Si uno desea entrar en la vida apropiada de iglesia, tiene que ser por lo menos un poco violento, debido a que todos los opositores, críticos y enemigos estarán luchando para mantenerlo fuera. Puesto que ellos se esfuerzan por todos los medios para impedir su entrada, ¿qué deberá hacer? ¡Tiene que ser violento! Nuestro entorno actual es muy parecido al entorno que se suscitó después de la predicación de Juan. Cuando Juan vino a proclamar el reino, de inmediato los fariseos, los saduceos, los escribas y los sacerdotes se levantaron para oponerse. De acuerdo con lo dicho por el Señor, todos los que entraron al reino durante aquel tiempo tuvieron que ser violentos. ¿Piensan que la situación hoy en día es muy diferente a la de aquel entonces? La situación es la misma. Desde que la iglesia local ha sido proclamada en este país, ha surgido oposición en contra nuestra. No quiero ser exagerado ni tampoco instruirles a ser personas implacables y ásperas. No quiero que ustedes sean ásperos, pero sí espero que sean violentos por el reino de Dios. SIN NORMAS EXTERNAS Consideremos otro principio del reino vinculado a Juan el Bautista, refiriéndose al cual, el Señor Jesús estableció este principio: a diferencia de la religión, en el reino no hay normas. En el judaísmo hay muchas normas en cuanto a comer y beber. Cuando Juan el Bautista vino y no comía ni bebía de la manera considerada normal, la gente empezó a decir que él estaba poseído por un demonio. Y cuando vino el Señor Jesús, quien comía 209

y bebía, le acusaron de ser bebedor de vino y comilón (11:19). Por un lado, ellos dijeron que Juan el Bautista estaba poseído por un demonio debido a que no comía ni bebía; por otro lado, dijeron que el Señor Jesús era comilón porque Él comía y bebía. Ahora ustedes podrían preguntarse: ¿Qué es lo correcto? ¿Comer o no comer? ¿Beber o no beber? El Judaísmo tiene muchas normas al respecto, pero en el reino no hay tales normas. Sin embargo, esto no quiere decir que seamos sueltos. Más bien, en el reino están los hijos de sabiduría. La sabiduría es justificada por sus hijos (v. 19). Todos los ciudadanos del reino son hijos de la sabiduría. ¿Qué es la sabiduría y quién es la sabiduría? Cristo es la sabiduría, y nosotros somos Sus hijos. Por tanto, no es un asunto de regirse por normas externas, sino por la vida interior. No seguimos reglas externas que regulen nuestro comportamiento, sino que somos controlados y dirigidos internamente por la vida de Cristo. El reino no tiene reglas externas, pues el pueblo del reino está compuesto por los hijos de la sabiduría, los hijos de Dios, los cuales poseen la vida de Cristo. EL REINO ES REVELADO A LOS NIÑOS Mateo 11:25-27 revela otro principio básico: el reino es por completo un asunto de revelación divina. Después de hablar sobre Juan el Bautista, el Señor se tornó y se dirigió al Padre. El versículo 25 comienza diciendo: “En aquel tiempo, respondiendo Jesús, dijo:...”. Esto es muy interesante. ¿Alguna vez su oración fue una respuesta a Dios? ¿Alguna vez empezó su oración respondiéndole a Dios? En el versículo 25 Cristo comenzó Su oración respondiéndole a Dios: “Te enaltezco, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y entendidos...”. ¡Esto es maravilloso! La oración del Señor descrita en estos versículos comenzó con una respuesta al Padre. Tal parece que mientras el Señor Jesús hablaba a las personas, el Padre celestial le hizo una pregunta: “¿Quieres decir entonces que Dios el Padre esconde el reino de los sabios y entendidos?”. El Señor respondió: “Sí, Padre, eso es lo que quiero decir”. El principio presentado aquí es que jamás debiéramos recurrir a nuestra propia sabiduría o habilidad. En la vida del reino tenemos que desechar nuestra propia sabiduría y habilidad. El reino de los cielos no es un asunto de ser sabios o 210

inteligentes. Si pensamos que somos sabios o entendidos, eso será nuestro fin en cuanto al reino. Tenemos que ser como niños. Si nos hacemos como niños, recibiremos revelación. Dios esconde el reino de los sabios y entendidos, pero se lo revela a los niños. Por tanto, no nos valgamos de nuestra sabiduría, mentalidad o habilidad. Si ponemos nuestra confianza en nuestro conocimiento, estaremos acabados en lo que en cuanto al reino. Hoy en las iglesias locales, todos debemos ser como niños. Si pretendemos ser sabios o entendidos, ya no podremos tener parte en la vida del reino ni en el disfrute de Cristo, y la vida que es propia del reino se convertirá en algo escondido y oculto para nosotros. Tenemos que ser como niños. Entonces recibiremos la revelación. ¿En qué consiste esta revelación? La revelación es que el reino no es otra cosa que el Hijo de Dios (v. 27). Este versículo nos dice que la revelación del reino es simplemente la revelación de Jesucristo, el Hijo de Dios. Si uno es sabio y entendido en términos religiosos, le será imposible recibir la revelación del reino. El reino es una revelación celestial en cuanto al Señor Jesús. Si uno recibe esta revelación, le conocerá a Él de una manera muy rica, a modo de gustar del Señor y en el camino de la vida. En la vida de iglesia continuamente debemos tener la visión del Señor Jesús, y no meramente una doctrina acerca de Él. El contenido del reino es el maravilloso Señor Jesús. El versículo 27 nos da la revelación de la vida del reino. Si leemos este versículo dentro de su contexto, el cual comienza en el versículo 20, veremos que este versículo contiene la revelación de la vida del reino. La revelación de la vida que es propia del reino es la revelación del Hijo con el Padre. Hace muchos años estudié la Biblia bajo la influencia de algunos maestros muy buenos. Sin embargo, cuanto más se me enseñaba, menos conocía al Señor Jesús. Un día el Señor me trajo a la iglesia local. En breve tiempo vine a conocer al Señor Jesús, no de una manera doctrinal, sino de una manera viviente, una manera llena de vida, por medio de la cual podía saborear y disfrutar de Él. Aunque he permanecido en este camino por más de cuarenta años, no he podido agotar el disfrute del Cristo que me es revelado en las iglesias locales. No obstante, todavía me preocupa que 211

algunos santos muy queridos sigan siendo sabios y entendidos de una forma religiosa. De seguir así, ellos no obtendrán el verdadero conocimiento de Cristo ni el auténtico disfrute de Él. Tenemos que ser regidos por el principio según el cual la revelación del reino es otorgada a los niños. Repasemos los principios que hasta ahora hemos visto en Mateo 11. En primer lugar, debido a la oposición de la cultura humana, el reino tiene que ser tomado con violencia. En segundo lugar, el reino no consiste en regulaciones externas. Puesto que la vida del reino es la vida de Cristo, no debiéramos hacer que ninguna regulación externa se convierta en nuestro estándar. En tercer lugar, si permanecemos en el reino por causa de la vida del reino, será indispensable que desechemos nuestra propia sabiduría y habilidad. Es horrible ser sabios y entendidos de una manera religiosa. Tenemos que convertirnos en bebés, quienes son muy simples y sencillos. Entonces conoceremos al Señor Jesús que los demás no pueden conocer. También conoceremos al Padre. Y el Hijo con el Padre llegarán a ser nuestro disfrute. UNA VIDA DE DESCANSO Otro principio que rige en el reino se halla en Mateo 11:28-30. Una vez que desechemos nuestra sabiduría y entendimiento, conoceremos al Señor Jesús y obtendremos el verdadero disfrute de Su persona. Después de esto, tendremos descanso. La vida que es propia del reino no solamente es una vida de disfrute, sino también de descanso. Si usted aplica los primeros tres principios revelados en Mateo 11, le serán quitadas todas sus cargas. Si usted trata de ser sabio y entendido, tendrá cargas muy pesadas. Necesita ser liberado de tales cargas. ¿Quiénes suelen ser los que están más abrumados por sus cargas? Todas las personas que se consideran sabias y entendidas, las personas religiosas y las más cultas. El pueblo del reino, por el contrario, está conformado por aquellos que han sido liberados de todas sus cargas. Hermanos y hermanas, ¿están cargados o han sido liberados de sus cargas? Si ustedes se hacen simples y sencillos en lugar de ser religiosamente sabios y entendidos, serán librados de sus cargas y obtendrán descanso. El yugo que lleven será muy ligero. En esto consiste la vida del 212

reino. La vida del reino es una vida de fiesta, una vida de disfrute y una vida de descanso. Siempre que uno pierde el descanso, esto es indicio de que ha dejado de experimentar la vida del reino. Cada vez que uno no participa de la vida del reino, con certeza se encontrará abrumado por sus cargas. Entonces su yugo se convertirá en un yugo de esclavitud. Sin embargo, cuando uno aplica el principio de desechar su sabiduría y entendimiento religioso, y se hace sencillo, de inmediato será liberado de todas sus cargas. Será liberado y emancipado y tendrá absoluto descanso. A veces las personas vienen a mí para decirme: “Hermano Lee, usted tiene muchas cargas, ¿cómo hace para sobrellevarlas?”. Entonces les respondo: “Hermanos, no tengo carga alguna. Apenas sé trabajar un poquito. Después de laborar, voy a casa y descanso”. En esto consiste la vida del reino: un poco de trabajo, pero sin ninguna carga. Si bien hay un yugo, este yugo no es pesado. En realidad, el yugo es también una especie de descanso, pues sin él podríamos apartarnos del camino del Señor. Si intentásemos apartarnos del camino del Señor, descubriríamos que el yugo está allí. En esto consiste la vida del reino. Les ruego que traigan todos estos asuntos y principios al Señor y que oren acerca de todos estos versículos. El Señor mismo les revelará algo más, y ustedes conocerán la vida del reino. Mateo es un libro que trata del reino. Nuestra lepra se ha ido y la fe está aquí. Estamos disfrutando y descansando. Dejen que las personas religiosas nos persigan y que los enemigos se opongan. Nosotros debemos ser violentos para entrar en el reino por fuerza. No tenemos reglas externas y tampoco tenemos cargas, debido a que no recurrimos a nuestra sabiduría y entendimiento religioso. Somos personas sencillas. No nos importa lo que los demás digan acerca de nosotros. Lo único que nos importa es el descanso que tenemos en Cristo. Cuando nos sentimos abrumados por nuestras cargas, Satanás está feliz; pero cuando estamos descansando, él tiembla. Ésta es la vida del reino. 213

CAPÍTULO VEINTITRÉS LOS PRINCIPIOS QUE RIGEN EN EL REINO (3) Lectura bíblica: Mt. 12:1-8, 15-21, 28, 38-42; 16:1, 4 El capítulo 12 de Mateo revela otros principios en cuanto al reino. ¿Habían notado las primeras palabras de este capítulo? Comienza con las palabras: “En aquel tiempo”; esta misma frase se usó en Mateo 11:25 que comienza diciendo: “En aquel tiempo, respondiendo Jesús...”. ¿A qué tiempo se refiere Mateo 12:1? La frase en aquel tiempo denota el tiempo en que el Señor Jesús reveló la manera de entrar en el reposo. Los manuscritos originales de la Biblia no están divididos en capítulos, versículos o párrafos; incluso no se hace uso de puntuación alguna. Por tanto, los capítulos 11 y 12 no estaban divididos. “En aquel tiempo” respondió el Señor Jesús y oró al Padre, y “en aquel tiempo” Él también trajo a Sus discípulos a los sembrados. Si bien la frase en aquel tiempo parece insignificante, ella denota algo muy importante. Fue en aquel tiempo que el Señor Jesús reveló a Sus discípulos la manera de hallar descanso y de disfrutarle a Él como el descanso en el reino. El capítulo 9 nos muestra la manera de disfrutar del Señor como nuestro banquete, y los capítulos 11 y 12 nos revelan la manera de disfrutar del Señor como nuestro descanso. Algunos quizás consideren que el asunto del disfrute del Señor debería ser abordado en Juan, pues éste es un libro sobre la vida, y no en Mateo, un libro que trata sobre el reino. Pero el reino también se relaciona con el disfrute, y este disfrute no es otra cosa que el propio Señor Jesús. No deben pensar que el Señor Jesús como el reino se relaciona únicamente con la autoridad y el reinado. No, Él como reino también se relaciona con el disfrute. Si uno no lo ha experimentado como su disfrute, no puede estar en el reino en su máxima dimensión. Obtenemos el pleno disfrute del Señor Jesús al darnos cuenta que le tenemos como la vida del reino. Cuánto más nos demos cuenta de que Él es nuestra vida del reino, más le disfrutaremos 214

como el banquete. Si tenemos poco disfrute de Cristo, tendremos poca experiencia del reino. Del mismo modo, si no tenemos descanso, tampoco tendremos mucha experiencia del reino. Supongamos que en los Estados Unidos no hubiera gobierno, autoridad ni ley. ¿Piensan ustedes que sería posible descansar en dicho país? No habría descanso; más bien, habría un caos constante. Asimismo, el verdadero descanso viene a raíz de experimentar al Señor Jesús como nuestra vida del reino. Cuando le honramos a Él como nuestra vida del reino, le conocemos como tal y participamos de Él como tal vida, entonces le disfrutamos como nuestro descanso. Él no solamente es nuestro banquete, sino también nuestro descanso. Tanto el banquete como el descanso se hallan en el reino. Aunque podríamos pensar que el banquete y el descanso están únicamente relacionados con la vida, ambos también son hallados en el reino. EL DISFRUTE EN LA VIDA DE IGLESIA Muchos de nosotros podemos testificar que hemos hallado tal disfrute en la vida de iglesia; hemos disfrutado de muchos banquetes. Además, cuando fuimos partícipes de la vida de iglesia, comprendimos que habíamos llegado al hogar. ¿Qué es el hogar? El hogar es el lugar donde hallamos descanso. Muchos cristianos que buscaban mucho al Señor estaban simplemente deambulando sin rumbo fijo antes de venir a la vida de iglesia. Pero una vez que entraron en la vida de iglesia, ellos tuvieron el sentir de que estaban en casa. Jamás me podré olvidar que los testimonios, durante los años 1969 y 1970, en casi todas las reuniones giraban en torno a este asunto, de haber encontrado un hogar en la vida de iglesia. En aquellos años, una de nuestras canciones favoritas proclamaba: “¡Estamos en el hogar! ¡Estamos en el hogar! ¡Estamos en el hogar!”. En la iglesia local tenemos un banquete y tenemos un descanso, debido a que la iglesia local es la realidad del reino. El Señor está aquí en medio nuestro, no solamente como vida, sino también como la vida del reino.

215

EL TEMPLO MAYOR, EL DAVID ACTUAL Y EL SEÑOR DEL SÁBADO Consideremos ahora el caso relatado en Mateo 12:1-8. Mientras las personas religiosas observaban el Sábado en el templo, en las sinagogas o en sus hogares, el Señor Jesús llevó a Sus discípulos a los campos de trigo a recoger espigas. Los fariseos los vieron recogiendo espigas y comiendo los granos de trigo. ¿Cómo fue posible que los fariseos estuvieran allí? Por que ellos eran la “patrulla sabática”, pues patrullaban procurando encontrar al Señor Jesús y a Sus discípulos quebrantando la ley del Sábado. Finalmente los fariseos los atraparon (para más detalles lean: Cristo es contrario a la religión). Esos pobres fariseos preferían que las personas pasasen hambre con tal de que ellas observasen el Sábado. El verdadero significado del Sábado es descanso. Observar el Sábado es tener descanso. Pero pese a que uno pueda sentir mucha hambre, las personas religiosas lo obligarán a observar las normas en cuanto al Sábado. Si usted tuviese hambre y las personas religiosas le presionasen para que observe las leyes del Sábado, ¿sería aquello un sufrimiento o un descanso? Indudablemente sería un sufrimiento. Pero a las personas religiosas no les importaba que fuera un sufrimiento; lo único que les importaba era que se cumpliera con las normas del Sábado. Cumplir tales normas implicaba llevar una carga pesada. Ahora podemos entender lo dicho por el Señor Jesús en Mateo 11:28: “Venid a Mí todos los que trabajáis arduamente y estáis cargados, y Yo os haré descansar”. No solamente los discípulos tenían hambre aquel Sábado, sino también la patrulla sabática estaba hambrienta; pero éstos no se atrevían a comer, sino que observaban el Sábado, pese al sufrimiento que esto implicaba. Esto quiere decir que ellos estaban sobrecargados. El Señor Jesús desea que todo el que está cargado venga a Él para darles descanso. ¿Cómo les dará descanso? ¡Al quebrantar el Sábado! Él les daría descanso al quebrantar aquellas leyes que hacían que estuvieran sobrecargados. Ésta es la manera de hallar reposo. Muchos cristianos citan Mateo 11:28-30, pero no lo vinculan con los versículos precedentes ni con los versículos siguientes. Cuando ellos predican el evangelio se valen de estos versículos, diciéndoles a sus oyentes que ellos están cargados de 216

pecados. Sin embargo, estrictamente hablando, estar “cargados” en este versículo no se refiere a estar cargados de pecados, sino sobrellevar como una carga la religión, los preceptos, las reglas, los ritos y las leyes. Así pues, tienen que liberarse de tales cargas. Tienen necesidad de ser emancipados y liberados. Ser liberados equivale a estar en el reino de Dios. El reino no es esclavitud, sino emancipación. El reino de Satanás es esclavitud, el reino de los cielos es emancipación. Cuando entre en el reino de los cielos, será completamente descargado; usted será completamente liberado y emancipado. Disfrutará de la persona de Cristo y ya no será esclavo de los preceptos religiosos. En el reino tenemos el Señor Jesús vivo, sin ningún precepto. Verdaderamente, ésta es nuestra emancipación. Como personas del reino, ¿cuántos preceptos tenemos? Debemos poder decir: “No tenemos preceptos, pero tenemos al Cristo viviente”. ¡Qué liberación es esto para nosotros! Supongamos que los hermanos que viven juntos en una casa de hermanos confeccionasen una lista de veinticuatro reglas y la exhibiesen en la pared. Si un hermano joven viniera a vivir en esa casa, se sentiría abrumado considerando que debe cumplir con todas esas reglas. Tendría que memorizarlas y recitarlas para luego esforzarse por cumplirlas. Espero y es mi deseo que no encontraremos una lista así en la casa de los hermanos. No me gusta ver tales reglamentos. Lo que me encanta es ver una persona viviente: Cristo. En las casas de los hermanos debe haber solamente una persona viviente, no reglas. Cuando el Señor Jesús tuvo que tratar con aquellas personas religiosas, Él fue muy sabio. Los fariseos se consideraban muy apegados a las Escrituras y pensaban que lo hacían todo en conformidad con la Biblia. Estas personas observaban el Sábado de acuerdo a lo que estaba establecido en la Biblia. Pero el Señor les demostró que en realidad no conocían la Biblia. Ellos sólo conocían la letra de la Biblia, pero no la conocían en el Espíritu; no la conocían en Cristo. El Señor Jesús los reprendió al preguntarles si habían leído lo que David hizo. Él les recordó la ocasión en la que David y sus seguidores entraron en el templo y comieron de los panes de la Presencia, los cuales no les era lícito comer (1 S. 21:1-6; Lv. 24:9). Además, Él les 217

preguntó si al leer se habían percatado que a los sacerdotes se les permite profanar el Sábado en el templo y que ello no implicaba culpa alguna (Nm. 28:9-10). Al hablarles así, el Señor Jesús les reveló que Él mismo era el templo mayor y el David actual (Mt. 12:3-7). Muchas personas religiosas se preocupan únicamente por conocer la Biblia, pero la intención de Dios es que conozcamos a Cristo. No debiéramos simplemente conocer la letra de la Biblia, sino que debemos conocer a Cristo en el Espíritu. Tenemos que conocer a Cristo de una manera viviente y conocerle como Aquel que lo es todo para nosotros. Conocer la Biblia aparte de Cristo no vale nada. El Señor Jesús les reveló a los fariseos, a Sus discípulos e incluso nos revela a nosotros en la actualidad que lo primordial no es conocer la Biblia, sino conocer al viviente Señor Jesús. Todo cuanto encontremos en la Biblia tiene que ser Cristo mismo. Si hay un templo, ese templo tiene que ser Cristo. Si hay un rey David, él tiene que ser Cristo. Incluso el amor revelado en la Biblia tiene que ser Cristo. La Biblia nos ordena honrar a nuestros padres, pero el honor con que los honremos tiene que ser Cristo mismo. Simplemente conocer la Biblia por conocerla no tiene valor alguno. Tenemos que conocer la Biblia por medio de Cristo. Tenemos que comprender que toda cosa positiva hallada en la Biblia tiene que ser Cristo para nosotros. Al final, el Señor Jesús les dijo a los fariseos que Él incluso era el Señor del Sábado (Mt. 12:8). Esto va más allá de ser el templo mayor y el David actual. ¡El Señor es el Señor! Lo que el Señor quiso decir era esto: aun si no hubiera versículo alguno que justificase lo que Él hacía, todavía tenía derecho a hacerlo debido a que Él es el Señor. Él aun tiene el derecho a establecer las reglas para guardar el Sábado así como abolirlas. Él tiene derecho a decirles a las personas que observen el Sábado y también tiene derecho a decirles que lo quebranten. Él tiene tal derecho debido a que Él es el Señor del Sábado. Es bastante difícil para las personas que se consideran bíblicas traspasar los preceptos. Estas personas suelen estar atadas a lo que ellas consideran que es la letra de la Biblia. Cuando nosotros practicamos orar-leer las palabras de la Biblia, tales personas nos preguntan si tenemos una base bíblica para practicar esto. Cuando levantamos la voz alabando al Señor, nos preguntan 218

qué versículo justifica tal práctica. Ellos han estado llevando las pesadas cargas con los preceptos y el conocimiento bíblico. Necesitan ser liberados. Tienen que ver que en el reino lo que importa no es conocer la Biblia, sino conocer al viviente Señor Jesús. EL CARÁCTER OCULTO DEL REINO Después de esto, Mateo citó un pasaje de Isaías que nos dice quién era el Señor Jesús en aquel tiempo (Mt. 12:18-21). El Señor Jesús era una persona que tenía el Espíritu de Dios. Él no contendía, ni daba voces, ni se daba a conocer públicamente. Él no tenía fama ni se hizo de un nombre para Sí mismo. En cierto sentido estaba muy oculto. Este es uno de los aspectos más importantes de la vida del reino. Si tratamos de ser grandes, si procuramos hacernos de un nombre, nos convertiremos en el gran árbol en lugar de ser la pequeña hierba de mostaza (13:31-32). Cuando el Señor Jesús vivía sobre la tierra, jamás procuró hacerse grande. Más bien, siempre se mantuvo como alguien pequeño. Él no contendía ni hacía oír su voz en las calles. Incluso se nos dice que Él no quebraba la caña cascada ni apagaba el pábilo humeante. Las cañas eran usadas por los niños judíos para hacerse flautas a manera de instrumentos musicales. Pero si una caña, por estar cascada, no producía el sonido apropiado, los niños la quebraban y la tiraban. Frecuentemente nosotros también somos como cañas cascadas incapaces de producir la música apropiada. Como regla general, deberíamos ser quebrados y desechados. Sin embargo, el Señor Jesús jamás hará esto. Además, en los tiempos antiguos los judíos se valían de antorchas con mechas de lino empapado con aceite para alumbrarse, especialmente para caminar por la noche; cuando el aceite se agotaba, estas antorchas de lino dejaban de resplandecer y se convertían en pábilos humeantes, que la gente inmediatamente apagaba y desechaba. Prácticamente todos nosotros somos como cañas cascadas y pábilos humeantes. Sin embargo, el Señor Jesús jamás nos desechará pues Él mismo es pequeño. Éste era Su carácter mientras estuvo en la tierra. Todos estos versículos revelan un principio importante en cuanto al reino: hoy en día el reino no es grandioso en su apariencia. En cuanto a su forma, 219

la vida del reino es pequeña y humilde. Es por ello que ninguna iglesia local debiera exhibir grandiosidad en su apariencia; incluso si es numerosa, no debiera hacer alarde de ello. No debiéramos tomar ninguna forma externa. Cuanta más pequeña sea nuestra apariencia, mejor. Tenemos que ser pequeños al punto de no ser nada. Debemos estar ocultos y escondidos en todo momento. Si consideramos éstos pasajes juntos, lograremos ver que la manera de disfrutar del descanso en la vida del reino consiste en que no seamos algo grandioso, manifiesto o público. Disfrutamos de Cristo como nuestro descanso en la vida del reino al permanecer pequeños, escondidos y ocultos. Jamás debemos convertirnos en un gran árbol; tenemos que ser la pequeña hierba de mostaza. LA SEÑAL DE JONÁS Mateo 12 revela otro principio. Las personas religiosas acudieron al Señor Jesús pidiéndole una señal, un milagro. Ellos querían que hiciera un milagro para demostrar que Él era Dios, pero Él les respondió de este modo: “La generación malvada y adúltera busca señal; y señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás” (v. 39). Jonás fue un profeta que pasó tres días y tres noches sepultado dentro de un gran pez en las aguas de muerte. Después de tres días, salió de allí. Esto fue una señal de la crucifixión y resurrección del Señor Jesús. De este modo, el Señor Jesús les dio a entender a las personas religiosas de aquella generación que ellos no verían otra señal aparte de la única señal del Cristo crucificado y resucitado. La atmósfera imperante entre las personas religiosas de nuestro tiempo es la misma de aquel entonces. Ellas siempre quieren ver señales, milagros y sanidades. Sin embargo, en la vida del reino no debemos hacer exhibición alguna de nosotros mismos por medio de señales y prodigios. Más bien, debemos revelarnos como aquellos que están crucificados y en resurrección. La señal que es necesaria hoy no es ningún prodigio o milagro, sino la señal de una persona crucificada y resucitada. Ahora debemos juntar todos estos principios. Al final del capítulo 11, el Señor Jesús comenzó a mostrarnos la manera en que podemos disfrutarlo a Él como nuestro descanso en la vida del reino. El capítulo 12 nos reveló que 220

necesitamos quebrantar los preceptos religiosos, pero que debemos desechar el hacernos grandes, públicos y populares. No debemos buscar la popularidad, sino que tenemos que permanecer escondidos, pequeños y humildes. Además, no debemos hacer actuaciones ostentosas mediante milagros y señales. Por el contrario, cuanto más la gente nos pida señales, más debemos ir a la cruz, más debemos ser sepultados en las aguas de la muerte. Cuanto más la gente espere de nosotros algo extraordinario, más tenemos que ir a la cruz para ser crucificados e ir a las aguas de la muerte para que nos sepulten. Después de la crucifixión y la sepultura, experimentaremos la resurrección. El pueblo del reino tiene que ser un pueblo que ha sido crucificado, sepultado y resucitado. Si somos los Jonás de hoy, personas que experimentan la muerte y la resurrección, ciertamente seremos también los Salomón de hoy que edifican el templo. Una vez más, vemos aquí que Mateo no sigue una secuencia cronológica, pues según la secuencia histórica, Salomón vino primero, y Jonás vino después. ¿Entonces, por qué en Mateo Jonás es mencionado primero? Debido a que Jonás tipifica a Cristo como Aquel que fue crucificado y resucitó, mientras que Salomón tipifica a Cristo como Aquel que reina. Después de ser resucitado, Cristo es el Rey que reina sobre toda la tierra. Por tanto, en la historia Salomón precede a Jonás, pero en tipología Jonás precede a Salomón. Mateo no escribió conforme a la secuencia histórica, sino según la revelación. Él seleccionó ciertos hechos e incidentes y los juntó a fin de mostrarnos una revelación. El Señor Jesús es la única señal. Él primero es el crucificado, sepultado y resucitado, y después, es el Cristo reinante. Ésta es la señal para el tiempo presente. El Cristo crucificado, sepultado y resucitado ahora reina. Debido a que Él reina, el reino está aquí. Él es el Jonás mayor y el Salomón mayor. Para la vida del reino, esta generación no requiere de ninguna otra señal. No necesitamos milagros. Solamente necesitamos la señal única, esto es: la vida crucificada, la vida sepultada y la vida resucitada, la cual ha llegado a ser la vida reinante.

221

CAPÍTULO VEINTICUATRO DEL RECHAZO A LA GLORIA (1) Lectura bíblica: Mt. 13:53-57; 14:1, 10, 12-13, 15-21, 23-32; 15:32-38; 17:1-8 Como indicamos previamente, Mateo es un libro que revela el reino. Los primeros siete capítulos pueden ser considerados como la primera sección de este libro, de los cuales los capítulos del 5 al 7 presentan una definición o descripción del reino. Desde el capítulo 8 hasta el 12 Mateo presenta muchos casos a manera de ilustración de la vida genuina del reino. El pueblo del reino está compuesto por los que una vez habían sido leprosos, pero que fueron limpiados. Ahora son personas que han creído en Cristo y disfrutan de Él como su todo, esto es: como el banquete, el Novio, el vestido nuevo, el odre nuevo, el vino nuevo, el descanso, el David actual, el Jonás mayor y el Salomón mayor. Mediante estas ilustraciones podemos comprender que el Señor Jesús lo es todo para el pueblo del reino y también es la señal. El pueblo del reino siempre carga la señal del Cristo reinante que fue crucificado, sepultado y resucitado. De cierto modo, la Biblia está compuesta como un rompecabezas. Las piezas del cuadro son halladas en diversos lugares, y nosotros tenemos que encontrarlas y ensamblarlas. Cuando leemos Mateo 8—12, debemos primero obtener una visión panorámica. Si simplemente nos dedicamos a leer un párrafo tras otro, recibiremos muy poca revelación. En el mejor de los casos, leeremos una serie de historias; el caso de la limpieza del leproso será simplemente un relato más. Por lo tanto, para entender éstos cinco capítulos se requiere de revelación e iluminación. Si vemos la visión y tenemos una perspectiva panorámica, comprenderemos que estos cinco capítulos son una sección que nos muestra la verdadera vida del reino. La verdadera vida del reino comienza con un leproso; después exhibe la señal del Cristo reinante que fue crucificado, sepultado y resucitado. Cristo 222

es nuestro banquete, nuestro Novio, nuestro vestido nuevo, nuestro odre nuevo, nuestro vino nuevo y nuestro descanso. Él es nuestro David, nuestro templo, nuestro Jonás, nuestro Salomón y nuestra señal. ¡Cristo lo es todo para nosotros! La manera de disfrutar a este Cristo no es en virtud de nuestro nacimiento natural, sino en virtud de una fe viva y al quebrantar los preceptos religiosos. A fin de disfrutar a Cristo, tenemos que ser plenamente emancipados de toda carga religiosa. La siguiente sección del libro de Mateo está compuesta por los capítulos del 13 al 17. No sería posible entender los incidentes relatados en éstos capítulos si no los consideramos como un solo grupo. ¿Qué es lo que esta sección nos muestra? Hace cuarenta años, después de renunciar a mi empleo e integrarme al ministerio del Señor a tiempo completo, me propuse ir a Shanghái para quedarme con el hermano Watchman Nee y aprender de él. Durante ese tiempo el Señor me mostró algo en cuanto a esta sección de Mateo. Había estado en Shanghái por breve tiempo cuando un día del Señor por la mañana se me dijo, de parte del hermano Nee, que debía dar el mensaje en la reunión de ese mismo día. El hermano Nee tenía la costumbre de no advertirnos de estas cosas con mucha anticipación. Así que, el aviso me llegó antes de la reunión de la mañana. Yo pensé: “Acabo de llegar a Shanghái, y Shanghái es la iglesia más grande”. Tuve temor. Entonces recibí la carga con respecto a lo que había visto en esta sección de Mateo. Lo que vi fue muy real para mí y aún lo sigue siendo hoy. Lo que les estoy compartiendo es casi lo mismo que compartí aquella mañana de 1933 en Shanghái. RECHAZADO POR LA RELIGIÓN Al final del capítulo 12 se relata un incidente en el que están involucrados la madre y los hermanos del Señor. Cuando Él supo que ellos querían hablarle, les preguntó: “¿Quién es Mi madre, y quiénes son Mis hermanos?” (v. 48). El Señor indicó a continuación que ser Su madre o Su hermano no se relacionaba con el nacimiento natural, sino con hacer la voluntad de Dios. Los que hacen la voluntad de Dios son la madre, hermanos y hermanas del Señor. Que aquí se mencione la voluntad de Dios no es algo insignificante, 223

pues en realidad denota el reino. “Mas buscad primeramente Su reino [...] y todas estas cosas os serán añadidas” (Mt. 6:33). “Venga Tu reino. Hágase Tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra” (v. 10). ¿En qué consiste esta voluntad? En Mateo 7:21-23 el Señor Jesús se refirió a esta voluntad al decirnos que vendría el día cuando algunos dirían haber hecho milagros en Su nombre, haber echado fuera demonios en Su nombre y haber profetizado en Su nombre. Aquel día el Señor reconocerá que ellos ciertamente habían hecho todas esas cosas, pero también les dirá que Él jamás les había dado permiso para ello y que, por ende, ellos eran hacedores de iniquidad (7:23). Estas personas no tendrán parte en el reino de los cielos. Los que tendrán parte en el reino de los cielos serán aquellos que hacen la voluntad del Padre; según lo que hemos visto en el libro de Mateo, Su voluntad es obtener el reino. El Señor Jesús le dijo a la gente que quienes hacían la voluntad de Dios, quienes buscaban el reino de Dios —no según el nacimiento natural— eran Sus hermanos y hermanas. El Señor dejó bien en claro ante Sus discípulos que Sus relaciones personales no tenían nada que ver con el nacimiento natural. Esto incluía hasta Su propia madre. No presten atención a las supersticiones católicas que dicen que María es “la madre santa”. Según Mateo 12, el Señor Jesús repudió todo lo relacionado al nacimiento natural, incluso a Su propia madre. Después de esto, en el capítulo 13, el Señor presentó todas las parábolas, los misterios del reino. No hay ninguna persona que esté calificada para entender estas parábolas sea por naturaleza o por su capacidad intelectual. El Señor Jesús quiso hacer del reino un misterio, un asunto escondido, como un tesoro escondido en un campo. Cuando el Señor Jesús encontró el reino, de inmediato lo escondió. ¿Dónde y cuándo escondió el reino? Esto sucedió en Mateo 13. Después de repudiar toda relación natural, Él comenzó a esconder el reino de los hombres naturales. Al final del capítulo 13, Él fue completamente rechazado por las personas naturales y religiosas. Después de presentar las siete parábolas, Él regresó a Su propia región y entró en la sinagoga, el lugar donde las personas religiosas discutían las cosas en cuanto a Dios. Aunque el Señor Jesús renunció a todo lo natural, la gente 224

de Su región le reconoció de una manera natural. Ellos dijeron: “¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama Su madre María, y Sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas? Y Sus hermanas, ¿no están todas con nosotros?” (Mt. 13:55-56). Las personas religiosas le conocían de una manera natural. Pero en 2 Corintios 5:16 Pablo declaró que no conocía a Cristo según la carne, o sea, de acuerdo a nada natural. No debemos conocerle según la carne, sino según el Espíritu. Los fariseos y los judaizantes le conocían de acuerdo a la apariencia natural. Conocían a Su padre carpintero, a Su madre, Sus hermanos y hermanas, pero no le conocían a Él según el Espíritu; en lugar de ello, le rechazaron. El Señor había repudiado todo lo perteneciente al nacimiento natural y había hecho del reino un misterio escondido. Esto ocasionó que las personas religiosas le rechazaran por completo. PERSEGUIDO POR LOS POLÍTICOS El capítulo 14 nos dice que el rey Herodes mató a Juan el Bautista. Cuando se le informó de este hecho al Señor, Él simplemente se retiró al desierto. Recuerden que este es un libro que nos revela el reino. Puesto que el Señor Jesús repudió todo lo natural e hizo del reino un misterio, esto ocasionó que las personas religiosas rechazaran al Señor y al reino. Además, provocó que los políticos persiguiesen y matasen a aquellos que aceptaban el reino. Debido a esto, el Señor se fue al desierto. Si usted hubiera vivido en aquel tiempo y hubiera querido seguir al Señor, habría tenido que ir al desierto. ¿Qué significa esto? La sección que abarca del capítulo 13 al 17 nos muestra el periodo de tiempo transcurrido entre el rechazo sufrido por el Señor Jesús y por Su reino hasta la venida plena del reino. Durante este periodo, que transcurre entre Su rechazo y la plena manifestación del reino, el pueblo del reino tiene que seguir al Señor dejando a un lado la religión y la política para internarse en el desierto. Hoy en día seguimos viviendo en este periodo de tiempo, pues este empezó en el tiempo de Mateo 13 y continuará hasta la plena manifestación del reino. En la venida plena del reino, ocurrirá la verdadera y plena transfiguración de todos los que componen el pueblo del reino. 225

La transfiguración del Señor Jesús ocurrida en el monte según se relata en Mateo 17 fue una miniatura de la venida plena del reino. Este hecho representó la venida del reino en pequeña escala, cuya venida plena ocurrirá en el futuro. La sección de Mateo que ahora consideramos va desde el capítulo 13 de este libro hasta la venida plena del reino en el futuro. Durante este periodo el pueblo del reino tiene que seguir al Señor Jesús yendo al desierto. El contexto detrás de este mover hacia el desierto fue el rechazo por parte de la religión y la persecución de los políticos. Si realmente tomamos en serio los asuntos del Señor con relación al reino, ciertamente seremos rechazados por la religión y perseguidos por los políticos. No esperen otra cosa. No es posible una actitud amistosa de parte de la religión ni tampoco una actitud bondadosa de parte de los políticos. Ser el pueblo del reino significa que sufriremos la oposición de parte de la religión y seremos perseguidos por el sistema político. Como vimos, las sinagogas rechazaron a Cristo, y el rey Herodes mató a Juan el Bautista, el precursor de Cristo. Cuando el Señor Jesús supo de esto, no contendió ni dijo nada, sino que Él y Sus discípulos se retiraron al desierto. ¿Qué significa esto? Significa que el pueblo del reino son un pueblo que sale del mundo, que sale de la religión y que sale de la política. En cierto sentido, hasta que el reino venga en plenitud, nosotros estamos en el desierto. En realidad somos el pueblo del reino y estamos en el reino, pero con respecto a nuestra situación externa, estamos viviendo en el desierto. UNA VIDA EN EL DESIERTO ¿Cómo podemos ganarnos la vida en el desierto? La respuesta a esta pregunta se halla en el caso en que Jesús alimentó a los cinco mil con cinco panes y dos peces (Mt. 14:19-21). En el Evangelio de Juan este caso sirve de base para dar a entender que Cristo es el pan de vida (Jn. 6). Sin embargo, en Mateo este caso es usado de una manera distinta, pues aquí nos muestra la manera en que el Señor puede sustentarnos en el desierto. Si usted simplemente sigue al Señor, Él puede sostenerlo. Cuando predicábamos el evangelio en el Lejano Oriente, a veces los incrédulos nos preguntaban: “¿Podrá Jesús darme de comer? ¿Me dará Él siempre algo para mi sustento?”. Los incrédulos nos hacían estas preguntas muchas veces y no 226

nos atrevíamos a contestarles; pero les puedo asegurar a ustedes, el pueblo del reino, que el Señor Jesús verdaderamente nos provee lo que necesitamos para vivir. En Mateo 6:33 el Señor Jesús dijo que si buscamos primeramente el reino, todo cuanto necesitemos nos será añadido. Mientras todas las personas religiosas y los políticos están ocupados ganándose la vida, el pueblo del reino sigue al Señor Jesús en el desierto. Incluso los discípulos tenían una manera natural de pensar en cuanto al sustento diario. En aquel momento ellos estaban conscientes de la necesidad que tenía la gente y le aconsejaron al Señor Jesús que dispersara a la gente en las aldeas de alrededor para que comprasen algo para comer. En realidad, aquí comer se refiere a la esfera que envuelve todo en cuanto a ganarse la vida. El Señor Jesús respondió: “No tienen necesidad de irse; dadles vosotros de comer” (Mt. 14:16). Todos sabemos lo que pasó después. Con sólo cinco panes y dos peces el Señor Jesús alimentó a toda la multitud. Este caso nos presenta un principio, y es que el pueblo del reino, el cual sigue al Señor Jesús, tiene que darse cuenta que su sustento diario no depende de lo que hagan ni de su trabajo, sino que Él los cuide. Es el Señor Jesús quien se preocupa por proveerles lo que necesitan para vivir. Mientras leen esto, tal vez se pregunten: “¿Debemos entonces renunciar a nuestros trabajos y simplemente seguir al Señor?”. Si pudieran hacer esto, sería maravilloso. Pero como descubriremos más adelante en las Epístolas, todavía debemos mantener nuestros trabajos. Sin embargo, no debemos confiar en nuestros trabajos para nuestro vivir. Jamás debemos permitir que nuestros trabajos nos impidan seguir al Señor. Seguirle y buscar el reino debe ser lo primero, y todo cuanto necesitemos nos será añadido. Finalmente, los miles que siguieron al Señor Jesús en el desierto tuvieron algo que comer. Esto es vivir por fe. El pueblo del reino vive por fe, y su morada se halla en el desierto. Hoy en día el Señor y Su reino siguen siendo rechazados por la religión y la política. Por tanto, tenemos que seguir al Señor Jesús al ir a Él en el desierto. Nuestro intenso anhelo sólo debe ser seguirle a Él. No estén preocupados por su educación, su profesión o su 227

trabajo. No se preocupen por su sustento. Si ustedes le siguen, Él les proveerá lo necesario para vivir. UN CAMINO EN EL MAR TORMENTOSO Habiendo alimentado a la multitud, el Señor Jesús fue a orar a un monte alto después de haber enviado a Sus discípulos al mar (14:22-23). He aquí un cuadro que nos muestra que el Señor Jesús ascendió a los cielos y nos envió a todos nosotros al mar. La vida que el pueblo del reino lleva en la actualidad es una vida en el desierto, y el camino que el pueblo del reino toma es un camino en el mar tormentoso. Nuestro camino en el mar es acosado por olas que se agitan y por vientos contrarios. Al seguir al Señor Jesús, muchas veces no nos sentiremos cómodos y también hemos de experimentar los vientos contrarios. Aunque la vida que llevamos es una vida que se halla en el desierto y el camino por el que andamos se encuentra en el mar, no debemos preocuparnos. En el desierto el Señor es quien nos provee de los alimentos que necesitamos. Puesto que nuestro camino se encuentra en un mar tormentoso, este está lleno de peligros; pero tenemos que recordar que el Señor está en la cima de la montaña, en los cielos, orando por nosotros (Mt. 14:23). Además, Él viene a nosotros caminando sobre el mar, con todas las olas bajo Sus pies. Aunque las olas que se agitan nos hagan temer, ellas están bajo Sus pies (v. 25). Él camina sobre las olas, y puesto que Él las pisa, ¿por qué habríamos de temerles? Es por ello que el Señor Jesús reprendió a Pedro por la poca fe que tenía. Por ser el pueblo del reino, nuestra vida se halla en el desierto y nuestro camino se encuentra en el mar. Tanto para nuestro vivir como para nuestro andar necesitamos una fe viva. Entre muchos cristianos y muchas organizaciones cristianas, la preocupación primordial es cómo recaudar fondos. Alabo al Señor ya que desde el primer día que vine a la vida de iglesia, no ha habido necesidad de conversar sobre cómo como recaudar fondos. Permítanme contarles algo que el hermano Watchman Nee me relató. La primera iglesia local en China surgió en la ciudad de Fuzhou en 1922. Los hermanos se reunían fuera del cristianismo y fuera de las denominaciones. Casi todos ellos eran 228

estudiantes, muchos todavía en la escuela secundaria. El hermano Nee tenía unos diecinueve años y ayudaba en el liderazgo. Ellos comenzaron a reunirse en una casa pequeña y con el tiempo tuvieron necesidad de alquilar un local más amplio para acomodar a los nuevos convertidos. Muy pocos de entre esos estudiantes tenían dinero; la mayoría era bastante pobre. En una de las reuniones el hermano que asumía el liderazgo se puso de pie y dijo: “Hermanos y hermanas, aquí tenemos esta larga túnica china de invierno que ha sido ofrendada por un hermano. Si esta prenda se puede vender, el dinero se usará para pagar el alquiler del nuevo local”. Él no dijo quién había ofrendado aquella túnica, sino que simplemente la trajo a la reunión y anunció que estaba disponible para quien la necesitara. De dos hermanas que estaban sentadas juntas, una recibió la carga de comprar la prenda en cuanto se hizo el anuncio. Ella había notado que en el otro extremo del salón había un hermano que estaba incómodo debido al frío invernal pues, claro está, no había calefacción en el local. Esta hermana pudo ver la necesidad de aquel hermano y sintió la carga de ayudarlo. Cuando el hermano responsable que estaba dando el anuncio dijo que el precio de la prenda era de ocho dólares, esta hermana le preguntó a la hermana que se encontraba sentada a su lado: “¿Por qué no compramos esta túnica invernal para aquel hermano?”. La hermana le respondió: “Yo también tenía el mismo sentir, pero apenas tengo cuatro dólares”. Resulta que ambas hermanas tenían el mismo sentir y el mismo monto de dinero cada una; así que inmediatamente se pusieron de pie, pasaron al frente y compraron aquella túnica por ocho dólares. Luego pidieron que fuera dada a aquel hermano que tiritaba de frío. ¿Quién piensan ustedes que era ese hermano? ¡Era el hermano que había ofrendado su túnica! Así pues, tanto la necesidad de pagar el alquiler del nuevo local como la necesidad de aquel hermano fueron atendidas por el Señor. Hemos visto la fidelidad del Señor en muchas experiencias parecidas. A manera de ilustración adicional, puedo decirles que cuando vine a este país tenía muy poco dinero; no había sido enviado ni mantenido regularmente por ninguna misión. Como podrán testificar algunos de los hermanos de Taipéi, vine a este país sin ninguna promesa de un apoyo económico. Entonces, tal vez pregunten: “¿Cómo, entonces, comenzó la 229

obra?”. La obra simplemente empezó. La obra comenzó en este país en 1963, y recibimos la carga de publicar una pequeña revista llamada El Manantial. Aunque prácticamente no teníamos fondos, los hermanos transcribieron los mensajes, los revisaron y los prepararon para su impresión. Cuando llegó el momento en que debían imprimirse, nos miramos los unos a los otros. No había necesidad de que conversáramos sobre las finanzas, pues todos sabíamos que no teníamos suficiente dinero. Por la misericordia del Señor yo tenía doscientos dólares y los ofrendé para cubrir los costos de la publicación. Al final, nuestra cuenta llegó a tener cuatrocientos dólares. Ése fue el inicio de la publicación de El Manantial. Tenemos que creer en el Señor Jesús. Si vivimos en el desierto, Él cuidará de nosotros. Si nuestro camino está en el mar, Él está en la montaña orando por nosotros y, además, está caminando sobre las olas. Las olas están bajo Sus pies. Al final, la pequeña barca que llevaba a los discípulos llegó a salvo a la orilla. Tanto aquellos discípulos que permanecieron en el bote como el hermano Pedro que saltó del bote fueron guardados. Aquel pequeño bote representa su pequeño oficio o profesión. Aquel trabajo como profesor que usted tomó, o la profesión que desempeña, es un pequeño bote. Ya sea que permanezca en el bote o salte del bote, todavía tiene que confiar en el llamado del Señor. No le aliento a que deje el bote, pues podría inspirarle mucho temor; pero si usted escucha al Señor diciéndole: “Ven”, entonces puede saltar del bote. No ponga toda su confianza en el bote. Algunos creen en el Señor Jesús, pero también ponen su confianza en el bote. Aunque el Señor pisa las olas, ellos todavía necesitan de un bote pequeño que los lleve. Pedro reconoció al Señor que caminaba sobre las aguas y saltó del bote para ir con Él. Sin embargo, ya sea que usted conserve su trabajo o salte del trabajo, al final no hará diferencia alguna. Es el Señor quien cuidará de usted. Este pasaje de Mateo revela la manera de seguir al Señor Jesús durante el periodo que va desde Su rechazo hasta la plena venida del reino. La manera de seguirle es tomando el camino de la fe. La fe no es algo que se origine en nuestra manera de pensar o razonar. La fe es simplemente el darnos 230

cuenta de lo que Cristo es. No importa cuánto el Señor haya sido rechazado por la religión y perseguido por la política, ¡Él sigue siendo el Señor de todos! Este Jesús que fue rechazado y perseguido puede alimentar a cinco mil hombres con apenas cinco panes y dos peces. En Mateo 15 el Señor alimentó a otra gran multitud en el desierto, mostrando una vez más que Él podía proveerles la manera de vivir. En 1933 el Señor Jesús me llamó a dejar mi trabajo. ¿Por qué digo que la barca del capítulo 14 de Mateo representa nuestro trabajo? Porque ello corresponde con mi experiencia. El año que renuncié a mi trabajo, me sentí tal como si fuese Pedro cuando dejó la barca. Mi sensación era que aquel trabajo que tenía era un pequeño bote. Estaba bastante seguro en mi pequeño bote. Si saltaba del bote, renunciando a mi trabajo, ¿cómo me ganaría el sustento diario? ¿De qué dependería ahora? Pero el Señor Jesús me llamó a abandonar aquel pequeño bote, y desde entonces he caminado sobre el mar con toda seguridad por muchos años. Por otro lado, hay muchos santos muy queridos que han conservado sus trabajos y profesiones. Al final, no hay diferencia alguna, pues el Señor cuida de ambas clases de santos. Tenemos que comprender que el tiempo presente continúa siendo el periodo que va desde el rechazo del Señor Jesús hasta la venida del reino en plenitud. Al seguirle a Él durante este periodo, llevamos nuestra vida en el desierto y tenemos nuestro camino en el mar. En ambos casos se requiere fe. La fe no es algo vano, sino que es una realidad. El Señor Jesús, Aquel que es real, es el objeto de nuestra fe. Nos hallamos en el desierto, pero el Señor Jesús está aquí. Nos encontramos en el mar tormentoso, y los vientos son contrarios a nosotros, pero Él está aquí. Él camina sobre las olas del mar, las cuales están bajo Sus pies. Así que tenemos paz. Tenemos paz por la fe en el Señor Jesús, en Aquel que es real a nosotros como el objeto de nuestra fe. Ésta es la manera de seguir al Señor Jesús durante este periodo de tiempo. El periodo de Su rechazo comenzó hace unos mil novecientos años y continúa hasta hoy día. Todavía nos encontramos sufriendo el rechazo de la religión y la persecución de la política. Estamos en el desierto y en el mar, siguiendo al Señor Jesús por fe. Él nos provee el sustento y cuida de nuestra seguridad. 231

Lo que necesitamos es la fe viva para seguir adelante con el Señor por causa del reino hasta que el reino venga en plenitud.

CAPÍTULO VEINTICINCO DEL RECHAZO A LA GLORIA (2) Lectura bíblica: Mt. 15:1-11, 17-28 En este capítulo continuaremos abordando el tema de seguir al Señor Jesús durante el periodo que va desde Su rechazo en Mateo 13 hasta la venida plena del reino en el futuro. Como ya hicimos notar, el libro de Mateo no fue escrito conforme a la secuencia histórica de los hechos, sino conforme a revelación. Así pues, Mateo seleccionó ciertas momentos del andar del Señor sobre la tierra y los compiló a fin de presentarnos una revelación particular. Desde el capítulo 13 hasta la primera parte del capítulo 17, Mateo reunió diversos incidentes a fin de mostrarnos la manera apropiada de seguir al Señor durante el tiempo de Su rechazo y antes de la manifestación del reino. Como vimos en el capítulo anterior, tenemos que seguirle al desierto, donde necesitamos tener fe en Él para nuestro vivir. Vivimos por fe en Él. Además, para andar en nuestro camino en medio del mar tormentoso, tenemos que confiar en Él. Pese a las muchas tormentas y vientos contrarios a los que nos enfrentamos, simplemente tenemos paz en Cristo. No tememos los vientos ni las olas porque nuestra vida está en Sus manos; por tanto, tenemos paz. Todo el pueblo del reino tiene que comprender que el Señor Jesús es muy práctico. Él sabe muy bien cuándo tenemos hambre o cuándo padecemos necesidad y también sabe cuándo nos enfrentamos a una tormenta. Por un lado, Él intercede por nosotros en la montaña; por otro, Él viene para acompañarnos en el mar. Él es “Jehová-más” y “Dios-más”. “He aquí, Yo 232

estoy con vosotros todos los días, hasta la consumación del siglo” (28:20). Lo que necesitamos es una fe viva en el práctico Señor Jesús. Jamás debemos olvidar que la fe genuina consiste simplemente en darnos cuenta lo que el Señor Jesús es. Él es real y práctico. Si verdaderamente creemos que Él es una persona práctica, tendremos paz siempre que padezcamos alguna necesidad. Él nos hizo una promesa en Mateo 6:33: “Buscad primeramente Su reino y Su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”. El Señor nos da el reino y además nos provee de algo más. Esta añadidura corresponde a las necesidades propias de nuestro diario vivir. Mientras buscamos Su reino, Él satisface nuestras necesidades diarias como algo adicional. Nuestro camino siempre será un camino seguro. No obstante, es probable que no siempre sea seguro de acuerdo con las condiciones externas o las circunstancias. Podremos estar en peligro externamente, podremos hallarnos en medio de una tormenta o de un mar tormentoso, pero en realidad estamos seguros. El Señor Jesús es para nosotros mucho más seguro que una pequeña barca e incluso es más seguro que un mar en calma. Todas las tormentas están bajo Sus pies. Al considerar en retrospectiva nuestros años pasados, podemos testificar con toda certeza que Él es fiel. EL REINO COMO UNA REALIDAD Ahora tocaremos el tercer aspecto en cuanto a seguir al Señor Jesús durante el tiempo de Su rechazo. Al seguirle en la vida del reino, tenemos que aprehender el reino como una realidad. El reino no tiene una apariencia externa y formal. La religión, por el contrario, tiene una apariencia completamente falsa, pues le interesa mucho la apariencia externa. Si ustedes visitan las llamadas iglesias cristianas durante los servicios que celebran los domingos a las once de la mañana, encontrarán que todo ello tiene una apariencia muy agradable. Todos están bien vestidos y limpios, y todos parecen ser muy amables y buenos. Pero todo aquello es formal, es una falsedad externa. ¿Piensan ustedes que los que asisten a esos servicios son verdaderamente así de pulcros, amables, humildes y agradables? Observen sus coros y todos los aspectos de su servicio; ¿tienen ellos realidad? En las palabras de Mateo 15:2, ellos externamente se lavan las manos, pero su corazón está contaminado. Tal vez se laven las manos, pero 233

su corazón es corrupto e inmundo. Los llamados servicios de la iglesia externamente son muy tranquilos, y quienes participan en ellos nos condenarían por gritar y alabar al Señor Jesús en nuestras reuniones. De una manera externa, religiosa y formal ellos están muy tranquilos, y todo se realiza en orden, pero internamente están llenos de confusión y corrupción. El punto principal es éste: en el reino no debemos estar preocupados por el lavamiento externo de nuestras manos. Si la situación externa es un desastre, no intente cambiarla. Déjela como está. Si usted usa el cabello largo, no lo corte simplemente porque quiere verse más simpático. Es posible que usted use el cabello corto y externamente parezca ser una persona muy simpática, pero internamente usted sea una persona corrupta. No se preocupen tanto por su apariencia externa, la realidad del reino no reside en apariencias externas; la realidad del reino reside en algo interno. ¿Cómo esta su corazón? ¿Y cuáles son sus motivos? Lo que usted verdaderamente es, no es determinado por su conducta externa, sino por lo que está en su corazón. Quizás externamente usted sea una persona muy bien arreglada, pulcra, pura, amable y ordenada, pero internamente sea completamente diferente. Por tanto, usted no está lleno de realidad, sino que está lleno de hipocresía y falsedad. Aquí, el Señor Jesús reveló Su sabiduría a los fariseos e hipócritas. Él hizo frente a la verdadera condición de su ser interior. Los fariseos debían comprender que no había nada bueno en su corazón. Nosotros somos iguales a ellos. ¿Qué es lo que sale de nuestro corazón? ¿Acaso sale amor, pureza, honestidad o sinceridad de sus corazones? En Mateo 15:18-19 el Señor no mencionó ni una sola cosa buena que saliese de nuestro corazón. Ésta es una revelación que nos muestra lo que verdaderamente somos. Por naturaleza y nacimiento estamos arruinados y somos corrompidos. Jamás piensen que son buenos. Aunque externamente parezcan ser buenos, internamente están contaminados. Si usted me dijera que me veo muy bien externamente, pero que por dentro no soy bueno, yo les diría que están en lo cierto. Hermanas, externamente ustedes son lindas y simpáticas, pero no lo son internamente. Tanto en virtud de nuestro nacimiento como por naturaleza, todos somos totalmente corruptos. Lo dicho por el Señor nos 234

muestra qué es lo que sale de nuestro corazón. Así pues, en el reino lo que importa no es nuestra conducta externa. Olvídense del comportamiento externo de las personas. El reino no es una pretensión; el reino es una realidad. No adoren a Dios mediante el lavamiento externo de sus manos. Al Señor no le importa eso, incluso lo considera adoración vana (Mt. 15:89). Yo mismo era una persona más que religiosa. A mí se me enseñó, adiestró, instruyó e incluso se me formó de una manera religiosa. Fui adiestrado para asistir a las reuniones con un orden apropiado y con la apariencia correcta. Poco a poco el Señor me fue mostrando que todo esto equivalía simplemente a lavarse las manos externamente. Sin embargo, si a propósito nos esforzamos por practicar una religión incivilizada, esto también sería algo completamente externo. Sólo sería la exhibición externa de una religión burda. El reino es una realidad, y no hay nada falso en él. ¿Qué quiere decir que el reino es una realidad? Quiere decir que todo procede de lo profundo de nuestro ser. Por lo que no debemos fingir. Dejen que todo lo que salga de ustedes corresponda a lo que ustedes mismos son. En la vida del reino, todo punto y cada aspecto tiene que ser real y genuino. No se preocupen por las apariencias. Todos debemos cuidar de nuestro ser interior. No obstante, primero tenemos que comprender que nuestro ser natural está arruinado y es corrupto. No debemos esforzarnos por cambiarlo, reformarlo o corregirlo. Entonces, ¿qué debemos hacer? La respuesta la encontramos en el caso de la mujer cananea (Mt. 15:21-28). LA MUJER CANANEA Aparentemente, el caso de la mujer cananea no guarda relación alguna con el caso del lavamiento externo de las manos; pero en realidad estos dos casos están íntimamente vinculados entre sí. Este caso concierne al Señor Jesús como nuestro alimento, nuestro nutrimento. Todos tenemos que observar un principio al leer el libro de Mateo: no debemos leer simplemente las letras en blanco y negro, sino que tenemos que acudir al Señor y preguntarle: “Señor, ¿qué está implícito aquí?”. Del mismo modo que este título de Dios: el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de 235

Jacob, implica resurrección, pese a que esto no se encuentra en el escrito (Mt. 22:31-32), así también sucede en todo el libro de Mateo. Prácticamente todos los versículos de este libro guardan relación con el reino. Después de hablar a los fariseos sobre la adoración vana y el corazón del hombre, el Señor Jesús se retiró a la zona costera de Tiro y Sidón, una región gentil. Él no fue a buscar a los sacerdotes ni tampoco fue al templo, sino que fue al mundo gentil. Mientras estuvo allí, acudió a Él una mujer que por ser cananea era considerada por los judíos como un perro gentil. Este encuentro es presentado en agudo contraste al caso previo donde el Señor se enfrentó a los fariseos. Mientras los fariseos hablaban de cosas externas, tales como el lavamiento externo, la corrección externa, el mejoramiento externo. Pero así no fue en el caso con la mujer cananea. En este incidente, el Señor trató acerca de la nutrición interna. La mujer no tomó la iniciativa de abordar este asunto, sino que ella intentó imitar la religión judía al dirigirse al Señor Jesús llamándolo el Hijo de David. Éste era un término judío, y ningún gentil estaba en posición de usarlo. El Señor Jesús fue muy sabio al responderle. Realmente, en toda la historia humana jamás hubo alguien tan sabio como Él. En aquella ocasión le dijo: “No he sido enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel” (15:24). Esta breve respuesta implica varias cosas. El Señor en realidad estaba diciendo: “Para llamarme Hijo de David deberías ser una israelita, pero no lo eres. Yo vine por los hijos de Israel. Como Hijo de David, no soy para ti. Tú no eres la persona apropiada para dirigirte a Mí de esa manera”. Sin embargo, el Señor Jesús no tenía la intención de rechazarla. Simplemente quería que ella comprendiera que no tenía la posición que se necesita para dirigirse a Él como el Hijo de David. Únicamente los israelitas podían dirigirse a Él de este modo. A continuación, el Señor dijo: “No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos” (15:26). Con esta declaración Él daba a entender que había venido para ser el pan. Esto también hacía alusión a la posición de la mujer cananea, la cual correspondía a la de un perro gentil. Sin embargo, aquel “perro gentil” de inmediato asumió la posición que le correspondía y reclamó su porción. Ella dejó de usar el nombre: “Hijo de David”, y fue 236

como si dijera: “Sí, Señor, soy un perro gentil, pero incluso un perro tiene su porción. Los hijos tienen su porción, la cual está sobre la mesa; mientras que la porción de los perros está debajo de la mesa. Cuando la porción de los hijos cae debajo de la mesa, se convierte en la porción de los perros. Señor Jesús, Tú eres el pan de los hijos, pero caíste debajo de la mesa. Ahora ya no estás en la mesa de Israel, sino aquí, debajo de la mesa, en Tiro y en Sidón. Puesto que caíste debajo de la mesa, ahora Tú eres mi porción”. Después que el Señor oyó esto, le concedió lo que ella le pedía. Olvídense del lavamiento externo de las manos, reúnan todas las migajas de Cristo y cómanlas. Debido a que los judíos le rechazaron, Él ya no está en la mesa; Él está debajo de la mesa como nuestra porción. Nosotros no somos los hijos, sino los perros gentiles; no obstante, comemos de la comida destinada a los hijos. Al comer a Cristo, nosotros los perros gentiles seremos regenerados en hijos. Permítanme preguntarles con toda franqueza: ¿Son ustedes perros o hijos? ¿Cómo podrían los perros ser cambiados en hijos? ¿Será por medio del lavamiento externo? Aunque usted lavase su perro treinta veces, él seguiría siendo un perro, ya que jamás podrá ser cambiado al ser lavado. Pero los perros pueden comer las migajas, la comida de los hijos y ser transformados en hijos. Originalmente, todos los que conformamos el pueblo del reino éramos perros, pero al alimentarnos de las migajas del Señor Jesús, fuimos transformados en hijos. A veces, el rabo del perro todavía está visible. De vez en cuando podemos ver el rabo chino o el rabo estadounidense; en otras ocasiones vemos el rabo japonés o el rabo alemán. Aunque todos llegamos a ser hijos, todavía quedan vestigios del rabo del perro. Pero esto no me molesta. Tengo plena certeza que después de cierto tiempo, tal vez después de unos meses o un año, todos estos rabos desaparecerán por haber comido apropiadamente del Señor Jesús. Lo que importa no es el lavamiento de las manos, sino comer las migajas. Existe un vínculo que conecta estos dos casos. El Señor Jesús dijo que no es lo que entra en la boca, esto es, lo que ingerimos, lo que nos contamina, sino aquello que sale de nosotros. Entonces, ¿qué debemos ingerir? 237

Debemos ingerir las migajas. En el primer caso tenemos el asunto de ingerir y en el segundo caso vemos el asunto de comer las migajas. Jamás seremos contaminados al ingerir a Cristo, pero todo cuanto sale de nuestro propio ser contaminará a otros. Tenemos que ser muy cuidadosos y no permitir que nada salga de nosotros mismos; ni tampoco debemos recibir nada que salga del ser de otros, pues ello nos contaminará. Debemos simplemente ingerir a Cristo y permitir que Él trague toda ruina e inmundicia en nuestro ser. Simplemente debemos comer las migajas de Cristo día a día. Entonces seremos limpios, no al lavarnos externamente las manos, sino por el lavamiento metabólico interno de nuestro ser interior. Seremos limpios al ingerir a Cristo en nuestro ser. Tenemos que permitir que Cristo nos consuma y nos transforme de perros a hijos. NO COMER NADA DE LEVADURA Después de esto, tenemos un tercer caso en el que el Señor Jesús exhorta a Sus discípulos a no comer nada de levadura. “Mirad y guardaos de la levadura de los fariseos y de los saduceos” (Mt. 16:6). Debemos considerar estos tres casos juntos. Tenemos que comer a Cristo, las migajas, pero no debemos aceptar nada de levadura. Debemos comer el pan y las migajas del pan, pero no la levadura. El Señor Jesús únicamente nos da pan; jamás nos da levadura. La levadura de los fariseos Tenemos que guardarnos de la levadura de los fariseos. ¿En qué consiste la levadura de los fariseos? Consiste en ser personas religiosas, bíblicas, fundamentalistas y externamente correctas, pero carentes de vida, sin Espíritu, sin realidad y sin sinceridad. Por favor, recuerden todas estas palabras. La hipocresía de los fariseos no consistía simplemente en que ellos hiciesen lo malo al mismo tiempo que fingían ser buenos. La hipocresía de los fariseos significaba que ellos eran muy religiosos, bíblicos, fundamentalistas y correctos externamente, mas no tenían nada del Espíritu, de vida, de realidad ni sinceridad. Esto es levadura. Esta clase de levadura todavía puede ser hallada entre los cristianos hoy en día. Es posible que nos 238

critiquen por gritar y alabar al Señor y digan que estamos locos, mientras que ellos mismos se consideran sensatos, buenos y fundamentalistas. En cierto sentido ellos son los fariseos de hoy, sin vida, sin Espíritu, sin realidad y sin sinceridad. La levadura de los saduceos ¿En qué consiste la levadura de los saduceos? La levadura de los saduceos consiste en ser personas realistas, racionales y filosóficas. Es algo parecido al modernismo de hoy. Podríamos decir que los modernistas son saduceos modernos y que los saduceos eran los modernistas antiguos. Ambos pertenecen a la misma categoría. Son personas realistas y filosóficas, pero no creen en Dios, ni en la palabra de Dios ni en la resurrección. Tales personas no creen en nada que sea divino debido a que son muy filosóficas y racionales. No hay realidad en ellos pues, al igual que los fariseos, carecen del Espíritu y la vida. En esto consiste la levadura de los saduceos. Hoy en día enfrentamos oposición tanto de los fundamentalistas como de los modernistas. La levadura de los fariseos no es otra cosa que el fundamentalismo de hoy, y la levadura de los saduceos es el modernismo actual. Debemos comer las migajas de Cristo, mas no debemos aceptar levadura alguna. No se laven las manos externamente; pues no tiene valor alguno. El lavamiento de manos representa la corrección externa, el tratar de mejorar y tratar de corregir. Cambiar, mejorar y corregir está representado por el lavamiento de las manos. El Señor Jesús no está interesado en ver cambios externos, sino que le interesa nuestro ser interior. ¿Qué tienen dentro de ustedes? ¿Qué es lo que hay en sus corazones? Eso es lo que verdaderamente importa. Todo cuanto hagamos externamente jamás nos cambiará. Pero tenemos al Señor Jesús, a quien podemos comer. Él puede entrar en nosotros. Aunque no seamos aptos para comer del pan de los hijos, si estamos plenamente calificados para comer las migajas de los perros. Si los perros comen las migajas, serán transformados en hijos. Pero, no debemos comer nada de levadura. Al comer las migajas, siempre existe el 239

riesgo de ingerir levadura. Debemos mantener separadas estas dos cosas. Debemos ingerir el pan, pero rechazar la levadura. Ponemos nuestros ojos en el Señor para que en las iglesias locales hayan muchas migajas de Cristo, pero ninguna levadura fundamentalista o modernista. Que tengamos el Espíritu, la vida, la realidad y la sinceridad; son las migajas que podemos disfrutar. Todo esto tiene como propósito la vida del reino. Al seguir al Señor Jesús en el desierto durante el tiempo de Su rechazo, tenemos que cuidarnos de lo que comemos. Si hemos recibido la visión presentada en Mateo 15, no estaremos preocupados por el lavamiento de manos de forma externa. Únicamente nos preocupará comer las migajas internamente. No estoy interesado en un lavamiento externo, sino que lo único que me importa es cuánto han comido de las migajas de Cristo. Al comer, guárdense de la levadura. Cuando estén hambrientos, debe tener cuidado de lo que comen. Es maravilloso comer las migajas, pero es mejor quedarse con hambre que comer levadura. Tanto el fundamentalismo como el modernismo son levadura. Incluso si estuviera muriéndose de hambre, no acepte levadura alguna. Solamente tome a Cristo. Es posible que las migajas de Cristo no tengan buena apariencia, pero son muy nutritivas. Así que, deben comerlas con alegría. Sin embargo, jamás ingiera levadura, no importa cuán buena o agradable parezca ser. No se preocupen por el lavamiento externo de las manos; sólo debe importarles el comer interno de las migajas de Cristo.

240

CAPÍTULO VEINTISÉIS DEL RECHAZO A LA GLORIA (3) Lectura bíblica: Mt. 16:13-17, 18-19, 21-27, 28; 17:1-2, 3-5, 8 Ahora abordaremos el último punto en cuanto a seguir al Señor Jesús durante el tiempo de Su rechazo. La manera en la cual le seguimos es estando completamente fuera de la religión. Mateo 15 nos habla de una mujer cananea que disfrutaba de Cristo como las migajas de manera viviente y nutritiva. Mientras aquella mujer disfrutaba de Cristo de tal manera, los sacerdotes estaban en el templo adorando a Dios, ofreciéndole sacrificios y quemando incienso. Es muy probable que estas dos actividades ocurrieran simultáneamente. En una tierra gentil, muy alejada del lugar sagrado, había una mujer gentil que sabía muy poco de Dios, las Escrituras, el templo, el altar, los sacrificios, el sacerdocio y la adoración a Dios. Aunque ella sabía muy poco de estas cosas, disfrutaba de Cristo como su alimento nutritivo. Al mismo tiempo, muchos sacerdotes entrenados en la adoración apropiada adoraban a Dios conforme a las Escrituras. En cierto sentido, éstos sacerdotes habían adquirido mucho conocimiento acerca de Dios y lo que hacían en el templo lo hacían para Dios y estaba dirigido a Él. Supongamos que ustedes hubieran vivido en la tierra de Israel en aquellos tiempos. ¿De qué lado se habrían puesto, del lado de los sacerdotes que adoraban en el templo o del lado de aquella “perrita gentil”? Creo que ninguno de nosotros, incluyéndome a mí mismo, se habría puesto del lado del “perro gentil”. Ciertamente todos nosotros nos habríamos unido a los sacerdotes que estaban en el templo santo donde estaban las Sagradas Escrituras. En la ciudad santa todo tenía una apariencia apropiada y agradable, pero en el mundo gentil encontramos a esta mujer gentil a quien se le consideraba como un perro. ¿Se habría usted unido a tal persona? ¿Dónde estaba Dios en aquel entonces? Dios estaba con aquel perro gentil. 241

Estrictamente hablando, el Señor Jesús era Dios mismo, y Él estaba con aquella mujer. Él era Dios mismo, a quien las personas religiosas adoraban en el templo. Sin embargo, Dios no estaba con ellos en el templo, sino que estaba muy lejos en un lugar considerado indigno de Él. Este mismo principio se cumple en la actualidad. La cristiandad es una religión que adora a Dios en conformidad con la Biblia, pero me temo que Dios no está allí. ¿Dónde está Dios? Él está donde esté Jesús. Al Señor no le importa la situación externa; a Él únicamente le importa una cosa: que las personas le ingieran. Esto es completamente distinto a la religión, ya que el Señor no le dijo a la mujer cananea: “Tienes que aprender a adorarme; Yo soy el Dios de Israel”. El Señor no le dijo esto ni tampoco le habló de ninguna cosa religiosa. Él no le habló de adorar a Dios. Más bien, le habló del pan y de los perros. ¿No les parece extraño? Una vez más podemos ver que Cristo es contrario a la religión. Si hemos de seguir al Señor Jesús durante el periodo de Su rechazo, tenemos que comprender cinco cosas básicas: Cristo, la iglesia, Satanás, la cruz y el yo, el cual incluye la vida del alma. Éstos son cinco asuntos básicos que todos tenemos que conocer al seguir al Señor en el reino. Todo el pueblo del reino tiene que estar familiarizado con estos asuntos. Si ustedes permanecen en el “lugar santo”, estos cinco asuntos no les serán revelados. Esto significa que tienen que dejar Jerusalén, el lugar santo, e ir a Cesarea de Filipo. Es imprescindible salir de aquel territorio religioso para contemplar la visión referente a estas cinco cosas. CRISTO ¿Quién es Cristo y qué es Cristo? Después de leer el último capítulo, uno podría responder que Cristo es el pan, las migajas debajo de la mesa. Esto es correcto. Sin embargo, tenemos que conocer el elemento, el constituyente, el ingrediente o la composición misma de Cristo. La persona de Cristo no es algo tan sencillo. En Mateo 16:16 Pedro reconoció que Él era el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Ambos títulos guardan relación con el ministerio de Cristo y la persona de Cristo. El Hijo de Dios es el nombre de Su persona, mientras que Cristo es el título de Su ministerio u obra. En 242

cuanto a Su persona, Él es la corporificación de Dios. Por ser el Hijo de Dios, Él es la expresión misma de Dios y la corporificación de Dios. Todo Dios está corporificado y expresado a través de Él, quien es el Hijo de Dios. Él también es el Cristo de Dios; Cristo significa el Ungido. El Hijo de Dios fue ungido por Dios para llevar a cabo el propósito de Dios. Él fue ungido y designado para cumplir el propósito de Dios. Para cumplir el propósito de Dios, Él dio varios pasos importantes. El primer paso fue la creación. El segundo fue la encarnación y los siguientes fueron la crucifixión, la resurrección, la ascensión y Su descenso. Después de esto, Él estableció la iglesia y la está edificando. En el futuro, Él dará un paso adicional, que es, establecer el reino de Dios sobre la tierra. Esto nos muestra que desde la creación hasta el establecimiento del reino, Cristo ha dado varios pasos básicos. Todos éstos son los pasos principales del ministerio de Cristo. Para esta obra Él ha recibido el título de Cristo. A fin de conocerle como el Cristo, tenemos que entender todos estos pasos principales que Él da en Su obra; y para conocerle como el Hijo de Dios, tenemos que conocerle como la corporificación misma de Dios y como la expresión de Dios. Cristo es maravilloso y profundo. No es fácil aprehender quién es Él. Cristo no es pobre; Él es todo-inclusivo. En Efesios 3:8 Pablo dijo que él anunciaba las inescrutables riquezas de Cristo. Consideremos la Persona de Cristo: Él es la corporificación y expresión de Dios. Consideremos Su ministerio, los principales pasos que Él dio en Su obra: la creación, la encarnación, la crucifixión, la resurrección, la ascensión, el descenso, la edificación de la iglesia y el establecimiento del reino. ¡Qué obra tan tremenda es ésta! Las riquezas de Cristo son inescrutables. Día tras día en las iglesias, todo el pueblo del reino tiene que conocer a Cristo de esta manera tan rica. Si tenemos necesidad de alguna doctrina, entonces la doctrina que necesitamos es aquella que nos revele todas las riquezas de Cristo. LA IGLESIA ¿Qué es la iglesia? Se necesitan muchas palabras para describir la iglesia. Aquí apenas puedo mencionar algunos puntos. Nadie puede sobrepasar al Señor Jesús en Su hablar. Sus palabras son sencillas y, sin embargo, son 243

muy profundas y llenas de implicaciones. Él le dijo a Pedro: “Tú eres una piedra” (Mt. 16:18, lit.). Debemos ver que nosotros somos piedras destinadas a la edificación. Mateo 16:18 menciona tanto una piedra como una roca. Todos nosotros somos piedras, y la roca es Cristo. Tanto las piedras como la roca están destinadas a la edificación. La iglesia es edificada con Cristo como la roca y con nosotros como las piedras. Tal vez ya tengamos la roca y las piedras, pero necesitamos la edificación. Muchos cristianos que buscan al Señor hablan mucho sobre el Cuerpo, pero descuidan la edificación. Ellos simplemente discuten acerca del Cuerpo de una manera doctrinal, pero nosotros tenemos que lograr esta edificación en términos prácticos. En todo aspecto, esta edificación es un asunto práctico. SATANÁS A continuación, el Señor menciona las puertas del Hades (16:18). El Hades es el lugar donde se guarda a los muertos, y las puertas del Hades es una expresión que denota la autoridad de la muerte, que es el poder de Satanás. También representa a Satanás mismo como la corporificación de la muerte. Así como el Señor Jesús es la corporificación de la vida, Satanás es la corporificación de la muerte, representada en Mateo 16:18 por las puertas del Hades. La iglesia es edificada con la roca y las piedras. Donde se encuentre la edificación de la iglesia habrá guerra, pues el poder de la muerte se levantará en contra de tal edificación. Pero este poder jamás podrá prevalecer contra la iglesia. La muerte podría prevalecer contra los cristianos individuales, mas no contra la iglesia edificada. En toda batalla que se libre contra la iglesia, Satanás será derrotado. Éste jamás podrá prevalecer porque la iglesia puede atar. ¿Puede Satanás atar? Algunos cristianos parecen tener más fe en Satanás que en el Señor Jesús, ya que constantemente hablan sobre el poder de Satanás, diciendo que no saben cómo enfrentarlo. Sin embargo, en las iglesias locales no solamente atamos al hombre fuerte, sino que también saqueamos su casa y le arrebatamos todos sus vasos. La iglesia edificada tiene la autoridad para atar al hombre fuerte. No soy yo quien dice esto; lo dice el Señor Jesús. “Tú eres una piedra [lit.], y sobre esta roca edificaré Mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (16:18). Tenemos que estar firmes sobre esta 244

palabra, que las puertas del Hades jamás prevalecerán contra la iglesia. La iglesia puede atar, y todo cuanto ella ate, los cielos también lo atarán (v. 19). Las llaves del reino tienen como finalidad producir la iglesia, y la vida de iglesia es el reino. Finalmente, podemos ver cinco puntos en cuanto a la iglesia: la roca, las piedras, la edificación, la derrota de las puertas del Hades y el reino. La iglesia es el reino. Si hoy en día vamos a tener la iglesia edificada —no la iglesia en doctrina o en palabras— ésta debe ser edificada con muchas piedras vivas. Las iglesias locales son edificadas con piedras establecidas sobre la roca. En esto consiste el reino. Debido a que el reino tiene autoridad para atar y desatar, jamás podrá ser derrotado por las puertas del Hades. EL YO Satanás es representado primero por las puertas del Hades. Además, Satanás está encarnado en el yo. Por un lado, Pedro era una piedra; por otro, se convirtió de improviso en Satanás (v. 23). Nos es difícil imaginar cómo pudo suceder esto. Pedro se convirtió en Satanás porque su yo era la encarnación de Satanás. El Señor reprendió a Pedro diciéndole: “¡Quítate de delante de Mí, Satanás!”. Satanás jamás podría tener éxito limitándose a ejercer el poder de las puertas del Hades. Satanás es mucho muy astuto, pues no solamente se vale del poder del Hades, sino que también entra en nosotros y se forja a sí mismo en nuestro ser interior. Esto es algo horrendo y sutil. Satanás no puede prevalecer contra la iglesia valiéndose únicamente de su poder de muerte, pero sí puede dañar la iglesia recurriendo a su sutileza. ¿Dónde está la sutileza de Satanás? Su sutileza reside en el yo del hombre. Si leemos Mateo 16:23-26 con el debido cuidado, veremos el vínculo existente entre cuatro cosas: la mente natural, el yo, la vida del alma y Satanás. El Señor Jesús reprendió a Pedro como si fuera Satanás mismo, debido a que la mente de Pedro estaba puesta en las cosas de los hombres y no en las cosas de Dios. Después, el Señor habló sobre el alma y negar el yo. En unas cuantas oraciones muy breves el Señor mencionó a Satanás, la mente, el yo y la vida del alma. Estas cuatro cosas son en realidad cuatro en 245

una. Satanás está en nuestra mente, nuestra mente está en nuestro yo y el yo está en la vida del alma. Allí donde está la vida del alma, está el yo; donde está el yo, está la mente; y donde está la mente, está Satanás. Aunque Satanás no puede prevalecer contra la iglesia ejercitando su poder y autoridad, él puede dañarla mediante su sutil artimaña de hacerse uno con usted en su mente. La sutileza de Satanás es unirse con usted en su mente, sus opiniones y pensamientos discrepantes. En toda iglesia en la que se produce una situación de disensión, tal situación tiene su origen en la mente, en Satanás, en el yo y en la vida del alma. No importa cuál sea la razón que dé para su opinión discrepante; en tanto usted esté en disensión, usted está bajo la influencia de la sutileza de Satanás. Todo elemento discrepante se halla en su mente, no en su espíritu. Si usted ejercita su mente, de inmediato tendrá opiniones discrepantes. ¿Qué debemos hacer entonces? No digan ahora que debemos atar al hombre fuerte, pues sería usar el arma equivocada. Más bien, debemos permanecer en la cruz. Siempre que usted permanezca en la cruz, verá cómo es destruido Satanás. Por medio de la muerte, Cristo destruyó a aquel que tenía el imperio de la muerte (He. 2:14). Satanás, el sutil, no teme que le atemos, pero teme a la cruz. Si nosotros permanecemos en la cruz, Satanás estará aterrorizado. En este breve pasaje de la Palabra encontramos dos descripciones de Satanás: las puertas del Hades y el yo en la mente junto con la vida del alma. No piensen que solamente las puertas del Hades son Satanás; tienen que percatarse que el yo también es la encarnación de Satanás. Pedro fue ocupado por Satanás debido a que olvidó su espíritu y recurrió a su mente expresando así su pensamiento discrepante. Todo pensamiento discrepante es la encarnación de Satanás. Por tanto, no presten atención a ningún pensamiento discrepante. La mejor manera de matar a Satanás es poner sus pensamientos discrepantes en la cruz. ¡Quiera el Señor que todos recibamos una visión muy clara! Cristo está aquí y la iglesia está aquí; pero Satanás, el sutil, también está aquí. Sus pensamientos discrepantes, al igual que los de Pedro, tal vez sean motivados 246

por sus buenas intenciones, sin embargo, ustedes están poseídos por Satanás. Siempre y cuando usted se aferre a sus opiniones discrepantes, estará obsesionado o poseído. En las iglesias locales todos tenemos que permanecer alertas en contra de cualquier pensamiento discrepante. El Señor Jesús les dijo a los discípulos que Él iba a Jerusalén a fin de ser muerto y ser resucitado al tercer día. Sin embargo, la mente discrepante de Pedro se detuvo en la frase ser muerto. Las personas en disensión rara vez escuchan hasta el final lo que otros les dicen, por lo que rara vez entienden cabalmente a los demás. Debido a que Pedro discrepaba, era miope y no le dio al blanco. Él escuchó la frase ser muerto, pero no captó el punto principal de la resurrección. Sin la crucifixión jamás podría haber resurrección. Todos los santos en la vida de iglesia tienen que ser muy cuidadosos para no caer en disensión. Jamás caigan en disensión. La disensión simplemente representa un horrible uso de la mente. Sin importar cuán buenas sean sus intenciones, siempre y cuando estén en disensión, habrán caído en una trampa que el sutil les ha tendido. No piensen que son muy santos y espirituales. Recuerden que en un tiempo muy corto el Señor llamó a Pedro “una piedra” y también “Satanás”. La piedra se convirtió en Satanás. Tal vez ustedes digan que aman la iglesia, y no dudo que así sea. Tal vez ustedes piensan que todo cuanto hablan lo dicen con buenas intenciones. Muchos queridos santos han dañado a la iglesia, pero dicen haber estado motivados por buenas intenciones debido a que aman la iglesia. No es un asunto de tener una buena o mala intención, sino más bien de preguntarse si han caído en disensión. ¿Son ustedes uno con la iglesia? Únicamente la unidad lo mantendrá vivo, y únicamente la unidad aniquilará al enemigo. Dígale al enemigo: “Satanás, no me importa ninguno de estos razonamientos. Lo único que me importa es la unidad del Cuerpo. No me importa nada más. Por amor al Cuerpo no recurriré a mi mente discrepante; acudiré a mi espíritu y permaneceré allí”. Esto es lo que significa tomar la cruz.

247

LA CRUZ Ahora llegamos al tema de la cruz. El mejor lugar donde podemos mantener nuestro yo es la cruz. No argumenten que tienen una buena intención, pues ello es meramente una excusa detrás de la cual se esconde el yo. No digan que aman la iglesia; pues es otra excusa, otra morada, para el yo. El lugar apropiado para mantener vuestro yo es la cruz. Constantemente, por la gracia del Señor, tenemos que repetirnos: “Pequeño yo, recuerda que el lugar que te corresponde es la cruz. No vayas a ningún otro lado. Fuiste puesto en la cruz hace dos mil años. Ahora regresa a la cruz y permanece allí. No dejes la cruz. La cruz es el lugar que te corresponde”. Éste es el verdadero significado de la palabra del Señor en Mateo 16:24. Llevar la cruz es darnos cuenta que ya fuimos puestos en la cruz. Debido a que el Señor nos puso en la cruz, ahora tenemos que llevarla. Un santo en el Señor dijo algo que me parece muy bueno: “Si llevas la cruz, al final la cruz te llevará a ti”. Cristo le ha puesto en la cruz, ahora tiene que llevar la cruz y conservar su posición en la cruz. No deje la cruz y no deje la posición que le corresponde. Quédese allí. Con el tiempo, la cruz lo llevará a usted. La cruz no será una carga para usted, sino que usted será una carga a la cruz. No discutan, no argumenten y no hagan excusas; simplemente permanezcan en la cruz. EL YO Y LA VIDA DEL ALMA Ahora llegamos al último elemento, el yo, que también incluye la vida del alma. La vida del alma reside en nuestro yo, y el yo está en nuestra mente. En Mateo 16:23-25 encontramos la mente, el yo y la vida del alma. El Señor Jesús le dijo a Pedro que su mente no estaba puesta en las cosas de Dios, y que era necesario que él se negase a sí mismo y siguiera al Señor. La mente, el yo y la vida del alma están todas relacionadas con el alma y, de hecho, están en el alma. Estas cosas son absolutamente diferentes del espíritu. Todos tenemos que aprender a hacer una cosa: volvernos a nuestro espíritu y permanecer en la cruz. Ésta es la manera de crecer, ser transformados y estar plenamente ocupados y poseídos por el Señor Jesús. Esto es lo que significa obtener una porción adicional de aceite en nuestra vasija, como 248

también permitir que Cristo haga Su hogar en nuestro corazón. Éste es el crecimiento del reino, la venida gradual del reino. Si practicamos volvernos al espíritu y permanecer en la cruz, maduraremos y el reino vendrá. Después de haber visto a Cristo, la iglesia y Satanás como el poder del Hades y como aquel que es sutil e insidioso, tenemos que ver que el yo tiene que ser mantenido en la cruz. Si nos volvemos a nuestro espíritu y mantenemos nuestro yo en la cruz, estaremos en el reino. Con el tiempo, experimentaremos la venida plena del reino. UNA RECOMPENSA En Mateo 16:27 el Señor Jesús habló de venir en la gloria del Padre con una recompensa para los Suyos. Esto no se refiere a la salvación, pues la salvación no es una recompensa sino un don. El don es gratuito, mientras que una recompensa requiere que paguemos cierto precio. Cuando el Señor venga en la gloria del Padre, Él nos recompensará. ¿Qué es esta recompensa? Es la fiesta de bodas mencionada en Mateo 25. Quienes estén preparados serán recompensados con esta fiesta nupcial. Si ustedes han obtenido la porción adicional de aceite, lo cual implica estar preparados, haber madurado, así como estar poseídos y ocupados por Cristo, entonces entrarán en la fiesta de bodas que disfrutarán como su recompensa. Me preocupa que muchos entre nosotros puedan perder esta recompensa. Estas personas son salvas, pero podrían perder la recompensa de participar en la fiesta de bodas. Ya examinamos aquellas cinco vírgenes insensatas que si bien eran verdaderamente salvas, no se les permitió entrar en la fiesta de bodas. Ellas no perderán su salvación; sin embargo, no pudieron participar en la fiesta de bodas. Ser salvos es una cosa; participar de la fiesta de bodas es otra. Ser salvos se relaciona con la salvación, mientras que participar de la fiesta de bodas se relaciona con la recompensa. ¿Cómo podemos obtener esta recompensa? Es al perder la vida del alma, al negarnos a nosotros mismos y al mantener nuestro yo en la cruz.

249

DOS REINOS Ahora podremos ver las normas que rigen los dos reinos. Si usted permanece en su mente, estará a favor del reino de Satanás. Si se vuelve a su espíritu, estará a favor del reino de Dios. Si usted permanece en su mente, estará a favor de la propagación del reino de Satanás. Si usted se vuelve a su espíritu, estará a favor de la propagación del reino de Dios. La propagación del reino de Dios hoy es el crecimiento de la iglesia. Si usted permanece en su mente, el crecimiento de la iglesia será severamente limitado; incluso se reducirá al grado de darle a Satanás ocasión para que su reino aumente. Así pues, tiene que permanecer en la cruz y, después de ello, tiene que tornarse al espíritu. A medida que persevere en tornarse al espíritu, experimentará la propagación del reino hasta que llegue a la madurez; una vez que haya alcanzado la madurez, será partícipe de la venida plena del reino. Entonces no solamente el Señor Jesús, sino también usted será transfigurado. Será transfigurado para ser exactamente igual a Cristo. Entonces se cumplirá cabalmente lo escrito en Filipenses 3:20-21: nuestro cuerpo físico será conformado a la semejanza del cuerpo glorioso de Cristo. En esto consistirá nuestra transfiguración y la venida plena del reino de Dios. En el reino no habrá nada más que el Señor Jesús. Ya no estará Moisés ni Elías (Mt. 17:8). Esto significa que ya no estarán ni la ley ni los profetas; ni habrá más religión. Siempre que el Señor Jesús introduce el reino, lo único que permanece es Él, nada más.

250

CAPÍTULO VEINTISIETE ALGUNOS ASUNTOS PRÁCTICOS EN CUANTO A LA VIDA DEL REINO Lectura bíblica: Mt. 17:1-8, 14-21, 24-27; 18:1-4, 17, 21-22, 33-35; 19:3-8; Ro. 14:1-6 ECHAR FUERA DEMONIOS Mateo 17:1-8 nos muestra una miniatura de la plena manifestación del reino. Este capítulo nos presenta un contraste. Por un lado está el reino en la cima del monte y, por otro, están los demonios en el valle. Éste es un cuadro de la situación actual. A veces en las reuniones de la iglesia pareciera que estamos en la cima de un monte, disfrutando de la transfiguración del Señor; pero el mundo y la sociedad humana se encuentran llenos de demonios. Es necesario que ejercitemos nuestra fe y oremos, incluso que ayunemos, para echar fuera estos demonios. ¿Por qué hay tantos demonios? El Señor Jesús nos explicó que es debido a que la presente generación es una generación incrédula y perversa (v. 17). Con relación a Dios, esta generación es incrédula; y con relación a ellos mismos, es perversa. Debido a que ésta es una situación de suma degradación, los demonios tienen muchas oportunidades para poseer a las personas. Es por ello que tenemos que darnos cuenta que esta situación tiene dos lados. Por un lado, tenemos la cima del monte con la transfiguración del Señor Jesús y, por otro lado, tenemos la llanura con los demonios. Necesitamos descender del monte para echar fuera a los demonios. Por supuesto, esto no significa que tengamos que echar fuera a todos los demonios, pero por lo menos a algunos de ellos. Tenemos que liberar a algunos que están poseídos por demonios por medio de oración y ayuno (vs. 14-21).

251

EL REINO ES SER FLEXIBLE En Mateo 17:24-27 consta la respuesta dada por Pedro al que cobraba el impuesto, quien preguntó si el Señor Jesús pagaba el impuesto del templo. Como vimos en otra ocasión (véase el libro: Cristo es contrario a la religión), Pedro respondió incorrectamente porque este tributo no era pagado al Imperio Romano, sino al templo. En la cima del monte el Señor Jesús le había revelado a Pedro que Él era el Hijo de Dios. El templo pertenecía a Dios, y por ser el Hijo de Dios, Jesús era el Hijo del Dueño del templo. Dada Su posición, Él no tenía la obligación de pagar tributo. Sin embargo, Pedro había olvidado la visión recibida en la cima del monte. Él había visto la visión, pero cuando se suscitó esta situación práctica, fue incapaz de aplicarla. Cuando Pedro entró en la casa, el Señor Jesús le preguntó si los hijos de los reyes tenían que pagar tributo. Fue entonces que Pedro comprendió que había respondido incorrectamente, pero el Señor Jesús le dijo: “Sin embargo, para no ofenderles, ve al mar, y echa el anzuelo, y el primer pez que saques, tómalo, y al abrirle la boca, hallarás un estatero; tómalo, y dáselo por Mí y por ti” (v. 27). Si desean examinar los detalles de este incidente, pueden hacerlo leyendo Cristo es contrario a la religión. En este capítulo, primordialmente quisiera hacerles notar una cosa: que en la vida del reino es necesario que seamos flexibles con todo lo que no esté relacionado con la moralidad. Lo que necesitamos en el reino es realidad, no legalismo. En la religión no hay flexibilidad. Por ejemplo, uno tiene que observar el Sábado. Pero con el Señor Jesús, en cierto sentido, es permisible pagar el tributo y, en otro sentido, es permisible no pagarlo. Al ser flexibles, podemos pagarlo o no pagarlo. Cuando era joven, me incomodé al leer Romanos 14 porque me parecía que Pablo era demasiado liberal con relación al comer y a guardar los días de fiesta. Pablo dijo que era correcto guardar ciertos días como también era correcto no guardarlos. Me hubiese gustado preguntarle: “Hermano Pablo, ¿qué es lo correcto y qué es lo equivocado?”. Pero Pablo simplemente dijo: “El que hace caso del día, lo hace para el Señor; el que come, para el Señor come, porque da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor no come, y da gracias a Dios” (14:6). Para Pablo ambas prácticas eran aceptables. 252

¿Pueden imaginar que un maestro tan importante como Pablo tenía una actitud tan liberal con respecto a guardar ciertos días y con respecto al comer? En Romanos 14 y en 1 Corintios 8 Pablo nos habla sobre comer la carne que fue sacrificada a los ídolos. Cuando era joven, simplemente me era imposible reconciliar estos pasajes de la Palabra. En algunos versículos Pablo parece ser muy categórico en su oposición a comer de lo sacrificado a los ídolos, mientras que en otros versículos él dijo que era permisible comer de ello. Más adelante y por experiencia propia pude comprender lo que Pablo quería decir: en algunas situaciones uno no puede comer de lo sacrificado a los ídolos, mientras que en otras, puede hacerlo. Uno tiene que ser flexible, no legalista. Varios santos en las iglesias han sido bautizados más de una vez; pero algunas personas han dicho que esto es incorrecto y que ellas debieran ser bautizadas una sola vez y nada más. ¿Dónde dice la Biblia que no es correcto bautizarse más de una vez? Yo no he podido encontrar tal versículo. No estoy promoviendo bautizarse nuevamente, pero combato contra el legalismo. Muchos de los jóvenes miembros de las denominaciones apuestan y hacen otras cosas malas, pero no se les critica por ello; sin embargo, cuando algunos de nuestros jóvenes fueron cautivados por el Señor al punto de reconocerse viejos y muertos anhelando ser nuevamente sepultados en las aguas del bautismo, fueron criticados. A los que critican no les importa la vida, todo lo que les importa es su legalismo. En la religión hay legalismo, pero en el reino hay flexibilidad. “¿Vuestro Maestro no paga el impuesto para el templo?” (Mt. 17:24). ¿Cómo habrían respondido ustedes si estuvieran en el lugar de Pedro? Todos tenemos que aprender a responder de este modo: “Puede pagarlo como también puede no pagarlo”. Si le preguntásemos a Pablo si debemos guardar los días de fiesta, él contestaría: “Pueden guardarlos como también pueden no guardarlos”. No hay diferencia si usted guarda ciertos días o no; y tampoco hay diferencia si usted es bautizado una vez o tres veces. No sean turbados por legalismos externos. La forma de la religión es mantenida por el legalismo. Si uno quita los legalismos la religión se derrumbaría, pues 253

carece del soporte de realidad. Todo lo que sustenta la religión se halla en los legalismos. El judaísmo estaba sustentado por tres legalismos principales: la circuncisión, guardar el Sábado y las regulaciones dietéticas. Si usted hubiera nacido en el judaísmo, habría sido circuncidado al octavo día, se le habría exigido guardar el Sábado cada séptimo día y se le habría exigido ceñirse a las ordenanzas dietéticas durante toda su vida. Estas tres legalidades eran las columnas del judaísmo. Cuando el Señor Jesús vino, Él abolió los preceptos sabáticos (12:11). En Hechos 10:9-15 el Espíritu Santo abolió los preceptos dietéticos, y en Gálatas 5:2-6 el apóstol Pablo abolió la circuncisión. Si estos tres pilares que sustentan el judaísmo fueran quitados, el judaísmo se derrumbaría. Asimismo, la cristiandad se vale de muchos legalismos parecidos para mantenerse como religión, pero el Señor desea abolir tales legalismos. Observen la situación actual. Está llena de demonios. Tenemos que ejercitar nuestra fe y orar por los demás e incluso a veces ayunar a fin de echar a los demonios y rescatar a algunas de estas personas que se encuentran poseídas. Con relación a nosotros mismos, tenemos que ser flexibles y no adoptar ningún legalismo. Tal vez corte mi cabello bastante corto o tal vez lo deje crecer. Tal vez tenga barba o quizás me la afeite. Ambas cosas son correctas. Podría gritar o podría estar callado. Podría cerrar mis ojos al orar o mirar el cielo con los ojos muy abiertos. Ninguna de estas cosas es incorrecta. Puedo terminar mi oración con la frase “en el nombre del Señor Jesús”, como también puedo no decir estas palabras y aun así orar en el nombre del Señor Jesús. No debemos tener legalismos entre nosotros, sino que debemos ser muy flexibles. LA VIDA APROPIADA DE IGLESIA PARA EL REINO Ahora abordaremos el capítulo 18 de Mateo, en el cual el Espíritu Santo reúne ciertos casos a fin de mostrarnos de qué manera podremos tener la vida apropiada de iglesia para el reino. La vida apropiada de iglesia es la realidad del reino. Si tenemos la vida apropiada de iglesia, tendremos la realidad del reino. 254

Ser como niños Primeramente, tenemos que aprender a ser humildes. Todos necesitamos tener una conversión y hacernos como niños. No debe haber gigantes entre nosotros; todos debemos ser como niños. Ninguno de nosotros tiene títulos, pues todos somos niños. Los discípulos le preguntaron al Señor Jesús: “¿Quién es, entonces, el mayor en el reino de los cielos?” (Mt. 18:1). Todos quieren ser grandes. El Señor Jesús les respondió: “El que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos” (v. 4). ¿Podrían decirnos quiénes son los más grandes en las iglesias locales? Esta manera de pensar no se origina en el reino de los cielos, sino en el reino de las tinieblas. Este concepto de hacerse grande procede del reino de Satanás. Si usted anhela disfrutar de la vida apropiada de iglesia, lo primero que tiene que hacer es comprender que en las iglesias locales no hay gigantes. Todos los que conformamos la iglesia debemos ser pequeñitos; debemos ser como niños pequeños. Depender los unos de los otros Después, debemos comprender que los niños dependen mucho de otros. Pero todo aquel que es un gigante es una persona independiente. Son muchos los cristianos que anhelan ser independientes, que quieren ejercitar su carácter y desean hacerse fuertes en sí mismos. En las iglesias locales todos tenemos que ser dependientes tal como lo son los niños pequeños. Yo lo necesito a usted así como usted me necesita a mí. Ninguno de nosotros podría permitirse el lujo de ser independiente; todos dependemos unos de otros. Los niños dependen unos de otros y reconocen la necesidad de tener un hogar. Siempre que tienen problemas sencillamente los llevan a su hogar y acatan lo que su hogar les diga. Pero un gigante no presta atención a su hogar, ya que aunque tenga problemas, probablemente los esconderá de su hogar. ¡Cuán bueno es poder confesar nuestros problemas a la iglesia! Debemos darnos cuenta de que somos niños que dependemos de nuestro hogar. Es terrible no prestar atención a la iglesia. En Mateo 18:17 el Señor Jesús dijo que aquel que no oiga a la iglesia deberá ser considerado como gentil y recaudador de impuestos. En tiempos del Señor estos términos eran 255

insultos muy fuertes. Si uno era gentil o recaudador de impuestos significaba que uno era malo y contaminado. Si no atendemos a lo que nos dice la iglesia, entonces tanto a los ojos del Señor como a los ojos de la iglesia, nosotros también nos hacemos malos y contaminados. Esto es algo muy serio. En la vida apropiada de iglesia todos somos como niños que dependemos de nuestro hogar. Referimos todos nuestros problemas al hogar y atendemos a lo que el hogar nos dice con respecto a tales problemas. Hablamos más sobre este tema en el libro How to Meet [Cómo reunirse]. Perdonar a los demás En Mateo 18 vemos el tercer aspecto de la vida apropiada de iglesia: los niños que viven en su hogar son rápidos para perdonar a otros y están siempre dispuestos a hacerlo. Pedro pensaba que era suficiente con perdonar a su hermano unas siete veces, pero el Señor le dijo “setenta veces siete”. Esto implica que nunca debemos dejar de perdonar, que debemos estar dispuestos a perdonar continuamente. Si alguien le ofende en la mañana, usted tiene que perdonarle. Si esta misma persona le ofende nuevamente al mediodía, tiene que perdonarle al mediodía. Si esta persona le ofende mañana, al día siguiente y al día subsiguiente, tiene que perdonarle en cada ocasión. El Señor Jesús no dijo esto con ligereza. ¿Qué quiere decir perdonar? Perdonar es olvidar. Si uno no puede olvidar, quiere decir que nunca perdonó. Cierta vez un hermano vino a mí diciéndome: “Hermano, déjeme contarle lo que cierta persona me hizo [...] Tal persona verdaderamente me ofendió, pero yo le perdoné”. De inmediato le dije a este hermano: “Su perdón es muy diferente al perdón del cual habla la Biblia. La Biblia nos dice que perdonar es olvidar. Usted dice haber perdonado a aquel hermano, pero recuerda tan bien lo ocurrido que ha podido contármelo todo. Esto quiere decir que usted no perdonó al hermano porque no consiguió olvidar tal ofensa”. Cuando Dios nos perdona, Él olvida. Aun cuando Dios es omnisciente y omnipotente, Él puede olvidar. Simplemente no recuerda nuestros fracasos y transgresiones. Una vez que Él los ha perdonado, los olvida. 256

En las iglesias locales los problemas que se suscitan siempre guardan relación con este asunto de saber perdonar. Por ejemplo, cuando nos reunimos por primera vez para practicar la vida de iglesia, todos y todo nos parece maravilloso. Después de cierto tiempo, aunque todos nos caen bien, gradualmente se suscita cierta fricción. Sin proponérnoslo, usted me ofende y yo lo ofendo. A veces usted mira mi semblante y piensa que no estoy contento con usted, y otras veces al escuchar su tono de voz pienso que mi persona le desagrada. Estas cosas suceden una y otra vez. Por tanto, necesitamos de la gracia perdonadora; tenemos que perdonar todo y olvidar todo. Cada vez que perdonamos y olvidamos, obtenemos una vida nueva en la iglesia. Cuando nos olvidamos de toda fricción, fracaso y ofensa, somos nuevos. La iglesia se convierte en una iglesia nueva. De otro modo, será una iglesia vieja y llena de arrugas. Cuando una persona envejece, a ésta le salen arrugas. Si uno visita una iglesia que ha existido por unos diez años, puede ver las arrugas. Pero ¿qué son estas arrugas? Ellas son nuestra falta de disposición para olvidar y perdonar. Aparentemente usted está dispuesto a perdonar, pero en realidad no está dispuesto a olvidar; y el no estar dispuestos a olvidar los fracasos de los demás produce muchas arrugas. Por tanto, la iglesia se convierte en una iglesia vieja. Si perdonamos al olvidar, toda arruga será quitada. Todos los días la iglesia será una iglesia nueva sin ninguna vejez, fracasos, transgresiones ni ofensas, pues todas estas cosas habrán sido mutuamente olvidadas. Esto tiene que ser aplicado a su vida familiar, especialmente a su matrimonio. Ustedes tienen que perdonar a su esposa día tras día, hora tras hora. Esto quiere decir que ustedes olvidan todo lo que su querida esposa les ha hecho. Si olvidan todas las ofensas, su esposa será siempre preciosa y usted disfrutará de una buena vida familiar. Sin embargo, si recuerdan incluso unas pocas cosas que ella le haya hecho, de inmediato su esposa dejará de ser preciosa para usted. Es imprescindible que ustedes perdonen y olviden. Mateo 18 revela la manera práctica de obtener la vida de iglesia. En este capítulo vemos nuestra necesidad de convertirnos y de ser hechos como niños pequeños y humildes. Además, tenemos que depender de los demás y 257

tenemos que perdonar y olvidar. Si practicamos estas cosas, tendremos una iglesia muy viviente. UN ELEVADO NIVEL DE MORALIDAD Ahora podemos proceder al capítulo 19 para considerar otro aspecto. Aquí lo primero que resalta no se relaciona con los legalismos, sino con un elevado nivel de moralidad. En el reino no debemos insistir en legalismo alguno, pero tenemos que mantener un elevado nivel de moralidad. Debemos manifestar la moral más elevada, es decir, tan elevada como la de Dios mismo. Por tanto, es necesario que nos remontemos a los orígenes. Asuntos tales como el pago de los tributos y cuán larga debe ser nuestra cabellera no se relacionan con la moralidad, por lo que, podemos ser flexibles en cuanto a tales asuntos. En el reino no hay legalismo alguno. Sin embargo, todavía somos seres humanos y tenemos que ceñirnos a la norma que Dios fijó para la humanidad. En lo que concierne a la humanidad, nada es más importante que la moral. En cuanto a lo serio que es, la inmoralidad está a la par con la idolatría. Nada insulta más a Dios que la idolatría, y nada daña más a la humanidad que la inmoralidad. Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamentos, Dios jamás permitió que nadie estuviera involucrado en la adoración de ídolos. Así también, en el Antiguo Testamento y en el Nuevo Testamento, Dios jamás permitió que ninguno de sus hijos estuviera involucrado en inmoralidad alguna. Nuestra norma de moralidad tiene que ser elevada y absoluta. Al final del capítulo 17, el Señor Jesús se mostró muy flexible en relación con el pago del tributo. No hacía mucha diferencia si pagaba el tributo o no, por lo cual Él podía ser flexible. Pero no debemos decir que no importa ser moral o inmoral. Jamás podríamos decir algo así. Los fariseos tentaron al Señor Jesús en lo que concierne al divorcio. Él de inmediato los refirió al comienzo de las mismas Escrituras, llevándolos a los primeros dos capítulos de Génesis y diciéndoles que, conforme a la economía de Dios, había únicamente un esposo con una esposa y una esposa para un solo marido. Cuando un hombre y una mujer se casan, son hechos una sola carne; ésta es una unión que jamás debe ser quebrantada. “Lo que Dios unió, no lo separe el hombre” (19:6). Sin embargo, los fariseos usaron 258

las Escrituras para discutir con el Señor. Ellos dijeron que Moisés les había permitido dar carta de divorcio; a lo cual el Señor Jesús les respondió: “Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; pero desde el principio no ha sido así” (v. 8). Lo que Moisés toleró no correspondía con la norma fijada por Dios. En el principio podemos ver lo que era correcto conforme a la norma de Dios. En el reino no debemos adoptar legalismo alguno, pero tenemos que mantener la moral más elevada. Espero que esto sea proclamado muy fuertemente en todas las iglesias locales, porque esta es una era de inmoralidad. Observen la situación imperante tanto en los Estados Unidos como en los demás países. ¡Es vergonzosa! No obstante, nosotros somos el reino, y en el reino tiene que estar lleno de la moral más elevada. Todos debemos aprender a no tener ningún legalismo, pero sí a mantener la moral más elevada.

CAPÍTULO VEINTIOCHO EL REINO COMO RECOMPENSA Lectura bíblica: Mt. 19:13-15, 16-30; 20:1-16 En este capítulo abarcaremos desde Mateo 19:13 hasta Mateo 20:16. Si bien es cierto que éste es un extenso pasaje de la Palabra, es también bastante simple. La parábola hallada en Mateo 20:1-16 es una definición de las palabras dichas por el Señor al finalizar el capítulo 19. Este pasaje comienza hablándonos de los niños que le fueron presentados al Señor Jesús. Cuando los discípulos intentaron impedir que éstos niños recibieran la bendición del Señor, Él les reprendió y después poniendo Sus manos sobre los niños, los bendijo. Esto nos recuerda una vez más que el pueblo del reino debe ser como niños. Ya sea que seamos viejos o jóvenes, todos tenemos que ser como niños, muy sencillos. Ellos son pobres en espíritu y en cierto sentido son puros de corazón, por lo que cumplen con lo requerido en Mateo 5. Por 259

causa del reino debemos ser pobres en espíritu y puros de corazón. Debido a que los niños no son ricos, es muy fácil para ellos ser así. En cambio, los adultos son ricos. Algunos lo son materialmente, otros psicológicamente y aún hay quienes son ricos en sus sueños. Ellos sueñan con ser ricos. Pero los niños son pobres en todo el sentido de la palabra. Tenemos que deshacernos de tales sueños y ser como niños. Si fracasamos y no llegamos a ser como niños, seremos como un hombre rico al venir al Señor. UN HOMBRE RICO Después del incidente con los niños, se nos cuenta que un hombre rico vino al Señor Jesús procurando obtener la vida eterna (19:16-26). Esta persona procuraba la vida zoé. Ya tenía la vida bios, la vida biológica, y tenía la vida psujé, la vida del alma. Ahora él procuraba la vida zoé, esto es, la vida divina y eterna, la cual pensó que podría heredar haciendo el bien. Dirigiéndose al Señor como “Maestro”, le preguntó: “¿Qué bien he de hacer para tener la vida eterna?” (v. 16). El Señor Jesús fue muy sabio y en Su respuesta reveló algo muy significativo. El Señor le respondió: “¿Por qué me preguntas acerca de lo bueno? Sólo uno es bueno” (v. 17). ¿Qué nos revela esto? Esto nos dice que si llamamos al Señor bueno, tenemos que reconocer que Él es Dios; pues no hay nadie que sea bueno, excepto Dios mismo. El Señor le estaba diciendo: si me llamas bueno deberás reconocer que Yo soy Dios. No debiéramos pensar que somos buenos, pues no somos Dios. Únicamente Dios es bueno. Esto da a entender que no podemos hacer nada bueno porque nosotros mismos no somos buenos. ¿Cómo un hombre que no es bueno podría hacer algo bueno? Eso es imposible. ¿Puede acaso el árbol malo dar frutos buenos? (7:18). Nosotros no somos buenos. Tenemos que estar convencidos de que no podemos hacer nada bueno. Si nos consideramos buenos, esto es una blasfemia en contra de Dios. Todos tenemos que comprender que no somos buenos porque no somos Dios. Únicamente Dios es bueno. El Señor Jesús le dijo a este joven rico que si quería entrar en la vida debía guardar los mandamientos. Cuando este joven le preguntó a qué mandamientos se refería, el Señor le mencionó seis: no matarás, no 260

adulterarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo. El joven replicó: “Todo esto lo he guardado. ¿Qué más me falta?” (19:20). Aunque tal respuesta no reflejaba su verdadera condición, el Señor Jesús no discutió con él; simplemente le dijo: “Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme” (v. 21). Lo dicho por el Señor verdaderamente puso a prueba la autenticidad de su amor por su prójimo. El Señor Jesús no lo reprendió, sino que simplemente puso los hechos delante de él. Como resultado, este joven fue puesto al descubierto y se alejó entristecido. Entonces el Señor Jesús dijo a Sus discípulos: “Difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos [...] Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios” (vs. 23-24). Este refrán es una expresión que denota imposibilidad, ya que es imposible para un camello pasar por el ojo de una aguja. Cuando los discípulos oyeron esto, se sintieron desilusionados y, debido a que no podían entenderlo, preguntaron: “¿Quién, pues, podrá ser salvo?” (v. 25). Él respondió: “Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible” (v. 26). Que un hombre rico sea salvo es semejante a un camello que intenta pasar por el ojo de una aguja. Esto es imposible para el hombre; pero Dios puede ensanchar el ojo de la aguja y también puede reducir el tamaño del camello. Usted no puede hacerlo, pero Dios sí puede. Por tanto, no se preocupen; tengan paz. Una vez más vemos que Pedro interviene. ¡Gracias a Dios por Pedro! Sin un hermano tan bueno, muchas cosas no habrían sido puestas al descubierto. Cuando el Señor Jesús le dijo al hombre rico que vendiera todo lo que tenía, Pedro ciertamente le escuchó, y al oír esto, inmediatamente lo comparó con lo que él y su hermano habían hecho al dejar aquel muelle de pescadores y seguir al Señor Jesús. Él les había dicho a Pedro y Andrés: “Venid en pos de Mí”, y ellos al instante dejaron todo y le siguieron (4:19-20). Hasta cierto grado, Pedro se estaba jactando: “Este hombre rico no pudo renunciar a todo, pero nosotros lo hicimos. Señor, cuando Tú nos llamaste, nosotros te seguimos. Nos pediste que te siguiéramos, y así lo hicimos. Lo hemos 261

dejado todo. Ahora, Señor, ¿qué nos vas a dar?”. La respuesta del Señor Jesús muestra que Él es bueno y que Él es Dios. Él le dijo a Pedro que recibiría exactamente lo que debía recibir. “De cierto os digo que en la restauración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de Su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel” (19:28). El Señor añadió la promesa de que todo aquel que deje madre y padre, hermanos y hermanas, y todo cuanto tiene por causa de Su nombre, recibiría cien veces más y heredaría la vida eterna. Además, le dijo a Pedro que “muchos primeros serán postreros, y postreros, primeros” (vs. 29-30). ¿Por qué le dijo a Pedro que muchos primeros serían postreros, y postreros, primeros? Fue debido a que Pedro se creía capaz de pagar el precio para comprar el reino, pero el Señor le estaba dando a entender que el reino no tiene precio y que él, Pedro, jamás podría comprarlo. El reino posee un valor incomparable, y su precio es incalculable. Pedro jamás podría comprarlo. Lo que el Señor le había pedido a Pedro que dejase no correspondía al precio para poder obtener el reino. Él simplemente le había pedido que dejase atrás todo impedimento. El reino no es una retribución o pago, sino que es una recompensa o galardón. Pedro debía comprender que el reino no era algo que pudiera comprar a precio alguno, ya que jamás tendría los medios requeridos para comprarlo. El Señor únicamente le había pedido que dejara todo aquello que lo enredaba y constituía un impedimento para él. Entonces él recibiría el reino como recompensa, no como retribución. El Señor no actuó conforme al principio comercial según el cual cuanto más uno pague, más recibirá. El concepto de Pedro era eminentemente comercial. El Señor estaba purgándolo de tal concepto comercial al decirle: “Muchos primeros serán postreros, y postreros, primeros”. ¡Cuán sabio es el Señor Jesús! LOS OBREROS EN EL REINO A continuación el Señor Jesús relató una parábola a manera de ilustración adicional de lo imposible que es merecer el reino o ganárselo pagando cierto precio. En Su relato, un dueño de casa poseedor de una viña salió muy de mañana, conforme a la costumbre antigua, en busca de obreros para contratarlos (20:1-16). A las seis de la mañana él contrató obreros y acordó 262

pagarles un denario por un día de trabajo. Más tarde, a la hora tercera, o sea, las nueve de la mañana, vio a otros que estaban en la plaza desocupados, a quienes también contrató ofreciéndoles un pago justo. A las horas sexta y novena, esto es, al mediodía y a las tres de la tarde, el dueño de casa salió otra vez a la plaza y encontró más desocupados, a quienes contrató por un pago justo. Dos horas más tarde, a eso de las cinco de la tarde, el dueño de casa salió nuevamente y contrató a otros que estaban desocupados. Al caer la tarde, a las seis, el dueño de casa pagó su jornal a los obreros. Lo que sucedió entonces fue bastante inusual. El dueño les pagó comenzando por los postreros, y no por los que habían venido primero. En total había cinco grupos de obreros: los que vinieron a las seis de la mañana, los que vinieron a las nueve de la mañana, los que vinieron al mediodía, los que vinieron a las tres de la tarde y los que vinieron a las cinco de la tarde. El señor de la viña pagó primero al último grupo hasta concluir con el primer grupo. El acuerdo entre el señor y los obreros del primer grupo había sido pagarles un denario por doce horas de labor. Ellos laboraron desde las seis de la mañana hasta las seis de la tarde. Comenzando por el último grupo, el señor le dio a cada obrero un denario. Seguramente Pedro pensó: “Los novatos que vinieron a las cinco de la tarde recibieron un denario por trabajar apenas una hora, pero los que trabajaron doce veces más ciertamente deberán recibir doce veces más”. Esta manera de pensar es propia de los comerciantes. Al final el señor de la viña pagó el mismo monto a los del primer grupo. Los que habían trabajado desde muy temprano estaban enojados con su señor y decían: “Estos postreros han trabajado una sola hora, y los has hecho iguales a nosotros, que hemos soportado el peso del día y el calor abrasador” (20:12). Entonces el dueño de casa les preguntó: “¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío?” (v. 15). Era como si el Señor le dijera a Pedro: “¿No habíamos convenido en algo, Pedro? Tú lo dejaste todo para seguirme, y Yo estuve de acuerdo en darte un denario. Te he dado lo prometido. Te dije que muchos primeros serían postreros, y postreros, primeros”. Esta misma expresión se repite tanto en Mateo 19:30 como en Mateo 20:16, lo cual demuestra que la parábola relatada ofrece una definición de las palabras dichas por el Señor a Pedro en Mateo 19:27-30. 263

Esta parábola simboliza la totalidad de la era de la gracia. El tiempo que corresponde a “muy de mañana” denota el tiempo en que el Señor Jesús llamó a Pedro, Andrés, Jacobo y Juan para que entrasen en el reino. Él los llamó y los contrató, y ellos lo dejaron todo por el reino. Esta parábola es muy significativa a los ojos del Señor, ya que nos indica que a menos que usted lo deje todo por causa del reino, usted es una persona desocupada. Tal vez usted sea un médico o un catedrático, pero si no ha renunciado a todo por causa del reino, el Señor lo considera una persona desocupada. En el universo Dios tiene únicamente una sola obra y un único propósito: establecer Su reino. Si usted no participa de esta obra, entonces está desocupado. Si sacrificamos todo lo que somos y tenemos por causa del reino de Dios, esto implica que hemos sido contratados por Dios para trabajar para Él. Ya no estamos desocupados y sin trabajo, sino que tenemos el trabajo apropiado. Si hacemos cualquier otra cosa en la tierra, a los ojos de Dios estamos desocupados. En el primer siglo el Señor Jesús vino y vio algunos pescadores desocupados y los contrató para que laborasen en Su viña. A lo largo de los siguientes siglos el Señor ha llamado a las personas a laborar en Su viña. Probablemente el tiempo actual corresponda a las cinco de la tarde de la era de la gracia. Los Estados Unidos es un país muy grande y rico, pero a los ojos del Señor son muy pocos los que trabajan. La mayoría se encuentra desocupado. El Señor nos ha llamado y contratado cuando ya es las cinco de la tarde. Trabajaremos para el reino por un periodo muy breve, y después, podríamos ser los primeros en recibir la recompensa. ¡Cuán maravilloso es esto! Tal vez seamos recompensados delante de Pedro, Juan y Jacobo. Mientras leía esta parábola me reía de Pedro, porque él fue llamado mucho antes que nosotros, pero nosotros podríamos recibir la recompensa primero. Estoy seguro de que el Señor Jesús no le pagará a él más que a nosotros. ¿No creen acaso que somos los llamados a las cinco de la tarde? ¿Piensan que todavía es el mediodía de la era de la gracia? ¿Qué hora es? Creo que estamos en el atardecer de la dispensación de la gracia. Tal vez hermanos como J. N. Darby y George Müller fueron llamados a las tres, pero nosotros fuimos llamados a las cinco. Cuando se entreguen las recompensas, tal vez 264

seamos los primeros en recibirlas. ¿No se reirán de Pedro? “Hermano Pedro, usted hizo un buen trato, pero nosotros fuimos los beneficiados”. Estoy tan feliz de haber nacido en el siglo veinte. Estoy contento de no haber sido llamado muy de mañana, sino en este tiempo, a las cinco de la tarde de la era de la gracia. Esta parábola revela que el reino no es algo comercial. El Señor Jesús no ha puesto en venta el reino, no importa cuanto sea el precio que estemos dispuestos a pagar. No tengan una mentalidad comercial. La recompensa del reino es íntegramente un asunto relacionado con lo que el Señor realiza en Su gracia, conforme a Su voluntad. Tenemos que comprender que ninguno de nosotros es bueno; por tanto, tenemos que ser pobres en espíritu. Tenemos que ser como niños, porque en cuanto a nosotros concierne, no tenemos esperanza. Pero lo que es imposible para nosotros, es posible para Él. Nosotros simplemente tenemos que dejar atrás todo aquello que nos enreda, obstaculiza y distrae. Tenemos que abandonar todas esas cosas. Sin embargo, jamás debemos pensar que aquello a lo cual renunciamos constituye el precio que pagamos para comprar la recompensa del reino. Todo lo que hagamos u ofrezcamos no es nada, y carece de valor. Jamás piensen que pueden comprar la recompensa del reino. Ciertamente debemos renunciar a todo impedimento y a todo lo que nos enreda, pero el Señor no nos dará el reino como si se tratase de una transacción comercial. El reino viene a nosotros como algo que el Señor nos otorga en Su gracia, conforme a Su voluntad. A fin de demostrar que el reino no es un asunto comercial, sino que es algo que el Señor otorga en Su gracia, el Señor recompensará primero a los postreros y a los primeros al final. Él primero dará la recompensa del reino a quienes fueron llamados a lo último. En todos estos capítulos hemos hablado mucho sobre el reino. Tal vez algunos de ustedes se sientan desalentados pensando que esto es demasiado difícil o demasiado elevado. O tal vez, junto con Pedro, piensen que llegará el día en que podrán comprar el reino. Ambas maneras de pensar son erróneas. Tenemos que comprender que por nosotros mismos jamás lo 265

lograremos. Tenemos que poner toda nuestra confianza en el Señor. Para nosotros es imposible, mas para Dios es perfectamente posible. Jamás piensen que todo aquello que han dejado para seguir al Señor corresponde al precio con el cual comprarán el reino. El Señor les dará la recompensa del reino como un acto de bondad y como algo que es dado por Él en Su gracia. Jamás piensen en el reino de una manera comercial; deben desechar dicha mentalidad. Si hemos visto el principio que esta parábola nos revela, entonces nos sentiremos grandemente alentados. Diremos: “¡Aleluya! Para mí esto es imposible, ¡mas para Dios es perfectamente posible!”. El reino no es algo que podamos comprar. Sólo depende de que el Señor nos lo otorgue en Su gracia. Lo único que nosotros podemos hacer es simplemente cooperar con Él. Si Él nos llama, respondemos. Si Él nos pide que le sigamos, le seguimos. Si Él nos pide renunciar a algo, nos deshacemos de todo lo que nos enreda, de todo impedimento y de todo cuanto nos distrae con tal de cooperar con Él. Aquello a lo cual renunciemos no merece ser tenido en cuenta; no tiene el menor valor. El reino es de valor incomparable. Éste es un don otorgado por el Señor en Su gracia, y Él nos los dará conforme a Su voluntad y a Su bondad. Me siento muy feliz de decirles que probablemente seamos los obreros que fueron llamados a las cinco de la tarde. Probablemente también seamos el último grupo llamado a laborar en la viña. Ahora estamos aquí laborando para el propósito eterno de Dios, para el reino de Dios.

266

CAPÍTULO VEINTINUEVE LA AMBICIÓN DE OBTENER UNA POSICIÓN ES CONTRARIA A LA VIDA DEL REINO Lectura bíblica: Mt. 20:20-28; 23:8-12; 21:4-9, 15-16, 23-27, 28-32, 3345 Ahora debemos considerar varios pasajes en Mateo que están vinculados por una idea subyacente, que es, la ambición por obtener una posición. El primer pasaje está en Mateo 20:20-28. Allí vemos que la ambición de hacerse grande, de ser un líder y de estar en una posición de autoridad está profundamente arraigada en el hombre caído. La fuente de esta ambición es la rebelión de Satanás. El hombre creado por Dios no tenía en su naturaleza el ser ambicioso, o desear el liderazgo y la grandiosidad, ni tampoco poseer autoridad. La fuente de esta naturaleza ambiciosa no es la creación de Dios, sino la rebelión de Satanás. Esta ambición de obtener una posición está en la naturaleza caída de Satanás mismo, quien cayó debido a su ambición. En Isaías 14 y Ezequiel 28 se revela que Satanás fue originalmente un querubín de muy elevada posición, un arcángel, quien fue creado bueno. Pero en cierto momento él consideró el pensamiento de ser igual a Dios y rebelarse contra Dios. Esto muestra la naturaleza caída del diablo. Cuando el hombre fue tentado por el diablo y cayó, la naturaleza maligna de Satanás le fue inyectada. Por tanto, dentro de la naturaleza humana, tanto de los varones como de las mujeres, está la ambición de ser más grande que los demás, de ser el “jefe”. Si usted es una hermana, ciertamente querrá ser la hermana jefe, la principal. Si usted no puede ser el príncipe entre diez mil, por lo menos quiere ser príncipe entre diez. Ésta es nuestra naturaleza caída. LOS DOS HIJOS DE ZEBEDEO Cuando la madre de los dos hijos de Zebedeo solicitó que sus hijos se sentaran a la derecha e izquierda del Señor en el reino, el Señor Jesús puso al descubierto la ambición del hombre caído. No eran solamente aquellos 267

dos discípulos quienes tenían tal ambición maligna, sino que también los otros también la tenían. Los otros diez discípulos se indignaran por el pedido hecho por esos dos discípulos, lo cual indica que los doce discípulos eran exactamente iguales; o sea, iguales en cuanto a su ambición. Todos nosotros tenemos que estar advertidos en cuanto a este problema. En lo profundo de nuestro ser está escondida la ambición de ser líderes y de estar por encima de los demás. No nos gusta estar debajo de nadie. En lugar de ello, deseamos que los demás estén debajo de nosotros. Este pensamiento, que reside en nuestra naturaleza caída, se originó en Satanás y es absolutamente contrario al reino de Dios. Al manejar esta situación, el Señor Jesús estableció un ejemplo excelente para nosotros. Él le dijo a aquella madre que Él no estaba autorizado para dar a sus hijos tal posición, que solamente el Padre tenía la autoridad para decidir dónde ponerlos. Por tanto, el propio Señor Jesús asumió una posición de sumisión, con lo cual dejó establecido el ejemplo apropiado para todos Sus discípulos. En el reino de los cielos tal ambición por lograr una posición no tiene cabida. En cierto sentido, en el reino no hay tales “posiciones”. El Señor Jesús dijo: “El que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro esclavo” (Mt. 20:26-27). El Señor dijo que debíamos ser no solamente servidores, sino esclavos, esclavos que fueron vendidos a otros. Luego el Señor se presentó a Sí mismo como ejemplo, al decir: “El Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir” (v. 28). Al decir esto, el Señor Jesús les cerró la boca a todos. LOS FARISEOS Y LOS ESCRIBAS Ahora abordaremos Mateo 23:8-12. En este capítulo el Señor Jesús reprendió a los escribas, quienes conocían bastante bien la Biblia, y a los fariseos, que eran tan religiosos, llamándolos a ambos hipócritas. Él los reprendió ocho veces diciéndoles: “¡Ay de vosotros!”. Ocho veces el Señor Jesús les llamó hipócritas. Mientras que en el capítulo 5 tenemos las nueve 268

bienaventuranzas, en el capítulo 23 tenemos los ocho ayes. Antes de reprender a los hipócritas, Él dijo a los discípulos que no tomasen el camino de los fariseos que siempre eran ambiciosos. A ellos les gustaba tener una posición y siempre presumían tener ese derecho y suponían que era de ellos. Los discípulos de Jesús jamás deberían ser así; sino que el mayor entre ellos debía servir a los demás. Todo el que se exalta será humillado, y el que se humilla será enaltecido. La economía del reino de los cielos es absolutamente diferente de todos los gobiernos del mundo. La economía del reino difiere incluso de nuestra propia mentalidad económica. En la economía del reino, ganar es perder y perder es ganar; ser grande es ser pequeño; ser enaltecido implica humillarse, y humillarse implica ser enaltecido. Mi carga es simplemente mostrarles que ser ambicioso es algo satánico. La ambición es contraria a la economía del reino de Dios. En la iglesia, por Su misericordia y por Su vida, tenemos que rechazar toda clase de ambición. Todo pensamiento, disposición y deseo ambicioso tiene su origen en Satanás. Él mismo es la corporificación de todas las ambiciones. Permítanme contarles algo que servirá de ilustración en cuanto al problema de la ambición. Cuando recién llegué a Shanghái en 1933, conocí un hermano que tenía mucho celo a favor de la iglesia. Este hermano era extremadamente activo. Y aunque yo era un extraño y un recién llegado a aquella iglesia, él era muy bueno y cálido conmigo. A veces él era más que cálido; parecía hervir. Aquello que hierve demasiado puede herir a las personas. Por ejemplo, uno no puede lavarse la cara con agua hirviendo; de otro modo se lastimaría. En aquel entonces, yo ignoraba lo que sucedía y pensaba: “Este hermano es tan bueno, tan cálido y cariñoso para conmigo”. Después descubrí que desde el día que este hermano vino a la iglesia en 1927, él abrigaba la expectativa de ser uno de los ancianos. Esta ambición lo descalificaba para asumir tal posición. Llegué a saber esto, porque con el tiempo el propio hermano Nee me relató toda la historia. Pasados quince años, la ambición de este hermano todavía estaba presente. Aunque a muchos nuevos se les había dado alguna responsabilidad, a este hermano lo dejaron sin tocarlo. Nadie podía tocarlo porque la ambición todavía estaba 269

allí. Al final él dejó el recobro del Señor y comenzó una reunión en su hogar, donde logró que un predicador itinerante fuera el ministro. Su ambición le impidió disfrutar de la vida de iglesia y le impidió asumir cualquier responsabilidad. Mientras tal clase de ambición esté presente en nuestro ser, el Señor no podrá hacer nada con nosotros. Con el tiempo, esto hará que seamos atrapados por Satanás, el ambicioso. Esto no es algo insignificante. Según nuestra experiencia durante todos los años pasados, hemos visto un número considerable de casos así. Algunos santos muy queridos que amaban al Señor y tenían tanto la capacidad como la intención de hacer algo por el Señor, a la postre no pudieron hacer nada debido a su ambición. ¡La ambición es algo terrible! Jamás podemos tener personas ambiciosas en posiciones de liderazgo, pues ellas dañarían toda la vida de iglesia. UN REY QUE VIENE CON HUMILDAD Continuemos con Mateo 21:4-9. Este pasaje parece no guardar relación alguna con el asunto de ser ambicioso y procurar ser grandioso. Aquí el Señor Jesús era verdaderamente el Rey; no obstante, no había ambición en Él. Él no ambicionaba ser un rey, pero en realidad era el Rey. El reino era Suyo, y el pueblo le pertenecía. Entonces, ¿cómo realizó Su entrada en Jerusalén? ¿Acaso entró cabalgando en un magnífico caballo egipcio? ¡No! Él vino como el único Rey, cabalgando en un pollino, en auténtica humildad. Él vino como un Rey, pero vino en una forma y apariencia humilde. Esto es muy bueno. ¡Cuán maravilloso sería si algunos de los queridos santos entre nosotros fueran de gran utilidad, muy ungidos y llenos de vida y, sin embargo, fueran muy humildes tanto en su forma como su apariencia! No debemos tener una actitud que proclame: “¡Yo estoy verdaderamente ungido! Soy una persona muy dotada y debo tener una posición muy elevada”. Jamás debemos ser así. El Señor Jesús vino como el Rey de una manera muy humilde. Él no vino cabalgando en un caballo ni siquiera en un asno adulto, sino en un pollino. Prácticamente todos estaban a Su favor, pero Él entró en la ciudad de una manera humilde. 270

Entonces, el pueblo habló en lugar de Él y se quitaron sus prendas para extenderlas en el camino. Mi preocupación no es transmitirles cierto conocimiento doctrinal de este pasaje de la Palabra, sino hacerles notar el significado que tiene en relación a la vida. Tenemos que ver el significado viviente. Lo que significa el andar del Señor en este pasaje es que, aunque era el Rey, no tomó ninguna forma o apariencia de tal. Él vino como el verdadero Rey de una manera muy humilde y no pronunció ni una sola palabra en favor suyo. Fue el pueblo el que habló por Él al extender sus propios mantos y ramas de palmera en el camino. Cuando los fariseos vieron esto, sintieron celos, pero pretendieron ser religiosos. En realidad no es que fueran tan religiosos, sino que simplemente sentían celos del Señor Jesús. Les molestó que un pequeño nazareno fuera objeto de tal celebración en la que incluso los niños daban voces en el templo gritando: “¡Hosanna!”. Los fariseos consideraban que tales gritos estaban fuera de lugar. ¿Por qué Jesús permitía que los niños le alabasen dando voces y clamando en el templo? Éste era el lugar reservado para que la gente adorase a Dios. Ellos debían entrar en el templo con reverencia. ¿Por qué el Señor no reprendía a aquellos niños? Al parecer, los fariseos eran muy religiosos; pero en realidad no era un asunto de ser religiosos, sino que simplemente sentían celos. Debido a que ellos se mostraron religiosos y bíblicos, el Señor Jesús les dijo: “¿Nunca leísteis: ‘De la boca de los pequeños y de los que maman perfeccionaste la alabanza’?” (21:16). Su respuesta daba a entender que no era incorrecto que los niños dieran voces y gritasen “¡Hosanna!”; sino que esto era por completo bíblico y fundamentalista. La misma respuesta puede ser dada a la cristiandad de hoy. Algunas personas que han venido a nuestras reuniones han preguntado: “¿Qué clase de servicio cristiano es éste? Con todos esos gritos, parece más un partido de baloncesto o de fútbol”. Pero yo les preguntaría: “¿Jamás leyeron los versículos del Antiguo Testamento que hablan sobre dar voces y alabar con gritos de júbilo?” (Esd. 3:10-11; Sal. 5:11; Sal. 95:1; Sal. 100:1).

271

LOS PRINCIPALES SACERDOTES Y LOS ANCIANOS Después, los principales sacerdotes y los ancianos vinieron al Señor Jesús (Mt. 21:23-27). Los principales sacerdotes tenían posiciones prominentes en la religión, y los ancianos tenían posiciones destacadas en la comunidad. Ellos le preguntaron al Señor: “¿Quién te dio esta autoridad?” (v. 23). Esta pregunta nos muestra la conexión existente entre este pasaje y los que ya vimos. La idea subyacente de la ambición y la autoridad es la que conecta todos estos pasajes del libro de Mateo, del mismo modo que lavarse las manos, comer las migajas y la levadura conectan los pasajes encontrados en los capítulos 15 y 16. Los discípulos ambicionaban autoridad y posición, pero el Señor Jesús se condujo sin ninguna pretensión. Aunque Él era el Rey, no pretendía tomar el reinado. Los opositores, los líderes populares y religiosos también tenían pensamientos ambiciosos: “¿Quién es este pequeño nazareno? ¿Quién le dio esta posición y autoridad? Nosotros somos los principales sacerdotes y los ancianos. ¿Quién es él?”. Una vez más, podemos ver la sabiduría del Señor Jesús. Cuando le preguntaron sobre Su autoridad, Él les preguntó sobre la autoridad de Juan el Bautista. “Yo también os haré una pregunta, y si me la contestáis, también Yo os diré con qué autoridad hago estas cosas. El bautismo de Juan, ¿de dónde era? ¿Del cielo, o de los hombres?” (21:24-25). El Señor Jesús, por supuesto, lo sabía todo. Los sacerdotes debieran haber sabido que no debían jugar con el Señor Jesús. Cuando el Señor Jesús le preguntó a los sacerdotes y a los ancianos sobre el bautismo de Juan, ellos quedaron arrinconados. Los sacerdotes y ancianos se dieron cuenta de que se habían metido en un problema. “Ellos entonces discutían entre sí, diciendo: Si decimos, del cielo, nos dirá: ¿Por qué, pues, no le creísteis? Y si decimos, de los hombres, tememos a la multitud; porque todos tienen a Juan por profeta” (vs. 25-26). No sabían qué hacer. Al final siguieron el ejemplo del padre de mentiras y dijeron: “No sabemos”. El Señor Jesús respondió entonces: “Tampoco Yo os digo con qué autoridad hago estas cosas” (v. 27). Él sabía que ellos sabían, pero que no estaban dispuestos a darle una respuesta. Al decir que 272

ellos no sabían, estaban mintiendo; así que el Señor les dijo: “Tampoco Yo os digo con qué autoridad hago estas cosas”. A continuación el Señor Jesús les relató una parábola que los ofendió: “Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos, y acercándose al primero, le dijo: Hijo, ve hoy a trabajar en la viña. Respondiendo él, dijo: No quiero; pero después, arrepentido, fue. Y acercándose al otro, le dijo de la misma manera; y respondiendo él, dijo: Sí, señor, yo voy. Y no fue. ¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre? Dijeron ellos: El primero. Jesús les dijo: De cierto os digo, que los recaudadores de impuestos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios” (vs. 28-31). Mediante esta parábola, el Señor Jesús puso a los recaudadores de impuestos y las prostitutas por encima de los fariseos. Los fariseos pensaban que estaban en primer lugar mientras que los recaudadores de impuestos y las prostitutas estaban bajo sus pies, pero el Señor Jesús puso a los fariseos en la posición más baja. Juan había venido en camino de justicia, y cuando los recaudadores de impuestos y las prostitutas escucharon su predicación, cambiaron su manera de pensar y se arrepintieron. Pero los fariseos no se arrepintieron, así que el Señor los clasificó como inferiores a los recaudadores de impuestos y las prostitutas. ¿Pueden ver la sabiduría del Señor Jesús en esta parábola? Una vez más, tenemos aquí la línea acerca de quién es el primero, el más grande o el más alto que otros. Enseguida, el Señor relató otra parábola (vs. 33-45). Les contó de un hombre dueño de una viña que la arrendó a unos viñadores para que éstos la cuidasen en su lugar. Cuando llegó el tiempo, envió a sus esclavos a cosechar los frutos. Los viñadores mataron a los esclavos y, cuando el dueño envió otro grupo de esclavos, los viñadores nuevamente los mataron o los golpearon. Finalmente el dueño envió a su propio hijo, pensando que los viñadores lo respetarían. Sin embargo, en su intento de apoderarse de la herencia, ellos mataron al heredero. Esta parábola fue la respuesta que el Señor dio a la pregunta sobre Su autoridad. “¿Qué autoridad tengo? ¿Cuál es Mi fuente? ¿Cuál es Mi posición? Mi fuente es Mi Padre; Yo soy Su Hijo. Ésta es Mi posición; Mi Padre me dio esta autoridad”. Según la parábola, 273

los rebeldes comprendieron que era el heredero quien había venido y decían: “Éste es el heredero; venid, matémosle” (v. 38). Luego el Señor procedió a decirles: “¿Nunca leísteis en las Escrituras: ‘La piedra que rechazaron los edificadores ha venido a ser cabeza del ángulo...?’” (v. 42). Al decirles esto, el Señor les mostró que Él era el Hijo de Dios, quien había venido para recibir Su herencia. Ellos habrían de matarlo motivados por su odio, pero después y en resurrección Él se convertiría en la piedra angular para el edificio de Dios. Este edificio estaría conformado por otro pueblo y mediante tal edificio el reino de Dios les sería quitado a ellos y dado a otros, quienes llegarían a constituir el edificio, del cual Él sería la piedra angular. El Señor continuó diciendo: “El Señor ha hecho esto, y es cosa maravillosa a nuestros ojos” (v. 42). Luego dijo: “El que caiga sobre esta piedra se despedazará” (v. 44). El pueblo judío, la nación judía y el judaísmo mismo, todos ellos caerían sobre Él y se despedazarían. Más aún, “sobre quien ella caiga, le hará polvo y como paja le esparcirá” (v. 44). Aquí podemos ver tres aspectos del Cristo que es la roca. Él es la piedra angular para la edificación de la iglesia; pero también es la piedra de tropiezo para el pueblo judío. Todo el pueblo judío, incluyendo a la nación y religión judía, cayó sobre Él y se despedazó. Además, según Daniel 2:34-35, Él sería la piedra procedente de los cielos que habría de caer sobre las naciones de la tierra y las hará polvo. Para la iglesia, Él es la piedra angular; para los judíos incrédulos y rebeldes, Él se convirtió en piedra de tropiezo; y para el mundo gentil, Él será aquella roca que golpea. Los sacerdotes y los ancianos habían interrogado al Señor Jesús con respecto a Su autoridad y origen. Sin embargo, el Señor Jesús les respondió de una manera bastante misteriosa y ofensiva. Los fariseos entendieron que Él se estaba refiriendo a ellos. En realidad el Señor Jesús no estaba hablando de ellos, sino de Sí mismo. Él se estaba revelando como el Hijo de Dios, como Aquel que era la piedra angular que fue rechazada y que en resurrección serviría para la edificación de la iglesia, como Aquel que era la piedra de tropiezo para los judíos incrédulos y, finalmente, como Aquel que era la piedra que habría de golpear a todas las naciones gentiles. Él es 274

todo-inclusivo. Él lo es todo. Él está a favor de Dios y a favor de la iglesia. Él se encargará tanto de los judíos como del mundo gentil. Únicamente el Señor Jesús tiene la sabiduría necesaria para hablar así. No tengan ambición por posición, sino sean celosos por Cristo. Cristo no solamente es contrario a la religión, sino que también está en contra de toda posición. Olvídense de toda posición, liderazgo y grandiosidad. Todos debemos ser celosos por Cristo. Cristo es mi posición. Cristo es toda mi grandeza. Cristo lo es todo para mí. Él es el Hijo de Dios, Él es el heredero de la herencia de Dios y Él también es la piedra angular que fue rechazada, resucitada y escogida por Dios para Su edificio. Como la roca, Él será la piedra que juzgue a los judíos incrédulos y a todas las naciones gentiles. ¡Cristo lo es todo! Así pues, tenemos que desechar toda ambición por posición y ser celosos por Cristo.

CAPÍTULO TREINTA CRISTO ES CONTRARIO A LA RELIGIÓN, LA POLÍTICA, LAS DOCTRINAS Y LA LEY Lectura bíblica: Mt. 22:1-14, 15-22, 23-32, 34-40, 41-46 Mateo 22 da continuación a la respuesta dada por el Señor a los principales sacerdotes y ancianos que inquirieron sobre Su origen y autoridad. Él ya les había relatado dos parábolas para responderles, en la primera puso al descubierto que ellos no estaban dispuestos a arrepentirse a fin de entrar en el reino de Dios. En la segunda parábola les reveló que Él era el Hijo de Dios y que, después de haber sido rechazado por ellos, en resurrección Él se convertiría en la piedra angular para el edificio de Dios, en piedra de tropiezo para los judíos incrédulos y en la piedra que desmenuza a todas las naciones gentiles en Su segunda venida.

275

En el capítulo 22 Él relató otra parábola como respuesta a los principales sacerdotes y los ancianos. Esta vez abordó un último aspecto de lo que Él es. Ésta es la parábola de la fiesta de bodas. En la parábola de la viña, el Señor Jesús no usó la frase introductoria: “El reino de los cielos ha venido a ser semejante a...”, porque estrictamente hablando, en el tiempo de la parábola de la viña, el reino de los cielos todavía no había venido. Él dijo: “Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a una nación que produzca los frutos de él” (21:43). Incluso en la parábola de los dos hijos, donde se describe como los sacerdotes y ancianos rehusaron arrepentirse, el Señor no mencionó el reino de los cielos sino el reino de Dios. “Los recaudadores de impuestos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios” (v. 31). En esas dos parábolas el reino de los cielos todavía no había venido. El reino de los cielos comienza con la parábola de la fiesta de bodas relatada en el capítulo 22. LA PARÁBOLA DE LA FIESTA DE BODAS Esta parábola comienza así: “El reino de los cielos ha venido a ser semejante a un rey que hizo fiesta de bodas para su hijo” (22:2). Es evidente que el hijo aquí es Jesucristo. Por ser el Novio, Él es el centro de la fiesta de bodas. Dios ha preparado una fiesta de bodas en la que Cristo ocupa el lugar central. Según la parábola, Dios envió a Sus esclavos para invitar a las personas al banquete nupcial, lo cual significa que los invitaba a participar en el disfrute del reino. El primer grupo de siervos fueron los que el propio Señor Jesús envió: los doce y los setenta (Lc. 9:1-2; 10:1). Después de esto, Él fue muerto como el novillo y el becerro gordo. Él fue cocinado y preparado para la fiesta de bodas. Después de esta muerte y preparación, o sea, la crucifixión, resurrección y ascensión del Señor, y después de Pentecostés, otro grupo de siervos fue enviado a proclamar el reino y a invitar a las personas a entrar en el disfrute del reino. Pedro y Juan estaban en este grupo de siervos. Algunos de los que recibieron esta invitación estaban muy preocupados con sus campos y negocios, por lo que no le dieron mayor importancia a tal invitación, mientras que otros afrentaron a los esclavos y los mataron. Esto hizo que Dios se enojase y enviase Su ejército para destruir la ciudad. Según nos lo relata la historia, esto ocurrió 276

alrededor del año 70 d. C., cuando el ejército romano bajo las órdenes de Tito destruyó Jerusalén y el templo, cumpliéndose la profecía que dice: “No quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada” (Mt. 24:2). Toda la ciudad de Jerusalén fue destruida. Entonces, Dios envió aún más esclavos a los caminos; es decir, envió a muchos más esclavos al mundo gentil, a toda la tierra, invitando a la gente a entrar en el disfrute del reino. Cristo mismo ocupa el lugar central en esta parábola. Los ancianos y los sacerdotes le habían preguntado: “¿Quién te dio esta autoridad?” (21:23). Mediante esta parábola el Señor Jesús declaró que Él era el centro del universo. Él es el Novio a quien Dios el Padre lo designó como Aquel que ocupa el lugar central en la fiesta de bodas universal. Él no solamente es el Hijo de Dios, la piedra angular, la piedra de tropiezo y la piedra que desmenuza a las naciones, sino que también es el Novio en esta fiesta de bodas universal. Él es el centro mismo de la economía de Dios. Éste es el punto central de esta parábola y parte de la respuesta a la pregunta en cuanto a Su autoridad y Su origen. El Señor es el Novio. En una fiesta de bodas, nadie es más importante que el novio. Incluso el padre que preparó la fiesta de bodas no tiene tanta relevancia como el novio mismo. Cristo como el Novio es el centro y enfoque de la economía de Dios. Por tanto, Él lo tiene todo, incluyendo la autoridad y posición. Todos nosotros tenemos que comprender que Cristo es el enfoque y el centro de la economía de Dios para nuestro disfrute. EL TRAJE DE BODAS Hemos sido invitados a la fiesta de bodas. Fuimos llamados y no rechazamos tal llamado. Sin embargo, aunque aceptamos la invitación y hemos venido, esto en sí mismo no significa que seamos aptos para participar de la fiesta de bodas. Después de ser llamados, necesitamos el traje de bodas. ¿Qué es este traje de bodas? En la Biblia, el traje y las vestimentas representan nuestra justicia. En algunos versículos, tales como Lucas 15:22, el traje o vestido representa a Cristo como nuestra justicia. Sin embargo, en Mateo 22:11-12 y en Apocalipsis 19:8 el traje de bodas representa la justicia de los santos en su aspecto práctico. Según Salmos 45, 277

la reina, quien tipifica a la iglesia, posee dos clases de vestimenta. Una representa a Cristo mismo como nuestra justicia, y la otra representa nuestro diario andar en un sentido práctico como el traje con el cual estamos revestidos. Nos vestimos de Cristo cuando fuimos salvos. Cristo, como nuestra justicia, nos hace aptos para ser justificados con miras a nuestra salvación (1 Co. 1:30). Pero después de haber sido salvos y justificados, debemos expresar a Cristo en nuestro vivir como nuestra justicia en su aspecto práctico. Ésta es la vida que vence. Cuando fuimos salvos y justificados nos vestimos de Cristo como nuestra justicia. Debido a que estamos recubiertos de Cristo como nuestra justicia, somos justificados. Sin embargo, una vez justificados tenemos que expresar a Cristo en nuestro vivir. Tenemos que vivir por Cristo a fin de manifestar a Cristo en nuestro vivir; el Cristo que expresemos en nuestro vivir llegará a ser la justicia práctica con la cual estaremos revestidos. Éste es el segundo aspecto de la justicia, el cual no es necesario para ser salvos, pero es el que nos hace aptos para asistir y participar de la fiesta de bodas. La fiesta de bodas se refiere al milenio, los mil años del reino con Cristo (Ap. 20:4-6). La fiesta de bodas de Cristo no durará veinticuatro horas, sino que durará mil años. Únicamente quienes tengan el traje de bodas participarán en esta fiesta de bodas. Para ser salvos, únicamente necesitamos que Cristo sea nuestra justicia a fin de estar cubiertos en la presencia de Dios. Debemos tener esto en claro. Cristo es nuestra justicia por medio de la cual somos justificados. Sin embargo, no debemos pensar que esto resuelve todos los problemas. Una cosa es ser salvos, y otra muy distinta es ser maduros y estar saturados de Cristo. Tenemos que avanzar a fin de vivir por Cristo, pero no solamente vivir por Él, sino también expresarle en nuestro vivir, manifestarlo. Tenemos que expresar a Cristo al vivir continuamente por Cristo. El Cristo que expresemos de esta manera en nuestro vivir será nuestro traje de bodas; es decir, nuestra justicia en su aspecto práctico. Cuando acudimos a Dios para ser justificados, simplemente tomamos a Cristo como nuestra justicia. Sin embargo, en ese momento únicamente hemos recibido a Cristo, pero aún no lo hemos experimentado. A fin de asistir a la fiesta de bodas, tenemos que experimentar al Cristo que recibimos. Cristo tiene que llegar a 278

ser nuestra experiencia y, cuando llegue a ser nuestra experiencia, Él será la justicia subjetiva y en experiencia nos hará aptos para asistir a la fiesta de bodas. Mateo 22:14 nos dice: “Muchos son llamados, y pocos escogidos”. Aquí nuevamente vemos dos pasos. Ser llamados es una cosa, mientras que ser escogidos es otra. Ser llamados significa ser salvos. El que seamos escogidos o no, esto es, que seamos aptos para participar de la fiesta de bodas, es algo que está por verse. La cristiandad mayormente predica sobre el llamamiento que ha sido hecho, pero difícilmente dice algo sobre la elección del Señor. Tanto en Mateo 22:14 como en Apocalipsis 17:14 se menciona el asunto de ser llamados y de ser escogidos. No me cabe la menor duda de que todos nosotros fuimos llamados. Sin embargo, hay algo que verdaderamente me preocupa: ¿Cuántas personas de las que han sido llamadas serán escogidas? Fuimos llamados para salvación, pero tenemos que ser escogidos para participar de la fiesta de bodas. Por ejemplo, es probable que todos los estudiantes de una escuela lleguen a graduarse, pero no todos recibirán un premio. Esto no quiere decir que si uno no recibe un premio no podrá graduarse. Uno puede graduarse y, aun así, no recibir un premio. Que participemos o no en la fiesta de bodas milenial en aquel maravilloso día de bodas universal dependerá de una sola cosa: si Cristo es manifestado en nuestro vivir hoy. Una vez más vemos que Cristo ocupa el lugar central. Muchos dicen ser Cristo céntricos, pero me temo que lo son sólo de una manera muy superficial. Tenemos que ser Cristo céntricos de tal modo que Cristo no solamente sea nuestra justicia por la cual somos salvos, sino que además Él sea manifestado en nuestro vivir como nuestra justicia subjetiva por la cual somos hechos aptos para participar de Su fiesta de bodas. Todos tenemos que aprehender a Cristo y todos necesitamos experimentarlo. Debemos experimentar a Cristo a tal grado que Él llegue a ser nuestro traje de bodas. Sólo así Cristo será nuestra suficiencia, y el Padre reconocerá que somos aptos para participar en la fiesta de bodas.

279

La parábola de la fiesta de bodas completa la respuesta a la pregunta: “¿Quién te dio esta autoridad?” (Mt. 21:23). Es muy amplio y significativo lo revelado por el Señor Jesús mediante estas parábolas. En efecto, Él estaba diciendo: “Yo soy el Hijo de Dios. En resurrección seré la piedra angular del edificio de Dios. También seré la piedra de tropiezo para los judíos incrédulos así como la piedra que aplastará la totalidad del mundo gentil. Tienen que comprender que Yo soy el Novio universal, el centro mismo de la economía de Dios. No solamente deben recibirme, sino también expresarme en su vivir. Es necesario que me experimenten a tal grado que Yo llegue a ser vuestra justicia subjetiva, que os hará aptos para participar en la fiesta de bodas”. LOS FARISEOS Y LOS HERODIANOS Aunque el Señor Jesús les habló muy claramente, aquellos insensatos no le entendieron, y los fariseos y herodianos todavía procuraban atraparle en alguna palabra. Los fariseos eran un grupo religioso, mientras que los herodianos eran un grupo político. Estos dos grupos habitualmente peleaban entre ellos, pero en esta ocasión se unieron en su intento de enredar a Cristo en alguna palabra (22:15-21). Las respuestas dadas por el Señor Jesús mediante las parábolas estaban centradas y enfocadas en Él mismo. No obstante, los fariseos y herodianos no escucharon ni una sola palabra en cuanto a Cristo, pues estaban preocupados por sus conceptos y sus pensamientos malignos de persecución. Ellos se consideraban muy hábiles, por lo que concibieron una estratagema para tenderle lazo al Señor Jesús al preguntarle: “Dinos, pues, qué te parece: ¿Es lícito pagar tributo a César, o no?”. Su estrategia era la siguiente: si el Señor respondía que sí, entonces los fariseos podrían agarrarlo; pero si Él decía que no, los herodianos podrían agarrarlo. Ellos pensaban que no importaba lo que respondiese, Él sería atrapado en un error. Pero el Señor Jesús era más sabio que estos malvados y deshizo su plan. Los fariseos y los herodianos pensaban ser más sabios que el Señor, pero no sabían que Él es el Creador y que ellos eran simplemente Sus pequeñas criaturas. El Señor Jesús dijo: “Mostradme la moneda del tributo” (v. 19). Ellos le dieron al Señor una moneda y, al hacerlo, perdieron el caso. El Señor Jesús fue muy sabio. No era Él quien 280

tenía ese dinero, sino ellos. Independientemente de que fuera lícito pagar el impuesto o no, por ser ellos los que poseían el dinero, fueron ellos mismos los que fueron atrapados. Todos estamos familiarizados con la respuesta del Señor: “Devolved, pues, a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios” (v. 21). Aunque ellos se habían esforzado tanto por atrapar al Señor en alguna falta, el Señor Jesús pudo escapar fácilmente. Tenemos que comprender que esto no tiene relación con la religión o la política, sino que está íntegramente relacionado con Cristo. Tenemos que atender a Cristo y no estar preocupados con nuestros propios conceptos. Si estamos preocupados con nuestros propios conceptos, no podremos recibir a Cristo cuando Él nos sea presentado a nosotros. Tenemos que estar vacíos para que Cristo pueda entrar a nuestro ser. LOS SADUCEOS Los que se enfrentaron al Señor Jesús después de ellos, fueron los saduceos, los modernistas antiguos, quienes formularon una pregunta acerca de la resurrección. Ellos le dijeron que había un hombre, casado con una mujer, el cual había muerto sin tener hijos; y en conformidad con la costumbre judía y la ley de Moisés, la mujer entonces se casó con el hermano del difunto (Dt. 25:5-6); pero este también murió sin darle hijos, y lo mismo ocurrió a los siete hermanos. Así que, ellos le preguntaron de cuál de los siete esposos sería la mujer en la resurrección. Los saduceos creían que eran muy inteligentes y estaban seguros de que harían caer al Señor en su trampa. Sin embargo, el Señor les reprendió diciéndoles: “Erráis, por no conocer las Escrituras ni el poder de Dios. Porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino que serán como los ángeles en el cielo” (Mt. 22:29-30). En aquel día no habrá esposos ni esposas. “Pero respecto a la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído lo que os fue dicho por Dios, cuando dijo: ‘Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob’? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos” (vs. 31-32). Puesto que Él es Dios de vivos, ciertamente Abraham, Isaac y Jacob serán resucitados. De no ser así, Dios sería Dios de muertos. Esta respuesta le cerró la boca a los saduceos. ¿Quién podría derrotar al Señor Jesús? 281

UN INTÉRPRETE DE LA LEY Después de esto, un intérprete de la ley, erudito en la ley de Moisés, estaba seguro que podía derrotar al Señor Jesús y le preguntó: “Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?” (v. 36). A esto el Señor Jesús respondió de manera clara y sencilla: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente [...] Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (vs. 37, 39). Ante esta respuesta, aquel intérprete de la ley también se quedó con la boca cerrada. El Señor Jesús respondió a todas las preguntas, Él calló a los sacerdotes, los ancianos, los fariseos, los herodianos, los saduceos y el intérprete de la ley. Entonces el Señor Jesús les hizo una pregunta: “¿Qué pensáis acerca del Cristo? ¿De quién es hijo?” (v. 42). Era como si el Señor les dijera: “Me han hecho preguntas sobre religión, política, creencias fundamentales y la ley. Pero ustedes han errado el blanco; nada de eso es el tema central. El centro es Cristo; ¿qué piensan acerca de Él? Díganme, ¿de quién será descendiente?”. Ellos tenían algún conocimiento de las Escrituras, así que respondieron prontamente que Cristo es el Hijo de David. El Señor reconoció que su respuesta era correcta, pero entonces les preguntó: “¿Pues cómo David en el espíritu le llama Señor?” (v. 43). En otras palabras, ¿cómo el abuelo podría llamar a su nieto: “Señor”? Una vez más, todos se quedaron mudos. LAS DOS NATURALEZAS DE CRISTO Reflexionemos sobre esta pregunta. ¿Cómo es posible que el abuelo llame “Señor” a su nieto? Es posible debido a las dos naturalezas de Cristo. Por un lado, Cristo es el Hijo de David; por otro, Él es el Señor de David. Él es un ser humano, un hombre, y de acuerdo con Su naturaleza humana Él es descendiente de David, o sea, es el Hijo de David. Sin embargo, el Señor Jesús no es tan simple. ¡Él es maravilloso! Él no solamente es un ser humano, sino también un Ser divino. Él posee tanto la naturaleza humana como la naturaleza divina. Él es hombre y Dios. Como hombre, Él es el Hijo de David. Como Dios, Él es el Señor de David. Los pobres fariseos y 282

saduceos no veían al Señor Jesús como tal persona maravillosa, que es tanto hombre como Dios. Él es tal persona maravillosa, pues posee humanidad y divinidad. Pero aún más Cristo nos es revelado en este pasaje de la Palabra. Aquí se nos presenta a Cristo como Aquel que resucitó, ascendió y que viene otra vez. Mateo 22:44 cita Salmos 110 y dice: “Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a Mi diestra”. Que el Señor Jesús estuviera sentado a la diestra de Dios implicaba que Él había resucitado y ascendido a los cielos. Después, Salmos 110 añade: “Hasta que ponga a Tus enemigos bajo Tus pies” (22:44). Esto hace referencia a Su segunda venida. En la segunda venida de Cristo, Dios pondrá a todos Sus enemigos bajo Sus pies y hará de ellos un estrado para Sus pies. Aquí podemos ver a un Cristo maravilloso: Él posee tanto humanidad como divinidad; Él es Aquel que resucitó, ascendió y viene otra vez. Este Cristo es el centro mismo del propósito de Dios y de la economía de Dios. Sin embargo, muchos cristianos son como aquellos pobres judíos que discutían sobre la religión, la política y la interpretación de la Biblia, atendiendo principalmente a los aspectos secundarios, pero perdiendo de vista lo más importante: Cristo. Ellos pierden de vista a Cristo, quien es hombre y Dios, que fue crucificado, resucitado y ascendido al tercer cielo, y quien ahora está sentado a la diestra de Dios y quien regresará para subyugar a todos Sus enemigos. Este Cristo es el tema central. El Señor Jesús quiso revelar Su persona a Sus opositores, pero ninguno de ellos pudo ver la visión debido a que estaban llenos de indignación contra de Él. Ellos estaban totalmente preocupados con otras cosas, así que simplemente no podían escuchar ni una sola palabra en cuanto a Cristo como el centro. Hoy en día la situación es la misma. He conocido a un buen número de cristianos muy queridos que están íntegramente preocupados con sus propias cosas y que se sintieron muy perturbados con respecto al recobro del Señor. Cuando conversaban con nosotros, no podían recibir una sola palabra. Ellos tenían absoluta confianza de estar en lo correcto y de que nosotros estábamos equivocados. No mostraron la menor apertura ni dieron cabida alguna a nuestras palabras. Tenemos que ver que en el reino de Dios no hay cabida para la religión, la política o las doctrinas. En el reino 283

solamente hay cabida para Cristo. En la iglesia, en el recobro del Señor y en la realidad del reino hay cabida única y exclusivamente para Cristo. Si resumimos todos los puntos de este capítulo y el anterior, veremos a Cristo junto con el edificio de Dios. También veremos cuán vanas y superfluas eran las palabras de todos aquellos que se oponían al Señor Jesús. Cristo es el Hijo de Dios, la piedra angular para la edificación de la iglesia, la piedra de tropiezo y la piedra que aplasta. Para la iglesia, Cristo es la piedra angular; para los judíos incrédulos, Él es la piedra de tropiezo; y para el mundo gentil, Él será la piedra que desmenuza. Él es también el Novio, quien ocupa el lugar central en la fiesta de bodas. Además, Él es el elemento mismo del traje de bodas que nos hace aptos para tener parte en la fiesta de bodas. Tenemos que experimentar a este Cristo. Él es tanto Dios como hombre. Él fue crucificado, resucitado y ha ascendido a la diestra de Dios donde está a la espera de que todos Sus enemigos sean subyugados. En todas las iglesias locales lo que necesitamos es simplemente a este Cristo. En la iglesia local Cristo es el centro, el eje, mientras que la iglesia es el aro. El recobro del Señor es Cristo y la iglesia. Esto es el reino. No queremos oír nada acerca de la religión, la política, las doctrinas o la interpretación de las Escrituras. Lo único que nos interesa es Cristo.

CAPÍTULO TREINTA Y UNO EL CRISTO RESUCITADO, ASCENDIDO Y REINANTE Lectura bíblica: Mt. 22:1-14, 15-22, 23-32, 34-40, 41-46 Tenemos que recordar que Mateo es un libro en el cual están sembradas las semillas del reino. En Mateo tenemos el reino y también el Cristo que es para el reino. Tenemos la semilla del reino y también la semilla en cuanto a Cristo. Muchos de los aspectos básicos del reino están sembrados a manera de semillas en el libro de Mateo y son posteriormente desarrollados en los 284

siguientes libros del Nuevo Testamento. La semilla que está en Mateo brota en Hechos, crece y florece en las Epístolas, y madura y se cosecha en Apocalipsis. Sucede lo mismo con Cristo. Cristo como semilla está sembrada en Mateo, brota en Hechos, crece, florece y lleva fruto en las Epístolas hasta desarrollarse plenamente y madurar con una cosecha completa en el libro de Apocalipsis. Casi todos los capítulos del libro de Mateo revelan algún aspecto del reino y también nos presentan una y otra vez a Cristo desde muchos ángulos diferentes. Vimos que el capítulo 1 nos presenta a Cristo como “Jehovámás” y como “Dios-más”, como Jehová el Salvador y como Dios con nosotros. En el capítulo 3, Él es revelado como el Hijo de Dios que bautiza a las personas en el Espíritu de Dios. En el capítulo 4, Él es revelado como la gran luz que resplandece sobre el pueblo asentado en tinieblas. Por medio de este resplandor, Él mismo se expande en estas personas haciéndolas que le sigan. En el capítulo 9, Cristo es el banquete, el Novio, el vestido nuevo, el traje nuevo, el vino nuevo y el odre nuevo. En el capítulo 11, Él es nuestro descanso, y en el capítulo 12, Él es el templo, el David actual, el Señor del Sábado, el Jonás mayor y el Salomón mayor. En el capítulo 16, Él es revelado como el Hijo del Dios viviente y como el Cristo que edifica Su iglesia. Y en el capítulo 17, Cristo, el Hijo de Dios, se transfiguró en el monte, y allí Dios declaró que éste es Su Hijo amado, el Único a quien debemos escuchar. EL SEÑOR JESÚS ES PUESTO A PRUEBA Después de ser revelado de esta manera, el Señor Jesús entró en Jerusalén por última vez para llevar a cabo el propósito eterno de Dios al ser crucificado. El Señor Jesús sabía lo que le esperaba, así que durante Su travesía de Galilea a Jerusalén les dijo a Sus discípulos, por lo menos tres veces, que subía a Jerusalén para ser crucificado y resucitar. De acuerdo con la tipología de la Pascua, el cordero tenía que ser examinado por varios días antes de la Fiesta de la Pascua (Éx. 12:3, 6). Según la costumbre judía, tal reconocimiento requería un total de seis días. El Señor Jesús entró en Jerusalén y, al igual que el cordero pascual, fue examinado por la gente por 285

varios días antes de la Pascua. Él fue probado por los líderes del pueblo, esto es, por los principales sacerdotes, los ancianos, los fariseos, los herodianos, los saduceos y un intérprete de la ley. Estas pruebas procedían de por lo menos cuatro diferentes direcciones: la religión, la política, las creencias fundamentales y la ley. Como resultado de tales pruebas, los propios examinadores fueron puestos en evidencia al demostrarse que ellos se habían distraído de Cristo y estaban ocupados con cosas sin valor. Todos ellos habían errado el blanco y ninguno vio a Cristo, el verdadero tesoro. Ellos se centraban en otras cosas que no eran Cristo mismo. Todas las personas que habían obtenido grandes logros, conocimiento y educación rodearon al Señor Jesús y le examinaron en la presunción de ser sabios; no se dieron cuenta de cuán insensatos eran. Ni uno solo de ellos estaba buscando el verdadero tesoro, ninguno vio la meta divina ni la economía de Dios. Ni uno solo de ellos percibió quién era el centro y el enfoque de Dios. Únicamente podían ver lo que según ellos mismos consideraban valioso e importante. DESCUIDAR A CRISTO La situación que impera en la actualidad es la misma. Los cristianos prestan atención a muchas cosas, pero descuidan a Cristo. Aunque se creen muy inteligentes, en realidad no saben lo que hacen. Los hombres que pusieron a prueba al Señor Jesús erraron completamente el blanco, pero el Señor Jesús sabía lo que hacía. Aunque ellos erraron el blanco, el Señor jamás renunció a Su objetivo. Incluso al responder a sus preguntas insensatas, Él se mantuvo firme en Su propósito. Esto nos muestra que el Señor Jesús aprovechará toda oportunidad para revelarse. Es posible que nosotros indaguemos insensatamente, pero el Señor siempre responderá sabiamente. Quizás nuestra pregunta sea incorrecta, pero la respuesta del Señor contendrá algo precioso. CRISTO ES REVELADO Al responder a todos los que le pusieron a prueba, el Señor Jesús reveló Su propia persona de una manera todo-inclusiva. Sin embargo, lo hizo de una 286

manera misteriosa y escondida, pues se reveló mediante parábolas. Consideremos la parábola de la viña. De una manera tan sencilla y discreta el Señor Jesús se reveló como el Hijo de Dios y como el Heredero de la herencia universal de Dios. Él también declaró que sería rechazado y resucitado como la piedra angular del edificio de Dios. Todo aquel que caiga sobre esta piedra se despedazará. Este asunto reviste gran importancia. Si hubiéramos estado presentes en aquel tiempo y conscientes de esta visión, habríamos comprendido la gravedad de Sus palabras. Aquellos que pusieron a prueba al Señor Jesús fueron muy insensatos al no darse cuenta del significado de lo que estaba diciendo el Señor Jesús. Ésta es la semilla todo-inclusiva sembrada en Mateo. El Señor Jesús como la roca tiene tres aspectos: Él es la piedra angular para el edificio de Dios, la iglesia; Él es la piedra de tropiezo para los judíos incrédulos; y Él es la piedra que, a Su retorno desde los cielos, habrá de aplastar a todas las naciones y hacerlas polvo (Dn. 2:34-35). Es necesario que veamos que el Señor Jesús como la roca tiene estos tres aspectos. Esta semilla es sembrada en Mateo y es desarrollada a través de todo el resto del Nuevo Testamento, donde estos tres aspectos brotan, florecen y llegan a la cosecha completa. En Hechos 4:11 Pedro dijo que Cristo era la piedra que los edificadores menospreciaron y que fue levantada en resurrección para ser la piedra angular. Él repitió esto en 1 Pedro 2:6-8. También en Efesios 2:20 Pablo se refiere a Cristo como la piedra angular. Según Romanos 9:32-33, Pablo dijo que Cristo se había convertido en piedra de tropiezo para los judíos incrédulos. El Nuevo Testamento también desarrolla el pensamiento de que Cristo aplastaría a las naciones gentiles (Ap. 19:15). ¡Cuán maravilloso es que en una parábola tan breve el Señor Jesús se revelase en tantos aspectos! Por lo menos cinco puntos son mencionados: Cristo es el Hijo de Dios, el Heredero de la herencia de Dios, la piedra angular, la piedra de tropiezo y la piedra que aplasta. ¡Qué revelación tan rica de Cristo! Aquellas personas religiosas le preguntaron: “¿Quién te dio esta autoridad?”. El Señor Jesús respondió que Él era el Hijo de Dios, el Heredero de la herencia de Dios, la piedra angular, la piedra de tropiezo y la piedra que aplasta. ¿Qué más autoridad necesitaba? No puede haber autoridad más elevada que ésta. 287

LA FIESTA DE BODAS Cristo es revelado adicionalmente en la parábola de la fiesta de bodas. Estrictamente hablando, el reino no consiste en laborar, sino en disfrutar. Sabemos esto porque Cristo es también el Novio, el enfoque del deleite de Dios, el centro mismo de la felicidad y gozo de Dios. En los tiempos antiguos el padre preparaba la fiesta de bodas de su hijo con gran gozo. Nadie podría describir el gozo del padre al preparar la fiesta de bodas para su hijo. Nuestro Padre celestial también tiene un gozo inefable mientras prepara la fiesta de bodas para Su Hijo. Aunque el Hijo es el enfoque y el centro de la fiesta de bodas, quien está más gozoso es el Padre. Esto representa el beneplácito del Padre, y es según Su beneplácito que el Padre preparó la fiesta de bodas para Su Hijo, el Novio. EL TRAJE DE BODAS Cuando se proclamaron las buenas nuevas de esta fiesta de bodas, muchos las rechazaron. Sin embargo, un buen número sí respondió aceptando la invitación y asistiendo al banquete nupcial con gran gozo y deleite. Lamentablemente, algunos de los que fueron llamados y vinieron a la fiesta no tenían un traje de bodas. Para la fiesta de bodas es requisito indispensable el traje de bodas. Cristo mismo es la fiesta de bodas y también Él es el traje de bodas. En la Biblia encontramos estos dos aspectos de Cristo: por un lado, Él es nuestro alimento; por otro, Él es nuestra vestimenta. En nuestro interior Él es nuestro alimento y por fuera Él es nuestra vestimenta. Esta parábola no se refiere al disfrute actual de Cristo, sino a un disfrute en el futuro cuando Cristo regrese. El disfrute actual que tenemos de Cristo hoy es un sabor anticipado, mas el disfrute que tendremos de Cristo en el futuro será el sabor completo que tendremos de Él. El sabor anticipado tiene como objetivo el disfrute pleno; si uno no disfruta adecuadamente del sabor anticipado, será difícil que obtengamos el disfrute pleno. Por tanto, tenemos que disfrutar del banquete alimentándonos de Cristo hoy a fin de obtener el pleno disfrute en el futuro. Cuando comemos a Cristo y nos alimentamos de Él, tendremos el sabor anticipado apropiado, y Cristo gradualmente podrá 288

saturar nuestro ser interior para ser manifestado en nuestro vivir como nuestra expresión. Esta expresión de Cristo se convertirá en nuestro traje de boda. Con el tiempo, el hecho de que Señor Jesús se propague desde nuestro interior llegará a convertirse en nuestra expresión, nuestro traje de boda, haciéndonos aptos para disfrutar la fiesta de bodas en plenitud. Si usted no tiene el sabor anticipado hoy en día, tampoco tendrá la propagación de Cristo en su interior ni tendrá el traje de bodas que lo hace apto para saborear el disfrute pleno del Señor el día de Su regreso. POCOS SON ESCOGIDOS Según esta parábola: “Muchos son llamados, y pocos escogidos” (Mt. 22:14). ¿Qué significa esto? Todos los cristianos auténticos han sido llamados, debido a que han creído en el Señor Jesús. Pero después de ser llamados, muchos no disfrutan del Señor Jesús apropiadamente como el sabor anticipado. El Señor Jesús no los ha saturado, no ha tomado plena posesión de ellos ni se ha expandido en todas sus partes internas. El Señor no ha podido expresarse a través del ser de ellos. Muchos de los llamados jamás han conocido esta clase de disfrute de Cristo en su experiencia personal. Por tanto, en el tiempo de la manifestación plena del reino, ellos carecerán del traje de bodas y no serán aptos para participar de la fiesta de bodas; no podrán participar del pleno disfrute de Cristo. Esto corresponde con lo que vimos antes con respecto a que Cristo entra en nosotros, se expande en nuestro ser y es expresado al salir de nosotros. Esta expresión de Cristo se convertirá en nuestro traje de boda. No deben ser insensatos como los fariseos. Tienen que ser sagaces y estar alertas. Ustedes han sido llamados, pero tal vez no hayan disfrutado a Cristo constantemente de la manera adecuada. Sin embargo, no es demasiado tarde si comienzan de inmediato. Deben comenzar inmediatamente a tener el sabor anticipado de una manera apropiada, esto es, experimentar a Cristo adecuadamente al comerle diariamente y permitirle que se expanda en todo su ser. Poco a poco, obtendrán la plena expresión de Cristo, y ese será su traje de bodas. Cuando el tiempo llegue, tendrán el traje de bodas para la fiesta de bodas. Para nosotros, Cristo no solamente es la piedra para la 289

edificación, sino que Él también es la fiesta de bodas y el traje de bodas. Él es nuestro centro, nuestro enfoque. En cuanto a nosotros concierne, todo está enfocado en Cristo como nuestro disfrute. CRISTO ES EL TESORO En Mateo estos aspectos de Cristo están en forma de semilla, los vemos florecer en las Epístolas y son cosechados en Apocalipsis. Al responder a las insensatas preguntas de las personas religiosas, el Señor Jesús se reveló plenamente de una manera espontánea; no obstante, aún hay más. Lo que fue revelado era insuficiente, algo más sería revelado con respecto a Cristo; con lo cual todos los que le cuestionaban quedarían enmudecidos, y se resolverían todos los problemas y preguntas. Al final, el Señor Jesús les presentó el tesoro al preguntarles: “¿Qué pensáis acerca del Cristo? ¿De quién es hijo?” (22:42). Desechen todo lo relacionado con la religión, la política, las doctrinas y la ley. La pregunta de preguntas es: “¿Qué pensáis acerca del Cristo?”. Cuando ellos le respondieron que el Cristo es Hijo de David, el Señor les preguntó: “¿Pues cómo David en el espíritu le llama Señor?” (v. 43). Nosotros podríamos plantearnos la misma pregunta. Esto se debe a que Él es tanto Hijo de David como el Señor de David; Cristo es hombre y también es Dios. Él posee tanto divinidad como humanidad. En Su humanidad Él es el Hijo de David; en Su divinidad Él es el Señor de David. Además, mediante estas breves y sencillas palabras de Mateo 22:44, el Señor sembró las semillas de Su ascensión y de Su victoria venidera sobre el enemigo a fin de establecer Su reino. “Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a Mi diestra, hasta que ponga a Tus enemigos bajo Tus pies”. Estas palabras son muy sencillas y concisas, pero lo que ellas implican es vasto y trascendental. Esta declaración implicaba que Cristo resucitaría, ascendería y se sentaría a la diestra de Dios. También implica que Cristo regresará victorioso habiendo derrotado a todos Sus enemigos para establecer el reino de Dios. Dios pondrá a Sus enemigos bajo Sus pies. ¡Qué Cristo maravilloso es éste! Él es hombre y Dios, Aquel que resucitó, ascendió, viene, es 290

victorioso y quien establecerá el reino de Dios por encima de Su enemigo. ¡Qué revelación de Cristo! Éste es Cristo como la semilla todo-inclusiva. ¿Pueden repasar todos los aspectos de lo que hemos abarcado? Cristo es el Hijo de Dios, el Heredero de Dios, la piedra para la edificación, la piedra de tropiezo, la piedra que aplasta, el banquete, el traje de bodas; Él es hombre y es Dios, es Aquel que resucitó y ascendió, Aquel que es vencedor y que viene otra vez, y Aquel que establecerá el reino de Dios sobre la tierra y sobre todos Sus enemigos. Ésta es la semilla que es desarrollada a lo largo de los libros restantes del Nuevo Testamento hasta alcanzar madurez en el libro de Apocalipsis. No debemos ser como los fariseos, saduceos y herodianos. Tenemos que estar siempre interesados y alertas a fin de aplicar a Cristo a nuestra situación. “¡Oh, Señor Jesús, Tú eres el Hijo de Dios! ¡Eres el Heredero de Dios! Quiero tomarte como la piedra para la edificación, como el banquete nupcial y el traje de bodas. Quiero tomarte como hombre y como Dios. Te tomo como Aquel que resucitó y ascendió. Te tomo como Aquel que viene otra vez, Aquel que es victorioso, como Aquel que establecerá el reino de Dios sobre la tierra”. Espero que todos los santos en las iglesias se centren en estos asuntos; si así lo hacen, serán iluminados por Cristo. Serán llenos y saturados de Él. Entonces tendrán una nueva manera de entender la Biblia. No la entenderán meramente como un libro de historias o doctrinas, sino que la tomarán como la revelación de Cristo con todas Sus riquezas. Dediquen tiempo a los aspectos de Cristo que fueron revelados en Sus respuestas a las personas religiosas. En verdad, Él lo es todo. Mateo es un libro que trata sobre el Cristo viviente, un Cristo rico, un Cristo presente, un Cristo que podemos experimentar. Este Cristo es nuestra fiesta de bodas y nuestro traje de bodas. EN NUESTRO ESPÍRITU Es en nuestro espíritu que podemos aprehender a Cristo, aplicarlo, experimentarlo y disfrutarlo. Todos tenemos que estar en nuestro espíritu. ¿Han visto ustedes la revelación de Cristo? De ser así, vuélvanse a su espíritu e invoquen a Jesús llamándolo Señor. David en el espíritu le llamó 291

Señor. Nótese que en este versículo la palabra espíritu está escrita con “e” minúscula, lo cual denota nuestro espíritu humano. David en el espíritu le llamó Señor, y esto es lo que nosotros también tenemos que hacer hoy. Tenemos que llamarle Señor en nuestro espíritu. Esto hace una gran diferencia. La primera oración de la enseñanza impartida por el Señor en el libro de Mateo se refiere a nuestro espíritu: “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos” (Mt. 5:3). Tenemos que llamarle Señor en nuestro espíritu. Es necesario que seamos pobres en espíritu, y también necesitamos llamarle Señor en nuestro espíritu.

CAPÍTULO TREINTA Y DOS LA REALIDAD DEL REINO (1) Lectura bíblica: Mt. 5:3-12, 13-16, 20-45a, 48 En Mateo 5, 6 y 7 se revela la realidad del reino. Según Mateo, el reino tiene tres aspectos principales: la realidad del reino, la apariencia del reino y la manifestación del reino. Es imprescindible que veamos estos tres aspectos para poder comprender todos los capítulos y versículos del libro de Mateo que tratan sobre el reino. Algunos versículos de Mateo tratan de la realidad del reino, otros de la apariencia del reino y otros de la manifestación del reino en el futuro. Tenemos que comprender que a medida que se produzca la realidad del reino, el enemigo, Satanás, también intervendrá para realizar una obra que distraiga, obstaculice y haga daño. Esta obra del enemigo produce la apariencia externa del reino. Hoy en día, estas dos líneas coexisten: la realidad del reino y la apariencia del reino. En Mateo 13 tenemos el trigo, pero también tenemos la cizaña. Tenemos el gran árbol que crece de una manera desproporcionada y no según su especie o naturaleza, y también 292

tenemos la levadura que corrompe la harina fina. La cizaña, el gran árbol y la levadura constituyen la apariencia externa del reino. A la postre, llegará el tiempo de la cosecha, la venida del reino en plenitud. Esto será la manifestación del reino. No consideren que es algo innecesario discernir estos tres aspectos acerca del reino. Si no ven estos tres aspectos, no podrán entender lo que Mateo dice en cuanto al reino. Es por esta misma razón que muchos cristianos jamás han estado claros con respecto al reino según es presentado en Mateo. Simplemente, ellos jamás vieron estos tres diferentes aspectos. La realidad del reino se revela y se abarca plenamente en Mateo 5, 6 y 7, los cuales son capítulos conocidos como el Sermón en el monte. El Señor Jesús llamó a Sus discípulos y los llevó a la cima de un monte donde les dio el discurso presentado en Mateo 5, 6 y 7. No es fácil captar y aprehender lo que es revelado en estos tres capítulos. En el pasado, estos tres capítulos no fueron comprendidos de una manera completa, de forma adecuada y correctamente. Aunque los cristianos suelen citar algunas de estas oraciones, frases y expresiones, la mayoría de ellos no ha logrado aprehender debidamente estos capítulos. En ellos encontramos la revelación de la vida apropiada del reino; y algunos de esos versículos son muy profundos. Si no comprendemos el principio rector, será muy difícil captar el verdadero significado de estos versículos. El discurso dado por el Señor en el monte está dividido en siete secciones que revelan siete aspectos de la vida que llevan los hijos del reino. EL CARÁCTER DE LOS HIJOS DEL REINO El carácter o la naturaleza del pueblo del reino es revelado en Mateo 5:112. También podríamos decir que se refiere al elemento, sustancia o esencia de los hijos del reino; pero prefiero usar la palabra carácter debido a que esto no es simplemente la esencia o el elemento; sino que se refiere a algo sustancial que es expresado. Carácter denota algo más que solamente naturaleza, pues significa que algo de la naturaleza brota y es expresado. El carácter de los hijos del reino es regido por los cielos. No está regido por nada terrenal. No está regido por la familia, la escuela, la comisaría o los tribunales ni tampoco es regido por ninguna otra entidad en la comunidad; 293

sino que se encuentra sujeto al gobierno de los cielos. El reino de los cielos en realidad significa el gobierno de los cielos. Tenemos que saber que desde el tiempo de la caída del hombre, éste ha estado bajo el gobierno terrenal. Después de su caída, el hombre comenzó a dejar de ser regido por Dios desde los cielos. Hoy en día la gente de este mundo, sin importar su posición, ni las normas que se han fijado y sin importar si son buenos o malos, todos están bajo cierto gobierno terrenal. Ellos son regidos ya sea por su familia, su escuela, su empresa o su gobierno municipal. En esto consiste el gobierno terrenal. Pero ha llegado el tiempo en el que Dios establece Su reino sobre la tierra. Su reino es de otra categoría de gobierno, pues pertenece a los cielos. Aunque está en la tierra, es un gobierno que procede de los cielos, por lo cual es llamado el reino de los cielos. El regir en la tierra procede de los cielos, donde mora Dios. No es simplemente el reino de Dios de manera general, sino que es, de una manera específica, el reino de los cielos. Los cielos han descendido para regir sobre la tierra, y es bajo esta clase de gobierno que nosotros, los hijos del reino, manifestamos una determinada naturaleza, un determinado carácter. Nuestro carácter, nuestra esencia, nuestro elemento y nuestra naturaleza con toda su expresión son completamente distintos del que poseen las personas sujetas al gobierno mundano y terrenal. Los hijos del reino tienen su carácter y naturaleza que son únicos. El carácter del pueblo del reino que se sujeta al reino de los cielos se compone principalmente de seis condiciones relacionadas con su corazón y su espíritu, así como también de tres cosas externas. Todos ellos conforman un total de nueve puntos: Por consiguiente, el Señor repitió nueve veces la palabra Bienaventurados. Los seis rasgos distintivos de la condición intrínseca de tales personas empiezan por referirse a la condición en que está el espíritu de ellas y termina hablándonos de la sexta característica referida a la condición de su corazón. Esto quiere decir que si queremos hacer realidad la auténtica vida del reino, requerimos de un espíritu apropiado y de un corazón apropiado. Necesitamos conocer nuestro espíritu 294

y necesitamos conocer nuestro corazón. Tanto nuestro espíritu como nuestro corazón tienen que ser regulados y calibrados. SER POBRES EN ESPÍRITU El primer rasgo de la condición intrínseca de los hijos del reino es mencionado en Mateo 5:3: “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos”. La primera condición básica se relaciona con nuestro espíritu, que es el lugar donde Dios puede morar. Nuestro espíritu es el órgano en nuestro interior que fue creado por Dios con el fin de que podamos tener contacto con Él, podamos tomarlo a Él, recibirlo y contenerle. Muchos cristianos ignoran esta primera condición. Ellos han pasado por alto el primer órgano para la vida del reino: el espíritu humano. Son muchos los cristianos que jamás han escuchado algo con respecto al espíritu humano. ¡Esto es muy pobre y muy lamentable! Enseñar a las personas a tener contacto con Dios sin valerse de su espíritu es como querer enseñar a alguien a correr sin valerse de sus pies. Ser pobres en espíritu significa vaciar nuestro espíritu de todo lo que no sea Dios mismo. Todos tenemos que vaciar nuestro espíritu, pues éste es únicamente para Dios. Esto quiere decir que tenemos que vaciarnos de todo lo demás que pueda estar dentro de nuestro espíritu. Tenemos que ser vaciados en nuestro espíritu para Dios. Lamentablemente, la mayoría tiene su espíritu lleno de cosas distintas a Dios mismo. No piensen que su conocimiento permanece únicamente en sus mentes. Por medio de su mente, su conocimiento puede entrar en su espíritu y ocuparlo. No piensen que su odio permanece confinado a su corazón, pues también puede entrar en su espíritu y ocuparlo. No piensen que su amor carnal, natural y humano permanece únicamente en su parte emotiva, pues tal amor puede también introducirse en su espíritu y ocuparlo. Entonces su espíritu estará lleno de conocimiento, odio o amor. Una vez que su espíritu esté lleno, no habrá cabida en él para Dios. Cuando el reino venga, tiene que encontrarnos vacíos y pobres en nuestro espíritu de modo que podamos recibir a Dios en nosotros. Esto, sin embargo, no significa tener un espíritu pobre. No debemos tener un espíritu pobre, 295

sino ser pobres en espíritu. Esto significa que en nuestro espíritu no tenemos nada excepto a Dios. Cuando los fariseos, saduceos, escribas y sumos sacerdotes vinieron al Señor Jesús, todos ellos estaban repletos en su espíritu con toda clase de basura, la cual ellos atesoraban. Sus tradiciones, su religión, sus ritos, su conocimiento bíblico, sus formalismos y todas sus viejas prácticas religiosas judías se habían convertido en basura que llenaba sus espíritus. Más aún, sus conceptos y razonamientos filosóficos llenaban y ocupaban sus espíritus. Ellos estaban completamente llenos de estas cosas y cuando acudieron al Señor Jesús, discutieron con Él debido a que no eran pobres en espíritu. Por tanto, al iniciar Su discurso en el monte, el Señor dijo: “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos”. Si somos pobres en nuestro espíritu, Dios podrá entrar inmediatamente a nuestro ser; entonces estaremos en el reino de los cielos. Ésta es la primera condición de nuestras partes internas. Nuestro espíritu tiene que haber sido vaciado. No guardemos ninguna clase de conocimiento, tradición, formalismo, religión o cualquier otra cosa que no sea Dios mismo en nuestro espíritu. Permitan que su espíritu sea vaciado de toda otra cosa y esté plena y absolutamente consagrado a Dios. Esto es lo que necesitamos. No permitan que todo el conocimiento y las cosas que recibieron del cristianismo ocupen su espíritu. Todo ello tiene que ser desechado. Tal vez parezcan ser cosas muy buenas, pero comparadas con el Señor Jesús son estiércol. En Filipenses 3 Pablo dijo que él consideraba que todos sus logros y conocimientos adquiridos previamente eran estiércol o basura. Él estimaba todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, su Señor. Nosotros también debemos ser vaciados y ser pobres en espíritu por amor a Cristo. LLORAR Si somos pobres en espíritu, ciertamente lloraremos. Nos sentiremos tristes y acongojados por la situación de miseria que impera entre el pueblo de Dios e incluso por la condición en que nosotros mismos nos encontramos. La situación imperante en el pueblo de Dios hoy es verdaderamente digna de llanto. Pedro, Juan y los demás apóstoles ciertamente debían llorar debido a la situación miserable en que se encontraban los fariseos y los 296

judaizantes. Por causa de la vida del reino nosotros también necesitamos llorar. Tenemos que llorar con respecto a nosotros mismos, a nuestra sociedad y al cristianismo actual. Cuando vemos a Cristo, ciertamente estamos felices y nos regocijamos, pero cuando nos miramos a nosotros mismos y a los que nos rodean, tenemos que llorar. A veces en mi habitación me regocijo con el Señor, pero otras veces lloro por los cristianos fundamentalistas, por los pentecostales y por los carismáticos. Basta con leer las publicaciones cristianas para percatarse de cuán lamentable es la situación. Si uno fija su mirada en el Señor y en la iglesia, esto es algo maravilloso. Pero fuera de la iglesia, en el cristianismo formal y fundamentalista, así como en el cristianismo pentecostal y en el cristianismo carismático, impera una situación de pobreza. Así que tenemos que llorar. Éste es la segunda de las condiciones internas. SER MANSOS Mateo 5:5 nos dice: “Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad”. Si nos lamentamos y lloramos, ciertamente seremos mansos. No seremos orgullosos, sino mansos. Estaremos dispuestos a padecer e incluso estaremos felices de poder sufrir alguna pérdida. Ser manso no solamente significa ser humilde, sino también estar dispuesto a sufrir y a perder algo. Si estamos dispuestos a sufrir y a perder algo, recibiremos una recompensa: heredaremos la tierra. Cuando venga la manifestación del reino, algunos heredarán la tierra. Según Lucas 19, algunos heredarán diez ciudades y otros cinco. Tenemos que ser personas mansas. Tenemos que ser pobres en espíritu, llorar por la situación actual y, además, tenemos que ser mansos, humildes, dóciles, estar dispuestos a sufrir y estar contentos de sufrir alguna pérdida. TENER HAMBRE Y SED DE JUSTICIA No solamente debemos buscar la justicia, sino que debemos tener hambre y sed de justicia. Tenemos que estar ansiosos y anhelantes de ser justos tanto delante de Dios como delante de los hombres. Debemos ser justos no solamente en conformidad con los preceptos humanos y los principios de 297

los hombres, ni según las expectativas y esperanzas de los hombres, ni en conformidad con nuestros propios conceptos y filosofías, sino que tenemos que ser justos según Dios. Ser justos es ser rectos para con Dios y ser rectos para con los hombres según Dios. Debemos ser aquellos que tienen hambre y sed de tal clase de justicia. Esto se relaciona a nuestros motivos. En nuestro espíritu y en nuestro corazón, en nuestro ser interior, tenemos que ser rectos con Dios y rectos con los demás según Dios. SER MISERICORDIOSOS Mateo 5:7 nos dice: “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia”. Ser rectos o buscar y tener hambre de justicia implica ser estrictos con nosotros mismos. Pero ser misericordiosos equivale a ser benévolos con los demás. Quizás seamos rectos con Dios y seamos rectos con los demás según Dios; pero es posible que otros no sean rectos, sino que sean muy descuidados. ¿Deberíamos condenarlos? No, es menester que tengamos misericordia de ellos. Si mostramos misericordia con otros, recibiremos misericordia de parte de Dios. Pero si somos estrictos con los demás, Dios también será estricto con nosotros. Tenemos que aprender a ser estrictos con nosotros mismos pero benevolentes con los demás. Jamás debiéramos medir a otros tomándonos a nosotros mismos como la norma. Ni tampoco debemos exigir que otros se conformen a la norma que nos hemos fijado para nosotros mismos. Hacer esto implica que no tenemos misericordia, sino más bien que somos legalistas. Aprendamos a ser estrictos y exigentes con nosotros mismos, pero a ser benevolentes con los demás sin exigirles nada. Esto es lo que significa ser misericordioso. SER PUROS DE CORAZÓN El versículo 8 dice: “Bienaventurados los de corazón puro, porque ellos verán a Dios”. Si nuestro corazón es puro, veremos a Dios. Nuestros motivos, intenciones, deseos y propósitos tienen que nacer de un corazón puro. Tener un corazón puro significa tener un corazón sencillo, que no procura ninguna otra cosa aparte del propio Señor. 298

Estos seis condiciones internas comienzan con nuestro espíritu y terminan con nuestro corazón. Esto quiere decir que todos tenemos que aprender a calibrar nuestro espíritu y nuestro corazón. Todos tenemos que orar: “Señor, regúlame. Concédeme el espíritu apropiado y el corazón apropiado; de otro modo, jamás podré tener la vida apropiada del reino”. SER PACIFICADORES Cuando nos encontremos en la condición interna apropiada delante del Señor, espontáneamente brotará algo que se manifestará como nuestra condición externa. Lo primero que se manifestará será que haremos la paz. Seremos pacificadores y seremos llamados hijos de Dios. Esto es debido a que el Hijo de Dios, Jesucristo, es Aquel que hace la paz. Él es el verdadero Pacificador, y nosotros somos los hijos de Dios. Si somos aquellos que son pobres en espíritu, que lloran, que son mansos, que tienen hambre y sed de justicia, que son misericordiosos con los demás y que son puros de corazón, ciertamente seremos pacificadores. ¿Piensan que una persona así podría pelear con los demás? Con toda certeza, tal clase de persona será una persona en paz y también será pacificador. SER PERSEGUIDOS POR CAUSA DE LA JUSTICIA Si uno se ejercita en ser justo para con Dios y justo para con los demás según Dios, será perseguido. Los demás no le apreciarán, sino que más bien le perseguirán. Usted sufrirá por buscar la justicia. Ésta es la segunda condición externa del carácter propio de los hijos del reino. PERSEGUIDOS POR CAUSA DE CRISTO La tercera condición externa consiste en sufrir persecución por causa de Cristo. La gente los vituperará y dirá toda clase de mal contra ustedes por causa de Cristo. Pablo el apóstol padeció a causa de la mala fama que le hicieron (2 Co. 6:8). También a nosotros se nos han difamado. Son muchos los que nos vituperaron y difundieron rumores y mentiras acerca de nosotros. Esto es padecer por causa de Jesucristo. Es posible que debido a que tomaron el camino del recobro del Señor algunos de sus parientes y 299

amigos hayan hablado mal en contra de ustedes. Aun si ellos no saben nada malo con respecto a ustedes, es posible que hayan creado algunos rumores según su imaginación, lo cual causará que usted tenga mala fama. El Señor Jesús dijo que cuando esto sucediera, debíamos regocijarnos porque nuestra recompensa en los cielos sería grande. Éstos son los rasgos distintivos del carácter que es propio de los hijos del reino. Ellos son pobres en espíritu, lloran, son mansos, tienen hambre y sed de la justicia del Señor, son misericordiosos para con los demás, son puros de corazón, siempre hacen la paz, padecen persecución por causa de la justicia y padecen persecución por causa de Cristo. Éste tiene que ser nuestro carácter. Tenemos que ser esta clase de persona. LA INFLUENCIA QUE LOS HIJOS DEL REINO EJERCEN SOBRE EL MUNDO Si poseemos tal carácter, ciertamente ejerceremos influencia sobre el mundo. El Señor Jesús dijo que somos la sal de la tierra y la luz del mundo. La tierra está podrida y corrompida, y el mundo está en tinieblas. Hoy en día la tierra está corrompida con una química espiritual, por lo cual es necesario echarle sal. La sal matará la corrupción de la tierra. El Señor nos ha puesto en medio de un compuesto tan corrupto como la sal que mata los gérmenes y la corrupción. El mundo, la sociedad humana, está llena de tinieblas, pero nosotros estamos aquí como la luz del mundo a fin de iluminarlo y eliminar las tinieblas. Sin embargo, es menester que tengamos el carácter apropiado que nos llevará a ser constituidos en sal y luz; de otro modo, formaremos parte de la tierra corrompida y del mundo entenebrecido. Nosotros mismos seremos corrupción y tinieblas en lugar de ser sal y luz. Creemos que el Señor hará que todas las iglesias locales sean llenas de sal y luz. LA LEY DE LOS HIJOS DEL REINO Después que Mateo cubre el tema del carácter de los hijos del reino y de la influencia que ellos ejercen, él habla de la ley que opera en los hijos del reino. Los hijos del reino no están sujetos a la ley escrita, la ley de Moisés 300

promulgada en el Antiguo Testamento, sino que están bajo la restricción de la ley de vida. Sabemos esto debido a que al final de esta sección del discurso del Señor, Él dijo que somos hijos del Padre. Por ser hijos, poseemos la vida del Padre. En el versículo 48 el Señor dijo que debíamos ser perfectos como nuestro Padre celestial es perfecto. La única manera en que nosotros podríamos ser perfectos como el Padre es perfecto sería al tener la vida del Padre; de otro modo, jamás podremos ser perfectos como el Padre es perfecto. La mayoría de los hijos son como sus padres debido a que tienen la vida del padre. En esta sección se hace un contraste comparativo entre vivir regidos por la ley de Moisés y vivir sujetos a la ley de vida. Justicia insuperable El Señor Jesús dijo que para entrar en el reino es necesario tener una justicia que sobrepase a la que los fariseos tenían al ceñirse a la ley de Moisés. La ley de Moisés ordenaba no matar; pero la ley del reino de los cielos nos dice que debemos reconciliarnos con los demás. Reconciliarse con los demás y llevarse bien con otros es más elevado que no matar. Esto sobrepasa a no matar. Pureza interna Ser puros internamente sobrepasa a la ley de no cometer adulterio. Mientras que cometer adulterio es un acto externo, la ley de vida nos exige ser puros internamente. La ley de Moisés ordenaba no cometer adulterio, pero la ley de vida nos exige pureza de corazón. Ciertamente el estándar correspondiente a la vida divina en nuestro interior es mucho más elevado que la norma externa promulgada por Moisés. Sobrepasa la ley de Moisés. No jurar No jurar sobrepasa a no jurar falsamente (Mt. 5:33-37). Jurar falsamente es no cuidar de cumplir lo prometido y lo que se ha jurado. Esto quiere decir que uno no honró su voto. Por tanto, en el Antiguo Testamento se ordena no jurar falsamente (Lv. 19:12; Nm. 30:2). Esto implica que no debemos 301

dejar de hacer lo que hemos dicho y que debemos hacer aquello que hemos jurado hacer. Pero la nueva ley de vida requiere que no juremos por nada. No hay necesidad de jurar porque no tenemos que demostrar que uno está en lo correcto. Si uno está correcto, simplemente está correcto y no tiene necesidad de probarlo. Si su respuesta es sí, simplemente diga sí; si es no, simplemente diga no. No hay necesidad de jurar al respecto. Decir más procede del maligno (Mt. 5:37). No jurar es superior a no jurar falsamente. No resistir al que es malo La ley de vida dice: “No resistáis al que es malo” (Mt. 5:39), lo cual supera la ley de Moisés cuya norma es ojo por ojo y diente por diente. Según la ley de Moisés, si alguien nos quiebra un diente, nosotros debemos hacerle lo mismo (Éx. 21:24; Lv. 24:20; Dt. 19:21). Pero la ley de vida nos ordena: “No resistáis” (Mt. 5:39). Si alguien nos golpea en la mejilla derecha, debemos presentarle la mejilla izquierda. Si alguien nos obliga a andar con él una milla, debemos acompañarlo gozosos por dos millas. Si alguien nos quita nuestra capa, debemos darle también nuestra túnica. Esto es muy superior a lo estipulado por la ley del Antiguo Testamento. Ésta es la justicia insuperable. Amar a nuestros enemigos Amar a nuestros enemigos ciertamente supera amar a nuestro prójimo. La ley de Moisés nos ordenaba amar a nuestro prójimo (Lv. 19:18), pero la ley de vida exige que amemos a nuestros enemigos (Mt. 5:44). Reiteramos nuevamente que esto es mucho más elevado y supera muchísimo a la ley dada por Moisés. Finalmente, esta sección del discurso del Señor termina diciéndonos que como hijos del Padre tenemos que ser tan perfectos como el Padre. Podemos obtener la perfección únicamente en virtud de la vida del Padre. Podemos manifestar una justicia superior únicamente debido a que poseemos una vida superior en nuestro ser. Es debido a que poseemos una vida superior con una ley superior que podemos manifestar una justicia superior. ¡El pueblo del reino es un pueblo maravilloso! ¡Su carácter, su influencia y su 302

justicia son maravillosos! Ésta debe ser la vida que llevemos en las iglesias locales.

CAPÍTULO TREINTA Y TRES LA REALIDAD DEL REINO (2) Lectura bíblica: Mt. 6:1-34 Todos los aspectos de la realidad del reino que se mencionan en Mateo 5 están vinculados con la vida divina. Nuestra vida natural simplemente no puede producir ninguno de los seis puntos de la condición interna ni los otros tres puntos de la condición externa. Por nuestro nacimiento natural somos polvo, no sal. Llegamos a ser sal únicamente mediante la regeneración. Una vez que nuestra naturaleza es cambiada, nuestro carácter también cambia. Llegamos a ser sal en lugar de polvo debido a que poseemos una nueva vida. Ahora poseemos una nueva naturaleza, un nuevo elemento y un nuevo carácter en virtud de los cuales somos la sal de la tierra. Además, en virtud de la nueva vida también somos la luz del mundo. Juan 1:4 nos dice: “En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres”. Somos la luz porque tenemos la vida. Si no tuviéramos la vida divina, jamás podríamos ser la luz. Somos la luz del mundo porque hemos recibido la vida divina. La vida es la luz. Afirmar que somos la luz del mundo significa que tenemos la vida divina. Cuando leemos que el reino de los cielos requiere que manifestemos una justicia superior, tal vez pensemos: “¿Quién puede hacer esto?”. Sin embargo, al final del capítulo 5 se nos recuerda que somos hijos de nuestro Padre, lo cual quiere decir que tenemos la vida y naturaleza del Padre. No somos hijos adoptivos, sino que somos hijos nacidos del Padre. Por tanto, 303

poseemos Su vida y naturaleza (2 P. 1:4). Sólo hay perfección en Su vida, y ahora nosotros la poseemos. Nuestra responsabilidad principal es siempre darle ocasión a la vida del Padre para que se desarrolle en nuestro ser. Este desarrollo será Su perfeccionamiento en nosotros. Si permitimos que la vida divina en nuestro ser se desarrolle, al final el desarrollo de esta vida será nuestra perfección. Esto no es algo que dependa de lo que nosotros hagamos. Cuando estaba en el cristianismo en mi juventud, escuché muchos sermones en los que se citaban versículos de Mateo 5. En todos los casos, los predicadores aplicaron este capítulo al mejoramiento de la conducta del hombre. Pero los requisitos del reino no pueden ser satisfechos mediante el mejoramiento de la conducta. No importa cuánto nos mejoremos a nosotros mismos, todavía seguiremos siendo polvo y no sal. Podemos ser sal únicamente al recibir la vida, la naturaleza, la esencia y la sustancia de Dios. Cuando la vida divina de Dios entra en nuestro ser en el momento que se produce nuestra regeneración, somos transformados de polvo a sal. Así también, cuando recibimos la vida de Dios, llegamos a ser la luz del mundo. En Mateo 5:20 el Señor Jesús mencionó la justicia insuperable como un requisito para entrar en el reino de los cielos: “Os digo que si vuestra justicia no supera a la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos”. Este requisito de la justicia insuperable equivale también al traje de boda mencionado en Mateo 22:11-14 y en Apocalipsis 19:8. Según Apocalipsis 19, la novia estará vestida de lino fino, que representa las acciones justas de los santos. Estos tres pasajes de la Palabra: Mateo 5:20, 22:11-12 y Apocalipsis 19:8, todos dan a entender una sola cosa: para participar de la fiesta de bodas durante el reino es necesario que tengamos la justicia insuperable. Como vimos, esta justicia proviene de nuestro disfrute de Cristo. Cuando recibimos al Señor Jesús, Él entró en nuestro ser y se hizo nuestro disfrute. A medida que le comamos y le disfrutemos cada día, Él tendrá la oportunidad de expandirse dentro de nuestro ser y transformarnos. De esta manera, Cristo madurará dentro de nosotros. Esta propagación y maduración de Cristo dentro de nuestro ser se convertirá en una justicia superior, el traje de bodas, que se requiere para asistir a la fiesta 304

de bodas. Recibir a Cristo en nuestro ser nos hace aptos para ser salvos, y que Cristo haya madurado en nuestro ser nos hace aptos para participar de la fiesta de bodas. Esto corresponde al concepto del reino que hemos enfatizado en todo este libro. ¿Qué es el reino? Es simplemente el Señor Jesús que viene y entra a nuestro ser y que madura en nosotros hasta que el reino venga en toda su plenitud. Si no permitimos que Cristo madure en nuestro ser, ¿cómo podríamos estar en la venida plena del reino? Cristo es la semilla del reino. Aunque Él entró en nosotros como la semilla, Él tiene que crecer y madurar en nuestro ser. Si permitimos que Cristo tenga la oportunidad de madurar en nuestro ser, ciertamente participaremos de la cosecha, la plena venida del reino. La madurez de Cristo dentro de nuestro ser es la justicia insuperable y también será el traje de bodas que nos hará aptos para asistir a la fiesta de bodas. Recibir a Cristo en nuestro ser nos hace aptos para salvación; permitir que Cristo madure en nuestro ser nos hace aptos para la fiesta de bodas. LA PUREZA DE LOS HIJOS DEL REINO Ahora abordaremos Mateo 6 donde encontramos el cuarto aspecto de la realidad del reino: la pureza que los hijos del reino deben tener al hacer sus buenas obras. Los hijos del reino hacen buenas obras, y en sus obras no hay mixtura, falsedad, hipocresía o pretensión. Más bien, ellas denotan pureza, sencillez y simplicidad. En la vida del reino no hay lugar para nada que sea pretencioso, nada que sea falso y nada de hipocresía. Aquí nuevamente podemos ver la sabiduría del Señor Jesús. La pureza de los hijos del reino opera en tres direcciones: hacia otros al dar limosnas, hacia Dios al orar y hacia nosotros mismos al ayunar. Con respecto a los demás, es necesario dar limosna para atender sus necesidades. Con respecto a Dios mismo, debemos orar, no por nuestros propios intereses y asuntos, sino pidiendo: “Venga Tu reino. Hágase Tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra” (6:10). Esta oración es para Dios. En principio, la oración de los hijos del reino debe ser hecha para Dios, en función de Dios y con Dios. Acerca del ayuno, es menester tomar medidas con respecto a 305

nuestro yo. Ayunar no se relaciona con nuestros pecados o algo pecaminoso, sino con asuntos legítimos. Es legítimo que nosotros comamos y bebamos, pues éste es un derecho que todos tenemos. Todo aquel que ha nacido tiene el derecho de comer y beber. Cuando ayunamos, tomamos medidas con respecto a nosotros mismos al renunciar a nuestros derechos. Esto no quiere decir que tomemos medidas con respecto a nosotros mismos debido a que estemos equivocados o seamos personas mundanas, pecaminosas o carnales. ¡No! Simplemente queremos tomar medidas con respecto a nosotros mismos al sacrificar nuestros derechos. Con respecto a los demás, damos limosna; con respecto a Dios, oramos; y con respecto a nosotros mismos, ayunamos. Éstas son las tres categorías de buenas obras que hacen los hijos del reino. Cuando hacemos estas cosas, tenemos que ser puros y sinceros, no hipócritas. ¿En qué consiste la hipocresía? La palabra hipócrita viene de una palabra griega que denota a un actor que hace el papel de algún personaje. Según la costumbre antigua, tanto entre los griegos como entre los romanos, todos los actores tenían que hablar a través de una gran máscara a fin de aumentar la fuerza de su voz. Así pues, la hipocresía es una falsedad externa, algo exagerado y que no es real. También implica divulgar algo con publicidad. Tanto en el mundo como en el cristianismo casi todo el dinero es recaudado por medio de divulgación. Cuando estaba en cierta ciudad, los hermanos que vivían allí, me contaron la manera en que cierta llamada iglesia recaudaba fondos. Ellos convocaban una asamblea general y presentaban la necesidad ante la congregación. Entonces pedían que aquellos que pudieran aportar los mayores montos de dinero se pusieran de pie. Los miembros más ricos aprovechaban esta oportunidad para exhibir su riqueza y generosidad al ponerse de pie para ofrecer buenas cantidades de dinero. Este método tenía mucho éxito porque correspondía a la naturaleza caída del hombre. En Mateo 6:3 el Señor dijo que cuando demos limosna no debiéramos dejar que nuestra mano izquierda sepa lo que hace la derecha. Esto quiere decir que tenemos que dar en secreto, lo cual es absolutamente contrario a la 306

práctica en el cristianismo. Algunos grupos cristianos incluso publican informes en los que dan a conocer los nombres de aquellos que dieron las “ofrendas de amor”. Durante los años 1933 y 1934, la iglesia en Shanghái, la iglesia más grande en el recobro del Señor en China, tenía necesidad de un terreno donde construir un salón de reuniones que pudiera acomodar unas quinientas personas. En aquel entonces los terrenos eran muy caros, y era difícil solventar la compra de una parcela adecuada. La iglesia necesitaba una propiedad y oró por ella. En 1936 una hermana anciana que tenía bastante dinero poseía una propiedad que quedaba muy cerca de nuestro salón de reuniones. Esta hermana amaba al Señor y asistía a la mayoría de nuestras reuniones. Cuando ella supo de la necesidad que tenía la iglesia de un terreno, tuvo el deseo de ofrendar aquella propiedad a la iglesia. Sin embargo, al mismo tiempo ella estaba preocupada por algunos de sus hijos. Al final, ella decidió ofrecer la propiedad a la iglesia por la mitad de su valor, que era unos veinticinco mil a treinta mil dólares americanos. Por tanto, la transacción se llevó a cabo haciendo que la iglesia pagase la mitad de esa suma, y el título de propiedad fue transferido a la iglesia. Cuando ya se estaban diseñando los planos para el salón de reuniones, la hija de aquella hermana quiso que la iglesia pusiera en la futura construcción una piedra con una inscripción en la que dijera que la propiedad había sido donada por aquella hermana anciana por la mitad de su valor. El hermano Watchman Nee se negó rotundamente a esto, y se produjo una negociación bastante complicada. El hermano Nee no cedió ni un centímetro. Nuestro hermano no cedió ni un centímetro para dar cabida a tal exhibición de gloria humana, pero la hija de aquella hermana tampoco quiso ceder. A la postre, se anuló la transacción, se devolvió el título de propiedad a la familia de la hermana y el dinero fue devuelto a la iglesia. Desde 1936 hasta 1948 la iglesia en Shanghái no pudo adquirir el terreno que necesitaba para erigir su local. Esto hizo que la iglesia sufriera, pero tal sufrimiento valió la pena a fin de mantener el principio de la realidad de la vida del reino en cuanto a las ofrendas materiales.

307

Mediante el relato de este incidente que forma parte de nuestra historia, ustedes pueden ver cuál es nuestra postura al respecto, y pueden ver la realidad de la vida del reino en cuanto a las ofrendas. Jamás hagan exhibición de sus donativos. A esto se debe que no nos gusta revelar la cantidad de dinero que las personas han ofrendado a la iglesia. En algunas catedrales y edificios de iglesias existen inscripciones indicando quiénes donaron ciertos objetos. Por ejemplo, una banca puede llevar una inscripción indicando quién la donó. ¡Esto es una vergüenza! Si no fuera por el sistema de impuestos estadounidense que permite eximir de impuestos el monto de las contribuciones hechas como ofrenda, no permitiríamos que los que ofrendan den a conocer sus nombres de manera alguna. Durante todos nuestros años en China, donde había un método distinto de recaudar impuestos, no permitimos que los santos dieran ofrendas mediante cheques personales. Todos usaban dinero en efectivo, de tal modo que nadie podía saber de dónde procedían las ofrendas. Ésta es una buena práctica porque no da cabida alguna a la carne y a la vanagloria humana. Además, los hijos del reino también tienen que ser puros internamente en cuanto a su oración. A veces uno podría ser tentado a querer que los demás escuchen cuando uno ora. Es maravilloso gritar: “¡Oh, Señor Jesús! ¡Jesús es el Señor!”; pero no debemos abrigar el deseo de que los demás sepan que estamos orando. En cierto sentido, es mejor esconder nuestras oraciones de los demás. Jamás haga exhibición de su vida de oración. Con respecto al ayuno, el Señor Jesús dijo que los fariseos y los hipócritas demudaban sus rostros cuando ayunaban, y era como si dijeran: “Miradme; estoy ayunando”. El Señor Jesús dijo: “Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, para no mostrar a los hombres que ayunas” (Mt. 6:17-18). Ya sea al dar limosna, al orar o al ayunar, jamás debemos hacer ninguna exhibición de nuestras buenas obras.

308

LA ACTITUD QUE LOS HIJOS DEL REINO DEBEN TENER HACIA LAS RIQUEZAS No acumular riquezas A continuación, consideraremos el quinto aspecto de la realidad del reino: la actitud que los hijos del reino de los cielos deben tener hacia mammon, o sea, las riquezas (vs. 19-23). ¿Cuál debe ser la actitud de los hijos del reino hacia las riquezas? En primer lugar, no debemos acumular riquezas aquí en la tierra (vs. 19-21). Tal vez ustedes pregunten: “¿Las cuentas de ahorro no son una manera de acumular tesoro en la tierra?”. Esto depende de cuál sea su motivo. No hay nada de malo en hacer algunas preparaciones para el año siguiente o para la educación de nuestros hijos. De hecho, en las Epístolas se nos dice que los padres deben atesorar para los hijos (2 Co. 12:14). Tenemos que educar a nuestros hijos de una manera apropiada, y esto será caro. Como padres, tenemos la responsabilidad de cuidar de nuestros hijos. Este asunto no tiene nada que ver con preceptos externos. Todos tenemos que orar con respecto a estas cosas. Entonces la sabiduría del Señor estará con nosotros y tendremos claridad con respecto a cuánto debemos ahorrar para el futuro y para nuestros hijos. Si somos fieles al Señor, Él nos mostrará lo que debemos hacer. Lo fundamental es que examinemos nuestros motivos. El principio que rige es que la acumulación de tesoros en la tierra es contrario a la economía de Dios y expresa una carencia de fe en Su misericordia y cuidado. Que la sabiduría del Señor esté con nosotros en este asunto. No servir a las riquezas El segundo aspecto que tienen los hijos del reino con respecto a las riquezas es que ellos no pueden servir a ambos, a las riquezas y a Dios (Mt. 6:24). Aunque podamos tener una cuenta de ahorros, no debemos servir a tales ahorros del mismo modo que serviríamos a Dios. Dios es el único amo a quien debemos servir, no al dinero ni a las riquezas. Debemos servir a Dios y a nada más.

309

Confiar en nuestro Padre para nuestro sustento diario El tercer punto es que confiamos en nuestro Padre para nuestro sustento diario. Los hijos del reino confían en su Padre para su existencia del mismo modo en que las aves del cielo y los lirios del campo lo hacen (vs. 25-31). El Señor Jesús fue sabio. Él se valió de las aves como ilustración del cuidado que el Señor nos provee con respecto a nuestros alimentos y se valió de los lirios como ilustración del cuidado que el Señor tiene con respecto a nuestra vestimenta. El Señor Jesús dijo: “Mirad las aves del cielo: no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta” (Mt. 6:26). Ellas no tienen campos de cultivo ni graneros, pero tienen muchos siervos. Todos los ricos sirven a las aves del cielo, las que disfrutan de lo que la gente rica hace por ellas. La gente rica tiene unos cuantos graneros, pero las aves tienen muchos graneros. El Señor continuó diciendo: “Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no se afanan ni hilan; pero os digo, que ni aun Salomón en toda su gloria se vistió como uno de ellos” (Mt. 6:28-29). ¿Quién le proporcionó la vestimenta a los lirios? ¡Fue Dios mismo! Nosotros debemos ser como las aves de los cielos y como los lirios del campo confiando en nuestro Padre en los cielos que cuida de nosotros. Algunos que son irresponsables y perezosos, pueden hallar que esto es igual a su concepto natural. Tal vez digan: “¡Esto es maravilloso! No tenemos que trabajar. Dios nos alimentará y nos vestirá. Somos como las aves de los cielos. No necesitamos hacer nada. Dios cuidará de nosotros”. Sin embargo, si adoptamos tal actitud, Dios no cuidará de nosotros. Jamás debemos olvidar que enseguida vienen otros versículos. Mateo 6:33 dice: “Mas buscad primeramente Su reino y Su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”. Tenemos que buscar el reino; no debemos ser descuidados ni perezosos. Si buscamos primeramente el reino y la justicia de Dios, Él ciertamente cuidará de nosotros. Sin embargo, no debemos ser descuidados, sino que debemos buscar con seriedad el reino de Dios y Su justicia. 310

CRISTO ES EL REINO Hemos visto que el reino de Dios es simplemente otro término para referirse a Cristo. Buscar el reino significa buscar a Cristo. En el libro de Filipenses no encontramos un término como el reino, pero sí encontramos un sinónimo: Cristo. Buscar primeramente el reino en realidad significa buscar primero a Cristo. Más aún, no debemos buscar a Cristo de una manera superficial o general, sino conforme a la manera que corresponde a la vida del reino. ¿Qué es la vida del reino? Desde el comienzo de la Biblia vemos que el reino de Dios tiene dos aspectos: la imagen y la autoridad. Dios creó al hombre a Su propia imagen y le dio dominio sobre todas las cosas (Gn. 1:26-28). Tenemos que ver que la imagen guarda relación con la expresión de Dios y que el dominio guarda relación con la autoridad de Dios. Si hemos de expresar la imagen de Dios, necesitamos la autoridad de Dios. En esto consiste el reino. Cristo es el reino de Dios. Con Cristo tenemos tanto la imagen de Dios como Su autoridad. Si en verdad buscamos a Cristo con toda seriedad, Él será nuestra expresión y autoridad. Si tenemos a Cristo, tenemos el reino. Si buscamos primeramente a Cristo, Dios atenderá a nuestras necesidades. Esto no es un asunto de renunciar a algo y perder ciertas cosas, sino que es un asunto de tomar a Cristo. Las personas tal vez nos pregunten por qué no practicamos ciertas cosas; la mejor respuesta es decirles que no tenemos tiempo para ello, ya que estamos sumamente ocupados. Además, no tenemos lugar ni encontramos espacio para nada más. En cuanto al tiempo y el espacio se refiere, estamos completamente ocupados con Cristo. Ésta debe ser nuestra actitud. Por ser hijos del reino debemos ser puros en todas nuestras buenas obras. Nuestra actitud hacia mammon, o sea, las riquezas, es que no estamos al servicio de ellas, sino de Dios, y que tampoco ponemos nuestra confianza en ellas. Nuestra confianza está puesta en el Padre. Él es quien atiende a nuestras necesidades. Solamente tenemos que preocuparnos por Su reino y Su justicia. Tanto el reino como la justicia son Cristo mismo en nuestra experiencia. Es en virtud de Cristo que somos aprobados por Dios y somos rectos para con los demás según Dios. Tenemos que experimentar a Cristo como nuestra justicia en términos prácticos, siendo rectos delante de Dios 311

y rectos para con los demás según Dios mismo. Esto es Cristo expresado a través de nosotros. Cristo es el reino y Cristo es la justicia. Si buscamos a Cristo como el reino y la justicia, nuestro Padre celestial atenderá a nuestras necesidades. Todo cuanto necesitemos nos será añadido. ¡Esto es maravilloso! Ésta es la realidad de la vida del reino.

CAPÍTULO TREINTA Y CUATRO LA REALIDAD DEL REINO (3) Lectura bíblica: Mt. 7:1-27; 12:36; 19:23-26 Hemos considerado cinco aspectos de la realidad de la vida del reino: el carácter de los hijos del reino, la influencia que ejercen los hijos del reino, la justicia propia de los hijos del reino, la pureza que tienen los hijos del reino en sus buenas obras y la actitud que los hijos del reino deben tener con respecto a mammon o las riquezas. Ahora llegamos al sexto aspecto: el principio rector que tienen los hijos del reino en su relación con los demás. Éste es el principio que debe regir la manera en que nos relacionamos con los demás y como los tratamos. NO JUZGAR A LOS DEMÁS Lo dicho por el Señor en Mateo 7:1-12 está muy claro. A fin de tener una relación apropiada con los demás tenemos que observar este principio: jamás debemos juzgar a otros. Juzgar incluye criticar y participar en chismes. Incluso hablar de una persona implica juzgarlo. Es muy fácil para los creyentes e incrédulos participar en chismes. Simplemente nos encanta saber cosas acerca de los demás y hablar acerca de otros. Para evitar esto, es mejor no saber nada de los santos. Cuando los hermanos y hermanas me invitan a sus hogares me gusta permanecer en la sala, no me gusta entrar en 312

su cocina o en otros sitios de la casa, sino que prefiero recluirme en la sala. ¿Por qué? Porque cuanto más cosas veo en la casa de algún hermano, más sé acerca de él y más material tengo para dar lugar a los chismes. La mejor manera de prevenir los chismes es dejar de recoger material. Si uno quiere extinguir un fuego, el mejor método es retirar todo lo que pueda servir de combustible. Cuando no haya combustible, nada podrá arder. Sin embargo, he descubierto algo que es lamentable y vergonzoso: a muchos de los queridos santos les gusta saber las cosas de otros. Una vez que ellos entran en la casa de alguien, se esfuerzan por mirar en todos sus cuartos, incluyendo todos los rincones. A este respecto, no hay diferencia entre occidentales y orientales; ambos son exactamente iguales. Debido a que todos descendemos de Adán, todos somos “lobos de una misma camada”. Todos queremos enterarnos de muchas cosas con respecto a otros. Cuando somos invitados a algún hogar, queremos saber qué hay en todos los cuartos. Aunque es muy difícil para algunos santos recordar cuántos capítulos tiene Mateo, les es muy fácil recordar todo cuanto vieron en la habitación de alguien. A manera de hacer un contraste con esta mala costumbre, permítanme contarles acerca de un hermano oftalmólogo que residía en Shanghái, quien había aprendido una lección de vida. Cuando él llamaba a la puerta, aun si la puerta estuviera abierta, no entraba sino hasta que se le daba permiso. Una vez que le invitaban a pasar, no se sentaba sino hasta que se lo pedían y aún entonces no se sentaba en cualquier lugar, sino en el que le ofrecían. Más aún, no se sentía con derecho a observar ningún objeto, a tomar algún libro ni entrar en los otros cuartos. Algunos santos, empero, se sienten en libertad de abrir cualquier libro, abrir los cajones, los armarios e incluso el refrigerador, comportándose como si fueran los señores de esa casa. Se toman el derecho de observarlo todo, de investigar y de recolectar material para sus chismes. Tienen que tener bien en claro que cuanto más sepan acerca de los demás, más participarán en chismes. Si han reunido el material para ello, no podrán evitar contar chismes, ya que lo que ha entrado en su ser ciertamente tendrá que salir. No dejen que tantas cosas entren en ustedes y entonces podrán evitar los chismes. 313

Participar en chismes es simplemente otra forma de juzgar. Recuerden que ustedes serán juzgados de la misma manera en que juzgaron a los demás. Así pues, es mejor no juzgar. Y la mejor manera de no juzgar es no saber. Aprendan a ser ignorantes con respecto a tantas cosas. El mejor método consiste en simplemente no saber nada acerca de otros. Entonces no tendrán de qué hablar y podrán decirle a los demás, con toda honestidad, que no saben. Incluso si saben de algo, deben rehusarse a conversar sobre ello. Ésta es la manera apropiada de no juzgar a los demás. PALABRAS OCIOSAS Mateo 12:36 nos dice que daremos cuenta de toda palabra ociosa en el día del juicio. Todas nuestras palabras ociosas serán juzgadas entonces. No debiéramos pensar que después de haber participado en chismes no tendremos problemas; pues el Señor ha dicho que nuestras palabras ociosas serán juzgadas. Cuando era joven aún no se habían inventado las grabadoras, y mientras leía estos versículos me preguntaba cómo sería posible grabar cada una de las palabras que decimos. Sin embargo, hoy los seres humanos ya inventaron las grabadoras. Tal vez haya una especie de grabadora en los cielos donde se hallan registradas todas nuestras palabras. Por tanto, debemos ser cuidadosos. Un día el Señor podría decir: “Escucha esta grabación de una conversación que tuviste en la casa de las hermanas”. La mejor manera de no juzgar es no hablar. Me siento muy triste cuando llega a mis oídos los rumores que circulan entre los santos. Estos rumores se deben a que hablamos, y nuestro hablar es una especie de juicio. Si quiere dejar de juzgar, deje de hablar palabras ociosas. Entonces usted podría preguntarme: “Hermano, ¿qué debemos hacer con nuestra boca? Dios nos dio dos labios y una lengua. Tenemos que usar nuestra boca”. Esto es correcto. Cada vez que nos reunimos debemos usar nuestros labios para invocar el nombre del Señor y alabarle. Debemos tener comunión con respecto a la gracia del Señor. Hay muchas cosas positivas de las cuales hablar. ¿Por qué discutimos asuntos negativos y sin provecho? No critiquen a los demás ni intenten corregirles. Tal vez ustedes piensen que hay una paja en el ojo de su hermano, pero no han visto que hay una 314

viga en su propio ojo (7:3). Si desean quitar aquella paja, primero tienen que comprender que la fuente se encuentra en su propio ojo. Si quitan la viga que está en su ojo, descubrirán que la paja en el ojo de su hermano ha desaparecido. El problema no es con el ojo de su hermano, sino con sus propios ojos. Por tanto, no intenten quitar la paja del ojo de su hermano, sino quiten la viga que está en el suyo; y entonces encontrarán que la paja ya no está en el ojo de su hermano. TENER DISCERNIMIENTO Si son descuidados en cuanto a su hablar, perderán su discernimiento. No podrán discernir cuál es el momento adecuado para hablar ni cual es lo más apropiado que decir con respecto al Señor. Debido a que habrán perdido su discernimiento, darán lo santo a los perros y echarán sus perlas delante de los cerdos (Mt. 7:6). No podrán detectar los momentos correctos ni tampoco podrán identificar a las personas correctas con las que deben compartir las cosas santas de Dios. Algunas personas son como perros, por lo que no debiéramos darles las cosas santas a ellos. Otros son como cerdos, y no debiéramos echar nuestras perlas delante de ellos. ¿Cuáles son las cosas santas? En Mateo 7:6 las cosas santas denotan las verdades de Dios. Toda verdad de Dios es una cosa santa. Las perlas representan nuestras experiencias de Cristo. Cuando presentemos la verdad a las personas es necesario que tengamos discernimiento. Tenemos que discernir qué cosas decir y cuánto abarcar. Si somos demasiado habladores, hablaremos sin el debido discernimiento, sin restricción alguna, y terminaremos presentando las cosas santas de Dios a la persona equivocada. Debemos tener el debido discernimiento para reconocer cuándo tenemos a un perro delante de nosotros. En tales ocasiones, necesitamos ejercitar nuestro espíritu para restringir nuestro hablar. Debemos comprender que algunas personas son cerdos. No debiéramos presentar nuestras experiencias de Cristo a tales personas; si lo hacemos, ellas las pisotearán y nos acarrearán graves perjuicios. Ahora podemos entender por qué el Señor Jesús vinculó la necesidad de tener discernimiento con juzgar a los demás. Si sabemos cómo abstenernos 315

de juzgar y cómo ejercitar nuestro espíritu para tener pleno control sobre nuestro hablar, entonces tendremos el discernimiento necesario para saber quién es la persona correcta y cuál es el momento apropiado para compartir las verdades de Dios y nuestras experiencias de Cristo. Tener tal discernimiento depende de que nos ejercitemos en rehusarnos a juzgar. Jamás debemos criticar o juzgar a otras personas o a otras iglesias locales. LA ORACIÓN Nuestro hablar también guarda relación con otro asunto muy importante: nuestra oración. En Mateo 7:7-8 el Señor dijo que al que pide, se le dará; el que busque, hallará; y al que llama, se le abrirá. Pedir, buscar y llamar están vinculados con el juzgar que hacemos. El Señor dio a entender que una persona que juzga a los demás no podrá tener una vida apropiada de oración. Cuanto más juzgamos o hablamos o chismeamos, menos podremos orar. Esto se los garantizo. Por el contrario, cuanto menos participemos en chismes y menos hablemos, más oraremos. Si por un lado adoptamos la práctica de no hablar, no contar chismes y no juzgar, y por otro lado ejercemos el discernimiento debido al compartir las verdades de Dios y las experiencias de Cristo con los demás, entonces podremos orar. Primero pediremos, después buscaremos y finalmente llamaremos. A veces es suficiente pedir; pero en otras ocasiones será necesario que busquemos y llamemos. Podemos decir que pedimos la gracia del Señor, buscamos Su persona y llamamos para obtener Su presencia. Es fácil obtener la gracia del Señor, pero es difícil contar con Su persona y aun más difícil tener la presencia del Señor. Una vida apropiada de oración está vinculada con “No juzguéis”. Si no hablamos descuidadamente, ni somos descuidados al presentar las verdades de Dios y nuestras experiencias de Cristo, entonces tendremos una vida apropiada de oración y tendremos la base necesaria para pedir, buscar y llamar. Esta sección concluye con Mateo 7:12 que dice: “Así que, todo lo que queráis que los hombres os hagan a vosotros, así también hacedlo vosotros a ellos”. Esto significa que si esperamos que los demás nos traten de cierto 316

modo, primero nosotros debemos tratarlos a ellos del mismo modo. No traten a los demás de una manera distinta a la que ustedes mismos quieren ser tratados. Éste es el principio. Sean justos; si desean que los demás los traten de cierto modo, así también ustedes deben tratarlos a ellos. POR SU VIDA Nos es imposible cumplir con todos estos requisitos en virtud de la vida que recibimos en nuestro nacimiento natural. Pero por nuestro nuevo nacimiento hemos recibido la vida divina que puede cumplir con todos esos requerimientos. Estoy seguro que el Señor Jesús en usted jamás hablará demasiado. Siempre que veo a una hermana contando chismes o a un hermano hablando demasiado, muevo la cabeza porque sé que el Señor Jesús jamás hablaría así. Tales chismes ciertamente no son el Señor; Él jamás chismearía ni hablaría tanto. ¡Alabado sea el Señor! ¡Él es nuestra vida! LAS BASES PARA EL ANDAR Y LA OBRA DE LOS HIJOS DEL REINO Ahora abordaremos el último aspecto en cuanto a la vida del reino: las bases para el andar y la obra de los hijos del reino de los cielos (Mt. 7:13-29). Por favor note que hablamos de bases, en plural, pues no existe una sola base sino varias. Nuestro andar y nuestro comportamiento, nuestra vida y obra, deben tener la base apropiada. Todo cuanto somos y hacemos debe estar sólidamente basado en los fundamentos correctos. La puerta estrecha y el camino angosto La primera base es la puerta estrecha y el camino angosto (Mt. 7:13-14). Tanto la puerta como el camino son angostos. Si bien algunas versiones usan dos diferentes adjetivos para describir la puerta y el camino, en realidad ambos adjetivos tienen el mismo significado. En este versículo ambas palabras significan estrecho. La diferencia radica en que la estrechez de la puerta es bastante corta, mientras que la del camino es bastante larga. La puerta es estrecha porque su estrechez abarca una distancia muy 317

pequeña, mientras que el camino es angosto debido a que abarca una distancia muy larga. Tal vez sea fácil pasar por la puerta estrecha, pero es muy difícil andar por el camino angosto. El camino es muy limitado. No debemos decir que la puerta es angosta, sino estrecha. La puerta no implica constante limitación, sino una breve estrechez. Pero el camino sí es restrictivo. En otras palabras, el ancho de la puerta y la anchura del camino son iguales; la única diferencia radica en que la puerta prácticamente carece de longitud, mientras que el camino implica longitud. Tanto nuestra puerta como nuestro camino son estrechos. Según el concepto humano, podríamos pensar que si bien la puerta es bastante estrecha, el camino se hará más amplio a medida que prosigamos. Pero en el reino el camino es angosto de principio a fin. ¿Tomarán ustedes este camino? Debido a que el camino es estrecho, también es angosto. Mientras permanezcamos en este camino, no es posible cambiar de carril, pues solamente hay un carril. No podemos movernos de izquierda a derecha, ni de derecha a izquierda, como si estuviéramos en una autopista. Además, no podemos pasar a otros. Tenemos que ser pacientes. No debemos intentar pasar a los que están delante de nosotros; si lo hacemos nos encontraremos fuera del camino. Aunque el camino es estrecho y angosto, nos lleva a la vida. En este versículo la vida no se refiere a la semilla del reino, sino a la cosecha del reino. Hemos visto que el reino tiene dos facetas: como semilla y como cosecha. Ambos denotan a Cristo como nuestra vida. Cristo es la semilla del reino al ser nuestra vida y Cristo también será la cosecha del reino como nuestra vida. Con respecto a la semilla, es necesario que la vida entre a nosotros; pero con respecto a la cosecha, nosotros somos los que debemos entrar en la vida. En la Biblia se nos presentan estos dos lados: la vida zoé entra en nuestro ser, y nosotros entramos en la vida zoé. La vida zoé ha entrado en todo aquel que creyó en el Señor Jesús, pero no todos los creyentes auténticos entrarán en la vida zoé en el futuro. Que la vida zoé haya entrado en nosotros significa que somos salvos, pero entrar en la vida zoé en el futuro significa que habremos entrado en la manifestación del reino, la fiesta de bodas. Que la vida eterna haya entrado en nosotros significa que tenemos a Cristo como la semilla, pero entrar en la vida eterna en el futuro significa 318

que Cristo ha madurado en nosotros. Mateo 7:14 no se refiere a que la vida zoé entre en nuestro ser, sino a que nosotros entremos en la vida zoé. ¿Qué puerta y qué camino nos conduce a la vida zoé, esto es, a la cosecha del reino? Ciertamente es la puerta estrecha y el camino angosto. Tanto la puerta como el camino son estrechos. Si uno ha experimentado a Cristo de este modo, sabe cuán estrechos son ambos. Aunque debemos ser flexibles, no debemos ser espaciosos. Nuestra puerta no es amplia ni tampoco lo es nuestro camino. La puerta es angosta como el ojo de una aguja. En Mateo 19:24 el Señor Jesús usó el ejemplo de un camello que tiene que pasar por el ojo de una aguja, para describir cuán estrecha es la puerta que conduce a la cosecha del reino. ¿Sabe usted cuán grande es usted por nacimiento? Usted es por lo menos del tamaño de un camello. Debido a su nacimiento natural usted se hizo un camello y después adquirió cargas muy pesadas. Éste es el significado correcto de lo dicho por el Señor en Mateo 19:24. Somos camellos por nuestro nacimiento natural, y el ojo de la aguja representa la puerta estrecha por la cual debemos pasar para entrar en la madurez del reino. Como camellos, hemos sido cargados de cosas mundanas, lo cual hace que sea imposible para nosotros pasar por el ojo de una aguja. ¡Pero el Señor puede hacer esto! Él puede reducirnos. Todos hemos experimentado la obra reducidora del Señor. Él sabe cómo hacerlo. Cuando uno le dice: “Señor Jesús, te amo”, Él responde: “Te reduciré. Cuanto más me ames, más debes estar preparado a que Yo te reduzca. Entonces te será fácil pasar por el ojo de una aguja”. No importa cuán estrecha sea la puerta, podremos pasar fácilmente a través de dicha puerta una vez que hayamos sido reducidos. Como aquellos que han sido reducidos, podemos entrar por la puerta estrecha y proceder a lo largo del camino angosto. Éste es el camino que conduce a la madurez en el reino, que nos introduce en la vida zoé. La vida zoé ya entró en nosotros, pero ahora andamos por el camino angosto a fin de entrar en la vida zoé, en la cosecha, en la madurez del reino. Esta madurez del reino es la plena manifestación de la vida zoé. Muchos cristianos dicen estar en lo correcto con respecto a ciertos asuntos. Pero no debiéramos prestar mucha atención a lo que dicen, sino que 319

debemos ponerlos a prueba en conformidad con la puerta estrecha y el camino angosto. ¿Están ellos caminando en el camino ancho? ¿Les es fácil sobrepasar a los que van delante de ellos? ¿Siempre pueden hacer lo que prefieren? De ser así, no están en el camino angosto que conduce a la cosecha del reino. Más bien, están en el camino ancho. La puerta ancha y el camino espacioso llevan a la destrucción. En el griego la palabra destrucción conlleva dos significados: perecer o perderse, y ser destruido. En este pasaje no significa perecer o perderse, sino que significa sufrir la destrucción de toda nuestra obra. Este mismo pensamiento está presente en Mateo 7:24-27 que menciona la casa edificada sobre la arena. Cuando la lluvia caiga desde lo alto, cuando el río aumente su caudal y cuando soplen los vientos, aquella casa será destruida. Su persona será resguardada, pero su obra será destruida. Esto quiere decir que usted mismo será salvo, pero su obra, todo lo que usted logró después de ser salvo, será destruida. El concepto presente en estos dos versículos no guarda relación con el hecho de ser salvos o con perderse eternamente. Entrar en la vida no significa ser salvo, pues ninguna persona que no haya sido salva podrá pasar por la puerta estrecha. Ninguna persona que no haya sido salva podrá jamás andar en el camino angosto. Todos los que pasan por la puerta estrecha y andan en el camino angosto son salvos. Así que, entrar en la vida significa que después de ser salvos, debemos considerar nuestro andar y nuestra obra, ya que ambos afectarán nuestro futuro. Si nuestra obra es destruida, sufriremos pérdida (1 Co. 3:15). Si nuestra obra permanece, recibiremos la recompensa de entrar en el reino. Ser salvos es una cosa, y entrar en el pleno disfrute del reino es otra. Este pleno disfrute del reino está representado por la fiesta de bodas. Ser llamados es ser salvos. Sin embargo, ser escogidos, o sea, ser aptos para la fiesta de bodas, todavía está por determinarse. Ello depende de la puerta por la que entremos y del camino por el que andemos. Si entramos por la puerta ancha y recorremos el camino ancho, nuestro andar y nuestra obra serán destruidos, y nos perderemos la fiesta de bodas. Si entramos por la puerta estrecha y tomamos el camino angosto, esto nos conducirá a la vida, a la madurez de la vida zoé, la cosecha del reino. Entonces entraremos en la fiesta de bodas. 320

El fruto de un árbol bueno La segunda base para el andar y obra que tienen los hijos del reino es el fruto producido por un árbol bueno (Mt. 7:15-20). En estos versículos hay uvas e higos, pero también hay espinos y abrojos. Éstos proceden de dos fuentes distintas. Ya vimos que los espinos y abrojos proceden de Satanás. En Génesis 3:18 Satanás es revelado como la fuente de los espinos y abrojos. En el Nuevo Testamento vemos que Cristo como la expresión misma de Dios es la fuente de las uvas y los higos. Estas dos fuentes son dos vidas. Satanás es la fuente de la vida que produce espinos y abrojos. Cristo, la expresión de Dios, es la fuente de la vida que produce uvas e higos. Jamás sean engañados por las diversas enseñanzas y prácticas. Más bien, examinen los frutos. Es posible que los cristianos fundamentalistas digan que están en lo correcto, los pentecostales probablemente digan lo mismo y también los cristianos formales digan que están en lo correcto. Nosotros no debemos dejarnos influenciar por lo que ellos dicen, sino que debemos examinar sus frutos. Incluso si algunas iglesias locales afirman estar en lo correcto, todavía será necesario que examinemos sus frutos. Esto no guarda ninguna relación con lo que uno enseña o dice; lo relevante aquí es el fruto que produce. El fruto es la base. A fin de conocer a cualquier persona, grupo o actividad entre los cristianos actuales, tenemos que examinar sus frutos. Nuestro aprecio debe tener como base los frutos que producen. No debemos dejarnos impresionar por lo mucho que algunos hablan, enseñan o arguyen. Debemos considerar los frutos. El propio Señor Jesús nos dijo claramente que existen estas dos categorías de frutos. Los que son falsos jamás admitirán que son falsos, sino que dirán estar en lo correcto. Por tanto, no debe afectarnos lo que la gente dice, sino que debemos examinar el fruto. Del mismo modo que conocemos un árbol por su fruto, también debemos conocer una obra por su fruto. Prestemos atención únicamente al fruto. Si la iglesia local en cierta ciudad es apropiada, ciertamente veremos el fruto correspondiente. ¿Qué es el fruto? Es algo propio de la vida que se manifiesta a sí misma como uvas e higos, no como espinos y abrojos. 321

Tenemos que conocer a una iglesia, a un individuo y una obra por sus frutos. El fruto es la base. La voluntad de Dios La tercera base es la voluntad de Dios, no es ninguna obra (Mt. 7:21-23). Viene el día en que muchos vendrán ante el Señor y le dirán: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en Tu nombre, y en Tu nombre echamos fuera demonios, y en Tu nombre hicimos muchas obras poderosas?”. Pero el Señor les declarará: “Nunca os conocí; apartaos de Mí, hacedores de iniquidad”. (La misma palabra griega que en Mateo 7:23 se tradujo “conocí” es traducida como “admito” en Romanos 7:15, donde Pablo dice: “Lo que hago, no lo admito” o “no lo apruebo” [lit.]. Esto no quiere decir que él no sabía lo que hacía, sino que no lo admitía, no lo aprobaba. Asimismo, en Mateo 7:23, no es que el Señor no supiera quiénes eran ellos, sino que Él no había aprobado hacer tales obras. Así pues, ellos habían profetizado, pero el Señor jamás les había aprobado hacerlo. Echaron fuera demonios, pero lo hicieron a su modo, sin tener el consentimiento del Señor. Hicieron milagros, pero el Señor jamás aprobó hacer milagros de ese modo. Lo que el Señor quería que hicieran era la voluntad de Dios. ¿Qué es la voluntad de Dios? Es la venida del reino. “Venga Tu reino. Hágase Tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra” (6:10). Las Epístolas nos dicen que la voluntad de Dios es la vida del Cuerpo. Romanos 12:2 nos dice que no debemos amoldarnos a este siglo, sino que debemos ser transformados por medio de la renovación de nuestra mente, para que sepamos discernir y comprobar cuál es la voluntad de Dios. La voluntad de Dios es única, que es, obtener la iglesia, el reino. No consiste en profetizar, echar fuera demonios o realizar milagros. La voluntad de Dios consiste en hacer realidad la vida de iglesia y el reino. Podría parecer ilógico afirmar que una persona que no está en la voluntad de Dios puede realizar milagros. ¿Cómo es posible que una persona ajena a la voluntad de Dios pueda llevarlos a cabo? Hace algunos años yo también tenía este pensamiento. Pero la experiencia me ha enseñado que las personas pueden realizar ciertos milagros independientemente de la voluntad de 322

Dios. Recientemente supe de un hombre que realizó muchos milagros en el nombre del Señor, pero cuya vida personal era degradada e inmoral. Ahora podemos entender por qué el Señor no refutará a quienes vengan a Él diciendo haber hecho milagros en Su nombre. El Señor no negará que esto haya sido así, pero les dirá que jamás les había dado permiso para hacer tales cosas. ¡Sean cuidadosos! No piensen que siempre y cuando su profecía se cumpla, ustedes estarán en lo correcto. No piensen que los milagros que realizaron habrán de justificarlos. Incluso echar fuera demonios, por sí mismo, no será lo que los justifique. La única justificación disponible para nosotros es buscar el reino, pues la voluntad única de Dios es obtener el reino. La palabra de Cristo Ahora llegamos a la última base: la palabra de Cristo como la roca. Nuestra obra debe realizarse de acuerdo a la palabra viviente de Cristo y no según la letra muerta. La palabra viviente de Cristo es la roca sobre la cual podemos edificar. Si nuestra obra es edificada sobre el fundamento de la palabra de Cristo como la roca, entonces nuestra obra habrá de permanecer cuando caiga la lluvia, vengan las inundaciones y los vientos soplen. De otro modo, nuestra obra será destruida cuando sea probada desde estas tres direcciones. Las lluvias representan las pruebas que provienen de Dios; las inundaciones representan las pruebas que proceden del hombre, y los vientos simbolizan las pruebas procedentes de Satanás. Algunas pruebas vienen de Dios, otras de los hombres y otras de Satanás, pero si nuestra obra está basada en la palabra de Cristo como la roca, ella permanecerá a pesar de las pruebas. Las pruebas que Dios nos envía como lluvia no destruirán tal obra; por el contrario, cuanto más lluvia caiga, más fuerte se hará la obra. De Mateo 5 al 7 las palabras del Señor abarcan muchos aspectos de la vida que lleva el pueblo del reino. Quiera el Señor abrir nuestros ojos y corazones para que recibamos estas cosas. Sin embargo, tenemos que saber que el Señor jamás tuvo la intención de que hagamos realidad estas palabras por nosotros mismos. Estas palabras son simplemente la revelación de la realidad de la vida del reino. Nuestra vida humana natural es inadecuada. 323

En Mateo 5 al 7 vemos el vivir y la realidad del Señor Jesús, quien es la vida divina. Después de ver esto, todos tenemos que decir: “Señor Jesús, Tú eres la realidad. Tú eres la vida para la realidad del reino. Tu vida satisface los requisitos del reino. Señor, ayúdame a abrir mi ser. Señor, ven a mí todos los días y nútreme, satúrame, poséeme, transfórmame y hazme una parte de Tu madurez a fin de tener parte en la manifestación plena del reino”. Al final, todos los aspectos de la realidad del reino en estos tres capítulos estarán presentes en nuestras vidas. Nuestra vida diaria y nuestra obra corresponderán exactamente a lo descrito en estos capítulos. Estaremos en la realidad del reino e incluso llegaremos a ser la realidad del reino.

CAPÍTULO TREINTA Y CINCO LA APARIENCIA DEL REINO Lectura bíblica: Mt. 5:3, 8, 10, 11, 20; 7:21; 18:3; 13:24-33; 16:6; Mr. 8:15 Como dijimos antes, en los capítulos 5, 6 y 7 de Mateo se revela la realidad del reino. No debemos considerar que estos capítulos tienen meramente un significado dispensacional y que se aplican únicamente al futuro. Estos capítulos también tienen que ser aplicados a nuestra situación actual en la vida de iglesia. La vida apropiada de iglesia es la realidad del reino. La realidad del reino puede ser hallada en la vida apropiada de iglesia. También vimos que Mateo contiene muchas semillas de la verdad. Las semillas sembradas en Mateo se desarrollan en las Epístolas. Por ejemplo, en Mateo 5 vemos sembrada la semilla en cuanto al espíritu humano. El Señor dijo: “Bienaventurados los pobres en espíritu”. La semilla en cuanto al corazón del hombre también está sembrada allí, pues el Señor dijo: “Bienaventurados los de corazón puro”. En las Epístolas hay muchos 324

versículos que tratan sobre nuestro espíritu y nuestro corazón. Mientras que Mateo menciona nuestro espíritu y nuestro corazón de una manera muy breve, las Epístolas lo hacen por medio de muchos versículos. Esto indica que nuestro espíritu y nuestro corazón se halla sembrado en Mateo como una semilla, y después podemos ver el florecimiento de esta semilla en las Epístolas. Con base en este principio, podemos darnos cuenta de que los capítulos 5, 6 y 7 de Mateo no solamente conciernen a una dispensación futura, sino que también se aplican a nuestra situación actual. TRES ASPECTOS DEL REINO A fin de entender este asunto del reino de los cielos, tenemos que darnos cuenta que el reino tiene tres aspectos. Si no vemos estos tres aspectos, jamás podremos entender cabalmente la definición del reino presentada en Mateo. Estos tres aspectos son: la realidad del reino, la apariencia del reino y la manifestación del reino. En Mateo estos tres aspectos se abarcan en tres grandes secciones. En Mateo 5—7 el Señor Jesús presentó la realidad del reino de los cielos. Las parábolas relatadas junto al mar en Mateo 13 revelan la apariencia del reino, y las profecías contenidas en Mateo 24 y 25 revelan la manifestación del reino. La realidad del reino y la apariencia del reino están presentes hoy, pero la manifestación del reino ocurrirá en el futuro. A fin de comprender mejor la diferencia entre estos tres aspectos del reino, por favor vean el diagrama donde se muestra la diferencia entre el reino de los cielos y el reino de Dios. Según este diagrama, el reino de Dios es un término general que incluye seis aspectos. El reino de Dios es el reinado o gobierno ejercido por Dios desde la eternidad pasada y hasta la eternidad futura. El primer círculo representa la sección del reino de Dios que es anterior a la creación. El segundo círculo representa la sección del reino de Dios que es anterior a la ley, esto es, desde Adán hasta Moisés (Ro. 5:14), y el tercer círculo representa la sección del reino de Dios abarcada por la dispensación de la ley, esto es, desde Moisés hasta Cristo (Jn. 1:17). El cuarto y el quinto círculos representan el reino de los cielos, incluyendo el milenio. El círculo final representa el nuevo cielo y la nueva tierra con la Nueva Jerusalén. 325

En la cuarta sección hay cuatro círculos que representan diversos aspectos del reino de los cielos. El círculo más interno representa la realidad del reino de los cielos. Este representa a los creyentes vencedores. Los creyentes mencionados en este círculo son como aquellos descritos en Mateo 5—7: pobres en espíritu, puros de corazón, tienen hambre y sed de justicia, son mansos y misericordiosos, y poseen la justicia insuperable. Éstos no son solamente creyentes, sino que son creyentes vencedores. Por tanto, ellos representan la realidad del reino hoy. Ellos están en la realidad del reino y son la realidad del reino. Rodeando este círculo interno hay un segundo círculo que representa a la iglesia, la cual está compuesta por todos los cristianos verdaderos. Esto indica que no todos los cristianos verdaderos están en la realidad del reino, pero sí están en la iglesia. Debido a que ellos fueron comprados con la sangre del Cordero y porque han renacido del Espíritu Santo, son cristianos verdaderos y, por tanto, forman parte de la iglesia. Sin embargo, todavía está por verse si, después de haber nacido de nuevo, ellos serán vencedores. En la iglesia hay dos categorías de cristianos verdaderos. Una categoría está compuesta por aquellos que han nacido de nuevo pero no están venciendo; y la otra categoría, la más elevada, está compuesta por aquellos cristianos que están venciendo. Los cristianos vencedores representan la realidad del reino. Los cristianos vencedores más todos los que son cristianos verdaderos pero que están derrotados, componen la iglesia. Fuera del segundo círculo hay un tercer círculo que representa la apariencia del reino. En la actualidad hay algunos que solamente son cristianos de nombre. Éstos son los llamados cristianos nominales; no son verdaderos cristianos. Pertenecen a la cristiandad, mas no están en la iglesia. Ellos jamás han sido redimidos por la sangre y tampoco han renacido del Espíritu. Son cristianos sólo en nombre. Esto quiere decir que ellos son cizaña, no son trigo. Fuera del tercer círculo hay un cuarto círculo que representa al mundo o las naciones. Según este cuadro existe la realidad del reino, la iglesia y la apariencia del reino. En cuanto a la apariencia del reino, está representada por la cristiandad actual. Hay muy poca diferencia y separación entre el cristianismo y el mundo. 326

Por tanto, podemos afirmar que básicamente hay tres clases de cristianos: primero están los cristianos victoriosos y vencedores que están en la realidad del reino de los cielos y también están en la iglesia. La segunda clase está conformada por aquellos verdaderos creyentes que se encuentran derrotados. Ellos están en la iglesia porque son auténticos creyentes, pero no están en la realidad del reino de los cielos. El tercer grupo son aquellos que solamente son cristianos de nombre. Tales cristianos nominales abundan en la cristiandad de hoy; no forman parte de la iglesia. Y por supuesto, fuera del cristianismo está el mundo con todos los incrédulos. Éstos conforman el grupo más grande de personas sobre la tierra hoy en día. Tal vez el segundo grupo más grande sea el de los cristianos falsos pertenecientes a la cristiandad. El siguiente grupo más numeroso está formado por los cristianos verdaderos que están en la iglesia, y el grupo más pequeño está conformado por los vencedores dentro de la iglesia. Estos tres grupos de personas están incluidos dentro de la era o dispensación de la iglesia. Después de esta sección continua la segunda sección del reino de los cielos, que es, la manifestación del reino. Después de la dispensación de la iglesia, el Señor regresará y el reino de los cielos será manifestado. Este aspecto se llevará a cabo en el futuro e incluirá el milenio. En el Nuevo Testamento se revela claramente que el milenio tiene dos partes o secciones: la parte superior, que es la parte celestial, y la parte inferior, que es la parte terrenal. La parte superior es la manifestación del reino en donde el Señor Jesús y todos los santos vencedores reinarán como reyes. La parte inferior está compuesta de la nación reavivada de Israel que ocupará el lugar central y enseñará a las naciones cómo servir a Dios. Los capítulos 5, 6 y 7 de Mateo nos muestran la realidad del reino, y nos revela la realidad interior o interna que se encuentra en el reino. El primer aspecto del pueblo que vive en la realidad del reino es que son pobres en espíritu. “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos” (Mt. 5:3). Esto es algo real. Por favor nótese que el verbo no se encuentra en tiempo futuro, sino que dice que de ellos es el reino. Esto quiere decir que la realidad del reino es real y está presente hoy, por lo que 327

no es meramente algo que pertenece al futuro. Otro versículo dice: “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos” (v. 10). He aquí algunas personas que son perseguidas por ser justas y por causa de la justicia. Estas personas tienen hambre y sed de justicia; incluso están dispuestas a pagar un precio y padecer por causa de la justicia. Todo esto indica cuán reales son estas cosas para ellos. Una vez más les reitero que esto también es para la actualidad, no meramente para el futuro. Ciertamente ésta es la realidad del reino hoy. Después, en Mateo 7:21 se nos dice: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de Mi Padre que está en los cielos”. Esto también es propio de la realidad. Otro versículo, Mateo 18:3, dice: “De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, jamás entraréis en el reino de los cielos”. Estos cuatro versículos se refieren al primer aspecto que es la realidad del reino. Ellos indican algo muy real, puro y auténtico. LA APARIENCIA DEL REINO En Mateo 13 hay tres parábolas que denotan la apariencia del reino. Estas tres parábolas son: la parábola de la cizaña, la parábola de la semilla de mostaza que se convierte en un gran árbol y la parábola de la levadura. En contraste con la realidad del reino de los cielos, estas tres parábolas muestran aspectos que no son reales ni genuinos. La cizaña son los creyentes falsos. El gran árbol no es un árbol apropiado, pues ha crecido de manera desproporcionada y no según su especie (Gn. 1:11-12). Además, la levadura denota algo arruinado, corrompido y hasta algo que corrompe. Todos debemos estar muy claros con respecto a estas tres parábolas. Sólo entonces estaremos claros con respecto a qué posición tomar. ¡Quiera el Señor darnos a todos nosotros un cielo despejado! Quiera Él soplar las nubes y la contaminación, y llevarnos a donde podamos estar bajo un firmamento despejado, un cielo claro como el cristal (Ez. 1:22).

328

LA CIZAÑA En la segunda parábola, en Mateo 13:24-30, el Señor Jesús comenzó a usar la frase: “El reino de los cielos ha venido a ser semejante a...”. El hombre que sembró la buena semilla en su campo es el sembrador de la primera parábola, el propio Señor Jesús. “Pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue” (v. 25). Sabemos que estas palabras comenzaron a cumplirse poco después del Día de Pentecostés. A partir del Día de Pentecostés, miles de creyentes fueron añadidos a la iglesia y también se añadieron algunos falsos creyentes. Éstos eran la cizaña en medio del trigo. Al leer Hechos uno puede percatarse de que siempre hubo esta posibilidad. Esta parábola de la cizaña guarda relación con la iglesia desde el inicio del reino de los cielos, el cual comienza con la segunda parábola, pues es en este tiempo que el Señor usa la frase el reino de los cielos ha venido a ser semejante a. Todos debemos considerar y aun reconsiderar nuestra propia situación y determinar si somos la cizaña o el trigo. Es menester que tengamos plena certeza de ser el trigo. ¿Qué significa ser el trigo verdadero? Si una persona verdaderamente ha creído en el Señor Jesús, esto es, que el Señor Jesús murió por sus pecados, resucitó y ahora, como Espíritu vivificante, mora en él; entonces esta persona, con toda certeza, es trigo. Algunas personas afirman ser cristianas y creer en el Señor Jesús, pero no creen que la Biblia sea la revelación divina de Dios. Estos presuntos cristianos son con toda certeza cizaña, y jamás debiéramos considerarlos como nuestros hermanos. Afirmar que somos trigo quiere decir que creemos que la Biblia es la revelación divina de Dios, plena y absolutamente inspirada por el Espíritu de Dios, y también quiere decir que estimamos la Biblia como la autoridad absoluta y final. Hay otro grupo de presuntos cristianos que no creen que Jesús es Dios. Muchos de ellos solamente creen que Cristo era un hombre bueno y superior a los demás. Ésta es una gran herejía porque no creen que Jesucristo es el Hijo de Dios e incluso Dios mismo. Tales personas también son cizaña.

329

Otro grupo de personas que son cizaña son aquellos presuntos cristianos que no creen que el Señor Jesucristo murió en la cruz por nuestros pecados. Ellos consideran que la crucifixión del Señor representó la muerte de un mártir. Sin embargo, tenemos que comprender que el Señor Jesús no murió en la cruz como mártir, sino que murió con el fin de efectuar nuestra redención. El Señor Jesús estuvo en la cruz por seis horas, desde las nueve de la mañana hasta las tres de la tarde. Durante las primeras tres horas, desde las nueve hasta las doce, Él fue perseguido y herido por los hombres. Pero durante las últimas tres horas, desde el mediodía hasta las tres de la tarde, Él padeció no a manos de los hombres, sino a manos de Dios. Fue en ese tiempo que Dios lo juzgó en lugar nuestro, reconociéndolo como nuestro Sustituto (2 Co. 5:21). Primero Él fue perseguido por los hombres y después fue juzgado por Dios. Por tanto, Su muerte no representó meramente una especie de persecución o martirio, sino que tenía el propósito de lograr la redención por nosotros. Algunos que se llaman cristianos no creen que el Señor Jesús murió en la cruz por nuestra redención. Esto quiere decir que no creen en Isaías 53, dándonos un indicio de que ellos son cizaña. En resumen, si una persona dice ser cristiana, pero no cree que la Biblia es inspirada por Dios en todas y cada una de sus palabras, o no cree que el Señor Jesús es el Hijo de Dios, incluso Dios mismo, o que el Señor Jesús murió en la cruz para redimirnos, entonces tal persona es cizaña; no es un creyente verdadero y genuino. ¿Entonces, qué es un verdadero cristiano? Un verdadero cristiano es uno que se da cuenta que es pecador, que ha caído y que está perdido. Esta persona cree en el Señor Jesús como el Hijo de Dios que se encarnó para ser un hombre, morir en la cruz por nuestros pecados y resucitar de entre los muertos para ser el Espíritu vivificante. Esta persona cree firmemente que el Señor Jesús, como el Espíritu, ahora está en ella como su vida a fin de llegar a ser todo para ella. Éste es un verdadero cristiano y esto es el trigo. No examine si usted es trigo o cizaña según sus propios sentimientos, ya que sus sentimientos fluctúan. En la mañana tal vez usted sienta ser trigo, pero al atardecer siente ser cizaña. No confíe en sus sentimientos; más bien confíe en los hechos. Si usted cree que el Señor Jesús es el Hijo de Dios, que se encarnó para ser un hombre, que murió en la cruz por sus pecados, y 330

que ahora, Él es el Señor y el Espíritu vivificante que ha venido a morar a su ser, ciertamente usted es trigo. No se preocupe por doctrinas en cuanto a hablar en lenguas, el bautismo, la comunión, la práctica de cubrirse la cabeza, el lavamiento de los pies, el arrebatamiento, la tribulación, el Sábado y muchas otras cosas. No importa que lado tome acerca de estas doctrinas, siempre y cuando usted crea que el Señor Jesús es el Hijo de Dios que murió por usted, que resucitó y que ahora está sentado a la diestra del Padre, usted es trigo. Sin embargo, recuerde que el cristianismo no solamente incluye el trigo, sino también la cizaña. Según la clara definición presentada por el Señor en Mateo 13:38, el campo donde la cizaña crece no es nuestro corazón ni tampoco la iglesia, sino el mundo. El Señor Jesús dijo que el campo es el mundo. Él dijo que la cizaña debe crecer y vivir en el mundo, no vaya a ser que al arrancarla se dañen algunas espigas de trigo verdadero. Algunos pensaron que el campo representa la iglesia y, por ende, sería permisible que el trigo y la cizaña coexistan en la iglesia. Esto es por completo erróneo. La cizaña crece en el mundo, no en la iglesia. No es que debe haber algunos verdaderos cristianos y algunos falsos cristianos creciendo juntos en la iglesia. En todas las iglesias locales únicamente aceptamos al trigo verdadero. No aceptamos la cizaña. Muchas denominaciones están llenas de cizaña. En algunas denominaciones hay mucha más cizaña que cristianos verdaderos. ¡Qué situación tan lamentable! Ésta es la apariencia del reino de los cielos. No es una situación real ni auténtica para el Señor; al contrario, es falsa. Ésta solamente tiene la apariencia del reino de los cielos, no la realidad. En Mateo 13 el Señor Jesús comparó estas tres parábolas al reino de los cielos. Él dijo que el reino de los cielos es semejante a la cizaña, al gran árbol y a la levadura. Tenemos que comprender que esto no es lo real, sino lo falso. Al comparar lo mencionado en Mateo 13 con lo mencionado en Mateo 5, 6 y 7, podemos ver que éstos son dos aspectos diferentes. En los capítulos 5, 6 y 7 hallamos el aspecto de la realidad del reino de los cielos, pero en el capítulo 13, donde vemos la cizaña, el gran árbol y la levadura, tenemos la apariencia externa del reino.

331

LA SEMILLA DE MOSTAZA La tercera parábola es la parábola de la semilla de mostaza. “Otra parábola les presentó, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo; el cual a la verdad es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es la más grande de las hortalizas, y se hace árbol, de tal manera que vienen las aves del cielo y anidan en sus ramas” (13:31-32). La semilla mencionada aquí es la semilla de vida y está representada por el grano de una pequeña hierba de mostaza. La mostaza es algo que se puede comer y denota la condición apropiada de la iglesia. La iglesia apropiada debe ser el producto del brote de la semilla de vida y, como la planta de mostaza, debe ser comestible. Según su naturaleza y forma, debe ser pequeña y comestible. En esta parábola, sin embargo, la pequeña hierba de mostaza cambió de forma, de naturaleza y de condición, al convertirse en un gran árbol donde las aves del cielo podían anidar. Según la explicación dada por el propio Señor con respecto a esta parábola, las aves representan al maligno, el diablo (v. 19). El diablo es el que viene a arrebatar la palabra de vida que fue sembrada en las personas. El pájaro, en singular, representa al diablo, y los pájaros, en plural, denotan a las personas, los espíritus malignos y otras cosas relacionadas con el diablo. Todos los espíritus malignos y las personas malignas relacionadas con el diablo vendrán a habitar en el gran árbol. ¿Qué es este gran árbol? Conforme a la historia de la iglesia, en el año 313 d. C. el emperador Constantino adoptó el cristianismo como la religión nacional del Imperio Romano. Con esto él abrió la puerta para que muchos que no habían sido regenerados entrasen a la iglesia. Él alentaba a todos a convertirse en cristianos y les recompensaba por ello. Todo el que se bautizara recibía una túnica y cierta cantidad de plata. En lugar de perseguir a la iglesia, el Imperio Romano le extendió la bienvenida. A partir de entonces la iglesia se convirtió en un gran árbol; se convirtió en la cristiandad. Innumerables pájaros malignos, espíritus malignos y personas malignas vinieron a alojarse en las ramas de este árbol. ¡Quién podría decir cuántas personas malignas y espíritus malignos están alojados en sus ramas! 332

Hay muchos creyentes falsos en el cristianismo de hoy. Muchos de ellos son personas muy racionales y filosóficas que han obtenido grandes logros y posiciones. Ellos han ayudado a la cristiandad a crecer desproporcionadamente y no según su especie. Ellos han hecho que la pequeña hierba de mostaza no sea según su propia especie, sino que se convierta en un gran árbol. La pequeña hierba debe producir algo comestible, pero el gran árbol se ha convertido simplemente en un lugar donde se aloja el maligno. Esto corresponde exactamente a la situación actual de la cristiandad. Existen muchas ramas que son adecuadas para alojar a las personas malignas. Esta es la apariencia externa del reino de los cielos. LA LEVADURA En la apariencia externa del reino de los cielos no solamente vemos la cizaña y el gran árbol, sino también algo escondido: la levadura. “Otra parábola les dijo: El reino de los cielos es semejante a levadura, que una mujer tomó y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo fue leudado” (13:33). En las Escrituras la levadura no tiene un significado positivo. Más bien, denota algo que corrompe y es maligno. La mujer aquí es una figura de la Iglesia Católica Romana. En Apocalipsis 17:3 Juan vio una mujer sentada sobre una bestia escarlata. Esa mujer es la Iglesia Católica Romana, y la bestia es el Imperio Romano. Esto denota la religión unida con la política. Cuando la cristiandad se convirtió en la religión nacional del Imperio Romano, la iglesia fue transmutada, dejando de ser una pequeña hierba de mostaza para convertirse en un gran árbol lleno de cosas malignas. La mujer tomó la levadura, que denota aquellas cosas pecaminosas, malignas y corruptas, y la introdujo en las tres medidas de harina. La harina fina representa a Cristo como vida en forma de alimento. La Iglesia Católica Romana toma las cosas reales de Cristo, representadas por la harina, y le añade cosas falsas, representadas por la levadura. Entre algunas de las iglesias protestantes se encuentran los modernistas, que no creen que el Señor Jesús es el Hijo de Dios, ni creen que Él es Dios, ni tampoco creen que Él nació de una virgen. La Iglesia Católica oficialmente no se adhiere a 333

esta clase de herejías, ya que ellos reconocen que Cristo es el Hijo de Dios, incluso Dios mismo, y que Él nació de una virgen. En este sentido ellos tienen la harina fina, pero le han añadido mucha levadura, lo cual incluye enseñanzas de los infieles, herejías y otras cosas paganas. Por ejemplo, el nacimiento de Cristo puede ser considerado como harina, pero a esto se le ha añadido la celebración de la navidad, la cual es una especie de levadura. La encarnación de Cristo es harina fina, pero la navidad es levadura que le fue añadida. Cristo es la harina fina, pero las imágenes y cuadros de Cristo son levadura. En los hogares de algunos creyentes he visto cuadros de Cristo. Estos cuadros no representan fielmente a Cristo, pues en ellos Él aparece como si fuera bien parecido; pero la Biblia nos dice que cuando el Señor Jesús estuvo en la tierra no había hermosura en Él (Is. 53:2). Esos cuadros son levadura. Una joven hermana a quien conocí hace ya algún tiempo deseaba expresar su amor por el Señor. Puesto que era una cristiana recién convertida y no sabía mucho, ella compró un cuadro supuestamente del Señor Jesús y lo colocó en su dormitorio. Ella honraba ese cuadro diariamente mostrándole respeto y reverencia, incluso al punto de inclinarse ante tal cuadro. Luego ella fue poseída por un demonio; pero cuando se deshizo del cuadro, el demonio la dejó. Les ruego que se deshagan de todos los cuadros de Jesús, pues éstos son una especie de levadura. ¡Cuánta levadura ha sido introducida en la harina fina que es Cristo! En el Lejano Oriente, aun cuando muchos han invocado el nombre del Señor Jesús, todavía continúan celebrando la navidad como una festividad más. El 25 de diciembre ellos celebran fiestas con bailes y las llaman fiestas santas. Según la historia, el 25 de diciembre se celebraba el nacimiento del dios sol. Cuando el cristianismo fue adoptado como la religión estatal en el año 313 d. C., la gente solía celebrar el 25 de diciembre como una festividad dedicada a sus dioses paganos. A fin de no desilusionar a tantas personas, la Iglesia Católica Romana sugirió que esta festividad continuase siendo celebrada para que se conmemorase el nacimiento de Cristo. Esto es levadura maligna. ¿Qué es la levadura? La levadura es algo que se añade a la harina para hacer que el pan se pueda disfrutar más y sea fácil de ingerir. 334

Si no se le añade levadura, el pan es demasiado duro para poderlo disfrutar. Con base en este principio, la Iglesia Católica Romana le ha añadido muchas cosas a Cristo, a fin de lograr que sea más fácil de disfrutar e ingerir. Por ejemplo, decirles a las personas que Cristo es el Espíritu les pareció demasiado misterioso, por lo cual sintieron que era mejor erigir una imagen que representara a Cristo de modo que la gente lo pudiera entender. Erigir una imagen de Cristo o un cuadro de Él con el propósito de ayudar a la gente a acercarse a Cristo es levadura maligna. En cierto lugar vi como algunas personas supersticiosas besaban los pies y tocaban las manos de una imagen de piedra que representaba a María. Esto es levadura. Ellos predican a Cristo, pero predican a Cristo más todo el paganismo, las cosas de los infieles y muchos ídolos. Estas cosas constituyen la apariencia del reino de los cielos y no son las cosas verdaderas. En la actualidad, entre los cristianos podemos encontrar toda clase de levadura: levadura en doctrina, levadura en prácticas, levadura en poder y levadura en autoridad. En Mateo 16:6 y en Marcos 8:15 se mencionan tres clases de levadura: la levadura de los fariseos, la de los saduceos y la de los herodianos. La levadura mencionada en Mateo 13, la cual tomó la mujer y la escondió en tres medidas de harina fina, se refiere a todas las cosas malignas, heréticas y paganas que fueron adoptadas por la Iglesia Católica Romana. Por la misericordia del Señor no debemos tomar ninguna clase de levadura en las iglesias locales. Solamente tomaremos a Cristo. Tomaremos únicamente al puro Espíritu vivificante. No piensen que este asunto de la realidad del reino de los cielos y la apariencia del reino de los cielos es invención nuestra. ¡No! Ésta es la revelación de Dios contenida en Su Palabra santa. Si comparamos estas dos secciones de Mateo, podremos ver que hay una gran diferencia. En los capítulos del 5 al 7 hay muchas cosas reales, puras y auténticas. Pero en Mateo 13, en las tres parábolas, hay cosas falsas y malignas. Por tanto, allí hay tanto la realidad del reino de los cielos como la apariencia del reino de los cielos. Nosotros no estamos en la apariencia del reino, sino que estamos en la realidad del reino. Es imprescindible que no tengamos nada que ver con la cizaña, ni con el gran 335

árbol ni con la levadura. Ésta es la realidad del reino de los cielos y ésta es la vida apropiada de iglesia.

CAPÍTULO TREINTA Y SEIS LA MANIFESTACIÓN DEL REINO (1) Lectura bíblica: Mt. 25:1, 6, 10-12, 14-30 En el Evangelio de Mateo, el Señor Jesús habló sobre el reino en tres ocasiones diferentes. En el Sermón del monte, dado en Mateo 5, 6 y 7, Él habló sobre la realidad del reino. En Mateo 13, en Su discurso a orillas del mar, Él habló sobre la apariencia del reino. Y después, en el monte de los Olivos, el Señor Jesús habló sobre la manifestación del reino. La manifestación del reino se relaciona con la segunda venida del Señor. En cierto sentido, Su segunda venida trae consigo la manifestación del reino. También podríamos decir que cuando el reino haya madurado en nuestro interior, esta madurez traerá la segunda venida del Señor. La manifestación del reino es simplemente el Cristo que ha llegado a la madurez dentro de nosotros cuando Él regrese. LAS DIEZ VÍRGENES Mateo 25, que revela la manifestación del reino, contiene tres asuntos importantes: la parábola de las diez vírgenes, la parábola de los talentos y la parábola de las ovejas y los cabritos. Las tres parábolas guardan relación con la segunda venida del Señor y todas ellas están relacionadas con la manifestación del reino. En este capítulo examinaremos solamente las primeras dos parábolas. La parábola de las diez vírgenes, que se relaciona con la manifestación del reino debido a que allí se nos dice que el reino es semejante a diez vírgenes. A la medianoche el Señor regresa, y todas las 336

diez vírgenes se levantan y salen a Su encuentro. En ese momento, las cinco vírgenes prudentes reciben la recompensa y pueden entrar en la fiesta de bodas; las otras cinco vírgenes son insensatas y no se les permite entrar en la fiesta de bodas. En otras palabras, cinco reciben una recompensa y cinco pierden la recompensa. Cuando el Señor Jesús regrese y el reino sea manifestado, todos los cristianos verdaderos serán juzgados. Lo que hayamos hecho desde que fuimos salvos será juzgado por el Señor Jesús en aquel tiempo (1 Co. 3:12-15). Este juicio no será para determinar si somos salvos o no, sino que será para establecer si recibiremos o no la recompensa. Lo que significa que esto determinará si entraremos en la fiesta de bodas o si se nos impedirá la entrada a la misma. Esto está muy claro en la parábola de las diez vírgenes. A causa de la falta de revelación en los siglos pasados, muchos cristianos llegaron a pensar que las cinco vírgenes insensatas no eran salvas. Pero según la Palabra pura, las cinco vírgenes insensatas son vírgenes auténticas. Puede ser que sean insensatas, pero no son falsas. Que uno sea insensato no significa que sea falso. Uno puede ser insensato y aun así ser genuino. Las cinco vírgenes insensatas son verdaderos cristianos, pero ellos perderán algo cuando el Señor venga en la manifestación del reino. Algunos verdaderos cristianos se perderán la fiesta de bodas. LOS TALENTOS Ahora venimos a la parábola de los talentos. Como cristianos genuinos nuestra relación con el Señor tiene dos aspectos. El primer aspecto es la relación de vida, y el segundo es la obra o función que realizamos con el Señor. Tenemos una relación tanto de vida como de obra con el Señor. Por un lado, somos las vírgenes que están esperando que el Señor regrese, lo cual alude al aspecto de vida; por otro lado, también somos siervos del Señor y le servimos con los talentos que Él nos dio; y este es el aspecto de la obra. Con las vírgenes, el amor juega un rol muy importante. Con los siervos, la función y el servicio que desempeñan es lo más importante. Debemos atender a ambos aspectos. En cuanto a la vida, tenemos que ser como vírgenes, esto es, debemos ser prudentes para llenar nuestra vasija con el Dios Triuno. En cuanto a la obra y el ministerio, tenemos que ser siervos fieles que se esfuerzan por usar todos los talentos que recibimos del Señor. 337

En nuestra condición de vírgenes, tenemos necesidad de aceite en nuestras vasijas; en nuestra condición de esclavos, tenemos que usar nuestros talentos. El aceite representa al Espíritu que llena nuestro espíritu y, que finalmente llenará todo nuestro ser interior. Los talentos representan los dones y las funciones del Espíritu. Todo verdadero cristiano tiene algunos dones y funciones dadas por el Señor. Estas funciones son del Espíritu. Si hemos de ser aquellos que aman al Señor y esperan Su regreso, es necesario que seamos llenos del Espíritu a fin de llegar a la madurez de vida. Además, debemos usar los dones o talentos que nos fueron dados por el Espíritu a fin de servir al Señor. En la parábola de los talentos los cristianos estaban en tres categorías. Los de la primera categoría recibieron cinco talentos, los de la segunda recibieron dos talentos y los de la tercera recibieron un talento. Según la parábola, el problema no residía con los de la primera o segunda categoría, sino únicamente con los de la tercera categoría. No había problema alguno con los que recibieron cinco talentos o con los que recibieron dos, sino con los que recibieron un solo talento. Los esclavos de cinco talentos representan a aquellos creyentes que son más fuertes, que tienen más dones y desempeñan más funciones. Parece relativamente fácil para los miembros de cinco talentos y para los que poseen dos talentos desempeñar su función y servir al Señor. Pero parece ser que a los miembros de menos talentos les resulta más difícil servir. ¿Por qué? Es debido a que ellos mismos consideran haber recibido muy poco. Ellos piensan que la función que les corresponde, su servicio y su obra son insignificantes. Dado que la porción que les fue asignada no es muy grande, ellos tienen la tendencia a dejar que los más dotados los reemplacen en el ejercicio de sus funciones. El peligro es que los miembros de un solo talento renuncien a ejercer su función. Pero no hay excusa. Todos tienen que servir. Según el parecer de los miembros de un solo talento, el Señor es un amo severo que siega donde no sembró y recoge donde no aventó. Un día el Señor regresará, y cuando regrese pedirá cuentas a Sus esclavos. Todos Sus esclavos tendrán que rendirle cuentas. Al regreso del Señor el problema no residirá en los que recibieron cinco talentos, ni en los que 338

recibieron dos talentos. El problema radicará en aquellos que recibieron un talento. Ellos se excusarán diciendo que el Señor es demasiado severo. El Señor no lo negará, pues en cierto sentido es muy severo. Él sí siega donde no sembró y recoge donde no aventó. Así que, en cierto sentido, es correcto decir que el Señor es severo. Si uno estuvo al servicio del Señor alguna vez, habrá experimentado esto. Por ejemplo, con respecto a las reuniones de la iglesia, no deben pensar que pueden desempeñar una función en ellas porque tienen el sentir de que el Señor les ha dado algo. Muchas veces no es así. Más bien, cuando vienen a la reunión quizás su sentir es que no han recibido nada, pero el Señor todavía requiere que cumplan su función. Tal vez usted se quiera excusar diciendo que el Señor no le ha dado nada. Esto significa que el Señor no aventó nada o no sembró nada en usted, pero aun así, Él exige cierta cosecha, cierta siega. Muchas veces éste es el principio que rige en la economía de Dios y es el camino del Señor. Esto es debido a que, por un lado, debemos aprender a ser diligentes y, por otro, todos tenemos que ser personas que sirven por fe. A veces venimos a la reunión de una manera ociosa, descuidada y floja. Nos excusamos diciendo que estamos cansados, y entonces asistimos a una reunión sin la menor intención de desempeñar nuestra función. Solamente acudimos con la intención de descansar, disfrutar algunos testimonios, escuchar y quizás criticar un poco. Esto llega a ser un disfrute. Incluso llegamos a disfrutar nuestras críticas. Todo esto significa ser descuidado, flojo y ocioso. Pero debemos venir a las reuniones trayendo un “¡Alabado sea el Señor!”. Si es que estamos cansados o no y sin importar cuál sea nuestra situación, tenemos que desempeñar nuestra función. Tal vez estemos cansados, pero el Señor es ilimitado. No somos nada, pero Él lo es todo. Estamos cansados, pero Él jamás se cansa. No tenemos nada que decir, pero tenemos que decir algo. No tenemos nada que ministrar, pero tenemos que desempeñar nuestra función por fe. Si uno abre sus labios, vendrán las palabras. La manera de desenterrar su talento es al abrir la boca. No entierre su talento; desentiérrelo y no se excuse por motivo alguno. Muchos hermanos y hermanas han aprendido a no venir a mí con esta clase de excusas, pues nunca simpatizo con ellos. Cuando vienen a decirme cuán 339

débiles son y cuánta ayuda necesitan, no les muestro simpatía alguna. Cuanto más débiles son, menos simpatizo con ellos. Ellos son débiles porque dicen ser débiles. Al final de cuentas, uno será lo que dice que es. Tenemos que aprender a declarar que no somos débiles. En 2 Corintios 12:10 Pablo dijo que cuando él era débil, entonces era poderoso. Por tanto, no hay excusa alguna. Si usted viene a mí diciendo que todos los hermanos y hermanas en su localidad son fuertes y están progresando, siento deseos de ir a visitarlos. Pero si vienen a decirme cuán débiles son y cuánta ayuda necesitan, entonces les diré que se ayuden a sí mismos. Ustedes mismos son los que tienen que reaccionar a fin de atender a vuestra propia situación. ¿Notaron lo que el Señor dijo en Mateo 25:28? “Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos”. En el versículo 29 el Señor añade: “Porque a todo el que tiene, le será dado, y tendrá en abundancia; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado”. Esto quiere decir que cuanto más tengamos, más nos dará el Señor; y cuanto menos tengamos, más nos quitará el Señor. Así opera la economía del Señor. El Señor únicamente les da a los ricos; el que es pobre no recibe nada. Es más, el Señor le quita a los pobres para darles a los ricos. A los que tienen diez talentos, el Señor les da uno más. Cuando venga a las reuniones, jamás piense que usted no tiene nada. Si tiene el concepto de que no tiene nada, el Señor le quitará lo que tiene y se lo dará a otro. Ésta es la economía del Señor. No piensen que éste es un concepto mío. Ésta es la economía del Señor revelada en Mateo 25. Muchas veces cuando he venido a alguna reunión para ministrar, no tenía nada; pero una vez que iba a la plataforma y abría mi boca, finalmente venía a mi mente un libro, un versículo y el mensaje. Una mañana de enero de 1968 en el día del Señor, me puse en pie con el deseo de alentar a todos los santos a ejercer su función y decir algo en las reuniones. En ese momento les dije que todos podían decir por lo menos cuatro palabras. Mientras decía esto, me preguntaba en mi interior: ¿Cuáles son estas cuatro palabras? Entonces dije: “Número uno”, e incluso en ese instante no sabía qué palabras eran éstas. Entonces dije: “‘Oh’; número dos: ‘Señor’, número tres: ‘Amén’ y número cuatro: ‘Aleluya’”. Fue así como surgieron las cuatro palabras “¡Oh, Señor! ¡Amén! ¡Aleluya!”. Cuando 340

llegué a casa después de la reunión, pensé que tal vez les había dado a los santos estas palabras en la secuencia equivocada. Tal vez debía haber puesto “¡Aleluya!” antes de “¡Amén!”. Ciertamente “¡Amén!” debe decirse al final de todo lo demás; pero yo les había dicho que podían decir: “¡Oh, Señor! ¡Amén! ¡Aleluya!”. Entonces recordé Apocalipsis 19 donde la secuencia es “¡Amén! ¡Aleluya!”, no “¡Aleluya! ¡Amén!”. Si examinan esto, descubrirán que si dijéramos: “¡Oh, Señor! ¡Aleluya! ¡Amén!”, es más difícil para componer una canción; pero si decimos: “¡Oh, Señor! ¡Amén! ¡Aleluya!”, fluye mucho mejor. Este ejemplo nos muestra que si abrimos nuestras bocas en fe, el Señor nos dará algo que decir. Todos tenemos que comprender que el Señor es severo. No les da nada, pero si les pide algo a ustedes. Él siega donde no sembró y cosecha donde no aventó. Toda vez que usted abra su boca para hablar a fin de desempeñar su función, de inmediato abre la vía por la cual el Señor puede brotar. Él es rico en usted, pero usted tiene que ejercer su función por fe. ¡Qué lamentable es ver que muchos cristianos jamás se percataron que, después de ser salvos, necesitan ser vírgenes prudentes que crecen en vida y también tienen que ser siervos apropiados que sirven al Señor con los talentos que Él les dio! Todos tenemos que ser como las cinco vírgenes prudentes y también ser aquellos que usan sus talentos. De otro modo, cuando el Señor regrese tendremos un problema. Esto implica que en el tiempo de la manifestación del reino tendremos que rendir cuentas por nuestras carencias. Muchos cristianos se preocupan únicamente por una cosa: ser salvos e ir al cielo. Ellos piensan que siempre y cuando sean salvos, un día irán al cielo y todo estará bien. Ante este concepto, todos tenemos que decir un fuerte: “¡No!”, pues todavía subsiste un problema. El capítulo 13 de Mateo nos permitió ver que el Señor sembró una semilla y que todos nosotros somos trigo; pero esto corresponde únicamente a la etapa de la siembra. La cosecha de la mies es presentada en los capítulos 24 y 25. En el capítulo 13 el Señor sembró la semilla y en los capítulos 24 y 25 Él viene a cosechar. No podemos decir que el Señor no sembró nada en nosotros, por lo cual tampoco podríamos afirmar que el Señor es un amo severo que recoge donde no avienta. No sería justo decir esto, pues Él ha 341

sembrado por lo menos un talento en usted. ¿Podría usted afirmar que no ha recibido nada de parte del Señor? Usted ha recibido por lo menos una pequeña porción de parte del Señor. Sin importar cuán pequeño sea el don o talento que usted haya recibido del Señor, tiene que usarlo. Cuanto más use ese pequeño don, más éste aumentará. Si usted lo usa, se multiplicará. Cuanto más use su talento, más el Señor le dará. Pero cuanto menos use su don y talento que el Señor le ha dado, más perderá. El Señor le quitará algo a usted. Ésta es una situación muy seria. Leamos también Mateo 25:30: “Al esclavo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el llanto y el crujir de dientes”. Tienen que ver que éstas son palabras dichas por el Señor mismo. Según lo dicho por el Señor en este versículo, incluso alguien que ha sido salvo puede ser echado en las tinieblas de afuera. No me pregunten qué clase de tinieblas son ésas; ciertamente no será un lugar placentero. ¿Piensan acaso que estarán riendo y regocijándose en las tinieblas de afuera? Hay quienes afirman que este esclavo ocioso jamás fue salvo, pero ¡esto no sería lógico! Si él jamás fue salvo, ¿cómo podría ser un siervo del Señor? Más aún, si él jamás fue salvo, ¿cómo podría el Señor darle algún talento o don? Sin duda alguna, este siervo indolente representa a alguien que ha sido salvo. Los tres son esclavos y los tres recibieron algunos talentos. Esto es prueba contundente de que todos ellos son salvos. En cuanto a la salvación concierne, no hay diferencia entre estos tres. ¿Podríamos afirmar que debido a que uno de ellos tiene menos talentos, éste no es salvo? ¿Acaso podríamos decir que el siervo que recibió cinco talentos era completamente salvo, el que recibió dos talentos era medio salvo y el que recibió un talento no era salvo? Si él recibió un talento, ciertamente es salvo. Afirmar que una persona puede perderse eternamente debido a su ociosidad indicaría que la salvación no es por gracia, sino por obras. Pero según el principio divino, la salvación es dada por gracia. Esta parábola no está relacionada con la salvación, sino con algo que va más allá. Esta parábola se relaciona con la manera en que servimos al Señor después de ser salvos. Tanto las diez vírgenes son salvas como también lo son los tres esclavos. Lo que estas parábolas recalcan es que, incluso los que somos salvos, 342

debemos ser diligentes para ser llenos del Espíritu como vírgenes prudentes y, además, debemos ser fieles para servir al Señor como los esclavos diligentes. El versículo 21 dice: “Su señor le dijo: Bien, esclavo bueno y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor”. Este versículo no se relaciona con la salvación, sino con la recompensa. Alguien fue invitado a participar del gozo del señor. El siervo que recibió los cinco talentos fue hecho gobernador sobre mucho y entró en el gozo de su señor. Asimismo, el siervo que recibió dos talentos también fue puesto sobre mucho y entró en el gozo de su señor. Aquí entrar en el gozo de su señor no se refiere a la salvación. Más bien, significa que estas personas recibieron algo como una recompensa en adición a su salvación. Con respecto al siervo perezoso, el amo dijo en los versículos 24 al 28: “Acercándose también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no aventaste; por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; mira, aquí tienes lo que es tuyo. Respondiendo su señor, le dijo: Esclavo malo y perezoso, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no aventé. Por tanto, debías haber entregado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recobrado lo que es mío con los intereses. Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos”. Esto no quiere decir que la salvación le fuera quitada al esclavo perezoso, sino que quiere decir que él sufrió a causa de no haber sido diligente. Si somos esclavos fieles que usan los talentos que el Señor Jesús nos dio, cuando Él retorne nos recompensará. Él nos dará la responsabilidad de regir como reyes sobre muchas cosas y nos invitará a participar de Su gozo. Sin embargo, si somos salvos pero perezosos y no somos fieles para usar los talentos que Él nos dio, cuando Él regrese tendremos que rendirle cuentas. No piensen que puesto que son salvos ya no tendrán problemas. Ciertamente tendrán un verdadero problema si no son fieles en su servicio. Es del todo posible que ustedes vayan a recibir algún castigo antes que una recompensa. Tenemos que atender a la Palabra pura del Señor. No vayan a interpretar 343

este capítulo totalmente de forma “dispensacional”, colocándolo íntegramente en el futuro. EL CALVINISMO Y EL ARMINIANISMO Ahora debemos considerar dos conceptos básicos o escuelas en cuanto al tema de la salvación. Una es la escuela calvinista y la otra es la escuela arminiana. La escuela calvinista enseña la seguridad eterna de la salvación y cree en la predestinación. Según la escuela calvinista, fuimos predestinados antes de la fundación del mundo. Luego nacimos, fuimos llamados, justificados y salvos conforme a la elección de Dios. Una vez salvos, tenemos la seguridad eterna. Sin duda alguna esto es absolutamente correcto conforme a la Palabra de Dios, ya que hay muchos versículos que apoyan la predestinación y la seguridad eterna. El Señor Jesús, en Juan 10, dijo que una vez que recibimos la vida eterna, jamás sufriremos la perdición. Por un lado los calvinistas están en lo correcto con respecto a la seguridad eterna de la salvación, pero por otro, al no haber captado Mateo 25:30, tienen una deficiencia importante. Ellos no han visto que una persona puede tener problemas incluso después de haber sido salva. Ellos erróneamente dicen que este versículo no se aplica a creyentes verdaderos sino a creyentes falsos. La escuela arminiana no cree en la seguridad eterna del creyente. Según su enseñanza, uno puede ser salvo por la mañana y perderse al anochecer, y después de unos cuantos días uno podría ser salvo nuevamente, pero más tarde podría volver a perderse. Según este concepto, las personas pueden ser salvas y perderse muchas veces. Podríamos llamar a esto la “salvación de ascensor”. Cuando ellos son salvos, están subiendo, pero cuando están perdidos, están descendiendo. En su experiencia, ellos suben y bajan muchas veces, esto es, son salvos y están perdidos muchas veces. Este concepto no es correcto. Ellos se apoyan en versículos que hablan sobre la recompensa y el castigo al regreso del Señor, pero al aplicarlos les dicen a los creyentes que pueden perder su salvación. Según este concepto, que una persona reciba cierto castigo significa que está perdida eternamente de nuevo. Tenemos que tener muy claro que los tres esclavos mencionados en 344

Mateo 25 son salvos, pero que el último recibió cierto castigo al ser echado a las tinieblas de afuera. Debemos desechar las enseñanzas tradicionales y regresar a la Palabra pura. La Biblia dice que los tres son esclavos y la Biblia también dice que el tercer esclavo, debido a su pereza, padeció cierto castigo. Les ruego que lean e incluso oren-lean estos versículos en la presencia del Señor. ¿Es usted un esclavo que posee cinco talentos, dos talentos o un talento? Todos tenemos que ser fieles para usar los talentos que el Señor nos ha dado. Recuerden, un día el Señor Jesús vendrá y nos pedirá cuentas. Tendremos que entregarle nuestros talentos y rendirle cuentas. Tenemos que ser fieles y usar lo que el Señor nos ha dado. De otro modo, a Su regreso, en la manifestación del reino, sufriremos cierto castigo. No perderemos nuestra salvación, pero sufriremos. Ciertamente perderemos la oportunidad de reinar con el Señor durante el milenio. ¡Quiera el Señor tener misericordia de todos nosotros!

CAPÍTULO TREINTA Y SIETE LA MANIFESTACIÓN DEL REINO (2) Lectura bíblica: Lc. 19:11-27; Mt. 24:44-51; Lc. 12:42-48; Mt. 19:28; 20:21-23; 2 Ti. 2:12a; Ap. 2:26-27; 3:21; 12:5; 20:4-6 Como ya dijimos, el Evangelio de Mateo revela tres aspectos del reino de los cielos. En Mateo 5, 6 y 7 vemos la realidad del reino. Allí el reino es revelado de una manera real, pura y genuina. Aquellos que están en la realidad del reino son pobres en espíritu, puros de corazón, manifiestan la justicia insuperable, hacen la voluntad de Dios y han llegado a ser como niños. ¡Cuán puro y genuino es el reino en este pasaje! Sin embargo, la segunda sección, presentada en Mateo 13, tiene tres cosas terribles: la cizaña, el gran árbol que crece desproporcionadamente y la 345

levadura que fue añadida a la harina fina. Hay un gran contraste entre estas dos secciones. Ellas son tan diferentes entre sí que parecieran hablar de dos reinos distintos, pero en realidad se refieren a dos aspectos de un mismo reino. El primer aspecto es la realidad del reino, y el segundo aspecto es la apariencia externa del reino. La última sección de Mateo trata sobre la manifestación del reino cuando el Señor Jesús regrese a la tierra. Cuando el Señor Jesús regrese, Él traerá consigo el reino, y eso será la manifestación del reino. Las dos parábolas en Mateo 25 son muy significativas, ya que nos muestran que en la manifestación del reino algunos santos entrarán en el gozo del Señor y otros no. En la parábola de las diez vírgenes, las cinco vírgenes prudentes entrarán en la fiesta de bodas, pero las cinco vírgenes insensatas se les impedirá la entrada, y serán enviadas a comprar aceite. Esto indica que las cinco vírgenes prudentes viven en la realidad del reino, pero las cinco insensatas no vivían en esa realidad. Después, en la parábola de los talentos, tanto el esclavo de los cinco talentos como el de los dos talentos pudieron entrar en el gozo del Señor, pero el esclavo de un solo talento no entró. El esclavo de un talento perdió la oportunidad de entrar en el gozo del Señor y, además, fue puesto en las tinieblas de afuera donde había llanto y crujir de dientes. Por favor no me pregunten dónde estarán estas tinieblas y qué clase de tinieblas serán. No sabría decirles. Pero lo que sí sé es que estas palabras fueron dichas por el Señor mismo y están escritas en las Santas Escrituras. Si ustedes sienten aprecio por Juan 3:16, también tienen que sentir gran aprecio por Mateo 25:28-30. No pueden simplemente escoger ciertas palabras del Señor según sus gustos. Esto es lo que muchos cristianos hacen al escoger los versículos que mejor se acomoden a sus propios conceptos. A ellos les gusta citar Juan 3:16, pero rara vez citan Mateo 25:28-30. Ciertamente tenemos necesidad de este evangelio del reino. Si bien Juan 3:16 es bueno para tocar el tema de la vida, hoy en día son muchos los cristianos que necesitan oír el evangelio del reino. Ésta es la gran comisión que hemos recibido, la cual no radica en predicar el bautismo por inmersión, sino en predicar el evangelio del reino.

346

En la actualidad a algunos cristianos no les gusta recibir el libro de Mateo, pues dicen que estos pasajes se relacionan únicamente con la dispensación de los judíos. Ellos dicen que Mateo no fue escrito para los cristianos y gentiles, sino para los judíos. Sin embargo, si Mateo no fuera para nosotros, entonces el Señor Jesús presentado en el capítulo 1 tampoco sería para nosotros. Jesús, quien es Jehová el Salvador, y Emanuel, Dios con nosotros, no sería para nosotros. No es lógico afirmar que el Señor Jesús en este libro es únicamente para los creyentes judíos. De hecho, en la iglesia no hay judío ni griego (Col. 3:11). Si relegamos este libro asignándoselo a otros, al final terminaremos por perder el Evangelio de Mateo. En realidad es insensato relegar el Evangelio de Mateo asignándolo a otros y no a nosotros mismos. Si amamos Juan 3:16, también tenemos que amar Mateo 25:28-30. Si ustedes tienen un cuadro en casa que exhiba el texto de Juan 3:16, también deberían colgar otro cuadro cuyo contenido sea Mateo 25:28-30. No discutan de manera doctrinal con respecto a este asunto. En su experiencia, ¿tiene usted cinco talentos, dos talentos o un talento? Si pertenece a la tercera categoría y tiene un solo talento, permítame preguntarle: ¿Es usted un esclavo fiel o no lo es? Tiene que comprender que cuando el Señor Jesús regrese, le pedirá que le rinda cuentas. ¿En qué condición estará usted cuando el Señor venga y le pida que le rinda cuentas? Debido a que algunos afirman que Mateo es únicamente para los judíos y no para nosotros, examinemos ahora el Evangelio de Lucas. En principio, lo dicho en Lucas es casi exactamente lo mismo. En Lucas 19, mientras las personas religiosas pensaban que el reino de Dios se aparecería, el Señor Jesús les relató una parábola a fin de mostrarles que el reino no aparecería como ellos pensaban. Incluso lo dicho por el Señor nos permite ver los dos aspectos del reino: por un lado, el reino de Dios estaba entre ellos, por otro, el reino de Dios venía. Comenzando en Lucas 19:11, el Señor dio a entender que el reino estaba lejos. Aquí se nos habla de cierto hombre de noble estirpe que viajó a un país lejano para recibir un reino y volver. En esta parábola el país lejano representa los cielos, donde mora Dios el Padre. El Señor Jesús, representado como aquel noble, viajó a este país lejano para recibir el reino. Esto le daba a entender a los fariseos que el reino no aparecería 347

inmediatamente, sino que estaba lejos. Aquel noble, antes de irse a aquel país lejano, distribuyó su capital entre sus esclavos a fin de que negociaran en nombre suyo mientras estaba fuera. Los principios subyacentes a esta parábola son exactamente los mismos de Mateo 25. Tanto el primer esclavo como el segundo fueron elogiados por aquel noble quien, les dio autoridad sobre diez y cinco ciudades respectivamente como recompensa. Esto corresponde a lo dicho por Pablo en el sentido de que reinaremos con el Señor (2 Ti. 2:12). Reinar sobre las ciudades significa reinar como rey. El mismo concepto tiene su continuación en el último libro de la Biblia, Apocalipsis, donde a los vencedores se les dará autoridad sobre las naciones (2:26-27). Ellos no solamente gobiernan ciudades, sino naciones. Apocalipsis 3:21 muestra que los vencedores se sentarán en el trono con el Señor Jesús y reinarán con Él. Finalmente, Apocalipsis 20:4-6 nos dice que los vencedores reinan como reyes con Cristo por mil años. Estoy muy preocupado que todavía nos encontremos bajo la influencia de la enseñanza cristiana tradicional con respecto a estos versículos. Es difícil para nosotros comprender el significado de estos versículos que son serios, debido a que hemos sido saturados con otras enseñanzas. Es por ello que cuando leemos estos versículos, se nos hace difícil ser impresionados con ellos y absorberlos de una manera adecuada. Quiera el Señor tener misericordia de nosotros para que nuestros conceptos sean purgados y nuestra mente pueda ser pura e impresionada fácilmente con la Palabra pura de Dios. Tienen que comprender que Lucas 19 y Mateo 24 y 25 son la Palabra de Dios. En primer lugar, el Señor llamó a aquel esclavo un mal esclavo (Lc. 19:22). Una persona que no ha sido salva no podría ser un esclavo del Señor ni tampoco podría recibir ningún don de parte del Señor. Pero aquí este esclavo recibió una mina del Señor; debido a que el mal esclavo no usó la porción que se le dio, el Señor se la quitó y se la dio a quien tenía diez porciones. Esto no quiere decir que aquel esclavo hubiera perdido su salvación, sino que significa que él sufrió pérdida. Lo que el Señor le dio le fue quitado. 348

Fijémonos también en Mateo 24. Los versículos 47-51 dicen: “De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá. Pero si aquel esclavo malo dice en su corazón: Mi señor tarda en venir; y comienza a golpear a sus consiervos, y come y bebe con los que se emborrachan, vendrá el señor de aquel esclavo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, y le separará, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el llanto y el crujir de dientes”. La Palabra dice que el Señor le separará. Separar a alguien no significa matarle. Si este esclavo malo fuera muerto, no habría llanto ni crujir de dientes. La expresión traducida “le separará” es una expresión antigua que denota un castigo muy grave. Este esclavo sigue vivo porque después de haber sido separado, él llora y cruje sus dientes. ¿Qué denota el llanto y el crujir de dientes? No lo sé, pero ciertamente sé que no será nada placentero. También tengo la certeza de que yo no quiero pasar por eso. Yo no estoy aquí esperando a que el Señor regrese simplemente para tener parte en el llanto y el crujir de dientes. Algunos maestros de tendencia dispensacionalista dirán que este pasaje está dirigido únicamente al pueblo judío; pero leamos Lucas 12, que no solamente dice lo mismo bajo el mismo principio, sino que incluso lo presenta con mayor severidad. Los versículos 46 y 47 afirman que el señor de aquel esclavo “le separará, y pondrá su parte con los incrédulos. Aquel esclavo que conociendo la voluntad de su señor, no se preparó, ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes”. Que el esclavo supiera cuál era la voluntad de su señor demuestra que esto se refiere a alguien que fue salvo. ¿Cómo podría alguien que no es salvo conocer la voluntad del Señor? Ciertamente esta persona era salva. El esclavo que sabe cuál es la voluntad de su Señor, pero que no se prepara ni actúa conforme a ella, recibirá muchos azotes. ¿En qué consisten esos azotes? No lo sé; pero ciertamente será una especie de castigo y no será placentero. ¿Le gustaría ser azotado? Tal vez usted diga que esto es solamente una parábola y que no se trata de verdaderos azotes. Pero de todos modos aquello no será algo que le hará sentirse feliz y gozoso. El Señor continúa diciendo que el esclavo que desconocía la voluntad de su señor e hizo cosas dignas de azotes, sería azotado poco, pero que “a todo 349

aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá” (Lc. 12:48). Por un lado es por la misericordia de Dios que podemos estar claros con respecto a estos asuntos, pero por otro, esto se convierte en una gran responsabilidad. Deben orar sobre estos versículos de la Palabra pura de Dios y reflexionar sobre dónde se encuentran ustedes. ¿Está seguro de que usted es mejor que este esclavo malo? Tal vez diga que no puede asumir esta clase de responsabilidad. Pero el Señor Jesús jamás le pidió que asumiera tal responsabilidad. Más bien, la actitud que muestra el Señor es que Él exige y también suministra. El único problema radica en que nosotros no tomamos de Su suministro. Su gracia nos basta. Siempre que somos débiles, somos fuertes. Debiéramos jactarnos de nuestras debilidades, pues en tales ocasiones podemos disfrutar de Cristo como la gracia que para todo se da abasto (2 Co. 12:9-10). No tenemos excusas. No digan que no pueden; si lo dicen, entonces el Señor les preguntará si Él estaba en ustedes o no. También les preguntará por qué no le disfrutaron y le aplicaron a sus situaciones y necesidades. Entonces, ¿qué dirán ustedes? Todo lo que podrán decir será: “Señor, no quise aplicarte”. Entonces el Señor Jesús les dirá: “Eres un esclavo malo y perezoso”. Éstas no son mis palabras. Éstas son las palabras dichas por el propio Señor Jesús con respecto a la manifestación del reino. Cuando el Señor Jesús regrese y el reino sea manifestado, Él juzgará a todos los cristianos. Él no juzgará primero a la gente del mundo, sino a los Suyos. Según la parábola de las diez vírgenes, si somos insensatos, perderemos la oportunidad de disfrutar de la fiesta de bodas. El Señor dejó esto bien claro. Además, según la parábola de los talentos, no solamente nos perderemos aquella oportunidad, sino que también padeceremos cierta clase de sufrimiento. No es un asunto de simplemente perder algo, sino también de sufrir cierto castigo. No digan que siempre y cuando sean salvos les bastará. En cuanto a la seguridad eterna de su salvación, ciertamente basta con que sean salvos. Pero antes de la eternidad será el tiempo del reino milenario. Al inicio del reino milenario el Señor nos juzgará a todos nosotros, Sus creyentes, a fin de decidir si nos será permitido o no entrar a la fiesta de bodas y reinar en el reino, esto es, en Su gozo. Además, Él decidirá si debemos padecer algún castigo o no. Esto no es algo insignificante. Si hoy 350

en día vivimos en la realidad del reino, cuando el Señor Jesús regrese Él nos invitará a participar de la manifestación del reino, y recibiremos la recompensa. De no ser así, perderemos la recompensa de participar en la fiesta de bodas y padeceremos cierto castigo. Mateo 19 nos dice algo más sobre reinar y regir como uno de los aspectos del reino. Allí se nos dice que cuando el Señor Jesús reine durante el milenio, Sus apóstoles, tales como Pedro, Jacobo y Juan, también reinarán con Él. En Mateo 5, 6 y 7 no se aborda este aspecto en cuanto a reinar, pues en estos capítulos sólo se habla de la realidad de la vida del reino. Tampoco en Mateo 13 se aborda el tema de reinar y regir en el reino; más bien, se habla de la apariencia del reino incluyendo el gran árbol, la cizaña y la levadura. Pero en Mateo 19:28 hay algo adicional; esto es, que cuando el Señor Jesús venga como el Rey, Sus apóstoles reinarán con Él. Esto no será meramente la realidad del reino, sino la manifestación del reino. Con base en esto podemos ver que son tres los aspectos del reino: la realidad del reino, la apariencia del reino y la manifestación del reino. Mateo 20 también da a entender lo mismo. Allí se indica que durante el tiempo en que el Señor reine en Su reino, algunos se sentarán con Él y reinarán con Él. Ésta no es la realidad del reino, ni tampoco la apariencia del reino, sino la manifestación del reino. En la manifestación del reino, algunos reinarán con Él. Esto es confirmado en 2 Timoteo 2:12 donde se afirma que reinaremos con Él. Ahora llegamos al último libro del Nuevo Testamento: Apocalipsis. Aquí vemos la cosecha. La semilla del reino fue sembrada en Mateo, y la cosecha tiene lugar en Apocalipsis. En Mateo tenemos la semilla en cuanto al hecho de que reinaremos juntamente con Cristo como Sus co-reyes y en Apocalipsis tenemos la cosecha de este hecho. Todos aquellos que fueron fieles, los mártires, serán levantados de entre los muertos, o sea, resucitados, y reinarán juntamente con Cristo para gobernar la tierra por mil años (20:46). Ciertamente esto no es la apariencia del reino ni la realidad del reino, sino la manifestación del reino.

351

Todos nosotros debemos recibir el evangelio del reino. Hemos recibido el evangelio de la vida y el evangelio de la gracia, pero debemos recibir también el evangelio del reino. Un día el reino se manifestará. Que seamos incluidos o no en esa manifestación no es algo insignificante. Es necesario que todos nos arrepintamos y nos consagremos para tomar las medidas necesarias con relación al reino.

CAPÍTULO TREINTA Y OCHO LA MANIFESTACIÓN DEL REINO (3) Lectura bíblica: Mt. 16:27; 2 Co. 5:9-10; 1 Co. 4:5; 3:12-15; 9:24-27; 2 Ti. 4:6-8; 1 P. 5:4; Ap. 22:12 Todos los versículos mencionados en la lectura bíblica guardan relación con tres cosas: la segunda venida del Señor Jesús, la manifestación del reino y lo concerniente a recibir una recompensa o sufrir pérdida. A muchos cristianos les gusta hablar de la segunda venida del Señor Jesús y también del reino de Dios venidero. Lamentablemente, muchas veces ellos hablan sobre estas cosas basados en sus propios conceptos y no conforme a la Palabra pura hallada en las Sagradas Escrituras. Si bien ellos hablan sobre la segunda venida y el reino, rara vez hablan acerca de si los santos recibirán una recompensa o sufrirán pérdida. Sin embargo, si nos remitimos a la Palabra pura, veremos que los versículos enumerados en esta lectura bíblica son el desarrollo de lo sembrado en Mateo 16:27. En Mateo 16 está la pequeña semilla: “El Hijo del Hombre vendrá en la gloria de Su Padre con Sus ángeles, y entonces recompensará a cada uno conforme a sus hechos”. Al leer la Palabra pura en las Escrituras podremos ver algo de la revelación del Señor, así como de Su concepto con respecto a estas cosas.

352

Mateo 16:27 no dice que cuando el Hijo del Hombre venga en la gloria de Su Padre, salvará a todo aquel que crea en Él. Más bien, este versículo nos dice que Él recompensará a cada uno conforme a sus hechos. Tampoco dice que les recompensará conforme a su fe, sino conforme a sus hechos. La justificación es por la fe, y no por obras. Ciertamente no fuimos salvos por medio de nuestras obras, sino por medio de nuestra fe (Ef. 2:8-9). Mateo 16:27 no se relaciona con el asunto de la salvación, sino con la recompensa. Me temo que muchos cristianos no tienen la palabra “recompensa” en sus diccionarios cristianos. Debe causarnos profunda impresión el hecho de que cuando el Señor Jesús regrese, Él recompensará a cada uno conforme a sus hechos. LA RECOMPENSA La recompensa no es una mansión en los cielos. Nuevamente, tenemos que considerar la Palabra pura de la Biblia. Para las vírgenes prudentes, la recompensa es participar del disfrute de la fiesta de bodas. Para los esclavos fieles, la recompensa es entrar en el gozo del Señor y tener el gobierno y la autoridad sobre las naciones. ¿Tiene usted la certeza de que cuando el Señor Jesús venga, usted será recompensado? Tal vez se sientan muy felices al saber que el Señor Jesús viene pronto y que podrán encontrarse con Él, pero una vez que se encuentren con Él, ¿serán recompensados? Me temo que cuando el Señor venga no seremos recompensados, sino que seremos puestos al descubierto. La recompensa se basará en nuestros hechos. De qué manera hayamos vivido, actuado, desempeñado nuestra función y laborado para el Señor después de ser salvos, será la base sobre la cual el Señor nos recompensará. Este concepto está sembrado a manera de semilla en Mateo 16:27. Leamos ahora 2 Corintios 5:9-10. En estos versículos vemos florecer la semilla sembrada en Mateo 16. La mejor traducción de estos versículos sería: “Por tanto tenemos la ambición de que estemos presentes o ausentes, le seamos agradables a Él. Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba por las cosas hechas en su cuerpo, según lo que haya hecho, sea bueno o malo” 353

[lit.]. A fin de serle agradables al Señor, debemos tener la ambición de serle agradables a Él. Ésta no es la ambición de ir a una mansión celestial. ¡No! Estos versículos no mencionan una mansión celestial, sino el tribunal de Cristo. Tampoco se nos dice que compareceremos ante el tribunal de Cristo para recibir nuestra salvación. Más bien, se nos dice que recibiremos algo que será conforme a lo que se haya hecho en nuestro cuerpo. Si hicimos algo bueno, recibiremos una recompensa; pero si hicimos algo malo, recibiremos una especie de castigo. Algunos discutirán que debido a que la redención del Señor es completa y a que el Señor murió por ellos, ya no será necesario que sufran ninguna clase de castigo. Según su manera de pensar, todo se reduce simplemente a si somos salvos o si habremos de perecer. Si ellos son salvos, un día irán al cielo y si están perdidos, un día irán al infierno. Éste es el concepto miope y errado que muchos cristianos tienen en la actualidad. Es imprescindible que regresemos a la Palabra pura de Dios. En 2 Corintios 5:9-10 se nos dice que todos tendremos que comparecer ante el tribunal de Cristo. No se nos dice que compareceremos ante el trono de la gracia. Algunos erróneamente piensan que el tribunal de Cristo mencionado en 2 Corintios es el gran trono blanco mencionado en Apocalipsis 20. Esto es erróneo, pues el gran trono blanco es para juzgar a los incrédulos que serán levantados de entre los muertos después del milenio. El juicio del gran trono blanco no será para otorgar recompensas, sino que servirá para determinar quiénes son salvos y quiénes perecerán. Este juicio se relaciona con la perdición eterna. El tribunal de Cristo mencionado en 2 Corintios no es para los incrédulos, sino para los creyentes. Éste no es para decidir si ellos son salvos o si perecerán, sino para decidir si deberán recibir una recompensa o sufrir pérdida. La palabra pérdida es todavía muy débil aquí. Sería mejor hablar de “castigo” o, según lo que está escrito en Hebreos 12, de “disciplina”. A muchos cristianos fundamentalistas no les gusta pensar que un cristiano podría ser disciplinado o castigado cuando el Señor venga. Incluso quienes admiten que los cristianos necesitan recibir algún castigo de parte del Señor, 354

consideran que esto ocurre solamente durante esta era y no en la siguiente. Sin embargo, no puedo encontrar ni un solo versículo en el Nuevo Testamento que me indique si el castigo que Dios inflige a Sus hijos es aplicado únicamente durante la era presente, y no en la venidera. Por el contrario, algunos versículos indican que después que el Señor regrese, Él disciplinará a Sus hijos. Por ejemplo, Lucas 12:46-47 dice: “Vendrá el señor de aquel esclavo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, y le separará, y pondrá su parte con los incrédulos. Aquel esclavo que conociendo la voluntad de su señor, no se preparó, ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes”. Estos versículos muestran que no solamente durante esta era, sino también después de Su regreso, el Señor continuará disciplinando a Sus hijos. Algunos cristianos piensan que después de morir o después que el Señor regrese, la posibilidad de recibir alguna disciplina o castigo se habrá acabado. Ellos piensan que morir es graduarse de la necesidad de ser disciplinado o castigado. Ellos tienen que desechar tales conceptos y regresar a la Palabra pura. Deberían leer 2 Corintios 5:9-10 una vez más. Algunos podrían pensar que debido a que el Señor es misericordioso y lleno de gracia, Él les perdonará cuando regrese. Tal vez piensen que podrán orar y arrepentirse en aquel entonces, y todo estará bien. Esto quiere decir que ellos no conocen la dispensación del Señor. Hoy es la era para el perdón del Señor. Una vez que el Señor regrese, la era o la dispensación para el perdón habrá concluido, por lo que será demasiado tarde para arrepentirse. Hoy en día si ustedes se arrepienten y confiesan sus pecados, el Señor ciertamente les perdonará. Sin embargo, si ustedes no se arrepienten ni confiesan sus pecados hoy, sino que esperan hasta aquel día en que comparecerán ante el tribunal de Cristo, será demasiado tarde. Tal vez intentarán arrepentirse y confesar sus pecados en ese momento, pero el Señor les dirá que la dispensación, el tiempo para arrepentirse y confesar sus pecados, ya terminó. El mismo principio se aplica a los incrédulos. La era actual es la era de la gracia. Todo incrédulo puede arrepentirse y confesar al Señor para recibir la salvación. Pero cuando el Señor regrese, nadie será salvo al arrepentirse 355

y confesar sus pecados, pues en aquel entonces será demasiado tarde. En Zacarías 12:10-14 se hace referencia a los judíos que se arrepienten al regreso del Señor. Hoy, la era actual, es el tiempo para que todos nosotros nos arrepintamos y confesemos nuestros fracasos y errores. Si hoy nos arrepentimos y confesamos nuestros pecados aplicando la preciosa sangre del Señor, ciertamente Él nos perdonará. Pero no lo hará en aquel tiempo venidero, pues cuando comparezcamos ante el tribunal de Cristo, la dispensación para recibir el perdón habrá terminado. Debido a que el tiempo para el perdón habrá pasado, usted tendrá que padecer cierta clase de castigo. Que usted quiera llamar a tal padecimiento una pérdida, un castigo o la disciplina del Señor, poco importa. La terminología que usemos no tiene la menor importancia. El hecho es que tienen que enfrentarse a 2 Corintios 5:10 acerca del tribunal de Cristo. En 1 Corintios 4:5 se nos dice: “Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual sacará a luz lo oculto de las tinieblas y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios”. Este versículo también da a entender que en el tiempo del regreso del Señor Él juzgará a Sus hijos. En aquel tiempo, Él no solamente juzgará lo externo, sino también los motivos internos. Él traerá a la luz todo lo escondido y revelará todo aquello que está escondido en nuestros corazones. En aquel tiempo recibiremos ya sea una recompensa o una cierta clase de castigo de parte del Señor. PROBADOS POR EL FUEGO Ahora venimos a 1 Corintios 3:12-15. Estos versículos son muy claros: “Si sobre este fundamento alguno edifica oro, plata, piedras preciosas, madera, hierba, hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego es revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego mismo la probará. Si permanece la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno es consumida, él sufrirá pérdida, pero él mismo será salvo, aunque así como pasado por fuego’’. Estos versículos nos dicen que todas nuestras obras serán probadas por el fuego. Si edificamos con oro, plata y piedras preciosas, nuestras obras 356

permanecerán. Pero si edificamos con madera, hierba y hojarasca, ellas serán consumidas por el fuego. Si nuestra obra permanece, recibiremos una recompensa. No dice que recibiremos salvación, sino una recompensa. Además de nuestra salvación, recibiremos una recompensa. Más aún, no dice que si la obra de alguien es consumida por el fuego, esta persona perecerá; dice que ella sufrirá pérdida, y sufrir pérdida no significa perecer. La última parte del versículo dice que él mismo será salvo. Sin embargo, no se consuelen diciendo que siempre y cuando sea salvos estarán bien. No descuiden las palabras como pasado por fuego. ¿Qué significan estas palabras? No lo sé, pero sí sé que la Palabra pura de las Escrituras nos dice que seremos salvos “como pasado por fuego” cuando el Señor regrese. Ciertamente ésta no será una experiencia placentera. No piensen que estos versículos en 1 Corintios se aplican a los judíos, o que trata de un asunto dispensacional que no se aplica a los creyentes en Cristo. Por favor recuerden que esta epístola estaba dirigida a los creyentes gentiles de la ciudad de Corinto, una ciudad en Grecia. Ésta fue una epístola escrita a quienes invocan el nombre del Señor en todo lugar (1:2), lo cual quiere decir que también está dirigida a nosotros. Tenemos que prestar atención a estas palabras. Después que fuimos salvos, jamás perderemos nuestra salvación. Una vez que Dios nos da la salvación, ésta es eterna. Sufrir pérdida no se refiere de ninguna manera a perder nuestra salvación. ¡Nuestro Dios no es tan sencillo! Incluso los padres cuando disciplinan a sus hijos no son tan sencillos. Cuando sus niños se portan bien, los padres les dan algunas cosas buenas a modo de recompensa. Pero cuando se portan mal, probablemente les castiguen. Si incluso los padres terrenales poseen esta clase de sabiduría, ¡cuánta más sabiduría poseerá nuestro Padre celestial! RECIBIR EL PREMIO En 1 Corintios 9:24-27 se da continuación a este mismo concepto: “¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos corren, pero uno solo recibe el premio? Corred así, para ganar. Todo aquel que compite en los juegos, en todo ejerce dominio propio; ellos, a la verdad, para recibir una corona 357

corruptible, pero nosotros, una incorruptible. Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera lucho en el pugilato, no como quien golpea el aire, sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo predicado a otros, yo mismo venga a ser reprobado”. En estos versículos Pablo dijo que temía ser reprobado. ¿Acaso significa esto que él temía perecer eternamente? ¡No! Esto simplemente significa que él temía perder el premio, la corona. A causa de tal temor, él se disciplinaba a fin de mantener su cuerpo en sujeción. La palabra reprobado implica rechazo; esto es, ser rechazado en cuanto a obtener el premio, no en cuanto a la salvación. Después que somos salvos, tenemos que correr la carrera apropiadamente y tenemos que combatir en la batalla de la manera correcta. UNA CORONA DE JUSTICIA Casi al final de sus días sobre la tierra, poco antes de su martirio, Pablo tenía la certeza de que iba a recibir el galardón. “Yo ya estoy siendo derramado en libación, y el tiempo de mi partida está cercano. He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Y desde ahora me está guardada la corona de justicia, con la cual me recompensará el Señor, Juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman Su manifestación” (2 Ti. 4:6-8). Pablo dijo que estaba listo para ser ofrecido en libación. Esto significaba que él estaba listo para ser ofrecido a Dios como mártir. Él comprendía que el tiempo de su partida era inminente y tenía la certeza de haber peleado la buena batalla y de haber acabado la carrera. En 1 Corintios 9 él dijo que todavía corría la carrera, pero en 2 Timoteo él dijo que había acabado la carrera. Debido a que él había guardado la fe y había acabado la carrera, tenía la certeza de que le estaba guardada, no la seguridad eterna ni tampoco una corona de gracia, sino una corona de justicia. Él tenía la certeza de que el Señor Jesús en Su condición de juez justo le daría una corona de justicia en aquel día. Incluso dijo que el Señor Jesús también daría tal corona a todos los que aman Su manifestación. En estos versículos Pablo no considera que el Señor sea un juez lleno de gracia, sino un juez justo. La corona de justicia no tiene nada que ver con nuestra salvación. Nuestra salvación ha sido lograda de una vez por todas por la 358

eternidad. Pero que recibamos una corona de justicia como recompensa dependerá de la manera en que corramos la carrera. UNA CORONA DE GLORIA El apóstol Pedro también tenía el mismo concepto. En 1 Pedro 5:4 él dijo: “Cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona inmarcesible de gloria”. La corona de gloria es algo adicional a la salvación. Ya recibimos la salvación, pero que recibamos la corona de gloria dependerá de la manera en que nos conduzcamos y como laboremos para el Señor. La cosecha de la semilla en cuanto a la recompensa está en Apocalipsis 22:12. “He aquí Yo vengo pronto, y Mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra”. La semilla fue sembrada en Mateo 16; creció y floreció en las Epístolas; y ahora es cosechada en Apocalipsis 22:12. El Señor Jesús dijo que venía con un galardón, y no con la salvación. No piensen que al morir o al regreso del Señor todos sus problemas serán resueltos. Si usted no aprendió las lecciones apropiadas ni maduró en el Señor, en ese entonces todavía tendrá problemas y el Señor le disciplinará. Si usted no se alimenta del Señor hoy y no le permite saturar todo su ser, tendrá problemas cuando el Señor regrese, entonces Él le disciplinará. Tiene que madurar y aprender las lecciones ya sea antes de morir o después de resucitar. Que aprenda las lecciones hoy o las aprenda en ese entonces depende de usted. Si usted aprende las lecciones hoy y madura hoy en el Señor, será apto para entrar en la manifestación del reino, en el gozo del Señor. Si usted no aprende las lecciones hoy, se perderá la manifestación del reino pues no será apto para entrar en dicha manifestación. En ese entonces usted todavía tendrá que madurar, pero será demasiado tarde para que participe de la manifestación del reino. Si un estudiante no estudia, no se graduará. Si estudia bien, no solamente se graduará, sino que recibirá un premio. En la escuela si usted no aprueba las materias que tomó en un determinado semestre, deberá repetirlas al siguiente semestre. Finalmente, tendrá que pasar todos los cursos para poder graduarse. Les ruego que abandonen ese concepto de que siempre y cuando 359

hayan creído en el Señor Jesús todo estará bien cuando mueran. No piensen que por su muerte se graduarán. Todavía es necesario que ustedes sean hechos aptos. Según la Palabra pura de la Biblia, se nos ha dicho claramente que tenemos que ser saturados del Señor y también se nos ha dicho que tenemos que madurar en Él. Si no hemos madurado ni somos plenamente saturados en esta era presente, tendremos que madurar y ser saturados en la siguiente era. Aunque el Señor no nos da los detalles en cuanto a Su trato para con nosotros en ese entonces, Él sí nos proporciona un principio muy claro. Este principio nos dice que después de ser salvos, tenemos que cooperar con Él, disfrutarle, ser saturados de Él y madurar en Él. De lo contrario, podemos estar seguros que padeceremos alguna clase de sufrimiento. Perderemos algo y sufriremos en cierta medida. Pero si cooperamos con el Señor, cuando Él regrese recibiremos un premio como algo adicional a nuestra salvación. Esto sucederá en el tiempo de la manifestación del reino y formará parte de la misma. Si no somos aptos, no tendremos participación alguna en la manifestación del reino; si hemos de participar en la manifestación del reino, es imprescindible que hoy vivamos en la realidad del reino. Únicamente quienes hoy en día viven en la realidad del reino podrán ser transferidos a la manifestación del reino en aquel día. Que el Señor, en Su gracia, nos conceda cooperar con Él y le permitamos saturarnos de tal modo que a Su regreso podamos entrar en la manifestación del reino a fin de obtener el disfrute máximo de Cristo como recompensa.

360

CAPÍTULO TREINTA Y NUEVE LA TRANSFERENCIA DE LA REALIDAD DEL REINO A SU MANIFESTACIÓN Lectura bíblica: Mt. 24:30; 13:39b-43; Ap. 14:1-5, 14-16; 3:10; 12:5-6; Éx. 23:19a; Lv. 23:22 Cuando el Señor Jesús regrese, pedirá cuentas a todos Sus esclavos. Los que hayan sido fieles serán elogiados y recompensados, pero los que no le fueron fieles sufrirán pérdida y serán castigados. Lo recibido de parte del Señor por los que le fueron infieles, les será quitado y dado a otros. Si no somos fieles al Señor hoy, cuando Él nos pida cuentas a Su regreso, perderemos el don que hayamos recibido de Él y no podremos participar de la fiesta de bodas ni del gozo de reinar con el Señor como co-reyes por mil años. Además, sufriremos cierta disciplina, cierto castigo. Todo esto es según la Palabra pura del Señor revelada en las Escrituras. Todos tenemos que recibir esta advertencia clara y seria a fin de ser fieles al Cristo que mora en nosotros. Si abusamos de Su gracia hoy en día, sufriremos a Su regreso. Ya dijimos que el reino tiene tres aspectos: la realidad, la apariencia y la manifestación. Ahora tenemos que ver que la manifestación del reino es simplemente la transferencia de la realidad del reino. En la próxima era, la realidad del reino se convertirá en la manifestación del reino. ¿Qué sucederá con la apariencia del reino? Cuando la realidad del reino sea transferida a la manifestación del reino, la apariencia del reino será quemada y eliminada. Durante la era presente, la realidad del reino y la apariencia del reino progresan simultáneamente. Pero cuando el Señor Jesús regrese, Sus ángeles atarán en manojos toda la cizaña y la echarán al fuego (Mt. 13:4142). La cizaña habrá causado gran daño al reino del Señor, por lo que Él estará muy enojado e indignado con ellos. Por tanto, a Su regreso Él primero se encargará de la apariencia del reino atándola y poniéndola en el fuego. 361

Luego Él hará la transferencia de la realidad del reino a la era siguiente a fin de que se convierta en la manifestación del reino. Ahora debemos ver cómo el Señor realizará tal transferencia. Si se fijan nuevamente en el diagrama de las páginas 360-361, donde se muestra la diferencia entre el reino de los cielos y el reino de Dios, podrán ver que el reino de Dios está compuesto de seis secciones. Aquí abordamos solamente la cuarta y la quinta secciones. En la sección más interna del cuarto círculo podemos ver la realidad del reino de los cielos. Este círculo está encerrado dentro de otro círculo de mayor dimensión, que representa la apariencia del reino de los cielos. Cuando el Señor Jesús regrese, Él atará la apariencia del reino de los cielos y la arrojará al fuego. Esto pondrá fin a la apariencia del reino. Mientras se le pone fin a la cuarta sección, que corresponde a la apariencia del reino de los cielos, la realidad del reino será transferida a la sección siguiente: el milenio. Después de haber sido transferida allí, la realidad del reino se convertirá en la manifestación del reino. CRISTIANOS VERDADEROS Y CRISTIANOS FALSOS La transferencia de la realidad del reino a la manifestación del reino será lograda mediante el arrebatamiento de los santos. La mayoría de los cristianos sabe que al final de esta era el Señor Jesús regresará, y los creyentes serán arrebatados. Cuando se complete esta era, habrá dos clases de cristianos: los verdaderos, los que han sido regenerados, y los falsos, que son la cizaña. Los cristianos falsos son los cristianos nominales, aquellos que sólo son cristianos en nombre; y podrían ser llamados los “creyentes” incrédulos. Ellos no solamente han causado gran perjuicio al reino del Señor, sino que además se han convertido en un insulto y una blasfemia contra el propio Señor. Estos cristianos falsos conforman la apariencia del reino que será quemada por completo cuando el Señor regrese.

362

CRISTIANOS VENCEDORES Y CRISTIANOS DERROTADOS Entre los cristianos verdaderos y genuinos hay una clasificación adicional. Algunos de ellos serán los cristianos vencedores, mientras que otros serán los cristianos derrotados. Estos son cristianos verdaderos, pero han sido derrotados. Si bien son verdaderos cristianos, su vida cristiana es un fracaso. Sin embargo, esta clase de fracaso no implica que ellos no sean verdaderos cristianos, pues ciertamente lo son. Por tanto, cuando el Señor regrese, nosotros podemos ser o cristianos vencedores o cristianos derrotados. Todos los cristianos vencedores estánen la realidad del reino y son dicha realidad. Aunque los cristianos derrotados conforman la iglesia, ellos son los llamados, más no son los escogidos. Recuerden lo dicho por el Señor en Mateo 22:14: “Muchos son llamados, y pocos escogidos”. Todos los que conforman la iglesia han sido llamados, pero únicamente quienes viven en la realidad del reino serán los escogidos. Cuando el Señor Jesús regrese, habrá estas tres clases de cristianos: los cristianos falsos, los cristianos verdaderos que son vencedores y los cristianos verdaderos que han sido derrotados. Quiera el Señor tener misericordia de nosotros para que no seamos cristianos falsos ni tampoco cristianos derrotados, sino los cristianos vencedores. Cuando el Señor Jesús regrese, todos los cristianos verdaderos, tanto los vencedores como los derrotados, serán reunidos con el Señor. El Señor tiene la manera de reunirlos a todos ellos o, como se nos dice en la parábola, sabrá cómo cosechar Su mies. Cosechar o recoger el trigo implica arrancarlo del campo. El Señor Jesús nos arrancará del campo que es el mundo. Esto quiere decir que todos los que sean cristianos verdaderos serán arrancados o arrebatados de la tierra. Mateo 13:30 nos dice: “Dejad que ambos crezcan juntos hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero”. En este versículo el Señor dice que Él llevará el trigo al granero. ¿Qué es el 363

granero y dónde está? El Señor Jesús fue verdaderamente sabio al valerse de algo tan sencillo como la agricultura a manera de ilustración del misterio del reino. Todos sabemos que el agricultor no vive en el granero, sino en la casa. El granero no se encuentra en el campo ni en la casa del agricultor, sino a mitad del camino que va del campo a su casa. Puede ser que esté cerca de la casa, mas no es la casa. En esta parábola el mundo está representado por el campo, y el tercer cielo está representado por la casa del agricultor. La casa del Señor Jesús está en el tercer cielo. ¿Qué hay entonces entre los cielos y el mundo? El aire está en medio de ellos. En 1 Tesalonicenses 4:17 se nos dice que los que vivimos y hayamos quedado serán arrebatados en las nubes para ir al encuentro del Señor en el aire. No se nos dice que ellos se encontrarán con el Señor en la tierra ni tampoco en los cielos, sino en el aire. El aire aquí corresponde al granero mencionado en Mateo 13. Cuando abordamos estos asuntos, debemos ejercitar nuestro discernimiento y estar alertas. No debemos ser descuidados y pensar que ir al tercer cielo es lo mismo que ser llevado al aire. Hay una gran diferencia entre estos dos, tal como hay una gran diferencia entre el granero y la casa del agricultor. Es probable que el granero esté cerca de la casa, pero se encuentra en algún lugar a medio camino entre el campo y la casa del agricultor. Un día el Señor Jesús vendrá a los aires sentado sobre una nube. Ciertamente en el tercer cielo, donde Dios mora, no hay nubes; pero en el aire que rodea la tierra hay muchas nubes. “Miré, y he aquí una nube blanca; y sobre la nube uno sentado semejante al Hijo del Hombre, que tenía en la cabeza una corona de oro, y en la mano una hoz aguda. Y del templo salió otro ángel, clamando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube: Mete Tu hoz, y siega; porque la hora de segar ha llegado, pues la mies de la tierra está madura” (Ap. 14:14-15). ¿Quién está sentado en la nube? ¡Ciertamente es el propio Señor Jesús! ¿Y qué es la hoz? La hoz se refiere a los ángeles. El Señor Jesús enviará Sus ángeles a atar la cizaña y arrojarla al fuego, así como a reunir todo el trigo en el granero. Mateo 13 nos dice que el trigo será recolectado en el granero, y 1 Tesalonicenses 4:17 nos dice que todos nos encontraremos con el Señor en el aire. 364

LAS PRIMICIAS Antes que la cosecha sea recogida en Apocalipsis 14:14, ya habrá ocurrido una primera siega. Apocalipsis 14:1 dice: “Después miré, y he aquí el Cordero estaba en pie sobre el monte de Sión, y con Él ciento cuarenta y cuatro mil, que tenían el nombre de Él y el de Su Padre escrito en la frente”. Según Apocalipsis 14:4, éstos son primicias para Dios y para el Cordero. Las primicias no están en el aire, sino sobre el trono, en el monte de Sión. Esto se refiere al monte de Sión en los cielos donde Dios mora. Por tanto, las primicias no fueron llevadas al aire, que es el granero, sino directamente a la casa del Padre en el tercer cielo. La cosecha, sin embargo, será llevada al granero, al aire. EL HIJO VARÓN Apocalipsis 12:5 dice: “Ella dio a luz un hijo varón, que pastoreará con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado a Dios y a Su trono”. El hijo varón, quien representa a los vencedores, no será arrebatado al aire, sino al trono de Dios que está en el tercer cielo. La cosecha será llevada al aire, que corresponde al granero, pero las primicias irán al monte de Sión, al trono de Dios, que corresponde a la casa del agricultor. El hijo varón también será arrebatado al trono. EL TIPO DEL ANTIGUO TESTAMENTO El Antiguo Testamento presenta un tipo muy claro de este principio en Éxodo 23:19. Allí se dice que las primicias de la tierra debían ser llevadas a la casa de Jehová nuestro Dios. Las primicias no van al granero, sino directamente a la casa de Dios. Esto da a entender que las primicias son para la satisfacción del Padre. Esto nos permite ver que el arrebatamiento de los cristianos no será un evento que ocurrirá únicamente una vez; primero ocurrirá el arrebatamiento de las primicias y después ocurrirá el arrebatamiento de la cosecha. Las primicias serán arrebatadas al tercer cielo, pero la cosecha será arrebatada al aire.

365

EL TIEMPO DEL ARREBATAMIENTO DEL HIJO VARÓN Según Apocalipsis 12:5-6, después del arrebatamiento del hijo varón, esto es, después que los vencedores hayan sido llevados al tercer cielo, todavía transcurrirán mil doscientos sesenta días más, o sea, tres años y medio. La mayoría de estudiosos de la Biblia entienden que esos tres años y medio serán la segunda mitad de la última semana mencionada en Daniel 9. Al final de Daniel 9 hay setenta semanas. Primero hay siete semanas más sesenta y dos semanas, las cuales hacen un total de sesenta y nueve semanas. Finalmente hay una última semana. Aquí una semana denota siete años. Este periodo de siete años está dividido en dos partes. La primera parte consta de tres años y medio, y la segunda de otros tres años y medio. Éstos son los tres años y medio mencionados tanto en Daniel como en Apocalipsis. A veces es mencionado mediante la expresión: un tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo (Dn. 12:7). Esto significa un año, dos años y medio año, o sea, un total de tres años y medio. Otras veces es designado en forma de cuarenta y dos meses o mil doscientos sesenta días (Ap. 11:2-3; 12:6; 13:5). Los tres años y medio, los cuarenta y dos meses o los mil doscientos sesenta días se refieren todos al mismo periodo de tiempo. El hijo varón será arrebatado en la mitad de la última semana, lo cual significa que después de su arrebatamiento transcurrirán otros tres años y medio. Esto indica que habrá más de un arrebatamiento de los santos del mismo modo que hay más de una siega en la cosecha. Primero ocurrirá la siega de las primicias, y después la siega de la cosecha en general. Ciertamente la siega de las primicias ocurrirá más temprano, y la siega de la cosecha en general ocurrirá después. De acuerdo con Levítico 23:22, hay incluso una cosecha adicional. Después de haber segado las primicias y haber recogido la cosecha en general, algunos granos todavía no estarán maduros. Estos granos que están en las esquinas del campo requieren de más tiempo para madurar bajo el sol abrasador. En Levítico 23 a estos granos que maduran tarde se les llama el sobrante o la rebusca. 366

En principio, la cosecha que Dios efectuará también tendrá tres etapas. Algunos serán cosechados en calidad de primicias, la mayoría será recogida como la cosecha general y unos cuantos serán dejados en el mundo como la rebusca que quedó en las esquinas del campo, los cuales serán cosechados al final de la tribulación. Este es un asunto muy serio. En el campo de trigo, los granos que maduran primero son aquellos que están cerca del centro del campo, mientras que los granos que se hallan en los bordes madurarán al final. Ellos tienen que ser dejados por un tiempo más prolongado en el campo para ser depurados y abrasados por el sol resplandeciente. Entonces ellos también madurarán y estarán listos para la siega. Si deseamos madurar temprano, tenemos que estar en el centro de la vida de iglesia. No se queden en la periferia de la vida de iglesia; pues si lo hacen, es probable que sean dejados en el campo para que puedan madurar. LA NECESIDAD DE MADURAR Nosotros somos la labranza de Dios (1 Co. 3:9), y como tal, nuestra cosecha constará al menos de tres etapas diferentes. Aquellos que maduren temprano serán cosechados primero por el Señor y serán los vencedores, quienes constituyen las primicias. Éstos serán llevados por el Señor directamente al trono de Dios en el tercer cielo para satisfacer a Dios mismo. La mayoría será dejada en el campo por otro periodo de tiempo a fin de madurar antes de ser cosechados. Unos cuantos, los cuales están en los bordes de la vida de iglesia, en los rincones del campo, serán dejados hasta el final. El tipo correspondiente a esta clase de cosecha está en Éxodo 23 y Levítico 23; su cumplimiento parcial se halla relatado en Mateo 13, y su cumplimiento en plenitud se relata en Apocalipsis 14. Allí vemos tanto las primicias como la cosecha. Según la descripción hecha en Apocalipsis 14, las primicias son los santos que están saturados del Señor Jesús. Ellos son aquellos cuyo ser ha sido completamente ocupado por Cristo y quienes han sido plenamente conquistados por Cristo hasta llegar a la madurez. El corazón me duele al ver a muchos de los hijos del Señor que parecen ser en cierta manera ignorantes, descuidados y parecen estar embotados con respecto a la necesidad de madurar. ¡Cuánta seriedad reviste el hecho de que somos la labranza de Dios! ¡Somos el cultivo de Dios! Sin duda alguna, somos el 367

trigo, pero ¿cuán maduros estamos? ¿Seremos las primicias, la cosecha o la rebusca? Les ruego que tomen muy en serio estas palabras y traigan este asunto delante del Señor. Por medio de la siega del cultivo de Dios, también llamada el arrebatamiento, el Señor Jesús efectuará la transferencia de la realidad del reino a la manifestación del reino. Mateo 13:43 nos dice: “Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga”. Aquí, los justos son los vencedores. Los que viven en la realidad del reino de los cielos hoy, serán arrebatados y transferidos al reino del Padre para llegar a ser aquellos que resplandezcan allí. LOS PRINCIPIOS NOS SIRVEN DE ADVERTENCIA No vayan a caer en la tentación de ser curiosos con respecto a los muchos detalles que rodean estos asuntos. Lo que el Señor nos revela es un principio, y este principio nos dice que es necesario que la labranza del Señor, Su trigo, madure. Aquellos que maduren serán llevados primero. Después de las primicias vendrá la cosecha. No es necesario averiguar el tiempo en que las primicias serán arrebatadas, ni el tiempo en que la mies será recogida. No traten de entender la Biblia de este modo. El Señor no nos revela los detalles, sino los principios. Los detalles requerirían decenas de miles de páginas para ser descritos, pero no tenemos necesidad de ellos. Sin embargo, sí debemos asimilar la ayuda que nos proveen estos principios. Así que, desechen su curiosidad natural y asimilen los principios a manera de advertencia. Todos tenemos que recibir esta advertencia y ver nuestra necesidad de madurar. Todos tenemos que orar: “Señor, ten misericordia de mí, que pueda formar parte de las primicias y llegue a ser un vencedor”. Oren pidiendo ser las vírgenes prudentes. Oren pidiendo que el Señor los salve de ser vírgenes insensatas. No traten de captar los detalles, sino más bien capten algunas palabras del Señor que sean vivificantes, reveladoras, motivadoras y alentadoras. De otro modo, tal vez logren entender claramente algunos detalles, pero perderán la oportunidad de participar en el arrebatamiento. Es posible que pierdan la oportunidad de llegar a ser vencedores aun cuando estén claros con respecto a algunos hechos o 368

eventos. Entiendan el principio a fin de recibir la advertencia. No caigan en la trampa que representa el deseo de adquirir conocimiento con respecto a los detalles. Necesitamos ver cuál es el propósito y la intención de Dios, y necesitamos ver en qué consiste nuestra responsabilidad para cooperar con Él. Es necesario que disfrutemos de Cristo, participemos de Él y le tomemos hasta que maduremos. A la postre, Él será expresado como nuestro vestido de bodas, y seremos aptos para reinar como reyes juntamente con Él. No tomen estos puntos con el fin de sistematizar la Biblia. Quiera el Señor preservarnos a tal grado que lo único que nos importe sea simplemente la revelación pura y verdadera de los principios que nos sirven de advertencia. CAPÍTULO CUARENTA LAS MEDIDAS QUE EL SEÑOR TOMARÁ CON RESPECTO A LOS CREYENTES CUANDO REGRESE Lectura bíblica: Mt. 24:39b-44; 1 Ts. 4:15-17; 1 Co. 15:50-54; 2 Ts. 2:1-4, 8; 1:5-10; Fil. 3:20-21; 1 Jn. 3:2; Ap. 2:25; 3:3; 16:15; 19:11-16; 22:7, 12 Todas estas citas bíblicas revelan las medidas que el Señor tomará con respecto a los creyentes cuando regrese. Estas medidas serán por juicio, por arrebatamiento y por medio de Su selección. El arrebatamiento de los creyentes es comparado con la siega del trigo. Según este cuadro, el arrebatamiento no es algo que pueda realizarse todo al mismo tiempo. Antiguamente la siega del trigo era realizada en tres etapas: primero se recogían las primicias, después se recogía la cosecha en general y finalmente se recogía la rebusca. Esta ilustración también nos muestra que el arrebatamiento no es algo que sucederá por accidente; más bien, es el resultado de haber llegado a la madurez de la vida divina. Si no somos maduros en el Señor Jesús, ciertamente no seremos cosechados. Puesto que somos el cultivo de trigo que el Señor tiene aquí en la tierra, es necesario que maduremos. ¿Por qué el Señor ha demorado Su venida por tanto tiempo? Es debido a que Sus santos carecen de la madurez adecuada. 369

Nuestro progreso y madurez determinará cuán pronto ocurrirá Su venida. Si maduramos más rápido, ciertamente Su venida ocurrirá más pronto. En cierto sentido, no estamos a la espera de Su venida, sino que Él está esperando a que nosotros maduremos plenamente. Es necesario que alcancemos la madurez de la vida divina. ¿Cómo podemos ser transferidos de la realidad del reino a la manifestación del reino? Es únicamente mediante el crecimiento y la madurez de la vida divina. Si nos valemos de nuestra ilustración una vez más, diríamos que los cultivos podrán ser trasladados al granero únicamente al haber crecido y madurado. Una vez que los cultivos han madurado, serán trasladados al granero. Así pues, es necesario que todos maduremos. La madurez apropiada tendrá como resultado este traslado. LA GLORIFICACIÓN DE NUESTRO CUERPO Cuando llegue el tiempo de este traslado, también será necesario que el Señor realice cierta obra. En Filipenses 3:20-21 se nos dice que a Su regreso Él transfigurará nuestro cuerpo “para que sea conformado al cuerpo de la gloria Suya”. Fuimos regenerados en nuestro espíritu y ahora estamos en el proceso de transformación de nuestra alma. Cuando esta transformación haya sido completada, tendremos la madurez de la vida divina. Esto quiere decir que estaremos listos para ser cosechados por el Señor Jesús, y entonces Él vendrá para cambiar nuestro cuerpo. Ésta es la obra que deberá ser llevada a cabo por el Señor. Supongamos que usted es un santo maduro que ha sido regenerado en su espíritu y transformado en su alma; ha sido plenamente saturado del Señor Jesús y completamente poseído por Él. ¿Qué más necesita? Usted necesita que su cuerpo sea transfigurado. Tomemos como ejemplo al apóstol Pablo. Debido a que él es un santo que murió en el Señor, y ahora duerme hasta que llegue el tiempo de su resurrección. Mientras él vivía en la tierra, su espíritu fue completamente ocupado por el Señor, y su alma fue plenamente saturada del Señor y ocupada por Él. Pero hoy él está bajo tierra aguardando la transfiguración de su cuerpo. Su cuerpo es todavía algo viejo, algo que pertenece a la vieja creación. Aunque su espíritu fue regenerado y su alma fue transformada, su 370

cuerpo muerto permanece en la vieja creación. Cuando el Señor Jesús regrese, Él cambiará los cuerpos tanto de los santos que vivan como de los que murieron. Ambos, sea que estén vivos o muertos, serán transfigurados. El Señor realizará una obra de transfiguración en nuestros cuerpos. La aplicación del poder del Señor a nuestros cuerpos es, en cierto sentido, el arrebatamiento. Cuando el Señor Jesús nos arrebate al aire, Él no solamente hará que cambie nuestra posición de la tierra a los cielos, sino que también cambiará nuestros cuerpos viles a cuerpos gloriosos. Nuestros cuerpos viles pueden ser comparados con gusanos horribles; y nuestros cuerpos transfigurados, con mariposas hermosas. No me pregunten qué clase de cuerpos gloriosos tendremos, pues no lo sé. Pero sí sé que este cuerpo vil será transformado en uno glorioso. Sé que nuestros cuerpos serán como el del Señor en resurrección. Después que el Señor Jesús fue crucificado, sepultado y resucitado, Su cuerpo físico, la carne, fue transfigurado en algo que todavía era físico, pero que era algo misterioso y glorioso. A Su regreso, nuestro cuerpo físico tan problemático será transfigurado, convirtiéndose en un cuerpo maravilloso, misterioso y hermoso. Entonces ya no seremos feos, sino que tanto los hermanos como las hermanas seremos muy bonitos. Seremos tan hermosos y gloriosos como el propio Señor Jesús después de Su resurrección. Esa gloria será simplemente el propio Señor. Cristo en nuestro interior es la esperanza de gloria (Col. 1:27). Él mismo es la gloria y cuando regrese Él será glorificado en nosotros; o sea, que Su gloria saldrá de nosotros. Hoy en día la gloria de Cristo está escondida y oculta en nuestro espíritu e incluso confinada dentro de nuestra alma. Pero cuando regrese, Su gloria se propagará desde nuestro interior y saturará todo nuestro cuerpo. Esta saturación de nuestro cuerpo con la gloria del Señor Jesús que mora en nosotros será la transformación de todo nuestro cuerpo. No piensen que el Señor Jesús simplemente vendrá desde los cielos para cambiar nuestro cuerpo y arrebatarnos, pues no será así. Más bien, el Señor Jesús transfigurará nuestro cuerpo desde nuestro interior. Él ya entró en nuestro espíritu y ha comenzado a transformar nuestra alma. Pero hay una parte de nuestro ser que Él todavía no ha saturado y esta parte es nuestro 371

cuerpo físico. Cuando Él regrese, saturará nuestros cuerpos y será glorificado en nosotros. En esto consiste el arrebatamiento. El arrebatamiento no es meramente una especie de arrebatamiento hacia los aires, sino que es un arrebatamiento que incluye la transfiguración de nuestros cuerpos. Cuando Él venga a arrebatarnos, también saldrá de nuestro interior y sorberá este cuerpo de muerte. Nuestro cuerpo no solamente se halla sujeto a las enfermedades, sino también a la muerte. La Biblia incluso lo llama un cuerpo de muerte (Ro. 7:24). Cuando el Señor regrese, este cuerpo de muerte será completamente sorbido por la vida. Según 1 Corintios 15:50-54, nuestro cuerpo de carne y sangre no puede heredar el reino. Para heredar el reino necesitamos otra clase de cuerpo; un cuerpo glorificado. Nuestro cuerpo tiene que ser transfigurado al ser sorbido por la vida del Señor. Hoy el Señor que está en nuestro ser es nuestra vida y nuestra gloria. Un día esta vida sorberá nuestro cuerpo de muerte, y todo nuestro cuerpo será plenamente saturado, poseído y transfigurado por el Señor Jesús, quien es nuestra vida y gloria. Muchos cristianos consideran que el arrebatamiento ocurrirá como una especie de eventualidad o como una gran sorpresa. Ellos creen que mientras nos encontremos trabajando aquí en la tierra, de improviso el Señor regresará y nos arrebatará hacia los cielos. Ellos suelen exhortar a los creyentes a no ir al cine, no vaya a ser que cuando el Señor Jesús venga a arrebatarlos los encuentre allí. Asimismo, ellos alientan a las personas a orar, leer la Biblia y adorar al Señor. Sin embargo, esta manera de pensar deja de lado el aspecto subjetivo del arrebatamiento: el Señor Jesús vendrá desde de nuestro espíritu y nuestra alma a fin de sorber nuestro cuerpo mortal. Éste es el significado de 1 Corintios 15:50-54, donde se nos dice que la muerte será sorbida para victoria. El Señor será glorificado desde nuestro interior. Él realizará dos cosas: al mismo tiempo que nos arrebata a los aires, Él también vendrá desde de nuestro interior para sorber nuestros cuerpos. ¡Entonces seremos transfigurados! Nuestros cuerpos serán transfigurados, y seremos plena y absolutamente como Él es (1 Jn. 3:2). Tanto externa como internamente seremos iguales a Él.

372

EL PRINCIPIO DE LA COSECHA Otros cristianos consideran que el arrebatamiento ocurrirá simultáneamente para todos los cristianos. Ellos piensan que cuando el Señor Jesús regrese, todos los creyentes verdaderos serán llevados de improviso de la tierra a los aires al mismo tiempo. Este concepto descuida por completo el principio de la cosecha, el cual nos dice claramente que el fruto es cosechado a medida que madura. Una parte de los cultivos madura primero y es cosechada como las primicias. Ésta es una minoría. Después viene la cosecha de la mayor parte de los cultivos. Finalmente, viene la cosecha de la rebusca. Éstas son por lo menos tres etapas diferentes de la cosecha. Este cuadro que nos presenta la Biblia es un tipo muy claro. En las clases de jardín infantil se usan muchos cuadros para enseñar a los pequeñitos. Del mismo modo el Señor se vale del cuadro de la cosecha para mostrarnos claramente este asunto del arrebatamiento. Si lo único que captamos son las palabras claras del Nuevo Testamento, posiblemente no podamos entender muy bien el arrebatamiento; pero si vemos las figuras, entenderemos con claridad. El tipo de la cosecha es un cuadro muy claro y vívido del arrebatamiento. Éste es un tipo en el Antiguo Testamento que halla su cumplimiento en el Nuevo Testamento. En Mateo 13 tenemos la cosecha y en Apocalipsis 14 tenemos tanto las primicias como la mayor parte de la cosecha. Al final, la mayor parte de los cultivos habrá madurado, y llegará el tiempo de la cosecha. En un periodo muy cercano a este tiempo, unos cuantos habrán madurado temprano y éstos llegarán a ser las primicias. La mayor parte madurará después y ésta es la cosecha general. Sin embargo, algunos que estaban en las esquinas o en los bordes del campo estarán todavía verdes y requerirán de más tiempo para madurar. Éstos conforman la rebusca o el sobrante. ¿Por qué todavía no ha llegado el tiempo de que el Señor realice la cosecha? De acuerdo con la situación actual, no hay mucha posibilidad de que el Señor Jesús regrese debido a que la mayor parte de los cultivos todavía está verde y no ha madurado. Debemos estar desesperados con respecto a las cosas del Señor a fin de que seamos saturados y maduremos. Cuando la mayor parte de los cultivos estén maduros y listos para la cosecha, entonces ese será el tiempo para que el Señor Jesús venga y coseche. Inmediatamente 373

antes de esta cosecha, unos cuantos que maduraron temprano serán cosechados como las primicias. Está muy claro que el Nuevo Testamento, desde Mateo hasta Apocalipsis, enseña que el arrebatamiento no ocurrirá sólo una vez, sino varias veces. El arrebatamiento de las primicias ocurrirá poco antes de la tribulación. La tribulación principalmente abarcará un periodo de siete años. En el libro de Apocalipsis se nos habla de siete sellos, y el último de los siete sellos está conformado por siete trompetas. La última de las siete trompetas sonará poco antes del fin de la tribulación. Si leemos Apocalipsis detenidamente, comprenderemos que la gran tribulación probablemente comenzará cuando suene la primera trompeta. No comenzará durante el tiempo del primer sello. El primer sello prácticamente ya se ha cumplido. El segundo sello, el tercero y el cuarto ya comenzaron a cumplirse y continúan cumpliéndose. Una vez que estos cuatro sellos hallen su pleno cumplimiento, vendrán el quinto y el sexto sello, y después que éstos concluyan, vendrá el séptimo sello. Las siete trompetas son el contenido y la totalidad del séptimo sello. Recuerden que la gran tribulación comenzará con la primera trompeta y continuará hasta la última trompeta. Teniendo esto en mente debemos leer 1 Tesalonicenses 4:15: “Os decimos esto en virtud de la palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron”. Esto quiere decir que los creyentes que murieron serán resucitados primero, y después los creyentes que hayan quedado vivos serán arrebatados. No es que nosotros seremos arrebatados primero, y después los que murieron serán resucitados. ¿Cuándo ocurrirá esto? El versículo 16 dice: “El Señor mismo con exclamación de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero”. El tiempo en que seremos arrebatados será cuando suene la trompeta de Dios. Pero ¿será esto cuando suene la primera trompeta o cuando suene alguna otra trompeta? Para responder a esta pregunta debemos leer 1 Corintios 15:52: “En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transfigurados”. Este 374

versículo nos dice que seremos transfigurados a la final trompeta. Esta trompeta final es sin duda alguna la séptima trompeta. Todos los creyentes que murieron serán resucitados, y todos los creyentes que estén vivos serán arrebatados cuando suene la séptima trompeta. Por supuesto, la última trompeta sonará muy cerca del final de la tribulación. Esto da a entender de manera contundente que no todos los creyentes serán arrebatados antes de la tribulación. Un indicio adicional de este hecho se halla en 2 Tesalonicenses 2:1-5. El versículo 3 dice: “Nadie os engañe en ninguna manera; porque [ese día] no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de iniquidad, el hijo de perdición”. El “hijo de perdición” es el anticristo. Y “el día del Señor” (v. 2) es el día de la venida del Señor. Este versículo nos dice que el día de la venida del Señor no ocurrirá a menos que el anticristo haya venido primero. No seremos congregados con el Señor sin que antes sea manifestado el hombre de iniquidad, el anticristo. Estos dos puntos; el tiempo en que sonará la séptima trompeta y la manifestación del hombre de iniquidad, demuestran que no todos los cristianos serán arrebatados antes de la tribulación. Sin embargo, esto no quiere decir que todos los cristianos estarán aquí en el tiempo que ha de cumplirse 1 Tesalonicenses 4 y 1 Corintios 15. La excepción son las primicias, que serán arrebatadas antes. Esto es visto en Mateo 24 donde hay dos que trabajan en el campo, uno será tomado y el otro será dejado. Hay dos moliendo en casa, pero una será tomado y la otra será dejada. Esta parábola nos indica que hay dos cristianos que están laborando juntos, uno será tomado y el otro será dejado. Ésta es la palabra pura de la Biblia. Algunos de los santos madurarán antes que los demás y serán arrebatados. Cuando ellos sean arrebatados, será como cuando ciertas cosas muy preciosas son hurtadas. Apocalipsis 3:3 muestra que el Señor vendrá como ladrón que viene a hurtar algo. Cuando no nos percatemos de Su presencia, Él vendrá para hurtar lo más precioso, no lo inservible. Únicamente aquellos que hayan madurado en la vida divina y hayan sido transformados en su alma serán lo suficientemente preciosos para ser hurtados por el Señor. 375

LA HORA DE LA PRUEBA Apocalipsis 3:10 dice: “Por cuanto has guardado la palabra de Mi perseverancia, Yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre toda la tierra habitada, para probar a los que moran sobre la tierra”. Sin duda alguna, las pruebas que sobrevendrán a todos los habitantes de la tierra a fin de probarlos, se refieren a la tribulación. En este versículo el Señor Jesús prometió que la iglesia en Filadelfia sería guardada del periodo de la tribulación, lo cual indica que antes que se dé inicio al periodo de la tribulación, el Señor se llevará de la tierra a estos creyentes. Éste es un arrebatamiento que ocurrirá antes de la tribulación. Sin embargo, afirmar que toda la iglesia será arrebatada antes de la tribulación carece de fundamento bíblico. Este versículo nos dice que los vencedores, tales como los que conformaban la iglesia en Filadelfia, serán arrebatados de la tierra antes del tiempo de la tribulación y serán guardados de la hora de la prueba. Si algunos de los que buscan más del Señor son arrebatados antes de la tribulación, y usted es dejado, ¿cuál será su actitud? ¿Acaso seguirá amando el mundo? La tribulación estará llena de toda clase de sufrimientos y problemas. Los perjuicios y sufrimientos que afectarán a la humanidad procederán por lo menos de tres direcciones; vendrán de parte de Dios, de parte del hombre y de parte de Satanás. En ese tiempo Dios ejecutará Su juicio sobre los cielos y la tierra. Debido al juicio de Dios, muchos fenómenos naturales sufrirán alteraciones. El sol se oscurecerá; la tierra será sacudida por terremotos; y sobrevendrán grandes lluvias e inundaciones. En Mateo 7:24-27 el Señor Jesús dijo que la lluvia descendería, los ríos vendrían y los vientos soplarían. La lluvia que desciende representa las pruebas enviadas por Dios; los ríos que se acrecientan representan las pruebas procedentes del hombre; y los vientos que soplan representan las pruebas que vienen de Satanás mismo, pues Satanás está en los aires. Aquellas pruebas descritas en Mateo 7 son una representación en miniatura de la tribulación que vendrá. Una gran parte de la tribulación venidera consistirá en los cambios de los fenómenos naturales que ocurrirán en la tierra y en los cielos. Estos cambios 376

vendrán de parte de Dios, pues será Dios mismo quien sacudirá la tierra. El sol que solía ser tan placentero se convertirá en un adversario, y la luna se oscurecerá. También habrá pruebas procedentes del hombre. El anticristo y todos sus ejércitos perseguirán a todo aquel que tenga alguna relación con Dios. Tanto los judíos como los cristianos padecerán la persecución que será desatada por el anticristo y su ejército. Además, Apocalipsis 12 nos dice que Satanás herirá la tierra con gran ira. Si usted se encuentra en la tierra durante el tiempo que ocurran todas esas pruebas, y se percata de que algunos creyentes fueron arrebatados por el Señor, ¿qué hará? Usted forma parte de la labranza del Señor, pero no ha madurado y no está listo para ser cosechado. La tribulación será como un sol muy ardiente que secará toda el agua del mundo que todavía haya en usted, y hará que usted madure y esté listo para ser cosechado. ¡Ciertamente los creyentes en ese tiempo madurarán rápidamente! Quizás en los primeros años un buen número de cristianos madurarán. En aquel tiempo ellos entenderán claramente que no deben amar su educación, sus empleos ni sus casas. Habrán entendido con toda claridad que necesitan amar al Señor y comer de Cristo, no solamente tres veces al día, sino tal vez diez veces al día. LA VENIDA DEL SEÑOR El Nuevo Testamento usa varia palabras para referirse a la venida del Señor. Una es la palabra bastante común y se refiere a venida. Hay otro término que en el griego es muy particular; es la palabra parusía. Parusía denota la presencia del Señor. Esta palabra parusía es usada en Mateo 24:39 y 44. La presencia del Señor o Su parusía es Su venida gradual, la cual se inicia en el tercer cielo. Cuando las primicias son llevadas a la casa de Dios en Apocalipsis 14, entonces comenzará la parusía del Señor. Hace muchos años, con la ayuda del hermano Watchman Nee, publicamos varios artículos sobre el tema del arrebatamiento. De acuerdo con el estudio que realizamos en la presencia del Señor, Su parusía comenzará a partir del momento en que las primicias sean llevadas al tercer cielo. En aquel tiempo, en cierto sentido el Señor no habrá dejado el tercer cielo, pero Su parusía 377

habrá comenzado. La parusía del Señor durará por lo menos siete años. Si estudiamos todos los versículos que usan la palabra parusía, veremos que la parusía del Señor abarca un largo periodo de tiempo. Ella comienza desde el tiempo en que las primicias son llevadas a los cielos y continúa hasta que el Señor aparece físicamente al mundo entero. Las primicias serán arrebatadas antes de la tribulación, y la aparición del Señor a toda la tierra de una manera física y visible ocurrirá después de la tribulación o, por lo menos, al final de la tribulación. Aquellos que hayan madurado temprano, las primicias, serán arrebatados al tercer cielo. Después retornarán con el Señor a los aires. Entonces la mayoría de los cristianos, la cosecha, serán recogidos y arrebatados a los aires, donde el Señor Jesús ejecutará Su juicio desde el tribunal de Cristo. Éste no es el juicio que se ejecutará desde el gran trono blanco, el cual ocurrirá después del milenio (Ap. 20:11-13). El juicio que se ejecutará desde el gran trono blanco será sobre los incrédulos y tendrá relación con la salvación, mientras que el juicio que se ejecutará en el tribunal de Cristo será sobre los creyentes y se relacionará al otorgamiento de recompensas o castigos. Desde Su tribunal, Cristo determinará quiénes entre los creyentes serán recompensados y serán aptos para venir junto con Él a la tierra a fin de derrotar a Su enemigo. En ese entonces el anticristo con su ejército estará en la tierra combatiendo contra el Señor y contra el pueblo del Señor. En ese momento el Señor vendrá con Su ejército, los santos vencedores. Después del arrebatamiento y después de haber ejecutado juicio desde Su tribunal, el Señor escogerá a todos los vencedores que vendrán con Él a combatir en contra del anticristo (Ap. 19:11-16). UN CUADRO COMPLETO Éste es el arrebatamiento tal como es revelado en el Nuevo Testamento. Algunos cristianos argumentan que el arrebatamiento ocurrirá antes de la tribulación, mientras que otros cristianos argumentan que ocurrirá después de la tribulación. ¿Por qué discuten? Ellos discuten debido a que ambos han visto únicamente parte del cuadro. Quienes han visto algo con respecto al arrebatamiento que ocurre antes de la tribulación se aferran a ello, y quienes han visto algo con respecto al arrebatamiento que ocurre después de la 378

tribulación también se aferran a ello. No obstante, tenemos que comprender que el asunto del arrebatamiento es como las muchas piezas de un rompecabezas. No debiéramos aferrarnos a una pieza, sino poner todas las piezas juntas hasta que tengamos un cuadro completo. Entonces el cuadro tendrá sentido y será bastante lógico. Cuando llegue el tiempo de la cosecha, en un mismo campo de cultivo se tendrá tanto las primicias como la cosecha y la rebusca. El arrebatamiento de un reducido número de santos que han madurado ocurrirá antes de la tribulación. La mayoría de los santos serán arrebatados durante la tribulación debido a que la necesitan para hacerlos madurar. Finalmente, la última parte de los cultivos será cosechada después de la tribulación. La cosecha de los cultivos no se halla descrita en los capítulos 7 ni en el 8 de Apocalipsis, sino en el capítulo 14. Esto quiere decir que esto ocurrirá en medio de la tribulación. Leamos ahora Apocalipsis 16:13-15: “Vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas; pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de toda la tierra habitada, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso. (He aquí, Yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza.)”. Tenemos que fijarnos cuándo fue el momento en que el Señor dijo: “He aquí, Yo vengo como ladrón”. Esto ocurre en el momento en que los tres espíritus malignos salen a reunir el ejército del anticristo para Armagedón. Que el Señor diga: “He aquí, Yo vengo como ladrón”, da a entender que todavía habrán quedado algunos creyentes en la tierra incluso en ese entonces. Esto quiere decir que ellos todavía no han madurado y que continúan en la tierra bajo el sol abrasador que habrá de acelerar su proceso de maduración. Afirmar que todos los creyentes serán arrebatados de una sola vez antes de la tribulación o después de la tribulación es por completo contrario a las Escrituras. La advertencia que el Señor hizo a Su pueblo en el capítulo 16 ocurre poco antes del final de la tribulación. Esto da a entender que algunos de los Suyos serán dejados en la tierra durante la tribulación. 379

De acuerdo con todos estos versículos, el arrebatamiento de los creyentes no se realizará de una vez por todas en una sola ocasión, sino que se llevará a cabo durante un periodo de aproximadamente siete años. ¿Cuándo será usted arrebatado durante ese periodo de siete años? Eso dependerá de su grado de madurez. Si a los ojos del Señor usted ha madurado y está listo, ciertamente Él le llevará consigo antes que la tribulación comience. Es de este modo que el Señor efectuará la transferencia de la realidad del reino a la manifestación del reino. En otras palabras, todos tenemos que madurar. Si deseamos madurar, tenemos que tomar a Cristo una y otra vez, comiendo de Él y permitiéndole saturarnos todo el tiempo. En esto consiste la vida del reino, la cual es descrita y definida en Mateo 5, 6 y 7; ésta es una vida en la que continuamente tomamos a Cristo como nuestro nutrimento y constantemente somos saturados de Cristo, así como ocupados y poseídos por Él. En esto consiste la realidad del reino. Ésta es la verdadera madurez. Si éste es nuestro caso, cuando el Señor Jesús regrese, seremos arrebatados como las primicias. Esto quiere decir que seremos escogidos y elegidos por Él para conformar Su ejército (Ap. 17:14; 19:11-15). El ejército combatiente del Señor Jesús está conformado por los santos vencedores que viven en la realidad del reino. Ellos viven en la realidad del reino y llegarán a conformar un ejército combatiente y, después del combate, ellos constituirán la manifestación del reino. Como el ejército del Señor Jesús, ellos vendrán con Él para destruir al anticristo y su ejército. Entonces las naciones de toda la tierra se convertirán en el reino de Cristo, y el ejército compuesto por los santos vencedores se convertirá en aquellos reyes que reinarán juntamente con Cristo, Sus co-reyes, para gobernar la tierra entera. Ellos serán transferidos a la manifestación del reino durante el milenio. LOS CRISTIANOS DERROTADOS ¿Qué sucederá entonces con todos los cristianos derrotados? Ellos no tendrán parte en reinar con Cristo durante el milenio como Sus co-reyes. ¿Dónde estarán? Si bien desconocemos todos los detalles, el principio sí puede ser visto con claridad. Cuando el Señor Jesús regrese, los creyentes falsos serán atados en manojos y arrojados al fuego, con lo cual se pondrá fin a toda la cizaña del cristianismo. Los santos vencedores serán escogidos 380

para combatir en la batalla junto al Señor a fin de recobrar la tierra para que el Señor reine sobre ella. Ellos serán reyes juntamente con Cristo en la manifestación del reino. Los cristianos derrotados no serán arrojados al fuego ni tampoco entrarán en el reino para reinar juntamente con Cristo. Según Mateo 22:13 y 25:30, ellos serán arrojados a las tinieblas de afuera donde será el llanto y el crujir de dientes. En resumen, la cristiandad en la actualidad se halla compuesta tanto por cristianos falsos como por cristianos verdaderos. Los cristianos falsos conforman la apariencia externa del reino. Entre los cristianos verdaderos, unos cuantos son vencedores, y la mayoría está derrotada. Cuando el Señor Jesús regrese, Él primero aniquilará a los cristianos falsos, esto es, arrojará la cizaña al fuego. Después, Él arrebatará a todos los cristianos verdaderos llevándolos a los aires de acuerdo con su madurez. En Su tribunal establecido en los aires, Él ejecutará Su juicio sobre todos los cristianos verdaderos para decidir quién será seleccionado y escogido. Éstos serán los vencedores que regresarán a la tierra para combatir contra el ejército rebelde del anticristo. Después de derrotar al anticristo y su ejército, los vencedores serán quienes reinen juntamente con Cristo en Su reino aquí en la tierra. Esto constituirá la manifestación del reino. Esto también será la transferencia de la realidad del reino a la manifestación del reino. Únicamente los vencedores, aquellos que viven en la realidad del reino de los cielos hoy, tendrán parte en su manifestación. La manifestación del reino de los cielos será una recompensa o premio que se otorgará a los vencedores.

CAPÍTULO CUARENTA Y UNO LA DISCIPLINA QUE EL SEÑOR EJECUTARÁ A LOS GENTILES Y JUDÍOS CUANDO REGRESE 381

Lectura bíblica: Jl. 3:2, 9, 11-12; Zac. 12:2-4, 9, 10; 14:12-13, 3, 4; Dn. 2:34-35, 44-45a; Ap. 14:17-20; Is. 63:1-6; Ap. 16:12-16; 17:12-14; 19:11-21; 2 Ts. 2:8; Ap. 11:15; Ro. 11:25-26; Jer. 3:17; Is. 11:10; 2:24a; Zac. 8:20-23; 14:16-19 Según 1 Corintios 10:32, la humanidad se divide en tres grupos de personas: los judíos, los gentiles y la iglesia. La iglesia está compuesta de las personas regeneradas que han sido salvas y separadas del mundo. Entre los cristianos, algunos son vencedores, pero muchos no lo son. Cuando el Señor regrese los vencedores habrán sido completamente transformados. Debido a que ellos han vivido en la realidad presente del reino, serán transferidos a la manifestación del reino a fin de disfrutar de la fiesta de bodas y reinar con Cristo en el milenio. Sin embargo, en ese tiempo también habrá muchos cristianos que no habrán sido transformados. Ellos tendrán que ser disciplinados durante el milenio para que también puedan ser transformados. Tales cristianos derrotados tendrán que arreglar cuentas con el Señor. Lo que significa que sufrirán pérdida y recibirán cierta clase de castigo de parte del Señor. Los cristianos falsos, la cizaña, serán atados y arrojados al fuego. LOS GENTILES Ahora hemos de ver qué medidas tomará el Señor en Su segunda venida con respecto a las naciones, los pueblos y los judíos. Leamos Joel 3:2: “Reuniré a todas las naciones y las haré descender al valle de Josafat; allí entraré en juicio con ellas a causa de Mi pueblo, de Israel, Mi heredad, al cual ellas esparcieron entre las naciones, y repartieron Mi tierra”. Este versículo indica que el Señor Jesús reunirá a todas las naciones y las derribará. Esto incluirá los ejércitos del anticristo que se formarán en el futuro. A continuación, los versículos 9 y 12 dicen: “¡Proclamad esto entre las naciones, proclamad guerra, despertad a los valientes! ¡Acérquense, vengan todos los hombres de guerra! [...] Despiértense las naciones y suban al valle de Josafat, porque allí me sentaré para juzgar a todas las naciones de alrededor”. Estos versículos dan a entender que en el tiempo del regreso del Señor las naciones serán movidas a atacar a Jerusalén. Las naciones 382

pensarán que se congregan para atacar a Jerusalén, pero conforme al propósito de Dios, ellas se juntarán allí para ser juzgadas. Zacarías 12:2-4 dice: “Yo pongo a Jerusalén como una copa que hará temblar a todos los pueblos de alrededor; también contra Judá, cuando se ponga sitio a Jerusalén. En aquel día Yo pondré a Jerusalén como una piedra pesada para todos los pueblos; todos los que intenten cargarla serán despedazados. Y todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella. En aquel día, dice Jehová, heriré con pánico a todo caballo, y con locura al jinete; pero pondré Mis ojos sobre la casa de Judá y a todo caballo de los pueblos heriré con ceguera”. Estos versículos también nos muestran que cuando el Señor Jesús regrese, las naciones se juntarán para atacar a Jerusalén. En ese tiempo el Señor Jesús descenderá desde los aires para derrotarlos y destruirlos. Al mismo tiempo, ocurrirá algo maravilloso y lleno de gracia; lo cual está descrito en el versículo 10: “Sobre la casa de David y los habitantes de Jerusalén derramaré un espíritu de gracia y de oración. Mirarán hacia Mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por el hijo unigénito, y se afligirán por él como quien se aflige por el primogénito”. El Señor Jesús regresará en el mismo momento en que el anticristo haya reunido a todos sus ejércitos para atacar a Jerusalén. Los judíos estarán sitiados por los ejércitos del anticristo y no tendrán escape. Pero el Señor Jesús aparecerá, herirá a todos los ejércitos que sitiaron a Jerusalén y derramará Su Espíritu sobre el pueblo judío. Toda la casa de Judá se arrepentirá y se lamentará, llorando a causa de su rebelión contra Cristo. Ellos comprenderán que Él es aquel a quien crucificaron y traspasaron en la cruz. Se arrepentirán y le recibirán como su Salvador. Por tanto, al descender el Señor Jesús realizará dos cosas: aplastará a todos los ejércitos de las naciones y libertará a todo el pueblo judío que se arrepentirá y creerá en Él. Según Zacarías 14:3-4, cuando el Señor Jesús regrese para rescatar al pueblo judío, Sus pies se afirmarán sobre el monte de los Olivos. Cuando el Señor Jesús ascendía, el ángel le dijo a los discípulos del Señor: “Varones galileos, ¿por qué os quedáis mirando al cielo? Este Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, vendrá de la misma manera que le habéis visto ir al cielo” (Hch. 1:11). Puesto que Él ascendió desde el monte de los Olivos, Él también regresará al monte de los Olivos. Cuando el Señor Jesús afirme 383

Sus pies sobre el monte de los Olivos, este monte se partirá por la mitad, abriéndose un camino por el cual el pueblo judío que estaba sitiado podrá escapar. Si usted es un vencedor, estará allí con el Señor. Herirá a las naciones Durante el tiempo del Éxodo, los hijos de Israel experimentaron en principio esta misma clase de liberación. El faraón y sus ejércitos salieron en persecución de los hijos de Israel hasta las orillas del mar Rojo. Cuando parecía que ellos no tenían vía de escape, el Señor partió en dos las aguas del mar Rojo, y los israelitas pasaron por en medio del mar. En el futuro, el pueblo de Israel será sitiado por el anticristo y sus ejércitos, pero el Señor vendrá y los libertará partiendo el monte de los Olivos y abriéndoles camino en medio del mismo. ¡Qué maravilloso! Zacarías 14:12-13 dice: “Ésta será la plaga con que herirá Jehová a todos los pueblos que pelearon contra Jerusalén: su carne se corromperá cuando aún estén con vida, se les consumirán en las cuencas sus ojos y la lengua se les deshará en la boca. En aquel día habrá entre ellos un gran pánico enviado por Jehová; cada uno agarrará la mano de su compañero, y levantarán la mano unos contra otros”. Según 2 Tesalonicenses 2:8, el Señor Jesús destruirá al anticristo y sus ejércitos con el aliento de Su boca. El aliento de la boca del Señor consumirá a los pueblos rebeldes. Sus ojos serán consumidos en sus cuencas, y su lengua se les deshará en su boca. Al derrotar y destruir al anticristo y sus ejércitos, el Señor rescatará la casa de Israel. Ahora debemos leer Daniel 2:34-35: “Estabas mirando, hasta que una piedra se desprendió sin que la cortara mano alguna, e hirió a la imagen en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó. Entonces fueron desmenuzados también el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro, y fueron como tamo de las eras del verano, y se los llevó el viento sin que de ellos quedara rastro alguno. Pero la piedra que hirió a la imagen se hizo un gran monte que llenó toda la tierra”. Sin duda alguna, la piedra que se desprendió sin que la cortara mano alguna es el propio Señor Jesús. Él es la piedra cortada por Dios que aplastará aquella gran imagen. El rey de Babilonia, Nabucodonosor, vio aquella imagen que tenía cabeza de oro, 384

hombros de plata, estómago de bronce, piernas de acero y los diez dedos de los pies de acero mezclado con barro. La visión de aquella gran imagen abarca todo el periodo de los gentiles, el cual se inicia con Babilonia y concluye cuando el Señor Jesús regrese. El deseo que Dios tiene por un reino En Éxodo 19:5-6 Dios reveló Su deseo de que la nación judía fuera Su reino en la tierra. Pero debido a su idolatría y degradación, Dios envió al rey Nabucodonosor de Babilonia para destruir a Jerusalén y el templo. Se perdió el templo, la ciudad y la nación entera. Esto quiere decir que se perdió el reino de Dios sobre la tierra. En los libros de Esdras y Nehemías Dios es llamado el Dios de los cielos, porque Su reino sobre la tierra había sido destruido. Por el contrario, cuando Abraham oró, él oró al Señor de los cielos y la tierra. Debido a que Abraham estaba allí en representación de la autoridad de Dios, Dios también era el Dios de la tierra. Pero en tiempos de Nabucodonosor no había un reino sobre la tierra para el establecimiento de la autoridad de Dios. Por tanto, Dios era llamado el Dios de los cielos. La era de los gentiles La era de los gentiles comenzó con Nabucodonosor, tipificado por la cabeza de oro de la gran imagen. Después de él vino Persia y Media, representados por los hombros de plata. Persia es el Irán de hoy. Las naciones de los medos y persas operaron juntas como lo hacen los dos hombros. Debido a que su autoridad no fue tan elevada como la de Nabucodonosor, ellos se hallan representados por la plata. Después de estos dos imperios vino el imperio de Grecia, representado por el abdomen de bronce. Alejandro Magno cruzó el mar Mediterráneo y derrotó a Persia y Media. Después de Grecia vino el Imperio Romano, representado por las dos piernas. Según la historia del Imperio Romano, éste se dividía en la parte occidental y la parte oriental. Por tanto, estas dos partes son las dos piernas. Si bien la grandeza y dignidad del Imperio Romano no puede compararse con la de los imperios precedentes representados por el oro, la plata y el bronce, el Imperio 385

Romano era muy fuerte según denota el hierro. En la Biblia, el hierro denota fortaleza y poder (Ap. 2:27; 12:5; 19:15; Sal. 2:9). Tanto Daniel como Apocalipsis nos dice que después del Imperio Romano surgirán diez naciones, que en Apocalipsis están representadas por diez cuernos (Ap. 13 y 17). En esos dos capítulos de Apocalipsis, los diez cuernos representan las diez naciones regidas por el anticristo. Estas diez naciones son también los diez dedos de los pies. Daniel 2 dice que la piedra cayó sobre la imagen, esto es, sobre los poderes gentiles. El Señor Jesús herirá la imagen. Al aplastar los diez dedos de los pies, el Señor Jesús herirá la totalidad del poder de los gentiles. Cristo es la piedra que herirá a las naciones gentiles. Lo que Daniel dijo corresponde con lo dicho por el Señor Jesús en Mateo 21:44 sobre la piedra que los edificadores desecharon: “Sobre quien ella caiga, le hará polvo y como paja le esparcirá”. La piedra que se hace un monte Después que el Señor desmenuce por completo aquella imagen, la cual representa a todo el mundo gentil, la piedra se hará un gran monte que llenará toda la tierra. Esto quiere decir que Cristo, la piedra, llegará a ser el reino. En la Biblia un monte representa un reino. El Señor Jesús llegará a ser el reino que llena toda la tierra. Estas palabras se cumplen en Apocalipsis 11:15: “El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: El reinado sobre el mundo ha pasado a nuestro Señor y a Su Cristo; y Él reinará por los siglos de los siglos”. Después que el Señor Jesús ponga fin a la dispensación de los gentiles, Su reino llenará toda la tierra. Su reino es el agrandamiento de Él mismo. La piedra se hace un monte, lo cual quiere decir que Cristo llega a ser el reino. El reino de los cielos es simplemente el aumento de Cristo. El propio Señor Jesús es el Rey; cuando Él entra en todos nosotros, Él se convierte en el reino. Por tanto, la piedra llega a ser el monte; Cristo llega a ser el reino. Si bien hay muchos otros versículos en el Antiguo Testamento que tratan sobre este asunto, los que abordamos aquí son los más representativos.

386

La vendimia El Antiguo Testamento nos habla del reino como profecía; pero en el Nuevo Testamento trata de su cumplimiento. Apocalipsis 14 revela tanto las primicias como la cosecha. Además de esta cosecha de trigo, está también la vendimia o la cosecha de uvas. A los ojos de Dios hay dos campos o labranzas aquí en la tierra. Una es la labranza de trigo que representa a los Suyos; la otra es la viña donde crecen las uvas, la cual representa a la gente de este mundo. Mientras el trigo representa a los cristianos, las uvas representan a los incrédulos. Según Apocalipsis 14:17-20, los racimos de uva de la tierra fueron vendimiados y arrojados en el gran lagar de la ira de Dios. El lagar fue pisado fuera de la ciudad, y del lagar salió la sangre hasta los frenos de los caballos. No se nos dice que salió jugo de uva, sino que salió sangre. Además, se nos dice que ésta llegó hasta los frenos de los caballos; esto da a entender que allí habrá muchos caballos. La sangre formó una corriente tan profunda que cubría unas dos millas. Millones de personas de los ejércitos de la tierra serán puestos dentro de este lagar y serán pisados como uvas. ¿Quién pisará ese gran lagar? Isaías 63:1-6 nos permite saber que es el Señor mismo quien pisará el lagar. Ése será el día de la venganza del Señor; Él pisará a tales personas en Su ira, y con Su furor las embriagará, derramando en tierra su sangre. En esto consistirá la vendimia de los incrédulos. Armagedón Ahora debemos leer Apocalipsis 16:12-16: “El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Éufrates; y el agua de éste se secó, para que estuviese preparado el camino a los reyes que vienen de donde el sol sale. Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas; pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de toda la tierra habitada, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios todopoderoso. (He aquí, Yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza.) Y los reunió en el lugar que en hebreo 387

se llama Armagedón”. La bestia mencionada aquí es el anticristo. Mientras los gentiles se preparan para la batalla y reúnen un ejército, el Señor Jesús hará llegar Su advertencia a los creyentes. Este pasaje indica que todavía quedarán creyentes sobre la tierra en aquel tiempo. Armagedón, que significa el monte de Megiddon, está muy cerca de Bosra y Jahazah. El monte y el valle se hallan muy cerca el uno del otro. Esto da a entender que en el mismo tiempo durante el cual el Señor Jesús regrese, los tres espíritus malignos saldrán a incitar a los pueblos del Lejano Oriente. El versículo 12 dice: “Para que estuviese preparado el camino a los reyes que vienen de donde el sol sale”. Los reyes que vienen de donde el sol sale no serán los reyes europeos ni tampoco del Medio Oriente, sino que procederán del oriente del Éufrates. Ahora tenemos que leer Apocalipsis 9:13-18: “El sexto ángel tocó la trompeta, y oí una voz de entre los cuatro cuernos del altar de oro que está delante de Dios, diciendo al sexto ángel que tenía la trompeta: Desata a los cuatro ángeles que están atados junto al gran río Éufrates. Y fueron desatados los cuatro ángeles que estaban preparados para la hora, día, mes y año, a fin de matar a la tercera parte de los hombres. Y el número de los ejércitos de los jinetes era doscientos millones. Yo oí su número. Así vi en visión los caballos y a los que montaban sobre ellos, los cuales tenían corazas de fuego, de jacinto y de azufre. Y las cabezas de los caballos eran como cabezas de leones; y de su boca salían fuego, humo y azufre. Por estas tres plagas fue muerta la tercera parte de los hombres; por el fuego, el humo y el azufre que salían de su boca”. El río Éufrates también es mencionado en este pasaje. Aquí se nos dice que una tercera parte de los hombres serán muertos y que el número de las tropas de caballería será de doscientos millones. La caballería de doscientos millones Esto corresponde al relato del capítulo 16. Los espíritus malignos serán liberados para incitar a los pueblos del Lejano Oriente, quienes vendrán trayendo consigo doscientos millones jinetes a caballo. Ellos vendrán del Lejano Oriente, cruzarán el río Éufrates y se dirigirán a Armagedón. 388

Armagedón está muy cerca a Jerusalén, donde estarán el anticristo y sus ejércitos. Estos ejércitos serán aniquilados en Armagedón con fuego, humo y azufre. En principio estos componentes son similares a los que caracterizarían un bombardeo nuclear moderno. Recuerden que éstos no son los ejércitos bajo el mando del anticristo, sino los ejércitos del Oriente que habrán cruzado el Éufrates. Estos ejércitos del Oriente primero vendrán a la región del río Éufrates que hoy es Irak e Irán, y después se dirigirán a Jerusalén. El lagar Mientras el anticristo ataca a Jerusalén, los doscientos millones jinetes procedentes del Oriente también se dirigirán hacia el mismo lugar, Jerusalén. Esto quiere decir que los ejércitos de la tierra se juntarán en esta única ocasión tal como todas las uvas de una vid se juntan en el lagar. Entonces el Señor Jesús vendrá a pisar el lagar. Al pisar el lagar, el Señor Jesús destruirá los ejércitos del anticristo y los doscientos millones de jinetes del Lejano Oriente. Según Apocalipsis 17:12-14, los diez cuernos, que representan diez reyes, de improviso serán investidos con autoridad de reyes por una hora juntamente con la bestia, el anticristo. Éstos harán guerra contra el Cordero, pero el Cordero los vencerá. Los que están con el Cordero, Sus ejércitos, serán los escogidos y fieles. ¿Quiénes son estos escogidos y fieles? Recuerden las palabras del Señor: “Muchos son llamados, y pocos escogidos” (Mt. 22:14). Los escogidos son aquellos que fueron fieles al Señor y llegaron a conformar Su ejército. Según Apocalipsis 19, Sus ejércitos estarán vestidos de lino fino, blanco y puro. La vestimenta de lino fino es la vestimenta para la fiesta de bodas y, a su vez, la vestimenta para combatir. El vestido de bodas será también el vestido para combatir. El Señor pisará el lagar y preparará un banquete para todas las aves de los cielos. Cuando el inicuo aparezca, el Señor lo destruirá con una espada aguda que saldrá de Su boca. Por tanto, todos los versículos del Antiguo y del Nuevo Testamento son muy coherentes entre sí. El Señor 389

Jesús vendrá a destruir a todos los ejércitos rebeldes mediante el aliento de Su boca. Es debido a esto que la sangre tendrá tal profundidad (Ap. 14:20). Entonces, según Apocalipsis 11:15, el reinado sobre este mundo pasará a nuestro Señor y a Su Cristo. Los ejércitos gentiles serán destruidos, y la imagen entera, que representa la era de los gentiles, será desmenuzada. LOS JUDÍOS Ahora consideremos la manera en que el Señor se hará cargo de los judíos cuando regrese. Durante la era de la iglesia, el Señor ha dejado temporalmente al pueblo de Israel y lo trata como si fueran gentiles. Ellos tienen que recibir el evangelio y ser salvos a fin de llegar a ser miembros de la iglesia. Pero al final de esta era, según Zacarías 13 y Romanos 11, la nación judía experimentará un avivamiento y se volverá al Señor. Debido a que esto ocurrirá durante la tribulación, muchos sufrirán y morirán. Zacarías 13:8-9 también nos dice que por lo menos dos tercios de los judíos que hayan quedado vivos serán raídos de la tierra. Este número no incluye a los millones que murieron por Hitler. Cuando el Señor Jesús venga de nuevo, el tercio restante se arrepentirá y creerá en el Señor. La casa de Israel será salva en aquel tiempo. Después que sean regenerados y salvos, los judíos serán trasladados al reino milenario sobre la tierra a fin de ser los sacerdotes que enseñarán a las naciones cómo servir a Dios (Zac. 8; Is. 2). Los vencedores entre los cristianos serán los reyes, los gobernadores, durante el reino milenario, y los salvos de la casa de Israel serán los sacerdotes. Aunque estos judíos serán regenerados y salvos, no serán transformados ni sus cuerpos serán transfigurados para aquel tiempo. Más tarde, justo antes del tiempo de la Nueva Jerusalén, ellos serán transformados y cambiados en sus cuerpos. Romanos 11:25-26 dice que todo Israel será salvo. Esto es confirmado por Jeremías 3:17: “En aquel tiempo llamarán a Jerusalén trono de Jehová, y todas las naciones vendrán a ella en el nombre de Jehová, a Jerusalén; y no andarán más tras la dureza de su malvado corazón”. Después de la destrucción de los ejércitos gentiles y de la salvación del pueblo judío, los gentiles que hayan quedado llamarán a Jerusalén el trono de Jehová. Todas 390

las naciones se reunirán en el nombre del Señor en Jerusalén. Ellas ya no andarán más tras la dureza de su malvado corazón. Hoy los gentiles todavía andan tras la dureza e imaginaciones de sus malvados corazones, pero en aquel día irán a Jerusalén al nombre del Señor. Isaías 11:10 también nos habla sobre aquel tiempo: “Acontecerá en aquel tiempo que la raíz de Isaí, la cual estará puesta por pendón a los pueblos, será buscada por las gentes; y su habitación será gloriosa”. Ciertamente, Cristo es la raíz de Isaí y, como tal, Él será puesto como pendón o señal todas las naciones gentiles. Las naciones gentiles irán en pos de Cristo, y el lugar de Su reposo, Su habitación, será gloriosa. Enseñarán a los gentiles a adorar a Dios Leamos también Isaías 2:2-4a: “Acontecerá que al final de los tiempos será confirmado el monte de la casa de Jehová como cabeza de los montes; será exaltado sobre los collados y correrán a él todas las naciones. Vendrán muchos pueblos y dirán: ‘Venid, subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob. Él nos enseñará Sus caminos y caminaremos por Sus sendas’. Porque de Sion saldrá la ley y de Jerusalén la palabra de Jehová. Él juzgará entre las naciones y reprenderá a muchos pueblos”. Ése será el tiempo en que la paz verdadera imperará sobre la tierra. No importa cuánto hable la gente de paz en la actualidad, no hay paz. La paz en la tierra no vendrá hasta que el Señor Jesús sea el Rey. Estos pocos versículos nos dicen que después de que el Señor Jesús destruya los ejércitos de los gentiles, salvará al pueblo judío y tomará Jerusalén para que sea Su capital sobre la tierra. Él establecerá Su trono allí, y los gentiles que hayan quedado en la tierra acudirán a Él. Jerusalén se convertirá en el centro donde se enseñará a los gentiles cómo adorar al Señor. Acerca de ese tiempo, Zacarías 8:20-23 dice: “Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Aún vendrán pueblos y habitantes de muchas ciudades. Vendrán los habitantes de una ciudad a otra y dirán: ‘¡Vamos a implorar el favor de Jehová y a buscar a Jehová de los ejércitos!’. ¡Yo también iré! Y vendrán muchos pueblos y naciones poderosas a buscar a Jehová de los ejércitos en Jerusalén y a implorar el favor de Jehová. Así ha dicho Jehová de los 391

ejércitos: En aquellos días acontecerá que diez hombres de las naciones de toda lengua tomarán del manto a un judío, y le dirán: ‘Iremos con vosotros, porque hemos oído que Dios está con vosotros’”. Entre los antiguos judíos, los sacerdotes constituían una minoría entre el pueblo de Dios. El pueblo recibía de los sacerdotes la enseñanza e instrucción en cuanto a Dios. Ellos enseñaban a la gente de qué manera adorar y servir a Dios. Esto era un cuadro de la situación que imperaría en el futuro durante el milenio. Durante el milenio los gentiles tomarán como sus sacerdotes a los judíos conversos. Diez gentiles acudirán a un judío pidiéndole que les enseñe cómo servir al Señor. Debido a que escucharán que el Señor está con los judíos, vendrán a ellos para aprender cómo servir al Señor. Esto quiere decir que, durante el milenio, los gentiles serán las naciones y los judíos conversos serán los sacerdotes, quienes enseñarán a los gentiles a adorar a Dios. Lo hecho por el Señor La actual situación que impera en el Medio Oriente ¡reviste gran significado! En 1948 la nación de Israel volvió a ser formada, y en 1967 la ciudad de Jerusalén regresó a los judíos. Después de ser salvo, hace más de cincuenta años, leí las profecías referentes a la segunda formación de la nación de Israel. En aquel tiempo me era difícil creer que esto fuera posible. Parecía imposible que Jerusalén regresase a manos de los judíos. Pero ¡aleluya! ¡Lo que nos parece imposible a nosotros es posible para Dios! ¡Y el Señor ciertamente lo hizo! Ciertamente esto fue hecho por el Señor y es maravilloso a nuestros ojos. En 1948 repentinamente la nación de Israel volvió a formarse como nación. Luego en 1967, en apenas seis días, la ciudad de Jerusalén regresó a manos de los judíos. Por veinticinco siglos, desde el año 606 a. C., Jerusalén no había estado bajo el control del pueblo judío. Pero de improviso, de la noche a la mañana, volvió a estar bajo su control. Ciertamente esto fue hecho por el Señor. Hoy en día la atención del mundo entero está enfocada en la situación del Medio Oriente, que tiene como centro la pequeña nación de 392

Israel. Todos los ismaelitas, los árabes, continúan conspirando en contra de los judíos. Pero el Señor está resguardando a Israel. Además de la situación en el Medio Oriente, está la situación en Europa. Pronto Europa estará conformada por diez naciones. Además de las situaciones del Medio Oriente y de Europa, está también la situación en el Lejano Oriente. La línea divisoria es el río Éufrates. Ciertamente el anticristo será el líder de los poderes europeos. Bajo su liderazgo, los europeos formarán ejércitos y avanzarán hacia Palestina para combatir contra la nación de Israel y capturar a Jerusalén. Al mismo tiempo, doscientos millones de jinetes vendrán del Lejano Oriente y cruzarán el río Éufrates. Todos estos poderes se reunirán, y mientras estén reunidos, el Señor vendrá a pisar el lagar. En el tiempo de la tribulación se formarán los ejércitos en el territorio europeo y se congregarán los jinetes en el Lejano Oriente. Hemos visto que algunos de los santos más maduros serán arrebatados como primicias al tercer cielo antes de la tribulación. La cosecha general será recogida en medio de la tribulación. Las primicias serán arrebatadas al tercer cielo, la casa de Dios. Serán éstos quienes vendrán con el Señor Jesús al aire, adonde será arrebatada el resto de la cosecha a fin de encontrarse con ellos. Allí el Señor Jesús administrará Su juicio sobre todos los creyentes a fin de seleccionar a los vencedores que formarán Su ejército. Mientras el Señor Jesús forma Su ejército en el aire, todas las naciones formarán sus ejércitos sobre la tierra y serán reunidos en Jerusalén (Ap. 16:14, 16; 19:19). Esto quiere decir que las uvas procedentes de todos los confines de la vid serán reunidas en el centro del lagar (Ap. 14:18-19). El Señor vendrá desde el aire con Su ejército de los llamados, escogidos y fieles, y destruirá al anticristo y su ejército así como a los doscientos millones de jinetes procedentes del Lejano Oriente (Ap. 19:11-21). Al mismo tiempo, el Espíritu será derramado sobre el Israel que estará sitiado (Zac. 12:10), entonces ellos se arrepentirán, y toda la casa de David será salva.

393

La tierra entera pasará a ser el reino de Cristo (Ap. 11:15). La piedra que hirió el mundo gentil se convertirá en el monte, el reino, que llenará toda la tierra (Dn. 2:35). Algunos de los gentiles seguirán vivos aun después de la batalla de Armagedón y estos gentiles se convertirán en los pueblos, las naciones, sobre la tierra. Los judíos conversos y salvos serán los sacerdotes en Jerusalén para enseñar a las personas de qué manera deben servir al Señor. El Señor Jesús establecerá a Jerusalén como Su capital y desde Su trono reinará como Rey sobre toda la tierra. CAPÍTULO CUARENTA Y DOS EL JUICIO QUE EL SEÑOR EJECUTARÁ SOBRE LOS GENTILES DESPUÉS DE LA BATALLA DE ARMAGEDÓN Lectura bíblica: Mt. 25:31-46; 13:47-50; Ap. 14:6-7; Hch. 10:42; 2 Ti. 4:1; Mt. 19:28; Hch. 3:21; Is. 11:6-9 Cuando el Señor Jesús regrese, resolverá completamente toda situación con respecto a los cristianos. En primer lugar, los falsos cristianos, la cizaña, serán atados y arrojados al fuego. Después, los cristianos maduros junto con los creyentes resucitados serán arrebatados al aire donde el Señor ejecutará Su juicio sobre ellos. En ese tiempo algunos de ellos, los vencedores, serán elegidos para formar parte del ejército del Señor a fin de combatir contra el anticristo. Ellos también celebrarán banquete junto al Señor en la fiesta de bodas del Cordero. Un número de cristianos serán cristianos derrotados y, debido a ello, padecerán cierto castigo. Ellos se perderán la fiesta de bodas, que es la manifestación del reino. Además, perderán su recompensa y también sufrirán cierta clase de disciplina. Por tanto, mediante el arrebatamiento, el Señor Jesús resolverá todo asunto pendiente entre los cristianos. TRES CLASES DE PERSONAS Como dijimos anteriormente, cuando el Señor Jesús regrese habrá básicamente tres clases de personas sobre la tierra: los cristianos, los judíos 394

y los gentiles (1 Co. 10:32). A Su regreso, Él derrotará y destruirá el ejército de los gentiles y rescatará a los judíos, quienes llegarán a ser sacerdotes para Dios durante el milenio. Sin embargo, algunos gentiles todavía permanecerán sobre la tierra, pues no habrán sido aniquilados junto con los ejércitos de los gentiles. Aunque muchos jinetes y soldados habrán sido destruidos por el Señor, algunos que pertenezcan a las naciones permanecerán vivos. No sería lógico decir que todos ellos serán los soldados y morirán. Antes bien, algunos de ellos conservarán la vida, aunque todos los ejércitos serán destruidos. ¿Qué sucederá con todos aquellos que componen las naciones que hayan quedado vivos para ese entonces? El Señor tiene que resolver todo asunto pendiente con respecto a ellos. Con ese fin Él enviará a Sus ángeles a recoger a todas las personas que hayan quedado de entre las naciones, de tal modo que Él pueda ejecutar Su juicio sobre ellos. ¿Cuál será la base sobre la cual el Señor juzgará a tales personas? No es fácil determinar esto. Ciertamente este juicio no podría tener como base la ley o el evangelio. Si fuera un juicio conforme al evangelio, tendría que basarse en el hecho de que ellos no se arrepintieron ni creyeron en el Señor Jesús. Si fuera un juicio conforme a la ley, tendría que basarse en que ellos no guardaron la ley. Pero el juicio de las naciones que hayan quedado no se basará en ninguna de estas dos cosas; más bien, tendrá como base la manera en que ellos trataron a los pequeños hermanos del Señor durante el tiempo de la tribulación (Mt. 25:31-46). Por medio de esto, podemos ver que el Señor tiene Su dispensación, esto es, Su propia manera de juzgar a las personas. Durante la dispensación de la ley, el Señor juzgó con las personas en conformidad con la ley. En la dispensación de la gracia, el Señor juzga a las personas en conformidad con la gracia. Pero durante el tiempo de la tribulación, el Señor no juzgará a las naciones en conformidad con la ley o la gracia. Más bien, Él ha de lidiar con ellas según la manera en que ellas trataron a Sus hermanos más pequeños —los judíos y los cristianos que quedaron— durante el tiempo de la tribulación. Si las naciones trataron bien a los más pequeños de Sus hermanos, serán considerados ovejas; pero si ellos trataron mal a los pequeñitos, serán considerados cabritos y serán destruidos. 395

Mateo 25:31-46 presenta la parábola de las ovejas y los cabritos. Muchos maestros cristianos han aplicado erróneamente esta parábola afirmando que se refiere a los cristianos. Ellos piensan que el Señor Jesús administrará Su juicio sobre los creyentes al dividirlos en dos grupos. Un grupo sería el de los verdaderos cristianos, representados por las ovejas, y el otro grupo estaría conformado por los falsos cristianos, representados por los cabritos. Según su concepto, los buenos serían salvos para entrar en el reino y los malos serían arrojados al lago de fuego. Sin embargo, esta interpretación no es exacta. El versículo 32 dice que todas las naciones serán reunidas delante de Él. La palabra griega que aquí se tradujo como “naciones” es la misma que en otras partes se tradujo como “gentiles”. Así pues, no serán los creyentes quienes serán reunidos delante de Él, sino los incrédulos, los gentiles. Cuando los gentiles sean reunidos delante de Él, el Señor los separará unos de otros como el pastor separa las ovejas de los cabritos. EL EVANGELIO ETERNO Este juicio que el Señor ejecutará sobre las naciones no será realizado sin advertencia previa. Apocalipsis 14:6-7 dice: “Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para anunciarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de Su juicio ha llegado; y adorad a Aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas”. El evangelio predicado en estos versículos no es el evangelio de la gracia, sino el evangelio eterno. Tampoco es predicado por un hombre, sino por un ángel. El evangelio de la gracia, por otro lado, no es predicado por ángeles, sino por los hombres. Un ángel ciertamente vino a Cornelio en Hechos 10, pero no le predicó el evangelio, sino que le dijo que llamase a Pedro. Como hombre, Pedro había recibido el privilegio y la autorización para predicar el evangelio de la gracia. En Apocalipsis 14 es un ángel, no un hombre, quien predica el evangelio eterno. Además, este evangelio no es predicado en la tierra, sino desde el aire. ¿Cuál es el contenido del evangelio eterno? Sabemos que el contenido del evangelio de la gracia es que los hombres deben arrepentirse y creer. Éstos 396

son los dos elementos principales que contiene el evangelio de la gracia. Pero en Apocalipsis 14 el contenido del evangelio eterno es diferente, pues simplemente nos dice que debemos temer a Dios y adorarle. Las naciones tienen que temer a Dios porque el tiempo del juicio ha llegado. A las naciones no se les dirá que deben adorar a Dios como su Redentor, sino como su Creador, Aquel que las creó. Se les dirá que deben temer a Dios porque viene la hora del juicio y deben adorar a Dios porque Él es su Creador. Para entender estos versículos debemos considerar su contexto. En ese mismo capítulo dice: “Y siguió otro ángel, el tercero, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido preparado puro en el cáliz de Su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre. Aquí está la perseverancia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús” (vs. 9-12). Esto quiere decir que el evangelio eterno será predicado por aquel ángel en el mismo tiempo en que el anticristo obliga a las personas a adorarle. Mientras el anticristo obliga a las personas a adorarle, un ángel desde el aire le advertirá a la gente que no adore al anticristo, sino que adoren a Dios. Es como si el ángel testificase a todas las naciones que la bestia, el anticristo, no es su creador. Ellos no deben adorarle a él, sino a Dios, su Creador. Si ellos adoran a la bestia, el anticristo, serán juzgados por Dios. El versículo 12 nos muestra quiénes serán el pueblo de Dios cuando surja el anticristo. He aquí la perseverancia de los santos. Los santos aquí incluirán dos pueblos: los judíos que guardan los mandamientos de Dios y los cristianos que tienen la fe de Jesús. El anticristo establecerá una imagen en el templo y obligará a las personas a adorarle. Pero los judíos y los cristianos se rehusarán a adorar su imagen. Incluso en aquel tiempo habrá algunos cristianos que se quedarán debido a que no maduraron ni fueron hechos aptos para ser arrebatados. Ellos se rehusarán a adorar la imagen de la bestia, así que el anticristo les perseguirá. Debido a que él los matará, ellos requerirán de mucha perseverancia. El versículo 13 procede a decir: “Bienaventurados los muertos que mueran en el Señor 397

de aquí en adelante”. Ciertamente éstos son los que morirán por causa de la persecución del anticristo. En otras palabras, durante el tiempo de la tribulación el anticristo erigirá su imagen y obligará a la gente a adorarla como un ídolo. Sin embargo, los judíos y los cristianos que no fueron arrebatados junto con las primicias no adorarán esta imagen, por lo cual serán perseguidos hasta ser muertos. Bajo tales circunstancias, Dios enviará al ángel a predicar el evangelio eterno a las naciones de la tierra. Él les advertirá que deberán temer a Dios y adorarle, lo cual implica que no deberán perseguir a quienes guardan los mandamientos de Dios y a quienes tienen fe en Cristo. No deben perseguir a los que no adoran la imagen del anticristo, sino que deben temer a Dios. Todos los habitantes de la tierra oirán este evangelio predicado desde los aires. Tal proclamación abarcará toda la tierra. De todos aquellos que oigan este mensaje, serán muy pocos los que lo reciban y que no persigan a los judíos y a los cristianos. Los judíos y los cristianos padecerán gran persecución y sufrimientos durante aquel tiempo, puesto que carecerán de alimentos, agua y vestido. Serán perseguidos de un lugar a otro, convirtiéndolos en forasteros, y serán encarcelados. Todos estos puntos son mencionados por el Señor Jesús en Mateo 25. Los pueblos de las naciones que hayan cuidado de los pequeños hermanos de Cristo durante aquel tiempo serán considerados ovejas, mientras que aquellos que persiguieron a los judíos y cristianos durante ese tiempo serán considerados cabritos. Los buenos, los que trataron bien a los hermanos más pequeños del Señor durante la tribulación, serán trasladados al reino milenario donde llegarán a conformar las naciones. Los cristianos vencedores serán los reyes, y los judíos convertidos serán los sacerdotes; pero los pueblos estarán conformados por los buenos de entre las naciones a quienes el Señor considerará como las ovejas. Por medio de estos juicios, el Señor Jesús producirá tres clases de personas: los cristianos vencedores que serán los reyes, los judíos convertidos que serán los sacerdotes y los gentiles que fueron guardados mas no regenerados, que llegarán a formar el pueblo. Todos los malos, los cabritos, serán arrojados al fuego. 398

Esta parábola de las ovejas y los cabritos en Mateo 25 corresponde a la parábola de la red en Mateo 13:47-50. Las primeras seis parábolas en Mateo 13 están relacionadas principalmente con los cristianos, pero una pequeña porción de las mismas está referida a los judíos. El tesoro escondido en el campo se refiere principalmente al reino con Israel. La perla que sale de las aguas representa a la iglesia. A la postre, ambas entidades tienen como finalidad el reino. Así pues, en Mateo 13 podemos distinguir también tres categorías de personas: los judíos con el reino quienes son el tesoro escondido en el campo; los gentiles regenerados y transformados en una perla, que es la iglesia; y, finalmente, aquellos que son dejados en el mar, los gentiles. El Señor envió al ángel a reunir a quienes fueron dejados en el mar. La red aventada al mar recoge toda clase de criatura que no ha sido regenerada ni transformada. Esto se refiere a los gentiles, el pueblo natural que procede del mundo corrupto. El Señor reunirá a todos estos delante de Él y los juzgará. Los buenos serán recogidos en las vasijas, es decir, en el reino milenario para ser las naciones, pero los malos serán arrojados al horno de fuego. EL JUEZ DE LOS VIVOS Y LOS MUERTOS Tanto Hechos 10:42 como 2 Timoteo 4:1 nos dicen que el Señor Jesús fue designado por Dios para juzgar a los vivos y a los muertos. Antes del milenio el Señor Jesús juzgará desde el trono de gloria (Mt. 25:31) a los incrédulos que estén vivos. Después del milenio, todos los que conformaban las naciones y murieron serán resucitados, y el Señor Jesús los juzgará desde el gran trono blanco (Ap. 20:11-12). Así que, antes del milenio el Señor juzgará a los incrédulos que estén vivos y, después del milenio, a los incrédulos que hayan muerto. Mediante estos dos juicios, el Señor Jesús resolverá cabalmente todo asunto que exista entre todos los gentiles. De entre los cristianos, el Señor Jesús desea obtener un grupo de reyes que reinen sobre la tierra junto con Él. De entre los judíos, el Señor Jesús desea obtener un grupo de sacerdotes que enseñen a las personas de qué manera deben servirle durante el milenio. Después, Él desea obtener un grupo de personas provenientes del mundo gentil que constituyan las naciones 399

durante el milenio y durante el tiempo del cielo nuevo y la tierra nueva. Por tanto, tenemos a los reyes, los sacerdotes y los pueblos. ¡Todas las cosas cooperan para el establecimiento del reino! Tenemos que comprender que los gentiles en ese entonces serán personas que fueron resguardadas, mas no regeneradas. Ellas serán preservadas de ser condenadas y sufrir la perdición, mas no serán regeneradas. LA CREACIÓN ES RESTAURADA Hechos 3:21 nos dice que es necesario que los cielos reciban al Señor Jesús hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas. Desde el tiempo de la caída del hombre, toda la creación se degradó. Desde entonces, todas las cosas han estado sujetas a decadencia y corrupción. Según Romanos 8, toda la creación gime bajo la esclavitud de corrupción. Toda cosa nueva pronto se hace vieja, debido a que está sujeta a la ley de la decadencia y corrupción. Un bebé puede verse muy lozano, pero un anciano ya no presenta esa lozanía porque está sujeto al proceso de decadencia. Cuanto más crezcamos, mayor será la decadencia que experimentemos. Nuestro cuerpo físico está sujeto a la esclavitud de corrupción. Cuando el Señor Jesús regrese, traerá consigo la restitución. La restitución es contraria a la corrupción. Todo será restaurado. La restitución es una especie de restauración. Refiriéndose a ese tiempo de restitución, Isaías 65:20 dice: “No habrá más allí niño que muera de pocos días ni viejo que sus días no cumpla, sino que el niño morirá de cien años y el pecador de cien años será maldito”. Durante ese tiempo alguien que tenga cien años de edad será considerado un niño. Todos vivirán cientos de años. Isaías 11:6 añade: “Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro, el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará”. En el tiempo de la restitución, o restauración, todas las fieras se volverán mansas y dóciles. Los leones y los leopardos así como toda bestia salvaje ya no harán daño a las personas. Los niños podrán jugar con los leones, las víboras y las serpientes venenosas. Tampoco habrá más guerra, pues las lanzas serán convertidas en arados. Ya no habrá más luchas; en lugar de ello, la gente se dedicará a la agricultura. Ése será el 400

tiempo de verdadera paz sobre la tierra, pues todas las cosas serán restauradas o restituidas. EL RESTITUCIÓN Las naciones que sean consideradas como ovejas en aquel tiempo serán guardadas, no por regeneración, sino por restitución. Hoy en día todos los incrédulos que viven en la tierra son personas degradadas, pero durante el milenio todas las naciones serán restituidas, serán personas restauradas. Pero eso no quiere decir que ellas serán regeneradas. Como creyentes, nosotros fuimos regenerados; hemos recibido otra vida en nuestro ser. Aquellas naciones que participen en la restauración todavía tendrán la misma naturaleza y el mismo elemento constitutivo en su ser. Lo que nosotros hemos experimentado no es una mera restauración, sino la regeneración. Durante el milenio las naciones no serán regeneradas, sino restauradas. Aunque algunas versiones han usado la palabra regeneración en Mateo 19:28, en el griego no se usa la palabra que normalmente se traduce como “regeneración”, sino que se usa una palabra griega que denota una especie de restauración. La palabra que normalmente se traduce como “regeneración” denota que hemos recibido otra vida además de nuestra vida natural. Todos hemos recibido la vida natural de nuestros padres por nuestro nacimiento natural. Cuando creímos en el Señor Jesús recibimos otra vida, la cual es la vida de Dios, y fuimos regenerados. Todos los buenos en Mateo 25, que serán considerados las ovejas, no nacerán de nuevo. Ellos no recibirán otra vida, sino que Dios restaurará su vida creada a su condición antes de la caída. Dios restaurará toda la creación degradada. Por tanto, esta palabra que algunos traducen como “regeneración” en Mateo 19 no significa regeneración en el sentido de nacer de nuevo. Cuando es aplicada a los creyentes, la palabra regeneración significa nacer de nuevo, pero cuando es aplicada a una era, ella denota restitución o restauración.

401

EL REINO MILENARIO Después que el Señor haya juzgado a los cristianos, los judíos y las naciones, Él introducirá el reino milenario. El reino del Señor sobre la tierra durará mil años. Milenio significa mil años. Según el diagrama del reino en las páginas 360-361, la quinta sección corresponde al milenio y está divida en dos partes. La sección superior es la sección celestial y la sección inferior es la sección terrenal. En la sección celestial tenemos la manifestación del reino con Cristo y los santos vencedores. En ella también se incluye el reino del Padre donde los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre (Mt. 13:43). Ésta es la sección celestial del reino del Padre, la sección superior del reino. La sección inferior es llamada el reino del Hijo del Hombre. En esta sección se encuentran los israelitas convertidos, quienes serán los sacerdotes que conducirán a los pueblos a adorar a Dios, y alrededor de ellos, dentro de esta misma sección, estarán las naciones que fueron guardadas, restauradas y restablecidas. En Mateo 13:41 el Señor Jesús dijo que Él enviaría Sus ángeles a recoger de Su reino todo lo que sirva de tropiezo y a todo el que haga iniquidad. Por tanto, todos los perversos habrán desaparecido; los judíos convertidos serán los sacerdotes; y las naciones que hayan sido restablecidas, restauradas y conservadas serán los pueblos. Así pues, habrá tres clases de personas durante el milenio: los reyes, los sacerdotes y el pueblo. La creación será restaurada y restablecida. Ya no habrá guerra, y toda la tierra estará llena de paz. ¡Qué reino tan maravilloso y glorioso será éste! Sin embargo, al final del milenio algunas naciones serán inducidas por Satanás a rebelarse una vez más en contra de Dios (Ap. 20:7-9). Los rebeldes serán entonces destruidos al ser arrojados al lago de fuego, y quienes no se rebelaron serán trasladados al cielo nuevo y la tierra nueva para ser las naciones. Apocalipsis 21:24 nos dice que en ese entonces las naciones andarán a la luz de la Nueva Jerusalén. La Nueva Jerusalén estará compuesta por todos los que fueron regenerados, salvos y transformados, pero las naciones estarán allí sencillamente como personas naturales que fueron restauradas. 402

El fruto del árbol de la vida servirá de alimento para todos los habitantes de la Nueva Jerusalén, y sus hojas serán utilizadas para sanidad de las naciones a fin de que éstas puedan existir. Desde la Nueva Jerusalén un grupo de reyes y sacerdotes gobernarán a las naciones restauradas. Si bien la era de la restauración será una era maravillosa, todavía pertenece a la vieja creación. Por tanto, tal como aparece en la sexta sección del diagrama, tenemos el cielo nuevo y la tierra nueva. Durante el tiempo del cielo nuevo y la tierra nueva, todo será hecho nuevo y la Nueva Jerusalén será el centro. Éste será el reino eterno de Dios. Para las ovejas, las naciones, el reino milenario será el reino que fue preparado desde la fundación del mundo (Mt. 25:34). Sin embargo, quienes nacieron de nuevo son aquellos que fueron escogidos en Él desde antes de la fundación del mundo (Ef. 1:3-4). Las naciones recibirán algo que les fue preparado desde la fundación del mundo, mientras que los creyentes recibirán algo que les fue preparado desde antes de la fundación del mundo. Ésta es otra prueba contundente de que estas ovejas no son los creyentes, sino que pertenecen a otra categoría de personas. Durante el milenio nosotros no seremos las naciones, sino que seremos la familia real, pues seremos los reyes. ¿Quiénes conformarán los pueblos? Los pueblos estarán conformados por las naciones restauradas. Según Isaías 65:20 esas personas restauradas todavía podrían morir después de cumplir varios cientos de años. Esto quiere decir que ellos no son personas regeneradas. Nosotros, por haber sido regenerados, jamás veremos la muerte. Pero ellos debido a que aun están bajo la maldición, morirán. Esto nos permite ver que ser salvos hoy implica estar bajo una dispensación de Dios y que ser salvos al regreso del Señor implica estar bajo otra dispensación. Dios tiene diferentes dispensaciones mediante las cuales Él produce diferentes categorías de personas. Mediante la dispensación de la ley, Dios producirá al pueblo judío como un pueblo de sacerdotes. Mediante la dispensación del evangelio de la gracia, Dios producirá vencedores que serán los reyes. Mediante la dispensación del evangelio eterno de Dios, Él producirá al pueblo que conformará las naciones durante el milenio y durante el cielo nuevo y la tierra nueva. 403

CAPÍTULO CUARENTA Y TRES EL CRECIMIENTO Y LA COSECHA DE LA REALIDAD DEL REINO Anteriormente dijimos que muchos de los asuntos en cuanto al reino se encuentran en Mateo en forma de semilla. También indicamos que el reino tiene tres aspectos: la realidad, la apariencia y la manifestación. La semilla de la realidad del reino se encuentra en Mateo 5, 6 y 7. Ahora será necesario que veamos en qué consiste el crecimiento y la cosecha de la realidad del reino. En un capítulo anterior abordamos siete aspectos de la realidad del reino, los cuales incluyen: el carácter de los hijos del reino bajo el gobierno de los cielos, la influencia que los hijos del reino ejercen sobre el mundo, la justicia de los hijos del reino bajo la restricción de la ley de vida, la pureza de los hijos del reino al realizar sus buenas obras, la actitud de los hijos del reino con respecto a mammon o las riquezas, el principio que rige a los hijos del reino en sus relaciones con los demás y las bases sobre las cuales los hijos del reino para su andar y obrar. Estos siete aspectos se encuentran en Mateo en forma de semillas y son desarrollados en los siguientes libros, especialmente en las Epístolas, y son cosechados en el libro de Apocalipsis. POBRES EN ESPÍRITU El primer aspecto que concierne al carácter de los hijos del reino que están sujetos al gobierno de los cielos es que ellos son pobres en espíritu. Este punto fue sembrado en Mateo y desarrollado en las Epístolas y en Apocalipsis. Debemos leer Romanos 8:16 y 1:9: “El Espíritu mismo da testimonio juntamente con nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios [...] Porque testigo me es Dios, a quien sirvo en mi espíritu en el evangelio de Su Hijo, de que sin cesar hago mención de vosotros siempre en mis oraciones”. Mateo nos insta a ser pobres en espíritu, y Romanos 8:16 nos dice que el Espíritu testifica juntamente con nuestro espíritu. Si no somos pobres en espíritu, no estamos vacíos en nuestro espíritu, le será imposible al Espíritu hallar cabida en nuestro interior y testificar juntamente con nuestro espíritu. Una vez que somos pobres en espíritu, el Espíritu podrá venir a nuestro ser y llenarlo consigo mismo. El Espíritu está con nuestro 404

espíritu. Más aún, en Romanos 1:9 Pablo dijo que él servía a Dios en su espíritu. Originalmente su espíritu estaba desocupado y lleno de cosas sin valor, pero ahora todas esas cosas vanas se han desvanecido. Ahora el Espíritu de Dios llena su espíritu, y él sirve a Dios en su espíritu. En Apocalipsis 1:10 Juan dijo: “Yo estaba en el espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta”. La traducción correcta de este versículo debería omitir el artículo definido que precede a la palabra “espíritu”. Además, ésta no se escribe con “e” mayúscula, sino minúscula, para denotar correctamente el espíritu humano. Juan estaba en su espíritu humano en el día del Señor y oyó detrás de él una gran voz. Después que escuchó la voz, se nos dice en el versículo 12: “Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi siete candeleros de oro”. Este versículo nos muestra que para poder ver las iglesias, tenemos que estar en nuestro espíritu humano. Romanos 8 nos dice que tenemos que ser pobres en espíritu a fin de que el Espíritu pueda entrar en nuestro ser. Romanos 1 da a entender que después que el Espíritu haya llenado nuestro espíritu, podremos servir a Dios en nuestro espíritu. Después, en Apocalipsis 1:10 y 12, se da a entender que a fin de ver a las iglesias tenemos que estar en nuestro espíritu. También tenemos que leer Apocalipsis 21:10-11: “Y me llevó en espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la ciudad santa, Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, teniendo la gloria de Dios. Y su resplandor era semejante al de una piedra preciosísima, como piedra de jaspe, diáfana como el cristal”. Nuevamente, en este versículo es correcto traducir “en espíritu” con una “e” minúscula y sin el artículo definido. Lo mismo se aplica a Apocalipsis 1:10. La manera en que nosotros podemos ver la ciudad santa, Jerusalén, es al ser llevados en espíritu a un monte grande y alto. Al poner estos versículos juntos, podemos ver que de Romanos a Apocalipsis ocurre un desarrollo muy rico y una cosecha de la semilla en cuanto al espíritu humano. Mateo empieza instándonos a ser pobres en espíritu. A continuación, Romanos nos dice que el Espíritu testifica juntamente con nuestro espíritu y que servimos a Dios en nuestro espíritu. 405

Finalmente, vemos las iglesias y la Nueva Jerusalén al estar en nuestro espíritu. La semilla está en Mateo 5, el crecimiento en Romanos y las otras Epístolas, y la cosecha en Apocalipsis. LLORAR La semilla referente a llorar fue sembrada en Mateo 5:4, que dice: “Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados”. Ahora leamos algunos versículos que nos muestran el desarrollo de esta semilla. Primero tenemos Hechos 20:31: “Por tanto, velad, acordándoos que por tres años, de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno”. Que Pablo amonestase a la iglesia con lágrimas de día y de noche denota que él lloraba a causa de la condición en que se encontraba la iglesia y los creyentes. En Romanos 9:2 Pablo nos dice: “Tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón”. Este versículo nos muestra cómo Pablo lloraba por el pueblo de Israel para que éste fuera salvo. Él tenía gran tristeza y continuo dolor en su corazón a causa de ellos. Finalmente, 2 Corintios 7:7 dice: “No sólo con su venida, sino también con la consolación con que él había sido consolado a causa de vosotros, haciéndonos saber vuestro gran afecto, vuestro llanto, vuestro celo por mí, de manera que me regocijé aún más”. Este versículo denota que no solamente Pablo, sino también los corintios lloraban con respecto a cierta situación. Por tanto, podemos ver que este asunto de llorar es desarrollado en las Epístolas. MANSEDUMBRE La tercera semilla de la realidad del reino sembrada en Mateo es la mansedumbre. En Mateo 5:5 dice: “Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad”. Efesios 4:2 desarrolla el tema de la mansedumbre al decir: “Con toda humildad y mansedumbre, con longanimidad, soportándoos los unos a los otros en amor”. Este versículo no solamente nos habla de la mansedumbre, sino también de la humildad y longanimidad, así como de soportarse los unos a los otros en amor. Esto es mucho más que simplemente mansedumbre y denota un rico desarrollo de este tema. Tito 3:2 dice: “Que a nadie difamen, que no sean contenciosos, 406

sino apacibles, mostrando toda mansedumbre para con todos los hombres”. Ser apacibles y manifestar mansedumbre para con todos los hombres es el desarrollo de la mansedumbre mencionada en Mateo 5:5. Jacobo 3:13 dice: “¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en la mansedumbre de la sabiduría”. Estos versículos muestran cuán rico y pleno es el desarrollo de la semilla de mansedumbre que fue sembrada en Mateo. TENER HAMBRE Y SED DE JUSTICIA La semilla del hambre y la sed de justicia es desarrollada en 1 Timoteo 6:11 que dice: “Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la perseverancia, la mansedumbre”. Asimismo, es adicionalmente desarrollada en 2 Timoteo 2:22 que dice: “Huye de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón puro invocan al Señor”. MISERICORDIOSOS El asunto relativo a mostrarse misericordiosos es desarrollado en Romanos 12:8b: “El que hace misericordia, con alegría”. Este versículo da a entender que incluso mostrar misericordia es un don. Muchos cristianos jamás han reflexionado sobre esto. Según el contexto de Romanos 12, el hecho de mostrar misericordia es considerado como un don al ser enumerado junto a los dones de enseñar, presidir, exhortar y profetizar. En este capítulo incluso el ejercer la hospitalidad es un don. Tanto el hacer misericordia como el ejercer la hospitalidad son dones. Finalmente, Colosenses 3:12 dice: “Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañas de compasión, de bondad, de humildad, de mansedumbre, de longanimidad”. PUROS DE CORAZÓN La semilla en cuanto a ser puros de corazón es desarrollada en 2 Timoteo 2:22c: “Con los que de corazón puro invocan al Señor”. Aquí algo es añadido al asunto de ser puros de corazón, indicando que uno tiene que procurar la justicia, la paz y el amor con todos los que invocan al Señor con 407

un corazón puro. No solamente nos habla de ser puros de corazón, sino también de invocar al Señor con tal corazón. Mateo 5 sólo se nos habla de ser puros de corazón, pero aquí Pablo añade el hecho de ir en pos del Señor así como de invocarle junto con otros. En 2 Corintios 3:16 se nos dice: “Cuando su corazón se vuelve al Señor, el velo es quitado”. Éste es el mismo corazón al cual se hace referencia en el versículo 15. Siempre que nuestro corazón se vuelve al Señor, los velos son quitados. Éste es un desarrollo adicional en cuanto a ser puros de corazón. Ser puros de corazón significa que nuestro corazón se ha vuelto al Señor de tal modo que todos los velos sean quitados HACER LA PAZ El asunto de hacer la paz es desarrollado en Hebreos 12:14 que nos dice: “Seguid la paz con todos, y la santificación, sin la cual nadie verá al Señor”. Efesios 4:3 dice: “Diligentes en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz”. Finalmente, Jacobo 3:18 dice: “El fruto de justicia es sembrado en paz por aquellos que hacen la paz”. La paz y la justicia están siempre relacionadas entre sí, pues si no tenemos justicia, nos será imposible tener paz. La justicia tiene que venir primero, y entonces vendrá la paz. ¿Por qué no hay paz en la tierra? No hay paz en la tierra porque no hay justicia. Debido a que las naciones no son justas, ellas no disfrutan de paz. Tener al Señor Jesús es tener la verdadera justicia, y sólo entonces tenemos paz. Es por esto que primero tenemos que buscar la justicia y después seguir la paz. PADECER POR CAUSA DE LA JUSTICIA Hechos 14:22 dice: “Confirmando las almas de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios”. Este versículo nos dice que entramos en el reino de Dios mediante muchas tribulaciones, mucho sufrimiento. Sufrir por causa de la justicia es simplemente sufrir por causa del reino, pues el reino de Dios es un reino de justicia. Además, 2 Timoteo 3:12 dice: “En verdad todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución”. Vivir 408

piadosamente en Cristo es manifestar la verdadera justicia. La verdadera justicia nos causará cierta clase de sufrimiento. SUFRIR POR CRISTO La semilla en cuanto a sufrir por Cristo es desarrollada en Hechos 5:41-42 que dice: “Ellos salieron de la presencia del sanedrín, regocijándose porque habían sido tenidos por dignos de ser ultrajados por causa del Nombre. Y todos los días, en el templo y de casa en casa, no cesaban de enseñar y anunciar el evangelio de Jesús, el Cristo”. Aquí los discípulos se regocijaron porque fueron contados dignos de padecer por Cristo. El Señor Jesús les dijo que cuando ellos fueran perseguidos por Su causa debían regocijarse. Ciertamente Pedro y Juan le creyeron al Señor y recordaron lo que Él les había dicho en el monte; por tanto, ellos se regocijaban a causa de sus sufrimientos por Cristo. Pablo dio a entender en Hechos 20:19 y 24 que él sufrió por Cristo al decir: “Sirviendo al Señor como esclavo con toda humildad, y con lágrimas, y pruebas que me han venido por las confabulaciones de los judíos [...] Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera, y el ministerio que recibí del Señor Jesús para dar solemne testimonio del evangelio de la gracia de Dios”. Estos versículos nos dan a entender que Pablo era un hermano dispuesto a sufrirlo todo por causa de Cristo, incluso la pérdida de su propia vida. Con base en todos estos versículos, podemos ver el desarrollo de la realidad del reino revelada en Mateo 5. A manera de conclusión sobre este tema será necesario que primero leamos 2 Corintios 6:4-10: “Antes bien, nos recomendamos en todo como ministros de Dios, en mucha perseverancia, en tribulaciones, en necesidades, en angustias, en azotes, en cárceles, en tumultos, en trabajos, en vigilias, en ayunos; en pureza, en conocimiento, en longanimidad, en bondad, en un espíritu santo, en un amor no fingido, en la palabra de verdad, en el poder de Dios; mediante armas de justicia a diestra y a siniestra; a través de gloria y de deshonra, de mala fama y de buena fama; como engañadores, pero veraces; como desconocidos, pero bien conocidos; como moribundos, mas he aquí vivimos; como castigados, 409

mas no muertos; como entristecidos, mas siempre gozosos; como pobres, mas enriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, mas poseyéndolo todo”. En el versículo 6 la frase “espíritu santo” debe escribirse en minúsculas porque nuestro espíritu se ha convertido en un espíritu santo. En el idioma original no hay un artículo antes de esta expresión. LA INFLUENCIA QUE LOS HIJOS DEL REINO EJERCEN SOBRE EL MUNDO Como sal Como vimos anteriormente, la sal es usada para aniquilar toda corrupción y levadura. Donde está la sal, no puede haber levadura. La semilla en cuanto a la sal de la tierra es sembrada en Mateo 5:13 y desarrollada en 1 Corintios 5:7-8 al decir: “Limpiaos de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra Pascua, que es Cristo, fue sacrificada. Así que celebremos la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad”. Estos versículos afirman que debemos purgar toda levadura y celebrar la fiesta con pan sin levadura. Esto simplemente significa que debemos ser la sal y no debemos permitir que exista ninguna levadura. Después, debemos leer Efesios 4:22-24: “Que en cuanto a la pasada manera de vivir, os despojéis del viejo hombre, que se va corrompiendo conforme a las pasiones del engaño, y os renovéis en el espíritu de vuestra mente, y os vistáis del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la realidad”. Aquí, el viejo hombre denota cierta clase de corrupción, mientras que el nuevo hombre es una especie de sal. Debido a que el nuevo hombre trae consigo la justicia y la santidad de Dios, él es sal. Nosotros éramos el viejo hombre, pero hemos sido renovados y transformados para llegar a ser el nuevo hombre. Ahora ya no somos levadura que corrompe a los demás, sino que, en lugar de ello, somos sal que aniquila la corrupción.

410

Como luz Mateo 5:14 nos dice que somos la luz del mundo. Esta semilla es desarrollada en Filipenses 2:15-16a: “Para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación torcida y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo; enarbolando la palabra de vida, para que en el día de Cristo yo pueda gloriarme de que no he corrido en vano, ni en vano he trabajado”. La semilla en cuanto al hecho de que los discípulos del Señor son la luz del mundo alcanza su más pleno crecimiento en Apocalipsis 1:20: “El misterio de las siete estrellas que has visto en Mi diestra, y de los siete candeleros de oro: las siete estrellas son los mensajeros de las siete iglesias, y los siete candeleros son las siete iglesias”. Este versículo nos muestra no solamente una pequeña lámpara, sino un candelero. En Mateo 5 hay solo una pequeña lámpara, pero en Apocalipsis 1 hay siete candeleros. Éste es el desarrollo pleno de que seamos la luz del mundo. Apocalipsis 2:5 dice: “Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te has arrepentido”. Este versículo también muestra que los cristianos como la iglesia, al final deben ser un candelero. En Mateo 5 hay apenas una pequeña lámpara, mientras que en Apocalipsis tenemos el desarrollo en plenitud de los candeleros que resplandecen en la oscuridad. LA JUSTICIA DE LOS HIJOS DEL REINO BAJO LA RESTRICCIÓN DE LA LEY DE VIDA Los hijos del reino tienen que poseer la justicia que sobrepasa la justicia de los demás. En 1 Corintios 6:9 se nos dice: “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios?”. Si deseamos heredar el reino de Dios, tenemos que poseer tal justicia. Una persona que no sea recta o justa jamás podrá heredar el reino de Dios. Luego Romanos 14:17 dice: “El reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo”. La justicia viene primero, después viene la paz y finalmente viene el gozo en el Espíritu Santo. Efesios 4:24 nos dice que “os vistáis del nuevo hombre, 411

creado según Dios en la justicia”. El nuevo hombre fue creado según Dios en la justicia. La justicia es siempre el primer aspecto. Apocalipsis 19:7-8 dice: “Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y Su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, resplandeciente y limpio; porque el lino fino es las acciones justas de los santos”. El lino fino es la justicia, las obras justas, de los santos. Ya dijimos que esta justicia será el vestido que califique a la novia para asistir a la fiesta de bodas del Novio. Por tanto, la justicia es de suma importancia. En 2 Pedro 3:13 dice: “Nosotros esperamos, según Su promesa, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia”. Aquí los cielos nuevos y la tierra nueva denotan la eternidad. No es cuestión de simplemente tener la justicia que supera la de los demás, sino de tener la justicia que nos hace aptos para asistir a la fiesta de bodas. Al final, el cielo nuevo y la tierra nueva tendrán como su aspecto más significativo la justicia. Éste es el desarrollo y la cosecha del tema de la justicia. Hay otros cinco asuntos relacionados con este tema de la justicia. La semilla en cuanto a la necesidad de ser reconciliados en contraste con el mandamiento de no matar se desarrolla en Colosenses 3:13: “Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tiene queja contra otro. De la manera que el Señor os perdonó, así también hacedlo vosotros”. Tal vez sea necesario que los hermanos y hermanas solteros así como las esposas y esposos oren-lean este versículo. Después, Efesios 4:32 nos dice: “Sed bondadosos unos con otros, tiernos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo”. He aquí el desarrollo de la semilla de la reconciliación. La semilla en cuanto a la pureza de los hijos del reino de los cielos es desarrollada en 1 Tesalonicenses 4:3-4 que dice: “Ésta es la voluntad de Dios: vuestra santificación; que os abstengáis de fornicación; que cada uno de vosotros sepa poseer su propio vaso en santificación y honor”. En 1 Timoteo 5:2 dice: “A las ancianas, como a madres; a las jovencitas, como a hermanas, con toda pureza”. Pablo exhortó a Timoteo que tratara a las 412

hermanas más jóvenes con toda pureza. Esta pureza no solamente guarda relación con nuestro cuerpo, sino que también involucra las partes internas de nuestro ser. En Mateo 5:34-37 el Señor Jesús dijo: “No juréis de ninguna manera”. Esta semilla es desarrollada en Jacobo 5:12, que dice: “Ante todo, hermanos míos, no juréis, ni por el cielo, ni por la tierra, ni por ningún otro juramento; sino que vuestro sí sea sí, y vuestro no sea no, para que no caigáis bajo juicio”. Lo dicho por el apóstol Jacobo es casi lo mismo que dijo el Señor Jesús. Es posible que Jacobo todavía recordase lo dicho por el Señor Jesús en el monte. Efesios 4:25 también desarrolla esta semilla con respecto a no jurar: “Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros”. Debido a que somos miembros los unos de los otros, debemos desechar la mentira y hablar con la verdad cada uno con su prójimo. Todos tenemos que aprender a ser sencillos y responder sí, sí o no, no. En Mateo 5:39 encontramos la semilla con respecto a no resistir a una persona mala: “No resistáis al que es malo”. Esta semilla es desarrollada en Romanos 12:14 que dice: “Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis”, y continúa en 12:17: “No paguéis a nadie mal por mal; pensad de antemano en lo que es honroso delante de todos los hombres”. Pablo desarrolla aún más este tema en 1 Corintios 4:12b-13a donde dice: “Nos maldicen, y bendecimos; padecemos persecución, y la soportamos. Nos difaman, y exhortamos”. En 1 Corintios 6:7 se nos dice: “Así que, por cierto es ya un fracaso para vosotros que tengáis litigios entre vosotros. ¿Por qué no sufrís más bien el agravio? ¿Por qué no sufrís más bien el ser defraudados?”. La semilla de amar a nuestros enemigos es sembrada en Mateo 5:43-46 y desarrollada en Romanos 12:20-21 donde se nos dice: “Antes bien, ‘si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza’. No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal”. 413

LA PUREZA DE LOS HIJOS DEL REINO EN SUS BUENAS OBRAS En Mateo 6 el Señor Jesús nos dijo cuál debía ser nuestra actitud con respecto a ofrendar, orar y ayunar. Debemos dar en secreto de modo que no recibamos gloria de los hombres. Tenemos que orar en privado de modo que nuestro Padre que ve en secreto nos recompense. Además, cuando ayunemos debemos ungir nuestra cabeza y lavar nuestro rostro de tal modo que los hombres no se enteren que ayunamos. Estas semillas son desarrolladas por medio de varios versículos. Gálatas 5:26 dice: “No nos hagamos vanagloriosos, provocándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros”. No debiéramos desear vanagloria alguna, esto es, no debemos hacer exhibición alguna. Filipenses 2:3a nos dice: “Nada hagáis por ambición egoísta o por vanagloria”. Con respecto a la oración, 1 Tesalonicenses 5:17 declara: “Orad sin cesar”. Luego Romanos 12:12 nos dice: “Gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; perseverantes en la oración”. Con respecto a ayunar, Hechos 13:3 dice: “Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron”. Estos versículos pueden ser considerados como el crecimiento y el desarrollo de las palabras que dijo el Señor Jesús en Mateo 6. LA ACTITUD DE LOS HIJOS DEL REINO HACIA LAS RIQUEZAS Con respecto a las riquezas, el Señor Jesús nos dijo en Mateo 6 que no debemos acumular para nosotros tesoros en la tierra, sino en los cielos. Además dijo que no podremos servir a dos amos, pues aborreceremos a uno y amaremos al otro, o seremos fieles a uno y menospreciaremos al otro. No podemos servir a Dios y a las riquezas. El Señor también dijo que no debemos inquietarnos por nuestra vida, qué comeremos, o qué beberemos, o qué ropa nos hemos de poner. Nuestro Padre celestial sabe que tenemos necesidad de todas estas cosas, y no es necesario que estemos ansiosos por ello. Si buscamos primeramente Su reino y Su justicia, todas estas cosas nos serán añadidas. Podemos ver un 414

desarrollo de esta semilla en Hechos 4:32: “La multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común”. Y continúa en los versículos 34 y 35: “No había entre ellos ningún necesitado; porque cuantos eran dueños de heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido, y lo ponían a los pies de los apóstoles; y se repartía a cada uno según su necesidad”. Por estos versículos queda claro que los creyentes de la iglesia primitiva no estaban ansiosos con respecto a las cosas materiales. Su actitud con respecto a las riquezas era muy liberada, muy libre. Por el contrario, la gente de este mundo ansiosamente se aferra a todas las cosas que poseen. Nosotros los cristianos no debemos ser iguales a ellos. Tenemos que ser liberados de ser poseídos por las cosas materiales. Después Pablo citó al Señor Jesús al reiterar: “Más bienaventurado es dar que recibir” (Hch. 20:35). Nuestra actitud debiera ser que nos encanta dar antes que recibir. En 1 Timoteo 6:8-10 se nos dice: “Teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. Mas los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y ruina; porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual persiguiendo algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores”. No debemos amar el dinero, sino estar contentos de que tenemos qué comer y con qué vestirnos. Los versículos 17-19 continúan diciendo: “A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en lo inseguro de las riquezas, sino en Dios, que nos provee todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, que estén prestos a repartir sus bienes, dispuestos a compartir; acumulando para sí el tesoro de un buen fundamento para lo por venir, a fin de que echen mano de la vida que lo es de verdad”. Finalmente, leamos Romanos 12:13a: “Contribuyendo para las necesidades de los santos”. Esto quiere decir que siempre que hay una necesidad entre los santos y estamos en capacidad de dar algo, debemos hacerlo. Todos tenemos que mantener esta actitud apropiada con respecto a las riquezas.

415

LOS PRINCIPIOS SEGÚN LOS CUALES LOS HIJOS DEL REINO SE RELACIONAN CON LOS DEMÁS En Mateo el Señor Jesús nos instó a no juzgar a los demás (7:1-5). Esta semilla es desarrollada en 1 Corintios 4:5a: “No juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor”. Si juzgamos a los demás, nosotros también seremos juzgados. Ahora leamos Romanos 14:10-13: “Tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Dios. Porque escrito está: ‘Vivo Yo, dice el Señor, que ante Mí se doblará toda rodilla, y toda lengua confesará públicamente a Dios’. De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí. Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien que vuestro juicio sea esto: no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano”. Jacobo 5:9 dice: “Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis juzgados; he aquí el Juez está a las puertas”. Jacobo 2:13 dice: “Juicio sin misericordia se hará con aquel que no haga misericordia; y la misericordia triunfa sobre el juicio”. Estos versículos muestran que si juzgamos a otros o criticamos a otros, carecemos de misericordia. Debemos tener presente que si no somos misericordiosos con los demás en la actualidad, un día el Señor Jesús tampoco tendrá misericordia de nosotros. EL TERRENO SOBRE EL CUAL LOS HIJOS DEL REINO ANDAN Y LABORAN La puerta estrecha y el camino angosto Lo primero que el Señor Jesús sembró como semilla con respecto al terreno es la puerta estrecha y el camino angosto. La vida cristiana apropiada es en verdad estrecha. Esta semilla es desarrollada en 1 Corintios 4:9b-13 que dice: “Hemos llegado a ser espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres. Nosotros somos necios por amor de Cristo, mas vosotros prudentes en Cristo; nosotros débiles, mas vosotros fuertes; vosotros llenos de gloria, mas nosotros deshonrados. Hasta esta hora padecemos hambre, tenemos sed, estamos desnudos, somos abofeteados, y andamos sin dónde 416

morar. Nos fatigamos trabajando con nuestras propias manos; nos maldicen, y bendecimos; padecemos persecución, y la soportamos. Nos difaman, y exhortamos; hemos venido a ser hasta ahora como la escoria del mundo, el desecho de todas las cosas”. Después de leer estos versículos, ¿podríamos considerar que el apóstol Pablo tomó el camino ancho? Ciertamente él tomó la puerta estrecha y el camino angosto. En 2 Corintios 11:23b-27 Pablo dice: “En trabajos más abundante; en cárceles más; en azotes sin número; en muerte constantemente. De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno. Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar; en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; en trabajos y penas, en muchas vigilias, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez”. El vivir, el andar y la obra de Pablo podían permanecer firmes debido a que habían sido edificados sobre un fundamento sólido. Él no tomó el camino ancho, sino el camino angosto. En nuestro caso, si tomásemos el camino ancho, nuestro andar, nuestra obra y nuestro vivir no podrán pasar la prueba. Un día la lluvia caerá, las inundaciones vendrán y los vientos soplarán; entonces lo que somos y lo que hayamos hecho sufrirá perjuicio. El fruto de la vida es producido La segunda semilla que el Señor Jesús sembró en cuanto a la base que tienen para andar y obrar los hijos del reino se relaciona con el fruto de la vida que es producido (Mt. 7:15-20). Esta semilla es desarrollada en Gálatas 5:22-23 que dice: “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, longanimidad, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley”. Estas cosas no representan meramente la conducta manifestada por las personas, sino que son el fruto del Espíritu producido por la vida divina. Leamos también Efesios 5:8-9: “En otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz (porque 417

el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad)”. El fruto de la luz es también el fruto del Espíritu. La voluntad de Dios La tercera base de los hijos del reino es la voluntad de Dios. Esta semilla es sembrada por el Señor Jesús en Mateo 7:21 y es desarrollada en Romanos 12:2, donde se nos dice: “No os amoldéis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestra mente, para que comprobéis cuál sea la voluntad de Dios: lo bueno, lo agradable y lo perfecto”. Según el contexto de Romanos 12, es claro que la voluntad de Dios es obtener la vida del Cuerpo, la iglesia, o en otras palabras, el reino. El reino es la voluntad de Dios, y la iglesia es el reino. La palabra de Cristo La palabra de Cristo como base para los hijos del reino es sembrada en Mateo 7:24 y desarrollada en Colosenses 3:16: “La palabra de Cristo more ricamente en vosotros en toda sabiduría, enseñándoos y exhortándoos unos a otros con salmos e himnos y cánticos espirituales, cantando con gracia en vuestros corazones a Dios”. Primero tenemos que ser llenos de la palabra de Cristo; después, la palabra de Cristo tiene que ser lo que manifestamos en nuestro vivir. La palabra de Cristo se convertirá en el terreno sobre el cual vivamos, andemos y laboremos. LA SEMILLA DE LA EDIFICACIÓN ES DESARROLLADA EN LAS EPÍSTOLAS Y EN APOCALIPSIS ¿Habían notado que el Señor Jesús terminó Su discurso en el monte hablándonos de la edificación? El sermón del monte termina hablándonos de un edificio. El Señor Jesús dijo que tenemos que edificar nuestra casa sobre tierra firme, la cual puede soportar las pruebas procedentes de tres direcciones. Puede soportar las pruebas que vienen en forma de lluvias procedentes de los cielos, en forma de ríos procedentes de la tierra y en forma de vientos procedentes de los aires. Dijimos anteriormente que éstas representan las pruebas procedentes de Dios, del hombre y del enemigo, 418

Satanás. Estas tres pruebas vienen sobre el edificio. Todo cuanto somos y hacemos así como nuestra obra para el Señor se relacionan con la edificación. Al final, la Biblia entera termina con un edificio: la Nueva Jerusalén. Mateo 5, 6 y 7 contienen esta semilla. Después, las Epístolas y Apocalipsis nos presentan el crecimiento y la cosecha de esta semilla de la edificación. En Mateo 7 este edificio es mencionado brevemente, pero en las Epístolas vemos un desarrollo extenso de este asunto. En 1 Corintios 3:12-14 se nos dice: “Si sobre este fundamento alguno edifica oro, plata, piedras preciosas, madera, hierba, hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego es revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego mismo la probará. Si permanece la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa”. Éste es un desarrollo adicional del edificio presentado en Mateo 7. Para la cosecha de la semilla en cuanto a la edificación, tenemos que leer Apocalipsis 21:10-11, 18-21: “Me llevó en espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la ciudad santa, Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, teniendo la gloria de Dios. Y su resplandor era semejante al de una piedra preciosísima, como piedra de jaspe, diáfana como el cristal [...] El material de su muro era de jaspe; pero la ciudad era de oro puro, semejante al vidrio claro; y los cimientos del muro de la ciudad estaban adornados con toda piedra preciosa. El primer cimiento era jaspe; el segundo, zafiro; el tercero, calcedonia; el cuarto, esmeralda; el quinto, sardónice; el sexto, cornalina; el séptimo, crisólito; el octavo, berilo; el noveno, topacio; el décimo, crisoprasa; el undécimo, jacinto; el duodécimo, amatista. Las doce puertas eran doce perlas; cada una de las puertas era una perla. Y la calle de la ciudad era de oro puro, transparente como vidrio”. El discurso del Señor abarcado en Mateo 5—7 comienza con ser pobres en espíritu y termina con el edificio. Yo creo que muchos cristianos jamás vieron que el discurso que el Señor dio en el monte alcanza su consumación con el edificio. En la realidad del reino lo que seamos, hagamos y la obra 419

que realicemos debe ser para el edificio. De otro modo, nuestra obra jamás será firme, pues todo lo que hayamos realizado será destruido o quemado. La Nueva Jerusalén será la consumación de la obra de edificación que Dios efectúa en nuestra edificación. Dios edifica por medio de nuestra edificación. Tal vez usted piense que no puede edificar. Pero Pablo dijo: “Puse el fundamento” (1 Co. 3:10). Él dijo que todos nosotros debemos edificar sobre este fundamento y que tenemos que prestar atención a cómo edificamos. Esto quiere decir que podemos edificar algo. La edificación no es simplemente una especie de obra, sino que también tiene que ser nuestro andar diario y nuestro vivir diario. Todas estas cosas estarán en el edificio. En Mateo 7 el edificio era una pequeña semilla. Luego en las Epístolas vemos el desarrollo y crecimiento de esta semilla. Éstas contienen muchos versículos con respecto al desarrollo de este tema del edificio. Al final, el edificio tiene su consumación en la Nueva Jerusalén. La Nueva Jerusalén es la cosecha del edificio. La vida de la realidad del reino es para el edificio. Sabemos esto debido a que el discurso dado por el Señor en el monte referente a la realidad del reino tiene como conclusión el edificio. Lo que somos, lo que hacemos y toda nuestra obra tiene que servir al propósito de la edificación de este edificio. Tenemos que prestar mucha atención a lo que edificamos y cómo edificamos. Quizás podríamos edificar algo que no soportará la prueba procedente de Dios. Es posible que pasemos las pruebas procedentes de los hombres e incluso las que envíe Satanás, pero jamás pasaremos aquéllas procedentes de Dios. Si vivimos en la realidad del reino, y si andamos y laboramos según la vida interior, tomando a Cristo como nuestra vida, a la postre edificaremos algo que podrá soportar las pruebas procedentes de cualquier dirección. Finalmente, todo el edificio llegará a ser, en su consumación, el edificio eterno de Dios: la Nueva Jerusalén. CRISTO COMO NUESTRA VIDA No debemos pensar que todos estos aspectos de la realidad del reino son algo que nosotros mismos podemos producir. ¡No! Es imposible para nosotros producir incluso la más insignificante de estas características. 420

Tenemos que comprender que todos estos aspectos y características denotan una sola cosa: que Cristo es nuestra vida interna. Todos estos aspectos y características constituyen simplemente una expresión completa de Cristo. ¡Aleluya! ¡Cristo ha entrado a nuestro ser! Ahora Cristo está dentro de nosotros como nuestra vida. Nosotros simplemente tenemos que abrirnos a Él, cooperar con Él, tomarle a Él y disfrutarle a Él, y dejarlo que Él salga de nosotros. Entonces experimentaremos todos estos aspectos y todos los puntos. Ésta es la realidad del reino. Ya vimos en Daniel 2 que aquella piedra se hizo un gran monte. Esa piedra representa al Señor Jesús, y el monte representa al reino, el cual llena toda la tierra. Debemos comprender que esta piedra está en nuestro interior. Cristo es la piedra para el edificio de Dios y, como tal, está dentro de nosotros. Es esta piedra en nuestro interior la que se expandirá a medida que le tomemos a Él como nuestro nutrimento y deleite. A Su regreso, cuando Él se manifieste desde nuestro interior, ello será la realidad del reino. El reino simplemente será el agrandamiento del Cristo que mora en nuestro ser. La vida del reino que ha sido sembrada en nuestro ser tendrá como consumación el edificio. Los Evangelios nos muestran que el Señor Jesús se sembró en nuestro ser como la semilla del reino, y las Epístolas nos muestran cómo esta semilla crece y se desarrolla en nuestro ser. Finalmente, Apocalipsis muestra que tal crecimiento llega a su consumación en un edificio: la Nueva Jerusalén. ¡Alabado sea el Señor! ¡Esto es el reino! Éste es el Señor Jesús como la semilla, el crecimiento y la cosecha de la realidad del reino. CAPÍTULO CUARENTA Y CUATRO EL CRECIMIENTO Y LA COSECHA DE LA APARIENCIA DEL REINO En el último capítulo abordamos el crecimiento y la cosecha de la realidad del reino, y en este capítulo trataremos del crecimiento y la cosecha de la apariencia del reino. La apariencia del reino es revelada principalmente en Mateo 13 por medio de tres parábolas: la parábola de la cizaña, la parábola 421

de la semilla de mostaza que se convierte en un gran árbol y la parábola de la levadura. Estas parábolas abordan tres asuntos muy negativos. LA CIZAÑA Primero es necesario considerar algunos versículos que nos hablan de la cizaña, los falsos cristianos. Éstos son aquellos que son cristianos de nombre solamente, es decir, son cristianos nominales. Hoy en día hay muchos cristianos nominales. Sin embargo, algunas personas son indiferentes, pues consideran que no es importante si los cristianos son verdaderos o falsos. Pero esto es de suma gravedad. En realidad, ser un falso cristiano es peor que ser una persona que no se llama cristiana. Como vimos en un capítulo anterior, cuando el Señor Jesús regrese, el primer grupo de personas que Él juzgará de forma muy severa será el de los falsos cristianos. El Señor Jesús enviará a Sus ángeles para atar la cizaña en manojos y arrojarla al lago de fuego. El anticristo y el falso profeta serán arrojados vivos al lago de fuego, y el hecho de que los falsos creyentes también serán arrojados vivos al lago de fuego nos muestra cuánta gravedad reviste este asunto. El Señor Jesús dijo claramente que Él los ataría en manojos y los arrojaría al fuego, el cual denota el lago de fuego. Hoy en día muchos pastores y ministros son indiferentes con respecto a si los miembros de su congregación son verdaderos o falsos cristianos. Siempre y cuando ellos cuenten con una feligresía numerosa y una buena asistencia a sus reuniones, y siempre y cuando sigan recibiendo ingresos significativos, se sienten satisfechos. Pero tenemos que acudir a la Palabra de Dios para ver cuán grave es ser un falso cristiano. En Hechos Hechos 20:29-30 dice: “Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos”. ¿Se refieren estos versículos a los falsos creyentes o a los verdaderos creyentes? La Biblia nos dice que se trata de lobos. Incluso durante el primer siglo, el apóstol Pablo les dijo a los 422

ancianos de la iglesia en Éfeso que algunos lobos rapaces se introducirían en la iglesia y no perdonarían al rebaño. También les advirtió que incluso algunos de estos surgirían de entre ellos mismos para hablar cosas perversas y arrastrar tras de sí a los discípulos. Ciertamente estos son cizaña. En Romanos Romanos 16:17-18 dice: “Ahora bien, os exhorto, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la enseñanza que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos. Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Cristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos”. No piensen que todos los cristianos son ovejas, pues algunos son lobos. Estos versículos nos dicen que tenemos que fijarnos en quienes causan divisiones y son factor de tropiezo. Estas personas engañan a los ingenuos con suaves palabras y lisonjas. ¿Cree usted que estos son auténticos cristianos? Ciertamente deben ser cizaña, pues son falsos y engañan a otros por amor a sus vientres. Ellos no sirven al Señor, sino a sus propios vientres. Su dios es su vientre. En 2 Corintios Leamos también 2 Corintios 11:13-15: “Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se transfiguran para hacerse pasar por apóstoles de Cristo. Y no es de maravillarse, porque el mismo Satanás se transfigura en ángel de luz. Así que, no es gran cosa si también sus ministros se transfiguran para hacerse pasar por ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras”. Estos versículos indican que hay algunos falsos apóstoles. Ciertamente éstos son cizaña; son ministros del enemigo, Satanás. Algunos ministros hoy en día no son ministros de Dios, sino ministros del enemigo. La palabra que se tradujo “transfiguran” en el versículo 13 debe entenderse como “se visten o disfrazan”. Ellos adoptaron la apariencia de los apóstoles de Cristo; pero no es una verdadera transformación, sino un disfraz externo. La última parte de 2 Corintios 11:26 dice: “Peligros entre falsos hermanos”. Este versículo muestra que aquellos falsos hermanos se convirtieron en un 423

peligro que amenazaba al apóstol Pablo, quien padeció a causa de ellos. Verdaderamente, si tenemos falsos hermanos en la iglesia, ellos representarán una especie de sufrimiento para nosotros así como un verdadero peligro. En Gálatas Gálatas 2:4-5 también desarrolla el tema de la cizaña: “Y esto a pesar de los falsos hermanos introducidos a escondidas, que se infiltraban para espiar nuestra libertad que tenemos en Cristo Jesús, para reducirnos a esclavitud, a los cuales ni por un momento accedimos a someternos, para que la verdad del evangelio permaneciese con vosotros”. Los falsos hermanos se infiltraron a escondidas, como lo haría una serpiente, a fin de hacer daño y envenenar. En Filipenses Pablo hace mención de esto mismo en Filipenses: “Guardaos de los perros, guardaos de los malos obreros, guardaos de los mutiladores del cuerpo” (3:2). ¿Quiénes son los perros mencionados aquí? Ellos son los falsos predicadores. En el nombre de Cristo predicaron algo concerniente a la circuncisión. Esto significa que ellos eran perros, falsos cristianos. A su vez, Filipenses 3:18-19 continúa diciendo: “Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo, cuyo fin será destrucción, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria se halla en su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal”. Éstos son también falsos creyentes. Son enemigos de la cruz de Cristo, y su dios es su vientre. Todas estas clases de personas son cizaña. En 1 Timoteo En 1 Timoteo 1:19-20 dice: “Manteniendo la fe y una buena conciencia, desechando las cuales naufragaron en cuanto a la fe algunos, de los cuales son Himeneo y Alejandro, a quienes entregué a Satanás como castigo para que aprendan a no blasfemar”. ¿Piensan que Alejandro e Himeneo eran 424

auténticos cristianos? Incluso la Biblia nos dice que eran malvados; sin duda alguna ellos eran terrible cizaña. En 2 Timoteo En 2 Timoteo 4:14-15 se menciona nuevamente a Alejandro, el calderero: “Alejandro el calderero me ha causado muchos males; el Señor le pagará conforme a sus hechos. Guárdate tú también de él, pues en gran manera se ha opuesto a nuestras palabras”. Aquí “males” denota “daños”, lo cual implica que Alejandro le causó mucho daño a Pablo. En Hebreos Ahora leamos Hebreos 12:15: “Mirad bien, no sea que alguno caiga de la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados”. Aquí la raíz de amargura denota a aquellas personas que podrían surgir a fin de causarnos problemas y contaminarnos. Ellos se volverán personas amargas. Sin duda estas son las personas falsas. En 2 Pedro “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como también entre vosotros habrá falsos maestros, que introducirán secretamente herejías destructoras, y aun negarán al Amo que los compró, acarreando sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán su lascivia, por causa de los cuales el camino de la verdad será injuriado, y en su codicia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. El juicio pronunciado sobre ellos hace tiempo no está ocioso, y su destrucción no se duerme” (2 P. 2:13). ¡Esto es verdaderamente terrible! Ciertamente éstos eran falsos cristianos, la cizaña. En el mismo capítulo leamos el versículo 15: “Han dejado el camino recto, y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el pago de la injusticia”. Después, los versículos 17-22 dicen: “Éstos son fuentes sin agua, y nubes empujadas por la tormenta; para los cuales está reservada la oscuridad de las tinieblas. Pues hablando palabras infladas 425

y vanas, seducen con los deseos de la carne y con la lascivia a los que a duras penas escapan de los que viven en error. Les prometen libertad, y ellos mismos son esclavos de corrupción. Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció. Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero. Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue trasmitido. Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno”. Aquí los perros y los puercos son algo inmundo y sucio. Los lobos, los perros y los puercos, ¡qué calificativos más horribles, horrendos y desagradables son usados para describir a esta clase de falsos cristianos! Estas tres cosas horrendas son la cizaña que se encuentra entre los cristianos. El lobo causa mucho daño, y los perros y puercos son muy sucios. En 1 Juan La cizaña también se halla desarrollada en 1 Juan 2:18-19: “Niños, ya es la última hora; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora se han presentado muchos anticristos; por esto conocemos que es la última hora. Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros”. Éstas son personas que se levantan en contra de Cristo, por lo cual son llamados anticristos. No solamente existe el anticristo que surgirá en el futuro, sino que también hay pequeños anticristos que ya estaban presentes en aquel entonces. Que ellos salieran de la iglesia primitiva y no permanecieran en ella demuestra que se trataba de falsos cristianos, la cizaña. Nos dice 1 Juan 4:1: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo”. Si hubo muchos falsos profetas en los primeros días de la iglesia, ¿cuántos habrá ahora? ¿Creen ustedes que en la actualidad no hay falsos profetas? Ciertamente hay más falsos profetas ahora que durante el primer siglo. 426

En 2 Juan Ahora leamos 2 Juan 7: “Porque muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Quien esto hace es el engañador y el anticristo”. Tales personas no confesaron que el Señor Jesús es el propio Dios que se encarnó para ser un hombre. Hoy en día hay también personas así. Los versículos del 9-11 dicen: “Cualquiera que se extravía, y no permanece en la enseñanza de Cristo, no tiene a Dios; el que permanece en esta enseñanza, ése sí tiene al Padre y al Hijo. Si alguno viene a vosotros, y no trae esta enseñanza, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Regocíjate! Porque el que le dice: ¡Regocíjate! participa en sus malas obras”. Hoy en día hay quienes no permanecen en la enseñanza de Cristo, sino que van más allá de la misma. Esto significa que ellos no creen que el Señor Jesús es Dios, que Él murió en la cruz para nuestra redención, que resucitó y que ahora está en los cielos. Y, por supuesto, tampoco creen que Él vendrá por segunda vez. Esto es muy grave, y debido a que tales personas han ido tan lejos, se nos advierte que no debemos recibirlos en nuestras casas, ni comer con ellos, ni siquiera saludarlos. Esto reviste gran seriedad delante del Señor. No debemos ser indiferentes con respecto a tal clase de persona. En Judas El libro de Judas también desarrolla la semilla concerniente a la cizaña. En el versículo 4 se nos dice: “Porque algunos hombres se han introducido encubiertamente, los que ya desde antiguo estaban inscritos para este juicio, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a nuestro único Amo y Señor Jesucristo”. Aquí se usó la palabra introducido; algunos hombres se introdujeron encubiertamente. Hoy en día sucede lo mismo. Algunos se introdujeron encubiertamente en la vida de iglesia con la intención de causar daño a la iglesia. Ciertamente éstos son falsos creyentes. Continuemos con Judas y los versículos 8-16: “No obstante, de la misma manera también estos soñadores contaminan la carne, menosprecian el 427

señorío e injurian a las potestades superiores. Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda. Pero éstos maldicen lo que no conocen; y en lo que por naturaleza entienden, se corrompen como animales irracionales. ¡Ay de ellos! porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la rebelión de Coré. Éstos son escollos ocultos en vuestros ágapes, que comiendo con vosotros sin temor se apacientan a sí mismos; nubes sin agua, arrastradas por los vientos; árboles otoñales, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados; fieras ondas del mar, que espuman su propia vergüenza; estrellas errantes, para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas. De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con millares de Sus santos, para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra Él. Éstos son murmuradores, quejumbrosos, que andan según sus propias concupiscencias, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho”. Ciertamente todos éstos son cizaña y, según la profecía de Enoc, el Señor primero se encargará de ellos. A continuación tenemos los versículos 17-19: “Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo; los que os decían: En el postrer tiempo habrá burladores, que andarán según sus impías concupiscencias. Éstos son los que causan divisiones; los anímicos, que no tienen espíritu”. Nuevamente, éstos son los falsos cristianos. En Apocalipsis Ahora leamos Apocalipsis 2:2b: “Y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos”. ¿Se habían percatado de que hay tantos versículos en el Nuevo Testamento con respecto a la cizaña? No solamente hay versículos en cuanto a personas comunes y laicas que son cizaña, sino también con respecto a clérigos que son cizaña. De 428

hecho, la mayoría de la cizaña mencionada en estos libros pertenece a la clase religiosa, los ministros. Ellos no son ministros de Dios, sino ministros de Satanás. En el recobro del Señor tenemos que permanecer alertas en contra de esta clase de falsedad. Espero que los hermanos que asumen el liderazgo en todas las iglesias puedan leer y orar-leer estos versículos y asimilarlos hasta comprender los hechos con respecto a los falsos maestros, profetas y ministros. ¿Se imaginan que incluso algunos de estos falsos creyentes osarán proclamarse como apóstoles? Todos estos versículos conciernen a la situación en la iglesia primitiva en tiempos de los apóstoles. Pero ciertamente en la actualidad la situación es incluso peor. EL GRAN ÁRBOL Aunque leeremos apenas unos cuantos versículos con respecto al desarrollo del gran árbol, todos ellos son muy significativos. En primer lugar debemos leer Apocalipsis 2:12-13: “Y escribe al mensajero de la iglesia en Pérgamo: El que tiene la espada aguda de dos filos dice esto: Yo conozco dónde moras, donde está el trono de Satanás; pero retienes Mi nombre, y no has negado Mi fe, ni aun en los días de Antipas Mi testigo, Mi siervo fiel, que fue muerto entre vosotros, donde mora Satanás”. Aunque estos dos versículos no mencionan un gran árbol, en ellos tenemos la palabra Pérgamo, que denota una torre muy elevada. En realidad, Pérgamo tiene dos significados: uno es torre muy alta, el otro es matrimonio. Literalmente significa matrimonio y simbólicamente significa una torre alta. Ambas acepciones son muy significativas. Según la historia de la iglesia, la iglesia en Pérgamo representa el estado particular en que se encontraba la iglesia al inicio del siglo cuatro. Al inicio del siglo cuatro, en el año 313 d. C., Constantino, el emperador del Imperio Romano, adoptó el cristianismo como su religión e hizo que la iglesia se convirtiera en una institución grandiosa. Mediante el matrimonio del Imperio Romano con la iglesia, ésta vio un gran aumento tanto en el número de sus feligreses como también en su popularidad. Antes que esto sucediera, Satanás había perseguido a la iglesia, pero no logró nada con tal persecución. Con el tiempo, Satanás se dio cuenta de que esa táctica era ineficaz, ya que cuanto más él perseguía a la iglesia, más era derrotado. Así que astutamente cambió de táctica y, en 429

lugar de perseguir a los cristianos, les dio la bienvenida. Constantino dio la bienvenida al cristianismo en el seno del Imperio Romano. La iglesia perseguida se convirtió en la iglesia bien recibida. El resultado fue que muchísimos incrédulos se bautizaron para integrarse al cristianismo, lo cual hizo que la cristiandad se convirtiera en un gran árbol lleno de falsos creyentes. Antiguamente, era una semilla de mostaza, pequeña y comestible. Pero desde el año 313 d. C. se convirtió en un gran árbol que contenía muchas cosas malignas, personas malignas e incluso espíritus malignos. Muchas cosas malignas vinieron a alojarse en las ramas de este gran árbol. La cosecha de la semilla concerniente al gran árbol está en Apocalipsis 18:2: “Y clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia la Grande, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible”. Es muy significativo que la realidad del reino concluye con una ciudad y que la apariencia del reino también concluye con una ciudad. La realidad del reino llegará a su consumación en una ciudad santa: la Nueva Jerusalén. Pero la apariencia del reino llegará a su consumación con una ciudad grandiosa: Babilonia la grande. Aunque la Nueva Jerusalén no se describe como una ciudad pequeña, la Biblia no la llama una gran ciudad. La Nueva Jerusalén es la ciudad santa, no la gran ciudad (Ap. 21:10). A Dios no le interesa obtener algo grandioso, sino algo santo. La iglesia no debe ser grandiosa, sino que tiene que ser santa. Nosotros somos la santa iglesia, no la gran iglesia. La Nueva Jerusalén es el edificio de Dios, y la gran Babilonia es el edificio del enemigo, Satanás. El gran árbol en Mateo 13 se desarrollará plenamente hasta llegar a ser aquella gran ciudad, Babilonia, la cual está llena de levadura, contaminación, corrupción y toda clase de cosas malignas. LA LEVADURA En Hechos Ahora debemos ver todas las cosas malignas que están contenidas dentro de la gran Babilonia. Estas cosas pueden ser consideradas como levadura. 430

Primero debemos leer Hechos 5:1-11: “Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una heredad, y se reservó parte del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo una parte, la puso a los pies de los apóstoles. Mas dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que engañases al Espíritu Santo, reservándote parte del precio de la heredad? Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba bajo tu autoridad? ¿Por qué propusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios. Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró. Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron. Y levantándose los jóvenes, lo envolvieron, y sacándolo, lo sepultaron. Pasado un lapso como de tres horas, sucedió que entró su mujer, no sabiendo lo que había acontecido. Entonces Pedro le dijo: Dime, ¿vendisteis en tanto la heredad? Y ella dijo: Sí, en tanto. Y Pedro le dijo: ¿Por qué convinisteis en poner a prueba al Espíritu del Señor? He aquí a la puerta los pies de los que han sepultado a tu marido, y te sacarán a ti. Al instante ella cayó a los pies de él, y expiró; entonces entraron los jóvenes y la hallaron muerta; y la sacaron, y la sepultaron junto a su marido. Y vino gran temor sobre toda la iglesia, y sobre todos los que oyeron estas cosas”. Podríamos afirmar que éste es el primer relato donde vemos cómo la levadura se introduce en la vida de iglesia. ¿Qué clase de levadura era ésta? Esta levadura era la levadura de la hipocresía, la falsedad o simplemente el deseo de hacer alarde. Ellos hicieron algo a fin de exhibirse pretenciosamente. Si bien no eran tan consagrados, pretendieron serlo. Ésta es la primera clase de levadura que Satanás intentó introducir en la vida de iglesia. Este relato nos muestra que en la vida de iglesia es imprescindible que seamos puros. Tenemos que estar en la realidad del reino y tenemos que ser puros al hacer el bien. Si hacemos el bien, no debemos hacer sonar trompeta ni hacer exhibición alguna, sino que es mejor que nos escondamos cuando hacemos el bien. No debemos pretender ni fingir; tampoco debemos procurar vanagloria alguna. Es necesario que todos seamos cuidadosos en la actualidad. Especialmente con el asunto del dinero existe una gran tentación. Hay quienes o no dan nada o, si dan, lo hacen procurando cierta gloria para ellos mismos. Esto es levadura. Tenemos que ser cuidadosos. Todos los hermanos que participan del liderazgo tienen que permanecer 431

alerta a fin de mantener cerrada la puerta para tal clase de levadura. A veces cuando alguien hace alguna donación a la iglesia, lo hace con una actitud de quien procura vanagloriarse. Ésta es la primera clase de levadura que se introdujo en la vida de iglesia. Otro relato donde se muestra cómo la levadura se introduce en la vida de iglesia se halla en Hechos 8:18-23: “Cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu, les ofreció dinero, diciendo: Dadme también a mí esta autoridad, para que cualquiera a quien yo imponga las manos reciba el Espíritu Santo. Entonces Pedro le dijo: Tu plata vaya contigo a la destrucción, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero. No tienes tú parte ni suerte en este asunto, porque tu corazón no es recto delante de Dios. Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad, y ruega al Señor, si quizás te sea perdonada la intención de tu corazón; porque en hiel de amargura y en prisión de maldad veo que estás”. Que Simón pensara que el don de Dios podía ser comprado con dinero denota que su corazón no estaba bien. Esto también representa una especie de levadura, la cual no solamente guarda relación con el dinero, sino también con el orgullo. Simón quería obtener el poder de otorgar el Espíritu Santo al imponer sus manos sobre las personas, lo cual denota su deseo de llegar a ser alguien de renombre. Esta clase de levadura es muy sutil y está dentro de todos nosotros. Hechos 15:1 dice: “Entonces algunos descendieron de Judea y comenzaron a enseñar a los hermanos: Si no os circuncidáis conforme a la costumbre de Moisés, no podéis ser salvos”. Enseñar de este modo es una especie de levadura. Esto es la levadura de la enseñanza incorrecta. Por un lado, no le damos excesiva importancia a las doctrinas; por otro, debemos permanecer alerta para que ninguna doctrina incorrecta pueda ser introducida que dañe la vida de iglesia. En 1 Corintios En 1 Corintios 5:1-2 más levadura es mencionada: “De cierto se oye que hay entre vosotros fornicación, y tal fornicación cual ni aun se da entre los gentiles; tanto que alguno tiene la mujer de su padre. ¡Y vosotros estáis 432

hinchados de orgullo! ¿No debierais más bien haberos lamentado, para que fuese quitado de en medio de vosotros el que cometió tal acción?”. Después, los versículos 6-8 dicen: “No es buena vuestra jactancia. ¿No sabéis que un poco de levadura leuda toda la masa? Limpiaos de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra Pascua, que es Cristo, fue sacrificada. Así que celebremos la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad”. Los versículos del 11 al 13 continúan: “Pero ahora os he escrito que no os mezcléis con ninguno que, llamándose hermano, sea fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o viva de rapiña; con el tal ni aun comáis. Porque ¿es asunto mío juzgar a los que están fuera de la iglesia? ¿No juzgáis vosotros a los que están dentro? Porque a los que están fuera, Dios juzgará. Quitad a ese perverso de entre vosotros”. Tenemos que comprender que el Señor jamás permitirá que esta clase de persona perversa permanezca en la vida de iglesia. Ellos tienen que ser sacados de la iglesia. En cierto sentido, tienen que ser echados fuera, incluso excomulgados. Por tanto, podemos ver que hay dos clases de personas con quienes no podemos tener comunión. En primer lugar están los anticristos mencionados en 2 Juan, quienes fueron más allá de la enseñanza de Cristo y no permanecieron en dicha enseñanza. Los anticristos no creen que Cristo es Dios ni tampoco que Cristo es el Hijo de Dios. Ellos no creen que Cristo murió en la cruz para efectuar la redención, que fue resucitado y que ahora esté entronizado en los cielos. Éstos son los anticristos. No debemos saludarles ni recibirles en nuestra casa. En segundo lugar están las personas perversas mencionadas en 1 Corintios. A éstas no debemos permitirles permanecer entre nosotros a menos que se arrepientan, debido a que es un insulto al testimonio de Dios. Si permitimos que tales perversos permanezcan en la vida de iglesia, ésta se hará sucia, será contaminada e insultada, y nosotros perderemos el testimonio de Dios. Tenemos que permanecer alertas para no recibir a ningún anticristo y no permitir que ningún perverso permanezca entre nosotros. La iglesia tiene que estar limpia de estas cosas tenebrosas.

433

En Gálatas También podemos ver el desarrollo de la semilla de la levadura en Gálatas 1:6-9: “Estoy maravillado de que tan pronto os estéis alejando del que os llamó en la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel bajado del cielo, os anuncia un evangelio que vaya más allá del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os anuncia un evangelio que vaya más allá del que habéis recibido, sea anatema”. Ciertamente esa clase de evangelio, que iba más allá del evangelio predicado por Pablo, es una especie de levadura. En Efesios Efesios 4:14 indica que incluso enseñanzas sacadas de la Biblia pueden convertirse en una especie de levadura si son usadas incorrectamente. “Para que ya no seamos niños sacudidos por las olas y zarandeados por todo viento de enseñanza en las artimañas de los hombres en astucia, con miras a un sistema de error”. Tenemos que comprender que un viento de doctrina puede corromper la vida de iglesia. No es sabio enfatizar mucho la doctrina, o seremos leudados. En Filipenses Filipenses 1:15a nos dice: “Algunos predican a Cristo por envidia y contienda”. Incluso al predicar a Cristo puede haber levadura. Es muy bueno predicar a Cristo, pero toda envidia y contienda es una especie de levadura. Después el versículo 17a dice: “Pero aquellos anuncian a Cristo por ambición egoísta, no con intenciones puras”. Aquí la predicación que se hace de Cristo más la rivalidad es una especie de levadura. En Colosenses El libro de Colosenses también desarrolla este asunto de la levadura. En 2:8 dice: “Mirad que nadie os lleve cautivos por medio de su filosofía y huecas 434

sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo”. La filosofía de hombres es una especie de levadura. Colosenses 2:18-19a dice: “Que nadie, con humildad autoimpuesta y culto a los ángeles, os defraude juzgándoos indignos de vuestro premio, hablando constantemente de lo que ha visto, vanamente hinchado por la mente puesta en la carne, y no asiéndose de la Cabeza”. Incluso no asirse de la Cabeza es una especie de levadura. Todos tenemos que asirnos de la Cabeza, Cristo. Los versículos 20b-23 nos dicen: “¿Por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a ordenanzas (no manejes, ni gustes, ni aun toques; cosas que todas se destruyen con el uso), en conformidad a mandamientos y enseñanzas de hombres? Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne”. La humildad autoimpuesta, el culto a los ángeles y la apariencia de sabiduría son una especie de levadura. En 2 Tesalonicenses También podemos ver la levadura en 2 Tesalonicenses. En 2:2 leemos: “Que no os dejéis mover fácilmente en vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor ha llegado”. En tiempos antiguos, algunos pretendían ser autoridades al hablar o escribir algo en cuanto al regreso del Señor. Ésta es una especie de levadura. “Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de iniquidad, el hijo de perdición” (v. 3). Todos los medios por los cuales se engaña a los hijos del Señor son una especie de levadura. En 1 Timoteo Pablo escribió mucho a Timoteo con respecto a la levadura. En 1 Timoteo 1:3-4 se nos dice: “Como te exhorté, al irme a Macedonia, a que te quedases en Éfeso, para que mandases a algunos que no enseñen cosas diferentes, ni 435

presten atención a mitos y genealogías interminables, que acarrean disputas más bien que la economía de Dios que se funda en la fe”. Aquí Pablo considera que otras doctrinas, las fábulas y las genealogías, todas son levadura. Luego en los versículos 6-7 se nos dice: “De las cuales cosas algunos, habiéndose desviado, se apartaron a vana palabrería, queriendo ser maestros de la ley, sin entender ni lo que hablan ni lo que afirman con tanta seguridad”. Querer ser maestros es una especie de levadura. Si uno enseña algo que no sabe, tal enseñanza es también una especie de levadura. Después seguimos al 4:1-3: “Pero el Espíritu dice claramente que en los tiempos venideros algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a enseñanzas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia como con un hierro candente, prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los que son creyentes y tienen pleno conocimiento de la verdad”. Ciertamente todas estas cosas son levadura. En 2 Timoteo En 2 Timoteo 2:16-18 Pablo dice: “Mas evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad. Y su palabra se extenderá como gangrena; de los cuales son Himeneo y Fileto, que se desviaron en cuanto a la verdad, diciendo que la resurrección ya sucedió, y trastornaron la fe de algunos”. ¡Qué gran levadura es ésta! Ellos enseñaban que la resurrección ya había ocurrido y que no habría más resurrección. Luego el versículo 20 nos dice: “Pero en una casa grande, no solamente hay vasos de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para honra, y otros para deshonra”. Sin duda alguna los vasos de madera y barro que son para deshonra son una especie de levadura. Leamos ahora 2 Timoteo 3:5-9: “Que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; de éstos apártate. Porque de éstos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencias. Éstas siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al pleno conocimiento de la verdad. Y de la manera 436

que Janes y Jambres se opusieron a Moisés, así también éstos se oponen a la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos en cuanto a la fe. Mas no irán más adelante; porque su insensatez será manifiesta a todos, como también lo fue la de aquéllos”. Ciertamente las mentes corruptas, de réprobos en cuanto a la fe, son levadura. “Mas los malos hombres y los impostores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados” (3:13). Aquí los hombres malos y los impostores son levadura. Después en 4:3-4 nos dice: “Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana enseñanza, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a los mitos”. Ellos no soportarán la sana enseñanza. La comezón o deseo por oír algunas enseñanzas es una especie de levadura. Tal comezón de oír es una especie de levadura. En Tito Podemos ver más sobre la levadura en el libro de Tito. En 1:10-11 dice: “Porque hay muchos hombres indomables, habladores de vanidades y engañadores, mayormente los de la circuncisión, a los cuales es preciso tapar la boca; que trastornan casas enteras, enseñando por vil ganancia lo que no deben”. Aquí se mencionan hombres rebeldes, habladores de vanidades y engañadores. Ciertamente éstos son una especie de levadura. En Hebreos La levadura se desarrolla aún más en el libro de Hebreos. En Hebreos 12:16 dice: “No sea que haya algún fornicario, o profano, como Esaú, que a cambio de una sola comida entregó su primogenitura”. Aquí un profano es levadura. Luego Hebreos 13:9 dice: “No os dejéis llevar de enseñanzas diversas y extrañas; porque buena cosa es que el corazón sea afirmado por la gracia, no con alimentos ceremoniales, que nunca aprovecharon a los que andaban confiados en ellos”. Aquí las enseñanzas diversas y extrañas ciertamente son levadura.

437

En 3 Juan Leamos ahora 3 Juan 9-10: “Yo he escrito a la iglesia; pero Diótrefes, el cual quiere ser el primero entre ellos, no nos recibe. Por esta causa, si yo voy, recordaré las obras que hace parloteando con palabras malignas contra nosotros; y no contento con estas cosas, no recibe a los hermanos, y a los que quieren recibirlos se lo prohíbe, y los expulsa de la iglesia”. Diótrefes era una persona que deseaba tener una posición de preeminencia en la iglesia. Tal persona es una especie de levadura en la vida de iglesia. En Apocalipsis Ahora, en el libro de Apocalipsis venimos a la cosecha del tema de la levadura. Leamos primero Apocalipsis 2:6: “Pero tienes esto, que aborreces las obras de los nicolaítas, las cuales Yo también aborrezco”. Los nicolaítas se refieren a los religiosos o clérigos. Las obras de los nicolaítas son las obras de los clérigos. Sus obras son una especie de levadura. Luego los versículos 14-15 dicen: “Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que tienes ahí a algunos que retienen la enseñanza de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación. Asimismo tú también tienes a los que retienen la enseñanza de los nicolaítas”. Hay dos clases de enseñanzas mencionadas aquí: la doctrina de Balaam y la doctrina de los nicolaítas. En el versículo 6 estaban las obras de los nicolaítas, pero a la postre estas obras se convirtieron en una especie de enseñanza. La levadura siempre es introducida en la iglesia de esta manera: primero por medio de las obras y, con el tiempo, como una especie de enseñanza. Estas enseñanzas son una especie de levadura que corrompe a la iglesia. En los versículos 20-24 se nos dice: “Pero tengo contra ti que toleras a esa mujer Jezabel, que dice ser profetisa, y enseña y seduce a Mis esclavos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos. Y le he dado tiempo para que se arrepienta, pero no quiere arrepentirse de su fornicación. He aquí, Yo la arrojo en cama, y en gran tribulación a los que con ella adulteran, si no se arrepienten de las obras de ella. Y a los hijos de ella heriré de muerte, y 438

todas las iglesias sabrán que Yo soy el que escudriña las entrañas y los corazones; y os daré a cada uno según vuestras obras. Pero a vosotros, a los demás de Tiatira, a cuantos no tenéis esa enseñanza, y no habéis conocido lo que ellos llaman las profundidades de Satanás, Yo os digo: No os impondré otra carga”. Estos versículos son una descripción real y exacta de la Iglesia Católica Romana. Ella tiene los ídolos, la fornicación, las enseñanzas y las profundidades de Satanás. Todos estos elementos son sencillamente levadura. Esta mujer Jezabel es la misma mujer mencionada en Mateo 13, la cual escondió la levadura en la harina fina. Ahora debemos leer Apocalipsis 17:4-5: “Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de las inmundicias de su fornicación; y en su frente un nombre escrito: MISTERIO, BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA”. Esta mujer tenía un cáliz de oro, pero dentro de dicho cáliz estaban las abominaciones y las inmundicias de su fornicación. ¡Qué gran levadura es ésta! Y esta levadura está escondida en un cáliz de oro. Externamente parece tener algo de Dios. Sabemos que el oro siempre denota la naturaleza divina. Externamente esto tiene la apariencia de Dios, pero internamente hay mucha levadura. Babilonia la Grande, ella misma es una prostituta y es la madre de muchas pequeñas prostitutas. Sin duda alguna, la mujer en Mateo 13 es la mujer en Apocalipsis 2 y 17. Mateo 13 afirma claramente que la mujer tomó la levadura y la escondió en la harina fina. La harina fina representa al Señor Jesús como nuestro alimento. Esta harina fina se usaba para hacer las ofrendas de harina que tipifican la humanidad de Cristo. La ofrenda de harina era alimento tanto para Dios como para los sacerdotes. La harina es sencillamente Cristo mismo. Cristo es la harina fina que satisface tanto a Dios como a nosotros. Pero la Iglesia Católica Romana, representada por aquella malvada mujer, tomó la levadura y la puso en la harina fina. En otras palabras, la Iglesia Católica Romana tomó muchas cosas malignas y las añadió a la verdad concerniente a Cristo. Por ejemplo, el nacimiento de Cristo es la verdad. 439

Pero la Iglesia Católica Romana tomó la Navidad y se la añadió al nacimiento de Cristo. Tenemos que distinguir entre el nacimiento de Cristo y la navidad. El nacimiento de Cristo es la harina fina, y la navidad es la levadura. En Mateo 1 se encuentra el nacimiento de Cristo como la harina fina. La Navidad fue añadida como una especie de levadura. La Iglesia Católica Romana repetidamente ha recogido algo maligno, pagano, inmundo, satánico y demoníaco y lo ha mezclado con la verdad de Cristo. Ella sostiene en su mano un cáliz de oro cuya apariencia externa parece ser correcta, pero en su interior se esconden muchas abominaciones y fornicaciones. Babilonia la Grande está adornada de oro, piedras preciosas y perlas. Su apariencia es similar a la de la ciudad santa, la Nueva Jerusalén. Sin embargo, la ciudad santa no está simplemente adornada con estas cosas, sino que ella está construida con estos materiales preciosos. Esto quiere decir que el oro, las piedras preciosas y las perlas no han llegado a ser la sustancia y realidad interna de Babilonia la Grande, sino solo un enchapado externo. La Nueva Jerusalén, la ciudad santa, está edificada con estos materiales como su sustancia y realidad internas. Tanto en su interior como en su exterior lo que hay es oro. Pero en el caso de la gran Babilonia, ella apenas tiene la apariencia del oro para encubrir su impureza interna. En Mateo tenemos la semilla en cuanto a la levadura, en las Epístolas tenemos el crecimiento y finalmente en Apocalipsis tenemos la cosecha de la levadura. La cosecha de la realidad del reino es una ciudad que es de oro puro y sólido en todas sus partes. La cosecha de la apariencia del reino es también una ciudad, pero ella está solamente recubierta de oro. Esto quiere decir que Babilonia la Grande es una falsificación, una ciudad falsa. Debemos ser absolutos por tener la realidad del reino y no tener nada que ver con la apariencia del reino. ¿En qué ciudad está usted? Me temo que todavía tolere algo de la levadura de Babilonia la Grande. Por favor, dediquen algún tiempo para que reciban una profunda impresión con respecto a las diversas clases de levadura. ¡Alabado sea el Señor que hemos visto algo en cuanto al reino! Después de leer todos estos capítulos, ¿podría usted decir que jamás vio nada en cuanto 440

al reino? ¿Podría decir que estos capítulos de Mateo continúan siendo un misterio para usted? Hemos visto la realidad del reino, la apariencia del reino y la manifestación del reino. ¡Alabado sea el Señor por la realidad y por la manifestación del reino! Pero debemos permanecer alerta y ser cuidadosos con respecto a la apariencia del reino. No nos interesa la levadura, sino la realidad. No estamos a favor de Babilonia, sino de Jerusalén. Ésta es la palabra pura del Señor y es muy clara para nosotros. La realidad del reino tiene como resultado la Nueva Jerusalén, mientras que la apariencia del reino tiene como resultado Babilonia la Grande, la consumación de la falsedad. CAPÍTULO CUARENTA Y CINCO EL REINO REVELADO EN HEBREOS Lectura bíblica: He. 1:8; 2:10-11, 1-3a; 3:1-3, 14; 4:1, 8-9, 11-12; 5:910; 6:1, 4-8; 8:10-11; 9:14; 10:25-31; 12:1-2, 25, 28-29 Ahora debemos ver algo más en cuanto al reino con base en el libro de Hebreos. Con la excepción de Mateo y Apocalipsis, Hebreos es el libro del Nuevo Testamento con más referencias relativas al reino. La mayoría de cristianos jamás ha considerado Hebreos como un libro que trate sobre el reino. Muchos piensan que Hebreos es simplemente un libro donde se nos dice que Cristo es superior a todos los elementos principales del judaísmo. Si bien esto es correcto, tenemos que darnos cuenta de que Cristo es superior a todos los elementos del judaísmo con miras al reino. Cristo es para el reino. Según la revelación del Nuevo Testamento, Cristo vino por causa del reino. El concepto de la mayoría de los cristianos es que Cristo vino solamente para efectuar nuestra redención. Ellos jamás han considerado que Cristo haya venido para establecer el reino. Si bien es cierto que Cristo vino para efectuar la redención, ésta no era la meta final. La redención es el proceso que conduce a la meta, y esta meta es el reino. El propósito de Dios es obtener un reino. Dios creó al hombre a Su imagen para que éste pudiera ejercer dominio sobre todas las cosas y expresar Su gloria. Esto quiere decir 441

que Dios creó al hombre a Su imagen de modo que Él pudiese tener un reino. LA META DE DIOS La meta de Dios es el reino. Incluso la iglesia tiene como finalidad el reino. ¿Por qué necesita Dios de la iglesia? Es debido a que mediante la iglesia, por la iglesia, con la iglesia y en la iglesia Dios puede tener un reino. Dios no tiene otra manera de obtener un reino a fin de expresar Su gloria excepto por medio de la iglesia. En Mateo 16:18-19 estos dos asuntos: la iglesia y el reino, están estrechamente vinculados. En el versículo 18 el Señor Jesús dijo que Él edificaría Su iglesia y en el versículo siguiente dijo que le daría a Pedro las llaves del reino. Las llaves del reino están relacionadas con la edificación de la iglesia. La iglesia es edificada para obtener el reino. Durante estos años, los años finales de esta era, el Señor nos ha dado la carga del reino. No estamos aquí solamente para hablar de la redención, el evangelio, la santificación y otras cosas parecidas. Estamos aquí particularmente por causa de la iglesia a fin de traer el reino. Estamos aquí para obtener el reino. Por tanto tiempo el Señor ha sido demorado. El Señor Jesús ha procurado obtener el reino durante más de veinte siglos, pero el reino aún no ha venido. La demora no se debe a Él, sino a nosotros. El problema radica en que carecemos de la madurez adecuada en términos de la vida divina. Por muchos años hemos recalcado esta única cosa: la vida y la madurez de dicha vida. La madurez de la vida tiene como finalidad tener el reino. En Mateo, Cristo es la semilla que producirá el reino. ¡En el primer capítulo se nos presenta a esta Persona maravillosa! Él es fruto de cuarenta y dos generaciones mezcladas con el Dios Triuno. Su nombre es “Jehová +” y “Dios+”. Él es la semilla que deberá forjarse en todos nosotros, semilla que con el tiempo se convertirá en la cosecha. La semilla es Cristo, y la cosecha es el reino. Por favor recuerden la visión en Daniel 2. En ese capítulo vemos que una piedra es cortada no por mano humana y que ella aplasta al mundo gentil, 442

para finalmente convertirse en un gran monte. La piedra presentada en Daniel 2 representa al Señor Jesús, y el gran monte representa el reino. La piedra se convierte en el monte, lo cual significa que Cristo se convierte en el reino. Esto indica que el reino es simplemente el agrandamiento de Cristo. Tal vez nos sorprenda oír decir que el reino es el agrandamiento de Cristo, pero según Daniel 2 la piedra se convirtió en el gran monte. La piedra representa a Cristo, y el monte representa al reino. TIPOS EN EL ANTIGUO TESTAMENTO El Antiguo Testamento contiene muchos tipos de las cosas espirituales reveladas en el Nuevo Testamento. De hecho, casi todo asunto espiritual del Nuevo Testamento tiene su tipo correspondiente en el Antiguo Testamento. El tipo del Antiguo Testamento de mayor trascendencia y el más todoinclusivo es la historia de Israel. La nación de Israel como tipo se inicia con el primer capítulo de Éxodo y termina con el último libro del Antiguo Testamento. Primero la nación de Israel experimentó la Pascua en Egipto. Sabemos que la pascua descrita en Éxodo 12 es un tipo. En realidad Cristo mismo es nuestra pascua. El cordero pascual fue inmolado por el pueblo, y su sangre fue rociada en sus casas. Después ellos atravesaron el mar Rojo y se internaron en el desierto, donde comieron el maná y bebieron el agua que brotó de la roca hendida. Todas estas diferentes experiencias son tipos. El cordero pascual e incluso todos los aspectos de la Pascua son Cristo mismo. El maná es Cristo, y la roca de la cual fluyó agua también es Cristo quien fluye como el Espíritu vivificante. Más aún, incluso el producto de la tierra de Canaán es un tipo muy rico del Cristo todo-inclusivo. Además, toda la tierra de Canaán es un tipo todo-inclusivo de Cristo. El libro de Hebreos no nos dice que la buena tierra sea Cristo; más bien, nos dice que la buena tierra representa el reposo. En Hebreos 3 y 4 la buena tierra se revela como el reposo para el pueblo de Dios. Ellos dejaron Egipto, atravesaron el desierto, cruzaron el río Jordán y entraron en la buena tierra. En Deuteronomio 12:9 la buena tierra es llamada el lugar de reposo. Pero la buena tierra no era meramente un reposo para el pueblo de Dios. El propósito de Dios al introducir a Su pueblo Israel en Canaán era, además de 443

darles reposo, que el reino fuera edificado. No solamente el pueblo de Dios necesitaba el reposo, sino que Dios mismo deseaba un reino. El propósito de Dios al introducir a Su pueblo en la buena tierra de Canaán era el de establecer Su reino sobre la tierra. Allí en la buena tierra Dios edificó un reino por medio de Su pueblo, con Su pueblo y entre Su pueblo. Ése era el reino de Dios sobre la tierra. Antes de aquel tiempo, Dios era el Dios de los cielos (Neh. 1:4) y Él estaba ansioso y anhelante de descender a la tierra a fin de expresarse a Sí mismo. Sin embargo, había una gran carencia de coordinación humana. Por tanto, Él laboraba de continuo con la expectativa de obtener un grupo de personas que cooperasen con Él. Con el tiempo, liberó a Su pueblo del dominio de Satanás sacándolo de Egipto y le hizo atravesar el desierto para introducirlo en la buena tierra. Por último, derrotó a todos los enemigos en la buena tierra por medio de Su pueblo, el cual edificó el templo y la ciudad. Cuando la ciudad y el templo fueron edificados, eso representó la edificación del reino. Después que el templo fue completado y mientras era dedicado, la gloria de Dios lo llenó. La gloria de Dios es sencillamente Dios mismo. Dios mismo descendió de los cielos para entrar en Su morada. Pero Él no solamente obtuvo una casa en la que pudiese morar, sino también una ciudad donde estuviese dicha casa. Gracias a la ciudad, Su morada era accesible y estaba resguardada. La ciudad, que protege la morada de Dios, representa el reino y la autoridad. Finalmente Dios tenía una casa sobre la tierra, y esta casa se encontraba dentro de la ciudad, la cual es símbolo del reino en donde Él puede morar y expresarse a Sí mismo. Así pues, la buena tierra no solamente tipifica a Cristo como reposo para el pueblo de Dios, sino que también tipifica a Cristo como el reino. El reino es simplemente la madurez de Cristo como vida. Es la consumación de nuestro disfrute de Cristo. Primero disfrutamos de Cristo como la buena tierra, y finalmente lo que hayamos disfrutado de Cristo se convertirá en el reino. Cuando recién fuimos salvos, simplemente disfrutamos del Señor Jesús como un pequeño cordero. En aquel entonces, probablemente comimos apenas un pequeño bocado del cordero. Desde entonces comemos al Señor Jesús cada vez más hasta que finalmente le disfrutamos en plenitud 444

todo el tiempo. La consumación suprema del disfrute de Cristo es el reino. Recibimos a Cristo en nuestro ser como vida, y esta vida gradualmente gobierna nuestro ser; ella nos rige un poco hoy y un poco más mañana. Él es muy paciente. Nosotros crecemos junto con Él, y Su vida crece con nosotros. Un día tendremos la madurez de Su vida, la cual será el reino. EL REINO EN HEBREOS ¡Cuán maravilloso es el libro de Hebreos! Nos revela que Cristo es superior a todos los elementos que componen el judaísmo. Este Cristo es finalmente el reino. Hebreos es un libro que trata sobre el reino. ¿Cómo podemos demostrar esto? Leamos Hebreos 1:8: “Mas del Hijo dice: ‘Tu trono, oh Dios; por el siglo del siglo; cetro de rectitud es el cetro de Tu reino’”. Este versículo dice: “Mas del Hijo dice: ‘Tu Trono’” y “Tu reino”. No dice “Tu redención”, ni tampoco “Tu salvación”, ni “Tu amor”, ni aún “Tu poder”. El hecho de que diga “Tu trono” y “Tu reino” denota el reino. Leamos también Hebreos 12:28: “Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos la gracia, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con piedad y temor”. ¿Dice acaso que recibimos la salvación? ¿O la redención? ¿O la paz? ¡No! Dice que recibimos un reino. De acuerdo con la palabra pura del Señor, Hebreos no es meramente un libro sobre la salvación, sino que es también un libro sobre el reino. ¿Qué es el reino? El reino es la madurez de Cristo como vida para nosotros y es la máxima consumación del disfrute de Cristo. Hebreos es un libro sobre el disfrute que tenemos de Cristo, y este disfrute consumará en el reino. SUPERIOR A LOS ÁNGELES Hebreos ciertamente nos muestra que Cristo es mucho mayor que todos los elementos del judaísmo. ¿Cuáles son los principales elementos del judaísmo? Primero tenemos a los ángeles, por medio de los cuales fue dada la ley; luego tenemos a líderes tales como Moisés y Josué; después tenemos a los sacerdotes tales como Aarón; y finalmente tenemos el Antiguo Testamento, el viejo pacto. Bajo la inspiración del Espíritu Santo, el escritor de Hebreos comparó a Cristo con todos estos elementos y mostró que Cristo 445

es superior a todos ellos. En los primeros dos capítulos Cristo es comparado con los ángeles. Él es mucho más elevado que los ángeles y muy superior a ellos debido a que Él es tanto Dios como hombre. Él es el Dios-hombre. Él creó todas las cosas, probó la muerte por todos nosotros y destruyó a Satanás así como a la autoridad de la muerte. El Señor Jesús lo ha logrado todo por nosotros, fue glorificado y ha sido coronado en los cielos. En la actualidad, Él labora para impartirse en nuestro ser y hacernos Sus hermanos. Él es el Hijo de Dios y es también quien nos hace hijos de Dios como Sus hermanos. Ahora Él nos lleva a la gloria. Él lo ha hecho todo por nosotros: Él padeció, nos libró y nos salvó. ¡Él es esta Persona maravillosa! ¿Qué dice de los ángeles? Los ángeles son simplemente espíritus ministradores. Ellos no pueden compararse a Cristo. Él es una Persona tan maravillosa y Él es nuestra salvación. Nuestra salvación no es una “cosa”, sino una Persona maravillosa! ¡Oh cuán grande salvación! Al escritor de Hebreos le faltaban palabras para describir esta salvación tan grande, así que sencillamente dijo: “¡Tan grande!”. ¡Cuán grande salvación! Es imposible describir cuán grande es. Pero el escritor también nos advierte que si descuidamos una salvación tan grande, ciertamente padeceremos algún sufrimiento (He. 2:3). ¿Se habían dado cuenta de que el libro de Hebreos no fue dirigido a incrédulos, sino a los creyentes hebreos? Todos ellos eran salvos. Pero existía un problema: ellos habían sido distraídos del disfrute de Cristo. Ellos eran salvos y habían comenzado a participar de Cristo, pero estaban en una posición sumamente peligrosa al grado de ser distraídos de Cristo y llevados nuevamente al judaísmo. Si esto hubiese sucedido, entonces habrían perdido el disfrute de Cristo en su máxima expresión. Esto quiere decir que descuidarían una salvación tan grande. Si ellos eran distraídos de Cristo y descuidaban una salvación tan grande, padecerían una especie de castigo de parte del Señor. Si descuidamos una salvación tan grande, ¿cómo escaparemos de alguna clase de castigo? No piensen, sin embargo, que esto significa perder nuestra salvación. ¡No! Nuestra salvación es para toda la eternidad. Una vez que hemos sido salvos, jamás podremos caer en la perdición eterna. Hebreos incluso llama a nuestra salvación la “eterna 446

salvación” (He. 5:9). Pero después de haber sido salvos, tenemos que avanzar a fin de disfrutar más y más de Cristo hasta la consumación. Ya no es cuestión de si seremos salvos o no, sino de obtener el mayor y más elevado disfrute de Cristo. Si descuidamos el disfrute de una salvación tan grande, sufriremos pérdida. SUPERIOR A MOISÉS Y JOSUÉ La segunda sección de Hebreos, que consta principalmente de los capítulos 3 y 4, nos dice que Cristo es muy superior a Moisés y Josué. Tanto Moisés como Josué fueron enviados por Dios para conducir a Su pueblo, pero Cristo es superior a ambos. Moisés fue enviado por Dios como un apóstol, y Cristo también fue enviado por Dios; así pues, Él es nuestro Apóstol, nuestro Líder. Como tal Él es superior a Moisés. Si bien Moisés fue fiel sobre la casa de Dios, Cristo fue Aquel que la construyó. Como Aquel que construyó la casa, Cristo tiene más gloria que la casa misma. Sin embargo, Moisés no introdujo al pueblo de Dios en el reposo. Más bien, fue Josué quien introdujo al pueblo en el reposo. Por supuesto, Josué es el nombre hebreo equivalente a Jesús. Josué tipificó a Cristo y, como tal, introdujo al pueblo en la buena tierra. Al final de cuentas, tanto Josué como la buena tierra son sencillamente Cristo. El Cristo que es nuestro reposo llega a ser el reino. Sin embargo, Josué no condujo al pueblo a la buena tierra por sí mismo; él tenía un compañero llamado Caleb. Según Hebreos 3:14 nosotros somos los “Calebs” de Cristo. Somos Sus socios y compañeros. La palabra griega usada aquí no solamente significa participantes, sino también socios. Josué tenía un solo compañero, Caleb; pero hoy en día Cristo tiene muchos compañeros. Todos los miembros de Su Cuerpo son Sus compañeros. Somos socios junto con Cristo en una gran empresa. Aunque los cristianos hebreos habían sido hechos compañeros de Cristo, todavía existía el peligro de que ellos fueran distraídos y no entrasen en la buena tierra. Todo el pueblo de Israel debía haber sido compañero de Josué, pero en realidad sólo uno entró con Josué en la buena tierra, y ése fue Caleb. Si somos distraídos 447

del disfrute de Cristo, ya no seremos Sus compañeros y nos perderemos la recompensa de la manifestación del reino. Disfrutar a Cristo en nuestro espíritu Hebreos 3 y 4 indican que nuestro progreso se da en tres etapas: primero salimos de Egipto; después pasamos por el desierto y finalmente entramos en la buena tierra. Cuando llegamos a la buena tierra, estamos en el reposo. Con el tiempo, eso será el reino. Estas tres etapas: Egipto, el desierto y la buena tierra, corresponden a las tres partes de todo nuestro ser. Nuestro cuerpo corresponde a Egipto; nuestra alma al desierto; y nuestro espíritu, con Cristo dentro de él, corresponde a la buena tierra. Antes de ser salvos estábamos en Egipto. Una vez salvos, comenzamos a vagar en el desierto del alma. Si realmente nos olvidamos de nuestra alma y atendemos a nuestro espíritu, disfrutaremos a Cristo en nuestro espíritu como la buena tierra. Allí disfrutaremos de Cristo como nuestro descanso. A medida que le disfrutemos a Él en nuestro espíritu, tal disfrute se convertirá en el reino. En este punto Hebreos 4:12 reviste de importancia estratégica. El versículo 11 nos dice que es necesario que seamos diligentes para entrar en el reposo, y el versículo 12 nos dice cómo podemos entrar en dicho reposo. La manera de entrar en el reposo es discernir y dividir nuestro espíritu de nuestra alma. Hoy en día la buena tierra es Cristo en nuestro espíritu. Si permanecemos inmersos en nuestra mente, esto significa que estamos vagando en el desierto. Tenemos que salir de nuestra mente, de nuestra alma, y entrar en nuestro espíritu, donde Cristo es nuestro reposo. Este reposo con el tiempo se convertirá en el reino. No debiéramos permanecer en Egipto ni en el desierto. Todos tenemos que estar en la buena tierra, esto es, con Cristo en nuestro espíritu. Esto quiere decir que no debemos vivir simplemente en nuestro cuerpo físico según la carne, ni tampoco debemos vivir regidos por nuestra alma. ¡Alabado sea el Señor! Es posible para nosotros salir de nuestra alma y entrar en nuestro espíritu. Cuando entramos en nuestro espíritu, Cristo está allí. Experimentamos la buena tierra y obtenemos el reposo. Todos hemos tenido la experiencia de encontrarnos vagando en nuestra alma y, por ello, no disfrutar de reposo. Pero una vez que nos 448

volvimos a nuestro espíritu, de inmediato entramos en el reposo. Al estar en el reposo, disfrutamos de todas las riquezas de la buena tierra. A la postre, el templo será edificado y la ciudad erigida. El reino será establecido, y la gloria de Dios llenará la casa. En esto consiste la consumación máxima del disfrute de Cristo. El peligro que está presente en todo momento es que seamos frustrados y distraídos de Cristo. Algunos vientos de doctrina nos alejan del disfrute de Cristo. Este peligro estaba presente entre los creyentes hebreos y también está presente entre nosotros hoy en día, ya que podemos ser distraídos de volvernos a nuestro espíritu a fin de disfrutar a Cristo como nuestro reposo. Es en nuestro espíritu que obtenemos el pleno disfrute de Cristo. En la actualidad hay muchas cosas que pueden distraernos del pleno disfrute de Cristo. Únicamente cuando tenemos el pleno disfrute de Cristo existe la posibilidad de obtener el reino. El pleno disfrute de Cristo tendrá su consumación en el reino. Un ejemplo para nosotros En 1 Corintios 9 el apóstol Pablo comparó la vida cristiana a una carrera. Al final de esta carrera hay un premio para el ganador. Enseguida viene el capítulo 10 presentándonos la historia de los hijos de Israel. Por supuesto, el texto original no estaba dividido en capítulos, por lo cual se trataba de un relato continuo. Según el concepto de Pablo, la nación entera de Israel estaba en el desierto corriendo la carrera. Todos ellos cruzaron el mar Rojo, comieron de la misma comida y bebieron de la misma bebida espiritual. Pero no todos ellos entraron en la buena tierra, pues muchos de ellos murieron en el desierto. En 1 Corintios 10:11 se nos dice que “estas cosas les acontecieron en figura”. Aquí el término figura en realidad se refiere a un “tipo”; en otras palabras, todo lo que les sucedió a los hijos de Israel eran tipos. Su experiencia constituye un tipo para nosotros. Que ellos cruzaran el mar Rojo tipifica nuestro bautismo. Que ellos comieran del maná tipifica nuestra práctica de comer a Cristo. Que ellos bebieran el agua que brotó de la roca tipifica nuestra práctica de beber del Espíritu. 449

Más aún, todos ellos vagaron en el desierto, pero únicamente cuatro entraron en la buena tierra. De aquella generación dos entraron vivos a la buena tierra: Josué y Caleb, y dos entraron muertos: Jacob y José. Esto también sirve de tipo para nosotros y quiere decir que cuando el Señor Jesús regrese, algunos santos que estén vivos así como algunos santos que ya murieron, todos los cuales serán vencedores, entrarán en la manifestación del reino. Son muchos los cristianos que han cruzado el mar Rojo y se encuentran vagando en el desierto, pero según el tipo, no son muchos los que cruzarán el río Jordán y entrarán en el reposo. Tenemos que tomar esto como una advertencia muy seria que nos debe hacer reflexionar mucho. Ésta es una amonestación muy severa a fin de que no permanezcamos en nuestra mente, sino que nos volvamos a nuestro espíritu, donde podremos disfrutar a Cristo como nuestro reposo. Únicamente en nuestro espíritu podemos obtener el pleno disfrute de las riquezas a Cristo, lo cual tendrá por consumación el reino. SUPERIOR A AARÓN Y A TODOS LOS SACERDOTES La tercera sección del libro de Hebreos comienza con los últimos versículos del capítulo 4 y va hasta el final del capítulo 7. En esta sección Cristo es comparado con Aarón, el sumo sacerdote. Y allí Cristo es revelado como muy superior a Aarón. Cristo fue hecho Sumo Sacerdote no según el orden de Aarón, sino según el orden de Melquisedec, el cual es un orden eterno. Él ministró no en conformidad con alguna ordenanza o mandamiento de la ley, sino según el poder de una vida indestructible (He. 7:16). Debido a que Él posee esta clase de sacerdocio, puede salvarnos por completo. Si no somos salvos por completo, esto no quiere decir que Él no pueda hacerlo; más bien, significa que nosotros no estábamos dispuestos a ser salvados, por lo que no tendremos excusa alguna. Si estamos dispuestos a ser salvos, ciertamente Él nos salvará por completo (He. 7:25). No echar otra vez el fundamento Leamos también Hebreos 6:1-2: “Por tanto, dejando ya la palabra de los comienzos de Cristo, vayamos adelante a la madurez; no echando otra vez 450

el fundamento del arrepentimiento de obras muertas y de la fe en Dios, de la enseñanza de bautismos, de la imposición de manos, de la resurrección de los muertos y del juicio eterno”. Aquí el apóstol Pablo nos dice que tenemos que dejar la palabra de los comienzos de Cristo y seguir adelante hacia la madurez. Hoy en día muchos cristianos están completamente ocupados con el comienzo, con los principios elementales. Ellos no hacen sino hablar de la redención, la justificación por la fe, el perdón de pecados y su inminente ida al cielo. Año tras año conversan de estas mismas cosas. Cuando uno está con ellos difícilmente les escuchará hablar de otra cosa. En principio, esto se asemeja a un abuelo que todavía sigue estudiando en la escuela primaria. No solamente está en la escuela primaria, sino que también el hijo de su hijo, y hasta sus tataranietos, todos están todavía estudiando en la misma escuela primaria. No hay avance alguno. ¡Pero nosotros tenemos que avanzar! Avancemos de las enseñanzas elementales de Cristo a la madurez. Los versículos 4-6 dicen: “Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a la ignominia”. En estos versículos Pablo aborda varios asuntos. Él dice que algunos de los santos fueron iluminados, fueron hechos partícipes del Espíritu Santo y gustaron del don celestial. Ellos también gustaron de la buena palabra y de los poderes del siglo venidero. ¿En qué consiste aquel don celestial? Ciertamente es algo procedente de los cielos. Podría ser el perdón de pecados o el gozo de nuestra salvación. Sabemos que cuando fuimos salvos tuvimos cierto regocijo auténtico. Ciertamente experimentamos el gozo, la paz, el consuelo, el perdón y otras cosas. ¿Piensan ustedes que una persona podría ser iluminada, gustar del don celestial, ser hecha partícipe del Espíritu Santo y gustar tanto de la buena palabra como de los poderes del siglo venidero y, aún así, todavía no ser salva? ¡Esto es imposible! Sin embargo, la mayoría de los maestros cristianos consideran que este pasaje se refiere a personas que todavía no han sido salvas. El versículo 6 nos dice que algunos de ellos recayeron, pero 451

recaer es muy distinto a caer en la perdición eterna. Muchas personas que fueron salvas han recaído. Incluso después de haber nacido en términos físicos, podemos caer muchas veces. Pero que cayéramos no hace de nosotros personas falsas. Algunos usan los versículos 4-6 para afirmar que una vez que una persona ha vuelto a caer le será imposible ser salva. Pero el versículo 1 dice: “Vayamos adelante”. Tenemos que proseguir hacia adelante, dejando atrás el fundamento. El primer aspecto de este fundamento es el arrepentimiento. Podríamos afirmar que ésta es la primera piedra del fundamento. El fundamento ya fue establecido con seis piedras, entre las cuales está la piedra del arrepentimiento. El concepto de Pablo consiste en que, puesto que los creyentes hebreos ya habían puesto el fundamento, ellos simplemente debían avanzar. No era necesario que pusieran el fundamento nuevamente. Incluso si quisieran hacerlo así, sería imposible volver a poner el fundamento. Tomemos como ejemplo una pareja que ha contraído matrimonio. Supongamos que después de cierto tiempo se divorcian y que posteriormente vuelven a juntarse. Aunque tal vez digan que se han vuelto a casar, en realidad es imposible que lo vuelvan a hacer porque ya estaban casados. El matrimonio ya había sido puesto como fundamento. Asimismo, los cristianos hebreos ya habían puesto el fundamento; todo lo que necesitaban hacer era avanzar. Ellos no debían demorarse quedándose en el fundamento. Son muchos los cristianos que en reuniones de avivamiento gustan de retroceder y volver a poner el fundamento una y otra vez. Después de un año, celebran otra reunión de avivamiento y se vuelven a arrepentir. Una vez más ellos vuelven a poner el fundamento; logran avanzar un poco, pero vuelven a caer. Después que vuelven a caer, vienen a otra reunión de avivamiento y retroceden nuevamente y se vuelven a arrepentir. Ellos están continuamente retrocediendo para poner el mismo fundamento. Esto quiere decir que, en realidad, ellos no avanzan. Estos versículos no indican que sea imposible para nosotros ser recobrados una vez hayamos caído; sino que significan que después de haber caído, tenemos que levantarnos por la gracia de Dios y avanzar. Ya no debemos retroceder. No tenemos que 452

nuevamente poner el arrepentimiento como fundamento, puesto que éste ya estaba establecido. Intentar ponerlo nuevamente es una pérdida de tiempo. Supongamos que en la construcción de un edificio se pone el fundamento y después se interrumpe dicha construcción. Después de un año, la labor de construcción comienza de nuevo, y en lugar de edificar sobre el fundamento que ya fue puesto, se pone un nuevo fundamento a su lado. De nuevo la obra es interrumpida y cuando se reinicia se pone un tercer fundamento al lado del segundo. ¡Qué ridículo sería esto! Con el tiempo, habrán muchos fundamentos uno al lado del otro, pero no habrá ninguna edificación. Éste es el significado correcto de estos versículos. Los maestros pentecostales afirman que estos versículos se refieren a verdaderos creyentes que han perdido su salvación y que, debido a que recayeron, no pueden ser salvos nuevamente. Este concepto tampoco es correcto. Lo que Pablo quiso decir fue lo siguiente: los cristianos hebreos ya habían puesto el fundamento, pero habían sido distraídos. Ellos habían detenido la edificación. Ahora ellos debían comprender que les era necesario avanzar, y que para avanzar no era necesario que pusieran el fundamento de nuevo. Ellos simplemente debían avanzar. Nosotros también debemos dejar atrás las cosas propias de los comienzos y proseguir hacia adelante a fin de disfrutar a Cristo de una manera más avanzada. Si no avanzamos, ciertamente sufriremos cierto castigo. Avanzar para disfrutar más de Cristo Ahora leamos Hebreos 6:7-8: “Porque la tierra que bebe la lluvia que muchas veces cae sobre ella, y produce hierba provechosa a aquellos para los cuales es labrada, participa de la bendición de Dios; pero la que produce espinos y abrojos es reprobada, está próxima a ser maldecida, y su fin es el ser quemada”. Si no dejamos atrás el fundamento y avanzamos a fin de experimentar más de Cristo, seremos como parcelas de tierra que beben la lluvia muchas veces, pero no producen el fruto apropiado. Esto hará que suframos pérdida; pero no significa que nosotros mismos caeremos en la perdición eterna. Más bien, se refiere a sufrir cierta pérdida por no haber avanzado. ¡Avancemos! No debemos demorarnos aquí. No debemos 453

retroceder a poner el fundamento nuevamente. El fundamento ya fue puesto; edifiquemos sobre el mismo. Esto quiere decir que debemos disfrutar a Cristo más y más. Quizás caigamos muchas veces, pero tenemos que levantarnos, aplicar la sangre y seguir adelante junto al Señor. El enemigo, Satanás, siempre procurará demorarnos permaneciendo junto al fundamento. Tienen que decirle al insidioso que cuentan con la sangre del Señor Jesús y que ya pusieron el fundamento. Tenemos que avanzar para disfrutar a Cristo como nuestro gran Sumo Sacerdote, quien nos ministra en el santuario celestial, no según los mandamientos de la ley, sino según el poder de una vida indestructible. Él es nuestro Sumo Sacerdote, no según el orden de Aarón, sino según el orden de Melquisedec, por lo cual puede salvarnos por completo. Nosotros simplemente tenemos que disfrutarle más y más, sin preocuparnos por el pasado ni por nada que hayamos dejado atrás. ¡Tenemos que seguir adelante! Satanás siempre nos recuerda nuestro pasado y lo que hicimos ayer, pero tenemos que decirle que únicamente nos importa el día de hoy así como la expectativa que tenemos para mañana. No nos importa el día de ayer. Todos tenemos que olvidar las cosas que quedaron atrás y extendernos a lo que está delante. Prosigamos hacia adelante para disfrutar más de Cristo. SUPERIOR AL VIEJO PACTO Hemos abarcado ya tres secciones de Hebreos. En la primera sección vimos que Cristo es superior a los ángeles; en la segunda sección vimos que Cristo es superior a Moisés y Josué; y en la tercera sección vimos que Cristo es superior a Aarón y a todos los sacerdotes. En la cuarta sección, del capítulo 8 al 10, se nos muestra que Cristo y Su sangre son muy superiores al viejo pacto. El Nuevo Testamento no nos da la letra de la ley como algo externo a nosotros, sino la ley de vida como algo que está dentro de nuestro ser. Por tanto, no tenemos necesidad de que nadie nos enseñe (He. 8:8-11). Tenemos la ley viva en nuestro interior, la cual es mucho mejor que la letra de la ley que es externa a nosotros. 454

Además, Su sangre preciosa purifica y lava nuestra conciencia de modo que podamos servir al Dios vivo (He. 9:14). El nuevo pacto es un mejor pacto, muy superior al primero. Cuando el libro de Hebreos fue escrito, acechaba el peligro de que los cristianos hebreos fueran persuadidos de retornar al judaísmo. Tal vez sus amigos y familiares se esforzaban por atraerlos de regreso al judaísmo y es probable que también les recordasen que el viejo pacto fue dado por Dios y que era un pacto maravilloso. Debido a que los cristianos hebreos vacilaban entre el viejo pacto y el nuevo pacto, el apóstol Pablo les advirtió con respecto al viejo pacto. Él les dijo que el viejo pacto había sido cumplido y había llegado a su fin. Ya no había más sacrificio por el pecado porque Cristo había muerto por los pecados poniendo fin al sacrificio por los pecados. Cristo había cumplido el tipo de la ofrenda por el pecado. Por tanto, ya no queda sacrificio por los pecados (10:26). Retroceder nuevamente y ofrecer los sacrificios por los pecados que eran propios del Antiguo Testamento habría sido un verdadero insulto para el Señor. Más aún, Pablo les dijo que no debían dejar de congregarse con los creyentes (10:25). Ellos no debían descuidar el reunirse con los otros cristianos. Dejar de reunirse con los creyentes implicaba retornar al judaísmo, lo cual era pecaminoso a los ojos de Dios. Retroceder al judaísmo era pecar voluntariamente. ¡Cuán grave era esto! No pecar voluntariamente Hebreos 10:26 dice: “Porque si pecamos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio de toros y machos cabríos por los pecados”. Algunos maestros cristianos han enseñado de manera imprecisa este versículo dando a entender que si pecamos voluntariamente no podremos ser perdonados. Éste no es el entendimiento correcto de este versículo. El entendimiento correcto es que todos los sacrificios del Antiguo Testamento fueron cumplidos cuando el Señor Jesús murió en la cruz y, para el Señor, que retrocedamos a aquellos sacrificios de animales es algo pecaminoso. Retornar al judaísmo después del sacrificio del Señor Jesús en la cruz equivale a pecar voluntariamente. En cuanto a 455

Dios concierne, no hay más ofrenda por el pecado, pues Su Hijo se ofreció a Sí mismo una vez y para siempre. Pablo también dio a entender que si los cristianos hebreos retrocedían a ofrecer sacrificios de animales, Dios los juzgaría (He. 10:27). Que ellos retrocedieran hubiese sido equivalente a hacer común la sangre de Cristo. Pero esta sangre no es común, como lo es la sangre de un buey o de una oveja. En realidad, la sangre del sacrificio de animales no podía redimir, pero la sangre de Cristo sí puede redimir. Retornar al judaísmo y ofrecer la sangre de un buey o una oveja a manera de sacrificio por el pecado sería hacer común la sangre de Cristo, lo cual provocaría el juicio de Dios. No ultrajar al Espíritu de gracia Además de esto, retornar al judaísmo y a los sacrificios de animales constituiría una especie de desobediencia al Espíritu que mora en nuestro interior. En el versículo 29 Pablo habló de ultrajar el Espíritu de gracia. Retornar al judaísmo sería un insulto contra el Espíritu de gracia. Este pasaje de la Palabra nos muestra que una vez que hemos disfrutado del camino neotestamentario, habiendo sido hechos partícipes del mismo, tenemos que disfrutarlo al máximo. No debemos retornar al viejo camino, esto es, al viejo pacto. Retornar a ese viejo camino constituye un pecado para el Señor y trae Su juicio sobre nosotros. Retornar a ese viejo camino sería hacer de la sangre del Señor algo común y constituiría una especie de desobediencia al Espíritu que mora dentro de nosotros. EL CAMINO DE LA FE Ahora abordaremos la quinta sección del libro, la cual comienza con el capítulo 11. En esta sección Pablo nos muestra el camino de la fe. A medida que avancemos con el Señor, tenemos que tomar la fe como nuestro camino. En nuestro camino tendremos una gran nube de testigos que nos rodea. El camino de la fe es un camino prevaleciente. Aquí tenemos al Señor Jesús como el Autor y Consumador de nuestra fe. Todos tenemos que fijar nuestra mirada en Él. No debemos estar preocupados por las situaciones que nos rodean. Nosotros simplemente ponemos nuestros ojos en el Señor Jesús 456

como el camino que tenemos para avanzar. Si no miramos al Señor Jesús como nuestro camino, sufriremos cierta pérdida y cierto sufrimiento. Puesto que recibimos un reino inconmovible, tenemos que echar mano de la gracia a fin de avanzar de manera positiva. No debemos turbarnos con situaciones o circunstancias difíciles. Avancemos por fe. El Señor Jesús es tanto el Pionero como el Perfeccionador de nuestra fe. Nosotros simplemente fijamos nuestra mirada en Él. Así somos fortalecidos para seguir hacia delante. CORRER LA CARRERA El capítulo 12 nos muestra que debemos despojarnos de todo peso y correr la carrera. Si uno se cae mientras corre una carrera, sencillamente debe levantarse y continuar corriendo. No necesita retroceder a los comienzos, sino que simplemente deberá comenzar a correr desde donde cayó. Ningún corredor que se cae en el curso de una carrera sería tan tonto como para regresar al inicio para comenzar de nuevo. Más bien, él se levantará de donde cayó y continuará corriendo la carrera. No obstante, son muchos los cristianos que hacen esto. Todos los años, cuando llega el tiempo de algún avivamiento, ellos retornan al inicio y se arrepienten una vez más. No es necesario que ellos hagan eso. Únicamente tienen que levantarse de donde cayeron y correr la carrera para el reino. Si no obedecemos al Señor y avanzamos, tenemos que comprender que nuestro Dios es fuego consumidor (12:29). Si rehusamos a tomar la gracia y a avanzar, ciertamente Dios un día ejecutará cierto juicio sobre nosotros. Esto no quiere decir que sufriremos la perdición eterna, sino que sufriremos algo. Debemos ver que tenemos a este Cristo maravilloso, quien es superior a todo lo demás. Él es superior a los ángeles, a Moisés y Josué, a Aarón y los sacerdotes, y al viejo pacto. Además, tenemos un camino prevaleciente por el que podemos avanzar, el cual es el camino de la fe. Tenemos que avanzar a fin de disfrutar a Cristo y tomar el camino victorioso. Con el tiempo, tendremos el pleno disfrute de Cristo que consumará en el reino. Sin 457

embargo, si no avanzamos para disfrutar a Cristo de una manera tan maravillosa, perderemos algo y sufriremos algo. Todos estos puntos en Hebreos representan el desarrollo de las semillas sembradas en el libro de Mateo con respecto al reino. CAPÍTULO CUARENTA Y SEIS LA COSECHA DEL REINO EN APOCALIPSIS Lectura bíblica: Ap. 1:9a; 2:7, 10, 11, 17, 25-29; 3:4-6, 10-13, 20-22; 12:10-11 La cosecha del reino es presentada en Apocalipsis. En principio, aquello que se revela en las primeras páginas de un libro es el tema principal de ese libro. Por ejemplo, Génesis comienza diciendo: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra”. Ciertamente Génesis es un libro que revela la creación de Dios. ¿Qué se revela en los primeros versículos del libro de Apocalipsis? En Apocalipsis 1:9 Juan nos dice que él es nuestro hermano y copartícipe nuestro en la tribulación, en el reino y en la perseverancia en Jesús. ¡Él es compañero nuestro en el reino! El propósito del Señor con este libro es presentar el reino a todos los santos. Pero lo que se revela en los primeros capítulos de Apocalipsis son los candeleros, las iglesias, y no el reino directamente. En realidad esto quiere decir que, en términos prácticos, las iglesias son el reino. La vida apropiada de iglesia es la realidad del reino. Las iglesias no son un fin en sí mismas, sino que tienen como finalidad el reino. En Apocalipsis Juan no dijo que él era uno de los miembros del Cuerpo de Cristo, sino que él era copartícipe nuestro en la tribulación, en el reino y en la perseverancia en Jesús. La tribulación es necesaria para el reino, y la perseverancia es necesaria para pasar por tribulación. Si hemos de entrar en el reino, será necesario que suframos. Para soportar dicho sufrimiento, necesitamos cierta medida de perseverancia. Ésta no es nuestra propia perseverancia, sino la perseverancia de Jesús. Por tanto, el libro de Apocalipsis comienza hablándonos del reino. En Apocalipsis 12 vemos el nacimiento del hijo varón. El hijo varón representa a los vencedores, quienes tienen la autoridad para reinar sobre 458

las naciones. Este hijo varón será arrebatado al trono de Dios en los cielos. Cuando el hijo varón sea arrebatado al trono, se suscitará una gran guerra en los cielos en contra de Satanás, y éste será arrojado a la tierra. Hoy el enemigo, Satanás, todavía está en los cielos, pero una vez que los vencedores lleguen allí, no habrá lugar para él. Él será echado, y cuando eso suceda, una gran voz proclamará: “Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de Su Cristo; porque ha sido arrojado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusa delante de nuestro Dios día y noche” (Ap. 12:10). Por tanto, Apocalipsis comienza con el reino en el capítulo 1 y también proclama la venida del reino en el capítulo 12. Esto indica que Apocalipsis es un libro que trata acerca del reino. Mateo contiene la semilla del reino, las Epístolas contienen el crecimiento de la semilla, y Apocalipsis contiene la cosecha de la semilla del reino. ¿En qué consiste la cosecha del reino? El primer aspecto de la cosecha del reino son los siete candeleros, y la cosecha máxima y final del reino será la ciudad santa: la Nueva Jerusalén. La Nueva Jerusalén es sencillamente la máxima cosecha del reino. En ella el reino será manifestado en plenitud. Incluso durante el milenio todavía no tendremos la manifestación suprema del reino, sino que la Nueva Jerusalén será la suprema consumación y plena manifestación del reino. Los primeros capítulos de Apocalipsis nos muestran en qué consiste nuestra participación en el reino. El propósito de Dios para la iglesia es obtener el reino, y para esto todos Sus creyentes tienen que madurar al grado de poder vivir en la realidad del reino e introducir la manifestación del reino. Ya vimos que la manifestación del reino simplemente será la madurez y el crecimiento máximo de la vida del reino. Cuando vivamos en la realidad del reino en su forma final, eso será la manifestación del reino. El propósito de Dios es obtener la iglesia a fin de que ésta pueda introducir Su reino. Son muchos los cristianos que jamás han visto cuál es el propósito de Dios y Su meta final. Ellos piensan que el propósito de Dios al efectuar la redención en Cristo es simplemente capacitar a las personas para que vayan al cielo. Todos tenemos que regresar a la palabra pura de la Biblia y ver que la redención efectuada por Cristo tiene como finalidad traer el reino. La iglesia 459

en su condición normal es simplemente la realidad del reino, y esta realidad tendrá su consumación en la manifestación del reino. Lamentablemente muchos verdaderos cristianos no han visto esto y carecen de esta experiencia. La mayoría de ellos se encuentra muy por debajo del estándar que corresponde a una vida normal. Por tanto, en el último libro del Nuevo Testamento, Apocalipsis, el Señor Jesús hace un llamado no a los incrédulos, sino a los creyentes. Todos los creyentes han sido llamados una vez por el Señor, pero en Apocalipsis 2 y 3 el Señor Jesús hace un segundo llamado a los creyentes, un llamado a ser vencedores. Todos hemos sido llamados a creer y todos hemos sido llamados a la vida de iglesia, pero muchos todavía ignoran el propósito del Señor y aún no se hallan en el nivel normal, el nivel adecuado para hacer venir la manifestación del reino. Puesto que muchos están por debajo del nivel normal, no hay posibilidad de que ellos crezcan en la vida divina. Aunque la vida del Señor Jesús está dentro de los creyentes, no hay posibilidad de que esta vida crezca en ellos debido a que se encuentran por debajo del nivel normal. Debido a esto, el Señor Jesús hizo un llamado a los vencedores. ÉFESO Dejar el primer amor En los capítulos 2 y 3 de Apocalipsis, o sea, en las epístolas dirigidas a las siete iglesias, el Señor Jesús hizo un llamado a los vencedores. En Su llamado a los vencedores, el Señor Jesús reveló cuál es la condición apropiada de la iglesia para el reino. En Apocalipsis 2:4 el Señor le dijo a la iglesia en Éfeso: “Pero tengo contra ti que has dejado tu primer amor”. Si hemos de ser la iglesia apropiada que introducirá el reino, es imprescindible que el Señor Jesús sea nuestro primer y mejor amor. Éste es el primer requisito. Tenemos que cuidar de nuestro amor por el Señor. Hoy en día muchos cristianos han perdido su primer amor hacia Él. Ellos todavía siguen laborando para el Señor, son muy buenos para ello y hacen muchas cosas para el Señor, pero no le aman como al principio. Esto quiere decir que ellos perdieron su primer amor, su amor original, su mejor amor, por el Señor. Ellos tienen obras, pero no tienen amor. Por tanto, el primer llamado del 460

Señor a los vencedores es que retornen a Él y le amen al máximo, que le amen con el mejor amor. El Señor prometió: “Al que venza, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en el Paraíso de Dios” (Ap. 2:7). Si retornamos a nuestro primer y mejor amor por el Señor, se nos dará a comer del árbol de la vida. El Paraíso de Dios El árbol de la vida también está en la Nueva Jerusalén, lo cual nos muestra que la Nueva Jerusalén es el verdadero paraíso de Dios. El huerto de Edén, descrito en Génesis 1 y 2, podría ser considerado como el primer paraíso de Dios. En Lucas 23 el Señor Jesús le dijo al ladrón crucificado que él estaría con el Señor en el paraíso. Ese paraíso no es el huerto de Edén ni tampoco la Nueva Jerusalén, sino que se refiere a la parte del Hades donde hay gozo y consuelo, que es donde los espíritus de todos los santos que han muerto son guardados. Éste es el segundo paraíso que nos presenta la Biblia. Al final, el pueblo de Dios estará concentrado en la santa ciudad, Jerusalén, y ése será el paraíso eterno con el árbol de la vida en su centro. La promesa del Señor en Apocalipsis 2 es que si vencemos sobre la situación imperante en la actualidad y recobramos nuestro primer y mejor amor hacia Él, nos será concedido el derecho a entrar en la Nueva Jerusalén como el paraíso de Dios y a comer del árbol de la vida a manera de recompensa. Una recompensa para los vencedores Tenemos que comprender que la Nueva Jerusalén junto con el árbol de la vida será una recompensa durante el milenio. No todas las personas salvas entrarán en el milenio. Únicamente los vencedores podrán disfrutar del árbol de la vida durante el milenio. Durante los mil años del milenio, la Nueva Jerusalén en su condición de paraíso de Dios será una especie de recompensa. Pero después del milenio, en los cielos nuevos y la tierra nueva, la Nueva Jerusalén será una bendición para todos los que fueron salvos. En el milenio será una recompensa para los vencedores, pero a la postre será una bendición de la que todo el pueblo de Dios será partícipe. Durante el milenio, la Nueva Jerusalén será la novia; pero en el cielo nuevo 461

y la tierra nueva, la Nueva Jerusalén será la esposa. La novia es únicamente para un día. El primer día de su matrimonio, la joven contrayente es la novia; pero después de eso, ella es la esposa. Para el segundo día algo de esa novedad y frescura se habrá desvanecido. Aunque todavía hay gozo, ese gozo no será tan fresco. Si no llegamos a ser los vencedores, no disfrutaremos de la frescura y novedad de la Nueva Jerusalén en el milenio. Perderemos la oportunidad de participar de esa porción. Después del milenio, disfrutaremos de la Nueva Jerusalén, pero no como una novia. Disfrutaremos de la Nueva Jerusalén únicamente como la esposa, de una manera común. La promesa del Señor es que si llegamos a ser los vencedores hoy, se nos dará a comer del árbol de la vida en la Nueva Jerusalén. Esto ciertamente ocurrirá durante el milenio. Cada una de las siete epístolas en estos dos capítulos de Apocalipsis nos revela algo de la recompensa que podríamos recibir así como algo de la pérdida o castigo que podríamos sufrir durante el lapso correspondiente al milenio. ESMIRNA Esmirna es la iglesia que padeció persecución. Si todos retornamos a nuestro primer amor por el Señor, ciertamente nos sobrevendrán persecuciones. Durante el primero, segundo y tercer siglos, la iglesia padeció mucha persecución. Satanás usó al Imperio Romano para perseguir a la iglesia y matar a muchos creyentes. El Libro de los mártires escrito por el Sr. Foxe nos relata la manera en que muchos de esos primeros cristianos fueron perseguidos y muertos como mártires por causa del Señor Jesús. El Señor Jesús les prometió a quienes fueron perseguidos que si ellos vencían, recibirían la corona de la vida y no sufrirían la segunda muerte. Ser heridos por la segunda muerte no quiere decir que caeremos en la perdición eterna, sino que padeceremos en cierta medida. Ninguna clase de sufrimiento es placentero. No debemos preocuparnos por los detalles en cuanto a la segunda muerte. Simplemente recibamos esta advertencia hecha por el Señor. El Señor Jesús no nos proporciona detalles a este respecto porque Su expectativa es que no tengamos que estar en tal posición. Él espera que todos nosotros recibamos la corona de la vida. Por supuesto, la corona de la vida no es dada hoy, sino que es dada durante el tiempo del milenio. No 462

importa cuánto sufra usted por el Señor Jesús en la actualidad, no recibirá una corona en la era presente. Incluso el apóstol Pablo todavía no ha recibido su corona. Él todavía está a la espera del milenio para poder recibirla. En aquel tiempo todos los vencedores reinarán como reyes junto a Cristo y recibirán una corona. PÉRGAMO La persecución que Satanás desató contra la iglesia no tuvo éxito. Cuanto más perseguía a la iglesia, más fuertes se hacían los cristianos. Así que él recurrió a un ataque más sutil. Al inicio del cuarto siglo, en tiempos de Constantino, Satanás cambió de táctica. En lugar de perseguir a la iglesia le dio una cálida bienvenida. Esto está representado por la iglesia en Pérgamo. Pérgamo literalmente significa matrimonio y simbólicamente denota una torre elevada. Esto significa que la iglesia había contraído una especie de matrimonio maligno con el mundo y se había vuelto algo muy grande. Constantino introdujo el mundo dentro de la iglesia y llevó a la iglesia de regreso al mundo. Éste fue un matrimonio maligno e ilegítimo. La iglesia se casó con el mundo. Debido a que la iglesia contrajo matrimonio con el mundo, se convirtió en algo grande como una torre alta. Estos fueron los inicios del gran árbol mencionado en Mateo 13. Dentro de Pérgamo estaban las enseñanzas de Balaam y de los nicolaítas (2:14, 15). Estas enseñanzas eran una especie de levadura maligna introducida en la iglesia. El Señor Jesús intervino para llamar a los vencedores a salir y les prometió dos cosas: el maná escondido y una piedrecita blanca. Una piedra es útil para la edificación, y el color blanco denota que esto es algo aprobado por el Señor y que es placentero para Él. En la piedrecita blanca está grabado un nuevo nombre que nadie conoce sino aquel que lo recibe. Muchas veces debemos tener experiencias especiales con el Señor que los demás no pueden entender. A veces incluso nuestra propia familia no puede entender nuestras experiencias con el Señor. En ellas hemos experimentado algo nuevo y fresco que los demás no pueden comprender. El nuevo nombre denota experiencias frescas y nuevas del Señor. 463

Si disfrutamos del Señor de una manera escondida, Él se convertirá en maná escondido para nosotros, y seremos una piedra justificada y aprobada la cual es muy grata al Señor y útil para Su edificación. Disfrutaremos de experiencias que otros no podrán comprender. Ésta es la vida vencedora para el reino. Es posible que muchos queridos santos en las iglesias locales hayan llegado a ser una piedrecita blanca con un nuevo nombre y estén disfrutando de las experiencias ricas y reales del Señor. De ser así, disfrutaremos del derecho y el privilegio de experimentar al Señor Jesús, no como el maná que está a la vista de todos en el desierto, sino como el maná escondido que está en el Lugar Santísimo. Dentro del Lugar Santísimo estaba el Arca, y dentro del Arca estaba la urna de oro con el maná en su interior. El maná aquí es algo escondido y muy cercano a la presencia de Dios. Debido a que los vencedores son uno con el Señor y están tan cerca a Él, le disfrutan como el maná escondido. Este disfrute es para el reino. TIATIRA Después de Pérgamo, que denota el matrimonio ilegítimo de la iglesia con el mundo, viene Tiatira. Tiatira representa a la Iglesia Católica Romana, la cual está llena de toda clase de levadura corruptora. Los ídolos, la fornicación, las enseñanzas malignas y las prácticas de Jezabel son la levadura en el interior de la Iglesia Católica Romana. Ésta es la malvada mujer descrita en Mateo 13 que escondió la levadura en las tres medidas de harina. El Señor también hizo un llamado a los vencedores que hay dentro de Tiatira, pues les llamó a vencer la fornicación, las enseñanzas malignas y toda práctica maligna. Las prácticas en la Iglesia Católica Romana de encender velas, quemar el incienso y adorar a todas sus imágenes de ídolos constituyen una verdadera blasfemia contra el Señor. Algunos podrían argüir que ellos fueron ayudados por la Iglesia Católica Romana y que ha habido muchos queridos creyentes dentro de esa institución. Indudablemente la Iglesia Católica Romana está recubierta con muchas personas y cosas muy preciosas, pero esto es para engañar a la gente; es una fachada falsa. La parte externa de la copa es