Anon - Coleccin de Chistes de Todo Tipo

COLECCIÓN DE CHISTES DE TODO TIPO -- 50, Dated 2005, October 29. http://es.geocities.com/proyecto_tenerife — — — ¡Advert

Views 351 Downloads 6 File size 816KB

Report DMCA / Copyright

DOWNLOAD FILE

Recommend stories

Citation preview

COLECCIÓN DE CHISTES DE TODO TIPO -- 50, Dated 2005, October 29. http://es.geocities.com/proyecto_tenerife — — — ¡Advertencia! ¡Advertencia! — — — Algunos de estos chistes presentan palabras que podrían herir la sensibilidad de algunos lectores — — — FIN DE LA ADVERTENCIA — — — Esta colección de chistes, seguro que será de tu agrado si te gusta el homor. Para desplazarte por las correspondientes secciones, escribe un "*" (aster isco), en el menú "buscar" de tu editor de textos. Para acceder a las subsecciones, escribe "{" (Abrir llave). Si estás editando el documento en wordpad, pulsa f3 para buscar siguiente. NOTA: Este archivo de chistes está diseñado para ser leído, línea por línea, con lectores de pantalla, así que no actives la lectura automática y... calm-down and enjoy. ¡Que te diviertas!

* CHISTES DE PERSONAJES DE RELATOS --¡Abuelita, qué orejas tan grandes tienes! --¡Son para oírte mejor, Caperucita! --¡Abuelita, qué ojos tan grandes tienes! --¡Son para verte mejor, hija! --¡Abuelita, qué manazas tan grandes tienes! --¡Son para abrazarte mejor! --¡Abuelita, y qué bocaza tan grande tienes! --¡Bueno, chiquilla de mierda!: ¿Has venido a visitarme o a criticarme? --Va Caperucita Roja por el bosque, se encuentra con el lobo, y le dice: --Te voy a acusar con mi abuelita de que me has violado 2 veces. --Pero si sólo ha sido una, Caperucita. --¿Es que ya te vas? Un leñador se encuentra con Caperucita y le pregunta: --A dónde vas, Caperucita? --Voy a casa de mi abuelita. --Ten cuidadito con el lobo. Al salir del bosque, el leñador le pregunta de nuevo: --A dónde vas ahora, Caperucita? --¡De Caperucita, nada!, ¡Señora de Feroz! Nueva versión del de Caperucita: Caperucita, se encuentra con el lobo y: Lobo.- ¿A dónde vas, Caperucita? Caperucita.- Al río, a lavarme el coño. Lobo.- Joder, ¡Cómo ha cambiado el cuento! Un día caperucita roja iba caminando por el bosque... Cayó la noche... y la aplastó. Y otro de Caperucita: Caperucita, se encuentra con el lobo y: Lobo.- Caperucita, ¿Te vienes conmigo detrás de esos matorrales? Caperucita.- A mi mamá no le va a gustar. Lobo.- ¡A tu mamá le encantó!

La bella durmiente, pulgarcito y Don Juan. Están la Bella Durmiente, Pulgarcito y Don Juan platicando. Cuando en eso exclama la Bella Durmiente: --Yo soy la mujer más bella del mundo. --No, no lo eres, -Le dicen Don Juan y Pulgarcito-. Luego Pulgarcito dice: --Yo soy el hombre más pequeño del mundo. --No, no lo eres, -Dicen la Bella Durmiente y Don Juan-. Don Juan, muy seguro de sí mismo, dice: --Nadie en el mundo ha tenido más amantes que yo. --No es cierto, -Le responden la Bella Durmiente y Pulgarcito-. Como no se ponían de acuerdo, decidieron visitar a Merlín para que el don de s u sabiduría le diera validez a sus afirmaciones. Entra la Bella Durmiente a hablar con Merlín y al rato sale y Dice: --Merlín dice que sí que soy la más bella del mundo. Le sigue Pulgarcito, habla con Merlín, y al cabo de unos minutos sale saltan do y muy contento. --Merlín está de acuerdo conmigo en que soy el hombre mas pequeño del mundo. Por último entra Don Juan y después de un buen rato sale súper enojado y dice: --¿Quién diablos es ese Bill Clinton? Una noche, están Pinocho y Heidi en su habitación haciendo un 69. Entonces Heidi le dice a Pinocho: --Pinoocho, Pinooochooo... miénteme un poquitooo. Estaba Heidi, en los altos pastos, dándole una churrupaíta al abuelo. De pronto Heidi dice: --¡Abuelito, abuelito, que sube Clara!... Y el abuelo: --¡Siiiigue, siiiiigue, que ya subirá espesaaaaaaa! Cierta noche, drácula despierta y nota que una de las bisagras de su féretro e stá floja, así que le grita al mayordomo: --¡Ígooor!, ¡Pásame un destornillador! Ígor le lleva lo pedido a su amo, pero al verlo, Drácula exclama: --¡Pero el de cruz no, hijo de puta! El trapito de Tarzán. Afrontando toda la ingenuidad de Tarzán, el día que Jane lo conoció le dio una c lase de sexualidad: --Mira, Tarzán, eso que tienes ahí colgando entre las piernas es tu trapito, ¡Y esto que tengo yo aquí, entre las mías, es una lavadora!, ¡Y tú debes lavar ese trapito en esta lavadora! Ese día, y los siguientes cinco días con sus noches, Tarzán estuvo lavando, y cu ando Jane logró respirar, le dijo: --¡Mira, Tarzán, la lavada del trapito no puede ser tanta ni tan seguido, porq ue se te puede gastar! Con aquel comentario, el hombre mono se apartó un poco de Jane, y después de p asar un mes sin usar la lavadora, Jane le preguntó preocupada: --¡Tarzán! ¿Qué te pasa que no has querido usar más mi lavadora? --¡Es que Tarzán aprender a lavar a mano!...

Dante Alighieri (1265-1321), escribió La Divina Comedia, dividida en tres pa rtes correspondientes al infierno, al purgatorio y al paraíso. En dicha obra, Dante representa al infierno dividido en diversas partes a donde van los condenados según el pecado cometido. Cuando Dante Alighieri se muere, va al infierno y en la recepción le dicen: --A usted le corresponde ir al infierno de los homosexuales. --¿Cómo? ¡Eso no puede ser! ¡Yo soy Dante! ¡Dante Alighieri! ¿Yo?, ¿Al infierno de lo

omosexuales? ¡Es imposible! ¡Debe ser una equivocación! --No es ninguna equivocación. A usted le corresponde ir al infierno de los h omosexuales. --Pero yo soy Dante, ¡Dante! --Al infierno de los homosexuales va tanto el dante como el tomante. {Poema de Caperucita y el Lobo} Estando una mañana haciendo el bobo, le entró un hambre espantosa al Señor Lobo, así que, para echarse algo a la muela, se fue corriendo a casa de la Abuela. --¿Puedo pasar, Señora?, -preguntó-. La pobre anciana, al verlo, se asustó pensando: "¡Este me come de un bocado"! Y, claro, no se había equivocado: se convirtió la Abuela en alimento en menos tiempo del que aquí te cuento. Lo malo es que era flaca y tan huesuda que al Lobo no le fue de gran ayuda: --Sigo teniendo un hambre aterradora... ¡Tendré que merendarme otra señora! Y, al no encontrar ninguna en la nevera, gruñó con impaciencia aquella fiera: --¡Esperaré sentado hasta que vuelva Caperucita Roja de la Selva! -que así llamaba al Bosque la alimaña, creyéndose en Brasil y no en España-. Y porque no se viera su fiereza, se disfrazó de abuela con presteza, se dio laca en las uñas y en el pelo, se puso la gran falda gris de vuelo, zapatos, sombrerito, una chaqueta, y se sentó en espera de la nieta. Llegó por fin Caperu a mediodía y dijo: --¿Cómo estás, abuela mía? Por cierto, ¡Me impresionan tus orejas! --Para mejor oírte, que las viejas somos un poco sordas. --¡Abuelita, qué ojos tan grandes tienes! --Claro, hijita, son las lentillas nuevas que me ha puesto para que pueda verte Don Ernesto el oculista, -dijo el animalmirándola con gesto angelical, mientras se le ocurría que la chica iba a saberle mil veces más rica que el rancho precedente. De repente Caperucita dijo: --¡Qué imponente abrigo de piel llevas este invierno! El Lobo, estupefacto, dijo: --¡Un cuerno! O no sabes el cuento o tú me mientes: ¡Ahora te toca hablarme de ! ¿Me estás tomando el pelo...? Oye, mocosa, te comeré ahora mismo y a otra cosa. Pero ella se sentó en un canapé y se sacó un revólver del corsé, con calma apuntó bien a la cabeza y -¡Pam!-, allí cayó la buena pieza. Al poco tiempo vi a Caperucita cruzando por el Bosque..., ¡Pobrecita! ¿Sabéis lo que llevaba la infeliz?

Pues nada menos que un sobrepelliz, que a mí me pareció de piel de un lobo que estuvo una mañana haciendo el bobo. {Poema de la Cenicienta} ¡Si ya nos la sabemos de memoria!, diréis: Y, sin embargo, de esta historia tenéis una versión falsificada, rosada, tonta, cursi, azucarada, que alguien con la mollera un poco rancia consideró mejor para la infancia... El lío se organiza en el momento en que las Hermanastras de este cuento, se marchan a Palacio y la pequeña se queda en la bodega a partir leña. Allí, entre los ratones llora y grita, golpea la pared, se desgañita: "¡Quiero salir de aquí! ¡Malditas brujas! ¡¡Os arrancaré el moño por granujas"! Y así hasta que por fin asoma el Hada por el encierro en el que está su ahijada. --¿Qué puedo hacer por ti, Ceny querida? ¿Por qué gritas así? ¿Tan mala vida te dan esas lechuzas? --¡Frita estoy, porque ellas van al baile y yo no voy! La chica patalea furibunda: --¡Pues yo también iré a esa fiesta inmunda! ¡Quiero un traje de noche, un paje, un coche, zapatos de charol, sortija, broche, pendientes de coral, pantys de seda y aromas de París para que pueda enamorar al Príncipe en seguida con mi belleza fina y distinguida! Y dicho y hecho, al punto Cenicienta, en menos tiempo del que aquí se cuenta, se personó en Palacio, en plena disco, dejando a sus rivales hechas cisco. Con Ceny bailó el Príncipe rocks miles tomándola en sus brazos varoniles, y ella se le abrazó con tal vigor que allí perdió su Alteza su valor, y mientras la miró no fue posible que le dijera cosa inteligible. Al dar las doce Ceny pensó: "Nena, como no corras la hemos hecho buena", y el Príncipe gritó: "¡No me abandones!", mientras se le agarraba a los riñones, y ella tirando y él hecho un pelmazo hasta que el traje se hizo mil pedazos. La pobre se escapó medio en camisa, pero perdió un zapato con la prisa. El Príncipe, embobado, lo tomó y ante la Corte entera declaró: --¡La dueña del pie que entre en el zapato será mi dulce esposa, o yo me mato! Después, como era un poco despistado, dejó en una bandeja el chanclo amado. Una Hermanastra dijo: "¡Ésta es la mía"!, y, en vista de que nadie la veía, pescó el zapato, lo tiró al retrete,

y lo escamoteó en un periquete. En su lugar, disimuladamente, dejó su zapatilla maloliente. En cuanto salió el Sol, salió su Alteza por la ciudad con toda ligereza en busca de la dueña de la prenda. De casa en casa fue, de tienda en tienda, e hicieron cola muchas damiselas sin resultado. Aquella vil chinela, incómoda, pestífera y chotuna, no le sentaba bien a dama alguna. Así hasta que fue el turno de la casa de Cenicienta...: --¡Pasa, Alteza, pasa!, -dijeron las perversas Hermanastrasy, tras guiñar un ojo a la Madrastra, se puso la de máscara de cerdo su propia zapatilla en el pie izquierdo. El Príncipe dio un grito, horrorizado, pero ella gritó más: --¡Ha entrado! ¡Ha entrado! ¡Seré tu dulce esposa! --¡Un cuerno frito! --¡Has dado tu palabra. Principito, precioso mío! --¿Sí? -rugió su Alteza-, ¡Ordeno que le corten la cabeza! Se la cortaron de un único tajo y el Príncipe se dijo: "Buen trabajo. Así no está tan fea". De inmediato gritó la otra Hermanastra: --¡Mi zapato! ¡Dejad que me lo pruebe! --¡Prueba esto!, -bramó su Alteza Real con muy mal gestoy, echando mano de su real espada, la descocorotó de una estocada. Cayó la cabezota en la moqueta, dio un par de botes y se quedó..., quieta... En la cocina Cenicienta estaba quitándoles las vainas a unas habas, cuando escuchó los botes, -pam, pam, pam-, del coco de su hermana en el zaguán, así que se asomó desde la puerta y preguntó: --¿Tan pronto y ya despierta? El Príncipe dio un salto: --¡Otro melón!, y a Ceny le dio un vuelco el corazón. "¡Caray! -pensó-: ¡Qué bárbara es su alteza! con ese yo me juego la cabeza... ¡Pero si está completamente loco"! Y cuando gritó el Príncipe: --¡Ese coco! ¡Cortádselo ahora mismo!, (en la cocina brilló la vara del Hada Madrina. --¡Pídeme lo que quieras, Cenicienta, que tus deseos corren de mi cuenta! --¡Hada Madrina, -suplicó la ahijada-, no quiero ya ni príncipes ni nada que pueda parecérseles! Ya he sido princesa por un día. Ahora te pido quizá algo más difícil e infrecuente: un compañero honrado y buena gente. ¿Podrás encontrar uno para mí, Madrina amada? Yo lo quiero así... Y en menos tiempo del que aquí se cuenta, se descubrió de pronto Cenicienta a salvo de su Príncipe y casada

con un señor que hacía mermelada. Y, como fueron ambos muy felices, nos dieron con el tarro en las narices. {Poema de Juan y la habichuela mágica} La madre de Juan dijo: --Se acabó. No queda un chavo en casa..., y digo yo que en el mercado, echándole tupé, podrás vender la vaca, conque ve y cuenta allí lo sana que es la Juana, aunque tú y yo sepamos que es anciana. Se fue Juan con la vaca y volvió luego diciendo: --¡Madre, cómo les di el pego! Jamás habrá un negocio tan redondo como el que hizo tu Juan. --¡Mira el sabihondo! Seguro que tu trato es un desastre y que te ha dado el timo algún pillastre... Mas cuando Juan, con gesto artero y pillo, extrajo una habichuela del bolsillo su madre saltó un cuádruple mortal, se puso azul y le gritó: --¡Animal! ¿Te has vuelto loco? Dime, tarambana, ¿te han dado una habichuela por la Juana? ¡Te mato!, y tiró al huerto la habichuela, agarró a Juan y le atizó candela con la mangueta de la aspiradora, zurrándole lo menos media hora. A las diez de la noche, sin embargo, la alubia empezó a echar un tallo largo, tan largo que la punta se perdía entre las nubes cuando llegó el día. Juanito gritó: --¡Madre, echa un vistazo y dime si ayer no hice un negociazo! La madre dijo: --¡Calla, pasmarote! ¿Acaso da habichuelas ese brote que pueda yo meter en el puchero? ¡No agotes mi paciencia, majadero! --¡Por Dios, mamá, que no hablo de semillas! ¿No ves que es de oro? ¡Mira cómo brilla! ¡Cuánta razón tenía el rapazuelo! Allá afuera, estirándose hasta el cielo, brillaba una alta torre de hojas de oro más imponente que el mayor tesoro. La madre de Juanito, espeluznada, pegó otro brinco y dijo: --¡Qué burrada! Hoy mismo compro un Rolls, me voy a Ibiza y abro una cuenta en una banca suiza. ¡Vamos, mastuerzo, tráeme las que puedas y las que no sean de oro te las quedas! Y Juan, sin atreverse a vacilar, trepó por la habichuela sin tardar, ganando altura, -no preguntéis cuánta-, hasta alcanzar la punta de la planta. Mas una vez allí ocurrió una cosa de lo más espantable y horrorosa: se levantó un estruendo tremebundo, como si se acercara el fin del mundo y habló una voz terrible, muy cercana, que dijo: "¡"! Juanito se dio un susto de caballo

y sin pensarlo más, bajó del tallo. --¡Ay, madre!, si lo sé yo no te escucho, que arriba hay un señor que grita mucho, que yo lo he visto, y me parece injusto subir y que me peguen otro susto!... Es un gigante. Y anda bien de olfato. --¡Qué tonterías dices, mentecato! --Me olió sin verme, madre, te lo juro. Es un gigante enorme, estoy seguro... --Naturalmente que te olió, marrano, que no te duchas más que en verano y apestas como un chivo y no obedeces por más que te lo mande cien mil veces"... Juan respondió: --Mamá, ¿Por qué no subes, ya que eres tan valiente, hasta las nubes tú misma?, y ella dijo: --¡Desde luego! Yo sin luchar a tope no me entrego. Se arremangó las faldas y de un salto tomó la enorme planta por asalto y se perdió en sus hojas, mientras Juan dudaba del buen éxito del plan, temiendo que el tufillo mareante de su mamá, enfadara a aquel gigante. Mirando arriba estaba..., hasta que un ruido que no esperaba, más bien un chasquido terrible, y una voz desde la altura llegaron a su oído: --¡! --¡Atiza! -exclamó Juan-. ¡Ese chiflado se merendó a mi madre de un bocado! Olfateó, ya lo decía yo, ese tufillo horrible..., y contempló la inmensa planta de oro: --¡Mala suerte! Tendré que enjabonarme y frotar fuerte para poder pasar por inodoro, si quiero reincidir en lo del oro. Conque se dirigió al cuarto de baño por la primera vez en aquel año, gastó siete champús, doce jabones y se llenó los pelos de lociones, se cepilló las muelas y los dientes, y se dejó las uñas relucientes. Volvió luego a la planta nuestro chico y allí arriba seguía, hecho un borrico, sorbiéndose los mocos y escupiendo, nuestro gigante bárbaro y horrendo: --¡!, -gruñía sordamente-. Varias horas esperó Juan. Por fin cayó dormido el monstruo, y el muchacho, sin un ruido, hizo cosecha de oro a troche y moche, y durmió billonario aquella noche. --Bañarse, -dijo-, es algo muy seguro. Me daré un baño al mes en el futuro". * CHISTES DE EQUIVOCACIONES una mujer sale de el corte inglés. encuentra una cabina y llama por teléfono. --Prepárate. me he comprado unas braguitas y un liguero negro, como a ti te

gustan. estoy lanzadísima, así que prepárate, Pepe. --Pero... yo no me llamo Pepe. --¡Ah, perdón! --O sea, ¿Que no va a venir? Suena el teléfono, por la noche, contestan... y del otro lado preguntan: --Aló... ¿La familia SILVA? --¡No!... La familia DUERME. Suena el teléfono: --Hola, ¿Está Agustín? --No, estoy incomodón. ¡Riiing, riiing! --¿Diga? --¡Hola! ¿Está Cholo? Y del otro lado contestan: --No, estoy con mi señora. --Oiga, ¿Es el 2-22-22-22? -Si, es aquí. --Pues dígame cómo demonios se saca el dedo del 2. --¿Diga? --¿Es el 123-123-456? --No, lo siento, este es el 123-123-654... --Coño, pues para haber marcado con la polla no esta nada mal... --Bravo, querida, vas progresando, sólo has estado media hora hablando por t eléfono, ¿quién era? --No sé, se habían equivocado de número. ¡Riing! ¡Riing! --¿Diga? --Hijo mío,, ¿Está mamá? --No, está con un hombre en la cama. --¡Lo sabía!, ¡Ya me ha vuelto a poner los cuernos! Oye niño, coge la pistola que está en el cajón de mi despacho y pégale un tiro a c ada uno. --Muy bien, papá... ¡Ya está! --Bien, ahora coge los cuerpos y tíralos al pozo. --¿Qué? ¡Aquí no hay ningún pozo! ¡Vivimos en el séptimo piso! --Pero..., ¿Éste no es el 9999999? --No, éste es el 6666666. --Ah, coño, perdona, me he equivocado de número . (Click). Habiendo marcado equivocadamente un número telefónico, al hacer una llamada te lefónica de larga distancia, una señora pregunta en tono angustiado: --¿Ya ha llegado Julio ahí? Una voz profunda respondió: --No, señora, no sé de que parte del mundo llama usted, pero aquí todavía estamos en abril. ¡Riiing, riiing, riiing! --Hola, ¿Con quién hablo? --Con la zapatería. --Me he equivocado de número... --No se preocupe, señor, se lo cambiamos.

Un grupo de hombres está en el gimnasio de un club y suena un celular. Uno de los hombres contesta: --¿sí? --¿Querido, eres tú? ¡Se oye horriblemente! --¡Hola..., hola! --¿Estás en el gimnasio? --¡Sí! --Estoy frente a la vidriera de una peletería, mirando un abrigo de visón prec

ioso. ¿Puedo comprármelo? --¿Y cuánto cuesta? --como 5.000 dólares. --¡Venga!, y cómprate también un bolso que haga juego, amor mío. --Bueno... estOOO..., resulta que también he pasado por un concesionario..., y pensaba que ya es hora de cambiar de coche..., así que entré y pregunté. ¿a qué no sabes qué? Resulta que tienen un bmw en oferta y es el último que les queda. --¿Y de cuánto es esa oferta? --Sólo 60.000 dólares... ¡Y es divino! --Bueeeno, cómpralo, pero que te lo den con todos los accesorios, y si sale un poco más, caro, como situación excepcional, no me voy a enojar. La mujer, viendo que hoy todos sus pedidos "colaban", decidió arriesgarse: --Cariño..., ¿Te acuerdas que te conté que mamá quería venirse a vivir con nosotros? ¿te parece bien que la invite por un mes, a prueba, y el mes que viene lo volvemos a hablar? --mmm, bueno, está bien..., pero no me pidas nada más, ¿Eh? --sí, sí, está bien. ¡Ay cuanto te adoro, mi amor! --Yo también te quiero. Un besito y te dejo. chao. Al colgar el teléfono, el hombre se acerca al grupo y pregunta: --¿Alguien sabe de quién es éste celular? Iba un tipo andando por la calle, cuando le llama la atención una nena que v iene, alegremente, con una teta al viento. Como el tipo era (estúpidamente correcto), le dice a la tía: --Señorita, disculpe la indiscreción, pero lleva usted un seno al descubierto. --¡AAAyyy! ¡He dejado al bebé en el autobús! --¡Manolo! Tío, qué causalidad, ¡Después de tanto tiempo! Oye, pero hay que ver lo que has cambiado, ¿Eh?, Debes haber empezado a hacer ejer cicio, porque mira que has adelgazado. Te ves fenomenal, si hasta parece que tienes más pelo, ¿Es postizo? Lo digo porque a ntes lo tenías rizado. Y también has cambiado de sastre, obviamente; ¡Jo, pero si era imposible verte con u n traje, y ahora llevas una de esas corbatas que odiabas tanto! ¿Y las arrugas? Si tienes la piel que parece la de un niño, claro que a lo mejor es porque te has cortado la barba; pero te queda muy bien, igual que las lentes de contacto, me alegro, porque las gafas aquellas no te favorecían, y además, ahora tie nes los ojos de color azul, dime picarón, ¿Se liga más así, eh? --Perdone, pero yo no me llamo Manolo. --¿Que? ¿También te has cambiado de nombre? --Pues el otro día, volví a mi casa y vi que alguien había cambiado todo de siti o, no sólo los muebles, sino que hasta las paredes estaban en sitios diferentes. Entonces se lo dije a mi esposa, y me contestó: --¿Le conozco a usted de algo? Un hombre dejó las nevadas calles de Chicago, para pasar unas felices vacaci ones en la soleada Florida. Su esposa estaba de viaje de negocios, y habían planeado encontrarse en Miam i al día siguiente de su llegada.

Cuando el hombre llegó al hotel, después de haber pasado el día en la playa, baj o los cocoteros y harto de refrescos tropicales, decidió enviar a su mujer un e-ma il, para ponerla al correinte de las maravillas del lugar. Como no encontrase el papelito, donde tenía anotada la dirección de correo ele ctrónico de su esposa, se arriesgó a utilizar la que recordaba de memoria, "agoren#f reenetland.net", esperando que fuera correcta, total, no era un mensaje demasiad o importante. Pero, por desgracia se equivocó en una letra y el mensaje se dirigió hacia el correo electrónico de la esposa de un pastor protestante, que había muerto el día ante rior. Por la noche, esta mujer decidió leer el correo para ver las condolencias qu e había recibido. Cuando miró el monitor dio un respingo, lanzó un grito horrible, y cayó tiesa al suelo, muerta de un paro cardíaco fulminante. Al oír semejante grito, sus familiares corrieron a la estancia donde se enco ntraba y leyeron lo siguiente, en el mensaje que mostraba la pantalla: "Querida esposa: Acabo de llegar. Ha sido un largo viaje hasta aquí, aunque vale la pena. Todo es precioso, con muchos árboles, jardines, fiestas... A pesar de llevar pocas horas aquí, ya me estoy sintiendo como en casa. Ahora me voy a descansar. Sólo quiero decirte que ya he hablado con toda la gente, y tienen preparada tu llegada aquí para mañana. Estoy seguro de que también te va a gustar muchísimo. Besos de tu eterno y amoroso marido. P.D. ¡Prepárate porque aquí hace un calor infernal"! * CHISTES DE POLÍTICA, TRABAJADORES Y EMPLEO {QUÉ ES LA POLÍTICA} Un chico le pregunta a su padre: --¿Qué es la política? --Bueno, hijo mío, para poder explicártelo mejor tomaremos como punto de parti da nuestro hogar: --Yo traigo el dinero a casa, entonces represento el Capitalismo. Tu madre es la que administra, por tanto es el Gobierno. Tú eres el mayor y a quien hay que atender: representas al Pueblo. Tu hermanito, que es el pequeño, representa el Futuro. La criada, que es la que nos hace todo el trabajo, representa a la Clase O brera. El chico que no había entendido muy bien lo que su padre le había explicado, s e retira a su cuarto, que comparte con el hermano menor. Por la noche, el niño pequeño empieza a llorar, despertando con su llanto al m ayor, quien se levanta y trata de calmarlo. Cuál no sería su sorpresa al comprobar que el pequeño a causa de los pañales flojo s tenía caca hasta en la carita. Presuroso va a la habitación de sus padres y trata de despertar a su madre; pero ésta se encontraba profundamente dormida y le fue imposible arrancarla de su sueño. Entonces va a llamar a la criada, pero al estar la puerta cerrada, espía por el ojo de la cerradura viendo a su padre ocupado con la criada en ciertos menes teres que son fáciles de imaginar a tenor de las altas horas de la noche. Resignado, regresa a su habitación y se acuesta. Al día siguiente, cuando ve a su padre, le dice: --Anoche comprendí al fin lo que es la política. El padre muy contento, responde: --¡Qué alegría me das, hijo mío! ¿Puedes darme la definición? Muy orgulloso el niño responde: --MIENTRAS EL CAPITALISMO JODE A LA CLASE OBRERA,

EL GOBIERNO DUERME A PIERNA SUELTA, AL PUEBLO NADIE LE HACE CASO... Y EL FUTURO SIGUE LLENO DE MIERDA. --Papá, papá, ¿Todos los cuentos empiezan con "érase que se era"?... --No hijo, algunos empiezan con "Si mi partido gana las elecciones"... Plebiscito es una palabra en diminutivo, porque lo que menos figura en él es el voto de la plebe. Puede que la anarquía no sea la mejor forma de gobierno, pero, desde luego, es mejor que ningún gobierno. --¿En qué se parecen los políticos a los pañales? --En que hay que cambiarlos a menudo, y por la misma razón. --¿Por qué los políticos son una prueba de la reencarnación? --Porque nadie puede hacerse tan retorcido en una sola vida. --¿Tú sabes cuál es la diferencia entre el capitalismo y el socialismo? --Pues no. --El capitalismo es la explotación del hombre por el hombre; el socialismo e s justo al revés. Un político está de gira electoral en un pueblo. Durante su discurso, nota que en el fondo de la sala hay un paisano que ca da vez que él dice algo, hace movimientos negativos con la cabeza. Preocupado por la presencia de este escéptico, al terminar de hablar le pide a un asistente que lo llamen, pensando que es un opositor. --¿Qué tal, amigo? -dice con la eterna sonrisa de los políticos en campaña-. --Bien, -responde el hombre tímidamente-. --A qué se dedica Usted? --Soy viajante. --Y dígame una cosa, amigazo... -le dijo el político mientras le tomaba el bra zo en gesto de confianza-... Le puedo preguntar... ¿Por qué mientras yo comentaba acerca de mis logros y mi programa Usted hacía señas de dudas con la cabeza? --Es que justamente, como viajante que soy, he pasado por casi todos los lug ares que Usted ha mencionado en su discurso y en ningún lado he visto las obras qu e Usted dijo conocer... --¡Pero Hombre! -exclamó el político con voz de campaña-, lo que pasa es que ¡Hay qu e leer más y viajar un poco menos! En la casa de un político, el matrimonio está nervioso pues al día siguiente son las elecciones. Comenta la esposa: --¿Y si no te eligen esta vez, qué vas a hacer? --Pues la verdad, no lo sé. --¡Cuántas veces te he dicho que te decidieras a aprender un oficio! Llevan a un diputado, acusado de corrupción, por blanquear dinero negro, de trafico de armas e influencias, etcetera, ante el juez. --Verá, Señoría, es que yo soy diputado y... Y le dice el juez: --¡La ignorancia no es una excusa! tuto.

Esto es uno de los leones de las Cortes que se pone malo, y traen un susti Cuando ve llegar a un mogollón de gente pregunta: --¿Y quienes son esos?

El otro león le contesta: ---Esos son los diputados que van al hemiciclo. Al cabo de un rato, se oyen gritos en el interior: --¡Mamarracho!, ¡Vendido!, ¡Corrupto!, ¡Tránsfuga!, ¡Delincuente!... El nuevo león pregunta asustado: --¿Y eso? ¿Qué ocurre? Y el viejo león responde: --¡Bah! ¡No te preocupes, ¡Es que están pasando lista! Mohandas K. Gandhi cambiaba de opinión en publico bastante a menudo. Un día, un ayudante suyo le preguntó por qué contradecía tan descaradamente lo que había dicho la semana anterior, y Gandhi le contestó: "Es que esta semana soy más sabio". Durante la primera guerra mundial, un borracho está en una calle del centro de Berlín gritando a voz en cuello: --¡EL KÁISER ES UN IDIOTA! ¡EL KÁISER ES UN IDIOTA! Rápidamente, aparecen dos agentes de la policía secreta, que le dan de hostias , y lo detienen por traición, y se lo llevan a rastras. El pobre borracho empieza a implorarles: --¡Pero si me refería al káiser austríaco! --No puedes engañarnos, nosotros sabemos cuál es el idiota. Yoshiyama a Fujimori: --Señor Presidente, le tengo una noticia buena y otra mala. --Dime la buena primero. --El Sí encabeza las encuestas. --Bien... ¿Y la mala? --Ya nadie cree en las encuestas. Entre las palomas y los políticos, es imposible mantener el Senado limpio. En la Unión Soviética, un padre pasea con su hijo por la avenida Lenin. Pasan junto a una estatua de Marx y el crío le pregunta: --Papá, ¿Quién es ese señor? --Ese señor es el que sentó las bases para quitarnos las cadenas. Continúan caminando y pasan ante una efigie de Lenin. De nuevo el crío hace la misma pregunta: --Papá, ¿Quién es ese señor? --Ése es quien empezó a quitarnos las cadenas. Reemprenden el camino y finalmente llegan a un parque presidido por una es tatua de Stalin. --Papá, ¿Y ese otro señor? --Es quien nos quitó las cadenas. --¿Y qué eran las cadenas, papi? Contesta el papá: Unas cosas de oro que llevábamos en el cuello. Un tío le pregunta a un amigo suyo, que es comunista: --Oye, ¿Tú me podrías explicar qué es la dialéctica marxista? --Sí, mira, te lo voy a explicar con un ejemplo. Imagínate que hay un hombre sucio al lado de una bañera. ¿Se bañará? --Sí, claro. --Pues no. Un hombre sucio es sucio por naturaleza; no se bañará, porque no conoce las virtudes de la higiene, y esa es la razón por la que está sucio en primer lugar. ¿Lo comprendes? --Hombre, tiene su lógica. --Bueno, ahora vuelve a imaginarte a un hombre sucio al lado de una bañera. ¿Se bañará o no? --No.

--Vuelves a estar equivocado. Vamos a ver..., si está sucio, ¿Por qué no va a bañarse? Lo más probable es que este hombre estuviese al lado de la bañera precisamente porqu e iba a bañarse. ¿Lo comprendes? --Si... --Bueno, pues ahora, imagínate de nuevo a este hombre sucio al lado de la bañe ra. ¿Se bañará o no? --¿Y yo qué sé? --Bueno, pues eso es lo de la tesis, antítesis y síntesis... En plena Revolución iban en un tren, un científico, un poeta, un revolucionari o y un cura. De repente suena: FRRALAATARRAPTT. Un sonoro pedo. Dice entonces el científico: --Es la fermentación que producen los alimentos y sale por el recto. Luego dice el cura: --Tiene razón mi hermano científico, pero es el alma de otro frijolito que se va al Cielo. Luego el poeta: --¡Aaahh, es el suspiro de una nalga enamorada! Y por último el revolucionario: --¡Qué fermentación, ni qué frijolito, ni qué suspiro? ¡ES EL GRITO DE LA CACA QUE EXIGE SU LIBERTAD! Lenin está en su lecho de muerte, y llama con urgencia a Stalin. --Stalin, estoy muy preocupado por el futuro de nuestro pueblo. ¿Crees que t e seguirán y te aclamarán como su líder? --Sí, Lenin, no lo dudes ni por un momento. --Ya, bueno... pero..., ¿Y si no te siguen? --Entonces te seguirán a ti, hombre, ¡No hay problema!... Una delegación extranjera, hacía el recorrido de los comisariados, (ministerio s), en la época de Stalin. En las dependencias del comisario Ivanov no encontraron nada que decir, ex cepto un detalle curioso: Ivanov había puesto una gran escupidera encima de su mes a. --Camarada Ivanov, ¿Cuál es la razón de este arreglo inhabitual? --¡Es mi escupidera, y la pongo donde me da la gana!, -les gritó- éste encoleriz ado-. En los despachos del comisario Stepanov, los delegados ven una silla colga da del techo. De nuevo se inquietan y obtienen la siguiente respuesta exasperada: --¡Es mi silla, y la pongo donde me da la gana!, -aulla Stepanov-. Finalmente, la delegación es recibida por Stalin. Allí, no hace falta decirlo, todo está en orden. Al finalizar la entrevista, el portavoz de la delegación hace alusión a Stalin de las rarezas de sus comisarios. --Oh, no te preocupes, -le dice Stalin sonriendo-. Son unos idiotas. --¿Y cómo es que unos idiotas están al frente de unos comisariados tan important es?, -se sorprende el portavoz-. Esto enfurece a Stalin: --¡Son mis idiotas, -grita Stalin golpeando la mesa con furia-, ¡Y los pongo d onde me sale de los cojones! Gorbachov está de visita en una aldea en Siberia, y ve que no hay nadie en e l pueblo excepto un viejecito, así que le pregunta: --Dígame, buen hombre, ¿Dónde están los demás?

--Están recogiendo remolachas. Yo he sido el único en quedarme porque soy dema siado viejo para eso. --Oiga, ¿Y no sería posible llamarlos? Es que me gustaría hablar con ellos. Entonces el viejo saca una pistola y pega un tiro al aire. Al cabo de un rato, llegan los habitantes de la aldea. --¿Qué pasa, Iván? ¿Ha llegado el vodka? --No, es que ha venido Gorbachov. --Ah, bueno. Y entonces todo el mundo se da la vuelta, como si nada, y vuelven al campo a seguir recogiendo remolachas. Cuando Gorbachov consigue recuperarse de la sorpresa, va y le pregunta al viejecito: --Oiga, ¿Podría volver a llamarlos? Es que con la sorpresa no me ha dado tiemp o a decirles nada... Así que el viejecito vuelve a pegar un tiro al aire con su pistola, y al cab o de unos minutos todo el mundo está de vuelta otra vez. --¿Qué pasa, Iván? ¿Ha llegado ya el vodka? --No, es que ha venido Gorbachov. --¿Y que pasa?, ¿Has fallado el primer disparo? Boris Yeltsin se encuentra con una manifestación de estudiantes que están quem ando libros. --Oye, ¿Qué libros son estos que estáis quemando? --Estos son libros de ideología marxista-leninista. Los quemamos porque ya no nos sirven para nada. --Pero bueno..., ¡Así jamás vamos a mejorar! Venga, dejar de quemar libros, y vamos a organizar una empresa privada vendiéndose los a estudiantes americanos, ¡A ver si aprenéis!... Dos rusos están un día haciendo cola para comprar vodka, cuando uno de ellos s e harta y dice: --Estoy hasta los huevos de que todos los días pase lo mismo, cinco horas de cola, para que luego nos digan que se ha acabado, hay que hacer algo, ahora mis mo voy y mato al Gorbachov. El tío se va, pero vuelve de nuevo al cabo de un rato, y su amigo le pregunt a: --Oye, ¿Y por qué has vuelto a la cola para el vodka? --Es que la cola para matar a Gorbachov era más larga. Hablando con un emigrante soviético: --Oye, ¿Y cómo se vivía en la unión soviética? --Hombre, no me podía quejar... --¿Y la economía? --Pues mira, no nos podíamos quejar... --¿Y se bebe mucho? --Bueno, no te puedes quejar... --Joder, ¿Entonces por qué te fuiste de la unión soviética? --¡Coño!, ¡Pues porque no podía quejarme!... Hablaba el presidente del país a su pueblo: --¡Queridos compatriotas!, Este año podemos decir que con nuestro gobierno hem os entrado en una etapa de fuerte consumismo... El pueblo, indignado, comenzó a gritar: --¡Mentiroso! ¡No hay comida, ni dinero ni nada! ¿De qué consumismo habla? El presidente responde: --Pues se trata de que estarán con-su-mismo guardarropa, con-su-mismo trabaj o, con su-mismo-salario... Está Fidel Castro, dando un discurso a su pueblo, explicando las penalidades

que, aún les quedan por soportar, por culpa del bloqueo, y a su arenga, un grupo de personas le responde gritando de forma exultante. Dice Fidel: --¡Tendremos que suprimir las ayudas a las madres solteras!... --¡TRABAJAREMOS MÁÁÁSSSS! --¡Y tendremos que imponer un racionamiento mas severo!... --¡TRABAJAREMOS MÁÁÁSSSS! --Pero hay más aún: ¡Tendremos que suprimir la asistencia médica gratuita!... --¡TRABAJAREMOS MÁÁÁSSSS! Y así todo el resto del discurso. A la finalización de éste, Fidel, impresionado por el coraje de este grupo de incondicionales seguidores, le pregunta a su segundo: --Decidme, por favor, quiénes eran los del grupo que vitoreaba mis avisos d e penalidades con la consigna "TRABAJAREMOS MÁS": ¡Se merecen mi felicitación y recono cimiento por su apoyo a mi gobierno! --Camarada Fidel, no creo que debas felicitarlos: Era el gremio de sepultu reros. Éste es Fidel Castro y su hermano, que están sobrevolando La Habana en helicópte ro, y entonces va Fidel y dice: --Voy a tirar un billete de veinte pesos al aire, y así haré feliz a un cubano . Entonces, su hermano le contesta: --¿Y por qué no tiras dos billetes de diez pesos, y así haces feliz a dos cubano s? --Pues es una buena idea, pero se me ha ocurrido una todavía mejor; voy a ti rar cuatro billetes de cinco pesos, y así haré feliz a cuatro cubanos. Total, que el piloto del helicóptero se harta, se da la vuelta, y les dice: --Y por qué no hacen felices a varios millones de cubanos y se tiran ustedes ?

o. oo.

Napoleón resucita, y se entrevista con los líderes mundiales. --Bush, si yo hubiese tenido tu poderío militar, jamás habría perdido en Waterlo --Gorbachov, si yo hubiese tenido tu prudencia, jamás habría luchado en Waterl

--Castro, si yo hubiese tenido tu aparato de prensa, jamás nadie se habría ent erado de que fui derrotado en Waterloo. Se muere Marx y se va al infierno. A los tres días sube el demonio a ver a S an Pedro. --¡Coño, Botero, qué mala cara traes! --No me hables, macho, que me han mandao a un tal Marx, y ya no hay quien haga nada en el infierno. El tío ha montao una revolución, con manifestaciones, huel gas... para que te voy a contar... --Oye, pues mándamelo p´acá unas semanas, a ver si se calman las cosas ahí abajo. --Pedro, macho, me has salvao la vida. Esta tarde te lo mando. A las 3 semanas vuelve a subir Lucifer. --¿Qué, cómo os va con el Marx ese que os mandé? --Ah, perfecto, macho, el tío se ha integrado aquí como nadie. Ha hecho amigos con los ángeles, con los santos... El demonio, sorprendido, dice: --Pero..., pero..., ¿Y qué dice Cristo a todo esto? --¡Uy!, Cristo y Marx son íntimos, como uña y carne, siempre juntos discutiendo problemas filosóficos... El demonio no da crédito a lo que oye, y pregunta: --Pero bueno..., ¿Y Dios que dice a todo esto? --¿Dios?... ¿Dios?... ¡Pero si Dios no existe! Bueno, en esto que va pinochet a chile en el avión y deciden parar en franci

a para comer y pide una sopa y dice: --¡Camarero, ahi un pelo en la sopa! Y el camarero se pone a llamar al cocinero: --¡Garsson, garsson! Y dice pinochet: Bueno, bueno, me lo como. En el cementerio, un gusano se sube al panteón más alto y comienza a decir: --Porque debemos unirnos para mejorar las condiciones de vida, y para que nuestros hijos y nuestras familias no pasen hambre, formando un frente común contr a cualquier tipo de intolerancia y de opresión... --¿Y a ese qué le pasa? --Nada, otro que ha comido carne de político. --¿Y tú sabes quien era Mao? --Hombre pues claro. --Pues se ha muerto. --¡La leche que ha mamao!, ¡Qué putada, con la buena cerveza que hacía! --¡Yo no voto personas, yo voto ideas! --¿Y si te doy cien millones de pesetas? --Pues voto a quien sea, porque la idea no es tan mala. El Espermatozoide comunista. Cierto joven, aplicaba como método anticonceptivo el muy común coitus interrup tus, es decir, que cada vez que se encontraba al borde del orgasmo, se retiraba del interior de su compañera y lanzaba su descarga del líquido reproductor sobre lo que hubiese delante, ya fuera la sábana, la pared, e inclusive, en alguna oportuni dad, en el mismísimo techo de la habitación. Este método, aplicado de manera constante, desembocó, en consecuencia, en un n otorio malestar entre los espermatozoides del joven, malestar que fue creciendo hasta que uno de los espermatozoides, comunista él, congregó a todos sus congéneres en el testículo izquierdo del joven a efectos de llevar adelante un acto reivindicat ivo. La oratoria del espermatozoide comunista giró en torno al referido método anti conceptivo en los siguientes términos: --¡Compañeros espermatozoides!- (Lo que generó algunos aplausos entre los presen tes). ¡No podemos permitir que este hombre siga con su costumbre de acabar fuera y negarnos el derecho a procrear! (Provocando con estas palabras aplausos más numerosos). ¡No es ésta una época en que se pueda permitir que se nos niegue el derecho más sa grado en la vida del espermatozoide. El derecho, valga la redundancia, a la vida! (Aplausos cada vez más entusiastas). ¡En una sociedad supertecnificada, en la que se niegan los valores sociales, en donde se ha entrado a tercerizar nuestra tarea, generando bebés de probeta!(A estas alturas, la multitud estaba realmente enfervorizada con las palabras de l espermatozoide comunista, el cuál, prosiguió desde el estrado: ¡Una sociedad que guarda óvulos fecundados congelados, para que en el futuro l as mujeres decidan si quieren o no tener un hijo, prescindiendo de las futuras g eneraciones de espermatozoides, negándonos el derecho de la sana y libre competenc ia, para fecundar un óvulo, seleccionando de manera totalmente arbitraria quiénes pu eden o no fecundar... (La multitud ya rugía de entusiasmo y aplaudía al gran orador) ¡Ya estamos cansados de ésto. Ya no queremos más morir contra las sábanas en un últi mo acto de frustración! (La multitud de espermatozoides comenzó a entonar estrofas alusivas, entre las que fue ganando cuerpo una sola palabra: ¡Hijos... Hijos... Hijos!...

El espermatozoide comunista, contagiado por el público, fue avanzando más en s u énfasis y comenzó a agitar más aún a las masas seminales. --¡Compañeros espermatozoides! No renunciemos a nuestro sagrado deber. No nos dejemos vencer por el imperialismo. ¡Levantémonos y luchemos por nuestros derechos! (El público ya deliraba y el canto crecía y crecía). ¡Hijos... Hijos... Hijos!... ¡Compañeros. la próxima vez que este sujeto tenga relaciones sexuales debemos de mostrarle que no estamos dispuestos a dejarnos morir con los ojos abiertos. La próxima vez que tenga relaciones sexuales, saldremos todos juntos, ¡sin pre vio aviso...!(Gram delirio en la multitud de espermatozoides). ¡... a cumplir con nuestra única misión en la vida y le haremos, no uno, ni dos. .. le haremos todos los hijos que podamos! ¡Iremos hasta donde ningún espermatozoide ha llegado! Fecundaremos tres, cuatro, cinco óvulos, para demostrar que somos un gremio organizado, combativo, solidario... (Las últimas palabras de esta frase se perdieron en el delirio de los espermatozoi des, que seguía creciendo, y no sólo el delirio crecía, porque se apreciaba la excitac ión del joven, que quiso la casualidad que en esos instantes comenzara a franelear a una chica. --¡Ahora es el momento, ahora es la hora de la lucha! --¡Hijos... Hijos... Hijos...! -gritaba la multitud, justo en el instante en que comenzaba el movimiento copulatorio del joven-. --¡Ahora... Vamos todos!... ¡Síganme compañeros, hagamos hijos! Y dando el ejemplo, se dirigió rápidamente hacia el túnel que durante siglos h a marcado el camino de la gloria de los espermatozoides. La multitud lo siguió de inmediato. --¡Hijos... Hijos... Hijos!... Como un torrente de vida, millones y millones de espermatozoides corrieron tras el espermatozoide comunista, gritando su consigna: --¡Hijos... Hijos... Hijos!... Mientras que su líder los azuzaba: --¡Vamos... Síganme compañeros! ¡A hacer hijos! ¡Adentro los que luchan!... Y el torrente entró, al fin, en la recta final Y el espermatozoide comunist a los guiaba: --¡Vamos, síganme compañeros! Y todos lo seguían, rugiendo y cantando, mientras el joven, ajeno a lo que s ucedía en su interior, seguía introduciendo en su pareja su enhiesto falo. --¡Hijos... Hijos... Hijos!... Y cuando ya se columbraba la salida. Cuando ya estaba cerca la meta tan ans iada, el espermatozioide comunista, levanta los brazos y les grita, desesperado: -¡Pareeeeen!... ¡Pareeeeen!... ¡Paren que nos vamos a la mierda!... Hitler muere, y quiere entrar al Cielo. Le recibe Jesús y le dice: --¡Pero bueno, qué descaro! ¡Un genocida como tú intentando entrar aquí! ¡Vete al infierno, mamón! --Ya, pero es que estoy arrepentido, y como vosotros habláis siempre de aque llo de perdonar al prójimo y tal, pues yo pensé... --Pues mira..., Pero es que además es que está el asunto de todas las cosas qu e has robado... --¡Pero puedo devolverlas! --Hombre, no sé... --Mira, además puedo hacer que te den la Cruz de Hierro. --Hostias, la Cruz de Hierro! ¡Mi sueño de toda la eternidad!... Mira, deja que hable con el Jefe. Total, que Jesús va a ver a Dios. --Hombre, hijo, ¿Qué pasa? --Mira, que acaba de llegar Hitler, y dice que se arrepiente de lo de los judíos y que va a devolver las cosas que ha robado, y que si le podemos dejar entr

ar...

--No, no, mándalo al infierno, ¿Qué se ha creído? --Pero es que además dice que me da la Cruz de Hierro. --Pues lo sigues mandando al infierno! Vamos a ver..., ¿Tú para qué cojones quieres una cruz de hierro?, ¿Si ya te tuvieron que ayudar a llevar la de madera? Magistral lesson para la clase de November, de Aznar Georgetown The problem de Spain con the basque terrorism not begining con the gouvern ement of Francisco Franco, por cierto caudillo de España por la gracia de God. Non ononó, my friends, nada más lejos de la reality. In fact, the problem con basque ter rorism begining de begining very antes, cuando in alliance con los rojos separat istas, obligaron a Spain, una grande y libre, a denfending la patria in the glor yus levantamiento del 18 july of 1936. The basque people are very, very, very bad people, amigos, pero very, very , very bad. And, de relation entre basque terrorist y Al Quaida, did not begin w ith the 11-M Crisis, cuando the basques y the moors, osea los moros, destroid Atocha station in Madrid, sino que begining hace un porrón de year s, cuando los moors infieles invaded Spain, to the early 8th century, año arriba o abajo. And, en efecto, when los moors estos invaded Spain, Don Pelayo, begining d e begining the Reconquista, por la gloria de Dios. And in franco-spanish antiter rorist alliance, Charles Magnus, más conocido como, Carlomagno, antecessor of Char les Pasqua, becoming kill the moors. Carlomagno kill a saco de moors, with Roldán, no el sociata ladrón ése que caba de to exit of prison, not confunding please. I speak del Roldán de la espada Durandall. Pues eso, que when Carlomagno and Roldán coming to kill de moors, the basque terrorist hicieron atentading-trampa en Roncesvalles. And no acabó ahí la cosing, s ino que the Banu Qasi family, que eran moors y ciertamente antecessors of Bin La den, to have relations with the premier rey from basques, Iñigo Aritza, antecessor of Juan José Ibarretxe, sin duda. Y desde entonces, basque terrorist and islamic terrorist es todo uno, como queda demostriting en atentading de Madrid, y en missiling que ETA shopping a A l Quaida en Afganistán. It is demostreiting olso, that basque people baja al moro to fumar hashish, y que les interesa to much the conflict in Palestina, in Sahar a, in Kabilia, y olso les gusta to much to go a la Alhambra de Granada, donde th e moor Boabdil lloró like a woman lo que did not defender like a man de pelo en pe cho. Y this is de history, amigos, que not cunfunding you with basque or islami c propaganda, because they are very bad people, amigos, como my friend Del Burgo va a demostraiting in the parlamentary commission in the Congress. ¡Vivaspaña! ¡Toma magistral lesson para la clase de November! Aznar I de ArribaEhpaña. Un autobús lleno de políticos se estrella en un granero. El granjero llega a i nvestigar, y pronto habre una fosa y entierra a los políticos. Unos días después, un detective descubre el autobús destruído, y le pregunta al gr anjero que dónde estaban los políticos. --Pues señor, los he enterrado en aquella fosa. --¿A todos? ¿Todos estaban muertos? El granjero responde: --Bueno, algunos de ellos decían que aún estaban vivos, pero usted sabe que a un político no se le puede creer ni una palabra. Un psicólogo se dedica a hacer tests psicoptécnicos, para estimar el coeficien te intelectual de la gente. Una de las preguntas en el test es contar del uno al diez. Llega el primer entrevistado: --A ver, cuénteme del uno al diez.

--Diez, nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno. --Qué?! --uy, perdón, es que verá, como yo trabajaba en la NASA, me he acostumbrado a contar al revés y... Este tío acaba el test y aparece el segundo: --A ver, preste atención, porque esta pregunta es muy fácil, pero le puede hac er perder puntos. Cuénteme del uno al diez. --Uno, tres, cinco, siete, nueve, dos, cuatro, seis, ocho, diez. --¿QUÉ? --Ay, lo siento, verá, es que yo trabajaba de cartero, y claro, acostumbrado a ver los números pares a un lado de la calle, y los impares al otro..., pues... Y finalmente, entra un tercer individuo: --Bueno, y ahora llegamos a una pregunta un poco delicada..., porque usted sabrá contar, ¿Verdad? --Hombre, por supuesto. Sepa que yo soy funcionario, y que para conseguir mi trabajo tuve que pasar unas oposiciones muy duras, para las que tuve que estu diar mucho. -Ajá, me alegro. Bueno, pues cuénteme del uno al diez. --Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, sota, caballo, rey. Un tipo está con un paquete de documentos frente a la trituradora de papeles

.

Con aspecto desconcertado, mira por un lado, mira por el otro... En eso, pasa un empleado y le ofrece ayuda, le toma el paquete de papeles, los coloca en una ranura y..., ¡FRRRRRRR!, se oye el sonido de los papeles cuando se hacen trizas. El empleado le dice al tipo: --¿Ves qué fácil? El tipo le dice: --¿Y por dónde salen ahora las copias?

AYUNTAMIENTO DE CABEZÓN DE VILLATRANCAS Yo, Leoncio Tristón de la Charca, Alcalde-Presidente del Excelentísimo Ayuntam iento de Cabezón de Villatrancas, ante la alarmante escalada del SIDA, y con ánimo d e fomentar el pudor; por el presente HAGO SABER. Que todas aquellas parejas, que sean sorprendidas en cines, solares, parqu es, callejones y otros lugares similares, serán sancionados de la siguiente forma: Con la mano en el muslo... 1.000 Pts. Con la mano en aquello... 1.500 Pts. Con aquello en la mano... 2.000 Pts. Con la boca en aquello... 2.500 Pts. Con aquello en lo otro... 3.000 Pts. Con aquello, detrás de lo otro... 5.000 Pts. ¿QUÉ ES AQUELLO? No es un murciélago, pero vive colgado. No es un acordeón, pero se estira y se encoge. No piensa, pero tiene cabeza. No pertenece a ningún club, pero le llaman miembro. No produce música, pero le llaman órgano. No es caballero, pero se levanta ante las damas. ¿QUÉ ES LO OTRO? Tiene labios, pero sin dientes. Es un conejo que no corre, pero se corre. No es abanico, pero se abre. No es vegetariano, pero come nabos. No es aspiradora, pero traga polvos. Y recuerden estimados ciudadanos: El pudor ante todo, pues el SIDA está detrás de todo. (Cabezón de Villatranca, 30 de Mayo de 1992).

Leoncio Tristón de la Charca Alcalde de Cabezón de Villatrancas. Cuando Clinton tuvo que prescindir de la Mónica por problemas lingüísticos, tuvo que seleccionar otra becaria. Se presenta la primera y le pregunta: --¿Cómo se llama usted? --Françoise Moreau, (de Francia). --¿Y qué sabe hacer? --El francés. --Muy bien, ya la avisaremos. La segunda: --¿Cómo se llama usted? --Sophie Perreau, (de Suiza). --¿Y qué sabe hacer? --El suizo. --¿Y eso qué es? --Lo mismo que el francés, pero con nata. --Muy bien. La avisaremos. La tercera: --¿Cómo se llama usted? --Macarena, española (de Sevilla), por más señas. --¿Y qué es lo que sabe hacer? --La bisabuela. --¿La bisabuela? ¿Y qué es eso? --La mamááá de la mamááá de la mamááá. Resulta que un día fue Aznar a ponerle flores a Franco en la tumba. Llega al cementerio y entonces escucha: --TRÁEME UN JAMOOOOOOOOOOON --¡Coño! ¿Quién ha hablado? --Soy yo, Franco, ¡Tráeme un jamóóón! Aznar sale corriendo muerto de miedo y va a contárselo a Felipe González, quie n no le cree, y entonces acompaña a Aznar otra vez al cementerio. --¡Franco! ¿Estás ahí? --Sííí... Pero te dije un jamón, ¡No un chorizooo!... Un autobús de excutsionistas de la tercera edad llega a Madrid. El guía les va mostrando los edificios más importantes de la ciudad: el Palaci o de Oriente, el Palacio de Comunicaciones, la iglesia de los Gerónimos... Cuando llegan al edificio del congreso, dice un viejecito: --¡Qué barbaridad! ¿Cuántas personas trabajarán ahí dentro? --Una cuarta parte, aproximadamente -contesta el guía-. El Ex-Presidente de México, Carlos Salinas, y su chófer paseaban por una carre tera cuando súbitamente atropellaron a un cerdo, matándolo instantáneamente. Salinas le dijo a su chófer que fuera a la granja para explicarle al dueño lo sucedido. Una hora mas tarde, ve a su chófer venir tambaleándose, con un cigarro en una m ano y con una botella en la otra, y su ropa desarreglada, Y varios billetes de 1 000 libras esterlinas. --¿Pues qué pasó? -Preguntó el ex-presidente al chófer-. Y éste respondió: --Bueno, el granjero me dio el vino, su mujer el cigarro y su hermosa hija me hizo el amor apasionadamente. --Por Dios, ¿Qué les dijiste? --Les dije: "¡Soy el chófer de Carlos Salinas, y acabo de matar al cerdo"! Un joven encuentra por fin su primer empleo y va a entrevistarse con el je fe de personal de la empresa que pretende contratarle.

--En nuestra empresa, querido joven, se trabaja las ocho horas. --De acuerdo, señor, ¿En cuántos días? --Por fin he encontrado trabajo, -le dice un muchacho a otro-. --Dime dónde, que voy rápidamente. --Estoy en la empresa de mi padre. --¿Y qué es lo que haces? --Formo parte de los gastos generales. Dos amigos conversando: Pues mira, mi hijo, en su nuevo trabajo, se encuentra como pez en el agua. --¿Qué hace? --Nada, nada, nada. El Jefe esta contando chistes y todos los empleados se están riendo. Pero hay uno que no se ríe. Entonces el jefe le pregunta: --¿Qué pasa? ¿Por qué no te ríes? ¿No te hacen gracia los chistes? --Es que yoooo, ya estoy fijo. El gerente de Recursos Humanos está entrevistando a un solicitante para un p uesto de trabajo. Después de pedirle sus datos, el gerente le pregunta: --Do you speak English? --¿Cómo dice usted? --Do you speak English?, -insiste el gerente-. --Disculpe, no le entiendo. --Le he preguntado que si usted habla inglés. --¡Ah, sí, sí!, perfectamente... Va paseando Pepe por la calle y se encuentra con Manolo, su viejo amigo: --¡Hombre, Manolo! ¿Cómo te va? ¿Ya tienes trabajo? --No, llevo 9 años en el paro. --¿Y no te buscas nada? --¡Sí, hombre! ¡Para perder la antigüedad! .

En el barrio se encuentran dos vecinos que hace mucho tiempo que no se ven

Uno de ellos comienza a lamentarse de su actual situación de parado. Después de unas cuantas lágrimas, acaba diciendo: --Y para colmo, ahora estamos obligados a comer a la carta. --¡Oye, pues no sé de qué te quejas! --No, hombre. Es que cada mediodía nos reunimos toda la familia en torno a l a mesa, mi mujer saca la baraja y el que extrae la carta más alta es el que come e se día. En un lujosísimo barrio lleno de mansiones, un hombre de aspecto desaliñado, l lama a una puerta. La dueña de la casa abre, y él le dice: --Yo inmigrante buscando trabajo. Ella se compadece y le dice: --Tengo algo que usted puede hacer. Tome este balde de pintura verde, y dé l a vuelta a la casa. En la parte de atrás encontrará un porche que necesita pintura. Un par de horas más tarde, el hombre regresa muy contento y le dice: --¡Listo, he terminado!, pero yo inmigrante de Europa y conocer bien autos e uropeos, ése no ser un "Porsche", sino un Mercedes. Llega un tipo a una oficina del gobierno pidiendo trabajo. Se entrevista con el Jefe de Recursos Humanos y durante la entrevista se le esca pa que carece de testículos. --No importa -responde el entrevistador-. El tipo piensa que no ha debido decirlo y dice apresuradamente:

--Pero soy una persona muy capaz. El entrevistador responde: --Mire, amigo, el no tener testículos no es ningún impedimento para trabajar; es mas, está usted contratado. --¿Cuál es el horario de trabajo? --El horario es de 8 a 5, pero usted puede llegar a las 9 de la mañana. El tipo piensa que por no tener testículos lo están considerando un minusválido; se molesta un poco y dice: --Yo ya le he dicho que no tengo testículos, ¡Pero capacidad sí la tengo! --Sí, ya sé, amigo, pero como en esta oficina todos se rascan los huevos de 8 a 9, no tiene sentido que llegue tan temprano. En la misma oficina: --¡Señor Pérez! ¿No sabe usted que está prohibido beber durante las horas de trabajo

?

--No se preocupe, jefe, ¡No estoy trabajando!

Un hombre entra en una pajarería y ve tres hermosos loros. --¿Cuánto cuestan? -le pregunta al empleado-. --Este sabe inglés, francés y alemán. Por cinco mil dólares es suyo. --¿Y el de al lado? --Bueno, ése también sabe tres idiomas, pero además es ingeniero y técnico en comp utación. Se lo lleva por diez mil dólares. --¿Y el tercero? --Ese es un loro común, apenas habla un poco de castellano. Se lo dejo en ve inte mil dólares. --¿Cómo veinte mil dólares por un loro vulgar y silvestre? --Lo que pasa es que a éste los otros dos le dicen Jefe. En una oficina conversan dos colegas: --Imagínate que nos toca una quiniela de catorce y tocásemos aunque sólo fuese a veinte millones, ¿Tú qué harías? --No sé, tapar agujeros... pagar las letras del piso, delcoche... --¿Y los demás? --Los demás... que esperen.

a.

Éste es un señor que llega a los juzgados por la tarde y llama al timbre. La mujer de la limpieza abre la puerta, y el hombre le pregunta: --¡Qué!, ¿No trabajan por la tarde? A lo que la mujer de la limpieza responde: --No, cuando no vienen es por la tarde, y cuando no trabajan es por la mañan

Entre dos amigas, la una recién casada y la otra curiosa: --¡Ay, Puri! ¿Qué tal te va de casada? --Chica, igual que en la oficina. todo va bien con tal de estar de acuerdo con el jefe. Un agente del censo se acerca a un pueblo siciliano. Llega al ayuntamiento y le pregunta al secretario: --¿Cuántos habitantes tiene el municipio? --Dos mil setecientos dos. --¡Pero si hace cuatro años había los mismos! ¿Es que en este tiempo no ha nacido

nadie?

--Nacido, sí, pero cada vez que nace un niño desaparece un joven. Una ambiciosa y peripuesta modelo le dice al director: --Quiero convertirme en estrella. --Estoy de acuerdo contigo; espero que lo consigas lo más pronto posible. La modelo, que sabe que no le cae bien:

--¿Por qué lo desea usted también? --Porque así estaría usted a millones de kilómetros de mí. Veinte años llevan ya de novios y por fin deciden casarse. --Lo que siento, cariño, es no ser un hombre atractivo. --¡Es igual, querido! Te vas a pasar catorce horas diarias en la oficina... El director del banco, se levanta alarmado, al ver que la cuenta del señor I saac Zimmerman tiene un descubierto de cinco millones de pesetas. Llama al encargado de cuentas corrientes: --Señor García, llame inmediatamente al señor Isaac Zimmerman y dígale que debe ar reglar cuanto antes el estado de su cuenta. --¿Es el señor Isaac Zimmerman? Soy el encargado de cuentas corrientes de su b anco. Debe usted venir lo antes posible y poner su cuenta en positivo. --¿Cómo? Póngame con su director... --Señor director, ¿Qué día es hoy? --Martes, -contesta el director-. --Bien, ¿Qué saldo tenía yo el jueves pasado? --Pues... veinte millones a su favor. --Y bien... ¿Lo he llamado yo a usted? Un hombre entra en un banco y le dice a la cajera: --¡Quiero abrir una puta cuenta de banco en este banco de mierda! --Por favor, señor, -dice la cajera-, está prohibido hablar de esa manera aquí. --¿Y por qué coño prohiben eso en este asqueroso banco? --Señor, le suplico que deje de decir vulgaridades. --Me importa un carajo lo que piense usted, yo solo quiero abrir una miser able cuenta en este puto banco de mierda. Entonces, la cajera se va y regresa con el presidente del banco. El presidente le pregunta al hombre: --Disculpe, caballero, ¿Le puedo ayudar en algo? ¡Coño! ¡Claro que sí, jilipollas!, Me acabo de ganar 35 millones de dólares en la lo tería y quiero abrir una puta cuenta en este banco de mierda! ¿Me escucha bien, imbéci l? --Ya veo..., -dice el presidente-, y esta estúpida perra, cabrona, mal parid a, hija de puta lo está molestando... Un pasante DE COMERCIO, entra a trabajar en una empresa multinacional de comercio, y el primer día llama al comedor y dice : --Quiero un cortado en vaso sin azúcar y dos medialunas de manteca, ¡Ya! Del otro lado se escucha: --¡Pedazo de boludo, se ha equivocado de extensión!, ¿sabe dónde ha llamado, imbécil ? El pasante, con voz tímida responde: --No... Del otro lado del teléfono se escucha: --Al Presidente de la empresa, ¡idiota! El pasante piensa unos segundos y le responde: --¿Y tú sabes quién carajo te está llamando, sorete reventado, cornudo, pedazo de membrillo, saco de mierda? Y del otro lado se escucha: --¡No! Y el pasante responde: --Menos Mal!... (Y cuelga inmediatamente). La secretaria le dice a su jefe: --Me temo que tengo malas noticias. --¿Por qué siempre tienes malas noticias?

¡Por una vez en tu vida, dime que tienes buenas noticias! --Está bien, te tengo una buena noticia..., no eres estéril. {DIFERENCIA ENTRE TU Y USTED} El director general de un banco se preocupa por un joven director estrella , que después de un período de trabajar a la par de él, sin parar nunca a almorzar se empieza a ausentar al mediodía. Entonces llama al detective privado del banco y le dice: --Siga a López un día entero, no vaya a ser que ande en algo que pueda comprom eternos. El detective cumple con el cometido, vuelve e informa: --López sale normalmente al mediodía, coge su coche, va a su casa a almorzar, luego le hace el amor a su mujer, se fuma uno de sus excelentes cigarros y vuelv e a trabajar. --Ah, bueno, menos mal, no hay nada malo en todo eso; -responde el directo r. --¿Puedo tutearlo, señor? -Pregunta el detective-. --Sí, ¿Cómo no?, -responde sorprendido el director-. A lo que el detective dice: --Repito: López sale normalmente al mediodía, coge tu coche, va a tu casa a al morzar, luego le hace el amor a tu mujer, se fuma uno de tus excelentes cigarros y vuelve a trabajar. ice:

Entra el empleado en la oficina de su jefe, y con un aspecto temeroso le d

--Jefe, necesito hablar con usted. --Pasa, hombre, ¿Qué te ocurre? --Usted sabe que llevo más de 15 años en su empresa y nunca he tenido un aumen to de sueldo; es hora ya de que me aumente los 300 dólares mensuales que gano desd e que me contrató. --Y dime: ¿Cuánto quieres ganar? --Bueno, he hecho algunos cálculos y, considerando el tiempo transcurrido, y el trabajo técnico que desarrollo, creo que me correspondería ganar 1.500 dólares por lo menos. --Mira, te voy a pagar 5.000 dólares mensuales, pondré un vehículo con chófer a tu disposición, vacaciones pagadas al lugar que tú elijas, y te asignaré una secretaria para que te ayude en tus labores diarias..., ¿Qué me dices? --¿Me está bromeando, jefe? --¡Sí, pero tú has empezado! Esta historia os servirá para saber que no es oro todo lo que reluce, y teng ais mucho cuidado al buscar trabajo. Murió la directora de recursos humanos. Un día, mientras andaba por la calle, una mujer muy famosa, directora de R.R .H.H. es trágicamente atropellada por un camión y muere. Su alma llega al paraíso y se encuentra en la entrada a San Pedro en persona. --Bienvenida al paraíso -le dice San Pedro-. "Antes de que te acomodes, pare ce que hay un problema. Verás, muy raramente un directivo ha llegado aquí, y no esta mos seguros de qué hacer contigo. --No hay problema, déjame entrar, -le dice la mujer-. --Bueno, me gustaría, pero tengo órdenes de mis superiores. Lo que haremos será..., hacerte pasar un día en el infierno y otro en el paraíso , y luego podrás elegir dónde pasar la eternidad. --De hecho, ya lo he decidido, prefiero estar en el paraíso, -dice la mujer. --Lo siento, pero tenemos nuestras reglas. Y con esto, San Pedro acompaña a la directora al ascensor y baja, baja, baja , hasta el infierno. Las puertas se abren, y se encuentra justo en medio de un verde campo de g olf. A lo lejos hay un club y de pie, delante de ella, están todos sus amigos, col

egas, directivos, que habían trabajado con ella, todos vestidos con traje de noche y muy contentos. Corren raudos a saludarla, la besan en las dos mejillas y recuerdan los bu enos tiempos. Juegan un agradable partido de golf y luego, por la noche, cenan juntos en el club con langosta y caviar. Se encuentra también al Diablo, que de hecho es un tipo muy simpático y se div ierte mucho contando chistes y bailando. Se está divirtiendo tanto que, antes de que se dé cuenta, es ya hora de irse. Todos le dan un apretón de manos, y la saludan calurosamente mientras sube a l ascensor. El ascensor sube, sube, sube..., y se reabre la puerta del paraíso, donde Sa n Pedro la está esperando. --Ahora es el momento de pasar al paraíso. Así que la mujer pasa las 24 horas sucesivas pasando de nube en nube, tocand o el arpa y cantando. Se divierte mucho y, antes de que se dé cuenta, las 24 horas ya han pasado y San Pedro va a buscarla. --Entonces, has pasado un día en el infierno y otro en el paraíso. Ahora debes elegir tu eternidad. La mujer reflexiona un momento y luego responde: --Bueno, no lo habría dicho nunca, quiero decir, el paraíso ha sido precioso, pero creo que he estado mejor en el infierno. Así que San Pedro la acompaña hasta el ascensor y otra vez baja, baja, baja... , hasta el infierno. Cuando las puertas del ascensor se abren, se encuentra en medio de una tie rra desierta cubierta de basura y desperdicios. Observa a todos sus amigos, vest idos con harapos, que están recogiendo los desperdicios y metiándolos en bolsas negr as. El Diablo la alcanza y le pone un brazo en el cuello. --No entiendo, -balbucea la mujer-, ayer estaba aquí y había un campo de golf y un club y comimos langosta y caviar, y bailamos y nos divertimos mucho. Ahora todo lo que hay es una tierra desierta llena de desperdicios, y todos mis amigos parecen unos miserables. El Diablo la mira y sonríe: --¡Ayer te estábamos contratando. Hoy eres parte del personal! ¡Jaaaa, jaaaa, jaaaa, jaaaa! --¿Y desde cuándo estás trabajando en esta oficina? --Desde que me amenazaron con echarme si seguía haciendo el vago. El señor de la casa llama por teléfono y contesta la empleada: --¿Ha llamado algún imbécil, María? --No, usted es el primero, señor. Están dos macarras buscando trabajo en Casablanca, y lo único que encuentran e s dos puestos de lechero. En su primer día, les dice el jefe, que tienen que llevar dos garrafones de leche a un convento de monjas que está a un día de camino, en medio del desierto. Total, que los tíos salen, y en contra de los avisos del jefe, no llevan nad a para beber. Al cabo de varias horas, con el sol apretando de lo lindo, los tíos ya están m edio derrengados en medio del Sahara. Entonces, uno le dice al otro: --Oye, tronco, ¿Por qué no nos bebemos la leche de las monjas? --¿Pero tú estás loco? ¿No ves que si no hacemos este encargo nos van a echar del curro? ¡Paso, paso!... --Pero tronco, es que yo me muero ya mismito. --Pues habrá que pensar algo..., ¡Ya lo tengo!

¿Y si nos bebemos la leche, y después llenamos los garrafones a base de pajas? Buena idea, ¿Eh? Se mandan la leche, y empiezan a hacerse pajas hasta que los dos están con e l instrumento sangrando. Incapaces de llenar más de uno de los garrafones, a uno se le ocurre llenar el otro haciéndole pajas al camello que cargaba las garrafas. Se ponen manos a la obra y tras un rato, consiguen llenar el segundo garra fón. Al cabo de unas horas, terminan el encargo y vuelven a Casablanca. Pero a los nueve meses: --Madre superiora..., ¡Que la sor Marta ha tenido un niño! --Calla, hija de puta, que yo he tenido un camello. El lunes negro, un hombre llama por teléfono a una oficina en Wall Street y lo coge una secretaria. --¿Puedo hablar con el señor Spencer, mi corredor de bolsa, por favor? --Lo lamento, pero el señor Spencer ha fallecido. ¿Puedo ponerle en contacto c on otra persona para que le ayude? --No, gracias. (Cuelga). Al cabo de diez minutos vuelve a llamar. --¿Puedo hablar con el señor Spencer, mi corredor de bolsa, por favor? --No, ya le he dicho antes que ha muerto. ¿Puedo ayudarle en otra cosa? --No, gracias. (Cuelga). Quince minutos mas tarde: --¿Puedo hablar con el señor Spencer, mi corredor de bolsa, por favor? --Pero bueno..., ¿Es que acaso se cree usted que me lo estoy inventando? ¡El señor Spencer se ha suicidado esta mañana! ¡No está aquí! ¡Usted no puede hablar con él, es imposible! ¿Por qué insiste en hablar con él, si ya le h e dicho que ha muerto? --Es que me encanta oírlo. Un hombre, paseando por la calle es asaltado por una pandilla de macarras, que le roban y le pegan una paliza monstruosa. Al cabo de un rato, dos asistentes sociales pasan por su lado, le ven inco nsciente entre la basura, y uno de ellos le dice al otro, sin detenerse: --Mira, los que han hecho esto necesitan nuestra ayuda. El mayordomo al marqués: --¿De dónde viene el hiiijo-puuuta del señor marquéeeeeeess? --De comprarme un Sonotone. Sebastián ¡estás despedido!

ario.

Entra una mujer en una comisaría, y le dice al policía: --Me han violado, me han violado. --Muy bien señora. Tranquilícese, entre, siéntese y descríbame al violador. --Pues la verdad es que no le vi la cara ni el cuerpo; sólo sé que era funcion --¿Y cómo sabe que era funcionario? --Porque le tuve que explicar cómo se hacía todo. --Oye niño, ¿En qué trabaja tu papá? --Papá es funcionario público. --¿Y tu mamá? --Ella tampoco hace nada...

Cinco hombres están alardeando sobre la inteligencia de sus perros. El primero es ingeniero, el segundo contable, el tercero químico, el cuarto experto en informática y el quinto empleado público.

Para presumir ante todos, el ingeniero llamó a su perro: "Escuadra. ¡Haz tu rutina"! Escuadra trotó hasta un escritorio, agarró un poco de papel y un lapicero, y ráp idamente dibujó un círculo, un cuadrado y un triángulo. Todos admitieron que esto era casi increíble. Pero el contable, dijo que su perro podía hacer algo mejor. Llamó a su perro y le ordenó: "Formulario, ¡Haz tu rutina"! Formulario fue hasta la cocina y volvió con una docena de galletitas. Las dividió en 4 pilas iguales, de 3 galletitas cada una. Todos admitieron que eso era genial. Pero el químico, dijo que su perro podía hacer algo mejor. "Medida, ¡Haz tu rutina"! Medida se levantó, caminó hasta la heladera, tomó un 1/4 litro de leche, agarró un vaso mediano y lo llenó completamente de leche, sin derramar ni una gota. Todos aceptaron que esto era muy impresionante. El experto en informática sabía que podía ganarles a todos. "Disco-Duro, ¡Hazlo"! Disco-Duro atravesó el cuarto y encendió la computadora, controló si tenía virus, mejoró el sistema operativo, envió un e-mail, e instaló un jueguecito excelente y nov edoso. Todos sabían que esto era muy difícil de superar. Entonces, los cuatro hombres miraron al empleado público y le dijeron: --¿Qué puede hacer tu perro? El funcionario llamó a su perro y dijo: "Descanso, ¡Haz tu rutina, chico"! Descanso se levantó de un salto, se comió las galletitas, se tomó la leche, borró todos los archivos del ordenador, acosó sexualmente a los otros cuatro perros, ale gó que al hacer esto se había lastimado la espalda, interpuso una denuncia por condi ciones insalubres de trabajo, reclamó mayores sueldos para los trabajadores y se f ue a su casa con licencia por enfermedad de 6 meses. Tres niños presumiendo de sus padres: --Mi padre es tan rápido que puede disparar una flecha, echar a correr, y co gerla en el aire con la mano. --Eso no es nada; mi padre es tan rápido que puede disparar una bala, echar a correr, y cogerla luego en el aire con los dientes. --Bah, eso no es nada; mi padre es funcionario público; es tan rápido, que sal e de su oficina a las 4:30 y está en casa a las 3:45. Un bebé fue encontrado en la puerta de una Consejería al amanecer, Cuando los primeros funcionarios llegaban. Alimentaron al bebé, y se lo presentaron al Secretario para que decidiese qué harían con el niño. El Secretario emitió la siguiente comunicación interna: De: el Secretario Para: Recursos Humanos. Acusamos recibo de un recién nacido de origen desconocido, encontrado en la puerta de la Consejería. Formen una Comisión para investigar y determinar: 1.- Si el encontrado es producto doméstico de esta Consejería. 2.- Si algún funcionario se encuentra envuelto en el asunto. Después de un mes de investigaciones, la Comisión envió al Secretario la siguien te comunicación interna: De: La Comisión de Investigación Para: El Secretario. Después de cuatro semanas de diligente investigación, concluimos que el bebé NO PUEDE SER PRODUCTO DE ESTA CONSEJERÍA. MOTIVOS: 1.- Aquí nunca fue hecho nada con placer o con amor.

sí.

2.- En nuestra Consejería, jamás dos personas colaboraron tan íntimamente entre

3.- Aquí nunca fue hecho nada que tuviese pies ni cabeza. 4.- En nuestra Consejería jamás sucedió que alguna cosa estuviese lista en tan solo nueve meses. (EL COMITÉ DE INVESTIGACIÓN). En un autobús de gente hasta los topes un tío dice a voz en cuello: --¡Me quedan tres paradas para bajarme! La gente pasa de él y piensa que está un poco "tocao". Al cabo de un rato: --¡Me quedan dos paradas para bajarme! La gente a mosquearse. --¡Señores, que a la próxima me bajo! La gente sigue pasando de él y finalmente dice: --Bueno, que ya me bajo en ésta! --¡Y a nosotros que nos importa! --¡Soy fontanero, y suelten ya la tobería que me la tengo que llevar! Se encontraba de vacaciones un corredor de bolsa, tomando el sol en la pla ya con su mujer. Estaba medio dormido cuando ella comenta: --La marea está subiendo... Sobresaltado, él contesta de inmediato: --¡Compro! Un comerciante entra en un rascacielos para vender una nueva aspiradora. Llega al piso 100 y le dice a una señora: --Aspiradora 2000; le quita el polvo, líquidos, sucio, ¡Todo lo que quiera! La señora responde: --Señor, ¿La aspiradora desatasca cañerías? --Sí, señora, dígame dónde está la cañería que quiere destapar. Entonces la señora lo lleva al inodoro, el señor mete la aspiradora y pone la séptima velocidad: Fuuuuu, fuuuuu, fuuuuu, ¡Pum! La señora, asombrada, le compra la aspiradora al señor y dice: --Voy a ver qué era lo que estaba obstruyendo la cañería. Abren la bolsa y aparece un señor con un periódico en la mano, y la señora pregu nta: --¿Qué estaba haciendo usted ahí? A lo que el señor responde: --¡Y yo qué sé! ¡Estaba sentado tranquilamente en el baño del primer piso! Un muchacho de la ciudad, Kenny, se fue al campo y le compró un burro a un v iejo campesino por 100 dólares. El anciano acordó entregarle el animal al día siguient e. Pero al día siguiente el campesino le dijo: --Lo siento, hijo, pero tengo malas noticias: el burro ha muerto. --Bueno, -dijo Kenny-, entonces devuélvame mi dinero. El vendedor replicó entonces: --No puedo, ya me lo he gastado. Kenny dijo entonces: --Bien, es igual; entrégueme el burro. --¿Y para qué?, -consultó el anciano-. ¿Qué vas a hacer con él? --Lo voy a rifar, -contestó el muchacho-. --¡Estás loco! ¿Cómo vas a rifar un burro muerto? --Es que no le voy a decir a nadie que está muerto, por supuesto. Un mes después de este suceso, el campesino se encontró nuevamente con Kenny, y le preguntó: --¿Qué ha pasado con el burro? Kenny respondió:

--Lo he rifado. He vendido 500 papeletas a dos dólares cada una, y he ganado 998 dólares. --¿Y nadie se ha quejado? --Solamente el ganador, pero a él le devolví sus 2 dólares. Kenny creció, y cuando fue mayor pasó a ocupar la dirección de una compañía llamada Enron.

va.

Va un tío a una peluquería, y pregunta: --¿Hay mucha gente esperando para cortarse el pelo? --Seis. --Muchas gracias. Y se va. Al día siguiente, otra vez: --¿Hay mucha gente esperando? --Tres. --Gracias. Y se va. Al día siguiente: --¿Hay mucha gente esperando? --No, este señor que estoy atendiendo, y después va usted. 5 minutos. --Gracias. Y se va. El peluquero está mosqueadísimo. Al día siguiente, otra vez: --¿Hay mucha gente esperando? --Siete. --Gracias. Y se va. El peluquero, súper mosqueao, le dice al aprendiz que lo siga a ver a donde

Al rato vuelve el aprendiz. --Bueno, ¿Qué hizo? --Pues nada, compró un ramo de flores, y se fue a su casa. --¡Este tío es idiota!. Venir aquí a preguntar, para luego comprarse flores e ir se a su casa. ¡Qué tontería! --No, no, a su casa no, a SU casa, (señalando al peluquero). --Pom, pom. --Quién es? --Soy el del gas, ¿Puedo leer su contador? --Oiga, ¿Y no preferiría una novela? En un pueblo del interior, por ahí perdido, viene un vendedor ambulante de p escado: --¡Sardinas vivas, Sardinitas vivas! Y contestan todos: --¡VIVAAAA! Se está muriendo el padre, y reúne alrededor del lecho a los hijos y amigos pa ra decirles el reparto de bienes: --A ti, Manuel, te dejo los 20 pisos de la Gran Vía. A ti, Felipe,los 10 de la Castellana. Y a ti, Carlos, los 15 pisos de Princesa. En eso, que uno de los amigos le dice a uno de los hijos: --No sabía que tu padre era rico. --¿Rico? -le dice el hijo-, ¡No era rico, era butanero! Un carpintero que hace piruetas Un circo llega a un pueblo y cuando está montando los trapecios, se rompen l os tablones de los trapecistas.

El gerente esta muy preocupado: --¿Y ahora yo qué hago? Si no actúan los trapecistas, el espectáculo pierde mucha calidad... --Pues vamos a ver al carpintero del pueblo a ver que es lo que puede hacer... Contratan al carpintero. Dos horas más tarde, el gerente del circo va a ver qué es lo que hace el carpi ntero, lo encuentra, haciendo piruetas, cabriolas, saltos mortales... Y el geren te se queda maravillado. Así que cuando acaba de trabajar y el carpintero baja de los trapecios... --Mire, es fantástico lo que ha hecho. Le pagaré 1.000.000 por actuación si repi te eso delante del público. --No, no. Que es muy cansador... -Le pagaré 2.000.000 por actuación..., ¡Es que es genial! --No, no, que no me interesa. --¿Pero por qué, si sólo es una actuación al día y le pago 2.000.000? ¿Es que le parece poco? --No, no, es que no creo que haya dinero suficiente que pueda pagar un mar tillazo en los huevos todos los días... Un hombre va a entrevistarse para trabajar en un circo. Habla con el director, y le preguntan: --Bueno, pero usted ¿Qué es lo que hace exactamente? --Pues yo imito a los pájaros. --Mmmm, No, no,..., Esto no me interesa... Y el tío se fue volando. Un hombre va a una barbería, y como es típico en estos chistes, mandan al apre ndiz que le afeite, y le empieza a dar unos kortatus que no te quiero contar. Al cabo de un rato, dice el cliente: --Oiga, por favor, ¿No tendría otra navaja? --¿Es que esta no corta bien? --No, hijo, si es para defenderme. Un tipo desaliñado se dirige a la secretaria del departamento de recursos hu manos de una empresa: --Buenos días, señorita. Vengo por lo del empleo. --Muy bien, -responde amablemente la empleada-, y comienza a hacerle una s erie de preguntas: --¿Trae su solicitud rellenada? --No, no traigo nada. --¿Sabe conducir? --No. --¿Sabe manejar una PC? --Tampoco. --¿Ha trabajado anteriormente en algún sitio?, -le pregunta ya un poco molest a-. --No, no sé hacer nada. --¿Entonces..., a qué ha venido? --Por lo del anuncio. --¿Cuál anuncio?, -grita exasperada la mujer-. --El que han puesto en el periódico: ""Inútil presentarse sin requisitos"". Entra un hombre en una tienda, y le dice al dependiente: --Mi mujer no me entiende, mis hijos no me entienden, mi jefe me desprecia , mis compañeros de trabajo me repudian..., nunca me ha tocado nada a la lotería, ni he tenido suerte en los juegos de azar, tengo un coche vulgar y vivo en un piso antiguo... --Pero, ¿Por qué me cuenta a mí todo eso? -dice el dependiente-. --¡Cómo! -contesta airado el cliente-. ¿En la puerta de entrada no hay un carte

l que dice: "Revele su rollo en una hora"? Entra un anciano en una panadería y le dice al dependiente: --Póngame cuarenta quilos de pan. --Pero, caballero, -contesta el dependiente-, se le va a poner duro. --¡Pues eso quiero, joven! ¡Eso quiero! Entra un tío en una tienda, y le dice al dependiente: --Hola, buenas. Quería comprar una mosca. --Pero bueno..., ¡Si esto es una ferretería! --Ya, pero es que como la he visto en el escaparate... Una chica entra en un supermercado y compra lo siguiente: Una pastilla de jabón. Un cepillo de dientes. Un tubo de pasta de dientes. Una barra de pan. Un litro de leche. Una caja de cereales. Una Cena precocinada, individual. Al llegar a la caja, el dependiente la mira y le dice: --Soltera, ¿Eh? La chica sonríe ingenuamente, y contesta: --¿Cómo lo has sabido? Y él le espeta: --Por lo fea que eres, hijaputa... --¿Me da un litro de leche? --Buenos días, ¿No? --Buenos días, ¿Me da un litro de leche? --Por favor, ¿No? --Buenos días; por favor, ¿Me da un litro de leche? --¿Pascual? --Buenos días, por favor, Pascual, ¿Me das un litro de leche? Entra otro tío en una tienda y dice: --Por favor, ¿Me da un preservativo? --Pero oiga, que esto es una tienda de productos "navales". --¡Coño, pues por eso! Llega un tipo a una tienda de disfraces y pide el mejor disfraz. El dueño de la tienda le ofrece el disfraz de Batman. --¿Cuánto cuesta? --$3,800. Al hombre le resulta caro y pregunta por algo más económico. --Tenemos el de Robin: $3,500, -le ofrece el propietario del negocio-. --¿No tiene algo más económico? --El dueño, algo desesperado, le pregunta: --¿Cuánto dinero trae? --$50. --Cincuenta... Está bien... Veamos, un disfraz de $50. -Y le acerca una mara ca al fulano-. --¡¿Una maraca? -exclama sorprendido el tipo-. ¿De qué me puedo yo vestir con una maraca? --Es muy sencillo, se mete la maraca por el culo y ya está: Es una víbora de cascabel. Un chaval llega a una tienda de material deportivo, y le pide al vendedor que le enseñe la mejor mira telescópica que haya para su rifle. --Esta es la mejor del mercado, tanto que si miras hacia la cima de aquell

a montaña podrás ver en mi casa el nombre del perro en la caseta. El chaval enfoca la mira hacia la cima, y empieza a reírse a carcajadas. --¿De qué te ríes, chaval?, -pregunta el vendedor-. --Es que estoy viendo en el jardín a un tío en pelotas corriendo detrás de una tía también desnuda. El vendedor coge la mira, la enfoca hacia su casa y empieza a enrojecer y echar humo por las orejas. Coge dos balas y se las da al chaval diciéndole: --Vamos a hacer un trato. Te doy estas dos balas y, si aciertas con una en la cabeza de mi mujer y con otra en la polla del tío, te regalo la mira telescópica . El chaval toma el rifle, la mira y las balas, pone el ojo en la mira y apu nta el arma hacia la casa. Después de un momento de indecisión le dice al vendedor: --¿Sabes? Creo que puedo hacerlo de un solo tiro. En un hotel de Benidorm, la lista de precios es: ""Habitación con vistas a la montaña, 3000ptas/día. Con vistas al mar 30000000pt as/día."" Pregunta un cliente el porqué de esos precios tan dispares,y dice el dueño: --Es que tendríamos que dar la vuelta al hotel. Un campesino, se dedicaba a cultivar melones. Le iba bastante bien, pero h abía una pandilla de chicos que se metían en su huerto y le robaban los melones. Al cabo de un tiempo, este hombre decide que tiene que hacer algo para det enerlos, así que pone un cartel en mitad del huerto diciendo: ""Uno de estos melones está envenenado"". Ciertamente, los chicos dejaron de robarle melones, pero unos días mas tarde se encontró con que habían cambiado el cartel, que ahora decía: ""¡DOS DE ESTOS MELONES ESTÁN ENVENENADOS""! Tuvo que tirarlos todos. EL VENDEDOR ESTRELLA Un vendedor en su primer día de trabajo en un comercio de artículos variados: Cuando termina el día, su jefe le pregunta como le ha ido con las ventas, a lo que el empleado le responde: --Muy bien, hice solo una venta. --¿Como? ¿Una sola venta? ¡Pero si el promedio de ventas es de 30 a 40 por día! --Sí, pero la venta fue de 500.000 dólares. --¿500.000 dólares? ¿Y qué ha vendido? --Bueno, mire... Resulta que primero le vendí un anzuelo pequeño, uno más grande y uno de esos de muchos colores... Luego le dije que tan buenos anzuelos merecían una buena caña, así que le vendí dos pequ eñas y una grande. También le vendí los cebos... Y como todo eso no iba a llevarlo en la mano, también le vendí una bolsa grande para los artículos de pesca. Como el día estaba algo nublado le dije que no se descuidara de la lluvia po r lo que el hombre decidió comprar también un par de botas para el mal tiempo, un ch ubasquero y todo un conjunto impermeable. Nos pusimos a hablar y tampoco tenía linterna ni radio por lo que también se l levó eso. Le pregunté dónde solía pescar y me dijo que le gustaba pescar en el mar; entonces le ofrecí un bote con motor fora borda que también compró. Cuando se iba me dijo que el bote le iba a arañar el coche, así que le ofrecí un Land Rover 4x4 que le encantó... Como iba a estar en el bote y el Land Rover lo tendría que dejar en el puert o le instalamos un equipo de seguridad de última generación..., y como la pesca iba a ser en mar adentro también decidió llevarse unas redes. El jefe asombrado le dijo: --¿Y todo eso se lo vendió porque vino a comprar un par de anzuelos? --¿Anzuelos? No, el tipo vino a comprar toallas femeninas "Siempre Libre",

y entonces yo le dije: --Ya que se te arruinó el fin de semana... ¿Por qué no te vas de pesca? El dependiente plasta. --Hola, buenos días; ¿Me da un recambio de folios para la carpeta? --¿Alguna marca en particular? --No, gracias, me da igual. --Sí, bueno, pero..., ¿Cómo lo quiere? ¿Liso, cuadriculado, con líneas?... --Cuadriculado, por favor. --¿De qué tamaño quiere los cuadros? --Esto... --Tengo los normales, (de 4 milímetros), pero también le puedo dar papel centi metrado, o de medio centímetro, o los grandes de pulgada. --Me da igual, con cuatro milímetros... --El papel blanco y las rayas negras, me imagino. --Sí, sí. --¿Con margen o sin margen? --Bueno, con margen. --¿De qué color quiere la raya del margen? --Pues no sé..., ¿qué colores tiene? --Unos cuantos..., rojo, negro, azul... --Rojo mismo, para qué más. --¿Cuántos agujeros tiene su carpeta? --Cuatro. --¿Con las esquinas redondeadas? --No, mire, me da igual. --¿Y qué tamaño? ¿Octavilla, cuartilla, folio, holandesa?... --Vale, mire, lo que podemos hacer es que vuelvo mañana con la carpeta, y us ted me da un recambio igualito que el que tengo ahora, ¿Vale? --Bueno, sí, si usted quiere... Total, que el tío sale mareado de la librería, y en la puerta se encuentra con un amigo suyo con un retrete al hombro, que le dice: --Hombre, Manolo, ¿Qué tal? --Pues mira, no muy bien, porque venía a comprar hojas para la carpeta, pero el tío que me ha atendido es un plasta, y me ha dado un dolor de cabeza que no me aguanto. --¡Qué me vas a decir a mí! Yo vine esta mañana a por un rollo de papel higiénico, y mira, me tengo que traer el retrete para que le tome las medidas. LA MOTO PRODIGIOSA En esto que va un hombre ha comprarse una moto. Llega al concesionario y dice: Hombre.- Buenas. Quiero una pedazo de motarro que no veas. Eso si, no pienso gastarme mas de 1.000 ptas. Vendedor.- Pues eso es difícil. Pero creo que tengo algo que le gustará. Y entonces el vendedor le enseña al hombre una motarro que no veas tú. Con un motor de 2.000cc y unos cromados que te cagas... Y el hombre, todo perplejo dice: Hombre.- Pero esto tiene que salir carísimo. Vendedor.- Qué va. Sólo 875 ptas. Hombre.- Pero, ¿Cómo puede ser? Vendedor.- Mire. Es que esta moto es de importación. Viene del Sahara, y clar o, como allí nunca llueve, pues si le cae una sola gota de agua, pues la moto se c ae a pedazos. Hombre.- Pero entonces no me interesa. Vendedor.- No, hombre, no. Mire, si usted ve que se va a poner a llover, pu es le da una buena capa de vaselina, para aislarla de la humedad, y ya está. Además, le regalo con la moto un frasco de vaselina. Hombre.- Bueno, siendo así... Vale, me la llevo.

Y entonces el tío va to fardon por la carretera con su nueva moto, conducien do a toda hostia, devorando kilómetros. Y claro, con tanto fardar, el tío va y se tr aga un charco de aceite en plena curva y se mete un piñazo que no veas. A todo esto que un lugareño lo ve y se acerca a ayudarle: Lugareño.- Pero hombre, menuda hostia se ha dado. ¿Está usted bien? Hombre.- Sí, no me ha pasado nada, ¿Y la moto?... ¡Joder, que suerte, la moto ta mbién está bien! Lugareño.- Pero, ¿Seguro que usted está bien? ¡Mire que la hostia a sido de campeo nato! Lo mejor que podemos hacer es que se venga conmigo a mi casa. Le invito a comer, y si después de comer usted ve que se encuentra bien, pues nada, se va y todos tr anquilos. Entonces el lugareño y el hombre se van en la moto a casa del buenazo del lu gareño. Lugareño.- Verá, en esta casa tenemos una costumbre: Durante la comida no se h abla, y si alguien dice algo, entonces es él el que lava los platos. El hombre piensa: "Bueno, ya que este lugareño está siendo tan amable conmigo, yo, durante la comida, hago que se me escapa alguna palabra, y le lavo los plat os". Entonces se asoma a la cocina y ve que allí había más platos que en el restaurant e de Argiñano, y piensa: "¡JODER! ¡Yo no digo ni mú"! Comienza la comida, a la mesa estaban el lugareño, su esposa, su hija y el h ombre de la moto. Reinaba un silencio sepulcral, no se oía ni el ruido de una mosca. El motorista, que no tenía ninguna gana de lavar los millones de platos que habría en la cocina, empieza a meter mano a la hija del lugareño, para ver si ésta decía algo, y así asegurarse de que él no lavaría. Pues la chica no decía nada de nada, le miraba, suspiraba, se movía, pero no d ecía nada. Entonces el tío, que de tanto soveteo se había puesto a 100 pues se levanta de la mesa y se tira a la hija, allí, delante de todos. Y la peña que no suelta prenda, nadie dice nada, siguen comiendo tan tranquilos. El Hombre, que ve que se puede poner morado, mira a la mujer del lugareño, q ue era una cuarentona de buen ver, y la ensarta también allí mismo. Y nadie dice nada. Todos callados, comiendo, sin decir ni pío. Mientras todo esto sucedía, el cielo se fue poniendo cada vez mas oscuro. El hombre, después de haberse tirado a la madre y a la hija, ve que va a llover y se levanta de la mesa, con el bote de vaselina en la mano. Entonces, lleno de temor, el lugareño dice: Lugareño.- ¡Vale! Buenooooo, Friego yo. Un sujeto regresa, con una radio de transistores, a la tienda donde la había comprado. Molesto, la tira encima del mostrador de quien se la vendió, diciendo: -"¡Compadre, esta radio es una porquería"! --¿Cómo dice? ¿Que usted no quería una radio en la que se escucharan todas las emi soras? --¡Sí, pero no todas juntas! -contesta indignado-. Un tío entra en una tienda: --¿Me cambia este billete de 1000 ptas por tres monedas de 500,, por favor. --Será por dos. --¿Y entonces dónde está el favor? Un hombre entra en una droguería corriendo: --¿Me puede dar una ratonera? Pero rápido, que tengo que coger el autobús. --Lo siento, pero no tenemos ratoneras de ese tamaño. En una tienda, un tío va a pagar con la tarjeta de crédito.

El dependiente, al mirar la tarjeta, le dice: --¡Anda, qué casualidad! ¡Conozco a alguien con el mismo nombre que usted! --¿Ah, sí? ¿Y cómo se llama? El presidente de la compañía entra en su limousina y ve que han contratado a u n chófer nuevo. --Bienvenido a la compañía, -le dice-. ¿Cómo se llama usted? --Carlos, señor. --Yo no acostumbro a llamar a mis empleados por el nombre de pila, sino po r el apellido. ¿Cuál es su nombre completo? --Me llamo Carlos Cielo Querido. --Bueno, vamos al aeropuerto, Carlos... La mujer del director de la fábrica se enteró de que su marido había contratado a una nueva secretaria. Esa misma noche, en cuanto su esposo regresó a la casa, ella lo interrogó sin perder tiempo: --¿Son bonitas las piernas de tu nueva secretaria? --No me he fijado. --¿Y de qué color son sus ojos? --Ni siquiera he podido verlos. --¿Y su cabello? --Yo no le presto atención a esas cosas. --¿Y cómo se viste? --Muy rápidamente... Un empresario tiene que escribir una carta de recomendación para un empleado , más bien vago. No quiere mentir acerca de su empleado, pero tampoco quiere decir la verda d... Tras cuidadosa reflexión, escribe en la carta de recomendación: "Usted será afortunado si consigue que esta persona trabaje para usted". Un empresario multimillonario tenía entre sus múltiples valores miles de hectáre as de tierras fértiles, cientos de miles de cabezas de ganado fino y una preciosa hija de 18 años heredera de todas sus riquezas. Un buen día, nuestro millonario organizó una reunión en su mansión a la cual invitó a toda la alta sociedad del país. Al llegar la media noche, descubrió a los asistentes, una piscina de 500 met ros, con las paredes extra altas en tres de sus lados. En los primeros 100 metros de la piscina había colocado pirañas sudamericanas, en el segundo tramo cocodrilos del áfrica, luego barracudas del caribe, después ang uilas eléctricas y finalmente tiburones australianos. Nuestro hombre reunió a todos sus invitados en uno de los extremos de la pis cina y les dijo: --Creo que la juventud está perdida, ya no hay hombres en este mundo, por es o si hay algún macho en esta fiesta, lo reto a cruzar esta piscina. ¡Al que lo haga le daré a escoger entre la mitad de mis tierras, el 50% de mi ganado, ¡O la mano de mi única hija y heredera! No había terminado de hablar el empresario cuando un joven se lanza a la pis cina, la cruza y sale por la otra orilla. El viejo, emocionado, le dijo: "Nunca creí ver valor como este antes de morir. Dime muchacho: ¿Quieres la mitad de mis tierras? --No, -contestó rápidamente el joven-. --Entiendo, lo que quieres es el 50% de mi ganado, -razonó el millonario-. --Tampoco, -replicó el joven-. --Ah, lo que quieres es ser mi yerno, y único heredero... --No, no quiero nada de eso, -gritó el muchacho-.

a!

--Y entonces: ¿Qué quieres?, -Preguntó confundido el millonario-. --¡Quiero saber quien ha sido el hijo de puta que me ha empujado a la piscin

Un periodista, realizando una encuesta a hombres longevos, paseaba por la calle y se encuentra a un viejo muy arrugado y algo encorvado y le pregunta: --Señor: ¿Qué edad tiene usted? --Yo tengo 110 años. --¡Qué barbaridad! ¿Cómo ha hecho usted para haber llegado a semejante edad? --Yo como mucho ajo, por eso estoy así. El periodista sigue paseando y se topa con otro hombre encorvado, arrugado como una pasa y un pelín miope. --¿Qué edad tiene usted? --Yo tengo 230 años. --¡Increíble! ¿Cómo lo ha logrado? --Bebiendo mucha leche. Y paseando, paseando, encuentra a otro tipo encorvado, arrugado, que apena s podía dar un paso, asmático, en fin, hecho todo una porquería. --¡Qué barbaridad! ¿Cómo hace para estar así? --Yo tomo mucho alcohol, mucha droga y mucho tabaco. --¡Qué bárbaro! ¿Qué edad tiene usted? --25 años. Encuesta callejera: --Y usted, señora, ¿Qué opina de la soledad? --Pues a mí no me gusta meterme con la gente, pero para mí que es una guarrona

.

en.

Un periodista aborda a un hombre por la calle y le pregunta: --¿A usted qué le parece la postura Servo-Bosnia? Y el otro responde: --Esa postura no la conozco, pero a mí lo que mas me gusta es que me la chup

Un periodista llega a un paraje montañoso para hacer un reportaje sobre la v ida del lugar. Aborda uno de los aldeanos y le dice: --Por favor cuénteme algo anecdótico de esta región. El aldeano comienza: --Una vez se perdió una cabra de nuestro rebaño y, como es la costumbre, nos r eunimos todos los de la aldea; nos bebimos todas las botellas de vino y salimos juntos a buscarla al monte. Cuando la encontramos, como es la costumbre, volvimos a beber y uno por un o, tuvo sexo con la cabra . El periodista interrumpe: --Oiga, este reportaje será público. Mire mejor me cuenta algo alegre de la re gión. --Bien..., una vez se perdió en el monte la mujer de un vecino y, como es la costumbre, todos bebimos y salimos en su búsqueda. Al encontrarla, como es la costumbre, nos bebimos todas las botellas, y ca da uno tuvo sexo con ella. El periodista no soportó más esas confidencias, y con el fin de evadir ese tem a le dijo al aldeano: --Mire, mejor cuénteme algo triste. El campesino, limpiándose una lágrima que comenzaba a salir de sus ojos, conti nuó: --Una vez yo me perdí en el monte... Un hombre que se encuentra en un bingo de Madrid, y después de quedarse sin dinero y a las cuatro de la mañana para un taxi y le dice al taxista: --Buenas noches, señor taxista. Mire, tengo un problema muy gordo:

Necesito que me lleve a Alcorcón, pero es que no tengo dinero aquí para pagarle, po r lo que he pensado que usted me deja en la puerta de mi casa, yo subo, que viv o en un piso primero, y le bajo el dinero. A lo que el taxista le responde: --Ni de coña, tronco, tú me pagas en cuanto lleguemos. --Venga, tío, no me hagas esta putada, que necesito que me lleves, que esto y sin un duro... --Que no, que no te llevo, que te busques la vida, tío. --Vale, tronco, t'has cagao, esta te la guardo. Total, que al final no se como fue a Alcorcón. Al cabo de un mes vuelve a ir al mismo bingo el mismo tío y van y le tocan 400.000 pelas. Sale del bingo otra vez a las cuatro de la mañana para coger un taxi y ve q ue hay una cola de 200 taxis por lo menos, y se da cuenta de que el último de todo s era el de la vez anterior; y se dijo para sí mismo: "Este se va a cagar, hombre". Total, que va a al primer taxi y le dice al taxista: --Hola, buenas noches. Le doy 100.000 pesetas si me lleva a Alcorcón, pero c on una condición: Y le dice el taxista: --Sí, sí, la que sea, la que sea. --Que cuando lleguemos allí me la chupes. --Que va, que va, tío. Búscate a otro. El segundo taxi: --Hola, ¿qué tal? Le doy 100.000 pelas si me lleva a Alcorcón con una condición. --Ostia, tío, lo que sea, ¿qué tengo que hacer? --Que cuando lleguemos allí me la chupes. --Anda, tira, que te suelto una hostia... Así se tiró toda la cola, y cuando llega al penúltimo le dice lo mismo: --Hola, le doy 100.000 pelas si me lleva a Alcorcón con una condición. --Vale, ¿Cual? --Que cuando lleguemos allí me la chupes. --Que va, paso tronco. Llega al último que era el del otro día y le dice: --Mira tío, te doy 100.000 pelas si me llevas a Alcorcón pero con una condición . --Sí, tío, la que sea. --Que cuando pases por delante de todos estos taxis saques la mano y diga s: "¡Me voy a Alcorcón, me voy a Alcorcón..."! Un hombre y una mujer están por la noche a algunos kilómetros de la ciudad, se ntados en el coche y haciendo lo que un hombre y una mujer hacen de noche en un coche a algunos kilómetros de la ciudad. Cuando las cosas empiezan a estar al rojo vivo, la mujer le dice al hombre : --Mira, perdona. Resulta que yo soy una profesional y el polvo te va a cos tar 10.000 pesetillas. El tío, medio mosqueado, la mira y, sin poder aguantar el calentón que tenía enc ima, decide pagarle y terminar lo que tenían entre manos y piernas. Después de fumarse el cigarro, el tío se queda mirando pensativo hacia la ciud ad. --¿Por qué no me llevas a tomar algo? -le dice la mujer-. --Mira, perdona. Resulta que yo soy taxista..., y la carrera hasta la ciud ad te va a costar 20.000 pesetillas. Un tipo estaba de pie,, a la orilla de la carretera haciendo autoestop, en medio de una tremenda tormenta en una oscura y tenebrosa noche. Transcurría el tiempo pero nadie se paraba. La tormenta era tan fuerte que apenas si se alcanzaba a ver a unos 3 metro

s de distancia. De pronto, observó cómo un extraño carro se acercaba lentamente y al final se de tiene. El señor, sin dudarlo, por lo precario de su situación, se sube al auto y cier ra la puerta. Mira a su alrededor y se da cuenta, con asombro, de que nadie va conduciendo el coche. El vehículo arranca suave y pausadamente. El tipo mira hacia la carretera y ve, con horror desmesurado, que ante sí s e presenta una curva. Asustado, comienza a rezar e implorar por su salvación al advertir su trágico destino. El fulano no ha terminado de salir de su espanto, cuando justo antes de ll egar a la curva, se introduce una mano temblorosa por la ventanilla del chófer y mueve el volante, lentamente pero con firmeza. Paralizado de terror y sin aliento, se aferra con toda sus fuerzas al asie nto. Inmóvil e impotente, contemplaba cómo sucedía lo mismo en cada curva del tenebr oso y horrible camino, mientras la borrasca se desataba cada vez con mayor viole ncia... El sujeto, sacando fuerzas de donde ya no le quedaban, se baja del carro y se va corriendo hasta el pueblo más cercano. Callejeando, todo empapado, se dirige a una cantina que divisa a lo lejos, entra y pide dos tequilas. Temblando aún les empieza a contar a todos la pavorosa experiencia que acabab a de sufrir. Se hizo un pesado y profundo silencio, ante el asombro de todos los presen tes. El miedo se podía percibir hasta en el más recóndito rincón del lugar. Como a la media hora, llegan dos hombres todo mojados y le dice uno al otr o, en tono molesto: "¡Mira, Juan, allí está el grandísimo hijo de puta que se subió al carro cuando lo v eníamos empujando"! Un Lunes en la oficina. Éstos son dos amigos, que vuelven al trabajo, un lunes. --¡Hombre! ¿Qué tal el fin de semana? ¿Habías ido a la playa, no? --Pues sí, fui a la playa con mi mujer y los niños. Y no vas a creer lo que me

pasó.

Pues resulta que fui a dar un paseo por la ría, donde se ponen los pescadore s. Iba yo comiéndome un bocadillo de chorizo y observé que los peces se arrojaban voraz mente sobre las migas que caían al agua. Pues nada, que ni corto ni perezoso, metí el chorizo en el agua y viene un b esugo, que no sé qué hacía ahí, le pega un mordisco al chorizo, tiré de él y lo saqué del a ... ¡Macho, no veas qué besugo! ¡20 Kg, oye! --¡Cóno! ¿Vaya pedazo de bicho, no? --Pues como lo oyes. Y tú qué tal, el fin de semana? --¡Calla, no me hables, que estoy metido en un lío tremendo! --¡Coño!, ¿Pues qué pasó? --Pues nada, que me fui a cazar. Estuve todo el día por el monte, y nada. Oye, es que ni una pieza. Total, que cuando estaba de vuelta en el Land-Rover, veo que cerca de la c arretera aparece un ciervo. Casi sin pensarlo, le apunto y lo dejo seco. --¡Anda, la leche, qué suerte! Oye, ¿Pero estamos en veda? --¿Coño?, ¡Claro que estamos en veda! ¡Ahí empezó el lío! Y lo malo es que cuando me acerqué, resulta que era una cierva, y estaba emb

arazada. --¡Coño! ¿Y qué hiciste? --¡Pues qué voy a hacer!... Cogí una pala del coche y me puse a cavar un agujero para enterrar a la cierva. --¡Míralo, qué pillín! --No, calla, calla, que resulta que cuando ya estaba acabando el agujero, ¡cát ate que aparece el guarda! --¡HOSTIA! ¡Qué multa, macho! --¿Qué multa, ni qué carajo? Cabreado como estaba, no se me ocurrió otra cosa que coger la escopeta, y le p egué dos tiros, macho. --¡AAAAAAHHHHH! ¡A LA CÁRCEL, MANOLO! --¡Sssshhhhhhh! ¿Quieres hablar mas bajo, hostia? --A la cárcel, Manolo; a la puta cárcel vas a ir, por burro. --Que no, capullo, ¿No ves que tenía hecho un hoyo? Pues nada, con enterrar al guarda con el ciervo, se acabó el problema. --¡NO ME JODAS, MANOLO! --¡Ssshhhhh! Sí, hombre, lo malo fue que cuando estaba metiendo al guarda en el agujero, aparec ió una pareja de la guardia civil. --¡AAAAAAAHHHHH! ¡HOSTIA, MANOLO! ¡Hostia, Manolo, ¿Y qué hiciste entonces? --¡Coño, qué voy a hacer! ¿Qué quieres, que me metan en la cárcel? ¡Les pegué cuatro tiros a los dos! Total, con hacer mas grande el agujero... --¡AAAAAAAAAAHHHHHHHHHH! A LA CÁRCEL PA TODA LA PUTA VIDA! --¡SHSSSHHHHHHH! ¿Quieres hablar más bajo? Lo peor es que cuando estaba agrandando el agujero, se acercó por la carreter a un autobús, y al ver el coche se paró. ¡Joder, Federico, un autobús lleno de turistas ingleses!, ¿Te lo puedes creer? --¡AAAAAAAAAAAAAAAHHHHHH! ¡NO ME JODAS, MANOLO! ¡HOSTIA NO ME JODAS! ¿QUÉ HICISTE C! ... ¡AY TU PUTA MADRE! ¿QUÉ LES HICISTE A LOS TURISTAS? --¡MIRA JODIDO, YA LE ESTÁS QUITANDO KILOS A TU PUTO BESUGO, ¡O ME CARGO A TODOS LOS INGLESES AHORA MISMO! Tres cazadores están conversando en la oficina de sus batallitas. --El otro día estaba cazando, agité un matorral y me cargué a 30 perdices, -dice uno de ellos-. --¡Bah!, pues a mí, estando de caza en el monte, el perro removió un arbusto y m e salieron 50 conejos. Me los cargué a todos, -dijo el otro-. Y el tercero repuso: --Yo, agoté casi toda la canana y no cacé nada, pero me quedaba un cartucho en la escopeta y, para no desperdiciarlo, tiré al aire. Con tan mala suerte que le d i a un ave. Me la llevé a casa, le curé el ala, le di de comer, y el pájaro, que resul tó ser un pájaro carpintero, me está haciendo ahora un juego de mesas y sillas que es una maravilla. Tres dueños de funerarias se reúnen para tomarse unos tragos. El primero les comenta a los otros dos que el caso más difícil para él fue prepa rar a un hombre al que le habían dado treinta puñaladas. --Eso no es nada, a mí me tocó preparar una persona que tenía el brazo dentro de l oído y le salían los dedos por el cerebro, -afirma el segundo-. --Pues a mí me tocó preparar a una viejecita que la habían violado doce tipos... , -declara el tercero-. --¿Y dónde está la dificultad?, -preguntan intrigados los otros dos-. --¡En que me costó muchísimo quitarle la cara de felicidad! Cuentan las antiguas crónicas que se celebró una competición de remo entre dos e quipos, uno compuesto por el personal de la Administración Española y el otro de la Administración Japonesa.

Se dió la salida y los remeros japoneses se empezaron a destacar desde el pr imer momento. Llegaron a la meta y el equipo español lo hizo con una hora de retraso sobre los nipones. De vuelta a casa, los Diputados Delegados se reunieron en el Ministerio de Remo para analizar las causas de tan bochornosa actuación y llegaron a la siguien te conclusión: "Se ha podido detectar que en el equipo japonés había un jefe y diez remeros , mientras que en el español había diez jefes y un remero, por lo que para el año próximo se tomarán las medidas adecuadas. Al año siguiente, se da de nuevo la salida y nuevamente el equipo japonés se e mpieza a destacar desde la primera remada. El equipo Español llegó esta vez con dos horas y media de retraso sobre el nipón . En el Ministerio, constituyen una Comisión de Investigación para estudiar lo a caecido y observan que este año el equipo japonés se ha compuesto nuevamente de un j efe y diez remeros, mientras que el español, tras las eficaces medidas adoptadas e l año pasado por los responsables, se compuso de un jefe, nueve asesores y un reme ro por lo que tras un minucioso análisis, se llegó a la siguiente conclusión: " El remero es un incompetente". Al otro año, como no podía ser diferente, el equipo japonés se escapó nada más darse l a salida. La trainera, que este año había sido diseñada por el Servicio de Informática del M inisterio, llegó con cuatro horas de retraso. Tras la regata, y a fin de evaluar los resultados, se celebró una asamblea e xtraordinaria, llegándose a la siguiente conclusión: "Este año el equipo nipón optó una vez más por una tripulación tradicional, formada por un jefe y diez remeros. El español, tras una auditoría externa y el asesoramient o del Director de Personal, optó por una formación más vanguardista y se compuso de un jefe , siete asesores con gratificación, otro más con productividad doble, un sindi calista liberado y un remero, al que se le había castigado sin gratificación ni prod uctividad por el fracaso del año anterior. Tras varias horas de reuniones se acordó que a partir del próximo año, el remero sería de los que se encontrasen en comisión de servicio, toda vez que a partir de l a vigésimo quinta milla marina se venía observando cierta dejadez en el remero que t iene la plaza en propiedad, rozando el pasotismo en la línea de meta. Un chino enfermo Kung Chang llamó a su Jefe, y le dijo: --Jefe, hoy yo no tlabajal, yo estal enfelmo. Duele mucho cabeza, duele mu cho panza, duele mucho pielna..., no voy tlabajo. El Jefe le responde: --Kung Chang, realmente hoy te necesito en el trabajo. Yo, cuando me siento así de mal, le pido a mi esposa que tengamos sexo. Eso me hac e sentir mucho mejor y puedo ir a trabajar. Deberías probar, te hará muy bien. Dos horas después, Kung Chang vuelve a llamar a su Jefe y le dice: --¡Jefe, no sabel qué decil! Glacias pol consejo, ya sentilme mucho mejol, ens eguida yo il tlabajo. Felicito mucho, muy linda su casa. Moraleja: "Sea explícito cuando hable con sus subordinados". Está el director de una gran empresa en su despacho, sin un carajo que hacer (por supuesto), y se plantea si el hacer el amor con su mujer es trabajo o pla cer. Llama al subdirector general y se lo plantea: --Hacer el amor con mi mujer..., ¿Es trabajo o placer? El subdirector responde: --Pues no lo sé, tendría que estudiarlo. El director le da una hora para responder.

El subdirector general va a ver al responsable de recursos humanos y le pa sa la pelota: --Que el director haga el amor con su mujer..., ¿Es un acto de trabajo o de placer? El responsable, entretenido en no hacer nada, como de costumbre, le respon de que no lo sabe. El subdirector le dice que tiene 45 minutos para averiguarlo. El responsable de recursos humanos le traslada la pregunta al técnico de for mación, que estaba muy ocupado peleándose con la máquina del café, sin nada que hacer, p or supuesto. Pero él tampoco sabe la respuesta. Al final, le llega la pregunta al EMPLEADO CONTRATADO, que tiene la mesa l lena de expedientes, listas de asistencias que enviar, valoraciones que realizar ..., en fin, cubierto hasta el culo de trabajo para hacer. Su jefe le dice que tiene cinco minutos para decirle si el hecho de que el director general haga el amor con su mujer es trabajo o placer. Sin levantar la cabeza, el becario responde inmediatamente: --Es placer. Su jefe, intrigado por la rápida respuesta, le pregunta que cómo ha llegado t an rápidamente a esa conclusión. --¡PORQUE SI FUERA TRABAJO, ME LA TENDRÍA QUE FOLLAR YO! LOS DÍAS DE TRABAJO DEL AÑO El AÑO tiene 365 días de 24 horas, de las cuales 12 están dedicadas a la noche y hacen un total de 182 días. Por lo tanto, solo quedan 183 días hábiles; menos 52 domingos, quedan 131 días; menos 52 sábados, quedan un total de 79 días de trabajo; pero hay cuatro horas diarias dedicadas a las comidas, sumando a 60 días, lo que q uiere decir que quedan 19 días dedicados al trabajo. Pero como usted goza de 15 días de vacaciones, sólo le quedan cuatro días para trabaja r; menos, aproximadamente, tres días de permiso que usted puede utilizar por estar en fermo o para hacer diligencias, sólo le queda un día para trabajar, pero ese día es, p recisamente, el "Día del Trabajo", (Primero de Mayo), que es festivo y por lo tant o no se trabaja.

LA PLEGARIA DE LA SECRETARIA Ayúdame Señor: Å A contestar amablemente cuatro teléfonos, y atender al mismo tiempo a dos vi sitantes, mientras escribo la carta que debe estar lista esta misma tarde, aunqu e sé muy bien... que la firmarán mañana... Å A cancelar mis compromisos particulares, porque "otra vez", -con carácter ex traordinario-, he de quedarme hasta tarde en la oficina para acabar de transmiti r un asunto "muy urgente". Å A no perder la paciencia, si tengo que pasar horas en el archivo buscando un papel que, como me sospechaba, está en el bolsillo del jefe. Å A tener memoria de ordenador, para recordar hechos que pasaron desapercibi dos a mi jefe hace mucho tiempo atrás, y que, según él, estoy obligada a recordar fácilm ente. Å A tener la sabiduría, y el sentido común de varios profesores universitarios, aunque mis estudios hayan tenido un alcance mucho más limitado. Å A saber dónde está el jefe, qué está haciendo y a qué hora volverá, aunque no lo se nadie, ni siquiera su esposa. Å A que cuando el año termine, tenga la perspicacia necesaria para no obedecer la orden de mi jefe de destruir esos archivos que me pedirá un par de semanas des pués. Å A tener la habilidad de un prestidigitador, para hacer desaparecer a las p ersonas que mi jefe no quiere recibir, especialmente cuando después de haber dicho "no está", él me habla en voz alta desde su despacho. Å Finalmente, Señor, déjame ser atractiva para todos, incluso para los visitante s inoportunos, pero, sobre todo, permite que pase desapercibida a los ojos de la

esposa de mi jefe. ¡Gracias os doy, Señor mío! (Encontrado pegado en una pared de una empresa de La Coruña). {QUIÉN ES EL JEFE EN REALIDAD} Cuando se creó el cuerpo humano, todas sus partes querían ser el jefe. El cerebro dijo: --Ya que yo controlo esto y pienso por todos, yo debería ser el jefe. Los pies dijeron: --Ya que nosotros transportamos el cuerpo a donde desee el cerebro y le pe rmitimos así hacer lo que el cerebro quiere, nosotros deberíamos ser los jefes. Las manos dijeron: --Ya que nosotras hacemos todo el trabajo y ganamos dinero para mantener e l cuerpo, nosotras deberíamos ser los jefes. Y así siguieron el corazón, los ojos, las orejas... Por fin habló el ojo del culo, y pidió también ser él jefe. Las otras partes del cuerpo se echaron a reír ante la idea de que el ojo del culo pudiera ser su jefe. El ojo del culo montó en cólera, se cerró y se negó a funcionar. Rápidamente, el cerebro enfebreció; los ojos se pusieron bizcos y vidriosos; l os pies, demasiado débiles para andar; las manos colgaban sin fuerzas; y el corazón y los pulmones luchaban por sobrevivir. Entonces todos suplicaron al cerebro que transigiera y permitiera al ojo d el culo ser el jefe de todos ellos. ¡Y así se hizo! Todas las demás partes del cuerpo hacían el trabajo, mientras que el ojo del c ulo las dirigía, y se ocupaba principalmente de la mierda, como todo jefe digno de ese título. Moraleja: No hace ninguna falta ser un cerebro para llegar a jefe. Un ojo del culo tiene, claramente, más posibilidades. ¡Mire a su alrededor para convencerse!

vos.

Å Å Å Å Å Å Å Å Å Å Å Å Å Å Å Å

TÉCNICAS PARA COMBATIR EL STRESS Rellene su nariz con malvaviscos pequeños y trate de echarlos afuera. Utilice su Visa para pagar su American Express. Haga palomitas de maíz sin tapar la olla. Cuando alguien le diga "que tenga un buen día", dígale que tiene otros planes. Haga una lista, de cosas por hacer, que ya haya hecho. Olvide la dieta y envíese un pastel a su domicilio. Baile desnudo delante de sus mascotas. Rellene su declaración de impuestos con números romanos. Póngale a sus hijos la ropa al revés y mándelos a la guardería como si nada. Pegue fotos de su jefe en pelotas, y láncelos desde lugares altos. Compre un National Geographic, y dibuje ropa interior de encaje a los nati

Vaya de compras, sude la ropa que ha comprado y devuélvala al día siguiente. Suscríbase a una revista pornográfica, y envíesela a la esposa de su jefe. Pague su recibo de la luz con monedas de cinco céntimos. Conduzca hacia su oficina marcha atrás. Relájese mentalmente, recordando su episodio favorito de Los Picapiedra, Alf o Los Simpson, durante una importante reunión de finanzas. Å Dé lugar a un rumor tenebroso en la oficina, y compruebe si lo reconoce cuan do éste regrese a usted de nuevo. Å Pásele la cuenta a su doctor por el tiempo perdido en la sala de espera. Å Hágase una trenza con los pelitos de la nariz. Å Escriba un cuento con sopa de letras. Å Préstele el coche a su jefe, sin avisarle de que no funciona. Å Acérquese un tenedor a los ojos y mire a la gente imaginando que están en la cár cel.

Å Ponga una lagartija en el cajón del escritorio de su secretaria. Å Vaya a ver, en el cine, una película de misterio y recorra la fila de los qu e esperan, comentando en voz alta quién es el asesino o cuál es el desenlace. Å Aprenda un idioma extranjero y salga a la calle a preguntar direcciones a un policía. Las 10 mejores frases para ser dichas si te sorprenden durmiendo en el trabajo o en una reunión: 1. Me dijeron en el banco de sangre que esto podía suceder. 2. Es sólo una siesta de 15 minutos para recuperar las energías, como me enseñar on en el curso de gerenciamiento de tiempo que ustedes me mandaron hacer. 3. Estaba imaginando cómo es la vida de un ciego. 4. ¡No estaba durmiendo! Estaba meditando sobre la misión de la empresa e inte ntando descubrir un nuevo paradigma. 5. Quería verificar si mi teclado es a prueba de baba. 6. Estaba haciendo un ejercicio altamente específico de yoga para aliviar el estrés del trabajo. ¿Ustedes discriminan a las personas que practican yoga? 7. ¿Por qué me interrumpió? Casi estaba llegando a una solución para nuestro mayor problema. 8. La máquina del café está malograda. 9. Alguien debe haber puesto café descafeinado en el frasco equivocado. Pero de todas estas, la mejor escapatoria es: 10. ... en el nombre del Padre, del Hijo... * CHISTES DE ABOGADOS Un abogado tomaba el sol en un parque, cuando se le acerca una señora y le p regunta: --¿Qué hace? --Aquí robándole unos rayitos al sol. --Usted, abogado, siempre trabajando a todas horas, ¿no? El perro de un abogado se mete en la carnicería de al lado del estudio y se come un bife delante del carnicero... El carnicero, indignado, se presenta en el estudio del abogado y tomándolo p or sorpresa le pregunta: --Dígame, doctor..., Si un perro se mete en mi carnicería y se come un bife an te mis propios ojos, ¿Tengo derecho a demandar para que su dueño pague por el bife? El abogado sin titubear le responde: --Por supuesto, sin ninguna duda, ése es su derecho. Entonces el carnicero le increpa: --¡Entonces págueme el bife que se comió su perro en mi tienda; Son cincuenta pe sos! Anonadado, el tipo ve que el abogado le extiende un cheque por la suma ind icada y se vuelve a su negocio apenado por haberlo tratado con desconfianza. Una semana más tarde, el carnicero abre su buzón y se encuentra con una carta del abogado, cobrándole los doscientos cincuenta dólares correspondientes a la consu lta... Dos abogados se encuentran durante un viaje en el mismo hotel. --Oye, ¿te importa decirme por qué cuando escribes a tu mujer sacas una fotoco pia de la carta; ¿Es que no quieres repetirte? --¡Qué va! Lo que temo es contradecirme. --Oiga, abogado, ¿Cómo puedo hacer mi testamento? --No se preocupe, déjelo todo en mis manos. --Y entonces a mi familia, ¿qué le dejo?... Era una vez, un señor que fue a una tienda en un barrio chino. Entra y ve qu e están vendiendo un ratón de oro. Le pica la curiosidad y le pregunta al dueño:

--¿Y ese ratón de oro..., para qué es? --Pertenece a una leyenda antigua y su historia es muy larga. Si lo compra , hay que comprar también la historia aparte. --Entonces, compro el ratón. --¿No quiere la historia? --No. Y el tipo, se va tan campante con el ratón. Al rato se da cuenta de que lo persiguen muchos ratones. Al llegar a su casa, ésta se llena de ratones. En eso, el tipo se da cuenta de que es el ratón de oro. Sale corriendo desesperadamente, divisa un río, lanza al ratón al agua, y los ratones siguen al ratón de oro, se arrojan todos al agua, y se ahogan. El tipo se dirige otra vez a la tienda y el dueño le dice: --¿Ha venido por la historia? --No, he venido para ver si tiene usted un abogado de oro. El abogado que tramitó mi divorcio, decidió que el que se quedara con más dinero ... se quedaría con los hijos. Días después, vi al abogado paseando por el centro de la ciudad con mis hijos. Se encuentran dos abogados y uno le dice al otro: --¿Vamos a tomar algo? --Bueno..., ¿De quién? Un abogado, se compra un BMW de fábrica, y piensa en ir a mostrárselo a los ot ros abogados en el tribunal. Llega y estaciona en la parte derecha de la calle, abre la puerta para sal ir, y en ese momento pasa un camión, le mete un hostión, y le arranca la puerta de c uajo. El abogado, se baja y empieza a insultar y maldecir como un loco poseído. Saca su teléfono celular y llama a la policía, que llega de inmediato. Comienza otra vez con los insultos: --Mi coche recién sacado del concesionario!, ¡Mi coche recién estrenado! ¡Éste pedaz o de animal !, ¡Hijo de puta!, ¡Me ha arrancado la puerta del conductor! Sigue así, hasta que el policía le dice: --Pero señor, ¿Como puede ser usted tan materialista?, ¿No se ha dado cuenta de que el camión, cuando se llevó la puerta, también le ha arrancado el brazo desde el co do? El abogado se mira el muñón atónito y dice: --¡Maldición! ¿Dónde está mi Rolex? Un grupo guerrillero, toma por asalto, el Palacio de Justicia con 500 abog ados dentro. Exigen 10 millones de dólares a las autoridades, para escaparse a un lugar s eguro. De lo contrario, comenzarán a soltar a los abogados de uno a uno. Se encuentran un topo y una serpiente en lo mas profundo de la tierra. El topo, naturalmente, era ciego, y la serpiente nunca había podido salir a la superficie. Entonces, como ambos no sabían como eran, deciden tantearse el uno al otro, y así descubrirlo. Comienza la serpiente a tocar al topo y le dice: --Tienes pelos, un hocico muy fino, y una nariz pequeña. --El topo la interrumpe, y le dice: --Ya sé, soy un topo! Luego el topo empieza a tantear a la serpiente y le dice: --A ver, eres fría, te arrastras por el suelo, y tienes unos colmillos muy g randes. Entonces la serpiente lo interrumpe, y le dice:

--¡No puede ser..., soy un abogado! Tres cirujanos, discuten en el buffet del hospital sus experiencias sobre las operaciones. El primero dice: --A mí me gusta operar a los contadores: Los abres y tienen todo numerado. A lo que el segundo replica: --No, prefiero a los bibliotecarios: tienen todas sus partes ordenadas alfabéticamente. Y el tercero termina: --Pero los más fáciles de operar son los abogados, porque carecen de corazón y d e riñones, y la cabeza y el culo son intercambiables. Se cae la reja que divide el Cielo del Infierno, y comienzan a discutir el Diablo y San Pedro acerca de quién debe reparar el daño. Al no ponerse de acuerdo, el Diablo le propone a San Pedro que consulten c on sus respectivos abogados, y se vean en un plazo de 2 horas. El Diablo llega muy puntual, pero San Pedro no aparece hasta 8 horas después . El Diablo lo aborda impaciente y le dice: --Oye, Pedro, mis abogados dicen que tú tienes que hacer las reparaciones y pagar. A lo que San Pedro responde: --Pues me has ganado esta vez, porque en el Cielo no he encontrado ni un sól o abogado. Tú los tienes todos. Estaba San Pedro, recibiendo a las almitas que llegaban al cielo, cuando l lega un curita. San Pedro le indica: --Esta casita y este pequeño automóvil serán tuyos, hijo. El sacerdote se retira a hacer fila en la ventanilla de Entrega de Títulos d e Propiedad. En eso, nota que llega un tipo y dialoga con San Pedro. El santo sonríe de oreja a oreja, lo abraza, le da unas indicaciones, y el tipo se dirige muy contento hacia la fila. El curita, extrañado de contemplar tanta felicidad, le pregunta al recién lleg ado: --¿Por qué tanta alegría, amigo? --Es que me han dado una mansión y una limousine. Indignado, el sacerdote se dirige ante San Pedro, y le pregunta: --San Pedro, ¿Por qué le ha dado todo eso a ese tipo? ¡Yo creía que en el Cielo no había favoritismos! ¡Yo he sido sacerdote!, ¿Y él? San Pedro, le contesta apaciblemente: --Verás, hijo, él era abogado. ¿Y cómo no vamos a estar felices, si es la primera vez que llega uno? Estaban un abogado, un arquitecto y un médico, discutiendo sobre cuál fue la p rimera profesión en el mundo. El médico dice: --Dios primero fue médico, ya que al séptimo día separó de Adán una costilla, y creó Eva. ¡Por consiguiente, la profesión más antigua es la medicina! --Para nada, -dice el arquitecto-. Dios creó al mundo de entre las penumbras , ¡Entonces fue primero un gran arquitecto! Y el abogado les interrumpe diciendo: --Perdón..., ¿Quién creéis que ha creado el caos? Una devota pareja de novios se va a casar, pero tienen un accidente de cir

culación y se matan. Al llegar al Cielo, le preguntan a San Pedro si sería posible casarse allí, y San Pedro les dice que si. Al cabo de cien años, se casan en el Cielo, con una simple ceremonia. Pasados veinte años, va este matrimonio y le dice a San Pedro: --Verás, Pedro, es que nosotros nos queríamos casar pensando que íbamos a ser et ernamente felices, pero ahora estamos convencidos de que tenemos incompatibilida des irreconciliables. ¿Sería posible que nos divorciásemos? --¿Pero qué ha pasado? Me ha costado 100 años conseguir un cura para que os casara, ¿Os imagináis lo que cost ará conseguir aquí un abogado? Dos abogados, están ingresando dinero en un banco, cuando en eso, entran uno s hombres enmascarados con pistolas. Rápidamente uno de ellos le da 5000 pesetas al otro. --¿Qué es esto? --Te las debía por la cena del otro día. Un abogado, llega a su trabajo el primer día, una secretaria entra a su desp acho y le dice que tiene una visita. El abogado le dice que la haga pasar, entonces descuelga el teléfono y empie za: --Y dígale al señor Gómez que no estaremos dispuestos a aceptar menos de tres mi llones, y que no se moleste en llamar, a menos que esté de acuerdo en este aspecto . ¿Está claro? (cuelga). Buenos días, ¿En qué puedo ayudarle ? --Buenas, vengo de la telefónica a conectarle el teléfono. El otro día rompí un espejo en mi casa, y ahora se supone que tendré siete años de mala suerte. ¿Crees que podría rebajarlos a cinco si hablase con mi abogado? El juez le pregunta al acusado : --Entonces, ¿Insiste en que no quiere un abogado? --No, pienso decir la verdad. --¡Acusado!, ¿Por qué contradice usted su primera declaración? --Mi abogado me ha convencido de mi inocencia. Dos amigas del instituto, se encuentran al cabo de muchos años: --¡Chica, cuánto tiempo! ¿Es verdad que te has casado? --Si, con un abogado, y un hombre muy honrado. --Oye, ¿Pero eso no es bigamia? Un médico y un abogado, están charlando en una fiesta cuando se les acerca otr o invitado y le dice al médico: --Perdone, doctor, pero es que me encuentro muy cansado, me cuesta respira r, tengo la nariz obstruída y me duele todo. --Probablemente no es más que una alergia. Tómese cualquier antihistamínico y un a aspirina; tenga mi tarjeta, y si no ha mejorado en un par de días, llámeme y lo ex aminaré detenidamente. El hombre se aleja muy contento, y entonces el medico le dice al abogado: --De verdad que me fastidia que la gente me moleste continuamente con tont erías como ésta, ¿Tú crees que debería cobrarles? --Por supuesto,. Al día siguiente, el facultativo llega a su despacho, y se encuentra una fac tura del abogado. Entra un abogado a un cajero automático, de esos que tienen un sofisticado s

istema de alarmas, y de pronto empieza el sistema a sonar y a pitar, con una est ruendosa alarma acompañada de muchas luces y una voz digital que grita a todo pulmón : --¡LADRÓN! ¡LADRÓN! ¡LADRÓN!... El abogado, retira presurosamente la tarjeta de la ranura del cajero, la e xamina y dice: --Mierda, me he equivocado..., ¡He introducido mi tarjeta profesional! Un bandolero mexicano, se había especializado en cruzar el Río Grande de vez e n cuando, y robar bancos en Texas. Finalmente, se ofreció una recompensa por su captura, y un Texas Ranger empr endedor decidió perseguirlo. Después de una búsqueda larga, consiguió dar con las huellas del bandolero, que le condujeron hasta una cantina. Se le acerca, se detiene silenciosamente detrás del bandolero, le apunta a l a cabeza con su revólver y dice: --Usted está bajo arresto. ¡Dígame donde ha escondido el botín o le vuelo la tapa de los sesos! Pero el bandolero no hablaba inglés, y el Texas Ranger no hablaba castellano . Afortunadamente, un abogado bilingüe estaba en la taberna y tradujo el mensa je del Ranger. El aterrado bandolero, le contesta que el botín está enterrado bajo el árbol, qu e está al lado de roble, detrás de la cantina. --¿Qué ha dicho? -le preguntó el Ranger al abogado-. El abogado contestó: --Ha dicho, textualmente: "Vete a cagar, Gringo de mierda. No te atreverías a dispararme".

ado-. ?

Un abogado se muere y se va al Cielo, llega y llama a la puerta. En eso, aparece San Pedro y le dice: --¿Tú quién eres? --Yo soy abogado y, bueno, pues me han mandado al Cielo, -responde el abog

--¡No, no! ¡Tú no puedes entrar aquí! --¿Pero cómo que no puedo entrar? ¿Tú quién eres para decirme a mí que no puedo entra

--¿Cómo?... ¡Yo soy San Pedro, el que decide si entras o no! --A ver, ¿Dónde está el título que acredita que eres San Pedro, y que eres el único que puede dejar o no entrar al Cielo? --Discúlpame un momento, -le dice-, y sale corriendo a buscar a Jesús. Le cuenta al Redentor el caso del abogado, y le pide que por favor salga, para que ponga al necio en su lugar. Entonces sale Jesús: --Bueno, hombre, al parecer tú no puedes entrar al Cielo porque estamos hast a los topes de abogados, y ya... ¡Ya no más! --¿Cómo que no hay sitio? ¿Tú quién eres para no dejarme entrar? --Yo soy Jesús, el Hijo de Dios, y te digo que no puedes entrar al Cielo. --¿Cómo que Hijo de Dios? ¿Cuál Dios? A ver: ¡Enséñame tu partida de nacimiento, donde dice que eres el Hijo de Dios. Entonces, Jesús, desconcertado, decide ir a ver a Dios en busca de una respu esta. --¡Pa! ¡Pa! Ffuera hay un abogado que quiere entrar al cielo: Primero le pidió su título a San Pedro, luego me pidió la partida de nacimiento a mí, pa ra ver si soy Hijo Tuyo... ¿Qué hago? --Ya, ya, ya... Déjalo entrar sin más, no vaya a ser que me pida a mí la partida de matrimonio y la jodamos. Un abogado muy distinguido murió, dejando en su testamento, como última volunta d el ser incinerado. Pero como a sus familiares no les alcanzaba el dinero, deci

dieron hacer una colecta. Cuando se acercan a pedir la colaboración de una persona, ésta deposita en la urna tan sólo una peseta. --¿Sólo una peseta? -pregunta el recolector-. ¿Sólo una peseta para incinerar a un abogado? A lo que el hombre contesta: --¡Ah!..., ¿Es para incinerar a un abogado? Tenga 500 pesetas para que incinere a veinte más. Un hombre quejándose en un bar: --Todos los abogados son idiotas. Otro, que está sentado cerca de él, le dice: --Eso me ofende. --¿Por qué? ¿Es usted abogado? --No, soy un idiota... ¿Qué diferencia hay entre un abogado y un cuervo? Que uno es un animal de rapiña, vive de la carroña, de la basura y de lo ajeno . Acecha a sus víctimas y cuando se descuidan, ataca. Primero les come los ojos y después termina de destrozarla... Y el otro es un inocente pajarito negro. Una mujer con su hija pequeña, va a visitar la tumba de su abuela. Cuando vuelven a su casa, la nenita le pregunta: --Mamá, ¿A veces entierran a más de una persona en una misma tumba? --¡Por supuesto que no!... ¿De dónde has sacado esa idea? --Es que en la tumba de al lado de la de la abuela, decía: "Aquí se encuentra enterrado un abogado y una buena persona". El maestro de ceremonias en una reunión de abogados: --Antes de indicar el ganador del premio al Abogado del Año, quiero adelanta r que el vencedor se graduó en esta ciudad. Por este motivo algunos de ustedes HAN QUEDADO eliminados como candidatos. El triunfador es socio de un bufete de esta ciudad, así que otros MUCHOS más HAN QUEDADO descartados. El ganador es honrado, tr abajador, íntegro y... En ese momento, una voz SE ESCUCHÓ desde el fondo de la sala: --¡Con eso quedamos eliminados todos los demás! --Perdone, señor abogado, ¿Cuánto me cobra por una consulta? --10.000 Pesetas por tres preguntas. --¿No le parece mucho? --Si, ahora hágame la tercera pregunta. Va un abogado con su hijo a su hacienda ganadera. El hijo le pregunta al abogado: --Papá, papá, ¿Todo lo que veo a mi alrededor es ganado? --¡No, hijo, es robado! Un día un sacerdote decide irse a cortar el pelo. Cuando llegó el momento de pagar, el sacerdote pregunta: --¿Cuánto le debo? El peluquero responde: --Nada; tómelo como un favor a la Iglesia. Al día siguiente, en la puerta de la peluquería, aparecieron 12 rosarios y una nota de agradecimiento. Un día después, llega un policía a cortarse el pelo. Cuando llegó el momento de pagar, el policía pregunta: --¿Cuánto le debo? El peluquero responde: --Nada, nada; tómelo como un favor a la justicia.

Al día siguiente, aparecieron en la puerta 12 rosquillas y una nota de agrad ecimiento. Un día después, llegó un abogado a cortarse el pelo. Cuando llegó el momento de pagar, el abogado pregunta: --¿Cuánto le debo? --Nada; tómelo como un favor al derecho. Al día siguiente aparecieron 12 abogados esperando a que abriera el peluquer o. Cuando una persona ayuda a un criminal, antes de cometer un crimen, la lla mamos cómplice. Si le ayuda después de haber violado la ley, la llamamos abogado. --¿Cómo se le llama a una abogada honesta?... --Fantasía. --¿Sabes en qué se parece una puta a un abogado? --Pues no. --¡En que sólo se mueve por dinero! ..¿En qué se parecen los abogados a las prostitutas? --Si no estás encima de ellos, no hacen nada. --¿Quién es más generoso? ¿Un abogado o una abogada? --Una abogada, porque periódicamente devuelve parte de la sangre que chupa. --¿Cuál es la diferencia entre un abogado y un vampiro? --En que el vampiro te chupa la sangre sólo de noche. --¿Qué se obtiene cuando se cruza un abogado con un cerdo? --Nada. Hay cosas que un cerdo jamás haría. --Papá, papá, ¿Qué es un mercenario? --Es un señor que lucha contra otros por dinero. --Ah, bueno, como los abogados, ¿No? --¿Cuándo se inventó el alambre metálico? --Cuando dos abogados encontraron, al mismo tiempo, una moneda tirada en l a acera. --¿Por qué los tiburones no atacan a los abogados? --Por ética profesional. --Mamá, mamá, ¿En el Cielo hay leyes? --No, hijo, ¿No ves que para tener leyes hacen falta políticos y abogados? Tenía un problema y fui a ver a un abogado... Ahora tengo dos problemas. El invierno pasado fue tan frío, que vi pasar a un abogado con las manos en sus propios bolsillos. --¿Por qué uno no se atreve a atropellar con el coche a un abogado que va en b icicleta? --Porque la bicicleta podría ser la de uno. * CHISTES AUTONÓMICOS E INTERNACIONALES {CHISTES DE CATALANES} De todos es sabido que cada autonomía, Y CADA PAÍS, tiene sus propios chistes

y sobre todo los que les atribuyen los demás. Es característico atribuir a los catalanes el papel de peseteros. Pues bien, estaba un catalán en un urinario público y cuando está en trance de o rinar se da cuenta que en el fondo de él hay un duro. Hace ademán de agacharse a por él. --Mecachis en la mar, es que por un duro... De repente, se echa mano al bolsillo y, como un resorte, lanza una moneda de veinte duros y se abalanza a recogerlos. --¡Por un duro no, oye, pero por veintiuno sí, tú! Hay huelga en RENFE y en Iberia y un catalán debe llevar ineludiblemente a l a familia desde Madrid a Barcelona. Decide alquilar una avioneta, pero cuando pregunta el precio éste le parece ex cesivo. Por fin encuentra un piloto algo zumbón: --Mire, yo soy piloto acróbata, pero le voy a proponer un trato: Usted me va a permitir que yo haga en el vuelo todas mis piruetas y a cambio, si usted es capaz de no abrir la boca en todo el viaje, le cobro la mitad. --¡Ah, muy bien! Durante el viaje, el piloto se explaya y hace uso de todos sus trucos. Cuando llegan, el piloto se dirige a su cliente: --Le ha costado, ¿Eh? --Ya lo creo... Ha sido muy duro, sobre todo cuando cayó la nena, tú. Éste es un padre catalán que le dice a su hijo: --Anda Jordi, ve a decirle al vecino que nos deje el martillo para clavar un clavo. El Jordi va al vecino y vuelve enseguida. --Papá, diu el vecino que no nos deja el martillo, por que se le gasta. --¡Jo hijo, hay que ver lo tacaños que son algunos! ¿Eh? --Bah, anda, saca el nuestro. Catalanes en Tierra Santa: --¿Cuánto cuesta la travesía por el lago? --10 dólares. --¡Eso es un abuso! --Piense que Jesús anduvo por estas aguas. --¡No me extraña! ¡Con estos precios! Esto son tres curas, uno inglés, uno francés, y otro catalán que están discutiendo la manera de repartir las limosnas: INGLÉS.- Nosotros tenemos un método que nos va muy bien, trazamos un círculo en el suelo, tiramos las monedas al aire, las que caen dentro, se las ofrecemos a D ios, y las otras para la parroquia. FRANCÉS.- ¡Ah!, el nuestro, es mejor, trazamos una línea recta en el suelo y tir amos las monedas, las que caen a la derecha se las ofrecemos a Dios, y las otras , para la parroquia. CATALÁN.- El nuestro es el mejor, tiramos las monedas al aire, ¡LAS QUE COGE D IOS PARA ÉL! ¡Y LAS OTRAS PARA LA PARROQUIA!. Estaba una familia de catalanes reunida ante el féretro del padre, recién fall

ecido.

El hijo menor dice: --Ahora tendremos que hacer realidad la última voluntad de papá: ser enterrado con un millón de pesetas en el ataúd. El hijo mediano añade: --Sí, bueno..., pero en realidad sólo pondremos 750.000 pesetas, porque hay qu e descontar el 25% de IRPF. El hijo mayor apostilla: --También tendremos que deducir el 16% de IVA...

La viuda tercia en la conversación de forma resolutiva: --¡Basta ya! Vuestro padre no merece estos regateos. Se le enterrará con la tarjeta de crédito..., y que él gaste cuanto quiera. Un pobre empleado se acerca a la oficina de su jefe catalán y le dice: --Disculpe, señor gerente..., pero hace seis meses que no cobro... --Está disculpado, García. Un catalán está en su casa y le da un ataque cardíaco. Lo montan en la camilla, lo suben en la ambulancia y el médico le dice a su ayudante: --¡Póngale la mascarilla! Y el catalán: --¡No, por favor, pónganme la más baratilla! Dos amigos catalanes pensando en pasar el día en los Pirineos: --Mañana salimos pronto, pero no lleves mucha ropa ni comida porque si no no s va a pesar demasiado y tendríamos que contratar a un mozo, que vale mucho dinero . Vamos con lo puesto que va a hacer bueno. Al día siguiente, van a las montañas y se pone a nevar. Los dos, muertos de frío, encuentran un refugio muy escondido y se meten allí. A los tres días deja de nevar, y los equipos de rescate salen a por ellos. E ntonces el helicóptero de la Cruz Roja descubre el refugio y va para allá. Salen dos operarios y llaman a la puerta: "¡toc, toc"! --¿quién es? --¡La Cruz Roja! --¡ya hemos dado, eh, que nosotros ya hemos dado!! Un catalán está escuchando la radio, y decide acudir a una llamada de auxilio, para un hombre que ha tenido un accidente y que necesita un donante de sangre. El hombre que necesitaba la transfusión es un andaluz, que agradecido por sa lvarle la vida, le regala un cortijo al catalán. El catalán, todo contento, pone todos los días la radio esperando que se vuelv a a necesitar otra transfusión de sangre, y que sea el mismo andaluz, como efectiv amente ocurre. El andaluz, de nuevo agradecido, le regala un coche SEAT 600. El catalán vuelve a pedir que el andaluz tenga un accidente, y así vuelve a oc urrir, pero esta vez el regalo que le da el andaluz por salvarle de nuevo la vid a es un mechero "bic". El catalán entonces le dice: --Primero me regalas un cortijo, después un SEAT 600, y ahora un mechero. ¿A qué se debe esto? --Es que..., ¡Ya tengo sangre catalana! Un Asturiano, en Barcelona, entra en un bar y pide una caña en castellano. El camarero se la pone y le dice: --Són noranta-cinc cèntims. El Asturiano deja sobre la barra noventa céntimos, y sigue tomándose la caña tra nquilamente, a lo que el camarero le dice: --Escolti, falten cinc cèntims. Y el Asturiano ni puto caso, como quien oye llover. A lo que el camarero ya rebotado le suelta: --Escolti, que em deu cinc cèntims; no em faci muntar un nombre..., M'està esc oltant perfectament! Y el Asturiano, a lo suyo, tomándose la birrita, como si estuviese solo en e l local. Por fin, el camarero, rojo de ira, y escupiendo las palabras dice: --Oiga, desgraciado. Me está oyendo y entendiendo perfectamente, ¡Págueme los ci nco céntimos que me debe!

A lo que el Asturiano, sonriendo y echándose mano al bolsillo, para pagarle contesta: --Ya sabía yo, cabrón, que por cinco céntimos acababas hablando castellano... Va un verdulero catalán a una convención en Madrid y pregunta: --A cuan va la uva? Y le responden: -- ¡Balam bam bú! Un catalán le dice a un andaluz: --Bona-nit. --Mira, pa bon anís, el del mono, por ejemplo. {CHISTES DE LEPEROS} Iban caminando dos leperos por un monte, y en esto le dice el uno al otro: --Pera un poco que voy a cagá. El otro le pregunta:: --¿Pero tú ya tiéjh papé? A lo que el otro argumenta: --¡Papé yo no nejejito, porque lo jhé jasé de memoria! Un inglés, un japonés y un lepero están esperando el autobús, y se oye: --Ring, ring. El japonés y el lepero, miran para todos lados, hasta que el inglés saca un me chero y, ante el asombro de los otros, se pone a hablar por teléfono. Cuando termina dice: --Sí, es que con eso de la tecnología de mi país, ahora ponemos teléfonos portátiles en los mecheros. Al cabo de un rato, la misma situación: -Ring, ring. Esta vez, el japonés se saca una muela postiza, tira de una antena minúscula, y habla por teléfono. La excusa es la misma. Entonces, el lepero levanta una pierna, se pone en pompa y hace: --Prrrrrrrrrrrrrrrrrrppppppppppppp. Y dice: --Po favó, ¿Tién un papé? Ejh que me pareje que me ejhtá llegando un fajh. Dos leperos se encuentran, y uno de ellos lleva una copa. --Oye, ¿Ónde hajh ganao eja copa? --En un concurjo de matemáticajh, de la forma majh fáji. Nojh preguntaron cuánto jon 7 y 7, dije 12, y quedé el terjero. --¿Cómo sabrías reconocer a un lepero en un campeonato de ajedrez? --Muy fácil: Es el único que baraja las fichas. ¿Por qué los leperos, todos los días temprano, se suben a las terrazas miran al cielo y sonríen? Para salir bien en la foto del meteosat. Dos leperos que van dando un paseo, y en la puerta de una fábrica ven un car tel que decía: ""Aceros inoxidables del Norte"". En esto, uno le pregunta al otro: ¿Nojh jasemojh? Están dos abueletes leperos, sentados en un banco del parque, y uno de ello

s le dice al otro: --Pepe, ¿Jabejh unah coja? Y el otro dice: --Dime, Manolo. Y Manolo exclama: --¡Yo mañana follo! A lo que Pepe responde: --¡Y yo fatatas! Un agente de la Interpol que estaba de viaje de trabajo en España llega a su destino el cual resultó ser una pequeña aldea de Andalucía, en Lepe. El agente aparcó su automóvil y no viendo nadie en la calle se dirigió a la tabe rna de enfrente y le preguntó al tabernero: --Pog favog señog, ¿Aquí hay juez de paz? A lo que el tabernero le respondió: --No, zeñó, aquí zólo hay jué de naraha y jué de limó. Manolo estaba a diez pasos de la cabina telefónica gritándole al auricular des colgado. --¿Qué coño jacejh, Manolo? --Ya lo vejh, una llamá a larga dijhtanjia. en un bar de Lepe: --Oye, guapo: ¿Por qué no me anotas tu número de teléfono en esta servilletita? --No hace falta, mujer: mi número está en la guía. --Vale. ¿Y tu nombre? --También. Llámame. (Y se fue). En un restaurante de Lepe: --¿Aceptan tarjeta de crédito? --Home, ji ujhté acepta comida de plájhtico... -Pepe jamás quiere salir con su esposa. -¿Por qué? --Dice que ella es una mujer casada. Dos leperas que se encuentran en una esquina de una calle del pueblo, y un a le dice a la otra: --¿Po zabe que m'eshao novio? --¿Ah, zí? ¿Y cómo e? --Po mira, e otorrinolaringólogo. --¡Ozú!, ¡vajhco como er mío! Llega uno a un bar de Lepe y pregunta: --¿Tiene tabasco? --Jí, hío, en la májhquina.

Pepe le dice a Manolo: --¡Joé, tío!, tanto ahorrá pa comprá er vídeo, ¡Y ahora me dijen que jin televijión n pueo vé! La mujer al marido: --¿Me quierejh, Pepe? --¡Claro, cariño! --¿Y ji me pegara un tiro, lo jentiríajh? --Claro, ¿Te creejh que joy jordo o qué? Toc, toc, toc. --¿Quién e?

--Er méico, Manolo. --Lo jiento, pero no pueo recibile..., ¡Dile que ejhtoy enfermo! En el consultorio de Lepe: --¿Y cuándo siente el niño más dolor de espalda? --Pojh... como ar terjé o cuarto garrotajo. Un matrimonio de leperos, va al médico, que le receta unos supositorios a la mujer. Al salir, se ponen a hablar entre ellos: --Oye, Manolo, ¿Qéjh un jupojitorio? --Puejh la verdá ejh que no lo jé. --¿Y entóe cómo lojh voy a usá? --Puejh no jé. Mira, lo mejón ejh entrá pa entro otra vejh, y je lo preguntamojh al dortó, que debe jabelo. --No, home, no, que je va a enfadá. --¡Que je va a enfadá! ¡Anda, mujé, no jeajh tímia! Total, que vuelven a entrar y la mujer le pregunta al médico : --Ejhto..., ¿Nojh podría dejí cómo je ujan lojh jupojitoriojh? --Sí, claro. Tiene que sacarlos del envoltorio, con un poco de cuidado, para que no se rompan, y metérselos por el culo. --¿Lo vejh, Manolo? ¡Ya te díe que je iba a cabreá! il.

Se encuentra Pepe con Manolo, que va por la calle empujando un enorme barr --Manolo, ¿Ónde vajh con eje barrí? --¡Pojh ónde voy a dí, ar dortó! --Joé, ¿Y por qué vajh con er barrí eje? --Porque er méico me dío que gorviera con la orina ar cabo de jei mesejh.

--¿Tu jobrino ejh güen méico, Manolo? --Mia cómo jerá de güeno, que el año pajao yo nejejitaba operarme y como no tenía di nero, él me retocó lajh radiografíajh y me deó perfeto. La Pepa Fernández, al ser sorprendida por su marido cuando estaba en la cama con el párroco, se apresuró a decir: --No pongajh eja cara, que yo jólo hago lo que tú me pedijhte. --¿Que yo te lo pedí? --Claro, como por lajh noshjh no puedo pegar ojo y no te dejo dormí, tú me dii jhte que bujhcara cura para mi injomnio. ¿O no? Un señor entra a una tienda de Lepe y exclama: --¡Oiga, que este reloj no anda! --Claro, entoavía no tié un año. Dos Leperos, padre e hijo, están haciendo la siembra en su huerto, y el niño m ira al cubo, lleno de agua, que tenían allí al lado, y al verse reflejado en él, dice : --¡Papá, papá, que hay un home en er cubo! El padre mira dentro del cubo, y pregunta: --¿Er tuyo tié boina? --No. --¡Puejh tose hay dojh! --Oye, Manolo, ¿Cómo se llama tu hío? --¿Cuá! --¿Y el otro? Un americano, un francés y un lepero, fueron a cazar ciervos. El primer día, el francés volvió al campamento con un enorme ciervo.

--Vi las huellas, seguí las huellas..., ¡Bang!, ¡Cacé al ciervo! Al día siguiente, el americano apareció con un ciervo aún más grande. --Vi las huellas, seguí las huellas..., ¡Bang!, ¡Cacé al ciervo! Al tercer día, llegó el lepero. Estaba ensangrentado, la ropa destrozada..., l leno de magullones y chichones. --Vi las huellas, seguí las huellas..., ¡Tarrataaaaataplán!, ¡Me atropelló el tren d e mercancíajh! Un Lepero, se compra un coche, y al cabo de unos días va al concesionario a reclamar porque no le funcionaba bien. --¡Eso es imposible, señor, los automóviles están totalmente comprobados! --Ujhtedejh me ajeguraron que podía dir de Lepe a Jevilla y dijhpuéjh gorvé a Le pe en dojh horajh. --Y así es. --Puejh yo he comprobao que je tardan jei horajh. --¡Imposible! --De Lepe a Jevilla tardo una hora ejhcaja, pero dijhpuéjh no hay quién güerva e n menojh de jinco horajh, ¡Con lo difíji que ejh condují marcha atrá! Dos leperos en un coche: --Oye, mira a vé ji me funjiona er intermitente. El otro se baja y dice: --Ahora sí, ahora no, ahora sí, ahora no... Ésto es un lepero, que va a ir a Barcelona, y sus amigos le dicen que tenga mucho cuidado porque a los catalanes les encanta el dinero e intentarán estafarle en cuanto le vean la cara. Total, que el tío llega a Barcelona y se pone a pasear por el puerto, cuando le sale un macarra: --¿Passsa, colega? ¿Ya sabes que hay que pagar 100 pesetas por cada barco que veas? --Pojh no, no lo jabía. --Pues bueno, tronco, ves contándolos y al irte me pagas. El lepero sigue paseando, y cuando se va a ir se encuentra de nuevo con el sujeto. --¿Qué? ¿Cuántos barcos has visto? --Jincuenta. Toma, aquí tiéjh lajh sinco mir pejetajh. --¡Chachi, colega. Nos vemos! Y al irse, el lepero piensa: --Joé, y luego dijen que lojh leperojh jomojh tontojh; ji jupieje que realme nte vide jien barcojh... Dos leperos habían naufragado y sobrevivían sobre un iceberg. --Manolo, tío, ejhtamojh sarvaojh, ejhtamojh sarvaojh! ---¿Por qué dijejh ejo, Pepe? --¡Ahi viene er Titani! ¡Ahi viene er Titani! Un lepero coge un avión, y pasa una azafata repartiendo chicles. --Oiga, seorita, ¿Y ejhto pa qué ejh? --Para que no tengan molestias en los oídos al cambiar de presión. Todo va bien, y cuando han aterrizado, el lepero le dice a la azafata: --Oiga, ejh que ejhta ejh la primiá vejh que vuelo..., ¿Cómo me puéo quitá hora er s hicle de la oréa? Pepe está en el mostrador del aeropuerto. La persona a la que atienden antes que a él pide: --Deme Florida, sólo ida. Cuando le toca a él, pide: --Deme Nueva York, sólo York.

La comida de la aerolínea de Lepe era tan mala que las azafatas la servían dir ectamente en las bolsitas para vomitar. Entra un lepero, a la consulta de un Doctor, con las 2 orejas muy rojas. Al verlo, el médico le pregunta: --¿Qué le ha pasado en las orejas? El lepero le cuenta que se encontraba planchando su camisa, cuando de repe nte suena el teléfono, y en vez de coger el teléfono cogió la plancha y se la pegó a la oreja. --¿Y la otra oreja? -pregunta el doctor-. --Ejh que la llamá je cortó, y gorvieron a llamá. Un lepero entra en una droguería y pide: --¿Me da un frajhco de "frecuencia"? --Lo siento, no tenemos ese producto. --Joé, no entiendo por qué er médico me dijo que me lavara lojh piejh con frecue ncia ji no lo tienen en ningún lao.

.

--Manolo, ¿tiéjh buena memoria pa lajh carajh? --Po jí. --Mejón, porque je acaba de rompé er ejhpeo, y tendrájh que afeitarte de memoria

Una vez estaba un lepero, Maestro de Albañilería, inspeccionando una obra, y d irigiendo el trabajo. --¡Pepe, trai jemento pa cá! ¡Manolo lleva bloquejh pa'llá! ¡Juan, trai májh arena!... En eso, al Manolo, que estaba un nivel más arriba que el maestro de obra, se le cayeron unos bloques y uno de ellos, le desprendió la oreja de un tajo al lepe ro. El pobre hombre se retorcía de dolor: --¡Ay mi oréa, bujhcarme mi oréa! Un obrero, que se encontraba cerca, levantó un bloque y dijo: --Maestro, ¿Es ésta su oreja? El hombre se le acercó y la observó. Al mirarla bien contestó: --¡No, eja no ejh mi oréa! --¿Y por qué lo sabe? --¡Éja no ejh mi oréa!, ¡La mía tenía un lápijh puejhto! Un misionero llama a la puerta de una casa de Lepe. Abre el dueño, y el misionero le dice: --Disculpe, ¿Desea usted ser testigo de Jehová? --Lo jiento, amigo, pero yo no he vijhto er arjidente. Un lepero va al hospital a ver a un amigo suyo que está medio muerto. --¿Oye, qué t'ha pajao? --Puejh mira, que je me ocurrió aprendé a pilotá un helicótero. --Pero ji habíajh aprobao toojh lojh ejamenejh... --Ya, pero ejh que verájh, llegó el día de mi primé vuelo, y dejhpegué jin problemaj h. Me pongo a 300 metrojh de artura, y me pongo a vé er paisáe, y la ente der tamaño d e jormigajh, y tal. Jubo hajhta un kilómetro de artura, y oye, prejiojo. Jubo hajhta trejh kilómet rojh, y de verdá que era argo increíble. Entóe arjendí hajhta lojh 6 kilómetrojh de artura, y como empejaba a jasé frío, apag ué el ventiladó, eje gordo que hay en er tesho de la gabina, y entóe... Un drogata viaja a Lepe para visitar a un amigo suyo. Hacen una fiesta, y los colegas empiezan a chutarse, usando todos la misma

jeringuilla, así que el visitante les pregunta: --¿Oye, no tenéis miedo de coger el SIDA? --No, home, no, ya nojh hemojh puejhto lojh condonejh. Pepe se encuentra con Manolo, que está tirando sobres de cartas al pie de un árbol: --¡Pero coño, Manolo! ¿Pojh y qu'ejhtájh jasiendo? Pojh mira, voy a vé ji jago un árbo que me jaga taétajh de vijita. Un lepero va a la óptica: --Hola güenajh, quería unar gafajh. --¿Para cerca o para lejos? --Pa quí pa Huerva, má o menojh. Un lepero se compra unas gafas, y al día siguiente vuelve a la óptica. --Güenojh díajh. Quería unajh gafajh pa leé. --¿Otras?, ¡Si ya le he vendido unas ayer! --Jí, pero ejh que ejajh ya me lajh he leío. Dos leperos ligan con un par de forasteras, pero antes de hacer el amor le s dicen que tienen que ponerse condones. Al cabo de unos días, los dos amigos se encuentran: --Oye, jinjeramente, a ti t'importa que ejajh dojh chicajh je quén preñájh? --Puejh la verdá ejh que no musho. --¿Entóe, mojh quitamojh ya lojh cordonejh? Un lepero está en un bar intentando ligar. Tras vencer su timidez, se acerca a una tía y le dice: --Tiéjh fuego? --Mira, tío, conmigo estás perdiendo el tiempo, soy lesbiana. --Ah..., oye, ¿Y que jirnifica "lesbiana"? --Pues... esto..., mira..., ¿Ves a esa tía? Pues me gustaría comérmela. --¿Jabejh?, Creo que yo tamién joy lejhbiano. Un lepero consigue ligar, y cuando entran en el dormitorio, la tía le dice q ue se tiene que poner un condón. --¿Y cómo me lo pongo? --Pues..., mira, así. La tía le coge el condón, y se lo pone en el dedo. El tío contesta: --Ah, vale, ejh mu jenjillo. En esto que la mujer se va al cuarto de baño, mientras el lepero se pone el condón, y cuando vuelve al dormitorio, se lo encuentra ya metido en la cama. Bueno, las cosas siguen su curso habitual, pero hacia el final del polvo l a tía nota que algo no va bien. --Oye..., ¿Te has puesto el condón? --¡Claro que me lo he puejhto! ¡Mira! Y le enseña el dedo. En una --¡Uy, --¿Por --¡No,

playa de Huelva: Pepe!, ¡Coño, paresejh un águila! lo fuerte que ejhtoy y ejhte perfí que tengo y?... no, po lajh uñajh de lojh piejh, que lajh tiéjh negrajh y pa dentro!

Se encuentran dos leperos: --Coño, Curro, ¿Qué hizihte ayé, que no ejhtabajh en er cazino? --Pué ya vejh, quiyo, me pazé er día en la cárse. --Pero, ¿Y ezo cómo fue? --Buero, tú ya zabe que yo jhuego par Lepe Fúrbo Clu. --Zin, zin.

--Pojh rezurta quer domingo tuvimojh un partío contra er Bossusso (Bollullos ), y tú ya zabe qu'er Bossusso ejh un equipo mu regüeno... --Hin, hin. --Puejh náa, rezurta que zacamojh nozotro, er Pepe ze la paza ar Manolo, er Manolo ar Pepe, er Pepe ar Manolo, ¡pim, pam, pum!, y toma: Goooh. To er mundo ¡"Ole, ole, qué rebién qu'emojh metío un goh"! Er entrenadó, mu contento, nojh dice: --¡"Mu bien, quiyojh, tranquilojh, zeguí azín, tranquilojh! Er cazo ejh que zaca uno der Bossusso, y ze la quita er Lolailo. Er Lolailo ze la paza ar Pepe, er Pepe ar Lolailo, y ala: otro gooh. --¡"Ole, ole, que rebién, otro goh, otro goh, er Lepe campión"! Y er entrenadóh, que ejhtaba encantao, nojh dije: --¡"mu bien, quiyoh, mu rebién, hora toojh tranquilojh, y aguantá"! Y nojh liamojh a guantájh con lojh der Bossusso, ¡Y acabamojh toojh en la cárse! El equipo de Lepe juega siempre con los balones del adversario para que lo s de fuera no les toquen las pelotas. red.

Los leperos levantan tapias en sus campos de fútbol para hacer jugadas de pa

Los leperos siempre pierden al fútbol porque han cambiado al guardameta por un portero automático. Van dos buenos hombres, paseando tranquilamente por la quinta avenida, cua ndo de repente ven una sucursal de banco con dos grandes agujeros. Se quedan los dos mirando, y al cabo del rato dice uno: --¿Sabes? Este banco lo han atracado unos de Lepe. --¿Y cómo lo sabes? --Porque necesitaron dos agujeros, uno para entrar y otro para salir. Varios astronautas se reúnen en la NASA. Un ruso dice: --Nosotros enviaremos un cohete a Mercurio, para estudiar la atmósfera de es e planeta. Uno de Estados Unidos dice: --Nosotros enviaremos un radar a la Luna para estudiar el interior de este satélite. Y un lepero dice: --Nojotrojh enviaremojh un cohete ar Sol... En ese momento, todos dicen: ¡Pero el cohete, al acercarse al Sol, se derretirá! Y el lepero responde: --Buero, no amojh a je tan brutojh como pa dir de día...

:

Aterrizan dos marcianos en la Tierra, y van a parar a Lepe. Bajan los marcianos de la nave, se acercan a una casa y llaman a la puerta --¿Quién ejh? --Venimos de Marte. --¿De Marte de quién? --Carpintería "Pepe", ¿Dígame? --Hola, ¿Podría hacerme una mesita de noche? --Lo jiento, aquín jólo trabaamojh de día. Llega la esposa de un lepero a casa, y, arrebatadamente, le dice: --¡Mi amor!..., ¡Estoy excitada! Y el lepero contesta: --¡Enhorabuena, mujé!..., ¡Me alegro de tu éxito!...

Una pareja de leperos se casa, por supuesto sin tener ni idea de qué es eso del sexo, así que el marido le pregunta a su padre, qué es lo que tiene que hacer en la noche de bodas, y el padre le dice: --Ná, home, ji ejo ejh mu fáji, tiéjh que poné eja coja con la que jiempre ejhtájh j ugando en el jitio donde ella mea. Así que el hijo, tiró su ordenador al retrete... Una pareja de leperos se casa, pero no tienen demasiada idea de qué es lo qu e hay que hacer, así que van a ver a un sexólogo. Este tío empieza a explicárselo con un libro, les saca fotos y tal, pero los l eperos no acaban de entenderlo, y al cabo de un par de horas, el sexólogo ya no sa be cómo explicárselo, así que le dice a la esposa que se desnude, la tumba en una cami lla, y se la cepilla delante del marido. Al acabar, les pregunta: --Bueno, ¿Ya os habéis enterado de qué es lo que hay que hacer? El marido responde: --Jí, dortó. Y dígame, ¿Cuándo tenemojh que gorvé?

re:

Un lepero va con su hija al psicólogo. --Verá, dortó, ejh que mi ía ejhtá mu deprimía, y queríamojh vé ji ejh que tié argo.. El psicólogo empieza a hablar con ella, y al cabo de un rato, le dice al pad

--Oiga, mire, lo que su hija necesita es un coito. --Ah, buero..., ¿Y je lo pué jasé ujhté aquí? --Hombre..., sí..., pero es que verá usted..., si no le importa, se lo podemos decir aquí a mi ayudante, que es joven y soltero... Total, que el ayudante se mete con la hija en un cuartito, y empiezan a da rle que te pego... Al cabo de un rato, el lepero, al oír a su hija, le dice al psicólogo, partiéndo se de risa: --Oiga, porque nojotrojh jabemojh lo que ejh un coito, pero ji no, parejería que ejhtán follando, ¡Ja, ja, ja!... El lepero Paco estaba hijo masturbándose. --Oye, Manolín: tiéjh Manolín le hizo caso. Una semana después de uevamente. --¿Pero ejhtájh loco, --Lo jé, pare, pero a

bastante preocupado porque encontró varias veces a su que terminá de jasé ejhto. Debejh conjeguirte una ejhpoja. la boda, Paco el lepero encontró a su hijo masturbándose n Manolín? Tu ejhpoja e una mushasha mu bonita. vejejh je le canja er brajo.

Una lepera se rompe una pierna y se pasa dos meses en el hospital. Sin embargo, cuando vuelve al trabajo, al día siguiente de haber sido dada d e alta, sorprende a todo el mundo apareciendo con unos tacones altísimos. Su jefe se decide finalmente a preguntarla: --Oye, ¿Y cómo es que después de una fractura así vuelves con zapatos con tacones de diez centímetros de altura? --Ejh que er dortó me dío que mantuvieje lojh piejh en arto. Una lepera entra a trabajar en una casa como señora de la limpieza. --No sé si podrás con todo el trabajo de la casa. Estás muy flacucha. Aquí somos m uchos y muy exigentes. Hay mucho que limpiar todo el tiempo. --No je preocupe, jeñora, allá en mi pueblo tamién me ocupaba de atender a lojh cerdojh. Pepe y Manolo, tenían que hacer un examen de matemáticas por turno. Pasa uno, y cuando vuelve, el otro le pregunta: --¿Y qué tal? ¿Era muy difíji? --Jhí, pero no te preocupejh.

Lo que tiéjh que jacé, ejh ievá un carjonjillo que tenga ejhcritajh lajh tablajh de murtiplicá, y cuando te lajh preguntein te fíajh y lijhto. ¡E mu fáji! Entonces el lepero hace eso, y en el examen le preguntan: --¿3 por 2? El lepero se fija y dice resueltamente: --¡6! --¿9 por 9? se fija, y todo orondo y satisfecho, dice: --¡81! --¿100 por 100? el lepero se fija, medita un momento y dice: --Mmmm..., ¡Argodó! El hijo del mafioso del pueblo vuelve del examen. --Y bien, hío mío, ¿Cómo ha iío er ejamen? --Bien; me hijieron mushajh preguntajh, pero yo no díe ná. Manolo regresa de unas vacaciones, y Pepe le pregunta: --¿Qué tá tu viáe por Italia? -Mu bié, ejhtuve en Roma, en Milán, en Temeo... --¿Temeo? ¡Nunca jabía oío hablá de eja jiudá! --Pojh ejh grandíjima. --¿Jí? --Jí, y muy famoja. --tájh jeguro e que je llama Temeo? --¡Ah, no! ¡Pejhdona!, Era Torino. Érase una vez un lepero que, harto de burlas, vilipendios, y chistes sobre e llos en Internet, se dirige ante su rey y le dice: --Hala, Majejhtá, que ya ejhtoy jarto de que too er mundo nojh critique..., Que somojh unojh tontorronejh, y tó ejho. Ejhta coja je tié que rejorvé. A lo que el rey responde: --Vale, Antonio, que tienesh razón. Vamosh a hacer una prueba para demoshtra r que no shomos tan tontos como creen. Entonces el lepero propone: --Bravo, Majejhtá, ¿Qué le pareje ji me jace una pregunta en un ejhtadio lleno d e purojh leperojh, lo trajmitimojh en una cadena de televijhió mundiá, y ante loj'oj ojh de tó er mundo demojhtramojh que no jomojh bobojh? --¡Marnífica idea, Artonio! Llegó así el día de la prueba. El estadio comenzó a llenarse de puros leperos. En el momento en que el estadio estuvo totalmente repleto, y el mundo ente ro prestaba la debida atención, le dejan caer al lepero la primera pregunta: --¿Puedesh decirme cuánto es 3 x 8? Y el lepero responde: --Jí. El estadio queda en suspenso. Y replica el presentador: --Anda, puesh dímelo. --¡30! Y grita el locutor: --¡NOOOOOOOOOOOOO! Entonces, todo el estadio a una sola voz grita: ----¡OTRA OPORTUNIDAD! ¡OTRA OPORTUNIDAD! Dice el presentador: --Bueno, ya que ejhtájh delante toó er mundo, ¿qué te pareje una jhuma? Y el lepero le dice: ---¡Vale, éshamela! --Güeno..., A vé...: ¿Cuánto ejh 15 + 40? --Puejh 45, home, májh fáji no poía jé.

Y el locutor: --¡NOOOOOOOOOOOOOOOO! Inmediatamente grita el estadio como un sólo hombre: --¡OTRA OPORTUNIDAD! ¡OTRA OPORTUNIDAD! ¡OTRA OPORTUNIDAD! --Buero, buero, -dice el presentador-, la tersera ejh la venshía. ¿Qué te pareje una rejta? Y el lepero le contesta: --Éshemela, que éjhta jí que me jale. --¿Cuánto es 15 menos 6? Y el lepero contesta: --Puejh 9. Y el estadio grita al unísono: --¡OTRA OPORTUNIDAD! ¡OTRA OPORTUNIDAD! ¡OTRA OPORTUNIDAD! El pueblo de Lepe siempre se ha distinguido por su simpleza y, como ya están hartos, hacen algo que los demás pueblos de la comarca no tienen: una cámara de gas para los forasteros que infrinjan la ley. Total, que tiempo después llega un forastero al pueblo y comienza una pelea en el bar de la plaza mayor, así que lo pescan y lo meten en la cárcel. Tras un juicio rápido, ya que querían probar la cámara de gas, lo condenan a mor ir en dicha cámara. Así que lo meten dentro y entonces, el forastero emnpieza a reírse a carcajada s: --¿Esto es una cámara de gas? ¡Pero si tiene barrotes, el gas no va a hacerme na da! A lo que contesta el alcalde: -Ejhpérate cabrón, que hora ejh cuando empiejan a caé lajh bombonajh der butano. .. Un lepero se arroja del avión en paracaídas, pero el paracaídas no se abre. Tira de la anilla de emergencia, y nada. El paracaídas no se abre. Desesperado, se siente caer vertiginosamente. Pero en eso, ve a otro leper o que viene subiendo a gran velocidad, y le grita: --Oiga, zeñón, ¿Ujhté jabe algo de paracaídajh? --¡Joé, Pos ná, ni de carderajh tampoco! --Ejhtoy preocupadíjimo, dortó. ¡Exploto a mijh empleadojh! --Esto lo hacen todos los empresarios, Manolo. --¿Con dinamita como yo? unta:

En un test sicotécnico, para un puesto de ínfimo nivel, hacían la siguiente preg

--¿Cuántas eles hay en "Happy Birthday"? El primer interpelado contesta: --Ninguna. --¡Muy bien!, ¡Aceptado para el puesto! El segundo: --¿Una? --¡Muy mal!, ¡Fuera! Así se van sucediendo gente que acierta y gente que no acierta, hasta que ll ega un Lepero y le vuelven a preguntar: --¿Cuántas eles hay en "Happy Birthday"? Éste empieza a contar con los dedos, y al cabo de un rato dice: --¡Ventijinco! --Pero hombre, cuente de nuevo. El lepero cuenta de nuevo, y dice: --¡Ventijinco! --Bueno, no está aceptado, pero dígame por que cre que son 25. Y el Lepero tararea, con música incluida: --Happy Birthday to you: --La, la, la, la, la, la...

(Lo curioso de este chiste, es que tararea y cuenta, ya verás cómo hay 25)

Circulaba un lepero, en plena autopista, montado en su cochecito, a la ini maginable velocidad de 20 Km/h. En eso, un camión trata de adelantarlo, y le da un tremendo mamporrazo en la parte de atrás. Ante semejante coyuntura, Pepe, el lepero, grita: .-¡Pero hombre!, ¿Pero ejh que no t'hajh dao cuenta der gorpe que m'hajh dao? Y el chófer del camión, que deseaba comprobar por sí mismo la fama de los lepero s: --¡No te preocupes, hermano!, Mira: Si le empiezas a soplar por el tubo de e scape, verás cómo la aboyadura de tu coche se infla de nuevo, y desaparece. Y en efecto, el lepero comienza a soplarle al coche por el tubo de escape. .. Al cabo de dos horas, y tras haber expulsado unos cuantos metros cúbicos de aire, llega Manolo: --Pero hombre, Pepe, ¿puejh qué tonteríajh ejtájh jaciendo? --Puejh que ejhtoy infrando er coche, para arreglar la aboyadura que me ha jesho un cabrón de camionero. --¡Pero..., hombre!, ¿Cómo erejh tan tonto? ¿Cómo quiéjh que je infre ji lajh ventana h ejhtán abiertajh? Un campesino recibe un telegrama de su hermano, que ha emigrado a tierras americanas: "Ven pronto. Aquí el dinero crece en las calles". Sin pensarlo mucho, el campesino embarca para Nueva York y, apenas llega, por casualidad ve perdido en el suelo un billete de cien dólares. Se dispone a cogerlo cuando, pensándolo mejor, se dice: --No e coja de poneje a trabajá er primé día... --¿Pero tájh loco, Pepe?, tájh enjendiendo un jigarrillo al lado de trejh millon ejh de litrojh de gajolina. ¿No jabejh que en Franjia, el año pajao, un hecho parejío caujó noventa y jinco muertojh? --¿Pero, de qué te preocupajh? ¿No vejh que jólo jomojh dojh? Un conductor se para en Lepe para echarle gasolina al coche, y le dice al dependiente: --Debe ser bonito vivir en el campo, ¿Verdad? --No tengo n'idea, yo he vivío toa mi vía en mi casa. Dos Leperos que viajan por primera vez en tren: --Puejh quiyo,, yo a la vuerta me vengo en pojhte, que van májh rápidojh. Van tres en Lepe por el campo y se encuentran un "bunker" con tres bombas de la guerra civil, sin explotar. Deciden llevárselas al alcalde, y cada uno coge una bomba y se van los tres juntitos. El mas avispado dice: --¡Anda, que como ejhplote una de lajh bombajh! Y dicen los otros: --Puejh le dejimojh ar arcarde que sólo hemojh encontrao dojh, ¡y en pajh! --Oye, Pepe, ¡qué hijo tan feo tienes! --E iguá..., ¡como lo quiero pa'r campo! --Anda, hio mío..., arranca er tractó. --¿ónde lo hajh plantao, pare? --¿Cómo hacen aquí en el campo para tener hijos tan fuertes, tan sanos, tan gran dotes? Nosotros, en la ciudad, sólo tenemos hijos dé'biles, pálidos...

ojh.

--Home, jeguramente e porque aquí en er pueblo lojh jasemojh nojotrojh mijhm Un pueblerino (lepero) ve a su compadre con una bici. --¿A ónde vajh, Jebajhtián? --Voy a vé ji vijito a mi mojo, qu'ejhtá jasiendo la mili en Melilla. --¡Pero ji pa dir a Melilla hay que pajá er ejhtresho de Ibrartá! -¿Y tan ejhtresho ejh aquello que no cabe ni la bijicleta?

Está un lepero paseando por la calle mayor del pueblo, con un flamante Merce des nuevo, cuando encuentra a un amigo y se para. --¡Vaya coshe que t'hajh comprao, t'ha debío de habé cojhtao una milloná! --No creajh, jólo me ha jalío dojh mir pejetajh májh caro qu'el cajhné de condují. Estaban conversando, Pepe y Manolo, cuando de repente, la conversación se ve interrumpida, pues Manolo se tira un tremendo pedo: ¡TRRTRTRUUUUUUUUUUUUUU... TRRRTRTRTRTRUUUUUUUUUUUU... TRTRTRTRTRTRTRUUUUUUU! ... TRTRU...TRU, TRU. Entonces, Pepe le pregunta: --Anda, Manolo, ¿Por qué t'hajh tirao eje peo tan largo? A lo que Manolo responde: --Porque ji me lo tiro a lo ansho je me revienta er culo. Entra a un bar un lepero, con un periquito posado en su hombro, y le pregu nta el camarero: --¿Habla el animal? Y el periquito le dice: --¡Y yo qué sé!... Pepe va andando por la calle, con un cesto en la mano, y se encuentra con Manolo: --¡Qué hay, Pepe! ¿Qué traijh en eje jejhto? --¡Gallinajh! --Hey, tío, ji t'adivino cuántajh tráijh..., ¿Me regalajh una? --¡Joé! ¡ji m'adivinajh cuántajh traigo, te doy lajh dojh! Un ventrílocuo, se quiere retirar del mundo del espectáculo y comprarse una gr anja. Va a ver una, y mientras el granjero se la está enseñando, decide gastarle una broma , y cuando pasan al lado del caballo, dice: --Este tío está gordo como una foca, me destroza cada vez que se me sube. El granjero se queda muy colorado y sorprendidísimo, pero como es de Lepe, s e cree que el que ha hablado es el caballo, así que le sigue enseñando la granja al ventrilocuo. Al pasar junto a los cerdos, el bromista dice: --A ver si le vendes la granja a este tipo, porque hueles mal y no te agua ntamos más. El granjero le sigue enseñando la granja y tal, y de repente le dice al vent rilocuo: --¡"Ora amojh a veé a la cabra, pero no crea nada de lo que le diga, porque ej h una mentiroja incorreíble"! tro:

Dos granjeros leperos están charlando sobre sus animales, y uno le dice al o --Oye, ¿Tú por qué enjeeñajh a tujh cerdojh a robá? --Pa que sargan güenojh shorishojh.

En un banco de la plaza, Pepe y Manolo están haciendo el vago, cuando ven ap arecer por la esquina a un tipo que trae puestas unas botas de cocodrilo. --Anda, Pepe, ¿Hajh vijhto ejajh botajh?

--¡jí, tío, jí! ¡Amojh a preguntale e qué jon! Los asombrados leperos, abandonan su cómodo banco, para interpelar al portad or de las botas: --Jeñó, dijhcurpe que lo molejhtemojh, pero queríamojh jabé..., e qué jon jujh botaj h. El hombre responde: --De cocodrilo. Al saber que son de cocodrilo, nuestros intrépidos leperos, deciden ir al Co ngo a cazar cocodrilos. Se preparan y se van para allá. Al llegar al Congo, lo primero que hacen es irse a ver lo de los cocodrilo s. Después de un largo y fatigoso día de caza, y con su canoa repleta hasta los b ordes de cocodrilos, muy cansado Manolo le dice a Pepe: --Oie, Pepe, me pareje que mejó nojh retiramojh. --Pero, ¿Por qué tío? --Porque llevamojh ya como jincuenta crocodrilojh, y ninguno trai botajh. ¡J OÉ! En una rifa de feria, Pepe se gana dos billetes de avión a Nueva York, con h otel incluido y todo. Pepe decide invitar a Manolo, al viaje, y se van. Al llegar, están completamente asombrados. Ni siquiera se instalan en las ha bitaciones, y salen directamente a pasear. Van Pepe y Manolo, recorriendo las calles de Nueva York, cuando se encuent ran el famosísimo Empire State: --Mira, Pepe, éjhte ejh el famojo Empair Estei. --¡JOÉ! ¡Qué hío puta májh grande! Hala, Manolo, amojh a entrá p'a entro p'a velo. --¡Qué hermojo, Pepe! ¿No te pareje? --Ejh verdaéramente marnífico. --Oye, ámojh a vé er paisáe ejhde er miraó. --¡Bravo! --¿Qué te paja, Manolo? --Mira, que subí toa ejhta mole a pie, po lajh gráajh, debe de sé verdaéramente ma tao... --¡Mira que erejh tonto, Manolo! ¿No jábejh que p'a ejo hay elevaorejh? --¡Anda, lo quejh la ternología! --Jí, vale..., ¡Llámalo de una vejh! Entonces, Manolo coloca las manos alrededor de su boca, y profiere un trem endo alarido: --¡EELEEEEVAOOOOOR! ¡EEEELEEEEVAOOOOOORRR! --¡mira q'ejh animá ejte lepero! ¿Qué coño ejhtájh jaciendo, Manolo? ¡Ají no! Por er botó! --¡Aaah! Entonces, Manolo coge el borde de su camisa, lo acerca a su boca, y suavem ente susurra: --Elevaó, elevaó. --¡Joé, Pepe, je nojh terminan lajh vacacionejh! ¿Qué podríamojh jasé? --Nada, mujé, nada. --Pojh jí, yo nado, pero lajh vacacionejh je terminan iguá. Lee un lepero en el diario: "Alud mata a 5.000 personas". Y comenta: --¡Ejhtojh árabejh jon unojh hijojh de puta! Un lepero le pregunta a otro: --Oye, Manolo, ¿Te gujhtan lojh torojh? --¡Joé! ¡Puejh claro!

--¡Hala, que te den..., que tiéjh gujhto e vaca! El lepero que empezó de ayudante en la consulta del veterinario: --A ver, Manolo..., Que tengo que salir y voy con mucha prisa, haz el favo r de ir a la sala tres, donde está el burro con problemas gástricos, y le pones este supositorio por el recto. Manolo se acerca donde el burro, y empieza a darle vueltas con el suposito rio en la mano... --Puejh que no le veo er reito por ningún lao... Sigue escrutando... y masculla: --¿Ejhte jodío burro..., no ejhtará vacilando conmigo y ejhcondiéndolo? Sigue tocándolo, y al cabo de un rato exclama --¡COÑO, burro de la hojhtia, como tú sigajh ejhcondiéndome el reito, voy a metert e ejhte jupojitorio por tó ER CULO! Va Manolo con su burro por la carretera. De pronto ve una señal de tráfico: "Velocidad: 100 kilómetros por hora". Manolo clava los talones en el anca del burro. --¡Arre, borrico! ¡Arre, que podemojh conjeguirlo, coño!

?

Un lepero le dice a otro: --Oye, Manolo, aquín hay demajiá lu, ¿Por qué no dejenrojhcajh un poco la bombilla

Dos leperos van a una entrevista para conseguir un trabajo de detectives p rivados. El primero entra, y empiezan a hacerle preguntas: --¿Cuánto es 1 y 1? --11. --Ya..., dígame un día de la semana que empiece por "M". --Mañana. --Hummm..., Y dígame, ¿Quién mató a Jesucristo? --Ejhto... ¿Me da un pá de díajh pa pensalo? --Sí, claro. Total, que el tío sale de la entrevista, y el otro lepero le pregunta: --Oye, ¿Cómo t'ha ío? --Geniá, m'han contratao y ya m'han asignao mi primé cajo. Un lepero va por la calle, con un pedazo de carne y una receta para cocina rla, cuando se le cae la carne y, antes de que la pueda recoger, un perro la mue rde y se larga corriendo . El lepero le grita: --¡Pero idiota!, ¿Pa qué quiéjh la cannne ji la rejeta la tengo yo? En un control policial, reciben una llamada por radio, en la que les dicen a los agentes que paren al próximo coche que pase, para darle un premio de un mil lón de pesetas, por ser el coche número 10.000.000 que pasa por esa carretera. En eso, llega un coche donde van un lepero, su mujer lepera, y su suegra t ambién lepera. El agente les da el alto y les dice: --¡Felicidades! ¡Acaban de ganar un premio de un millón de pesetas! A propósito, ¿Qué van a hacer con tanto dinero? A lo que contesta el lepero: --Puejh..., jacarme er carné. Salta la mujer y contesta: --¡No le jaga ujhté cajo, jeñó guardia, que va tó borrasho! Y la suegra termina diciendo: --¡Jí, yo ya jabía que con un coche robao no íbamojh a ningún lao! Un hombre va conduciendo su automóvil por una zona rural. De pronto ve a un

lepero en su granja, sentado en una silla, sin hacer otra cosa que mirar un camp o cultivado. Curioso, el hombre se detiene, baja de su automóvil, se aproxima al lepero y le pregunta: --Disculpe, señor, ¿Qué es lo que hace? El otro responde: --Ejhtoy tratando de ganá er premio Nobe. El otro queda perplejo: --Pero..., ¿De qué manera piensa ganar el premio Nóbel? --Pojh he'ejhcuchao que le dan er premio Nobe a la ente que je concentra e n ju campo... Dos amigos de toda la vida se encuentran. Para concretar un poco, supongam os que uno de ellos es un lepero. Entonces, Pepe va y le dice al otro: --¡Home, Manolo! ¡Qué alegría de verte! ¿Qué ejh de tu vía? --Puejh mira, ora m'ejhtoy dedicando a la lóica. --¡Anda! ¿Y ejo qué ejh lo que ejh? --Pojh mira..., je trata de..., güeno..., mejón te lo ejhplico con un eémplo. ¿Tú erejh ecoloíjhta, verdá? --Jí. --Entóe te gujhta la naturaleja. --Claro. --Y tamién te gujhtan lojh animalejh, y lojh páarojh y lojh pejejh. --Po jí. --Por eémplo, lojh merojh. --¡Ya te digo, un mero bien jesho... --Y claro, ji te gujhtan lojh merojh..., tamién te gujhtará er má. --Po jí, yo me voy toojh lojh añojh a la praya. --Y ji te gujhta er má, tamién te gujhtarán lojh yatejh. --jí..., ji pudiera... --Claro, ora imaínate que tiéjh un yate con la cubierta llena de rubiajh en bi kini. --¡Fffff! --¿A qué te gujhtaría tirártelajh? --¡Toma!... --Güero..., ¿Pojh vejh? ejhto ejh la lóica; jabiendo tan jólo que erejh ecoloíjhta, puéo llegá a dedují que te gujhtan lajh rubiajh. --Ah, qué curiojo... Total, que se despiden, y luego, Pepe el lepero se encuentra con otro amig o. --¡Home, qué cajualidá, ji acabo de vé a Manolo! --¿Ah, jí? ¿Y qué ejh de ju vía? --Pojh ora je dedica a la lóica. --Ah..., ¿Y que ejh ejo? --Puejh..., mira..., te lo voy a ejhplicá con un eémplo. ¿Tú erejh ecoloíjhta? --Puejh la verdá ejh que no. --¡Maricón! Circulaba al anochecer, por una carretera comarcal, un alemán con su Mercede

s 500.

Como el coche lo permitía y la carretera estaba solitaria, su velocidad era bastante más elevada de los 80 km/h recomendados... De pronto, a la salida de una curva muy cerrada, se topó con un carro, condu cido por un tranquilo lepero que retornaba a casa montado en su mula, y acompañado por su perro, después de la labor. Y, como es lógico, les embistió con los casi 2.000 Kg. del Mercedes, dejando esparcidos en muchos metros a la redonda los restos d el carro. Asustado, el alemán bajó de su coche y fue a ver lo que le había pasado al leper o.

Alumbrando con su linterna, por el camino encontró a la mula gimiendo tendid a en el suelo... --Mí no poderr verr sufrirr animaless, -dijo el alemán-, y sacando un pistolón d e su sobaquera, propinó un certero tiro en la cabeza de la mula acabando definitiv amente con sus sufrimientos (y con ella). Más adelante, se encontró al perro, el cual se lamentaba con agudos aullidos.. . El alemán volvió a decir: --Mí no poderr verr sufrirr animalesss. Y volviendo a sacar el pistolón, encajó otro certero tiro en la cabeza del per ro. Al seguir adelante, oyó una voz, la del lepero que, desde encima de una rama de un árbol donde estaba colgado por la cintura, con la columna visiblemente rota , con una mano sujetándose un ojo que había saltado fuera de su órbita, y con la otra cogiéndose la pierna que tenía arrancada de cuajo, le chillaba: --PUEJH, MIRE UJHTÉ..., ¡A MÍ NO M'HA PASAO NÁ, NÁ, NÁ DE NÁ! En la guerra: --¡Oh, joé, Pepe! ¡Que me han dao! --¿Ejhtájh mal herío, Manolo? --¡No jodajh, Pepe! ¿Conojejh a arguien a quien hayan herido bien? Manolo ha sido atropellado por un automóvil. Recobra el sentido en el hospital y l e pregunta a su mujer: --¿Dónde ejhtoy, en er Paraíjo? --No, Manolo, ¿No vejh que tamién ejhtoy yo?

Un americano, un italiano y un lepero trabajan en la construcción de un rasc acielos, en la planta 123. Llega la hora del bocadillo, el americano abre su bolsa y se encuentra con un sándwich de atún. --¡Mierda! ¡Otro sándwich de atún! ¡Si mañana me tengo que volver a comer un sándwich atún, me tiro a la calle! El italiano abre su paquete, y tiene spaghettis. --¡Mierda! ¡Otra vez spaghettis! ¡Si mañana tengo que volver a comer spaghettis, m e tiro a la calle! El lepero, abre su paquete y ve un bocadillo de jamón y queso. --¡Mierda! ¡Otro bocaíllo de jamó y quejo! ¡Ji mañana tengo que gorvé a comé un bocaí jamó y quejo, me tiro a la calle! Al día siguiente, de nuevo a la hora del almuerzo, se sientan juntos en una viga, y se preparan para comer. El americano tiene una hamburguesa enorme, así que se pone muy contento y em pieza a comer. El italiano, tiene lasaña, así que se pone muy contento y empieza a comer. Pero el lepero, al abrir su paquete, se encuentra de nuevo con un bocadill o de jamón y queso, así que coge y se tira a la calle. No ha llegado todavía a la planta número 100, cuando el italiano ya se está part iendo de risa. El americano le dice: --¡Pero bueno, has estado trabajando con este tío durante tres años!, ¡Ahora se su icida!..., ¿Y tú te echas a reír? --Ja, ja, ja, es que el lepero se hacía él mismo su comida, ¡Ja, ja, ja! Un lepero le dice a otro: --¡Manolo!, ¡Que tengo un loro que dije "papá" y "mamá"! --¿Ah jí? Puejh yo tengo una lata que dije "Melocotón en armíba". Está una pareja de leperos, preparándose para dormir, cuando seductoramente la mujer le dice al esposo: --Mi amor..., ¡Quiero Fornicar!

A lo que el lepero responde todo enojado: --¿Qué? ¿No te bajhta con la Medicar y la Majhtercar? Llega un lepero, a una tienda de electrodomésticos, y le dice al dueño: --Oye, tío, ¿Cuánto cuejhta ejhte televishó? Y el dueño dice: --¡Aquí no se le vende a leperos! (y lo echa de un patadón). Entonces el lepero, encabronado, regresa disfrazado de mexicano: con sombr ero, sarape, y hasta gritando: ¡Que viva México lindo y querido! Y le dice al dueño: --Oye, manito, ¿Cuántu cuesta ese televisor? --¡Aquí no se le vende a leperos! Y el lepero se queda pensando: "¿Cómo habrá jecho ejhte para darje cuenta"?... Después regresa disfrazado de argentino, con boleadoras y todo, y cantando u n tango. Y le dice al dependiente: --Che, loco, ¿En cuánto me dejás ese televisor? --¡Te he dicho ya..., que AQUÍ NO SE LE VENDE A LEPEROS! Y el LEPERO, ya puteado dice: --¡Joé, tío! ¿Cómo t'hajh dao cuenta de que joy un puto lepero? --¡Porque sólo un lepero podría confundir un microondas con una televisión! Un padre (de Lepe) y su hijo, al que lleva todos los días al colegio, y toda s las mañanas: --Buenos días, hijo. --Buenos días, papá. Hasta que un día: --Buenos días, hijo. --Good morning, father. --¿Y eso? ¿Por qué me respondes así? --Es inglés, papá; es que por las noches, antes de acostarme, pongo una emisor a de radio, en la que hablan inglés, y así aprendo. --Ah, pues mira qué bien..., Mira, esta noche me la dejas a mí, y así podremos h ablarnos en inglés. --Vale. Al día siguiente: --Good morning, father. --Fsssfgsssfgsssssfffgsssssssssss... Un lepero va a comprar un crucifijo. Llega a una tienda y le va pidiendo a l dependiente que le saque todos los modelos. Al cabo de una hora le pregunta: --Oiga, ¿Y no tié ninguno al que no je le vea la marca INRI? Un lepero le comenta a otro: --Pues yo tengo 40 palomas en casa. --¿Mensajeras? --No, no, no t'ensajero nada.

Venía un tío en un camión, con unos pingüinos que tenía que llevar al zoológico. Pero de pronto, el camión se le para, y nada, que no arranca. Llama una grúa, pero está acongojadísimo, pues no va a llegar a tiempo al zoológic o. Mientras piensa en lo que va a hacer, ve pasar a Pepe el lepero, y entonce s, el chófer lo llama: --¡Pepe! Oye, hazme un favor: Debo llevar estos pingüinos al zoológico, pero ten go que cuidar el camión hasta que venga la grúa. Te doy $250, si los llevas tú. --¡Trato hesho, tío! Después de 2 horas, llega el chófer al zoológico, y se entera de que aún no ha lle

gado Pepe con los pingüinos. Muy preocupado, se sienta en un banco, cuando ve que Pepe viena a lo lejos , andando muy campante, con los pingüinos todos en fila detrás de él. El chófer asombrado le pregunta: --¿Pero qué haces, coño? --Hombre, que lojh he traío ar joloico, y como me ha jobrao dinero, ahora lo jh llevo ar sine. Dos leperas hablaban muchísimo en el cine. El tipo de atrás las interrumpió: --¡No puedo oír nada! --¡No ejhtábamojh hablándole a ujhté, ají que no je entrometa, coño! Ésta es una lepera que le dice al marido: --Mi amor, Pedrito, nuejhtro ío, ejhtá jaliendo má en la ejhcuela. Yo creo que h ay que comprale una Enciclopedia. --¿Para qué?, ¡Que jiga arreando a pie ar coléio! Una familia de leperos, está en su casa, y el niño pregunta: --Papá, papá, ¿Qu'éjh un avión? --Ejh una erjhpejie de ejhcarabao. --Papá, papá, ¿Quién fue Colón? --Er que inventó lajh ejhcalerajh. (El chiste sigue así un rato). --Papá, papá, ¿Lajh cucarasha tién dientejh? Entonces salta la madre: --Niño, cállate ya, qu'ejhtájh molertando. Pero el padre, interviene sabiamente: --Mujé, déale que pregunte, ji no cómo va a aprendér argo? Llega un lepero a una pizzería, y le dice a la dependiente: --Déme una minipisha. Y ella le pregunta: --¿La quiere en 4 o en 6 porciones? Y el lepero: --En 4, porque en 6 no me la termino. Manolo se enroló en la Real Marina Española: --¡Capitán, capitán, que nojh jundimojh, capitán! --¡Cállese, imbécil! ¡Ésto es un submarino! Aquí el centro sismológico, atención, Lepe, el epicentro se va a manifestar just o en la plaza del pueblo, más o menos en media hora. Cuando tenga noticias llámenos inmediatamente... Pasa la media hora, una hora, dos horas... ¡Atención Lepe!..., ¿Se ha manifestado el epicentro? Aquí Lepe, jí jeñón, je ha manifejhtao y le hemojh detenío, junto con otrojh jinco, pero no hemojh podío dar noticiajh porque ha habío un terremoto de cohónejh. Está el alcalde de Lepe, dictándole una orden al secretario: --Antonio, convócame una reunió p'al viernejh. --Sheñó arcarde, -le replica el secretario-, ¿Viernejh ejh con "V" o con "B"? --¡Vale! ¡Aplájala p'al lunejh! Por orden der jeñón arcarde de Lepe Se jace sabé Que pa evitá májh arjidentejh En la pijina munijipá Aamojh a jacé un relleno de agua. Preocupado por el problema del tráfico, el alcalde de Lepe se desplaza a Lon

dres y, a la vuelta, maravillado por lo bien que funciona en esa ciudad, dicta e l siguiente bando: "Pueblo de Lepe, pa rejorvé er poblema der tráfico, he dejidío que, a título ejhpe rimentá, dejhde mañana lojh coshejh jirculen por la ijhquierda. Ji todo va bié, lojh c amionejh harán lo mijhmo a partí de la jemana prójima". El alcalde de --Y ejhte año Le apunta uno (Asfaltao). --Buero, y si

Lepe hablando a la gente: hemojh arquitranao la carretera. por detrás, en voz baja: ojh he fartao, perdonarme.

Los leperos manifestados delante del ayuntamiento: --¡Queremojh un buzó, queremojh un buzó! El alcalde sale, y dice: --Pero ji la jemana pajá ya puje uno. --Jí, pero eje ya ejhtá lleno. Dos leperos entran en un banco y ven que hay unos tíos encapuchados, y todos los demás están de espaldas con las manos en la pared, y uno dice: --Manolo, mejón venimojh mañana, que hoy ejhtán empapelando. Un lepero, va al banco a ingresar 1.000 millones que le han tocado en la p rimitiva. En esto que llega al banco, y le dice el cajero: --¿Qué, a abrir una cuenta corriente? --¡No, quiero abrí la mejón que tenga! Un lepero en una entrevista de trabajo: --En este trabajo necesitamos un hombre que sea responsable. --Ah, puejh de ejo yo tengo ejhperienjia; en mi trabao anterió, jiempre dejían q ue yo era el rejhponjable de tó lo que ocurría. Va un americano de Tejas, por la carretera del Rocío a Huelva, con su peazo de Jaguar, y se le estropea. En fin, que a la hora, pasa por allí uno de Almonte, (pa descargá un poco a lo s leperos, ¿No?), en su carro con sus mulas, y con el hijo al lao. El yanqui pregunta: --Excuse me, do you speak English? --No, no zé qué dize uzté, ¡No me entero de ná! --Well..., parlez-vous français? --¡Que yo no me entero de ezo, joé,! ¡Anda manolito, arréale a las mulas! --Excuse me..., please!, please!, Parla italiano? --¡Cohone! ¡Arre mula, arre!, (y se va). Al rato, el niño pregunta: --Papá, eso de saber muchos idiomas debe de ser mu güeno, ¿Verdá? --Ya ves, no sirve pa ná. --En el pueblo de Lepe les dan preservativos a los guardias municipales. --¿Por qué? --Para que les condonen las multas. En el pueblo de Lepe se instaló una ramera. Manolo fue inmediatamente a comp rarle ramas. Los leperos acaban de inventar una pasta dentífrica que contiene pequeñas partíc ulas de comida para aquellas personas que no pueden comer antes de cepillarse. Los leperos acaban de inventar un diccionario con indice.

os?

--¿Sabes por qué los de Lepe van por la calle en tractor disfrazados de vampir --Para sembrar el pánico. --¿Para qué lleva un lepero una escalera al supermercado? --Para bajar los precios.

?

--¿Por qué los leperos se quedan mirando fijamente al cartón del zumo de naranja --Porque dice concentrado. --¿Por qué los leperos no toman zumo de manzana? --Por temor al Sidra. --¿Por qué un lepero sonríe cuando hay relámpagos? --Porque cree que Dios le está sacando fotos. --¿Por qué los leperos guardan los periódicos en la nevera? --Para tener noticias frescas. --Por qué los leperos meten caballos en sus armarios? --porque les gustan los armarios empotrados. --¿Por qué a los leperos les gusta bucear? --Porque en el fondo no son tan PENDEJOS. --¿Por qué los leperos se sientan en la parte de atrás en el cine? --Porque el que ríe al ultimo, ríe mejor. --¿Por qué los leperos ponen un televisor encima de otro? --Para verle las piemas a la presentadora. --¿Por qué los leperos se llevan un salvavidas a los partidos de fútbol? --Para no ahogarse cuando se hace la ola. --¿Por qué los policías de Lepe usan salvavidas? --Por si se desata una ola de crímenes. --¿Por qué en Lepe han puesto esquíes encima de las bacas de los coches? --Porque dijeron en la tele que nevaba por encima de los seiscientos. --¿Por qué los leperos se dan aire con un serrucho? --Porque les han dicho que el aire de la sierra es mas sano. --¿Por qué los leperos creen en el infierno? --Porque también creen en la primafera, el ferano y el fotoño... --¿Por qué los leperos entierran la cabeza cuando alguien los persigue? --Para plantar cara ante el enemigo. --¿Por qué los leperos guardan una botella vacía en la nevera? --Por si llegan invitados que no beben. --¿Por qué los leperos se ponen tortugas en los ojos? --Porque son lentillas. --¿Por qué los leperos no se chutan? --Por que no les cabe el caballo en la jeringuilla. --¿Por qué los leperos toman bicarbonato después de un examen?

--Por si repiten. --¿Por qué los leperos llevan sus cajones al gimnasio --para ver si se les convierten en cajas fuertes. --¿Por qué en Lepe no tienen leche fresca? --Porque no les cabe la vaca en la nevera. --¿Por qué las leperas van al ginecólogo en grupos grandes? --Porque en la puerta dice: "CONSULTAS DE OCHO A DIEZ". --¿Por qué los leperos ponen un montón de mierda en un rincón en sus bodas? --Para mantener a las moscas alejadas de la novia. --¿Por qué las beatas de Lepe no van a Madrid, París, Roma o Londres? --Para no cometer pecados capitales. --¿Por qué los leperos, cada vez que compran un cartón de leche, se la toman en el establecimiento? --Porque dice: "ABRA AQUÍ". --¿Por qué las leperas no quieren darle la teta a sus bebés? --Porque les duele mucho cuando se hierven los pezones. --¿Cómo reconocerías a un lepero en una zapatería? --Porque es el único que se prueba las cajas. --¿Por qué han dejado de poner películas en los aviones donde viajan leperos? --Porque cuando acababa la película, todo el mundo salía por la puerta de atrás. --¿Por qué los leperos tiran migas de pan en los aeropuertos? --Porque creen que así bajarán los aviones a picar algo. --¿para qué los leperos han puesto los semáforos a cien metros de altura? --Para que no se los salte ni Dios. --¿Para qué han puesto los leperos un consultorio en cada iglesia? --Para tener cura. --¿Para qué ponen las leperas preservativos en puertas y ventanas? --Para que no entre el polvo. --¿Cómo abortan las leperas? --Tirándoles piedras a las cigüeñas. {CHISTES DE GALLEGOS} Los gallegos tienen una filosofía particular que les lleva a ser pragmáticos a l tiempo que astutamente tranquilos. Dos amigos están preparando una comida casera: --¡Manolo, que los fideos se están pegando! --¡Pues déjalos que se maten, hombre! Una vieja avara gallega se cruza con su médico y trata de aprovechar para ah orrarse la consulta. --Dígame, doctor ¿Usted qué hace cuando tiene mucho catarro? --¡Toso, señora! ¡Toso mucho! Se iba a enviar un cohete a Júpiter para inspeccionarlo. En él, viajaban un argentino, un gallego y un francés.

Antes de la partida, se le ofrece a cada uno, complacerlos con un deseo pa ra hacer más agradable la expedición. El argentino pide unas mujeres para el viaje, el francés pide muchos libros, y el gallego pide muchos cigarrillos. Al regresar del planeta, primero desciende de la nave el argentino con sus mujeres y unos cuantos hijos. Luego, el francés baja con sus libros; y por último, sale el desesperado gallego gri tando: --¡¿Alguien tiene fuego? Están haciendo una entrevista en la calle y preguntan a una gallega: --¿Usted hace el amor a oscuras? --Yo hago el amor a os curas, a os mecánicos, a os profesionales en xeral... Un gallego llega a pedir trabajo en una farmacia o droguería, y el administr ador le dice: --OK, le puedo dar el empleo, pero si usted habla inglés. --Claro, yo hablo inglés. --Demuéstremelo, y atienda a ese cliente que está entrando. El cliente pregunta: --¿Hay ampolletas? --¡Welcome, mister Polletas!, I'm Jorge. What can I do for you? Dos Gallegos: --¿Sabes?, ¡Al final encontré trabajo en Santiago! --De qué? --De Compostela. Dos gallegos: --Oye Manuel, ¿Tú sabes cuánto es dos por cuatro? --Siete. --¡Pues el culo te lo abrocho!, ¡JO! ¡JO! ¡JO! Están dos gallegos en la cama, y dice ella: --Paquiño, dime algo que me deleite. --Pues una vaquiña. Una pareja de gallegos: --Pepiño, tras 15 años de relaciones, ¿Por qué no nos casamos? --¿Y quién nos va a querer? Unos onio y decía --Pues Y él: --Pues

novios gallegos, hablaban sobre el vestido a usar el dia del matrim ella: yo no me caso sin belo. velo.

Entra un gallego en un banco con un gatito chiquitito en la mano. Se va al centro de la sala, se sube a una silla y grita: --¡Arriba las manos todos, o aprieto el gatillo! --¿Cómo manda un gallego un fax confidencial? --Pues doblado. Le dice un gallego a otro: --Oye, Venancio, ¿Cuántos son dos más dos? --¿No me puedes dar mas datos? fue.

Regresa Venancio de un viaje a Las Vegas, y Pepillo le pregunta que cómo le

--Bien, -contesta Venancio-, hay unas máquinas tragaperras sensacionales. Le eché una moneda y gané. Le eché otra y volví a ganar. Finalmente tuve que desistir, pues ya no sabía qué hacer con tantas cocacolas.

a.

Paco era un gallego que tenía un gran amigo argentino, Juan. En un viaje que hiciera Paco a su tierra natal, sufrió un infarto y murió. Juan se entera y decide tomar un avión e ir al funeral de su amigo en Galici

Al llegar al lugar donde estaban velando al muerto, Juan nota que junto al cajón se encuentra un tarro enorme lleno de crema y, lo más curioso, es que los dol ientes, después de darle el pésame a la madre de Paco, introducían la mano dentro del pote, y luego embadurnaban al difunto. Juan, por respeto, decide hacer lo mismo, pero fue tanta su curiosidad que se acerca a la madre y en voz baja le pregunta: --¿Por qué los dolientes le están untando crema a Paco? ¿Es por alguna petición espe cial o..., es una tradición acá en Galicia? La anciana le lanza una mirada de profunda consternación, y le contesta: --¡Joder..., pero bueno! ¿Usted no sabía que Paco pidió que lo cremasen? --Al morir el gallego Alvarez dejó todo lo que tenía a un asilo de huérfanos. --¿Y qué dejó? --Pues, seis hijos. Un gallego y un lepero, están discutiendo sobre quienes son más tontos, si los gallegos o los leperos, y al final dice el gallego: --Mira, vamos a hacer una prueba. Aquí enfrente hay dos mercerías, una es de un gallego y la otra de un lepero. Vamos a entrar a pedir una vela que tenga la mecha por abajo, y a ver que pasa. Total, que primero entran en la tienda del lepero y le piden una vela que tenga la mecha por debajo, y el lepero les dice que no tiene. Luego van a la tienda del gallego; cuando le preguntan si tiene la vela. l es dice que si, y les vende una vela normal y corriente, pero les da la vela al revés para que parezca que tiene la mecha hacia abajo, y les cobra el triple de lo que cuesta realmente. Así que al salir le dice el gallego al lepero: --¿Ves? Esto demuestra que este gallego es más listo que el otro lepero. --¡Que va, hombre! ¡Esto sólo demuestra que el gallego tiene la tienda mejor sur tida! Letrero en un bar de La Coruña: "Tengo plena confianza en Dios. Los demás que paguen al contado". Traducción encontrada en la puerta de una casa de comidas de O'Grove, (Galic ia). ¡Es para enmarcarla! THE CASA GALLEGA: SPANISH COVERS, (TAPAS). Octopus to the party, (pulpo a feira). Corageous potatoes, (patatas bravas). Huge air spray with grelos, (lacón con grelos). Canes and little ones, (Cañas y chiquitos). Drink from the boot and the big joint, (beba en bota y en porrón). Thin Uncle Joseph, (Fino Tío Pepe) and Thin Fifth, (FinoQuinta). They will pass from Navarra, (Pacharán de Navarra). Wines from the River Ha and the Valley of Rocks, (Vinos de Rioja y Valdepeña s). TODAY`S MENU: Female Jews with Thief, (Judías con chorizo). Pretty to the Iron, (Bonito a la plancha).

SPECIAL OPENING PROMOTION: One mug of bleeding if you buy a Little Joseph of Veal, (Una jarra de sang ría por pedir un pepito de ternera). ANIMATION ACTIVITIES: Little Football Contest, (Concurso de Futbolín). He-dominated Tournament, (Torneo de dominó). Primitive Lottery Cudgel, (Porra de lotería primitiva). Youyou contest by couples, (Concurso de tute por parejas). Madrid Aiport available to play on the tables, (Barajas disponibles para j ugar en las mesas) {CHISTES DE VARIAS COMUNIDADES ESPAÑOLAS} Bueno, pues éste es un aragonés, que iba de camino a Zaragoza y se encuentra c on Dios. Éste le pregunta: --¿DÓNDE VAS, BUEN MAÑICO? A lo que el aragonés contesta: --¡Pues a Zaragoza! Dios le dice: --¿Pero eso será si Dios quiere? El mañico le contesta: --Y si no, también! Dios se enfada con el mañico, lo convierte en un sapo, y lo mete cinco años en un pozo. Al cabo de ese tiempo, Dios saca al aragonés del pozo y le dice: --Hola buen mañico: ¿A dónde vas? --¡A Zaragoza! -le contesta él. Dios le vuelve a preguntar: --¿pero será si Dios quiere? --¡Y sinó también! Dios que se cabrea, lo vuelve a meter al pozo convertido en sapo, y lo dej a allí nada menos que 15 años. Vuelve a pasar Dios al cabo de ese tiempo, y le dice: --Hola buen mañico: ¿A dónde vas? A lo que el aragonés le responde: --¡A Zaragoza, o al pozo! Dos asturianos están mirando al cielo. Uno dice: --Mira ese cohete. Va a Venus. Y el otro responde: --Pues vamos a escondenus. Ésto es un andalú que va a Cataluña, y le pregunta a un amigo catalán: --¿Quillo, como se "dise" "edifisio" en catalán? --Edifici, -le contesta éste-. --Cohone, ya sé que e difisi, por eso te lo pregunto. Dos madrileños en el Monte del Pardo: --Pues aunque no lo parezca, hace muchísimos años, el mar llegaba por aquí. --¿Y tú cómo lo sabes? --¡Mira! ¿No ves esa lata de sardinas? --Disculpe, ¿voy bien para la calle de Alcalá? --Sí; pero si se peina un poco irá mejor. {CHISTES DE GITANOS} Éstos eran dos policías que andaban dando un paseo por un barrio, y al llegar

a una tienda, oyen unos ruidos extraños y dicen: ¡Alto! ¿quién vive? A lo que los gitanos que estaban atracando el local contestan: ¡Vosotros que teneis economato! Éste es un gitano que va a la mili, y el capitán le dice: --¡Usted Eredia , ya que ustedes los gitanos saben tanto de caballos, se me va ahora mismo, y me compra un caballo para mí! Le da el dinero al gitano, pero claro, éste se encuentra con unos amigos, se hartan a comer y a beber, y cuando ya se habían gastado un montón de dinero, se acu erda del caballo del oficial y dice: --Ja me maten!, que me he gastá casi to el dinero... ¿Y qué voy a hacer? Uno de los gitanos, que estaba con él, le dice: --¡Ja chacho , pues vete pa la plaza de toros, y cómprate uno de los caballos de los picadores! Como no sé si sabréis, esos caballos son bastante malos, ya que el toro los pu ede matar de una sola cornada, así que usan caballos que ya están un poco hechos pol vo. Aún así, el gitano se va a la plaza, y habla con los picadores. --¡Ja payos, haber si me podíais de vender algún caballo de estos, que el capitán me mata!. Uno de los que estaban allí, le dice: --Tenemos uno, pero ya sabes que estos caballos están hechos polvo, pero si te vale, te lo llevas. El gitano, con EL poco dinero que le quedaba, se compró el caballo. El animal, estaba cojo, tenía la cabeza torcida, y tenía la manía de andar dando cír culos. AL LLEGAR AL CUARTEL, EL CAPITÁN QUE LO VIO VENIR CON AQUELLA PORQUERÍA DE CAB ALLO LE GRITÓ: -¿PERO SE PUEDE SABER QUE MIERDA ME TRAES, CON ESE CABALLO DE CABEZA TORCIDA ? --De mierda nada, mi capitán; es que le he dicho el número y viene buscándolo el solito. Éste es un gitano al que la policía piílla robando en un olivar: El policía, que lo coge, le dice: --¡Pues ahora, te vamos a meter por el culo todas las olivas que has robado! El gitano que oye esto dice: --¡May Dios mío, que no cojan a mi primo! --Por qué -dice el policía-. --Pues porque el trae melones. Un gitano avista por el camino a la pareja de la guardia civil. ¿Qué hago, qué hago?, -piensa rápidamente el pobre hombre-. De pronto despluma la gallina que llevaba bajo el brazo y la arroja al río. --¡Hombre, no me digas que la gallina tenía sed! --¡Qué va, señor guardia! Es que tenía ganas de darse un baño y le estoy guardando l a ropa. En una familia gitana: --¡Quiyo, ten cuidao con el choriso que pica! --No te preocupejh, pare, que ya lo coho por la cuerda. Un gitano le dice a su hijo: --Hijo, aguanta las mulas. Y el hijo contesta: --Balam-bam-bú. Sevilla, la Maestranza, la corrida del siglo. ¡Vaya cartel! Curro Romero, El Litri y Espartaco.

Un gitano se intenta colar en la plaza, pero no lo consigue. Al final se sube a un poste de la luz, y consigue ver la corrida desde allí. El Curro Romero empieza a torear, y todos: --¡Oooooooooole! Y el gitano: --¡El litri! Y todos: --¡OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOle! Y el gitano, gritando cada vez más fuerte: --¡El LITRI!, ¡EL LITRI! Hasta que al final, se levanta uno del público y dice: --¿Pero qué dices, gitano? ¿No ves que el que torea es Curro? --¡Que venga el litri, el litricista, que me he quedao aquí pegao! Dos gitanos se hacen con un burro, y quedan en alimentarlo un día cada uno. El primer día le toca a uno y piensa: "Anda, home, por un día que no coma el borrico no le pasará ná". Al día siguiente, el segundo gitano lo mismo: "Bue, por un día que no coma éste, no creo que se dé cuenta". Así pasaron los días hasta que al mes, cayeron los dos en que el borrico no se tenía en pie, y pensaron: --Oche, mira..., ¿Y si nojh yevamojh ar borrico ar circo que han traío ar pueb lo, y lo vendemo como comida pa lojh leone"? Se plantan en el circo y le dice el gitano al encargado: --Oye, tú, ¿Cuánto nojh dá por er borrico como comida pa tujh leone? --Pues mira, mil duros, no más... --Venga, con ejhto nojh tomamo dojh pelotazo. No han andado 50 metros los dos gitanos cuando escuchan: --¡Cabroneeees!, ¿Conque comida pá los leones, no?, ¡Que ya se me ha comido dos y me tiene al tercero acorralao!

Tres gitanas están hablando: Una de ellas embarazada, y dice una: --¡Ay!, Pos yo, con mi Richal, i tinío mucha suelte, que con 5 añojh, el otro día entró en el Carrefú y, sin que lo viera el vigilante, se sacó él solíto 5 cajas de leche, 4 paquetes de galbanzos, 2 kilos de harina, 2 yugures y 2 litros de pisicola, y así nos himos pasao el mes sin pasal pizca de jambre, ni ná... Otra gitana cuenta: --¡Eso no es ná!, Mi Chal-li, con 3 añitos ná más, entró el otro día en Expert, y sin e lo viera el vigilante, se sacó 3 lavadoras, 10 minipimers, 2 tilivisores, 4 vídios y 7 compardií, y asín, vendiéndolo tó, hemos llegao mu de sobra a fin de mejh... Y la gitana que estaba embarazada dice: --Pos este qu'está quí dentro, éste va a plometel del tó, porque ya es un figura.. . Las otras le responden intrigadas: --¡AAYYYY! Ja me maten. ¿Pero cómo puidis decil eso, si entoavía no ha nacío? A lo que la embarazada responde: --Sí, pero es que ayel mi picaba el coño, y cuando m'istaba rascando, el cabrón se quedó con los anillos. Éstos eran dos gitanillos que se veían constantemente asediados por un viejo g uardia civil. El guardia, ya a punto del retiro pero en plena forma física, se jactaba de las tremendas palizas que propinaba a los gitanos cuando los pillaba en alguna f echoría, y aquellos se la tenían jurada. Total, que llegó el dia del retiro y los gitanos pensaron "esta es nuestra o portunidad". Lo esperaron a la salida del pueblo, escondidos tras unos árboles, y le sali eron al paso esgrimiendo sendas navajas. Se lanzaron hacia él, al tiempo que éste esgrimía un no despreciable bastón de mad

era de roble. Con el susodicho artefacto, empezó a golpear en las costillas a uno de ellos , mientras el otro corría a esconderse a la vez que alentaba a su compañero: --¡Pero pínshale, quiyo, que yastá retirao!... --Estará retirao de ti, mamón, porque yo lo tengo encima...

Un niño gitano llega a casa con una nota del colegio donde la Directora le i nforma a la familia que el niño no pone atención en clase a las explicaciones de la profesora: "Siento informarles (dice la nota) que su hijo no atiende lo más mínimo cuando la profesora imparte las clases. Mientras todos los demás niños están atentos a todas y cada una de las explicaciones de la profesora, su hijo se entretiene en meter se bajo los pupitres para mirarles las piernas a todas las alumnas. Me ha comentado su profesora (sigue diciendo la nota) que ha tenido que vo lver a utilizar braguitas, prenda que ya no utilizaba desde hacía tiempo, ya que su hijo, al menor descuido de ella, se mete bajo su mesa, con la mirada fija hac iendo blanco donde ustedes se imaginan, (bueno, en este caso, negro, pues la mae stra es morena). Y como ustedes comprenderán, por culpa de su niño, no podemos tolerar que las profes oras cambien sus hábitos en el vestir. ¡Hasta ahí podíamos llegar! Espero pongan remedio al asunto ya que de un tiempo a esta parte, niñas, pro fesoras, madres de alumnos, y hasta yo misma, la Directora, nos vemos obligadas a utilizar pantalones, pues a la que alguna nos descuidamos ya lo tenemos bajo l as piernas. En su casa, que haga el niño lo que le dé la gana, si ustedes se lo permiten, pero e n este Centro Escolar, tendrá que reprimirse y olvidarse de los hábitos adquiridos e n el hogar familiar. Por consiguiente, (acaba diciendo la nota), si le volvemos a coger en acti tudes impropias de su edad, me veré obligada a aplicarle un severo correctivo". El padre una vez leída la nota, coge al niño y le dice: --Ven paquí gitanillo y cuéntale ar papa tus andansas en lascuela. Amo a ver niño der demonio, toy mu orgulloso de tí jejeje Las salío a tu papa e n to, jejeje. Pero cúchame jomío: ties caprender pol lo meno a sumar. Además, se pué sabé que coño hases en er colegio: --¿Que qué coño hago? Yo no hago ninguno, ya están hechos. Más caserlos, me deíco a mirarlos papa. --¡Ele mi niño! ¡tú llegarás mu lejos Yo en er colegio hasía lo mismico que tú, jomío ta que dí con er de la mama. Fue er que más me gustó. ¡Era tan bonico! Ahora ya!... después der trote a que ha estao sometío... pos claro... ya no e igual. Aunque no creas, entoavía lo tié mu aprovechable y le sacamos mucho p artío, pero claro, ahora... ¡ande va a parar! Cuando la mama tenía mu poquicos años, ma cuerdo que nos íbamos al pajar der tio Raimu ndo, y en cosa de media horica, no te quiero ni contar er montón de cosas casíamos. ¡La de braguitas que se le perdían entre la paja! Tanto removela, que claro, luego c uarquiera las encontraba. Y asina, cuando rigrisábamos a casa, por er camino, ento avía macuerdo como miba aprovechando de la mama. --¡Cómo eres papa! Y luego me dise a mí la mama que se casó virgen y que no supis te qué sabor tinía hasta la noche de boas! --¡Ay Richal, jomío!, ¡La mama no quié que seas tan gorfo como yo! Pero de toas ma neras, dime Richal: ¿Qué e lo que jaces tú en lascuela muchacho, pa que tengas tan ca briá a la desagradesía de la profesora?. ¿Las metío mano argún día chiquillo? --¡Noooooo papa! ¡Qué cosas tienes papa! ¡No soy tan endejenerao! ¡Ni siquiera la he tocao! !A ver si te piensas que soy un oseso sesual! ¡Lúnico que jago es echar un vistaso por debajo de las mesas de las alusnas. Y cadía durante un ratico, sentarme bajo la mesa de la profesora y ponerme morao ¡Que no v eas papa!... ¡Er de la mama se quea en na! Y claro papa,.... ¡uno no es de piedra! Güeno, güeno, -responde el padre-, to eso está mu bien jomío, no esperaba menos de tí, pero amos ar grano: A vel Richal, amos a centrarno en lo estudios. Voy a jaserte unas preguntas, que ma dicho la maestra que vas mu malamente

con las matermánticas. --Enga papa, pregunta, caquí está er tío chulo pa responder to lo caga farta. --Ahí va la primera pregunta: Amos a vel Richal, ¡Responde con autoriá!: ¿4 x 4? Si lo endivinas te doy una pisicola. --Ay papa, eso es lo más fácil der mundo. ¡Está tirao! 4 x 4 e... ¡Un to terreno! --¡Ele ahí mi gitanillo!, ¡Mu bien respondío! ¡Tú será mu curto y llegarás mu lehos en la vía. --Enga, agora la segunda: --Esta e argo más complicá, amo a ver: ¿Que pué ser 3 x 2 ? Si landivinas te dejo ver la tilivisión un ratico esta noche. --¡Uyyyy papa, sostá chupao... ¿Pos que va a ser? 3x2, 3x2, 3x2... e... ¡Er Carrefú! y er Cortinglé en época de rebahas. ¡Compras 2, te dan 3! --¡Viva la mare que te parió jomío! No hay duda... ¡Eres igualico que er papa! ¡pero argo ma teligente! Esa paya de tu maestra no tentiende na de na. Me paese a mí que lúnico que sabe e lucí su ferpúo. Enga Richal, amo con la úrtima, ésta pa nota, y pa sabé si argún día serás er Patriar a de la familia: Suponte tú cun día vamos con la flagoneta y pasamos por un melonar que tié 200 m elone, cujemo y rubamo 100 melones. A ver Richal ¿Que nos quea? --Jajajaj jajajaja jajajajaja. ¡Ay papa!, ¡Quinorante ere! Pos que nos va a quear... ¡Quea haser otro viaje al melonar con la flagoneta! {CHISTES DE VASCOS} En qué se diferencia un vizcaíno vestido de blanco, de un guipuchi vestido de blanco? En que el guipuchi es churrero, y el vizcaíno médico. ¿Por qué los guipuchis tienen arrugas en la frente? Porque se ponen la boina a rosca. Éste es un holandés que quería ser vasco, y fue al médico y le dice: --Señor médico, Mí quiere ser vasco. ¿Qué tiene que hacer yo para ser mí vasco? --Pues mire, -le dice el médico-, si usted quiere ser vasco, lo que le tenem os que hacer, es extirparle un trozo de cerebro. Es un tanto arriesgado, pero si lo operamos, usted hasta sale con acento vasco y todo. El tío le contesta que sí, y que hará todo lo que haga falta con tal de ser vasc o. Al tío lo operan y sale diciendo ya del quirófano: --¡Aíva la hostia!, ¡Pero si ya soy vasco, la hostia! ¡Si hasta digo tacos como lo s de Bilbao, la hostia! ¡Oye, que venga el médico, que yo quiero ser más vasco aún! El médico, le vuelve a avisar de que es peligroso, y que corre riesgos. El tío dice: --¡Oye tú, que los de Bilbao no tenemos miedo, la hostia! ¡Tú me operas y a callar ! El tío se vuelve a operar, pero ahora sale del quirófano cantando ya el himno del atletic, con la chapela, la ikurriña y toda la parafernalia. El médico le dice: --¿Ya estará usted contento, no? --¿CONTENTO, QUÉ VOY A ESTAR YO CONTENTO! ¡YO QUIERO SER MÁS VASCO QUE sabino ARAN A me cago en Dios! ¡Otra vez me quiero operar para ser yo más vasco que nadie! Esta vez, al tío, al meterle en el quirófano, al médico le dio ún temblor en la ma

no, y le cortó mucho más de lo debido. Y cuando se despertó el otro de la operación va y le dice al doctor: --Osti tu nen! Aquesta vez tas pasat una mica no? Dos vascos: --Oye Patxi, que tenemos que ampliar el ordenador. --Hostias, y cuantos kilos le ponemos pues? Un padre dando consejos a su hijo, que marcha a estudiar fuera: --Y ya sabes, Peru, que cuando estés por ahí fuera, tienes que tener buena edu cación y no preguntar a nadie de dónde es. --Aiba la hostia, y ¿por qué no le tengo que preguntar a nadie de dónde es? --Pues porque si es de Bilbao ya te lo dirá él y si no, no le tienes que hacer pasar vergüenza. En una entrevista de trabajo, para escoger taladores de árboles, están un bras ileño, un estadounidense y un vasco. Dice el entrevistador: --Y ustedes, ¿Qué experiencia tienen? Dice el estadounidense: --Pues yo estuve en Canadá cortando árboles en el norte. Dice el brasileño: --Eu estove em Brazil a silva du Amazonas. Y por último el vasco: --Pues yo estuve en el Sahara. Y el entrevistador,, sorprendido: --¡Pero si en el Sahara no hay árboles! Y el vasco: --¡Eso es ahora! Dos vascos que se encuentran: --Patxi, ¿qué hace tu moto en el barranco? --Es que la estoy arrancando, Iñaki. --¡Pero si la moto se arranca con una patada! --¿Y qué te crees que he hecho? Va un vasco por la calle con 200 camiones y 1000 ovejas dentro, y encuentr a a un amigo que le pregunta: --Oye, ¿Dónde vas con todo eso? --Pues ya ves, que me estoy haciendo un Belén de la hostia. Un vasco le dice a otro: --Oye, Iñaki, ¿Para qué vamos a discutir si lo podemos resolver a hostias? --¡Joer, Joseba! ¿Cómo es que llevas toda la cabeza vendada? --¡Joer, por la moto! --¿Te has caído? --¡Quiá! ¿Recuerdas, bajando de la ermita al pueblo, la primera curva muy cerrad a, que hay una tapia de cemento, que pone SE TRASPASA?... --Sí. --¡Pues no es verdad, no se traspasa! Un Bilbaíno entra en una tienda con una motosierra eléctrica: --Oiga, usted me ha dicho que esta motosierra que he comprado cortaba cien árboles..., a la hora, la he probado, y como mucho corta cincuenta. --Pues no se preocupe, que ahora la probamos... Arranca la motosierra el dependiente, y al oírla dice Patxi: --ai ba la hostia, tú, ¿Y ese ruido? --¿Tú sabes cómo meter a 20 bilbaínos en un seiscientos?

--Diciéndoles que no caben. Iñaqui, el hijo de Arzalluz Coechea, se va a casar con una chica de Madrid. Como no tiene experiencia alguna en estas lides, le pregunta a su padre: --Oye, padre, cuando yo me case, ¿Qué es lo que tengo que hacer? --Pues mira, Ñaqui, cuando te cases debes invitar a todo el pueblo a comer,p ara que vean que los vascos somos generosos. A tu mujer la tienes que llevar en un coche de lujo, para que vea que los vascos somos imaginativos. Después de la boda, la tienes que invitar a un hotel de cinco estrellas, par a que vea que los vascos somos espléndidos. Cuando estés en el hotel con ella, la tienes que subir a la habitación por las escaleras en volandas, con un solo brazo, para que vea que los vascos somos fue rtes y enérgicos. Cuando estés frente a la puerta de la habitación, la debes entrar en brazos pa ra que vea que los vascos somos caballerosos. Cuando te encuentres en la habitación, la pones en la cama suavemente, para que vea que los vascos somos sensibles. La desnudas toda ella lentamente, para que vea que los vascos somos expertos. Y cuando la tengas desnuda... te masturbas tres veces, para que vea que lo s vascos, ¡Ante todo, somos independientes! Pues resulta que en el zoo de Bilbao, un chico se cae al foso de los leone s y cuando estaban a punto de comérselo salta un joven al foso y rescata al chico, le felicitan los viandantes, y aparece un equipo de audaces reporteros del Egin para hacerle una entrevista... EGIN.- Hola buenas, ¿Qué ha ocurrido? --Puees que he visto que el chico a caído al foso, y cuando he visto que no podía salir, me he lanzado a salvarlo... EGIN.- Vaya, desde luego eres todo un héroe, tú eres de bilbao ¿No? --Pues no, yo soy de Badajoz, y estoy aquí porque me han trasladado, de func ionario. EGIN.- Pero tu familia es de aquí, ¿No? --Pues no, todos están en Extremadura... EGIN.- Bueno, a pesar de eso, estás a favor de la patria vasca y de la indep endencia de Euskadi, ¿No? --¡No, no!, Yo estoy a favor de una España una, grande y libre... EGIN.- Hummm... bien, vale... Adiós... Al día siguiente, aparece en portada del Egin: > __JOVEN NEONAZI QUITA LA COMIDA DE LA BOCA AL LEÓN DEL ZOO__ (Se estudia que se hayan podido usar fondos reservados del ministerio del interior) --CONVOCADA JUSTA MANIFESTACIÓN DE PROTESTA-Van dos vascos por la calle, y le dice uno al otro: --Oye Patxi, ¡Que tu hija está con GONORREA! Y le contesta el otro: --Da igual, oye, mientras sea vasco... Dos amigos vascos hablando de cultura: --Pues he oído que los catalanes tienen mas cultura que nosotros. --¡Hostia!, ¿Cómo así pues? ¿Cuántos kilos levantan? Iñaki Skywalker. En aquel preciso instante, Iñaki Skywalker subió a la "Chapela Milenaria" diri giéndose al encuentro de Yoda. Al aterrizar en el planeta pantanoso, se encontró de bruces con el maestro J edi. --¿tú eres Yoda, el Jedi que enseña yudo? ¡pues?...

--Tú eres otro aspirante a Jedi? --¡Hostia, pos no es mala idea, pues... dime cómo, pequeñín! --Pero antes de nada tendrás que medir tus fuerzas con los imperiales. Tienes que ir a la "Estrella de la Muerte" y cargaarte a unos 2000 imperiales po r tol morro. Pa dicho acto te facilitaré este sable láser... --¿2000 imperiales dices? ¡Ses lo q desayuno tos los días, hostia! Dicho esto, Iñaki Skywalker no dudó un instante y echándole más huevos que Arguiñano con una tortilla, se encaminó a la "Estrella de la Muerte". acto seguido, aparcó la "Chapela Milenaria" en el muelle principal, en doble fila (pa desmoralizar a Dart Vader), sacó el sable láser que le cedió Yoda y empezó a cargars e imperiales a un ritmo frenético. A eso que cuando iba por los 5786 imperiales caídos en acto de servicio... --¡Joder, q coñazo, hostias! ¡Yo me piro! Ya de vuelta con Yoda, Iñaki Skywalker le dijo: --Oye, mira, que me he cargado 5786 imperiales, -si mis cuentas no fallan, y, joder, q es un coñazo, el sable láser será una tradición, pero es muy lento matando , pues, lo llego a saber y traigo mi hacha del planeta Atrivis. --Nooo, sable láser ser arma potente... (En esto que la enciende). --Hostia! ¡Si luce y todo! Un vasco iba por la calle y se encontró un espejito de cartera, lo levantó, se miró y dijo: --¡Anda, la hostia! A este tío lo conozco yo. Y se lo guardó en el bolsillo del pantalón. De regreso a su casa, volvió a mirarse en el espejo y repitió: --Ah, Joder! ¡Que a este tío lo conozco yo! Al entrar a su casa, guardó el espejo en el bolsillo de su pantalón y se sentó a la mesa del comedor. Mientras la Idoya le servía la comida, el vasco volvió a mirarse en el espejo y repetía: --Hostia! ¡Yo a este tío lo conozco! Cuando Idoya se dio cuenta, le preguntó: --Oye, Míkel: ¿Qué tienes en la mano? --Nada, nada importante, mujer. Y se guardó, nuevamente, el espejo en el bolsillo del pantalón. Terminada la cena, el vasco se fue a dormir, dejando el pantalón sobre una s illa. Idoya, intrigada, una vez dormido su esposo se acercó a la silla y extrajo e l espejo de la prenda, se miró en el mismo y exclamó: --¡Ya lo sabía! ¡Es una foto de mujer! ¡Y qué cara de puta que tiene! {CHISTES DE ESPAÑOLES} En un congreso de elefantólogos ha llegado el momento de que cada una de las delegaciones presente sus estudios al respecto. La delegación alemana presenta un estudio titulado «el elefante como útil de tra bajo», obra desarrollada en 5 tomos. La delegación británica tres volúmenes sobre «los elefantes del gobernador de la I ndia, siglo XIX». Finalmente le llega el turno a la delegación española. Se levanta, ceremoniosamente, su portavoz y dice: --Solicito de la ilustre presidencia una prórroga de un mes para terminar mi s cuartillas. El túnel del canal de la mancha es un proyecto largamente acariciado tanto p or Gran Bretaña como por Francia. Parece que ambos países se deciden definitivamente a construirlo, así que abre n un concurso de ofertas.

--Nosotros nos comprometemos a realizarlo por 1.000 millones de marcos, -o frece un alemán-. --Mi empresa lo haría por 40.000 millones de liras; -es la oferta del italia no-. --Para que ustedes se decidan, los franceses lo haríamos por sólo 1.000 millon es de francos. La última opción es la de una empresa española: --Por un millón de pesetas se lo hacemos nosotros. --¿Pero cómo piensa usted que le salga tan barato? --Mire, ponemos a un obrero a cavar desde Dóver y otro desde Calais, y cuand o se encuentren, ¡Ya tienen ustedes su túnel! --¿Y si no se encuentran? --¡Ah, bueno... Les dejamos los dos túneles por el mismo precio! Se encuentran un alemán y un español y dice el primero: --Si tú me das un montón de maderos y alambres, yo te construyo un submarino. Y contesta el español: --Y si tú me prestas a tu mujer yo hago la tripulación. Le dice un mexicano a un español: --Debes saber que en México somos todos muy machos. Y le responde el español: --Pues en España somos la mitad machos, y la mitad hembras y nos lo pasamos de puta madre. Están dos tíos conversando: -Jo, no veas si se hace dinero en Alemania, he estado un año, y vuelvo con 4 00.000 marcos. --¿Y dónde vas a poner tantas ventanas? Un español y un chino: --¿Me compra un Alfa? --¿Lomeo? --¡Si lo meas, te mato a palos! Hace algunos años, en los Estados Unidos se realizó un estudio para saber por qué la punta del pene es más ancha que la base. El estudio duró dos años y costó, aproximadamente 1.800.000 dólares. El resultado del estudio demostró que la razón por la cual la punta del pene e s más ancha que la base, es para proporcionar al hombre más placer durante el acto s exual. Cuando los resultados fueron publicados, Alemania decidió hacer su propio es tudio sobre el tema. Estaban convencidos de que el resultado de los norteamerica nos era incorrecto. Después de tres años de investigación y un costo que superó los 2.500.000 dólares, c oncluyó que la punta del pene es más ancha a fines de proporcionar mayor placer sexu al a la mujer durante el coito. Cuando se publicaron los resultados del estudio alemán, España decidió realizar el suyo. Los españoles creían que los resultados de los estudios de los Estados Unidos y de Alemania, no se correspondían con la realidad. Así, después de casi tres semanas de intensa investigación y un costo de más de 10 0 dólares, el estudio español llegó a la siguiente conclusión: La razón por la que la punta del pene es más ancha que su base, es para evitar que la mano salga disparada y te golpee en la frente o en la nariz... En un congreso feminista europeo se reúnen las representantes más destacadas d el movimiento en Alemania, Reino Unido, y España. Motivo del Congreso: Exponer sus experiencias en el terreno de la educación de los maridos para q

ue realicen las tareas domésticas. La primera en hablar es la alemana: --Un día le dije a mi marido: a partir de mañana me niego a hacer la comida. ¡Se rá una tarea de la que te encargarás tú. Y si tú no lo haces, ¡pues no comemos! Y el primer día no vi que la cosa funcionara, el segundo ya fue a la compra, y el tercer día ya había cocinado un codillo como para chuparse los dedos. Le toca el turno a la británica: --Pues yo, lo mismo, un día le dije que sería su responsabilidad la limpieza d e la casa, que yo ya no lo volvería a hacer. Y el primer día, no vi nada, el segundo, vi que mi marido comenzaba a limpia r los cristales, y al tercero, tenía la casa como los chorros del oro. Por fin, habla la española: --Le dije a mi marido que me negaba a plancharle su ropa. Y el primer día, no vi nada, el segundo ya comencé a ver un poquito por el ojo izquierdo... dice:

Va un Casco Azul andando por Mostar, se encuentra con dos guerrilleras, y

--Soy Onofre José Rodríguez, Caballero Legionario de la Agrupación Canaria, y de stinado en misión de Paz en el destacamento de la ONU en Mostar..., Y vosotras ¿quiéne s sois? --Yo soy Helena Boridsgrava, y esta es Natacha Szvereva, y somos lesbianas . --¿Ah sí?, ¿Y de qué parte de Lesbia sois? Un español le dice a un chino: --Hola. El chino responde: --Las doce y tleinta. En alta mar, naufraga un barco, pero se salvan tres personas, un americano , un alemán y un español. En un bote salvavidas, van a la deriva, sin agua ni comida, sólo llevan un c uchillo afilado. Llegan a una isla desierta, y no encuentran nada qué comer, ni tan siquiera un mal coco, para llevarse a la boca. Pasan tres días, y ya estaban muy hambrientos, y la cuarta mañana, se encontra ban sentados discutiendo qué podían hacer. Se levanta el americano y dice: --Me sacrificaré por vosotros, ¡Hoy desayunaremos muslo americano! Coge el cuchillo, se corta una parte de la pierna, la asan y se la comen. Cuando llega el mediodía, el alemán, se levanta y dice: --Yo también soy solidario y almorzaremos pechuga. Coge el cuchillo, se corta una parte del pecho, la asan y se la comen. Llega la noche, y el americano y el alemán comienzan a mirar al español de hit o en hito, espectantes, hasta que éste, dándose por aludido, se levanta y dice: --Coño, está bien, yo también tendré que sacrificarme por vosotros. Se levanta, se saca la polla, y el alemán y el americano, al verlo dicen: --¿Cenaremos salchichas? Y sin dudarlo, el español contesta enseguida: --Noooooo, no sé señores, os estáis equivocando. ¡Leche calentita y a dormir! Dos españoles en una isla desierta: Al cabo de un cuarto de hora se están pegando. Dos ingleses en una isla desierta: Al cabo de dos años, todavía no se han hablado, nadie les ha presentado. Dos americanos en una isla desierta: Se denuncian el uno al otro por allanamiento de morada. EL TRABAJO EN ESPAÑA

Habitantes de España: 38.000.000. Parados: 3.000.000 Quedan para producir: 35.000.000. Jubilados y amas de casa: 12.000.000 Quedan para producir: 23.000.000. Menores de 14 años: 8.000.000 Quedan para producir: 15.000.000. Enfermos e impedidos: 587.000 Quedan para producir: 14.413.000. Ejército, Policía y Guardia Civil: 3.700.000 Quedan para producir: 10.713.000. Obispos, curas, frailes y monjas: 1.700.000 Quedan para producir: 9.013.000. Funcionarios del Estado: 6.300.000 Quedan para producir: 2.713.000. Macarras, putas, artistas y jefes: 1.700.000 Quedan para producir: 1.013.000. Gente de la farándula, toreros e intermediarios: 913.000 Quedan para producir: 100.000. Presos: 99.988 Quedan para producir: 12. Participantes del Gran Hermano: 10 Quedan para producir: 2, que somos TÚ y YO. Así que PREPÁRATE, porque a mí ya me duelen los COJONES de trabajar p ara tanta gente. {CHISTES DE JUDÍOS} Un judío huye de la persecución nazi y se embarca rumbo a américa con tan mala f ortuna que el barco naufraga a mitad del viaje. A duras penas logra flotar sujetándose a una silla. De vecino de infortunio, tiene a un chino que está subido en una caja de nar anjas. Como las desgracias nunca vienen solas, una ballena se acerca y se los tra ga a todos. A los pocos días unos marineros pescan la ballena y cuando en tierra la abre n, se encuentran al judío sentado en la silla vendiendo las naranjas al chino. El patriarca Samuel, está ya moribundo, en sus últimos extertores. Alrededor de su lecho de agonía, se encuentra su familia. El anciano judío, ha perdido casi totalmente la vista, así que pregunta: --Raquel..., ¿Estás aquí? --Sí, papaíto, aquí estoy, -contesta Raquel llorando-. --Moisés..., ¿Estás aquí? --Sí, padre mío, estoy aquí. --Abraham..., ¿Estás tú? --Sí, papá, aquí estoy contigo. --Samuelito, hijo mío..., ¿Estás aquí? --Sí, papá. --Ruth, mi amor..., ¿También estás tú aquí? --Sí, amado esposo, toda tu familia está contigo. --Entonces..., ¡QUIÉN COÑO ESTÁ ATENDIENDO LA TIENDAAAA! --¿Y tú sabes por qué los judíos no tienen pelos en las piernas? --Pues no. --Porque están de Pilatos hasta los cojones. { CHISTES DE MEXICANOS} Un mexicano llama a la puerta de un rancho:

--Ándele pancho, ¿Cómo le lleva el rancho?: ¿está el patrón? --No, salió de entierro. --¿Y supone usted que tardará mucho? --Ah, pues no lo sé, porque iba dentro de la caja. En un concurso de inventores, se origina la siguiente discusión: Se levanta un alemán: --Noksotros invektar el submarino. ¿A ver, kien lo supera? Se levanta unfrancés: --¡Me lo paso pog los guevos!, Nogsotros invegtamos el tren más grápido del mung

do. ¿A ver, quiéng lo supega? Se levanta un gringo: --¡Mi pasarlo por los huevos! Nosotros inventar bomba atómica. ¿A ver quién lo sup erar? Se levanta un mexicano: --¡Me lo paso por los huevos!, nosotros inventamos el alambre de púas. ¿Aver, qu ién se lo pasa por los huevos? Estaban un japonés, un americano y un mexicano en un Table Dance y estaba ba ilando una chica. De pronto se acerca al japonés y éste le pone un billete de 100 dólares en una n alga. Se acerca al americano y éste le pone otro billete de 100 dólares en laotra na lga. Después llega el mexicano y éste saca su cartera y se da cuenta que no trae ni un centavo. Entonces saca la tarjeta de crédito y se la pasa a la chica por en me dio de las nalgas como en los cajeros electrónicos, le quita los dos billetes de 1 00 dólares y le dice: --Ahí te cobras trescientos dólares.

Pancho Villa y Emiliano Zapata deciden dirimir sus diferencias sin derrama miento de sangre (humana). --¿Y por qué no hacemos una pelea de gallos, cuate? --¡Mejor una de perros, que es más sangrienta! --Bueno, dentro de una semana, que cada uno traiga a su campeón, y ya veremo s. Al cabo de una semana, Villa trae un pastor alemán que te cagas de miedo, al que tienen que sujetar entre cuatro o cinco. Después llega Zapata, que trae un perro salchicha. Todos se ríen de él, hasta que ponen a los dos a luchar y el perro salchicha d espedaza al pastor alemán. Villa dice: --¡Me ganaste! ¡Ese perro es una fiera! ¿Por cuánto me lo vendes? --Un millón de pesos. --¿Pero tú estás loco?, Eso es mucho! --¡Pero huevón, ¿Cuánto te crees que me ha costado hacerle la cirugía estética al coc drilo? En cierta ocasión, entró un mexicano a una cantina y preguntó: --¿Quién quiere pan y queso? Nadie le contesta, y lo vuelve a repetir: --A ver..., ¿No hay un mero macho que le guste el pan y queso? Entre los cuates que se encontraban en la cantina, uno levanta la mano y l e dice: --A ver machote, yo sí quiero pan y queso. Lentamente se le acerca, saca una pistola y le dice: --¡Pues toma, "PAN, PAN, PAN", Y QUESO le sirva de experiencia! En una ocasión, sobre el desierto, un Avión se estrelló.

En él viajaban 4 personas, un ruso, un gringo, un francés y un mexicano. Los 4 comenzaron a caminar para salvar su vida. Después de varios kilómetros de vagabundear, los 4 estaban a punto de morir de sed , cuando de repente en lo alto de una duna vieron una cubeta de aluminio ll ena de hielo y una Coca-cola de dos litros derritiéndose de fría que estaba. En eso, todos corrieron hacia la cubeta y al llegar comenzaron a pelear po r la Coca. Al ver que se estaban matando el gringo dijo: --Mejor organicemos una competición para ver quien se queda con la bebida. El ruso dijo: --sí, juguemos unas carreritas; y le dice le francés: --Sí, Guey, si acabamos de caminar un chingo y tú quieres que corramos... No, mejor salto de longitud... En lo cuál todos estuvieron de acuerdo. El primero en saltar fue el francés: Salta y... 8 metros. --¡Qué bárbaro! -Comenta al terminar-. --Y eso que en la guerra de Yugoslavia me chingué una rodilla con una metral la. Luego Salta el ruso: Salta y... 15 metros. --¡Ay cabrón! -Comenta al terminar. --Y eso que en la guerra de Afganistán me chingué una pierna con una granada. Luego salta el gringo. Salta y... 18 metros. --¡Ahh, no Mam!... -Comenta al terminar-. --Y eso que en la guerra del Golfo me chingué la espalda con un misil. Luego salta el Mexicano. Salta y... 3 metros. --¡Uff! -Comenta al terminar-. -- Y eso que me acabo de chingar una Coquita de dos litros bien fría. Estaban un gringo y un mexicano, cazando patos en el Río Bravo, disparan al mismo tiempo, y de pronto cae un pato. Entonces, lo agarran los dos y empiezan a discutir: --¡Yo lo maté! --Nou, yo lou matar! --No es cierto, yo lo maté. --¡Nou, es míou, yo matar pato! Entonces el mexicano dice: --Vamos a hacer una cosa, el que aguante más patadas en los huevos se queda con el pato. Y empieza el mexicano: 1, 2, 3..., (4 patadones en los huevos). --¡Oh, my god!, -dice el gringo-. Ahora seguir yo. Y el mexicano dice: --N'hombre, no hay pedo, quédate tú con el pinche e pato. En un avión, que está a punto de caer por falta de combustible, viajan tres pe rsonas. Todos los demás ya han saltado, y sólo queda un paracaídas. Las tres últimas personas, un chino, un japonés y un mexicano, deciden que el que tenga el nombre mas corto es el que se pondrá el paracaídas, y será el que se salv e. El chino dice: --Yo me llamo O, -y empieza a ponerse el paracaídas-. Los otros dos se quedan perplejos. Pero se aproxima el japonés, le quita el paracaídas al chino, y dice: --Yo me llamo Casi O, (recuérdense las calculadoras), y se empieza a poner e

l paracaídas. Entonces se levanta el mexicano, le quita el paracaídas al japonés, se lo pone , y les grita: --YO ME LLAMO NICASIO! Y salta.

Un matrimonio mexicano decide viajar a Europa de vacaciones. En la aduana de Alemania, el esposo, que conocía el idioma, se encargaba de todos los trámites. E ntonces conversaba en alemán con el empleado de inmigración: --Buenos días, señor, ¿Sus papeles? --Aquí los tiene, señor. La mujer preguntaba al no entender nada: --Mi amor, ¿Qué dijo? --Me pidió los papeles. Continúa el empleado en alemán: --¿De dónde vienen, señor? --De Monclova, Coahuila, México. Nuevamente insiste la mujer: --Mi amor, ¿Qué dijo? --Pregunta de dónde venimos. El empleado entonces comenta: --¡México! Una vez estuve allí. ¡Conocí a una señora que era insoportable, no me deja a en paz; además tuve el peor sexo de mi vida! --¿Qué dijo, mi amor? -insiste la mujer-. --¡Creo que este cabrón te conoce! Van dos turistas viajando por Méjico-México, y al llegar a un pueblo ven a una persona ahorcada en medio de la plaza. Preguntan a un vecino: --Oiga, ¿Por qué esta está persona colgada en medio de la plaza? --Pues naada, pues esso, que este decí "Méjico" en vez de "México". --¡AH! COXONES, COXONES... --Qué es lo primero que dice un mexicano después de haberse masturbado? --¡Gracias, mano! { CHISTES DE ARGENTINOS} En Argentina, va un tipo conduciendo su auto por la Panamericana. En eso, ve a alguien parado al costado de la ruta, doblado de dolor. --¡Alfredo, ¡Pero si es Alfredo! ¿Qué le habrá pasado? Detiene el vehículo y baja. --¡Alfredo, hermano! ¿Qué pasó? --Mirá, -dice Alfredo, señalando algo y continuando con su terrible gesto de d

olor-. (Y ahí yace, hecha una pelota de fierros retorcidos, una impresionante Ferrari). --¡Pero, Alfredito querido, si con el dinero que vos tenés, te podés comprar com o 10 de esas! ¡Vamos, hermano. --No, mirá adentro, -dice Alfredo, mientras sigue doblado sobre sí mismo-. Y al mirar adentro de la Ferrari, una rubia impresionante, hecha pelota. --Bueno, Alfredo, pero vos podés conseguir 10 Ferraris y 100 rubias como ésa!, ¡Vamos, arriba el ánimo! --No, no, mirá adentro... mirá adentro de la boca de la rubia. La ONU resolvió hacer una gran encuesta mundial. La pregunta era: "Por favor, diga honestamente cuál es su opinión sobre la escasez de alimentos en el resto del mundo". El resultado fue desastroso: Los europeos no entendieron qué es "escasez".

Los africanos no sabían lo qué era "alimentos". Los norteamericanos preguntaron el significado de "el resto del mundo". Los cubanos se extrañaron y pidieron mayores explicaciones sobre "opinión". El Congreso argentino todavía está debatiendo qué es "honestamente"... Un buen pensamiento filosófico argentino: Cuando los trabajadores se juntan, juegan al fútbol. Cuando los gerentes se juntan, juegan al tenis. Cuando los directores se juntan, juegan al golf. Conclusión: Cuanto más cargo tienes, mas pequeñas son tus pelotas. Dos argentinos hablan de religión: --¡Fíjate che: Cómo es cierto que Cristo era muy humilde, según dicen las Escritur as, que nació en Belén ¡Pudiendo haberlo hecho en Buenos Aires! Va uno y le dice a un argentino, en una hermosa mañana de sol: --Oiga, ¡Qué mañana tan bonita! A lo que el argentino responde: --Gracias, gracias, se hace lo que se puede. Estaba, San Pedro, recibiendo a las almitas en el paraíso: --Ven, hijo, ¿De dónde eres? --Ecuatoriano, San Pedrito. --Pasa, hijo, al paraíso -dice San Pedro-. Llega otro: --Ven, hijo, ¿De dónde eres? --Chileno, San Pedrito. --Pasa, hijo, al paraíso -dice San Pedro-. Llega otro: --Ven, hijo, ¿De dónde eres? --¡Yo, Argentino, por supuesto! San Pedro, se queda pensando y al fin le dice: --Pasa, hijo..., Ojalá te guste. Un porteño canchero, llega a Córdoba y le pregunta, con su típica tonada, a un c ordobés que está parado en una esquina: --Disculpá: ¿Cómo llego a la Catedral? Y el cordobés muy tranquilo, le contesta: --Agarrás la Rosario de Santa Fe, y le das derechito, derechito. El porteño, vuelve a preguntar: --¿Cómo llego a la Plaza San Martín? --Agarrás la Rosario de Santa Fe, y le das derechito, derechito. --¿Y cómo llego al Cabildo? Y nuevamente el cordobés contesta: --Agarrás la Rosario de Santa Fe, y le das derechito, derechito. Ante esto, el porteño se calienta y le dice: --Y decime cordobés, ¿Cómo llego a la concha de tu hermana? El cordobés le responde: --Agarrás la picha de mi cuñado, y le das derechito, derechito. Resulta que iban tres hombres en una nube, viajando por el cielo. Entonces , para saber por dónde andaban, iban tanteando con la mano para ver si reconocían su paradero. Uno de ellos baja la mano y dice: --¡Estamos pasando por París! Los otros le preguntan: --¿Cómo lo sabes? Y el dice: --He tocado la Torre Eiffel.

--¡Qué bien!, -responden-. Luego, al rato, otro de ellos dice: --¡Ahora estamos pasando por New York! --¿Cómo lo sabes? --¡He tocado la Estatua de la Libertad! --¡Ah, qué bien!, -responden los otros-. Luego, al cabo de un rato, el tercero grita: --¡Estamos pasando por Argentina! Y los otros dos le preguntan: --¿Qué? ¿Tocaste el Obelisco? --Noooo..., ¡Me volaron los anillos! Le pregunta un argentino a un gallego: --Che, ¿Sabés cuál es el país más cercano al Cielo? --Argentina, me supongo..., -responde el gallego enfadado-. --No, che, no..., Es Uruguay que está al lado de Argentina. Un argentino, se encontraba haciendo el amor con su novia, cuando ella en su ímpetu, exclama: --¡Ay!, ¡Dios mío! Él responde: --Bueno..., En la intimidad me podés llamar Óscar. Un psicólogo venezolano, llama a un colega a las 2 de la mañana: --¡Tienes que venirte para mi consultorio inmediatamente! --¿A las 2 de la mañana?! --¡Es que tengo un caso único aquí! --Pero..., ¿De qué se trata? --¡Tengo un caso de complejo de inferioridad! --¿Estás loco?... ¡Yo atiendo a MILES de pacientes así, todos los días! --Sí, sí... ¡Pero este es un argentino! Un argentino, llega a Barajas y le preguntan en el control del aeropuerto: --¿Nombre? --Antonio Mastropasqua. --¿Nacionalidad? --Argentino. --¿Profesión? --Psicoanalista. --¿Sexo? --¡ENOOOORME!

La NASA, convoca un concurso para candidatos a astronauta para ir al centr o del SOL. Se presentan un chino, un alemán y un argentino. El chino presenta antecedentes: Ingeniero aeronáutico, astrofísico, especialista en fenómenos solares, y pide 1 millón de dólares. El alemán es: Máster en física, Doctor en Mecánica Cuántica y en Física del Plasma, veinte artículo sobre fenómenos del hidrógeno, piloto profesional, y debido a su interés altruista en la ciencia, desea ir al Sol sólo por 2 millones de dólares. Cuando le toca el turno al argentino, éste le dice al director de la NASA: --Yo sólo sé hacer avioncitos de papel, pero todo queda solucionado con 3 mill ones de dólares. --Pero... dígame una buena razón para que lo elija a usted. --¡Ay, mi Dios!, ¡Qué lentos que son acá! Te explico, che: Un millón para mí, un millón para vos, y ¡Lo mandamos al Chino!

Un argentinito, le dice a su padre: --¡Papá, papá!, ¡Cuando crezca, quiero ser como vos! El padre todo orgulloso le contesta: --Y sí..., No me sorprende..., ¿Pero por qué exactamente? --¡Para tener un hijo como yo! Están Caniggia y Batistuta, discutiendo: --¡Che, Claudio, te digo que yo soy el mejor jugador del fútbol, enviado por D ios a la Tierra! --¡Pero Gabriel, pibe! ¡Estás equivocado!: ¡Yo soy el enviado de Dios, para jugar como el mejor sobre la tierra! --¡Nada que hacer, Claudio! ¡Dios me envió a mí para ser el mejor! Después de horas de discusión, deciden preguntarle a Maradona: --Che, Diego, mirá, che, tenemos un dilema: --Claudio, dice que es el mejor jugador de fútbol enviado por Dios a la Tier ra, pero no puede ser, porque el Dios me envió a mí para impresionar a los terrestre s. ¿Vos que decís? --Mirá, loco..., No me jodás, porque ¡Yo no envié a nadie, che! Un Argentino, llega a Madrid y quiere comprar cigarrillos: --Señor, ¿Me da un paquete de cigarrillos? Y el vendedor le responde: --No she dice paquete, she dice "cajetilla". --Bueno, bueno, también déme fósforos. --No she dice fósforos, she llaman "cerillos". El porteño ya cansado agrega: --Y decime, zopetaz, ¿Cómo llaman acá a los giles? --Aquí no losh llamamos, vienen solosh por Aerolíneash Argentinash. Están hablando un mexicano y un argentino: --¡Che..., No sabés! Tengo un cuadro de Jesucristo atrás de mi cama, y cuando ha go el amor, Jesucristo me aplaude. --¡Nu mi digas! Pues mira, manu..., Yu tengo un cuadru de l'última cena sobre mi cama... --¡Che!..., ¿No me digás que también te aplauden?... --Pues nu, manu..., Me hacen la ola. Un argentino, manejaba un taxi en el exterior. Se sube una chica, muy bien dotada por la naturaleza, y le pregunta: --¿Llega al Metro? Y el argentino, agrandado le dice: --Al metro no llegará, pero que vas a gozar, eso te lo aseguro... Un gallego, recién llegado a Buenos Aires, está mirando muy atentamente al obe lisco, cuando un porteño muy zafado se le acerca con ganas de joderlo: --Y eshto, ¿Qué esh? -pregunta el gallego-. --Ej la tumba de mi padre..., y éjte ej su pene. --Aaaaah..., ¡Qué intereshante! El gallego se queda pensando. El porteño se aleja con una sonrisa en el rostro. Al rato, el porteño ve que el gallego está con la espalda pegada al obelisco, caminando con pasos largos en círculo. Asombrado se acerca y le pregunta: --Perdón..., ¿Pero qué está haciendo? --Nada, nada..., ¡Eshtoy midiendo el tamaño de la concha de tu madre! Un argentino, quiere visitar Francia, pero como no conoce el idioma, le co nsulta a un amigo cómo podía comunicarse con los parisinos, cuando menos para comer.

Éste le aconseja: --Muy sencillo, che. Lo que tenés que hacer es acentuar la última sílaba de las palabras, como hacen los franceses: cigarro, cigarré; paloma, palomé; calle, callé. ¿Viste? Así de fácil. Llega el turista argentino a París, y entra en un restaurante. Un camarero lo atiende: --Bonjour, monsieur. Qu' est-ce que vous voulez? Entonces le pide, muy confiado: --Un bifé con papés y dos huevés, una botellé de viné, un postré y un café. El camarero, le sirve todo exactamente como le fue pedido, pero antes de a lejarse alcanza a escuchar una reflexión en voz alta del cliente: --¡Qué maravilla! Tenía razón mi amigo. ¡Qué fácil es esto! ¡Qué bien me entendió el mesero! Entonces el empleado, regresa y le replica: --Cálláte boludo, que si yo no hubiese sido argentino, hoy te morías de hambre. --¿Cuáles son los tres monosílabos que jamás pronuncia un argentino? --No lo sé. --¡Exacto! --¿Cómo se le llama a un argentino que se queja todo el día, ve los deportes tod as las noches en la televisión y duerme casi todo el fin de semana? --Un argentino normal. ¿Cómo ladra un perro argentino? ¡Guau!, ¿Viste?..., ¡Guau! --¿Por qué los argentinos quieren ser astronautas? --Para ver cómo se ve la Tierra sin ellos. --¿Cómo comienzan los argentinos sus cartas de amor? "Ya sé que me extrañás"... --¿En qué se parece una vaca a un Argentino? --En que la vaca da leche, y al argentino ¡'dale ché'! --¿Por qué muchos argentinos prefieren no casarse? --Porque dicen que jamás encontrarán una mujer que los ame tanto como ellos se

aman.

--¿Qué es la infidelidad para un argentino? --Dejar de mirarse en el espejo. --¿Cómo harías para reconocer a un espía argentino? --No haría nada, porque lleva un letrero en la espalda que dice: "¡SOY EL MEJO R ESPÍA DEL MUNDO"! --¿Cuál es la mejor universidad del mundo? --Aerolíneas Argentinas, porque en Argentina, antes de subir al avión, los arg entinos son barrenderos, cajeros de banco o secretarias, y cuando bajan del avión en el extranjero, son directores de cine, profesores de literatura, o psicoanali stas. --¿Qué resulta del cruce entre un gallego y una argentina? --Un conserje que se cree dueño del edificio. --¿Qué resulta del cruce entre una computadora con una prostituta argentina? --Un hijo de puta que se cree que lo sabe todo.

{CHISTES DE CUBANOS} Está un cubanito esperando el camión en la hora pico. Al fin llega el autobús, y una señora obesa trata de subir antes que el cubani to, con movimientos tan torpes y lentos que nuestro amigo, -quien está desesperado por llegar a la final de copa-, le da un empujón en el trasero. --¡Ahhh! -grita la señora, montando un escándalo de miedo-. Llega la policía, y los dos van a dar ante un juez. --Explique usted qué pasó, -le dice el juez al cubanito-. --Señor jué, llegó la guagua muy llena, y yo tenía que llegal al paltido de futbol , y la señora subía tan lentamente, que creí que me iba a dejal, y pala subil plonto, la empujé de las nalgas... --¡Ahh! -grita la señora-. ¡Señor juez! ¿Cómo permite que este tipo use ese lenguaje? --Señor, -dice el juez al cubanito-, modere su lenguaje, por favor. No diga esa palabra, diga "región glútea". Ahora, vuelva a decirme qué pasó. El cubanito continúa: --Pué, que vino entonse la guagua chico, y faltaban dié minutojh pala el palti do, como la señola no se subía la empujé de las nalgas... --¡AAHHH! -nuevamente la señora-. ¡Señor juez! ¡Este hombre me insulta! --Ya le he dicho que no utilice ese lenguaje, -dice el juez al cubanito-, si insiste, lo voy a multar por desacato. Ahora sí, explíqueme qué sucedió. El cubanito dice: --Pué mila, que el paltido de futbol era la final de copa chico, dié minutojh chico, me iba a subil a la guagua, y la señora estaba estolbando, y finalmente la empujé de... de... Señor jué, ¿Cómo dijo que se llama el culo de la vieja"?

Tres cubanos, recién llegados a Miami, van a pasar el fin de semana en Busch Gardens, y cuando vienen de regreso el domingo, están en la estación del tren, en T ampa, y el mas viejo de los tres le dice a uno: --Óyeme, tú, anda y pregúntale al moreno aquel a qué hora sale el tren para Miami. El otro le dice: --Óyeme, pero si yo no hablo inglés. --Vaya, hazle una seña, hazte entender. Total, que va el cubano donde el negro, le senala el reloj y el negro le d ice: --Nine Ten. El cubano regresa y le dice a los demás: --Óyeme, el negro dice que no hay tren. --¿Cómo no va ha haber tren? ¿Tú no ves el gentío que está aquí esperando? --Anda tú, -le dice al otro-. Va el otro, le hace la misma seña y el negro, ya molesto, le grita: --NINE TEN, NINE TEN! Regresa y dice: --Efectivamente, el negro dice que no hay tren. --Ustedes son un par de comemierdas, voy a tener que ir yo. Va el más viejo, hace la misma seña, y el negro que ya explota, le dice: --FUCK YOU, SON OF A BITCH, NINE TEN! Cuando regresa con sus compañeros, les dice: --¡Óyeme, tenían razón, parece que a la máquina se le jodió un foco en Miami Beach, y no hay tren! Un Alemán, un francés, un ingles, y un cubano comentan sobre un cuadro de Adán y Eva en el Paraíso. El Alemán dice: --Mirad qué perfección de cuerpos: ella esbelta y espigada, él con ese cuerpo at lético, los músculos perfilados..., Deben de ser alemanes. Inmediatamente, el francés reaccionó: --No lo creo. Es claro el erotismo que se desprende de ambas figuras..., e

lla tan femenina..., él tan masculino..., Saben que pronto llegará la tentación..., De ben ser franceses. Moviendo negativamente la cabeza, el inglés comenta: --Para nada. Notad..., la serenidad de sus rostros, la delicadeza de la po sición, la sobriedad del gesto. Sólo pueden ser ingleses. Después de unos segundos más de contemplación, el cubano exclama: --No estoy de acuerdo. Mirad bien: No tienen ropa, no tienen casa, sólo tienen una manzana para comer, no protestan, y los muy estúpidos piensan que están en el Paraíso..., ¡Esos sólo pueden ser cubanos! Un cubano, al regresar de Nueva York, se encuentra con un amigo que le pre

gunta:

--Oye chico, ¿Y qué e lo que má te gutó a ti de Niu Yolk? --Oye, chico, pue Madona. --Ya lo cleo chico, ¡Madona! ¡Qué tetas! ¡Qué culo! ¡La madre que la parió a esa Mado --No, chico, a mí lo que me guta de Madona son lo Big Mac, la papita frita, la soda y lo juguetito. {CHISTES INTERNACIONALES} Si la teoría de la relatividad es correcta, los alemanes dirán que soy alemán, l os suizos que soy suizo, y los franceses que soy un gran científico. Pero, si la teoría de la relatividad es falsa, los franceses dirán que soy suizo, lo s suizos que soy alemán, y los alemanes que soy un judío. (Frase de Albert Einstein). Estamos en un palacio al borde del Támesis, en la campiña inglesa. El río va muy crecido, como consecuencia de las lluvias primaverales. Comienza a desbordarse por el jardín de la mansión, luego llega al vestíbulo... Finalmente el agua se introdu ce bajo la puerta del salón, donde los señores están tomando el té, apaciblemente, con u nos amigos. Entra el camarero, y muy solemne, anuncia desde la puerta: --El Támesis, sir. Durante un crucero por el mediterráneo, un inglés y un francés se hacen amigos. Después de unos días ya han agotado los temas de conversación, así que el inglés pro pone un campeonato de chistes con una botella de whisky de premio al más gracioso. Empieza el francés: --Cuando los franceses ganamos la segunda guerra mundial... --¡Vale, no sigas! Yo pago la botella de whisky. El Chicle. Un francés está tranquilamente tomando su "petit dejeuner" cuando un típico nort eamericano, comiendo chicle, se sienta a su lado. El francés ignora despreciativamente al yanquimán que, no muy contento con eso , trata de darle conversación. --Usteid se coume todou el bread? -pregunta el americano-. --Mais, pog supuesto, -contesta el francés de malos modos-. --Nosotrous no, -dice el compatriota del tío Sam-. Nosotrous solo comeimous la miga dei adentrou. La partei de afuera la poneimous en un container, a reciclamous, la transformamous en croissants y la exportamous a Francia. El francés escucha en silencio, imperturbable. El americano insiste: --Y ustedeis se coumen la marmelade with el bread? --Pog supuesto, -contesta nuevamente el francés-. --Nosotrous no, -dice el americano-. Nosotrous al breakfast comemos fruta fresh y poneimous la cascara y las peipas e n un container, las reciclamous, la transformamous en marmelade y la exportamous a Francia.

El francés ya un tanto alterado pregunta: --Y vous que hacen avec les condoms despues de usaglos? --Lous tiramous a la basura, of course. --Nosotgos no. Nosotgos los ponemos en un contenedog, los reciclamos, los transfogmamos en chicle y los exportamos a los Etats Unis. Un francés VA PASEANDO por los campos elÍseos, cuando oye a un par de extranje ros hablando francés con un acento tan horrible y con tales errores gramaticales, que no puede evitar el acercarse y decirles: --Oigan, ¿De dónde son ustedes para cometer semejante atrocidad con mi idioma? --Los dos somos de Finlandia. --Y entonces, ¿Por qué no hablan en su idioma natal? --Es que el finlandés es mucho mas difícil que el francés. Conversación REAL obtenida por radio en la costa de Finisterre, entre coruñese s y americanos (del norte, por supuesto), en Octubre de 1995: Coruñeses.- (ruido de fondo)... Por favor, desvíen su rumbo quince grados sur para evitar una colisión... Americanos.- ... (ruido de fondo). Recomendamos que desvíen su rumbo quince grados norte para evitar colisión... Coruñeses.- Negativo. Tendrán que desviarse quince grados sur para evitar la c olisión. Americanos.- Al habla el capitán de un navío de los Estados Unidos de América. Insisto, desvíen SU curso. Coruñeses.- No. Insisto, les recomiendo que desvíen SU curso. Americanos.- LE HABLO DESDE EL PORTAAERONAVES LINCOLN USS, EL SEGUNDO NAVÍO MÁS GRANDE DE LA FLOTA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA. NOS ESCOLTAN TRES DESTRUCTORES, TRES CRUCEROS, Y NUMEROSAS CORBETAS DE APOYO. LE ORDENO QUE DESVÍE SU CURSO QUINCE GRADOS NORTE O SE TOMARÁN CONTRAMEDIDAS PARA AS EGURAR LA SEGURIDAD DE ESTE BARCO. Coruñeses.- Les hablo desde UN FARO. Mejor que desvíen su curso. Una colorida turista americana se encuentra ante el partenón. Ve pasar a un nativo y le pide que le haga una foto ante el edificio. --Más allá, más allá, que desde ahí se ve el coche y mi marido va a creer que lo he hundido yo. Un turista portorriqueño, llega al aeropuerto de Roma, e inmediatamente le c ae un italiano muy avispado, que le dice: --¡Una romana, cienmile lire! --Ombe, no me moleste que yo vengo a vé el papa. Un poco más tarde, cuando el portorriqueño se encuentra visitando el circo rom ano, aparece el italiano nuevamente: ¡Una napolitana, noventamile lire! --¡Eche, ombe, te dije que no, que yo vengo a vé el papa! Más tarde, cuando el famoso turista se dirige hacia el vaticano, se acerca e l italiano y le dice: --¡Papa, impoccibile, un cardenale chincuentamile lire! (Los chistes de tontos en Italia se hacen con "carabinieri", algo así como p olicías). Un carabiniero vuelve a casa, y cuando mete la llave en la cerradura hay u n terremoto. --¡Mierda! ¡He debido meter la llave del coche y el edificio se está poniendo en marcha! Dos carabinieri: --Pues otra vez se ha quedado mi mujer embarajada, ya es el sexto hijo, yo no sé cómo los voy a mantener. --Pero tío, controla un poco, usa la cabeza.

--¿Y no me haré daño en las orejas? Un grupo de suizos se van a cazar, y al cabo de un rato dos de ellos se se paran del resto y se pierden. Tras unas cuantas horas : --Mira, ¿Qué te parece si disparamos, a ver si nos oyen? --Jo, tío, qué buena idea. Venga, disparo yo. Al cabo de una hora: --Pues no creo que nos hayan oído, ¿Por qué no vuelves a disparar? --Bueno... Al anochecer: --Oye, ¿Por qué no disparas otra vez? --No puedo, se me han acabado las flechas. Había una vez un árabe que siempre tomaba prestado y nunca pagaba, así como un j udío que nunca dejaba de cobrar. El árabe le pidió prestado dinero. Pasó el tiempo, y el árabe siempre se escondía del judío para no pagarle. Un día, el judío lo encontró en la taberna de un gallego, y el árabe, cogiendo una pistola dijo: "¡Primero en el infierno, antes que pagar"! Y se pegó un tiro en la cabeza. El judío, tomando la pistola dijo: "¡Pues, aunque me vaya al infierno, allí le cobro"! Y se pegó un tiro también. El gallego, cogiendo la pistola, que había quedado en el suelo, dijo: "Este pleito no me lo pierdo yo"! ¡Y se descerrajó un tiro en la sien! Un chinito va a pasar la prueba de la residencia en Venezuela, y le dicen que tiene que aprobar un interrogatorio oral para ver cómo está su español. El inspector de la Diex, le pregunta: --Mira chinito, ¿Qué es una isla? El chino responde de forma segura: --Una ila e un pelazo de tiela, lodeado de pula agua. El inspector se sorprende y dice: Muy bien chino, excelente, te felicito. Ahora dime, ¿Qué es un lago? El chino responde: El lago e lo contlalio de la ila, e un pelazo le agua lolealo le pula tiel a. El Inspector le dice: ¡Qué bien has estudiado el español!; Ahora respóndeme..., ¿Qué es un acantilado? El chino se sorprende con la pregunta, y empieza a titubear. El inspector le dice: --¿Qué pasa, chino? ¿No sabes la respuesta? Entonces el chinito le dice: --Ya va, ya te voy a explicá: Cuando tu llega a una habitación y encuentla la cama desarreglá, y mirá pa un la o y ve un inteliol en el piso y pal otlo lao una falda en el suelo, entonce e cu ando tú dise: "Aca han tilado, aca han tilado"... El ministro de Asuntos Exteriores, de una república africana, visita Rusia e n viaje oficial. Tras una semana, su homólogo ruso le dice: --Espero que haya disfrutado de la estancia en nuestro país, pero antes de i rse es costumbre, por estas tierras, que los visitantes practiquen nuestro juego nacional. --¿Y cuál es ese juego? --Bueno... la Ruleta Rusa, claro.

--¿La Ruleta Rusa? No lo conozco. --Consiste en que Usted se ponga este revólver contra la sien, y apriete el gatillo. En el cargador hay una sola bala, así que tiene 5 posibilidades entre 6 de sobrevivir. El ministro africano traga saliva, pero piensa para sí mismo: "Soy heredero de una tribu de valientes guerreros, y afrontaré esta prueba cueste lo que cueste" . El hombre aprieta y... ¡Clic! No se dispara. Respira y le dice al ruso: --Le recuerdo que dentro de tres meses me tendrá que devolver la visita. Tres meses después, el ministro ruso pasa una semana en la pequeña república afr icana, y el último día su homólogo le dice: --Espero que haya disfrutado de la estancia en nuestro país, pero antes de i rse, es costumbre, por estas tierras, que los visitantes practiquen nuestro jueg o nacional. --¿Y cuál es ese juego? --Bueno..., la Ruleta Africana, claro. --¿La Ruleta Africana? No lo conozco. ¿En qué consiste? El anfitrión, le conduce a un aposento donde hay 6 chicas que están buenísimas y completamente desnudas. El africano le dice al ruso: --La que usted elija le hará sexo oral. --¡Genial! ¡Esto es magnífico!, Y... ¿Dónde está el riesgo? El ministro africano sonríe y responde: --¡Una de ellas es caníbal! Tres hombres, uno de ellos marica, sobreviven a un naufragio y llegan nada ndo a una isla, donde los nativos les cogen prisioneros y los llevan a su poblad o. Cuando están allí, el jefe le dice al primero de ellos: --Hombre blanco, ¿Qué quieres, muerte o Bala-rumba goolá'ai, aié'o? Claro, este hombre piensa que nada puede ser peor que la muerte, así que dic e "Bala-rumba goolá'ai, aié'o". Los nativos entonces, lo atan boca abajo a la piedra de sacrificios en el centro del poblado, y durante tres días con sus noches, todo aquel que quisiera le podía dar por el culo. El pobre hombre se queda sorprendido al ver la potencia sexual de aquellos salvajes, pero eso no es nada comparado con su estupor, al descubrir cuál es el s ignificado religioso del Bala-rumba goolá'ai, aié'o. Las mujeres deben tomar parte activa en la fiesta, usando nabos o pepinos. Los padres han de iniciar a sus hij os en el sexo cepillándose a la víctima para enseñarles, y luego los hijos varones pra ctican todo lo que pueden, porque no se les permite otro tipo de sexo antes de l a boda. Entre las parejas de novios, un rapidillo sobre la piedra de los sacrifici os es algo muy romántico porque simboliza que el novio no le será infiel a la novia con otras chicas. Todo aquel cazador que ha cobrado una pieza debe mostrar su agradecimiento a los dioses con una sesión de Bala-rumba goolá'ai, aié'o. Y se supone que el Bala-ru mba goolá'ai, aié'o tiene propiedades curativas, con lo cual, todos los viejos se pa san el día tomando afrodisíacos para poder recuperar su salud. Al cabo de los tres días, retiran al pobre hombre, que está realmente hecho po lvo, y llevan al marica ante el jefe de la tribu, que le repite: --Hombre blanco, ¿Qué quieres, muerte o Bala-rumba goolá'ai, aié'o? --Bala-rumba goolá'ai, aié'o, por supuesto. Bueno, el tío se lo pasa bomba, porque en los poblados cercanos se ha corrid o la voz de que se está celebrando Bala-rumba goolá'ai, aié'o, y han venido a la aldea gentes de toda la isla. Al cabo de los tres días, retiran al marica de la piedra de los sacrificios, con muestras evidentes de estar deshidratado, y llevan al tercer hombre ante el jefe.

Este hombre está acojonado, claro, porque ve que ha empezado a llegar gente de otr as islas y además sus tres días caen en un puente. Mientras la multitud a su alrededor sonríe maliciosamente, el jefe del pobla do le dice: --Hombre blanco, ¿Qué quieres, muerte o Bala-rumba goolá'ai, aié'o? --¡Muerte! --Está bien..., Sea. ¡Bala-rumba goolá'ai, aié'o hasta que mueras! Un canibalito va al colegio para caníbales con un bebé en los brazos. entonces, la profesora caníbal le pregunta: --¡Qué guapo! ¿Es tu hermanito? --No, es el sándwich para el recreo. o:

Dos moros se encuentran por las ramblas de Barcelona, y uno le dice al otr

--¿Cuánto dinero te has sacado hoy? --40 euros. --¿Y qué tenías escrito en el cartel? --Pues lo típico, "tengo mujer y cinco hijos". ¿Y tú, cuánto te has sacado hoy? --Pues yo 1.500 euros. --¡qué bendición, paisa! ¿Y qué tenías escrito en el cartel? --Pues tenía escrito: "Me faltan 20 euros para volverme a Marruecos". Iban 2 mujeres al supermercado, una Iraní y otra Americana, llegan a la secc ión de verduras y las 2 se detienen frente a las papas... La iraní comenta: -Aaaay, esas se parecen a los huevos de mi marido. --¿Por lo grandes? -pregunta la americana-. --Noooo, por sucios. En un iglú, llega el niño esquimal y le pregunta a su cándida madre: --Mamá, mamá: ¿Qué es un rincón?

inos:

{CHISTES DE ESCOCESES} Un escocés envía una carta a un famoso periódico londinense en los siguientes térm

«Muy señor mío. Ya sé que nosotros, los escoceses, tenemos fama de avaros, pero creo que no es para tanto. Si usted insiste en publicar chistes sobre la avaricia de los escoceses, l e juro que prestaré todos los días el periódico a todos mis compañeros del trabajo».

uevo.

Un escocés está llorando; lo ve un amigo suyo, se acerca, y le dice: --Pero tío, ¿Qué te pasa? --Es que a mi peine se le ha roto una púa, y ahora tengo que comprarme uno n

--Pero hombre, no es para tanto, total, puedes seguir peinándote con ese pei ne, aunque le falte una púa. --No, no lo entiendes, es que era la última púa... Un domingo por la mañana, en una iglesia en Inglaterra, el cura hace la cole cta y ve tres monedas de un penique entre los billetes, así que dice: --Hombre, hoy está entre nosotros un escocés. En el fondo de la iglesia, se oye tímidamente: --Oye, ¿Le decimos que somos tres?

{CHISTES DE IRLANDESES} --¿Cuál es la diferencia entre una boda y un entierro irlandés? --En el entierro tocan a mas alcohol por cabeza. Dos terroristas irlandeses van a poner una bomba en Londres. Están conduciendo en un coche, con el copiloto obviamente acojonado sostenie ndo cuidadosamente el paquete, y éste le pregunta al conductor: --Oye..., ¿Y si la bomba explotase ahora? --No importa, tenemos otra en el maletero. Los irlandeses declaran la guerra a los rusos, que obviamente quieren sabe r qué es lo que pasa antes de que la gente empiece a matarse, así que organizan una conferencia. --Bueno, pues nosotros creemos que es una chorrada que nos declaréis la guer ra, porque tenemos un ejército con 300 destructores que pueden machacar Irlanda en tera sin correr riesgos. Además, con cerca de 9000 bombarderos y cazas, podemos bombardearos hasta qu e nos cansemos. --¡No nos impresonáis! --Bueno, pero es que tenemos además los misiles intercontinentales, satélites espía, y 500 submarinos nucleares. ¡Podemos convertir Irlanda en un cementerio radiactivo sin más que apretar bot ones! --¡Eso habría que verlo! --¡Pero esto es una locura! ¿Acaso creéis que podeis ganar una guerra contra un ejército de un millón de hombr es, y 10 millones de reservistas? Entonces los de la delegación irlandesa se quedan como paralizados, se miran entre sí, y dice uno de ellos: --Bueno, la verdad es que preferiríamos no empezar la guerra, hasta que haya mos decidido qué es lo que vamos a hacer con tanto prisionero. Dos irlandeses deciden echarse una cerveza. Abren las botellas, y uno dice: --¡Salud! --Pero bueno, ¿A qué estamos?, ¿A beber o a charlar? Un irlandés, entra en un bar en Dublín, pide tres pintas de cerveza, y se reti ra a bebérselas tranquilamente en un rincón del bar. Cuando se las acaba, vuelve al mostrador y pide otras tres pintas. El camarero le dice: --Oiga, ¿Y por qué me las encarga de tres en tres? Si se las tomase una después de otra, estarían más frías y tendrían más gas. --Ya, pero es que verá, tengo dos hermanos; uno está en América y el otro está en Australia, y cuando nos despedimos, hace años, nos prometimos que nos acordaríamos l os unos de los otros, bebiendo de esta forma. --Ah, ya veo..., Bueno, tome sus tres pintas. Total, que el irlandés se hace un cliente habitual del bar, y siempre se tom a las pintas de tres en tres. Hasta que un día llega al bar, y encarga sólo dos. El camarero le pregunta: --Oye, ¿Y por qué hoy quieres sólo dos cervezas? --Es que he decidido dejar de beber. Hace tiempo, había un toque de queda a las ocho en Belfast. Dos soldados van paseando por la calle, cuando ven a un borracho que va de un lado de la acera al otro haciendo eses. Entonces uno de los soldados, levanta su rifle, apunta, dispara, y mata al borracho en el acto. --Pero tío, ¿Qué te pasa?, ¿Por qué lo has matado, si sólo son las siete y media?

--Es que conocía a ese desgraciado, y a ese ritmo no le iba a dar tiempo de llegar a su casa. Un irlandés le dice a su amigo que se va a Londres, porque allí se puede conse guir comida gratis, cerveza gratis toda la noche y, al final tienes un polvete g arantizado. --Quién te ha dicho eso? --Mi hermana. Un granjero irlandés, se presenta al general para comprar unos cartuchos de dinamita. A la hora de pagar: --Oiga, y dígame..., ¿Para qué quiere los cartuchos? --Oh, simple, estoy despejando un nuevo terreno para cultivarlo, y tengo q ue quitar de enmedio los tocones de los árboles que he cortado. --Ya..., y dígame..., ¿Ha hecho usted esto antes? --No. --Lo siento, pero me temo que tendré que pedirle que me pague en efectivo. --¿Por qué los irlandeses nunca beben agua? --Porque quita la sed. {CHISTES DE POLACOS} Un polaco entra en una tienda y dice: --Quisiera comprar un kilo de kielbasa. --Oiga, usted es polaco, ¿Verdad? --Pero qué pasa? ¿Es que acaso si pidiese pasta tendría que ser italiano? --No. --¿Y acaso si pidiese sopa de matzoh tendría que ser judío? --Desde luego que no. --¿Y acaso tengo que ser francés para pedir un cruasant? --En absoluto. --Bueno, ¿Pues entonces por qué me pregunta si soy polaco? --Es que esto es una ferretería. Un polaco entra en una librería, y le pregunta al librero: --¿Tiene usted algo de Hemingway? --Sí, "El viejo y el mar". --Hum..., deme "El mar". Un polaco y un italiano, están cazando en un bosque cuando de repente observ an a una tía buenísima, que está toda desnuda y les sonríe sugerentemente. El italiano dice: --¡Me la voy a comer ahora mismo! Y el polaco la mató de un disparo... Dos polacos están de acampada, y uno de ellos tiene ganas de cagar, así que le pregunta al otro: --Oye, ¿Me dejas el papel higiénico? --¿Qué dices? ¡Si lo ibas a traer tú! --¿Yo? ¡Qué va!, ¡Yo no he traído nada! --Pues yo tampoco. --¿Pues sí..., qué?... ¿Y ahora qué hago? --Mira, te podrías limpiar con un billete de 100 pesetas. --Ah, ¡Mira, qué buena idea!... vale, pues me voy. Al cabo de un rato, este tío vuelve a la tienda con las manos todas cubierta s de mierda. --Oye, ¿qué te ha pasado?

culo.

an.

--Cállate, no tengo ganas de hablar con cuatro monedas de cinco duros en el --¿Cómo consiguieron los alemanes conquistar Polonia tan rápido? --Entraron con los tanques marcha atrás, y los polacos creyeron que ya se ib

Acabada la II Guerra Mundial, un equipo de agrimensores establecía la línea fr onteriza que iba a separar a Rusia de Polonia. Pero surgió una grave dificultad: Una casa quedaba justo en medio del paso fronterizo. Era necesario decidir por q ué lado del mismo debían delimitar la frontera, pues no era cuestión de hacer que la c ocina fuera polaca y las habitaciones rusas. Así que interrogaron al único habitante de la vivienda: --¿Qué desea ser, ruso o polaco? --Si no les importa, déjenme pensarlo una semana. No puedo tomar a la ligera una decisión tan trascendental. Así se hizo. Al cabo de una semana, volvieron para conocer la respuesta del inquilino: --¿Qué desea ser, ruso o polaco? --Pues verán, he decidido, al fin, ser polaco. Me han dicho que en Rusia hace mucho frío. * CHISTES DE NEGROS Ocurrió en Londres. Un negro entra en un pub a tomar una cerveza. Lleva un l oro posado sobre su hombro. Se acerca al camarero y pide dos cervezas, una para él y otra para el loro. El camarero se acerca y pregunta: --¿De dónde lo has sacado? --De África, -contesta el loro-. nta:

Se acerca una persona a un negro, con toda la pinta de africano y le pregu --Tú seguro que eres de África, ¿De qué país de África eres? --Gabón. --¡Perdona, Goputa!

Un negro y su esposa fueron invitados a una fiesta de disfraces. Dos días antes el negro le había dicho a su mujer que fuera a comprar unos di sfraces para la ocasión. Por la noche, cuando llega del trabajo, encuentra sobre su cama un disfraz de Supermán. Va gritando a su mujer, diciéndole: --Qué carajo es esto? ¿Cuando has visto tú un Supermán negro? Anda y cámbiamelo por otro mejor. La mujer, naturalmente molesta, va y lo cambia por otro. Cuando llega el marido, al día siguiente, ve en la cama un disfraz de Batma n. --¡Pero vos sos re-chiflada! ¿Acaso se ha visto un Batman negro? Anda y cámbialo. La mujer va y le trae un disfraz de Indio Apache. --Pero re-boluuuda! ¿Un indio negro? ¿Dónde se ha visto? La mujer ya re-podrida devuelve el disfraz y compra varias cosas. Llega a la casa y le deja sobre la cama tres botones blancos, un cinturón bl anco y un palo de madera: --¿Y esto qué es? -pregunta el negro al ver todo aquello-. --Mira, te vas sin ropa, te pegas los 3 botones y vas de ficha de dominó. Si no te gusta te quitas los botones y te pones el cinturón blanco y vas de

galletita Oreo. Y si aún no te convence te metes el palo en el culo y te disfrazas de helado de chocolate. Un señor, cuya esposa no quedaba nada satisfecha ni durante, ni después del ac to sexual, la lleva a un sexólogo experto: --Mire, el problema de su esposa es de ventilación, en el acto sexual su tem peratura sube en exceso y eso hace que su sistema nervioso se inhiba; por eso no siente nada... Yo le doy este abanico y mientras ustedes hacen el amor, que alguien agite el abanico para ventilar a su mujer. Así que el hombre contrata a un negro para que los abanique. En la primera noche, se ponen a darle-que -te-pego, con el negro abanicand o... --¡María! ¿Sientes el placer? ¿Lo sientes ya? --Ay no, Pepe, no siento nada. --¡NEGRO! ¡ABANICA MÁS FUERTE! ¿Sientes placer ahora, María? --No, Pepe, sigo sin sentir absolutamente nada... --¡NEGRO! ¡CON MÁS BRÍO AL ABANICO! --¿Qué tal ahora, María? --Mal, NADA, NADA, sigo sin enterarme. --¡Pues ahora verás! ¡Nnegro, dame el abanico y ponte tú! El negro empieza a follar con la mujer, que esta vez sí que disfruta: --¡AHHÍÍÍ! ¡MAS, MÁS! ¡SIGUE! --¿Lo ves, negro de mierda? ¡Es que no sabes ni abanicar! Un tipo pasado de peso había probado todos los métodos habidos y por haber par a adelgazar, desde las famosas fajas reductivas hasta los jabones quemagrasa. Hasta que un día, leyó el siguiente anuncio en el periódico: "¡ADELGACE CON PLACER! Paquetes: - 1.- 10 kilos en cinco días. - 2.- 20 kilos en tres días. (No amateurs). 3.- ¡30 kilos en un día! (Sólo profesionales). El tipo decidió comunicarse con el teléfono de la empresa para probar la última moda para adelgazar, y pidió el primer paquete. Al día siguiente, llamaron a su puerta en la mañana y al abrir encontró a una ch ica con un cuerpazo, en bikini, con zapatitos deportivos y un letrero que decía: "Si me alcanzas, SOY TUYA". El tipo se puso a correr detrás de ella como desesperado por toda la colonia hasta que la alcanzó e hicieron lo que tenían que hacer. Y así durante cinco días. Al pasar los cinco días, el hombre se pesó en la báscula y sí, definitivamente había bajado 10 kilos. Entonces volvió a llamar a la compañía y les dijo: --Señorita, deseo que me envíe el paquete número dos. ¡Quiero bajar 20 kilos en tr es días! --¿Está seguro señor? No es apto para amateurs ni cardíacos. --Sí, señorita. Estoy seguro. Al día siguiente, por la madrugada, volvieron a llamar a su puerta y al abr ir se encontró a una mujer escultural totalmente desnuda, excepto por sus zapatito s deportivos y un letrero que decía: "Si me alcanzas, SOY TUYA". El tipo la correteó por toda la ciudad hasta que la alcanzó e hicieron el amor como locos. Y a los tres días... ¡20 kilos menos! Entonces, muy animado por los resultados, el tipo decidió pedir el paquete p ara profesionales... ¡30 kilos de un jalón!

Al día siguiente llamaron otra vez a su puerta y el tipo, vestido muy sexy y listo para la acción, abrió la puerta y... se encontró a UN NEGRO con un cuerpazo tip o Arnold Muchasletras con zapatitos deportivos y un letrero que decía: "¡Si te alcanzo, ERES MÍO"! Me molestan las películas de negros, porque no se sabe si es el padre o la m adre el que da de mamar al niño. Un negro le dice a un blanco. --Amigo mío: Cuando yo nacer, yo negro. Cuando yo crecer, yo negro. Cuando yo sol, yo negro. Cuando yo frío, yo negro. Cuando yo enfermo, yo negro. Cuando yo asustado, yo negro. Cuando yo morir, yo negro... Pero...: cuando tú nacer, tú rosado. Cuando tú crecer, tú blanco. Cuando tú sol, tú rojo. Cuando tú frío, tú morado. Cuando tú enfermo, tú verde. Cuando tú asustado, tú amarillo. Cuando tú morir, tú gris... ¿Y me llamas a mí hombre de color? ¿Hijo de la gran puta?...

.

* CHISTES DE INDIOS Llega un indio donde su papá: --Papá, yo querer saber cómo bautizarnos ustedes a nosotros. --Eso hacerlo, depender de lo primero que los padres ver, después de aparear --Ahhhh... --Por eso tu hermano llamar Búfalo Ágil, y tu hermana llamar Nube Gris... --Ahhhh... --¿Por qué preguntar, Perro Cagando? Un indio piel roja en el registro civil: --Quiero cambiar mi nombre, poque mío ser demasiado largo. --¿Pero cómo se llama? --Yo llamarme GRAN NUBE GRIS QUE LLEVA MENSAJES POR TODO EL MUNDO. --Muy bien y, ¿Cómo quiere llamarse? --Simplemente FAX.

Dos indios que van cabalgando por el desierto, y como iban en un solo caba llo, uno hace un movimiento brusco, y el otro cae al suelo desde el caballo: --¿tú caer Ojo de Pato? --¡No!, ¡tú tirar, hijo de puta! Un indio le dice a otro: ¡jau!, ¿Caballover! A lo que el otro le contesta: ¡Si caballo ver, pues chubasquero poner! El jefe de una tribu de indios en una reserva en Florida llama al brujo y le pregunta que cómo se presenta el próximo invierno. E brujo procede a tirar unos huesos, sacrifica unas aves, prepara unas cin tas de cuero, y al final le dice al jefe: --Malo, malo.

Así que el jefe le ordena a toda la tribu que empiece a prepararse para el i nvierno, cortando leña, preparando pieles, arreglando las tiendas, etc, y toda la tribu se pone a trabajar. A los quince días, el jefe vuelve a hablar con el brujo y le pregunta que cómo se presenta el invierno a la vista de las mejoras que han hecho en el poblado. El brujo vuelve a utilizar la magia y le dice al jefe: --Malo, malo, malo, malo. Así que el jefe reúne a toda la tribu y les dice que hay que trabajar más porque el invierno se promete particularmente duro, y nadie se gasta un centavo en el poblado para tener algún recurso en caso de emergencia. Al cabo de otros quince días, se repite la historia, y cuando el jefe le dic e al poblado que hay que trabajar más duro todavía, empiezan a oírse voces de protesta e insultos hacia el brujo. El jefe empieza ya a estar preocupado, así que un día decide vestirse con traj e y corbata y recurrir a la ciencia. Se va a la NASA y le pregunta a los expertos: --Cómo se presenta el invierno? Siendo el jefe de una tribu, le atienden y le llevan a una sala llena de o rdenadores y pantallas donde se ponen a hacer varias simulaciones. A la hora le dicen al jefe: --Malo, malo, malo. El jefe, aterrado ante el motín que le espera al volver al poblado, insiste: --Y ustedes están absolutamente seguros de que va a ser tan malo? --Hombre, los modelos que utilizamos aquí son muy fiables, acertamos el 98 % de las veces, pero este año... seguro, seguro, seguro que va a ser muy malo, porq ue hay una cosa que no falla nunca, los indios llevan dos meses cortando leña... Un indio entra a un bar del oeste americano. Se le acerca el barman a preg untarle qué quiere, y este le dice: --Indio fuerte querer bebida fuerte. El barman le pasa un whisky de patata, que podría matar a un caballo, pero e l indio se queda igual y se va. Vuelve al dia siguiente y dice: --Bebida de ayer, bebida de niños, ¡Indio fuerte querer bebida fuerte! El camarero, se le queda mirando asombrado y le prepara un cóctail con el mi smo whisky matarratas, y aguardiente mexicano concentrado. --Tenga, ahí tiene algo fuerte. El indio se lo toma y se va. Vuelve al dia siguiente y dice: --¡Lo de ayer no ser fuerte! ¡Indio fuerte, querer bebida fuerte! Desesperado, el barman decide darle algo fuerte de verdad: Mezcla vodka, aguardiente, alcohol, pólvora, pimienta, guindillas de Albacete, un poco de lejía y un poco de puré de alubias que le quedaba de la semana anterior. Se lo da al indio y le dice: --¡Esto solo es para hombres fuertes! El indio se va, y el barman se queda riendo entre dientes. Vuelve el indio al día siguiente, y el barman, asombrado de verlo todavía vivo le pregunta: --Qué tal? --Muy bien, indio fuerte y bebida fuerte. ¡Ayer tirar gran pedo y quemar ca ballo! * CHISTES DE IDIOMAS {CHINO} --¿Cómo se dice chino sucio en chino? --Chin Chan Pu. --¿Cómo se dice chino limpio en chino? --Con Chan Pu.

--¿Cómo se dice despeinado en chino? --Chin Pei Ne. ¿Cómo se dice negro en chino? --Chinola. --¿Cómo se dice náufrago en chino? --Chin Chu Lan Cha. --¿Cómo se dice noventa y nueve en chino? --Cachi Chen. --¿Cómo se dice 30 de abril en chino? --Cachi Mayo. --¿Cómo se dice divorciada en chino? --Tau Sa. --¿Cómo se dice viuda en chino? --Chin chu macho. --¿Cómo se dice viudo en chino? --Chin chu concha. ¿Cómo se dice clítoris en chino? El cacho de chicha mas chachi del chocho. --¿Cómo se dice bebé en chino? --Ta Un Tao. --¿Cómo se dice divorcio en chino? --Chao Chancha. --¿Cómo se dice borracho en chino? --Toy Piao. --¿Cómo se dice drogado en chino? --Toy Pegao. --¿Cómo se dice diarrea en chino? --Taca Gao. --¿Cómo se dice indigestión en chino? --Take Rukta. --¿Cómo se dice pobre en chino? --Chin Agua - Chin Lu - Chin Na. --¿Cómo se dice hacer el amor en chino? --Coi Too. --¿Cómo se dice luna de miel en chino? --Coi Too Coi Too Coi Too Coi Too Coi Too... --¿Cómo se dice eyaculación precoz en chino? --Ya Ta. --¿Cómo se dice espejo en chino? --Ki Toi.

--¿Cómo se dice autopista en chino? --Tziinn... --¿Cómo se dice resorte en chino? --Tooiinng... --¿Cómo se dice minifalda en chino? --Cachi che le ve. --¿Cómo se dice gracias en chino? --Chen Kyu. ¿Cómo se dice trapecista en chino? Yocasimescoño. --¿Cómo se dice perro con luz en chino? --Kan-kon-kin-ké. --¿Cómo se dice cerdo en chino? --Chan-chi-to. --¿Cómo se llema el ministro chino sin cartera? --Me Lan Kitao. ¿Cómo se llama el chino mas alto de china? Chin Fin. --Y qué llevan los chinos entre las piernas? --Un tirachinas. {JAPONÉS} --¿Cómo se dice cachorrito en japonés? --Tuchuchito orinagua. --¿Cómo se dice minifalda en japonés? --Temiro Tumico. --¿Cómo se dice mujer desvirgada en japonés? --Taroto Tuoyito. --¿Cómo se dice Insatisfacción sexual en Japonés? --Perocomoque Ya'Ta --¿Cómo se dice pagar al contado en japonés? --Taka-taka --¿Cómo se dice bebedor con clase en japonés? --Yositomo Whiskicito. --¿Cómo se dice adivino en japonés? --Komo sabe --¿Cómo se dice electricista en japonés? --Yokito fokito. --¿Cómo se dice prostituta en japonés? --Sinoyiro nocomo. --¿Cómo se dice dedo meñique en japonés?

--Sakamoko --¿Cómo se dice papel higiénico en japonés? --Kitakakita. --¿Cómo se dice terminar de orinar en japonés? --Sakura supito. --¿Cómo se dice ginecólogo en japonés? --Yosikojo Tuchuchita. --¿Cómo se dice barrendera en japonés? --Yoquito Lacaca. --¿Cómo se dice bomba atómica en japonés? --Nikaka Keda. --¿Cómo se dice bailarina nudista en japonés? --Sakate Lateta. --¿Cómo se dice piloto en japonés? --Polpoco Memato. --¿Cómo se dice diarrea en japonés? --Tuoyo Sacayama. --¿Cómo se dice barrida deportiva en japonés? --Tunalguita Sacayama. --¿Cómo se dice diarrea en japonés? --Kagasagua. --¿Cómo se dice mujer ciclista en japonés? --Miquito Choyao. --¿Cómo se dice SIDA en japonés? --Tu cuquita mata. Lista de los ministros y altos cargos de Japón Presidente:... MIKAGO INTUMARE. Vicepresidente:... MARIKA KESUNO. Secretario General:... NIPUTO KESOY. Ministro de Sanidad y Consumo:... NIKOMO NIKAGO. Ministro de Trabajo:... NIKITO NIPONGO. Ministro de Asuntos Exteriores:... DAKOSA TAODIDA. Jefe de Aviación:... SIKAIGO MIMATO. Ministro de Hacienda:... MIKEDO KONTODO. Ministro de Información:... NISELO KEPASA. Ministro de Agricultura y Pesca:... MINABO TADURO. Defensor del Pueblo:... TETOMA PEKULO --¿Cómo se llama el campeón de motociclismo japonés? --Yamimoto Nokamina ¿Cómo se llama el portero de la selección Japonesa? Notoko Nibola. Hospital Japonés, Directorio Personal Medico: Director de la clínica: Doctor Sekuro Ketekuro. Urgencias: Doctor Takurao Yamimito.

Dermatología: Doctor Tukuero Taduro. Endoscopia: Doctor Temeto Tubito. Fisioterapia: Doctor Tesuda Toíto. Gastroenterología: Doctor Tesobo Tupanza. Ginecología: Doctor Yositoko Tukuka, y Doctora Tesano Lakosa. Inmunología: Doctor Loawanta Toíto. Laboratorio: Señorita Temira Tukaka. Patología Mamaria: Señorita Tesobo Tuteta. Medicina Preventiva: Doctora Tamumal Kelosepas. Neumología: Doctora Tutose Mufuerte. Neurología: Doctor Sakuro Tukoko, y Doctora Tarrota Tujeta. Odontología: Doctor Tekito Lakarie. Oftalmología: Doctor Temiro Lozojo. Otorrinolaringología: Doctor Yosi Tesako Mokito. Patologías: Doctor Revisao Enchikito. Pediatría: Doctor Tekuro Lokrío, Doctor Yoshikuro Karajito. Proctología: Doctor Temiro Kulete, y Doctora Tukulito Savayana. Psiquiatría: Doctor Tarayado Tukoko. Radiología: Doctor Tomemo Lafoto. Reumatología: Doctor Tarreklo Tukueso. Urología: Doctor Tupito Sekae. {RUSO} --¿Cómo se dice suegra en ruso? --Ajjj. --¿Cómo se dice insecto en ruso? --Moshka. --¿Cómo se dice frío en ruso? Raska. --¿Cómo se dice "el perro se come una dona" en ruso? --Troski maska roska. --¿Cómo se dice bailarina en ruso? --Sibrinka Sespetronka. --¿Cómo se dice homosexual en ruso? --Serguei. --¿Cómo se dice mujer fácil en ruso? --Lewinsky. --¿Cómo se dice botella en ruso? --Frasco. --¿Cómo se dice viuda joven en ruso? --Vagina seminova. --¿Cómo se dice no hay nadie en casa en ruso? --To kiski na taska. --¿Cómo se llama el ministro de aviación ruso? --Mekai Ploff. {ALEMÁN} --¿Cómo se dice autobús en alemán? --Subanestrüjenbajen.

--¿Cómo se dice abrir la puerta en alemán? --Destranken. --¿Cómo se dice masturbación en alemán? --Froten verguen --¿Cómo se dice luna de miel en alemán? --Desvïrggensen. --¿Cómo se dice suegra en alemán? --Storbo. --¿Cómo se dice lluvia en alemán? --Perrosigatoskaen. --¿Cómo se dice chaparrón en alemán? --Masperrosigatoskaen. --¿Cómo se dice bombardeo en alemán? --Bombascaen. --¿Cómo se dice político en alemán? --Yastafö. --¿Cómo se dice galletas con queso en alemán? --Ritzkonkräft. --¿Cómo se dice hacer el amor en alemán? --Kamaskrüjen. --¿Cómo se dice eruptos en alemán? --Buchesrugen. {LENGUAS AFRICANAS} --¿Cómo se dice esposa en swahili? --Chinga chinga. --¿Cómo se dice violación en africano? --Tetumbo Latangay Tenga Tenga. --¿Cómo se dice diarrea en zulú? --Abundalacaca. --¿Cómo se dice diarrea en swahili? --Cagagua. --¿Cómo se dice fiesta en africano? --Mejenga Combanda. --¿Cómo se dice chica fácil en zulú? --Ganga. --¿Cómo se dice cementerio en swahili? --Baranda Contumba. --¿Cómo se dice "Wonderbra" en africano? --Dominga Kontongo. --¿Cómo se dice ayer eché un polvo en zulú? --Eia culé.

--¿Cómo se dice "comamos un bocadillo de setas" en swahili? --Para panza, bimbo con hongo propongo. --¿Cómo se dice deportista en africano? --Tutufo Metumba. ¿Cómo se dice hacer café en zulú? --Pongagua. --¿Cómo se dice hacer el amor en swahili? --Úndala. {ÁRABE} --¿Cómo se dice terremoto en árabe? --Casaba Casabiene. --¿Cómo se dice disparo en árabe? --Aiá-ba Labala. --¿Cómo se dice beso en árabe? --Saliba-Ba Saliba-Biene. --¿Cómo se dice beso francés en árabe? --Babeame Lajeta. --¿Cómo se dice futbolista en árabe? --Terajo Lajeta. --¿Cómo se dice ascensor en árabe? --Alibaba Abajotambien. --¿Cómo se dice fusilamiento en árabe? --Bala-ba Atajala. --¿Cómo se dice paraguas en árabe? --Panomojame. --¿Cómo se dice "el caballo del jefe corre mucho" en árabe? --La jaca del jeque jala que jode. --¿Cómo se dice vómito en árabe? --Aí-ba Lajama. --¿Cómo se dice suegra en árabe? --Jalá jalá. --¿Cómo se dice divorcio en árabe? --S'aleja l'almeja. --¿Cómo se dice error en árabe? --Yala jodí --¿Cómo se dice agricultor en árabe? --Jala la pala. {PORTUGUÉS} --¿Cómo se dice brassier en portugués? --Hamaca du boleiro.

¿Cómo se dice calzoncillo en portugués? --Hamaca du hueveiro. --¿Cómo se dice diarrea en portugués? --Cataratas du traseiro. --¿Cómo se dice nariz en portugués? --Caverna du moco. --¿Cómo se dice bigotes en portugués? --Alfombra du moco. --¿Cómo se dice dragón en portugués? --Botafogo. {FRANCÉS} --¿Cómo se dice "perro atropellado por un tren" en francés? --Le shushû le matô le guauguau. --¿Cómo se dice beso en francés? --Muâ. --¿Cómo se dice violación en francés? --Tela chantê. --¿Qué significa en francés "cosè de tre bien": --Seco de vientres ( al revés). {INGLÉS} --¿Cómo se dice bañera giratoria en inglés? --Tina Turner. --¿Cómo se dice "copie bien" en inglés? --Copyright. --¿Cómo se dice torero homosexual en inglés? --Gatorade. {VARIOS} ¿Cómo se dice calzoncillos en noruego? --Escondenabo. ¿Cómo se dice aguacero en Latín? --Angelus nus mean. --¿Cómo se dice pedo en latín? --Efluvium moribundum est. --¿Cómo se dice adulterio en griego? --atrapalos encopulas. --¿Cómo se dice calzoncillos en italiano? --La casita de mía colita. {Proverbio italiano} Si la vitalita e grande e tutto va bene..., Avanti con il pene. Ma, si la situazzione e dificile e la forza mengua..., Avanti con la lengua. Si questa posizione si torna imposibile e tutto intento inhumano...,

Avanti con la mano. Ma, si niente funziona... e tutto e nulo..., Avanti con il culo. ¡Ma, Avanti........ sempre Avanti !!! {MINI DICCIONARIO INGLÉS-ESPAÑOL} Frases idiomáticas Let's go. Don't fuck me!: ¡Vamos, no me jodas! From lost to the river: De perdidos al río. The mother who gave birth to him: La madre que lo parió. Sissy the last: Marica el último. Great sissy the last: Maricón el último. For if the flies: Por si las moscas. Everywhere they boil beans: En todas partes cuecen habas. Composed and without girlfriend: Compuesto y sin novia. Go out by legs: Salir por piernas. If I have seen you, I don't remember: Si te he visto no me acuerdo. Switch off and let's go: Apaga y vámonos. It is not turkey mucus!: ¡No es moco de pavo! It sweat me! ¡Me la suda! That if you want rice Catherine. Que si quieres arroz, Catalina. Shit little parrot! ¡Cágate, lorito! Morning-singer: Cantamañanas. Another who such dance! ¡Otro que tal baila! To another thing, butterfly: A otra cosa, mariposa.

What of-taylor: Qué desastre. Among whistles and flutes... Entre pitos y flautas... Like water of May: Como agua de Mayo. To fuck the female pig: Joder, la marrana. Marking parcel: Marcando paquete. To put in a cigar: Meterle a uno un puro. My happiness in a hole: Mi gozo en un pozo. Sissy beach: Marica de playa. Whicho? ¿Cualo? Wave! ¡Hola! To god! ¡Adiós! Water-zero: Aguacero. Borrow me the little shell: Préstame la almejita. To throw a dust: Echar un polvo. {Arreglando el castellano} Señores: Un servidor, Pedro Pérez Paticola, cual la Academia Española "Limpia, Fija y da Esplendor". Y no por ganas de hablar, pues les voy a demostrar que es preciso meter mano al idioma castellano, donde hay mucho que arreglar. ¿Me quieren decir por qué, en tamaño y en esencia, hay esa gran diferencia entre buque y un buqué? ¿Por el acento? Pues yo, por esa insignificancia,

no concibo la distancia de presidio y presidió, ni de tomas a Tomás ni de topo al que topó. Mas dejemos el acento, que convierte, como véis, las ingles en un inglés, y pasemos a otro cuento. ¿A ustedes no les asombra que diciendo rico y rica, majo y maja, chico y chica, no digamos hombre y hombra? por eso no encuentro mal si alguno me dice cuala, como decimos Pascuala, femenino de Pascual. ¿Por qué llamamos tortero al que elabora una torta y al sastre, que trajes corta, no lo llamamos trajero? ¿Por qué las Josefas son por Pepitas conocidas, como si fuesen salidas de las tripas de un melón? ¿A vuestro oído no admira, lo mismo que yo lo admiro, quien quiera descerraja un tiro, dispara, pero no tira? Este verbo y otros mil en nuestro idioma son barro; tira, el que tira de un carro, no el que dispara un fusil. De largo sacan largueza En lugar de larguedad, y de corto, cortedad en vez de sacar corteza. De igual manera me quejo de ver que un libro es un tomo; será tomo, si lo tomo, y si no lo tomo, un dejo. Si se le llama mirón al que está mirando mucho, cuando mucho ladre un chucho se lo llamará ladrón. Porque la sílaba "on" indica aumento, y extraño que a un ramo de gran tamaño no se lo llame Ramón. Y por la misma razón, si los que estáis escuchando un gran rato estáis pasando, estáis pasando un ratón. Y sobra para quedar convencido el más profano, que el idioma castellano tiene mucho que arreglar.

{Defendamos LA LETRA Ñ} ¿Quién sería el señor que el pasado año en otoño, reñía y se empeñaba en que la Ñ se el alfabeto español? ¿Quién sería esa alimaña carroñera y tacaña que se ensañaba y metía ci

que la ñ desapareciera de España? ¡Defendamos la Ñ, luchemos todos por la Ñ!, los madrileñ s, los tinerfeños, los galleguiños, los maños, los isleños, los de Almuñécar, los extremeño los de Logroño, los de Cataluña, los norteños, los sureños, los malagueños... ¡Luchemos todos por la Ñ! Apiñémonos y empuñemos guadañas, cañones y puñales, y démosle caña a esa peña, démosl ostrémoles todo lo que se puede hacer en España, démosle castaña, rompámosle los piños a pi , arañémosles con las uñas en las pezuñas, endiñémosles con el puño, hasta dejar sin pestañ esos señores puñeteros que no quieren la Ñ. ¡Qué ñoño sería el español sin Ñ, sin la Ñ! La cigüeña no traería a los niños, ni niñ mañanas de otoño y el coñac añejo, añoraríamos al pequeño ruiseñor siempre risueño, añorar Núñez, Liáñez, Muñoz, Riaño, Liaño, Ibáñez o Marañón. No tendríamos campiñas, ni cañadas, añas. ¿Qué sería de la España cañí sin la Ñ, sin la Ñ de gruñir, de amañar, de apañar, de e r, de teñir, sin la Ñ de acompañar, de empeñar, de soñar, de ceñir, o de jiñar, de empañar, uiñar, apiñar o de estreñir?, ¿Qué sería de la España cañí sin la Ñ de paño, de cabaña, de carroña; la Ñ de caña o de cuña, de leño o de hazaña..., y de antaño, de estaño, o de cali ¿Sin la Ñ de cuñada, de migraña, de lasaña, de ermitaño, de pestiño, de ñu o sin la Ñ de a Por eso, no le hagamos daño a la Ñ, compañero, y enseñemos a nuestros pequeños que l a Ñ es la Ñ, y que nadie se empeñe que de una realidad pase a ser un sueño. * TRABALENGUAS {TRABALENGUAS ESPAÑOLES} --Compadre, cómpreme un coco. --Compadre, coco no compro, porque el que poco coco come, poco coco compra, y yo, como poco coco como, poco coco compro. El cielo está enladrillado, ¿Quién lo desenladrillará? El desenladrillador que lo desenladrille, buen desenladrillador será. El arzobispo de Constantinopla se quiere desarzobisconstantinopolitanizar. El desarzobisconstantinopolitanizador que lo desarzobisconstantinopolitani

ce, buen desarzobisconstantinopolitanizador será.

Un tigre, dos tigres, tres tigres, tres tristes tigres trillaban trigo en un trigal; tres tristes tigres, tres tristes tigres, tragaban trigo en tres tristes trastos, sentados tras un trigal. Sentados tras un trigal, en tres tristes trastos, tragaban trigo tres tristes tigres. ya cansados de trillar. Tras tus tres tristes tigres, ¡Qué triste estás Trinidad! Cabral clavó un clavo. ¿Qué clavo clavó Cabral? Pablito clavó un clavito, un clavito clavó Pablito en la calva de un calvito. ¿Qué clavito clavó Pablito? ¿Le sentó bien al calvito?

¡Qué col colosal colocó en aquel local el loco aquél! ¡Qué colosal col colocó el loco aquél en aquel local! Si Sansón no sazona su salsa con sal, le sale sosa; le sale sosa su salsa a Sansón, si la sazona sin sal. po.

La sucesión sucesiva de sucesos, sucede sucesivamente con la sucesión del tiem

--¿Cómo come usted? --¿Cómo que como como? Como como como, cuando como con usted. Cuando cuentas cuentos, nunca cuentas cuantos cuentos cuentas, porque cuando cuentas cuentos, nunca cuentas cuantos cuentos cuentas. Me han dicho que has dicho un dicho, un dicho que he dicho yo; ese dicho que te han dicho que yo he dicho, no lo he dicho; y si yo lo hubiera dicho, estaría muy bien dicho por haberlo dicho yo. Mi mamá me mima mucho, y yo mimo mucho a mi mamá. Dábale arroz a la zorra el abad. No me mires, que miran que nos miramos, y verán en tus ojos que nos amamos. No nos miremos, que cuando no nos miren nos miraremos. Un tubo tiró un tubo, y otro tubo lo detuvo. Hay tubos que tienen tubos, per o este tubo no tuvo tubo. Estaba en el bosque Francisco, buscando a un bizco vasco tan brusco, que a l verlo le dijo a un chusco: "Busco al vasco bizco brusco". Venancio vendía bonitas boinas, baratas; embalaba baberos, bolillos, botas bellas y boinas buenas. Besaba Venancio a la bebita babosa; baleaba valientes bandidos brabucones y basta verle botar barquitos que bien navegaban para brindar por barloventosa ventura. Pepe pecas pica papas con un pico, con un pico pica papas Pepe pecas. Poquito a poquito,

Copete empaqueta poquitas copitas, en este paquete. En Pinto, Juan Ponte el quinto, por la pintura despunta, y al puente de pu nta a punta, pinta al punto Ponte en Pinto. Pedro Pablo Pérez Pereira, pobre pintor portugués, pinta pinturas por poca plata para pasar por París. .

De generación en generación las generaciones se degeneran con mayor degeneración Los cojines de la Reina, Los cajones del Sultán, ¡Qué cojines! ¡Qué cajones! ¿En qué cajonera van? La pícara pájara pica la típica jícara; a la típica jícara, pica la pícara pájara.

Yo vi en un huerto un cuervo cruento comerse el cuero del cuerpo del puerc o muerto. Trastabillando tras ella trocar tres trastos trató, tras ella trastabillando... trastos tres trastabilló. Mucha mula cucha, mucha cucha mula, tiene la chamula Chucha. Chucha la chamula tiene mucha mula cucha, mucha cucha mula. Una cacatrepa trepa tiene tres cacatrepitos. Cuando la cacatrepa trepa tre pan los tres cacatrepitos. Otorrinolaringólogo, trabaja en la otorrinolaringología. Treinta y tres tramos de troncos trozaron tres tristes trozadores de tronc os, y triplicaron su trabajo, triplicando su trabajo de trozar troncos y troncos . La institutriz Miss Tres-tros ha pegado un gran traspiés por subir al treinta y dos en lugar de al treinta y tres. Tras tres tragos y otros tres, y otros tres tras los tres tragos, trago y trago son estragos, travesuras de entremés, trapola tramo y tragón, treinta y tres tragos de ron tras trozos de trucha extremo, en un tris los truene el trueno.

Si la sierva que te sirve, no te sirve como sierva, ¿De qué sirve que te sirva s de una sierva que no sirve? Cuando digo digo, digo Diego. Cuando digo Diego, digo digo. Mariana Magaña desenmaraña mañana, la maraña que enmarañará Marina Mañara. ¿Desenmañará mañana Mariana Magaña la enmarañada maraña que enmarañó Marina Mañara? Ñoño Yáñez come ñame en las mañanas con el niño. El tomatero Matute mató al matutero Mota, porque Mota el matutero tomó de su t omatera un tomate. Por eso, por un tomate, mató el tomatero Matute al matutero Mot a. Fui al perejiral y me emperejilé; para desemperejilarme, ¿Cómo me desemperejilaré? En el juncal de Junqueira, juncos juntaba Julián. Juntose Juan a juntarlos y juntos juntaron más juncos. con la presta ayuda de Juan. Paco Peco, chico rico, le gritaba como un loco a su tío Federico. Y éste dijo: Poco a poco, Paco Peco, ¡poco pico! El que poco coco compre, poco coco come, y el que poca capa compre, poca capa se pone. --Yo poco coco compro, porque poco coco como, si más coco comiera, más coco comprara. --Yo poca capa compro, porque poca capa me pongo, poca capa me pongo... porque poca capa compro. Blandos brazos blande Brando, Brando blandos brazos blande, blandos brazos blande Brando. Recia la rajada rueda, rueda rugiendo rudamente, rauda. Rauda rueda rugiendo rudamente la rajada rueda. ¡Rueda rauda, recia rueda, rauda reciamente, rueda! ¡Rueda recia, rauda rueda, rugiente, rajada rueda! Parra tenía una perra.

Guerra tenía una parra. La perra de Parra subió a la parra de Guerra. Guerra pegó con la porra a la perra de Parra, y Parra de dijo a Guerra: --¿Por qué ha pegado Guerra con la porra a la perra de Parra? Y Guerra contestó a Parra: --Si la perra de Parra no hubiera subido a la parra de Guerra, Guerra no habría pegado con la porra a la perra de Parra. El perro de San Roque no tiene rabo, porque Ramón Ramírez se lo ha cortado. Y al perro de Ramón Ramírez, ¿Quién el rabo le ha cortado? Un burro comía berros y el perro se los robó, el burro lanzó un rebuzno, y el perro al barro cayó. Pepe peina pocos pelos, pero peina peluqueros. Peina peine Pirámide pero pocos pelos peina. Porque puedo, puedes, porque puedes, puedo, pero si no puedes, yo tampoco puedo. Pepe puso un peso en el piso del pozo. En el piso del pozo Pepe puso un peso. es.

Paco Pino Ponte Pascual Pérez pinta pinturas preciosas para personas pudient Para pobres pinta poco porque pagan poco precio. Del pelo al codo y del codo al pelo, del codo al pelo y del pelo al codo. Camarón, caramelo, camarón, caramelo, camarón, caramelo... Miel de abeja, miel de abeja, miel de abeja...

¿Cómo quieres que te quiera, si al que quiero que me quiera no me quiere como quiero que me quiera? El amor es una locura, que solo el cura lo cura, pero el cura que lo cura comete una gran locura. Llega Galo al lago, y liga luego al lego de Lugo muy largo en lengua, que al lago llega tras luengas leguas. ¿Cuánta madera roería un roedor si los roedores royeran madera? Erre con erre, entre brincos;

erre con erre otra vez; vienen los ornitorrincos nadando, corriendo y rodando a la vez. Erre con erre, cigarro; erre con erre, barril; rápido ruedan los carros, cargados del ferrocarril. Erre con erre, no encuentro; erre con erre, van tres; otro animal en mi cuento, con erre de rana, de burro y de res. Sala Catula, chalchicomula, dabidi bú, dubidi dá; diga estas palabras, un hechizo tendrá.

dibidi dubidi el que pronto

María Chucena su choza techaba; un techador que por allí pasaba le dijo, cuando trabajaba: --María Chucena, ¿techas tu choza o techas la ajena? --No techo mi choza, ni techo la ajena; que techo la choza de María chucena. En un árbol verde, reverde, reverde, todo florecido, resido, resido, porque soy rebelde. Podador que podas la parra: ¿Qué parra podas? ¿Podas mi parra o tu parra podas? Ni podo tu parra ni mi parra podo, que podo la parra de mi tío Bartolo. Hay chicas chachareras, que chacotean con chicos chazos. Y un chico mete a l chillón de la chepa un chichón por chirrichote, y el chiste, y lo chocante, es que la chepa se le ha chafado con la hinchazón del chirlo. {TRABALENGUAS NO CASTELLANOS} Trabalengua en dialecto andaluz: Zaca er zaco de za ar zo pa que ze zeque. (Saca el saco de sal al sol para que se seque). Trabalengua Aragonés: Baxa t'abaxo lo faxo xuto de buxo y traye lo trallo tallau y trestallau. (Bájate el haz seco de boj y trae el trozo de tronco cortado y dividido). Trabalenguas en Catalán: El Pinxo va dir al Panxo -¿vols que et El Panxo va dir al Pinxo -punxem, però (El Pincho le dijo al Pancho ¿ Quieres El Pancho le dijo al Pincho -pínchame,

punxi amb un punxó? a la panxa no. que te pinche con un punzón? pero en la panza no).

Vaig al bosc i busco vesc, i visc del vesc que busco al bosc.

Setze jutges d'un jutjat mengen el fetge d'un penjat. Si el penjat es despenja, els setze jutges del jutjat no podran menjar mes fetge del penjat. Trabalengua en Euskera: Alkipean kapa, kapa alkipean; alkipean kapa, kapa alkipean. (El capotillo bajo la silla, bajo la silla el capotillo). Trabalengua en Gallego: Se vou a Bueu vou nun bou, sen non vou a Bueu non vou nun bou. (Si voy a Bueu voy en un barco, si no voy a Bueu no iré en barco). NOTA: Bueu es un pueblo costero cercano a Vigo y un bou un barco de pesca. {TRABALENGUAS INTERNACIONALES} Trabalengua Africaneer: Wie weet waar Willem Wouter woon? Willem Wouter woon waar warm water wyn word. Wie weet waar warm water wyn word? Warm water word wyn waar weste winde waai. Wie weet waar weste winde waai? Weste winde waai waar Wies wasgoes was. (¿ Quién sabe donde vive William Wouter? William Wouter vive dónde el agua calurosa se convierte en vino. Pero, ¿ Quién sabe donde el agua calurosa se convierte en vino? El agua calurosa se convierte en vino donde soplan los vientos orientales. Pero, ¿ Quién sabe donde soplan los vientos orientales? Los vientos orientales soplan donde Wies lava la ropa). Trabalengua Árabe: Al mesh´mesh dah mish mien meshmeshkum wikamah al mesh´mesh da mish mien meshm eshnah. (Estos albaricoques no son nuestros albaricoques. Que en lugar de nuestros albaricoques hay puestos otros albaricoques). Trabalengua Asamés: Bogakoi Bogoli Boholai Bohise Bolukat Biyoli Bela. (Las grúas blancas están extendiendo sus alas, sentándose extensamente en la are na por la tarde). Trabalengua Azerbayano: Getdim gordum bir derede bir berber bir berberi ber-ber byirdir. Dedim ay berber niye bu berberi ber-ber beyirdirsen? Dedi buberber oglu men berber oglun ber-ber beyirdmeseydi men berber oglu bu berber oglun ber-ber beyirdmezdim. (Yo vi en alguna parte al hijo de un barbero herir al hijo de otro barbero . Pregunté porqué el hijo del primer barbero hirió al hijo del otro barbero. Me contes taron que si el hijo de este barbero no hubiese herido al hijo del otro barbero antes, el hijo de este no hubiera herido al otro). Trabalengua Bretón: C'hwec'h merc'h gwerc'h war c'hwec'h marc'h kalloc'h o tougen c'hwec'h sac 'h kerc'h. (Seis vírgenes en seis sementales llevan seis bolsas de avena). Trabalengua Búlgaro: Kral karl i kralitsa klara krali klaineti ot klarskite klarinetisti.

(El rey Karl y la reina Klara robaron el clarinete del clarinetista real). Trabalengua Chino: chi pu tao bu tu pu tao pi. bu chi pu tao dao tu pu tao pi. (Come la uva sin escupir fuera la piel de la uva. No comas la uva pero escupe fuera la piel de la uva). Trabalengua Croata: Petar pita Pavla po to Pavle par pataka; par pataka pet petaka, pet pataka puno petaka. (Peter le pregunta a Paul, ¿cuánto son un par de patos?; un par de patos es cinco níqueles, cinco patos son muchos níqueles). Trabalengua Danés: Storstrømsbrosekspropriationskommissionsmedlem. (El miembro de la comisión ha expropiado el edificio privado que hay sobre e l puente encima del río Storstrømmen). Trabalengua Dutch: Als in Graven graven gravengraven graven, graven graven gravengraven. (Si en Graven cuentas las tumbas que están excavando. Cuentas las tumbas que excavando cuentas). NOTA: El 1 es el nombre de un pueblo; el 2 es la forma plural de graaf (la cuenta); el gravengraven es la forma plural de un graf (grave) para un graaf (la cuenta); El 3 es el verbo del dutch por excavar; el 4 también es el verbo dutch por excavar y graven tumba; el 5 es la forma plural de graaf (la cuenta); el último gravengraven es la forma plural de un graf (grave) para un graaf (count) . [holandés]. Trabalengua Eslovaco: Najneskomercionalizovatelnejsieho. (La mayoría no es comerciable). Trabalenguas en Esperanto: Petro, vi la permeson de la patro nepre prenu por partopreni entreptrenon. (Pedro pidió permiso a su padre para poder montar una empresa). Cxu sxi cxiam cxe cxio rugxigxas? (¿Ella se ruboriza siempre a cada ocasión)? Trabalenguas en Estonio: Kuuuurija istus töööös jääääres. (El científico lunar se sentaba una noche activa al borde del hielo). Kummikutes kummitus kummitas kummutis. (Un fantasma con botas de caucho frecuenta los cajones del pecho). Trabalenguas en Finés: Appilan pappilan apupapin papupata pankolla kiehuu ja kuohuu. Pappilan paksuposki piski pisti paksun papukeiton poskeensa. (El pastor del ayudante del vicariato de Appila calienta el bote de frijol es sobre la estufa. El perro gordo del vicariato se comió el bote de frijoles). Epäjärjestelmällistyttämättömyydellänsäkään. (No me maravilla su forma de sistematizar).

Trabalengua en Francés: Rat vit riz, rat mit patte à ras, rat mit patte à riz, riz cuit patte à rat. (La rata vio el arroz, la rata puso en el borde la pata, la rata puso en el arroz la pata, el arroz quemado de la pata de la rata). Trabalengua en Frisio: Rearikke rierreljirre. (Un pedazo de carne fumada de una vaca un año de edad). Trabalengua Ganda: Singa Ssenga asinga asenga e Singo singa nsanyuka! (Si mi tía favorita mueve a Singo que yo estaré contento)! Trabalengua en Georgiano: Shen tu chemi jam churchel pilpil kovzebi sul ar gejamchurchel pilpil kovz eba mashin me shen jam churchel pilpil kovzebi sul ar mejamchurchel pilpil kovze ba. (Si usted no se preocupa de mis platos, los cuchillos, las cucharas y, saz one con pimienta, entonces yo no me preocupo de sus platos, cuchillos, cucharas, y pimienta. Trabalengua en Griego: Reritorefka to reritorevmeno ro. (Yo he logrado el refrán muy conocido de la letra " Ro"). Trabalengua Go: Ke oke okoo, mo ko ko ke ya shi ko ko ko. (Si usted se niega a golpear, alguien mas querrá, e ira golpeando, golpeo qu e golpeteara en la puerta con él). Trabalenguas en Guaraní: à aha ya ha à ha ya à (Yo fui, yo jugué, yo me caí).

po).

ada).

Apyka puku kupépe, aguapy apuka puku. (Detrás de un banco largo y grande yo me siento y sigo riéndome por largo tiem Trabalengua Guajarati: Kala Kaka a Kali Kaki ne Kanma Kahyu Ke Kando Kapi Kachumber Kar. (Tío Kala susurró a Aunti Kali mientras cortaba cebolla para preparar la ensal Trabalenguas Hausa: Ta tabbata ba ta taba taba taba ba. (Ella está segura de que nunca ha fumado tabaco). Tun dà Tab'àa ta kèe bà tà tab'à tab'à taabàa ba. (Desde que Tab'a existe, ella nunca ha tocado los cigarros).

Trabalengua Hawaiano: Hele wawai o ka malamalama, ka malamalama, o ka malamalama, hele wawai o ka malamalama,

ka malamalama o ke Akua. (Yo estoy caminando por la luz, en la luz, en la luz, en la luz de Dios. Trabalengua en Hebreo: KAMA CHOL YACHOL ADAM LE'ECOL BECHOL YEMOT HACHOL IM BECHOL YOM CHOL YACHO L ADAM LE'ECHOL CHETZI KILO CHOL? (¿Cuánta arena puede comer un hombre en una semana si come medio kilo de arena en un día)? Trabalengua Hindú: Madan, mohan, malveya madras mein machhli maarte maarte mare. (Se mataron Madan, Mohas y Malveya intentando matar un pez del Madrás). Trabalengua Húngaro: Megnemszentségteleníthetetlenségeskedéseitekért. (Un ser en el estado de ser incapaz de ser hecho sin la santidad). Trabalenguas en Ibanag: Nakattu y kuku', nakattu y kuku', nakattu y kuku'. (Mis uñas se rompieron, se rompieron, se rompieron). Natagga y kinaga nga bagga. (El arroz que mordí era duro). Trabalengua en Inglés: Can you can a can as a canner can can a can? (¿Puede usted enlatar una lata como hace un enlatador con una lata)? Trabalengua en Islandés: Stebbi stóð á ströndum, var að troða strý. Strý var ekki troðið, nema Stebbi træði strý. Ein treður Stebbi strý. Tví treður Stebbi strý.. (Stebbi estaba de pie en la playa, estaba llenando con paja. No puede llenar con paja, a menos que possea la paja. Un Stebbi llenó con paja. Dos Stebbi llenaron con paja... Trabalenguas en Igbo: Kwulu okwu chukwu nulo chukwu di na Arochukwu. (El reverendo Okechukwu predicó un sermón en la iglesia de Arochukwu). Trabalengua en Indonesio: Kuku kaki kakak kakak ku kayak kuku kaki kakek kakek ku. (Las uñas del pie de mis hermanas se parecen a las de mis abuelos). Trabalengua en Irlandés: Bhí bean ag Joe Is bhí banjo ag Joe Is bhí banjo ag bhean Joe B'fhearr go deo Joe ar an mbanjo Ná bean Joe ar an mbanjo go deo. (Joe tenía una esposa Y Joe tenía un banjo Y la esposa de Joe tenía un banjo Joe siempre era bueno en el banjo Que la esposa de Joe alguna vez era). Trabalengua en Italiano: Sette scettici sceicchi sciocchi con la sciatica a Shaghay.

(Siete jeques tontos y escépticos tenían la ciática en Shanghai). Trabalenguas de Java: Kala kula kelas kalih kula kilang-kileng wetan kali kelangan kalung kula k aliyan kula keloloden kolang kaling kalih. (Cuando yo estaba en el segundo año, examinaba el lado oriental del río porque perdí mi collar mientras refrescaba dos kolang-kaling. [Nombre de una fruta]). Kakang kakung kula kelangan kalung ing kalen kilong kilong gram. (Mi hermano perdió su collar de muchos kilos). Trabalenguas en Japonés: Papa no pajama wa kipajama chapajama shimapajama. (Los pijamas de papá son amarillos, oscuros y rayados). Nomu nara noru na, noru nara nomu na. (Si bebes, no conduzcas y si conduces, no bebas). Trabalenguas de Jersey ( Isla al Sur de Inglaterra): Tchi choc! Tchiqu'un châque tchiques chiques! (¡Qué susto! ¡Alguien está agitando los trapos)! Trabalengua de Kannada: Jambagi tookappa tumbida tuppada tambigi tandana. (Un hombre que nombró el tookappa del jambagi ha traído el cuenco lleno de gra sa de manteca). Trabalengua en Latín: Eo eo cum eo eo. (Yo voy cuando yo voy). Trabalengua Lituano: Nebeprisiki kiakopusteliaujanciuosiuose. (Aquellos, que no están recogiendo bastante madera para el alazán tan solo). Trabalengua de Logland: Lo'u lu le la li'u le'u. (Él citó dos veces). Trabalengua Luo: Atud tond atong'a tond atong'a chodi. (Yo corto las cuerdas y ato el cesto). Trabalengua Malayo: .Buaya biawak, buaya biawak, buaya biawak, ... (Lagarto cocodrilo, lagarto cocodrilo, lagarto cocodrilo)... Trabalengua Maltés: Dari rari tara re: tara lira tara re. (En los viejos tiempos raramente se veía un rey, tome nota cuando usted vea un rey). Trabalengua Maorí: Taumatawhakatangihangakoauauotamateaturipukakapikimaungahoronukupokaiwhenu akitanatahu. (En un lugar llamado Tamatea hay un hombre de rodillas grandes, comedor de montañas, llamado el tragatierras que toca la flauta con la nariz). Trabalengua Marati: Kakuni kakancha kapatatle kortatle kagad katrine karakara kaple.

(Aunty cortó los papeles judiciales de su tío con las tijeras que están en el ar mario de su tío). Trabalengua Mongol: Elee heree galuu gurav ereg ergeldene. (El halcón, el cuervo y el ganso están volando encima de la orilla). Trabalengua Polaco: Cesarz czesal cesarzowa. (El emperador está peinando a su esposa). Trabalengua Portugués: O rato roeu a roupa do rei. O rei de raiva roeu o rabo to rato. (El ratón roe la ropa del rey. El rey, de rabia roía el rabo del ratón). Trabalengua Punjabi: Mera nam tera nam aur tera nam mera nam. (Mi nombre es tu nombre y tu nombre es mi nombre). Trabalengua Rumano: Oaia aia e a ei, eu i-o iau. (Esa oveja es tuya y yo la tomo). Trabalengua Ruso: Dva shshenka shsheka k shsheke schiplyut schetko u ugolke. (Dos cachorrillos están mordisqueando una escoba en la esquina). Trabalengua Ruandés: Ta izo njyo uze urye izi nzuzi. (Deje caer esos fragmentos sobre las ollas y viene a comer granos del cala bacín). Trabalengua Somalí: Shimbiri dhal cas, hooyadey dhar cas. (Un pájaro tiene un pollo rojo mientras mi madre se viste en rojo). Trabalengua Sueco: I aa a e o a i oa a e a. (En la isla hay un arroyo y en el arroyo hay una isla). Trabalengua Sukuma: Nani na nani nangi nanh'we naungi nani. (Quién es quién y nadie instructor). Trabalenguas en Swahili: Mbuzi hali nazi kwa vile hawezi kupanda ngazi ndipo azifikie nazi. (La cabra no puede comer cocos porque no puede subir por la escalera a com er cocos al cocotero). Kikujiacho kitakachokuondoka. (Lo que viene a usted lo dejará). Trabalengua telugu: Naanee nee nunnani nanu ninna nune naaninani ninnu nenannana. (¿Nannee te afeitaste la cabeza mojada con aceite ayer)? NOTA: Nanne ( nombre Telugu); nunanani ( afeitar); nune ( aceite); nanu ( cabeza);

ninna ( ayer); naaninani (Húmedo); nenannana ( preguntar). Trabalengua Vietnamita: Ta^m tuXoX?ng to^i to? ti`nh toX'i Tu' tuX` tha'ng tuX, thu' tha^.t, to^i thuXoXng Ta^m thi` to^i thi` tha^`m thuX? Ta^m the^' tho^i. (Tam pensó que yo te amaba desde abril, pero la verdad es que yo amaba a Tam , pero Tam no lo sabía). NOTA: La equis mayúscula corresponde al asterisco. Trabalengua Wolof: Tuki fuki buki gudi. Tuki fuki buki becheck. (Las hienas viajan por la noche. Las hienas viajan por el día). Trabalengua Zulú: UShabalala washabalala neshumi losheleni emshinini kashukela eshashalazini laseShowe. (El señor Shabala desapareció con un rand en la fábrica de azúcar del Showe). * CHISTES DE MATRIMONIOS Y PAREJAS una señora está parada junto a un escaparate de una tienda de vestidos de novi a. le acompaña su hija pequeña. --Mamá, ¿Por qué todas las novias van vestidas de blanco? --Hija, porque el de la boda, es el día más feliz de su vida. --Entonces, ¿por qué los novios van vestidos siempre de negro? Recién casados Una pareja que tan sólo llevaba dos semanas de casados sostiene el siguiente diálogo: El marido, aunque se sentía feliz ya andaba con ganas de irse de parranda,_a sí que le dice a su mujer: --Mi vida, ahorita vengo... --¿A dónde vas, cariño?... (expresión de recién casados). --Al bar, mi cielito, a tomarme una cervecita. La mujer se lleva la mano a la cintura y le dice: --¿Quiere cervecita mi amorcito...? (Y en eso abre la puerta del frigorífico y le enseña 25 marcas de cerveza_de_12 países diferentes): mexicanas, alemanas, holandesas,japonesas, etc. El marido no sabe qué hacer y se le ocurre decirle: --Ay, mi pichurri... pero en el bar... tú sabes... la jarra helada... No había terminado de decir esto cuando la esposa lo interrumpe diciéndole: --¿Quiere jarra congelada mi amorcito?... Saca del congelador una jarra helada, congelada, blanca... tan blanca que_hasta temblaba de frío. El marido, apenado, dice: --Sí, churri mía, pero en el bar sirven unas tapitas riquísimas... vuelvo ensegu ida, ¿Sí? --¿Quiere tapitas mi amorcito?... Abre el horno y el frigorífico y saca quince platos diferentes de tapas...: Aceitunas, chopitos, patatas bravas, al alioli,cacahuates, palomitas,_quesos, pa té, caviar,carnes frías, etc... --Pero caramelito..., en el bar ... tú sabes... las maldiciones, las_ palabr otas y todo aquello... --¿Quiere palabrotas mi amorcito?... Entonces, ¡TE TOMAS LA PUTA CERVEZA, EN LA JODIDA JARRA HELADA Y TE COMES LA

MIERDA DE TAPAS, PERO DE AQUÍ NO SALES, CABRONAZO! Ésto es una pareja de recién casados, que vuelven de su viaje de novios, y el esposo se va a la oficina por primera vez. Al volver por la tarde, la esposa le abre la puerta y le dice: --Manolo, te he preparado un pollo asado que... Pero el marido la coge del brazo, la lleva al dormitorio, y empieza a cele brar el matrimonio ignorando el pollo. Al día siguiente: --Manolo, querido, ¡Te he hecho una cena a base de..., uy!... Y claro, la paella se queda fría. Al día siguiente, el marido vuelve otra vez del trabajo rebosando energía y se encuentra a su esposa en pelotas bajando por la barandilla. --Pero..., María, ¿Qué haces? --Venga, cariño, te estoy calentando la cena. Una noche, se acuesta una pareja para dormir, y el marido empieza a tocar a su mujer. La mujer se vuelve hacia él, y le dice: --Lo siento, cariño, mañana a primera hora tengo cita con el ginecólogo y quiero estar fresca". El marido continúa haciéndole caricias, pero esta vez le susurra al oído: --¿También tienes cita con el dentista mañana? Le dice la mujer al marido: --¿Sabes? Anoche, cuando dormías, me estabas insultando. --¿Y quién te ha dicho que estaba durmiendo? En la sobremesa, el marido está leyendo el periódico descuidadamente. Cuando llega a la sección de sucesos, un titular le llama la atención: ««Una mujer cae en un barranco». Levanta la cabeza, pensativo, y poco después le dice a su mujer: --¿Qué te parece si esta tarde nos fuésemos a merendar a la montaña? El matrimonio Ramírez está espatarrao en el sofá, viendo la televisión. Él, con cami seta imperio y una lata de cerveza en la mano. Ella, de boitiné, con los rulos pue stos. --Pedro, hace treinta años que estamos casados y nunca me has comprado nada. --No sabía que vendías algo... --Papá, ya he sacado las palabras cruzadas del periódico de hoy, pero me falta la última palabra. --Eso a tu madre, hijo; a tu madre... Dos hombres conversan en un bar: --Mi esposa es un ángel. --Tienes suerte; la mía todavía está viva... Un amigo le dice a otro: --Mi mujer conduce como un rayo. --¿Tan rápido va? --¡No, no, siempre choca contra los árboles! Un hombre publicó en el periódico un anuncio clasificado: "Busco esposa". Al día siguiente recibió cien cartas. Todas decían lo mismo: "Llévate la mía!". Anuncio clasificado: "De ocasión. Vendo Enciclopedia Británica completa. Ya no la necesito: parece

que mi esposa lo sabe todo". En mitad de la noche, una mujer escucha ruidos por la casa y nota que su m arido no está en la cama junto a ella. Lo busca y lo encuentra sentado en el suelo de la cocina con lágrimas en los ojos, bebiéndose un whisky. --Pero cariño ¿Qué te pasa? -le pregunta angustiada-. Él responde entre sollozo y sollozo: --Nada, tan sólo recuerdos. Ella lo abraza, y dándole un beso en la frente, le pregunta: --¿Qué es lo que estás recordando? El marido decide contárselo: --¿Acaso recuerdas aquella noche en que tu padre nos encontró haciendo el amor en tu habitación? La mujer responde: --¡Claro que lo recuerdo!, ¿Cómo habría de olvidarlo? El marido le pregunta entonces: --Y recordarás entonces que me puso una escopeta en la sien y me dijo: "O te casas con mi hija o pasarás 20 años en la cárcel". Y la mujer, intrigada, pregunta: --Sí, sí, claro que lo recuerdo..., pero..., ¿Y a qué viene todo esto? El marido rompe en franco llanto, y le dice: --Es que..., ¡Hoy habría salido de prisión! EL FUNERAL Un hombre estaba desayunando, como a las 11 de la mañana, un sándwich y un café, cuando vio una procesión funeral muy inusual acercándose al cementerio, que se enco ntraba en las proximidades. Un largo ataúd negro era seguido por un segundo largo ataúd negro como a 50 pa sos detrás del primero. Detrás del segundo ataúd caminaba un hombre solitario con un perro pitbull que sostenía de la correa. Detrás de él caminaban unos 200 hombres en una sola fila. El hombre no pudo aguantar la curiosidad. Con mucho respeto se aproximó al individuo que llevaba al perro y le dijo: --Señor, sé que este es un muy mal momento para molestarle, pero nunca he vist o un funeral como este... ¿De quién es este funeral"? El hombre respondió: --Bueno, en el primer ataúd está mi esposa. --Qué le pasó a ella? -replicó el primero-. El otro respondió: --Mi perro la atacó y la mató. El primero volvió a preguntar: --Bueno, ¿Quién está en el segundo ataúd? --El interpelado volvió a responder: --Mi suegra. Ella estaba tratando de ayudar a mi esposa y el perro se volvió hacia ella también. Un momento solemne de silencio transcurrió entre los dos hombres. --Señor, ¿Puedo pedirle prestado el perro? --¡Póngase a la cola! El juez pregunta: --Y bien, dígame: ¿Cuál es el motivo por el que quiere divorciarse de su esposo? --Mi marido me trata como si fuera un perro. --¿La maltrata, le pega? --No, quiere que le sea fiel... Le dice un hombre a su mujer a las cuatro de la mañana: --María, ¿Quieres que te joda? --¡Sí, sí!

--Pues levántate y hazme una tortilla de patatas. --María, ¡qué felices éramos hace 15 años! --Pero si no nos conocíamos. --Por eso María..., por eso. Un matrimonio discutía en la calle: --¡Te voy a demostrar que no vales nada! El marido hace señas a un taxista, que se detiene frente a ellos. --¿Cuánto me cobra hasta el aeropuerto? --Hasta allá..., unos 18 euros. --¿Y con mi mujer? --Lo mismo. --¿Lo ves?..., ¡No vales nada! El matrimonio había reñido el viernes por la noche y no pensaban hablarse más. P ero llegó el domingo por la noche y el marido tenía que levantarse a las siete de la mañana para ir al trabajo, así que le dejó una nota a su mujer en ?a mesita de noche: "Mujer tengo que ir a trabajar despiértame, porfavor a las siete". Al otro día, el hombre se despierta y descubre que son las diez de la mañana. Desesperado, busca a su mujer con la vista para descargar su rabia pero, antes d e levantarse pegando gritos, descubre en su mesita de noche un mensaje que dice: "Oye, levántate ya que son las siete de la mañana y vas a llegar tarde al trab ajo". Un matrimonio va circulando por la autopista a 100 Km/h. El que conduce es el marido. De pronto, la mujer lo mira y le dice: --Querido, ya sé que llevamos 15 años casados, pero quiero el divorcio de inme diato. El marido no dice nada, pero acelera lentamente hasta 110 Km/h. Ella continúa: --No quiero que hablemos de arreglarlo ni nada parecido, porque estoy teni endo una aventura con tu mejor amigo..., y el es mucho mejor amante que tú. El marido sigue en silencio, mientras aferra el volante con sus manos, al tiempo que sigue acelerando. Ella dice: --Quiero la casa. El marido sube a 130 Km/h. Ella agrega: --También quiero los niños. Él aumenta hasta 140 Km/h. Ella ordena: --¡Quiero el coche..., las cuentas bancarias, y también todas las tarjetas de crédito. El marido, sin pronunciar una palabra, lentamente empieza a dirigirse con tra el pilar de un puente que cruza por encima de la autopista, cuando ella preg unta: --¿Hay algo que quieras tú? Él responde: --No, tengo todo lo que necesito ahora mismo. Ella pregunta intrigada: --¿Y qué es? Y justo antes de chocar contra el muro, el marido le contesta con una gran sonrisa: --¡El airbag! años.

Un hombre divorciado recibe la visita de su hijo, que acaba de cumplir 18 Después de comer y conversar un rato, el hombre dice:

--Hijo, cuando veas a tu mamá esta noche, entrégale este sobre y dile que como ya tienes 18 años, este será el último cheque que ella recibirá de mí para tu sustento. D espués, mírale la cara con atención, para ver que expresión pone. --Está bien, papá. Esa noche, el hijo regresa con su madre y le dijo: --Mamá, papá me ha pedido que te entregara este sobre. Dijo que como yo ya tenía 18 años, este sería el último cheque que tu recibirías para mantenerme. Ahora se supone que debo mirarte con atención para ver la expresión de tu cara. Sin inmutarse, la madre responde: --Hijo, la próxima vez que visites a tu padre, por favor dile que después de 1 8 años, al fin he decidido informarle de que él no es tu padre. Después mírale la cara c on atención para ver qué expresión pone. Un matrimonio va al médico y, tras examinar a la mujer, el médico llama aparte al marido y le dice muy apesadumbrado: --La verdad es que no me gusta nada el aspecto de su esposa. --Toma, ni a mí, ¿Pero sabe? Es que su padre tiene mucho dinero. Va un hombre por la playa con su mujer, y ella le pide que le compre un bi kini, a lo que él le dice: --Con ese cuerpo de lavadora ni lo pienses. Siguen andando, y le insiste la mujer: --Cómprame ese vestido. Y repite su esposo: --Con ese cuerpo de lavadora ni lo pienses. Pasa el día, y por la noche, ya en la cama, el marido le dice a su esposa: --Entonces vieja, ¿Hechamos a andar la lavadora? Y la mujer le dice: --Para ese puto trapito..., mejor lávalo a mano.

La mujer al marido: --Pepe, ¿Qué haces tan pronto en casa? --Que se ha caído mi compañero del andamio, y se ha matado. ¡Pobre familia! Meno s mal que por lo menos el seguro de la empresa les va a pagar diez millones de p esetas. --¡Pero coño! ¿Y tú dónde andabas que no estabas trabajando con tu compañero en el an amio? En el cementerio están enterrando a un hombre: --¡Maríaaaaaa! ¡Que no estoy muerto! --Calla, hombre, ¿Vas a saber tú más que el médico? En un matrimonio, el marido debe salir de viaje, por un período de un mes. Cuando está en Botswana, recibe un telegrama que dice: "Gato muerto". Al cabo del mes, vuelve el tipo a su casa y le dice a la mujer: --Pero mujer, ¡Casi me da un infarto! ¿Por qué eres tan brusca dando las malas n oticias? Me tenías que haber mandado un telegrama en el que dijera: "Gato sube tejado". Al cabo de tres días, me envías otro que diga: "Gato resbala tejado". Y a los tres días me mandas el último, que diga: "Gato Muerto". Y así me vas preparando emocionalmente, para que no sea tan de golpe. ¿Entiend es? Al cabo de dos meses, se vuelve a ir el hombre de viaje y, cuando estaba e n Zambia, recibe un telegrama que dice: "Tu madre sube tejado"... La mujer al marido:

--Oye, Mariano, parece que quieres más al perro que a mí. --Que no, tonta, que os quiero igual. Una señora se despierta muy agitada, y le dice a su esposo: --¡He tenido una pesadilla horrible! He soñado que moría joven... El marido contesta: --Vuélvete a dormir; éso ya no es posible... Acababa de salir de la ducha, la mujer esta de pie delante de su marido to talmente desnuda, quejándose de que sus pechos son muy pequeños. En vez de salir al paso con el típico "no te preocupes, cariño", el marido sal e con una sugerencia: --Si quieres que tus pechos crezcan, lo único que tienes que hacer es: todas las mañanas coger un poco de papel higiénico y frotarlo entre ellos durante unos se gundos. Desesperada y con ganas de probar lo que sea, la mujer toma un pequeño trozo de papel y lo empieza a restregar entre sus pechos, mirándose al espejo. --¿Cuánto va a tardar en hacer efecto? -pregunta la mujer-. --No te preocupes, irán creciendo a lo largo de los años. La mujer se detiene y mira con desconfianza a su marido: --¿Qué te hace pensar que frotándome un trozo de papel higiénico entre mis pechos todos los días hará que crezcan? --Bueno, ha funcionado con el culo, ¿No? --¿Es usted la viuda de Pérez? --Puntualicemos, soy la "señora" de Pérez. --¡Pues espere un poco y ya verá lo que sacan de ese furgón! Un hombre va a un entierro, se acerca a la viuda, mira al muerto, la mira a ella con lástima y dice: --Lo siento. Y la viuda responde: --Es igual, déjelo tumbado. La viuda que, ante la pregunta de que por qué orinaba diariamente sobre la t umba de su difunto marido, respondió: "¡Joder! Cada cual llora a su muerto por donde más lo siente". La esposa llega a su casa tras un largo día de compras y se horroriza al enc ontrar a su marido, desnudo en la cama, con una mujer deliciosa. Está por irse de la casa pero el esposo la detiene diciéndole: --Querida, por favor déjame explicarte. Ella lo escucha. Y el continúa: --Estaba conduciendo por la carretera y vi a esta joven que aparentaba est ar muy cansada y con la ropa caída, por lo que le ofrecí llevarla. También tenía hambre, por lo que la traje a casa y le preparé una comida con el roast-beef de la nevera que no te gustó. Llevaba puestas unas sandalias muy gastadas, así que le di un par de tus zap atos -que habías descartado simplemente por no estar de moda-. Tenía frío por lo que le di el jersey que te compré para tu cumpleaños y que nunca te pusiste porque los colores no te combinaban. Sus vaqueros estaban muy rotos así que le di unos tuyos que estaban en perfe cto estado, pero que no te entran ya. La esposa no tiene problemas con la explicación, pero necesita que le respon dan a una pregunta más. --Está todo muy bien, estoy satisfecha con tu explicación, pero... ¿por qué os enc uentro a los dos desnudos en nuestra cama? El esposo le contesta: --Bueno, esa es fácil..., verás...

Cuando estaba por salir de casa se volvió hacia mi y me preguntó: --¿Hay alguna otra cosa que tu esposa ya no use? Una mujer le está friendo unos huevos para el desayuno a su marido. De pronto, el marido entra en la cocina. --¡Cuidado!..., ¡CUIDADO! Ponle un poco más de aceite. ¡POR DIOS! ¡Estás haciendo demasiados al mismo tiempo! ¡DEMASIADOS! ¡Dales la vuelta! ¡DALES LA VUELT A, AHORA! Necesitamos más aceite. ¡POR DIOS! ¿DÓNDE vamos a conseguir MÁS ACEITE? ¡Se van a PEGAR! ¡Cuidado!..., ¡CUIDADO! ¡He dicho que CUIDADOOOO! ¡NUNCA me haces caso cuando cocinas! ¡Nunca! ¡CUIDADO! ¡Dales la vuelta! ¡Rápido! ¿Estás LOCA? ¿Es que has perdido la CABEZA? No te olvides de echarles sal. Sabes que siempre te olvidas de la sal. Usa la sa l ¡USA LA SAL! ¡LA SAL! La mujer lo mira con asombro: --¿Qué coño te pasa? ¿Crees que no puedo freír un par de huevos? El marido sonríe y contesta con mucha calma: --¡Sólo quería mostrarte lo que se siente cuando voy conduciendo contigo en el c oche! Llega el correo, y el marido, como siempre, abre las cartas. Se da cuenta de que una está dirigida a su mujer. --¿Qué es esto, querida? --Es de una agencia matrimonial pidiendo que pagues la cuota que tienes a trasada. . Es una bobada, una tontería que se me ocurrió el año pasado cuando cogiste aquella pul monía. Una madre le dice a su hijo: --Hijo, te quiero porque eres tan golfo y sinvergüenza como tu padre. Y su marido, que la estaba oyendo, dice: --Oye, que yo nunca he sido un golfo ni un sinvergüenza, ¿Eh? --Perdona, he dicho como su padre. Un tipo se encuentra a un amigo, se lo lleva aparte y le dice en voz baja: --Oye, me he enterado de que tu mujer ha tenido un niño de otro... Responde el amigo: --Sí, bueno..., bah, pero es muy chiquitillo y muy feooooooo. Una joven y hermosa mujer, sale de la ducha, se envuelve en una toalla y l e avisa a su marido que ya puede utilizar el baño. Cuando él entra, suena el timbre de la puerta, y su esposa baja a abrir envu elta en la toalla. Era su vecino, quien se queda boquiabierto ante la visión que se le ofrece. Entonces, él saca dos billetes de 100 euros y le dice a ella que son suyos s i deja caer la toalla hasta la cintura. Ella piensa: "¿Por qué no"?, de modo que deja caer la toalla y coge el dinero. El visitante jadea ante lo que ha visto, saca otros doscientos euros y se los ofrece por dejar caer la toalla completamente. La mujer piensa que ya había llegado bastante lejos, así que no importaba, y d eja caer la toalla hasta el suelo. El vecino la contempla un momento, le da las gracias y se va. Cuando ella sube de nuevo, su marido que acababa de ducharse, le pregunta que quién había llamado a la puerta. Ella contesta: --Sólo era el vecino. --Ah, ¿Y ha traído los 400 euros que me debe? Un par de matrimonios están tomando café. Las dos señoras hacen un aparte, y después de comentar lo caro que está todo, lo

majo que es el novio de la niña y esas cosas, una le dice a la otra: --Verdaderamente puede decirse que tú y tu marido formáis una pareja ideal. Tenéis los mismos gustos, las mismas aficiones... --Es verdad, -responde la otra-, pero me ha costado más de veinte años que se acomodara tan perfectamente a los míos. Al cabo de varios años de matrimonio, un marido ha perdido interés en su espos a, que está un tanto frustrada, y decide comprarle un regalo, a ver si se pone un poco cariñoso. Un día va a una tienda de animales, y se fija en un loro que esta encerrado en una jaula con barrotes gordísimos y llena de candados. Intrigada, le pregunta al dependiente: --Oiga, ¿Por qué tiene a este loro encerrado con tanta seguridad? --Es que esto no es un loro, sino un animal peligrosísimo, un Ave Bárbara. --Ah..., ¿Y qué es lo que hace? El dependiente, viendo la posibilidad de venderla, la saca de la jaula, y dice : --Ave Bárbara, la mesa. El bicho se lanza inmediatamente contra la mesa, y a base de golpes y pico tazos la convierte en serrín. Luego dice: --Ave Bárbara, la pared. El pájaro empieza a atacar la pared, y no para hasta que toda la tienda está c ubierta de yeso. La mujer le dice al dependiente: --¡Oiga, qué cosa más impresionante!, ¡Me la llevo! Total, que la mujer llega a casa, pensando que si esto no le llama la aten ción a su marido, ya no habrá nada que lo haga, así que le dice: --Manolo, mira, te he traído un regalo que te va a encantar, es un Ave Bárbara . --¡Ave Bárbara!, ¡Mis cojones! Una mujer quería una mascota para que le hiciera compañía, Así que fue a la tienda de mascotas y escogió un loro. El vendedor le advirtió que el loro había vivido en un prostíbulo, y acostumbrab a a decir cosas salidas de tono, pero a la mujer le gustó tanto el pájaro que decidió comprarlo de todos modos. Ya en su casa, la mujer puso la jaula en la sala y esperó a que el loro habl ara. El animal observó la sala y dijo solemnemente: "Nueva casa, nueva madame". A la mujer le hizo gracia la ocurrencia del loro, y decidió esperar a que ll egaran sus hijas adolescentes. Cuando ellas entraron, el loro exclamó: "Nueva casa, nueva madame, nuevas mujerzuelas". Tras su sorpresa inicial, las muchachas se rieron con su madre y esperaron a que llegara el papá. Por la noche, cuando el hombre llegó a su casa, el loro gritó: "¡Nueva casa, nueva madame, nuevas mujerzuelas, mismos clientes!... ¡Hola, Jua n! Después de hacer el amor, el marido pregunta: --Dime la verdad, ¿Otra vez estabas fingiendo? --No, -dice su mujer-, esta vez yo estaba durmiendo, de verdad. Un joven, al estar con su novia en un parque, dentro de un coche, le ruega , lloriquea y pide por lo que más quiera que se deje hacer el amor, pero la chica no accede. Finalmente el joven le dice: --¡Dale!, ¡Sólo la mitad!... La mujer por fin convencida, acepta diciéndole:

--Bueno, pero sólo la mitad..., ¡Promételo! El joven acepta y se lanza sobre ella desesperado e introduce todo lo que tiene. La chica, al sentir la embestida, goza tremendamente y le dice: --¡Métemela toda! El novio, algo avergonzado, tratando de salvar su orgullo masculino, le di ce: --¡Ah, no, promesas son promesas! Un tío se casa, y después de la noche de bodas, se reúne con tres de sus amigos, un electricista, un carpintero y un dentista. Los tres amigos le preguntan, descojonándose de risa, que qué tal le fue la no che de bodas. --Jo, tíos, os habéis pasado. (Mirando al electricista): --Hombre, lo de los cables en la manta tuvo su gracia, porque al cuarto ca lambre nos la quitamos de encima, total, no nos hacía falta... (Mirando al carpintero): Lo de la cama rompiéndose también tuvo su gracia, no te creas que no... (Y por último, mirando al dentista): ¡Pero es que hace falta ser un grandísimo hijo de puta para poner anestesia en los condones! Una muchacha estaba a pocos días de casarse, sólo que el vestido le quedaba mu y largo, así que le pidió a su madre que se lo recortara, pero su madre no podía, debi do a que se encontraba ocupada. Entonces decidió preguntarle a su abuela para ver si le recortaba el vestido , pero su abuela también se encontraba ocupada leyendo. Decidió preguntarle a su hermana, pero ésta estaba estudiando y tampoco podía. En eso, la muchacha se fue porque tenía que hacer unas compras. Entonces su madre entró a su habitación y le recortó el vestido, luego entró la abuela y le recortó el vestido y luego entró su hermana y le recortó también el vestido. Al fin llegó el día de la boda y el novio y la novia se tenían que vestir. El novio le dice a ella: --Tú te vistes aquí y yo me visto por allá, en el otro lado..., ¡Pero no vayas a m irar para allá!, ¿Eh? En eso, la novia levantó su vestido y al verlo dijo sorprendida: --¡Hostias! ¡Pero que chiquito y arrugadito! Y el novio le gritó: --¡Te he dicho que no miraras hacia aquí! Una mujer le dice a su marido muy enfadada: --¡Tú te lo gastas todo en vino! --¡Sí hombre!, ¿Y el coñac y el anís me lo regalan? Un tío sospecha que su mujer le engaña con el médico del pueblo, así que convence al tipo más burro de la comarca, para que vaya con él a casa del doctor, pillarlos i n fraganti, y darles una buena paliza. Abren la puerta de la casa del médico, y lo ven con una mujer. El bestia empieza a darles de hostias a los dos, y el marido le dice: --¡No les pegues, no les pegues!, ¡Que esa no es mi mujer! --¡Pero es que es la mía! Dos amigas: --Oye, ¿Cómo haces para que tu marido llegue temprano todos los días? --Es muy simple. Antes llegaba tarde y yo gritaba desde el dormitorio: "Jorge, ¿Eres tú? --No entiendo por qué éso cambió a tu esposo. --Él se llama Luis. Juanita y Pepe estaban por comprometerse en matrimonio. Pero antes de que

ella aceptara, pensó que sería prudente confesarle que debido a una enfermedad de i nfancia, sus senos no se habían desarrollado normalmente, y debido a eso, se le ha bían quedado de un tamaño equivalente a los de una niña de doce años. Al confesarle su secreto a Pepe, éste le aseguró que no se preocupara, que el amor que él sentía por ella estaba por encima de su pequeño percance. Ya que estaban en el tema de confesiones, él pensó que también sería propicio cont arle un secreto que así mismo abrigaba por muchos años. La miró a los ojos y le dijo: --Mi amor, tengo que decirte que tengo el pene del tamaño de un recién nacido, espero que esto no sea problema. Ella le contestó que el tamaño de su pene no sería ninguna dificultad, porque lo amaba tanto, que buscaría la manera de solucionar tan "pequeño-asunto. Se casaron, y al llegar al sitio de su luna de miel, comenzaron con los ma noseos y caricias. Al introducir la mano Juanita en los calzoncillos de Pepe, soltó un grito en sordecedor y con eso, salió corriendo de la habitación. Alcanzándola Pepe le preguntó que le había pasado. Ella le contestó: --Me mentiste, me dijiste que tenías el pene del tamaño de un recién nacido... A lo que Pepe le contesta: --Sí lo tengo del tamaño de un recién nacido, pesa tres kilogramos, y mide 48 c entímetros de largo. Un tío y una tía que acaban de conocerse, se van a follar y la tía se empieza a reir... Pero bueno, ¿A ti qué te pasa?... --Nada, tu órgano, que es más bien pequeño, ¡Ja, ja, ja!... --¿Ah, sí? Lo que pasa es que no está acostumbrado a tocar en catedrales. Ésto es una pareja que se conoce en una fiesta, y la misma noche acaban en l a cama. Al acabar, va la chica y dice: --Oye..., ¿Tú no tendrás el SIDA, verdad? --¡No! --Menos mal, ya sería mala suerte cogerlo dos veces en la misma semana. --Querida, ¿Podrías avisarme cuando tengas un orgasmo? --Pero cariño, si me has dicho que no te llamara al trabajo. Naufraga un barco y sólo se salvan tres personas: Un matrimonio joven y un tío que es un ligón de cuidao. Consiguen llegar a una isla diminuta en la que no hay nada más que un cocote ro. El ligón, que está que se muere por cepillarse a la chica, (que está como un tre n), propone un plan: --Vamos a turnarnos para subir al cocotero y a ver si vemos un barco. Subo yo primero. Se sube y se pone a otear de un lado a otro. De repente, mira pa'bajo y grita: --¡Eeeh! ¡Dejad de follar, cacho marranos! Los casados, que no estaban haciendo nada, se miran extrañados y se dicen: " este tío está colgao". Al cabo del rato, el tío grita otra vez: --¡Pero tíííos que no folléis, que este no es ni el momento ni el lugar! --Este esta agilipollao. Así transcurre una hora, y el colega se baja del cocotero y se sube al marid o. El ligón, que es un fenómeno, se empieza a ligar a la esposa, y a los cinco mi nutos ya están echando un mantecao. El marido, que está en lo alto del árbol, mira p'abajo y se dice:

--¡Coño, pues desde aquí arriba sí que parece que estén follando! Entre dos amigos no muy bien avenidos: --Tú ya conoces a mi adorable esposa. --¡Ah, ¿Pero es que tienes dos? Mi mujer es un objeto sexual, por que cada vez que me apetece hacerlo ella pone objeciones. Dos amigos están conversando animadamente, cuando, de repente, uno le pregun ta al otro: --Oye, ¿Tú te acostaste con tu novia antes de casarte? --Yo, no, ¿Qué clase de hombre te crees que soy? Este último se queda un momento pensando, y pregunta a su vez: --¿Y tú? --Yo sí, ¡Pero no sabía que era tu novia! Un amigo le pregunta a otro que se acaba de casar: --¿Y cómo es tu mujer en el arte culinario? --Estupenda, y además también sabe cocinar. Dos amigos, se encuentran y uno le pregunta al otro: --¿Qué tal tu nueva vida de casado? --Pues tengo a mi mujer en la cama con 39. --No, si cuando salen putas... Dos amigos en un bar: --Un estudio dice que los hombres casados viven más que los solteros. --Sí, pero lo que no dicen es que los casados están más dispuestos a morir... --Oye, Eufrasio, ¿Tu mujer grita cuando folla? --Joder que si grita, si la oigo desde el bar. Dos amigos que se encuentran y le dice uno al otro: --Oye Pepe, ¿Tu mujer folla bien? --¿Sí, por qué? --Para que dejes de tirarte a la mía. Dos amigos están hablando de sus planes para el futuro. --Pues yo estoy buscando ya novia para casarme, pero no sé qué hacer, porque a mi madre no le gusta ninguna de las chicas que le he presentado. --Pues entonces busca una chica como tu madre, y preséntasela. --Ya lo he hecho, pero entonces no le gustó a mi padre. Un amigo le dice a otro: --¿Tú qué piensas de las mujeres cuando practican el sexo con nosotros?, ¿Lo hacen por amor o por interés? --La mía lo hace por amor... --¿Cómo estás tan seguro? --Porque lo que es interés, no pone ninguno. Antonio habla con su novia: --¡Oye, tu padre es que me tiene por medio tonto! --No te preocupes, hombre, es que sólo te conoce a medias. --Pepe, ¿Soy la primera mujer a la que besas? Pepe se le queda mirando extrañado y responde: --Por qué todas las mujeres tienen que preguntar lo mismo? ¡Pues claro que ere s la primera!

.

Una pareja de novios viajaba en un tren. De pronto, entraron en un túnel muy largo y quedaron completamente a oscuras

Cuando transcurrieron bastantes minutos, salieron por el otro lado, y el n ovio le dice a su novia: --Si hubiera sabido que el túnel era tan largo, te habría hecho el amor allí mis mo. Ella contesta confundida: --Pero entonces..., ¿No fuiste tú? Sale una pareja de novios del cine y la chica le dice al chico: --¿Qué, Pepe?, ¿Te ha gustado la pajita que te he hecho? --¿A quién? ¿A mí? Un tipo, entra a la casa de su futuro suegro, y le dice respetuosamente: --Hola, buenas, venía a pedir la mano de su hija. --Cuál?, ¿La mayor o la menor? --¡Ah! ¿Pero es que no tiene las dos manos iguales? --Hola, buenas, venía a pedir la mano de su hija. --¿Ha visto ya a mi mujer? --Sí, pero prefiero a su hija. --Hola, soy paraguayo y venía a pedirle la mano de su hija para follármela. --¿Para que? --Paraguayo. --Señor, vengo a pedirle la mano de su hija. --¡Pero, coño, si usted es mucho mayor que yo! --Entonces, no se ponga impertinente, jovenzuelo. --Madre, tengo un problema: Me caso la semana que viene, y no sé nada. ¡Ayúdame! --Bueno... Es que... Eso, entre una madre y una hija..., No sé... Me da cosa decirte... No sé... Mejor tú deja que tu marido lleve la iniciativa... Que él te vaya diciendo... Que él te oriente... -Mamá, ¿Pero de qué me estás hablando? Para fornicar yo tengo muuucha experiencia: ¡De lo que no tengo ni puta ide a es de cómo freír un huevo! La madre a su hija: --Tengo que decirte que tu marido tiene un problema serio con la bebida. --Bueno, ya sé que le gusta darle un poco al JB, pero no es para tanto. --Pero es que se trata de algo grave. Ayer vino, seguro que de una gran juerga, y en lugar de meterse en tu habitación se metió en la mía, y pensando en que yo era tú, me hechó 3 polvos. --¿Y no le dijiste nada, mamá? --No, ya sabes que yo con tu marido no me hablo. Una chica le dice a su madre: --Mamá, estoy embarazada. --¡Pero hija! ¿Dónde tenías la cabeza? --Sobre el volante del coche, ¿Por qué? Ésto es un hijo que un día llega a casa y le dice a su padre: --¡Papá, me voy a casar con Maribel, me voy a casar con Maribel! Y le responde el padre: --Mira hijo, tendriamos que hablar. Yo de jóven fuí con muchas mujeres y... Maribel es tu hermana... --¡Oh, no!, ¿Cómo?...

Días mas tarde: --¡Papá, me voy a casar con Isabel, me voy a casar con Isabel! Y le responde el padre: --Mira hijo, tendriamos que hablar. Yo de jóven fuí con muchas mujeres y... Isabel es tu hermana... --¡Oh, no!, ¿Cómo?, ¿Otra vez? ¡No! Pasados unos días:: --¡Papá, me voy a casar con Eva, me voy a casar con Eva! Y le responde el padre: --Mira hijo, tendriamos que hablar. Yo de jóven fuí con muchas mujeres y... Eva es tu hermana... --¡Oh, no!, ¿Cómo?, ¡Otra vez no!. ¡Mamá, mamá!, -llama el hijo a su madre-. Papá me ha frustrado tres veces mi vida, porque de jóven iba con muchas mujeres, y a hora todas las chicas que me gustan son mis hermanas... A lo que contesta la madre: --Hijo, yo de jóven fuí también con muchos hombres, y ese no es tu padre. Cuando el niño de cuatro años, sorprende a su padre encima de su madre, se pon e a llorar y le dice al padre: --No hagas daño a mamá. Entonces, el padre le dice que no le estaba haciendo daño, sino sembrando a una nueva hermanita, y el hijo se va contento. Al día siguiente, el padre viene del trabajo y se encuentra al niño llorando e n el portal. --Pero chico, ¿Qué te pasa ahora? --Es mi hermanita, la que sembraste anoche..., Hoy ha venido el lechero y se la ha tragado... Un niñito entra en el cuarto de sus padres, y se encuentra a su mamá sentada e ncima del papá, sube y baja, saltando y brincando. Al darse cuenta de que el niño estaba presente,la madre se desmonta rapidame nte. El niño inocente, sin comprender el espectáculo, se marcha cabizbajo. Preocupada por lo que ha visto el niño, la madre se viste y va en su búsqueda. Al verla, el niño le pregunta: --¿Qué hacíais tú y papá en la cama? La mamá le contesta: --Tú sabes que tu papá tiene una barriga muy grande, y a veces yo tengo que se ntarme encima de ella para aplanarla. --Estás perdiendo tu tiempo, mami, -responde el niño-. --¿Por qué? -dice la madre-. --Porque cuando tú te vas de compras, la vecina viene, se arrodilla frente a papá, ¡Y la vuelve a inflar!

Resulta que el hijo más pequeño de un matrimonio, encuentra a su padre tirándose a la criada. El niño fué y le contó a la madre lo que había visto; Ésta se tragó la bronca y le di o: --No digas nada hasta que yo te avise. Días más tarde, se celebró el cumpleaños de la abuela y fueron a la fiesta todos l os parientes que eran como setenta. En lo mejor de la fiesta, aparece la madre del nene y les dice a todos: --Silencio por favor, que Pablito os va a contar una historia. Como todo el mundo suponía, esperaban alguna obrita de teatro, algún cuento in fantil o algo parecido. Pues resulta que Pablito empezó diciendo: --La semana pasada, papá entró a la habitación en donde la criada estaba limpian do, y la abrazó, la besó, le quitó la ropa... Por supuesto, todo el mundo se dió la vuelta para mirar al padre, que a esas alturas ya estaba mas colorado que un huevo de ciclista; pero el nene siguió impa sible:

--Después de quitarle la ropa, se quitó también él la suya..., se acostaron y..., después papá le empezó a meter..., a meter..., la cosa esa..., que no me acuerdo como se llama... Y mirando a su madre, que tenía una cara radiante de triunfo, le preguntó: --Mamá, ¿Cómo se llama esa cosa que siempre le chupas al vecino? Federico vivía en un apartamento con Karla (Su mejor amiga de oficina). Ante los ojos de las familias de Federico y Karla, ellos solo compartían el apartamento y sus gastos ..., jamás. ..., Nadie podría demostrar lo contrario. Un día Federico invita a su madre a cenar una noche en su apartamento de sol tero. Durante la cena la madre no pudo quitar su atención en lo hermosa que era Ka rla, la compañera de apartamento de su hijo. Durante mucho tiempo ella había tenido sospechas de que su hijo tenía relación c on Karla y al verla, la sospecha no pudo sino acrecentarse. En el transcurso de la velada, mientras veía el modo en que los dos se compo rtaban, se preguntó si se estarían acostando. Leyendo el pensamiento de su madre, Federico le dijo: Mamá, se lo que estas pensando, pero te aseguro que Karla y yo solo somos co mpañeros de apartamento. Aproximadamente una semana después, Karla le comentó a Federico que desde el día en que su madre vino a cenar, no encontraba el cucharón grande de plata para serv ir la sopa. Federico contestó que, conociendo a su madre, dudaba que ella se lo hubiese llevado, pero que le escribiría una nota y que la dejaría en un lugar visible en la casa de su madre..., en la puerta del refrigerador. Así que se sentó y escribió: "Querida Mamá: No estoy diciendo que tu tomaras el cucharón de plata de servir la sopa, pero tamp oco estoy diciendo que no lo hicieras, el hecho es que este ha desaparecido desd e que tu viniste a cenar a mi apartamento. Con todo cariño Federico". Unos días mas tarde, sobre su escritorio, Federico encuentra una nota de su madre que decía: "Querido hijo: No estoy diciendo que te acuestas con Karla o que no te acuestas con Karla, pero el hecho es que si Karla se acostara en su propia cama ya habría encontrado el cu charón de plata de servir la sopa, puesto que yo lo dejé bajo sus sábanas. Con todo cariño: Tu Mamá" Un señor recibe la visita de un amigo. Están tomando una copa, hablando de los buenos tiempos, cuando el cartero le entrega una carta sin remitente. La abre y no contiene más que una hoja en blanco. --Es de mi mujer, -comenta-. --¿Cómo lo sabes? -pregunta el amigo extrañado-. --Es que hemos reñido y no nos hablamos. Cuatro hombres casados van a pescar. Después de una hora, se escucha la siguiente conversación: HOMBRE 1.- No tenéis ni idea de lo que he tenido que hacer para venir a pesc ar este fin de semana. ¡He tenido que prometer a mi señora que pintaría toda la casa e l próximo fin de semana! HOMBRE 2.- Eso no es nada. ¡Yo he tenido que prometer que le construiría una t erraza nueva para la piscina, con marquesina y todo! HOMBRE 3.- ¡Pero hombre, os quejáis por nada! ¡Yo he tenido que prometerle que r emodelaría la cocina completa, incluyendo el cambio de todos los electrodomésticos! Y así, continúan pescando, hasta que se dan cuenta de que el cuarto amigo no h

abía dicho una palabra, y deciden preguntarle: --Y tú no has dicho nada acerca de lo que has tenido que prometer para venir a pescar este fin de semana; ¿Nos vas a decir que no has tenido que prometer nada ? HOMBRE 4.- Yo puse el despertador a las 5:30 AM. y cuando sonó, me acerqué al oído de mi mujer y le dije: "¿Pesca o sexo"?, y ella me contestó: "Abrígate bien". Una mujer le comenta a otra: --Mira qué flores tan hermosas me ha regalado mi marido; seguramente hoy est aré toda la noche abierta de piernas. --¿Es que no tenéis florero en casa? Dos Amigas: --Ahora tengo que tener mucho cuidado de no quedarme embarazada. --¡Pero si tu marido se ha hecho la vasectomía! --Por eso mismo, por eso mismo. Esta era una mujer que tenía un terrible olor en su parte íntima, y por este motivo nunca conseguía novio. Entonces una amiga le presentó a un boxeador que tenía fracturado el tabique n asal y por lo tanto no podía oler, se conocen y en la primera cita intiman y a los 5 minutos el boxeador se levanta de la cama y empieza a vestirse. Entonces ella le pregunta: Mi amor, ¿por qué te estás vistiendo? A lo que él contesta: --Lo que pasa es que tienes un olor asqueroso ahí abajo. --¿Pero tú cómo lo sabes si no puedes oler nada? Y el boxeador le contesta: --Claro que no puedo oler nada, pero me están llorando los ojos. Un niño sorprende a sus viejos haciendo un 69 y dice: --¿Y a mí me queréis llevar al psicólogo por que me como las uñas? Una chica lleva a su casa a un chico, se meten EN SU DORMITORIO e inmediat amente ella le sugiere que hagan el 69. --¿Qué diablos es eso? -le pregunta el chico-. La chica al darse cuenta de que él no tiene experiencia, le dice: "Yo pongo mi cabeza entre tus piernas y tu pones la tuya entre las mías". Y sin saber aún de que estaba hablando ella, y por no arruinar el momento, el chic o dice que sí. En el preciso instante en que los dos estaban en posición la chica se aventó un demoledor y apestoso pedo. El chico tosiendo y arrastrándose como pudo, se tiró a un lado de la cama sorp rendido. La chica, apenada, le dice que la disculpe, que no volverá a pasar y nuevame nte toman la posición de ataque. Cuando apenas iban a comenzar , otro pedo nauseabundo se le escapa a la ch ica. El chico se levanta sin decir nada, todavía haciendo ascos y comienza a vest irse. --¿Qué te pasa, por qué te vas? -le dice la chica-. --¡Si tú piensas que me voy a tragar los otros 67, ¡estás rematadamente loca! Un tío le dice a una tía: --¿Hacemos un 68? --¿Y eso qué es? --Tú me la chupas, y yo te debo una. From: Unión Europea...

Se les comunica que, con motivo del cambio al Euro, la postura comúnmente co nocida como el 69 pasa a denominarse 0.42 . ¡Apáñenselas como puedan!

da!

Un matrimonio en la cama. Dice el marido: --María, ¿Me dejas que te la meta por la oreja? --¿Pero tú estás loco? ¿Qué quieres, que me quede sorda? --¡Joder!..., ¡Llevo veinte años metiéndotela por la boca y aún no te has quedado mu

Los 3 castigos chinos Un hombre llega a una posada y le pregunta al administrador si tiene un cu arto para pasar la noche. El administrador era un anciano de 120 años de edad recién llegado de Pekín. Éste le responde que solo tiene un cuarto en el tercer piso junto al cuarto de su hija, y se lo ofrece, no sin antes advertirle que si le pasaba algo a su hija, l e aplicaría los 3 castigos chinos. El hombre le asegura que no va a pasar nada y acepta la habitación. A la hora de la cena, baja por la escalera una Chinita de unos 16 años de ed ad, muy guapa y sensual. Durante toda la cena la Chinita no dejaba de mirar al hombre y éste no podía i mpedir pensar en lo que le había dicho el anciano. Por la noche, la tentación fue demasiado fuerte para el hombre y éste pasó mucho , pero que mucho tiempo con la Chinita... Cansado volvió a su cuarto a descansar y se durmió. A la mañana siguiente, amaneció con una roca inmensa encima de su cuerpo con un papel que decía: "Plimel castigo chino: loca encima de cuelpo". El hombre piensa que si eso era lo peor que podía hacer el pobre Anciano no iba a haber mayores problemas. Se levanta, carga con la roca y la tira por la ve ntana. Al arrojar la roca por la ventana, ve otro papel en el marco de la misma que decía: "¡Segundo castigo chino: loca amalada a huevo delecho"! El hombre, al ver que la cuerda ya estaba llegando al punto en que más se es tiraría, no se lo piensa 2 veces y se tira por la ventana..., (Mejor un par de hue sos rotos que un huevo menos). Cuando va cayendo, a la altura del segundo piso, lee un gran cartel en la fachada que decía: "Telcer castigo chino: ¡Huevo izquieldo amalado a pata de cama"! --Pues yo lo tenía todo; dinero, una casa maravillosa, un coche cojonudo, el amor de una mujer fabulosa, y de repente, POM! todo se fue al garete... --¿Pues qué pasó? --Mi mujer lo descubrió. --Oye, ¿Y qué te parece si nos fuésemos a mi casa a ver la tele? --Pues..., ¿Tienes cable? --Hmmm..., no, pero tengo unas cuerdas viejas que a lo mejor nos sirven. La familia comía tranquilamente. De pronto la niña de 7 años comenta a voz en cuello: Les tengo una mala noticia... ¡Ya no soy virgen! Y rompe a llorar notablemente alterada... con sus manos en la cara y cierto halo de vergüenza... Hasta que entre los padres comienzan las recriminacio nes mutuas: Que si no cuidas lo suficiente a la niña;

y tus ideas necias de que no se hable abiertamente de sexualidad... Ya ves... ¿Como es posible que esto nos suceda a nosotros?... Yo pensaba que eso solo se veía en el show de Cristina... Descontrolados y al borde de un colapso, la madre con los ojos notablement e arrasados en lágrimas y con la boca temblorosa, toma tiernamente las manos de su hija y en voz baja le pregunta: --Pero qué pasó? Y entre sollozos la niña contesta: --¡Es que la profesora me ha sacado del pesebre de Navidad!

Le pregunta la niña a su madre: --Mamá, ¿De dónde salen los niños? ¿Cómo nací yo? Su madre se arma de paciencia y responde: --Pues un día corté la flor más hermosa del jardín, la metí en una caja de cartón, la guardé en el armario y esperé nueve meses. Luego abrí la caja y allí estabas tú. La niña, que quería tener un bebé, fue al jardín, cortó la flor más hermosa y la meti n una caja dentro del armario. Al cabo de nueve meses, la abrió y de la caja salió una cucaracha. La niña exclamó: --¡Si no fueras mi hija, te aplastaría! Una joven, estando de vacaciones, escribe a sus padres: "Todo va bien. Me estoy apasionando por el ping-pong". La respuesta de los padres es la siguiente: "No importa que sea chino, mientras sea un buen hombre". Un joven sostiene la siguiente conversación con su padre: --Padre, mi novia es virgen. --Pues no te cases con ella. --¿Por qué? --Porque no vas a tomar tú lo que han despreciado otros. Este es de la hija boba que le dice a su madre: --Mamá, yo ya me quiero casá con el Javi... --Esa es una decisión muy seria, hija. ¡Medítelo! --¡Ay, mamá! Ya me lo medí, y me queda justiiiito. Dos caballeros, que se movían muy de prisa en el interior de un Hipermercado , con sus carritos de compras, se chocan. Uno le dice al otro: --Perdóneme Usted; es que busco a mi señora. --Qué coincidencia, yo también. ¡Estoy ya desesperado buscando la mía! --Bueno, tal vez le pueda ayudar: ¿Cómo es su señora? --Es alta, de pelo castaño claro, ojos verdes, piel mate, piernas bien torne adas, pechos firmes, un culo precioso, una pequeña cintura, anda con una minifalda y una blusa escotada ... En fin, es muy bonita... ¿Y la suya? --Olvídese de la mía, venga conmigo a buscar la suya. El joven enamorado a su novia: --¿Soy yo el primero que te pide hacer el amor? --Sí, todos los demás me lo han hecho sin pedírmelo. El novio acompaña a la novia a su casa después de una salida. Cuando llegan a la entrada del edificio, adoptando una posición de re-galán y ganadora, él apoya una mano en la pared y le dice muy zalamero: --Mi amor, ¿Por qué no me chupas la polla? --¿Aquí? ¡Tú estás loco! --Dale, rapidito, que no pasa nada. --¡No!, Puede aparecer alguno de mi familia o algún vecino y reconocerme.

--Pero es un ratito nada más, a esta hora no viene nadie, -arguye el degener ado siguiendo en su postura gladiadora-. --¡Te he dicho que no, no y no! --Dale, coño, si a ti también te gusta, una chupadita nada más. --¡No! --Dale, coño, no seas así. En ese momento aparece la hermana de la chica, en camisón y toda despeinada, avisándole: --Dice papá que se la chupes, y si no, que se la chupe yo, y si no, dice que baja él y se la chupa, pero que por favor que quite la mano del portero automático, que son las 3 y media de la mañana. La mujer se aproxima a su esposo usando el mismo conjunto de lencería que había llevado en su noche de bodas, ocurrida años atrás. --Cariño, -dice la mujer-, ¿Recuerdas esto? --Sí, amor, lo recuerdo, -dice el marido-. Es el mismo negligé que usaste en n uestra Luna de Miel. --Así es, -dice ella-, ¿Y recuerdas lo que me dijiste aquella noche? --Pues sí, sí lo recuerdo; -dice él-. --A ver, dímelo... --Bueno, según lo recuerdo, te dije: "Ohhhh, qué hermosa: Voy a besarte esos grandes y hermosos senos hasta dejarlos secos y después te voy a hacer el amor hasta volverte loca". --Así es, -dice ella riendo-, eso fue exactamente lo que dijiste. Ahora, 15 años después, traigo el mismo negligé que utilicé aquella noche: ¿Qué tienes que decirme hoy? El tipo la mira de arriba a abajo y le dice: --MISIÓN CUMPLIDA. --Pepe, ahora que estoy en mi lecho de muerte, dime sinceramente si alguna vez me has sido infiel. A lo que Pepe contesta: --Sí..., ¡Para que luego no te mueras!

Jorge y Luisa estaban celebrando los cincuenta años de su matrimonio, con un a espléndida cena en un restaurante de lujo. Al final, tras brindar por más años de felicidad, Jorge dice: --Luisa, me pregunto..., por favor no te ofendas, pero..., en los cincuent a años que llevamos juntos, ¿Alguna vez me has sido infiel? Luisa deja la copa en la mesa, y dice con tranquilidad, mirando a su espos o a los ojos: --Oh, Jorge, ¿Por qué lo preguntas ahora? De verdad no creo que desees escucha r la respuesta... Jorge calla durante un momento, baja la mirada pensativo, y luego dice: --Sí, Luisa, quiero saberlo, por favor. --Bien, ya que insistes, te diré la verdad. Te he sido infiel tres veces. --¿Tres? Ah, pero no te preocupes, eso queda en el pasado. Pero dime..., ¿Cuáles han sido esas tres veces? --Bueno, Jorge, ¿Recuerdas cuando tenías 35 años y querías iniciar tu propia empre sa, y ningún banco aceptaba darte crédito? ¿Y recuerdas que tras unos días el presidente de un banco fue a buscarte y te dio el crédito que necesitabas, sin hacer preguntas? --¡Oh, Luisa, lo hiciste por mí! Ahora te respeto más que antes, por tu sacrific io. Y dime, ¿Cuál fue la segunda vez? --Bien, ¿recuerdas cuando tuviste un ataque al corazón, y necesitabas una oper ación costosa, pero ningún cirujano aceptaba operarte? Luego el doctor Gómez te llamó para que fueras a su clínica, y él mismo realizó la operació

. Te restableciste completamente... --No lo puedo creer, Luisa. ¡Salvaste mi vida! De verdad fue una gran prueba de amor, y estoy profundamente conmovido. ¿Y cuál fue la tercera vez? Luisa calla durante un momento, y luego responde: --En fin, Jorge, ¿Recuerdas hace unos años, cuando de verdad querías ser preside nte del club de golf, pero te faltaban 34 votos a favor?... llo?

--Mi amor, hoy estamos de aniversario de matrimonio, ¿Por qué no matamos un po

--¿Y qué culpa tiene el pollito, ¿Por qué no matamos al estúpido de tu hermano, que fue el que nos presentó?

Unos amigos están charlando sobre sus matrimonios. Uno de ellos pregunta: --¿Y qué haríais vosotros, si llegáseis un día a vuestra casa y encontráseis a vuestr esposa con otro hombre? --¡Yo los sacaría a patadas a los dos!, -dice el primero-. --¡Yo los mataría a los dos!, -dice el segundo-. --¡Yo rompería el bastón, y luego lanzaría al perro guía por la ventana! -dice el te rcero-. Los otros lo miran sin entender, y le preguntan: --¿Qué tienen que ver un bastón y un perro con que tu mujer fuese infiel? Y el hombre responde: --Es que si alguien se acuesta con mi mujer, tiene que ser ciego... tó:

De regreso de su trabajo, el esposo se sentó a la mesa, y su mujer le pregun --Te sirvo? --A veces.

Llega un señor a su casa después de trabajar, y encuentra a su mujer llorando desconsoladamente. Le pregunta que por qué llora y la mujer le dice: --Es que he preparado unos pastelitos para ti, y el perro se los ha comido . El marido responde: --No te preocupes y deja de llorar, al fin y al cabo el perro ya estaba vi ejo. --María, ahora que me voy a morir te quiero confesar un secreto. --¿Qué secreto? --Que hace poco, te engañé con tu mejor amiga. --¿Por qué crees que te he envenenado? --María, prométeme que cuando me muera te casarás con Antonio. --Pero..., ¡Si es tu peor enemigo! --Pues por eso, ¡que se joda! (P. D. Si en los próximos 60 minutos se lo envías a un soltero, podrías salvar u na vida... --Yo me casé dos veces, y juré que nunca más. --¿Pero por qué? --¡Mi primera mujer murió al comer hongos venenosos, y la segunda falleció por u na fractura de cráneo! --¿Fractura de cráneo? ¿Cómo fue eso? --¡No quería comerse los hongos! Llega de la oficina un tipo, y se dirige a la habitación.

Por la mañana había discutido con su esposa. Se desviste y se mete en la cama. Levanta la sábana y observa el cuerpo de su esposa, al mismo tiempo siente qu e tiene principios de erección. Inmediatamente, se agarra el instrumento con la mano y dice: --¡Quieto, Canelo, que la Doña está encabronada! Y ella, contesta: --¡Estoy encabronada contigo! ¡El Canelo no me ha hecho nada! .

Era una muchacha tan fea, la pobre, que no tenía forma de conseguir un novio

Decide pedir ayuda a una vidente. --Hija mía", en esta vida, realmente, no tendrás mucha suerte con el amor. Sin embargo tengo buenas noticias para ti. En la próxima vida, la belleza física será tu fuerte, y los hombres caerán vencidos a tu s pies por docenas. La muchacha salió de allí muy contenta pensando en su futuro. Mientras caminaba, divisó un puente de autopista y se le ocurrió una brillante idea: "Tirarse al vacío". Mientras más pronto acabara con esta vida, más pronto comenzaría la próxima. Se tiró, con tanta mala suerte que cayó encima de un camión de plátanos que pasaba por debajo (sin ella saberlo), y con el gran golpe se desmayó. Al cabo de un rato, despierta atontada, sin ver nada, creyendo que estaba y a en la otra vida, solo palpó plátanos por todos lados y con una sonrisa en los labi os exclamó: --¡Calma, muchachos! ¡DE UNO EN UNO! Una muchacha pasa todo el día con su novio en el Parque, y al llegar a su ca sa, escribe en su diario: --Querido Diario: Hoy estuve con mi novio en el Parque del Amor, nos besam os, nos acariciamos y el me hizo proposiciones indecentes..., ¡Pero corrí, corrí,corrí! Mis piernas son mis mejores amigas... Al día siguiente, se reúne con su novio en el Barranco, y al llegar a su casa, escribe en su diario: --Querido Diario: Hoy estuve con mi novio en el Barranco, lo pasamos muy b ien, nos besamos, nos acariciamos, me hizo proposiciones indecentes..., ¡Pero corrí, corrí, corrí! Mis piernas son mis mejores amigas... Al tercer día, se va con su novio a su apartamento y al llegar a su casa esc ribe en su diario: --Querido Diario: Hoy estuve con mi novio en su apartamento, nos besamos, nos acariciamos y él me hizo proposiciones indecentes y me di cuenta de que... ¡Hast a las mejores amigas se separan!

HOY PEPITO ME PIDIÓ QUE FUERA SU NOVIA, PERO COMO YO NO SÉ BIEN QUÉ ES ESO, QUIS E DESCUBRIRLO POR MÍ MISMA. DECIDÍ ESPIAR A MI HERMANA CON SU NOVIO. CUANDO LLEGÓ EL NOVIO SE FUERON AL SOFÁ, SE SENTARON Y HABLARON POR UN RATO. ENTONCES, ÉL APAGÓ CASI TODAS LAS LUCES DE LA CASA Y COMENZÓ A ABRAZARLA Y BESAR LA. ENTONCES ELLA EMPEZÓ A ENFERMARSE, PORQUE SU CARA SE ESTABA PONIENDO MUY RAR A. SU NOVIO DEBIÓ PENSAR LO MISMO PORQUE LE METIÓ LA MANO DENTRO DE LA BLUSA PARA SENTIRLE EL CORAZÓN, PERO AL PARECER TENÍA PROBLEMAS PARA ENCONTRÁRSELO. YO PENSÉ QUE ÉL TAMBIÉN SE ESTABA ENFERMANDO PORQUE HUBO UN MOMENTO EN QUE SE QU EDARON SIN RESPIRACIÓN. ÉL DEBÍA TENER FRÍO EN SU MANO DERECHA, PORQUE LA PUSO BAJO LA FALDA DE MI HERMA

NA.

ENTONCES ELLA EMPEORÓ PORQUE SE REVOLCABA POR TODO EL SOFÁ. YO CREO QUE TENÍA FI EBRE, PORQUE ELLA LE DECÍA QUE SE SENTÍA CALIENTE Y QUE NO PODÍA MÁS. ENTONCES DESCUBRÍ LA CAUSA DE LA ENFERMEDAD: ERA UN ENORME GUSANO QUE SE LE HABÍA METIDO AL NOVIO DE MI HERMANA EN EL PAN TALÓN. ÉL LO SUJETÓ FUERTEMENTE CON LA MANO PARA QUE NO SE LE ESCAPARA. CUANDO MI HERMANA LO VIO, SE ASUSTÓ MUCHO: SUS OJOS SE AGRANDARON Y DIJO QUE ERA EL MÁS GRANDE QUE JAMÁS HABÍA VISTO. ELLA SE ENFURECIÓ Y TRATÓ DE MATAR AL GUSANO ARRANCÁNDOLE LA CABEZA A MORDISCOS. DE PRONTO ELLA EMITIÓ UN SONIDO MUY RARO Y DEJÓ CAER AL GUSANO, ME IMAGINO QUE LA MORDIÓ. ENTONCES, LO AGARRÓ CON LAS DOS MANOS PARA SUJETARLO MEJOR, MIENTRAS EL NOVI O SACABA UN TUBITO DE GOMA DE UNA CAJITA Y SE LO PUSO SOBRE LA CABEZA AL MALDITO GUSANO PARA QUE NO MORDIERA A MI HERMANA. ELLA SE RRECOSTÓ Y ABRIÓ LAS PIERNAS DE FORMA QUE PUDIERA APLICARLE UNA LLAVE DE TIJERA AL ENORME GUSANO. EL NOVIO LE AYUDÓ A APRISIONAR AL GUSANO Y SE FORMÓ UNA PELEA DE LOS MIL DEMON IOS. ELLA EMPEZÓ A SALTAR Y A GRITAR COMO LOCA, POR POCO ROMPEN EL SOFÁ. ME IMAGINO QUE IBAN A MATAR AL GUSANO APLASTÁNDOLO ENTRE LOS DOS. DESPUÉS DE UN LARGO RATO DEJARON DE MOVERSE Y PROFIRIERON UN SUSPIRO PORQUE ESTABAN MUY AGOTADOS POR SOSTENER ESTA GRAN BATALLA. EL NOVIO SE LEVANTÓ. ESTABAN SEGUROS DE HABER MATADO YA AL GUSANO. YO SUPE QUE EL GUSANO ESTABA MUERTO PORQUE COLGABA INMÓVIL Y PARTE DE LOS SE SOS LE SALÍAN POR LA CABEZA. MI HERMANA Y SU NOVIO ESTABAN MUY CANSADOS POR LA LUCHA, ENTONCES, PARA DE SCANSAR SE ACARICIARON. PERO EL GUSANO NO ESTABA MUERTO. ¡ESTABA VIVO TODAVÍA! BRINCÓ DE NUEVO, Y POR POCO LOS SORPRENDE, DE TAL SUERTE QUE MI HERMANA LO VIO Y L O ATACÓ AYUDADA POR SU NOVIO EN UNA TERRIBLE PELEA. ESTA VEZ MI HERMANA TRATÓ DE MATAR A ESTE GUSANO INMORTAL SENTÁNDOSELE ENCIMA. DESPUÉS DE VARIOS MINUTOS DE LUCHA LOGRARON MATARLO. ESTA VEZ SÍ QUE ESTABA MUERTO, PORQUE EL NOVIO DE MI HERMANA LE ARRANCÓ EL PEL LEJO Y LO ARROJÓ POR EL INODORO. YO CREO QUE LOS GUSANOS TIENEN SIETE VIDAS COMO LOS GATOS, Y ESTO DEL NOVI AZGO LA VERDAD SE ME HACE MUY PELIGROSO. VOY A DECIRLE A PEPITO QUE NO.

Un matrimonio se va a la cama para follar. Cuando el marido está a punto de encimarla, le dice la mujer: --Cuidado Pepe, que soy virgen. --¿Pero no es éste tu quinto matrimonio? --Sí, pero mi primer marido era arquitecto, y todo eran proyectos. El segundo era político, y todo eran meras promesas. El tercero era burócrata y todo lo dejaba para mañana. Y el cuarto era inspector de hacienda y siempre me daba por el culo. Una mujer estaba acompañando en el hospital a su esposo, quien salía del estad o de coma en que había caído después de varios meses. Ella había permanecido a su lado todos los días esperando su recuperación y cuand o finalmente volvió en sí, él le pidió que se acercara, con lágrimas en los ojos: --Querida: Has estado conmigo siempre en las malas. Cuando fui despedido, estabas ahí para apoyarme. Cuando quebró mi negocio, también est abas ahí. Cuando me dispararon, continuaste ahí. Cuando perdimos la casa, permaneciste conmi go... Cuando mi salud comenzó a fallar, seguías a mi lado.

¿Sabes qué? --Dime, mi vida. --¡Me traes mala suerte! Un matrimonio va por la calle, cuando se encuentran con un amigo que se di rige al marido: --¡Hola Paco! ¿Cómo estás? Le contesta el marido: --Muy mal, Pedro. Tengo un SIDA terrible; el médico me ha dado tres meses de vida. El amigo se despide rápidamente y se aleja todo acongojado. La mujer le dice al marido: --¡Pero Paco! ¿Cómo le dices a la gente que tienes sida, si tú lo que tienes en re alidad es otra enfermedad? Y el marido contesta: --Yo me voy a morir, ¡Pero contigo nadie se acuesta!... La pareja estaba súper animada, en la cama, cuando suena el teléfono. La mujer atiende y después de colgar le dice al compañero: --Era mi marido... Dice que va a llegar mas tarde porque está jugando al poker contigo... El marido le pregunta a su mujer: --Querida, ¿Cuando me muera vas a llorar mucho? --Claro, claro. Ya sabes muy bien que lloro por cualquier tontería. Era verano y hacía muchísimo calor. Entonces el marido sale del baño y le dice a su mujer: --Gordi, hace mucho calor y tengo que cortar el césped. ¿Qué crees tú que dirán los vecinos si salgo en pelotas? La mujer lo mira y responde: --Que, probablemente, me casé contigo por plata. Una señora muy de su casa, despide a su marido que va a trabajar (que es ger ente de un banco). El hombre regresa 20 minutos después, porque había olvidado unos papeles. Llega al jardín de su casa, donde su mujer estaba de pié, agachada entre los a rbustos, recortando las ramitas. Piensa: "¡Qué buen culo tiene mi mujer"! Y se acerca sigilosamente para sorprenderla con sus manos... Pero ella sin volver la cabeza, apenas con un sobresalto dice: --Ay, querido... Hoy has venido más temprano... que de costumbre... ¡Déjame sólo u n kilo de pan!... Un hombre le dice a su mujer: --Te voy a comprar un castillo para que folles como una reina. A lo que ella le responde: --Mejor cómprame un manicomio y follaré como una loca. El marido llega a casa a altas horas de la madrugada. Entra dando un porta zo y grita: --¡María, ven aquí, que esta noche te llevas tres polvos! --¿Qué, otra vez vienes borracho? --No, vengo con dos amigos. Una mujer y su marido en el campo, ven un toro acercándose a su harén. La mujer le dice al marido: --Hombre, no sabes cuánto me gustaría que estuvieras como aquel toro. Satisfac e a unas 50 vacas varias veces por semana. A lo que le contesta el marido:

--Sí, mi vida, pero son 50 vacas DISTINTAS. Juan y María, dos jóvenes campesinos, paseaban por el campo. María le pregunta a Juan: --Oye Juan, ¿Cómo sabe el potro cuando la yegua quiere? --Pues Por el olor, María. Siguen caminando y al poco de andar: --Juan, ¿Y cómo sabe el perro cuando la perra quiere? --Ya te lo he dicho, María: ¡Por el olor! Más adelante, María vuelve a preguntar: --¿Cómo sabe el toro cuando la vaca quiere? --Pues ya te lo he dicho, María: ¡Por el olor! --Oye, Juan, ¿Tú eres maricón o estás resfriado? Éstos son dos tíos, y uno le comenta al otro: --Pues me insinuaron que mi mujer me la pegaba, y un día la seguí. --¿Y qué pasó? --Pues nada, vi que se salía de noche de casa y que un hombre la esperaba en un coche en la puerta, la llevó a su casa, y entraron. Después pude ver por la ventana, que mi mujer se desnudaba y se metía en la cama, y que el hombre hacía lo mismo... --¡Sí!, ¿Y qué ocurrió? --Nada, bajaron la persiana y me quedé con la duda. --Oye, Juan, te voy a dar un consejo de amigo: Corre las cortinas, porque a eso de las nueve todos los vecinos ven como haces e l amor con tu mujer. --¡No me hagas reír! ¡A las nueve nunca estoy en casa! --Pepe, ¿Te gustan los tríos? --¿A mí?, Pues sí, ¿Por qué no? --¡Pues anda, deja de trabajar y tira pa tu casa, que aún llegarás a tiempo! --Pepe, tu esposa nos engaña.

El marido vuelve inesperadamente de un largo viaje y se encuentra a su muj er en la cama con un viejo amigo. --¡Pero Pepe! ¿Cómo es posible que tú, mi mejor amigo, estés engañándome con mi mujer --Pues precisamente porque soy tu mejor amigo, estoy asegurándome de que no te engaña con otro. --Jo, tu mujer es más simpática... El otro día me estuvo contando unos chistes tan graciosos que de la risa que me di o me caí de la cama como tres o cuatro veces. Se está jugando una partida de cartas en el Casino, cuando un hombre entra c orriendo y le grita a uno de los jugadores: --¡Juan, corre, que tu mujer se está acostando con otro! Juan se levanta como un resorte, y a los diez minutos vuelve y dice: --¡Coño!, me habías asustado, ¡Es el mismo de siempre! --¡Mujer! -grita el marido que había entrado en el dormitorio-.: --¡Qué hace ese tío debajo de la cama? --Estooo... No sé, querido... Pero encima, hace maravillas... --Oiga..., me han dicho que Usted es un hombre que domina muchas lenguas. --Efectivamente, domino todas menos una. --¿Cuál? --La de mi esposa.

Se dice que Emile Littre', un famoso lexicógrafo francés, fue pillado por su e sposa con las manos en la masa, digo en la criada, en el lecho conyugal. La esposa, muy diplomáticamente, le dijo: --Emile, estoy sorprendida. Pero Emile, como buen lexicógrafo, le contestó: --No, cariño, tú estás asombrada; el sorprendido soy yo. Otro entra a la casa y se lo encuentra en la cama, pero dormido junto a su mujer. La despierta a ella sin hacer ruido, y hablan en voz baja, mientras él apunt a con una pistola: --¿Quién es ése que ya puede darse por muerto? --... Éste... es el que pagaba la luz, el agua, las cuotas de tu coche, el q ue habló con tu jefe para que no te despidera cuando aquello de... --Ssshhhh, calla, no lo despiertes, y tápalo bien; que se va a morir de frío.. . El novio.La novia.El novio.La novia.mañana otra?

¿Cuántos años has cumplido hoy? Venticinco. ¿Pero si el año pasado me dijiste que también tenías venticinco?... ¡Hombre, claro!, ¿Te crees que soy de las que hoy dicen una cosa y

Una mujer se levanta por la mañana, despierta a su marido y le dice: --Cariño, he tenido un sueño maravilloso. He soñado que me regalabas un collar d e diamantes por mi cumpleaños. ¿Qué querrá decir? El marido le contesta: --Lo sabrás en tu cumpleaños. Llega el día del cumpleaños, y el marido entra en la casa con un paquete en la mano. La mujer, emocionada, se lo quita de las manos, rasga nerviosamente el pap el, abre rápidamente la caja y encuentra un libro titulado: "El significado de los sueños". En la sala de maternidad el vecino se abalanza sobre pepe que ha sido padr e por cuarta vez. --¡Enhorabuena, Pepe! Por fin después de tres niñas has conseguido el niño. ¿Has pensado ya qué nombre ponerle? --León, -contesta el padre-. --¡Pero no seas bruto, hombre!... ¿Cómo le vas a poner al chico nombre de tigre? Fecundino Pitorreal era padre de quince hijos, y su esposa aguardaba ya el siguiente. --Dios es el que nos manda esta lluvia de hijos, -se resignaba Pitorreal-. --Probablemente, -respondía su señora-. Pero tú nunca te pones impermeable... La mujer está leyendo un libro y le dice al marido: --¡Qué descaro! ¡Qué descaro! ¿Te quieres creer, Fulgencio, que un tal Pablo Neruda ha publicado un libro copiando las poesías que me escribiste cuando éramos novios?

Ésta es una pareja que ya cumplía 20 años de casados. Y durante esos 20 años cada vez que iban a hacer el amor apagaban las luces completamente. Pero después de 20 años haciendo lo mismo, la mujer ya comenzaba a sentirse es túpida. Ella pensaba todos los días en cómo romper este loco hábito de su marido. Así que una buena noche, cuando estaban en medio del acto, ella encendió las luces de la h abitación. Miró hacia abajo y vió a su marido sosteniendo un consolador. Ella se quedó completamente aturdida al ver lo que estaba pasando. --¿Tú impotente? -grita muy alterada-, ¿Cómo pudiste engañarme por todos estos años?

¡Exijo una explicación! El esposo la mira directamente a los ojos y le dice: --Yo te explico lo del consolador si tú me explicas por que tenemos tres hij os. Le dice el esposo a su mujer: --¿No crees que ya es hora de bañar a los niños? --¿Para qué? Todavía los puedo distinguir por la voz... La esposa le dice al marido: --¡Estoy harta de tus celos!.¿Es que acaso te crees que no me he dado cuenta d e que últimamente me sigue un detective alto, rubio, con ojos verdes, muy agradabl e y un poco tímido al principio? Llega un tipo a su casa y le grita a su esposa: --¡he escuchado que me engañas con un policía! ¡Quiero que me digas si es cierto! Y la esposa le contesta: --Negativo, diez 40. Un hombre trabaja en una fábrica donde envasan pepinillos, y un día llega a ca sa hecho polvo y le dice a su esposa: --Verás, tengo algo importante que decirte. Hoy he tenido un impulso irrefre nable en la fábrica, una cosa muy rara, de repente tuve unas ganas enormes de mete r la polla dentro de la picadora de pepinillos, y no pude contenerme. --¡Oh cielos! ¿Y qué ha pasado? --Me han despedido. --No, quiero decir, ¿Qué ha pasado con la picadora de pepinillos? --Ah, a ella también la han despedido.

lema.

Llega un señor a su casa y le dice a su mujer: --Mi amor, tengo un grave problema en la oficina. Y su mujer le responde, muy alentadoramente: --No te preocupes gordito, nunca digas tengo un problema, dí tenemos un prob A lo que su marido le contesta: --Muy bien, entonces, nuestra secretaria va a tener un hijo nuestro...

Un reo, condenado a cadena perpetua por asesinato en primer grado, se esca pa después de pasar 25 años en la cárcel. Al huir, entra en una casa en la que duerme una joven pareja. El expresidiario ata al hombre a una silla y a la mujer a la cama. A continuación, acerca su rostro al cuello de la mujer, luego se incorpora y sale de la habitación. Inmediatamente, arrastrando la silla, el marido se acerca a su esposa y le dice: --Mi amor, este hombre no ha visto a una mujer en años. Lo vi besando tu cue llo y aprovechando que salió, quiero pedirte que cooperes con él y hagas todo lo que te pida. Si quiere tener sexo contigo, no lo rechaces y finge que te gusta. No lo hagas enojar. ¡Nuestras vidas dependen de ello! Sé fuerte, mi vida; yo te amo. La joven esposa le dice al marido: --¡Querido, estoy complacida de que pienses así! Efectivamente, ese hombre no ha visto a una mujer en muchos años, pero no estaba besando mi cuello. Estaba dicién dome al oído que tu le gustas, y quería saber si guardábamos la vaselina en el baño. ¡Se fuerte, mi vida; yo también te amo! El marido llega a casa y le dice a su mujer: --Querida, hemos perdido todo nuestro dinero en la Bolsa, tendrás que aprend er a cocinar, no hay más remedio que echar a la cocinera. Y la mujer: --Bueno, aprende a hacer el amor, y podremos echar también al jardinero.

Un marido descubre que su mujer le está poniendo los cuernos con el cartero, así que decide vengarse. Un amigo le sugiere que contrate un asesino a sueldo, que cobra 100.000 pe las por disparo, con una puntería fabulosa, de forma que se puede vengar sin tener que matarlos. Al marido la idea le parece de perlas, y lo contrata. Un día se quedan los dos apostados en el techo de la casa de enfrente, y se ponen a esperar. El marido le pregunta al francotirador, (que es el que puede ver por la mi ra telescópica): --¿Qué hace ella? --Se ha tumbado en la cama desnuda. --¿Qué hija de puta!... Y al despedirme me ha dado un beso como si tal cosa, l a muy hipócrita..., ¡Quiero que luego le pegues un tiro en la boca, y que se la dest roces! --Bueno, pero serán 100.000 pesetas. Al cabo de un rato: --¿Qué está pasando? --El cartero ha llegado..., Le abre..., Se van al dormitorio... --¿Y? --Ahora se está desnudando... --Qué cabrón..., Oye, quiero que a él me lo capes de un disparo. --Vale, serán 100.000 pelas más..., Espera un poco... Este tío se prepara para disparar, pero no hace nada durante unos segundos, así que el marido, que no puede ver nada y se está impacientando, le pregunta: --Oye, ¿Qué pasa? --Espera, que te voy a ahorrar 100.000 pelas... En la noche de bodas, la recién casada le dice a su nuevo esposo: --Ya que estamos casados, podemos ponernos de acuerdo en el sexo que tendr emos, de la siguiente manera: Por las tardes, si mi cabello está arreglado, significa que no quiero sexo p ara nada. Si está un poco desarreglado, quiere decir que tal vez pudiéramos tener sexo. Y si mi cabello está completamente desarreglado significa que quiero sexo. --OK, cariño, -responde el marido-. Sólo asegúrate de saber que cuando yo llego a casa usualmente me tomo un trago: Si solo tomo uno, eso significa que no quiero sexo. Si me tomo dos, tal vez tengamos sexo. Pero si me tomo tres tragos..., ME LA SUDA CÓMO TENGAS EL CABELLO. Estaba una pareja de novios discutiendo, cuando de pronto le dice la novia al novio: --¡Lo que pasa es que tú nunca me dices nada con amor!... ¡Dime algo con amor, p or lo menos hoy! Y el novio le contesta: --¡AMORFA! Un hombre, yendo de compras, descubre una nueva marca de condones Olímpicos. Impresionado, compra una caja. Al llegar a casa, le anuncia a su mujer la nueva adquisición. --¿Condones olímpicos?... -dice ella-, ¿Y qué tienen de especial? --Vienen en tres colores, -contesta él-, Dorado, Plata y Bronce. --¿Y qué color te vas a poner esta noche? -pregunta ella-. --Oro, por supuesto, -dice el marido orgullosamente-. Y le responde la esposa: --¿De verdad?... ¿Por qué no usas de Plata? ¡Sería bueno que alguna vez terminaras s egundo!

Se encuentran dos amigos por la calle : --Tío... Yo no se cómo lo haces...viviendo en la misma casa con tu mujer y su hermana gemela... Con lo iguales que son... ¿cómo te las arreglas para saber quién es quién? --Es muy fácil... Le meto el dedito a una de ellas entre las bragas, y si se abre de piernas y murmura un poquito de placer... ¡Ésa es mi cuñada! Estaba una mujer con su amante, cuando oye que el marido abre la puerta. --¡Date prisa! -le dice al tipo-. ¡Quédate de pie en la esquina! Rápidamente, le frota aceite de bebé por todo el cuerpo y luego le espolvorea con polvos de talco. --No te muevas hasta que te lo diga, -le susurra ella-, simula que eres una estatua. --¿Qué es esto, querida? -le pregunta el marido al entrar-. --¡Oh, sólo una estatua! -responde la mujer con naturalidad-. Los Pérez compraron una para su dormitorio. Me gustó tanto que compré una para nosotro s también. No se habló más sobre la estatua, ni siquiera por la noche cuando se metieron en la cama. A las dos de la madrugada, el marido se levanta, va a la cocina, y vuelve con un sándwich y un vaso de leche. --Toma, -le dice a la "estatua"-, come algo. Yo me estuve como un idiota durante tres días en el dormitorio de los Pérez y nadie me ofreció siquiera un vaso de agua. Una mujer acompaña a su marido a un chequeo médico de urgencia y después del exa men, el doctor le dice que quiere hablar con ella a solas. Allí, el médico le dice: --Su marido está sufriendo una enfermedad severa, agravada por el estrés. Si n o hace lo que le voy a indicar, es muy posible que muera. Así que cada mañana hágale un desayuno saludable y levántele el ánimo. Asegúrese de ser muy complaciente y prepárele también un almuerzo nutritivo para que se lleve al trabajo. Por la noche, dele una comida suave y no permita que aumente su estrés. No discuta sus problemas con él y vístase con prendas sugestivas. Dele masajes en la espalda mientras ven algún programa deportivo en la TV y, sobre todo, hagan el amor varias veces a la semana, encargándose de satisfacer pl enamente cualquier deseo suyo. Mantenga sexo oral con él cada vez que lo desee y cumpla todos sus pedidos s in ninguna restricción. Si logra hacer esto durante los próximos 6 meses, seguramente su marido recu perará su salud. De vuelta a casa, el marido le pregunta a la mujer: --¿Qué fue lo que te dijo el médico? --Que te vas a morir. El marido le dice a su mujer: --¡María, prepárate que esta noche nos vamos de putas. --¿Cómo que de putas? --Sí, yo con una puta, y tú con tu puta madre. --Querido, -dijo la esposa-, ¿Qué harías si yo me muriese? --Pero, querida, estaría extremadamente triste, -dijo el marido-. ¿Por qué me preguntas algo así? --¿Te volverías a casar? -perseveró la mujer-. --No, por supuesto que no, querida, -contestó el hombre-. --¿No te gusta estar casado? -dijo la esposa-. --Por supuesto que me gusta, querida, -afirma él. --Entonces, ¿Por qué no te volverías a casar? --Vale, -dijo el marido-, me volvería a casar.

a-.

--¿Lo harías? -dijo la esposa, pareciendo vagamente herida-. --Sí, -dijo el marido-. --¿Dormirías con ella en nuestra cama? -dijo la esposa después de una larga paus

--Bueno, sí, supongo que sí, -replicó el marido-. --Ya veo, -dijo la mujer, indignada-. ¿Y la dejarías ponerse mis ropas? --Supongo que sí, si ella quisiera, -arguye el marido-. --Realmente..., -dijo la mujer, con un tono helado-. ¿Y quitarías mis fotos y pondrías las suyas? --Sí. Creo que eso sería lo correcto. --¿Ah, sí? -exclamó la esposa, incorporándose de un salto-. Y supongo que también la dejarías jugar con mis palos de golf, ¿No? --Por supuesto que no, querida, -dijo el marido-. ¡Ella es zurda!. Le dice la novia al novio: --Pepe, ¿De verdad que me quieres? Y contesta Pepe: --¿Y para esa tontería te sacas la polla de la boca? Una señora entra en una armería. --Hola, buenas. Quería una escopeta para mi marido. --¿Le ha dicho de qué calibre? --¿Qué dice? ¡Si ni siquiera sabe que le voy a disparar! Dos amigos se encuentran, después de que uno de ellos regresara de su luna d e miel. El otro sabía que su amigo había sido un mujeriego antes de casarse, y por eso le preguntó que cómo le iba como recién casado. El otro le contestó con pesadumbre: --Pues estoy preocupado. La mañana siguiente a nuestra primera noche de amor , yo estaba todavía adormilado, y por la fuerza de la costumbre le dejé a mi esposa un billete de 100 euros en la mesilla de noche. El otro intentó tranquilizarlo: --No te preocupes. Lo más probable es que ella no saque conclusiones por est o, sino que piense que se los has dado para los gastos. --No es eso, -dice el otro-. Lo que pasa es que ella también estaba medio dormida, y me dió un billete de 20 como cambio... Una rica y solitaria viuda, decide que necesita un hombre en su vida, así qu e pone un anuncio que dice: "Viuda rica busca hombre para compartir vida y fortuna. Debe cumplir los siguientes requisitos: 1) No me pegará. 2) No se irá de casa. 3) Debe ser maravilloso en la cama". Durante meses, el teléfono sonó, el timbre de su casa también, recibía toneladas d e cartas, pero nadie parecía cumplir con los requisitos. Entonces, un día, el timbre de la puerta sonó una vez más. Abrió la puerta y se encontró con un hombre sin brazos y sin piernas tumbado e n el felpudo. Perpleja, le preguntó: --¿Quién es usted y qué quiere? --Hola", dijo el hombre. "Tu búsqueda ha terminado, pues yo soy el hombre de tus sueños. No tengo brazos, luego no puedo pegarte. No tengo piernas, luego no me escaparé de casa. La viuda preguntó:

--¿Y qué te hace pensar que eres tan bueno en la cama? --Bueno, -dijo el hombre-, he llamado al timbre, ¿no? Sin Peleas: Una pareja fue entrevistada en un programa de televisión porque estaban casa dos desde hacía 50 años y nunca se habían peleado. El periodista, lleno de curiosidad, pregunta a la mujer: --Pero, ustedes, ¿nunca han discutido? --No, -responde la mujer-. --¿Y cómo es eso? --Bien, cuando nos casamos mi marido tenía una yegua que apreciaba muchísimo. Era la criatura que él más quería en la vida. El día de nuestra boda fuimos de luna de miel en nuestro carro tirado por la yegua. Andamos algunos metros y la yegua tropezó. Mi marido le dijo con voz firme a la yegua: - Uno. Pero unos metros más adelante la yegua tropezó de nuevo. Mi marido miró a la yegua y dijo: - Dos. La tercera vez que el animal tropezó, sacó su pistola y le pegó cinco tiros a la criaturita. Yo, totalmente sorprendida le recriminé: --¿Pero por qué has hecho semejante cosa, hombre? Mi marido me miró y dijo: - Uno. Ésta era una niña que desde pequeñita era muy pesimista. Si por ejemplo su papá le compraba unos patines, la niña al verlos decía: --¿Y chi me caigo?... Si le compraba una muñeca, la niña decía: --¿Y chi che dompe?... Y así sucesivamente. El papá de la niña, señor de muchos dineros, la llevó a varios especialistas los c uales, después de cobrar muy caro, tan solo le sugirieron que intentara darle más se guridad a su hija, y que ya se le pasaría ese pesimismo con el tiempo. Pasaba el tiempo, y el señor se esmeraba en darle lo mejor a su hija, sin qu e por eso ella diera muestras de mejorar. Si por ejemplo le compraba a su hija una flamante bicicleta, ésta decía: --¿Y chi choco?... Y si el padre le regalaba además un casco de ciclista, ella replicaba: --¿Y chi no chirve?... A los 15 años, el padre intentó enviarla de viaje, pero cuando le propuso emba rcarla en un crucero por el Caribe, ella repuso: --¿Y chi che hunde?... Cuando su padre le propuso enviarla entonces a Europa en avión, ella respond ió: --¿Y chi che cae...? Pasó el tiempo, y la antes niña ya tenía sus buenos 30 años, y no daba muestras de mejorar. El padre, seguía consultando siquiatra tras psiquiatra, hasta que uno le sug irió: --Lo que le falta a su hija es conocer el amor... ¿Por qué no le consigue algún novio?... --Ya lo he intentado, pero ella empieza: "¿Y chi no me queye"?... y cosas por el estilo. Además, así de pesimista no hay quién la soporte... --Pruebe entonces a hacerlo por la fuerza. Usted es un hombre de muchos recursos, podría pagarle a su chófer, por ejemplo ... Desesperado, el señor decidió hacer la prueba.

Esa noche, el chófer entró a la habitación de la hija descerrajando la puerta. Acto seguido, la arrojó sobre la cama y le dijo: --¡Desnúdate, desgraciada!... Y se metió al baño. Cuando salió, la chica estaba tapada hasta los ojos con la sábana, mirándolo asu stadísima. El chófer de un manotazo retiró la sábana, y la encontró todavía totalmente vestida. A tirones le desgarró la ropa, y de inmediato, sin transición alguna, se le echó encim a. La chica estaba inmóvil, como paralizada. El chófer la penetró... Ella seguía inmóvil. Entonces el chófer, enojado, le gritó: -¡Muévete, hija de la gran tiznada!... --¿Y chi che chale?... rto.

Una mujer de 60 años llegó a su casa temprano, y escuchó ruidos extraños en su cua

Abrió la puerta y descubrió a su hija de 40 años usando un vibrador. --¿Qué estás haciendo? -preguntó la madre sorprendida-. --Mamá, tengo 40 años y mírame, soy fea. ¡Nunca me casaré, así que esto es más o meno i esposo!. Su madre salió de la habitación, moviendo su cabeza. Al día siguiente, el padre entró a su casa y escuchó ruidos en el cuarto e inmed iatamente se dirigió a la segunda planta, para ver a su hija usando el vibrador. --¿Pero qué diablos se supone que estás haciendo? -preguntó enojadísimo-. Su hija replicó: --Ya le dije ayer a mamá. Tengo 40 años y soy fea. Nunca me casaré y esto es lo más cercano que voy a estar de un esposo. El padre salió de la habitación moviendo también la cabeza. Al otro día la madre llegó a casa y encontró a su esposo con una cerveza en una m ano y el vibrador en la otra, viendo el fútbol en la TV. --¿Qué coño estás haciendo? -gritó ella sorprendida-. A lo que el esposo replicó: --¿Qué te parece que estoy haciendo? ¡Estoy aquí sentado, tomándome una cerveza y viendo el partido con mi yerno! CÓMO HACER QUE LA GENTE DEJE DE INCORDIARTE CON "CUANDO TE VAS A CASAR". Mis tías solían acercarse a mí en las bodas, dándome golpecitos en las costillas y diciendo: "Eres el siguiente"... Dejaron de hacerlo cuando yo empecé a hacer lo mismo en los funerales. Una pareja de casados están invitados a una fiesta de disfraces, pero a ella le dolía muchísimo la cabeza y le dijo al marido que se fuera solo. Él protestó, pero ella le dijo que se iba a tomar una aspirina y que se iba a ir a la cama, que no había necesidad de que él se quedara en casa. Así que el marido se puso el disfraz y se fue. La mujer, después de dormir una hora, se despertó muy aliviada, sin dolor. Como era temprano aún, decidió ir a la fiesta. Como el marido no sabía cual era su disfraz, ella pensó que sería divertido obse rvar cómo actuaba cuando estaba solo. Ella llegó a la fiesta, y enseguida vio al marido bailando en la pista con c ada chica con la que se cruzaba, tocando un poco por acá y tirando besitos por allá. La mujer se le acercó y empezó a seducirlo. Él dejó a la mujer con la que estaba y se dedicó a la recién llegada, (su mujer). Ella lo dejó avanzar todo lo que él quiso. En un momento, él le susurró una proposición en el oído y ella aceptó. Salieron, entraron a uno de los coches y tuvieron sexo de todas las manera s y posiciones posibles. Antes de desenmascararse, a medianoche, ella se escabulló, fue a su casa, se

quitó el disfraz y se metió en la cama, preguntándose qué clase de explicación le iba a d ar su marido. Cuando el entró, ella estaba sentada en la cama, leyendo. ELLA.- ¿Cómo te ha ido? ÉL.- Bueno, lo de siempre. Ya sabes que no lo paso bien cuando no estoy cont igo. ELLA.- ¿Has bailado mucho? ÉL.- Ni una sola pieza. Cuando llegué, me encontré con Pedro, Guillermo y otros, así que nos fuimos a la planta baja y jugamos al póquer toda la noche. ¡LO QUE NO VAS A CREER ES LO QUE LE PASÓ A JUAN..., AL QUE LE PRESTÉ MI DISFRAZ! El marido sale del baño desnudo, y empieza a subirse a la cama, cuando la mu jer se queja diciendo, (como siempre): --Tengo dolor de cabeza. --Perfecto, -contesta el marido-, casualmente estaba en el baño espolvoreándom e aspirina en el pene... La puedes tomar oralmente o como supositorio, ¡Tú decides! Nervioso estaba el joven, como los que hemos pasado por dicho trance, cuan do llamó a la puerta de la casa de su novia. Se abrió la puerta y un señor ya con ciertas canas, le preguntó: --¿Qué desea, joven? --Pues mire, yo he venido para hablar con el padre de mi novia, Marisa, y supongo que usted debe serlo. --Efectivamente. Pase joven, y acomodémonos en la salita, allí ya me dirá de qué m e quiere hablar. Una vez sentados ambos, el padre preguntó: --¿Y bien? El joven, todo decidido, le respondió: --Mire usted, yo vengo a comunicarle, que su hija y yo, hemos decidido cas arnos. El buen hombre se sonrió. No se había dado cuenta de que su hija, era ya toda una mujercita. Para él, su hija era aún una niña. La respuesta del joven lo había dejado un poco confuso, y para dar tiempo a que sus pensamientos se pusieran en orden, preguntó al joven: --Muy bien, eso de casaros..., pero..., ¿Ya cuentas con un salario digno par a poder sustentar a mi hija y los hijos que vendrán? El joven, con todo el aplomo de mundo, mirando con ojos de compasión a su fu turo suegro contestó: --Mire, aunque soy Licenciado en Ingeniería, no gano mucho. Sin embargo, su hija me ha comunicado lo que ganan su distinguida esposa y usted. Confíó en una ayud ita por parte de ustedes, para poder pagar el alquiler, el teléfono, el agua, la l uz y el supermercado. Sé que ustedes son muy dadivosos, con respecto a las personas necesitadas. El futuro suegro, un poco sorprendido por la respuesta, le volvió a pregunta r: --Bueno, ¿Pensáis comprar un piso o bien una casa?, ¿O bien iréis de alquiler? El joven, continuando con aquellos ojos de mirada inocente, contestó: --Si antes le he pedido una pequeña ayuda, para poder ir viviendo, hemos pen sado, que como esta casa es muy grande y pueden vivir perfectamente dos matrimon ios, no es necesario, comprar o alquilar, apartamento, piso o casa. Deseamos viv ir en esta casa con ustedes. El futuro suegro, ya un poco mosqueado, le preguntó: --Y bien..., ¿Que coche o auto tienes? Porque joven, el tener un buen coche, significa en este mundo, una garantía de una posición social sólida y respetable. El joven, sonriendo, contestó: --Mire, no tengo coche, porque he pensado que teniendo usted tres, ¿Para qué c omprar un coche? Usted nos deja el que les sobra, y así no tendremos que comprar ninguno. El buen hombre estaba mirando al joven, sin que se le ocurrieran nuevas pr

eguntas, pues estaba pasmado con el aplomo del mismo. En esto, que entra en el salón su esposa y madre de la novia, la cual, miran do primero al joven y luego a su esposo, le preguntó: --Querido, ¿Quién es este apuesto joven? El hombre, padre y esposo, con una sonrisa de satisfacción, respondió: --Querida esposa, te presento al "Sr. Gallina", futuro marido de nuestra h ija. El joven, un poco desconcertado y algo molesto , dirigiéndose al futuro suer o inquirió: --Oiga, ¿Por qué me llama el "Sr. Gallina"? Y el buen hombre, y gran padre comprensivo, le contestó: --Y bueno, pendejo, ¿Cómo quieres que te llame si hasta ahora lo único que vas a poner son los huevos? Nunca había entendido por qué las necesidades sexuales de los hombres y de las mujeres son tan diferentes entre sí. Nunca había entendido todo eso de Marte y Venus. Y nunca había entendido por qué los h ombres piensan con la cabeza y las mujeres con el corazón. Una noche, la semana pasada, mi mujer y yo nos íbamos a la cama. Bueno, empe zamos a ponernos a tono y, en ese momento, va ella y dice: --Creo que ahora no me apetece, tan sólo quiero que me abraces. Yo dije: --¿QUÉ? Así que dijo las palabras que todo marido en el planeta Tierra teme. Me dijo: --No sabes conectar con mis necesidades emocionales como mujer. Empecé a pensar qué podía haber fallado. Al final, asumí que esa noche no iba a pa sar nada, así que me dormí. Al día siguiente, fuimos a comprar a unos grandes almacenes. Me di una vuelt a mientras ella se probaba tres modelitos carísimos. Como no podía decidirse por uno u otro, le dije que se comprara los tres. En tonces me dijo que necesitaba unos zapatos a juego, a 200 euros el par, con que le contesté que me parecía bien. Luego fuimos a la sección joyería, de donde salió con unos pendientes de diamant es. ¡Estaba tan emocionada! Debía de pensar que me había vuelto loco, pero no creo que le importara demasiado. Yo creo que me estaba poniendo a prueba cuando pidió una raqu eta de tenis, porque ni siquiera juega al tenis. Me parece que rompí sus esquemas cuando le dije que sí. Ella estaba casi excitada sexualmente después de todo esto; tendríais que habe r visto su cara; dijo: --Venga, vamos a la caja a pagar. Me costó mucho aguantarme al decirle: --No, cariño, creo que ahora no me apetece comprar todo eso. De verdad, teníais que haberle visto la cara. Se quedó palidísima. Y agregué: "Tan sólo quiero que me abraces". En el momento en que empezó a poner cara de querer matarme, añadí: --No sabes conectar con mis necesidades financieras como hombre. Creo que el sexo se ha terminado para mí hasta la primavera de 2005, o 2006, o 2007...; pero ha valido la pena. El atraco. Entra un tío en un banco, encapuchado con una media en la cabeza, y con una metralleta del calibre 14. Le pega un hostión a la puerta, y empieza a gritar desesperao: --¡Me cago en la puta, todo el mundo al suelo, esto es un atraco! Ra-ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta-tá. (se lía a disparar contra el techo, ante el acojone de los presentes). ¡A ver, quiero toda la pasta de la caja ahora mismo, cagondiós! Ra-ta-ta-ta-tá.

¡Que no se mueva nadie o no respondo, hostia puta, venga ese dinero! ¡Tú, cajera de mierda, dame toda la pasta! ¡Ahora! Ra-ta-ta-ta-ta-ta-tá. La cajera, acojonada, traga saliva..., respira hondo..., se santigua..., s e dirige amablemente al ladrón: --Oiga..., que..., es que..., esto no es..., no es lo que usted cree... El atracador: --¡No me vengas con gilipolleces! ¡Hostia!, ¿Qué dices?, ¿Qué pasa? La cajera: --Es que..., esto..., esto no es un banco como los demás... Y el atracador: --¡Qué coño quiere decir que no es un banco como los demás! ¡No me jodas, cagonlaput a, venga esa pasta, de una vez! Ra-ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta-tá. Y la cajera, intentando sonreír: --No puede ser..., (glups)..., aquí no..., aquí es que no hay dinero..., Esto es un banco de semen... El atracador se pone de los nervios: --¡Pero qué coño! ¡Me cagonlarreputa! Ra-ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta-tá. ¿Pues no me ha jodío la tía?, A ver, ¿Y qué leches tenéis en esos cajones? La cajera, algo más serena: --Son... muestras de semen. Abre el cajón y le enseña una serie de probetas llenas del liquidillo. El chorizo se queda pensativo, y al rato le dice: --¿Ah, sí? ¡Pues ahora te vas a beber una, cagonlaputa_yá! Nuevo careto de pánico de la cajera. --Pero... --¡Que te bebas una ahora mismo, hostia! Ra-ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta-tá. ¡No me pongas nervioso y obedece! Ra-ta-ta-ta-ta-tá. La tía empieza a llorar..., se vuelve a santiguar..., coge la probeta..., la mira detenidamente..., mira al atracador... --¿A qué esperas? ¡Bébetela ya de una puta vez! Ella suspira, se tapa la nariz, cierra los ojos... y se bebe la probeta de un trago (en plan "to pa dentro"). El chorizo la mira a los ojos, se quita la media de la cabeza, se acerca a ella, y le dice muuuuy suavemente: --¿Lo ves, Bea, cariño, como si quieres puedes? La primer novia que tuve, todas las efes tenía: Francisca, fresca, fregona, fea, flaca, floja y fría. CONSEJOS PRÁCTICOS PARA QUE TUS HIJOS SE VAYAN DE CASA Los hijos dan muchas satisfacciones. A mí, el mío me ha dado innumerables, no lo negaré, sobre todo cuando era pequeño. Se me caía la baba con cada cosa que hacía. Es verdad que he sido un poco blando, ¡Hasta me alegré por su primer suspenso! Dije: "¡Mira, como su padre"! Pero esa emoción que sientes con el primer diente se te pasa cuando ya le has empastado cinco muelas. Por cierto, qué bien puesta está esa palabra: "empastar". Con los pasos sucede lo mismo que con los dientes. Cuando empieza a andar, sus primeros pinitos, te emocionan. Pero pasa el tiempo, el niño crece los pasos se convierten en pasos de Telefónica.

Llega la factura con doce mil pasos, y te dices: "¡Joder, este niño se ha tenido que hacer el Camino de Santiago, ida y vuelta"! A partir de cierta edad, los hijos, cuando están en casa, se agarran al teléfo no como luchadores de sumo. ¡Y que no lo sueltan!, ¿Eh? --Cuelga ya, que llevas media hora. --Pero si me han llamado a mí... ¿No es cierto? ¿A que los hijos no llaman nunca? Siempre les llaman a ellos, ¿Pero qué se creen que somos? ¿Sordos o gilipollas? Otra pequeña pasión de los hijos: la cama. Cuando era pequeñito podía estar horas contemplándolo dormido en su cunita, me acercaba a colocarle la almohadita... ahora, cuando le veo roncando despatarrao también le colocaría la almohada, pe ro en la cara, para asfixiarlo, que el tío se tira horas ahí, inmóvil como una crisálida ... Porque los hijos, cuando están en casa, o están al teléfono o están en la cama. Y menos mal, porque si no, comen. De todos es sabido que, si un hijo no está al teléfono o en la cama, está en la nevera. En cuanto se levanta, su primer pensamiento es "nevera, nevera". Y se ponen a comer con la puerta abierta, para no perder tiempo... Es su momento de máxima actividad. Cada día se proponen un reto: acabar con todas la s existencias de la casa. ¡Que no se diga que no tienen aspiraciones! Ahora entiendo eso de que los hijos vienen con un pan bajo el brazo: Claro, ellos traen el pan, para que seas tú el que luego les ponga el jabugu ito... Menos mal que de vez en cuando sale a dar una vuelta...en mi coche, claro "como tú no lo usas"... Y me lo devuelve con el depósito como el dodotis: ni gota, ni gota. Pero no se equivoquen, yo le quiero mucho, soy su padre. Los hijos son lo más grande que hay, sobre todo el mío, que pesa noventa kilos y tiene treinta tacos. Yo, sinceramente creo que ya ha llegado el momento de que se largue. ¿Alguno de ustedes tiene el mismo problema? ¿Tienen un hijo en casa que les roba viagras? Yo ya estoy harto, he intentado casi todo para conseguirlo, así que presten atención, que les voy a dar una serie de consejos... Lo primero que hice fue la guerra psicológica. Cada vez que entraba en casa, le preguntaba por su vida sexual. En cada comida, en cada cena, sacaba el tema: --Cariño, ¿Qué tal con María?, ¿yaaaaaa? Esto les fastidia en grado sumo, y hay que insistir. Yo seguía: --No tengas vergüenza, que el papá y la mamá también hacemos nuestras cositas. Esto les jode cantidad. Si falla esta estrategia, hay que dejarse de sutilezas. Hagan como yo, humíl lenle delante de las visitas, especialmente si son femeninas, --Tan grande, y luego no es nadie, vomita en todos los viajes, sin avisar, eh, al que pilla por delante le deja el pelo como la Duquesa de Alba. Por no hablar, claro del pis que aún hoy se hace por las noches, cuando ve u na película de terror, je, je. Al mío, esto le afectó. Cuando se fueron sus amigas, se acercó a mí hecho una furia y me dijo: --Te lo advierto, papá, no lo vuelvas a hacer. Un día de estos os levantaréis y encontraréis mi cama vacía. A mí se me saltaban las lágrimas. Seguí atacando por donde más dolía: Me hice moderno. Para que los hijos se sientan a gusto, tienes que ser un padre carca y pro testón.

Así es que yo me dejé coleta. Tendrían que haberme visto: era una mezcla entre la Pantoja, Carembeu y Aberasturi... Y empecé a salir. Nada puede irritar más a un hijo que encontrar a su padre en un pub vestido como el solista de los Mojinos Escozíos. Se lo imaginan, ¿No? Con los pantalones anchos, cortados a media pierna y enseñando un poco la ra ja del... Háganme caso, síganlo a la discoteca y bailen a su lado. Cuando ya estén bien sudados, intenten ligar con todas sus amigas. Pónganse macarras, babosos... --Ese es mi hijo, un semental..., Claro que ni la mitad que su padre. Que sus amigos no quieran salir con él por si apareces. Yo, con eso, al mío lo tengo pensando en hacer la maleta. Me falta darle la puntilla. ¿Saben cómo lo pienso hacer? Me pondré una túnica como la de Rappel, y me voy a hacer vidente. Sigan mi ejemplo, cojan el ojo de una muñeca, plántenselo en la frente cada ve z que se lo encuentren en el pasillo, y digan como quien no quiere la cosa: --Te veo el aura negra, tú vas a hacer un viaje al extranjero, tú tienes el ka rma muy lejos de aquí... Y rápidamente su Terminator particular cogerá sus maletas, se hará la cirugía y nu nca más le volverá a molestar. Ya verán, ya, cómo tengo razón. {MATEMÁTICAS DEL Hombre inteligente + Hombre inteligente + Hombre tonto + mujer Hombre tonto + mujer

ROMANCE} mujer inteligente = Romance. mujer tonta = Aventura. inteligente = Matrimonio. tonta = Embarazo.

er.

ECUACIONES Y ESTADÍSTICAS GENERALES Una mujer se preocupa por el futuro, hasta que encuentra marido. Un hombre nunca se preocupa por el futuro, hasta que encuentra mujer. Un triunfador es un hombre que gana más dinero de lo que puede gastar su muj Una triunfadora es la mujer que encuentra a ese hombre.

ce.

PROPENSIÓN A LOS CAMBIOS. Una mujer se casa con un hombre esperando que cambiará, pero no lo hace. Un hombre se casa con una mujer esperando que no cambie nunca, pero sí lo ha

TÉCNICAS DE DISCUSIÓN. Una mujer tiene siempre la última palabra en una discusión. Cualquier cosa que el hombre diga después de eso, es el comienzo de una nuev a discusión. Para ser feliz con un hombre, tienes que entenderlo mucho y quererlo un po

quito.

Para ser feliz con una mujer, tienes que quererla un montón y no intentar en tenderla.

noche.

{DEFINICIONES DEL MATRIMONIO} 1. Una virgen menos. 2. Un intercambio de malos humores durante el día y malos olores durante la 3. Unica sentencia a cadena perpetua que se cancela por mal comportamiento

.

4. Situación en la que ninguna mujer obtiene lo que esperaba, y ningún hombre espera lo que obtiene. 5. Matemáticamente: suma de afecto, resta de libertades, multiplicación de responsabilidades, y división de bienes y opiniones. 6. Dícese de la principal causa de divorcio. 7. Proceso químico por medio del cual una media naranja se convierte en un m edio limón. 8. La forma más rápida de ponerse gordo. 9. La única guerra, en la que se duerme con el enemigo. 10. Es lo que resulta cuando en la "guerra de sexos" decides tomar una pri sionera. TRES REFLEXIONES FINALES: 1. Sirve para resolver problemas que nunca hubieras tenido si hubieras seg uido soltero. 2. Si no fuera por el matrimonio, muchos maridos no tendrían nada en común con sus esposas. 3. El hombre soltero es un animal incompleto. El hombre casado es un completo animal. ANTES/DESPUÉS: Antes: dos por noche. Después: dos por mes. Antes: ¡Me dejas sin aliento! Después: ¡Me estás ahogando! Antes: ¡No pares! Después: ¡No empieces ya! Antes: Fiebre de sábado por la noche. Después: "Monday Night Football". Antes: "El sonido de la música". Después: "Los sonidos del silencio". Antes: Estar a tu lado... Después: ¡Hazte a un lado! Antes: Me gustan las mujeres llenitas. Después: ¡Nunca me gustaron las gordas! Antes: Me pregunto que haría sin él. Después: Me pregunto qué hago con él. Antes: Herótica. Después: Neurótica. Antes: Parece que estamos juntos desde siempre. Después: ¡Siempre estamos juntos! Antes: Ella adora como controlo las situaciones. Después: Ella dice que soy un manipulador egomaniaco. Antes: Anoche lo hicimos en el sofá. Después: Anoche dormí en el sofá. Antes: Había una vez... Después: Fin... {Diferencias entre Noviazgo, Aventura y Matrimonio} Noviazgo: Cuando sus miradas se encuentran en una sala llena. Aventura: Cuando sus lenguas se encuentran en una sala llena. Matrimonio: Cuando sus niños se pierden en una sala llena. Noviazgo: Cuando se habla de "hacer el amor". Aventura: Cuando se habla de "tener una buena noche". Matrimonio: ¿De qué estamos hablando? Noviazgo: Época del no..., no..., no..., bueno, sí. Aventura: Sí... sí... sí... sí. Matrimonio: Época del ay..., ay..., Hay que pintar el techo, hay que pagar l

a luz, ¡hay!... Noviazgo: Discuten sobre cuántos niños quieren tener. Aventura: Discuten sobre las formas de hacerlo. Matrimonio: Discuten sobre cualquier cosa. Noviazgo: Cuando comparten todo lo que tienen. Aventura: Cuando comparten todo su cuerpo. Matrimonio: Cuando se dividen todo lo que tienen. Noviazgo: No importa que ninguno de los dos llegue al orgasmo. Aventura: Todo se termina si uno de los dos no llega al orgasmo. Matrimonio: ¿Qué era eso? Noviazgo: Se llaman por teléfono para decirse cuanto se echan de menos. Aventura: Se llaman por teléfono para decidir el hotel de esta noche. Matrimonio: Se llaman por teléfono para discutir por dinero. Noviazgo: Cuando uno le escribe poemas de amor al otro. Aventura: Cuando uno le escribe su número de teléfono al otro. Matrimonio: Cuando uno le escribe cheques de pago al otro. Noviazgo: Cada uno se preocupa por los sentimientos del otro. Aventura: Cada uno se preocupa por el cuerpo del otro. Matrimonio: Cada uno se preocupa por el programa de TV de esta noche. Noviazgo: La despedida es: "Te amo querida". Aventura: La despedida es: "¿A la misma hora la semana que viene"? Matrimonio: La despedida es un alivio mutuo. Noviazgo: Cuando ambos se enorgullecen de ser vistos juntos. Aventura: Cuando ambos quieren verse juntos y sin ropa. Matrimonio: Cuando ambos no quieren verse juntos nunca más. Noviazgo: Cuando nadie más importa. Aventura: Cuando nadie más lo sabe. Matrimonio: Cuando a nadie más le importa. Noviazgo: Se juran amor eterno. Aventura: Se juran mantener el secreto. Matrimonio: Se juran venganza. {LA HISTORIA DEL PÁJARO} LA PALOMA es el pájaro de la paz. LA MUJER es la paz del pájaro. EL HOMBRE busca paz para su pájaro. EL SOLTERO no deja su pájaro en paz. LA SOLTERA conoce el pájaro, pero no la paz. LA DIVORCIADA perdió la paz y el pájaro. A LA VIUDA se le murió el pájaro y no vive en paz. EL VIUDO perdió la paz del pájaro. LA CASADA tiene seguro el pájaro y la paz. EL CASADO tiene paz para el pájaro. EL VIEJO tiene el pájaro en paz. LA VIEJA debería estar en paz pero siempre está pensando en el pájaro. EL MARICÓN quiere la paz por delante y el pájaro por detrás. * CHISTES DE SUEGRAS Un rico hacendado permanece de pie en el vestíbulo de su casa leyendo una ca rta con gesto sumamente preocupado. --«Señor X, ya le hemos avisado más de una vez y usted parece no querer hacerse cargo de la situación en que se encuentra. este es el último aviso: Si en el plazo de venticuatro horas usted no ha depositado los cincuenta millone s donde usted ya sabe, nos veremos en la desagrabable necesidad de proceder a so ltar a su suegra». El agente de una compañía de seguros se presenta en el domicilio de un señor que acaba de perder a su suegra tras una complicada operación quirúrgica.

--Soy de la compañía de seguros X. No sé si se habrá enterado de que su señora suegr a tenía suscrito con nosotros un seguro de vida que incluye también el servicio fune rario. --Sí, sí, lo estuve hablando con ella antes de entrar en el quirófano. --Bueno, vengo a pedir su opinión sobre qué tipo de servicio prefiere: embalsa mamiento, inhumación o crematorio. --¡Oh, las tres cosas, no corran riesgos! --Suegra, ¿Usted cree en la reencarnación? --Pues claro que sí. --Y dígame, si usted se muere, ¿En qué animal le gustaría reencarnarse? --Pues a mi siempre me han gustado las serpientes. --¡No vale repetir, no vale repetir! Llega un tipo, con toda la cara amoratada y ensangrentada. Lo ve un amigo y sorprendido le pregunta: --Manuel, ¿Qué te ha pasado? --Es que vengo de enterrar a mi suegra. --¿Y eso qué tiene que ver? --¡Pues que la muy puta no se dejaba! --El otro día vi a tu suegra y... --¡Alto ahí!, No se dice suegra, se dice "madre política". --¡Pero si la política es una mierda! --Por eso mismo, por eso mismo. Dos amigos se encuentran por la calle, y uno le dice al otro: --Oye, ¿Pero a ti no te cae mal tu suegra? --Sí. --Y entonces, ¿Por qué llevas su foto en la pitillera? --Es que estoy intentando dejar de fumar. --A mí me gustaría que mi suegra fuera una estrella. --¿Sí? ¿Para que os llevase a Hollywood? --No, para que estuviese a 3000 años luz. Angustiada, la señora le gritaba a su esposo: --¡Malvicio! ¿Por qué has enterrado a mi mamá? --Mujer, -explica el tal Malvicio-. Tú me dijiste que era un tesoro... Un matrimonio circulaba en su vehículo por la carretera sin decirse ni una p alabra, debido a una pelea que acababan de tener. Mientras pasaban por una hacienda, donde había varias mulas y cochinos, a lo s que la esposa dirigió la vista a fin de evitar cruzarla con la de su marido, éste no pudo evitar sumar una agresión adicional, y sarcásticamente le pregunta: --¿Familiares tuyos, "querida"? --Sí..., mis suegros. En Lepe, hay dos familias judías, y quieren casar a las hijas; pero como no hay chicos judíos en el pueblo, deciden unirse para buscarlos por los pueblos de l os alrededores. Finalmente, encuentran dos excelentes partidos, y les invitan a que vayan a conocer el pueblo. Pero resulta que uno de los tíos se arrepiente por el camino, y sólo uno de ellos ll ega a Lepe, y es una joyita, así que las dos familias lo quieren. Total, que las dos familias empiezan a discutir de quién es el novio, y como la cosa no se aclarase, deciden hablar con el rabino mas viejo de los alrededor es. --Lo que haremos es muy simple. Partiremos al chico por la mitad, y le dar

emos un trozo a cada familia para que no hayan más discusiones. Entonces, la madre de una de las novias dice: --No, por favor, pobre muchacho, ¿Cómo le váis a hacer eso? Pero la otra madre dice: --¡Eso!, ¡Eso!, ¡Que lo partan! ¡Que lo descuarticen! Entonces, el rabino, mira a la segunda madre y decide: --El chico se casa con su hija; usted es la verdadera suegra.

-.

La suegra llegó inesperadamente a la casa de los recién casados. Llamó al timbre y le abrió la nuera completamente desnuda. --¿Qué estás haciendo? -preguntó-. --Estoy esperando a que mi marido llegue del trabajo, -respondió la muchacha

--¡Pero estás desnuda! -exclamó la suegra-. --Este es mi vestido del amor, -explicó la nuera-. --¿Vestido del amor?, ¡Pero si estás completamente desnuda! --A mi esposo le encanta que me ponga este vestido. Lo hace felíz a él y a mí. ¿Podría irse por favor? Porque él va a llegar en cualquier momento. La suegra se cansó de toda esa charla y se marchó... Camino de su casa, pensó en el asunto ese del vestido del amor. Cuando llegó a su apartamento, se desnudó, se bañó, se puso su mejor perfume y esp eró en la sala. Finalmente, su esposo llegó, entró y la vió desnuda en medio de la sala. --¿Pero, qué estás haciendo??? ¿Es que te has vuelto loca? -Preguntó desconcertado el marido-. --Este es mi vestido del amor, -le contestó ella guiñándole un ojo seductorament e-. A lo que el marido le replicó: --Pues..., ¡PLAAAAAAAAAANCHALO! --¿Y tú sabes cuál es el castigo natural por ser bígamo? --El tener dos suegras. Estaban dos madres en el parque y se lamentaban así: --¡Mira que tengo yo un hijo tonto, eh! De hecho, creo que no lo hay más tonto en el mundo. La otra madre le dice: --¡Uy! ¡Pues eso es porque no sabes como es el mío de tonto! Bueno, pues el caso es que empiezan a hacerse la competencia entre quién de las dós tenía el hijo más tonto, y una de ellas le dice a su hijo que estaba jugando: --¡Manolito, ven aquí inmediatamente, que me tienes que hacer un recado! Toma estas cinco pesetas, y vete a comprarme un televisor en color. La otra que no quería ser menos, llama a su hijo y le dice: --¡Eh; ven aquí! VETE A CASA inmediatamente, y mira haber si estoy allí. Los dos críos que se encuentran en la calle al ir a hacer los recados, y le dice el uno al otro: --¿te has fijado en lo burra que es mi madre? ¡No te fastidia! ¡que me manda a c omprarle una televisión en color, y no me dice de qué color la quiere! --¡Pues la mía, amigo..., tampoco tiene desperdicio! Me manda para que mire ha ber si está mí madre en casa, y resulta que no me dá la llave para entrar. * CHISTES DE LOCOS Dos locos están desayunando en el comedor del manicomio. --¿Por qué tiras los panecillos después de untarlos con mantequilla? -dice uno-. --Porque no me gusta la mantequilla, -responde el otro-. Ésto es un loco, que va corriendo por el patio del manicomio, dando palmadas y saltando cada vez más alto.

En esto, se le acerca el loquero, se le queda mirando un buen rato y le pre gunta: --¿Qué haces, loco? --Cazo gondobroncios aureaflatiformes. --¿Y cómo son? ¿Son muy grandes? --No sé, todavía no he cazado ninguno. En un manicomio, una de las enfermeras ve a un paciente escribiendo. --Hola Pepe, ¿Qué haces? --Estoy escribiendo una carta. --¿Y a quién se la vas a mandar? --A mí mismo. --Ajá, ya veo..., Y dime, ¿Qué te cuentas? --No lo sé, todavía no la he recibido. En un manicomio, dos locos están tomando el sol en la piscina, y en esto que un loco se lanza a la piscina y se empieza a hundir. El otro loco se tira detrás de el y lo rescata. Un cuidador da parte al director, y éste, al dia siguiente, llama al salvado r a su despacho y le dice: --Mire usted, hemos llegado a la conclusión de que para salvar la vida de un a persona hay que estar muy cuerdo, ya que ha puesto su propia vida en peligro a sabiendas. Es por eso que tengo dos noticias que darle, una buena y una mala: La buena es que vamos a darle el alta, y la mala es que la persona que ha salvad o ayer ha aparecido esta mañana ahorcada en su habitación, colgada de su propio cint urón. Y dice el loco: --No, que va, no se ha ahorcado, lo he colgado yo para que se secara. o.

Va un loco, paseando una piedra cogida de una cuerda, por todo el manicomi

En esto que se le acerca el director del centro, que ya estaba harto de tanto loco, y le pregunta: --¿Qué, paseando al perrito?, ¿No? --¿Pero qué perrito?, ¿No se da cuenta de que es una piedra? --Muy bien, muy bien, para que vea que nosotros somos sensibles a las mejo ras de nuestros pacientes, le voy a dejar en libertad. Total, que sale el loco a la calle con su piedra, vuelve la cabeza y dice: --¿Ves lo que te dije, sultán?, ¡Si no ladrabas los engañaríamos! Un loco en el manicomio le dice a otro: --¿Por qué estás aquí? --Es que me gustan los pantalones cortos... --A mí también... --¿Fritos o a la plancha? Se le escapa el loro al director del manicomio, y se sube a un árbol. En esto que sale el director del centro, y les dice a dos de los locos que lo cojan. Se suben a una escalera, y de inmediato se bajan sin más interés. El director les pregunta: --¿Pero por qué no lo habéis cogido? --¡Es que todavía está verde! Está un loco cazando, y de repente ve un pato. Coge la escopeta como una bala, y dispara, ¡Pum, Pum! El pato que cae de inmediato a sus pies. Se queda el loco asombrado, mirando sus manos, y dice: --¡Coño, pero si no tenía escopeta!

El pato se levanta de un salto, y dice: --¡CABRÓN!, ¡Qué susto me has dado! Dos locos encuentran una escopeta de dos cañones, y confundiéndola con unos pr ismáticos, se le dispara entre los ojos a uno de ellos, y suena BANGGG Y dice el otro: --¡Coño, no me mires con esa cara, que yo también me he asustado! Dos locos se escapan de un manicomio, y los loqueros les persiguen. Se meten en un almacén, y sin saber qué hacer, uno de ellos se introduce dentr o de un bidón vacío, y le dice al otro que haga lo mismo que él, y que se meta en un s aco de patatas. Cuando entran los loqueros, se ponen a registrar el almacén. Uno de ellos le pega un golpe al bidón, y el loco que está dentro hace, "bidóing "..., para que suene como si estuviese lleno de líquido. Más tarde, otro de los loqueros le pega una patada al saco de patatas, para ver si está lleno, y el loco de dentro, hace: "patatoing"... Dos gallegos escapan del manicomio, pero en lugar de huir empiezan a darle vueltas al hospital. Llaman a la policía, y el uniformado que llega es también un gallego: --Cuál es el problema? Le explican y le dicen: --atrápelos! El uniformado responde: --Pues no va a ser sencillo, ¿No ve que me llevan muchas vueltas de ventaja? Un hombre llama por teléfono a un manicomio y pregunta: --Quién hay en la habitación 24? --Nadie. --Bieeen! ¡Entonces me he escapado!

:

Van dos locos andando por la sabana africana. De repente, uno de ellos se detiene y le dice al otro: --Oye, ¿Esos no son los pantalones de Pepe? --Pues sí, sí que lo parece. Siguen caminando, y vuelve a pararse el mismo: --Oye, ¿Esa no es la camisa de Pepe? --Pues sí, ¡Y está hecha jirones! Continúan andando, y un poquito mas allá ven un zapato con un pie todavía dentro

--Oye, ¿Ese no es un zapato de Pepe? --Pues..., sí, y el pie también parece el de Pepe. Prosiguen la caminata, y un poquito mas allá se encuentran un brazo a comer y todavía sangrando: --Oye, oye, ¿Ese no es el brazo de Pepe? --Sí, yo creo que le ha debido de pasar algo. Siguen andando y de repente se paran, uno de ellos apunta a una oreja está caída en el suelo, salta corriendo, la coge, y poniéndosela en la boca --¡Pepe, Pepe! ¿Qué te ha pasado? El otro loco comienza a reírse, y le dice: --¡Pero hombre!, ¿Cómo quieres que te conteste?, ¡Si no has cogido la

medio

que dice: boca!

Una pareja de tontilandeses se encuentra en su primera noche de bodas. Ella sale al balcón a mirar las estrellas. Él se va a la cama y desde allí le pregunta: --Mi amor, ¿Te vas a acostar? --No, mi mamá me dijo que ésta sería la noche más bella de mi vida... ¡Y no me la qu iero perder!

* CHISTES DE BORRACHOS El que bebe..., se emborracha. El que se emborracha..., duerme. El que duerme..., no peca. El que no peca..., va al cielo... ... Y puesto que al cielo vamos...: ¡Bebamos! ¡Brindo por ella!... No por la mujer, sino por la botella. El alcohol acorta tus días..., ¡Pero prolonga mucho tus noches! Más vale borracho conocido, que alcohólico anónimo. La realidad es una alucinación causada por la falta de alcohol. Si conduces no bebas, se te podría derramar. La verdadera valentía del hombre está en llegar a casa borracho, de madrugada, a punto de salir el sol, ver a su esposa esperando en la puerta, con una escoba en la mano, y tener el coraje de preguntarle: --¿Vas a barrer o a volar? erta.

El marido llega a su casa al amanecer, y su mujer lo está esperando en la pu El tío está borracho y tiene manchas de lápiz de labios. --¡Supongo que hay una razón para que llegues a las seis de la mañana!... --Sí, el desayuno. Un tío entra en una bodega y dice: --¿Me da 20 litros de vino? --¿Ha traído el envase? --Está usted hablando con él.

Un niño le pregunta a su padre muy interesado: --Papá, ¿Cómo se sabe que una persona está borracha? --Pues muy fácil hijo... ¿Ves a esos dos hombres que vienen por ahí? Si yo estuviera borracho vería cuatro. --Pero papá, ¡Si sólo viene uno! Tambaleándose, un borracho se dirigía a su casa, cuando ve en la calle un letr ero que le llama la atención. Entonces, de repente se le nublan los ojos y comienza a llorar desconsolad amente. En eso, pasa un vecino y al ver al borracho de rodillas frente al letrero, en pleno lagrimeo, le pregunta que por qué llora. El borracho le contesta: --Mire, vecino, a lo que hemos llegado en este mundo. Lea ese letrero: "SE VENDE MADRE SIN SENTIMIENTO". El vecino, lee el letrero y le contesta: --Viejo, ¿No ves que ahí dice "SE VENDE MADERA, ZINK Y CEMENTO"? Un niño, está llorando desconsoladamente en la acera, y un borracho se le acer ca y le pregunta: --¿Por qué lloras, hijo? --Es que mi abuela se ha caído desde el piso quince y ahora está en el cielo. --¡Mi madre!, ¡Qué manera de rebotar tenía la vieja!

nta:

Había una vieja en la parada del autobús, pasa un borracho y la vieja le pregu --Oiga, Señor, ¿Qué puedo tomar para ir al cementerio? Y el borracho le contesta: --¡Cianuro, vieja de mierda!

Un borracho, está cantando a voz en cuello, en mitad de la calle a las 4 de la mañana. Todo el vecindario se despierta. Llega un policía, y le dice: --¡Haga el favor de acompañarme! El borracho responde: --¿Y gue inshdrrumento shabes tocag tú? Estamos en una playa llena de gente, y un borracho está depié en la orilla y e mpieza a gritar: --¡Una ballena! ¡Una ballena! La gente empieza a salir corriendo del agua como puede, y el tipo sigue gr itando:. En eso llega un hombre, se le acerca, mira para el agua y le dice al borra cho: --Compadre, ¿Qué ballena ni ballena?... Sólo son dos botellas de ron... --¡Sí!, ¡Pero una va llena...! Un borracho, se sube a un autobús. Un testigo de Jehová lo aborda, y le grita encolerizado: --¡Pérfido, vas directo al infierno! --¡Mierda, me he vuelto a equivocar de autobús! Un borracho llega a un bar, se sienta en la barra, y pide una cerveza. El camarero pone el posavasos, el vaso y la botella. Al rato, el borracho vuelve a pedir otra cerveza. El camarero, se la sirve de igual manera. Al rato, el borracho llama al del bar: --Viejo, dame otra cerveza, por favor. Pero esta vez sin galletita, que es tán un poco rancias. Un borracho entra en un autobús y empieza a gritar: --¡Estos Hijos de puta que van aquí atrás, son unos maricones! ¡Los Desgraciados que están a mi lado, son unos cabrones! ¡Los jilipollas que van adelante, son todos unos comemierdas! A estas alturas, el chófer, indignado, frena bruscamente, las personas se d esequilibran, y algunos caen rodando por el suelo. El conductor para el autobús, agarra al borracho por el cuello de la camisa y le pregunta amenazadoramente: --A ver hijo de puta..., ¡Repite si te atreves!, ¡Desgraciado! ¿Quién es maricón, cabrón, comemierda o hijo de puta? Y contesta el borracho tranquilamente: --¿Qué coño voy a saber yo?... ¡Con ese frenazo los has mezclado a todos!

ice:

Dos mexicanos, se encuentran en una esquina. Uno de ellos, lleva bajo el brazo una botella de tequila. Se saludan, y el de la botella dice: --Te invito a mi casa, mano. --Sale. Al llegar, entran, el dueño de la casa pone la botella encima de la mesa y d --¿Nos la chupamos, compadre? Y el otro le responde:

--Sale, mano... Pero la botella de tequila, ¿Para qué es? ¿Para darnos valor? Una muchacha mexicana, que ha llegado a Estados Unidos, entra a un "bar" y un gringo, que está totalmente borracho le dice: --Honey, baby, I wanna get in bed with you anmake love... La muchacha le contesta: --¿Mande? Y el gringo responde: --NO, not MONDAY, Tonight! Dos borrachos charlando en un bar: --Pues la luz viene del Sol a la Tierra a 300.000 Km por segundo. --No me impresiona, todo el camino es cuesta abajo. Un tío va conduciendo, con una tajá de miedo, a las cuatro de la mañana y va su mujer también en el coche: --¡Mariano, ten cuidado! --¡Tú tranquila, hip, que yo controlo! --¡Mariano, Mariano!, ¿Cuidado, una curva cerrada! --¿Y qué te creías, que a las cuadro de la bañara iba a estar abierta? Un borracho, está en el consultorio del médico. Éste le trata de demostrar que tomar alcohol perjudica seriamente la salud. El médico coge una lombriz, primero la mete en un vaso con agua y la saca. No pasa nada. Luego la sumerge en un vaso con vino, y la lombriz se muere en pocos segun dos. Dice entonces a su hetílico paciente: --¿Ves lo que os pasa a los que bebéis mucho? --Sí, doctor: ¡Nunca tendremos lombrices!... --Doctor me siento mal, todo me da vueltas, además me arde el corazón. --Mire, señora, primero yo soy camarero, segundo, usted no esta enferma sino borracha, y en tercer lugar no le arde el corazón, tiene una teta en el cenicero. Un señor llega al médico y le dice: --Doctor, ¿Cómo han salido los análisis? Y le contesta el doctor: --Tiene usted un 98% de alcohol en la sangre. --¿Sólo 98%? ¡Joder, el puto hielo! En una fiesta: --¡Muchacha, el licor la hacer verse más bonita! --Gracias, pero no he bebido ni una copa. --Usted no, pero yo sí... Ba un borracho por la calle, cuando observa a una mujer que viene en senti do contrario. Levanta la cabeza, y a voz en cuello grita: --¡Adiós, fea! Y la mujer, notoriamente ofendida, grita a su vez: --¡Adiós borracho! Y el borrachín: --¡Sí, sí, pero a mí se me pasa mañana..., ja, ja,ja! Un borracho está sentado en una esquina y llega un policía y le pregunta: --Señor, ¿Ha visto usted a un tipo doblar la esquina? Y le responde el borracho: --No sé, cuando yo he llegado la esquina estaba ya doblada.

Llega un tipo a su casa, de madrugada, y cayéndose de borracho, y le dice co n voz estropajosa a su mujer: --¡Berta!...,¡Voy a amarte! --¡Si quieres vete a Júpiter, cabrón, pero a mí déjame dormir! Un borracho, está meando en la calle y le cae Leyla (La ley, la policía). --¿Qué haces inmoral? --¿Pues no ves que estoy meando? --¡Te toca una multa de 25 dólares por mear en la calle! Despreocupado, el borracho le paga y sigue meando tan campante. --Pero oiga, usted me ha dado 50! --¡Pueshsh mea tú tambieeeen, compañeeroo! Un hombre llega muy borracho a su casa. A los diez minutos, se levanta y va al baño. Cuando vuelve, asombrado, le dice a su esposa: --Vieja, no me vas a creer, ha ocurrido un milagro. He abierto la puerta del baño y la luz se ha encendido sola. A lo que la esposa le responde: --¡Viejo idiota!, ¡Otra vez te has meado en la heladera! Llega un borracho a su casa, a las cuatro de la mañana, con una caja grande. Su mujer, que lo estaba esperando, le pregunta: --¿Pero qué es lo que traes ahí? El borracho empieza a abrir la caja y saca llantas de ruedas de coche. --¡Mira lo que me he comprado! La mujer le dice en son de burla: --¡Estás tan borracho que has comprado llantas sin tener coche! El borracho le responde: --No me critiques, porque tú te compras sostenes y yo no te digo nada... te.

Salen dos tíos de un bar, a las siete de la mañana, con un melocotón impresionan

Por la calle ven a un loco de esos que salen a hacer footing por las mañanas , tumbado boca abajo y haciendo fondos. Y le dice un borracho al otro: --¡Ótia massho, tú y yo iremossh cepossh, pero mira esshe deggraciao, que l'han quitao la tía y aún sshigue jodiendo!

ito"!

Estaban dos borrachos en un bar y uno le pregunta al otro: --Oiga compadre, hip, ¿Por qué a usted le gusta beber? Y el otro le contesta: --Pos para verme más guapo, bello y hermoso. El primer borracho vuelve a preguntar: --Y, ¿Por qué dice que se ve más guapo, bello y hermoso? --Pos, porque cuando llego a mi casa mi mujer me dice: "¡muy bonito, muy bon

Antonio ha bebido tanto, que termina con una borrachera histórica. Tanta es la juerga que se ha montado, que se va a su casa, arrastrándose por toda la calle. A la mañana siguiente, se levanta con una descomunal resaca, y su esposa le dice: --¡Qué cogorza tan tremenda te cogiste ayer! Y él responde: --¿Eh? ¿Yo? ¡Qué va! --¿Ah que no? ¡No me digas! Pues mira, esta mañana ha venido el dueño del Bar a tr aerte la silla de ruedas, que te dejaste allí. Sale un borracho casi ahogado de una cantina, y en el primer banco del primer p arque, se cae boca abajo y se queda profundamente dormido.

En eso, pasa un pervertido, y lo ve totalmente inutilizado. Entonces, le quita los pantalones y... ¡ZAS! ¡Se la empuja por detrás! Como el borracho ni se movió, el pervertido se conmueve, le mete un billete de $10 en el bolsillo y se marcha. Al día siguiente, despierta el borracho sintiéndose muy mal y le ruega a la Vi rgencita que lo ayude, se empieza a rebuscar en los bolsillos y dice: --¡MILAGRO! ¡MILAGRO! Corre a la cantina, pide cinco tequilas, se los toma, y se vuelve a poner hasta los topes... Otra vez sale de la cantina, cae en el mismo banco, del mismo parque, y se vuelve a quedar dormido y... ¡ZAS! Le vuelve a dar por el culo el pervertido. Ahora, el degenerado, le deja un billete de $20. Despierta todo hecho polvo, se revisa los bolsillos otra vez, esperando ot ro milagro, y al encontrarse el billete, se va alegremente a la cantina, y pide 10 tequilas... Y otra vez hasta el culo de alcohol, otra vez en el banco, y otra vez le d an por detrás. Pero esta tercera vez, el pervertido le deja un billete de $50. Al día siguiente, al darse cuenta, el borracho emocionado, corre a la cantin a, y muy orondo, le dice al cantinero: --¡Sírveme UNA BOTELLA DE Whisky! El cantinero le dice: --¡Enséñame primero el dinero! ¡Nadie cambia así como así de un trago! El borracho, le paga con los cincuenta dólares y le dice: --¿Sabes...? Ahora te he pedido whisky, porque he notado que tomando tanto t equila, me quema mucho el culo... Entra un borracho a un bar, repleto de gente, y de sopetón dice: --¡Todos los que estáis aquí dentro sois unos hijos de puta! Entonces, se levanta un negro de 2,10m. de alto, y le da tal paliza que lo deja tirado en el suelo. Al día siguiente, se repite la historia, entra a la cantina y grita: --¡Todos sois unos grandísimos hijos de puta! Y el negro, se vuelve a levantar y lo deja muchísimo peor que el día anterior. Al tercer día, entra otra vez al bar y grita: --Todos los que estáis aquí sois unos hijos de puta..., menos el negro! Y el negro le dice: --¡A mí nadie me discrimina, saco de mierda! Un tipo, borracho como una cuba, llega a un edificio a las tres de la mañana , y observa con curiosidad el portero automático. Levanta el dedo índice, cierra los ojos, y se abalanza contra el intercomuni cador consiguiendo pulsar un botón. Al cabo de unos segundos, una voz le responde: --¿Diga? --Holá, ¡hip!, buerasss nosssesss, ¿está Pepe? --¡NO!, -le grita la voz malhumorada-, y le cuelgan violentamente. --¡Buero, buero, hics!, tampoco es pa ponerse asín. -dice el borracho. Levanta el dedo índice de nuevo, y lo deja caer otra vez al azar sobre el pa nel de botones. Al cabo de unos segundos, oye una voz: --¿Quién es? --¿Está Pepe en casa, ssseñora? --¿Sabe usted qué hora es, impertinente? --Lasss... cuadro de la bañana. --¡Váyase ahora mismo de aquí, si no quiere que llame a la policía, borracho! --Con lo que me ha costado, vieja ¡hip! ¡histérica! Levanta nuevamente el dedo índice, apunta hacia el centro del panel y se vue lve a apoyar, con todo su peso, apretando, de paso, otro botón. Al cabo de unos segundos, le responden: --¿Siii?

--Bueras doches, ¡hip!, ¿Está Pepe en casa? --No, anda de juerga con sus amigotes, y no sé dónde puede estar, ¿Quién lo llama? Entonces el borracho, con el rostro iluminado por la esperanza, responde a gritos: --¡Marííaaa!, ¡hip!, ¡Asómate a la ventana a ver si yo soy tu Pepe! ¡hip!... Un borracho..., pero que digo borracho, un tipo bien pedo va de madrugada para su casa, cuando se tropieza con otro que está más pedo que él, es más, en un estado lamentable. --Hola amigo, ¡Hip!, ¿Está buena la borrachera, ¡Hip!, ¿No? --¡Sip!, -contesta el otro-. ¡Como que daaaaan ganas, hip, de seguirla, hip! --Te invito a mi casa, cabrón, pa echarnos unos chupes más, y seguirla, -dice el primero-. --¿Pues dónde vives?, -pregunta el invitado-. --¡Aquííí!, ¡Hip!, en esa casa blanca, ¡Hip! --¡No puede ser!..., -contesta el otro-, ¡Allí vivo yo! --¿Cóóóómo se te ocurre? ¡Yo vivo en esa casa desde hace 30 años! ¡No uno ni dos, ni ... ¡TREINTA AÑOS!, contesta muy enojado-. Entran en una violenta discusión y ya hasta se van a dar de hostias, cuando deciden llamar a la puerta de la casa para aclarar quien tiene la razón. Al llamar a la puerta, aparece una señora con esa cara furiosa (que todos no rmalmente conocemos), y al ver a ambos dice: --¡Ja, ja, ja!... ¡Bonito par de cabrones! ¡El papa y el hijo igual de borrachos !... ¡Nada más que eso me faltaba! Una señora está preparando una fiesta, pero se le olvidaron los "escargots", ( caracoles marinos), así que le dice al viejo: --Ándale cabrón, agárrate un balde y te me largas a la playa a comprarle a los p escadores unos caracoles para la fiesta... El pobre guey, agarra su balde y se va a la playa..., y ya en la orilla de l mar, una vez comprados los caracoles, se percata de la presencia de su compadr e José que andaba tomando unas cervezas bien acompañado de dos amigas, el cual al ve r al compadre le invita y agarran un colokcón de miedo. Es de madrugada, y el pobre guey despierta en un Motel al lado de una more naza, y dando un gran salto dice: --¡Ay, guey!, ¡La puta fiesta de mi vieja!... ¡Cago en la madre"!... Y sale hecho la madre para su casa, con el balde en las manos. Sube las escaleras, y ya en el último escalón..., se le cae el balde con todos los caracoles, que quedan regados por toda la escalera... En eso, se abre la puerta de su casa y sale su vieja encabronadísima, (más bie n como que bien emputada). El pobre guey se da la vuelta para ver a su vieja, y luego se gira para ve r a los putos caracoles sobre los escalones..., y les dice con voz medio temblor osa por la borrachera y el susto: --Apúrense cabrones..., que ya estamos llegando. a:

Un hombre, con pinta de sabiondo, entra a un restaurante, se sienta y llam

--¡Psst! ¡Camarero, quiero un pollo asado, pero que sea de Monterrey! El camarero, refunfuñando se dice para sí mismo: Y éste quién se cree quién es, pidi endo un pollo de Monterrey..., Entra en la cocina, y coge un pollo asado cualquiera diciendo: Total, qué más da, si el pollo es o no de Monterrey..., Jamás se va a dar cuenta de dónde coño es el pollo. En fin, que sale al comedor con el pollo asado, y se lo sirve al cliente. Éste lo mira, y de pronto le mete el dedo al pollo asado por todo el culo. Después, lentamente, se arrima el dedo a la nariz, inhala profundamente y to do enojadísimo le grita al camarero:

--¡OIGA, LE HE PEDIDO UN POLLO DE MONTERREY, Y USTED ME HA TRAÍDO UNO DE CARTA GENA! ¡ASÍ QUE, O ME TRAE INMEDIATAMENTE UN POLLO ASADO DE MONTERREY, O ME MARCHO AHORA MI SMO! El camarero, creyendo que el hombre le está tomando el pelo, recoge el pollo , se marcha a la cocina y comprueba en las cajas de los pollos de dónde eran éstos. Y, efectivamente, los pollos eran de Cartagena. Sin creerse aún lo que le había pasado, sale a disculparse con el cliente, y a l abrir la puerta de la cocina, ve a un borracho, que estaba en la barra y había e stado observando toda la escena anterior, que se dirige al hombre del pollo regi omontano: --¡Oigha, ¡hip! No le imporhtarhía ¡hip, hip!, metegme a mí ¡hip!, también el dedo po l culo ¡hip!, ¡Es que ¡hip! ahorha no, ¡hip!, me acuegdo, ¡hip!, a dónde vivo ¡hip!, ¡hip!, Llega un borracho a la iglesia, se le acerca al crucifijo, y le dice: --Hey, Chús, dame un dólar por favor. El cura, que lo estaba mirando, se enterneció, y disimuladamente le puso el

dólar.

Al día siguiente, apareció otra vez el borracho, pidió lo mismo, y el cura compa deciéndose otra vez, le puso otro dólar. Pero como la cosa se repitiera durante una semana, el cura decidió cambiar e l crucifijo por uno más pequeño, para engañar al borracho. Al llegar, el borracho se queda mirando atentamente al pequeño crucifijito.. . lo miraba y lo miraba una y otra vez, hasta que se anima a hablarle, y le dice : --¡Eh, niño! ¿tu papá no me ha dejado algo de dinero? Va un borracho por la calle, y se encuentra una monja. Le pega una hostia, la tira al suelo y le dice: --¡Levántate, Batman, y shigue lushando! ta. al).

Dos borrachos, vienen 'que hasta la cara me duele', regresando de una fies Después de un rato de vagabundear, les entran ganas de orinar (como es natur

Comienzan a buscar un lugar para evacuar sus fluídos. De pronto, uno ve un edificio en etapa final de construcción. Se dirigen hac ia allí, y le piden permiso al vigilante. Éste les explica dónde está ubicado el baño: --Sigan este pasillo, al final giren a la derecha, bajen DOS ESCALONES y j usto allí está el baño. Los borrachos, emprenden la marcha, siguiendo las instrucciones, pero se e quivocan y giran a la izquierda; y se encuentran con el hueco destinado para el ascensor. Irremediablemente los borrachos, por la fuerza de su propio peso, caen al vacío estrepitosamente. Todo maltrechos por el golpe, reacciona uno de los borrachos y le dice al otro: --¡A la verga, compadre! ¿Nos meamos aquí mismo, o le echamos huevos con el otro escalón? Dos borrachos, deciden atracar un banco, pero en su ebriedad ya llevaban t res horas y no habían encontrado ninguno. De pronto dice uno: --¡Mira!, ¡Aquí hay uno!, ¡Entremos! Entran, y empiezan a registrar todo el lugar; pero después de un buen rato d e escudriñarlo todo, y no encontrar la caja fuerte, uno de ellos replica: --¡Ya que no podemos robar nada, vamos a comernos todas las uvas que hay en el congelador! Y en efecto, se las zampan.

Al día siguiente, aparece en los titulares de todos los diarios: "MACABRO ROBO EN UN BANCO DE OJOS". Iban dos borrachos por la noche, buscando un lugar para quedarse y dormir la mona. Llegan a la estación del tren, y deciden quedarse allí mismo: uno en un vagón y el otro sobre la vía. Por la noche, pasa el tren y agarra al pobre borracho que estaba durmiendo en los raíles, dejándolo desparramado a lo largo de unos cinco metros. Al día siguiente, se levanta el que había dormido en el vagón y ve los restos de su compadre: --¡Eeehh, goombadre! ¡qué desarma'o pa dormir es usté'!... Ésto es un borracho, de esos que siempre hay en las fiestas de los pueblos, se acerca al tiro al blanco, y dice: --Dagme tregs tiguitos, ¡Hip! Y pone encima de la mesa 100 pelas. --Señor, por ese dinero puedo darle cuatro. --Yo sólo necesito tregs. Le dan la escopeta, y con el colocón que llevaba, el cañón se movía más que la batut a del Cobos. Entre traspiés y traspiés, el borracho dispara sus tres tiros, y hace tres dia nas. --Ahoga quiego mi premio. El dueño le dice al encargado: --Anda, dale a este tío borracho la tortuga esa que tenemos desde hace 7 mes es, porque nadie quiere llevársela. Al dia siguiente, el borracho viene con las mismas y vuelve a hacer tres d ianas, y dice: --Ahoga quiego mi premio, pero si es otro bocadillo, que esté menos duro que el de ayer. gar.

Un tío va a un bar, y tras pasarse la tarde bebiendo intenta largarse sin pa El camarero le grita: --¡OIGA! ¡Que no se ha acordado de pagar! --Normal, es que bebo para olvidar.

Está un borracho, restregando un supositorio contra la puerta de su casa, co mo intentando abrirla. En eso pasa un vecino y le dice: --Pero Hugo, ¿Qué haces aplastando ese supositorio contra la puerta? Y el borracho: --¡Mierda!, ¿dónde coño habré metido la llave? Entran dos rubias imponentes en una discoteca, y un borracho las ve y deci de hacerse a la mar. Empieza, entonces audazmente a seguirlas, con porte de gran seductor. Ellas lo ven y comienzan a huir solapadamente de él. Y recorren toda la disc o: Que el borracho las sigue, que las rubias corren. De pronto, una decide plantársele y le dice: --¿Se puede saber qué quiere? Emocionado, responde el borracho: --¡Ah!, ¿Pero puedo elegir? Llega un borracho a su casa, a las 5:30 de la mañana, y cuando entra en su h abitación, se encuentra a su mujer que le dice: --¿Qué son estas horas de llegar?, ¡Ya ni dejas descansar tranquila a una! ¡Carajo !

--¿Pero... quién es ese hombre que está en mi cama? --¡No, no me cambies de conversación!... Un borracho llega a la puerta de un hostal y comienza a gritar: --¡RAMERAAAA! Al no contestar nadie, repite: --¡RAMMERAAAAA, CABRONAAAAA! ¡Abre la puerta, que es tu inquilinooooooo! Las luces del vecindario comenzaron a encenderse, y muchos curiosos aparec ieron por todas partes: --¡RAMERAAAAAA CABRONAAAAAAA!, ¡Abre la puerta que es tu inquilino! En eso, aparece la dueña del lugar y le grita: --¡Borracho hijo de puta!, ¿Cuántas veces te tengo que decir que mi nombre es RA MONA CABRERA? Llega un borracho a su casa y, al no encontrar la llave de la puerta, comi enza a gritar: --¡ABRADACADABRA! ¡ABRACADABRA! ¡ABRACADABRA! ¡ABRACADABRA! Entonces los vecinos, al escuchar un escándalo tan tremendo, llaman a la pol icía. Llega un oficial, y le dice al sujeto: --Oiga, señor, ¿Por qué está gritando en la puerta de su casa ABRACADABRA? Y el borracho le dice: --Disculpe, oficial, y comienza a gritar: --¡ABRE CABRONA! ¡ABRE CABRONAAA!... Un tío que llevaba una tajá descomunal, estaba aporreando una farola al tiempo que gritaba: --¡Maríííía, aaaaabre! Se acerca un transeúnte, y le dice: --¿Pero usted qué hace? --Pues ya ve, a ver si me abre la puerta mi esposa. --¡Usted está borracho!, ¡Pero si ahí dentro no hay nadie! --Cómo que no?, ¿Entonces por qué hay luz? Venía un señor sin brazos, acompañado por dos nenas extremadamente "fornicables"

.

Cuando pasan frente a un bar, sale un borracho y le grita al minusválido: --¡Hijueputa! ¿Cómo lo haces, cabrón? Y el minusválido, muy orondo le contesta: --Pues ya ves: cada cuál tiene su pegue. Y el borracho: --¡No, hijueputa! ¡Para limpiarte el culo! Iba un borracho conduciendo su coche, acompañado por su mujer. En eso, suena una sirena tras el auto, el borracho se detiene, y se acerca un policía de tráfico a la ventanilla. El agente le solicita: --Permiso para conducir, señor. Y el borracho le dice a su mujer: --Vieja, pásate atrás que va a manejar el señor...

En la discoteca, una mujer está sentada cómodamente, cuando de pronto percibe un fuerte olor a mierda. Se concentra para adivinar dónde está el foco de la peste, y encuentra que es un tipo que lleva una gran borrachera. --Oiga señor, ¿Usted se ha cagado? --¡Hip!, sí señora, -le dice el borracho con voz temblorosa-. --¿Y por qué no va a limpiarse? --¡Hip!, porque no he terminado todavía.

Es Navidad, y hay dos hombres completamente borrachos en la plaza mayor. En esto que ven a un hombre vestido de rojo con una enorme barba blanca. --¡Mira, Papá Noé! --¡No, ni mamá tampoco! Pasa una señora, que va a la misa de 7:00 am y se encuentra en el suelo a un borrachito, y la mujer, con mucho cuidado, le da la vuelta y le dice: --¡Cochino, apestoso, hediondo! Y el borrachito le responde: --Seño..., si es una adivinanza, ¡Es el culo! Dos borrachos conversando en un bar. Le dice el uno al otro: --En mi casa siempre digo yo la última palabra. --¿Y cuál es? --Lo que tú digas, cariño. El guardián del parque, hacía su ronda, como de costumbre, cuando de pronto ob serva a dos personas que están en una extraña posición. Uno agarrado de un poste con l os pantalones bajados y el otro introduciéndole un dedo por detrás. --¿Qué significa esto? -pregunta el guarda-. El que estaba metiéndole el dedo al otro, sin inmutarse y medio borracho le contestó: --Lo que pasa es que mi amigo se siente mal y quiere vomitar, y yo estoy a yudándole. --Pero metiéndole un dedo Por el culo, no va a vomitar, -dijo el guardián sorp rendido-. A lo que el borrachito le contestó: --DEJE USTED QUE YO LE SAQUE EL DEDO DEL CULO, Y SE LO META EN LA BOCA, A VER SI NO VA A VOMITAR. Un hombre llega a la barra, y le dice al CAMARERO: camarero, sírveme un trago doble que me quiero pillar una buena tajá. A lo que el camarero le dice: --En esta taberna no le recomiendo que se emborrache usted, porque viene u n hombre con una carreta que se lleva a todo borracho, que se quede dormido, al callejón y se lo viola. El hombre, incrédulo, siguió bebiendo, y al cabo de unas horas se despierta y ve a un tío que lo lleva en una carreta. El borracho pregunta: --¿A dónde me llevas?, ¡hip! A lo que el otro le responde: --¡Si ya te traigo! Se encuentran dos compadres: --¿Qué tal, compadre, cómo te fue anoche? --¡Joder, compadre, anoche me puse las botas, en una casa de muñequitas increíbl e, ¡Qué mujeres compadre!, ¡Bebida genuina compadre!, ¡Precios muy razonables compadre!, ¡Y los inodoros compadre, fíjate, de oro macizo! --Ésa si que no te la creo, compadre. --Mira, toma esta tarjeta, y habla por teléfono. --¿Buenooo? --Cueros sociedad anónima... A sus órdenes. --Perdone, caballero, me dicen que hay ahí muchachas hermosas. --En efecto. --Que la bebida es genuina. --En efecto. --Y que los inodoros, son de oro macizo. --¡CONDENADO CABRÓN, HIJO DE PUTA..., USTED FUE EL QUE SE ORINÓ ANOCHE EN EL SAX OFÓN!

Dos borrachos, caminaban por las vías del tren y uno de ellos observó una montaña de f ideos con tuco que alguien había arrojado sobre un pastizal. Como estaba muy hambriento, se los engulló en un santiamén. El otro, con visible cara de repugnancia, comenzó a sermonearlo: -¡Eh compadre!, ¿Cómo haces eso?, ¿Quién tiró eso ahí?, ¿Y si estaban envenenados, o l estado? ¡Te puedes enfermar, las ratas pueden haberlos contaminado, los perros y los gatos meado!, ¿Estás remamado? Tanto dijo y dijo, que el primer borracho vomitó todo lo que había ingerido. Al terminar, el otro se comió la montaña de vómito con gran placer. El borracho, sorprendido, le preguntó al sermoneador: --¿Cómo, ahora no te dan asco? Y la respuesta fue: --No, ¡Calentitos, no! Entre dos borrachos: --Cada vez que vengo al bar, mi mujer está una semana sin hablarme. --¿Vienes muchas veces al bar? --Una vez a la semana. Una mujer a su marido: --¿A dónde vas, Paco? --A la taberna. --Pues pégame ahora, que luego me despiertas. Después de una noche movida, dos borrachos regresan a casa a primera hora de la mañana. En el portal de uno de ellos se despiden. --Oye, sobre todo, de ninguna manera le digas a tu familia dónde hemos estad o esta noche, ¿De acuerdo? --De acuerdo, pero al menos podrías decírmelo a mí que soy tu amigo...¿Dónde hemos e stado? Entra un borracho a un bar y dice, claro está, con voz de hebrio: --Toss los que esteiss a la issquierda... soiss unoss cabronesss... Y toss loss que esteiss a la derechssa... soiss unoss jilipollass... Salta uno y dice: --¡EH! Oiga, perdone, ¡que yo no soy un cabrón! --¡Puesss ponte aqui a la derechssa jilipollasss! Un borracho al que lo paran en un control de tráfico: --¿PERO HOMBRE QUÉ HACE USTED CIRCULANDO EN SENTIDO CONTRARIO? ¿No vé usted las fl

echas?

El otro, que llevaba una cogorza de miedo, responde: --¡Yo, tal y como voy ahora, no veo ni a los indios que son más grandes!

Un cura estaba dando misa, y en el último banco, estaba un borracho que asis tía también a la eucaristía. Cuando llegó la hora de la consagración del vino, el cura levanta el cáliz y el borracho grita: --¡A ÉSA TE INVITO YO! EL CURA QUE ESTABA DENTRO del confesionario, -pues había dos-, le dice: --¡Cha, silencio que estamos en misa! A lo que el borracho responde: --TRANQUILO HOMBRE, QUE CUANDO TERMINES Y SALGAS DEL WATER, A Tí TAMBIÉN TE PA GO OTRA! El señor ha llegado bastante cargado a casa esa noche.

Cuando se despierta tiene una resaca pegajosa. --¡Señora! ¿Qué hace usted en mi cama? -pregunta aturdido a la mujer que yace a su lado-. --Pues... la cama es cómoda, la habitación es muy bonita y además soy tu mujer. Tres sujetos van a una fiesta al pueblo vecino, y se agarran una cogorza i mpresionante. En el trayecto de vuelta, se pierden, y andando, andando, llegan a la vía de l tren y comienzan a caminar por ella. Dice el primero: --¡Uff! ¡Qué escalera más cansada! ¡Qué separados tiene los escalones! Dice el segundo: --¡Y qué pasamanos más bajos tiene! De pronto aparece a lo lejos la luz de un tren, y dice el tercero: --¡No os preocupéis, que ahí viene el ascensor! Un borracho llega a un bar y pregunta por el servicio. El camarero le informa: "Al fondo a la izquierda, pero ten cuidado que se ha ido la luz y no se ve bien"... Total que se va el borracho para el servicio dando tumbos. Al entrar, hay un negro orinando y, como no se veía nada, sin querer, el bor racho le coge el tema al hombre y éste, que se mosquea, lo coge y empieza a darle guantazos, boom, boom, como si fuese una pelota de ping-pong, de un lado a otro. Finalmente, el borrachín sale del servicio todo magullado y se topa con otro que va llegando, que le pregunta: --Oye, ¿El servicio? --Al fondo a la izquierda. ¡Pero ten cuidado que hay un cable pelado que peg a unas sacudidas que no veas! i:

Un borracho, con aspecto lamentable y sin poderse ya sostener, para un tax --A dónde le llevo? -dice el taxista cuando el hombre consigue entrar-. --A mi casssssa. --Hombre..., si no me da mas detalles... --Pues bueno..., al cuarto de baño... Un tío un poco borracho coge un taxi y cuando llega a su casa dice: --¿Cuánto es? --¡Mil pesetas, señor! El tipo le da una sola moneda de quinientas, y el taxista dice: --Perdone, me ha dado usted sólo quinientas. --¿Te crees que tú vas a venir de balde?

Eran 3 tipos y uno estaba re borracho,entonces se fueron a un hotel con 3 minas: uno con una rubia, el otro con una morocha y al borracho le dieron una muñe ca hinchable. Al día siguiente uno de los tipos dice: --Con esa rubia... ¡lo pasé espléndido! El otro dice: --Esa morocha me hizo ver las estrellas. Y le preguntan al borracho: --¿Y tú, cómo lo has pasado? --Iba todo re bien hasta que le mordí una teta se tiró un pedo y salió bolando. Éste es un hombre que llega a su casa a las tres de la mañana, y como a parte de estar borracho perdido había obras en el portal de la casa, se tropieza contra un saco de yeso, y al entrar en casa, va la mujer y le dice: --¡Yiiiii Pepe, ¡cómo vienes de blanco! A lo que pepe le dice: --¡Pues anda que de tinto!

{La oración del borracho} San Viernes divino, San Viernes amado, cuida mi intestino, el grueso y el delgado. Protege mi páncreas, beba lo que beba, que no sea esta noche mi última peda. Mi hígado encomiendo a tu Santa mano, y lo que estoy bebiendo lo orine sin daño. Permite que no se nuble mi vista, porque después de unos pistos me caigo en la pista. Que al pagar la cuenta cuides mucho mi dinero, porque tengo unos amigos que no dan ni pa'l mesero. Y al salir del bar no me desampares, por que si manejo pedo..., me parto la madre. Permíteme ver la luz al otro día, pero sin que me hayan dejado tirado en la esquina. Líbrame de cruda diarrea y jaqueca, quítame la agrura y la boca seca. Permíteme concentrar mi ruta y camino, porque luego no recuerdo..., ni sé donde vivo. San viernes bendito, te invoco a mi lado, que por el chiquito no evacue aguado. Que así sea. Esta novena es milagrosa..., ¡SALUD!, ¡HIP! * CHISTES DE ANIMALES Se encuentran un dinosaurio y una dinosauria, y le dice el dinosaurio: --ME ACABO DE BEBER UN LAGO; ME ACABO DE COMER UN BOSQUE, Y lo que más me ap etecería ahora, es hechar un polvo. La dinosauria se le queda mirando y le dice: --Pues ya, lo siento, pero es que tengo el siglo. Un día, un león va rugiendo por toda la jungla, agarra a un mono por el cuello y le dice: --¡Quién es el rey de la selva! Y el mono le dice: --Tú señor león, tú. Y el león siguió su camino. Luego el león se encuentra con una jirafa y la muerde en el cuello y le grit a: --¿Quién es el rey de la selva?

Y la jirafa le dice: Tú señor león, tú. Luego el león sigue su camino, pero ahora se encuentra con un elefante y el león ruge. En el momento en que el león ruge el elefante lo agarra con la trompa y lo tira al suelo, lo pisa lo vuelve a tirar y lo pisa nuevamente y después lo suelta. En eso el león se levanta, mira al elefante mientras se sacude y le dice: --Si no te sabes la respuesta, no te tienes que poner así. Una reunión en medio de la selva: El león que era el jefe se pone a dar un discurso: --Bueno compañeros, como este año hemos tenido un buen año de lluvias, vamos a h acer una gran fiesta. De repente la rana dice: --¡Eso! ¡Fiesta! El león pide silencio y continúa: --Además tendremos música y... La rana: --¡Eso! ¡Fiesta! ¿SILENCIO, -DIJO EL LEÓN-. HABRÁ COMIDA Y bebida para todos! La rana: --¿ESO!, ¡FIESTA! El león que se cabrea, se queda mirando para la rana y dice: --¡Pero cierto bicho verde, de ojos saltones y boca algo grande, se quedará si n venir a la fiesta!. A lo que la rana contesta: ¿Eso!, ¡Que se joda el cocodrilo! En la selva, se le ocurre al león, que como era eas, y escribir versos. Habiendo escrito ya muchos poemas, ordenó selva. Y comenzó: --Hiena... chúpame las venas. -Y la hiena --Coneja... chúpame la oreja. -Y llegó la --Lagartija..., ¡Cobarde!, ¡No huyas! eptó.

el rey era el único que podía tener id llamar a todos los animales de la le chupó las venas-. coneja y le chupó la oreja.

A un famoso guitarrista, le propusieron dar un concierto en Kenya, y éste ac

Cogió el avión, y cuando sobrevolaban la selva, éste se estrelló. Sólo sobrevivieron el guitarrista y su guitarra. Al rato, se le acercó un león con cara de hambriento, y luego otro, y otro, y otro... En ese momento, él recordó haber leído que la música calmaba a los animales, y muy nervioso se puso a interpretar una canción muy dulce. Los leones, se calmaron y se tumbaron a su alrededor, y el músico se tranqui lizó pensando que se había salvado de morir devorado. De repente, de entre los árboles surgió un león enorme y furioso, y se almorzó al guitarrista de un bocado, y uno de los primeros leones le dijo a otro: --¿Ves? ¡Te dije que el sordo nos iba a arruinar el concierto! Dos pijos en un safari en la selva. Sale un león y salta sobre uno de ellos, que le grita al otro: --¡Dispara! --¡No puedo, se me ha acabado la película! En esto, que estaban un burro y un león, que se llevaban de marabilla, pasea ndo por la selva. El león iva diciendo:

--¡uy, que hambre tengo! Si encontrara un rico ciervo para merendar... Y el burro decía: --Sí, y si yo encontrara un estanque en dónde beber... Iban paseando tan absortos, que el burro y el león, hablando y hablando, se caen en un pozo. Pasan los días, y el león y el burro seguían en el fondo del pozo, Y el león le di ce al burro: --¡Mmmmm, burrito! ¡Qué carita de ciervo se te está poniendo!... En una feria, una de las atracciones es una caseta en la que hay un elefan te y previo pago de una entrada de 100ptas, se recompensará con 20.000ptas a aquel que consiga que el elefante mueva la cabeza. Los más fuertotes del pueblo han probado a tirarle de la trompa, colgársele d e las orejas, etc. pero nada. Finalmente, entra un enano, paga la entrada , pilla dos piedras y golpea c on ellas al elefante en sus partes nobles. El elefante no sólo mueve la cabeza, sino todo el cuerpo, y vamos que casi t ira la caseta. El enano se lleva el premio. Al año siguiente, está de nuevo la misma atracción. Después del fracaso de los mas forzudos, entra el enano, pero el dueño se opon e diciendo: --Usted no puede entrar, que el año pasado tuve que gastarme un dineral en 1 0 litros de penicilina. --¿Y si lo hago sin tocar al elefante? --Bueno, si no lo toca, lo dejo. El enano, pilla de nuevo dos piedras, se pone frente al elefante, lo mira , golpea una piedra contra la otra y dice: --¿Te acuerdas del año pasado? A lo que el elefante asiente con la cabeza. Una hormiga liga con un elefante, y al dia siguiente al despertar se encue ntra con que el elefante ha muerto. --¡Qué mierda de vida! ¡Una noche de pasión, y luego te pasas la vida cavando una tumba! Un elefante pregunta a un camello: --¿Por qué tienes las tetas en la espalda? --Extraña pregunta..., -le responde el camello-, viniendo de alguien que tie ne la polla en la cara... --¿Tú sabías que se utilizan 6000 elefantes cada año para hacer teclas de pianos? --Jo, los elefantes se pueden amaestrar para que hagan de todo, ¿Eh? --¿Cómo matarías a un elefante azul? --Con un rifle para matar elefantes azules. --¿Cómo matarías a un elefante rojo? --Lo estrangularía hasta que se pusiera azul, y entonces le dispararía con el rifle para elefantes azules. --¿Cómo matarías a un elefante verde? --Le contaría chistes obscenos, hasta que se pusiera rojo, lo estrangularía ha sta que se pusiera azul, y entonces le dispararía con el rifle para elefantes azul es. --¿Cómo matarías a un elefante amarillo? --¡Idiota, no hay elefantes amarillos! --¿Cómo sabrías si hay un elefante en tu nevera? --Por las huellas en la mantequilla. --¿Cómo sabrías si hay dos elefantes en tu nevera? --Porque hay dos rastros en la mantequilla.

--¿Cómo sabrías si hay tres elefantes en tu nevera? --Porque no puedes cerrarla. --¿Cómo sabrías si hay cuatro elefantes en tu nevera? --Porque el seiscientos estaría aparcado fuera. --¿Cómo meterías cuatro elefantes en un seiscientos? --Dos delante y dos detrás. --¿Por qué hay tantos elefantes en la selva? --Porque no todos caben en tu nevera. --¿Sabes por qué los elefantes se pintan los pies de amarillo? --Para esconderse dentro de los tarros de mostaza. --¿Has visto alguna vez un elefante en un tarro de mostaza? --No. --¿Ves cómo funciona? --¿Qué pasa si cruzas un elefante con un canguro? --Que llenas Australia de agujeros. --¿Cuál es el órgano sexual de un elefante? --Su pata..., ¡Si te pisa, te jode! --¿Qué le darías a un elefante con diarrea? --¡Mucho, mucho espacio! Un tipo se compra un tigre de Bengala, con la finalidad de hacerse rico ex hibiéndolo en su país. Alquila un local y anuncia el espectáculo: --¡VEA TIGRE DE BENGALA POR $50! Nadie va a verlo, por lo que el tipo piensa que tal vez el precio es algo alto y cambia el anuncio: --¡VEA TIGRE DE BENGALA POR $25! Nadie va, por lo que sigue el tipo bajando: --¡VEA TIGRE DE BENGALA POR SOLO $10! Tampoco nadie va esta vez, por lo que anunció: --¡VEA TIGRE DE BENGALA GRATIS! El local resultó pequeño para la gente que quería ver al tigre, cientos de perso nas para contemplar al tigre. El tipo, cierra todas las puertas del local y anuncia: --¡SALIDA DEL LOCAL $100!, ¡SI NO SUELTO AL TIGRE! --¡Ah!, ¿Pero tú no sabes lo que es fornicar? ? -le dice un gatito a otro-. Mira, esta tarde te vienes con mi pandilla y ya verás cómo se hace. Avanza la pandilla de gatos tan pimpante, cuando por la esquina de la cal le aparece un perro. El perro les persigue y no encuentran mejor modo de esquivarle que dar vue ltas en torno a la manzana. Cuando ya está cansadísimo, dice el gato a sus nuevos amigos: --¡Oye, yo fornico una vuelta más y me voy, ¿Eh?! Un gato naco y pobre, y una gata fresa y presumida, se encuentran: --Minina, minina ¿Jugamos con el hilo? --¡Ay, qué corriente eres! No se dice hilo: Se dice estambre. Y no, no quiero. Tristemente, el felino se aleja, pero más tarde regresa: --Gatita, gatita ¿Jugamos en el pasto? --¡Mmm, ¡Pero qué ignorante eres! No se dice pasto: se dice césped. ¡Y no, no quiero! El micho, ya todo desilusionado, se sienta enfrente de la gata.

De pronto, pasa un ratón en medio de los dos y dice el gato: --Gatita, gatita, ¿Cogemos al ratón? --¡Ufff, pero qué naco eres! No se dice al ratón: se dice al rato; ¡Y sí!... ¡Sí quie Dos vecinos que se encuentran: --¡Oye, que mi gato ha matado a tu perro! --¿Pero qué dices, idiota?, ¿Si mi perro es un doberman! --Ah, pero es que mi gato es hidráulico. Lo que pierde al ratón es arrastrar tan largo rabo. {Moraleja animal} Un invierno frío y desapacible, un gorrión pasó dos noches a la intemperie con e l único abrigo que le proporcionaba la rama de un árbol. Convencido de que no podría sobrevivir una tercera noche en esas condiciones, abandonó el árbol en busca de un refugio mejor. Mientras volaba, sentía cómo se le congelaban las alas, hasta que finalmente s e le congelaron del todo y cayó al suelo. Cuando yacía congelándose, se dio cuenta de que esa noche acabaría su vida. Ya suplicando en silencio por una muerte rápida, de repente, en su estado de semiinconsciencia, sintió como era cubierto por un caliente abrigo. Poco después recuperó la consciencia, y vio que una vaca había estercolado gener osamente sobre él. El nuevo soplo de vida y el supremo confort que sintió le hicieron muy feliz , así que comenzó a cantar. Un gato que pasaba por allí oyó los gorjeos, localizó la boniga y cuidadosamente removió los excrementos para descubrir al pequeño gorrión, al que rápidamente se comió de una sentada. Hay tres moralejas en esta historia: 1.- Si alguien se caga en ti, no es necesariamente tu enemigo. 2.- Si alguien te saca de la mierda, no es necesariamente tu amigo. 3.- Si estás con la mierda al cuello, pero feliz, mantén la boca cerrada y no preten das huir de ella. Estaba todo el día hablando con los amigos de cine, hablando de cine en el t rabajo, hablando del cine en casa... Un buen día se decide a ir al cine con su perro. Compra dos entradas y se disponen ambos a ver la película. En una escena el perro se pone a aplaudir con energía. El vecino de butaca, sorprendido, le pregunta: --¡A!, oiga, ¿Es que el perro aplaude con frecuencia? --A mí me extraña tanto como a usted, porque en casa me ha dicho que había leído l as críticas y me dijo que no le gustaba la película. Un ciego está sentado en un banco tomando el sol. De repente se le acerca un perro y le mea encima. Entonces el ciego empieza a acariciarle el lomo. Un hombre que pasaba por allí le dice: --Pero oiga, ¿Cómo le hace mimos a ese perro? ¿Usted se ha dado cuenta de lo que le ha hecho? --Sí, pero es que para darle la patada, primero le tengo que encontrar los h uevos. Dos amigos ven a un perro que se esta lamiendo los cojones. --¡Cómo me gustaría poder hacer eso mismo! --Bueno, pero antes intimarías un poco con el perro, ¿No? Oiga, Oiga, ¿Ese perro es guía? --¡Sí señor! --¡Pues pregúntele el teléfono del ayuntamiento!

Un hombre CONTEMPLA, con diversión, a un niño que va por la plaza montado en u n carrito rojo, llevando puesto un casco de bombero y un impermeable amarillo, c omo un perfecto bombero. Pero lo que más extrañeza le causa, es que el carrito es tirado por un perro... el c ual está amarrado al carrito por los testículos. Acercándose, le dice al niño: --Qué buen carro de bomberos tienes ahí, compañero! ¿Pero no crees que el perro ja laría mejor y mucho más contento si lo amarras del cuello en lugar de los testículos? --Seguro que sí", -replica el niño-, "Pero entonces me quedo sin sirena. ta.

Una niñita le pregunta a su madre si puede sacar a dar una vuelta a la perri

La madre le pide que consulte con su padre, que está trabajando en el garaje, porque cree que la perra esta en celo y podría ser peligroso. La niña obedece y le pregunta a su padre, el cual responde: --Bueno, pero como la perra está en celo, le pasaremos un poco de gasolina p or el lomo para disminuir su olor y no tentar a los perros. Hecho esto, la niña le coloca la correa a la perrita y parte de su casa con ella. A la media hora la nena vuelve con la correa en la mano y el padre alarmad o pregunta por la perra. Y ella le responde: --Se quedó sin gasolina en la otra cuadra y con ella viene un perro muy amab le que la trae empujando. Dos perritos, están esperando ser atendidos en el consultorio veterinario: --¿Para qué te traen? --Me traen para castrarme, porque ayer ARMÉ un lío tremendo: Resulta que salí a pasear por la calle, y justo salió la perrita de la casa de al lado. Yo la vi tan linda y tan llena de rulos, que me puse a cien y me la empujé allí mism o. Entonces mi ama se peleó con su vecina, se enojó conmigo y me trajo aquí. Y dime, ¿Para qué te han traído a tí? --Es que ayer yo también formé un desorden de la hostia: Estaba tranquilamente echado en la habitación, cuando mi ama salió de la ducha envue lta en una toallita, la vi tan blanquita y tan suavecita, que me escité muchísimo, y me la follé allí mismo... --¡Uuhh!, ¿Y también te han traído para castrarte? --No, me traen para recortarme las uñas. Llega un paisano al bar del pueblo y deja atada su perra a un árbol. Al instante, una jauría de perros se arremolina a su alrededor tratando de c onquistarla. En medio de un concierto de ladridos, gruñidos, mordiscos y aullidos, un pol icía entra al bar y pregunta por "el dueño de la perra". El paisano, que se estaba tomando un vaso grande de ginebra, levanta la ma no y dice "yo". --Su perra está alzada -le dice el policía-. --No puede ser: yo la he dejado en el suelo, -responde el paisano-. --Quiero decir que está en celo, -insiste el cana-. --No puede ser..., Yo jamás le he dado motivos..., Ni miro a otras perras, contesta el gaucho-. --¡Digo que está caliente!, ¿Me entiende? --No, no lo entiendo; antes de entrar me he cerciorado de dejarla a la som bra. Desesperado, el policía exclama: --¡Óigame!, ¡Su perra quiere tener relaciones sexuales! El paisano, sin vacilar, le responde:

--¡Métale, métale!..., ¡Siempre quise tener un perro de policía! Un zorro inglés consigue, finalmente, engañar a los perros que le persiguen, a todos menos A uno. Cuando se prepara para salir corriendo se choca, cabeza con cabeza con el perro... Todavía en el suelo se disculpa: --I'm sorry. El perro, espantado, contesta: --I'm perri... Va un cocodrilo caminando, y al ver a un perro, por joderlo le grita: --¡Adiós, bolsa de pulgas! Y el perro, irritadísimo, le grita: --¡Adiós, bolso de mano! --¿Por qué los perros llevan los huesos en la boca? --Porque no tienen bolsillo. Unos caballos de carreras, están en la cuadra charlando: --Pues yo he ganado 3 carreras, de 11 en las que he corrido. --¡Eso no es nada, yo he ganado 5 de 13! --¡Qué tontería, yo he ganado 11 carreras de 20! Entonces un perro que había por allí, dice: --¡Fantasmas! ¡Yo he ganado 96 carreras de 97! --Coño! ¡Un perro que habla! Un tío entra en una tienda de animales y dice: --¿Me da 100 pollitos? Se los dan, y a la semana siguiente entra de nuevo y otra vez pide 100 pol

litos. así va haciendo lo mismo durante un mogollón de semanas, hasta que el dueño de la tien da le dice: --Pero bueno, ¿Qué hace usted con los pollitos? --Pues no sé si es que los planto mal, o los riego poco, pero el caso es que se me mueren todos. Éste es un gnomo que va a una farmacia y pide condones. El dependiente le dice: --¿CONTROL? Y él asustado contesta: --No, sin TROL, sin TROL. Otro gnomo entra en una barbería: --¿Le corto las patillas? --¡Sí hombre!, ¿Y entonces con qué ando?, ¿Con los cojoncillos? Un tipo entra a una tienda de aves exóticas. Tras unos minutos, se queda mirando a al dependiente y le pregunta: --¿Es cara la cacatúa? --Perdone pero no entiendo euskera. Entra un tío en una pajarería, y pregunta. --¿Tienen patos salvajes? --No, pero si quiere le cabreamos a una gallina.

són.

Entre dos señoras aficionadas a las pieles se desarrolla el siguiente diálogo: --Pués de muerto, qué suerte tiene el conejo... desde que se convierte en vi --Pues ya ves, sin embargo la cebra después de morir se transforma en paso de

peatones.

ESTABA EL CERDITO COMIENDO TRANQUILAMENTE, CUANDO LLEGA EL CONEJO MURIÉNDOSE DE RISA: --¡Pobre puerquito... éste es tu último día. Mañana voy a darme un atracón!... Ja, ja ja. Aterrado, el cerdito sólo atina a preguntar: --co... cómo lo saaa... saaabes? --Esta mañana oí que el patrón le dijo a Jacinto: --Mañana le das chicharrón al conejo.... Camino de la feria, un campesino lleva sujeto de un cordel un cerdo. A fal ta de mejor interlocutor, va hablando con él. --Mira, si te portas bien, mañana te traigo una cochina. Responde el cerdo: --¿Oigh? --Hoy no, ¡Mañana! --¡Papá, que el burro se ha caío en el pozo! --¡Pues échale paja, que agua ya tiene! En el jardín del Edén, todos los animales estaban inconformes con alguna parte de su cuerpo. Se quejaban tanto que un día el Señor decidió concederles un deseo. Así, un día los animales formaron una fila para pedir su deseo. Le toca el primer turno a la jirafa: --Tú jirafa, ¿Que deseas? --A mí, Señor, me molesta mucho este cuello tan largo. Me dificulta comer. --Entonces, tendrás un cuello más corto. El elefante se acercó después: --A mí, Señor, redúceme esta trompa tan larga, porque me estorba al comer. Y Dios le concedió el deseo. Entonces, tímidamente, se le acercó el burro. Dios, sorprendido de verlo en la cola, le pregunta: --¿Y tú, burro, de qué te quejas? A lo que el burro le contestó: --Yo no me quejo, Señor..., La que se queja es la burra. Un burro y un mono, naufragan en una isla desierta. Con el tiempo, ya la naturaleza los llamaba, y como los dos andaban urgido s, le dijo el mono al burro: --Oye, burrito, ¿Qué te parece si yo te la meto y después tú a mí? Y como el burro andaba también muy desesperado, le dice: --Está bien, empieza tú. Entonces, el mono se empieza a echar vaselina en la punta del nabo. Extrañado, el burro le pregunta: --Y eso..., ¿Para qué es? Entonces el mono contesta: --Para que resbale, burrito, para que resbale y no te raspe el culo. Al raaaaato de estar el mono dale que dale, el burro dice: --Ya está, ya está..., Ahora sigo yo. Y entonces, el burro se empieza a echar Vick Vaporub en la punta de la pol la, y el monito asustado, le pregunta al burrito: --¿Para qué es eso? ¡Me va a arder! Y el burro contesta: --No, no, es para que no te raspe el pecho. Otro caso de un burro y un mono, que naufragan en una isla desierta. Tras varias semanas de abstinencia forzosa, el burro comenzó a insinuarle a

l mono sobre la conveniencia de "conocerse más íntimamente". El monito, al principio, respondía con evasivas, pero ante la insistencia de l burro (que era muy convincente), le confesó cierto día que su temor era que el tam año de su armamento le hiciese mucho daño. Para tranquilizarlo, el burro le aseguró que él sólo le apoyaría la "puntita" y si le agradaba, y no le dolía, seguiría empujando hasta que se acostumbrase. El monito aceptó, pero con la condición de ser él, el primero en colocarla. El burro aceptó, y el monito se afirmó en sus ancas y le puso la garomba con g ran entusiasmo. Al cabo de un rato, el burro le preguntó: --¿Y, monito, para cuando el clavadón? Algo avergonzado, el monito se esforzó más, y el burro le dijo: --¡Dale, monito, ponme las bolitas! El monito hizo lo pedido, pero el burro le seguía pidiendo más y más. Al poco tiempo, el burro le dijo: --¿Te das cuenta monito de que no duele? Bien, ahora me toca a mí. --Vale, pero con cuidado, ¡Eh! -Respondió el monito-. El burro se acomodó bien, le arrimó el trabuco y se la aplicó por detrás. De inmediato el mono gritó: --¡Ponme las bolitas!, ¡Ponme las bolitas! El burro, muy asombrado, le respondió: --Pero si apenas te he arrimado la puntita. ¿Estás seguro? Y el mono contestó: --¡Ponme las bolitas de los ojos en su sitio, pedazo de burro! Un conejo estaba sentado delante de una cueva escribiendo, cuando aparece un zorro. --Hola, conejo, ¿Qué haces? --Estoy escribiendo una tesis doctoral sobre cómo los conejos comen zorros. --Ja, ja, ja..., ¿Pero qué dices? --¿No te lo crees? Anda, ven conmigo dentro de la cueva... Total, que los dos entran y al cabo de un ratito sale el conejo con la ca lavera del zorro y sigue escribiendo. Al cabo de un rato, aparece un lobo. --Hola, conejo, ¿qué haces? --Estoy escribiendo mi tesis doctoral sobre cómo los conejos comen zorros y lobos. -Ja, ja, ja... ¡Qué bueno, qué chiste mas divertido! -Qué, no te lo crees? ¡Anda, ven dentro de la cueva, que te voy a enseñar algo! Al cabo de un rato, sale el conejo con una calavera de lobo, y empieza otr a vez a escribir. Después llega un oso. --Hola, conejo, ¿qué haces? --Estoy acabando de escribir mi tesis doctoral, sobre cómo los conejos comen zorros, lobos y osos. --¡Eso no te lo crees ni tú! --Bueno, ¿a que no te metes en la cueva conmigo? De nuevo se meten los dos en la cueva y, como era de esperar, un león enorme se tira encima del oso y se lo come. El conejo recoge la calavera del oso, sale fuera y acaba su tesis. Moraleja: Lo importante no es el contenido de tu tesis, sino tu asesor. Un conejito que había cobrado su paga extra de verano, decide ir a una casa de "mal vivir" en su barrio, allí en la selva. Total, que llega y llama a la puerta: --Toc, toc. Le abre la matrona, una leona de esas imponentes, y dice: --¿Qué quiere?

--Pues verá..., hoy he cobrado mi paga extra y he decidido venir a su local a gastarlo en lo mejor que me pueda ofrecer. --Muy bien, -dice la leona, que a visto una buena oportunidad de hacer un buen negocio-. Le puedo ofrecer a Juana, la jirafa, que últimamente está siendo todo un éxito. --Creo que no sería aconsejable, porque tendría que estar saltando todo el tie mpo, cada vez que quisiera meterla. No, no, otra cosa. --Hmmm, también es verdad. Bueno, ¿Y qué tal Gregoria, la elefanta?, desde que se nos unió hemos subido la clientela. --Mmmmm..., No sé, creo que si me la tirara, con lo grande que lo tiene y lo pequeño que yo soy, no sentiría nada, y yo quiero que la muchacha se divierta también . Total, que la leona le sigue ofreciendo sus "productos", pero no encuentra n nada que le vaya bien al conejo, hasta que... --¡Aaah! Ya sé..., Ayer nos llegó una nueva chica, María la boa, que a pesar de se r nueva y por lo tanto ser mas cara, creo que le hará muy feliz. --Sí, sí, María la boa, ¡Yo quiero la boa! El conejito paga sus tropecientos dineros, y se dirije al cuarto de María, l a boa. Al entrar, la boa (Los conejos son para las boas como el chocolate para la s mujeres), lo mira sonriendo y se lo merienda de un sólo bocado. Cuando se echa para digerir su presa, María se pone a pensar: --La verdad es que no sé si esto está bien, mi primer cliente en esta casa y m e lo como... Creo que será mejor no buscarme problemas. Así que... --¡Puaaj! La boa escupe al conejo, que se queda estampado contra la pared, mirando c on cara de asombro, y el conejito dice: --¡COÑO!, ¡CACHO MAMADA! --¿Quién se divierte más?, ¿La gente o los conejos? --Los conejos. --¿Por qué? --Porque hay más conejos que gente. --¿Y por qué hay más conejos que gente? --Porque los conejos se divierten más que la gente. P.- ¿Qué sale del cruce de un burro con un conejo? R.- Los ojos del conejo. Dos amigos granjeros se encuentran: --Hola, ¿Cómo te ha ido? --Pues un poco mal: acabo de comprar un toro porque ya tenía muchas vacas; p ero este toro no resultó muy bueno..., ¡es impotente! --No te preocupes, yo tenía un toro igual, acudí a un buen veterinario y le re cetó unas pastillas pequeñitas, buenísimas; desde la primera le sentaron muy bien. --¡Qué bien! ¿Y cómo se llaman? --¿Cómo se llaman... ¿Cómo se llaman?... La verdad es que no recuerdo pero son roj as y saladitas... Un grupo de cazadores van en un todoterreno, y van a pasar por una granja; el conductor se baja para abrir una puerta en el camino, cuando aparece un gran jero y se ponen a charlar, y el granjero le dice que ya que llevan los fusiles, a ver si le pueden matar un burro que hay enfermo al borde de la carretera, para no tener que llamar al veterinario. El conductor le dice que sí, y cuando se sube al coche, uno de sus amigos le pregunta: --Oye, ¿Qué te ha dicho ese granjero?

El conductor, viendo la oportunidad para gastar una broma, le dice: --Náh, ese tío es un cabrón, dice que no podemos cazar en sus terrenos, así que va mos a putearle, ¿Véis ese burro? Pues ahora que pasamos por su lado, me lo cargo. ¡PAM! Entonces, escucha horrorizado que dicen por detrás: --¡Eso es!, ¡Y ahora la vaca! ¡PAM! --¡Mira, ovejas! ¡PAM! ¡PAM! ¡PAM! ¡PAM! ¡PAM! --¡Oye!, ¡Vamos a cargarnos el depósito del agua! Dos granjeros: --Jo tío, ¿Y esa cara? --Es que me he gastado tres millones en una vaca, y resulta que no le gust an los toros. --Pues llévala al fútbol. Un día se encontraba la vaca flor pastando tranquilamente en el campo, cuand o de pronto percibe que un toro bravo la observa desde el otro lado de la alambr ada. La vaca le coquetea y el toro cruza la cerca. --Hola vaquita, ¿Cómo te llamas? --Me llamo Vaca Flor, pero dime simplemente Vaca, porque la Flor se me que dó en la casa. Y tú, ¿Cómo te llamas? --Me llamo Pancho Huevos, pero dime simplemente Pancho, porque el resto lo dejé en la cerca. Una niña va paseando por el prado, con un toro como una montaña de alto. Un hombre, sorprendido ante esa visión, se le acerca a la niña y le pregunta: --¿Dónde vas con ese toro tan grande? --A cubrir a la vaca. --Y no podría ir tu padre? --¡No señor!, ¡Tiene que ser el toro! Una presentadora de un programa de televisión estaba realizando una entrevis ta a un granjero tratando de saber la razón principal de la enfermedad llamada "de las vacas locas": --Buenas noches, señor... Estamos aquí para obtener información acerca de la razón que causa la enfermedad de las "vacas locas". ¿Tiene usted alguna idea de cuál puede ser el verdadero motivo? El granjero, mirando fijamente a la mujer, le dice: --¿Sabía usted que el toro se coge a la vaca una sola vez al año? La mujer notablemente avergonzada: --Bueno... señor... Esa es una nueva pieza de información... pero, ¿qué relación tie ne ese fenómeno con la enfermedad de las vacas locas? --Bueno, señora... ¿Sabía usted que nosotros, los granjeros, ordeñamos a las vacas CUATRO veces al día? --Señor... esto en realidad es información muy valiosa... pero sigo sin ver la relación con mi consulta. --Pero, señora. Imagínese... Si yo me pongo a jugar con sus tetas CUATRO veces al día y me la COJO SÓLO UNA VEZ AL AÑO... ¿No se volvería usted LOCA? Ésto es un pastor que está con su rebaño de ovejas, y en esto que se acerca una vaca y le dice: --HHOOOLLAAA PAAASTOOOR. El tío que pega un grito de terror sale corriendo; el perro que le sigue, tras 20 Km. El pastor se detiene por fin, exhausto, y el perro que le ve, dice:

--JODER EL SUSTO QUE NOS HA DADO LA VACA. --¿Por qué las vacas no pueden comer cristales? --Porque se les corta la leche. ..

l.

Ya sabéis que el hombre puso nombre a todos los animales "in the beginning". Bueno, pues el caracol le pregunta un día a Adán: --¿Y por qué me llamaste caracol? --Porque cuando te tuve que poner nombre, estabas descansando sobre una co --¡Uf! ¡Menos mal que no me dio por pararme sobre un ajo! Un caracol que va a ver a otro al hospital: --Pero hombre: ¿Qué te ha pasado? --Pues que me ha atropellado una tortuga. --¿Y cómo ha sido eso? --Pues no lo sé... ¡Sucedió todo tan rápido!

Había una vez una tortuguita queriéndose subir a una ramita. Cada vez que llegaba a la punta de la ramita se caía. Así estuvo constantemente subiéndose y cayéndose como 5 veces. De pronto una pareja de pajaritos, que se encontraba en un árbol, cercano co menta: "¿Qué tal si le decimos que es adoptada"? En una calle estrecha, de un pueblecito español, habí un pajarito que estaba p erdidamente enamorado de la pajarita (vecina de enfrente), que también le correspo ndía con un amor inmenso. Podéis imaginar la alegría de los novios, cuando el ayuntamiento decidió pasar u n cable de electricidad entre las dos casas. Cuando anochecía, el pajarito salía de su jaula, atravesaba la calle dando sal titos por encima del cable, se solazaba con la pajarita, y volvía a su jaula sin q ue nadie lo viera. Pero, oh, dolor, vino la compañí eléctrica y conectó la electricidad al cable, jus to cuando el pajarito estaba en la mitad del cable, por lo que éste le arreó una ser ie de sacudidas de cuidado. --Es curioso", -pensó el pajarito con los sesos casi fritos-, "después de tant as veces, aún tiemblo como un principiante. Un ladrón se mete a robar en una bodega. Todo está muy oscuro, y oye una voz que le dice: "Jesús te observa". El ladrón se asusta, pero no ve nada. La voz continúa diciendo: "Jesús te observa... Jesús te observa". Finalmente el ladrón localiza el interruptor de la luz y se encuentra cara a cara con un loro, le da risa y le dice: --Tú eres Jesús? Y el loro responde: --No yo soy Moisés, Jesús es el Rottweiler que está detrás de ti... Pues éste es un butanero, que se baja del camión y oye: ¡Dos al octavo! ¡Dos al octavo! El camionero, como estaba el piso tan alto, pues desistió de ver quien lo ll amaba, y agarró sus dos bombonas, y como resulta que el ascensor estaba jodido, ¡Ahí p ara arriba, por la escalera, con las dos bombonas! Al llegar al octavo , llama a la puerta y le dice a la señora: --Buenos días, aquí tiene sus dos bombonas. --¡Cómo que dos bombonas si yo no he pedido nada!

--¡OIGA, DÉJESE DE BOBADAS! ¡que yo estaba bajando del camión, y de aquí me llamaron para subir dos bombonas! La dueña se queda pensando, y llena de rabia dice: --¡Otra vez la ha vuelto a liar el puto loro! Después de pedirle disculpas al butanero y arreglar la situación, se va la señor a al balcón, coge al loro y justo en la pared de enfrente a la que tenía colgado el crucifijo, clava al animal con las alas abiertas en la pared. Al cabo de un rato, el loro se queda mirando para el crucifijo y dice: --¿CUANTO TIEMPO LLEVAS tú ahí clavado? Dios, desde el crucifijo, le contesta: --Pues unos dos mil años. El loro, al escuchar tal respuesta, exclamó: --¿Hostias! ¿cuántas bombonas pediste?

r:

Están en una isla desierta dos náufragos y un loro. Hace ya semanas que las provisiones escasean y los náufragos empiezan a habla --Oye, ¿Qué tal si matásemos al loro e hiciésemos una paella? El loro que los oye, les contesta: --¿Y por qué no os hacéis una paja y hacemos arroz con leche?

Una cigüeña está en su nido con su hijo, que está llorando : --Mamá, mamá, buaaaah, ¿dónde está papá, snif? --Hijo, tranquilízate, no pasa nada, está haciendo feliz a la panadera llevándol e un niño. La noche siguiente, es el padre el que está solo en el nido con la cría, que e stá llorando otra vez. --Buaaaah, papá, papá, buaaaah, ¿Dónde está mamáááá!... --Deja de llorar, chico, si no pasa nada, se ha ido a llevar alegría a casa del alcalde... La siguiente noche, el padre y la madre están preocupadísimos en el nido, espe rando al pollo, que aparece con cara alegre. --Pero bueno, ¿Qué pasa?, ¿dónde estabas? --Bah, no pasa nada, le estaba dando un susto a una estudiante... En el polo norte vivía una pareja de pingüinos que no podía tener hijitos, por l o que el macho, (por órdenes de su esposa), viajó a Norte-América para intentar adopta r una cría. El viaje fue largo y no tuvo suerte en Alaska, así es que se fue a Miámi, dond e lo único que pudo hacer es robar un huevo de una gallina. De regreso al Polo Norte, en casa, entregó el huevo a su señora, diciéndole que iban a ser padres de un futuro pollito. La pingüina dijo que no le interesaba su cháchara, y se sentó sobre el huevo par a calentarlo. Transcurridos unos días, ¡CRAC!, el huevo se rompió y salió el pollito. Miró a su alrededor y dijo: --¡PU! ¡PU! A lo que la nueva madre respondió: --No, hijo, tú debes decir: "PÍO, PÍO". Y el pollito volvió a decir: --¡PU!, ¡PU!..., ¡PUTA MADRE, QUÉBEBEQUÉQUÉ FRÍBIBIOOOO! En un camino poco transitado, van a cruzarse dos hombres; uno es un señor elegante paseando con la ayuda de un bastón, el otro, un andrajoso m endigo que lleva un pato bajo el hombro. --Pero hombre, ¿Dónde vas con eso? -Dice el del bastón-. --A la feria. --¡Tú cállate, que estoy hablando con el pato! Una señora va por la calle con su gato cuando de repente se le acerca otra s

eñora que le dice: --¿Araña? A lo que ésta le responde: --No, es un gato. Un granjero compra un nuevo gallo y lo mete en el corral. Inmediatamente, al gallo se le empieza a caer la baba al ver tantas gallin as juntas, pero de repente ve a otro gallo, viejo y decrépito, medio escondido en el fondo del gallinero, y rápidamente se dirige a él dispuesto a pegarse. --Oye..., ¿Pero qué vas a hacer? --Te voy a matar, viejo inútil, no hay sitio en este gallinero para los dos. .., De hecho, creo que no hay sitio ni para ti sólo. --¿Pero eso te parece bonito?, ¿Con lo viejo y hecho polvo que estoy? No tengo ninguna posibilidad de sobrevivir, contra un joven fuerte y sano como tú. Además, no hay necesidad de que nos matemos. Mira..., ¿Qué te parece si echamos una carrera? El que gane, se queda con toda s las gallinas; el que pierda, se queda a verlas venir. ¿De acuerdo? --Bueh, pues vale, ¡Ya ves qué miedo!, ¡Tampoco tienes ninguna posibilidad de ga narme!... --Pues mira, vamos a dar tres vueltas al pajar. ¿Qué te parece si me das una v uelta de ventaja? --Ja, ja, ja, ¿Sólo una?, ¡Pero si con lo que cojeas no vas a poder ni acabar la carrera! ¡Ja, ja, ja!, ¡De acuerdo! Total, que empiezan a correr, el gallo viejo tiene que dar dos vueltas y e l joven tres. El joven, inmediatamente toma la delantera, y antes de que el viejo haya c ompletado la primera vuelta, el otro se le está acercando por detrás, y justo en el momento en el que le va a alcanzar, ¡BAM!, ¡BAM!, El gallo joven cae muerto, y se oy e al granjero decir, mientras recarga la escopeta: --¡Mierda, ya son tres los gallos maricas que he comprado este mes!, Y mira que ya es casualidad que todos me persigan al viejo alrededor del pajar, ¡A este p aso nunca lo jubilo!... Había una vez un granjero que tenía un gallinero con 180 gallinas, y estaba bu scando un buen gallo para producir huevos. Un buen día el granjero se desplaza hasta el pueblo cercano, se mete en la g allería y le dice al gallero: --Buenas tardes, quisiera un buen gallo que me pise a todas mis gallinas. A lo que el gallero responde: --¿Cuántas gallinas tiene? --180. -dice el granjero-. Entonces el gallero saca una jaula con un gallo enorme, fibroso, la cresta herizada, ojos azules y un tatuaje en el pecho de los Rolling Stones y le dice al granjero : --Toma este; el Alberto no falla. El granjero se lo lleva y a la mañana siguiente lo saca de la jaula y lo met e en el gallinero. El gallo sale corriendo, caza a la primera gallina, le echa dos polvos, sa le agarra a la segunda, le echa el primero, y cuando le esta echando el segundo se queda frito. El granjero lo mira y dice: --¿Qué me vendió este hijo de puta? me estafó, este puto gallo se cogió dos gallina s y la palmó. Entonces caza al gallo del cogote y se lo lleva al gallero y le explica lo que pasó. El gallero se disculpa y le saca otro gallo negro, con la cresta amarilla, ojos grises, y zapatillas Nike y le dice al granjero: --Éste es el Gabriel, ¡míralo y después me cuentas! El granjero se va y repite la maniobra, lo suelta en el gallinero, el gall o sale desesperado se voltea a la primera gallina de una pasada, agarra a la seg

unda y la emperna, a la tercera le hace el 69 y cuando se está volteando a la cuar ta revienta; ¡Cae muerto en el medio del gallinero! El granjero, envuelto en llamas, caza al gallo de la pata, se lo lleva al gallero y le dice: --¡Escúchame una cosa, pedazo de hijo de puta! ¡Es el segundo gallo que me vende s y revienta. ¿Más vale que me des un gallo como la gente o te prendo fuego el local ! ¿Me entiendes man? (granjero cheto). Entonces el gallero, le saca un gallo de mierda, todo flaco, pelado, sin p lumas, ojeroso, jorobado y con zapatillas topper de lona... y le dice al granjer o: --Mira, es lo único que me queda, se llama tito y llegó de casualidad en un ba rco que vino de África. Y el granjero, re-caliente, se lo lleva igual pensando : --¿Qué mierda voy a hacer con este gallo de pedorro?... Llega, lo suelta en el gallinero, el gallo sale re loco y se voltea a las 180 gallinas, pega una segunda vuelta, se las voltea a todas otra vez..., Sale c orriendo, se voltea al ovejero alemán... y el granjero lo caza del cuello le pega dos sopapos y lo mete en la jaula. --¡Qué fenómeno este gallo! -piensa el granjero-. Y las gallinas todas copadas con Tito: Que Tito esto... Que Tito aquello... ¿Y a vos qué te hizo?... Y a mi me dijo tal cosa... Al dia siguiente lo suelta de nuevo y sale tito enajenado, le pega dos vue ltas al gallinero. Sale corriendo se coge al perro, al chancho, a dos vacas y el granjero lo corre y lo caza del cogote y lo mete en la jaula. --¡Gallo hijo de puta! Se me coje a toda la granja... ¿Lo voy a matar! Al día siguiente va a buscar al gallo y encuentra toda la jaula desarmada y sale corriendo para el gallinero y encuentra a todas las gallinas concha parriba . En el exterior ve al chancho culo pal sol, las dos vacas echadas en el suelo h ablando de Tito, el perro con el culo a la miseria... y el granjero dice: --Nooo, se me escapó el gallo y se va a coger al ganado del vecino... ¡y me va n a matar! Entonces agarra el caballo y sale en busca de Tito. Cabalga y cabalga sin descanso hasta que de repente a varios kilómetros, ve a Tito tirado en la hierba ( una escena desgarradora ), mientras dos buitres rev oloteaban en círculos relamiéndose. Entonces el granjero, que observa a los buitres se da cuenta de la situación . --¡Nooooo, Titooooo! ¡Se me murióóóóó Titooooo! ¡Una vez que encuentro un gallo de verdaaaaddd! Y en medio del lamento, Tito, cuidadosamente, abre un ojo, mira al granjer o y, señalando a los buitres, le dice: --¡Shhhhhhhhhh! ¡Que ya bajan!... --¿Puede un canguro saltar más alto que un rascacielos? --Si, porque los rascacielos no pueden saltar. Un amigo, que fue a visitar a otro amigo suyo y éste le dijo que tenía un "Coc odrilo mamador", o sea, un cocodrilo que hacía felaciones. --¡Venga ya! -contestó él-, ¿Te estás quedando conmigo? --Que no, que no, que es verdad; ahora lo verás, -dijo aquel-, ¡Ven, Mamador! ¡V en! Un enorme cocodrilo avanzó lentamente por el comedor, ante la mirada atónita d e mi amigo. --¡Mámamela, Mamador! -gritó el otro-. Y el cocodrilo lo hizo. --Ahora, -dijo aquel-, viene la fase más difícil: que abandone su presa el coc odrilo mamador.

Esto se consigue golpeándolo bien fuerte en la cabeza con un zapato, por ejemplo. Y lo golpeó con el zapato en la cabeza y el cocodrilo dejó de hacer la felación y se retiró. Mi amigo, tras comprobar el estado del miembro viril de su amigo, suspiró al iviado. --¿Quieres probar tú? -le preguntó su amigo-. --Bueno, pero a mí no me pegues tan fuerte en la cabeza ¡eh!. Un tío se encuentra con otro en la calle y le pregunta que como estaba. El otro le dice: --Bueno, pues estoy bastante preocupado, porque tengo piojos, y no puedo s acármelos de encima de ninguna manera. El otro va y le pregunta: --¿As probado a quitártelos con alcohol? --¡No jodas hombre! ¡No los aguanto serenos, como para aguantarlos borrachos! Una pulga está tomando el sol en la playa, toda bronceada, debajo de una som brilla. En eso llega otra pulga, pero viene muerta de frío. La primera le pregunta: --¿Qué te ha pasado? --Es que se me ocurrió venir a la playa a tomar algo de sol durante el fin d e semana, y entonces me subí en los bigotes de un motociclista que venía para acá. Pero me congelé después de venir todo el camino a 200 km/h. --Pero tú tienes que hacer como yo. Te escondes en el baño de mujeres y cuando entra una, te subes a su ropa interior, y así viajas calentita y segura. El próximo fin de semana vuelven a encontrarse en la playa. La primera bronceadísima, y la segunda nuevamente blanca y muerta de frío. --¿Y ahora qué te ha pasado?, ¿No has hecho lo que te dije? --Sí, lo hice. Me escondí en el baño de mujeres, llegó una y cuando se bajó la ropa interior, me subí, me acomodé allí muy a gusto y me quedé dormida... --Entonces, ¿Qué sucedió luego? --No lo sé; cuando me desperté estaba otra vez en los bigotes del motociclista y me venía muriendo de frío a 200 km/h. Ésto son dos pulgas que están voladísimas con mariguana. Una le dice a la otra: --Oye loca... --Qué pasa? --¿Crees tú que habrá vida en otros perros? Iban 2 ratones por todo el medio la carretera y se encuentran una bolsita con coca. La coge uno de ellos y se la toma, diciendo: --Esto te da superpoderes, ¿A que paro ese camión que viene por ahí? Total, que levanta la mano, y a 100 metros el camión pincha, parando justo d elante de él... El del camión se baja super cabreado y dice: --Joer, tendré que sacar el gato... --¡Como saques el gato te vuelco el camión! Una ratita, iba paseando y se encuentra con otra ratita y le pregunta: --¿Que haces, ratita? --Esperando un ratito. --¿Cuál es el animal que hace el amor con más luz? --La foca, que lo hace con el foco. Va una caracola por el mar, y se encuentra con una almeja que le dice:

--¡Hola, caracola! Y la caracola responde, con cara de cabreada: --¡Hola, carachocho! Va una gambita llorando por la playa. Un cangrejo la ve, y le dice: --¿Qué te pasa, gambita? --Sniff, que mi mamá se fue ayer a un Cóctail, ¡Y aún no ha regresado! Tumbada aquí en mi cama, tengo todo el pensamiento puesto en ti y me dan gan as de agarrarte y apretarte lo más fuerte que pueda, debido a lo que sucedió la noch e anterior. Me dan muchas ganas de apretarte..., la noche caliente y tranquila me deja mas a ngustiada. Apareciste y todo sucedió en esta cama. Rápidamente te aproximaste sin ningún pu dor. Te acercaste a mi cuerpo desnudo, Percibiendo mi indiferencia..., te acerca ste más y más. Mordías mi cuerpo sin ningún escrúpulo, hasta mis partes más íntimas, me dejabas loca. Has ta que medormí. Hoy, cuando me desperté, te busqué desesperadamente pero no te encontré. Por tod a la sábana habían rastros de todo lo que ocurrió durante esa noche. En mi cuerpo has dejado marcas para que yo no me olvidara de ti... Esta noche voy a acostarme más temprano y te esperaré. Cuando llegues ni siqui era quiero pensar en la rapidez que tendré cuando te acerques a mí. Saltaré y te agarraré con toda mi fuerza para que no escapes más de mí. Quiero apretar todo tu cuerpo... Solo descansaré cuando sienta la sangre cal iente de tu cuerpo. Solo así podré librarme de ti... ¡MOSQUITO, HIJO DE LA GRAN PUTA!! Frank estaba emocionado con su nuevo rifle, así que se fue a cazar osos. Se encontró con un pequeño oso de color marrón y le disparó. Entonces sintió un golpecito sobre su hombro, se dio la vuelta y vio un gran Oso Negro que le dijo: --Tienes dos opciones. O te golpeo hasta la muerte o nos entendemos con se xo. Frank decidió agacharse. Aunque se sintió dolido por 2 semanas, rápidamente se recuperó y juró venganza. E Inició otro viaje para encontrar al Oso Negro. Y cuando por fin lo encontró le disparó. Entonces sintió otro golpecito en el hombro. Esta vez un enorme Oso Grisáceo estaba a su derecha. Era más grande que el Oso Negro... y le dijo: --Esto te va a doler mas a ti que a mí, pero tienes dos opciones: O te golpeo hasta la muerte o nos entendemos con sexo. Otra vez Frank pensó que era mejor perder su dignidad que su vida. Aunque sobrevivió, pasaron muchos meses hasta que logró recuperarse. Ultrajado, se dirigió de nuevo al bosque con un sólo objetivo: ¡Venganza! Logró encontrar la pista del Oso Grisáceo, lo ubicó en su punto de mira, y le di sparó. De nuevo sintió en esta ocasión un golpecito en el hombro, se giró y vio un giga ntesco Oso Polar mirándolo fijamente, que le dijo: --Admítelo Frank, tú no vienes a cazar. MASCOTAS Å Tu cachorro aprenderá a orinar en el lugar indicado, sólo cuando tu alfombra e sté completamente arruinada. Å Las mascotas de la gente común tienen pulgas, las mascotas de la gente con d inero tienen alergia. Å Para tu mascota, absolutamente todo es masticable. Å Un piso limpio estimula los esfínteres.

Å La probabilidad de que tu mascota rompa un objeto, es directamente proporc ional al VALOR del objeto. Å Cuanto más molestias y dinero inviertas en conseguir un juguete para tu masc ota, menos lo usará. Å Tu mascota sólo necesitará un veterinario de urgencia cuando no tengas dinero. Å Un perro con las patas secas y limpias, jamás saludará a un invitado bien vest ido. {Epístola de Cabrín Cabrate} Estaba Cabrín Cabrate en una peña peñascate, y vino el Lobo Lobate: --Cabrín Cabrate, ¿No bajas a comer la hierba, hierba frescate? Responde Cabrín Cabrate: --Lobo Lobate, no bajo a comer la hierba, hierba frescate, porque me agarrarás del gargaberate. Responde el Lobo Lobate: --Cabrín cabrate...; --¿No sabes que estamos en tiempo de ayuno, y que no podemos comer carne de cabra ni de cabruno? Bajó el Cabrín Cabrate a comer la hierba, hierba frescate, y vino el Lobo Lobate y lo agarró del gargaberate. Responde Cabrín Cabrate: --Lobo Lobate...; ¿No dices que estamos en tiempo de ayuno, y no podemos comer carne de cabra ni de cabruno? Responde el Lobo Lobate: --Cabrín Cabrate...; ante la necesitate, no hay pecate..., amén. {QUIÉN FUERA GATO} Dominando el pueblo desde las ventanas, con envidia miro todas las mañanas, desfilar los gatos, graves, marrulleros, haciendo equilibrios sobre los aleros. ¡Qué ágiles y orondos van por los tejados, libres de ambiciones, penas y cuidados! Ellos desconocen toda disciplina, y además, no tienen que ir a la oficina. Ni andan con programas, ni con tiques miques, ni se preocupan de los bolcheviques. De igual forma llenan sus aspiraciones, Cambó, Lerroux, Dato, Maura y Romanones. De noche, al abrigo de las chimeneas, maullando celebran magnas asambleas. ¿Tratan del problema de la Autonomía? ¿O sólo discuten sobre Astronomía? ¡Nada de eso!, -Dicen-: --¡La existencia es corta! ¡Comamos ratones; lo demás no importa! Si hasta el oro miran con desdén profundo... Ni siquiera piensan en el otro mundo. ¿Qué le importa a un gato la vida futura? Su alma sólo vive lo que el cuerpo dura. Del abismo, al borde, serenos de veras, y sentados sobre las patas traseras,

entornando, a veces, tranquilos, campantes, sus verdes ojillos, cual ascuas brillantes, perezosos miran hacia lo infinito, cuyo inmenso arcano... les importa un pito. Los gatos no pasan por nuestros apuros, ni jamás precisan pedir cinco duros. Hasta sus venturas son tan desmedidas, que Dios, a ellos solos, les dio siete vidas. Yo me contentaba con dos que tuviese, pues en la segunda que me concediese, con el escarmiento de atrás, ya no fuera, de fijo tan primo como en la primera. El hombre, orgulloso, rey del pensamiento, les niega a los gatos el entendimiento. Su vanidad loca no ve que le gana la raza gatuna a la especie humana. Nosotros los hombres, lo digo con pena, nunca escarmentamos en cabeza ajena. En cambio, con mucha más filosofía, el gato escaldado le huye al agua fría. Los michos, felices, a quienes envidio más que a Víctor Hugo, a Homero y a Ovidio, solamente tienen dos ocupaciones: Enamorar gatas y comer ratones. Hermosos oficios que acepta cualquiera, que ande a cuatro patas y tenga gatera, porque hay que fijarse, que este asunto trato, puesto desde el punto de vista del gato. El ratón resulta bocado exquisito, que, al gato más sobrio, le abre el apetito. Igual le sucede respecto a las gatas, pues yo sé, de fijo, que le son muy gratas. Pues bien; si a los hombres, por todo servicio, Dios, únicamente les diese el oficio de hacerlos cadetes y comer perdices, también los humanos serían felices. ¿Alberga ambiciones el gato en su pecho? La ceniza forma su cómodo lecho. Su almuerzo lo arregla con una sardina, y, si a mano viene, le basta la espina. A él no le intoxica la tabacalera, ni el vicio del juego sus nervios altera. Y hasta por modestia va sin pantalones; ¡con eso es posible tener ambiciones! Y aún hay quien afirma que quiere zapatos; ¡El que tal sostenga, calumnia a los gatos! También se censura su afición al robo, y eso, únicamente prueba que no es bobo; pues, por sus delitos no le pide cuentas nunca la Justicia; sólo las sirvientas. Si es que no anda listo, con un escobazo le aplican la pena sobre el espinazo. Mas, ningún Jurado condena al culpable. En cambio, si el hombre fuese irresponsable, ¿Qué barbaridades no cometería? ¡Un presidio suelto, la tierra sería! El gato, no obstante, digno, noble, egregio, apenas abusa de este privilegio. ¡Y qué no diremos sobre su limpieza! Él se está lavando siempre la cabeza.

Y todos se peinan. Y hay más de una gata que la raya al medio se hace con la pata. ¿Se envidian y luchan? Sólo por enero hhay luchas e intrigas; pero, considero, que eso, ningún hombre lo encontrará extraño... ¡Nosotros tenemos guerra todo el año! Yo, por todas estas consideraciones, si es que me relevan de comer ratones, pienso presentarme como candidato, cuando haya una plaza vacante de gato. Para mi, ¿quién duda que es una prebenda? ¡Vale más ser gato... que Oficial de Hacienda! * CHISTES DE CAMAREROS Y RESTAURANTES Bar pobre: una aceituna y muchos palillos. El camarero al cliente: --¿Cómo ha encontrado el señor el bistec? --De milagro, oye, ¡de milagro! Entra un tío en un restaurante y pide de comer: --¡Camarero!, ¡Una tortilla! --¿Francesa o Española? --¿Y qué más da?, ¡coño!, ¿Se cree que voy a hablar con ella? Un matrimonio visita por primera vez un restaurante de lujo. --¿Tienen una mesa reservada? --¡Muy reservada! ¡Jamás nos cuenta sus penas! En el restaurante, un hombre espera a que se vacíe que un tipo cabecea a mitad de la siesta. --Camarero, ¿Por qué no despierta a ese señor y le s? --Ya se lo he dicho tres veces y vuelve a quedarse --¿Y por qué no lo echa de una vez? --Pues... porque cada vez que lo despierto pide la

alguna mesa. Ve una en la dice que los demás también comemo dormido. cuenta y la paga.

Llega un tipo a un restaurante, y cuando el camarero le va a entregar el m enú, el tío le dice: --No, no. ¡Tráigame una cuchara! El empleado, extrañado, termina por hacer caso al cliente y le trae una cuch ara. El tipo la huele y dice: --Sírvame un pollo asado con patatas fritas, ensalada, sopa de cebolla, y un vinito blanco. El camarero se sorprende aún más, pues todo el pedido del cliente se encontrab a en la carta. En fin, que le trae su pedido, el tipo come y se va. Al día siguiente se vuelve a repetir la misma escena, y al día siguiente igual , y así por una semana. Una tarde ya harto, el camarero que atendía al tipo sabihondo, le dice a María , la cocinera, que se pase la cuchara por el chochito. Al llegar el cliente, nuevamente pide la cuchara. El barman se la entrega, como de costumbre. El tipo la huele... Frunce el ceño... La huele otra vez... Y otra... El camarero se relame de satisfacción. El tipo entonces, le comenta al camarero: --Disculpe usted, ¿Trabaja aquí María?

Dos abuelos, en el restaurante, piden la comida al camarero: --Para mi, -dice el primero-, de primer plato me traerá sopa, y de segundo u n filete de ternera, por favor. El segundo también hace su pedido: --Filete de ternera de primero, y sopa de segundo plato. El camarero perplejo les comenta: --¿por qué no piden ustedes las sopas de primero y de segundo los filetes? --Es que solamente disponemos de una dentadura para los dos... Una situación que describe, con claridad, la iniciativa del empresario. En el restaurante: --Mozo, ¿Cuál es la diferencia entre el Plato Especial Azul y el Plato Especia l Blanco? --El Plato Especial Blanco cuesta 100 pesetas más. --¿Y la comida es mejor? --No, pero lavamos el plato.

os?

En el restaurante: --Dígame, camarero: ¿Por qué los huevos duros son más caros que los huevos revuelt --Hombre, pues porque los huevos duros se pueden contar y los revueltos no

.

Una pareja de recién casados, cuyo marido era camarero, va de camino a su a lcoba, de luna de miel, para iniciar la primera jodienda... digo: su noche de b odas. El novio ya está que se le monta a la novia: la toma fuertemente, la empuja a la cama, y le dice, con voz de lobo hambriento: --¡Ahora sí, nena! ¡Dame tu coño para comérmelo! La novia, molesta, replica: --¿Qué te pasa? ¡Apenas llevamos tres horas de estar casados y me sales con esto s modales!... El novio al escuchar la petición de la novia de tener mejores modales, medit a un momento. Entonces, se pone la sábana en forma de servilleta alrededor del cuello y le dice: --Mi amor, ¿Me pasas tu coño, por favor?... Un tío entra en un bar y dice: --¿Me pone un whisky? --¡En seguida! Va el camarero, coge una botella de whisky escocés de 24 años y le empieza a s

ervir.

--¡Pero qué hace insensato! ¡Se ha equivocado de botella, yo no puedo pagar ese whisky! --Nada, nada, usted no se preocupe que hoy invita la casa. --Perdone, pero usted no es el dueño, ¿verdad? --No, no, yo soy tan solo un camarero. --¿Y el dueño dónde está? --Arriba, con mi mujer. --¿Y qué hace con ella? --Lo mismo que yo con su negocio. En un restaurante una dama y un caballero tienen una cena muy romántica. Durante la comida, la dama muy asombrada comenta: --Es la sexta vez que me besa la mano desde que nos hemos sentado a la mes a, ¡Qué cortés y educado es usted! --Le seré sincero, señorita. El camarero ha olvidado darme una servilleta... Una joven rebelde (muy liberada), entra en un bar completamente desnuda.

Se para frente al camarero, y le dice: --¡Deme una cerveza bien helada! El camarero se queda mirándola sin moverse. --¿Qué pasa? -dice ella-, ¿Es que nunca ha visto a una mujer desnuda? --¡Muchas veces! --¿Y entonces, qué mira? --¡Quiero ver de dónde va a sacar el dinero para pagar la cerveza! Un hombre en un Restaurante de lujo, acompañado de una chica imponente, está m irando la carta y llega el camarero: --Por favor, a mí me pone una langosta thermidor y un buen cava. --¿Y a su mujer, qué le pongo? --A mi mujer le pone un fax, y le dice que me lo estoy pasando en grande. Un hombre entra en un bar y ve un cartel colgando sobre el mostrador: ""Sándwich de queso: $1.50. Sándwich de pollo: $2.50. Una Paja: $10.00"". Se cerciora si en la billetera tiene dinero, se dirige hacia el mostrador, y se acerca a una de las tres rubias excepcionales que estaban sirviendo tragos a otros parroquianos: --¿Sí? -dice ella, con una sonrisa fantástica-. ¿En qué puedo servirle? --Yo querría saber..., -dice el hombre en un murmullo-. ¿Tú eres la que hace la paja? --¡Sí!, -dice ella con una sonrisa irresistible-, "soy yo". --Bueno..., -dice el hombre-, entonces, ¡Lávate BIEN las manos, porque yo quie ro un sándwich de pollo. Un chino, un hindú y un ruso, están en el comedor de una universidad americana

.

Se acerca el camarero y les dice: --¿Ustedes hablan inglés entre sí? --Hombre, claro. --¿Pero no eran todos extranjeros? En un restaurante: --¿Y cómo quiere el señor sus huevos? --¡Pues con toda mi alma! --Mamá, mamá, ¡Qué buena está la paella! --Pues repite hijo, repite. --Mamá, mamá, ¡Qué buena está la paella! Un hombre muy tímido entra en una cafetería. -¿Me da..., me da..., esto..., un café? --¿SÓLO? --Bueno..., deme..., deme dos. Un tío llega a un bar, y le dice la camarera: --¿Qué quiere, café o té? --Echa-te, nena, echa-te. En un bar: --Y cuando alguien no tiene dinero para pagar, ¿Aquí qué hacen? --Pues patada en el culo, y a la calle. El tío se pone con el culo en pompa, y dice: --¡Pues cóbrese! Un hombre está terminando su bebida en un bar. El camarero se le acerca y le dice que tiene que pagar, y el hombre responde:

--Pero yo ya le he pagado. ¿No se acuerda? El camarero duda y dice: --Bueno, si usted lo dice, supongo que ya ha pagado. El hombre sale a la calle, y al primero que ve le dice que el tabernero no puede seguirle el rastro a los pagos de los clientes. El otro entra entonces al bar, pide un par de cervezas, y cuando llega el camarero a cobrar, dice: --Oiga, yo ya le he pagado. ¿Pero es que no recuerda? El camarero vuelve a dudar, y responde: --Bueno, si usted lo dice, supongo que ya me ha pagado. El hombre termina sus bebidas, y cuando sale ve a un amigo. De inmediato le dice cómo obtener bebidas gratis. El otro entra en el bar y pide varias cervezas. Cuando llega el momento de cobrar, el camarero se le acerca y le dice: --Algo curioso pasa hoy. Dos hombres han tomado varias cervezas, ninguno h a pagado y los dos insistieron en que lo habían hecho. Al tercero que intente engaña rme de esa manera lo voy a... El cliente interrumpe: --Por favor, no me moleste con sus problemas. Sólo déme mi cambio y me iré... Un hombre entra en un bar y le dice el camarero: --¿Qué va a ser, señor? --Bueno, pues quiero ser arquitecto. --No, hombre, ¿Que, qué quiere? --Bueno, una esposa guapa, tener dos niños, una buena casa, y un coche. --No me comprende, ¿que qué va a tomar? --Ah, perdona, ¿Qué hay? --Nada, aquí limpiando el bar... Entra un tipo a una cafetería, y le pide un café solo al camarero. Al terminar, el cliente pregunta: --¿Cuánto es? --trece pesetas. El cliente, que es bastante hijo de puta, se saca trece monedas de una pes eta, es decir trece pesetas, y las va tirando una a una en diferentes direccione s (una detrás de las botellas, otra dentro de la ensaladilla, otra encima de la lámp ara, otra en el vaso de un borracho que andaba por allí, etc.)... Obviamente, el camarero se cabrea pero muy jodido las recoge, (por aquello de que "el cliente siempre tiene la razón"). Al día siguiente, el cliente vuelve y otra vez le tira las trece pesetas pa todos lados, (esta vez el borracho tapó el vaso a tiempo). Así van transcurriendo los días, hasta que una mañana, el tío no tiene suficientes pesetas, con lo que paga con una moneda de cinco duros, (25 pesetas, para los no familiarizados con el lenguaje). El camarero, al verla piensa: --¡JA! ¡Ésta es la mía!, el cabronazo este se va a enterar ahora. Y dice: --Caballero, su cambio. Y empieza a tirarle las doce pesetas de la vuelta, en todas las posibles d irecciones. Cuando acaba, todo sonriente y satisfecho, el cliente lo mira con tranquil idad y dice, al tiempo que pone una peseta en la barra: --Me da otro café? --Mi cocinera nueva es un sol. --¿Guisa bien? --No, no, lo quema todo. Era tan flaco aquel lenguado, que parecía la cuenta anticipada en bandeja de

plata. Una señora, mirando asombrada su plato, grita: --¡Camarero!, ¡Camarero!, ¡Hay un ratón en la sopa! --Pero señora, no se ponga nerviosa. ¿No ve que el pobrecito está muerto? --Camarero, camarero, ¿Qué hace esta mosca en mi sopa? --Yo diría que braza australiana, señor. --Camarero, camarero, ¡Hay una mosca nadando en mi sopa! --¿Y qué quiere que haga? Que llame a los de salvamento marítimo? --Camarero, camarero, ¿Qué significa esta mosca en mi sopa? --No lo sé, señor, no soy echador de fortunas. --Camarero, camarero, hay una mosca en mi sopa. --No se preocupe, señor, no beberá mucho. --Camarero, camarero, hay una mosca muerta en mi sopa. --¿Y qué esperaba por este precio? ¿Una viva? --Camarero, camarero, hay una mosca muerta en mi sopa. --Sí, señor, la verdad es que nadan bastante mal. --¡Camarero, camarero!, ¡Hay una mosca en mi sopa! --Perdón, ¿Cuántas ha pedido el señor? --¡Camarero, camarero!, ¡Hay una mosca verde en mi sopa! --perdón, ¿La quería madura el señor? --¡Camarero, camarero, hay una mosca en mi sopa! --Descuide, la rana emergerá en cualquier momento. (Con acento turista inglés): --¡Camarero, camarero, hay EL mosca en sopa! --No es EL mosca, es LA mosca. (Y el cliente asombrado): --¡Caray! ¡Qué vista tiene usted! --¡Camarero, camarero, hay una rana en mi sopa! --Lo lamento mucho, señor, es que se nos han acabado las moscas... --Camarero, camarero, esta sopa tiene gusto a insecticida!! --Bueno, ¿Entonces?, Cuando encuentra moscas también se queja. --Camarero, camarero, mi plato está mojado. --No señor, no es que este mojado, eso es la sopa. --Camarero, camarero, está usted metiendo su corbata en mi sopa. --No se preocupe, señor, no encoje. --Camarero, camarero, ¿Se ha dado cuenta de que lleva metido el pulgar en mi

sopa?

--No se preocupe, no está caliente. --Camarero, camarero, ¿Es esto todo lo que tiene para comer? --No, señor. En cuanto llegue a casa me comeré una pierna de cordero. --Camarero, camarero, este plato del día está literalmente podrido. --Usted no me ha dicho de qué día lo quería, señor.

--Camarero, camarero, tráigame un té sin leche. --Lo siento, señor, no tenemos leche, ¿Qué le parece un té sin crema? --Camarero, camarero, ¡El perro del cocinero acaba de llevarse mi solomillo! --Sí, señor, es que le gusta mucho. --Camarero, camarero, hay un gusano en mi plato. --No, señor, eso es su salchicha. --Camarero, camarero, hay una cucaracha muerta en mi ensalada. ¡Quiero que v enga el encargado! --Eso no servirá de nada, señor, el encargado también le tiene asco a las cucara chas. --Camarero, camarero, ¿Esto es cordero o pollo? --¿No lo puede distinguir por el sabor? --Pues no. --Entonces..., ¿Por qué se queja? --Camarero, camarero, esta langosta sólo tiene una pinza. --Debe haberla perdido en alguna pelea, señor. --Bueno, pues tráigame a la ganadora. --Camarero, camarero, ¿Tiene usted ancas de rana? --Sí, señor. --Bueno, pues brinque hasta la cocina y tráigame mi filete, por favor. --Camarero, camarero, pruebe esta sopa. --Sí, señor. ¿Dónde está la cuchara? --A-ja-ja... --¡Camarero, camarero!, ¿Ya le he pedido cien veces un vaso de agua! --¡Marchando cien vasos de agua para el señor! --Camarero, camarero, quisiera un vaso de té. --Yo también, pero por favor, mi vaso que esté limpio. --Sí, señores. Al cabo de un rato, regresa el camarero y dice: --¿Quién de ustedes me había pedido el vaso limpio? Una pareja de sextuagenarios viaja a España de turismo, y como no podía ser de otra manera, van a Las Ventas a ver una corrida de toros. Al salir del espectáculo, deciden cenar en un restaurante donde sirvan comid a típica española. Una vez hubicados en una mesa, le piden al camarero que les sirva la comid a mas alegorica a las corridas y ese tipo de cosas. A los 20 minutos, el mozo se presenta con una bandeja cubierta con una cam pana; al abrirla, entre volutas de vapor y un exquisito aroma, aparecieron dos e normes "bochas" de algo desconocido para los vejetes; todo aderezado de guarnici ones varias. Comieron de buen gusto aquel manjar; y antes del postre, le preguntaron al camarero: --oiga, buen hombre; ¿Qué es esto tan delicioso que acabamos de comer? Y el empleado les respondió: --¡Pues..., tío, son los cojones del toro que acaban de torear en Las Ventas! ¿Verdad que es un manjar? --¡Pues sí que lo es! -respondió el viejo. Al fin de semana siguiente, la pareja visitó Toledo. Fueron a comer a un res taurante, y para repetir, le pidieron al camarero que les sirviese el mismo menú q ue degustaron en Madrid.

Al llegar la comida, descubrieron que la ración no era ni la décima parte de l a que les sirvieron allí. El Hombre, ofuscadisimo, pidió hablar con el encargado, y cuando éste llegó le dijo: --¡Mire, amigo; estoy muy disconforme con la ración que nos han servido! ¡Fíjese q ue en Madrid, la semana pasada, hemos pedido el mismo menú y resultó ser muchísimo más a bundante que el que nos han dado aquí! ¡Dígame, ¿A qué se debe? Y el maître les contestó: --¡Pues coño, caballero! ¡ES QUE NO SIEMPRE PIERDE EL TORO! {LA MÁXIMA EFICIENCIA} La semana pasada, llevé a cenar a unos amigos a un restaurante y noté que el c amarero que nos atendió llevaba una cuchara en el bolsillo de su camisa. Me pareció un poco extraño, pero lo tomé como algo casual. Sin embargo, cuando el encargado de mesa nos trajo el agua y los cubiertos , pude notar que él también tenía una cuchara en el bolsillo de su camisa. Miré entonces alrededor del salón y vi que todos los mozos, mozas, encargados, etc. llevaban una cuchara en sus bolsillos. Cuando el mozo regresó a tomar nota del menú, le pregunté: --¿Por qué la cuchara? --Bueno, -explicó-. Los dueños de la empresa, contrataron hace poco a la consultora Arthur Ander sen, expertos en eficiencia, con el objeto de revisar todos nuestros procesos. Después de muchos meses de análisis estadísticos, ellos concluyeron que a los cl ientes se les caía la cuchara un 73% más frecuentemente que los otros utensilios. Eso representa una frecuencia de caídas de 3 cucharas por hora por mesa. Si nuestro personal se preparase para cubrir esta contingencia, podríamos re ducir el número de viajes a la cocina y ahorrar aproximadamente 1.5 horas-hombre p or turno. En el momento en que terminamos de hablar, un sonido metálico se escuchó en la mesa de al lado. Rápidamente, el mozo reemplazó la cuchara caída por la que llevaba en su bolsill o, y dijo: --Cogeré otra cuchara cuando vaya a la cocina, en lugar de hacer un viaje ex tra para buscarla ahora. Yo estaba impresionado. --Gracias, -le dije-, tenía que preguntar. --No hay ningún problema, -contestó-, y continuó tomando nota de nuestro pedido. Mientras mis invitados pedían su cena, continué observando a mi alrededor. Fue entonces cuando observé, por el rabillo del ojo, una fina cuerda colgand o de la bragueta del mozo. Rápidamente, recorrí con la mirada todo el salón, para asegurarme de que todos l os empleados llevaban la misma cuerda negra colgando de sus respectivas bragueta s. Mi curiosidad fue mayor entonces, y antes de que se retirara el mozo, le p regunté: --Perdóneme otra vez, pero, ¿Por qué..., eh..., o para qué la cuerda? --Oh, sí, -contestó-, y comenzó a hablar en un tono muy bajo: No mucha gente es tan observadora, -me dijo, y continuó-: Esa consultora de eficiencia de la que le hablé, encontró que nosotros también p odíamos ahorrar tiempo en el baño. --¿Y cómo es eso?, -le pregunté-. --Mire, -me dijo-: Atando este hilo fino a la punta de nuestro ¿eh?..., de eso mismo, podemos s acarla sobre el mingitorio sin tocarnos, y de esa forma eliminar la necesidad de lavarnos las manos, acortando el tiempo consumido en el baño en un 93%. --¡Qué bien! -dije- ¡Eso tiene sentido! Pero luego, pensando en el proceso, volví a preguntarle: --Eh, espere un momento. Si la cuerda lo ayuda a usted a sacarla, ¿Como la vuelve a guardar?

--Bueno, -susurró-, yo no sé cómo lo harán los otros, pero yo utilizo la cuchara..

.

En un bar, entra un tío: --¿Hay casera? --No. --Pues me voy. --¡Oiga, que no hay que tomarse los anuncios tan a pecho! --No, si es que soy el repartidor. * CHISTES DE VIEJOS Dos viejos sabrosones, de esos que ya daban guerra antes de la civil, se e ncuentran por la calle. --¡Hombre, don Ramón! ¿Qué es de su vida? --Lo mismo que de bajada. Dos viejas en el parque: --¿Pues sabes qué me han dicho? Que todas las tardes viene aquí un exibicionista con una gabardina sólo, enseñando sus vergüenzas. --¡Qué guarro! --Sí. --Oye, y si nos quedamos..., ¿Nos dará tiempo a hacer la cena? Dos viejecitas muy amigas estaban en una misa muy larga. Tras pasar mucho tiempo sentadas, una le susurra a la otra: --Tengo las nalgas dormidas. La amiga responde: --Sí, ya lo sé, las he oído roncar tres veces... Dos viejecitas merendando: --Eta leche no etá buena. --Y mañana Navidá... El cura habla a sus feligreses: --Si tienen fe se sanarán, si tienen fe se sanarán. Ponga su mano sobre su parte afectada y el milagro ocurrirá. Una pareja de viejecitos está escuchando el sermón. El viejo, disimuladamente, baja la mano y la pone sobre su "parte". La viejecita lo ve y le dice: --Viejo, él dijo milagro, no resurrección. Dos viejecitos están conversando sentados en un parque: --Pues me ha empezado a doler la pierna derecha. --Eso es de la edad. --¿Qué dices?, La izquierda tiene los mismos años y no me duele... --Nieto, nieto, ¿Cómo se llama el hijoputa alemán ese que me esconde las cosas? --Alzheimer, abuelo, alzheimer. El abuelo les está contando a sus nietos: --En la guerra pasábamos tanta hambre, que nos comíamos hasta las piedras. --Pues con la cantidad de piedras que hay por aquí..., ¡Menudas comilonas! Están dos viejos en la cama echando un polvo, y el viejo dice: --Sesenta setentaaa. Y la vieja contesta: --Noventa cieeen. Otra vez el viejo: --Sesenta setentaaa.

Y la vieja: --Noventa cieeen. El viejo entonces se incorpora, se pone una dentadura postiza que había en l a mesilla y dice: --¡Que si sientes que te entraaa! La vieja, le quita la dentadura al viejo, se la pone en la boca, y contest a: --¡Que no me entra bieeen!

Una pareja de ancianos estaba celebrando su 50 aniversario de boda, por es o decidieron volver al pequeño pueblo donde se habían conocido por primera vez. Sentado junto a ellos estaba el policía local, que sonreía mientras hablaban. --¿Recuerdas la primera vez que hicimos el amor?, fue sobre ese prado que es tá al otro lado de la carretera, cuando te puse contra la valla ¿Por qué no lo hacemos otra vez, por los viejos tiempos? Salieron del café y cruzaron hasta el prado. El policía se sonrió, pensando qué romántico era, y pensó que lo mejor sería que le e hase un vistazo a la pareja, por si acaso se hacían daño. El viejecito tomó a su mujer, cuando estuvieron desnudos, y la apoyó contra la cerca. El policía, que seguía mirando, no podía creer lo que veía: con la vitalidad de un a jovencita, la mujer se movía violentamente de arriba abajo, mientras el marido s e convulsionaba como un salvaje. Siguieron así durante un buen rato hasta que los dos cayeron al suelo exhaus tos. Más tarde, el policía se acercó y les dijo: --Ha sido la forma de hacer el amor más bonita que he visto en mi vida. Ustedes han debido ser una pareja muy salvaje cuando eran jóvenes, ¿No? --No realmente, -dijo el viejecito-, cuando nosotros éramos jóvenes, esa cerca no era eléctrica. Dos ancianas conversando: --Con los años, mi marido se ha convertido en una fiera salvaje en la cama. --¿Cómo? ¿A esa edad te hace el amor salvajemente? --No, no, su territorio queda marcado con orina... Tres viejos están sentados en un banco tomando el sol: --Jo, si es que hay que ver lo que es la edad..., tengo 70 años, y todos los días a las 7 en punto me levanto con unas ganas horribles de mear, pero no hay fo rma, tú, me paso el día entero queriendo mear pero no puedo. --Pues eso no es nada. A mis ochenta años, me levanto a las 8 y lo primero q ue hago es irme a cagar, pero nada, que no hay manera, oye, y así me paso el día ent ero. --Lo mío es peor. Con mis noventa años, yo meo todos los días a las 7 y cago a l as ocho; luego, a las nueve, me despierto. {LOS VIEJOS ... NUNCA MUEREN} viejos antropólogos nunca mueren, simplemente se vuelven historia. viejos banqueros nunca mueren, simplemente pierden interés. viejos químicos nunca mueren, simplemente dejan de reaccionar. viejos compositores nunca mueren, simplemente se descomponen. viejos informáticos nunca mueren, simplemente pierden su memoria. viejos electricistas nunca mueren, simplemente pierden el contacto. viejos poceros nunca mueren, simplemente huelen así. viejos especialistas en láseres nunca mueren, simplemente pierden su coh

Los Los Los Los Los Los Los Los erencia. Los Los Los

viejos magos nunca mueren, simplemente desaparecen. viejos matemáticos nunca mueren, simplemente se desintegran. viejos programadores nunca mueren, simplemente se descompilan.

Los viejos operadores de ordenadores nunca mueren, simplemente son archiva dos indefinidamente en una memoria externa. Los viejos espeleólogos nunca mueren, simplemente se entierran. Los viejos profesores nunca mueren, simplemente pierden sus clases. Los viejos termodinámicos nunca mueren, simplemente alcanzan su estado de máxi ma entropía. Los viejos profesores de trigonometría nunca mueren, simplemente pierden sus identidades. Los viejos dibujantes de películas animadas nunca mueren, simplemente están en animación suspendida. Los viejos "botones" nunca mueren, simplemente dejan de responder. Los viejos matemáticos nunca mueren, simplemente pierden algunas de sus func iones. Los viejos decanos nunca mueren, simplemente pierden sus facultades. Los viejos analistas numéricos nunca mueren, simplemente son truncados. Los viejos matarifes nunca mueren, simplemente estiran su pata. Los viejos jardineros nunca mueren, simplemente son sembrados. Los viejos guardas de parkings nunca mueren, simplemente son aparcados. Los viejos generales nunca mueren, simplemente se degradan. Los viejos asistentes sociales nunca mueren, simplemente se van al otro ba rrio. * CHISTES VARIOS --No es fácil ser un pene... Tengo cabeza y no puedo pensar con ella... Tengo un ojo y no puedo mirar afuera... Vivo andando con dos bolas todo el tiempo... Mi vecino más cercano es super hediondo... Mi mejor amiga es un coño... Y cada vez que me excito, ¡vomito! Éstos son un tomate, una zanahoria, y un pene. Están hablando de lo dura que es la vida para ellos. Tomate.- Yo lo llevo fatal. A mí me pelan, me trocean, me mezclan con otras verduras, vinagre, sal, etc.. Zanahoria.- Pues a mí aparte de pelarme y trocearme, me guisan, y me echan t oda clase de condimentos. Pene.- ¡Joder, Eso no es nada! A mi me levantan a las 3 de la mañana, me encas quetan una sudadera, me ponen a hacer flexiones, y hasta que no vomito no paro.

El señor marqués de Dubois, hombre de dudosa reputación, ha ido a hacer una visi ta a la Duquesa de Pitiminí, a la que acompañan unas amigas, a la hora del té. --Hola Marqués, siéntese y tómese una tacita de té con nosotras, en este momento j ugábamos a las adivinanzas. Únase a nosotras, por favor. --Bueno. --Empezamos pensando nosotras. (Entre ellas) --Vamos a pensar en una yegua. --A ver Marqués: "Es ágil y briosa, y a la mujer pone nerviosa". --Mmmmmm..., ¡La polla!, ¡La polla! --¡OOOH, pero Marqués! ¡Fermín, trae el sombrero y el bastón del señor Marqués, que s archa! --Por favor, perdóneme, señora Duquesa, pero es que estaba tan claro..., Sient o haberla ofendido, por favor, perdóneme, no volverá a ocurrir. --Bueno, por esta vez vale, pero volvemos a pensar nosotras, porque no lo ha acertado. (Entre ellas), --Ahora pensamos en un anillo. --A ver, señor marqués:

"Es duro y redondo, y se mete hasta el fondo". --Mmmmmmmmmmm... ¿La polla? --¡OOOOOOH! ¡Dios mío!, ¡Fermín, el sombrero y el bastón del señor Marqués, que esta que se va! --Lo siento de veras, señora Duquesa, pero es que yo pensaba..., de verdad.. ., que no volverá a ocurrir, perdóneme. --Está bien, pero que sea la última vez, además, está claro que seguimos pensando nosotras. --Por supuesto. (Entre ellas), --Esta vez pensamos en una galletita para el té. --Atento Marqués, que ya hemos pensado: "Entra seca y arrogante, y sale fofa y chorreante". --¡La polla!, ¡La polla! Mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm... Fermín, dame el sombrero y el bastón, ¡Que esta vez sí que es una polla! En una reunión en casa de unos amigos, una dama le pregunta a otro invitado: --¿Qué edad me calcula usted? Y él responde: --Si me fijo en su cutis, 18 años. Su cabello me dice que tiene 17. Los ojos corresponden a una muchacha de 20... La dama, encantada, y visiblemente sonrojada, comenta: --¡Oh!, ¡Qué amable es usted! Pero él continúa diciendo: --¡Un momento, aún me falta sumar! Un hombre está en la recepción de un hotel. Quiere preguntarle algo al conserje, así que se da la vuelta para acercarse al mostrador, pero accidentalmente le da un codazo en la teta a una chica que es taba a su lado. Los dos se quedan cortados y el hombre dice: --Señorita, si tiene usted el corazón tan tierno y blando como su pecho, segur o que podrá perdonarme... A lo que la chica responde: --Si tu polla es tan dura como tu codo, te espero en la habitación 1221. En un metro, en la hora punta, la gente va como sardinas en lata, y una ch ica le dice a un tío: --Por favor, ¿Se podría apartar un poco? Tiene usted algo duro dentro del pant alón que me está apretando el muslo. --Oh, perdón, es que llevo el sobre con mi paga. --Pues usted debe tener un trabajo cojonudo, porque le han aumentado el su eldo tres veces desde la última parada. En un autobús abarrotado hasta los topes: --Oiga: ¿No puede poner la mano en otro sitio, gilipollas? --¡Encantado, coño!..., pero es que no me atrevía! UN LISTILLO Un tío llega con una mujer guapísima a una joyería de alto nivel, y juntos escog en una joya para ella de 50.000 euros. Al pagar la cuenta, el hombre saca su talonario. El vendedor pone cara de preocupación, pues es la primera vez en su vida que ha visto a aquel sujeto. El cliente, que percibe su gesto, le dice: --Veo que está pensando que el cheque puede no tener fondos, ¿Cierto? Pues bien, vamos a hacer lo siguiente, como hoy es viernes, y el banco ya está cer rado..., quédese con el cheque y con la joya. El lunes, tan pronto haya cobrado el cheque, mande entregar la joya a la casa de la señorita, ¿OK? El vendedor se queda tranquilo, y el lunes, al intentar cobrar el cheque,

efectivamente constata que no tiene fondos. El vendedor telefonea al cliente, quien le responde: --Puede romper el cheque, ya me la he follado. ¡Gracias por su colaboración! Una mujer con sus seis hijos espera junto a la parada del autobús. En cuanto llega, los niños se lanzan en busca de un asiento. Todos, menos un o, lo encuentran. La madre, entonces, le dice al que se quedó parado: --Dile a ese señor que está sentado allí; que si cierra las piernas habrá sitio pa ra ti. --Mamá, dice ese señor que si tú hubieras cerrado las piemas a tiempo ahora habría sitio para todos. Un hombre de negocios hace transbordo en otro avión, y tiene la suerte de se ntarse al lado de una mujer extremadamente atractiva. Se saludan y él se da cuenta de que ella esta leyendo un libro sobre estadísticas se xuales. Le pregunta sobre la lectura, y ella le responde: --Es un libro muy interesante sobre estadísticas sexuales. Dice que los aboríg enes americanos tienen el pene mas largo, y que los polacos tienen el diámetro mas grande. Por cierto, me llamo Diana, ¿cómo se llama usted? El hombre le responde: --Nube Blanca Kawalski, encantado de conocerla. Una mujer va a una fiesta luciendo un lujoso abrigo de piel. Una amiga, miembro de la Sociedad Protectora de Animales, le dice: --Mira, ése abrigo de piel es muy bonito, pero, ¿No te parece mal que un anima l inocente tenga que pagar por tus caprichos? --¿Y desde cuándo tienes la costumbre de defender a mi marido? Un joven de 20 años le dice a su padre: --Oye..., tengo dos noticias que darte; una buena y otra mala. Y dice el padre: --Empieza por la buena, pues... --El airbag de tu coche funciona de maravilla... Un fanfarrón alardeaba de coche nuevo ante un amigo. --Fíjate. Tiene de todo: cierre centralizado, aire acondicionado, airbag, eq uipo de alta fidelidad, frenos de inyección, dirección asistida, alarma... --¿Y tiene cuenta-revoluciones? --Sí, claro. --Pues dile que me cuente la revolución francesa, que la tengo un poco olvid ada. Un individuo mirando al fondo de un barranco en al borde de un precipicio, le dice a otro: --¡Hala!, ¡Cómo ha quedado el 127! El otro se queda mirando y comenta: --Pero si yo no veo ningún coche. En esto que el primero empuja al segundo y dice: --¡Hala! ¡Cómo ha quedado el 128! ada. ce.

Un tipo le mostraba su nuevo apartamento a unos amigos una noche de madrug El anfitrión los lleva a su dormitorio, donde hay un gigantesco gong de bron --¿Y eso?, -pregunta uno de los invitados-. --Es mi reloj parlante, -contesta el dueño del apartamento-. --¿Reloj parlante? ¿Y cómo funciona?, -pregunta otro de los amigos-. --Observad, -dice el hombre-, y le da un fuerte golpe al gong con un mazo,

que lo hace retumbar de una forma impresionante. De pronto, se oye una voz istérica desde el otro lado de la pared: --¡Por Dios, grandísimo hijo de puta! ¡Que son las 2 de la mañana! Un tío va a hacerse unas pruebas para la tele, PERO tiene un tic nervioso qu e le hace guiñar un ojo continuamente. --Pero hombre, ¿Ccómo quiere que lo contratemos así? --No, si se me pasa con una aspirina, espere, que tengo por aquí una en el b olsillo... El tío se hurga en los bolsillos, y empieza a sacar cajas de preservativos d e 10, de 15, de 20, y de todas las marcas posibles. --Parece que a usted le va bien con las mujeres, ¿No? --¡Qué va! Si ligo menos que el Santi. --¿Y entonces todo esto? --¿Ha probado usted alguna vez a entrar en una farmacia y pedir una caja de aspirinas guiñando un ojo? Un hombre se encuentra con un amigo al que no veía desde hacía varios años. Le pregunta que qué tal le va y el otro, muy apesadumbrado, contesta: --Muy mal: se acaba de morir mi padre y vengo del entierro. El amigo, para consolarlo y aliviar su pena, le dice: --Vamos, hombre, no te lo tomes así, a lo mejor ni era tu padre... Ésto son dos amigos que se encuentran por la calle: --¿Qué tal te va la vida, tío? --Fatal. El otro día hemos enterrado a mi tío. --¡No me digas! ¿Cómo pasó? --Pues nada, estábamos en el balcón haciendo una barbacoa y de pronto se acercó demasiado al fuego y... --Ya, se quemó vivo, ¿No? --No, qué va. Del susto se echó hacia atrás y tropezó con la barandilla del balcón.. . --Sí, y se cayó por el balcón y se mató, ¿No? --No, para nada. Resulta que en la caída se pudo agarrar a la cornisa,pero s e empezó a resbalar y... --Ya, se la pegó contra el suelo, ¿No? --Qué va. Alguien había llamado a los bomberos, que habían puesto abajo la lona, pero tuvo tan mala pata que rebotó y... --Por fin se la pegó, ¿No? Su amigo empieza a ponerse nervioso. --No, no, en el rebote se pudo coger a un cable de alta tensión... --¡Se electrocutó! --No, como estaba haciendo la barbacoa, llevaba guantes puestos, pero el c able cedió y se rompió... --¿Y por fin se la pegó? --No, no, porque los bomberos habían desplazado la lona unos metros, pero aún rebotó, y antes de caer se pudo coger a la cornisa de otro piso. --¿PERO ME QUIERES DECIR CÓMO COÑO MURIÓ TU TÍO? --Verás, al final los bomberos lo tuvieron que abatir a tiros... Dos amigos están hablando, y uno le dice al otro: --¿A qué no sabes cuál es el animal que es dos animales en uno? --Hummm..., no, ni idea. --Pues el gato... --¿Por qué? --Porque es gato y araña... --Aaaaah, entonces como tu hermana... --¿Mi hermana? --Sí, porque es ZORRA y COBRA...

--Oye, sturba? --No. --Pues --Pues --¡Ah,

¿Tú sabías que la mitad de los tíos canta en la ducha y la otra mitad se ma lo mejor no es eso, ¿A que no adivinas qué es lo que cantan? no. tú también te la machacas en la ducha!, ¿No, cochino?

Dos amigos están hablando, y uno le dice al otro: --¿Te importa que te haga una pregunta un poco personal? --no hombre, si somos amigos desde la escuela. --Es que me da un poco de reparo. --Venga ya, hazme la jodida pregunta de una puta vez, hombre. --Está bien..., ¿Tú después de hacer el amor, te duchas? --Hombre, claro. --¡Pues a ver si follas más! --¡Pero esto es increíble! ¿Cómo puede haber gente tan gorda? --Hmmm, ¿Qué dice el periódico? --¡Que una inglesa ha perdido 5000 libras! Un tío va por la calle y le pregunta a otro: --Por favor, ¿Qué hora es? El otro se mete la mano en el pantalón, se lo aparta un poco y mirándose los h uevos dice: --Las tres y cuarto. El primero, extrañado, se va y al cabo de un rato vuelve y le pregunta otra vez la hora. El tío repite la faena. Se aparta el pantalón, se mira los huevos y dice: --Las cinco y diez. --Oiga, ese reloj va un poco mal, ¿No? Cada vez que le pregunto, me dice una hora muy distinta. --Es que le digo la hora que me sale de los cojones. --Perdone, ¿Qué hora es? --A ver..., Las siete y cuarto. --¡Joder, otra vez! --Qué le pasa? --Nada, que me he pasado el día entero preguntándole la hora a todo el mundo, y nadie se puede poner de acuerdo. En lo alto de una montaña, un dominguero se encuentra con un pastor cuidando ovejas, y por entablar una conversación trivial, le dice: --Buen hombre, ¿Le dan mucha lata las ovejas? --¿Cuáles?, ¿Las blancas o las negras? --Pues las negras mismo. --Sí, sí que dan trabajo. --¿Y las blancas? --También. El hombre, extrañado, pregunta de nuevo: --Buen hombre, ¿Comen mucho estas ovejas? --¿Cuáles?, ¿Las blancas o las negras? --Pues las blancas mismo. --Sí, sí que comen bastante. --¿Y las negras? --También. --¿Y le dan mucha leche las ovejas? --¿Cuáles?, ¿Las blancas o las negras? --Pues las negras mismo. --Sí, sí que dan bastante.

--¿Y las blancas? --También. El hombre, ya mosqueado, dice: --¿Por qué siempre me dice que si las blancas o las negras? --Porque las negras son mías. --¿Y las blancas? --También. Ésto es un leñador, al que en mitad del día se le rompe el mango del hacha, y re sulta que a unos kilómetros de distancia vivía otro leñador. Pero este leñador era un ti po muy pesimista.... (piensa el leñador): "¡Anda! si a un kilómetro de aquí vive jose, y seguro que tiene algún mango para p restarme"... Entonces, este tipejo se pone a caminar, y empieza a pensar: "¿Y si este menda no me deja el mango del hacha"? Y sigue pensando para sí mismo: "¿Pero cómo no me lo va a dejar"? Bueno, en esto que el leñador sigue pensando. Cuando le quedan poco más de 100 metros para llegar a la casa, sigue reflexionando: "Este tío no me lo va a dejar. ¿Anda que como no me lo dejara después de la cami nata que me he pegao"? "¡Que no! Que este tío no me lo deja". "Joder, que sí me lo deja". "Ay, la leche, que ya no se qué hacer. Bueno seguiré caminando"... Está llegando el tipo a la casa, y en esto, que antes de llamar a la puerta se pone rabioso y comienza a pensar de nuevo: "¡Que este tío no me va a dejar el mango"! En esto que llama a la puerta y sale jose, (el otro leñador). Dice Jose: --¿Sí? El otro leñador le espeta de pronto: --¿Sabes lo que te digo? ¡Que te metas el mango del hacha por el forro de los cojones! Hace ya tiempo, Pachín era un niño, y un día está con su padre esperando el autobús en la parada. El autobús se retrasa un poco, y entonces, va Pachín y le pregunta a su padre: --¿Parará, papá? --Parará, Pachín. Un músico cantaba tan desafinado, que una vez se desmayó y en vez de volver en sí, volvió en La sostenido. --¿Y tu padre qué hace? --Está grabando en Madrid. --¿Es músico? --No, trabaja echando grava en la Gran Vía. Dos amigos en la ópera: --¡Este sí es un cantante de primera fila! --Estoy de acuerdo, En la segunda fila NO SE LE OYE Durante un concierto, el flautista la pifia y alguien del público grita: "¡Flautista, animal"! El director mira enfadado hacia la platea, pero sigue dirigiendo. Al rato, otra pifia del flautista y, otra vez: "¡Flautista, animal"! El director, ofuscado, mira amenazador al público, pero continúa su trabajo. F inalmente, otra pifia mayúscula del flautista y de nuevo se oye:

"¡Flautista, animal"! El director detiene el concierto, hace poner de pie al flautista y se dir ige enfadado al auditorio: --Quisiera saber quién, desde el anonimato, le ha gritado "¡Flautista!" a este animal... Dos amigos se encuentran por la calle: --Oye, Pepe, tú que sabes tanto: he comprado este cuadro por mucho dinero y ahora me dicen que es de un tal Picasso, ¿Qué puedo hacer? --Nada, no te preocupes, Manolo, si tienes lafactura del cuadro, es tuyo y nada te puede hacer el Picasso ese. Dos tíos viajan en un tren, y el compartimento está totalmente vacío; sólo son ell os los únicos ocupantes. Entonces uno, para quitarse el aburrimiento, decide iniciar la conversación, y se dirige al otro, que está leyendo el periódico con una cara de serio que no vea s: --Hola, yo soy de Don Benito, (pueblo de la provincia de Badajoz, España). ¿Y usted? --Yo Donostia. --Bueno, bueno, tampoco es para ponerse así, joder. Un hombre se sienta en un tren, frente a una voluptuosa rubia, que lleva u na pequeña minifalda puesta. Aunque puso todo su empeño, no fue capaz de retirar su mirada de los muslos, como es de esperar. En eso, se da cuenta de que anda sin ropa interior. La rubia se da cuenta de que él la está mirando ahí, y le dice: --¿Me estas mirando la vagina? --Sí, disculpa, -responde el hombre tras apartar la mirada-. --Está bien, -responde la mujer-, es muy talentosa; mira esto, voy a hacer q ue mi vagina te mande un beso... Y chuiks se lo manda; increíblemente, la vagina le manda un beso. El hombre, totalmente asombrado, pregunta: --¿Qué otra cosa puede hacer? --Puedo también hacer que te guiñe, como cerrar un ojo, -dice la mujer-. Y click, se cierra y abre. Y El hombre mira asombrado como la vagina le guiña. --Ven y siéntate a mi lado, -sugiere la excitada mujer-. El hombre se sienta a su lado, y ella le pregunta: --¿Quieres meter un par de dedos ahí? El hombre abre desorbitadamente los ojos, y paralizado de asombro, le resp onde: --¡No jodas! ¿También puede SILBAR? Estaban tres niños charlando de la vida en sus cunitas, y tocan el tema de " como habían llegado a este mundo"... El primero, CHARLES, comenta: --Yo nací de un hermoso repollo de la huerta, que tan bien cuidaban los 200 empleados que mis padres tenían en la campiña. El segundo, PHILIPS, agrega: --No, en mi caso yo fui traído por una cigüeña desde PARÍS y mis padres se regocij aron mucho con esa entrega divina... Y el tercero, MANOLITO, muy apabullado dice: --No, como nosotros éramos muy pobres, mis papás me han hecho follando. Se hunde el Titanic. El capitán le dice al contramaestre: --Venga, coja ese pico, rompa la ventanilla, y larguémonos en una barca salv avidas.

--Pero..., Capitán, aún hay mujeres a bordo... --Sí, hombre, para follar estoy yo ahora. Carta a un bombón Son de tal magnitud mis deseos de formalizar mis relaciones con usted que gozo comunicarla a todas horas del día, que daría mi pobre corazón perturbado ante una joven tan bella, por dar gusto a mis grandes y maravillosos conocimientos, que se ven atravesados por aguijones. He sido informado de que usted es tan pura, así como amable, modesta, simpática y bonita, que espero no oponga resistencia a mi natural carisma, mi gallarda presencia y mi garbo, que es capaz de destrozar cualquier corazón, que siente tan sólo un leve y mínimo cariño. Esperando unirnos sentimentalmente y preferentemente, sin más demora, permítame acompañarla a la hora y en lugar que usted quiera. UN ADMIRADOR: YO. (Ahora hay que leer la carta por las frases impares solamente). Dos amigos en un bar: --Jo, macho: yo, te lo juro que no sé qué hacer para ligar... --Pero si es muy fácil, hombre; mira, ¿Ves aquella tía tan buena ahí sola en la ba rra? ¡Pues toma nota! Y el que se las da de ligón, se dirige a la moza: --Mira, chica, pon atención, porque me parece que hoy puede ser tu día de suer te. A ver, dime un número del uno al cinco. --El tres. --¡Lo sabía! ¡Hoy era tu día de suerte! Anda, vente conmigo a la cama. Y salen los dos del bar cogidos del brazo. El que no tiene tanta suerte en estos menesteres, se queda boquiabierto, p ero decide probar suerte con otra moza que había en el bar. --Mira, chica, pon atención, porque me parece que hoy puede ser tu día de suer te. A ver, dime un número del uno al cinco. --El cuatro. --¡Cachis! ¡Por uno! Un tío intentando ligar: --Me encanta el color de tu pelo. --¿Ah, sí? Pues vete a la droguería y cómpratelo. Unos exploradores, van por el desierto, cuando a uno de ellos le pica una serpiente venenosa en la polla. --Rápidamente, miran a ver que dice el manual de supervivencia. --A ver..., Primero hay que hacer un torniquete. Le hacen el torniquete. --Luego hay que hacer un corte en la picadura. También le hacen el corte. --¿Y ahora? Aquí es cuando leen que hay que chupar para extraer el veneno. --Ahora..., ahora..., dice..., que..., oye..., ¡Dice que estás muerto! Un hombre tenía la costumbre de tirar la basura, todas las noches, en el jar dín de su vecino. Una noche, éste lo sorprende y le dice:

--Si sigue tirando la basura en mi jardín, no tendré más remedio que dar parte a la policía. --A mí me da igual, -fue la respuesta-, si quiere se la da toda, yo no la qu iero para nada. --Si en un hospital se declarase un incendio, ¿Quién se quemaría primero, los niño s normales o los probeta? --Los probeta, porque son de paja. --Y si hubiese un huracán, ¿Quién saldría volando primero? --Los normales, porque son de polvo. Un mendigo en la calle: --Buen hombre, ¿Me puede dar cinco pesetas para el café? --¡Amigo, si me dices dónde puedo tomarme un café por cinco pesetas, te invito! Un pobre en la playa: --Oiga, que llevo 15 días sin comer... --Pues báñese tranquilo, que ya no se le corta la digestión. Un bomge (pobre ruso), se dirige a una mujer corpulenta: --¡Ciudadana, hace cinco días que no he comido! --Ah, qué envidia me da usted: ¡Si yo tuviera su fuerza de voluntad! --Oye, tío, estoy en un apuro, ¿Me dejas 10.000 pelas? --Lo siento, no llevo nada de dinero encima. --Y en casa? --Todos bien, gracias. --Pues esta mañana, al levantarme, me encontraba tan mal que decidí matarme, t omándome 1000 aspirinas. --¿Ah, sí? ¿Y qué pasó? --Después de tomarme la segunda, me encontré mejor. Van dos muertos en una barca, y dice uno: --¿Habrás traído los víveres? --Querrás decir los muérteres. --¡Ja, ja, ja!, ¡Que me vivo de risa! Un hombre estaba poniendo flores en la tumba de un pariente, cuando ve a u n chino poniendo un plato con arroz en la tumba vecina. El hombre se dirige al chino y le pregunta: --Disculpe señor, pero..., ¿Cree usted que de verdad el difunto vendrá a comerse el arroz? --Sí, -responde el chino-, cuando el suyo venga a oler sus flores... Moraleja: Respetar las opciones del otro, es una de las mayores virtudes que un ser humano puede tener. Las personas son diferentes, actúan de manera distinta, y piensan seguún sus p rincipios. No juzgue..., solamente comprenda. En una excursión: --Bueno, bueno, ahora vamos a contar chistes. --Yo me sé uno de Lepe. --¡Por favor!, ¡Que yo soy de Lepe! --Bueno, pues lo contaré dos veces. igo:

Un tío va por la calle con cara de preocupado, cuando se encuentra con un am --Hola, Manolo, ¿Qué te pasa que estás tan serio?

--Es que le he dejado a un tío 400.000 pelas para que se hiciese la cirujía es tética, y ahora no lo reconozco. En el año 2050, un tío va a comprar un billete para irse de vacaciones a la Lu

na.

--Lo siento, señor, -le dice el agente de viajes-, pero es que ese vuelo ha sido cancelado. --Por qué? --Es que la Luna está llena. --Papá, papá, ¿Eso son rosas? --No hijo, son moras. --¿Y por qué son rojas? --¡Porque aún están verdes! Tres hombres presumiendo: --Yo tengo cuatro hijos. Uno más y tendré un equipo de baloncesto estupendo. --Bah, yo tengo diez hijos; uno más y tendré un fenomenal equipo de fútbol. --¡Qué tontería! Yo tengo diecisiete hijas; una más, y tendré un campo de golf de co

jones.

--¿A qué distancia está Nueva York de Philadelphia? --Unas 120 millas. --¿Y a qué distancia está Philadelphia de Nueva York? --¡Pues lo mismo!, ¡120 millas! --¡No necesariamente! ¡De Navidad a Reyes hay 10 días, pero de Reyes a Navidad hay casi un año! Entra uno en unos servicios públicos a mear, y mientras está meando... (te he disho que no los leas tan rápido joe' calm down relax & enjoy)... escucha a su lado: ¡FSHHHHHHHH! (Como una manguera en plan bestia, vamo). Le entra la curiosidad, y se asoma al meódromo de al lao, ¡Y ve a un enano con una polla enorme! Y alucinao se queda mirándolo un ratillo... El enano to orgulloso..., mira p'arriba: --¿Qué pasa? ¿Qué mira joé? --Ojú, lo que daría yo por tené una así, vamo, es que daría lo que fuera --¿Ah sí? Pues mira, yo te puedo dar una así de grande. Es que yo soy un duende, y yo podría hacer que te creciera todo lo que tú quisieras. --¿De verdad? Vamo, es que yo haría lo que fuera por tenerla asín, ¡De verdad! --Bueno, pues venga, te voy a hacer el favor. Verás, lo que tienes que hacer es lo siguiente: ¡Quítate los pantalones! --¿Así?, Sí, lo que sea, vamo..., ¡Uy, qué emoción! --Ahora, te tienes que poner como un perrito. --Vale, vale, como usté diga, señor duende. --Bueno, pues ahora, a la vez que yo te voy dando por detrás, te irá creciendo la tuya, ¡Vale? --Bueno, venga, lo que sea. Cuando llevan ya un par de minutos, le pregunta el enano: --Bueno, a ver, cuéntame algo de ti..., ¿C'ómo te llamas? (mientras sigue: raka, raka)... --Pueeejeje, me llamooo Bernardo. --¿Y cuántos años tienes, Bernardo? --Tengoooo 29. (raka, raka)... --¿Y qué estudias, Bernardo? --Pueeees, estudio Ingeniería... --Oye, Bernardo, y con 29 tacos y estudiando ingeniería, ¿Todabía crees en los d uendes?

Un tipo estaba desesperado porque la naturaleza lo había dotado de un consid erable miembro, (50 cm), y cada vez que iba a tener sexo, las mujeres salían corri endo espantadas. Un día se encuentra con un amigo y le cuenta su problema. Su amigo sorprendentemente le ofrece la solución: --Para resolver el tema, tienes que viajar al Amazonas, y buscar al sapito de los ojos brillantes... Una vez que lo encuentres, le tienes que preguntar: "Sapito, sapito..., ¿Me chupas el pito"? El sapito te va a contestar que NO, y automáticamente se te va a reducir el pito 10 cm. Después de una larga discusión con su amigo, pensando que se estaba burlando d e su desgracia, este hombre decide que no tiene nada que perder y emprende su v iaje hacia el Amazonas. Una vez allí, se interna en la selva en busca del sapito de los ojos brilla ntes. Al cabo de varias horas de caminata, y ante su sorpresa, encuentra en medi o de un estanque al sapito de los ojos brillantes. Todavía medio incrédulo, se acerca al sapito y le dice: --Sapito, sapito, ¿Me chupas el pito? --NO, -responde el sapito-. Y automáticamente se le reduce el miembro 10 cm. El tipo reflexiona y decide que 40 cm todavía es demasiado, y por ende le vu elve a preguntar al sapito: --Sapito, sapito ¿Me chupas el pito? --NO, -contesta nuevamente el sapito-. Y, ahora, se le reduce a 30 cm. Bueno, piensa este hombre, 30 cm no esta nada mal, pero todavía puede que se a demasiado. Entonces, decide acercarse al sapito por última vez y preguntarle: --Sapito, sapito... ¿Me chupas el pito? --¡Te he dicho que NO, NO y NO! Amit era un alto funcionario de la corte del Rey Akbar. Hacía ya algún tiempo, él alimentaba un deseo, casi incontenible, de chupar los voluptuosos senos de la Reina hasta extasiarse. Un día, le reveló su deseo secreto a Birbal, el consejero del Rey, y le pidió qu e lo ayudara. Después de pensarlo bien, Birbal estuvo de acuerdo en ayudarlo a cambio de m il monedas de oro. Amit aceptó el precio. Al día siguiente, Birbal preparó un líquido que causaba una gran comezón, y lo der ramó en el sostén, (brassiere) de la Reina, que había dejado fuera mientras se bañaba. Poco después, comenzó la comezón en sus senos, aumentando de intensidad a medida que pasaban las horas, dejando al Rey muy preocupado. Enseguida llamaron a Birbal para solicitar su opinión sobre el caso, a lo qu e él les contesta, que solamente una saliva muy especial, aplicada por un período de cuatro horas curaría el mal. Birbal también dijo que, afortunadamente, esa saliva podría ser encontrada en la boc a de Amit. El Rey Akbar mandó comparecer a Amit inmediatamente, quien en las siguientes cuatro horas chupó salvajemente los senos de la Reina. Lamiendo, mordiendo, apretando y manoseando los senos de la Reina, Amit hi zo su sueño realidad. Al fin satisfecho, Amit se encontró horas mas tarde con Birbal. Como la misión de éste ya estaba cumplida y su libido estaba satisfecha, él rehusó pagar al consejer o, y encima se quedó indignado. Amit sabía que, naturalmente, Birbal nunca podría contar al Rey la verdad. Pero Amit había subestimado a Birbal.

Al día siguiente, Birbal para vengarse, colocó el mismo líquido en los calzoncil los del Rey, quien inmediatamente mandó llamar a Amit... Érase una vez una isla en la que les cortaban la POLLA a todos los hombres a l cumplir los 30 años de edad. La tala era llevada a cabo de una forma muy especial, ya que la hacían según l a profesión. Aquel año, llegado el día del evento, había una fila enorme de hombres, todos ll orando. Profesión del primero, carpintero: se la cortaron con un serrucho. Profesión del segundo, albañil: se la reventaron a ladrillazos. Profesión del tercero, carnicero: SE LA REVANARON con un enorme cuchillo. Y así sucesivamente... Pero el último de la fila se meaba de la risa. Un empleado gubernamental le dice: --Vamos a ver, imbécil, estamos a punto de cortarte el trabuco y tú te estás par tiendo de risa. ¿Pero serás capullo? ¿Me quieres decir de qué COJONES te ríes? --De que vendo helados..., ¡Y os váis a hartar de chupármela hasta que se caiga! , ¡Ja, ja, ja, ja!

Iba un tipo en el avión con la vejiga llena, fue al baño de caballeros y estab a ocupado. Le pidió a la azafata permiso para usar el baño de señoras, que en ese momento, estaba libre. La azafata le respondió que no había inconvenientes, siempre y cuando tuviese cuidado de no salpicar la taza del water, y no tocar los cuatro botones que esta ban a la derecha de la taza, (botón "SLA", botón "SSA", botón "STA" y botón "RAT"). Allí fue el valiente protagonista, y después de aliviarse haciendo pis a discr eción, sintió una enorme e irresistible curiosidad por saber la función de los cuatro botones. Se sentó con cuidado en el water y apretó el primer botón, que tenía el rótulo "SLA" , (Sistema de Limpieza Automático). Sintió un chorro de agua tibia en sus partes, y pensó: "Este baño es una delicia , ahora comprendo por qué las mujeres se pasan aquí las horas muertas". Entonces apretó el botón que ponía "SSA" (Sistema de Secado Automático), y fue cua ndo un chorro de aire caliente fue dirigido también al mismo lugar. El individuo no se lo podía creer. Cuando accionó el siguiente botón, "STA" (Sistema de Talco Automático"), hasta s u cuerpo llegó la caricia suave de una borla impregnada con un aromático talco. Aque llo estaba alcanzando cotas insospechadas de placer. Ya por último apretó el cuarto botón, "RAT"... y perdió la noción de todo. Cuando se despertó no sabía ni dónde estaba, ni qué hora era, ni cómo había llegado h sta allí. Se le acercó una enfermera muy amable, y le explicó que se encontraba en un ho spital, al que había llegado hacía dos días en estado de shock traumático, y que consigu ieron normalizar sus constantes vitales. Entonces él preguntó: --¿El avión ha tenido un accidente terrible, verdad? --No, señor, el avión aterrizó normalmente en su destino, -contestó la enfermera-. --Entonces..., ¿Qué ha ocurrido? --Usted presionó el botón "RAT" (Retirada Automática de Tampax), y... su pene es tá en una cajita, debajo de la almohada. Una persona en un vater, leyendo los letreros: --Camino de España, Camino de flores, Ca'míno me engañas, Ca'mí no me jodes. --Ja, ja, ¡Qué interesante!

Mira un poco mas arriba y lee: --Siento pasos, Siento gente, Siento quinse, Siento veinte. --Muy bueno, muy bueno. Continúa mirando un poco más arriba, y lee: --Fraga, tu mujer te engaña con el del butano. Y un poco mas arriba: --Cuídate de represalias de Butano S.A. --¡Ja, Ja, Ja!, ¡Qué bueno es este..., a ver ese de ahí arriba! Se levanta todavía un poquito más, y lee: --¡Siéntate Jilipollas, que estás cagando de pie!

en:

Éste es un tío al que lo cogen los caníbales en África. Lo ponen en frente de una gran pota con patatas y agua hirviendo, y le dic

--Te vamos a comer, y vamos a hacer una canoa con tu piel. ¿Alguna última voluntad? --Sí, quiero un tenedor. Los tíos extrañados, se lo dan. El explorador coge el tenedor, se empieza a pinchar el cuerpo a toda hosti a, y les dice: --De carne con papas os vais a poner hasta el culo; pero la canoa la vais a hacer con la piel de vuestra puta madre. r:

En el cine, hay un tío repantigado en varias butacas, y le dice el acomodado --¿Qué pasa?, ¿Te traigo unas palomitas y una coca-cola? Y contesta el interpelado: --No, una camilla, que me he caído desde el piso de arriba.

Esto es una prueba para ver si tienes agilidad mental con las palabras,por lo que debes hacer el juego lo mas rápido posible y, a ser posible, en voz baja. FRASE a repetir: "Mi moto alpina derrapante". Ahora con la A: "Ma mata alpana darrapanta". Muy bien,ahora con la O: "Mo moto olpono dorroponto". ¡Genial! Ahora más difícil, prueba tú con la E... Está un tipo vendiendo sillas en el rastro. Llega uno y pregunta: --¿Cuánto cuestan? --Mil sitisientas. --¿Y si no me siento? {Diferencias entre ricos y pobres} Rico con pistola = Precavido. Pobre con pistola = Delincuente. Rico con manicure = Play Boy. Pobre con manicure = Maricón. Rico con alas = Ángel. Pobre con alas = Murciélago. Rico en el prostíbulo = Busca placer. Pobre en el prostíbulo = Busca a su hermana. Rico leyendo el periódico = Intelectual. Pobre leyendo el periódico = Busca trabajo.

Rico corriendo = Deportista. Pobre corriendo = Ladrón. Rico vestido de blanco = Doctor. Pobre vestido de blanco = Carnicero. Rico con maletín = Ejecutivo. Pobre con maletín = Traficante. Rico homosexual = Gay. Pobre homosexual = Puto, (Maricón Hijo de Puta). Rico rascándose = Alérgico. Pobre rascándose = Sarnoso. Rico junto a un coche = Automovilista. Pobre junto a un coche = Mecánico. Rico conduciendo un coche = Piloto. Pobre conduciendo un coche = Chófer. Rico en una comisaría = Denunciante. Pobre en una comisaría = Detenido. Solicitud de aumento de salario del trabajador Pene. Yo, el pene, pido aumento de salario por las siguientes razones: Å Ejecuto trabajo físico. Å Trabajo a grandes profundidades. Å Trabajo de cabeza. Å No gozo de descanso semanal, ni días festivos. Å Trabajo en un medio excesivamente húmedo. Å No me pagan horas extras ni nocturnidad. Å Trabajo en un local oscuro y sin ventilación. Å Trabajo a altas temperaturas. Å Trabajo expuesto a enfermedades contagiosas. Fdo: El Pene. RESPUESTA DE LA ADMINISTRACIÓN: Después de lo planteado por el solicitante, y considerando los argumentos ex puestos, la administración rechaza las exigencias del mismo, por las siguientes ra zones: Å No trabaja ocho horas consecutivas. Å Se duerme en el puesto de trabajo después de una corta actividad laboral. Å No siempre responde a las exigencias de la jefatura. Å No siempre es fiel a su puesto de trabajo, y se mete en otros departamento s. Å Descansa mucho, sin haber realizado antes ningún esfuerzo. Å No tiene iniciativa, para que trabaje hay que estimularlo y presionarlo. Å Descuida mucho su limpieza y el orden local, al terminar la jornada de tra bajo. Å No siempre cumple con las normas de uso de medios de protección e higiene en el trabajo. Å No espera a la jubilación para retirarse. Å No le gusta doblar los turnos. Å A veces se retira del puesto de trabajo, cuando aún tiene faena pendiente. Y, por si fuera poco, se le ve entrar y salir constantemente del puesto de trabajo con dos bolsas sospechosas. Fdo: La Administración. {MUJERES IRANÍES VERSUS FÉMINAS COLOMBIANAS} NUNCA HE VISTO TANTA VERDAD JUNTA, ¡LÉANLO POR FAVOR, LES GUSTARÁ! MUJERES IRANÍES VS NUESTRAS FIERAS, (Tatacoas COLOMBIANAS). LOS 10 PUNTOS DE MAYOR INCIDENCIA PARA QUE UNA MUJER VIVA EN UN PARAÍSO COMO COLOMBIA CON UNOS HOMBRES TAN BELLOS Y DEDICADOS SOLO A ELLAS. 1.- En Irán, las mujeres estudian hasta los 12 años. En Colombia son hasta ministras. 2.- En Irán no pueden mostrar ni su rostro, o sea, no pueden usar faldas,pan talones, blusas... ni, mucho menos, hilos dentales.

Aquí muestran el ombligo, los perniles las tetas y el culo... 3.- En Irán no pueden ver la TV, ni escuchar la radio. En Colombia te exigen que le compres una pantalla plana, un VHS o un DVD, sólo par a exhibirlo, ya que es un deber llevarlas al cine, comprarles todas las güevonadas que pidan, y si la película es mala, te forman un lío de cojones. 4.- En Irán no hay cumpleaños, ningún tipo de festejos. En Colombia pretenden celebrarlo todo, y se emberracan cuando a uno se le olvida elaniversario, el cumpleaños, o no participa del día del amor y la amistad, el día de la madre o la navidad. 5.- En Irán los hombres pueden tener mas de una esposa. Aquí se enteran de que tienes una amiguita, y ahí mismo se emputan, se divorcian, te embargan el sueldo, te quitan el carro, te dejan en la calle, ¡Y más rápido que..., i nmediatamente andan con un novio oficial en el que era tu automóvil! 6.- En Irán la mujer que le monta cachos al marido es quemada o lapidada. Aquí es como una gracia Simpática, dice que no sabe como pasó, que sólo fue sexo, que un hombre sin cuernos es un hombre indefenso..., y pasan de frescura. Y lo peor de todo, lo que más duele, es la montadera de los amigos. 7.- En Irán a las mujeres les toca caminar. Aquí se emputan porque uno les dá $2.000 diarios p'al bus. 8.- En Irán las mujeres respetan y veneran a sus maridos, los tratan como a un Dios. Aquí te mandan pa la mierda, te gritan, y si protestas te joden, te quitan las rie ndas del mando y te mantienen de las pelotas. 9.- En Irán, si el hombre resulta "mal-polvo", nadie se entera, porque a muj er iraní ni por el putas lo va a decir. Aquí mejor es que te metas un cóctail de camarones, viagra combinado con chipi chipi y mejillón, porque si resultara "mal-polvo", todos se enteran y encima de eso te llevan a un programa de TV a revelar tu problema. 10.- Y para colmo son tan descaradas que nos tildan de MACHISTAS...; ¡GÜEVONES es lo que somos! ¡Cómo nos gustaría enviar un contingente de fieras Colombianas para Irán! {MI MADRE ME ENSEÑÓ} Mi madre me enseñó a APRECIAR UN TRABAJO BIEN HECHO: "¡Si os váis a matar, haced lo afuera. Acabo de terminar de limpiar"! Mi madre me enseñó RELIGIÓN: "Mejor reza para que esta mancha salga de la alfo mbra". Mi madre me enseñó LÓGICA: "¡Porque yo lo digo, por eso..., y punto"! Mi madre me enseñó PREDICCIONES: "Asegúrate de que estás usando ropa interior limp ia y entera, no vaya a ser que tengas un accidente". Mi madre me enseñó IRONÍA: "Sigue llorando y yo te voy a dar una razón verdadera p ara que llores". Mi madre me enseñó a ser AHORRATIVO: "¡Guarda las lágrimas para cuando yo muera"! Mi madre me enseñó ÓSMOSIS: "¡Cierra la boca y come"! Mi madre me enseñó técnicas de ODONTOLOGÍA: "¡Me vuelves a contestar, y te vuelo los dientes"! Mi madre me enseñó FUERZA Y VOLUNTAD: "¡Te vas a quedar sentado hasta que te com as todo"! Mi madre me enseñó EL CICLO DE LA VIDA: "Te traje a este mundo, y te puedo sac ar de él". Mi madre me enseñó METEOROLOGÍA: "Parece que un huracán ha pasado por tu habitación. " Mi madre me enseñó HIPOCRESÍA: "¡Te he dicho un millón de veces que no seas exagerad o"! Mi madre me enseñó MODIFICACIÓN DE PATRONES DEL COMPORTAMIENTO: "¡Deja de actuar c omo tu padre"! Mi madre me enseñó la ENVIDIA: "Hay millones de niños menos afortunados en este mundo, que no tienen una mamá tan maravillosa como la tuya"! Mi madre me enseñó habilidades de VENTRILOQUÍA: "No te atrevas a abrir la boca, cállate y contéstame: Por qué lo has hecho"?

Mi madre me enseñó RECTITUD: "¡Te voy a enderezar de una sola hostia". ¡GRACIAS MAMÁ!...

{Cadenas de correo electrónico: Muestra de las más típicas} Hola: Mi nombre es luis alberto, y sufro una extraña y mortal enfermedad, mi edo a ser secuestrado y ejecutado por electrocución anal, y sentimiento de culpabi lidad por no reenviar 50 putos millones de cartas en cadena, enviadas a mí por per sonas que se creen que si las reenvías, esa pobre niñita de 6 años de Arkansas, con un a teta en su nuca, será capaz de reunir suficiente dinero para operarse, antes de que los cabrones de sus padres la vendan al circo ruso ambulante. ¿Realmente creéis que si reenviáis un e-mail, Bill Gates os dará 1000 dólares? ¿O que os regalarán un móvil? ¿O que os borrarán de Hotmail? ¿PERO DE VERDAD SOIS TAN TONTOS? ¡Oh! ¡Espera, esta es otra!..., si lees mas abajo, y pides un deseo, ¡VENDRÁN TODA S LAS MODELOS DE LA REVISTA PLAYBOY Y TE LA CHUPARÁN! ¡Qué montón de mierda!... Quizá los enanitos de "La Carta En Cadena Maldita", entrarán en mi habitación y me sodomizarán mientras duermo, por no continuar aquella carta que empezó Jesucristo en el siglo V a.C, y que me fué enviada por obra y gracia de los peregrinos del C amino de Santiago, y si llega al año 2010, entraré en el libro Guiness de los récords por ser la persona más subnormal del mundo. Si vais a reenviarme algo, ¡Por favor, QUE SEA GRACIOSO! He visto millones de "envía esto a tus 50 mejores amigos en 6 minutos, y aqu el niño francés, por arte de magia, será curado". Mostrad un poco de inteligencia, y pensad en qué estais contribuyendo cuando enviáis esta mierda. Sólo conseguís demostrar que sabéis tocar los cojones mejor que na die. Los 4 tipos de CARTAS EN CADENA. Å CARTA EN CADENA TIPO 1: ¡Pide UN DESEO! ¡No, pide uno de verdad! ¡SÉ REALISTA! Esa chica nunca te pillará en el gimnasio y te follará... ¡DESEA OTRA COSA! ¡Eso NO!, ¡Pervertido! ¿Que?, ¿Te has cansado ya de darle a la flechita? ¡PARA! Qué divertido, ¿No? Espero que hayas pedido un buen deseo. Ahora, para hacerte sentir culpable, esto es lo que haré. Si no envías esto a 4532134 personas en los próximos 5 segundos, una cabra loc a te violará, y serás catapultado a un pozo de mierda. ¡ES VERDAD!, ¡Esta carta no es como las otras..., ESTA ES REAL! Así funciona: --Envía esto a una persona: le tocarás los huevos a una persona. Envía esto a dos-cinco personas: le tocarás los huevos a dos-cinco personas. Envía esto a cinco-diez personas: le tocarás los huevos a cinco-diez personas, que quizá hagan un plan para matarte. Envía esto a venticinco-cincuenta personas: le tocarás los huevos a venticinco -cincuenta personas, que irán a tu casa y la quemarán. ¡Gracias!, ¡Buena Suerte! Å CARTA EN CADENA TIPO 2: Hola, y gracias por leer esto. Hay un pobre niñito en Baklaliviatatlagloshit stán, que no tiene piernas, ni brazos, ni padres ni cabras. La vida de este niño puede ser salvada, porque cada vez que envíes este email, un dólar será donado a la FUNDACIÓN "Niñito de Baklaliviatatlagloshitstán, sin piernas ni brazos, ni padres ni cabras". ¡Ah!, Recuerda que no tenemos ninguna forma de contar los e-mails enviados, o sea que esto es un montón de mierda. ¡Venga!, Envía esto a 5 personas en 47 segundos. ¡Ah!, Si te equivocas y le envías esto a 4 personas, morirás instantáneamente. Å CARTA EN CADENA TIPO 3:

¡Hola!, Esta carta lleva en circulación desde el año 1876. Esto es imposible, po rque en esa época no había e-mail, y tampoco tanto capullo aburrido sin nada mejor q ue hacer. Así funciona: Envía esto a 132423 personas en 7 minutos, o algo horrible te pasará. ¡Es cierto ! Historia Verídica: Miranda Pinsley estaba de vuelta a casa del colegio un Sábado. Ella había igno rado esta carta. Se tropezó con una grieta de la calzada, cayó en las cloacas, fue a bsorbida por unas tuberías hasta una balsa de mierda, y luego fue propulsada desde una catarata de 138 metros. Aparte de apestar a mierda, murió. ¡Esto te podría pasar a ti! Historia verídica: Dexter Bip, un paleto de 13 años, recibió esta carta y la ignoró. Ese mismo día, fue atropellado por un coche, al igual que su novio, ( Sí, algu nos empiezan tan jóvenes...). Ambos murieron y fueron enviados al infierno, donde les mandaron comer ran as podridas, ¿Hasta el final de la eternidad! ¡Esto también te podría pasar a ti! Recuerda..., ¡Podrías acabar como estos chicos! Simplemente, envía esto a todos tus contactos perdedores, ¡Y todo seguirá bien! Å CARTA EN CADENA TIPO 4: Estoy indignado, porque he descubierto una página web en la que un puto core ano, mete elefantes en tarros de cristal, para que la gente los compre y se los meta por el culo. Así que he decidido comenzar esta cadena, para que todos los sop lapollas que se lo crean, firmen este email y lo reenvíen a todos sus contactos. 1- Anastasio Márquez, Mongolia. 2- Paco Castillo, Mongolia. 3-Filomena Sánchez, Mongolia. 4-... Por favor, si llega a las 940348694302 firmas, envía una copia al FBI para q ue se descojonen de risa con la gilipollez que has hecho. ¡Por Dios!... Vale, fuera bromas, la moraleja de este e-mail es: Si recibes una carta que amenaza tu vida, o que pretende dejarte sin suert e para el resto de tu existencia, ¡BÓRRALA! Si hace gracia, como esta, REENVÍALA. NO MOSQUEES A LA GENTE, haciéndoles sentir culpables de un pobre leproso de Botswana, sin dientes, que ha pasado los últimos 27 años atado a un elefante muerto, y cuya única salvación son los 5 centavos que recibirá si reenvías este email, o si no, acabarás como la niña de las cloacas. ¡AHORA REENVÍA ESTO A TODOS TUS CONTACTOS!, O se te caerá la polla a cachos, o s e te engangrenará el coño. {POEMAS HERÓTICOS HUMORÍSTICOS} HERMOSA Venus que el amor presides, y sus deleites y contentos mides, dando a tus hijos con abiertas manos en este mundo bienes soberanos: pues ves lo justo de mi noble intento, déle a mi canto tu favor aliento, para que sepa el orbe con cuál arte las gentes deberán solicitarte, cuando entiendan que enseña la voz mía tan gran ciencia como es la putería. El vulgo, comúnmente se aficiona, a la que sabe que es doncella y moza porque así le parece al que la goza

que la coge la flor de su persona. Yo, para mí, más quiero una matrona, que con mil artificios se remoza, y por gozar de aquel que la retoza una hora de la noche no perdona. La doncellita nunca hace de su parte cuando la gozan,cosa que aproveche, ni se mueve ni da los dulces besos... Mas la otra lo hace de tal arte, y amores os dirá, que en miel y en leche convierte la médula de los huesos. --¿Qué quieres, señor? --Niña, joderte. --Dígalo mas rodado. --Cabalgarte. --Dígalo a lo cortés. --Quiero gozarte. --Dígamelo a lo bobo. --Merecerte. --¡Malhaya quien lo pida de esa suerte! Y tu hayas bien, que sabes declararte. Y luego, ¿Qué harás? --Arremangarte, y con la pija arrecha acometerte. --¡Tú sí que gozas mi paraíso! --¿Qué paraíso? ¡Yo tu coño quiero! para meterte dentro mi carajo. --¡Qué rodado lo dices, y qué liso! --Calla mi vida,calla,que me muero, por culear teniéndote debajo. Me tendistes en el suelo como si fuera una perra, y con esos cojonazos me lo llenaste de tierra. Los coños de Ronda son a saber: coño bendito, que es el coño agarrapito, coño blando y sabrosón, coño duro y regalón, coño verde aventurero, gentil coño cipotero, montaraz coño pipudo, coño abierto y en embudo y vil coño conejero_. Que me quiten lo bailao, lo palpado, lo jodido, lo comido y lo bebido al contado y al fiado en un lado y otro lado. Que el joder es lo primero de un caballero galante. ¡Y nunca jodes bastante jodiendo, de enero a enero, con el coño al retortero! Con programas y razones y con los dientes enjutos, nadie sufre a dos tirones el peso de los...tributos que rasgan los pantalones.

--Cual de burro es mi carajo, y mis cojones de toro, y dicen: vales mas oro que tiene arenas el Tajo. También se suelen joder una a otra, en ocasiones, y aunque no tienen cojones... juntando ambas el coñito consiguen tener gustito con aquellas frotaciones. Es Sátur tan peregrina que se excede de lo humano, y aunque es Sátur tan tirana, amor a Sátur me inclina_. Nació Sátur para ser asombro de la hermosura, porque se esmeró natura en esta bella mujer. Y para más complacer a la belleza tan divina, la hizo hermosa, la hizo fina, más puta que una gallina, con mil lindas propiedades. Por eso entre las deidades es Sátur tan peregrina_. Los cojones del cura de Almendralejo, le pesan veinte arrobas sin el pellejo. Los cojones del cura de Argamasilla, que al andar le sonaban a calderilla. Los cojones del cura de San Segundo, que no los hay iguales en todo el mundo. Los cojones del cura de Tarancón, que abulta cada uno como un melón. Los cojones del cura de Valdemoro, que los cuida su dueño como un tesoro. Los cojones del cura de Villalpando, los llevan cuatro bueyes y van sudando. El cura de Morata de Tajuña se rasca los cojones con la uña, pero en cambio el de Arganda se pisa los cojones cuando anda; ¡Rediós, y qué locuras hacen con los cojones estos curas!

Los cojines del obispo, los cajones del altar... ¡Qué cojines! ¡Qué cajones! ¡Qué cajonazos tendrá! Cuando a un fraile se le hinchan los cojones es inútil tomarse precauciones. (con la iglesia hemos topao) ¡Cuánta monja, cuánta monja! ¡cuánto cura, cuánto fraile! cuánta mujer sin marido, y cuánto hijo sin padre. Señor cura, usted perdone... hoy se queda mi mujer, acuéstese usted con ella, pero cuidao con aquél. Dicen que los curas duermen con las Hijas de María, tó puede ser que la Virgen tenga nietos algún día. La perdiz se pilla al vuelo y la liebre a la carrera, y los cojones del cura... se pillan de otra manera. En el común de un rústico convento, cierto padre lector sentado estaba, y al paso que el humor desperdiciaba, los huevos se tentaba muy contento. Abre los ojos a la luz incierta, la raja busca, que su nabo excita, siente grato calor su polla muerta y la leche en los huevos se le agita. La mujer, de culo en popa, dos agujeros presenta para que elija el cipote el que mejor le parezca. Como nadie, de los huevos, una linterna se cuelga, fácil es equivocarse... pero sale igual la cuenta. A buen jodedor,poca picha y buen cojón. Cortando cojones,se aprende a capar. Los amigos, el dinero y los cojones, están para las ocasiones. Un teniente de la escala de reserva, con la polla abría latas de conserva; y un sargento, de un Tambor de regulares, con la picha hacía juegos malabares. El capitán de la misma compañía por más que lo intentaba no podía. Moraleja: "en materia de cojones la milicia no admite graduaciones".

"EL CAPADOR Y EL CERDO" ¿Por qué, bárbaro, -decíame quitas la genitura? ¿La naturaleza cría cosa inútil por ventura con tanta sabiduría? Los ojos son para ver, las patas son para andar, las narices... para oler, la oreja para escuchar y los huevos para joder. Llévate hasta las orejas y cede a mis persuasiones, de mí no oirás más quejas, antes sí mil bendiciones, si las GANDUMBAS me dejas. Los cuatro hermanos Quiñones a la lucha se aprestaron: ¡ah del castillo! -dijeron-... Entonces, los Infanzones, contestaron: ¡Pobres locos! Para asaltar torreones, cuatro quiñones son pocos, ¡Hacen falta mas quiñones! Una paja, en ciertos casos, tiene infinitas ventajas: nos refresca la cabeza y los riñones descarga. Si os quereis hacer preñada, tomad, sin que se publique, zanahoria encañutada, con zumo de riñonada... sacado por alambique. Poesía del coño. Coños rapados, coños con pelo; coños cerrados, coños en celo; coños lavados, coños con costra; coños viscosos como una ostra... Coños de alta alcurnia, coños de la plebe, coños que me piden un 69. Coños eruditos, coños tontorrones, coños en que caben hasta los cojones. Coños tan parecidos, tan diferentes, frígidos unos y otros ardientes; ¡bendita parte del bajo vientre! Coños tan puritanos, tan indecentes, dejando pelos entre los dientes. Coños de ahora, de ayer y siempre. Coños amenos, coños pesados, chochos que sueñan ser penetrados. Rajas horteras, coños modelo, vulvas que saben a caramelo... Papos depresivos, coños sonrientes,

chochos insalubres, chírris malolientes. Coños superpijos, coños de un casquete, coños de fulanas de entra, paga y vete. Coños tan diferentes, tan semejantes, tan exquisitos, tan fascinantes; sabrosos, dulces, sosos, picantes... Coños fruta prohibida, labios colgantes, secos o untados en lubricantes, interesados e interesantes. Coños que me empalman, coños que me excitan, en los que descargo mi leche blanquita. coños verdaderos, coños que me mienten, coños que me piden que les hinque el diente... coños tan necesarios, tan cojonudos, que te convierten en bigotudo cuando los lames como un felpudo... Coños blancos o negros, indios, mulatos, coños eternos, coños de un rato; coños expertos, coños novatos. {LOS DIEZ COÑOS MÁS FAMOSOS DE LA HISTORIA} "¿Cuándo coño va a parar esta lluvia"? (Noé, año 4.314 A .C.). "¿Cómo coño se te ha ocurrido eso"? (Su madre a Pitágoras, año 126 A.C.). "¡Qué calor, coño"! (Juana de Arco, año 1431). "¿Cuándo coño vamos a llegar"? (Cristóbal Colón, año 1492). "¿Cómo coño quieren que pinte el techo"? (Miguel Ángel, año 1566). "¿Qué coño has tomado, Julieta"? (Romeo, año 1595). "¿De dónde coño han salido todos estos indios"? (General Custer, año 1877). "¿Cómo coño no van a entender esto"? (Einstein, año 1938). "¡Vamos, Mónica! ¿Qué te pasa? ¿Quién coño se va a dar cuenta"? (Bill Clinton, año 1997). "¡Coño, no me lo puedo creer"! (Zapatero, marzo 2004).

{REACCIONES ESTÚPIDAS ANTE EL MIEDO} Qué malo es el miedo, ¿Eh? Los seres humanos no estamos preparados para el miedo, no nos sabemos comp ortar con dignidad. No hay más que ver la cantidad de gilipolleces que hacemos cua ndo tenemos miedo. Porque vamos a ver..., tú estás por la noche en la cama y oyes un ruido extraño, ¿Y qué haces? ¡Te tapas con la sábana! ¡Muy bien! ¿Qué pasa, que la sábana es antibalas? ¿ viene un malo con un cuchillo no va a poder atravesarla?, ¿Se le va a doblar la ho ja? ¡Hombre, por favor! ¿Y cuando nos da por mirar debajo de la cama? ¡Hombre, que ya tenemos una edad! Además, suponiendo que haya un asesino debajo de la cama, ¿Qué ganas mirando? ¡Que te mate antes! Muy bien..., fantástico. ¿Os imagináis que un día nos encontrásemos a alguien debajo de la cama? ¿Qué le diríamos?:

--Buenas nocheeees..., ¿Qué? Asesinando, ¿No? --A ver, hay que ganarse las lentejas. ¡Pero hombre de Dios! ¡Salga de ahí que se va a quedar frío! Ande, suba, que va a coger asma con tanta pelusilla... --Bueno, máteme en la cama, que estará más cómodo. Otra reacción estúpida ante el miedo es mirar dentro del armario, que ya es el colmo. Porque, vamos a ver..., ¿A alguien le cabe un señor dentro del armario? Pero si el día que planchas no sabes dónde meter toda la ropa, ¿Cómo se va a meter un tío ahí dentro? Otra situación. Oyes un ruido raro en casa y te levantas, 'acojonao', en calzoncillos, y p reguntas: --¿Hay alguien? ¿Pero qué crees, que si hay alguien te va a contestar? Lo mejor es cuando llegas a la conclusión de que si hay alguien sólo puede est ar detrás de la puerta del cuarto de baño, porque lo demás ya lo has registrado y..., ¿Q ué haces? Asomas la cabeza poco a poco, más que nada para que, si hay alguien, te dé a gusto. ¡A y! Otra: Vas en un coche y, de repente, el conductor empieza a correr como si fuese Carlos Sainz, pero sin Carlos y sin Sainz, y tú acojonado. ¿Qué haces? Lo normal, protegerte: te agarras a la asita de plástico que hay encima de la puerta. Ya se puede estampar si quiere, que tu vas cogido a la asita... En esta situación, las madres lo que hacen es que se agarran al bolso y se l o ponen delante, como si fuera un air_bag. ¿Y cuando vas en bicicleta bajando una cuesta y aquello se embala? ¿Qué es lo que se te ocurre? Quitar los pies de los pedales. ¡Muy bien, muy inteligente! Cuando te descontrolas del todo, sueltas también las manos del manillar. Eso es..., Pero ¿Qué crees Que va a pasar? ¿Que vas a salir volando como E.T.? Cuando nos van a poner una inyección, ¿Qué hacemos? Poner el culo tan duro que la aguja rebota. Sabemos que duele más, pero no podemos evitarlo. Y es que el miedo nos incita a ha cer una idiotez detrás de otra: Tienes que bajar al garaje y no hay luz. Empiezas a pensar en fantasmas... , o en si habrá alguien escondido..., y, ¿Qué haces? Cantar. ¡Miedo, tengo miedo, no lo sabes tú muy bibiebebebeeeen! Eso es, da más datos. Lanza una bengala. ¿Y qué pasa si vas por la calle y de pronto ves a alguien y, piensas que te va a atracar? Pues te cambias de acera. Seguro que si es un atracador, pensará: "Mierda, otro que se me ha cruzado de acera, qué nochecita llevo". Pero..., ¿Por qué hacemos esto? ¿Qué pasa, que los atracadores sólo atracan en la ac era de los pares? ¡Ay! El otro día, iba en el ascensor con una mujer a la que no conocía de nada y de repente, el ascensor hizo un extraño: "Brramb". ¿Y qué hizo la señora? ¡Agarrarse a mí! Es una reacción típica de las mujeres. Deben de pensar que los hombres no caem os cuando se descuelga un ascensor. No hay que olvidar que unidas a nuestras reacciones estúpidas están las que ti ene el cuerpo por su propia cuenta. Una de ellas es temblar. Si por ejemplo hay un ladrón en casa y nos escondemos debajo de una manta, e l hombre no tiene problemas para encontrarnos. Nos ponemos como un móvil, (en posición vibrador). Otra reacción estúpida es la de quedarte paralizado. Si viene un coche hacia ti y está a punto de atropellarte, esto es todo lo que se

le ocurre a tu cuerpo, quedarse quieto. Más reacciones que tiene el cuerpo por su cuenta: Gritar. Claro que sí, muy lógico. Si estás friendo un huevo y se te prende la sartén..., ¿Qué se te ocurre? Gritar. Te pones a gritar como un loco: --¡¡Que se me queman los huevos! Y si viene otra persona, se une a ti con sus gritos: --¡Que se te queman los huevos! Pero..., ¿Qué pretendemos? ¿Apagar el fuego a gritos? ¡Hombre, por favor! Y luego está lo de cagarse de miedo. ¿Habrá algo más estúpido y más inútil que cagars e miedo? Bueno, sí, morirse de miedo. Ahora, eso sí, ¡que me esperen muchos años! {CÓMO SABES QUE YA NO ERES UN ADOLESCENTE} Cuando... Å No conoces los nombres de los grupos con las 5 canciones más destacadas en l as listas de popularidad. Å No puedes nombrar a los integrantes de por lo menos un grupo de los 10 de moda. Å No sales un fin de semana, y no es por no tener con quién salir, sino que es tás cansado. Å Al empezar a explicar tu proyecto, usas la palabra "concepto" y aceptas qu e al usar la palabra "concepto", no tienes ni la más remota idea de qué estás hablando . Å Al salir a bailar, bailas emocionado una canción que no te gustaba, "porque es de las viejas épocas". Å Al juntarte con tus amigos/as, discutes cómo han cambiado los "niños". Å Te asustas, al ver a una niña o niño de 16 años, "besándose" con el novio en la di sco. Å Regresas temprano a tu casa porque tienes un día difícil mañana. Å Cortas con tu novio/a, por estar buscando tu realización personal, y en real idad la estás buscando. Å Surge la palabra matrimonio con tu pareja (siempre y cuando sea a menos de 2 años). Å Les explicas a tus amigos por qué cortaste, y les dices la verdad. Å Te das cuenta de que [email protected] de tus ex-novios/as, ya se casó (y por volunta d propia). Å Te das cuenta de que tus padres no estaban tan mal en su criterio. Å Ya no presumes de desveladas, prefieres no comentarlas. Å Discutes la situación de la Bolsa de Valores, las clases de maestría o la situ ación económica del país. Å Tienes la curiosidad de ver el año de uno de tus discos favoritos, y te das cuenta de que salió hace 10 años (y lo compraste recién salido). Å Te preocupas por tu desarrollo profesional. Å Cuando vas a casa de un amigo/a, a estudiar sin distracciones y en realida d estudias. Å Cuando vas a comer tacos con tus amigos, y solamente pides 5 tacos, y los acompañas con un antiácido. Å Cuando vas a tu restaurante favorito, y sólo pides una ensaladita. Å Cuando empiezas a considerar el golf como un deporte de alto nivel. Å Cuando no ves a tus amigos en toda la semana, por el trabajo, y decides qu e el fin de semana no los verás, porque vas a descansar. Å Cuando lees lo que contienen las cosas antes de comerlas. Å Cuando te vas a dormir a casa de un amigo/a, y en verdad sólo vas a dormir. Å Cuando notas que tu artista favorito ya no se ve tan bien en la TV. Å Cuando asistes a un evento, y sientes que los que te rodean podrían ser tus hijos. Å Cuando toda la música que te gusta, sale a la venta en un paquete de discos

de colección, en los anuncios de la TV. Å Cuando sientes que lo que está de moda no es más que algo ridículo y pasajero. Å Cuando vas a comprarte ropa, y no encuentras nada que te guste en la sección juvenil. Å Cuando eres tú el que tiene que ir, en lugar de tus papás, a una fiesta, antes de las 12. Å Cuando compras la playboy, o playgirl, realmente porque tiene un artículo qu e te interesa. Å Cuando lees un libro, que te comentaron por interés, no para un examen. Å Cuando decides que es conveniente contar con un seguro de vida o un seguro para tu automóvil. Å Cuando prefieres el cereal sin azúcar, en lugar de los azucarados. Å Cuando tus golosinas las tienes que comprar en una tienda de nutrición espec ial. Å Cuando desde otro coche, una persona muy atractiva te hace señas para que te detengas y al hacerlo te pregunta por una dirección, y al final te dice: "Disculp e, señor, a"... Å Cuando decides hacer algo, y piensas en qué diría tu abogado. Å Cuando la cuenta de los medicamentos que te recetaron, es mayor que la cue nta del médico que te atendió. Å Cuando conduces con las dos manos en el volante, y prefieres un coche auto mático, en lugar del de velocidades. Å Cuando apagas las luces que no estás usando, para disminuir el consumo de el ectricidad. Å Cuando compras una loción porque te gusta, y no porque está de moda. Å Cuando preguntas por tu loción favorita, y te dicen que ya la han descatalog ado. Å Cuando usas pantalones de mezclilla, solamente los fines de semana. Å ¡Cuando te pones a escribir artículos como éste!...

{De las célebres y canónicas categorizaciones del pendejo, hechas por el P rofesor Hermenegildo Torres, fundador del Partido Único de los Pendejos: 1) El Pendejo Convicto y Confirmado. Es aquel que a través del transcurso de los an~os sigue siendo el mismo pendejo. 2) El Pendejo Esférico. Es aquel, que sin obstar el punto de vista, sigue siendo un pendejo. 3) El Pendejo de Referencia. Es aquel quien tan fácil se distingue, que es de confianza, usarlo para dar direcc iones a la siguiente manera: "Sí, como no, señor, sí sé cómo se llega. ¿Ve usted a ese pendejo que está allí? Pues de ah derecha"... 4) El equilátero: (Casi como el esférico). Vista su pendejez desde tres lados, siempre tiene la misma magnitud. 5) El fosforescente: Su pendejez es tal, que se hace notar en la oscuridad. 6) El pendejo disfrazado: Es aquel quien es más pendejo por dentro, de lo que se le nota por fuera. 7) El pendejo periférico: Es aquel quien tiene muchas salidas pendejas. 8) El pendejo baboso: Es aquel quien se sienta en la tina y "suelta aires" para entretenerse con sus b urbujitas. 9) El pendejo asesorado: Es aquel quien se da cuenta que ha cometido una pendejada y la vuelve a consider ar. Después de larga y meditada contemplación y consulta, concluye y se convence de la m isma pendejada. {POEMA DE LA CACA}

De los Placeres sin pecar, el mas dulce es el cagar, con un periódico extendido y un cigarrillo encendido, queda el culo complacido y la mierda en su lugar. ¡Cagar es un placer! de cagar nadie se escapa caga el rey, caga el papa caga el buey, caga la vaca, y hasta la chica mas guapa suelta bolitas de caca. Viene el perro y lo huele, viene el gato y lo tapa. Total, en este mundo de caca, de cagar nadie se escapa. Qué triste es amar sin ser amado, pero mas triste es cagar sin haber almorzado. Hay cacas blancas por hepatitis, las hay blandas por gastritis... Cualquiera que sea la causa que siempre te alcanza, aprieta las piernas duro, que cuando el trozo es seguro, aunque esté bien fruncido el culo ¡será por lo menos, PEDO SEGURO! No hay placer más exquisito, que cagar bien despacito. El baño no es tobogán, ni tampoco subi-baja. El baño es para cagar y no pa'hacerse la paja. En este lugar sagrado, donde tanta gente acude, la chica se pasa el dedo y el tipo se lo sacude. Caga tranquilo, caga sin pena, pero no se te olvide tirar de la cadena. El tipo que aquí se sienta y escribir versos se acuerda, ¡No me vengan a decir que no es un poeta de mierda!. En este lugar sagrado, donde acude tanta gente, hace fuerza el mas cobarde y se caga el mas valiente. Ni la mierda es pintura, ni los dedos son pinceles, por favor, pendejos, ¡Límpiense con papeles! Para ti que siempre estás en el baño: Cagad tranquilos, cagad contentos, pero por favor, ¡cagad adentro!

* CHISTES DE DISCAPACITADOS Un ciego se encuentra con un cojo, y para saludarle le dice: --¡Hombre, cuánto tiempo! ¿Cómo andamos? A lo que el cojo le contesta: ¡Bah, pues ya ves! Se cruza un calvo con un jorobado,y dice el calvo: --¿Qué llevas en la mochila? A lo que el jorobado responde: --¡Tu peine, CABRÓN! Un ciego se encuentra en la calle un papel de lija, lo palpa durante un bu en rato y dice: --¡Qué cantidad de tonterías trae el periódico! Un tipo entra en un bar, y dice: --¡Un vino! --¿Blanco o tinto? --Da igual, es para un ciego. En carnaval los tuertos tienen los dos ojos..., Por eso es un gran día de fi esta para ellos. Le dice uno a otro: --Tío, estás gordo. --Sí, como una tapia. --Jo, tío, me acabo de comprar un aparato para la sordera que es una maravil la, me lo puedo meter en la oreja y nadie se da cuenta. --Jo, qué cosas..., ¿Y cuánto te ha costado? --Las dos y cuarto. Diez personas van a parar al paraíso, y les dice el ángel de turno: "Los que hayan sido infieles con su mujer, que den un paso al frente... Bueve dan un paso hacia adelante. Y prosigue el ángel: "¡Vamos, el sordo también! --¿Has oído el chiste del sordomudo? --No. --Bueno, él tampoco.

Harto de que cada noche le robaran los frutos de su huerto, Mauricio decid e hacer guardia para pescar al ladrón in fraganti. Efectivamente, a medianoche, un pillo se sube al cerezo y empieza su hurto. Mauricio, sigilosamente, se sitúa debajo del árbol y alzando la mano le agarra fuertemente de los cataplines. --¡Ladrón! ¡Dime quién eres! ¡Cobarde! ¿Cómo te llamas? Hasta que no me lo digas no t oltaré. Repito: ¿Quién eres? Cuanto más tardaba el ladrón en contestar, más le apretaba el paquete el hortela no. --¡Da la cara! ¡Dime de una vez quién eres! Si no te identificas, seguiré apretand o... Al final, con los cataplines del ladrón casi triturados, se produce el desen lace de esta escena: --¡De una vez por todas! ¿Quién eres? --El sor... do... mu... do... Ésto es una niña manca que va a pedir un helado: --¿Me da un helado?

--¿De que sabor? --Me da igual, se me va a caer. Va un matrimonio de enanitos a la tienda de la esquina, y dice el enanito: --Un bote de Ajax, por favor. --¿Pa la "vajilla"? --Pa la "bajilla" no, pa tu puta madre. Ramón está hablando con su mejor amigo, y éste nota que el otro tiene cara de pr eocupación: --¿Qué pasa, Joaquín? ¿Tienes algún problema? --Lo que tengo es una frustración del carajo, Ramón. Yo estaba orgulloso de cómo ponía a mi mujer. Cuando ella llegaba al orgasmo e ra una cosa tremenda: cómo se estremecía, brincaba, emitía quejidos, ponía los ojos en b lanco... --¿Y descubriste que todo era fingido? --¡No, descubrí que es epiléptica! Se acerca la madre a la cama de su hijo parapléjico, y le dice: --¡Hijo mío, tengo buenas noticias para ti: ¡Hemos encontrado un ungüento, que una hora después de haber sido untado, te dev olverá la salud! --¡NOOO! ¿EN SERIO, MAA? --Sí, cariño, ven que te lo ponga... --Y la madre esparce el ungüento por todo el insensible cuerpo de su hijo. Al rato: --Mami, ¿Ya? --No, rey mío, apenas han pasado veinte minutos. --¡Uy, qué feliz soy! ¡Voy a poder correr y comer solito!... Al rato: --¿Ya, mami? --No, amorcito, faltan quince minutos. --¡Ay, es que no puedo esperar tanto para levantarme, jugar, andar!... ¡Ay, ma mi, qué felicidad! --Sí, cariño, pero hay que tener paciencia. --Sí, má. Al rato: --¡Ya, hijo mío! ¡YA ES LA HORA!... Entonces, el chiquillo se apoya en la cama, pone sus piececitos en el suel o, y al intentar levantarse, ¡ZAPLACATA! se espanzurra contra el suelo. Llorando a lágrima viva, mira a su madre, y ella le dice: --Ay, cariño, ¡Feliz día de los Inocentes! --Mami, yo quiero pollo. --¡Ja! ¿Y podrías decirme cómo te lo meto por los tubos? El niño, tetrapléjico, le dice a su madre: --Mamá, quiero galletitas. --Cógelas que están encima de la nevera. --Mamá, mamá, ¿Cómo me vas a hacer el vestido de 15 años? --Grande, grande, muy grande, hija mía, para que cubra tu silla de ruedas. Llega un tipo sin brazos a la iglesia: --Padre..., He pecado y deseo confesarme. --Ven, hijo, pasemos al confesionario. Entran entonces los dos al susodicho cubículo. --A ver, dime tus pecados, hijo. --Padre, ayer he practicado el fornicio con una negra en un túnel muy oscuro ... ¿Es eso pecado?

--No, hijo, ¡ESO ES PUNTERÍA!... {Romanza del ciego enamorado} Yo, que soy de buen comer y mejor gorronear, nunca me puedo negar si me invitan a una cena. Por esto no pongo pegas si una mujer candorosa, con sonrisa primorosa, me dice: ¿Quieres cenar? Enseguida digo sí, ella pasa a la cocina, y en un pis-pás me prepara patatas con mejillones, que es una cena muy fina. Después, en gesto galante, y con ademán seguro, según costumbres y leyes le pregunto en un instante, aunque no tengo ni un duro: --¿Qué quieres que te regale para la noche de Reyes? --Cariño, quiero un brillante... Y su cara se ilumina, con singular emoción mientras suelta el mejillón que estaba chupando antes. El pulso se me detiene, la faz se me decolora, y cuan caballero andante, por hablar mi corazón, sin pensarlo mucho antes aseguro: --Por este rico molusco, cocido al vapor, señora, yo lo juro, desde ahora, que esas manos cocineras lucirán, garbosamente, en los dedos un anillo, o en sus orejas. pendientes, o en el escote un colgante que resalte lo evidente... Y repito, os lo juro... ( pensando por mis adentros que sigo sin tener un duro). Voy por la calle mirando escaparates y viendo con dolor de corazón, el enorme disparate que cuesta cualquier objeto de oro y algún brillante. Haberlo pensado antes, lo que quiere es un brillante. Pero yo digo: si tiene ya brillante la sonrisa, brillante la dentadura y brillante la mirada, ¿No es cosa descabellada el sumirme en la locura

por un brillante de nada? De pronto, la solución se me metió entre las sienes en forma de la canción de unos grandes almacenes que se extienden por Madrid desde Preciados a Argüelles. Corro, sin más dilación a la sección joyería, (junto a la papelería) y pregunto al dependiente, que atiende con profesión, a mí, que soy el cliente: --Buenas tardes, yo quisiera regalar a una mujer, en edad de merecer, algo que no me subiera de una cantidad ingente, -Digamos..., unos pendientes-, y que lleven un brillante, ¡Y los quiero en este instante! ¿Qué valen los del estante? --Dos mil, señor, -me contesta-. --¡ Son baratos, vive Dios! pero tengo la mitad, es igual, me llevo uno... --No es posible, no señor, -me contesta el dependiente-, pues tenemos dos orejas; los pendientes que vendemos los vendemos por parejas. ¿Qué le parece este anillo? tampoco se queda manco, ¡Y tiene sus buenos brillos! Vale justo la mitad. --Que me gusta, me lo llevo. --Para su mujer, ¿seguro? (Con la cabeza lo niego). ¿para una dama especial? Y..., ¿Es casada la señora? (En este caso, lo afirmo). Pues terminará muy mal, que el regalar un anillo a una mujer desposada, terminará en bofetadas y usted que parece un pillo... con la cabeza vendada. --Da igual, merece la pena, la señora está muy buena; le repito: me lo llevo. ¿Me dijo usted mil pesetas? --Se confunde, caballero, hablaba yo de los euros. Me pongo a multiplicar de cabeza, que me apaño, y lanzo una maldición: ¡Ahorrando tardaré años, porque esto cuesta un montón! --Señor, tengo solución, yo le buscaré un apaño;

¿Conoce ya el "Creditón"... la forma de venta a plazos? Deme usted información, la personal, de su banco, la meto en ordenador... esto es puro formulismo, que usted tiene cara de honrado y quedará autorizado a obtener su Creditón ¡asunto solucionado! Dicho y hecho, doy los datos. El chisme se pone a andar, hasta que, al cabo de un rato, aquello empieza a pitar, las alarmas a sonar y yo pregunto: ¿Esto es malo? La respuesta me aparece en forma de dos señores de imponentes proporciones que, sin pensarlo dos veces, me agarran por cuello y fondo de mis pobres pantalones. Y entre voces y empujones, como si fuera un escombro, me tiran por la escalera sin muchas contemplaciones, gritando: ¡fuera, moroso! Estoy tirado en el suelo, magullado y dolorido..., entonces oigo que un niño va y le pregunta a su abuelo: --¿Qué le pasa a ese señor? ¿Por qué han pegado a ese hombre? --Ese señor no es señor, ese tipejo no es hombre; le han negado el Creditón, ¡ven nene, que no te toque! ---------Cojeando voy, maltrecho y sigo así dolorido, recordando mientras ando cómo pasaron los hechos. Ya no me queda dinero, solo tengo calderilla, que el billete que llevaba me lo he gastado en Tiritas, en el agua oxigenada y un frasco de Mercromina. Oigo a un moro que vocea, vendiendo su mercancía: --¡Pulseras vendo, collares!, ¡anillos de imitación, que parecen oro fino, pero que son de aleación! Estudio la situación, me toco la calderilla y cuan si fuera Don Juan Tenorio, [sin Luis Mejías], lanzo al cielo mi aflicción:

--¡Pedí al banco y no me dio y pues sus puertas me cierra, de mis actos en la tierra, responda el banco y no yo! Rápidamente me agacho, echo mano a una pulsera; tiro a correr por la acera... Y cuando el moro se entera, voy corriendo yo tan pancho. El moro que se levanta, y que sale en pos de mí, gritando su circunstancia con especial frenesí: --¡ Que me roban, al ladrón!, ¡que soy moro y soy honrado!, ¡te vas a enterar malvado!, ¡te voy a dejar capón! Capón es gallo capado (esto es nota del autor). Mientras corro, también grito, con no menos frenesí, --¡Señores, denme socorro, sujeten a ese morito que viene detrás de mí... Que soy ciego y soy cristiano, y que me quiere pinchar con su larga cimitarra, Señor..., ¡Que me va a agarrar! --No es cimitarra, es alfanje... y lo vas a comprobar, ¡En cuanto que yo te alcance los vas a diferenciar! La gente se arremolina, ven correr a un moro atrás tras un cristiano delante. Comienzan los comentarios de espíritu nacional. Rodean al moro varios que lo pasará muy mal. --¡Perseguir a un pobre ciego!... --¡Qué desvergüenza, señor! --¡Qué indecoro! --¡Desde luego! --¡Señor, cómo son los moros! --Demostrémosle al infiel que aquí semos europeos y no semos como él. --¡Arranquémosle la piel!... --¡Le cortaremos las manos! --¡Pisémosle las entrañas! --¡Por Santiago y cierra España! --¡Malo moro, moro malo! Y el pobre moro que chilla, ¡Le van a moler a palos! Aprovecho la ocasión para escapar del revuelo... Y, cuando la cabeza vuelvo, oigo al moro que me grita: --¡Que el Profeta te maldiga! ¡Que caiga mi maldición sobre ti y tu descendencia!

--¡Señor, qué poca paciencia!... -me limito a responder-. ¡ASÍ DE DURA ES LA VIDA! Todo por una mujer. * CHISTES DE LA CÁRCEL Llega la esposa a visitar al marido a la cárcel, pero como no era la hora de visita la detiene el celador, y le dice que con un papel él le llevaría el mensaje que quisiera a su esposo y le traería una respuesta si la hubiera... Ella accede y le escribe en un papel lo siguiente: p,p,p,p,p,p. Cuando el celador llega ante el marido éste sonríe y escribe en el reverso del papel: c,c,c,c,c,c. Al ver el recado, el celador le pregunta a la esposa qué significa: Esposa.- Paso,Penurias,Pido,Permiso,Para,Putear. Esposo.- Cobra,Carito,Cuida,Culito,Cariños,Carlitos... Recién terminadas las oposiciones, un carcelero novato va a la prisión para em pezar a trabajar, y se entrevista con el director. El director le dice: --En este módulo hay individuos realmente duros. ¿Cree que podrá manejarlos? --Pues claro..., Y si no que se vayan. Tres tíos, detenidos en una redada, están en el calabozo. Dice el primero: --Compi, tengo aquí tres gramos, nos metemos uno cada uno, nos ponemos fuert es y abrimos los barrotes. Dice el segundo: --Yo tengo tres tripis, nos comemos uno cada uno, y cuando pase el enano q ue le quite las llaves al guardia. Y dice el tercero: Yo tengo tres porros, nos los fumamos y lo dejamos para mañana. En una cárcel, un preso comenta indignado a su compañero de celda: --Es un poco ridículo lo que están haciendo conmigo. --¿Por qué? --Porque me metieron aquí por robar pan, y ahora me lo traen gratis todos lo s días. Dos presos en la cárcel: --Y tú, ¿Por qué estas aquí? --Porque no me dejan salir. Un preso consigue saltar la tapia de la cárcel de Carabanchel, después de enco nados esfuerzos. Cuando sale al exterior, dice: -¡Libre, libre! En eso, se le sube un tío a la chepa, y le dice: --A la plaza de Castilla, por favor. * CHISTES RELIGIOSOS Llega el Papa a Madrid, baja del avión, besa el suelo y escucha gritar: --¡Julio Iglesias! ¡Julio! ¡Juliooooo! El Papa, extrañado, se sube en el Papa-móvil y pasea por Madrid. Pero sigue es cuchando lo mismo de la gente: --¡Es Julio Iglesias! ¡Julio Iglesias! ¡Julio! ¡Juliooooo! En el hotel lo ve el recepcionista:

--¡Dios mío, es Julio Iglesias! ¡Julio, un autógrafo! Cuando sube a la habitación, le están esperando 7 tías en bikini: --¡Bieeen!, ¡Ha venido Julio Iglesias! ¡Chicaaaas! En esto, dice el Papa: --¡Me va, me va, me va, me va, me vaaaaaaaaaaaaaa! EL PAPA Y COCA-COLA Se personan altos funcionarios de Coca Cola ante Su Santidad en el Vatican o para hacerle una propuesta: --Su Santidad, le ofrecemos US$5.000.000 mensuales para que se cambie en e l "Padre Nuestro", la frase: "El pan nuestro de cada día..." por "La Coca Cola nue stra de cada día...". A lo que el Santo Padre responde: --No podemos hacer eso, Hijo Mío"... Tras unos meses vuelven a visitar el Vaticano con otra propuesta: --Su Santidad, nuestra empresa le ofrece US$300.000.000 anuales para cambi ar en el "Padre Nuestro", la frase: "El pan nuestro de cada día..." por "La Coca C ola nuestra de cada día"... A lo que el Santo Padre responde: --De ninguna manera podemos hacer eso, Hijo Mío... Insistentes estos funcionarios, consiguen una cita con el Sumo Pontífice, y le presentan una oferta de su Corporación: --Su Ilustrísima Santidad, nuestra empresa ha decidido ofrecerle a su Iglesi a la cantidad de US$1.500.000.000 anuales para que se cambie en el "Padre Nuestr o" la frase: "El pan nuestro de cada día..." por "La Coca Cola nuestra de cada día.. ." A lo que el Santo Padre, mirando fijamente a su Secretario, le pregunta: --¿En qué fecha termina nuestro contrato con los panaderos? Un borracho, que olía a vino por los cuatro costados, se sube a un autobús y s e sienta al lado de un cura, con su roñoso bolso y un diario viejo. Saca una petaca de ginebra y se toma toda la que queda... Satisfecho, agarra el diario y se pone a leer. El cura finge que el borracho no existe y disimula su incomodidad. Al rato, el borracho mira al cura y le pregunta: --¡Oiga buen hombre! ¿Puede decirme qué cosas causan artritis? El cura, molesto, le responde en tono sarcástico: --Ciertamente la vida relajada, el andar frecuentando mujeres mundanas, lo s excesos con el alcohol y todas esas porquerías... --¡Dios me libre!, -responde el borracho, volviendo a su lectura-. El cura, pensando en lo que le acababa de decir al pobre infeliz, decide d isculparse y le dice en tono comprensivo: --Disculpe usted, no era mi intención ser tan rudo..., ¿Desde cuándo sufre de ar tritis? --¿Yo?, ¡No, yo nunca he padecido de artritis, padre! Sólo estaba leyendo en éste diario que el Papa la sufre desde hace unos meses. Tanto insistió Genaro en los problemas tecnológicos que le atormentaban, que e l Vaticano accedió a su petición de audiencia con el Papa. --Verá, Santo Padre, he leído detenidamente las Sagradas Escrituras. Entiendo lo de la concepción de la Virgen María, el milagro de los panes y los peces, la resu rreción de Jesucristo, incluso la Santísima Trinidad. Pero tengo una gran duda. --Dime, hijo mío. --¿Qué fue de la carpintería de San José? ¿La vendieron? ¿La traspasaron? Las células cristianas son fácilmente reconocibles: En vez de ADN eucariotico, tienen ADN eucaristico. Que los lisosomas sean con todos vosotros. Una cría está pidiendo con una hucha de casa en casa.

Llama a un timbre y se asoma un viejecito. --¿Para quién haces la colecta, hija? --Para Dios, señor. --Pues anda, déjame el dinero que llevas recolectado. ya se lo daré yo que lo voy a ver antes que tú. Un par de monjas llaman a la puerta de una casa, y les abre una niña. Dicen las monjas: --¿Nos podrían dar algo para el asilo? Y la niña: --¡Abueelo, sal! Era una iglesia tan estrecha, tan estrecha, que el cura en vez de ostias d aba patadas en los cojones. Llega una señora donde un cura a confesarse y le dice: --Padre, ¡tengo un problema! Y él le contesta: --Cuénteme hija, su problema. --Padre,es que tengo dos periquitas pero lo único que saben decir es: --Somos prostitutas, ¿Quieres divertirte un rato? El cura le dice: --Tráigame mañana sus periquitas que yo tengo dos periquitos y les he enseñado a leer La Biblia y a rezar el rosario, y les enseñarán a sus periquitas. Al día siguiente llega la señora con sus periquitas y están los periquitos del s acerdote en su jaulita leyendo La Biblia y rezando el rosario. El cura mete las periquitas en la jaulita y, como de costumbre, las periqu itas dicen --Somos prostitutas, ¿quieres divertirte un rato? Y en eso un periquito le dice al otro: --Hermano, guarda La Biblia y el Rosario, ¡que nuestras oraciones han sido e scuchadas! Entra un mexicano a la iglesia y va a confesarse: --Padre, me confieso, de puro macho que soy, que ayer me acosté con Sofía Lore n y le pegué cuatro. Y el cura responde: --Lo siento, hijo, pero no te puedo absolver. --¿Y por qué? --Porque estoy seguro de que no te arrepentirás. En un pueblo van a botar la barca nueva. El pescador avisa al cura para que la bautice: --¿Qué nombre le vas a poner, hijo? --Pues yo había pensado, señor cura, en "Que Pesque Dios". --No, hijo mío, no me parece un buen nombre. Piensa en otro. --Pues entonces "RemeDios", señor cura. --Eso está mejor. ¿Es quizá el nombre de alguna pariente tuya? --No, es que hemos pensado que ya que no pesca, al menos que reme. En la iglesia dice el cura: --A ver, los de la novia que se pongan a la derecha y los del novio a la i zquierda. Todos se colocan, excepto 8 personas que se quedan en medio. --Ahora que estos 8 vengan conmigo, y a los demás que os den por ahí, porque e sto es un bautizo. --Por favor, ¿Daría usted 100 pesetas para la capa del cura? --¿100 pesetas? ¡No, doy 5000!... ¡Pero lo capo yo!

Un tío que entra en la iglesia a confesarse y le dice al cura: --Padre me confieso... El cura le interrumpe: --¡No!, No me llame padre, ¡llámeme monseñor! --Perdone monseñor, me confieso que soy mariquita. --¡Aaah! Entonces puedes llamarme Montse. Va uno a confesarse a la iglesia: --Padre, Padre, confieso que me toco la pilila. --Vamos a ver, hijo, ¿Cuántos años tienes? --25. --¡Pues ya va siendo hora de que te toques la polla!

En un seminario, el Padre Superior esta a punto de ordenar sacerdotes a Pe pe, Pepo y Pipo, pero tiene sus dudas acerca de la vocación de estos sujetos, así qu e compra un "Playboy" y les dice que se aten una campanita en ese sitio que estás pensando. Llama a Pepe, y le enseña la portada. Inmediatamente se oye: tilín, tilín. --¡"Qué salvajada, qué escándalo!, ¿Vaya ahora mismo a tomar una ducha fría, a ver si arreglamos esto"! Llama a Pepo y le enseña la portada, pero no pasa nada, así que le enseña el póste r central. Entonces se oye otra vez: tilín, tilín..., y el cura le dice: --¡"Venga, dése una duchita bien fría"! Entonces llama a Pipo. Le enseña la portada, el póster, y toda la revista, per o no pasa nada. --Muy bien, Pipo, ¡Estoy sinceramente orgulloso de ti! ¡Dame un abrazo, herman o!, Te voy a ordenar sacerdote ahora mismo, pero antes date una ducha con Pepe y Pepo. Y la campanilla: ¡Tilín, tilín, tilín, tilín, tilín, tilín, tilín, tilín, tilín!... Dos sacerdotes van a la playa en sus vacaciones, y deciden ocultar todo lo que los identifique como religiosos. En el hotel guardan sus sotanas y alzacuellos, y salen a comprar bermudas decoradas con dibujos de palmeras, camisas hawaianas de colores chillones y sand alias. Cuando van caminando por la playa, se cruzan con una rubia despampanante q ue sólo llevaba puesto un diminuto biquini rojo. La sorpresa de ambos fue indescriptible, cuando ella los saludó diciéndole a c ada uno: --Buenos días, Padre. La rubia siguió su camino, dejando a los sacerdotes perplejos sobre cómo había p odido ella reconocer su oficio. Al día siguiente, decidieron comprar todavía más cosas para ocultar que eran sac erdotes. Adquirieron sombreros anchos, lentes de sol y collares de conchas, y salie ron otra vez a la playa llevando piñas coladas en sus manos. Pronto se encontraron con la misma rubia, que esta vez llevaba un pequeño bi quini azul. La sorpresa de ellos fue mayor cuando ella volvió a decir: --Buenos días, Padres. Ella iba a seguir su camino, pero uno de los sacerdotes no se pudo contene r y preguntó: --Disculpe, joven; es cierto que somos sacerdotes, y estamos muy orgulloso s de ello, pero, por favor, díganos cómo ha podido saber nuestra profesión. Ella sonrió sorprendida y dijo: --¿No me reconocen? Soy la hermana María Angélica...

En una iglesia rural, está un sacerdote confesando, cuando ve acercarse a un grupo enorme de niñitos. El primer chaval se arrodilla ante el confesionario, y le dice: --Padre, me confieso porque me he bañado con esponjita. A lo que el cura le responde: --Eso no es pecado, hijo, vete en paz. El siguiente dijo lo mismo, y así 15 más. Al final, se acerca una niñita: --Padre, vengo a confesarme. --¿Qué, tú también igual? ¿Te has bañado con esponjita? Y ella responde: --No, padre: ¡Yo soy Esponjita! --Señor cura, ¿Aquí apartan las mujeres del mal? --Sí, hijo mío. --Pues apárteme dos para el sábado por la noche. --Padre, el otro día hice el amor con mi novia en el hueco detrás del confesio nario de enfrente, entre las columnas, que no se ve mucho, ¿Eso es pecado? --Pecado no sé, ¡Pero el sitio es cojonudo! Estaban los feligreses en misa, cuando comienza a producirse un violento t erremoto. El cura dice: --Hermanos, recemos el Padre Nuestro. Todos empiezan a decir: --Padre nuestro que estás en los cielos... El terremoto se hace más fuerte y el cura dice: --Ahora recemos el credo. Todos empiezan a decir: --Creo en Dios Padre... El terremoto se intensifica, y el cura ve que las tablas del techo empieza n a desprenderse y advierte a los feligreses: --¡Las tablas, las tablas! Todos empiezan a decir: --Dos por una dos, dos por dos cuatro, dos por tres seis... Llega un tío a un pueblo y se va a la iglesia. --Hola, señor cura. Mire, es que tengo mucha pasta, y he venido a este puebl o que se ve que parece muy humilde, para llevarme una mujer y hacerla mi esposa, y quiero que usted me recomiende una que sea recatada. --Ah, pues mire, vaya a casa de doña Eulalia, y yo mismo los caso esta mañana. --Estupendo. Ya se casan, se piran de luna de miel, y vuelven a los tres días, y va el ch orbo al cura y le dice: --¡Pero oiga, usted no es cura ni es ná!, ¡Lo que es, es un hijo puta!..., ¡Mi muj er NO ERA VIRGEN! --Oiga, mire, yo hice lo que usted pidió. En este pueblo hay mujeres vírgenes, catadas, y recatadas... Un hombre fue a confesarse y le dice al cura: --Padre me arrepiento porque soy poeta. --Ser poeta no es un pecado, es un Don Divino. --Pues para abrir bocado, cógeme el pepino. --Le ha gustado el pareado? Está Jesucristo crucificado en lo alto del monte, cuando grita: --Hijos de puta, cabrones. ¡Crucificarme a mí!. ¡So gilipollas! ¡Que voy a resucit

ar y os voy a matar uno por uno! ¡Comepollas!... En esto que salta un discípulo: --Jesús, que llega la COPE. --Hermanos, caéis en el pecado, pero yo os perdono... a.

Dos misioneros se dedican a pedir limosna para la parroquia puerta a puert Llegan un día a casa de una loca: - --Una limosnita..., Somos hermanos de Cristo. --¿De verdad? -dice la loquita-. ¡Ay! ¡Pero qué bien se conservan!... Estaba un misionero predicando, y le pregunta a un tío: --Dime, ¿Has encontrado ya a Jesús? --No, no sabía que se había perdido...

Estaba un edificio en Barcelona ardiendo, y la gente del edificio estaba s in salida en la azotea. Imaginaos como estaban los catalanes allí arriba, cuando de repente se les a parece San Jordi y les dice: --Hijos míos, tiraos al vacío, que cuando estéis llegando al suelo, yo, con mi g ran poder sobrenatural, podré salvaros agitando las alas de 10.000 ángeles. Los catalanes se decían: --Oye, nen, que es bastante arriesgado, pero si lo dice San Jordi será verda d. Se tiraron, al fin, y allí no había nadie para salvarlos y todos se mataron. Al subir al cielo, pidieron audiencia con Dios para pedirle explicaciones, y le cuentan que se les apareció San Jordi y que luego se fue dejándolos morir. Y Dios les dice: --¿San Jordi, San Jordi?... ¡Anda! ¡Pedro, vete a buscar a San Isidro, que ya ha vuelto a hacer una de las suyas! Un obispo echándole la bronca a un cura de pueblo: --¿Que te pongas vaqueros en vez de sotana? ¡Vale! "¿Que te pongas camisas hawaianas? ¡Vale! "¿Que te pongas un pendiente en la oreja izquierda? ¡Vale! "¿Que te hagas una coleta con el pelo que tienes? ¡Vale! "Pero que en Semana Santa pongas un cartel de [CERRADO POR DEFUNCIÓN DEL HIJ O DEL JEFE]... ¡Eso sí que no! Jesucristo --Pedro tú idas... En esto se --¿Juan, a --¡A cenar

en la última cena: me negarás, Judas tú me venderás. Mateo, tú me meterás los dedos en mis he levanta Juan, y Jesús le pregunta:... dónde vas? en la barra, que con tanta gentuza no ceno en esta mesa!

La Biblia según un hippie. Va un hippie por la calle y se encuentra con un colega. --¿Qué passsa, tronco? ¡Cuánto tiempo! ¿Qué es de tu vida, tío? --Pos mira, que me ha dao por la lectura y aquí llevo este libro. --¿Y qué estás leyendo? --Un libro de aventuras históricas que es la polla. Se titula La BIBLIA. --¡Hostias! ¿Y de qué va? --Ahora mismo estoy leyendo un pasaje en el que Moisés y sus colegas van huy endo de los egipcios, (que les querían dar de hostias), y de repente se encuentran delante de un peazo lago -que llaman el Mar Rojo-, y no podían pasar. Pero el Moisés, que era un taco listo, dijo: --Arquitectos, disenádme un puente. Y en 3 minutos los arquitectos diseñaron el puente. Luego dijo:

--Canteros, sacádme piedras de 1 metro cúbico para el puente. Y los canteros sacaron, en 5 minutos, 300.000 toneladas de piedra. Volvió a decir: --Albañiles, construid un puente por encima del lago éste. Macho, y los albañiles construyeron el puente, en 48 segundos. Moisés y sus colegas atravesaron el puente y cuando llegaron al otro lado de l lago, fabricaron una bomba de plutonio e hicieron volar el puente consiguiendo así huir de los egipcios. --¡Venga, joder! ¡Eso no me lo creo yo ni de coña! --¡Pues si te cuento como viene de verdad en el libro!... En un monasterio, había un sacerdote que acostumbraba bañarse todas las noches en su tina, ayudado por una hermana religiosa, quien había sido educada en la mis ión de asistir al cura, sin pudor, en lo que necesitara durante su baño cotidiano. Una mañana, la hermana se encuentra con la madre superiora, y le comenta: --Madre, he sido salvada. --¿Pero cómo ha ocurrido tan magno evento, querida hija? --Anoche, mientras ayudaba al padre José con su baño, él tomó mi mano y la llevó has ta su entrepierna y me dijo: "Ésta es la llave del cielo", y que sería necesario probarla con mi cerradura para v er si se abrían las puertas de San Pedro, para ser salvada. --Este viejo desgraciado... ¿Y qué más pasó? --Bueno, probamos la cerradura; Él me dijo que al principio dolería un poco, porque el camino al cielo era difícil y d oloroso, pero que al final sentiría un gran placer. --Este viejo desgraciado... ¡Y a mí me tenía engañada con que era la trompeta del arcángel San Gabriel y se lo estoy soplando hace 20 años! Se encuentran 3 amigas, después de la noche de bodas, y empiezan a comentar: --Mi esposo resultó protestante: protestó toda la noche, y por todo, y no deja ba de protestar. --El mío salió metodista, lo mismo todas las noches, lo mismo, lo mismo, ¡Puro mét odo! --¡Ay, el mío salió buenísimo! Me resultó luterano: Una noche le daba por el útero la otra por el ano... Un coleccionista de libros antiguos, le pregunta a un amigo suyo si tiene algún libro viejo en su casa. --Pues no, mira, precisamente la semana pasada he tirado una Biblia que ha bía pertenecido a mi familia, desde ni se sabe cuándo..., Creo que era una edición de un tal Guten... Guten... --¿Gutenberg? ¿Pero has tirado una Biblia de Gutenberg? ¡Pero si ese es el prime r libro que se imprimió! ¡Una maravilla! ¡Hace poco se han llegado a pagar hasta cuatr o millones de dólares por un ejemplar de esa edición! --Bueno, no creo que éste valiese ni veinte duros, porque estaba todo lleno de anotaciones en los márgenes, de un tal... Martín Lutero, creo que se llamaba. Se encuentran una monja y un cura cruzando el desierto del Sahara en un ca

mello.

Al tercer día, una tormenta de arena los atrapa y buscan refugio. Cuando termina, se percatan de que el camello está muerto. El cura dice: --Hermana, esto se ve muy mal, difícilmente sobreviviremos dos días aquí, y, el campamento más cercano se encuentra a una semana de camino. Así que ahora que sabemos que no sobreviviremos, quiero pedirle un favor. --¿Cuál? --Nunca he visto los senos de una mujer. ¿Podría ver los suyos? La monja, un poco sorprendida, responde: --En las circunstancias en que nos encontramos, no veo el problema. Y se los muestra al cura.

Éste prosigue: --Hermana, ¿Le importaría si los toco? La monja no pone objeción. Después de unos minutos pregunta: --Padre, ¿Puedo pedirle ahora yo un favor? --¡Claro! --Nunca he visto el pene de un hombre. ¿Me dejaría ver el suyo? --Pues... En las circunstancias en las que nos encontramos, no veo el posi ble daño, hermana. Y se lo muestra... --¿Lo puedo tocar? --Pues..., ¡Tócalo! Después de algunos minutos de tener la atención de la monja, el cura no se pue de contener y acercándose a ella, le dice al oído: --Hermana..., ¿Sabía que si lo inserto en el lugar correcto puedo crear vida? --¿De verdad? --¡Por supuesto! --¡Qué bien, padre! ¡Métaselo al camello y vámonos de aquí!!

...

Un tío que está en el Cielo, le pregunta a San Pedro: --San Pedro, ¿Qué hay hoy de Cenar? A lo que San Pedro responde: --Una loncha de Jamón York y un yoghurt. --¿Pero cómo va a ser eso? -dice el tío-, si noto yo por aquí un olorcillo mu rico

--Pues aquí no es, -replica San Pedro-, será en el infierno o en el purgatorio , porque hoy de cenar hay una loncha de Jamón York y un yoghurt. El tío se baja al infierno, y ve que se han montao una peaso de barbacoa, se pasa de vuelta por el purgatorio, y observa que se están tomando unas cervecitas, mientras se preparan una paella. Cabreao, tira p'al Cielo, y le dice a San Pedro: --¡San Pedro, vaya tela!, En el infierno tienen una barbacoa, en el purgator io, una paella que no veas, y aquí, en el Cielo, una mierda de loncha de Jamón York y un yoghurt, anda tío, enróllate, haz una cena en condiciones. --¡Que no! --¡Venga ya hombre! --¡Que no, cojones!, ¡Que para cuatro que somos no hago yo cena! En un barrio de Amsterdam, se encuentran dos amigos; uno es católico y el ot ro judío. Le dice el judío: --Te voy a hacer una pregunta religiosa que tú debes saber. ¿Sabes por qué Dios entregó dos tablas de la ley a moisés? No me digas que no lo sabes porque vosotros los católicos también compartís con nosotr os este punto, aunque otras muchas cosas nos separen. --Pues no, no lo sé. --Mira, te lo voy a explicar. --Estaba Dios preocupado por escoger a su pueblo elegido a quien entregaría las tablas, así que se fue a dar una vuelta en su búsqueda. Primero se encontró con los mongoles, pueblo que como sabes practica la poligamia ; comenzó a enumerar los mandamientos y cuando llegó al sexto, le dijo su jefe: --No creo que aquí eso funcione. Después se encontró con los tugs, -pueblo indio que practica el deporte de mat ar a sus semejantes-. Volvió a enumerar los puntos y cuando llegó al que dice «No matarás», le dijeron: --No, no, precisamente nosotros andamos aquí en eso así que... Por fin se encontró con Moisés: --«¡Ooh, Moisés, creo que los judíos sois mi pueblo elegido y por eso quiero entre garte estas tablas!

--¿Cuánto cuestan? -respondió Moisés-. --¡Oh, nada, Moisés! --¡Ah, entonces póngame dos! Un judío, con la mejor de las intenciones, había enviado a su hijo al colegio más caro de la colectividad judía, el Tarbut. Pese a sus intentos, Samuel no lograba rendir. Notas del primer mes: Matemáticas 2; Geografía 6; Historia 4;Literatura 2, Con ducta 0. Estas espantosas calificaciones se repetían mes a mes,hasta que el papá se can só: --Samuel, escúchame bien lo que te voy a decir: si el próximo mes tus califica ciones y tu comportamiento no mejoran, voy a tener que pasar por la vergüenza de t ener que mandarte a estudiar a un colegio católico. Al mes siguiente, las notas de Samuel fueron una tragedia. El padre cumplió con su palabra. A través de un rabino cercano a su familia, s e conectó con un obispo, que le recomendó un buen colegio de sacerdotes franciscanos , al cual Samuel fue enviado. Notas del primer mes: Matemáticas 9; Geografía 8; Historia 9, Literatura 10, C onducta 10. Segundo mes: Matemáticas 10,Geografía 9, Historia 10; Literatura 10, Conducta 10. Un día, su padre le preguntó: --Samuel, estoy muy satisfecho de que te vaya tan bien en el colegio..., ¿Cómo ha sucedido este milagro? --Lo que pasa es que después de que me presentaron a todos los compañeros y a todos los profesores, fuimos a la iglesia. Cuando entré, vi a un señor crucificado, con clavos en las manos y en los pies, todo ensangrentado y con cara de haber su frido mucho. Pregunté que quién era, y...: ¿Ese? -me dijo un alumno de los cursos superiores-. Ese era un judío igual que tú. Entonces me dije: "ah, hijo e su chingada madre, en esta escuela no se and an con pendejadas". Un grupo de monjitas va pasando por delante de San Pedro para entrar al ci elo. Entonces este le pregunta a la primera: --Hermana Inés, ha tocado usted un miembro masculino alguna vez? Ella le contesta que sí, pero que sólo lo tocó con un dedito. --Pues hermana, lávese el dedo aquí en el agua bendita, y luego entre. A la segunda monja le hace la misma pregunta, y ella le responde que sí,pero que lo tocó con toda la mano. --Entonces...Hermana Dolores, lave su mano en el agua bendita, y entre, -di jo San Pedro-. De pronto llega corriendo y empujando la hermana Consuelo y se coloca al f rente de la fila. --Por qué tanto apuro, hija mía? -le pregunta San Pedro-. Y la Hermana responde: --porque si tengo que hacer gárgaras con esa agua bendita, quiero hacerlo an tes de que la hermana Pilar se lave el culo. Amén.

En el paraíso, se encontraban Adán y Eva. Adán siempre salía a trabajar y llegaba tarde, todos los días era la misma historia. Cuando Eva le preguntó la razón, Adán contestó: --Como estoy solo debo hacer todos los trabajos, y me lleva mucho tiempo. Eva comenzó a sospechar que Adán la engañaba con otra mujer, y una noche le espe tó: --Ya sé lo que pasa; estás con otra, admítelo... Adán comenzó a reírse a carcajadas, y le dijo: --¿Estás loca? ¡Tú eres la única mujer en toda la creación! ¿Cómo podría engañarte co

A media noche, Adán se despertó al sentir que algo punzante le pinchaba el pec ho en varios lugares. Vió a Eva sobre él y le preguntó: --¿Pero qué haces? Eva contestó: --Contándote las costillas... San Pedro, está un poco mosqueado con la gente que entra en el Cielo, porque cree que está llegando gente con pocos méritos, así que decide ponerse un poco duro y dejar pasar al Cielo solamente a aquellas personas que sean capaces de responde rle correctamente a una pregunta de religión. Entonces, aparecen dos viejecitas beatas y una pecadora, y se dice para sí m ismo: --Me voy a cargar a la jovencita. Total, que le pregunta a la primera viejecita: --Quién fue el primer hombre? --Adán. Se escucha cantar a un coro de ángeles, entonando el Aleluya, y se abren las puertas del Cielo. Le pregunta a la segunda: --¿Quién fue la primera mujer? --Eva. Se oye de nuevo, al coro de ángeles cantando el Aleluya, mientras se abren l as puertas del Cielo. Y entonces, para cargarse a la pecadora, San Pedro le quiere hacer una pre gunta que no esté en la Biblia y que sea larguisima. --Pecadora, como puedes imaginarte, incluso en el paraíso hubo una serie de problemas entre Adán y Eva, porque la serpiente... bla, bla, bla, bla... Y Dios los expulsó del paraíso. Entonces, tu pregunta es la siguiente: --¿Qué fue lo primero que Eva le dijo a Adán? --Vaya, esta es una larga y dura... Y entonces, para terror y sorpresa de San Pedro, se vuelve a oir de nuevo el coro de ángeles entonando el Aleluya, mas fuerte que nunca, mientras las puerta s del cielo se abrían, rapidamente, de par en par. Había una vez, en un pueblo, dos hombres que se llamaban Joaquín González. Uno e ra sacerdote y el otro era taxista. Quiso el destino que los dos muriesen el mismo día. Entonces llegan al cielo , donde los espera San Pedro. --¿Tu nombre? -pregunta San Pedro al primero-. --Joaquín González. --¿El sacerdote? --No, no, el taxista. San Pedro consulta sus anotaciones y dice: --Bueno, te has ganado el paraíso. Te corresponden estas túnicas con hilos de oro y esta vara de platino con incrusta ciones de rubíes. Puedes entrar... --Gracias, gracias..., -dice el taxista-. Pasan dos o tres personas más, hasta que le toca el turno al otro. --¿Tu nombre? --Joaquín González. --¿El sacerdote? --Sí. --Muy bien, hijo mío. Te has ganado el paraíso. Te corresponde esta bata de lino y esta vara de roble con incrustaciones de gran ito. El sacerdote dice: --Perdón, no es por desmerecer, pero... debe haber un error. ¡Yo soy Joaquín González, el sacerdote!

--Sí, hijo mío, te has ganado el paraíso, te corresponde la bata de lino... --¡No, no puede ser! Yo conozco al otro señor, era un taxista, vivía en mi puebl o, ¡Era un desastre como taxista! Se subía a las aceras, chocaba todos los días..., una vez se estrelló contra una casa. .., conducía muy mal...; tiraba los postes de alumbrado público, se llevaba todo por delante... Y yo me pasé setenta y cinco años de mi vida predicando todos los domingos en la par roquia..., ¿Cómo puede ser que a él le den la túnica con hilos de oro y la vara de platino y a mi e sto? ¡Debe haber un error! --No, no es ningún error, -dice San Pedro-. Lo que pasa es que aquí, en el Cielo, nosotros nos hemos acostumbrado a hacer eval uaciones como las que hacéis vosotros en la vida terrenal. --¿Cómo? No entiendo. --Claro..., ahora nos manejamos por resultados... Mira, te voy a explicar tu caso y lo entenderás enseguida: Durante los últimos veinticinco años, cada vez que tú predicabas, la gente dormía; pero cada vez que él conducía, la gente rezaba. ¡Resultados ¿Entiendes ahora? Estaba la madre superiora en su oficina, tratando de hablar por teléfono, pe ro en la habitación contigua, las monjas tenían un escándalo de miedo. Entonces, ya encabronada, la superiora se levanta, abre la ventana, y les g rita: --¡Como no os calléis de inmediato, le pongo el asiento a la bicicleta! Llega una monjita a la oficina de la M.S. y le muestra un condón. La superiora, toda indignada, manda a llamar a todas las otras monjas al p atio del convento, a las que les dice: --Hermanas, mirad lo que se ha encontrado debajo de un olivo en el huerto. Al tiempo que se oye un ¡ÓÓÓOOOOOOOOOOH! -entre las presentes-, y un ji, ji, ji (m uy bajito en el fondo de la masa congregada). --Pero eso no es todo, -prosigue la superiora-. ¡Este hallazgo demuestra que ha habido un miembro masculino dentro de estos muros! --¡ÓÓÓÓÓOOOOOOOOOH!... Ji, ji, ji. --¡Y además, que este individuo ha tenido una relación sexual con alguna de noso tras! --¡ÓÓÓÓOOOOOOH!... Ji, ji, ji. --¡Pero hermanas, la buena noticia es... que el preservativo estaba pinchado , y la pecadora será descubierta! --JIIIII, JIIIII, JIIIII... ¡óóóooooooooh! Dos monjas que están siendo violadas, y una dice: --Padre perdónalo porque no sabe lo que hace. A lo que la otra replica: --Eso será el tuyo, porque el mío es un artista. adas.

Entra un violador al convento, y todas las monjitas se revolucionan espant

El violador dice, casi gritando: -¡¡Las voy a violar a todas! Las monjitas asustadas, para resguardar a la autoridad de aquel degenerado , dicen: --¡No, a la madre superiora no! Y la madre superiora, ya con el hilo de baba colgando, dice: --¡Ha dicho a todas! Queridos amigos, esta mañana paseando, he sido testigo de un suceso que aún me tiene conmocionada y no puedo menos que contároslo:

Una monja iba acompañada de sus alumnas, vió a un hombre desnudo, boca arriba, con sus órganos genitales al aire y, para evitar que las niñas lo viesen, se levantó la falda y se sentó sobre él. La monja, al ver que algo se le metía, alzó los ojos al cielo y empezó a declama r esta plegaria.... "Ay Santa Rosa, ¿Cómo se llama esta cosa? Ay San Arturo, parece que algo está duro. Ay San Fernando, siento algo que me está entrando. Ay San Vicente, es algo caliente. ¡Ay San Aniceto! ¿Qué es esto que me meto? ¡Ay San Armando! ¿Qué diablos me está entrando? ¡Ay Santa Teresa!, ¡Vaya cosa más tiesa! ¡Ay Santa María!, ¡Esto yo no lo sabía! ¡Ay San Carvajal!, ¡De aquí no me he de bajar! ¡Ay Santa Marta!, ¡Esto mide una cuarta! ¡Ay San Mateo!, ¡Creo que aquí me quedo! ¡Ay San Gaspar!, ¡Qué bueno es follar! Ay Santa Eternidad, perdí la virginidad. Ay San Clemente, que no se entere la gente. Ay Madre Amada, ¿No quedaré preñada? ¡Ay San Formento, no vuelvo más al Convento! ¡Ay Santa Calcuta!, ¡De esta me meto a puta! ¡Ay San Rolando, siento que me estoy mojando! ¡Ay San Generoso!, ¡Esto sí que es sabroso! ¡Ay Santa Victoria!, ¡Estoy llegando a la gloria! ¡Ay San Angúlo!, ¡Cómo me tiembla el culo! ¡Ay San Pancracio, que me lo saque despacio! ¡Ay Santo Tomás, ya no aguanto más! ¡Ay San Crisendo!, ¡Creo que me estoy corriendo"!... Las alumnas viendo a la monja clamar al cielo gritando, se acercaron sorpr endidas... El hombre intentó levantarse, la monja abrió los ojos y gritó: "¡Ay San Renato!... ¡Si me la sacas te mato! Un cura aficionado a la ornitología tenía doce pájaros. Todos los días los soltaba para que volaran y éstos siempre regresaban a sus j

aulas.

Pero un día sólo regresaron once, así que el sacerdote, en la misa del domingo p reguntó: --¿Quién tiene un pájaro? Todos los hombres se levantaron. --No, no me he explicado bien. ¿Quién ha visto un pájaro? Todas las mujeres se levantaron. --¡No, no!, ¡Lo que quiero decir es!...: ¿Quién ha visto mi pájaro? ¡Entonces, Todas las monjas se levantaron! La novicia del convento está escribiendo una carta y comienza: --Querido Monseñor. Se da cuenta de que aquel puede malinterpretar sus palabras, y vuelve a em pezar... --Excelentísimo Monseñor. Recapacita, pensando que es demasiado formal. --Sr. Monseñor. Este encabezado le parece muy mundano, así que, probando varios títulos, decid e al fin que el mejor es Don Monseñor. Para asegurarse de no meter la pata, le pregunta a la Madre Superiora: --¿Madre, Monseñor se pone con Don? --Claro que se pone condón, si no, este convento sería una guardería... Una mujer está buscando una capilla en la que, según la tradición, muchas mujere

s que parecen estériles van a rezar allí y se curan de su problema. La mujer en cuestión, ve la puerta de un convento y llama: --¿Sí? --Es aquí donde con un Ave María una se puede quedar embarazada? --No, eso es con el padre nuestro, pero ahora está de vacaciones. Un señor muy viejo, muy viejo, muy viejo, se muere y va al cielo. Como San Pedro anda en el baño, lo recibe Jesús, a quien el anciano le parece conocido: --¿Cuál es tu nombre? --Huy, no lo sé, soy tan viejo ya que no me acuerdo. --Bueno, pues ¿De dónde vienes? --De muy lejos... Del Este. Jesús mira detenidamente al viejecito. --Bueno, cuéntame más cosas, con esos datos va a ser muy difícil el saber quién er es. --¡Es que no me acuerdo! --A ver: ¿En qué trabajabas? --Soy carpintero. Jesús abre los ojos con más curiosidad. --¿Familia? --Tuve un hijo que se hizo muy famoso, pero hace mucho tiempo que no lo ve o. Jesús titubea un momento, y con una inmensa alegría, le dice: --¡PAPÁ! Y el abuelete, le dice: --PINOCHOOOO!... Un tío entra en la iglesia y va a confesarse: --Padre me confieso que el otro día me acosté con una jovencita de 18 años... --Bueno hijo, tampoco es para tanto. Ya lo dicen las Escrituras: "Hay que enseñar al que no sabe". --Sí, padre, pero después encontré una señora de 65, que estaba de muy buen ver, y no me negué a su proposición... --Jesucristo dijo: "Dad de comer al hambriento". --Ya padre, pero lo mío es grave. Ayer ví a un moro agachado, con el culito to do redondito, y no me pude reprimir... --¡Vaya, hijo!, Eso ya es más complicado..., ¿Pero sabes qué te digo?, Al que no c rea en Dios, que le den por culo... La primera misa del cura El nuevo cura de una parroquia estaba tan nervioso en su primer sermón que c asi no pudo hablar. Antes de su segundo sermón le preguntó al monseñor como podría hacer para relajars e y éste le contestó que la próxima vez que subiera al púlpito pusiera un poco de vodka en el agua, y que después de unos sorbos todo saldría mas relajado. El siguiente domingo puso el consejo en práctica y sintió que podría hablar inclu so en medio de una tormenta, ¡se sintió de maravilla! Después de regresar a la rectoría de la parroquia encontró una nota del monseñor q ue decía: " Querido padre: Me alegra ver que ha perdido usted la vergüenza de la primera vez y que sigue uste d mis consejos, pero tengo unas observaciones que hacer respecto a su misa de es ta mañana. 1.- La próxima vez tome sorbos en lugar de lingotazos. 2.- No ponga limón y hielos en el copón. 3.- El misal no es un posavasos. 4.- El manto de la imagen de N.S.J. no debe ser usado como servilleta, 5.- Existen 10 Mandamientos no 12. 6.- Existieron 12 Discípulos no 10.

7.- No nos referimos a la Cruz como aquella T grandota. 8.- No nos referimos a nuestro Salvador Jesucristo y sus Apóstoles como Chus y sus colegas. 9.- David derrotó a Goliat con una honda y una piedra, nunca le voló el culo c on TNT. 10.- No nos referimos a Judas como ese cabrón. 11.- El Papa es sagrado no castrado y no nos referimos a él como "El Padrino ". 12.- El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo no son el Papi, Junior y el Apare cido. 13.- Judas vendió a Jesús en el sanedrín, y no en el corte inglés, y fue por 30 mo nedas de Oro y no por mil duros. 14.- Bin Laden no tuvo nada que ver con la muerte de Jesús. 15.- El agua bendita se utiliza para bendecir, y no para refrescarse la nu ca. 16.- Nunca oficie la Misa sentado en la escalera del Altar, y mucho menos utilizando la Biblia como reposapiés. 17.- Las hostias deben ser distribuidas entre los feligreses, jamás deben se r utilizadas como aperitivo para acompañar el vino. 18.- Los pecadores se van al infierno, y no al coño de su madre. 19.- La iniciativa de sugerir a los fieles una danza ha sido buena, pero h acer "El Tren de la Fruta" por toda la iglesia, ¡Eso sí que no! 20.- Y por último, el Faraón mandó a los judíos al desierto y no a tomar por culo. Importante: Aquel que estaba sentado en el rincón del altar, al cual usted se refirió como el mariquita travesti, con faldita, era yo. Espero que todas estas fallas sean corregidas el próximo Domingo. Atte: Monseñor". Era de conocimiento general, que el cura del pueblo detestaba la manera or dinaria de cómo las pueblerinos hablaban de sus pecados. Por tal motivo, había impuesto a todos un sistema de claves que permitieran a la h ora de la confesión, enumerar sus pecados sin utilizar palabrotas malsonantes. Así, por ejemplo, para confesar que habían mantenido relaciones pecaminosas fuera de su casa, debían simplemente decir que habían sufrido "una caída", sin agregar más detal les, y el cura entendería el significado. Un día, el anciano sacerdote fue reemplazado por otro, más joven e impetuoso, quien tomó posesión de la parroquia, sin que a nadie se le ocurriera advertirle de l a costumbre impuesta por el cura anterior. Al cabo de cierto tiempo, se celebró una reunión en la plaza del pueblo, con l a masiva asistencia de todos sus habitantes. Viendo la oportunidad el nuevo sacerdote quiso ser el primero en hacer uso de la palabra, y lo hizo en los siguientes términos: --Aprovecho esta oportunidad para solicitarle a las autoridades aquí present es se preocupen por la reparación de las aceras y los sitios peatonales. Es el caso, que las damas de la parroquia se han dirigido a mí para elevar s us quejas, interrumpiendo la confesión para contarme las constantes caídas que han s ufrido todas. Ayer, por ejemplo, la esposa del señor director, aquí presente, me comentó que h a sufrido tres caídas, en una sola semana. La esposa del presidente de la junta dos. La esposa de don Genaro, ayer se cayó tres veces consecutivas en un solo día. La hija de don Ambrosio me contó que le dolió muchísimo, la semana pasada, cuando se c ayó junto al Negro Juan Manuel. Pero la criatura más sufrida es su esposa señor alcalde. Es la que más caídas ha tenido. ¡Esta semana ya lleva ocho!, ¡Y la semana pasada fueron once!, ¡Pobrecita! En una hermosa tarde, la madre superiora de un convento (muy preocupada) v a al centro médico del convento... --Doctor, ¿Por qué le ha dicho usted a Sor Teresa que estaba embarazada?

--Pues ella tenía hipo, y se lo quise aliviar, con un buen susto. --¿Y eso por qué? --¡Porque al padre Pedro le dio un infarto al enterarse! Un santo necesitado. Había una vez un Santo muy preocupado porque nadie le rezaba. La gente rezaba a San José, a San Pedro, a San Isidro; pero a él nada. Así que pidió una reunión con Dios y este le recomendó: --Hazte unas tarjetas de presentación y repártelas por todo el mundo. Di que haces milagros por encargo. Pero eso si, no se las des ni a los MARICAS, ni a las MUJERZUELAS. Y así lo hizo, y ahora es el santo más milagroso y de más devoción en todo el mund o. Lee esto despacio. --Dime ¿Cómo se llama ese santo? ¡Piensa! ¡Acuérdate! ¿No sabes? Ahhh jaaaaaa... ¡jajajajajajajajajajajaaaaaaaaaajajajaja! ¡Con que no te dieron la Tarjetita!, ¿Eh? Un niño le dice a otro: --Mi padre era cura y mi madre monja. --¿Y qué hicieron para tenerte? ¿Colgaron los hábitos? --No, simplemente se los arremangaron. El cura de una parroquia, se pone enfermo, y le dice al monaguillo que era un poco tonto: --Mira: Yo te voy diciendo lo que has de decir, y tu lo repites. ¿De acuerdo

?

--Sí, padre. Salen a dar la misa, y al cabo de un tiempo dice el cura: Y Lázaro, se levantó y... El monaguillo va y dice: --Lázaro se levantó y anduvo. El cura va y le dice: ¡Andó, idiota! El monaguillo, al que le pareció un poco rara la cosa, va y dice: --Perdón. Lázaro, se levantó y andó idiota, ¡Pero durante poco tiempo eh! Una jovencita va a la iglesia a confesarse: --Perdóneme padre porque he pecado. --Bueno hija, cuéntame tus pecados, -le responde el cura-. --El otro día estaba caminando por la calle cuando me encontré con un viejo am

igo. Fuimos a tomar un café; empezamos a charlar, fuimos a su apartamento e hicimos el amor. Es que yo soy tan FRUGIL... --Frágil, hija, se dice frágil, -interpone el cura-. --Bueno, al dia siguiente estaba sentada en la plaza cuando de repente se me aparece otro amigo. Empezamos a charlar y después terminamos en mi apartamento e hicimos el amor. Y como yo soy tan FRUGIL... --Frágil, hija, frágil, -dice otra vez el cura-. --Y ayer estaba con mis amigas cuando se apareció mi ex-novio. Empezamos a conversar, y después fuimos a su apartamento; y como yo soy tan..., ta n..., ay..., ¿cuál es esa palabra, padre? --Puta, hija, puta.

El tipo llega a la iglesia y de inmediato va a confesarse: --Padre, necesito que me ayude, porque he pecado. --¿Qué pecado has cometido, hijo? --Ayer, en la playa, le he tocado la pechuga a mi novia. --Y dime hijo, ¿Se la tocaste por encima del traje de baño o por debajo? --Por encima, padre. --¡Cómo, serás pendejo! El pecado es el mismo... Una chica va a confesarse. --Pues verá..., me acuso de que..., bueno..., es que mi novio es un hijo de puta y... El cura la interrumpe, y dice: --¡Pero chica! ¿Cómo llamas hijo de puta a tu novio? ¿Qué os ha pasado? --Pues es que el otro día me cogió la mano. El cura le coge la mano y le dice: --Pero mira, yo también te cojo la mano, y no soy ningún hijo de puta. --Sí..., bueno..., pero es que mi novio después me tocó las tetas. El cura le toca las tetas y le dice: --Mira, yo te estoy tocando las tetas, pero no soy un hijo de puta. --Sí, pero es que mi novio, además me hizo el amor. El cura se la tira allí mismo, y luego la dice: --Pues mira, yo también te he hecho el amor, y no soy ningún hijo de puta. --Sí, pero es que mi novio tiene el SIDA. --¡Qué hiiiijo de puuuuta! ice:

En un curso de estos prematrimoniales, en una iglesia de pueblo, el cura d

--No tenéis que besar a vuestra mujer en la boca hasta que os caséis, ¡Que eso t ambién es pecado! Lo que teneis que hacer es besarla en las mejillas... Y desde el último banco, el más paleto del pueblo salta: --¡Eso, padre, eso! En larmejilla, en larmejilla!... Un sacerdote se bañaba en el río cuando de repente pasaron algunos jóvenes felig reses por el lugar y al verlo le vocearon: --¡Ajá, Padre! ¡Con que masturbándose! ¿eh!... --No, hijos; nada de eso... Cada quién se lava su cosa a la velocidad que qu iere... Un médico deja embarazada a su novia, así que cuando el niño nace se lo encasque ta a un cura que venía a operarse de la próstata. --Mire, ha sido un milagro, no es que usted tuviese mal la próstata, es que estaba embarazado. Total, que el cura se lo cree... Pasa el tiempo, y cuando el niño cumple los 18 años, el cura decide contarle l a verdad. --Mira, es que yo no soy tu padre. --¿No? ¿Qué eres entonces? ¿Mi tío? --No..., Soy tu madre..., Tu padre es el obispo. Estaba un sacerdote conduciendo hacia su parroquia, y en la carretera se e ncuentra con una monja conocida; para y le dice: --Hermana, suba que la llevo al convento. La monja sube y se sienta en el asiento del copiloto, hace un cruce de pie rnas y el hábito se le abre un poquito y se le ve la pierna. El cura, se le queda mirando y sigue conduciendo. Al rato le toca la pierna, y la monja le dice: --Padre, acuérdese del Salmo 129. El cura le pide disculpas y sigue conduciendo. Al rato otra vez le toca la pierna, y la monja le dice:

--Padre, acuérdese del Salmo 129. El cura se excusa diciendo: --Perdóneme Hermana, pero usted sabe..., la carne es débil. Después de un rato la monja se baja y el sacerdote llega a su parroquia. Va rápidamente a buscar en la Biblia, el Salmo 129. Encuentra el Salmo, que dice: "Seguid buscando, y allá arriba encontrareis la Gloria"... MORALEJA para los HOMBRES: ¡Entended, de una vez por todas, que las mujeres jamás OS van a decir que SÍ, di rectamente! MORALEJA para las MUJERES: Si no os queréis quedar con las ganas..., ¡HABLAD CLARO! Dos curas hablando: Padre Damián, y con todos estos últimos cambios en la Iglesia, ¿Usted cree que l legaremos a ver a los curas casados? --Nosotros no, pero nuestros hijos sí. Un día se acerca una joven al confesionario y dice: --Padre, confiesóme porque he pecado. --A ver hija, qué te ha pasado? --Padre, ayer me he acostado con el cura de la parroquia vecina... --Muy mal hecho, hija, porque tú perteneces a ésta... Una joven entra en una Iglesia desnuda de la cintura para arriba. El cura la detiene y le dice: --Un momento, señorita, usted no puede entrar así a la Iglesia. --¡Cómo que no? ¡Yo tengo el derecho divino! --Y el izquierdo también, pero así no puede entrar. En el avión que ha perdido los motores y cae en picado. Se levanta un cura y dice: --Ya no queda nada que hacer más que rezar para que vayamos al Cielo. --¡Pues dése prisa, porque vamos en dirección contraria! Santa Claus en África Una navidad Santa Claus va a áfrica. Los niños estaban con mucha hambre, no habían comido en 3 días, nada más comían arro z y entonces llega Santa Claus Y todos los niños muy contentos lo rodearon, y éste l es dijo: --Hola niños, ¿Ya habéis cenado? (Todos felices): --¡Noooo! Entonces, Santa Claus les dice: --¡Pues no hay regalos! Van un manco, un cojo y un parapléjico a Lourdes, a ver si allí pueden curarle s algo. Cuando llegan cerca de Lourdes el manco decide meter el muñón en el agua. al cabo de un rato saca el brazo y ve que tiene la mano completa. --¡Dios mío! Gracias por este milagro, ¡Te rezaré todos los días!... El cojo se queda alucinado y decide meter él también la pierna. Transcurridos unos minutos, la saca y dice: --¡Dios mío! ¡Milagro!, ¡Mi pie vuelve a estar en su sitio, y con todos sus dedos! , ¡Gracias!... Luego, el parapléjico dice: --Por favor, compañeros, métanme a mí también, entero en el agua, a ver si yo tamb ién me curo. Al final, sus amigos lo meten con la silla de ruedas y todo dentro del agu a, y al rato lo sacan.

--¿Qué pasa? ¿Cómo te sientes? ¡Intenta levantarte! El inválido intenta levantarse, pero tras varios intentos fallidos, se rinde y dice: --No puedo, esto no ha servido de nada. Y sus amigos le dicen: --¿Cómo que no ha servido de nada? Mira tu silla... Llantas de aluminio, espej o retrovisor, alerón trasero... Los feligreses van a quejarse ante el obispo porque los confesores de las d iversas parroquias les daban diferentes penitencias para los mismos pecados, lo que no era justo. Para solucionar el asunto, se instalan PC's en red en los confesionarios, conectadas a una base de datos, donde se consulta la penitencia que corresponde a cada falta. Llega una joven y dice: --Me acuso, padre, de que mi novio me metió las manos bajo la blusa, y me so bó las tetitas. --A ver..., sobar las tetitas... dos padrenuestros. --Luego, me metió la mano bajo la falda y me bajó las bragas. --Bajar las bragas... dos avemarías. --Después, me chupó las tetitas. --Chupar las tetitas... cuatro padrenuestros. --Y, entonces, me metió la puntita. --A ver..., meter la puntita.... Y el PC da un PROGRAM ERROR y se cuelga el sistema. Reinicia el sistema, se cargan Windows y el programa de penitencias. El párroco vuelve a introducirse en el programa de penitencias: Meter la puntita... Y nuevamente se cae el sistema. Colérico, el cura le dice a la joven: --¡Mire, vaya y que se lo meta entero, porque este sistema no maneja fraccio nes! Ésto es un misionero que está en plena selva y se encuentra de bruces con un l eón que estaba casi muerto de hambre. El misionero se asusta y se pone de rodillas, empezando a rezar diciendo: --Padre, infunde a éste pobre león sentimientos cristianos... Se produce un largo silencio... y de buenas a primeras el león se pone de ro dillas, orando a su vez de esta suerte: --Padre, bendice éstos alimentos que voy a recibir, Amén. Se mueren unos sindicalistas, y se van al infierno. Al cabo de unos días, como estaban condenados en el averno, llega Satanás al c ielo y le dice a San Pedro: --Pedro, ¿Me podrías guardar ha estos tíos unos días hasta que reorganice el infie rno? --¿PUES QUE HAN hecho y quienes son? --Nada, que son dos de comisiones obreras y dos de la U.G.T., y llevan dos semanas en el infierno, ¡y ya me hab cerrado cuatro hornos y dos calderas!. Éste es otro tío que se muere, y tiene que ir al infierno, pero antes de entra r, le dicen: --¿Y usted, a qué infierno prefiere ir: ¿Al alemán o al español? El tío, como no sabía que decir, pues preguntó a su vez: --¿Y hay diferencia entre uno y otro? --Pue sí. En el infierno alemán, como usted sabe, son muy puntuales y siempre hay para comer, desayunar, merendar y cenar... mierda. --¿Y en el español? --Pues también hay mierda para comer, desayunar cenar y merendar, pero la di

ferencia estriba, en que en el infierno alemán, puntualmente está el tío con la cuchar a y la carretilla, para repartir la mierda, y en el español, un día está el tío de huelg a, otro día se le olvida la cuchara... Otro tío se muere, y tiene que ir también al infierno, donde le recibe lo, el cual le dice que tiene que elegir una habitación de entre tres, y que donde va a pasar toda la eternidad. Entonces el demonio le enseña la primera. Todo el mundo, está allí cubierto de mierda hasta el cuello. --Bueno, vamos a ver la siguiente. El demonio le enseña la segunda, y allí todo el mundo está cubierto de sta la cintura. --Vaya, esta parece mejor..., ¿Vemos la tercera? El demonio lo conduce hasta la tercera. Entran, y allí la mierda llega sta las rodillas. Nuestro hombre, por supuesto, elige la tercera. Apenas ha entrado, llega un demonio y les dice a los condenados: --¡A ver, venga!, ¡Ya está bien de descansar!, ¿Todos a hacer el pino!

el Diab allí es

mierda ha sólo ha

Un hombre murió y fue enviado al infierno. Allí encontró al diablo, quien le dijo que acababan de introducir algunas mejo ras y que ahora cada nuevo inquilino podía elegir entre tres tipos de tortura. El demonio le explicó que estas torturas eran válidas para ciclos de mil años, y que podía elegir en cuál ciclo quería empezar. El tipo fue conducido por el diablo a la primera sala de torturas, donde u n hombre estaba siendo azotado con cadenas. --Paso al siguiente, -dijo-. En la siguiente sala, un hombre estaba colgado de los brazos y lo estaban azotando con un látigo con puntas de hierro. El tipo sacudió la cabeza en señal de disgusto. Finalmente, pasaron a la última sala, donde otro hombre estaba atado a la pa red, totalmente desnudo. Una mujer escultural le estaba practicando sexo oral. El tipo dijo: --Sí, sí, aquí es donde quiero empezar. El diablo le preguntó: --¿Estás seguro? Te recuerdo que esto va a durar mil años. --Sí, estoy seguro. Este es el lugar. --Bueno, -dijo el diablo-, y se aproximó hasta donde estaba la hermosa rubia . Le tocó en el hombro, y le dijo: --Ya ha llegado tu reemplazo. En una parroquia pequeña de pueblo entra un campesino, y se pone a rezar al cristo de esta suerte: --¡Ay, Dios mío!, ¡Haz que me aparezca la vaca, que soy muy pobre, y que tengo q ue sembrar la finca! El hombre que estaba muy desesperado, en un momento dado, pierde la pacien cia y dice: --Y además como no aparezca mi vaca..., ¡Vengo mañana, y te tiro de ahí abajo! Como el crucifijo era de esos muy grandes, y además el cura había estado espia ndo la escena detrás de una columna, se dijo a sí mismo: Voy a quitar de ahí el crucifijo, porque con lo bruto que es este hombre es capaz de que si no le aparece la vaca lo tira. En entonces el cura, como tenía una réplica en pequeño del crucifijo, lo cambió. Al día siguiente, entra el campesino con muy mal genio, se va para donde est aba el crucifijo se queda mirándolo y dice: --¡Eh tú, pequeñajo! ¿Dónde está tu padre? En el pesebre, estaba el niño Jesús, junto con José y María. En eso, de repente entra un guajolote, (pavo), por la ventana y San José emp

rende a darle con una escoba. El niño Jesús le dice: --¿Pero qué haces, Padre? ¿No ves que también es una criatura del Señor? --¡Pues sí, pero imagínate!, Si una paloma embarazó a tu madre..., ¡Este cabrón llega y nos jode a TODOS! Iba por la calle un pasota, y se encuentra con dos tíos que Iván haciendo una encuesta sobre religión. Los tíos van y le dicen al pasota: --Mira, andamos haciendo una encuesta sobre religión. ¿Nos puedes echar una ma no? --¡cómo no, colega!, ¡Si yo de religión controlo un huevo! Primera pregunta: ¿quién es Dios? --¡Pero de qué váis, colegas, si ésa es mogollón de fácil!, ¡Pero hacerme otra! --No, mira, es que si no contestas a esta pregunta, no te podemos hacer la siguiente. A ver, te repetimos la pregunta: ¿Quién es Dios? A lo que el pasota responde: --Pues Dios es... el apellido de me cago en. En un pueblecito de Aragón, entra el cura a la iglesia en Domingo y dice: --Feligreses, según las últimas estadísticas, somos el segundo pueblo de España qu e más tacos dice... Y ¡MECAGUENDIOS!, ¡HOSTIA PUTA!, ¡QUE TENEMOS QUE SER LOS PRIMEROS!, ¡JODER! DANDO EJEMPLO Dos "camellos" mueren en un tiroteo y van al purgatorio. Allí les hacen una propuesta: --Mirad, haremos una cosa, os devolveremos a la Tierra y si podéis conseguir que se desenganche de la droga gente suficiente, os habréis salvado, si no, de ca beza al infierno. Pasados unos días, vuelven a comparecer ante la puerta del cielo: --Veamos, ¿Cuáles han sido los resultados? --Pues yo he conseguido que dejaran la droga doce personas. --Bien, ¿Y cómo lo has hecho? --Muy sencillo, les dibujaba dos círculos. Uno grande y otro pequeño, y les de cía: "El círculo grande es vuestro cerebro antes de consumir drogas y el pequeño es tal c omo queda después de tomarlas". --Muy bien, es un buen ejemplo. Y llega el turno del siguiente. --¿Qué? ¿Cómo ha ido? --Fantástico, he conseguido desenganchar a 300 personas. --¡Increíble! ¿Cómo lo has hecho? --Muy sencillo, les dibujaba dos círculos, uno pequeño y otro grande, y les de cía: "Mirad, este círculo pequeño representa vuestro culo antes de entrar en la cárcel y, e l círculo grande, como queda después de que entres en la trena". Tres marines, un blanco, un negro y un judío, están en una trinchera, cuando l es cae una bomba y los mata instántaneamente. Como buenos marines que eran, los tres van directos al infierno, sin juici o previo ni nada. Les recibe el Diablo sonriendo: --¡Ja, ja, así que ya estáis aquí..., ja, ja, ja..., os estaba esperando! Bueno, hoy estoy de buen humor, y tengo ganas de jugar, así que os daré una segunda oportunidad, por 100 dólares. El blanco se queda alucinado:

--¿Por 100 dólares nos dejarías volver a la vida? --Pues sí, mira, total, ya volverás por aquí... --Bueno, bueno, aquí los tienes. ¡Y zas! De repente vuelve a estar en la trinchera. Se le acerca un médico gritando: --¿Pero qué es esto? ¡Si lo he visto todo! ¡Tú estabas muerto! El blanco le cuenta la historia, y el médico entonces le dice: --Oye, ¿Y qué ha pasado con el negro y el judío? --La última vez que los vi, el negro estaba buscando un testigo, para que le firmase un aval, y el judío ya había conseguido una rebaja a 49.95 dólares. E:

ENTRA UNA MUJER A UNA IGLESIA A CONFESARSE Y LE DICE AL CURA ACALORADAMENT

--HÁGAME EL AMOR, PADRE, SE LO RUEGO. Y EL CURA RESPONDE: --YO NO PUEDO HACER ESTO, HIJA MÍA. ELLA INSISTE Y SE DESNUDA, SE MONTA SOBRE EL CURA ABIERTA DE PAR EN PAR Y VUELVE A DECIRLE AL CURA: --FÓLLEME PADRE, POR FAVOR, NO AGUANTO MAS. --EL CURA, QUE YA ESTABA FLAQUEANDO DE SUS CONVICCIONES, SE QUITA DE ENCIM A A LA MUJER Y VA CORRIENDO HASTA EL PÚLPITO, SE ARRODILLA EN POSICIÓN DE ARREPENTIM IENTO Y LE GRITA AL CRISTO: --¡CRISTO, PADRE MÍO, ESTOY DUDANDO, ¿QUÉ HAGO? EL CRISTO MIRA HACIA EL CURA Y LE DICE: --¡QUÍTAME LOS CLAVOS, CABRÓN, QUÍTAME LOS CLAVOS! Un cura está dando misa y va a empezar su sermón: --Hermanos, hoy vamos a hablar de la mentira y de los mentirosos. ¿Cuántos de ustedes recuerdan lo que dice el capítulo 32 de San Lucas? Todo el mundo levanta la mano. Entonces, el sacerdote continúa: --Bueno, a eso me refiero. El evangelio de San Lucas sólo tiene 24 capítulos. Cuando Abraham va a la escuela, descubre que es el único niño judío en la clase; pero como era un pueblo decente, nadie lo molestaba. Un día, la profesora pregunta a la clase: --¿Quién es la persona más admirada que jamás haya vivido, y por qué? Para hacerlo más interesante sostiene un billete de 20 dólares en la mano y pr omete: "Quien dé la mejor respuesta obtendrá estos 20 dólares". Todos los niños empezaron a decir lo que ellos pensaban: --George Washington, porque es el padre de los estados Unidos, -dijo uno-. --Eso está muy bien. --Abraham Lincoln, porque liberó a los esclavos, -sugiere otro-. --Muy bien. --Juana de Arco, porque salvó a Francia, -asegura una niña-. --Otra excelente opción, -acepta la profesora-. Entonces Abrahamcito levantó su mano. La profesora le interroga: --Abraham, ¿quién cree que fue la persona más admirada que jamás haya vivido, y po r qué? --Jesucristo, -responde Abraham-. Impresionada, la profesora responde: --Abraham, estoy muy sorprendida. Clase, yo creo que todos estamos de acuerdo en que Abraham es quien debe o btener estos 20 dólares, -y le da el dinero a Abraham-. En el recreo, la profesora sigue impresionada y le pregunta a Abraham que por qué Jesús. --Mire, personalmente pienso que la persona más admirada que jamás ha vivido e s Moisés, pero... business are business!.

El sacerdote de la comunidad se dirige al área de maternidad de un hospital, y se encuentra con dos sujetos que estaban esperando el nacimiento de sus hijos

.

.

Se dirige al primero: --¿Cuántos hijos tienes? --Dieciséis, contando éste. --Un buen católico, -le dice el cura al tiempo que le palmea la espalda-. --Y tú, ¿Cuántos hijos tienes? -dirigiéndose al segundo-. --Tengo diez. --Otro buen católico, -sonríe el clérigo-. --No, soy protestante, -precisa el tipo-. En tono cortante, el religioso observa: --¡Un maniático sexual, por lo visto! Un niño catolico y una niña protestante coincidieron en las vacaciones en Cancún

Se fueron a la playa y, como nadie los veía ni les dijeron nada, se pusieron a nadar como Dios los trajo al mundo. Los pollos, que eran pequeños e inocentes, se quedaron atónitos mirándose entre sí. Al fin la niña le dijo al niño: --Nunca pensé que las diferencias entre católicos y protestantes fueran tantas . El sacerdote episcopaliano le dice al ministro presbiteriano: --Bueno, pero en el fondo los dos estamos haciendo el trabajo del Señor, tú a tu manera y yo a la Suya. .

Un niño en una escuela cristiana estaba haciendo su tarea sobre los mormones

En su cuaderno escribió: "Los primeros mormones creían que podían tener más de una esposa. A eso se le ll ama poligamia. Pero nosotros creemos que solo podemos tener una esposa. A eso se le llama monotonía"... Éstos eran un monaguillo y un cura católico que iban en un avión. A los 10 minutos de despegar, el cura le pregunta al monaguillo: --Hijo, ¿A qué altura estamos? Y éste le responde: --A 3.000 metros, padre. Entonces el cura le dice a la azafata: --¿Me trae un whisky bien cargado, por favor? Al rato, el cura le vuelve a preguntar al monaguillo: --Hijo, ¿A qué altura volamos? Y éste le responde: --A 6.000 metros, padre. Y así sucesivamente. Va aumentando la altura y el cura sigue pidiendo whiski es, hasta que por fin se embriaga. Pasado un tiempo, le pregunta al monaguillo: --Hijo, ¡Hip! ¿A qué altura volamos? ¡Hip! --A 12.000 metros, padre. Entonces el monaguillo le pregunta: --Padre..., ¿No va a pedir otro whisky? Y el cura le responde: --No, No, ahora que me traigan una coca-cola, que por aquí anda el jefe, no me vaya a ver. Tres sacerdotes están pescando en medio de un lago. De pronto uno dice: --Tengo sed. Voy a traer una Coca-Cola.

Entonces se levanta, sale del bote y camina sobre las aguas hasta la orill a, compra un refresco y regresa. El segundo sacerdote dice: --Me parece una buena idea. Voy a comprar un refresco. -Y como el primero, camina sobre el agua, compra la Coca-Cola y regresa. El tercero dice: --Yo también quiero una. Entonces se levanta, pone un pie en el agua..., y se hunde. Mientras lucha por volver a la superficie, el primer cura le dice al segun do: --Quizás deberíamos decirle dónde están las piedras... {La Partida de Golf Divina} Moisés, Jesús y un viejecito decidieron disputar un partido de golf,y el campo se llenó de fanáticos antes del juego. En el hoyo considerado como el más difícil, porque tenía un lago en el centro, M oisés tiró primero. La pelota salió disparada, cayó en el medio del lago, y se hundió. Moisés caminó hasta el borde del lago, alzó su palo (el de golf), hizo que se abrieran las aguas, bajó caminando hasta donde estaba la pelota, y de un golpe la sacó del f ondo. Con solo otro golpe, la metió en el hoyo, y la gente le aplaudió emocionada. Luego fue el turno de Jesús. La pelota salió igualmente disparada, e igualmente fue derecha al lago, pero de repente se detuvo y quedó suspendida a escasos centímetros de la superficie. Jesús caminó entonces sobre las aguas, y con un golpe preciso, envió la pelota directamente al hoyo. La ovación de la gente fue ensordecedora. Por último, le tocó el turno al viejecito. La pelota, una vez más, cayó en el lago y se hundió y el público guardó un respetuos o silencio, preguntándose qué podría hacer el pobre viejo. De pronto, del agua saltó un pez con la pelota en la boca y, justo en ese mo mento, pasó un águila que lo pescó al vuelo. El águila se alejó volando por el límpido cielo llevando el pez en su pico mientras éste sostenía aún la pelota. Entonces, como salida de la nada, apareció una nube negra, y de ella brotó un rayo que, pegando certeramente en la cabeza del águila, la mató al instante. Al caer, el ave soltó al pez, el pez soltó la pelota... ¡y esta cayó exactamente e n el hoyo! Primero se hizo un silencio dramático y luego la gente, enloquecida, prorrum pió en un cerrado aplauso para el viejecito. Jesús se acercó entonces al viejecito, que sonreía tímidamente, y le dijo: --¡Coño, Papá..., No jodas! Éstas son cuatro madres que están hablando de sus hijos sacerdotes. La primera dice: --Mi hijo es monseñor, y cuando entra en una sala, la gente se pone de pie y le saluda diciendo: "Buenos días, Monseñor". La segunda no puede ser menos, y dice: --Mi hijo es obispo, y cuando entra en una sala, la gente se pone de pie y le saluda diciendo: "Buenos días, Excelencia". La tercera dice: --Mi hijo es cardenal, y cuando entra en una sala, la gente se pone de pie y lo saluda diciendo: "Buenos días, Eminencia". Pero el hijo de la cuarta madre, es un cura normal y corriente, así que va e sta tía y dice: --Mi hijo mide 2 metros 20, y pesa 215 kilos, así que cuando entra en una sa la la gente dice: "Oh, Dios mío".

Jesucristo llega a un hotel en Jerusalén, pero no tiene dinero, así que se sac a tres clavos del bolsillo, y le dice al recepcionista: --Perdone, ¿Me podrían colgar de cualquier sitio? Es para pasar tan sólo una noc he. {LA DIACONISA PETRA SE CEPILLA AL JUDÍO CEBOLLADA} Cuando la diaconisa Petra se cepilló al judío Cebollada, don Efraín, lo dejó tan a punto de caramelo que expiró solito y sin patalear. --¡Qué disciplinado!, ¿Verdad, usted? --¡Y usted que lo diga, fray Cipote Mogote, y usted que lo diga! Don Párdulo de Guzmán y Mantecón, alias fray Cipote Mogote, propendía a la loa de la disciplina. --¿Era ultra? --No, pero padecía de la próstata y, en consecuencia, se le iban las cabras en sentido inverso, e incluso, sin ligeros toqueteos previos. --¡Ah, ya! ¡Ahora sí que está claro! La diaconisa Petra, tan pronto como el judío Cebollada se le enfrió del todo, lo molió bien molido sin dejar los cartílagos ni los huesos, lo amasó a conciencia y aña diéndole un pellizco de levadura por eso del fermenten, le dio una vueltecita en l a sartén y dividió los restos en tres partes iguales que se introdujo, sin favorecer a ningún agujero, un tercio por la boca, un tercio por el ano y un tercio por la vagina. --¡Qué lata!, ¿Verdad, usted? --Pues, sí. Al final tuvo que tomar bicarbonato y darse baños de asiento, pero le compen só el sacrificio porque, como ella decía, no estaban los tiempos como para tirar a u n hombre a la basura, aunque esté ya muerto y a pique de la croqueta (léase cocreta) . La diaconisa Petra Orestes Viviano, que tenía furor puterino, era insaciable y, como el insecto que dicen la mantis religiosa, en cuanto que se pasaba por l a piedra a un amante, le hacía una faena de aliño, esperaba a que cuadrase bien, lo despenaba y lo ingería. --¿Y no se le indigestaba? --A veces, sí; pero, claro está, tampoco se pueden pescar truchas sin mojarse el culo. --¿Y ahora la trucha fue el judío Cebollada? --Sí; el judío Cebollada fue la última, pero ya caerán otras, ya verá usted, es cues tión de tener algo de paciencia, porque la diaconisa Petra, todo el mundo lo dice, es inasequible al desaliento, viene a resultar algo así como Oliveira Salazar, sólo que en toledana y con bigote. --Ya entiendo. La diaconisa Petra perdió el virgo, enganchándose el chumino o chichi o conejo , con un anzuelo de bacalao, hace ya varios lustros. Todo el mundo dice que fue un caso de mala suerte, porque en el río Ulla no hay ba calaos, los bacalaos caen hacia Terranova y las costas de la península del Labrado r. --¿Y no la habrán enganchado a mala leche, un suponer? --Pues, sí, lo más probable. El Secundino Zakdoeken von Taschentücher García, que era medio prusiano, siemp re había tenido muy mala leche y, con su anzuelo de bacalao, llevaba ya desvirgada s lo menos a quince féminas, si no más; en casa las tengo apuntadas en un papel. --¡Cuán cierto es que cada cual se corre como puede y las circunstancias y el clima se lo permiten! Delfín Martínez bajó la voz. --Sí, pero no lo diga a gritos y con alardes porque al sargento de la guardi a civil no le gusta que la gente saque los pies del plato. --Ya entiendo. Gracias por la advertencia. Don Efraín Cebollada, antes de que lo hicieran primero picadillo y después coc retas (léase croquetas), bailaba el fox-trot con mucha alegría y no poco sentimiento .

--¿Y metiendo pierna? --Pues, sí, metiendo pierna también. ¿Quién se lo dijo? --No recuerdo, esa es la verdad; pero, bien mirado, poco importa, porque h ay cosas que no pueden mantenerse ocultas. --¡Cierto y bien cierto! Don Efraín Cebollada, se adornaba el escroto con los gallardetes del código de señales, feliz ocurrencia que le daba mucha popularidad entre las damas catequist as, damas del ropero de los pobres y damas de la CRUPRORRE (cruzada pro redención del obrerito cristiano de detrás del telón de acero), siempre tan cachondas ellas y tan a punto del enguilamiento anquilosado. --¿Y eso, en qué consiste? --Pregunte usted por ahí y no maree. ¡Aquí no estoy para satisfacer suerte algun a de curiosidades malsanas! --Dispense. Don Párdulo de Guzmán y Mantecón, o sea fray Cipote Mogote, era primo segundo de l laureado poeta don Juan Ramón Jiménez, primo por parte de madre, o sea que doña Puri ficación Mantecón y López-Parejo, la mamá del vate del burrito, era prima de doña Regla Ma ntecón y Colomer, la mamá de fray de los comentarios, la cosa queda clara. --¿Y las Manteconas le tocaban algo al judío Cebollada? --No, hombre, no; no entiende usted ni torta. ¡Qué paciencia tengo que tener c on usted, Santo Dios de los Ejércitos! Doña Saladina Navajas era algo tetona, tampoco demasiado, y gastaba mucha pa ciencia. También tenía una peluca rubia, pero la usaba poco por eso del picor. --La verdad es que no sé lo que me pasa pero, ponerme la peluca y empezar a picarme el coño, es todo uno. --¡Ay, hija, qué suerte! ¡Qué barato le sale! --Sí, no me quejo; si me reporto, no me quejo. Lo malo es que no me reporto porque me gusta el meneíto, ¿Entiende?, y entonces me gasto la hijuela en pijas rasc adoras y otros arbitrios psicosexuales, o sea cachondos; al llegar a ciertas eda des ya no se encuentran pijas de balde, espere usted a que pasen unos añitos, y se percatará por sí misma. --Sí; eso, sí. Ahora se ha puesto todo por las nubes, y los hombres, ¡El mejor, para ahorcado!, son todos unos egoístas y unos mamones. Doña Saladina apoyó las tetas en el alféizar de la ventana, levantó una cacha y ex pelió un cuesco restallador, un cuesco de jenízaro bien alimentado. --Perdone usted, amiga Victoria, ¡Pero es que se queda una tan aliviada! Doña Saladina carraspeó. --¿En qué íbamos? ¡Ah, sí, en lo de que los hombres son todos unos egoístas! --Y unos mamones, -exclamó Victorita-. --¿Mamones, dice usted? Se queda usted corta, joven: ¡Unos mamonazos que no se los salta un canónigo aun sujetándose la peluca con esparadrapo! --¡Puede! La diaconisa Petra y el judío Cebollada, don Efraín, habían tenido unas relacion es tan patrióticas que incluso llegaron a ponerse de ejemplo en la catequesis. La diaconisa Petra, tras espatarrarse, rugía: --¡Judío Cebollada! ¡Mátame porque soy tuya! ¡Clávame el dardo y el petardo, y no te etires hasta que se ponga el sol! --¿Mande? -musitaba el judío Cebollada, que era algo deficiente auditivo-. --¡Que me jodas, leche! --¡Ah, ya! El judío Cebollada, don Efraín, era muy aplicado en la jodienda; no lo hacía dem asiado bien, eso es lo cierto, pero ponía atención y buena voluntad. --Yo no me quejo, porque soy de natural agradecida, -comentaba la diaconis a Petra-, y además, ¡Para lo que va a durar! Pero en eso de joder, lo que se dice joder, el judío Cebollada no pasó todavía d e los rudimentos. --¿Y no le podía enseñar usted un poco? --Pues, no hija, ¡Ni por pienso! ¿Para que después se aproveche y se solace con cualquier lagartona? ¡Quita, quita!

¡Ahora hay mucha furcia y mucha aprovechada que lo único que quieren es parasitar y chulear la ciencia ajena. ¡Quita, quita!

El joven Fileto Iznajar y Bote, alias Mamantón Bermejo, de profesión practican te en prácticas, le dijo al adulto don Ansovino Nicea de Bitinia y Babuco de los Hér nicos, alias Pildoreto Pálido, de profesión presbítero malvís: --¿Puedo ir a exonerar la vejiga, con la venia? --Sí, no faltaría más. Yo le acompaño; venia española nunca exonera la vejiga sola. En el wáter o excusado y según parece, don Ansovino le tentó y palpó la venia al j oven Fileto quien, lejos de repudiar la tentación y el palpamiento, sintió un leve c osquilleo placentero que le hizo exclamar: --Por mí continúe usted con la pera, padre, que todos sabemos lo que es una ne cesidad. ¡Ánimo, don Ansovino, no se distraiga! (Pausa y suspiros entrecortados). ¡Ay, qué jodío presbítero, y qué bien hace el bien sin mirar a quién! ¡Siga, siga, don Anso o, que ya me viene! Onán, nieto de Jacob y segundo hijo de Judá, apeándose en marcha tras cepillarse a Tamar, la viuda de su hermano mayor, para no dejarla encinta, no regó más próvidame nte de leche el pavimento de mosaico. --¡Jo, qué descaro, practicante Fileto!, -exclamó el presbítero don Ansovino-, ¡Para mí que no te la cascabas desde la otra semana! ¡Anda, trae un poco de serrín de cedro del Líbano para tapar tanto oprobio y evitar qu e resbale el vecindario! --¡Voy volando, pichón! Don Ansovino le reprendió y no sin fundamento: --¡Repórtate, Fileto! ¡Queden las expresiones íntimas para la intimidad! Con el pijo fláccido (tal el tuyo, en estos instantes) no hay intimidad posible, r ecuérdalo siempre. --Dispense, don Ansovino: voy por el serrín. --Así me gustan a mí los jóvenes: mansos y diligentes. Don Ansovino Nicea de Bitinia y Babuco de los Hérnicos, alias Pildoreto Pálido , hacía a pelo y a pluma, se conoce que no era supersticioso, y con su habilidad p ara las pajas por sacudimiento, frotamiento, pellizco alterno, caricia intermite nte, palpamiento, toqueteo o succión, tenía muy complacida a la juventud de uno y ot ro sexo, que así no frecuentaba bingos ni demás antros en los que acecha Belcebú. Jesús en la E.S.O. En aquel tiempo, subió JESÚS a la montaña y sentándose en una gran piedra, dejó que sus discípulos y seguidores se le acercaran. Después, tomando la palabra, les enseñó diciendo: "En verdad, en verdad os digo que serán bienaventurados los pobres de espíritu , porque de ellos es el Reino de los Cielos. Que serán bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque el los serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los perseguidos a causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos"... Entonces Pedro le interrumpió para decir: --¿Tenemos que aprendernos todo eso de memoria? Y Andrés dijo: --¿Tenemos que escribirlo? Y Santiago dijo: --¿Tenemos que examinarnos de eso? Y Felipe dijo: --¡No tengo papiro! Y Bartolomé dijo: --¿Te lo tenemos que entregar? Y Juan dijo: --¿Puedo ir al servicio? --Y Judas exclamó:

--¿Y esto para qué sirve? Entonces uno de tantos fariseos presentes, que nunca había enseñado, pidió ver l a Programación de Jesús y, ante el asombro del Maestro, le inquirió en estos términos: --¿Cuál es tu nivel de competencia curricular? ¿Cómo atiendes a la diversidad? ¿Cómo has diseñado la motivación de intereses de palestinos y gentiles? ¿Qué significatividad tiene el material de aprendizaje que pretendes enseñar? A Jesús se le llenaron los ojos de lágrimas y, elevándose hacia el Cielo, pidió al Padre la jubilación anticipada. {Así es la vida} ¿ES ESTA NUESTRA VIDA? Dios creó al burro y le dijo: --Trabajarás incansablemente de sol a sol, cargarás bolsas en el lomo, no tend rás inteligencia y vivirás 40 años. El burro respondió: --Haré todo eso. Pero vivir 40 años es demasiado. Dame solo 20 años. Y así lo hizo Dios. Dios creó al perro y le dijo: --Serás perro. Cuidarás la casa de los hombres y serás el mejor amigo. Comerás la comida que te den y vivirás 20 años. El perro respondió: --Haré todo eso, pero vivir 20 años es demasiado. Dame solo 10 años. Y así lo hizo Dios. Dios creó al mono y le dijo: --Serás mono, saltarás de copa en copa de los árboles haciendo payasadas, serás di vertido y vivirás 20 años. El mono respondió: --Haré todo eso, pero vivir 20 años es demasiado. Dame solo 10 años. Y así lo hizo Dios. Finalmente, Dios creó al hombre y le dijo: --Serás hombre, el único ser racional sobre la faz de la Tierra, usarás tu inteli gencia para sobreponerte a los demás animales, dominarás el mundo y vivirás 30 años. El hombre respondió: --Seré el más inteligente de todos los animales, dominaré el mundo, pero vivir 3 0 años es poco, Señor. Dame los 20 años que rechazó el burro, los 10 del perro y los 10 del mono. Y así lo hizo Dios. Por eso el hombre vive 30 años como hombre. Se casa y pasa a vivir 20 años como burro, trabajando de sol a sol. Después se jubila y vive 10 años más como perro, cuidando la casa. Luego, por fin, se hace viejo y vive 10 años más como mono, saltando de la casa de un hijo a la de otro y haciendo payasadas para divertir a sus nietos... ¡Así es la vida! Está Dios en el cielo sentado frente a una computadora. En eso llega San Pedro desde la oficina de al lado y le dice: --¡Señor, Señor, han descifrado el genoma humano! Dios se pone a teclear furiosamente y grita: --¡Malditos hackers! ¡Tendré que cambiarlo otra vez!... PLEGARIA De Walter C: Padre Microsoft nuestro, que estás en nuestros discos duros, santificado sea tu Windows `95, venga a nosotros tu Free Software por el Internet, (pero por favor a más de 250 bytes por segundo), hágase tu voluntad, así en 95 como en NT. El dolor de cabeza nuestro de cada día dánoslo hoy, y perdona nuestros programas pirateados, así como nosotros perdonamos a la mamá de Bill Gates

y no dejes que el programa se cuelgue cuando estamos imprimiendo, mas líbranos de todo virus, en especial de los Macro-Virus. Porque tuyo es el DOS, el 95 y el NT, por los siglos de los siglos. Amén. {La Creación} 1. En el principio DIOS creó el Bit y el Byte. Y de ellos creó la Palabra. 2. Y había dos Bytes en la Palabra; y nada mas existía. Y Dios separó el Uno del Cero: y vio Dios que esto era bueno. 3. Y Dios dijo: --Que se hagan los Datos; y así sucedió. Y Dios continuó diciendo: --Dejemos los Datos en sus correspondientes lugares. Y creó los disketes, los discos duros y los discos compactos. 4. Y Dios dijo: --Que se hagan los ordenadores, así habrá un lugar para poner los disketes, los disc os duros y los discos compactos. Así Dios creó a los ordenadores, y les llamó hardware. 5. Pero aún no había software. Pero Dios creó los programas; programas grandes y pequeños... Y Dios les dijo: --Id y multiplicaros y llenad toda la memoria. 6. Y Dios dijo: --Crearé al Programador; y el Programador creará nuevos programas y gobernará los orde nadores y los programas y los datos. 7. Y Dios creó al Programador; y lo puso en el Centro de Datos; y Dios le en señó al Programador el Directorio y le dijo: --Puedes usar todos los volúmenes y subdirectorios, pero Jamás Uses Windows... 8. Y Dios dijo: --No es bueno que el Programador esté solo. Cogió un hueso del cuerpo del Programador y creó una criatura que miraría al Programad or; y admiraría al Programador; y amaría las cosas que el programador hiciese. Y Dios llamó a la criatura el Usuario. 9. Y el Programador y el Usuario fueron dejados en el desnudo DOS, y Dios vio que eso era Bueno. 10. Pero la criatura Bill era mas listo que todas las otras criaturas de D ios. Y Bill le dijo al Usuario: --¿Te dijo Dios realmente que no ejecutaras todos los programas? 11. Y el Usuario respondió: --Dios nos dijo que podíamos usar cualquier programa y cualquier base de datos, pe ro nos dijo que nunca ejecutásemos Windows o moriríamos. 12. Y Bill le dijo al Usuario: --¿Cómo puedes hablar de algo que ni siquiera has probado?. En el momento en que eje cutes Windows serás igual a Dios. Serás capaz de crear cualquier cosa que quieras co n un simple click del ratón. 13. Y el Usuario vio que los frutos del Windows eran mas bonitos y fáciles d e usar. Y el Usuario vio que todo conocimiento era inútil, ya que Windows podía reem plazarlo. 14. Así el Usuario instaló Windows en su ordenador; y le dijo al Programador q ue era bueno. 15. Y el Programador inmediatamente empezó a buscar nuevos controladores. Y Dios le preguntó: --¿Qué buscas? Y el Programador respondió: --Estoy buscando nuevos controladores, porque no puedo encontrarlos en el DOS. Y Dios dijo: --¿Quién te dijo que necesitabas nuevos controladores? ¿Acaso ejecutaste Windows? Y el Programador dijo: --Fue Bill quien nos lo dijo...

16. Y Dios le dijo a Bill: --Por lo que hiciste, serás odiado y calumniado por todas las criaturas. Y el Usua rio siempre estará descontento contigo. Y siempre venderás Windows. 17. Y Dios le dijo al Usuario: --Por lo que has hecho, el Windows te engañará y se comerá todos tus recursos; y tendrás que usar malos programas; y siempre permanecerás bajo la tutela del Programador. 18. Y Dios le dijo al Programador: --Por haber escuchado al Usuario nunca serás feliz. Todos tus programas tendrán errores y tendrás que corregirlos y corregirlos hasta el final de los tiempos. 19. Y Dios los expulsó a todos del Centro de Datos y bloqueó la puerta de entr ada con una clave de acceso". * CHISTES DE EXTRATERRESTRES Éstos son unos marcianos, que llegan a la Tierra para contactar con los huma nos, y aterrizan con su nave justo en un cruce de carreteras. Total, que bajan y se ponen a mirar. --Creo que estamos en un cementerio. --Por qué? --Porque estas cosas parecen lápidas. Mira, por ejemplo, ahí debe estar enterrado un tío que murió a la edad de 26 años. --Ah, qué curioso..., ¿Y cómo se llamaba? --Kilómetros a Madrid. El agente XP30 fue enviado por sus congéneres extraterrestres a la Tierra du rante 48 horas, y a su regreso a la nave le piden un informe: --¿Has entendido el modo de vida de los terrícolas? --No, la verdad es que no, pero eso sí, sé de buena tinta que Macarena tiene u n novio que se llama de apellido Vitorino. En una ocasión, dentro de un automóvil y en un lugar oscuro, en las afueras de la ciudad, estaba una pareja de enamorados haciendo lo que hacen los enamorados , en un lugar como el descrito. Estaban apenas en los preliminares, cuando de repente, una luz cegadora lo s interrumpió y perplejos observaron que la causaba una nave extraterrestre, y que estaba aterrizando. Lógicamente, el coche no arrancó y las piernas se les paralizaron, impidiéndoles que huyeran, (como es lo mas sensato). De la nave descendió lo que parecía una pareja de marcianos, y uno de ellos, e l mayor, les habló en un idioma que no entendían, (bueno, marcianos porque tenían la p iel verde y quizás hablaban el inglés como en las películas). El caso es que, como el extraterrestre mayor vió que nuestros personajes no entendían, recurrió a las señas, y les dió a entender que quería un intercambio de parejas . El terrícola pensó: --¿Una marciana?... ¡Guau!, pero, ¿Y mi novia qué va ha pensar? Por lo que le dijo a su chava: --¡Mi amor, tenemos que hacerles caso! ¿Qué tal si se enojan y nos matan? Así que el marciano subió a la nave con la terrícola, y el jovencito se quedó en s u coche con la marciana. En el interior de la nave, y en lo que parecía una lujosa habitación, el marci ano le ordenó a la mujer que se desnudara, cosa que hizo al instante. Después el marciano se quitó todo su extraño atuendo, y la tía casi se muere de la risa cuando le vió "aquello", que no era más grande que el borrador de un lápiz. Sin embargo, se controló, y mostrándole la punta de su meñique le dió a entender que era muy pequeño. El marciano no se inmutó y le dio algunas vueltas a su oreja izquierda, "aqu ello" creció como si fuera una antena telescópica de TV comunitaria, aunque seguía sie ndo tan delgada como el lápiz mencionado.

La terrícola, le indicó por señas cuando llegó a los 20 cm. que ya estaba bien de largo para no descorazonarlo, pero que, si se podía, más grueso era mucho mejor. El marciano le dió unas vueltas más a su oreja izquierda, y fácilmente llegó a los 4 cm. de diámetro. Después de esto hicieron lo que tenían que hacer. Cuando terminaron, bajaron de la nave y se acercaron al automóvil, en el cua l ya estaban esperando el terrícola y la marciana. El marciano se despidió mediante señas, se llevó a su marciana y se alejó con su n ave. Cuando la nave ya estaba lejos, el terrícola le preguntó a su novia: --¿Cómo te ha ido, mi amor? Ella contestó, como no dándole importancia: --¡Regular! ¿Y a tí? ¿qué tal te ha ido con la marciana? --¡Mal, esa marciana loca, durante todo el tiempo, no hizo otra cosa que ret orcerme las orejas! Iba una señora conduciendo su coche por la carretera, cuando de pronto por e l espejo retrovisor observa que la sigue un OVNI. La señora se pone nerviosa de ta l modo que empieza a zigzaguear, y se estrella contra un árbol, lo que la hace per der el conocimiento. Después de un rato, recobra el sentido y se da cuenta de que un marciano le está sobando los senos. El marciano, muy caballeroso, le dice: --No preocuparse, terrícola. Ya haber cosido herida de entrepierna. Ahora tratar de quitar abolladuras de pecho. * CHISTES DE GENIOS Y FENÓMENOS PARANORMALES "El fin de semana pasado, estaba paseando tranquilamente por la playa, cua ndo de repente me encontré con una lámpara Vieja. La levanté y la froté para quitarle el polvo y... Oh, sorpresa!, salió de ella un geni o de esos que todos conocen, que me dijo: --Ok, ok, ya, ya, me has liberado de la lámpara y...bla bla bla..., que fast idio, esta es la séptima vez en el mes que alguien me libera y ya estoy cansado de tener que cumplir 3 deseos; de manera que solamente te voy a conceder UNO, así qu e piénsalo muy bien... Bueno, en vista de la circunstancia especial pues me tomé mi tiempo pensando el exclusivo deseo, y al fin le dije al genio: --Sabes?, resulta que me gustaría poder ir a España siempre que yo quisiera, p ero sale muy caro ir en avión y viajar en barco me marea y tarda mucho, así que ¿podrías construirme un puente desde aquí hasta Madrid, para que me pueda ir conduciendo m i Ferrari? El genio comenzó a reírse con estridentes carcajadas, y me dijo: --Eso es imposible, piensa un poquito; ¿Dónde se supone que se va a apoyar el puente en medio del Atlántico?, piensa en todo el cemento en concreto que se neces itaría, en el acero, y todo ese trabajo. No, no me tienes consideración y piensa en otro deseo más realista, por favor. Realmente me quedé frío con la respuesta del genio, pero lo medité un rato y tam bién llegué a la conclusión de que era pedir demasiado, así que me senté a pensar en otro deseo más factible. Después de pensar por laaargo tiempo le dije al genio: --Mira Genio, he tenido cinco novias y siempre me reclamaban que no las te nía en cuenta, que no las entendía y que yo era muy insensible con ellas. Así que te p ido que me hagas capaz de entender a las mujeres, saber que están pensando cuando no me dirigen la palabra, saber por qué lloran sin motivo aparente, y saber que es lo que tienen cuando te dicen que no les "pasa nada. El genio se quedó mirándome un buen rato, soltó un profundo, muy profundo suspir o y me dijo: --¡Puta madre!... Bien: ¿de cuántos carriles quieres tu puente?

Un campesino va cabalgando, cuando de pronto se encuentra una lámpara. A raíz de haber escuchado tantas historias de genios, decide probar suerte. Levanta la lámpara, la frota, y en efecto, sale de ella una nube azulada, qu e se transforma en un genio, que con voz de trueno le dice: --¡PÍDEMA LO QUE QUIERAS..., TE CONCEDERÉ TRES DESEOS! El campesino, sorprendido, le dice: --Pues, caramba, déjame pensar... Ya sé: Dame la cara de Ricky Martin, el cuerpo de un fisiculturista y el mie mbro de mi bestia. --¡TUS DESEOS SERÁN CONCEDIDOS! ¡CUANDO LLEGUES A TU CASA, LOS TRES SE TE CUMPL IRÁN! Confiado el campesino, parte camino a su casa, planeando y pensando en lo feliz que va a ser con su nueva apariencia. Cuando llega a su finca, se mira en el espejo, y sorprendido ve que tiene el rostro del famoso cantante... Y al obsevar su cuerpo, ve sus supermúsculos... Entonces, precipitadamente, se baja los calzoncillos para comprobar el est ado de su virilidad, y... --¡NOOOOOO! ¡Jueputaaa, se me olvidó que iba montado en la yeeeeegua! Érase un chicuelo, que tenía un bracito lisiado, hecho una porquería. Caminaba un buen día por la playa, cuando se tropezó, de repente, con una lámpa

ra. Al verla, el jovencito pensó: "Tal vez tenga un genio... aprisionado en su interior, y pueda arreglarme el bracito"... Así que levantó trabajosamente la lámpara, se la acomodó bajo el muñoncito y la frotó con mucho cuidado con la mano buena. De pronto, comenzó a brotar un humo azulado de la lámpara que se transformó, pas ados unos minutos, en una imponente figura, que con voz estentórea anunció: --¡HABLA AMO: TE CONCEDERÉ TRES DESEOS! El emocionado lisiadito dijo: --Quiero tener los dos bracitos iguales. Y... ¡ZAPZDAP! Los dos bracitos lisiados. --¡No, no, al revés! Y... ¡ZUPUDUP! ¡(Los dos bracitos retorcidos)! --¡IDIOTA! Y... ¡ZEDEP! (El chiquillo se quedó, para siempre, con retardo mental profund o). ESOS GENIOS... Un hombre encuentra una lámpara mágica con genio incluido. La frota y aparece el genio que le dice: --¡Pídeme un deseo y te será concedido! El hombre sin dudarlo pide: --Quiero estar siempre entre las piernas de una mujer. Y el genio lo convirtió en compresa.

.

OTRA DE GENIOS... Un tipo andaba por el desierto y se encuentra una lámpara mágica. El tío que la frota y aparece un genio que le dice: --Gracias por liberarme de la lámpara, en agradecimiento te concederé un deseo El hombre que se lo piensa y le dice: --Quiero tener una polla que llegue hasta el suelo. ¡Y zas!... ¡El genio le cortó las piernas!

Un tío está haciendo un agujero en su jardín para plantar un árbol, cuando desenti erra una lámpara mágica. La frota, y aparece un genio que le dice: --Te voy a conceder tres deseos, pero a tu vecino le voy a dar el doble de

lo que tú me pidas. --Humm..., Mira, quiero una rubia que esté buenísima y que pese 65 kilos, que le des a mi vecino cien millones de pesetas, y que me des a mí un susto que me dej e medio muerto. Tres tíos, un francés, un americano y un polaco, están en una isla desierta y un día se encuentran una botella en la playa, la abren y sale un genio que les conce de un deseo a cada uno. El francés, rápidamente, dice: --Pues yo quiero volver a París para reunirme con mi amada. El genio, chasquea los dedos y el francés desaparece. Luego dice el americano: --Pues a mí me gustaría volver a mi casa, para poder estar con mi mujer y mis hijos. De nuevo, el genio chasquea los dedos y el americano desaparece. Entonces, el polaco le dice al genio: --Jo, me voy a encontrar tan solo..., Me gustaría que mis dos amigos estuvie ran aquí... Un irlandés naufraga en una isla desierta, y pasa allí más de 20 años. Hasta que un día se encuentra una botella en la playa, y al abrirla sale un genio que le concede dos deseos. (Sí, en este caso son sólo dos). El primer deseo que pide el irlandés, es una botella de Guinnes que no se ac abe nunca. El genio se lo concede. Aparece una botella en la mano del irlandés, que echa un larguísimo trago, per o cuando acaba, y vuelve a mirar la botella, ve que sigue estando llena. --Jo, genio, ¡Qué chollo de botella!, ¡Voy a ser feliz con ella! --Bueno..., ¿Y cuál va a ser tu segundo deseo? --Hum..., ¿Me podrías dar otra botella igual? na.

Un tío está paseando por la playa, cuando de repente ve una lámpara entre la are

La recoge, y al limpiarla le aparece un genio que le dice: --En recompensa por haberme liberado de mi prisión milenaria, te concederé un deseo cualquiera. (¿Qué genio más tacaño, verdad)? --Hummm..., bueno..., pues quiero tener a la mujer mas buena del mundo. El genio hace chasquear sus dedos y desaparece, mientras en los brazos del hombre aparece la Madre Teresa. .

Ésto es un abogado que vaga varios días por el desierto. Va perdido. Sin rumbo

En esto, que se encuentra una vieja lámpara de aceite..., y le atiza una señor ial patada. De la lámpara sale un genio, y el abogado se queda de piedra. El genio le dice: --Hola, insignificante humano. Soy el genio de los abogados..., Tú me has re scatado y por eso te voy a conceder tres deseos. El abogado, que se relaja y comienza a sentirse la persona más afortunada so bre la faz de la Tierra, va y le dice: --Vale, En ese caso, ahí va mi primer deseo... El genio lo interrumpe y le dice: --Alto ahí, infeliz. Todo lo que a ti te sea concedido se le concederá por dup licado a todos los abogados del planeta. El abogado pensó, "¡Ostras"! Y después sonrió ligeramente. --Vale, sin problemas. En primer lugar quiero una rubia macizorra a mi ladito. --¡Sea!, -dijo el genio-.

Apareció la rubia, y al resto de los abogados del mundo se le aparecieron do s rubias, una a cada lado. --En segundo lugar, -dijo el abogado-, quiero un Ferrari Testarrosa. --¡Sea! Y al resto de abogados del mundo, les aparecieron dos Ferraris en la puert a de sus despachos. --¿Cuál es tu tercer deseo? -dijo el genio-. --Bien..., Yo..., Siempre he querido..., donar uno de mis dos riñones... Dos amigos que se encuentran por la calle, y uno de ellos lleva una boya e

norme.

El otro le pregunta: --¿Dónde vas con esa boya tan grande?, ¿De dónde la has sacado? --Mira, fuí a un anticuario y compré una lámpara, que resultó ser mágica y ya ves, l e pedí un deseo, ¡Y mira que boya tan grande!, y ahora me voy a pescar. --¡Qué suerte la tuya! ¡Ya quisiera yo poder pedir un deseo a una lámpara mágica! --Pues si quieres, puedes ir a mi casa; le pides las llaves a la portera y le pides un deseo a la lámpara. --Gracias, gracias..., ¡Qué buen amigo eres! Se va a casa de su amigo, y empieza a frotar la lámpara, hasta que sale el g enio y le pide pelas, muchas pelas..., ¡Quiero la casa llena de pelas! Se va hacia su casa para ver el resultado, y cuando llega se la encuentra llena de velas. Todo extrañado, deja pasar el tiempo, hasta que se encuentra a su amigo, y ést e le pregunta: ¿Qué? ¿Cómo te ha ido con el deseo? --Pues no muy bien, porque le pedí pelas, y cuando llegué a casa me la encontré llena de velas. No sé..., aún no lo entiendo. A lo que su amigo le responde: --Ya; ¿Qué te creías? ¿Que yo quería una BOYA TAN GRANDE? En un parque hay dos estatuas de un hombre y una mujer. Llevan ya muchos años la una en frente de la otra. Una mañana se les aparece un genio y les dice: --Como los dos habéis sido unas estatuas ejemplares, y habéis deleitado a much a gente, voy a concederos lo que más ansiáis: La Vida. Tenéis treinta minutos para hacer todo lo que queráis. Y al mover el genio una mano, las dos estatuas cobran vida. Las dos se miran, sonríen y corren detrás de unos arbustos. A los quince minutos, las dos estatuas salen de los arbustos con una gran cara de felicidad... --Todavía os quedan quince minutos, ¿Queréis continuar? La estatua-hombre mira a la mujer y le dice: --¿Quieres volver a hacerlo?... --Claro que sí -dice la estatua-mujer sonriendo-. Pero esta vez TÚ... agarras la paloma y yo me cago encima de ella. Ésto es un camellero que va por el desierto, y está completamente desesperado porque hace dos años que no ha tocado mujer, así que decide tirarse a su camella. Se baja, se acerca por detrás, y cuando va a empezar, la camella da unos pas os para adelante. Frustrado, el hombre vuelve a intentarlo mas rápido, pero la camella también s e aparta más rápidamente. Intenta sujetarla por las bridas, pero son demasiado cortas y no llega. Va probando varias ideas, pero ninguna le funciona. En esto que se le aparece su hada madrina; es una jovencita rubia, con uno s ojos preciosos, está buenísima, y le dice sugerentemente: --Hola, soy tu hada madrina. ¡Pídeme cualquier deseo y te lo concederé! --¿Cualquier deseo? El hada le dice, coquetamente:

--Sí, cualquier cosa que quieras. --¿De verdad que me vas a conceder cualquier deseo? El hada le guiña un ojo, y le dice suavemente: --Que sí, tonto, lo que quieras. El camellero se lo piensa un poco, se pone colorado y le dice: --Entonces..., ¿Te importaría sujetarme a la camella un momentito? Una pareja de sesenta años; cada uno, está cumpliendo cuarenta años de casados. El marido y su esposa, deciden celebrarlo con un almuerzo al aire libre, e n el jardín de la casa en la que han vivido desde su matrimonio. En medio de la comida, ¡puff!, se les aparece un hada madrina, que les dice: --Soy el hada que cuida las flores de este jardín, y os he estado observando desde que os habéis establecido en esta casa. Para recompensar vuestra fidelidad del uno para con el otro, durante estos largos años, os concederé un deseo a cada un o. Pedid, pues, y vuestros deseos se tornarán realidad. --¡Oh, gracias!, -dice la mujer-. -Deseo poder dar la vuelta al mundo. --¡Concedido! El Hada agita su varita mágica, y del cielo descendieron billetes de avión, de cruceros, monedas y billetes de distintos países, guías de viaje, reservas de hotel , y ropa en maletas. Ahora fue el turno del marido. El Hada le dice: --No temáis. Pedid, y os concederé vuestro deseo. Después de un momento de reflexión, el hombre dice, para consternación de su esp osa: --Deseo tener una mujer treinta años menor que yo. --¡Concedido! El Hada volvió a agitar su varita mágica y..., ¡puff!, de pronto el hombre tenía 9 0 años... Dos esposos pasean por un parque y encuentran un pozo de los deseos. El marido pide un deseo y arroja una moneda. Su mujer decide hacer lo mismo, pero en el borde del pozo se resbala y cae hasta el fondo. Entonces el marido dice: --Vaya, de verdad esto funciona...

Un tío va a ver a un medium: --Y ahora que nos hemos reunido en el plano astral con nuestras almas etérea s, dime, ¿Con quién quieres hablar? --Pues..., me gustaría hablar con mi abuelo. (El medium cambia su voz a un tono mas grave). --Luisillo, soy tu abuelo..., Estoy en el Cielo..., Esto es muy bonito..., Sé un buen chico para que podamos reunirnos algún día..., Dime, Luisillo, ¿Quieres preg untarme algo? --Sí, abuelo..., Dime, me gustaría saber ¿qué narices haces en el Cielo?, ¡Si todavía no te has muerto! Un hombre va a visitar a un adivino: --Toc, toc. --¿Quién es? --¡Pues vaya mierda de adivino!, (Y se va). Una pareja de recién casados va a pasar la luna de miel a Pakistán. Allí, mientras pasean por el mercado, oyen a un vendedor de sandalias que pa rece escapado de las Mil y una Noches: --¡Bengan, baisanos, bengan a mi humilde diendita, que allí bodrán combrar algo fabuloso, -los incita-. El joven matrimonio entra, y allí el vendedor les muestra un par de sandalia s, a las que le atribuye un poder mágico. --Con ellas, bodrán hacer el amor salvajemente, como gamellos enfurecidos, -

les dice-. La mujer se tienta por el comentario del vendedor, pero el hombre, atlético y viril, dice que no las necesita. --Bruébalas, baisano, no te arrebentirás, -insiste el vendedor-. Como su mujer está cada vez más interesada,el hombre termina por acceder. Y de repente... apenas se las ha calzado, una mirada feroz se dibuja en su rostro... , una ansia incontenible... una furia que su esposa jamás había visto. Veloz como una fiera en celo, El joven marido aferra al vendedor paquistaní por las nalgas, le baja los pantalones y se arroja sobre él para violarlo. --¡Bara, bara, bara, gabrón!, -grita desesperado y con lágrimas en los ojos el v endedor-; ¡Te las has buesto al rebés, hijo de buta, te las has buesto al rebés! Estaba una mujer en el aeropuerto esperando la salida de su vuelo. En esto que ve una báscula y le da por pesarse. Saca una moneda y la deposita. La báscula le habla y le dice: "Tu peso es 53Kg. y tu futuro es el siguiente: Al bajarte de la báscula te vas a tirar un pedo". La mujer exclama sorprendida: --¡Lo que hay que oír!, ¡Ahora resulta que hasta una báscula me va a predecir el f uturo! Al bajarse de la báscula, con el esfuerzo, la mujer se tira un pedo, se qued a sorprendidísima y dice: --¡No me lo puedo creer! ¡Esto es una maravilla! Yo me vuelvo a pesar... Saca otra moneda, la deposita y la báscula le dice: "Tu peso es de 52.95Kg, (por el pedo que te has tirado), y tu futuro es el siguiente: Al entrar al baño, te vas a encontrar a tu ex-novio y vas a hacer el amor allí, de p ié. La mujer exclama: --¡Aayy..., por faavooor!, ¿Cómo me voy a encontrar a mi ex en el baño de mujeres, y aquí en el aeropuerto? En eso, al entrar al baño, se encuentra con su ex y sin pensárselo dos veces, echan uno rapidito de pié, y la mujer sale del baño diciendo: --No puede ser..., esta báscula es una maravilla..., yo me vuelvo a pesar... Deposita otra moneda y la báscula dice: "Tu peso es de 52.5Kg, (por el desgaste del rapidito), y tu futuro es el s iguiente: Por pedorra, puta e incrédula, ¡ACABAS DE PERDER EL AVIÓN..., Soooo... ZORRAAAA! Un domingo por la noche, un joven estaba viendo la televisión cuando ve en s u cuarto a una joven muy hermosa; era la muerte; y ésta le dice: --Voy a venir por ti el miércoles a la media noche. El joven se asusta pero después se tranquiliza. Pasa el lunes como si nada. Pasa el martes y ya está un poco nervioso... Llega el miércoles y ya está súper-nervioso. Eran ya las cuatro de la tarde, y se dice entonces, tengo una idea...: Va a una peluquería se pela, se pone unos lentes oscuros y se cambia de ropa . Luego se va a un bar. Faltaban ya 5 minutos para las doce de la noche y el joven seguía muy nervio so. Daban las doce cuando aparece la misma mujer que estuvo en su cuarto, se s ienta al lado de él, y no lo reconoce porque se veía diferente. El joven, ya con confianza, piensa: "Nno, no me ha reconocido, ¡estoy salvad o"! En eso dan las doce con diez minutos y dice la muerte: --No me jodas, que si no llega ese feo greñudo en dos minutos juro que me te ndré que llevar a este pelón que está sentado aquí a mi lado.

Moraleja: "Cuando te llega, te llega". VELADA DE ESPIRITISMO EN EL HOGAR Con la posible excepción de los trapos, los institutos de belleza y Frank Si natra, existen pocas cuestiones sobre las que coincidan las mujeres. Uno de los tópicos que parece ejercer sobre ellas una insana satisfacción es la magia. Las esfe ras de cristal, las adivinadoras de porvenir, los posos del té, los quirománticos, l as sesiones de espiritismo y otras paparruchas por el estilo, las enajenan. Todo esto sirve para demostrar que la civilización femenina no se aparta más de quince año s de la pura caverna. No obstante, ello forma parte de sus encantos, lo mismo qu e sus tacones altos, sus prendas de nylon y su blanca dentadura. Yo las he visto horas y horas en torno de un velador, febriles y con la mi rada extraviada, y si alguien se hubiera atrevido a decirles que eran ellas mism as las que lo movían, sin ayuda de ninguna fuerza sobrenatural, le hubieran mostra do sus nacarinas dentaduras y le hubieran mandado que se callara y se fuera. Al llegar a Hollywood por primera vez, fui a vivir a una vieja casa de las colinas que estaba medio derruida. En aquellos tiempos, uno no podía echar a perd er la noche atendiendo a la televisión y había que buscar otros medios de pasar las largas y tristes veladas en que no se ofrecía ninguna cena fuera de casa. El sexo había sido descubierto y abandonado por la mayor parte de mis amigos. Cierta noche, un cuarteto de esposas de amigos míos estaba sentado alrededor de la chimenea de mi cuarto de estar. Eran mujeres olvidadas de la juventud, co n hijos mayores y cabellos recogidos hacia arriba. Pero..., ¿Qué estaban haciendo? Apoyaban la punta de los dedos sobre un objeto de madera semejante a un pequeño ve lador. La noche era calurosa y en la chimenea no había más que unos periódicos viejos y unos leños semiquemados del invierno anterior. Y allí estaban ellas, pobres imbéciles , dándole empujoncitos a aquel endiablado objeto, ajenas a cuanto las rodeaba y en plena excitación. Estoy seguro de que un buen terremoto no hubiera conseguido apa rtarles de su concentración. Al cabo de un rato, me acerqué y amistosamente les pregunté que cuál era la caus a de su actitud. Una de ellas me mandó callar. Otra, más ocurrente, murmuró: --¿Por qué no revientas? La tercera me increpó: --¡Lárgate, cretino! La cuarta, más comprensiva y explícita me indicó: --¡Has de saber que estamos en contacto con el espíritu de George Washington, so memo! ¿George Washington? Aún, si hubieran dicho George Raff, acaso las hubiera comp rendido. ¡Pero, Washington! Lleva muerto casi doscientos años (y probablemente está más atareado que nunca), y allí estaban aquellas cuatro microcefálicas tratando anhelantes de ent rar en contacto con él. Hubiera llegado a comprender que intentaran ponerse en con tacto con su esposa, pero ¿Qué demonios podían tener en común con George? Pero aquellas ya maduras vírgenes seguían dando empujoncitos al leñoso artefacto . Finalmente, una de ellas dijo: --George, estamos tratando de llegar hasta ti. ¿Percibes nuestras señales? ¿Nos oyes? No sé si George las oyó o no, pero el caso es que de la chimenea salió una rata de tamaño regular, y las cuatro mujeres entre desmesurados chillidos fueron a refu giarse sobre el piano. Nunca pude convencerles de que la rata no era precisamente el padre de la nación americana, y, bien pensado, tal como van las cosas, es posible que sí lo fuer a. SECRETO MILENARIO Cuentan que en el altiplano más alto del Tibet, vive el hombre más sabio del m

undo.

Cierta vez, un joven fue a visitarlo para descubrir el camino del corazón de cierta mujer. Cuando encontró al sabio en la cumbre más alta de la región, le preguntó: --Maestro de los Maestros, ¿Cuál es el camino más corto y seguro para llegar al corazón de una mujer? El maestro le respondió: --No hay camino seguro para el corazón de una mujer, hijo. Sólo senderos al borde de precipicios y caminos sin mapas o brújulas, llenos de pied ras y plagados de serpientes venenosas. --Pero..., entonces, Maestro..., ¿Qué debo hacer para conquistar el corazón de m i amada? Entonces, el gran gurú le dijo: --Oh, aplicado discípulo, retenga bien las enseñanzas que le voy a dar ahora.. ., sígalas atentamente sin errar en lo más mínimo, y tendrá lo que busca. Å No escupa en el suelo. Å Lávese los dientes. Å No se rasque los huevos en frente de ella. Å Regálele flores y muchos, pero muchos presentes, caros de preferencia. Å Levante la tapa del inodoro antes de mear, y acuérdese de bajarla después. Å Lávese siempre las manos cuando salga del baño. Å No mastique con la boca abierta. Å No eructe alto. O, para mayor seguridad, mejor... no eructe. Å No se tire pedos debajo de la colcha, O mejor..., no se tire nunca pedos. Å No se limpie los dientes, con palillos, en público. Å Córtese y límpiese las uñas..., No se coma nunca las uñas. Å No hable mal de la madre de ella; es más, ámela. Å Use desodorante, (que sirva). Å Ríase siempre de los chistes que le cuente ella. Å No tenga celos de ella. Å Deje que ella tenga celos de usted..., los de ella son siempre razonables. Å No críe barriga. Es más..., no engorde. Å Utilice desodorante cuando vaya al baño. Recuerde que usted no caga flores f rescas. Å No moje el baño, ni la casa, y no deje la toalla tirada por ahí. Å No se siente a la mesa sin camisa. Å No diga que ella no sabe conducir, (guárdese esta verdad sólo para usted). Å Nunca llegue tarde a casa. Salga a trabajar y vuelva corriendo. Å No beba hasta tarde con sus amigos. O mejor..., no tenga amigos, y ni sueñe con tener amigas. Å No sea tacaño, y use, por lo menos, dos tarjetas de crédito. Å No mire a otras mujeres. Es más..., no existen otras mujeres. Å No hable de su ex-novia. Usted nunca tuvo una antes de ella. Å Diga "Te amo", por lo menos 24 veces por día. Å Aprenda a cocinar. Å Lave los platos. Å Acuérdese de arreglar la cama..., siempre. Å Llámela por teléfono desde cualquier lugar. Å Deje que ella compre vestidos y zapatos siempre que ella quiera. Es más, ayúdela a elegir, durante horas, buscando una ropa nueva. Å Deje que ella converse durante horas por teléfono. Å Discuta siempre la relación, aunque no tenga nada que discutir. Å No ronque. Å No rompa las bolas con el fútbol..., y menos los domingos. Å Diga, en todo momento, que ella es la mujer más hermosa que jamás ha visto. Å Ponga mucha atención cuando ella se corte el cabello, aunque sea apenas las puntas, y dígale siempre que le ha quedado perfecto. --Y lo más importante, hijo mío... Hijo mío..., Hijo..., Hijo mío..., Hijo..., ¡Espere! ¡Vuelva aquí!... ¡Vuelvaaaaaaa!...

¿CÓMO QUE SE VA A HACER PUTO? ¡VUELVA!, ¡VUELVAAAAAAA! * CHISTES DE VAMPIROS Un vampiro llega con toda la boca rebosante de sangre a visitar a otro, y és te le dijo: --Oye viejo, ¡Dime dónde conseguiste toda esa rica sangre! El otro le respondió: --Bueno, tú ves ese edificio que está allí? --Sí. --¡Pues yo no lo vi! El vampiro atacaba a sus víctirnas mientras estudiaban literatura, porque cr eía que "la letra con sangre entra". Iba un vampiro circulando por la carretera, cuando de pronto... ¡BBPLUM FFFF F!, se le pincha una rueda del coche. Entonces se bajó, abrió la cajuela, sacó el gato, levantó el automóvil, y entonces s acó [la llave de cruz], y al tomarla y mirarla de frente... ¡Zass! ¡Se murió! * CHISTES DE DEPORTES Y JUEGOS En las olimpiadas, en la final de la prueba de regatas, como es natural, l a gente estaba en un puente y las embarcaciones pasaban por debajo. En eso llega la primera embarcación y dicen los de arriba: "Cabrones! ¡Hijos de puta"! Y los de abajo miran extrañados y siguen. Llega la siguiente embarcación y dicen los de arriba: "¡Cabrones! ¡Hijos de puta"! Y los de abajo miran asustados y siguen. Llega la tercera embarcación y dicen los de arriba: "¡Cabrones! ¡Hijos de puta"! Y contesta uno de abajo: "¡Vuestra puta madre!, ¡Sacos de mierda"! Y dicen los de arriba: "¡Estos son! ¡España!, ¡España! ¡España"!... La medalla de oro, en la lucha olímpica, sería disputada entre un ruso y un am ericano. Un día antes de la final, el entrenador estadounidense le advierte a su pupi lo: --Este ruso tiene una llave especial: la Pretzel. A todos a los que se las ha aplicado tuvieron que rendirse y ser llevados al hospital, porque no hay esc apatoria. Así que, por ningún motivo dejes que te la aplique. ¡Si te coge, ahí termina t odo! El día de la final, el encuentro comienza. El americano y el ruso dan vueltas y más vueltas, tratando de encontrar el m ejor modo de atacarse. En eso, el ruso ataca y le aplica al norteamericano la te mida Pretzel. La multitud se decepciona y el entrenador, que no puede mirar, se cubre la cara. De pronto, el gentío grita. El entrenador mira y ve que su discípulo levanta al ruso y lo tumba. "¡Espaldas planas! ¡El yanqui gana"! El árbitro lo declara vencedor con la medalla de oro y la multitud ruge. Más tarde, en los vestuarios, el entrenador americano le pregunta al ganador : --Oye, ¿Cómo la hiciste para salirte de la Pretzel? ¡Hasta ahora nadie lo ha pod ido hacer!

--Cuando me aplicó la Pretzel ya iba a rendirme. Pero, de pronto, abro los o jos y veo un par de bolas. En aquel momento, con las últimas fuerzas que me quedab an, mordí esas bolas tan fuerte como pude". --¿Y..., entonces? --¿Sabe una cosa, entrenador?: ¡No tiene la menor idea de la fuerza que uno ad quiere cuando se muerde los huevos! Se celebran las Olimpiadas Especiales, las paralimpiadas. En la prueba de natación sale el primer competidor, (sin brazos). Se lanza a la piscina y al cabo de 3 minutos la cruza. La gente aplaude su gran mérito. Aparece el segundo competidor, (sin brazos ni piernas). Se lanza a la piscina y 5 minutos después aparece por el otro lado. La gente, emocionada por el esfuerzo del deportista, se levanta y aplaude sin cesar. Entonces, aparece el tercer competidor, (sin brazos, sin piernas y sin tro nco). Sólo la cabeza. Lo colocan en el lugar de lanzamiento, le ponen el gorro y se tira a la pi scina. Quince minutos después, no salía nadie de la piscina, ni se veía ningún movimiento . Entonces, los de rescate se tiraron y lo sacaron, casi a punto de ahogarse . --¿Qué pasó"? -le preguntan intrigados. --¡No jodas, 5 años entrenando para nadar con las orejas! ¿Quién ha sido el hijueputa que me ha puesto el gorro? En una pelea de boxeo, el comentarista presenta a los rivales: "En esta esquina, pesando 300 lbs; con 55 peleas, 51 muertos, 3 heridos y 1 en cuidados intensivos:... Kid Asesino". La multitud aplaude como loca. "Y en esta otra esquina... ¿Alguien agarra a ese boxeador? ... ¡Agárrenlo, agárrenlo, que no se escape"! --Yo hago los 100 metros lisos en 5 segundos. --No puede ser, si el récord del mundo está en casi 10 segundos. --Tío, es que he encontrado un atajo. En un partido de fútbol, un reportero de la televisión le pide al capitán del eq uipo ganador que venga y le pregunta: --¿Cuál fue su estrategia para ganar? Y le responde: --Saqué al número 10 y metí a cinco jugadores con el numero dos. Eran dos amigos a los que les encantaba jugar al fútbol, a lo que dedicaban la may or parte de sus ratos libres. Y le dice uno a otro: --Pepe, ¿Qué vamos a hacer si cuando nos muramos, resulta que en el Cielo no h ay fútbol? --No lo sé... ¡Sería algo terrible! Se muere uno de ellos, y el que queda sigue con el fútbol. Y un día que está en casa, escucha una voz de ultratumba que le dice: --Pepe, soy Juan. --Juan... ¿Eres tú? --Sí, estoy en el Cielo, y tengo dos noticias que darte, una buena y otra ma la. --¿Cuál es la buena? --Que en el cielo sí juegan al fútbol, ¡Y además muy bien! --¡Estupendo, qué maravilla! ¿Y cual es la mala? --Que el domingo próximo tienes partido.

Papá, papá, hoy en el entranamiento de fútbol, el entrenador me ha dicho que yo era promesa de gol. --¡Qué bien!, -contesta el padre orgullosamente-, ¿Y de qué has jugado? --De portero. Perico, hincha fanático del Deportivo La Coruña a punto de fallecer reúne a su f amilia. --Escuchad: quiero que me borréis como socio del Deportivo La Coruña y me insc ribáis en el Sevilla. --Pero, ¿Estás loco, Perico? ¿Cómo nos pides eso? --¡Coño, porque antes de que muera uno de La Coruña, prefiero que estire la pata un socio del Sevilla! Dos amigos que van por primera vez a un partido de fútbol. Los tíos que no se enteran de qué va la cosa, y al cabo de un rato se percatan de que todo el campo está insultando al árbitro: --¡Cabróóón, malnacido, hijo de puuuta, no eres peor porque no te entrenas! En esto que uno le pregunta al otro: --Oye, ¿A quién le están diciendo eso? --Al de negro. --¡Ah!, no me extraña, lleva media hora en el campo y todavía no ha tocao bola. En el colegio de árbitros: --Hola, buenas; mire, yo quiero ser árbitro. --¡Manolo!, ¡Ven a tomarle los datos a este hijo de puta. --¡Oiga, hijoputa lo será usted! --¡Manolo!, ¡No vengas, que no sirve! Llegan los demonios al cielo para disputar un partido de fútbol amistoso con tra los ángeles. --Váis a perder, porque tenemos a los mejores jugadores, -dicen los ángeles. --Sí, pero nosotros tenemos a todos los árbitros, -responden los demonios-. El Athletic de Bilbao, va a jugar la copa de Europa a Birminghan, y en el vuelo de vuelta todos son vascos en el avión menos un catalán, (o madrileño), que además , el muy descastado, había ido a animar al Birminghan. Después de unos minutos de vuelo, por el canal de la Mancha (¿eso debe estar c erca del Canal de Su-hez?, ¡Jo, qué cabrón soy)! Bueno, el caso es que hay una avería en un motor, y el piloto aconseja calma . Como era de esperar, se averían todos los motores, menos uno que sólo funciona a trompicones. El piloto dice: --Señores pasajeros, la situación es muy precaria, tiren su equipaje, que tene mos que aligerar peso. Al cabo de un rato: --Señores pasajeros, la situación es realmente mala, arranquen sus asientos, q ue tenemos que aligerar peso. (Como eran vascos los pudieron arrancar). Al cabo de otro rato: --Señores pasajeros, la situación es desesperada, nuestra única esperanza es des prender la parte de abajo del fuselaje del avión, por medio de un mecanismo de seg uridad especial. Para no caerse, sírvanse de sujetarse a las barras que hay en la parte de arriba del avión (¿Sería un aerobús)? Total, que la mitad del avión se desprende, y todos se quedan agarrados de l a barra, colgando y viendo el suelo abajo. El piloto dice de nuevo: --¡No es suficiente! ¡Perdemos altura! ¡Tiren cualquier cosa que pese mas de 50 kilos, que será suficiente! ¡Por favor háganlo que nos la pegamos! Ya no queda nada para tirar, y se empiezan a oír murmullos por lo bajo:

--el catalino, (el madrileño)..., Oye Patxi, ¿Y el polako, pues? (¿y el vikingo, pues)?... Aquí todos somos vascos, y levantamos más de 200 kilos, pues. El catalán, (madrileño), empieza a temer por su integridad, al ver las miradas de tíos con cara de Perurena, así que dice, en voz muy alta: --¡Athleeeeeeeeeeeetic! Y todos contestan: --¡Bieeeeeeeeen! Los vascos, eufóricos, empiezan a aplaudir, y todos se caen del avión y se est rellan contra el suelo. Tres amigos: Uno dice.- ¿Jugamos a algo? Contestan.- ¿A qué? Uno dice.- ¡Al golf! Contestan.- ¿Cómo se juega a eso? Uno dice.- Hace falta un palo, unas pelotas y un agujero. Contestan.- Vale. Uno dice.- Yo pongo el palo. Otro dice.- Yo pongo las pelotas. El otro dice.- ¡Pues yo no juego! Un escalador aficionado pregunta al tonto del pueblo: --De aquella cima, ¿La gente se cae a menudo? --¡Qué va! ¡Sólo una vez en su vida! Se realiza un concurso para ver quién aguanta más latigazos. Se presentan como candidatos: un norteamericano, un africano y un español. Primero pasa el norteamericano, de 2 metros de altura, y con una presencia física imponente. Le arrancan la camiseta y le empiezan a dar candela. Pasada media hora, el norteamericano dice: "No more, no more", (no más, no más). Y la afición norteamericana aplaude gritando: "¡USA!, ¡USA!, ¡USA!, (Pronúnciese iu-es-ey, iu-es-ey, iu-es-ey). Llega el africano, una mole de músculo, macizo como una roca, le arrancan la camiseta y le empiezan a dar más latigazos que a Kunta Kinte. A la hora y media el africano dice: "N Egambo, N Egambo", (no más, no más). Y la afición africana comienza a gritar: "BLACK POWER!, BLACK POWER! FREE AFRIKA!, FREE AFRIKA"! Sube el español al estrado, delgado, casi anémico, pequeño, escuchimizado. Le arrancan la camiseta y le empiezan a dar más latigazos que a un esclavo e gipcio. Pasa una hora, dos horas..., A la décima hora, el hombre del látigo dice: "Es el ganador, ya no puedo más". La afición española se alborota y empieza a gritar: "¡ALABÍ, ALABÁ, A LA BIM BOM BÁ, EL MUDO, EL MUDO, RÁ, RÁ, RÁ"! --¿En qué se parecen el sexo y el mus? --Si no tienes una buena pareja, te hará falta una buena mano. Un niño está vendiendo números para una tómbola benéfica, y se acerca a un señor: --¿Me compra números para la tómbola de la Duquesa? --¿Hay buenos premios? --Mire, el primero es un yate... --¡Joder con la Duquesa! -contesta el señor-. --No, ese es el segundo premio, -puntualiza el chaval-. ería.

Un tipo, que está muy mal del corazón, van y le tocan 1.000 millones en la lot

Su familia le oculta la noticia por si acaso, y hablan con su médico: --Es que no sabemos cómo decírselo..., por si le da un ataque. --Déjenmelo a mí, -dijo el doctor-, que yo he sido su médico de toda la vida, y sabré cuando esté en condiciones de decírselo. Total, que el tipo va a revisión, como todas las semanas, y el médico empieza: --Muy bien, Jorge, estás muy bien. Oye, por hablar de algo, ¿Y tú qué harías si te t ocasen 1.000 millones en la lotería? --Hombre, pues lo primero darte a ti 500, por haberme tratado tan bien tod a la vida. --¡Aaaggggghh! (Y el médico murió de un ataque al corazón). Un tipo quería comprar un billete de lotería, pero estaba indeciso, porque no sabía qué números escoger, así que se dirige hacia la muchacha de la taquilla y le pregu nta: --Mire, quiero jugar a la Lotería Nacional, pero la verdad es que no sé cómo esc oger los 5 números, a lo mejor usted me podría ayudar... --¡Claro, cómo no! -responde ella-, y a la vez le pregunta: Por ejemplo, dígame, ¿Cuántas veces ha salido usted del país? --4 veces. --Perfecto, ese es su primer número. Ahora dígame: ¿Cuántos hijos tiene? --2 hijos. --Bien, este será su segundo número. ¿Y cuántos libros ha leído este año? --5 libros. La muchacha anota, y prosigue: --Cuénteme: ¿Cuántas veces al mes le hace el amor a su mujer? --Oiga..., pero eso es muy personal, ¿No cree? --Bueno, ¿Quiere ganar la Loteríao no? --Bueno, bueno,...2 veces al mes. --Oiga, y ahora que ya tenemos algo de confianza, dígame: ¿Cuántas veces en su v ida le han "dado" por el culo? --Perdone, señorita, pero sepa que... ¡Yo soy muy hombre! --Está bien, está bien, no se enoje, -le dice ella-; eso quiere decir que cero veces..., ya lo tengo, su número es el 42.520. Efectivamente el hombre compra la serie completa, y al día siguiente lo prim ero que hace es mirar el periódico, y encuentra que el número ganador del premio may or es el 42.528... y dice: ¡LA MADRE QUE ME PARIÓ!, ¡ESTO ME PASA POR MENTIROSO! Don Ernesto estaba convencido de que el cinco era su numero de la suerte. Había nacido un cinco de mayo, tenía cinco hijos, vivía en el numero 555 de la calle 5 5. Al cumplir 55 años, descubrió que un caballo llamado "Cinco" iba a correr en l a quinta carrera, así que cinco minutos antes de empezar la competición, se fue a la quinta ventanilla y apostó 55.555 dólares. Por supuesto, su caballo acabó en quinto lugar. Una viejecita fue un día al Banco del Comercio (Bancómer) llevando un bolso ll eno hasta los topes de dinero en efectivo. Insistía ante la ventanilla que quería hablar única y exclusivamente con el director d el Banco para abrir una cuenta de ahorros, porque "comprenda usted, es mucho din ero". Después de mucho discutir, la llevaron ante el director del Banco ("el clien te siempre tiene la razón"). El director del Banco le preguntó que cuál era la cantidad que quería ingresar. Ella dijo que 165.000 US$ y vació su bolso encima de la mesa. El director, naturalmente, sintió una gran curiosidad por saber de dónde había s acado la viejecita tanto dinero, y le preguntó: --Señora, me sorprende que lleve tanto dinero encima, (porque era mucho dine ro), ¿Cómo lo ha conseguido?

La viejecita contestó: --Es simple, hago apuestas. --¿Apuestas?, -preguntó el director-. ¿Qué tipo de apuestas? La viejecita contestó: --Bueno, todo tipo de apuestas; por ejemplo, ¡Le apuesto a usted 25.000 US$ a que sus pelotas son cuadradas! El director soltó una carcajada y dijo: --Esa es una apuesta estúpida. Usted nunca puede ganar una apuesta de este tipo. La viejecita lo desafió: --Bueno, ya le he dicho que hago apuestas ¿Estará usted dispuesto a aceptar mi apuesta? --Por supuesto, -respondió el director-. Apuesto 25.000 US$ a que mis pelotas no son cuadradas. La viejecita dijo: --De acuerdo, pero como hay mucho dinero en juego, ¿Puedo venir mañana a las 1 0:00 con mi abogado para que haga de testigo? --Por supuesto, -respondió el director. (Era cierto de que se trataba de muc ho dinero). Aquella noche, el director estaba muy nervioso por la apuesta, y pasó largo tiempo mirándose sus pelotas en el espejo, volviéndose de un lado a otro una y otra vez. Se hizo un riguroso examen, y quedó absolutamente convencido de que sus pelo tas no eran cuadradas y que ganaría la apuesta. A la mañana siguiente, a las diez en punto, la viejecita apareció con su aboga do en la oficina del director. Hizo las oportunas presentaciones, y repitió la apuesta de 25.000 US$, a que las p elotas del director eran cuadradas. El director aceptó de nuevo la apuesta, y la viejecita le pidió que se bajara los pantalones para que todos las pudieran ver. El director se los bajó. La viejecita se acercó y miró sus pelotas detenidamente, y le preguntó, tímidament e, si las podía tocar...: --Tenga usted en cuenta que es mucho dinero y debo cerciorarme. --Bien, de acuerdo, -dijo el diretor convencido-, 25.000 US$ es mucho dine ro y comprendo que quiera estar absolutamente segura. La viejecita se acercó al director, y agarrándole, empezó a apreciar sus bolas. Entonces, el banquero se dio cuenta de que el abogado estaba golpeándose la cabeza contra la pared. El director preguntó a la viejecita: --Y ahora..., ¿Qué le pasa a su abogado? Ella contestó: --Nada, sólo que he apostado con el 100.000 US$ a que hoy a las diez, tendría las pelotas del director de Bancomer en mis manos. {EL FÚTBOL no es cuestión de vida o muerte..., ¡ES MUCHO MÁS} ¿Cómo vas a saber lo que es el amor, si nunca te hiciste hincha de un club? ¿Cómo vas a saber lo que es el dolor, si jamás un zaguero te quebró la tibia y el peroné? ¿Cómo vas a saber lo que es el placer, si nunca has ganado un clásico de barrio? ¿Cómo vas a saber lo que es llorar de amargura, si jamás has perdido un clásico en el tiempo añadido y con un penalty injusto? ¿Cómo vas a saber lo que es la solidaridad, si jamás has salido a dar la cara po r un compañero golpeado sin fe desde atrás? ¿Cómo vas a saber lo que es la poesía, si nunca has hecho "una chilena"? ¿Cómo vas a saber lo que es la humillación, si jamás te han hecho "un caño"? ¿Cómo vas a saber lo que es la amistad, si nunca has devuelto "una pared"? ¿Cómo vas a saber lo que es un orgasmo, si jamás has dado una vuelta olímpica como visitante? ¿Cómo vas a saber lo que es el pánico, si nunca te han sorprendido mal posiciona

do en un contragolpe? ¿Cómo vas a saber lo que es morir un poco, si jamás te has tenido que agachar pa ra recoger la pelota, dentro de la portería? ¿Cómo vas a saber lo que es la xenofobia, si en ninguna cancha te han gritado "negro de mierda"? ¿Cómo vas a saber lo que es la soledad, si jamás te has parado bajo los tres pal os a doce pasos de un fusilero dispuesto a acabar con tus esperanzas? ¿Cómo vas a saber lo que es el arte, si nunca has inventado una rabona? ¿Cómo vas a saber lo que es la injusticia, si nunca te ha sacado tarjeta roja un árbitro casero? ¿Cómo vas a saber lo que es el insomnio, si jamás te has ido al descenso? ¿Cómo vas a saber lo que es el odio, si nunca has hecho un gol en contra? En fin..., ¿Cómo vas a saber lo que es la vida, hijo mío, si nunca, jamás, has jug ado al fútbol? * CHISTES DE TOREROS Un torero y su amigo: --Me han dicho que ayer tomaste la alternativa: ¿Y qué tal? --Fatal, hubo división de opiniones. --Bueno, para ser la primera vez no está mal... --Bueno, es que unos se cagaban en mi madre y otros en mi padre. Un torero llega a un hospital con una cornada de no te menees, y en la sal a de urgencias coincide con una embarazada. Como el torero no paraba de quejarse, la mujer le espeta: --No se queje tanto, hombre, que lo mío es mucho más doloroso y mire, ni me in muto. --Sí, ya, pero lo mío es de una corrida. --Y lo mío..., ¿De qué se cree usted que ha sido? Un torero a su subalterno: --¡Curro, que mi mujer me engaña! --¿Pero cómo te va a engañar tu mujer? ¡Con lo buena que es! --Que sí, Curro, que lo presiento, que mi mujer me engaña. --Nada, nada, que son figuraciones tuyas. --Y entonces..., ¿Por qué cuando entro a matar, me dicen los toros: --¿No te da vergüenza hacerle esto a uno de los tuyos? El "apoderao" de Curro Romero: --¡Ay Curro, qué ganas tengo de verte muerto! --¿Y eso? --¡Para verte a hombros alguna vez! * CHISTES DE MÉDICOS Llega un médico nuevo a un pueblo donde sólo habitaban hombres. Al cabo de una semana, acuciado por una necesidad sexual, el médico pregunta a un paciente, cómo hacen allí para hacer el amor, ya que en el pueblo no hay mujer es. El paciente le responde amablemente: --El domingo lo espero, a la orilla del río, para explicárselo. Llega, al fin, el domingo y el médico se dirige al lugar acordado, donde enc uentra una enorme fila de hombres, que hacen cola en dirección al río. El paciente lo ve y, amablemente, lo hace pasar al frente de la fila, dond e hay una mula. El médico, desconcertado, piensa para sí mismo: "A donde fueres, haz lo que vi eres". Se baja los pantalones, y arremete contra la mulita, quien sólo atina a deci r:

--¡HIIIIIIIIIIIIIIII!... Al rato de estar el doctor en pleno tracatrá, se le acerca el paciente y le pregunta: --Doctor, disculpe que lo interrumpa, ¿Le falta mucho? --¿Por qué? ¿No soy el primero?... --No, doctor, verá... Es que la mula es el medio de transporte para cruzar e l río. En la otra orilla están las mujeres. En la consulta del doctor: Mire dostor, es que tenemos un poblema, es que mi mujer y yo queremos tene r condescendencia, y como durante años practicamos el corpore insepulto, ya no sab emos si es que soy omnipotente o mi mujer es histérica. Antes hemos ido a otro dostor, y nos dijo que mi mujer tenía la vajilla rota y la emperatriz subida y, como además la operaron de la basílica balear, no sabemos si eso puede influir. Y también a mí, hace años, me operaron de la protesta, y a lo m ejor me han dejado escuelas en el cuerpo. Nos recomendaron ir a un médico de Boston, que era muy bueno, y mire, en cua nto entramos en la consulta, había allí dos ordenadores conestados a una antena para noica. En cuanto entramos, a mi mujer le hicieron una coreografía, y el médico nos di jo que no veía nada raro. Entonces nos recomendó que hiciéramos el cojito. Quince días ella y quince días yo , haciendo el cojito, pero, nada de nada. Nos volvimos pa cá, y otro dostor nos recomendó hacer vida marítima y nos fuimos de Vigo a Birbao, y en todas las playas hacíamos vida marítima, pero nada de nada. Además, mi mujer, hace tiempo, tuvo un alboroto y le nació el féretro muerto, y, a lo mejor eso ha influído. Pero yo creo que mi mujer es frigorífica, porque nunca llega al orégano". Y al fin contesta el ginecólogo: "Me parece que usted lo que tiene es un problema de especulación atroz". --Doctor, vengo a que me reconozca. --Pues..., la verdad es que ahora mismo no caigo... El doctor dice: --Así es, Manolo, es usted estéril. --Joder..., ¿Es posible que le transmita este problema a mis hijos! En el otorrinolaringólogo: --¡Le felicito, su prueba auditiva es favorable! --¡Perdón! ¿Cómo dice? Un señor, muy preocupado, entra a la consulta del médico: --¡Doctor, doctor! Tengo un problema. --Cálmese y dígame, ¿Cuál es su problema? --¡Ay, doctor! Es que cada vez que como tortillas... cago tortillas; si como carne... cago carne; si como spaghetti..., cago spaghetti... --¿Y qué es lo que quiere cagar, pues? --Quiero cagar mierda, doctor, ¡Mierda! --Pues entonces, ¡COMA MIERDA!... --Doctor, me sigue doliendo. --Doliendo, ¡No lo sigas! --¡Doctor, doctor, auscúlteme! --¡Rápido, rápido, debajo de la cama! --Doctor, doctor, ¿Cómo se encuentra mi hijo, el que se tragó una moneda de cinc uenta pesetas?

--Sigue sin cambio. --Doctor, doctor, ¿Qué puedo hacer para que mi hijo no se mee en la cama? --Que duerma en el water. --Doctor, doctor póngame la "antibritánica". --¿Querrá decir la "antitetánica"? --Ya quisiera que me hubieran dado con una teta no con la llave inglesa. Un paciente, excesivamente nervioso, se resistía a ser sometido a una operac ión quirúrgica. Una vez convencido por su médico, le pregunta a éste tras despertar de la anes tesia: --Doctor, ¿Cómo he salido? Y le responden: --Ni soy doctor, ni vas saliendo..., Soy San Pedro y estás entrando. --Yo no me fío de los cirujanos: Son expertos en manejar cuchillos, se ponen máscaras para que no los reconozcan, y usan guantes para no dejar huellas. Paciente.- Doctor, tiene que ayudarme. Estoy bajo mucho estrés, estoy perdi endo mi paciencia con la gente. Doctor.- Cuénteme acerca de su problema. Paciente.- Se lo acabo de decir, ¡Grandísimo imbécil! Paciente.- Doctor, tengo un serio problema de memoria. ¡No puedo recordar nada! Doctor.- ¿Y cuánto hace que tiene este problema? Paciente.- ¿Qué problema? Doctor.- Ha tomado las pastillas que le receté para recuperar la memoria? Paciente.- ¿Qué pastillas? En el consultorio: --Doctor, hace días que no puedo dormir, ni puedo comer, ni puedo beber..., ¿Q ué tengo? --Usted lo que tiene es sueño, hambre y sed... --Doctor, vengo a que me ayude con mi problema de doble personalidad... --Muy bien; pase y hablemos los cuatro. --Doctor, doctor, mi mujer cree que es una gallina. --Bueno, pues tráigala a ver si la curo. --¡Sí, hombre, con la falta que nos hacen los huevos! --¡Doctor, doctor, mi mujer se cree una cortadora de césped! --¿Y por qué no la ha traído para que la examine? --Es que se la he prestado al vecino... --Doctor, doctor, me he roto el brazo en varios sitios. --Pues yo que usted no volvería a esos sitios.

llo.

--Doctor, doctor, me estoy quedando calvo. --Tranquilo, señor, ya se ha descubierto qué es lo que detiene la caída del cabe --¿Y qué es, doctor? --El suelo... Hhace falta estar mal de la cabeza para ir a un psiquiatra. Un tío entra en la consulta del psiquiatra, se sienta, coge un cigarrillo, l

o deshace y se mete el tabaco en la nariz. El médico le dice: --Veo que usted necesita mi ayuda. --Gracias, doctor. ¿Tiene una cerilla? Ésto es un tío que va al médico: --Mire doctor, llevo unos días que me encuentro fatal, tengo náuseas, no me ap etece comer, me siento débil... --Bueno, mire, vamos a hacerle unas pruebas, y se pasa por aquí la semana qu e viene, ¿Vale? Pasa una semana, y vuelve el tío a la consulta: --Bueno, ¿Qué conclusiones han sacado de mis pruebas? --Pues mire, lamento decírselo, pero tiene usted la enfermedad de Wilkinson. --¡Dios mío!, ¿Qué me dice?, ¿Y eso es grave? --No tenemos ni idea, señor Wilkinson. Enfermera.- Doctor, Hay un hombre en la sala de espera con un ojo de vidri o llamado Gómez. Doctor.- ¿Y cómo llama él a su otro ojo? Una francesa se lo hace estirar todo: la nariz, la piel de la cara, etc... Finalmente, el cirujano le pregunta: --¿Desea la señora algo más? --Quisiera tener los ojos más grandes y expresivos. --Nada más fácil, señora. ¡Enfermera!, ¡Traiga la cuenta, por favor! Esto es el doctor que empieza a hacer la ronda de reconocimento por la mañan a, a todos sus pacientes: --¡Hombre, Martínez!, ¡Parece que usted tose mucho mejor hoy! --Sí, es que me he pasado toda la noche practicando. --Doctor, doctor, ¿Qué tal ha ido el parto? --Bueno, todo muy bien, pero a su hijo le hemos tenido que poner oxígeno. --¿Oxígeno? ¡Con la ilusión que a mí me hacía ponerle Federico!... .

:

Un hombre tenía tres testículos, pero no sabía cómo contarle al doctor su problema El hombre piensa, y luego le dice al doctor: --Doctor, ¿Usted sabía que entre usted y yo tenemos cinco testículos?... Y el doctor le responde: --¡No me diga que usted solo tiene uno? Una enfermera mientras lleva en la camilla al paciente, camino del quirófano

--¿Pero por qué tiembla usted tanto? --Es que he oído que la otra enfermera decía que la operación de apendicitis es muy sencilla, y que no había por qué estar nervioso, y que todo iba a salir bien. --Pues claro, todo eso se lo ha dicho para tranquilizarle, porque es verda d. --¡No, no, si es que no me lo decía a mí, sino al cirujano! Escuchado en una corte: --Esta enfermedad, ¿Afecta su memoria? --Sí. --¿En qué forma la afecta? --Se me olvidan cosas. --¿Puede darnos un ejemplo de algo que usted haya olvidado? Una mujer llega a urgencias con multiples heridas, sangrando, vamos, echa una pena.

Una enfermera empieza a tomarle los datos: --¿Alergias? --Ninguna. --¿Edad? --27. --¿Dirección? --Calle del Pino, 32, primero A. --¿Y está usted casada? --No, oiga, si esto ha sido un accidente de circulación... Un hombre entra a toda carrera en un hospital, y pregunta en la entrada: --¿Dónde está mi amigo? Es el que lo atropelló un tren... --Está en las habitaciones 50, 51 y 52. --Doctor, doctor, tengo una anomalía sexual que me preocupa. --Explíqueme. --Pues verá, es que todo el mundo parece echar un polvo, pero a mí lo unico qu e me sale es un liquidillo blanco... --A ver, señorita, desnúdese por completo. --Pero si su colega me ha chequeado hace sólo 5 minutos, y me ha dicho que e stoy fantástica. -- Precisamente, quiero comprobarlo... En el Hospital, están el médico jefe y los ayudantes de visita. Tras ver a un enfermo, se enzarzan en una discusión, de la que el enfermo no se entera bien. Cuando terminan, el enfermo llama a un ayudante, que parecía discrepar con e l jefe: --Por favor, ¿De qué discutían así? --Nada, opiniones contrapuestas con el diagnóstico de su enfermedad. Discutía con el jefe por ello, pero no se preocupe, LA AUTOPSIA ME DARÁ LA RAZÓN A MÍ. --Veterinario, que mi burro es muy mohíno y apenas se mueve. --Pues tome estos dos supositorios, el blanco seguramente ya lo hará reaccio nar, pero en caso de necesidad, póngale el negro, que es mucho más fuerte. Al cabo de unos días, el tío se encuentra con el veterinario: Dice el veterinario: --¿Qué tal? ¿Funcionó el blanco? --Ufff, sí. Corría tanto el burro que me tuve que poner yo el negro para alcan zarlo. Un viejo de ochenta años, va al médico a preguntarle si puede tener hijos con su esposa de setenta, y el médico le da un tarrito y le dice que le traiga al dia siguiente una muestra de semen. Cuando vuelve: --Doctor, doctor, que no he podido traerle la muestra de semen. --Vaya..., ¿Cómo lo ha intentado? --Primero con la mano derecha, después con la izquierda; luego lo intentó mi e sposa, primero con las dos manos y luego con los dientes, pero no hubo forma, no hemos conseguido abrir el tarrito... Un paciente tiene dolor de garganta y va a ver al médico. Doctor.- Debemos extirpar las amígdalas. Paciente.- Quisiera escuchar una segunda opinión. Doctor.-: Bueno, usted es muy feo también. --Doctor, doctor, ¿Cómo está mi corazón? --Podría estar mejor, pero no se desanime: durará tanto como usted.

--Doctor, ¿Puedo jugar al tenis con un marcapasos? --Como poder, puede, pero me parece mejor que juegue con una pelota, como todo el mundo. Un hombre sufría unos dolores de cabeza terribles, así que va al médico, que le dice que no tiene nada en la cabeza; el problema está en sus testículos, que tendrán q ue ser amputados. El tío al principio se resiste, pero los dolores de cabeza son cada día peores , así que al final decide operarse. Bueno, el caso es que ahora que este tío no puede disfrutar del sexo, deja d e ir con mujeres y tal, y empieza a ahorrar dinero..., viaja, se compra un coche fabuloso, y un día va a hacerse un traje a medida. Está hablando con el sastre, que le dice: --Entonces le hago el traje con esta tela, la chaqueta de talla 44 y los p antalones de talla 32, y lo tendrá usted listo para... --¡Espere, espere! ¿Qué talla dice que son mis pantalones? --La 32. --No, no. Mi talla de pantalones ha sido la 28 de toda la vida. --No, no, eso es imposible. Si usted llevase pantalones de la talla 28, le comprimirían demasiado los testículos, y eso le produciría unos dolores de cabeza ins oportables. --Doctor, estoy teniendo problemas con mi transplante de pene: ¡Me rechaza la mano! --Doctor, doctor, me duele todo. --¿Todo? A ver, cuénteme. --Pues verá, me toco la cabeza y me duele. Me toco la rodilla y me duele. Me toco el brazo y me duele... --Perdone, ¿Usted es irlandés? --Sí, ¿Cómo lo ha sabido? --Creo que tiene usted un dedo roto. El doctor llama por teléfono a su paciente: --Verá..., Tengo una noticia buena y otra mala que darle. --Bueno..., pues..., dígame primero la buena. --Los resultados del análisis indican que le quedan 24 horas de vida. --Pero bueno, ¿Esa es la buena noticia? ¿Entonces cuál es la mala? --Que llevo intentando localizarle desde ayer. --Doctor, doctor, mi vida pende de un hilo, ¿Qué puedo hacer? --Pues, por lo pronto, ¡Adelgazar! --Doctor, doctor, me duele aquí. --A ver..., hmmm..., Tendremos que hacer un análisis de sangre y otro de ori na, para ver si... --¿Pero qué dice?, ¡Yo soy veterinario, y me basta echar un vistazo a mis animal es para saber qué es lo que tienen! --Bueno, yo me imagino lo que es esto, si quiere le doy la receta ahora mi smo, y si las cosas no van bien, pues lo sacrificamos. --Doctor, doctor, me siento mal. --¡Pues siéntese bien, cojones! Va una mujer al médico y le dice: --Doctor, doctor, vengo porque tengo acetona en la orina. --¿Y usted cómo lo sabe, sin hacerse ningún análisis? --Porque cada vez que me meto el dedo en el chocho, se me cae el esmalte d e las uñas.

Una joven pareja llega al médico, y le dicen: --Verá, doctor, es que estamos teniendo problemas con nuestra vida sexual, y quisiéramos que usted nos viera para darnos alguna sugerencia. --Pero yo no soy un especialista, ustedes tendrían que... --Ya, pero es que confiamos en usted. --Bueno, venga, vamos a ver... Total, que la pareja se echa un par de polvos allí mismo, y al acabar, el do ctor les dice que todo le ha parecido bien, y que no ve ningún problema. Los dos se van muy contentos, pero vuelven la siguiente semana, y la otra, y la siguiente, hasta que al final, el doctor les pregunta: --Pero bueno, ¿Ustedes por qué creen que tienen un problema? --Mire, si lo hacemos en mi casa, nos puede pillar mi mujer, y si lo hacem os en la suya, nos puede pillar su marido. Irnos a un hotel es demasiado caro. En cambio, venir a su consulta nos cuesta 10 00 pelas, y además las paga el seguro...

iona.

Un señor va al medico y le dice: --Doctor, mi esposa es sumamente frígida, y no logro excitarla con nada. El doctor saca de su botiquín unas pastillas y se las da: --Ponga una de estas pastillas en su café antes de acostarse y verá como reacc

Por la noche, el señor le pone una de las pastillas en el café de su esposa y piensa: "Mi mujer es muy fría, mejor le pongo dos". Medita un rato y decide ponerle otra pastilla más. Antes de acostarse, al marido le entra la duda: "Le he puesto tres pastillas, ¿Y si no logro satisfacerla? Mejor yo también me tomo tres pastillas". A la media noche, la mujer se despierta bufando y despierta a su marido di ciendo: --¡Quiero un hombre! El marido se da la vuelta bufando igualmente y le dice a su esposa: --¡Yo también! Una chica va al médico, y cuando se quita la camiseta para que la examine, el médico ve que tiene una "H" marcada. --Oiga..., ¿Y esta "H" de qué es? --Pues verá..., Es que mi novio estudia en Harvard, y está tan orgulloso que n o se quita su camiseta, con la "H", ni para hacer el amor. Al cabo de unos días, otra chica va a ver a este médico, y el doctor ve que ti ene una "Y" en el pecho. De nuevo le pregunta, y resulta que el novio de esta chica estudia en Yale . Y a la semana siguiente, llega otra chica con una marca en forma de "M". --Déjeme adivinar..., usted tiene un novio estudiando en la universidad de M ichigan. --No, pero tengo una amiga estudiando en Wisconsin..., ¿Por qué lo dice? --Doctor, doctor, cuando estaba soltera tuve que abortar seis veces, pero ahora que estoy casada no consigo quedarme embarazada. --Evidentemente, usted no se reproduce en cautividad. Tres médicos, un inglés, un japonés y un americano, están charlando sobre los avan ces de la medicina en sus países. El inglés dice: --Pues en Inglaterra, hemos llegado hasta el punto donde podemos coger un hígado, cortarlo en seis trozos y transplantarlo a seis pacientes, lo cual es muy bueno para la economía, porque conseguimos tener a seis personas listas para volve r a trabajar sin necesitar seis donaciones. --El japonés dice:

--Bueno, eso no es nada. En japón, recientemente, hemos conseguido implantar 16 trozos de pulmón en 16 pacientes, poniéndolos de nuevo listos para trabajar. Y el americano replica: --Pues nosotros hemos llegado mucho mas lejos. Lo único que tenemos que hacer es elegir presidente a un gilipollas, y conseguimos tener diez millones de personas buscando trabajo. --Doctor, DOCTOR, tengo tendencias suicidas..., ¿Qué hago? --¡Págueme ya mismo! Una señora llega al hospital, y le dice al doctor: --Soy la esposa del señor Martínez, que ha tenido un accidente de tráfico. Quisiera saber cómo se encuentra. --De la cintura para abajo no tiene ni un rasguño. --¡Qué alegría!, ¿Y de la cintura para arriba? - Bueno, esa parte todavía no la han traído. --Doctor, doctor, me gustaría vivir mucho tiempo. --Hmm..., veamos..., ¿Usted fuma? --Sí. --Bueno, pues nada de eso, se ha acabado el fumar para usted. Este tío asiente. --¿Usted bebe? --Sí. --Nada de beber. Sólo agua. Sin excepciones. El pobre hombre lo comprende. --¿Usted está casado? --Sí. --Bueno, pues según salga usted de la consulta, vaya a comprar dos camas peq ueñas, y no vuelva a tocar a su esposa. Nada de sexo en lo sucesivo. El tío pone cara de preocupado. --¿Y qué tal come? --Pues lo normal... --Ná, eso le sienta fatal. Le voy a recetar una dieta a base de verduras que ... --Oiga, pero todo esto..., ¿Realmente hará que viva más? --Pues no, la verdad, pero lo que le quede de vida le parecerá una eternidad . --De acuerdo con los estudios realizados, le quedan 7 días de vida. --Y..., doctor, ¿Qué puedo hacer? --Váyase a vivir con su suegra, y le resultarán una eternidad. --¿Cuántos cigarrillos fuma por día? -pregunta el médico al paciente-. --Más o menos quince, doctor. --Bueno, desde hoy comienze a fumar uno después de cada comida. --Pasado un tiempo el hombre vuelve al consultorio. --Lo noto mejorado, -dice el médico-. ¿Ha seguido mi consejo? --Sí, doctor, aunque me cuesta bastante comer quince veces por día. e:

Una mujer entra en un hospital, se dirige a unos señores con batas y les dic

--Verán, es que yo no consigo obtener placer con ningún tipo de contacto sexua l, y eso que lo he probado todo. --¿Ah, no? Vamos a ver... Al cabo de varias horas de haber tenido todos los posibles tipos de contac to carnal, con varios hombres, en todas las posturas imaginables, va uno de ello s y la dice: --Oiga, pues es cierto, usted no puede conseguir placer sexual de ninguna forma, debería ver usted a un ginecólogo.

--Pero bueno..., ¿Y ustedes a qué se dedican? --Nosotros somos los de la limpieza. Una dama visita a su ginecólogo, y le dice que no se siente bien. Entonces, éste la examina y le dice: --Señora, felicidades; usted será madre. Ella, muy enojada, le dice: --¡Jamás! ¡Yo no he tocado un hombre en mi vida! Entonces, el médico se dirige a un escaparate, de donde toma unos binoculare s, y se pone a mirar por la ventana hacia el cielo. La mujer, muy excitada, le dice: --¿Qué hace usted mirando por la ventana? El médico le responde: --Señora, la última vez que ocurrió un caso como el suyo vinieron tres reyes mag os, ¡Y esta vez no me lo quiero perder! Paciente.- Doctor, creo que necesito anteojos. El otro.- Totalmente de acuerdo. ¡Ésto es un banco! Tras realizar unos exámenes, el doctor le dice al paciente: --No puedo encontrar la causa de su enfermedad. Francamente, creo que se d ebe a la bebida. --¡En ese caso, volveré cuando usted esté sobrio! Va un tío al médico, y le dice: --Doctor, doctor, soy incapaz de decir federico. --¿Cómo? --¡Que soy incapaz de decir federico! --¡Pero si lo dice perfectamente! --¿De verdad, doctor? --Sí. El tío se va de la consulta, llega a casa y le dice a su mujer: --¡María, vete al federico, y saca dos cervezas, vamos a celebrar que ya estoy

bien!

El paciente, agradecido, le dice al doctor: --Ya que somos tan buenos amigos, no voy a insultarte ofreciéndote un pago, pero en cambio te he incluido en mi testamento. --Eso ha sido un gesto muy generoso por tu parte". -responde el doctor emo cionado-, y agrega: "¿Puedo ver la receta que te di, creo que hay que hacer algunos cambios... Una madre vuelve con su hija al ginecólogo alarmada por lo que, según ella, le había dicho éste: --Oiga, ¡cómo es eso que le ha dicho usted a mi hija de que tiene un ventilado r en los ovarios! Me lo explique por favor. --No, señora, yo lo que le he dicho a su hija es que se la habían ventilado va rios. Una mujer va al ginecólogo. --Mire, doctor, cuando mi marido y yo hacemos el amor, a veces me entran u nos fríos tremendos, y a veces unos calores insoportables. El médico medita un poco y pregunta: --¿Y cada cuánto hacen ustedes el amor? --Pues mire, doctor, dos veces al año: en Enero y en Agosto. En el consultorio, después de varias pruebas, el médico le dice a la atractiva paciente: --Señorita, usted padece de blenorragia. --¿Blenorragia, doctor?, ¿Y eso qué es?

--Bueno, blenorragia viene del griego... --¡Ese maldito! ¡Y me dijo que se había hecho todos los exámenes!

o.

Un ginecólogo un poco listillo. Estaba una señora, con su hijo de 5 años en el ginecólogo, y éste le dice: --Debe dejar a su hijo fuera, él no se puede quedar dentro. --No hay problema, -dijo la señora-, él sabe todo, ya se lo hemos aclarado tod

El ginecólogo sonríe, y trata de hacer una pequeña prueba con el niño. Toma a la señora del busto, y le pregunta al niño qué es lo que acababa de hacer. --Acabas de tomar a mi mamá del busto, -contesta el pequeño-. El ginecólogo, quiere saber hasta donde llegan los comocimientos del niño, y b esa a la señora entre las piernas. El niño dice: --Acabas de hacer cunilingus con mi madre. El ginecólogo está impresionado y toma a la madre, la acuesta y le hace el amo r. Cuando termina, le pregunta al pequeñín: --¿Y ahora qué diablos acabo de hacer? El niño contesta: --¡Ahora acabas de contraer la sífilis, pedazo de idiota! Una lesbiana va al ginecólogo, que le dice: --¡Hombre, este chocho sí que está limpio! --Sí, es que una mujer me lo arregla todos los días. Para éste, hay que poner voz de vejestorio. Llega un viejo pellejo al médico, y le dice: --Mire, doctor, vengo a verle porque tengo un problema muy grave. --A ver, cuénteme. --Pues mire, para ponerle en antecedentes, hay que darle gracias a Dios de que con el primero no tengo problemas... --Hombre, eso está muy bien, ¿Cuántos años tiene usted? --Ooochenta y siete, pero eso es lo de menos, porque los problemas empieza n con el segundo. Ay, el segundo es terrible, doctor, no sabe usted lo que me cuesta. Vamos, que muchas veces si no me ayuda mi mujer, no puedo... --Bueno, bueno, (dice el médico con tono irritado), No se queje usted tanto, que ya querría yo poderme hacer dos cuando tenga sus años. --Pero, doctor, si es que no se da usté cuenta de que eso no es lo peor. Lo peor es el tercero. Ése ya de ninguna manera. Oiga, estoy ya tan cansado, que n o puedo, ni aunque me ayude mi mujer. Vamos, un desastre. Doctor, dígame usted qué v oy a hacer yo así, en estas condiciones. --¡PERO, BUENO, VIEJO!, ¿QUÉ CARAJO QUIERE USTED CON 87 TACOS? -Le dice muy mosq ueao-. --¿Que qué quiero? ¡Pues llegar al tercer piso, ¡Caramba!, ¡Que es donde vivo! --Doctor, venía a que me bajase la potencia sexual... --Pero abuelo, si a su edad la potencia sexual se tiene en la cabeza... --Por eso, por eso, por eso, quiero que me la baje. --Doctor, doctor, ¿Es cierto que comer zanahorias es bueno para la vista? --Por supuesto. ¿Ha visto usted alguna vez algún conejo con gafas? --Doctor, doctor, tengo un caso agudo de herpes, gonorrea, peste bubónica, síf ilis y SIDA. --No se preocupe, le ingresaremos en una habitación particular, y le pondrem os a dieta de pizza. --¿Pizza? ¿Y eso me curará? --No, pero es que es lo único que cabe por debajo de la puerta.

Un hombre entra en su casa y encuentra a la mujer con su amante. Desesperado y totalmente loco, sin pensarlo toma su escopeta y sale corrie ndo detrás del hombre que totalmente desnudo bajaba las escaleras como podía. Le dispara un escopetazo que le da en los genitales, aunque milagrosamente consigue salvarse. Llega a su casa y pide ayuda por teléfono, lo trasladan a un hospital donde el médico lo ve y le dice: --Esto está muy mal, no tiene solución. --Pero tengo mucho dinero, doctor, le pago lo que sea ¡Pero haga algo! --La verdad es que no se puede hacer nada, está todo lleno de agujeros; pero llame a este teléfono, que lo pueden ayudar, es un amigo. --¿Es un colega? --No, es músico. --¿Pero usted es estúpido? ¿Para qué quiero yo un músico? --Es que toca la flauta, ¡Por lo menos le va a enseñar a tapar los agujeros pa ra no salpicar cuando vaya al baño! Dos tipos que se encuentran, y uno le dice al otro: --Este balneario es bueno para el rehuma? --¡Toma claro! ¡Aquí lo cogí yo! Estaban operando a un paciente de los riñones, cuando el doctor grita: --¡Detengan todo! ¡Detengan todo, que ha habido un rechazo! Entonces dice un cirujano: --¿Un rechazo? Otro médico del equipo pregunta a su vez: --¿El riñón transplantado o los injertos, doctor? --¡El cheque! ¡El cheque! ¡No tiene fondos! Un tipo entra como un ciclón a la e dice: --Oiga, doctor, ¡Tengo diarrea en --¿Diarrea en el cerebro? ¿Y cómo ¡Sí, porque todo lo que pienso me

consulta del médico y, sin mediar palabra, l el celebro! es eso? sale hecho una mierda!

Otro llega a la con sulta, y tras ser reconocido, le dice el médico: --Mire, usted tiene piedra en el riñón. --¿Piedra en el riñón? ¿Y eso es grave? --No, No, eso es grava, piedra de la carretera. Entra otro tío al médico y dice: --Doctor, doctor, ¡Que tengo paperas! --Pues tome cuarenta duros más y ya tiene pa plátanos. Se encuentran dos amigos. Uno de ellos lleva vendado el ojo derecho. --¿Qué te pasó, hombre? --Nada, que se me metió una piedrecita en el ojo y vengo del oculista. --¿Y qué te ha dicho? --Dice que dentro de veinte días andaré tranquilamente por la calle. Se vuelven a encontrar veinte días más tarde. --Tenía razón el médico, ¿Eh? --¿Y cómo no?. Tuve que vender el coche para pagarle a él. Una señora ha tenido la mala suerte de que le mordiese un perro rabioso, así q ue acude rápidamente al médico. --Creo que ha llegado usted a tiempo, pero estimo que es mi deber advertir le que debería preparar su testamento. La señora toma un grueso block de notas y bolígrafo y comienza a escribir con rapidez.

Lleva ya veinte hojas y todavía no para. --Señora, ¿No cree que el testamento le va a quedar un poco largo? --¿Quién le ha dicho que es el testamento? Sólo estoy escribiendo la lista de la s personas a las que tengo que morder. --¡Doctor, doctor, que me ha mordido un perro en el dedo! --¿Y lo ha desinfectado? --Pues no, ha salido corriendo. Un joven va por primera vez al dentista: --Abra la boca, por favor. --¡Aaaahh...! --No hace falta que la abra tanto. --Pero, ¿No tiene que meterme las pinzas? --Sí, pero yo me quedo fuera. ES un hombre que va al dentista. HOMBRE.- Dostor, vengo a quitarme esta muela que me viene dando el coñazo, d esde hace 1 semana. ¿Cuánto me va a costar la broma? DOSTOR.- Pues mire, hay dos precios...sin dolor y con dolor. Sin dolor le cuesta 10.000 ptas y con dolor le cuesta 20.000 ptas. HOMBRE.- (Extrañado) Pues dostor, ¡quiero el precio de sin dolor! Entonces el dostor le pone la anestesia (sin dolol) y le empieza a estirar con los forceps. HOMBRE.- (Gritando de dolol): ¡AAAAAAAAAAAaaaaaaYYYYYYYYYYYYYYyyyyyyyyy! DOSTOR.- Mire, no me chille... ¡que le cobro con dolor, eh! Un anciana a su odontólogo: --Vengo a que me saque los dientes... --Pero señora..., si usted no tiene dientes. --Sí, doctor; acabo de tragármelos. En el dentista: --¿Quiere que le ponga anestesia local? --Mire, con tal de que no me duela, estoy dispuesto a pagar anestesia impo

rtada.

Un señor va al dentista pues tenía los dientes muy amarillos. Llega donde el dentista y le dice: --Doctor, tengo los dientes amarillos, ¿Qué me recomienda? El médico responde: --Corbata marrón. Llega un paciente a ver al dentista, con molestia de una muela, es revisad o de la misma, y entonces le pregunta el paciente al dentista: --¿Voy a perder mi muela, doctor? Y el dentista le contesta: --No lo se, señor, no soy adivino. Yo se la voy a entregar en una bolsita, y si la pierde, ése es problema suyo. Paciente.- ¿Cuánto me cobra por sacar este diente? --Dentista.- $70. Paciente.- ¿$70 por sólo unos pocos minutos de trabajo? Dentista.- Si usted lo desea, se lo puedo extraer muy lentamente. El dentista le dice al paciente: --¡Joder! ¡Tiene usted la caries mas grande que he visto en mi vida! La caries mas grande que he visto en mi vida..., La caries mas grande que he visto en mi vida..., la caries más grande que he visto en mi vida. --Bueno, bueno; no tiene porqé repetirlo tanto.

--No lo he repetido; es el eco. Una viejecita visita al doctor: --Doctor, tengo un problema con los gases, pero realmente esto no me moles ta mucho. Mis flatulencias nunca huelen y son siempre silenciosas. De hecho, me he tirado como veinte por lo menos desde que estoy aquí en su oficina y usted no se ha dado cuenta de mis gases porque no huelen y son silenciosos. --Entiendo, tome estas píldoras y regrese a verme la semana que viene. A la semana siguiente, la ancianita regresa y dice: --Doctor, no sé qué diablos me ha dado, pero ahora mis gases, aunque silencios os, huelen terriblemente, apestan. --¡Qué bien!, Ahora que hemos curado su sinusitis, vamos a trabajar sobre su s ordera. --Doctor, doctor, ¿Qué tal salió mi mujer de la operación? --¿Operación? ¿No era una autopsia? Le dice un médico a otro: --Fue una cura brillante, pero perdimos el paciente. Dice que va un hombre a la consulta del médico, y nada mas entrar en la cons ulta el médico lo mira y le dice: --No hace falta que me diga nada, a usted lo que le pasa es que tiene azúcar en la orina. A lo que le pregunta el paciente: --¿Doctor, cómo sabe usted que tengo azúcar en la orina, si ni siquiera me ha mi rado? A lo que el médico le contesta: --Pues... ¡Porque tiene usted la cremallera llena de moscas! Éste es un enfermo al que le van a cortar la pierna. Un día después le cortan la pierna y el doctor le entrega su informe: --Señor le tengo una buena noticia, y una mala. --¿Noticia? --La mala es que le hemos cortado la pierna equivocada, y la buena, es que la otra se le está mejorando. El médico le dice a su paciente: --¿Y tartamudea usted todo el tiempo? -No, no, sólo cuando hablo. --Y dígame, ¿Su marido también habla consigo mismo cuando está solo? --No lo sé, nunca he estado con él cuando estaba solo. El médico le dice a su paciente en tono muy enérgico: --Ya sabe, señor, e los próximos meses nada de fumar, beber, nada de salir con mujeres todos los Sábados e ir a comer a esos restaurantes caros; nada de viajes, ni de vacaciones... --¿Hasta que me recupere, doctor? --¡No! ¡Hasta que me pague todo lo que me debe! Un hombre llega al médico en muy mal estado, con innumerables golpes en todo el cuerpo. El doctor le pregunta la causa: --Le digo, doctor, que estaba yo tranquilamente parado, cuando de pronto v ino una bicicleta y me da un golpe terrible en la espalda. --¡Ah! Ya comprendo. --No, no termina todo ahí. Cuando me estoy todavía levantando, de pronto apar ece un camión, me pega en una de las piernas y caigo nuevamente.

Pero aún no termina todo aquí. Me levanto y el avión, en vuelo rasante, me da con toda el ala en el cuello; y cuando estaba por fin recuperándome pasa el trasatlántico y me golpea de lleno con la quilla en el esternón. --Usted perdone mi incredulidad, pero lo de la bicicleta lo creo, lo del c amión puede ser, pero lo del avión y el transatlántico..., ya me parece un poco exager ado. --¿Exagerado? ¡Mire, si no paran el carrousel a tiempo, muero aplastado por la vaca, el caballo y la nave espacial! Un pasota va al médico, y éste le pregunta: --¿Usted bebe? --Qué passsa tío, ¿Vas a invitar? --Doctor, doctor, ¡Odio a todo el mundo!, odio a mi padre, odio a mi madre, odio a mi mujer, odio a mis hijos, odio a mi suegra ¡Lo odio hasta a usted, doctor !... --Pero bueno, ¿Y a mí qué me cuenta? --¿No es usted el médico del odio? --No, del oído. --Doctor, doctor, todo el mundo se ríe de mí. --Pues hágase payaso. --Doctor, doctor, tengo un problema. Mi mujer me está engañando con otro hombr e, y no me crecen los cuernos. El doctor estupefacto: --¡Perohombre, lo de cuernos es un decir! Realmente los cuernos no crecen. --¡Ay, qué alivio, doctor! Yo creía que me faltaba calcio... Un Doctor mantenía un romance con una enfermera. Al poco tiempo ésta le dijo que estaba embarazada. Como él no quería que su esposa se enterase, éste le dio una buena suma de diner o y le pidió que se fuera a Italia a parir allá. A lo que la enfermera le preguntó: --¿Cómo voy a hacerte saber cuando el bebé nazca? El doctor respondió: --¡Tan sólo envíame una postal y escribe Spaghetti por detrás, y yo me encargaré de todos los gastos! Ésta sin saber que hacer tomó el dinero y se fue a Italia. Pasaron seis meses y la esposa del Doctor le llama a la oficina y le comen ta: --Querido, has recibido en el correo de hoy, una postal muy extraña desde Eu ropa y la verdad no entiendo qué significa. El Doctor dijo: --Tan sólo espera a que llegue a casa y te explico. Cuando el hombre entra en su domicilio y lee la postal, cae al suelo con un ataque masivo al corazón. Llega la ambulancia, los paramédicos lo llevan a terapia intensiva, y el médico jefe se queda a confortar a la esposa. Éste le pregunta que cuál es el trauma que ha precipitado el fulminante paro c ardíaco. Entonces, la esposa recoge la postal y lee: "Spaghetti, Spaghetti, Spaghetti, Spaghetti. Dos con salchicha y albóndigas y dos con almejas". Una señora le dice a su médico: --Mire, doctor, no hay anticonceptivo que me dé resultado. Ya tengo once hij os y no quiero saber nada más. --Es fácil de resolver, -dice el médico-.

El mejor anticonceptivo es una manzana verde. --Sí doctor, ¿Pero antes de o después de? ¿O "En vez de? sa.

Un hombre entra en un restaurante y ve una mujer muy bonita sola en una me

Se aproxima a ella y le pregunta: --Estaba viendo que usted está sola. ¿Puedo sentarme y hacerle compañía? Escandalizada, la mujer responde gritando: --¡Mal educado!, ¿Usted qué piensa que soy? Todo el restaurante lo escucha. El hombre, sin saber qué cara poner, dice: --Sólo quería hacerle compañía, nada más. Y la mujer, gritando otra vez, aún más fuerte, contesta: --¡Y usted insiste! ¡Atrevido! El hombre se da la vuelta, se marcha cabizbajo y se sienta al otro lado de l restaurante. Después de algunos minutos, la mujer se levanta y se acerca a la mesa de él: --Disculpe por la forma en que lo he tratado. Es que soy psicóloga y estoy e studiando las reacciones de las personas ante situaciones inusitadas. Y el hombre le contesta gritando: --¿Mil euros?, ¡Estás loca!, ¡Ninguna prostituta vale eso! Un recién licenciado en Farmacia entra de currito en una botica, y el botica rio le dice: --Me voy un momentín a la rebotica a preparar unos compuestos para ésta tarde. Si viene alguien lo atiendes, y si no puedes, que espere un momentito. --Vale. El farmacéutico desaparece y a los pocos minutos entra un viejecito decrépito, tosiendo con esa tos típica de bronquitis y de dos cartones de Celtas sin filtro: --¡TJOM, TRRRRJOUM, PTJJOOOOOO! Vamos, echando el bofe por la boca, y el chaval le pregunta: --¿Qué se le ofrece, caballero? El anciano le obsequia con una buena ración doble de salivilla mientras le d ice: --TJOORRRRL, querría TJOUM un PTJOOOO jarabe para la tos ¡ TJOOOOO! Pero que sea bueno, ¿eh? COJJJJ. El chico, mira debajo de la estantería, coge un bote al azar para librarse d e que el otro le riegue con otra nueva andanada de expectoraciones, y se lo da. --Aquí tiene, caballero. 100% garantizado. Ha de beberse todo el frasco de u n trago, ¿se lo envuelvo? --No hace TJOOOO falta. OTJO ¿qué le debo? --Ochocientas. El ancianito paga y sale de la farmacia con el bote en el bolsillo y metie ndo más follón que un tanque en una cristalería. Al rato, vuelve el boticario y le pregunta al mancebo. --Pues sí, ha venido un anciano a por un jarabe para la tos. --¿Y qué le has dado? --Pues un frasquito de éstos (y le alarga uno igual al que vendió). El farmacéutico lee en voz alta: "Evacuol: Laxante Nuclear". Mira al novato con los ojos inyectados en sangre. --Pero... ¡Serás animal! ¡Sal corriendo y alcánzale antes de que lo destape o el t ipo va a morirse... ¡Como huela esto, se desintegrará por las patas abajo! El chico sale volando de la farmacia, dobla la esquina y ve al anciano. El bote está vacío a sus pies. El vejete se abraza con fuerza contra una farola, tiene la boca abierta y los ojos como platos. El chico se acerca y le da una palmadita en el hombro. --Ya veo que no tose -le dice-. Y el viejo, con un hilillo de voz, replica:

--Es que no me atrevo... ¿Sabe? Un tío se va a la farmacia, y le pide al farmacéutico dos condones. El boticario se los da, le cobra, y el cliente sale de la farmacia descojo nándose de risa. Al día siguiente pasa lo mismo, y el otro, y el otro, hasta que un día el farm acéutico le dice a su ayudante: --Mira, yo no sé qué le pasa a este tío, que se descojona cada vez que me compra dos condones, porque es algo que le puede ocurrir a alguien la primera vez, per o este tío, ya ha venido por aquí unas cuantas veces. ¿Por qué no lo sigues un día, a ver si nos enteramos de lo que pasa? Total, que al día siguiente llega el cliente, le compra dos condones, se lar ga partiéndose de risa, y el ayudante sale detrás de él. Al cabo de un rato, el ayudante vuelve a entrar en la farmacia. --¿Qué?, ¿Ya sabes qué es lo que pasa? --Sí..., verás..., Es que..., Al salir de la farmacia, se ha ido directamente a tu casa. Entra un hombre en una farmacia, atiborrada de niños en ese momento, y dice a voz en grito: --¡Deme un paquete de condones! El farmacéutico, todo turbado, le hace sen~as con un dedo en un ojo, para qu e vea y se dé cuenta de que están los niños. Y el tío vuelve a decir mas alto todavía: --¡Que me dé un paquete de condones! El farmacéutico, otra vez, se lleva el dedo al ojo. El tío, entonces, contesta: --¡Joder, que no los quiero p'al ojo, sino p'a la polla! Llega un tipo a la farmacia y pide 2 preservativos negros, pero que sean n

egros.

--¿Y por qué quiere que sean negros?, -pregunta el farmacéutico extrañado-. --Es que voy a ir a darle el pésame a mi vecina.

Una dama entra en una farmacia y le pide al farmacéutico: --Por favor, quisiera comprar arsénico. Dado que el arsénico es muy tóxico y fatal, el farmacéutico quiso saber más datos antes de proporcionarle la sustancia. --¿Y para qué querría la señora comprar arsénico? --Para matar a mi marido; -responde sin pestañear la dama-. --¡Ah, caramba!... Lamentablemente para ese fin no puedo vendérselo. La mujer, sin decir palabra, abre la cartera y saca una fotografía de su mar ido haciendo el amor con la mujer del farmacéutico. --¡Mil disculpas!... -dice el farmacéutico-; ¡No sabía que usted tenía RECETA! En una farmacia: --Buenas, ¿Tiene algo para combatir el cansancio? --Sí, pero está agotado. Éste es un peruano que está viajando por la selva amazónica y se acerca a una fa rmacia al lado de la carretera. --Buenas, quería unas tiritas. El de la farmacia, le pone encima del mostrador un rollo de tiritas que pe sa un kilo y le dice: --Brasil es o mais grande paiso du mondo. --Ya, ya..., También quería unas gasitas de algodón. El farmacéutico le saca una bala inmensa de algodón, y le dice: --Brasil es o mais grande paiso du mondo. ¿Vuste quere algu mais? --No, gracias, los supositorios los compraré en Lima.

Entra uno en una farmacia y dice: --¡Quiero colgate! Y le responden: --¡Y yo escupite y matate! {Dolor de brazo} Un hombre se quejaba: --Me duele mucho el hombro. Creo que debería ver a un doctor. Uno de sus amigos le dijo: --No hagas eso. Hay una computadora en la farmacia que puede diagnosticar cualquier cosa mucho mas rápido y más barato que un doctor. Simplemente tienes que poner una muestra de tu orina y la computadora te va a di agnosticar tu problema, y te va a sugerir que puedes hacer para resolverlo. Además, sólo cuesta 500 pts.. El hombre pensó que no tenía nada que perder, entonces llenó un frasco con orina y fue a la farmacia. Encontró la computadora y puso la muestra de orina dentro de un embudo, que había en la máquina... Luego depositó las 500 pts. en la ranura. La computadora comenzó a hacer ruidos, a encender y apagar varias luces, y después d e una pequeña pausa, por una ranura salió un papel que decía: > > > > Más tarde, mientras pensaba en lo maravillosa que era esta tecnología y cómo pod ría ser engañada, decidió probar si lo podía hacer. Mezcló agua del grifo, un poco de caca del perro y un poco de orina de su hij a y su mujer. Para terminar se masturbó y puso su semen en la mezcla, además de las 500 pelas. Después de los sonidos y luces de rigor, la máquina imprimió el siguiente análisis : > > > > > Dos amigos que se encuentran y uno le dice al otro: --¿Sabes que se ha muerto Antonio? --No me digas... ¿Y de qué? --De cataratas. --¿Es que lo han operado? --No, lo empujaron. "Me Año Año Año Año Año Año

{EL AVANCE DE LA MEDICINA} duele el oído": 200: Cómase esta raíz. 1000: Esa raíz es pagana, diga esta oración. 1850: Esa oración es superstición. Tómese esta poción. 1940: Esa poción es aceite de serpiente, tráguese esta píldora. 1985: Esa píldora es inefectiva, inyéctese este antibiótico. 2004: Ese antibiótico es artificial, cómase esta raíz.

* CHISTES DE PEDORROS Pues veréis... Este era un tipo que tenía una loca pasión por los frijoles. Él los amaba, casi por encima de todo, aun cuando siempre sentía una situación algo em

barazosa que reaccionaba dentro de él. Un día, por esos azares del destino, consigue una chica y se enamora. Cuando fue una anhelada realidad que ellos se casarían, él se dijo a si mismo: --Ella es tan dulce y tan gentil, que nunca aguantaría algo como esto. Así que el hombre hizo el sacrificio supremo: dejó los frijoles. Luego se casaron... Algunos meses después, su coche sufrió una gran avería mientras iba del trabajo a su casa; y él llamó a su esposa y le dijo que llegaría tarde porque tendría que camina r muchos kilómetros antes de llegar al apartamento. En el camino, se detuvo en un restaurante y no aguantó la tentación y ordenó al camarero tres raciones de frijoles. Todo el trayecto hasta su casa se lo pasó echándose pedos y al llegar al piso, se sentía lo suficientemente seguro de que había expulsado hasta el último mal viento . Su esposa estaba muy emocionada y agitada por su llegada. Al verlo, le susurró: --Mi amor, esta noche te tengo una increíble sorpresa para cenar. Para su asombro, ella le vendó los ojos en la entrada de la casa y lo acompañó h asta la silla del comedor, donde lo sentó. Justo cuando ella le iba a quitar el vendaje de la cara, sonó el teléfono. Ella le dijo: --No te quites este trapo de los ojos hasta que yo termine de hablar. Teniendo en cuenta la circunstancia de su indisposición y aprovechando la co yuntura de que lo habían dejado temporalmente solo, pues cátate que agarra y apoya t odo su peso sobre una de sus piernas y dejó escapar un sonoro pedo. No fue lo suficientemente ruidoso, pero si tan oloroso como huevos podrido s. Se sacó de su bolsillo un pañuelo y empezó a moverlo vigorosamente para ventilar un poco el aire. Todo volvió a la normalidad cuando de pronto siente la acuciante necesidad n uevamente de descongestionar sus intestinos por lo que volvió a apoyar todo el pes o de su cuerpo sobre una nalga y dejó escapar otro terrible y grandioso pedo. A diferencia del anterior, éste podía ser el ganador de un gran concurso de bu fas si hubiese estado en alguno de esos pugilatos que se celebran en algunas pla zas de los pueblos de Valencia, España. Mientras desesperadamente agitaba el pañuelo para renovar el aire y ventilar más, con un oído atento a la conversación telefónica, siente unos retorcijones irresist ibles en su bajo vientre y prorrumpiendo en un sordo quejido expele un ruidoso y malholiente pedo. Mientras la cosa, se pone muy difícil, en tanto él, desesperadamente, con la vista i nutilizada por la venda, sigue moviendo el pañuelo para desplazar un poco el aire hasta que escucha que su esposa va a colgar el teléfono, lo cual indica el fin de su libertad para tirarse pedos. Él coloca su pañuelo sobre una de sus piernas, y cruza sus manos encima de la prenda, con una sonrisa de oreja a oreja, como si nunca hubiese roto un plato, l o que sin duda alguna es la mejor imagen de una persona inocente... Disculpándose por haber hablado tanto tiempo por teléfono, su mujer le preguntó si se había movido el vendaje y había visto algo. Él aseguró que no había visto nada y en eso, ella le quita el vendaje de los ojo s y allí estaba su sorpresa: Doce invitados a cenar, sentados alrededor de la mesa, para su fiesta de cumpleaño s. ¡Sorpresa! ¡Ándele, ándele, ándele! Un tipo, era extremadamente pedorro. Cada noche, antes de acostarse, se me tía al baño y se echaba una buena handanada de gases tronados y bien ruidosos: ¡FRAAAAAAA-AP! ¡FRAAA-AAA-AAA-AAA-AAAP! ¡FRAAA-AAAAAAPRRRRRTLTFFFFFF! Después de escuchar semejante "concierto", su esposa siempre le decía: --¡Desgraciado!... ¡Un día de estos se te van a salir las tripas por el culo!

En una ocasión, la mujer decide jugarle una mala pasada. Compra diez kilos de tripas de cerdo y, antes de que su marido entre en el baño, l as coloca a un lado del inodoro. El marido entra y, como de costumbre, empieza a hacer ruidos extraños: ¡FRAAAAAAA-AP! ¡FRAAA-AAA-AAA-AAA-AAAP! ¡FRAAAAA!... ¡...! ¡AAAAAAAAAAARGH!... Pero esta vez, después del gran escándalo, un silencio sepulcral... La esposa, al principio, se reía a carcajadas. Pero, al ver que su compañero n o salía del servicio, comenzó a preocuparse. Un rato después, se atrevió a mirar en el interior del baño. Su marido estaba sentado, apoyado pesadamente en la pared, y con la cara v erdosa. --¡Viejo!... ¿Qué te pasa?... -le dijo, preocupada-. --¡Nada, vieja! Que, tal como tú me decías, se me han salido las tripas. Pero co n la ayuda de Dios, y este dedito... ¡Ya está todo en su lugar otra vez!... Dos tíos van en un ascensor, y uno le dice al otro: --Oiga, ¿Podría tirarse un pedo para mí? --Pero si ya me he tirado uno. Y el primero responde: --Ya, pero ese era para tu puta madre. Otros dos tíos en un ascensor: --¡Ha sido un pedo! ¿Te has tirado un pedo? --No, ¿Y tú? --¡Pues no! --Entonces, ¿Pa qué preguntas? * CHISTES DE MILITARES --¡Carmen!, ¿Estás enferma? Te lo pregunto porque he visto salir a un médico de tu casa esta mañana. --Mira, vieja loca, ayer por la mañana yo vi salir a un militar de la tuya y no estamos en guerra, ¿verdad? Una muchacha, muy confundida, le pide consejo a su madre: --¡Ay, mamá! Tengo tres pretendientes. No sé si casarme con el contable, con el atleta o con el militar. --No lo pienses más, hija, cásate con el militar. Los militares saben cocinar, hacer la cama y, sobre todo, recibir órdenes... Llega un telegrama urgente al ejército, que pone que el padre del soldado Pére z a muerto, y el general dice: --¿Cómo le digo yo esto al chaval? ¡Ya está, al teniente! --Teniente, apáñeselas como pueda, y dígale al soldado Pérez que ha muerto su padr e. --Yo no puedo, ... al alférez. --Alférez, apáñeselas como pueda, y dígale al soldado Pérez que ha muerto su padre. --Yo no puedo. Voy al comandante (que es muy basto). --Comandante, apáñeselas como pueda, y dígale al soldado Pérez que ha muerto su pa dre. El comandante dice: --¡Frormen filas! ¡Que dé un paso al frente el que tenga padre!. ¿A dónde vas Pérez? ¿A dónde vas?

.

En el cuartel están pasando revista de armas. Uno de los soldados se presenta sin fusil. --Un mes de calabozo y además te será descontado de la paga el valor del fusil --¿No le parece mucho, cabo? --Pues imagínate que hubieras perdido un tanque.

--Ya entiendo por qué el capitán se hunde siempre con un barco. El eclipse del cuartel. Un día el coronel le dice al comandante: --Mañana a las nueve y media habrá un eclipse de sol, hecho que no ocurre todo s los días. Que formen los soldados en el patio, en traje de campaña, para presenciar el fenómen o. Yo les daré las explicaciones necesarias. En caso de que llueva, que formen en el gimnasio. --A sus órdenes, mi coronel. En eso que el comandante da la orden al capitán y le dice: --Por orden del señor coronel, mañana, a las nueve y media, habrá un eclipse de sol. Según el señor coronel si llueve no se verá nada al aire libre; entonces, en traje de campaña, el eclipse tendrá lugar en el gimnasio, hecho que no ocurre todos los días. --A sus órdenes, mi comandante. Y el capitán le dice al teniente: --Por orden del señor coronel, mañana, a las nueve y media, inauguración del ecl ipse de sol en el gimnasio. El señor coronel dará las órdenes oportunas de si debe llover, hecho que no ocurre tod os los días. Si hace buen tiempo, el eclipse tendrá lugar en el patio. --A sus órdenes, mi capitán. Más tarde, el teniente le dice al sargento: --Mañana, a las nueve y media, por orden del señor coronel, lloverá en el patio del cuartel. El señor coronel, en traje de campaña, dará las órdenes en el gimnasio para que el eclip se se celebre en el patio. --A sus órdenes, mi teniente. Seguidamente, el sargento le dice al cabo: Mañana, a las nueve y media, tendrá lugar el eclipse del señor coronel en traje de campaña por efecto del sol. Si llueve en el gimnasio, hecho que no ocurre todos los días, se saldrá al patio. --A sus órdenes, mi sargento. Finalmente, el cabo se dirige a los soldados: --Mañana, a eso de las nueve y media, parece ser que el sol eclipsará al señor c oronel en el gimnasio. Lástima que esto no ocurra todos los días. A un marinero novato se le ordena que nada más subir al barco se presente an te el capitán. Cuando sube, en la pasarela, se encuentra con un teniente y le pregunta: --¿El capitán? --Por babor, -le contesta el oficial-. Y de nuevo el marinerito: --Por babor, ¿El capitán? El chiste transcurre en un barco. --¡Capitán, capitán, se acercan quince calaveras! --¿Una flota? --¡No, flotan las quince! En la Comandancia de Marina: --Buenos días, quería alistarme en la marina. --¿Sabe usted nadar? --¿Qué pasa, que aquí no dan barco? El cocinero al capitán en una tormenta:

--Capitán, ¡Que zozobra! --No te preocupes, mejor que zozobre que no que fafalte. Llega un tipo al puerto que quería aprender a bucear. Después de la charla informativa y demás teoría están en el bote para realizar de lleno la práctica. Instructor.- ¿Alguna pregunta antes de sumergirnos? Aprendiz.- Pues sí, he tenido siempre una duda... quisiera saber ¿por qué siempr e los buzos se tiran para atrás?... --Instructor.- Pues es muy fácil... si nos tiráramos hacia adelante pegaríamos contra el bote. tas.

Un cabo instructor está enseñando algunas nociones de física a un grupo de reclu

--Y el agua hierve a noventa grados. --Perdone, cabo, pero me parece que se equivoca. --Tiene razón, el agua hierve a cinco grados, es el ángulo recto el que hierve a noventa.

El recluta le pregunta al sargento: --¿Qué podemos hacer si pisamos una mina? --El procedimiento habitual es esparcirte en trocitos en un radio de 30 me tros, aproximadamente. En el cuartel: --¡Soldado! ¡Ize la bandera! --Pues le ha quedado muy bonita, mi sargento... Un hijo le explica a su padre que se ha alistado en una unidad militar de paracaidistas: --Y cuando estábamos en el avión, listos para saltar, el sargento nos vió la car a de susto y nos dijo: "¡Al que no salte me lo follo pol culo"! Y el padre: --Y qué, hijo, ¿Saltaste, saltaste? Y responde el hijo: Al principio un poquito, pero después me acostumbré y ya me dió algo de gusto. En un fuerte llega el vigía y le dice al capitán: --¡Capitán, capitán, que vienen los indios! --¿Pero, ¿ son amigos o enemigos ? --Parece que son amigos, porque vienen todos juntos. --¡Capitán, mi capitán, que vienen los indios! --¿Vienen en son de paz o en son de guerra? --Creo que vienen de cachondeo, porque vienen todos pintados... Un soldado le pidió a su comandante un pase de tres días. El comandante se enfureció y gritó: --¿Está usted loco? ¡Estamos en medio de una guerra, y usted se atreve a pedir u n permiso! ¡Si quiere ese pase, tendrá que hacer algo espectacular! Al día siguiente, el soldado se presentó... con un tanque enemigo capturado. El comandante quedó impresionado, y de inmediato firmó el permiso por tres días para el soldado. Antes de salir, un compañero le preguntó al soldado: --¿Cómo has hecho para capturar ese tanque? --Bueno, -contestó el militar-, llegué al frente de las líneas enemigas, y me en frenté a un tanque. Mostré una bandera blanca, y cuando el otro soldado se me acercó para hablar, le dij

e: "¿Quieres tener un permiso de tres días"? Así que intercambiamos los tanques... Entra uno en una tienda de artículos militares y pregunta: --¿Tienen ustedes trajes de camuflaje? --Sí, pero llevamos dos meses buscándolos. Le dice el sargento al cabo de guardia: --Cuando entre algún oficial, forme la guardia, y quiero que lo haga por ord en de talla, ¿Está claro? --Mi sargento, si sólo somos tres. --Aunque sea sólo uno, ¿Está claro? Llega un recluta al despacho del capitán un Viernes por la tarde. Abre la puerta y pregunta: --¿Permiso mi capitán? --¡Sí! --¡Pues hasta el Lunes! li:

Un sargento de hierro hablando a uno de sus soldados, el día que acaba la mi

--Bueno, y ahora que ya eres por fin un civil, me imagino que lo único que d eseas es que me muera para poder mear en mi tumba, ¿No? --No, sargento. Ahora que he acabado la mili no quiero volver a hacer más co las en mi vida. Un andaluz se apunta al séptimo de caballería y dice el general Custer al regi miento: --¡Ahora, todos a cavar un foso de doscientos metros alrededor del fuerte, p or si nos atacan los indios! Y dice el andaluz: --¡Quillo! ¿Y por qué no los atacamos nosotros, y así les toca cavar a ellos? En una calle oscura, se acerca un hombre a un rincón donde hay una mujer apo yada en la pared. --Buenas noches, ¿Aceptaría usted mi compañía? --Claro, mi vida, son 10000 y la cama. --De acuerdo. ¡Compañía!, ¡De tres en fondo!, ¡Áár! Dos marineros que habían salido a pescar, recogen sus redes y descubren que en ellas se ha quedado atrapada una sirena de belleza deslumbrante y dos generos os pechos turgentes. Uno de ellos libera a la sirena y, tras estudiarla detenidamente durante u nos minutos, la vuelve a lanzar al mar. --¿Por qué? -le pregunta horrorizado su compañero-. --¿Por dónde? -le contesta aquel-. Tres generales, un americano, un ruso y un indio, están en un barco presumie ndo de lo valerosos que son sus hombres. El general americano llama a uno de sus soldados y le dice: --¡Tírate al agua, nada alrededor del barco y vuelve! El soldado americano, sin pensárselo dos veces, se tira de cabeza al agua, n ada alrededor del barco y vuelve a subir. Entonces el general americano les dice a los otros dos generales: --¿Son estos cojones o qué? Pero el general ruso no se deja impresionar, llama a uno de sus soldados y le dice : --¡Tírate al agua, da veinte vueltas al barco buceando, y caza un tiburón con tu

cuchillo. El ruso se lanza al agua inmediatamente, y sin asomarse a respirar, da las veinte vueltas al barco, y luego mata con su cuchillo a un pobre tiburón que pasa ba por allí. Cuando vuelve al barco con el tiburón, el general ruso les dice a los otros dos: --¿Son estos cojones o qué? Entonces el general indio, llama a uno de sus soldados y le dice: --Te vas a tirar al agua, haciendo el salto del ángel, vas a bucear hasta el fondo del mar mientras das mil vueltas alrededor del barco, vas a buscar un buq ue hundido con un tesoro, y mientras te lo traes aquí, vas a matar veinte tiburone s con tus manos desnudas. El soldado indio le contesta: --Oiga, ¿Y por qué no manda usted a su puta madre? El general indio se vuelve hacia los otros dos generales, y les dice, con una cara rebosante de orgullo: --¿Son estos cojones o qué? En algún sitio cerca de la frontera indo-pakistaní, se desarrollaba una sangri enta lucha. A un lado de la frontera, un regimiento indio está disparando indiscriminada mente, gastando municiones en vano, así que a su comandante se le ocurre una idea. Se levanta, asomando la cabeza por encima de la trinchera, y grita: --¡Multan Ahmed! En el lado pakistaní de la frontera, dos tíos se levantan preguntando: --¿Si? Y PUM, PUM, PUM, rápidamente los indios los convierten en historia. Luego el comandante indio se levanta gritando: --¡Imtiaz Ali! Inmediatamente, se levanta otro tío de entre los pakistaníes diciendo: --¡Presente! Y de nuevo se oye PUM, PUM, PUM, y Imtiaz Ali cae fulminado. Esto continúa durante todo el día, y al anochecer el comandante pakistaní, reúne a sus soldados supervivientes para averiguar qué ha pasado, y encontrar una estrate gia que les permita defenderse de semejante matanza. Tras una acalorada discusión, el comandante pakistaní concluye: --Bueno, lo que tenemos que hacer es no levantarnos cuando griten un nombr e pakistaní, ni siquiera si es el nuestro. ¿De acuerdo? Al día siguiente, el comandante indio vuelve a repetir la estrategia de la j ornada anterior, y grita: --¡Ahmed Hussain! Pero ninguno de los pakistaníes se levanta. El comandante repite: --¡Ahmed Hussain! Pero nada. Pensando que a lo mejor es que no hay ningún Ahmed Hussain entre los pakista níes, va probando con otros nombres pakistaníes, sin conseguir nada. Al cabo de un rato, el comandante se ha cansado de gritar nombres pakistaníe s, así que decide llamar a su lugarteniente, y lo llama gritando: --Satnam Singh! Inmediatamente, todos los pakistaníes se levantan diciendo: --¡No hay ningún pakistaní llamado Satnam Singh! PUM, PUM, PUM, PUM, PUM, PUM, PUM, PUM, PUM, PUM, PUM, PUM... Un ruso, un americano y un belga discuten sobre sus flotas respectivas: El ruso dice: --¡Nuestros submarinos pueden permanecer sumergidos hasta tres meses! El americano replica: --¡Eso no es nada; los nuestros hasta seis! Y por último el belga:

--¡Pues los nuestros no vuelven nunca a la superficie! Un capitán del ejército británico, recibe a tres nuevos enfermos en un hospital militar. --Buenos días, soldado; ¿Qué mal le aqueja? --Hemorroides, señor. --¿Y usted sabe cuál es el tratamiento para las hemorroides en el glorioso ejérc ito británico? --Sí, señor; consiste en usar el cepillo de púas de acero, tres veces al día, señor. --¿Y cuál es su más ferviente deseo? --Recuperarme de mis hemorroides, para poder continuar luchando por la pat ria, señor. --Muy bien. Entonces, el general se dirige al segundo soldado: --Soldado, ¿Qué mal le aqueja? --Sífilis, señor. --¿Y usted sabe cuál es el tratamiento para la sífilis en el glorioso ejército bri tánico? --Sí, señor; consiste en usar el cepillo de púas de acero tres veces al día, señor. --¿Y cuál es su más ferviente deseo? --Recuperarme de mi sífilis, para poder continuar luchando por la patria, seño r. --Muy bien. El general se dirige al tercer soldado: --Soldado, ¿Qué mal le aqueja? --Laringitis, (con voz quejumbrosa y apenas audible). --¿Y usted sabe cuál es el tratamiento para la laringitis en el glorioso ejércit o británico? --Sí, señor, (con voz hecha polvo); consiste en usar el cepillo de púas de acero , (tose), tres veces al día, señor. (Acaba la frase con evidentes signos de dolor en la garganta). --Bien, dada la obvia dificultad que experimenta al hablar, asumirá que su más profundo deseo es recuperarse de su laringitis, para poder continuar luchando p or la patria. --No, señor, preferíria, (carraspea), ser el primero en utilizar el cepillo ca da día, señor. En un campamento mixto de maniobras de la OTAN, están un general americano, otro ruso y otro español. El americano, para impresionar, coje la bayoneta de un soldado americano, y se la clava en el pie: --¿Sientes algún dolor? Con lágrimas en los ojos responde el guiri: --(Gnnnni) ¡Negativo, Señor! Porque yo soooy uun marine de los Eesstadoss Unid osss. ¡Seeeñoooor! El general ruso no quiere quedarse atrás, así que se acerca a un soldado ruso, le coge la bayoneta, se la clava en el pie tres veces y le pregunta: --Soldado, ¿Sientes algún dolor? El soldado le responde apretando los dientes: --¡Grrrrr! ¡Niet, mi generrraall! ¡Porrrque yo soy grrraaaan soldado Rrrussso! Así que llega el general español, se agarra a un milico, le coje la bayoneta, se la clava en el pie diez veces, se la retuerce con saña, y luego remacha un par de veces y le pregunta: --¿Qué, soldado? ¿Notas algún dolor? Y el soldado, firme, erguido, sonriente, saluda y responde con aire marcia l y orgulloso: --¡NO! El general se queda sorprendido y pregunta: --¿Por qué? --¡Porque calzo un 38 y me han dado un 45!

file.

Están Hitler, Mussolini y Franco con todas sus tropas formadas después del des

Hitler que era el mas machote dice: --Para que comprobéis la lealtad y valentía de mis soldados, voy a tirar una m oneda de un marco, y al soldado que le caiga mas cerca se pegará un tiro inmediata mente. Tira la moneda y se oye: --¡Baang! ¡Agggg! Mussolini no se quiere quedar atrás, y hace lo mismo con una moneda de 100 l iras. --¡Baaang! ¡Aggg! Franco se busca en los bolsillos y no encuentra ninguna moneda, así que tira un billete de 100, pasa un rato y no se oye nada, miran los tres por el balcón y se ve a todos los legionarios en el suelo soplando hacia arriba desesperadamente . Cierto día el Pentágono decide jubilar a tres generales que ya estaban bien en traditos en años, proponiéndoles como contrapartida, 100.000 dólares por cada metro qu e hubiera entre 2 partes de sus cuerpos. El primer General decide que el examinador le tome las medidas desde la pl anta del pie hasta lo alto de la coronilla. Después de medirle, el examinador exclama: --¡183.000 dólares! El segundo General, decide estirar los brazos hacia los lados, manteniéndolo s paralelos al suelo, y pide ser medido desde la punta de los dedos de la mano d erecha hasta la punta de los dedos de la mano izquierda. El examinador lo mide y exclama: ¡205.000 dólares! Cuando llega el turno del tercer General, éste pide ser medido desde la punt a del pene hasta los testículos. Por supuesto, todos los presentes se espantan y se desternillan de risa. El examinador intenta disuadirlo durante algunos minutos, pero al ver que el general se mantenía imperturbable en sus propósitos, decide concederle su volunta d. Coloca una punta de la cinta métrica en la extremidad del pene y, cuando com ienza a medir, exclama: --¡Pero dónde diablos están los testículos! A lo que el general responde con resolución: --¡En Vietnam! Como parte de un programa cultural, en la sección del teniente Chepo, se da el siguiente espectáculo: una bailarina está haciendo striptease delante de los sold ados, que llevan varias semanas sin ver una mujer de cerca. Con cada prenda que se quita la bailarina, se oye un fuerte aplauso, pero al llegar la parte culminante, cuando la chica se quita la última prenda, el sitio es invadido por un silencio sepulcral. Sorprendida, la mujer se gira hacia los soldados preguntándoles: --¿Qué pasa, no os ha gustado? --¡Claro que nos ha gustado..., pero es difícil aplaudir con una sola mano!, aclara el teniente-. Pues éste era un americano que luchaba en la guerra de Adganistán y en el comb ate le amputan un brazo. El hombre lleva el brazo a su general y pide que lo envíen a casa para que s u mujer lo entierre en el jardín. A la semana le amputan el otro brazo, con otra grahnada, y lo lleva a su g eneral para que lo manden a su casa para que su mujer lo entierre en el jardín. Al mes una granada le da en una pierna. Entonces el hombre se la lleva a su general para que la envíen a su casa y su muje

r la entierre también en el jardín. Esta vez le dice el general: --¡No estarás intentando escaparte! ¿Verdad? En la mili están pasando lista: --¡José Pérez! --¡Presente! --Juan García! --¡Presente! --¡Luis Grijalbo! --¡Presente!... --¡Arturo Fernández! --Está de juerga. El sargento se queda alucinado. Así se van repitiendo los días, y a lo largo de un mes el tal Arturo Fernández e stá de juerga; hasta que: --¡José Pérez! --¡Presente! --¡Juan García! --¡Presente! --¡Luis Grijalbo! --¡Presente!... --Arturo Fernández! --¡Presente! El sargento, da dos palmadas y dice: --¡Hombre, si ha venido! Arturo Fernández contesta, al tiempo que hace unos movimientos así como de Sev illanas: --No me toque las palmas que me conozco, No me toque las palmas que me con ozco... El soldado, lejos de casa, estaba muy molesto y dolido cuando recibió el sig uiente mensaje de su novia: "Lamento decirte que, como has estado lejos tanto tiempo, he decidido romp er nuestra relación. Por favor devuélveme mi fotografía". Cuando se recuperó, el soldado le pidió a sus compañeros las fotografías de mujere s de las que se pudieran desprender, las puso todas en un sobre y las envió a su n ovia con una nota que decía: "Lamento mucho no poder recordar cuál eres tú. Por favor toma tu fotografía y de vuélveme el resto". Ésto es el golfo. Empieza la guerra terrestre, y van los iraquíes y consultan a sus asesores militares rusos sobre lo que deberían hacer. Los estrategas soviéticos, les dicen que deben retirarse 50 Km. Así que los ir aquíes se quedan bastante sorprendidos, pero se retiran los 50 Km. Al cabo de un par de días ya tienen encima otra vez al ejército americano, así que vuelven a preguntar a sus asesores rusos, y estos les di cen que se retiren 100 Km. La idea no les gusta a los iraquíes, pero claro, no van a cambiar de estrate gia en mitad de la guerra, así que se retiran otros 100 Km. Esto ocurre varias veces, hasta que finalmente está todo el ejército iraquí conc entrado en Bagdad, y los generales iraquíes preguntan por última vez a los rusos, qué hacen ahora. Entonces, los asesores militares les dicen: --Oh, ahora es fácil. ¡Esperen a que llegue el invierno! No os liéis el el final directamente, la gracia está en leérselo en su orden. Está un piloto, de un helicóptero militar, tan tranquilo por las alturas, cuan do de repente..., ¡ZAS!, el motor se para.

lee: ido".

Al pobre se le ponen de corbata y corre a mirar el manual a ver qué le dice, "En caso de parada del motor en pleno vuelo active el conmutador de encend

El tío lo hace y nada, que si quieres arroz catalina. "Si esta medida fuera insuficiente para el activado del motor, active el c onmutador mientras bombea combustible con la palanca del acelerador". Ná, que el motor ni se inmuta. "Si esto fallase también, repítalo mientras oprime el botón de recebado. Presione y corte la admisión de aire". El tío, ya desesperado, contempla con impotencia, cómo el aparato se abalanza contra el suelo... "Si también falla esto, conecte el tanque auxiliar de combustible a la vez q ue activa el disparador de emergencia". El tío, ya frenético, viendo que se estrellaba sin remedio y ve que nada, el motor para llevarlo al INEM..., y sigue lellendo: "Actibe las balizas FERFAX, realimente manualmente los inyectores de emerg encia con la palanca J7 y active el sobretensionado de alta". A pocos metros del suelo ya, con los ojos fuera de las órbitas, el motor a p esar de todos los intentos no arranca..., El pobre piloto devora espasmódicamente la ya ultima oja del manual...: "Si fallase todo lo anterior, repita conmigo muy lentamente: "Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre"... Un piloto de avión de pasajeros, suspira después de hablarle a los viajeros po r la megafonía del aparato, y sin percatarse de que el micrófono seguía aún conectado, d ice: --Ahora, lo que necesito es una rica mamada y una tacita de café. Al oír esto, una azafata sale corriendo para decirle que desconecte los alt avoces. En eso se levanta una viejecita y le dice a la azafata: --¡Señorita, señorita! ¡Se le olvida la tacita de café! Un avión cayendo en picado... Uno que se despierta y le pregunta a la azafata: --¡Azafata, azafáta! ¿Vamos a tomar tierra? A lo que la azafata, le contesta: --¿A tomar tierra? ¡Te vas a hartár! El fotógrafo de un diario había sido asignado para tomar fotografías de un incen dio forestal. Se le dijo que fuera al aeropuerto, donde lo estaría esperando una avioneta. Cuando el fotógrafo llegó al aeropuerto, encontró un pequeño Cessna que lo aguarda ba. Se subió con su equipo y le gritó al piloto: --¡Vámonos! El piloto, muy nervioso, despegó y comenzó a volar erráticamente. El fotógrafo le dijo: --Vuele por el lado norte del incendio, y haga varias pasadas a baja altur a. --¿Por qué? -Replicó perturbado el piloto-. --Porque debo tomar fotografías, -explicó impaciente el otro-; pues eso es lo que hacemos los fotógrafos. --¿Quiere decir que usted no es el instructor de vuelo?... * CHISTES DE POLICÍAS, JUECES, LADRONES Y TRÁFICO [Nota aclaratoria para los amigos de otros países: La Guardia Civil, es la policía que más presencia y respeto se le ha tenido siempre en españa y tenía fama de muy dura y expeditiva].

En cierta ocasión se celebró un concurso entre el F.B.I., la K.G.B. y la Guard ia Civil Española para ver cuál de los tres cuerpos era el mejor. Tras muchos días compitiendo en duras pruebas, llegan empatados a puntos a la última, que consistía en cazar un conejo en un plazo de 2 días. Quien trajera el ejemplar de mayor tamaño, ganaría. Los concursantes se van en busca de la victoria, y al poco llegan los agen tes del F.B.I., cargando entre 3 un conejo de 80 kilos... --Pero... ¿De dónde habéis sacado ese conejo? --Pues... estos conejos se crían en el Cañón del Colorado, se alimentan de rocas y crecen así de grandes... Tras unas cuantas horas, llega la K.G.B, cargando con un conejo de 150 kil os, que traían en un camión... --¡Joder! ¿De dónde ha salido ese conejazo? --Éste es uno de los conejos que viven en la nieve y se alimentan toda la vi da de nieve, y así salen... Por último, llega la pareja de la Guardia Civil, con un elefante que llevan esposado, con un ojo morado, la boca reventada, una pata rota... --Pero bueno... ¿Qué hacéis con eso? Los dos guardias miran con cara de cabreo al elefante y éste dice: --¡Qué sí!, ¡Coño!, ¡Joder!, ¡Que soy un conejo!, ¡Por mi padreeeeee! Hubo un robo en una joyería de la capital. Llega la guardia civil y encuentr a las ventanas rotas y a un viejecito mendigo cerca de la puerta. Los guardias dicen: --¡Este es el ladrón; llevémoslo a la pileta del parque para que confiese! Lo llevan y lo meten de cabeza dentro del estanque. Lo sacan y le preguntan: --¿Dónde están las joyas? El viejecito no contesta nada. Entonces lo vuelven a meter durante más tiempo en el agua. Lo sacan de nuevo: --¿Dónde están las joyas? Nada, que no contesta. Lo meten la tercera vez, durante dos minutos, y entonces el viejecito leva nta una mano. Un guardia civil dice: --¡Ya va a hablar! Lo sacan y le preguntan: --A ver, ¿Dónde están las joyas? ¿Qué tiene que decir? Y contesta el viejecito: --Que llamen a un buzo, porque yo no veo nada en el estanque. Un tío va a cruzar la frontera. Se le acerca un guardia y le pregunta: --¿Tiene armas? --Sí, ¿Qué quiere comprar? Un guardia civil detiene al conductor de un autobús lleno de niños, que se había saltado un stop porque va borracho. Los neumáticos están gastados, no tiene retrovisores, las luces no le funciona n, y cuando le pide los papeles, descubre que ni el conductor ni el autobús tienen permiso. --¡Se va a enterar usted!... ¿Cómo se llama? --Schtrodzuwskibladssmurtow Vocgelghfstulmfph. --Hmm..., bueno, ¡Pase por esta vez, pero que no se repita! ¿EH? Hay un congreso internacional de policías en Sevilla, y están un poli american o, un poli inglés y un guardia civil, tomándose un finito en una taska durante un de scanso. El poli americano, se abre un poco la camisa y muestra una cicatriz de 10

cm y dice (con acento): --New York city. El poli inglés se descubre el brazo, y muestra una cicatriz que da pena y mi edo verla, y dice (también con acento): --London city. Finalmente, el guardia civil se baja un poco los pantalones y mostrando un a cicatriz dice: --Apendi-siti. El ladrón estaba siendo interrogado en la estación policial. El oficial le dice: --¿Así que después de haberte metido en la casa y robado 20000 dólares, regresaste y te llevaste las joyas y los cuadros de arte de la familia? El ladrón responde: --Sí, fue cuando me puse a pensar que el dinero sólo no hace la felicidad. Pregunta el juez al --¿Así que robó las --Sí, señor juez. --¿Y por qué además --Porque no sólo de

acusado: barras de pan porque tenía hambre? se llevó el dinero que había en la caja? pan vive el hombre.

--Si reconoce haber encontrado la pulsera..., ¿Por qué no fue inmediatamente a la policía a devolverla? --Verá, señor juez, como tenía una inscripción grabada que decía: "Tuya para siempre", pensé que... Un par de ladrones están robando en un apartamento, cuando de pronto se escu cha la sirena de la guardia civil. --¡Es la policía! ¡Salta rápido, por la ventana! -¿Cómo quieres que salte? ¡Estamos en el piso 13! --¡No empieces ya con tus supersticiones, y salta de una vez, cojones! re:

Una banda de ladrones penetra en la sucursal de un banco, pistolas en rist

--¡Que no se mueva nadie! ¡Venga, no dejéis ni un duro en la caja! -dice un more nazo de ojos azules-. Yo me encargo de los clientes... y de la señora. --¡Déjate de mujeres ahora! -le replica un compañero-. Y la señora, indignada: --¡Cállate, idiota!, ¿No es este moreno el que dirige el asalto? aco:

Una embarazada se dirige a su banco, y mientras esperaba se produjo un atr

--¡Todo el mundo al suelo! --Señor, yo no puedo, estoy embarazada. --¡Que te tires al suelo he dicho, coño! --Pero señor... Pum,pum,pum, -y le disparó-. A la pobre mujer se la llevaron al hospital, y cuando recibió la visita del médico, éste le dijo: --Ha tenido usted suerte, ya que va a tener trillizos, y están muy bién, después del tiroteo. No obstante se les ha quedado a los tres una bala dentro, pero no se preocupe la expulsarán naturalmente, cuando tengan 10 o 12 años. Al cabo de 12 años, la señora se encontraba en la cocina y uno de los trillizo s biene corriendo y le dice a su madre: --¡Mamá, mamá! --Dime, hijo. --¿A qué no sabes lo que me a pasado? --No, hijo, dime.

--Pues que estaba meando y he sacado una bala. --No te preocupes, hijo, esto es porque tu madre recibió tres disparos cuand o fue al banco cuando aún os llevaba en la tripa pero no te preocupes, que no pasa nada. Al cabo de los diez minutos viene el segundo trillizo: --¡Mamá, mamá! --Dime, hijo. --¿A qué no sabes qué me a pasado? --No, hijo, dime. --Pues que estaba meando y he sacado una bala. --No te preocupes, hijo, esto es porque tu madre recibió tres disparos cuando fue al banco cuando aún os llevaba en la tripa pero no te preocupes, que no pasa nada. Y a los siguientes diez minutos entra el tercer trillizo: --¡Mamá, mamá! --Dime, hijo. --¿A que no sabes qué me a pasado? --Sí... Que has ido a hacer pipí y has expulsado una bala, ¿A que sí? --Pues nó, resulta que me estaba haciendo una paja, ¡Y he matado al abuelo! En una calle oscura, hay un hombre escondido entre las sombras, cuando apa rece un viandante: --¡Quieto! ¡La chupa o la vida! --Se la chupo, se la chupo... Un policía detiene a un transeúnte, y le dice: --A ver, usted, deme el nombre. --¡Sí, hombre!, ¿Y entonces cómo me llamo? ez-.

--¡Este tribunal, declara al acusado inocente! -pronuncia la sentencia el ju --Señor juez, ¿Eso qué significa exactamente? --Que está usted libre y puede irse tranquilamente a casa. --¡Andá! ¿Y ahora... qué hago yo con todas las joyas?

En un juicio por el robo de un coche: El juez dice: --Por falta de pruebas, el acusado es declarado inocente, y se retiran tod os los cargos. Dice el acusado: --Perdone, señoría, ¿Significa eso que me puedo quedar con el coche? El juez ordena silencio en la sala y prosigue: --¿Es cierto que el acusado, en el día de autos, se cagó en Dios, en la Virgen, en los doce apóstoles, en la madre que los parió, en el huerto de los olivos y todo el pueblo de Jerusalém? --No, es falso. Yo estaba tranquilamente trabajando en la fundición, y vino mi compañero y me echó un cubo de acero fundido por la espalda, y entonces yo le dij e: --Luis María, por Dios, no te das cuenta de que me has echado todo el acero fundido por la espalda, y la verdad, es molesto... Estamos en un tribunal. Se lleva a cabo un juicio por robo de joyas en un domicilio particular. Le toca el turno al fiscal: --Lo que no entiendo es cómo se llevó solamente las joyas más valiosas, y no int entara forzar la caja fuerte que estaba repleta de diamantes. Contesta el acusado: --No me lo recuerde, señor fiscal. Desde que lo publicaron los periódicos, mi mujer no deja de echármelo en cara.

En un juicio dice el fiscal: --Miren al acusado, su mirada torva, su frente estrecha, sus ojos hundidos , su apariencia siniestra... Y el acusado interrumpe: --¡Pero bueno! ¿Me van a juzgar por asesino o por feo? --A ver..., cuénteme su versión de los hechos -dice el juez-. --Pues verá, estaba yo en la cocina con el cuchillo de cortar jamón... En esto que entra mi mujer, tropieza, cae sobre el cuchillo, y se lo clava en el pecho. --Ya, -dice el juez-, siga... --Pues así, hasta siete veces. El juez, en un divorcio, le dice al marido: --Después de haber estudiado el caso, le concedo a su mujer una pensión vitali cia de 50.000 pesetas, más 10.000 por cada hijo. ¿Tiene algo que decir? --Que es usted muy generoso, no sé si podré dar algo yo también. Un juez le dice a un ladrón: --¡Confiese! ¡Tengo diez testigos que lo vieron cometer el robo! --¿Ah, sí? Pues yo puedo traer a cien que no lo vieron. En un juicio por homicidio había una fuerte evidencia en contra del acusado, pero el problema del fiscal era que no se había encontrado el cuerpo de la víctima. El defensor decidió entonces usar un truco. Ante el jurado dijo: --Señoras y señores del jurado, tengo una sorpresa para ustedes: En un minuto la presunta víctima entrará por esta puerta y se presentará en la corte. Dicho esto, se volvió hacia la puerta. El jurado, un poco confuso, miró la puerta con espectación. Pasado el minuto, el defensor dijo: --Reconozco que he inventado lo de la presentación de la presunta víctima. Per o ustedes han mirado también, lo que significa que existen dudas razonables sobre este caso. Poco antes de terminar el juicio, el jurado se retiró para deliberar. Al regresar emitieron su veredicto: --Encontramos al acusado culpable. El defensor, confuso, protestó: --¿Por qué? Ustedes deben tener en cuenta la duda, también han mirado hacia la p uerta. El jefe del jurado respondió: --Es cierto, todos hemos mirado hacia la puerta, pero el acusado no lo hiz o... Le pregunta el juez a la señorita: --¿Practica usted la prostitución? --No, señor juez. La practiqué hace mucho tiempo, ahora la ejerzo. Sherlock Holmes y el doctor Watson se fueron en un viaje de camping. Después de una buena comida y una botella de vino se despidieron y se fueron a dormir. Horas más tarde, Holmes se despertó y codeó a su fiel amigo: --Watson, mira el cielo y dime que ves... Watson contestó: --Veo millones y millones de estrellas... --¿Y eso que te dice? Watson pensó por un minuto. --Astronómicamente, me dice que hay millones de galaxias y potencialmente bi llones de planetas.

Astrológicamente, veo que Saturno está en conjunción con Leo... Cronológicamente, deduzco que son aproximadamente las tres y diez. Teológicamente, puedo ver que Dios es todopoderoso y que somos pequeños e insignific antes en el vasto universo... Meteorológicamente, intuyo que tendremos un hermoso día mañana... --¿Y a usted, qué le dice? Tras un corto silencio, Holmes habló: --Guatson, ¡tú eres gilipollas!, ¡nos han robado la tienda de campaña! Una pareja que está en la corte divorciándose, tiene el problema de la custodia de la hija. La mujer se levanta y le dice al juez: --Yo traje a esta niña al mundo con dolor, la custodia me corresponde a mí. El juez se dirige al marido y dice: --¿Qué tiene que alegar en su defensa? El hombre se sienta por un rato y se queda muy pensativo; al cabo de un mo mento argulle lentamente: --Sr. Ilmo. Juez, si usted pone una moneda en una máquina de bebidas y sale una Coca-Cola...: ¿De quién es la Coca-Cola? ¿De la máquina o suya? En la academia de cadetes de la guardia civil española, el jefe de reclutami ento entrevista a tres aspirantes gallegos para probar sus habilidades como futu ros detectives. Le muestra al primer gallego una foto por cinco segundos y luego la escond e. --Éste es su sospechoso, ¿Cómo lo reconocería? El gallego contesta: --Pues, es muy fácil, lo reconocería rápidamente porque sólo tiene un ojo. El entrevistador le contesta: --Bueno, es porque es una foto de perfil. Algo frustrado por esa primera respuesta, se dirige al segundo gallego, le muestra la misma foto por cinco segundos y le dice: --Éste es su sospechoso, ¿Cómo lo reconocería? El segundo gallego se ríe sarcásticamente, mira al entrevistador y contesta: --Es muy sencillo... porque tiene una sola oreja. El entrevistador se enfada y les comenta: --Pues, ¿qué pasa con ustedes? ¡por supuesto que tiene un solo ojo y una sola or eja, porque es una foto de perfil! ¿Ésa es la mejor respuesta que pueden dar? Ya muy frustrado a esta altura, se dirige al tercer gallego, le muestra la foto y también le pregunta: --Éste es su sospechoso, ¿Cómo lo reconocería?, ! ¡Piense bien antes de contestar alguna estupidez! El gallego mira intensamente la foto unos segundos y dictamina: -Porque el sospechoso usa lentes de contacto. El entrevistador queda sorprendido y sin palabras, porque realmente él mismo no sabe si el sospechoso usa o no lentes de contacto. --Bueno, esa es una respuesta interesante. Espere unos minutos, revisaré el expediente y enseguida vuelvo. Sale de la sala, va a su oficina, revisa el expediente y al rato regresa c on una sonrisa radiante. --¡Excelente, no lo puedo creer, es correcto! Efectivamente el sospechoso usa lentes de contacto. ¡Buen trabajo! ¿Cómo pudo hacer una observación tan astuta? --Fue muy fácil, -contesta el gallego-. No podría usar gafas porque sólo tiene un ojo y una sola oreja. Estaba el director de la policía revisando las instalaciones, y se encuentra

con un cargamento de marihuana que meses atrás había en viado para que la quemaran. Muy molesto le dice a sus agentes: --¿Por qué no la han quemado? A lo que responden: --La estamos quemando poco a poco..., fumamos un poco cada día. En una ciudad pequeña, un agente de tráfico detuvo a un joven conductor que ib a a gran velocidad por la calle principal. El joven empezó a protestar --Señor agente, déjeme que le explique: yo... --¡Silencio! ¡Lo retendré hasta que regrese mi jefe!. El muchacho insistía: --Pero señor oficial, escúcheme, tengo prisa... El agente replicó: --¡Cállese ahora mismo!... ¡A la cárcel! Varias horas después, el guardia fue a ver al detenido y le dijo: --Ha tenido usted suerte; El jefe asiste a la boda de su hija. Cuando regrese estará de buen humor y seguro que le perdona. --No esté tan seguro, -replicó el joven-. Yo soy el novio. Va una viejecita descocada, a toda velocidad por la autopista, y en eso la detiene un policía: --¡A ver, señora!: ¡Muéstreme sus papeles! --¿Pero por qué, m'hijito? --¡Pues va conduciendo con exceso de velocidad, y en sentido contrario! --¡Uy, m'hijito! Puesh te losh quedo a deber porque no tengo nada, y ademásh n o shé ni por dónde ando. --Uuuy, señora, ¡Pues le va a salir muy caro! --¡Ay, m'hijito! ¿Y cómo puedo arreglar esho? -Bueno, señora..., tal vez si me da una mordidita... --¡Úchala! Puesh tendrá que sher una MAMADITA, ¡Porque me he dejado la dentadura p oshtisha en casa!... Conducía un hombre, por un pueblo de gente conocida, como muy poco inteligen te junto a cuatro amigos en un viejo Renault 4. En medio de un puente se encuentran con un puesto de la guardia civil, un oficial los detiene y los interroga: --Señores, -dice el oficial-, Necesito ver la documentación del vehículo. --No hay problema, aquí tiene. Después de observar detenidamente los papeles el oficial comenta: --Bueno, señor, tendré que ponerle una multa de tráfico. --¿Por qué? ¿Si todos los papeles están en orden? --¡Claro que no, aquí dice Renault 4 y ustedes son 5 pasajeros! --Pero, señor guardia..., El 4 es el modelo del automóvil, no tiene nada que.. . --¡Basta de discutir! ¡Aquí sólo pueden viajar 4 personas! --Pero es una locura que... --¡CÁLLESE HE DICHO! ¡Bájese del vehículo, ahora mismo! --¡Está bien! ¡Está bien! ¡Pero exijo hablar con el jefe de policía! --Bueno, pero va a tener que esperar a que termine de discutir con los dos pasajeros del Fiat Uno. Un policía de tráfico detiene a un hombre que va conduciendo erráticamente. Le dice que se baje del coche, y cuando el otro obedece le ordena que sopl e en el detector de alcohol. El detenido responde: --No puedo hacerlo, oficial. --¿Por qué no? --Porque soy asmático, y si soplo en ese tubo me puede dar un ataque de asma

.

El policía le dice entonces: --Bueno, sólo déme una muestra de orina, que pueda analizar en la estación. --No puedo hacerlo, oficial. --¿Por qué no? --Porque soy diabético, y si orino en un frasco se me puede bajar el azúcar. El policía dice: --Bueno, en ese caso le tomaré una muestra de sangre. --No puedo hacer eso, oficial. --¿Y por qué no? --Porque soy hemofílico, y si me toma una muestra de sangre moriré desangrado. El policía dice por fin: --Entonces camine derecho sobre esta línea blanca. --No puedo hacerlo, oficial. --¿Y por qué no, coño? --Porque estoy borracho...

Un tío va conduciendo por la autopista y lo detiene un policía: --Buenas noches, esto es un control de alcoholemia, pero tenemos el aparat o dañado, así que le voy a hacer una serie de preguntas para saber si usted está bebid o o no, ¿De acuerdo? --Con mucho gusto, -le contesta el tío-. --Vamos a ver..., Va usted por la carretera, de frente ve dos luces que se acercan. ¿Qué piensa usted qué es? --¿Pues qué va a ser?... ¡Un coche! --Sí, pero..., ¿Qué coche? ¿Un BMW, Mercedes, Audi?... ---¿Y cómo quiere que lo sepa? --Empezamos mal, ¿Eh? -dice el policía-. Creo que usted no va a pasar la prueb a... Siguiente pregunta: Va usted por la carretera, y ve de frente una luz que se acerca. ¿Qué es? --¿Pues que va a ser? ¡Una moto! --Sí, pero..., ¿Qué moto? ¿Una Kawasaki, Suzuki, Yamaha?... --¿Y cómo quiere que lo sepa? --Definitivamente creo que usted da positivo en la prueba de alcoholemia. El tío, que ya estaba harto, le dice al policía: --Jefe..., ¿Puedo hacerle yo una pregunta? --¡Adelante..., hágala! --Va usted por la carretera, y en la acera ve una señorita con poca ropa, mi nifalda, un gran escote, apoyada en un poste de la luz, moviendo su bolso en círcu los. ¿Qué cree usted que es? --¿Pues qué va a ser? ¡Una puta! --Sí, pero..., ¿Qué puta?... ¿Su madre, su hermana o su abuela? Un tipo va conduciendo borrachísimo su coche. Un policía lo intercepta: --Lo siento, pero tendrá que bajarse del automóvil. En su estado no puede uste d conducir. --¡Hombre!, conducir si puedo..., ¡Lo que no puedo es caminar ni tenerme de pi e, coño! Cómo actuar ante una multa de tráfico: Un motorista de la guardia civil intercepta un coche que circula a gran velocidad: GC.- Buenos dias. ¿Se ha dado cuenta de que iba usted a 180? C.- Lo siento pero es que estoy muy borracho y no me fijo en las señales. GC.- ¿Me permite su carnet de conducir? C.- No va a poder ser, me lo retiraron por atropellar dos ancianas. GC.- ¿Los papeles del coche? C.- Es que no es mío, lo acabo de robar. GC.- Mire en la guantera quizás estén ahí.

C.- Imposible, los habría visto cuando puse la pistola en ella. GC.- ¿Qué pistola? C.- Hombre, la pistola con la que maté a la niña que llevo en el maletero... El guardia civil, asustado, retrocede hacia su moto y, por la radio,pide refuerzos. Inmediatamente se presentan varios coches de la guardia civil y rodean al infractor. El comandante se acerca al conductor : GC.- Buenos días ¿me permite su permiso de circulación? C.- No faltaba más, aquí tiene usted. GC.- ¿los papeles del vehículo? C.- Por supuesto, tenga usted. GC.- Ahora, con mucho cuidado... ¿Podría abrir la guantera? C.- Claro, no faltaba más. (Abre y se ve la guantera vacía). GC.- Ahora ábrame el maletero. (el conductor abre yyyy, cómo no, el maletero está vacío). GC.- Perdone pero no entiendo nada, hemos venido urgentemente porque nos habían dicho que estaba usted borracho, que conducía sin carnet, que el vehículo era robado y sin papeles, que llevaba una pistola en la guantera, un cadáver en el maletero... C.- No me diga más! seguro que también le han dicho que conducía con exceso de velocidad, ¿verdad? Una pareja se fue de vacaciones a una laguna donde se podía pescar. Al esposo le gustaba pescar al amanecer y a su mujer le encantaba leer. Una mañana, el esposo volvió después de varias horas de pesca y decidió tumbarse y dormir una pequeña siesta. Aunque no estaba familiarizada con el lago, la esposa decidió salir a pasear en el bote. Remó una pequeña distancia, ancló el bote y retomó la lectura de su libro. Al poco rato apareció el guarda en su bote. Llamó la atención de la mujer y le dijo: --Buenos días, señora... ¿Qué está haciendo? --Leyendo, -respondió ella-; pensando: "¿Es que acaso no es obvio"? --Se encuentra en un área de pesca restringida. --¡Pero si no estoy pescando!... ¿No lo ve? --Sí, pero tiene todo el equipo. Tendré que llevarla conmigo a comisaría y ponerle una multa. --¡Si usted hace eso lo denunciaré por violación! -dijo la mujer indignada-. --¡Pero si ni siquiera la he tocado!... --No, No; ¡Pero tiene todo el equipo! EL HOMBRE QUE SE APEÓ POR UNA NECESIDAD J.A.H. ,Madrid Uno de los relatos sobre accidentes que más carcajadas ha despertado entre a bogados y empleados de algunas compañías de seguros de Madrid es el siguiente: Acaeció que un automovilista detuvo el coche en el arcén y, apremiado por sus necesidades fisiológicas, se ocultó en unos arbustos muy próximos a la vía. Mientras tanto, un camión de gran tonelaje, que viajaba en la misma dirección, embistió por detrás a su turismo. Días después, este hombre se dirigió por escrito a su compañía de seguros y, mas o me nos, describió así los pormenores del siniestro, según recuerda el abogado de una impo rtante aseguradora madrileña: "Circulando normalmente por la carretera con mi automóvil me entraron ganas de hacer del cuerpo, por lo que paré el vehículo en el arcén y me fui a hacerlo a unos matorrales cercanos, y cuando estaba con los pantalones bajados", -explicaba-, "vino el contrario y me dio por detrás con el basculante" [del camión].

Un hombre que pasea por un camino ve a un indio piel roja acostado con su oído pegado al suelo. Se acerca y escucha. El indio dice: --Ruedas grandes, pickup Ford, color verde, conducida por un hombre, con u n perro de policía sentado en el asiento del acompañante, matrícula del Estado de Colo rado y viajando mas o menos a 100 kmh. El hombre está atónito. --¿Me quiere decir cómo puede saber todo eso con sólo escuchar con su oído pegado a la tierra? El indio contesta: --¿Qué oído pegado a la tierra, ni qué coño?... ¡Esa camioneta me acaba de atropellar! Dos coches chocan y los dos conductores salen a ver que ha pasado. --¿Cómo se encuentra? --Yo bien, ¿Y usted? --Hombre, el susto... --Pues mire, yo tengo el mejor remedio para eso, ¿Quiere un poco? Y mientras está hablando, se saca un botellín de Whisky de su abrigo, y se lo ofrece al otro conductor. --Hombre, pues muchas gracias, me va a sentar genial. Tras echar un largo trago, le devuelve la botella, pero ve que el otro se la guarda de nuevo en el abrigo. --Oiga, ¿Y usted no va a beber? --Qué va, yo no voy a probar ni una gota de alcohol hasta que no haya venido la policía. Por una carretera iba un tío con su porche, en una autopista, y llevaba su a utomóvil a 280 km/h. En eso ve un letrero que dice: "Disminuya a 200km". El tío le hace caso al letrero y disminuye a 200km. Después ve otro letrero que dice: "Disminuya a 150km". El tío vuelve a obedecer sin titubear. Después, como en 10 minutos, ve otro letrero que dice: "Disminuya a 100km". El tío se empieza a desesperar, pero obedece detodos modos. Como unos 20 minutos después, observa otro letrero que dice: "Disminuya a 50km". El tío, ya molesto, vuelve a disminuir la velocidad hasta 50km Después de 15 minutos, comprueba con asombro que hay otro letrero que dice: "Disminuya a 10 km". El tío piensa que quizá haya algo peligroso, así que vuelve a obedecer, y como a 10 minutos ve un letrero que dice: "Disminuya 1Km". Su coche ya va a vuelta de rueda, cuando de repente, frente a él, hay un let rero que dice: "Bienvenido a disminuya". Ésto es un conductor de camiones, que transporta 75 toneladas de nitroglicer ina, y justo en lo más alto de un collado se da cuenta de que no tiene frenos, y e mpieza a bajar cada vez más rápido. El camión va derrapando como si fuese una moto, esquivando como puede a los coches que vienen en dirección contraria. Va traqueteando todo el rato, porque el firme de la carretera está lleno de baches, y de vez en cuando choca ligeramente con el muro que hay al lado de la c alzada. El conductor intenta, en vano, encontrar algún desvío, y al final el camión se s

ale de la carretera, por una curva que da a un precipicio profundísimo. El desgraciado conductor, intenta quitarse el cinturón de seguridad, pero éste se ha atascado. Mientras el camión va cayendo, se las apaña para cortarlo con una navaja que se le e scurre entre los dedos, varias veces, porque los tiene llenos de sudor. Intenta abrir la puerta, pero en uno de los choques contra el muro se ha d eformado y es imposible moverla, así que coge el extintor y empieza a golpear el p arabrisas. Éste, como es de cristal superresistente, le cuesta mucho, pero al final consigue romperlo y salta. Sin embargo, se engancha con los vaqueros en uno de los hierro s. Intenta soltarse, pero es imposible, así que se los quita y por fin sale del camión. A pesar de que no ve nada, porque ha perdido las gafas, consigue agarrarse a una ramita. En ese momento, el camión explota con tanta violencia que a su alrededor cae una lluvia de fragmentos ardiendo y se produce una avalancha encima del infortu nado. El hombre aguanta, como puede, los golpes de las piedras en la cabeza, per o la ramita es demasiado fina y se desprende de golpe. El camionero baja rodando por el barranco, golpeándose con todas las piedras , casi pierde el conocimiento, hasta que consigue agarrarse a un cardo borriquer o y cree estar a salvo. sin embargo, debajo de ese cardo hay una colmena. Nuestro hombre es alérgico al veneno de las abejas, pero como no puede soltarse po rque la caída sería mortal, aguanta impasible sus picaduras. Transcurre un rato que le parece una eternidad, hasta que oye unos gritos. Le dicen que le han visto y que van a llamar a la Guardia Civil. No hay ningún teléfono cerca, así que tienen que ir hasta el pueblo mas próximo, a 20 ki lómetros de distancia. Un atasco, impide que la ayuda llegue pronto, y cuando llega la Guardia Ci vil se dan cuenta de que van a necesitar cuerdas para llegar hasta el fondo para rescatarlo, y vuelven a por ellas. El camionero aguanta varias horas bajo el sol ardiente, que le produce que maduras de tercer grado, pero al final es rescatado. Entonces, uno de sus salvadores le dice: --Gracias a Dios se ha salvado. --No, gracias a Dios no, me he salvado gracias a ese cardo, porque las int enciones de Dios estaban bien claras. Le dice un Guardia Civil a otro: --Chaval, he descubierto una manera de hacerlo que es la re-hostia. --¿Cómo? -pregunta el otro-. --Pues mira: Pongo a mi parienta a cuatro patas y cojo la pistola con una

mano. Cuando estoy a punto de eyacular, me pongo en plan cowboy, pego cuatro tiros al aire, y a mi mujer le entra un acojone de la hostia, y aprieta el culo, ¡Y no veas cómo te pones! --Joder, pues esta noche cuando llegue a casa lo pruebo. A la mañana siguiente, se vuelven a encontrar . --¿Qué?, ¿Cómo fue anoche? Acojonante, ¿No? --Acojonante... Anda, no me hables, no me hables... -¿Pues y qué pasó? ¿Lo hiciste como te dije? --Sí, sí. Llegué a mi casa, cogí el pistolón Magnum de las ocasiones especiales y me puse a hacer el 69 con mi parienta. Cuando estaba a punto de eyacular, pegué 6 tiros al aire... --¿Y qué? --¿Y qué? ¡Pues que me pegó un bocao en el nabo que casi me lo arranca, se me tiró u n pedo en la cara y del armario salió un tío en pelotas y con los brazos en alto! {LADRÓN, LADRÓN, LADRÓN}

Gritaba la gente llamando al policía..., "al ladrón, ladrón" y el joven corría po r los callejones cercanos a la avenida, llevándose la cartera de una señora que en su auto se detuvo en un semáforo. Lo veía de lejos una señorita que, con ajustados pantalones, criticaba a esos delincuentes, mas ella a su vez, sensual y astuta, había seducido y robado el ma rido (médico del Seguro) de una mujer madre de dos hijos. Salió de su almacén el dueño y maldecía a esos rateros, y él tenía siete criaturas c n cuatro señoras, robándoles a ellas su dignidad al engañarlas y al no reconocer leg almente ni darle tiempo de padre a ninguno de esos chiquillos. El sargento que dirigía la patrulla animaba a sus subalternos a apresar al ladronzuelo, y él robaba dinero aceptando "mordidas" en pago por no poner las suf ridas multas. Una mujer con rulos en la cabeza, que vendía billetes "clandestinos" de lote ría, gritaba que "ojalá pusieran veinte años preso a ese ladrón", y ella gozaba robándole s la fama a las personas con su lengua calumniadora. Después de mucho correr y al no aceptar la orden de detenerse, un disparo e n la pierna hace caer al muchacho y lo llevan al hospital, donde esperaba ser l levado a la cárcel. Al día siguiente en un gran sofá y después de tomar su martini, el acaudalado y grasoso hombre de negocios leía el periódico y, viendo la foto del joven con espos as y herido, decía: "¡cuándo extirparán de la sociedad a todos estos desalmados"! Lo escuchaba con aduladora atención la querida de turno con su cabello teñido de ro jo. El, ladrón de cuello blanco, contrabandeando por años y robándole dinero al puebl o al no pagar impuestos, y que hacía negocios turbios bien protegido por un par d e reconocidos abogados, tomaba el teléfono para llamar a la parroquia y decir qu e mandaba una donación de quinientos "dóla" "pá" los pobres del barrio. El cura emocionado, daba las gracias aún sabiendo de su picardía, pero decía qu e no importaba, porque "ese dinero quedaba bautizado" por el fin que se le daba . Luego se iba a misa sin preparar la homilía y decía cuatro bobadas ante un público al que se le robaba su tiempo, por no sacar de sus palabras nada en claro, salvo por el valor intrínseco e infinito de la Santa Eucaristía. "¿Te enteraste, fulana, del robo del otro día?, -mientras hacía las compras en el "súper" una a la otra le decía-. "Claro, y por cierto, qué lástima que no lo mataro n". Ésta está casada con un político que en alguno de nuestros gobiernos se ha enriqu ecido con negocios hechos por pago de licitaciones fraudulentas, y que no es más que un ladrón de mucho peso. Mientras, a toda velocidad por la avenida, el conductor del autobús enloque cido comentaba: "al pelao de la quince, al fin lo atraparon. ¡Vaya ladrón!", sabiendo todos los que escuchaban que este conductor ya llevaba dos muertos por atropello y eso se lla ma: "robar la vida, que es lo más sagrado". Lo esquiva el taxista enfurecido que le grita: "!loco, hijo de..."!, mientras comentaba a la pasajera, después de escuchar la no ticia del ladrón en la radio, lo peligrosas que están las calles por los ladrones.. . y los conductores de autobuses, ¡Por supuesto! La pobre señora del interior, no sabe que el respetado taxista la ha llevado por cuatro calles dando "vueltas" sin llegar a su destino, para cobrarle el d oble de lo merecido. Al final la pobre mujer se baja muy cerca de la Asamblea Nacional, donde con grandes discusiones basadas en estrategias políticas y con las sillas vacías d e algunos que no cumplen con lo que es su primera obligación, (cómo sufren para que haya quórum), se van matando las ilusiones de muchos pobres, aquellos a los que se les ha robado una vez más la esperanza promovida por las falsas promesas de los políticos de siempre. Que hay personas que les robaron años de felicidad a los hijos, por irse de casa dejándolos abandonados, y otros que les hicieron la vida imposible a sus pa dres con sus vicios y vagabundaje, claro que existen. Que hay otros que trabaja n a medias y no se merecen el salario que les brindan, también, y, por supuesto,

otros muchos que no pagan los sueldos justos a los empleados y están "con la ley en su favor" robándole a la gente lo que justamente se merecen. Todos son ladrones, de tiempo, de paz, de dinero, de dignidad. ¿Pero qué digo yo?, si yo también en mi vida he robado tiempo, energía y creatividad que se merecían los pobres y ratos de oración que se merecía mi Dios. De todo eso me doy cuenta a hora, por lo que termino diciendo: ¿Ladrón, el jovenzuelo que robó la cartera? Claro q ue lo es, ¿Pero quién tira la primera piedra, si muchos, de una forma u otra, pert enecemos al Sindicato de Ladrones Anónimos? ¿No le parece, colega? {UN PLEITO} I Diz que dos gatos de Angola en un mesón se metieron, del cual sustraer pudieron un rico queso de bola. Como equitativamente no lo pudieron partir, acordaron recurrir a un mono muy competente... Mono de mucha conciencia y que gran fama tenía, porque el animal sabía toda la jurisprudencia. --Aquí tenéis -dijo el gato, cuando ante el mono se vio-, lo que este compadre y yo hemos robado hace un rato. Y pues de los dos ladrones es el robo, parte el queso en mitades de igual peso e idénticas proporciones. Aquel mono inteligente observa el queso de bola, mientras menea la cola muy filosóficamente. --Recurrís a mi experiencia y el favor he de pagaros, amigos, con demostraros que soy mono de conciencia. Voy a dividir el queso, y, por hacerlo mejor, rectificaré el error si hubiera, con este peso. Por no suscitar agravios saca el mono una balanza, mientras con dulce esperanza se lame el gato los labios. --Haz buen mono lo que quieras -dice el otro con acento muy grave, tomando asiento sobre sus patas traseras-. II Valiéndose de un cuchillo, la bola el mono partió, y enseguida colocó un trozo en cada platillo. Pero no estuvo acertado al hacer las particiones, y tras dos oscilaciones se inclinó el peso hacia un lado.

Para conseguir mejor la proporción que buscaba en los trozos que pesaba, le dio un mordisco al mayor. Pero como fue el bocado mayor que la diferencia que había, en la otra experiencia se vio el mismo resultado. Y así, queriendo encontrar la equidad que apetecía, los dos trozos se comía sin poderlos nivelar. No se pudo contener el gato, y prorrumpió así: --Yo no traje el queso aquí para vértelo comer. Dice el otro con furor mientras la cola menea: --Dame una parte, ya sea la mayor o la menor..., que estoy furioso, y arguyo, según lo que va pasando, que por lo nuestro mirando, estás haciendo lo tuyo. III El juez habla de este modo a los pobres litigantes: --Hijos, la justicia es antes que nosotros y que todo. Y otra vez vuelve a pesar, y otra vez vuelve a morder, los gatos a padecer y la balanza a oscilar. Y el mono, muy satisfecho de su honrada profesión, muestra su disposición para ejercer el derecho. Y cuando del queso aquél quedan tan pocos pedazos, que apenas mueven los brazos de la balanza, en el fiel, el mono se guarda el queso y a los gatos les responde: "Esto a mí me corresponde por los gastos del proceso"... (Rubén Darío) * CHISTES DE CIENCIA PROFESORES Y ESTUDIANTES Si el precio de los colegios sigue subiendo, nuestros hijos serán ricos pero estúpidos. Cuanto más estudiamos, más sabemos. Cuanto más sabemos, más olvidamos. Cuanto más olvidamos, menos sabemos. --Entonces: ¿Para qué estudiamos? Un cavernicolita, hijo, llega a la cueva, le da las calificaciones al cave rnicola padre que las lee detenidamente, y al rato dice: --Mira, que suspendas caza, lo comprendo, porque eres pequeño y todavía no pue des con la lanza.

Que suspendas agricultura te lo paso, porque es un rollo y al principio cuesta t rabajo agarrarle la onda. Que suspendas pintura rupestre te lo perdono, porque todavía eres pequeño y no coord inas, pero... QUE SUSPENDAS HISTORIA..., ¡NO JODAS, COÑO!, ¡SI APENAS LLEVAMOS DOS PÁGINAS! La profesora interviene en una discusión entre dos alumnos. --Alfredito, ¿Cuál es el problema? --Es que soy demasiado inteligente para estar en el primer curso. Mi herma na está en tercero y yo soy más inteligente que ella. ¡Yo quiero ir para el tercero ta mbién! La profesora ve que no puede resolver el problema, y lo manda para la dire cción. Mientras Alfredito esperaba en la antesala, la profesora le explica la sit uación al director. Éste le promete hacerle un test al muchacho, que seguro no conse guirá responder a todas las preguntas, y así accederá a continuar en el primer grado. Ya puestos de acuerdo ambos, hacen pasar al alumno y le hacen la propuesta del test, que él acepta. --A ver Alfredito, ¿Cuánto es 3 por 3? --9. --Y..., ¿Cuánto es 6 veces 6? --36. El director continúa con la batería de preguntas que un alumno de tercer curso debe conocer, y Alfredito no comete ningún error, por lo que dice a la profesora: --Creo que tendremos que pasarlo al tercer grado. -¿Puedo hacerle yo unas preguntas también? El director y Alfredito asienten. --¿Qué tiene la vaca 4 y yo sólo dos? --Las piernas, -responde sin dudar-. --¿Qué tienes en tus pantalones, que no hay en los míos? El director se ajusta los lentes, y se prepara para interrumpir... --Los bolsillos, -responde el niño-. --¿Qué entra al centro de las mujeres y sólo detrás del hombre? Estupefacto, el director contiene la respiración... --La letra "E", -responde el alumno-. --¿Y dónde las mujeres tienen el pelo más rizado? --En África, -responde Alfredito sin pestañear-. --¿Qué es blando, y en las manos de una mujer se torna duro? --El esmalte de uñas, profe. --¿Cuál es la parte más sensible de la mujer, tiene 6 letras y termina en INA? --La retina. --¿Qué tienen las mujeres en medio de las piernas? --Las rodillas, -responde Alfredito al instante-. --¿Y qué tiene una mujer casada más ancha que una soltera? --La cama. --¿Qué palabra comienza con la letra C y termina con la letra O y puede estar claro u oscuro? El director empieza a sudar frío. --El cielo, profesora. --¿Y qué empieza con C, tiene un agujero en medio y yo se lo he dado a varias personas? --Un CD. Más aliviado, el director les interrumpe y le dice a la profesora: --Profesora: Póngame a Alfredito en 4º curso. ¡Yo me habría equivocado en todas! (Reconocedlo, ¿No lo habríais pasado a 4º? Jjejeje). Pregunta de examen. PREGUNTA: ¿Cuántos continentes hay? RESPUESTA: Unos 150, aunque no he estado en todos. Conozco el de Majadahon

da y Alcobendas. De todas formas ahora se llaman Carrefour. El último día de clases, los alumnos le llevaron regalos a la profesora: El hijo del florista le entregó un ramo de flores, y la hija del confitero, una bonita caja de bombones. En eso, el hijo del dueño de la licorería se acercó cargando una caja grande y p esada. Al recibirla, la profesora se dio cuenta de que algo escurría por la base. Con el dedo recogió una gota del líquido y la probó. --¿Es vino?, -pregunta tratando de adivinar-. --No, -responde el chico-. La profesora probó otra gota: --¿Champaña, quizá? --No. --Me rindo, ¿Qué es? --¡Un perrito! Dos amigos conversando en la clase de lengua: --Íbamos yo y Manolo... --No, ¡íbamos Manolo y yo! --Vale, listo, yo no iba. Dos amigos hacen un examen, y al terminar se encuentran en el patio del co legio y empiezan a charlar. De repente, llega el profesor y les dice: --¡Suspendidos! ¡Ustedes se han copiado! Y le dicen los amigos: --¿Por qué? --Porque en la última pragunta, Luis respondió "No lo sé", y tú has puesto "Yo ta mpoco". a: !

En una reunión de amigos, un padre SE PAVONEABA de la inteligencia de su hij --Siempre tiene una respuesta para todo, es más..., ¡Ahora está aprendiendo inglés

¡A ver Carmina, ven aquí, por favor, para que mis amigos lo escuchen! ¿Cómo le dices a tu amiguito, VEN AQUÍ? --Fácil, papá, "COME HERE". --¡Muy bien! ¿Y cómo le dices "VETE PARA ALLÁ"? --Muy fácil, papá; me voy para allá y le digo: "COME HERE"! Le dice un niño a su padre: --Papá, hoy en la clase de lengua nos han explicado el significado de las pa labras "hipotéticamente" y "realmente". Pero, la verdad, no me ha quedado claro. ¿Pu edes ayudarme? --Mira, Rodrigo, te lo explicaré con un ejemplo. Pregúntale a tu madre si se a costaría con otro señor por un millón de pesetas. El niño, ni corto ni perezoso, se dirige a su madre y le espeta: --Mamá, ¿Tú te acostarías con otro señor a cambio de un millón de pesetas? --Ay, hijo mío, claro que sí. No sabes lo bien que nos vendría un millón de peseta s para pagar las deudas y llegar a fin de mes... Rodrigo le comenta esta respuesta a su padre, y éste le dice: --Pues ahora dile lo mismo a tu hermana Carolina. El chaval, con mucha curiosidad, se dirige a su hermana mayor y le hace la pregunta: --Carolina, ¿Tú te irías a la cama con un señor si te dieran un millón de pesetas? --Naturalmente. ¿Tú sabes la cantidad de ropa que podría comprarme con un millón? El niño regresa donde está su padre y le explica el resultado de esta segunda encuesta.

--Pues ahora, Rodrigo, pregúntale lo mismo a la abuela. Y así lo hace: --Abuelita, perdona por la pregunta, pero ¿Tú te acostarías con un señor por un mi llón de pesetas? --¿Acostarme con un señor y que además me den tanto dinero? No quiero engañarte, sí que lo haría. Ya muy mosqueado, el chico le da cuenta a su padre de la respuesta de la a buela. --Pues ahora, hijo, entenderás la diferencia entre "hipotéticamente" y "realme nte". En casa, hipotéticamente tenemos tres millones de pesetas..., ¡Pero realmente, tenemos tres putas! Cuando los conquistadores ingleses llegaron a Australia, se asombraron al contemplar aquellos animales tan extraños dando esos saltos tan formidables. Inmediatamente, llamaron a los pacíficos nativos y les preguntaron el nombre de aquellas criaturas. "Kan Ghu Ru" -les contestaron-. Así, los ingleses adaptaron el nombre nativo a la palabra inglesa "kangaroo" . Después de siglos de estudio de las lenguas nativas, los lingüistas determinar on el significado de aquella respuesta: "No te entiendo". Un profesor de primer año de Medicina está dando a sus alumnos la primera lecc ión sobre autopsias en la morgue y les dice: --Para hacer una autopsia, hay dos elementos básicos: el primero, no tener n inguna repugnancia. En ese momento, el profesor introduce un dedo en el ano del muerto y luego lo chupa. A continuación pide a los estudiantes que hagan lo mismo, y tras de hab er transcurrido un rato de silencio temeroso, éstos comienzan a obedecer. Cuando y a todos los alumnos han terminado de chuparse con asco el dedo, el profesor pros igue: --El segundo elemento fundamental, es un sentido muy agudo de observación: y o he metido mi dedo anular, pero me he chupado el índice. Llega un estudiante latino, dos semanas tarde, a una clase en la Universid ad de Massachussets. Se presenta ante el profesor y le explica el motivo de su tardanza, y el profesor le permite entrar en clase. El profesor dice: --Empecemos la clase, revisemos un poco la historia de los EE.UU. ¿Quién dijo la frase: "Denme libertad o denme la muerte"? Ninguno levanta la mano para contestar, excepto el latino: --Patrick Henry, 1775; (dijo todo esto en inglés). Continúa el profesor: --¿Quién dijo la frase: "Un gobierno del pueblo, para el pueblo, y por el pueblo no perecerá nunca"? Nuevamente la mano del latino, que responde: --Abraham Lincoln, 1863. El profesor pierde su compostura y putea a toda la clase: --Les debería dar vergüenza, que este muchacho recién llegado a nuestro país, sepa más que ustedes. El profesor se da la vuelta para escribir en la pizarra la siguiente pregu nta, cuando escucha un susurro: "Maldito Latino". --¿Quién diablos ha dicho eso?, -pregunta enfurecido el profesor-. --Primer Movimiento Raza Blanca, 1985", -dijo el latino-. Un estudiante, ya encabronado y apabullado por la superioridad y conocimen

tos del latino, dijo desde el fondo de la clase: "Voy a vomitar". --¿Quién coño ha dicho eso?, -pregunta el profesor-. Y nuevamente el latino responde: --George Bush al Primer Ministro Japonés, 1991. Ahora ya, verdaderamente enfadado, un tercer estudiante le grita al latino --¡Hey, chúpame el pito! A lo que el latino responde: --Bill Clinton a Monica Lewinsky, 1998. Después de cerciorarse de que no había nadie en el pasillo, una estudiante ent ra en el despacho de su profesor, y cierra la puerta. --Profesor, yo haría "cualquier" cosa por aprobar este curso. El profesor levanta la mirada desde su escritorio y la mira. Ella se acerca seductoramente y le dice: --Quiero decir, que haría "CUALQUIER" cosa... Él le pregunta: --¿Cualquier cosa? --Sí, "cualquier" cosa. --¿De verdad? ¿Cualquier cosa? Y ella se le acerca todavía más, y contesta de nuevo: --Sí, "Cualquier" cosa Él acerca su rostro al de ella, y le susurra: --¿Podrías estudiar? El padre le dice a su hijo: --Hijo mío, acuérdate de George Washington. Cuando él tenía tu edad, era el primer o de la clase. --Sí, papi, y cuando él tenía la tuya, era presidente de los EEUU. El joven discípulo de un sabio filósofo, llega a casa de éste y le dice: --Oye, maestro, un amigo tuyo ha estado hablando de ti con malevolencia... --¡Espera!, -lo interrumpe el filósofo-. ¿Ya has hecho pasar por las tres rejas lo que vas a contarme? --¿Las tres rejas? --Sí. La primera es la verdad. ¿Estás seguro de que lo que quieres decirme es absolutamente cierto? --No, se lo he oído comentar a unos vecinos. --Al menos lo habrás hecho pasar por la segunda reja, que es la bondad. Eso que deseas decirme, ¿Es bueno para alguien? --No, en realidad no. Al contrario... --¡Ah, vaya! La última reja es la necesidad: ¿Es necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta? --A decir verdad, no. --Entonces, -dijo el sabio sonriendo-: Si no es verdadero, ni bueno ni necesario, sepultémoslo en el olvido. Éste era un científico que estaba haciendo un experimento con una pulga. Le dijo a la pulga: --¡Salta, pulga! Y la pulga saltó un metro. Le quitó una pata y le dijo lo mismo. Entonces la pulga saltó medio metro. Así le fue quitando todas las patas, -hasta que no le quedó ninguna-, y lo ano tó todo en su libreta. Cuando se aseguró de que el animal no tenía ninguna pata le dijo que saltara, p ero la pulguita, obviamente, no saltó. Entonces el gran sabio llegó a la siguiente conclusión:

Pulga sin patas = pulga sorda. --¿Cómo se dice, de la forma científica, "más vale un pájaro en mano que ciento vola

ndo"?

--Tiene mas valor intrínsico un volátil fugaz en concavidad metacarpiana, que cien de sus congéneres surcando los espacios siderales. Unos investigadores, en la universidad de Pittsburgh, afirman haber encont rado el centro de la credulidd del cerebro humano, y ya han hecho un experimento operando a un tío al que le cortaron unos nervios en esta zona y se volvió un desco nfiado. Jo, tío, si te crees esto necesitas que te operen... --Papá, papá, hoy no quiero ir a la escuela. --¿Qué te pasa, hijo? --Pues mira, primero tengo sueño, segundo que me aburro y tercero que se ríen

de mí.

--¿Sabes lo que te digo? Que tienes que ir. Primero porque es tu obligación, segundo porque ya tienes cuarenta y cinco años y te rcero porque eres el director. Dos compañeros de facultad se encuentran al cabo de los años. --Ya me he enterado de que te has hecho escritor. --Pues sí, ¿Y cómo te has enterado? --El otro día entré en una librería, ví un libro con tu nombre y lo compré. --¡O sea, que fuiste tú! Un científico se trasladaba de viaje en un tren de Madrid a Asturias. En el compartimento se encontraba una segunda persona, pastor de ovejas que iba a visi tar a su abuela enferma. El científico aburrido le comenta al pastor: --Buen hombre, este viaje se me está haciendo un poco aburrido. ¿Querría usted p articipar en un juego de apuestas? --Usted dirá -le dice el pastor-. --Yo le hago una pregunta, y si usted no la responde me dá mil pesetas. Luego usted hace lo propio, y si yo no la respondo le doy las correspondientes m il pesetas. ¿Le parece? El pastor le contesta: --Mire, soy una persona de pueblo y no muy culta, y a usted se le vé que es una persona inteligente y de ciudad. Estaría en desventaja. El científico le dice: --Está bien, haremos otra cosa. Yo le hago una pregunta, y si usted no la re sponde me dá mil pesetas. Luego usted hace lo propio, y si yo no la respondo le do y 20.000 pesetas. ¿Le parece? --Eso está mejor, -dice el pastor-. Comienza el científico: --¿Cuál es la combinación química del acero compuesto? El pastor, rápidamente, mete la mano en su bolsillo y le entrega las mil pese tas. Turno del pastor: --¿Cuál es el animal que camina con tres patas, pero que corre con dos? Tras unos minutos de larga espera, y pensar el científico, éste saca las 20.00 0 pesetas y se las dá al pastor. El científico pregunta desconcertado: --¿Y cuál es ese dichoso animalito? El pastor introduce su mano en el bolsillo y le da las mil pesetas... Un profesor universitario, solía hacer comentarios sexistas de mal gusto en

sus clases. Un día, las alumnas decidieron no tolerarlo por más tiempo: la próxima vez que s oltara una de sus machistadas obscenas, se levantarían todas y abandonarían el aula, a la vez, en señal de protesta. La oportunidad no se hizo esperar. Al poco tiempo, en una de sus clases, e l susodicho profesor, largó una frase del estilo de: "Pues parece que, últimamente, en Francia hay una escasez notable de prostit utas"... Todas a la vez, las chicas se levantaron muy dignamente y se dirigieron a la puerta. Ante esta circunstancia, el profesor reaccionó contestando: "Señoritas, donde van? El avión de París no sale hasta dentro de seis horas... --¿Cuantos Bill Gates hacen falta para poner una bombilla? --Ninguno. --¿Por qué? --Porque la deja sin poner y declara la oscuridad como estandar. Si usted ha entendido este articulo, no dude en ponerse en contacto conmig o, y gustosamente se lo volveré a explicar hasta que no lo entienda.

...

--¿Sabías que la velocidad de la luz es mayor que la del sonido? --Sí, por eso tantas personas parecen brillantes hasta que empiezan a hablar

Un físico, un químico y un programador van en un coche por la carretera. De repente, el coche comienza a hacer un ruido extraño. Paran el coche, y dejando el motor en marcha elucubran sobre lo que sucede , mirando el motor. El físico dice: --Evidentemente, hay un problema de rozamiento entre los pistones, de ahí el ruido. El químico replica: --De eso nada, el ruido es debido a que la gasolina está mal mezclada. Y el programador va y dice: --¿Por qué no lo apagamos, lo encendemos, lo apagamos, lo encendemos, lo apaga mos, lo encendemos?... Un técnico en electrónica, un analista de sistemas y un programador de ordenad ores van en un coche, descendiendo una montaña, cuando les fallan los frenos. El coche empieza a embalarse, los ocupantes empiezan a gritar, víctimas del pánico, pero afortunadamente consiguen detener el coche justo a unos centímetros de un precipicio de 500 metros de profundidad. Salen del coche, respiran, y el técnico en electrónica dice, con la mano temblán dole todavía: --Creo que puedo arreglar el coche. El analista de sistemas contesta: --Yo pienso que lo mejor sería llamar a una grúa y remolcarlo hasta el pueblo, y que lo viese un experto. El programador sugiere: --De acuerdo, pero..., ¿Por qué no retrocedemos antes, volvemos a bajar la mon taña, y vemos si los frenos se vuelven a estropear? --¿Tú sabes por qué los físicos cuánticos no hacen el amor? --Porque si encuentran la posición no encuentran el momento, y si encuentran el momento no encuentran la posición. ARQUITECTO: Dícese de un tipo que no fue lo suficientemente macho para ser i ngeniero, ni lo suficientemente maricón para ser decorador. {Cómo se ponen las notas}

DEPARTAMENTO DE ESTADÍSTICA : Se colocan los estudiantes por orden alfabético sobre una gráfica, distribuido s a lo largo de una gaussiana. DEPARTAMENTO DE PSICOLOGÍA: Los estudiantes hacen una mancha en el examen, y el profesor pone la nota de acuerdo con lo primero que le sugiere dicha mancha. DEPARTAMENTO DE COMPUTACIÓN: Se usa un generador de números aleatorios. DEPARTAMENTO DE HISTORIA: Cada estudiante recibe la misma nota que el año anterior. DEPARTAMENTO DE RELIGIÓN: Dios pone las notas. (Inapelablemente). DEPARTAMENTO DE FILOSOFÍA: ¿Para qué queréis notas? DEPARTAMENTO DE DERECHO: Los estudiantes tienen que defender el por qué se merecen un sobresaliente. DEPARTAMENTO DE MATEMÁTICAS: Las notas son variables aleatorias. --¿Cuánto son 2+2? --Ingeniero.- 3.9968743. --Físico.- 4.000000004 +- 0.00000006. Matemático.- Espere, sólo unos minutos más, ya he probado que la solución existe y es única, ahora la estoy acotando... Filósofo.- ¿Qué quiere decir 2+2? Lógico.- Defina mejor 2+2 y le responderé. Contable.- "Cuánto quiere que sea el resultado"? Hacker.- Consigue acceder ilegalmente a un superordenador, escribe un prog rama para calcularlo, y dice que la respuesta es 5, salvo por un par de errores en el programa que se corregirán pronto. Si depurar es el proceso de eliminar errores en un programa, entonces programar debe ser el meterlos. Pulse CONTROL +ALT +DEL para continuar... La recursividad, bien entendida, comienza por uno. La recursividad, bien e ntendida, comienza por uno. La recursividad, bien entendida, comienza por uno. L a recursividad, bien entendida, comienza por uno... Ésto es un examen de estadística tipo test; a todas las preguntas hay que responder "cierto" o "falso". Total, que el profesor ve que hay un estudiante sentado al final de la cla se, que está tirando una moneda al aire, la coge en su mano, la mira, hace una mar ca en su hoja de respuestas, y vuelve a empezar. Esto continúa durante las tres horas del examen, y al final este estudiante es el úl timo que queda por entregar su examen. El profesor se le acerca y le pregunta: --Pero chico, si ni siquiera has abierto el examen..., ¿Cómo puedes tardar tan to en responder al azar? --Es que estoy comprobando las respuestas. Dirac tenía una herradura en su despacho. Un día un estudiante le preguntó si realmente creía que traía buena suerte, y Dira c le contestó: --Tengo entendido que trae buena suerte tanto si crees en ella como si no. Esto no es correcto. Ni siquiera es incorrecto. (Wolfgang Pauli, comentando un artículo).

--¿Has oído ese chiste de estadísticos? --Probablemente... El día que leí que beber era malo para la salud, dejé de LEER. Un reloj que no funciona, da la hora correcta dos veces al día. Si los científicos, realmente quisieran acabar con el hambre en el mundo, in vestigarían cómo una mujer puede convertir un kilo de helado en cuatro kilos de gras a. MÉTODOS PARA CAZAR UN LEÓN: EL MÉTODO DE LA GEOMETRÍA DE INVERSIÓN: --Pon una jaula esférica en mitad de la selva. Enciérrate dentro de ella. Haz una inversión con respecto a la jaula; ahora el exterior esta dentro de la jaula, con TODOS los leones, y tú estás fuera de la jaula. EL MÉTODO DE LA TEORÍIA DE LA MEDIDA: La selva es un espacio separable, por tanto existe una sucesión de puntos q ue convergen en el león. Seguimos estos puntos silenciosamente para acercarnos al león tanto como queramos, con el equipo adecuado, y lo matamos. EL MÉTODO TOPOLÓGICO: Observamos que el león tiene por lo menos la conectividad de un toro, por lo tanto lo podemos llevar a un espacio cuatridimensional, y lo manipulamos para h acerle un nudo. Cuando lo devolvamos al espacio tridimensional. Estará indefenso. EL MÉTODO TERMODINÁMICO: Construimos una membrana semipermeable, permeable a todo excepto a los leo nes, y la paseamos por la selva. EL MÉTODO DE SCHRODINGER: En todo momento existe una probabilidad de que el león esté dentro de la jaul a. ¡Ciérrala y siéntate a esperar. EL MÉTODO DE LA GEOMETRÍA PROYECTIVA: Sin pérdida de generalidad, podemos ver el desierto como una superficie plan a; proyecta esta superficie sobre una recta, y luego proyecta esta recta sobre un p unto dentro de la jaula; el león habrá sido aplicado al interior de la jaula. EL MÉTODO DE BOLZANO-WEIERSTRASS: Divide la selva en dos partes, y vallalas. El león tiene que estar en una de las dos partes; vuelve a dividirla en dos, construyendo una valla por la mitad, y procede iterat ivamente construyendo vallas que dividan en dos la zona en la que está el león. Finalmente, tendrás al león encerrado por una valla tan pequeña como quieras. EL MÉTODO DE PEANO: Construye una curva de Peano que recorra toda la selva. Esta curva puede ser recorrida en un tiempo arbitrariamente pequeño, así que lo único que tienes que hacer es coger una lanza y recorrer la curva en un tiempo menor q ue el que tarda el león en moverse una distancia igual a su tamaño. En un examen, se les pide a los estudiantes que demuestren que todos los núm eros impares son primos. MATEMÁTICO.- Se da cuenta de que el enunciado es falso, pero tiene que demo strarlo, así que escribe: "3 es primo, 5 es primo, 7 es primo, y por inducción, todos los numeros impares so n primos."

FÍSICO.- también "se da cuenta" de que es falso... "3 es primo, 5 es primo, 7 es primo, y por inducción, todos los numeros impares so n primos. Nota: al llegar al 9 se obtiene un error experimental". INGENIERO."3 es primo, 5 es primo, 7 es primo, 9 es primo, y por inducción, todos los numero s impares son primos". PROGRAMADOR DE ORDENADORES."3 es primo, 5 es primo, 7 es primo, 7 es primo, 7 es primo, 7 es primo, 7 es pr imo, 7 es primo, 7 es primo". TEÓLOGO."3 es primo, y por lo tanto todos los numeros primos son impares. De donde se IN FIERE la existencia de Dios, porque tal maravilla tiene que ser el resultado de una mente creadora superior; y además, ¿cómo puede alguien creer en la primalidad de l os numeros impares, y todavía negar la existencia de Dios? POLÍTICO: "3 es primo, 7 es primo, y por lo tanto todos los numeros impares son primos..., De acuerdo con la doctrina del partido". Esta verdad ha sido revelada al Gran Líder y Campeón de la Paz. Aquel que no esté de acuerdo es un conspirador contra-revolucionario. MÉDICO."3 es primo, 5 es primo, 7 es primo, y a los demás se les aplica el mismo tratamie nto hasta que se curen". RUBIA.--Oh, no sabía que todos vosotros Érais mis primos, esto debe estar mal visto. .. La arqueología es la única ciencia cuyo futuro está en ruinas.

.

Un verdugo a su víctima: --Te voy a torturar durante tanto tiempo, que te va a parecer un doctorado

Es triste pensar en la cantidad de estudiantes de economía que han suspendid o, por no saber cosas que han resultado ser falsas. Si no eres parte de la solución, eres parte del precipitado. --¿Qué es un oso polar? --Un oso rectangular, después de un cambio de coordenadas. Está Dios dándole una clase de geometría a Lobachevski: --...Y dos rectas paralelas se cortan en el infinito. No se puede demostrar, pero créeme, yo he estado allí. Teorema de Arquímedes: Coges un objeto y lo tiras al río, y si al rato no ha salido, puedes darlo p or perdido. El profesor al alumno: --Su tesis es buena y original. Lástima que la parte buena no sea original, y que la parte original no sea b uena... Definición de economista: Experto que sabrá mañana por qué lo que predijo ayer no ha sucedido hoy. .

Un contable tiene problemas para dormir, y lo consulta con un especialista El doctor le dice:

--¿Ya ha intentado contar ovejas? --Ese es el problema, doctor, si cuento ovejas y cometo un error, paso var ias horas tratando de corregirlo... {NO HAGAS ESTO} No mires nada en un laboratorio de física. No huelas nada en un laboratorio de bioquímica. No pruebes nada en un laboratorio de química. No toques nada en un hospital. Pero sobretodo, lo que nunca jamás debes hacer, es escuchar en una clase de filosofía. El típico profesor despistado va caminando por el campus cuando un estudiant e lo detiene y le hace un par de preguntas. Al acabar... --Bueno, pues esto era todo, muchas gracias. --De nada. Hasta mañana. --Adiós. Tras una breve pausa, el profesor le grita: --¡Eh! ¡Oye!, perdona, ¿Me podrías decir hacia dónde iba cuando nos encontramos? --Sí, claro, iba en esa dirección. (señalando) --Ah, entonces ya he comido... Dice un estudiante a otro: --Pues yo no entiendo para qué nos hace falta la energía nuclear, si total, ya tenemos la electricidad... La relación entre los profesores y los estudiantes es como la de una puta y sus clientes: Cuanto mejor eres, más te quieren joder. Copiar de un artículo se llama plagio, copiar de un libro se llama tesina, y copiar de muchos libros se llama tesis doctoral. 1) 2) 3) 4) 5) 6) . 7)

{¿Por qué Dios jamás recibiría una cátedra en una universidad?} Sólo tiene una publicación importante. Está escrita en hebreo. No tiene referencias. Y además, hay quién duda que él fuese el autor. Sí, es posible que crease el universo, pero no ha publicado los resultados. Los científicos han tenido problemas para confirmar experimentalmente la creación Resulta complicado trabajar con él.

Un biólogo, está experimentando sobre los efectos del alcohol. Un día se toma diez cubatas y se emborracha. A la semana siguiente, se bebe diez vasos de ron con coca-cola y, naturalm ente, la vuelve a pillar. En sucesivas semanas, va probando coca-cola con vodka, whisky, tequila... Y al final publica un artículo en el que afirma que lo que emborracha es la coca-cola, que es lo único que tenían todos los experimentos en común. Un topólogo es una persona que no sabe cuál es la diferencia entre una taza de café y un donut. Un estadístico podría meter su cabeza en un horno y sus pies en hielo, y decir que su estado medio es excelente.

{CHISTES DE INGENIEROS} Dos vectores se encuentran, y uno le dice al otro: --¿Tienes un momento? Tres ingenieros discuten sobre el diseño del cuerpo humano: --Obviamente, el que lo hizo era un ingeniero mecánico: Fíjate en las articulaciones, en los huesos de la mano, en... --No, hombre, fue un ingeniero eléctrico. Fíjate en el sistema nervioso, en lo complejo que es el cerebro, en... --Ah, no tenéis ni idea, ... Eso lo hizo un ingeniero civil: A nadie se le ocurre poner un desagüe tóxico al lado de un área recreativa. ¿Cómo sabían que era un ciervo? El físico observó que su tamaño, color, comportamiento, etc, era el de un ciervo , por lo tanto era un ciervo. El matemático le preguntó al físico, con lo cuál consiguió reducir el problema a otr o anterior. El ingeniero había ido a cazar ciervos, por lo tanto era un ciervo. Un químico, un biólogo y un ingeniero electricista fueron condenados a muerte y estaban esperando a ser conducidos a la silla eléctrica. El químico fue llevado primero. --¿Hay algo que quieras decir? -preguntó el verdugo, mientras lo sujetaba a la silla-. --No, -dijo el químico-. El verdugo apretó el interruptor... Y no pasó nada. De acuerdo con la ley, si una ejecución falla, el prisionero tiene que ser li berado; así que el químico fue puesto inmediatamente en libertad. Entonces le tocó el turno al biólogo. --¿Hay algo que quieras decir? --No, haz lo que tengas que hacer. El verdugo presionó el interruptor... Y otra vez no pasó nada, así que el biólogo fue liberado también. Entonces le tocó el turno al ingeniero. --¿Hay algo que quieras decir?, -preguntó el ejecutor-. --Sí. Si cambias de lugar ese cable rojo con el azul, es posible que esto fu ncione... Un ingeniero agrónomo, recién licenciado, vuelve a la granja de su padre, y se da una vuelta con él. --Mira, papá, estás trabajando con unos métodos demasiado anticuados, que hacen que tu producción sea demasiado baja. Por ejemplo, ¿A que no puedes conseguir siquiera diez kilos de manzanas de cada un o de estos árboles? --Claro que no, hijo. Esto son naranjos. Para el optimista, el vaso está medio lleno. Para el pesimista, el vaso está medio vacío. Para el realista, el vaso está hasta la mitad... Y para el ingeniero el vaso es dos veces más grande de lo necesario. {Las leyes de Murphy} Fallas generales: Errar es humano..., Culpar al computador de los errores es todavía más humano. Perdonar no es política de la empresa. Errar es humano, pero para causar una gra n tragedia se necesita un computador. La principal causa de los problemas informáticos son las soluciones informáticas. Un sistema complejo que no funciona es, invariablemente, la evolución de un sist ema sencillo que funcionaba bien.

Si usted no graba su trabajo cada cinco minutos, el computador solo fallará cuan do lleve varias horas de labores. Un computador es capaz de cometer, en dos segundos, tantos errores como 20 hom bres en 20 años. Software caprichoso: Un programa de computador siempre hace lo que el usuario le pide que haga, per o pocas veces hace lo que el usuario quiere que haga. Cuando usted aprende a usar un programa, aparece una nueva versión. Los programas siempre esperan el momento más crítico para fallar. Cuanto más tiempo tarde en bajar un programa de Internet, menos probabilidades h ay de que funcione. Los únicos programas que siempre funcionan bien son los virus. Problemas de hardware: Cuando usted finalmente logra entenderlo completamente, su computador ya es ob soleto. Un dispositivo, solamente presentará fallas, después de haber pasado la inspección f inal. El disco duro de su computador solo se dañará cuando contenga información vital de l a que no se han sacado copias de seguridad. Bajo condiciones de presión, temperatura, humedad y demás variables rigurosamente controladas, un equipo siempre hará lo que le dé la gana. Si usted consiguió un componente muy barato, el precio bajará cuando ya lo haya pa gado. La velocidad con que los componentes se vuelven obsoletos, es directamente pro porcional a su costo. Investigación y desarrollo: La función principal de los diseñadores de computadores es hacer las cosas difíciles para el que los ensambla, e imposibles para el personal de soporte. El diseño de cualquier circuito debe contener al menos una parte obsoleta, dos q ue no se pueden conseguir y tres que todavía están en desarrollo. La pieza que más falla en un equipo es la que se encuentra más escondida dentro de sus componentes. Si un proyecto informático se termina a tiempo, seguramente no está bien depurado. Hábitos de uso: Cuando todo lo demás falle, lea las instrucciones. Si usted no está completamente confundido es porque tampoco está completamente inf ormado. No importa cuán duro trabaje, su jefe siempre aparecerá cuando usted esté navegando por Internet. Las posibilidades de salir temprano de la oficina, son inversamente proporcion ales a la cantidad de mensajes electrónicos que su jefe haya dejado para última hora . Lo único peor a un usuario que no sabe nada de computadores, es uno que cree que sabe mucho. Los computadores le permiten desperdiciar tiempo eficientemente. La posibilidad de que el computador falle es inversamente proporcional a la ce rcanía de la fecha límite en que tiene que entregar el trabajo que está realizando. Los errores en los trabajos siempre se detectan después de imprimirlos o enviarl os. Fallas en línea: Cuando el 99 por ciento de un archivo haya sido descargado, siempre habrá una fa lla en el voltaje o en las comunicaciones que obligará a iniciar el proceso de nue vo. Cuando un mensaje es urgente, es imposible conectarse a la red. Su esposa, que casi nunca se acerca al computador, solo lo hará cuando usted rec iba un mensaje comprometedor de otra persona con la que nunca se ha comunicado. No importa la neutralidad de su mensaje, siempre ofenderá a alguien. La primera vez que usted olvida revisar si un mensaje tiene virus es la primer a que un mensaje trae un virus. Problemas de soporte:

Un experto es alguien que siempre llega en el último minuto para compartir la cu lpa. Un parche es una pieza de software que reemplaza errores viejos con errores nu evos. La información siempre está en la sección del manual donde menos se espera encontrar la. Cualquier operación sencilla se puede explicar con palabras complicadas. Ley de la gravitación selectiva: Toda herramienta se caerá donde produzca el mayor daño. Toda caja tirada a la basura contendrá, por lo menos, dos piezas esenciales. La experiencia adquirida es directamente proporcional al número de equipos arrui nados. Ley de la existencia del elemento odioso: Cuando algo va mal, siempre hay alguien que dice que él ya lo había predicho. La función principal de todo aparato electrónico es proteger sus propios fusib les; en caso de que aumente la tensión, el aparato se quemará mucho antes de que el volta je pueda dañar los fusibles. Todas las constantes son variables. Si hay un error en un cálculo realizado por varias personas, jamás se encontra rá al responsable. Los planos originales serán destruídos por la máquina copiadora. Un juguete irrompible es útil para romper otros juguetes. Todo aquello que se corte a medida, resultará ser demasiado corto. La conjetura de Banus: Si los dentistas trabajaran de noche, las muelas dolerían de día. {CHISTES DE MATEMÁTICOS} Romance de la derivada y el arcotangente Veraneaba una derivada enésima, en un pequeño chalet situado en la recta del i nfinito del plano de Gauss, cuando conoció a un arcotangente simpatiquísimo y de esp léndida representación gráfica, que además pertenecía a una de las mejores familias trigon ométricas. Enseguida notaron que tenían propiedades comunes. Un día, en casa de una parábola que había ido a pasar allí una temporada con sus r amas alejadas, se encontraron en un punto aislado de ambiente muy íntimo. Se dieron cuenta de que convergían hacia límites, cuya diferencia era tan pequ eña como se quisiera. Había nacido un romance. Acaramelados en un entorno de radio épsilon, se dijeron mil teoremas de amor . Cuando el verano pasó, y las parábolas habían vuelto al origen, la derivada y el arcotangente eran novios. Entonces, empezaron los largos paseos por las asíntotas, siempre unidos por un punto común, los interminables desarrollos en serie bajo los conoides llorones del lago, las innumerables sesiones de proyección ortogonal... Hasta fueron al circo, donde vieron a una troupe de funciones logarítmicas d ar saltos infinitos en sus discontinuidades. En fin, lo que eternamente hacían los novios. Durante un baile organizado por unas cartesianas, primas del arcotangente, la pareja pudo tener el mismo radio de curvatura en varios puntos. Las series melódicas eran de ritmos uniformemente crecientes, y la pareja gi raba entrelazada alrededor de un mismo punto doble. Del amor había nacido la pasión. Enamorados locamente, sus gráficas coincidían en más y más puntos. Con el beneficio de las ventas de unas fincas que tenía en el campo complejo , el arcotangente compró un recinto cerrado en el plano de Riemann. En la decoración se gastó hasta el último infinitésimo. Adornó las paredes con unas tablas de potencias de "e" preciosas, puso vario

s cuartos de divisiones del término independiente que costaron una fortuna... Empapeló las habitaciones con las gráficas de las funciones más conocidas, y pus o varios paraboloides de revolución chinos de los que surgían desarrollos tangencial es en flor. Y Bernouilli le prestó su lemniscata para adornar su salón durante los p rimeros días. Cuando todo estuvo preparado, el arcotangente se trasladó al punto impropio, y contempló satisfecho su dominio de existencia. Varios días después, fue en busca de la derivada de orden n, y cuando llevaban un rato charlando de variables arbitrarias, le espetó, sin más: --¿Por qué no vamos a tomar unos neperianos a mi apartamento? De paso lo conoc erás, ¡Ha quedado monísimo! A ella, que le quedaba muy poco para anularse, tras una breve discusión del resultado, aceptó. El novio le enseñó su dominio, y ella quedó integrada. Los neperianos y una música armónica simple, hicieron que entre sus puntos exi stiera una correspondencia unívoca. Unidos así, miraron al espacio euclídeo. ¡Los asteroides rutilaban en la bóveda de Viviany..., Eran felices! --¿No sientes calor? -dijo ella-. --Yo sí. ¿Y tú? --Yo también. --Ponte en forma canónica, estarás más cómoda. Entonces él le fue quitando constantes. Después de artificiosas operaciones, la puso en paramétricas racionales... --¿Qué haces? ¡Me da vergüenza!... -dijo ella-. --¡Te amo... Estoy inverso por ti!... ¡Déjame besarte la ordenada en el origen!. .. ¡No seas cruel!... ¡Ven!... Dividamos por un momento la nomenclatura ordinaria y tendamos juntos hacia el in finito... Él le acarició sus máximos y sus mínimos, y ella se sintió descomponer en fracciones simples. (Las siguientes operaciones quedan a la penetración del lector). Al cabo de algún tiempo, la derivada enésima perdió su periodicidad. Posteriores análisis algebraicos, demostraron que su variable había quedado in crementada y su matriz era distinta de cero. Ella le confesó a él, saltándosele los colores: --Voy a ser primitiva de otra función. --Podríamos eliminar el parámetro elevando al cuadrado y restando. --¡Eso es que ya no me quieres! --No seas irracional, claro que te quiero. Nuestras ecuaciones formarán una superficie cerrada, ¡Confía en mí! La boda se preparó en un tiempo diferencial de t, para no dar que hablar en el círculo de los 9 puntos. Los padrinos fueron el padre de la novia, un polinomio lineal de exponente entero, y la madre del novio, una asiroide de noble asíntota. La novia, lucía coordenadas cilíndricas de Satung y velo de puntos imaginarios . Ofició la ceremonia Cayley, auxiliado por Pascal y el nuncio S.S. monseñor Ric atti. Actualmente, el arcotangente tiene un buen puesto en una fábrica de series d e Fourier, y ella, cuida en casa de 5 lindos términos de menor grado, producto car tesiano de su amor. (Texto extraído de algún número de la revista de la ETS de Ingenieros Industrial es de Madrid, allá por el año 1990. Firmado: "La jaca jacobiana". TEOREMA DEL SALARIO. El "Teorema del salario" de Dilbert, establece que "los ingenieros y científ icos nunca pueden ganar tanto como los ejecutivos y los empresarios". Este teorema se puede demostrar, matemáticamente, a partir de los siguientes

2 postulados: Postulado número 1: "knowledge is power" (el conocimiento es poder). Postulado número 2: "Time is money" (el tiempo es dinero). Todos conocemos el siguiente axioma: Power = work / time; (potencia= trabajo /tiempo). Como knowledge = power, tenemos que: knowledge = work / time; y como time= money tenemos que: Conocimiento (knowledge) = trabajo (work) / dinero (money). Si en esa ecuación despejamos la variable "dinero", obtenemos: Dinero = trabajo / conocimiento. Así, si "conocimiento" se aproxima a cero, el dinero tiende al infinito,inde pendientemente de la cantidad de trabajo hecho. Demostrado: Cuanto menos sepas, mas ganarás. Un matemático es un invento que transforma café en teoremas. (Paul Erdos) Los símbolos algebráicos se usan cuando no sabes de que estás hablando. (Philippe Schnoebelen). --Tú que eres matemático, ¿crees en Dios? --Sí, salvo isomorfismos. --¿Qué es una región compacta? --Aquella que puede ser vigilada por un número finito de policías miopes. Me gustan los polinomios, pero sólo hasta cierto grado. --¿Qué es un niño complejo? --Uno con la madre real, y el padre imaginario. Era un matemático que tenía una personalidad tan negativa, tan negativa, tan n egativa, que cuando llegaba a una fiesta los invitados empezaban a mirarse extraña dos y preguntaban: "¿Quién se ha ido"? Había un libro de matemáticas llorando en el pasillo del colegio. En eso llega un niño y le pregunta: --¿Por qué estás llorando? Y el libro le responde: --¡Es que tengo muchos problemas! En un examen oral, un profesor pregunta: --¿Por qué toma usted el valor absoluto de esa exponencial? El estudiante se da cuenta de su error, e intenta "arreglarlo": --Para que sea más positivo todavía. Todas las probabilidades son del 50%; las cosas o bien ocurren, o bien no ocurren. Las bacterias se multiplican dividiéndose. Dos rectas paralelas se intersectan, siempre y cuando el punto de intersec ción sea lo suficientemente gordo. Los agujeros negros son esos puntos donde Dios se ha equivocado y ha divid ido por cero.

Érase una vez..., dos matemáticos chinos que andaban de viaje por Nueva York. La primera noche decidieron ir a un table dance y deleitar sus diminutos ojos co n la belleza de la mujer de occidente. Siendo economistas y para no pagar la entrada en vano, acordaron que sólo un o de ellos iba a entrar y si estaba bien el ambiente, avisaría al otro por medio d el camarero. Cuando entró el primer chinito, pues se maravilló con el lugar, y no sólo utilizó la vista, sino que aparte de la barra libre, había libertad de "meter las manos en la masa". Después de una hora, finalmente, le envió al amigo una nota con el camarero qu e decía: 61, 31, 41, / + 31 + 41, 20, 20, 20, 20. Cuando el segundo chinito vió esto, ¡entró corriendo en el lugar! El barman se h abía quedado sorprendido de que sólo con números hubiera entendido y fue a preguntarle a los chinitos qué significaban, a lo que respondieron: --¡Ah!, Mul sencilo. 61, 31, 41, / + 31 + 41, 20, 20, 20. (Se senta uno, tenta uno, calenta uno, entle mas tenta uno, más calenta uno... ¡Vent e, vente, vente)! Un ingeniero, un matemático y un físico se van a cazar ciervos. Ven a uno, y el físico dispara primero, fallando a la derecha. Luego dispara el ingeniero, fallando a la izquierda. Entonces le preguntan al matemático que si va a disparar o no. --No, ¿para qué? ¡Prefiero interpolar! Un matemático despistado llega a una fiesta del departamento y al entrar su mujer le dice: --Brindemos por Batman. El hombre, todo sorprendido, pregunta: --¿Batman? ¿Qué pasa? Y la mujer le contesta: --¡Cacho despistado!, ¿No te has dado cuenta todavía de que llevas los calzoncil los por encima de los pantalones? En una clase de matemáticas, en un colegio, el profe les está largando un roll o sobre triángulos a los niños, pero no parece que se enteren, así que saca a uno de l os chicos a la pizarra y le dice que dibuje un punto. El niño lo pinta, y se queda esperando a que el profe le diga algo más. Pero no, el tío se queda pensando y al final dice: --Pues ya es mala suerte, ¡con la cantidad de puntos que hay en la pizarra y has ido a dar justo con el que no me sirve! Le preguntan a un matemático: --¿Tú qué harías si vieras una casa ardiendo y justo enfrente una manguera sin cone ctar a una boca de riegos? --La conectaría, obviamente. -Y si la casa no estuviese ardiendo, pero la manguera estuviese conectada? --Quemaría la casa, desconectaría la manguera y luego usaría el método anterior. Un matemático y un físico van a una conferencia de física teórica, con teorías de Kulza-Klein involucrando espacios de dimensión 9. El físico está hecho polvo al cabo de un rato, pero el matemático parece interes ado, así que el físico le pregunta, aburrido: --¿Oye, cómo puedes aguantar este rollo? --Bah, es fácil, todo consiste en visualizarlo. --¿Pero cómo visualizar un espacio de dimensión 9? --Visualizo un espacio de dimensión N y luego hago N igual a 9. En un examen de física para matemáticos: Pregunta a):

Tienes un matraz con agua destilada; ¿Qué tienes que hacer para que entre en e bullición? Respuesta: Ponerlo sobre el fuego y esperar hasta que la temperatura sea de 100 grado s, entonces empieza a hervir. Pregunta b): Ese mismo matraz está lleno de una solución de sal al 3%. ¿Qué tienes que hacer para que hierva? Respuesta: Tirar el agua con sal, llenarlo con agua destilada y aplicar el apartado a ). A un ingeniero, un físico y un matemático les ponen como problema el construir una valla alrededor de una casa utilizando la menor cantidad posible de madera. El ingeniero, va y construye una valla pequeñita. El físico hace los planos de algo parecido a una valla, justo al lado de las p aredes, y tan ligerito que para que no se caiga lo tiene que pegar a la casa. Pero el matemático coge un palillo, lo rompe en tres trozos, los pone en form a de triángulo sobre una mesa, y dice: "Como este planeta es topológicamente una esfera, esto está rodeando a la casa". Un grupo de matemáticos tiene un problema. Tienen que medir la altura del másti l para una bandera, pero sólo tienen una cinta métrica, que obviamente no les sirve para gran cosa. En esto que aparece un ingeniero, le cuentan el problema, y lo que él hace e s desmontar el mástil, tumbarlo en el suelo, medirlo, y volverlo a poner vertical. Los matemáticos le dan las gracias y el ingeniero dice: --De nada. Pero en cuanto se va, uno de los matemáticos le dice a los otros: --¡Joder, es que hay que ver cómo son estos ingenieros!, ¿Eh? Le decimos que queremos medir la altura, y el tío se queda todo satisfecho c uando consigue medir la anchura. Han inventado unas píldoras del conocimiento, y ávidamente los estudiantes van corriendo a la farmacia y empiezan a atiborrarse de píldoras de literatura, histo ria, religión... Al cabo de un rato, uno de ellos le pregunta al farmacéutico: --Oiga, ¿Y no tiene ninguna para aprender matemmáticas? --Sí, espere un poquito... El farmacéutico se mete en la trastienda, y al cabo de un rato, aparece con algo que parece un melón. --¿Tan grande? --Bueno, ya sabes que las matemáticas siempre fueron difíciles de tragar... {Excusas para no hacer los deberes de matemáticas} --Sé cómo probarlo, pero este margen es demasiado pequeño. --Tengo una calculadora solar, pero estaba nublado. --Metí los deberes en la carpeta y la cerré, pero un perro tetradimensional los cogió y se los comió. --Juraría que los guardé en una botella de Klein, pero esta mañana no estaban den tro. --Estuve viendo el partido de fútbol, y se me ocurrió intentar demostrar que co nvergía, y claro, no tuve tiempo de hacer los deberes. Un médico, un abogado y un matemático están hablando de si es mejor tener una esp osa o una novia. Empieza el abogado: --Obviamente, lo mejor es tener una novia; porque el divorciarte de tu muje r puede ser muy difícil, en cambio cortar con una novia es relativamente fácil. El doctor dice:

ud.

--No, no, está claro que el tener una mujer te evita el estréss y mejora tu sal

El matemático dice: --Lo mejor es tener las dos; así consigues que la esposa se crea que estás con la otra, la otra se crea que estas con la esposa, y mientras tanto tu puedes ha cer matemáticas. Un día, un matemático estaba cruzando una carretera, cuando una rana lo llamó y le dijo: --Si me besas, me convertiré en una hermosa princesa. Se agachó, recogió la rana y se la puso en el bolsillo. La rana habló de nuevo y dijo: --Si me besas y me conviertes en una hermosa princesa, me quedaré contigo du rante una semana. El matemático extrajo la rana de su bolsillo, sonrió y la devolvió a su lugar. Entonces, la rana gritó: --Si me besas y me conviertes en princesa, me quedaré contigo y haré lo que qu ieras. Nuevamente, el matemático sacó la rana, sonrió y la volvió a meter en el bolsillo. Finalmente, la rana preguntó: --Pero bueno, ¿Qué pasa? ¡Te he dicho que soy una hermosa princesa, que me queda ré contigo una semana y que haré todo lo que quieras! Entonces, ¿Por qué no me das un be so? --¡Mira, yo soy matemático; no tengo tiempo para una novia..., pero una rana q ue habla mola cantidad! A dos extraterrestres se les estropea la nave y tienen que aterrizar en la Tierra para buscar un taller. Al poco tiempo de aterrizar, llega un ser humano y estos le preguntan: --Hola, buenos días, ¿Nos podría decir dónde estamos? El tío se lo piensa un rato y al final les dice: --Están ustedes en la Tierra. Entonces uno de los extraterrestres le dice al otro: -Venga, vámonos, que hemos tropezado con un terrestre idiota. --No, hombre, no es idiota, lo que pasa es que es matemático. --¿Ah, sí? ¿Y cómo lo sabes? --Pues muy sencillo, mira: Le hemos hecho una pregunta bien sencilla, que cualquier ser pseudo-inteligente de la galaxia podría haber respondido inmediata y eficazmente; pero se ha quedado un rato pensando la respuesta, y al final nos ha dicho algo que es absolutamente cierto, pero que ya sabíamos y que además no nos sirve para nada. --¿Por qué las matemáticas son incompatibles con el sexo?: 1) - Si estás haciendo el amor con dos mujeres, y entonces entra otra en el dormitorio, ¿Cuántas mujeres tienes? --Ninguna, después del divorcio. 2) - Si tienes seis amantes y dos amigos, ¿cuántas amantes tiene cada uno de t us amigos? --Ninguna, obviamente. 3) - ¿Es tres un numero impar? --Probablemente, pero a esta edad ya no importa. 4) - Si una polla de 15 centímetros atrae a 10 mujeres, ¿A cuántas atraerá una de 30 centímetros? --A varios millones. 5) - Si te vas a la cama 9 horas antes de levantarte, y tu esposa quiere h acer el amor contigo durante dos horas, ¿cuánto tiempo dormirás? --Ocho horas y 50 minutos. 6) - Si un fuerte chico con 25 años puede recoger 80 kilos de naranjas en un a hora, y una sana chica con 22 años puede recoger 65 cada hora..., ¿cuántos kilos de

naranjas recojen juntos? --Dependerá de lo espeso que sea el naranjal... Si hay arbustillos, tendrás que esperar a la tercera hora para que recojan naranja s, y entonces estarán demasiado cansados para recoger 145 kilos por hora. Un ingeniero, un matemático y un físico se quedan en un hotel a pasar la noche. El ingeniero nota que su cafetera esta echando humo, así que se levanta de l a cama, la desconecta, la pone en la ducha y la enfría, luego vuelve a la cama. Un poco mas tarde, el físico huele humo también. Se levanta, y ve que una colilla ha caído en una papelera, y algunos papeles han p rendido. Empieza a pensar: --Hmm. Esto podría ser peligroso si el fuego se extendiera, las altas temper aturas podrían matar a alguien. Debería apagar este fuego. ¿Cómo puedo hacerlo? Vamos a ver... Podría hacer descender la temperatura de la papelera por debajo del punto de ignición del papel, o quizá aislar el combustible del oxígeno... Vaya, podría conseguir esto echando agua. Así que coge la papelera, se va a la ducha, y la llena de agua. Luego se va a dormir. El matemático, se da cuenta de que su cama está ardiendo porque unas cenizas de su pipa han prendido en el colchón. Pero como ha estado viendo todo esto desde su ventana, la cosa no le pilla por s orpresa; eso de apagar un fuego es un problema resuelto anteriormente, así que se mete en la cama y se duerme. (Otra forma de acabar el chiste es que el matemático dice): --No importa, existe una solución, y se va a la cama ardiendo. Una asociación de ganaderos quiere conseguir mejorar una raza de vacas para q ue den mas leche, y reúnen a varios científicos y los distribuyen en grupos independ ientes para que busquen varias soluciones, para así poder adoptar la de mayor ren dimiento. Al cabo de un plazo preestablecido, empiezan a leer los resultados. Unos criadores de ganado proponen un plan de cruzamientos, y basándose en ex periencias anteriores se compremeten a lograr una mejora del 3%. El grupo de ingenieros genéticos propone introducir ciertos genes que deberían mejorar la productividad un 10%. Un equipo de veterinarios propone unas modificaciones en los establos que h arían que las vacas fuesen mas felices, y producirían un 2% mas de leche, que habría q ue sumar a las anteriores mejoras. Otro equipo propone un cambio de dieta que mejoraría el rendimiento en un 7% . Otros quieren suministrar hormonas a las vacas para subir un 8%. Entonces aparece el equipo de los matemáticos, que dicen que son capaces de mejorar la producción en un 3000%. Todo el mundo se pone muy contento, y se apresuran a leer el proyecto, que empieza diciendo: "Sea una vaca esférica"... Va a haber una convención de matemáticos e informáticos, y dos grupos de estudia ntes de una universidad, van en el mismo tren. Todos los matemáticos han comprado su billete, pero los informáticos han compr ado sólo uno, así que los matemáticos están preparándose para reírse a su costa. En esto, que uno de los informáticos grita: --¡EL REVISOR! Y todos los informáticos se meten en el cuarto de baño. El revisor llega, les pide los billetes a los matemáticos, y al llegar al cu arto de baño, llama a la puerta, y dice: --EL BILLETE, POR FAVOR.

Entonces los informáticos, pasan el billete por debajo de la puerta. Después, cuando el revisor ha pasado, los informáticos vuelven a sentarse, y s e ríen de los matemáticos. Al acabar la convención, todos los estudiantes se vuelven a encontrar en la estación del tren, y los matemáticos deciden usar el mismo truco, así que compran un sól o billete para todos ellos. Pero cuando suben al tren, se encuentran con que los informáticos no han com prado ni un sólo billete, así que de nuevo se preparan para gozar de su venganza... Al cabo de un rato, alguien grita "¡EL REVISOR"! Y entonces todos los informáticos, se dirigen a un cuarto de baño y todos los matemáticos a otro. Al cabo de unos segundos de haber cerrado las puertas, los informáticos abre n su puerta, y uno de ellos asoma la cabeza y mira cuidadosamente a su alrededor . Luego sale del baño, se dirige al cuarto de baño de los matemáticos, llama a la puerta , y dice: --EL BILLETE, POR FAVOR. {Examen de mecánica y ondas - Junio 1985} 1.- Un móvil se mueve. La velocidad del susodicho móvil es nula. Calcular la velocidad del móvil, sabiendo que hace leración y para t=1 la velocidad sigue igual de nula que siempre. 2.- Un cilindro se mueve con v=cte hacia un cono de revolución (francesa) el cual está ligeramente lubrificado. Calcular el coeficiente de corrimiento del cilindro sabiendo que se mueve con un a frecuencia de alrededor de M.A.S. o menos aproximadamente 3 veces por semana, con suerte. 3.- Sea un hombre estéril y una mujer sin agujero. Esta singular pareja tiene una pluralidad de hijos, exactamente 18,72, redondean do 18,75. 17 de ellos son drogadictos, y su única hija se chuta lejía (y gooool); el 0,75 restante no sabe, no contesta, puesto que nació sin cabeza. Viven en un piso de 2 por 2 por 1,5 y su sueldo no llega porque no sabe el camin o. Resuelve el problema. 4.- Un joven realiza un M.A.S. con su brazo derecho. Un extremo del brazo está sujeto al hombre (punto fijo); el otro extremo está. Al cabo de 2' puede considerarse el aparato, sobre el que se efectúa el M.A.S., co mo un sólido muy rígido. Sabiendo que el coeficiente de rozamiento es nulo, calcúlense: 1.: El tiempo que tardará el sólido rígido en disminuir su rigidez. 2.: El precio del kilo de escarabazoides en el B.E.S.(X1) 5.- Sea una joven de 23 años, cuyas componentes cartesianas respecto a los e jes son 90p+60c+90c'. Sea un vibrador de diámetro...n (por ejemplo). El vibrador tiene un consumo de 5w. Su frecuencia de resonancia es de 54 MHz/s. Determínese: 1.: Coeficiente de rozamiento entre el vibrador y el alojamiento más oportuno para dicho aparato. 2.: Coeficiente de frigidez de la joven, si tarda 4'55'' en alcanzar el primer o rgasmo. 3.: Consumo de dicho aparato si la muchacha desea tener un orgasmo múltiple en tre s fases. Nota: (X1) B.E.S. - Banco Español de Semen. {LA PALABRA COJONES}

(RIQUEZA DEL CASTELLANO, "¡UN IDIOMA DE COJONES")! Un ejemplo de la riqueza del castellano es el número de acepciones de una si mple palabra, como es, sin duda, la muy conocida y frecuentemente utilizada que hace referencia a los atributos masculinos: COJONES. Si va acompañado de un numeral tiene significados distintos, según el número uti lizado. Así: Uno, significa caro o costoso: ("Valía un cojón"). Dos, significa valentía: ("Tiene dos cojones"). Tres, significa desprecio: ("Me importa tres cojones"). Muchos, indica complejidad: ("Ese problema tiene muchos cojones"). Un número muy grande, y par, significa dificultad: ("Lograrlo me costó mil pares de cojones"). En las frases hechas, el verbo cambia el significado. Tener indica valentía: ("Aquella persona tiene cojones"); aunque en admiración puede indicar sorpresa: ("¡Tiene cojones")! Poner, expresa un reto, especialmente si se ponen en algunos lugares concretos : ("Puso los cojones encima de la mesa"). Cortándolos son utilizados para apostar: ("Me corto los cojones"); o incluso para amenazar: ("Te corto los cojones"). Otra amenaza muy común es colgar a alguien precisamente por ellos: ("Te voy a colgar por los cojones" o "de los cojones"). Además, el tiempo del verbo utilizado cambia radicalmente el significado de la f rase. Así, el presente indica molestia o hastío: ("Me toca los cojones"); el reflexivo significa vagancia: ("Se toca los cojones todo el día"); pero el imperativo vuelve a significar sorpresa: ("¡Tócate los cojones")! Los prefijos y sufijos modulan su significado. a- expresa miedo: ("Estoy acojonado", "¡Qué acojono")! des- significa reírse: ("Es para descojonarse", "¡Qué descojono")! -#udo o -#udamente, indica perfección: ("Es un plan cojonudo", "Lo ha hecho cojonudamente"); y -#azo, se refiere a la indolencia o abulia: ("Eres un cojonazos"). Las preposiciones matizan la expresión. "de", significa éxito o complacencia: ("El examen me salió de cojones"; "La cena estaba de cojones"). "a", cantidad: ("Hacía un calor de cojones"). "por", expresa voluntariedad: ("¡lo haré por cojones")! "hasta", expresa el límite de paciencia o aguante: ("¡Estoy hasta los cojones")! "con", indica valor: ("Era un hombre con cojones");

y, consecuentemente, "sin", la cobardía: ("Es un torero sin cojones"). Especialmente curioso es el hecho de que el color, la forma o la simple te rsura aportan significados adicionales. El color violeta expresa frío ("en Soria"): (Se me quedaron los cojones morados"); pero el desgaste significa experiencia: ("Tenía los cojones pelados de repetirlo"). Naturalmente, también son importantes el tamaño y la posición: ("Tenía dos cojones grandes y bien plantados [o puestos]"). Sin embargo, existen tamaños concretos que no pueden superarse: ("Tiene los cojones como el caballo del Cid", "como el caballo de Santiago", o " como el toro de Osborne"). Y cuando se tienen de tan descomunal tamaño se traduce en torpeza o vagancia sup rema: ("Le cuelgan", "se los pisa", "se sienta sobre ellos"... e incluso: "Necesita una carretilla para llevarlos"). Los atributos de algunos animales adquieren significados concretos,general mente expresando éxito, complacencia o aceptación: ("El pastel está de cojón de mico"; "La paella te salió de cojón de pato"). La interjección "¡cojones!" significa sorpresa, y cuando uno se haya perplejo los solicita: ("¡Manda cojones")! Es precisamente en ellos donde reside la voluntad, y es de ellos de donde surgen las órdenes: ("¡Me sale de los cojones")! En resumen, será difícil encontrar una palabra en castellano o en otros idioma s con mayor número de acepciones.

Si

El ue Si

{DECÁLOGO DEL VAGO ("LOS DIEZ MANDAMIENTOS")} 1º.- Nacerás cansado. 2º.- Vivirás para descansar. 3º.- Amarás a tu cama como a ti mismo. 4º.- Honrarás al projimo, siempre y cuándo esté descansando. ves a alguien descansar: ¡Ayúdale! 5º.- Descansarás de día para que puedas dormir toda la noche. 6º.- No hagas hoy todo aquello que puedas hacer mañana. 7º.- Trabajarás lo menos posible. trabajo es sagrado: ¡No lo toques! 8º.- Cuando sientas el deseo de trabajar, ¡Siéntate y espera a que se te pase! 9.- Cederás tu trabajo a los enfermos; probablemente, ellos lo necesiten más q tú. el trabajo es salud, ¡Que trabajen los pacientes! 10.- permitirás que cualquier otro haga todo lo que tú debes hacer. {DEFINICIONES ESCOLARES PARADÓJICAS} --Mamá, ¿Cuál es la definición de amnesia? --Ay, se me ha olvidado.. --Mamá, ¿Cuál es la definición de apatía? --¿Y qué más da, hombre?

---Mamá, ¿Cuál es la definición de engreído? --Vaya hijo, me alegro de que me lo hayas preguntado a mí, porque soy la mej or persona para responderla. --Mamá, ¿Cuál es la definición de evasivo?

--Anda, vete a hacer tus tareas. --Mamá, ¿Cuál es la definición de ignorancia? --Pues no sé. --Mamá, ¿cuál es la definición de flatulencia? --Ay, hijo, esta pregunta me huele mal. --Mamá, ¿Cuál es la definición de paranoico? --Probablemente crees que no lo sé, y me quieres pillar, ¿Verdad? --Mamá, ¿Cuál es la definición de hostilidad? --¡Ya me tienes harta! Una pregunta más y te muelo a patadas, ¡Enano de mierda! * CHISTES DE JAIMITO Estamos en septiembre y han comenzado de nuevo las clases. Una profesora, muy delicada ella, trata de que a los niños no les resulte mu y traumática la vuelta al cole y saca el tema de las vacaciones. --Y ahora me váis a hacer un dictado de las frases que yo escriba en la piza rra, corrigiendo las faltas que yo ponga. (Y escribe en la pizarra): «En estas vacaciones me he aburrido mucho». --A ver, Jaimito, ¿Qué falta ves tú? Y Jaimito: --Le faltó novio, seguro. Jaimito, como siempre suspendíá, lo llama el director del Colegio para hacerl e una prueba, a ver si conseguía pasar de curso... Entonces le pregunta: --¿Qué significa "open the window"? Y Jaimito le contesta: -"Eso es lo de los ordenadores, ¿No"? A lo que el Director le dice: --Que no, eso abre la ventana. El Director vuelve a preguntar: --¿Qué significa "close the window? Jaimito responde: --Eso es lo de los ordenadores, ¿No? --A ver... niño tonto, te voy a poner una más fácil: ¿Qué significa "good morning? Y el niño le contesta: --Ahora sí que no me la pegas, significa... "DEJA LA VENTANA ENTREABIERTA. Jaimito a su padre: --Papá, papá: ¿Qué significa "Formateando disco C:"? La profesora le dice a uno de sus alumnos: --Jaimito, dígame una causa del ¿porqué nuestros padres se divorcian hoy en día? --La diarrea, profesora. --¿Cómo que la diarrea, ¿Qué locura estás diciendo?, ¡Explícame eso! -Profesora, es que yo escuché a mi mamá decirle a mi papá: --¡Si no se te [para] esa mierda te voy a pedir el divorcio! Un niño le pregunta a Jaimito: --¿Qué quieres ser de mayor? A lo que Jaimito responde: --¿Yo? Imbécil. --¿Por qué? --Porque mi padre dice:

¡Qué de pasta tiene ese imbécil!, ¡Qué tía más buena sale con ese imbécil!, ¡Qué cochazo ti mbécil!... El papá de Jaimito le dice a su hijo: --Mira, Jaimito, ¡Ya he hablado con la cigüeña para que te traiga un hermanito! Y Jaimito le responde: -No jodas papá..., ¡habiendo tantas mujeres Y te cogiste a una cigüeña! Una profesora les exigió a sus alumnos que hicieran una composición que tuvier a religión, nobleza sexo y misterio. La profesora le pidió a Jaimito que la leyera en voz alta; y este dice: --¡Oh, Dios mío! (religión), -exclamó la princesa (nobleza). Estoy embarazada (sex o), y no sé de quién (misterio). Jaimito se acerca a su profesora y le dice: --¿Señorita, estoy enamorado de usted! La profesora, que no sale de su asombro, le responde: --Pero Jaimito, eso no puede ser; además a mí no me gustan los niños. Y Jaimito muy serio le responde: --¡Ah!, ¡Por eso no se preocupe! usaremos preservativo. Jaimito y Mariita están jugando y la niña pregunta: --¿Qué vas a pedirle a los Reyes Magos? --¡Pues un trencito! ¿Y tú qué les vas a pedir? --¡Un támpax! --¿Qué es eso? ¿Para qué sirve? --¡Pues no sé!, ¡Pero dicen que con eso una puede montar a caballo, ir a la play a, que sirve para nadar y para andar en bicicleta! Entra un día Jaimito al baño, y se encuentra a su madre en la bañera... --Mamá..., ¿Eso que tienes ahí qué es? ¡Eso qué es? ¡Mamááá! --Hijo, es un enchufe, cuando seas mayor lo entenderás. --¡Jo, pos vaya lío de cables! La madre de Jaimito, tiene la regla y se está duchando. En esto que entra Jaimito en el cuarto de baño, y claro, su madre se tapa co mo puede. --Mamá, mamá, ¿Qué tienes ahí? -dice señalando al sitio obvio-. --Nada, hijo..., una herida... --Jo, pues te tiene que doler cantidad, ahí en mitad del chocho. La profesora de Educación Física, le pide a la clase ejemplos de pelotas que t ienen pelos. Levanta la mano Juanito: --A ver, Juanito. Y Juanito: --La pelota de tenis, profesora. --Muy bien, Juanito. ¿Alguien más"? Levanta la mano Jaimito y dice: --La pelota de básque, profesora. --No, Jaimito, la pelota de básquet no tiene pelos. Entonces Jaimito replica: --Sí, profesora..., ¡A ver, Vásquez, enséñale las pelotas a la señora profesora! --Mamá, cuando terminas de hacer el amor con papá, ¿Le das las gracias?, -pregun ta Jaimito-. --... Pues... no. No siempre... Y Jaimito:

--¿Entonces, qué es educación sexual? --Mamá, no me esperes a cenar muy tarde esta noche. --¿Por qué, Jaimito? --Porque ya he llegado. Jaimito le dice a su madre: --Mamá, hoy no volveré a casa. --¿Y por qué, hijo mío? --Porque no voy a salir. La madre de Jaimito: --Jaimito, a ver si te portas bien, porque cada vez que haces una travesur a me sale una cana. --Jo, pues entonces tú de pequeña tenías que ser tremenda, porque fíjate como está l a abuela... La madre a Jaimito: --Jaimito, ¿Qqué harás cuando seas tan grande como yo? --Dieta. --Jaimito, ¿Sabes la diferencia que hay entre el papel higiénico y la cortina de la ducha? --No, mamá. --Entonces has sido tú, ¿Verdad? Jaimito le dice a su madre: Mamá, mamá, ¿El inodoro da vueltas? --No, hijo mío. --¡Entonces me he cagado en la lavadora! Llega Jaimito, con una gran duda, a la habitación de su madre y le dice: --Mami, si Dios nos da la comida, y Papá Noel nos da los regalos, entonces: ¿D e qué coño sirve el inútil de papá? En el primer día de clase de Jaimito le pregunta la profesora: --¿Cómo te llamas? --Igual que mi padre. --¿Y cómo se llama tu padre? --Igual que mi abuelo. -¿Y cuál es el nombre de los tres? --Pues el mismo... Después del primer día de clase la madre va a esperar a Jaimito a la salida de l colegio. --¿Qué has aprendido hoy?-pregunta la madre-. --He aprendido a escribir. --¡Qué bien! ¡En un sólo día! ¿Y qué has escrito? --¿Cómo voy a saberlo si todavía no sé leer? La profesora le pregunta a Jaimito: --Jaimito, ¿Cuáles son los reyes godos? --Isabel y Fernando, señorita. --Y entonces, ¿Los reyes Católicos? --Melchor, Gaspar y Baltasar. --Y entonces..., ¿Los reyes Magos? --Los padres, señorita, los padres... En el colegio, Jaimito presume ante sus amiguitos de saber quién inventó los p reservativos.

--¿Quién inventó los preservativos? --Los Reyes Magos. --No puede ser... --Sí, mi papá me dijo que los Reyes llegaron con dádivas, regalos y con dones. Estaba la profesora en clase: --A ver, Pepito, hágame una frase con la palabra 'puerta'. --Sí, profesora: "Yo tenía un coche con cuatro puertas". --Muy bien, Pepito. A ver, Jaimito, hágame una frase con la palabra 'consolar'. --Mi papá compró una casa con patio y consolar... --Bueno chicos, para mañana quiero que traigan objetos que sirvan para curar , (medicinas y cosas por el estilo), y que les pregunten a sus papás para qué sirven . Al día siguiente: --A ver, Susana, ¿Que has traído? --He traído una botella de alcohol. --¿Quién te la dio? --Mi tía. --¿Y qué te dijo? --Que sirve para desinfectar las heridas que te haces. --¡Muy bien, Susanita! A ver, Jaimito, ¿Y tú? --Yo he traído un tanque de oxígeno, con la mascarilla y todo . --¿Y quién te lo dio? --Mi abuelito. --¿Y qué te dijo? --¡No, Jaimito, por favor..., ¡Hiiiijjooo ddeee puuuutaaaaaa! --Profesora, ¿Usted me castigaría por algo que no he hecho? --Por supuesto que no, Jaimito. --Ah, bueno, es que no he hecho los deberes... En la clase de historia: --A ver, Jaimito, dime en qué año se produjo la invasión de los Hunos. --Eh, en el año 1.111, señorita... La profesora se dirige a Jaimito, y le pregunta: --A ver, Jaimito, ¿Qué me dices de la muerte de Napoleón? --Que lo siento mucho, señorita...

co.

En clase, la profesora hablando de cocina y sabores, pregunta: --Jaimito, tu madre qué te pone en los huevos, ¿Sal o azúcar? --Ninguna de las dos, señorita. Mi madre en los huevos me pone polvos de tal --Jaimito, ¿Hay peces en el Sol? --Sí, pero fritos. En la clase de ciencia le preguntan a Jaimito: --Jaimito, ¿Qué es la vía láctea? --Pues la ruta de la leche, señorita. --¡Mamá, mamá! ¿Los chocolates andan? --¡Pues claro que no! --¡Joder! ¡Entonces me he comido una cucaracha! La profesora le pregunta a Jaimito: --Jaimito ¿Qué es el sifón?

--Buenoooo..., sifón..., ¡Agua con hipo! En la escuela, Jaimito le pregunta a la profesora: --Profesora, ¿La luz se come? La mujer, lo mira extrañada y le contesta: --¿Estás loco? ¿Cómo se va a comer la luz? --Es que anoche iba pasando por la habitación de mis papás, y mi mamá le dijo a mi papá que apagara la luz porque se la iba a comer toda. Entra Jaimito a la cocina de su casa, donde estaba su mamá: --¡Mamá, mamá!, ¿Me puedo tirar aquí a la bartola? --Claro hijo. --¡Pasa, Bartola, que sí nos dejan!

La mamá de Jaimito recibió una queja muy desagradable: Jaimito andaba de exhib icionista con la vecinita de al lado. --¡Pero, mamá! -se defiende el niño-, tú me dijiste: "Ponte la camisa nueva y enséñas la a Rosalita", ¡Yo creí que eran dos órdenes distintas!... Estando Jaimito en su habitación, escucha que sus padres cierran la puerta d e su cuarto, cosa que no hacían nunca. Su curiosidad, le lleva a mirar por el ojo de la cerradura, y ve a su madr e con las piernas abiertas, diciendo: --Jaime, hazme un hijo. Al día siguiente, al llegar el padre a su casa, escucha a Jaimito que le lla ma desde su habitación. Al entrar, lo ve tirado en la cama, todo despatarrado. Y Jaimito dice: --Papá, hazme una bicicleta. --Jaimito, ¿Qué haces con la luz apagada en el cuarto de baño? --Papá, es que ayer al pasar por tu cuarto, oí a mamá decir: --Venga Jaime, apaga la luz y méteme la mierda esa. Un tipo llama a la puerta de una casa. Le abre Jaimito, a quien le pregunta: --Jaimito, ¿Está tu mamá? --Sí, pero está en el baño, -le contesta el niño-. --¿Y tu papá?, -le replica el hombre-. --Sí está, pero también está en el baño, -vuelve a contestar Jaimito-. --¿Van a tardar mucho?, -pregunta nuevamente el hombre-. --Yo creo que sí..., -dice Jaimito-, porque me han pedido la vaselina, y yo les he dado el pegamento.

.

Jaimito era muy pobre, y tenía que dormir en la misma cama con sus padres. Un día, su papá le pregunta: --Muchacho, ¿Te has dormido ya? --No, no puedo dormir... --¡Pues duérmete ya, cabrón!... Entonces, Jaimito decide que para la próxima vez tendrá que hacerse el dormido

--Muchacho, ¿Te has dormido ya? Y Jaimito no responde. En eso, se da cuenta de que la cama comienza a moverse, como si hubiera un terremoto. Pero Jaimito decide quedarse quieto para no provocar a su padre, a p esar de que sentía miedo de que el techo se le viniera encima. En eso oye a su madre decir: --¡Oh, Jaime, creo que me voy!... --Yo tammbiéénnnn... -responde su padre-... --¡No me dejéis!, ¡No me dejéis, por favor!... -grita entonces Jaimito-. Y su padre le pega una paliza tremenda.

Entonces, Jaimito se da cuenta de que el tumulto se debió a sus padres y se promete a sí mismo hacerse el dormido, ahora sí, pase lo que pase. A la noche siguiente, lo mismo. El movimiento, los "me voy"..., y de rivet e, se cae el hermanito del otro lado de la cama. Después de un rato, sus papás se quedan quietos, y todo vuelve a la calma, cua ndo escucha: --Jaime, ¿Nos hechamos el otro?... A lo que Jaimito responde: --¡Nooo, por favor!... ¡Yo me bajo de la cama si queréis! Los padres de Jamito, que eran jóvennes, estaban cansados ya de que el niño de cinco años, que era muy travieso, les interrumpiera en los momentos más inoportunos mientras follaban. Al fin, al padre se le ocurre una solución: --Mira, Jaimito, tu mamá y yo vamos a hablar de nuestras cosas aquí al lado, e n el dormitorio. Sé un niño bueno, asómate a la ventana, y vete contándonos lo que veas, ¿Vale? El nene comienza, (poner voz de niño pequeño): --Hay una señora paseando a su perro..., Un autobú rojo está pasando..., Los vec inos de enfrente están follando otra vez... --¿Cómo sabes tú eso?????!!!!!! -gritan sus padres-. --¡Es que su hijo pequeño también está asomado a la ventana, haciendo el gilipolla s como yo!... --¿Me has llamado, papá? --Jaimito, ya es hora de que te conviertas en un hombre. Te voy a llevar a que conozcas mujer. --¡Buenazo! Al llegar a la casa de citas: --Toma, Jaimito, llévate este transmisor, y yo te voy diciendo lo que tienes que hacer. --Papá, ya estoy adentro... ¿Qué hago? --Desnúdala y después te desnudas. --Ya, papá. ¿Y ahora qué hago? --Bésala por todo el cuerpo hasta que empiece a gemir. --Papá, ya está gimiendo..., ¿Y ahora? --Ahora, métele lo que tú y yo tenemos. --¡Y Jaimito le metió el transmisor!... El abuelo llama a Jaimito a escondidas y le dice: --En la mesita de noche de tu papá hay un frasquito pequeño, con unas pastilli tas azules que se llama Viagra. Si tú me traes una pastillita de esas, sin decirle nada a tu papá, mañana temprano te doy cien pesetas. --¿Cien pesetas, abuelo? ¡Eso es mucho dinero! Está bien, espérame aquí. Jaimito, llega a la habitación de su papá, levanta el frasquito y lee: Via...gra. Éstas son. Y le lleva la pastilla al abuelo. Al siguiente día, el chiquillo se levanta muy temprano y va a saludar al vie jo. --Buenos días, abuelo. ¿Cómo has dormido? --Muy bien, hijo, -dice con una sonrisa de oreja a oreja-. Y le entrega 2 mil pesetas. El chico, extrañado, alega: --Abuelo, tú me ofreciste sólo 100 pesetas. --Sí, 100 que te doy yo, y ¡Mil novecientas que te manda tu abuela! El abuelo y Jaimito estaban rastrillando el patio. Jaimito encuentra una lombriz, tratando de volver al agujero por donde sal

ió, y le dice a su abuelo: --Abuelo, te apuesto a que soy capaz de meter la lombriz dentro de su aguj ero. --¿Sí?... ¡Te apuesto 5 euros a que no puedes! La lombriz es muy blandita y flex ible, no vas a poder meterla en un orificio tan pequeño. El niño acepta la apuesta, corre hacia el interior de la casa, y vuelve con un aerosol de spray de cabello. Rocía al invertebrado, y éste queda recto y duro. Inmediatamente procede a introducirlo en el orificio. El abuelo, aceptando la derrota, le paga los 5 euros correspondientes. Inmediatamente, el abuelo se mete en la casa con la lata de spray en la ma no. A la media hora, sale y le da otros 5 euros a Jaimito. --Pero abuelo, si ya me has dado los 5 euros --Sí, pero estos te los manda tu abuela. El papá de Jaimito, le da 20 dólares y le dice: --Estoy muy orgulloso de ti. Ya eres todo un hombre. Ya estás en edad de for nicar, hijo. Toma estos $20, busca una hermosa mujer, y te la coges como Dios manda. Jaimito se va muy emocionado, y al salir de la casa, se topa con la abuela : --Jaimito, ¿A dónde vas? --Papá me ha dado estos $20 para que me fuera a follar a mi primera mujer. --¿Eso te dijo? No seas tonto, dame diez y ¡Yo te resuelvo el tema! Jaimito llega muy contento a su casa, y el papá le pregunta: --¿Cómo te ha ido con tu primer polvo? --¡Perfecto! Si imagínate que me encontré con la abuela, me la tiré, y apenas me c obró diez dólares. --¡Hijo de puta! ¿Te follaste a mi mamá? -¡No me jodas! ¡Tú te tiras a la mía todos los días y yo no te digo nada! Jaimito le dice a su padre: --Papá, papá, ¿A ti te pegaba tu mamá? --No hijo, sólo la tuya. Jaimito le pregunta a su padre: --Oye papá, ¿qué es el eco? --¡El único que tiene cojones de contestarle a tu madre ! Jaimito y Jorgito están comiendo con su padre, y va Jorgito y dice: --Papá, papá, ponme más de esas patatas de mierda. --¿Qué has dicho, niño? --Que quiero más patatas de mierda. El padre le pega una hostia a Jorgito que lo tira de la silla, y entonces se da cuenta de que Jaimito está temblando de miedo. --Pero bueno..., ¿Y tú qué es lo que quieres? --No..., yo no quiero más patatas de mierda. Jaimito se ha enterado de que existen hechos paranormales, y le pregunta a su papá: --Papá, ¿Qué es la telepatía? --Pues..., cuando dos personas piensan a la vez la misma cosa. --¿Como tú y mamá? --No, hijo, eso sería casualidad. Dice Jaimito: --Papá, ¿Por qué te casaste con mamá? --Tú tampoco te lo explicas, ¿Verdad hijo?

Un día, llegan los tíos a casa de Jaimito, y éste le dice a su tía: --Tía Teresa, ¿Para qué te pintas? --Para estar mas guapa. --¿Y tarda mucho en hacer efecto? Y prosigue: --Gracias, tío, por tu regalo. --Muy atento, Jaimito, pero no vale la pena. --Es lo que yo decía; pero mamá me ha dicho que te diera las gracias de todas formas. --Tía Teresa, ¿De dónde vienes? --Del Salón de Belleza. --Estaba cerrado, ¿Verdad? Jaimito le pregunta a su padre: --Papá, ¿qué es un monólogo? --Lo que tengo yo con tu madre todas las noches. Jaimito entra en la habitación de su abuela, y le dice: --Abuelita, cierra los ojos. --¿Y por qué quieres que cierre los ojos? --Porque papá ha dicho que, cuando tú cierres los ojos, seremos millonarios. --Papá, papá: ¿Los marcianos... Son amigos o enemigos? --Extraña pregunta, ¿Por qué lo dices? --Porque vino una nave y se llevó a la abuela. --¡Ah! ¡Entonces son amigos! dice:

La mamá de Jaimito, que va a ir a un funeral, está hablando con otra y ésta le

--¿Pero cómo vas a llevar al crío a un funeral... con lo pequeño que es? Mira que como es tan pequeño, se puede traumar o hacer un... --¡BAH, NO TE PREOCUPES QUE NO PASA NADA! Pues se bah la buena de la mujer al funeral, y el crío cuando abren la puert a, se queda mirando para las velas y empieza a cantar: CUMPLEAÑOS FELIZ, CUMPLEAÑOS FELIZ, ... --¡Calla, Jaimito!, ¡Que no es un cumpleaños! El crío que se queda mirando para el ataúd, y le dice a la madre: ¡Ya me parecía a mí que la tarta ésta era algo grande! Jaimito, se dirige al despacho de su padre, y en voz baja le pregunta: --Papá, papá, ¿Es cierto que en la China Antigua los hombres no conocían a sus esp osas hasta después de haberse casado? --Hijo mío, eso ha pasado siempre en todas partes, y seguirá ocurriendo. Está Jaimito en una fiesta, cuando se da cuenta de que una hermosa chiquilla lo está mirando. Se le acerca y le dice: -¿Bailas? Y la ya alterada pequeñuela, sonríe seductoramente: --Sí. --Bueno, pues entonces préstame la silla. Estaba Jaimito en su cuarto, dale que te pego, masturbándose a toda hostia. De pronto empieza a gritar: --¡GENOVEVAAA, GENOVEVAAAA! En esto entra ella, y Jaimito le dice: --Genoveva, ¡Mira lo que te pierdes por ser mi madre!

".

La profesora pide a sus alumnos que digan una frase con la palabra "caries

Jaimito, ansiosamente levanta la mano, pero ella no le hace caso, (no vaya a ser que salga con alguna estupidez). La profesora cede la palabra a Susanita. --A ver Susanita, ¿Cuál es tu frase? --En dientes duros, no entran caries. --¡Muy bien Susanita! La profesora, esperando tomar desprevenido a Jaimito, rápidamente se vuelve hacia él, y lo sorprende diciendo: --Jaimito, dime una frase con "Embergadura". Nuestro héroe, apresuradamente, y seguro de sí mismo, le contesta: --Embergadura no entran dientes. Cuando llega al colegio, Jaimito le dice a la profesora: --Oiga profesora... ¡Me estoy leyendo un libro de Anónimo! Y la profesora: --¿Cómo que de anónimo? ¿Si ese no es nadie? Y Jaimito le replica: --Pero ha escrito muchos libros. Jaimito,, como buen religioso que es, ha estado meditando y reflexionando acerca de una muy profunda cuestión. Sin embargo, como su inocente mentecita no pudiera resolver sus dudas, acude apr esuradamente a su consejero espiritual. Al llegar, muy agitado le pregunta: --Padre, padre, si el sexo es tan pecaminoso..., entonces, ¿Cómo es que debemo s hacerlo sólo con las personas a las que amamos? La profesora le pregunta a Jaimito: --Jaimito, ¿Tú rezas antes de comer? --No, profe, no me hace falta, mi madre es una buena cocinera. En el colegio de Jaimito, había un cura al que le gustaba hacer alguna pregu nta de religión a los niños que se iban a confesar, para que además de confesarse, apr endiesen algo. Un día, va Jaimito con un amigo suyo a confesarse, y el cura le dice: --Oye, Jaimito, ¿Tu sabes dónde está Dios? Entonces, Jaimito se levanta, echa a correr, y al pasar al lado de su amig o le dice: --Oye, vámonos, que el confesor ha perdido a Dios, y le quiere echar la culp a a alguien... Están Jaimito y Pepito hablando antes de entrar en clase de religión: --Mira Jaimito, la palabra clave para aprobar es PUNTUALIZEMOS. Una vez en clase, pregunta el profesor a Pepito: --Pepito, háblame de la Biblia. --PUNTUALIZEMOS, ¿Del nuevo o del antiguo testamento? --Muy bien, Pepito, del antiguo testamento. --PUNTUALIZEMOS, ¿Del Éxodo, Deuteronomio?... --Muy bien, Pepito, háblame del Éxodo. --PUNTUALIZEMOS, ¿Del principio, del medio o del final? --Muy bien, Pepito, siéntate, se ve que sabes. Y el profesor pregunta a Jaimito: --Jaimito, háblame del padre nuestro. --PUNTUALIZEMOS, ¿Del mío o del suyo? Jaimito a su madre: --Mama, me han suspendido religión. --¿Y eso?

--Es que me dijeron que rezase dos Padrenuestros y yo sólo me sabía uno. Un cura, se presentaba todos los días 'casualmente', a la una de la tarde, e n casa de Jaimito, y siempre decía: --¡Ummmm! ¡Qué bien huele aquí! ¿Qué tenéis para comer? Y la madre de Jaimito respondía: --Pues mire, padre, hoy tenemos cocido. ¡Quédese si quiere! --Bueno hija, no puedo rechazar la oferta... Y así un día tras otro. (Un día por el olor del asado, otro por el olor de la pa ella, otro por los tamales)... El caso es que siempre se quedaba a comer. En una ocasión, el Jaimito le pregunta: --Oiga, padre, ¿A qué distancia está el Cielo? ¿Está muy lejos? --Sí, hijo. Imagínate que si tirásemos una piedra desde el Cielo hacia la Tierra , ésta tardaría unos quinientos billones de años en llegar hasta nosotros. A lo que replica Jaimito: --Eso será una piedra, que si tirásemos a un cura a la una menos cuarto, segur o que a la una en punto estaría aquí para comer... El marido llega a casa sin avisar, y la esposa tiene que esconder a su ama nte, así que lo mete en el armario. Una vez allí, el tío se queda de piedra cuando oye una voz a su lado que le di ce: --Está oscuro esto, ¿Eh? Y entonces se da cuenta de que es el hijo, que estaba escondido en el arma rio mirando mientras echaba el palo con la madre. --Cállate, Jaimito... --Creo que voy a estornudar. --No, por favor... --¿Me darás un poco de dinero? --Sí, toma mil pelas, pero cállate... (Nota: el amante no tiene puestos los pantalones, pero se ha metido en el armario con ellos). --Oye, de verdad que tengo unas ganas enormes de estornudar. --Uy, qué niño, anda, toma la cartera... --Vale, ya se me han pasado las ganas. Total, que Jaimito se compra una bicicleta esa misma tarde. Su madre se mosquea, claro, pero como el niño no suelta prenda, lo manda a q ue vaya a confesarse. Obviamente, Jaimito no esta demasiado acostumbrado a los confesionarios, a sí que cuando le llega su turno, lo primero que hace es decir: --Está oscuro esto, ¿Eh? --Jaimito, coño, no empieces otra vez. Jaimito va a confesarse, y le pregunta el cura: --¿Pecas hijo? Jaimito responde: --¡Hasta en el culo, padre! Jaimito le dice a su padre: --Papá, si soy bueno ¿Dónde iré? --Al Cielo, hijo. --¿Y si soy malo? --Al infierno, hijo. --Entonces, ¿Qué coño tengo que hacer para ir al circo? Jaimito está en la granja, cuando su padre llega con un toro. --Papá, Papá, ¿Para qué es ese toro? --Para que monte a la vaca blanca y a la marrón. --Papá, papá, ¿Puedo mirar?

--Bueno. Por cierto, acuérdate de lavarte bien las manos, que hoy viene a ce nar el reverendo. Al cabo de un rato, el cura está charlando con los padres, y Jaimito entra g ritando: --¡Papá, papá, el toro se está follando a la vaca blanca! El padre se pone colorado, saca a Jaimito fuera y le dice: --Mira, Jaimito, si el toro monta a la vaca marrón, di que la ha sorprendido , ¿De acuerdo? --Sí, papá. Total, que Jaimito vuelve a irse a ver al toro, mientras su padre continúa l a charla con la madre y el cura. Al cabo de un rato, Jaimito vuelve a entrar corriendo, y el padre, temiend o que vuelva a meter la pata, le pregunta: --¿Qué, Jaimito?, ¿El toro ha sorprendido a la vaca marrón? --Ya lo creo, está follando otra vez con la vaca blanca. Otro parecido: En mitad de una visita, Jaimito dice: --Me voy a cagar. Así que sus padres, le dicen que la próxima vez que tenga que irse en presenci a de extraños, tiene que decir, "me voy a ver América". Total, que en mitad de la siguiente visita, va Jaimito y dice: --Me voy a ver Chicago. --¡Jaimito!, ¡Lávate bien que esta noche viene a cenar tu abuela! --¿Y por qué? ¿A caso me va a cenar a mí? Al ver a su madre embarazada, Jaimito le pregunta extrañado: --Mamá, ¿Qué te ha pasado? --Nada, hijo, es que me ha picado una avispa. Jaimito se va tranquilamente a dar una vuelta por la calle, pero en eso ve a una monja embarazada: --Señora, ¿A usted también le ha picado una avispa? --No, hijo, no..., A mí me picó el obispo. Llega Jaimito corriendo, y se detiene delante de un oficial de policía, y m uy agitado le dice: --¡Oficial, mi papá se está peleando con un tipo! --¿Dónde? --A la vuelta de la esquina. Doblan la esquina y, efectivamente, dos tipos se estaban sacando la mugre a puñetazos. El oficial le pregunta a Jaimito: --Rápido, Jaimito, dime: ¿Cuál es tu papá? --En eso están, oficial, en eso están. Un amigo le dice a Jaimito que los mayores siempre guardan secretos inconf esables y que por tanto es muy fácil sacarles dinero simulando que uno sabe algo. Jaimito decide hacer la prueba con su padre, se acerca mientras éste lee el periódico y le dice al oído: --Lo sé todo... El padre se asusta y le dice rápidamente: --Bueno Jaimito... Guarda silencio... Toma 100 dólares y no se lo digas a na die. Contento con su maldad decide probar con la madre: --Mamá, acabo de enterarme, lo sé todo... Asustada la madre le dice: --Toma Jaimito, 300 dólares y no se lo digas a nadie, por favor. Llaman a la puerta y sale Jaimito a contestar. Cuando abre, ve al cartero y le dice:

--Lo sé todo... Entonces el cartero, con lágrimas en los ojos, extiende los brazos hacia él di ciendo: --¡Hijo mío! --Mamá, mamá, ¿Las negras destiñen? --No, Jaimito, ¿Por qué lo dices? --Porque el otro día papá le contaba al tío, que la noche anterior, se puso mora do con una negra. Jaimito le dice a su hermana: --¡Tú estás mal hecha! --¿Por qué lo dices? --Porque no tienes de estos... --No, pero papá me ha dicho que, con uno de estos, puedo tener muchos como e l tuyo. La profesora de catecismo pregunta a Jaimito: --¿Cómo mató David a Goliat? --Con una moto. --¿Cómo que con una moto? ¡Será con una honda! --¡Ahhh!, ¿Pero quería usted saber la marca? Se muere Jaimito, y se va al Cielo. Al llegar ante las puertas del Cielo, se encuentra con San Pedro, quien lo manda encarcelar. Abren las puertas del Paraíso, y lo confinan en una celda. Pero, al darse cuenta de que semejante personaje está en el Cielo, cunde el pánico; y al poco rato llega una turba de ángeles, lo sacan a empujones, y lanzan a Jaimit o al Infierno. Al llegar al Infierno, el Cachudo lo estaba esperando con una tremenda fie sta, súper contento de tener a alguien tan distinguido como Jaimito. Le hacen una gran ceremonia de Bienvenida, le dan las llaves del Infierno, y se arma una tremenda juerga. Y así se quedan chupando y fornicando hasta las 4 de la mañana. Jaimito, ya cansado de empujarle a tantas nenas y por tanto rato, se quier e ir a dormir. Pero se da cuenta de que se le han quedado las maletas en el Ciel o. El Diablo le dice que no se preocupe, y envía a dos demonios a buscarle las ma letas. Los demonios llegan al Cielo, llaman a la puerta y al timbre, pero nadie l es contesta, porque están todos durmiendo. Pero como saben que si se van para abaj o sin las maletas, el Diablo se los va a hacer chupete. Así que deciden saltarse la verja del Paraíso. Justo cuando están saltando la verja, Jesús se despierta, mira hacia afuera po r la ventana, y dice: --No hace ni 4 horas que Jaimito llegó al Infierno, y ya hay gente que quier e asilo político. Jaimito entró a robar en una zapatería, pero justo lo pescan dos policías y se l o llevan detenido. --¿Te das cuenta? -dice uno-, apenas si tendrá diez años y ya anda robando para usar las zapatillas de moda. ¿Es que no pensaste en tu madre? --Claro que pensé en ella, pero no encontré de su número. Jaimito, ¿Qué significa "extraordinario"? --Muy vulgar. --¿Qué dices? --Pues, si 'ordinario' significa vulgar...

:

Estaba la profesora dando la clase de Idioma Español, y le pregunta a Pepito

--Pepito, dime 10 palabras que empiecen con la letra 'p'. Y Pepito dice: -- ... Con letra 'p': Pepito Pisar Pero Prevenido Puso Preservativo Para Prevenir... La profesora, (como ha llevaba muchos cursos dando psicología), piensa que e sto es normal, y decide seguirle la corriente: --Pero Pepito, faltan 2 palabras... Y el precoz jovenzuelo: --¿Pisamos, profesora?... Otro día, la profesora decide repetir el experimento, y les dice a sus alumn os que van a tener que hacer oraciones con palabras que comienzen con la letra P . Todos levantan la mano, y la profesora le pregunta al mas adelantado del s alón, éste responde: --Profesora Pérez Pereyra Pica Piedras. Todo el salón: --¡Bravo!, ¡Bravísimooooo! Entonces Pepito levanta la mano, y la profesora le da la palabra: --Profesora Pérez Pereyra Pica Piedras. Todos comienzan a decir: --¡Buuuuu!, ¡Copióóóón!... A lo que Pepito responde: --¡Paciencia, Párbulos Pendejos, Profesora Pérez Pereyra Pide Pepito Pito, Pepit o Poco Pendejo, Pone Preservativo Punta Pito, Para Prevenir Posible Parto. Punto ! Está Jaimito en clase, y dice la profesora: --A ver, Pepito, haz una frase con una onomatopeya. --Ayer mi gato decía: "miau, miau". --Muy bien, Pepito, ahora tú, Juanito. --Hoy escuché el tren pasar, y hacía, "piiiii chucu chucu chucu piiiii". Por último, dice la profesora: --Ahora tú, Jaimito. --El otro día cruzaba la calle, venía un autobús y dije: "¡oh no, me atopeya"! La profesora a Jaimito: --Jaimito, dime cinco cosas que contengan leche. --Cinco vacas, señorita. En la escuela: --Jaimito, si yo te doy dos caramelos y tu mamá te da tres, ¿cuántos tienes? --Seis, señorita. --No, Jaimito. Cuenta bien. Yo te doy dos y tu mamá tres. --Seis, señorita. Es que yo tengo uno en el bolsillo. Jaimito llega a casa y su padre le pregunta: --¿Qué tal en el cole, Jaimito? --He hecho una redacción que ha conmovido al profe. --¿Ah, sí? --Sí, me ha dicho que daba pena. Otro día llega Jaimito a casa, y su padre le pregunta: --Jaimito, ¿Te has portado bien hoy en el colegio? --Pues claro, me he pasado el día entero de cara a la pared... El profesor a Jaimito:

--Jaimito, ¿Por qué no has venido a clase ayer? --Es que se murió mi madre. --Bueno, por esta vez pase, ¡Pero que no vuelva a repetirse! --Jaimito, ¿Qué hace tu papá? --Mi papá vive de las letras. --Ah, ¿Es escritor? --No, sufre de diabetes, y vive tomando vitaminas A, B, C, D... Jaimito, que ha suspendido todo, manda un telegrama a su madre que dice: --Mamá he suspendido todas. Prepara a papá. A las dos horas le llega un telegrama a él, de su madre, que dice: --Papá preparado. Prepárate tú. Jaimito llega a casa, y su madre le pregunta: --¿Qué tal, Jaimito? ¿Qué has aprendido hoy en el colegio? --No mucho, tengo que volver mañana. El profesor le dice a Jaimito: --Jaimito, háblame de Mercurio. --Bueno..., pues... era el dios de los termómetros. --Jaimito, ¿Cuál es la fórmula del agua? --Hache dos o. --¿Y del agua fuerte? Y Jaimito grita: ¡HACHE DOS O! --Jaimito, ¿Por qué hay más aire al nivel del mar que en lo alto de una montaña? --Pues..., ¡Porque tiene miedo de las alturas! Le pregunta la profesora a Jaimito: --Jaimito, ¿Cuál es el animal que da a luz con más dolor? --¡El congrio! --¿El congrio? --Sí, porque da a luz "congritos"... --Jaimito, dime dos pronombres. --Quién, yo? --Muy bien. En el colegio, la profesora pregunta a Juanito: --Explícame por qué madre no hay más que una. Dice Juanito: --Porque un día me pilló un coche, y me recogió mi madre, y me curó. Luego le toca a Felipito: --Porque un día estaba con 40 de fiebre, y mi madre se pasó 3 días sin dormir, c uidándome, para que no me pasara nada, y por eso, Madre no hay más que una. Ahora la profesora le pregunta a Jaimito: --Jaimito, ¿Por qué Madre no hay más que una? --Porque un día me mandó mi madre a por 3 cervezas a la nevera, y cuando la ab rí dije: ¡MADRE, NO HAY MÁS QUE UNA!...

s.

La profesora que les dice a los alumnos: --A ver, niños, hacedme un pareado contando lo que habeis hecho en vacacione Allá que va el primer niño y dice: --Yo fui a coger pechinitas, y me mojé las rodillitas. --Muy bien, Manuel, muy bien.

A ver tú, Jaimito. --Pues yo fui a coger mejillones, y me mojé las rodillitas. --Pero Jaimito..., ¡Eso no es un pareado! --Sí, sí, pero espere a que suba la marea... --Jaimito, conjuga el verbo 'nadar'. Y Jaimito, gritando: --¡YO NADO! ¡TÚ NADAS! ¡ÉL NADA!... --¡Jaimito, hazlo más bajo! --Yo buceo, tú buceas, él bucea... En el colegio: --Jaimito, conjuga el verbo andar. --Yo, yo..., yo..., yo ando..., Tú..., esto..., tú andas... --¡Mas deprisa! -Él corre, nosotros corremos, ellos corren... La profesora le pregunta a Jaimito: --¿Cómo suena la M con la A? Y Jaimito: --MA. --Y si le colocáramos la tilde, ¿Cómo sonaría? --¡MATILDE! En el cole, el profe les está contando un cuento a los niños para que salgan a brigados a jugar con la nieve. --Pues yo tenía un hermanito, que un día se fue a jugar a la nieve con su trin eo, sin abrigarse. Cogió una neumonía y al cabo de tres días se había muerto. Se hace un profundo silencio en clase, y luego Jaimito pregunta: --¿Y dónde dejó el trineo? El profesor pregunta: --Jaimito, ¿Cuál es el índice de mortalidad en Ghana? --Humm..., ¿Una muerte por persona? Y el profe prosigue: --Jaimito, ¿Cuánto es 2 más 3? Raudo y veloz contesta Jaimito: --¡CUATRO! --¿Cuatro?... -pregunta el profe-. --Pero bueno..., ¿Usted qué quiere?... ¿Velocidad o precisión? --Jaimito, dame un ejemplo de dilatación debido al calor. --Hummm... En verano los días son mas largos. Jaimito está en clase, y le pregunta el profesor: --Jaimito, dime, ¿Qué es un tren? Y le responde: --Una cosa muy larga y con pelos. El profesor, extrañado, le dice: --¿Y cómo es eso? Y Jaimito responde: --Es que mi madre dice siempre que coje el tren por los pelos... El compañero de Jaimito se ha quedado dormido, y el profe le dice: --Jaimito, despierta a tu compañero. --Anda ya, usted lo ha dormido, usted lo despierta... El profesor de matemáticas: --¡Estoy muy indignado! ¡Más del 80% de la clase no ha aprobado el examen!

Jaimito se ríe y dice, desde la última fila del salón: --¡Ja, ja, ja!... ¡Si ni siquiera somos tantos!... Jaimito está en una clase de física, donde se trata el tema de la sublimación. --A ver..., ¿Alguno de ustedes me puede decir el nombre de alguna sustancia que pase, directamente, del estado sólido al estado gaseoso, sin pasar por el esta do líquido? Jaimito levántala mano y grita: --¡Los frijoles! --¡Mua, mua! -¿qué has visto en el museo, Jaimito? --He visto un esqueleto. --¿Un esqueleto de verdad? --Sí, sí, en carne y hueso. La profesora está dando la clase de geología: --A ver, Jaimito, ¿Qué es esto? Pero Jaimito, obviamente, no lo sabe, y tímidamente lanza una acertada espec ulación: --Una piedra. Un compañero nota la congoja del niño, se compadece de él, e intenta soplarle la respuesta: --Basalto. Y Jaimito dice, por segunda vez: --¡UUUNAAA PIEEEEDRA! La profesora le está diciendo a sus alumnos: --Voy a hacer dos preguntas, pero el que conteste bien la primera, no debe rá contestar la segunda. A ver: ¿Cuántos pelos tienen los caballos en el lomo? Y Jaimito responde rápidamente: --Cincuenta y seis millones trescientos doce mil quinientos treinta y cinc o. Asombrada, la profesora le pregunta: --¿Y tú cómo lo sabes? --¡Ah! Ésa ya es la segunda pregunta. Jaimito llega a casa, después de haber estado en una excursión en una granja, y su madre le pregunta: --Y dime, Jaimito, ¿Que Has visto en el campo? --Hemos visto a un señor haciendo caballos. --¿Qué dices? ¿Cómo que haciendo caballos? -¡Sí! Tenía uno ya casi terminado, y le estaba clavando las patas. En la escuela, el inquieto Jaimito, llega ante su profesora y le pregunta: --Profesora, profesora, ¿El corazón tiene piernas? --El corazón, Jaimito... ¿Piernas?... Hum... no, el corazón NO tiene piernas. --Ah, y entonces ¿Por qué anoche mi papá le decía a mi mamá en su dormitorio: ¡Abre las piernas..., corazón! Jaimito va por la calle llorando; se le acerca una señora y le pregunta: --¿Por qué lloras, Jaimito? --Pues estoy llorando porque he perdido la goma de borrar. --¿Y por esa tontería lloras? --Sí, porque mi hermana perdió la regla y no veas la que le armó mi padre. Jaimito está molestando a las niñas, tirándoles polvo de tiza. La profesora lo s orprende y con una mano escondida detrás de la espalda, le pregunta: --Jaimito, ¿Por qué no te atreves a echarme polvos a mí?

--Pues..., porque usted tiene la regla, profesora... --A ver, Jaimito, si yo digo: "Estoy buscando marido", ¿En qué tiempo estoy ha blando? --Tiempo perdido, profesora. --Jaimito, ¿Cuántos glóbulos rojos hay en el cuerpo? --200... por lo menos. --No, Jaimito, hay muchos más. --Pueees... 4.000. --No, Jaimito, más... muchos más. --Pueees... 7.000. --No, Jaimito, muchos más... Di una barbaridad. --¡Me cago en tu puta madre! Un día como hoy, llega la profesora al aula de 5º de EGB., y les dice a los al

umnos:

--Buenos días niños, hoy vamos a hablar de la masturbación. En esto que comienza a perorar, cuando Jaimito interrumpe y pregunta: --Profesora..., ¿Los que ya follamos... ¿Nos podemos ir?

Bueno niños, hoy vamos a tener una prueba diferente, os voy a escribir un núme ro en la pizarra y vosotros, a través de una canción, tendréis que hacer una suma y da rme el resultado escrito en la pizarra. ¿Queda claro? -pregunta la profesora-. --Sííííííí, -contestan todos-. --A ver Luisito, (y la profesora escribe el número 16 en la pizarra). Tienes 10 segundos para contestar; comienza el tiempo. --Señorita, lo tengo: 2 y 2 son 4, 4 y 2 son 6, 6 y 2 son 8 y 8, 16. --¡Muy bien! A ver Jaimito: --¡Diga, señorita! --Te toca el turno. Y la profesora, con una sonrisita y cara de sobrada piensa: Ahora sí que te voy a joder, (y le escribe el 23 en la pizarra). A los 9 segundos, Jaimito dice: --Señorita, ¿Puedo rapear? --¿Rapear? -pregunta la profesora-. Y los demás niños empiezan: --¡Que rapee! ¡Que rapee! ¡Que rapee! --Bien, -dice la profesora-. Y comienza Jaimito su melodía; ((POR FAVOR, LÉASE CON RITMO DE RAP): --La fucking profesora, me intenta joder, con una sumatoria, que debo resolver. Los dedos de mis manos, los dedos de mis pies, la polla y los cojones, suman veintitrés. La profesora de Jaimito, previniendo a todas sus alumnas del terrible peli gro que representaba semejante mozalbete para su castidad, antes de que llegara el mequetrefe, les dijo a todas las nenas que si Jaimito decía alguna vulgaridad, salieran corriendo a toda prisa por la puerta. Después de haber entrado todos al aula, la clase empezó. Como en todo curso, nunca falta un lameculos, apareció Isabelita que levanta ndo la mano, dijo: --Profesora, mire, que al lado de mi casa están haciendo una piscina.

--¡Qué interesante, Isabelita! Y como donde hay uno, hay dos: --¡Profesora!, Al lado de mi casa están haciendo una casa club, en un árbol. Y Jaimito, muy ansioso, levanta la mano..., y la profesora dice: --Sí, Jaimito... --Profesora, mire, al lado de mi casa están haciendo un PROSTÍBULO. En ese momento, todas las nenas salen corriendo a toda hostia, y Jaimito l es dice: --¡Esperad, esperad! ¡Que todavía no ha abierto!... Una niña llega a su casa, y le dice a su madre: --Mamá, mamá, ¡Jaimito tiene la polla como una gamba! --¿Roja? --No, saladita. Una neñita llega a casa llorando y su madre le pregunta: --Pero hija, ¿Qué te pasa? --Es que en la clase de educación sexual nos han dicho que los niños nacen por donde se mete el pene. --Sí, hija, pero eso no es para llorar... --Es que tengo miedo de que al nacer el hijo de Jaimito, me rompa los dien tes. En un examen de zoología, el profesor le entrega a Jaimito una pata de pájaro y le dice: --A la vista de esta extremidad, ha de decirme usted: la familia, el género y la especie del animal, así como sus costumbres migratorias y el número de crías por nidada. Y Jaimito, sorprendido, le responde: --Pero profesor, ¿Cómo le voy a decir todo eso sólo con ver una pata? El profesor le dice: --¡Ignorante! ¡Está usted suspendido! A ver, dígame su nombre y apellido, jovencit o. Jaimito se quita un zapato, le enseña el pie desnudo al profesor, y le pregu nta: --A ver, hijoeputa, adivine cómo me llamo... Jaimito estaba en la escuela, y el profesor le pregunta: --A ver, Jaimito: Cuánto son dos, mas dos, mas dos? --Depende profesor, porque si los números están en posición horizontal son 222 y si están en posición vertical, son 6. --Ahhh..., muy sabio eres ¿no? Dime: ¿Cuántos son los mandamientos de la Ley de Dios? --Los mandamientos son... Depende, profesor. --¿Cómo que depende? --Depende, porque si son para hombres son 10, pero si son para mujeres son 9, porque las mujeres no pueden desear la mujer del prójimo, a no ser que sean le sbianas. --¡Eres un hijo de..., Jaimito! --¡DEPENDE PROFESOR! PORQUE SI SOY HIJO DE MI MAMÁ..., NO. PERO SI SOY HIJO DE LA SUYA..., ENTONCES SÍ. En la clase, el profesor pregunta: --¿Cómo se llamaban las tres carabelas de Colón? ¡Os exijo que no lo penséis ni un s egundo! Jaimito ve a una chica guapísima a través de la ventana, y exclama: --¡Santa María!, ¡Qué pinta tiene la niña! El profesor de matemáticas, quiere hacerles un chiste malo a sus alumnos:

--Chicos, aquí les va un problema: Un avión sale de Amsterdam con una velocidad de 400 Km/h; la presión es de 1.0 04,5 hectopascales; la humedad relativa es del 66% y la temperatura es de 20,4 g rados centígrados. La tripulación está compuesta por cinco personas; la capacidad para los pasaje ros es de 45 asientos; el baño está ocupado y hay cinco azafatas (pero una está en hue lga). La pregunta es: ¿cuántos años tengo? Los pequeños se miran asombrados. El silencio podía cortarse con un cuchillo. Entonces Jaimito, desde el fondo del salón y sin levantar la mano,dice de pronto: --44 años, profesor. El profe, muy sorprendido, lo mira y exclama: --Es cierto, tengo 44 años, pero ¿Cómo lo has adivinado? --Lo que pasa es que tengo un primo de 22 años que es medio estúpido. Jaimito, se acerca, quejumbroso, a su profesor tutor: --Señor profesor: Juanito me ha mandado al diablo. --¿Y tú qué has hecho? --He venido a verle a usted.

rita:

Va pasando una carroza fúnebre y Jaimito corre detrás llorando y gritando. --Papá, ¿Espérame!, ¿Por qué te has ido? ¡Espérame, yo quiero irme contigo! Y la gente comentaba: --Pobrecito, se ha quedado huérfano. ¡Qué lástima!. ¡Pobre niño!. ¡Que dolor! Y el niño seguía gritando: --¡Papá, papá, me quiero ir contigo!, ¡Papaíto, No me dejes! --Y en eso la carroza fúnebre se detiene y se baja el chófer lleno de cólera y g -- ¡Coño, Jaimito, date prisa y móntate antes de que te dé un cañazo! -Jaimito, ¿Cómo estás? --Mal, ¿No ves que mi padre ha muerto de un accidente? --Pero qué lástima..., No sabía nada. --Sí, fue tremendo..., Pero sé que sus últimas palabras fueron para mí. --¿Ah, sí? ¿Y qué te dijo? --¡Jaimitoooo,..., Hijopuuuuutaaaa..., No muevas más la escaleraaaaaa!

La profesora les pidió a los alumnos que hicieran una oración en donde estuvie ra presente el verbo "Debe ser". --Carlitos.- mi mamá me trajo en el Pontiac, "debe ser" que el Mercedes está d añado. --Sonia.- Este año vamos para USA "debe ser" que estamos cansados de ir a Eu ropa. --Jaimito: Mi abuelita iba al baño con el New York Times debajo del brazo "D ebe ser" que se iba a limpiar el culo porque ella no sabe inglés. En la clase de castellano: --A ver, Jaimito, ¿En qué tiempo está "esto no debería haber pasado"? --Preservativo imperfecto, profesora. Niños, díganme palabras que tengan el prefijo hiper. Y los chicos empiezan: --Hipermetropía... hiperinflación... hipérbole... Hasta que le toca el turno a Jaimito: --¡Droguería! ¡Profesora! --¿Cómo que droguería?... ¿Dónde tiene el prefijo hiper? --Fácil profesora... Droguería y perfumería. Éste es jaimito, que va vendiendo peras e higos por la calle, pero los IVA p regonando así:

¡Vendo peras y higos!, ¡vendo peras y higos! De repente, de un octavo piso, escucha una voz que le dice: --¡Eh chaval, sube aquí un momento! El niño se coge los dos sacos de peras e higos, y se sube asta dicho piso, y llegando a la casa de la señora pregunta: --¿Cuántos quiere de cada? A lo que la señora le contesta: --Mira hijo, yo en realidad, es que al oírte decir vendo peras y higos, pues como soy profesora de lenguaje,sólo quería decirte que se dice vendo peras e higos, y no vendo peras y higos. --¿Así que no quiere nada, señora? --Pues no, hijo. --¿Y para eso me hace subir asta este piso con todo este peso, ¿eh? ¿Cabrona e h ija de puta? o. o.

Jaimito y su papá van por la calle y ven a una pareja de perros en pleno act El padre se siente obligado a dar una explicación que no traumatice a su hij

--Mira, ¿Ves esos perros? El de arriba se ha roto una pata, y el de abajo es un amigo suyo que lo está ayudando a caminar. --Nooo, papá, ¡ya ves cómo son los amigos?. Intentas ayudar a uno de ellos, y lo primero que hacen es darte por el culo.

La profesora le pregunta a sus alumnos cuál es la profesión de sus madres. --¿Y tú, Jaimito?, ¿Qué es lo que hace tu mamá? --¡Mi mamá es sustituta! --¿Sustituta?, ¿Y cómo es eso? --Bueno, mi mamá se va al cuarto con unos señores, están allí un tiempo y al rato salen, luego viene otro señor y ella vuelve a entrar... --Jaimito, no te apenes, tu mamá no es sustituta, ¡Ella es prostituta! -No, la prostituta es mi tía, pero como ella está enferma, mi mamá la sustituye, ¡Por eso es sustituta! La profesora le comenta a los niños: --Cuéntenme las buenas obras que hicieron durante el fin de Semana. Pedrito.- Bueno profesora ayer ayudé a una viejecita a cruzar la calle. Juancito.- Yo le regalé comida a un pordiosero". Muy bien, -dice la profesora-. Jaimito.- Yo evité una violación. --¿Cómo es eso, Jaimito? --Bueno profesora..., ¡Pues la convencí! En la clase de Castellano la profesora le pregunta a Jaimito: --Jaimito, en la oración: "María está disfrutando"... ¿Dónde esta El sujeto? --Muy fácil, profesora; ¡Pues encima de ella! Una señora se encuentra a su vecino Jaimito todo estropeao, con una aparatos a escayola que le cubre toda la pierna derecha. --Pero Jaimito, ¿Qué te ha pasado? --Nada, que le he puesto la zancadilla a un coche. Jaimito estaba sentado en clase haciendo problemas de matemáticas, cuando su profesora le dice: --Hagamos un ejercicio deductivo... Supongamos que hay cinco pájaros posados en un arbusto y le disparas a uno c on una pistola. ¿Cuántos pájaros quedarían? --Ninguno, -replica Jaimito-, porque uno moriría y los otros saldrían volando. --Bueno, la respuesta no era esa, -dice la profesora-, quedan cuatro, ¡pero me encanta tu manera de pensar!

Jaimito, algo humillado por el comentario, decide dar su merecido a la doc ente y dice: --Tengo una pregunta de esas "deductivas" para usted, señorita. Si hay tres mujeres sentadas en un banco de la plaza comiéndose un helado; la primera lo está lamiendo, la segunda lo está mordiendo y la tercera lo está chupando. ¿Cuál de ellas está casada? La profesora se sonroja y contesta tímidamente: --Bueno, no estoy segura... supongo que la que lo está chupando. --No, -dice Jaimito-, la respuesta no era esa... La casada es la que lleva el anillo de bodas en el dedo, pero ¡Me encanta su manera de pensar !... Un día en la clase de Jaimito, la profesora explica la hiena y Dice: --Lo voy a preguntar mañana así que atender. La hiena es un animal que vive en el norte de África. Come carroña, tiene una expresión de sonrisa y hace el amor una vez al año. Al día siguiente le pregunta a Manolita y dice: --La hiena vive en el norte de África, come carroña, tiene una expresión de sonr isa y hace el amor una vez al año. --Bien, Manolita. Y ahora tú, Jaimito. --La hiena vive en el norte de África, (como dice todo el mundo), y pa la mi erda que come y lo poco que hace el amor yo no sé de qué coño se ríe. Dos críos están jugando en la habitación de uno de ellos. El uno mira a su alrededor y se encuentra con un bote de mermelada al alca nce de su mano. --¿De quién es esta mermelada? -pregunta Pepito-. --Mía y de mi hermano, -responde Jaimito-. --¿Me das un poco? --No puedo, la mía es la que está en el fondo. Éstos son Jaimito y un amigo que van por la calle, cuando ven a una señora col gando la ropa. Y le dice Jaimito a su amigo, señalando la ropa colgada: --¿Qué te apuestas a que esas bragas son de mi madre? --¡Pero qué dices!... -dice el otro-, si vives tres calles más abajo. --Que sí, que sí, que te apuesto lo que quieras a que son de mi madre... --¿A qué no? -dice el amigo-. Jaimito se da la vuelta y le grita a la señora: --¡Señora!, ¿De quién son esas pedazo de bragas? --¡De tu puta madre, mocoso! Con gran estrépito se rompe el vidrio de la ventana en mil pedazos. Ha sido un pelotazo. Antes de que la dueña de casa pueda reaccionar, Jaimito, astuto y embustero en grado sumo, llama a la puerta: --Mil perdones, señora. Acabo de romper sin intención el cristal de su ventana . Mi padre vendrá en seguida a cambiarlo. En efecto, momentos más tarde aparece un hombre que viene a cambiar el crist al. Cuando acaba, dice: --Son veinte mil pesetas, señora. --¿Qué dice? Pero, si el muchacho que le ha enviado me ha dicho que era usted su padre. --¡Joder!, ¡A mí me dijo que usted era su madre! Jaimito, entra al cuarto de baño, donde su padre se está afeitando: --Papá, Papá,... Cómprame un traje claro. --No me sale de los cojones, ¿Lo quieres más claro?

Jaimito le dice a su madre: --Mamá, ¿le has pedido a papá que me compre la bicicleta? --Sí, muchas veces; pero es inútil, no quiere. --¿Has probado con los ataques de nervios como cuando el abrigo de pieles? Era Navidad, y Jaimito bajó corriendo por las escaleras, para ver su regalo. Su regalo fue sorprendente para él: una bicicleta. No tardó en montarse en ella, y empezarle a dar. Mientras su mamá cocinaba, él entraba y salía gritando: --¡Mira, mamá!, ¡Sin una mano! Y luego daba otra vuelta, volvía ha pasar y gritaba: --¡Mira, mamá!, ¡Sin las manos! Y volvía a dar otra vuelta más. Pero en eso la mamá escuchó un ruido muy fuerte, pero no le dio la menor impor tancia. En eso llega Jaimito y dice llorando: ¡Mira, mamá!, ¡Sin los dientes! Jaimito acaba de llegar del colegio. Pasa como un relámpago por el salón y dej a encima de la mesa las notas de fin de curso, luego se esconde en su habitación. El papá comienza a leerlas: «Matemáticas, cero; historia, cero; lengua, cero... ¡Hombre, aquí hay un diez!» Jaimito, se asoma por la puerta de la habitación: --Si, papá: Son las faltas de asistencia». Jaimito le dice a su madre:--Mamá, hoy en el colegio hemos aprendido a hacer explosivos. --Muy bien, Jaimito, ¿Y mañana que aprenderéis en el colegio? --¿Qué colegio? Jaimito llega a casa muy contento, porque ha terminado el curso y ya empie zan las vacaciones. De pronto se da cuenta de que tiene que entregarle a su padre las notas. --Papá, tengo que hablar contigo. --Díme, hijo. --Tengo que darte dos noticias, una buena y otra mala. ¿Cuál quieres que te diga antes? --Bueno..., Empieza por la buena. --La primera es que he pasado de curso, y la se--gunda que te he engañado. Jaimito tenía 16 años pero no era demasiado listo tampoco en cosas del sexo. --¡eh, Pepa!, ¿Vamos de excursión a la montaña? --No, no me siento nuy bien. --¿Qué quieres decir con eso? --Ya sabes..., estoy en "esos" días. --¿Qué quieres decir con "esos" días? --Que tengo mi periodo. --¿Qué es eso de periodo? --Pues que estoy sangrando aquí abajo. Para que Jaimito comprendiese, la Pepa se levantó la falda, se bajó las bragas y le mostró el coño. --¡Joder! ¿Cómo no vas a estar sangrando si te han cortado la polla de raíz? Estaba una vez Jaimito, con esposa e hijos, que estaba afeitándose. De pronto entra su hija al baño y le dice: --Papá, papá, ayer fui al cine con mi novio. --Qué bien, hija. --Me llevó a ver nueve semanas y media. --Muy bien hija, ¿Y qué más?

--Se sentó muy cerquita de mí... --¿De verdad, hija? --Y me puso la mano en la pierna... --¿Sí?, ¿Y qué más?... --Me empezó a subir la falda. --Hija, mejor que le cuentes eso a tu mamá, porque a mí se me están hinchando lo s güevos... En el cole, la profesora llama siempre "Pita" a una niña, que se acaba mosqu eando y se lo dice a su madre. --Mamá, mamá, ¡La profe siempre me está llamando Pita! --Bueno, pues tú llámala puta. Al dia siguiente, en clase: --A ver, que salga a la pizarra Pita. --¡Puta! --¿Repita? --¡Reputa! Dos niños van por la calle, cuando ven por una ventana a una tía bien buena de snudándose. Se quedan mirando, y al cabo de un ratito uno de ellos le dice al otro: --Oye, vámonos. --No, espera un poco. --Que no, venga, déjalo ya, vámonos. --¿Pero por qué quieres irte? --Es que mi mamá me ha dicho que si alguna vez veía a una mujer desnuda, me ib a a convertir en piedra, y ya estoy notando que una parte de mí se está poniendo dur a. * Chistes cortos --¿Cómo debe ser un chiste? --Como la lencería femenina: Fino, transparente y corto. --¿Cuál es la conversación más corta? --Cuando vas a un retrete público y llamas a la puerta: --Toc-toc. --¿Qué? --¡Ah! Ésto es uno que cada dos por tres seis. --¿Te cuento un chiste al revés? --Bueno. --Pues empieza riéndote. Una mujer entra en una frutería: --Muy buenas; ¿Tienen peras? --Muy buenas. -Muy buenas; ¿Tienen peras? Un tipo se acerca a una mujer en pleno centro de la capital. --Señorita, usted es guapísima; ¿Quiere follar conmigo? --¡Usted está loco! Pero, ¿Usted piensa que soy una prostituta? --¿Quién ha hablado de pagar, joder? --¿En qué se parecen los cangrejos a los garbanzos? --En que los cangrejos son moluscos, y los garbanzos me lus como. --¿Cómo hacen el amor los erizos?

--Con mucho cuidado. --¿Sabes tú cuántos litros de leche da una vaca en su vida? --Los mismos que en bajada. --¿Cómo se le llama al hombre al que se le ha roto el preservativo? --Papá. --¿Qué es una cosa de unos doce centímetros de largo, què tiene leche y engorda a las mujeres? --Una tableta de chocolate. --¿Cómo se dice: La yema del huevo es blanca, o Las yemas de los huevos son bl

ancas?

--Se dice: La yema del huevo es amarilla.

--¿Quién es la persona que, sin ser mi hermano, es hijo de mis padres? (Pues YO). --Cuál es el insecto que gana todas las competiciones? --El piojo, porque siempre va en cabeza. --¿Cuál es el animal que después de muerto da muchas vueltas? --El pollo asado. --¿Cuál es el animal que come con la cola?... --TODOS, no hay manera de que se la quiten para comer. --¿Cuál es la patrona de los informáticos? --Santa Tecla. ¿Cuál es el país que primero te llama y después te asusta? ¡Eh! ¡Eh! ¡Uh! ¡Uh! --Cuál es la pronunciación correcta de la capital de Estados Unidos... ¿Nueva York o New York? --Pues ninguna de las dos, porque la correcta es Washington. --¿Cuál es el método anticonceptivo más popular? --El dolor de cabeza. --¿Cuál es el club mas pequeño del mundo? --La vagina, porque sólo le cabe un miembro y de pie. --¿Cuál es el mes mas corto del año? --Mayo, porque sólo tiene 4 letras. --Si tengo 40 manzanas en una mano y en la otra tengo 50, ¿Qué tengo? --¡Pues, las manos muuuy grandes! --Si yo pongo un cenicero encima de una mesa, y mi mujer lo aparta, ¿Quién está más loco? --Yo; porque yo lo-coloco, y mi mujer lo-quita. --Me das tu teléfono? --Sí, hombre, ¿Y con qué llamo a mis amigos? --Hola, Manolo, Te llamo por la cortadora de césped. --¡Joder, pero qué bien se escucha!

--Me he aprendido la guía telefónica entera. --¿De memoria? --No, razonándola, ¿No te jode?... --Por favor, ¿Esta calculadora hace todas las operaciones? --¡Sí, señor! --¿Apendicitis? --Pues sí, ahora vivo de los libros. --¿Te han publicado algo? --No, no vendo los que me prestan. --Señor, ¿me permite pasar por su campo para ir a la estación y alcanzar el tren de las 12.30? --Por supuesto. Y si lo ve el toro Miura, seguro que alcanza el de las 12. --¿Por qué el agua caliente es un afrodisíaco? --Porque pone los huevos duros y abre las almejas. --¿En qué se diferencian las almejas españolas de las francesas? --En que las españolas son de la mar, y las francesas de la mer. --¿Por qué la mujer es mejor matemática que el hombre? --Porque puede coger un miembro, ponerlo entre paréntésis, elevarlo a la máxima potencia y reducirlo a la mínima expresión. Dos clítoris van paseando por la calle, y uno le dice al otro: --Oye, me han dicho que no disfrutas. A lo que el otro le responde: --¡Bah! Malas lenguas. DOS CHICAS, Y UNA LE DICE A LA OTRA: --TENGO EL COÑO COMO EL CAMPO DEL VALENCIA. Y DICE LA OTRA: -¿VERDE? --NO, QUE MES-TALLA. En una discoteca, el despistado de turno: --Por favor, ¿La salida? --Aquella que está allí sentada. --¡La chica con la que acabo de estar tenía las tetas como cocos! --¿De redondas y duras? --¡No, no, de peludas! Se encontraba en un baile un tipo de muy mala presencia, e invita a una jo ven muy bien presentada a bailar, y ella le dice: --Señor, no está echa la miel para la boca del asno. El señor, muy cortésmente, le responde: --Señorita, yo solamente le he pedido que bailáramos, no que me la mamara. En una pollería: --¿Tiene los huevos frescos? --Pues no, pero si es un capricho me pongo hielo. --¿Tú sabes en que se diferencian una zanahoria y una polla? --No. --Pues ten cuidado con lo que comes. En tiempos de crisis, había un hombre que veía tan mal la crisis que dijo:

"Si mi mujer se va con otro, yo me voy con ellos". --Afuera está lloviendo. --Pues dile que pase. La diferencia que hay entre ninfas y sirenas, es que las ninfas tienen los besos dulces y las sirenas salados. --Deja de negarlo todo, Pepe, ¿No ves que te han cogido in fraganti? --¡Mentira! ¡Yo nunca he estado en Italia! --Tú sabías que Aníbal cruzó los Alpes con elefantes? --Sí, pero no consiguió descendencia. Nueva advertencia que llevarán las botellas de licor: "Advertencia: este producto puede hacer que las personas del sexo opuesto parezcan más atractivas de lo que son". ¿Porqué las puertas de las iglesias son tan altas? Para que entre el Altísimo. ¿Porqué no hay golpes de Estado en EE.UU.? Porque es el único país del mundo donde no hay embajada americana. --¿Por qué no puede llover dos días seguidos en Florida? --Porque entre ellos hay una noche. --¿Por qué se suicidó Hitler? --Porque vio la factura del gas. --¿Por qué las películas de Charles Chaplin eran mudas? --Porque el director siempre le decía: "¡No charles, Chaplin"! --¿Por qué siempre van tan sonrientes los pitufos? --Porque la hierba les hace cosquillas en los cojoncillos. --¿Qué se pone Supermán cuando sale de la ducha? --Super-fume. Si tú estás en un avión y se prende fuego, ¿Por dónde sales? Pues..., ¡Por las noticias! El ser gordo tiene sus ventajas. Por ejemplo, nadie te pide que le ayudes a arreglar su tejado. Lo malo de ser una esquimala es que pasas una noche con tu novio, y al día s iguiente te levantas embarazada de seis meses. --¿Sabéis por qué llaman a Letizia Ortiz la "Abeja Maya"? --Porque empezó de obrera, se va a casar con un zángano y acabará de Reina. --¿Qué mujer ha tenido el mejor físico? --La esposa de Einstein. Los pasodobles deberían tener dos autores. El abuelo en casa: --¡Qué aburridos son ahora los programas de la tele! --Abuelo, que no es la tele, que estás mirando el microondas.

Dos hombres, en plan nostálgico, recuerdan sus buenos tiempos: --Antes las mujeres corrían detrás de mí. --¿Ahora ya no? --No, ahora ya no robo bolsos. r:

Va una pareja por la calle y aparece un secuestrador que la dice a la muje --¡Deme la cartera o la degollo! Y dice la mujer: --¡Goyo! ¡Goyo! ¡La cartera! En una piscina: --¿Usted no nada nada? --Es que no traje traje... Consulta telefónica: --¿Cuál es su problema? --Tengo miedo de separarme... --¿Casado? --No, siamés. Un amigo le dice a otro: --¡Mira, una piedra preciosa! --Pero si es un ladrillo... --Bueno, a mí me gusta. --Ayer tomé una cena ovípara. --¿Será opípara? --No, no, es que me costó un huevo.

nada.

Tan pequeño era el tiempo en su reloj de pulsera, que nunca tenía tiempo para En un tren, un pasajero le pregunta al revisor: --Oiga, cuando el tren se pare, ¿Por qué lado me tengo que bajar? --Da igual, el tren se para por los dos lados. --Me tuvieron que cortar las piernas por un accidente. --¡Jo!, ¡Qqué amputada!... El verdugo es igual al antropófago: los dos matan para comer.

Los que matan una mujer y después se suicidan, deberían variar el sistema: sui cidarse antes y matarla después. --Oiga, ¿Dónde está el otro lado de la calle? --Ahí enfrente. --Imposible, antes me han dicho que estaba aquí. --Oye, ¿Tu madre se llama Rosa? --Sí, ¿Cómo lo sabes? --¡Porque tienes una cara de capullo!... --Por favor, ¿La calle Sagasta? --Hombre, si pisa fuerte... --Por favor, ¿La calle Saboya? --Hombre, si va dando brincos...

Le dice uno a otro: --¿Sabe dónde queda la calle campana? Y el interpelado le contesta: --No, pero me suena. En la parada de autobús: --¿Hace mucho que espera? --Yo nunca he sido pera. --¿Cuánto cuesta el autobús? --95 pelas. --¡Bájense todos que me lo quedo! --Oiga, ¿Este autobús me lleva al cementerio? --Hombre..., si se pone usted delante, es posible. En una parada de autobús: --Señora, dígale a su hijo que deje de imitarme. --Niño, deja ya de hacer el idiota. Un jipi, con melenas hasta el culo, está haciendo auto-stop. Para un coche, y el jipi pregunta: --Oiga, ¿Me falta mucho para León? --¡El rabo, bandarra, el rabo! --¿Y a ti te resulta difícil tomar decisiones? --Bueno..., sí y no. Solía ser un indeciso, pero ya no estoy seguro.

¿Por qué se le llama a la cómoda cómoda y a la cama cama, siendo la cama más cómoda q e la comoda? --¿Por qué la Luna es más útil que el Sol? --Porque de noche nos hace más falta la luz. El empresario mas eminente que haya existido fue Noé, pues mantuvo su empres a a flote mientras el resto del mundo estaba en liquidación. --¿Quién fue el primer neoliberal? --Cristóbal Colón. Salió sin saber a dónde iba, llegó sin saber adonde y regresó sin saber dónde estuvo, y to do eso lo hizo con dinero prestado. Veni, Vedi, Visa. vine, vi, compré. Ese tío piensa por infección; agarra las ideas por contagio. Tienes tantas varices que puedes ir al carnaval disfrazada de mapa de carr eteras. Es una suerte que vayas lento, porque estás yendo en sentido contrario. Eres tan atractivo como una bolsa de papel mojada. La policía ha hallado un cuerpo quemado, con dentadura postiza, peluca, pech os caídos y culo deforme..., por favor, mándame un mensaje para saber que estás bien. Eres tan tonta, que te estrangularías con un teléfono sin cable.

ira.

Eres mas vago que los reyes magos, que trabajan solo un día y encima es ment

En el escote de aquella diplomática estaba la carta credencial del nombramie nto de su esposo. ¡Qué lata, media vida defendiéndonos de cosas en lata! --¿Qué lee el jardinero? --Hojas..., Hojas de almanaque. Aquel tipo tenía un tic, pero le faltaba un tac: por eso no era un reloj. ¡Riiing!, ¡Riiiing! --¿Diga? --¿Es la embajada de Laos? --Sí. --Pues uno de vainilla, por favor. ¡Riing! ¡Riing! --¿Hola? --¿Sí, diga? --¿Es haí donde lavan la ropa? --¿Eh?, no. --¡Sucio! --¿Aló? --Alí. --¿Aló? --Alí. --Oiga, que le hablo en serio. --Y yo en sirio. --¿Sabes?, Yo no puedo comer paella. --¿Sí? ¿Y eso? --¡Porque se me llena la boca de granos! --¡Jo, tío, llevo un mosqueo de miedo encima!, ¡He recibido un anónimo! --¿Sí?, ¿De quién? --Oiga..., ¿Usted cómo se llama? --Yo Gabriel, pero cuando estornudo me llaman Jesús. Una señora le pregunta a un niño: --¿Cómo te llamas? El niño contesta: --No sé, señora. --¿Cómo que no sabes? --Es que mi papá me llama Francisco, mi mamá Pancho, mis hermanos Paco, mis tíos Chico, mi tía Cisco, y cuando estornudo todos me dicen, ¡Jesús!... --Tío, me han robado la cazadora de cuero que me vendiste el otro día. --Ya te dije que era de las que se llevaban. --Pues entre pitos y flautas me he gastado quinientas mil pesetas. --¿Y eso? --Pues ya ves, 300.000 en pitos y 200.000 en flautas. Y hablando de pito, ¿Sabes que es una palabra que puede ser de género masculin

o o femenino? Si mide más de 12cm. es un pene, pero si mide menos de 12cm. es una pena... Una tía le dice a un tío: --Oye, tío, ¿Sabes contar? --Sí. --Pues esta noche no cuentes conmigo. Le pedí a Dios una flor y me dio un jardín; le pedí un árbol y me dio un bosque, l e pedí un buen polvo y me dio tu número de teléfono..., De ti depende que siga siendo creyente... --¿Sabes qué necesita una polla huérfana? --Una mamaíta. --¿Y a ti qué te parece lo del sexo por teléfono? --Una vez lo intenté, pero los agujeros del micrófono eran demasiado pequeños. --¿Jugamos a la magia? --Bueno, ¿Cómo se hace? --Yo te hecho unos polvos, y tú desapareces. --¿Cómo llamas a un hombre que mete su instrumento en la boca de una mujer? --¡Dentista, malpensado! --Oiga, ¿Usted es tonto o qué? --Yo qué, ¿Y usted? --¡Imbécil, que es usted un Imbécil! --Oiga, ¿Qué es esto, un insulto o una broma? --¡Un insulto, gilipollas! --¡Ah bueno! ¡Es que yo no soporto las bromas! --¿Por qué la Torre de Pisa está inclinada? --Porque ha tenido mejores reflejos que las Torres Gemelas... --¿Por qué una gallina quiere tanto a su pollito? --Porque le costó un huevo. --¿Qué significa "Why" en inglés? --Por qué. --Por saberlo. ?

Juan.- Oye Pedro, tú que has estado en Francia... ¿Cómo se dice bulto en francés Pedro.- Paquet. Juan.- Pa ná. Justo pa saber. --¿Sabes por qué mataron a Kung Fu? --Porque lo kunfundieron. Cuando el soldado dobló la espada, inventó la hoz y nació la era agrícola. --Al menos podías haberte afeitado, ¿No? --Te aseguro que cuando he venido estaba recién afeitado. --¡Ole tu madre! --Olerá la tuya. --Hijo, sube a casa, como los buenos niños.

--No, mamá, que me vuelves a tirar. --¡Anda, que la fortuna que ha hecho Henry Ford con los coches! --¡Pues su hermano Roque con los quesos! --¿Ves a esa tía? La llaman "la amuleto". --Por qué? --Porque todos los tíos que se acercan a ella tienen suerte. ¡TODOS A BORDO!... Y Bordo murió aplastado... ¡SUELTEN AMARRAS!... Y Marras los mordió a todos... ¡SUBAN LAS VELAS!... Y los de abajo se quedaron sin luz... --¡FUEGO A ESTRIBOR! Y estribor murió quemado. --¡BOTES AL AGUA! Y en el barco se quedaron sin mermelada. --¡Todos al cuarto de máquinas! Y Máquinas tuvo que dormir en el pasillo. --¡Vuelta a estribor! Y Estribor se quedó patas arriba. --¡Tiraos al suelo! Y el suelo se quedó preñado. --¡SIGAN ADELANTE! --Y todos se perdieron, porque Delante era tonto. --¡SIGAN AVANZANDO! --Y Vanzando y sus muchachos se perdieron por el bosque. --Hazedlo con prudencia. Y Prudencia quedó embarazada. Todos gozaban de salud... hasta que Salud se quedó embarazada. --¡No cabe duda! Y Duda se fue llorando. El presentador entregó los premios de consuelo... Y Consuelo se quedó sin premios. --¡Bailen con ritmo! y ritmo bailó toda la noche. --¡BOTO A BRÍOS! (Gritaba el mosquetero airado). --¡Y Bríos ganó las elecciones! ¡NO COMAN CON GULA!... Y Gula se quedó sin comer...

¡TIERRA A LA VISTA!... Y enterraron a Lavista... --¿Qué es un urólogo? --Es un especialista que te la mira con desprecio, te la toca con asco y t e cobra como si te la hubiese mamado. --¿Cuánto dura un polvo? --Un polvo dura lo que dura dura. --¿Qué es una brújula? --Una viéjula montada en una escobula. --¿Qué es una oreja? --Sesenta minutejos. --¿Qué es una orilla? --Sesenta minutillos. --¿Qué es una lápida? --Una china que corre rápido. --¿Qué es un anillo? --El culo de un enano. --¿Qué es una patada? --Un montón de patos. --¿Qué es un mudo? --Una paded de ladillo. --¿Qué es un cerro? --Un númerro. --¿Qué les dijo el instructor de la escuela de kamikazes a sus alumnos? --Presten atención porque sólo voy a hacerlo una vez. elló?

--¿Qué fue lo último que se escuchó en la caja negra del Challenger cuando se estr --Dejad que conduzca ella... --¿Por qué los mudos se masturban con la mano izquierda? --Para poder gritar con la derecha. Se encuentran dos tíos por la calle y uno le dice al otro: --¡Saludos a tu mujer y a mis hijos! En este pueblo no hay mozos, y si los hay, no los veo; estarán en las cocinas atizando los pucheros. {FILOSOFÍA HUMORÍSTICA} No soy un completo inútil... por lo menos sirvo de mal ejemplo. Si no eres parte de la solución eres parte del problema. Lo importante no es saber, sino tener el teléfono del que sabe.

El que sabe, sabe... y el que no sabe es jefe. Yo no sufro de locura... la disfruto a cada minuto. an.

Si un pajarito te dice que estás loco, debes estarlo, pues los pájaros no habl Es bueno dejar la bebida, lo malo es no acordarse dónde. El dinero no hace la felicidad... ¡la compra hecha! No ambiciones tener dinero propio, ¡Confórmate con el ajeno! La inteligencia me persigue, pero yo soy más rápido. Huye de las tentaciones... despacio para que puedan alcanzarte. La verdad absoluta no existe y esto es absolutamente cierto. Hay un mundo mejor, pero es carísimo. Ningún tonto se queja de serlo. No les debe ir tan mal. Estudiar es desconfiar de la inteligencia del compañero de al lado. La mujer que no tiene suerte con los hombres no sabe la suerte que tiene. No hay mujer fea, sólo belleza rara. El amor es una cosa esplendorosa..., ¡Hasta que te sorprende tu esposa! AMOR: Enfermedad temporal que se cura con el matrimonio. Palabra de cuatro letras; dos consonantes, dos vocales y dos idiotas.

La pereza es la madre de todos los vicios, y como a la madre hay que respe tarla... No te tomes la vida en serio, al fin y al cabo no saldrás vivo de ella. Bienaventurados los que nada esperan porque nunca serán defraudados. El alcohol mata lentamente... No importa, no tengo prisa. Nunca es tarde si la sopa es buena. Sólo sé que no sé nadar. CEREBRO: Órgano que sirve para que pensemos que pensamos. Consejo superfilosófico: "Hazte una fotografía, y si sales es que existes". La bufanda es para los que bufan de frío. El ascensor es más peligroso que el avión, porque si se desgracia no será posibl e salvarse, ni con paracaídas. Monólogo significa: el mono que habla.

Todos los pájaros son mancos. Los chinos comen tocando el tambor. El estornudo es la interjección del silencio. La confusión está clarísima. Mátate estudiando y serás un cadáver culto. Esta obsesión de suicidio me está matando. Tan malo es el trabajo, que hasta pagan por hacerlo. La verdadera felicidad está en las pequeñas cosas: una pequeña mansión, un pequeño y ate, una pequeña fortuna... es.

El tiempo es el mejor maestro, desgraciadamente mata a todos sus estudiant Si buscas una mano dispuesta a ayudarte, la encontrarás al final de tu brazo

.

La política se diferencia de la alpargata en que da lo mismo la izquierda qu e la derecha. La política es semejante a la religión; la diferencia es que en política cada un o confiesa los pecados del adversario. No más medios de comunicación, ¡Los queremos completos! Un negro en la nieve es un blanco perfecto. ar.

Lo importante no es ganar. Lo que importa es competir, sin perder ni empat La "verdad" no es lo que importa... ¡sino TENER razón! Tener la conciencia limpia es signo de mala memoria.

El que es capaz de sonreír cuando todo le está saliendo mal, es porque ya tien e pensado a quien echarle la culpa. El que ríe el último piensa más lento. Ríase sólo y el mundo pensará que usted es un idiota. Algunas personas están vivas solamente porque el asesinato es ilegal. Si no puedes convencerlos, confúndelos. No te metas en el mundo de las drogas... somos muchos y hay muy poca. Todo tiempo pasado fue anterior. El que nace pobre y feo tiene grandes posibilidades de que al crecer se le desarrollen ambas condiciones. Toda cuestión tiene dos puntos de vista: el equivocado y el nuestro.

Los honestos son inadaptados sociales. Última hora: Gemelo suicida mata hermano por error. Un día serán tan finas las arenas del desierto que no se podrá andar por él. No hay nada que enfríe más las manos, que el saber que nos hemos olvidado los guantes. as.

Las gallinas del porvenir serán tan educadas, que pondrán sus huevos en huever La gasolina es el incienso de la civilización. El que ríe el último no entendió el chiste. Soy vegetariano, por eso fumo marihuana. La esclavitud no se abolió, se cambió a 8 horas diarias . Si la montaña viene hacia tí... ¡corre: es un derrumbe! Lo importante es el dinero, la salud va y viene. Lo importante no es ganar sino hacer perder al otro. Colabore con la policía: péguese sólo.

zón.

La psiquiatría/psicología es el único negocio donde el cliente nunca tiene la ra BAILAR: Es la frustración vertical de un deseo horizontal. Está claro que las mujeres están más avanzadas que los hombres: Mientras que éstos se masturban manualmente, aquellas lo hacen digitalmente.

HOMBRE: Ser masculino que durante sus primeros nueve meses de vida quiere salir de un lugar al que intenta entrar el resto de su vida. NINFÓMANA: Término con el cual un hombre define a una mujer que desea tener se xo mas a menudo que él. FÁCIL: Dícese de la mujer que tiene la moral sexual de un hombre. DOLOR DE CABEZA: Anticonceptivo más utilizado por la mujer de estos tiempos. EXAMEN ORAL: Prueba para conseguir una beca en la Casa Blanca. LENGUA: Órgano sexual que algunos degenerados usan para hablar. INTELECTUAL: Individuo capaz de pensar por mas de dos horas en algo que no sea sexo. Si tu abuelo es viejo, es culpa de dios. Pero si tu viejo es abuelo, es culpa tuya. Eva fue la esposa de Adán y, además, su cuñada y su suegra. En cada madre hay una suegra en potencia.

Mujer que pierde los dedales, mujer impropia para formar un hogar. Si el trabajo fuera bueno, los ricos lo tendrían acaparado. Hay mas accidentes en el trabajo que accidentes descansando. ¡Tu seguridad es lo primero! La idiosincrasia es una enfermedad sin especialista. Puede que vivir en la Tierra sea caro, pero incluye un viaje gratis alrede dor del Sol todos los años. Si el cerebro humano fuese tan simple que pudiésemos entenderlo, entonces se ríamos tan simples que no podríamos entenderlo. te.

Pitágoras inventó los corpiños, para que los senos no se escapasen por la tangen

Si algún día te sientes pequeño, inútil, ultrajado y deprimido, recuerda que un día fuiste el más rápido y victorioso espermatozoide de tu grupo... Bienaventurados los que viven del sueldo base, porque pronto verán a Dios. El trabajo es sagrado: no lo toques. Pues no, nadie se ha muerto por trabajar, pero ¿Para que tentar a la suerte

?

Vivir tu vida es algo tan difícil, que nadie antes lo ha intentado. No te preocupes, el peor día de tu vida sólo durará 24 horas. No importa dónde vayas, siempre estarás allí. Lo triste no es ir al cementerio, sino quedarse allí. Aquellos que crean en la telequinesia que levanten mi brazo. La mejor forma de conseguir que tu esposa te escuche atentamente es hablar en sueños. Hay matrimonios que se dan la espalda, mientras duermen, para que el uno n o le robe al otro los sueños ideales. Se ve claramente la hipocresía humana, cuando el que estaba furibundo o la q ue estaba furibunda, tiene que atender al teléfono y se llena de amabilidad. La mujer que se da carmín en los labios, antes de entrar en algún sitio, parec e copiar del diccionario del espejo la palabra con que va a engañar. Si tu novia perjudica tu estudio, deja el estudio y perjudica a tu novia. Ahorra energía, no seas caliente. Las niñas buenas van al cielo y las malas a todas partes. Lo mas frustrante de ser viejo es que ya sabes todas las respuestas, pero nadie te pregunta. No es que tenga miedo de morir, pero no quiero estar allí cuando ocurra.

Prefiero las máquinas de escribir usadas, porque ya tienen experiencia y ort ografía. El 20 por ciento de las personas muere a causa del tabaco. Por lo tanto, el 80 por ciento de las personas muere por no fumar. Así que queda, claramente demostrado, que no fumar es peor que fumar. Aquellos que no estudian su historia están condenados a repetirla. Aquellos que la estudian están destinados a perpetuarla vengándola. Gracias a Dios, soy ateo. MODESTIA: Reconocer que uno es perfecto, pero sin decírselo a nadie. La T es el martillo del abecedario. El único animal que sabe historia es el león. El problema de ser puntual es que nunca hay nadie que te lo agradezca. Nunca he podido entender por qué una persona se pasa dos años escribiendo una novela, cuando puede comprar una por 500 pelas. Sólo una persona inepta rinde siempre al máximo de sus posibilidades. Las ventajas del nudismo saltan a la vista. La marihuana causa amnesia, y... otras cosas que no recuerdo. Los negros son negros, porque sólo así logran estar a la sombra bajo el sol de África. Solo quien ha comido ajo puede darnos una palabra de aliento. Quien sugirió al hombre la sopa de tortuga, fue la propia tortuga, por lleva r la sopera a cuestas. El gato sólo admira al hombre cuando echa un leño más a la chimenea. El agua no tiene memoria: por eso es tan limpia. Sólo al morir nos acordamos que ya estuvimos muertos antes de nacer. La inactividad sexual es peligrosa, produce cuernos. Hoy en día la fidelidad solo se ve en los equipos de sonido. Da las propinas al entrar en los hoteles para que te sirvan bien, y poder salir sin dar más. Hay estudiantes que les apena ir al hipódromo, y ver que hasta los caballos logran terminar su carrera. Las canas ya no se respetan, Se tiñen. El diabético no puede ir de luna de miel. La morcilla es una transfusión de sangre con cebolla.

El eco siempre dice la última palabra. El sol nunca se ponía en el imperio español. Pero sin embargo, salía todas las m añanas. ¡Debía hacer un calor de espanto! En los aviones el tiempo se pasa volando. Los mosquitos mueren entre aplausos. Mi padre vendió la farmacia porque no había mas remedio. La pipa no se quema: luego si la humanidad hiciese las casas con madera de cachimba, sobrarían los bomberos. Campaña de protección de nidos: NO ME TOQUEIS LOS HUEVOS. Cielos...Antonio, estoy embarazada! (A)bortar, (R)eintentar, (I) ignorar. Las madres chinas no saben si han dado a luz una muñeca o una niña. La tormenta comienza con un gran portazo conyugal, como si la diosa se hub iese marchado violentamente dejando al dios encolerizado. .

ATENCIÓN, les habla el capitán del barco, imaginen que estamos en un submarino A grandes males, grandes médicos - Hipócrates (1.52m). A mí la impotencia me la trae floja... Abogado con dos penes, necesita secretaria bilingüe. Ahorra Agua... No Te Duches Solo. A más dinero, menos amigos y más amistades. En el vinagre está todo el mal humor del vino. Ciencia es creer en la ignorancia de los científicos.- R. Phillips.

Todas las estrellas tienen hora diferente. En unas es ayer, en otras es ho y, y en otras es hace veinte siglos. .

Bueno, aceptamos Windows98 como algo útil, pero no te lleves el Scatergories Cada mujer es un mundo... ¿Haz turismo! Cada uno es como Dios le hizo, y aún peor muchas veces.- Cervantes. Como diría Jack el Destripador "Vamos por partes". Con la Mujer pasa como con la RAM Nunca tienes suficiente! Con mil cañones por banda, se hundió el barco por sobrecarga. Cuando soy buena, soy buena; cuando soy mala, soy mejor... Dadme un punto de apoyo..., y me beberé otro Whisky.

Aquel de los invitados que deja la copa de licor llena es el que más nos ha estafado. Lo que hace subir la cuenta de los hoteles, es ese medio día más que no se aju sta ni a la tarifa ni a la verdad. Dichoso Adán, que no tuvo suegra. En los bolsillos de las mujeres cabe todo, pero nunca quieren llevarnos na

da.

Dios es real, a no ser que esté declarado como entero. El niño intenta extraerse las ideas por la nariz. El azúcar no engorda... engorda el que se la toma. El hombre no ha nacido para trabajar, la prueba es que se cansa. Es mejor callar y que piensen que eres idiota a hablar y demostrarlo. Es curioso que se le denomine sexo oral a la práctica sexual en la que meno s se puede hablar.

ades?

{PREGUNTAS HUMORÍSTICAS} Si el aire es más limpio en el campo, entonces ¿Por qué no construímos allí las ciud --¿Por qué las plumas no les hacen cosquillas a los pájaros? Si el Sol es una estrella, entonces ¿Por qué lo vemos de día y no de noche? ¿Por qué el sol aclara el pelo, y sin embargo oscurece la piel? Si un abogado enloquece... ¿pierde el juicio? Si los derechos son reservados... ¿los zurdos son impertinentes? Si una persona es atropellada cada cinco minutos. ¿Por qué no se mueve de ese

lugar?

¿Disfrutarán tanto los infantes de la infancia como los adultos del adulterio? Si el sexo oral es bueno... ¿qué tal será el escrito? Si hay un "más allá"... ¿habrá también un "mas acá"? Si la piscina es Honda, ¿el mar será Toyota? ¿Por qué corremos bajo la lluvia, si delante también llueve? Si es cierto que cuando uno come huevo se le revienta el hígado, cuando como hígado se me revienta un...? ¿Dónde queda la otra mitad del Medio Oriente? ¿Hasta dónde se lavan la cara los calvos? ¿Por qué al planeta le llaman Tierra si es 3 cuartas partes agua?

¿Por qué "separado" se escribe junto y "todo junto" se escribe separado? ¿Por qué se le llama "medio ambiente"?, ¿será porque ya jodimos la mitad? ¿Por qué las gaseosas tienen jugo artificial de limón y los detergentes jugo nat ural de limón? ¿Por qué serán tan negados los fabricantes de teteras, que insisten en crear tet eras cuyas asas queman? ¿Por qué Tarzán estaba siempre afeitado... si vivía en la selva? sto?

¿Por qué los Picapiedras festejaban la Navidad si vivían en una época antes de Cri

¿Por qué la serie se llamaba "Mission Impossible", si ellos siempre conseguían r ealizar las misiones? ¿Por qué los filmes de batallas espaciales tienen explosiones tan ruidosas, si el sonido no se propaga en el vacío? ¿Por qué aquel filme con Kevin Costner se llama "Danza con Lobos", si sólo apare ce un único lobo durante toda la historia ? Si los hombres son todos iguales... ¿por qué las mujeres eligen tanto? ¿Por qué las mujeres abren siempre la boca cuando están pasándose alguna crema por la cara? ¿Por qué las mujeres no se pueden pintar las pestañas con la boca cerrada? Un parto en la calle..., ¿Es alumbrado público? ¿Es peligroso masturbarse debajo de una manta eléctrica? ¿Por qué bragas es plural, y sujetador es singular? ¿Por qué picha es femenino mientras que coño es masculino? Cuando una mujer está encinta... ¿está también en compact? En Francia, si alguien quiere tortilla francesa... ¿Pide tortilla francesa, o sólo pide tortilla? Si homicidio es matar a un hombre, Suicidio..., ¿Es matar a un suizo? Si una persona con múltiples personalidades decide suicidarse... ¿puede consid erarse que ha tomado rehenes? ¿Debería cortarme las venas o dejármelas largas? ¿Por qué se esterilizan las agujas para las inyecciones letales? Si los caballos sufren la peste equina y los cerdos la peste porcina, ¿Por q ué el hombre sufre enfermedades patológicas? Si en vida fueras masoquista, ¿No sería una recompensa ir al infierno y un cas tigo ir al cielo?

Si el vino es líquido... ¿cómo puede ser seco? ¿Cómo se escribe el cero en números romanos? ¿Por qué las lunas de otros planetas tienen nombre, pero la nuestra se llama l

una?

¿ Por qué cuando alguien llama por teléfono a un número equivocado nunca da ocupad

o?

¿Por qué nunca se ha visto en los titulares de un periódico "Adivino gana la lot

ería"?

¿Los presos a través de la reja ven la libertad a la parrilla? ¿Por qué las personas aprietan el control remoto con más fuerza, cuando se está qu edando sin pilas? El instituto que emite los certificados de calidad ISO 9000 tiene calidad certificada por quién? ¿Por qué cuando aparece en la computadora la frase "Teclado No Instalado", el fabricante pide para continuar "presione cualquier tecla"? Cuando inventaron el reloj: ¿cómo sabían qué hora era para poder calibrarlo? ¿El reloj del capitán de barco cuenta las olas? Las lágrimas que se vierten en las despedidas de barco, ¿Son más saladas que la s otras? ¿Panacea es la cesta del pan? ¿Por qué cuando usted para en un semáforo en rojo, tiene siempre alguien en el a uto de al lado con el dedo puesto en la nariz? Los sacerdotes (presbíteros), ¿Son présbitas? ¿De qué tamaño es el ombligo del cuerpo de Bomberos? El recto..., ¿Es insobornable? ¿A qué árbol pertenece el fruto del trabajo? lla?

Si después de ducharnos se supone que estamos limpios... ¿por qué lavamos la toa Si las sábanas están heladas, ¿Se sueña en trineo? ¿Por qué hay gente que despierta a otros para preguntar si estaban durmiendo? ¿Cómo puedo saber cuántas vidas le quedan a mi gato? ¿Por qué no hay comida para gatos con sabor a ratón?

Cuando sale al mercado una nueva marca de comida para perro y con mejor sa bor, ¿Quién la prueba? ¿Los monos no encanecen porque no piensan?

¿Los vegetarianos no admiten sino transfusiones de sangre de remolacha? ¿Dónde está el busto del arbusto? ¿Por qué cuando en el coche no vemos algo apagamos la radio? ¿Por qué las mujeres con las curvas más aerodinámicas son las que más resistencia of

recen?

¿Por qué llamamos 'bebida' a la bebida?, incluso antes de beberla? deta?

El mundo es redondo y lo llaman planeta. Si fuese plano... ¿lo llamarían redon Si el pez nada... ¿la vaca todo? ¿Por qué las cosas siempre se encuentran en el último lugar donde se las busca?

Si la teoría de la evolución de las especies dice que vamos mejorando con cada nueva generación... ¿Por qué Enrique Iglesias y Emanuel Ortega cantan aún peor que sus padres? Si se echase una dentadura postiza en un escaparate lleno de granos de café tostado, ¿Se vería sonreír a un negro? ¿Qué cuentan las ovejas para poder dormir? ¿Por qué las ciruelas negras son rojas cuando están verdes? ¿Cuánto miden las altas horas de la noche? ¿No es algo poco tranquilizante que los médicos se refieran a sus trabajos com o "hacer sus prácticas"? ¿Por qué suelen cerrar los baños en las estaciones de servicio?... Tendrán miedo d e que alguien entre a limpiarlos? ¿Qué hay que hacer si uno ve un animal en peligro de extinción comiéndose una plan ta en peligro de extinción? ¿A dónde van los trabajadores del campo cuando, cansados de su trabajo, decide n alejarse de todo? ¿Por qué en los anuncios de raquetas de tenis aparece gente jugando al tenis, en los anuncios de coches puedes ver coches, y sin embargo en los anuncios de co ndones no ves más que gente jugando al tenis o coches parados? ¿Por qué Bill Gates llamó a su sistema operativo 'Windows' ('Ventanas' en inglés), si lo podría haber llamado 'Gates' ('Puertas, o verjas' en inglés)? ¿Por qué para apagar Windows hay que ir al botón de Inicio? ¿Por qué los cementerios tienen los muros tan altos, si los que están adentro se supone que no pueden salir y los que están afuera no quieren entrar? ¿Por qué en 'el día del trabajo' nadie trabaja? Si cuando uno hace algo mucho tiempo lo hace cada vez mejor; ¿por qué los taxi stas conducen tan mal?

e?

Si la lana se encoje al mojarse... ¿por qué las ovejas no encojen cuando lluev Si quiero comprar un boomerang nuevo, ¿cómo hago para deshacerme del viejo?

Se dice que solo diez personas en todo el mundo entendían a Einstein. Si nad ie me entiende a mi, ¿soy un genio? Si cárcel y prisión son sinónimos... ¿por qué no lo son carcelero y prisionero? Si nada se pega al teflón... ¿cómo pegan el teflón a la sartén? Si una tostada cae siempre del lado untado y un gato cae siempre sobre sus patas... ¿qué pasaría si atamos la tostada en la espalda del gato? Los establecimientos que están abiertos las 24 horas... ¿por qué tienen cerradur as en las puertas? Si una vaca se ríe... ¿le sale la leche por la nariz? Si la caja negra de los aviones es indestructible... ¿por qué no harán todo el a vión de ese mismo material? ¿Por qué los kamikazes pilotaban con casco? Si el amor es ciego... ¿por qué la lencería es tan popular? ¿Por qué venden tabaco en las gasolineras, si está prohibido fumar en ellas? ¿Si Supermán es tan listo, entonces por qué lleva los calzoncillos por fuera? ¿Por qué cuando llueve levantamos los hombros? ¿Acaso por eso nos mojamos menos? El otro día oí que las esponjas crecen en el mar. ¿Hasta dónde llegaría el agua si n o fuese por ellas? ¿Si estamos compuestos en un 80% de agua, ¿Cómo podemos ahogarnos? Si los vegetarianos comen vegetales, ¿Qué comen los humanitarios? ¿Se podrá, algún día, llegar a hacer agua deshidratada? ¿Tú crees que si le pidiesen la identificación al rey de España, éste podría enseñar moneda de cinco duros? ¿De qué color es un camaleón mirándose en un espejo? En caso de guerra nuclear, los pulsos electromagnéticos de las bombas termon ucleares... ¿Podrían dañar mis videocasetes? ¿Qué pasaría si un hermano siamés fuese declarado culpable de un asesinato y conde nado a muerte en la silla eléctrica? ¿Por qué las bailarinas andan siempre de puntillas? ¿No sería mas fácil contratar ba ilarinas más altas? ¿A una nave espacial que estuviese viajando a la velocidad de la luz, le fun cionarían los faros?

¿Y por qué "abreviación" es una palabra tan larga? Con todo el dinero que ganan los jugadores de fútbol, ¿Por qué persiguen todos l a misma pelota en vez de comprarse una para cada uno? Si los impuestos vuelven al pueblo... ¿Para qué los pagamos? ¿Por qué los apartamentos se llaman así si están todos juntos? ¿Hay peces vivos en el Mar Muerto? ¿Quién le llevará los pichones a las cigüeñas? ¿Podrá ser mensajera una paloma analfabeta? ¿Te imaginaste alguna vez qué sería el mundo sin preguntas hipotéticas? {Mamá, mamá / Papá, papá} --Papi, ¿A qué hora llegamos a Europa? --¡Cállate y sigue nadando! --Papá, papá, ¿Qué está mas lejos..., Tenerife o la Luna? --¿Tú ves desde aquí Tenerife, tontorrón? --Papá, papá, ¿Sabes dónde están los Pirineos? --Pregúntale a tu madre, que es la que lo guarda todo.

.

--Papá, papá, ¿Qué es el clítoris? --¡Ay!, Si me hubieras preguntado anoche..., lo tenía en la punta de la lengua --Papá, papá, ¿Cuánto cuesta casarse? --No tengo ni idea hijo, todavía no he acabado de pagar las consecuencias. --Papá, papá, ¿Qué es un degenerado? --Calla, coño, y sigue mamando... --¡Señora María, Señora María! ¡Su niño le ha sacado la lengua al mío! --Bueno, mujer, pero eso son chiquilladas. --¡Sí, bueno, pero ahora a ver quién le para la hemorragia! --Mamá, mamá, yo quiero ser monja. --Te he dicho mil veces que es imposible, Manolo.

--Mamá, mamá, el papá tiene dos pililas. --¿Y eso cómo es? --Pues sí, una pequeña para mear, y una grande y tiesa para limpiarle la boca a la criada. --Mamá, mamá, papá quiere tirarse del tejado. --Pues dile a tu padre que lo que le he puesto son cuernos, no alas. --Mamá, mamá, papá se ha muerto encima de la criada. Y llega la hermanita: --Di que es mentira, que todavía mueve el culo. --Mamá, mamá, ¿Es verdad que descendemos de los monos? --No sé, hijo, tu padre nunca quiso presentarme a su familia.

--Mamá, mamá... ¿Por qué estamos empujando el coche hacia el precipicio? --Cállate, que vas a despertar a tu padre. --Mamá, mamá, ¿Por qué papá está tan pálido? --¡Cállate y sigue cavando! --Mamá, mamá, ha llegado el lechero, ¿Tienes dinero para pagarle, o me tengo que ir a jugar afuera? --Mamá, mamá, ¡Me ha picado una víbora! --¿Cobra? --No, no, gratis. --Mamá, ¿No te parece que el abuelo merece un entierro digno? --Calla, hijo, y tira de la cadena. --Mamá, mamá, ¿Cuándo tendré los senos tan grandes como los tuyos? --Dentro de unos pocos años. --¡Vaya!, ¡Lo necesitaba para este sábado! En el cine: --Mamá, Mamá, el hombre que está sentado a mi lado se está masturbando. --Ignóralo, hija. No puedo, está usando mi mano. --Mamá, mamá, ¡He dejado la droga! --¡Gracias a Dios! --Si..., pero ahora no me acuerdo donde la puse. --Mamá, mamá, ¿Una niña de 8 años puede quedar embarazada? --¡AAy!, pero por supuesto que no. --¡Yupi! ¡Yupiii! --Mamá, mamá, el bebé se ha hecho mierda. --¡Popó!... Se dice popó. --No, no, se ha hecho mierda---, ¡Es que se me ha caído por la ventana. --Mamá, mamá, en el colegio me llaman despistado. --Aala, niño, déjate de rollos y vete a tu casa. --Mamá, mamá, en el colegio me llaman mentiroso. --¡Cállate, hijo, que ni siquiera vas a la escuela!... --Mamá, mamá, ¡en el colegio me llaman avaricioso! --Pues tú diles que una mierda para ellos. --¡Sí hombre!, ¿Y para mí nada, verdad? --Mamá, mamá, en el colegio me llaman envidioso... --Ahhh, pues mándalos a la mierda... --¿Y yo puedo ir también, mami? --Mamá, mamá, en el colegio me llaman mafioso. --Tranquilo hijo, que mañana ya voy yo ha hablar con el profesor. --Sí mamá, pero procura que parezca un accidente. --Mamá, mamá, en el colegio me llaman Rambo. --¡No puede ser!, ¡Ya mismo voy a hablar con la directora! --No mamá, esta es MI guerra. --Mamá, mamá, en el colegio me llaman dientes largos.

--Anda, hijo..., ¡Siéntate en una silla, que me estás rallando el suelo! --Mamá, mamá, en el colegio me llaman culona. --Anda, no te distraigas y ayúdame a doblar tus bragas.

es.

--Mamá, mamá, en el colegio me llaman cabezón. --No les hagas caso, hijo, y vete al mercado a traerme diez kilos de tomat --Dame una bolsa, ma. --¡Tráelos en la gorra, como siempre! --Mamá, mamá, en el colegio me siguen llamando cabezón. --¿Y tú qué haces? --Pues los persigo. --¿Y los alcanzas? -¡No, porque siempre se esconden en callejones estrechos! --Mamá, mamá..., ¿Por qué me llaman "Pies Grandes" en el barrio? --No sé, nene, pero ¿Ya has guardado los zapatos en el garage? --Mamá, mamá, en el colegio me llaman chulo. --¿Qué?? --¿Qué de qué?... --Mamá, mamá en el colegio me llaman borde. --Calla, niño y cómete la sopa. --¿Cómete la sopa?, ¿cómete la sopa?... ¡Cómeme la polla! --Mamá, mamá..., en el colegio me llaman ninfómana. --Anda, hija, vete a la cama. --¡Eso, eso! ¡Y que venga el Coco y me coma el coño! --Mamá, mamá, en el colegio me llaman peludo. --¡Mariano, que el perro está hablando! --Mamá, mamá, en el colegio me llaman esquizofrénico. --No te preocupes, hijo, eso son cosas de los niños, ya sabes, la edad... --¡ESO NO ESSS UNA RRRESPUESSSTAAAAAAAA! --Mamá, mamá, en el colegio me llaman guardia civil. --¿Por qué?, ¿por qué? --¡Calla, coño!, ¿Aquí el único que hace las preguntas soy yo!

ar!

--Mamá, mamá, ¿Cómo es que tú eres blanca, mi papá es negro y yo soy de piel amarilla --¡Ay, hijito, si supieras que orgía hubo aquel día!, ¡Deberías alegrarte de no ladr --¡Mamá, mamá, en la tele hay una corrida! --¿Y qué quieres?, ¿Que la grabe? --No, ¡QUE LA LIMPIES! --Mamá, mamá..., me se cae la baba. --No, hija, será "SE ME". --No, mamá, te juro que es baba. --Mamá, mamá, tengo hambre. --Pues fríete un huevo, hijo. --¡Fríete tú una teta! --Mamá, mamá, dame pan.

--No hijo, que te lo comes. --Mamá, mamá, Manolito me está echando su carne en mi plato. --Pues fastídiate hijo. ¡Ya te dije que no invitases a comer al leproso ese! --Mamá, mamá..., cuando yo sea grande quiero ser... --¡Cállate y no pierdas el tiempo fantaseando, que tienes SIDA! --Mamá, mamá, me gustaría ser Skin-Head. -Anda, calla hijo, que además de negro, eres gilipollas. --Mamá, mamá, cuando me crezcan otra vez los deditos... ¿Los puedo volver a met er en el ventilador? --Mamá, mamá, ¿por qué todo el mundo me ignora? Mamá, ¡mamáááááááááá! Mamá, mamá, ¡En el colegio me llaman maricón hambriento! --Pues hazles algo para que no te insulten. --YA les hago, -contesta el hijo-. --¿Y QUÉ LES HACES? -LE PREGUNTA LA MADRE-. -¡pues... me los como a besos! --Mamá, mamá, en el colegio me llaman maricón. Y la madre le contesta: --¡Bueno! ¿Y a mí qué? --¡Pues a ti, puta! --Mamá, mamá, en el colegio me llaman hijo de la vaca. --Muuuuuuurmuraciones, hijo, muuuuuuurmuraciones. --Mamá, mamá, ¡En el colegio me llaman "el hombre lobo". --No les hagas caso, hijo, pero péinate la cara. --Mamá, mamá, en el colegio me llaman gallina. --Pues hijo, qui quiri qui ti diga. --¡Mamá!, ¡Mamita! En la escuela dicen mis compañeros que soy un distraído de lo peo r. ¿Verdad que no es cierto? --Niño, tú vives en la casa de enfrente, no aquí. --Mamá, mamá, ¿Puedo echar la primitiva? --Claro hija, cuando tú quieras. --Gracias mamá. ¿Abuela, a la puta calle! --¡Mamá, mamá, que estoy poseído! --Será poseso. --¡Pos eso! --Mamá, mamá, ¿Qué hay para comer? --¡Mierda con patatas! --Jo, con patatas otra vez... --Mamá, mamá..., de pequeñito era el coco, y ahora la coca: ¿Cuándo coño voy a poder dormir? --Mamá, mamá..., ¡Hoy he perdido la virginidad! --Pues chupa un limón verde.

--¿Y así recuperaré la virginidad? --No, pero se te quitará esa cara de puta satisfecha. --Mamá, mamá, me voy de caza. --Bueno, ¿Llevas la escopeta? --No, ez que me voy de caza pada ziempde. * SILOGISMOS A quien madruga, Dios ayuda... Quien madruga, duerme en la tarde... Quien duerme en la tarde, no duerme en la noche... Quien no duerme en la noche, sale de juerga Conclusión: ¡Dios ayuda a qienes salen de juerga! Dios es amor. El amor es ciego. Steve Wonder es ciego. Conclusión: Steve Wonder es Dios. Me dijeron que Yo soy nadie. Nadie es perfecto. Luego, yo soy perfecto. Pero, sólo Dios es perfecto. Por lo tanto, Yo soy Dios. Si Steve Wonder es Dios, Yo soy Steve Wonder. ¡Mierda!, ¡Yo soy ciego! Imagínate un pedazo de queso suizo, de aquellos bien llenos de agujeros. Cuanto mas queso, mas agujeros. Cada agujero ocupa el lugar que en el que habría queso. Así, cuanto mas agujer os, menos queso. Cuanto mas queso, mas agujeros. Cuanto mas agujeros, menos queso. Conclusión: Cuanto mas queso menos queso. Hoy en día, los trabajadores no tienen tiempo para nada. Ahora, los vagos ... tienen todo el tiempo del mundo. El tiempo es dinero. Luego, los vagos tienen mas dinero que los trabajadores. Conclusión: ¡Para ser Rico, no hay que Trabajar! El beber mucho alcohol mata las neuronas. Las neuronas que mata son las mas débiles. Si se mueren las débiles, quedan las mas fuertes e inteligentes. Conclusión: Cuanto más alcohol bebo, más inteligente me hago. * CHISTES DE MARIQUITAS Se encuentran dos tíos por la calle. Uno llevaba un perrazo negro sujeto por la correa. El otro le pregunta: --¿Oye, dónde coño vas con ese perro? --Al veterinario, -le contesta el otro--¿Y por qué lo llevas? --Porque el muy cabrón está más salido que la hostia, y cuando me agacho por cua lquier motivo ya lo tengo por detrás dale que te pego. --¡Ah, claro! ¿Y lo llevas para que lo capen? --¡Qué coño a que lo capen! A que le corten las uñas, porque me está dejando la espa lda hecha una mierda de arañazos.

Un tío le dice a otro: --¿No crees que cada día hay más maricones en el mundo? --No, ¿Por qué? --Supongamos, que yo te diera diez mil pesetas..., ¿Tú me darías por culo? --No, hombre, no, ¿Cómo puedes pensar esto? --¿Y si te diera cien mil pesetas? --Hombre, siendo así, me lo pensaría. --Lo ves, maricones si los hay, lo que no hay es dinero. -