Amordazar A Jesús, Cosas Que Jesús Dijo - Phil Moore

Cosas que Jesús dijo y que desearíamos que no lo hubiera dicho AMORDAZAR A provided by Centro Cristiano de Apologética

Views 6 Downloads 0 File size 1MB

Report DMCA / Copyright

DOWNLOAD FILE

Recommend stories

Citation preview

Cosas que Jesús dijo y que desearíamos que no lo hubiera dicho

AMORDAZAR A provided by Centro Cristiano de Apologética Bíblica 2022

AMORDAZAR A JESÚS Cosas que Jesús dijo y que desearíamos que no lo hubiera dicho

Phil Moore Monarch Books ------------------------------------------------------Edición Digital presentada por Centro Cristiano de Apologética Bíblica – CCAB © 2022 Apologetics Center © 2022 Este libro no está vinculado con los propietarios del copyright. Solo para uso personal. Prohibida su venta o utilización comercial, por lo que rogamos, adquirir la obra impresa. -----------------------------------------------------------

Copyright © 2013 Phil Moore Copyright de esta edición © 2013 Lion Hudson El derecho de Phil Moore a ser identificado como el autor de este trabajo ha sido afirmado por él de conformidad con la Ley de derechos de autor, diseños y patentes de 1988. Reservados todos los derechos. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida o transmitida de ninguna forma o por ningún medio, electrónico o mecánico, incluyendo fotocopias, grabaciones o cualquier sistema de almacenamiento y recuperación de información, sin el permiso por escrito del editor. Publicado por Monarch Books, un sello de Lion Hudson plc Wilkinson House, Jordan Hill Road, Oxford OX2 8DR, Inglaterra Correo electrónico: [email protected] www.lionhudson.com/monarch ISBN 978 0 85721 453 9 e-ISBN 978 0 85721 454 6 Primera edición 2013 Agradecimientos Citas bíblicas tomadas de la Santa Biblia, Reina-Valera SBT- Texto del Nuevo Testamento copyright 2015 de Trinitarian Bible Society (Sociedad Bíblica Trinitaria) en Londres, Inglaterra.

La presente edición del Nuevo Testamento utilizado en este libro, es una revisión de la Biblia tradicional protestante en lengua castellana, traducida inicialmente por Casiodoro de Reina (1569) y revisada posteriormente por Cipriano de Valera (1602). El texto base a partir del cual se ha realizado ha sido el de la versión Reina-Valera 1909, procediéndose primeramente a una actualización de su vocabulario, pero intentando recuperar en la medida de lo posible las lecturas presentes en la versión de 1602 que fueran correctas con respecto al texto griego. De manera especial, se ha procedido a un cuidadoso estudio de las distintas ediciones del original griego de la familia del Textus Receptus (Texto Recibido) que fueron la base de la revisión de Casiodoro de Reina y de Cipriano de Valera. El resultado de este trabajo ha sido una nueva revisión del Nuevo Testamento de Reina-Valera en un lenguaje actual, pero guardando al mismo tiempo su registro y estilo clásicos, e íntegramente basada en la familia del Textus Receptus griego. Citas bíblicas del Antiguo Testamento tomadas de la Santa Biblia, Sagradas Escrituras Versión Antigua Casiodoro de Reina (1569) Traducción de CASIODORO DE REINA CON LENGUAJE ACTUALIZADO por Russell Martin Stendal - Revisión de Russell Martin Stendal Copyright © 1996 y 2002

“Ya seas un creyente o simplemente un curioso escéptico, este libro te ayudará a descubrir a Jesús como realmente es.” Sandy Millar - cofundadora de The Alpha Course y ex vicaria de Holy Trinity Brompton “Original, astuto y estimulante.” RT Kendall – Teólogo y autor de Perdón Total “En su forma distintivamente provocativa, Phil Moore nos presenta a Jesús a todo color. Al igual que el Jesús que describe, no lo encontrarás aburrido”. Andrew Wilson – Autor de Si Dios, ¿entonces qué? “¡Qué libro! Da rienda suelta a la figura más extraordinaria de la historia. Después de leerlo lo amarás o lo odiarás, pero nunca volverás a ser el mismo”. PJ Smyth – GodFirst Church, Johannesburgo, Sudáfrica “¡Este breve libro es francamente peligroso! Exige atención. Prepárese para ser sorprendido, deshecho y vuelto a armar”. Greg Haslam – Pastor Principal, Capilla de Westminster, Londres, Reino Unido

Contenido

Página del titulo Derechos de autor Elogio Introducción: Amordazar a Jesús 1 Jesús sobre El Estrés 2 Jesús sobre El Perdón 3 Jesús sobre Las Posesiones 4 Jesús sobre La Pornografía y La Masturbación 5 Jesús sobre La Ira 6 Jesús sobre El Sexo 7 Jesús sobre El Divorcio y El Nuevo Matrimonio 8 Jesús en La Familia 9 Jesús sobre La Pobreza 10 Jesús en El Infierno 11 Jesús sobre Sí Mismo 12 Jesús sobre Las Diferentes Religiones 13 Jesús sobre Seguirlo 14 Jesús sobre Lo Mucho que Te Necesita 15 Jesús sobre Hacer la Vida Juntos

Conclusión: Amordazar a Jesús Próximos pasos: caminar diariamente con el Jesús sin amordazar

Introducción:

AMORDAZAR A JESÚS

Jesús de Nazaret no tuvo miedo de decir las cosas como son. Aquellos que afirman seguirlo, por otro lado, a menudo lo son. Si no tenemos cuidado, podemos conformarnos con un Jesús temeroso y domesticado, un Jesús amordazado y atado, un Jesús que no le diría abucheo a un ganso, un Jesús de nuestra propia creación. Pero él no es el verdadero Jesús. Si alguna vez sospechó que Jesús no fue crucificado por actuar como un representante respetable con un par de calcetines y sandalias, entonces este libro es para usted. Se enfoca en los quince aspectos más escandalosos de la enseñanza de Jesús, las quince cosas que es menos probable que escuche predicadas en las iglesias de hoy. Son las quince cosas que hacen que la mayoría de la gente quiera amordazarlo. También son las cosas que lo mataron. La gente ha estado tratando de amordazar a Jesús durante 2000 años. Han tratado de sentarlo en sus rodillas como el muñeco de un ventrílocuo y convertirlo en un vocero de su propia causa. Puedes darte cuenta del éxito que han tenido por el hecho de que el Jesús amordazado y atado es tan popular. Nunca altera las plumas porque dice exactamente lo que queremos escuchar. Los comunistas trataron de amordazar a Jesús. Le dijeron al mundo que era comunista, como ellos. El presidente soviético Mikhail Gorbachev argumentó que “Jesús fue el primer socialista, el primero en buscar una vida mejor para la humanidad. El líder cubano Fidel Castro insistió en que “nunca vi una contradicción entre las ideas que me sustentan y las ideas de ese símbolo, de esa figura extraordinaria.” 1 Los enemigos del comunismo también intentaron amordazar a Jesús. De manera bastante sospechosa, le dijeron al mundo que era un occidental liberal y un capitalista librepensador, como ellos. El presidente estadounidense John Quincy Adams declaró en uno de sus discursos del 4 de julio que “El cumpleaños de esta nación está indisolublemente ligado al cumpleaños del Salvador… Constituye un evento principal en el progreso del Evangelio.” 2 El presidente Richard Nixon maldijo, planeó y mintió durante cinco años en la Casa Blanca, pero eso no le impidió invocar a Jesús como un aliado en sus discursos y terminarlos con una oración confiada para que Dios bendiga a Estados Unidos. Cuando miramos un poco más lejos, esta tendencia se vuelve aún más obvia. Los dictadores han tratado de amordazar a Jesús y de convencer al mundo de que es como ellos. Federico el Grande de Prusia argumentó que Jesús era “el autócrata del universo”, y Adolf Hitler dijo a sus adoradores oyentes que Jesús había liderado la “lucha del mundo contra el veneno judío… Fue por esto que tuvo que derramar su sangre sobre la cruz ” 3

Los activistas de los derechos civiles también han tratado de amordazar a Jesús. Florence Nightingale lo aclamó como un luchador por los derechos de las mujeres, argumentando que “Jesucristo elevó a las mujeres por encima de la condición de meras esclavas. Malcolm X afirmó que “Cristo no era blanco. Cristo era negro. Se ha hecho creer al pobre negro estadounidense, al que se le ha lavado el cerebro, que Cristo era blanco para maniobrarlo para que adore al hombre blanco.” 4 Esta tendencia continúa sin cesar hoy en día. A nuestro alrededor, la gente está tratando de amordazar a Jesús. Los musulmanes afirman que Jesús fue un profeta musulmán que simplemente fue malinterpretado. Los gurús de la autoayuda nos dicen que Jesús fue el mejor entrenador de vida. Incluso leí un artículo de un activista por los derechos de los homosexuales que argumentaba que la decisión de Jesús de pasar tres años intensivos con doce discípulos varones es prueba de que era homosexual. Jesús no es solo la persona más comentada, cantada, escrita y peleada en la historia del mundo. También es la persona más amordazada, secuestrada y secuestrada en la historia mundial. Todos quieren poner sus propias palabras en la boca de Jesús y hacerle decir exactamente lo que quieren escuchar. Pero cada vez más personas anhelan acabar con el ruido de fondo y dejar que el verdadero Jesús hable. Por eso creo que encontrará este breve libro muy útil. Si es posible llegar a conocer al verdadero Jesús, entonces debemos hacerlo. Nadie es pensado, hablado, escrito, blogueado, tuiteado, cantado o despotricado tanto como Jesús, y sin embargo, nadie es tan poco entendido. Cada uno de nosotros necesita investigar la vida y las enseñanzas del ser humano más grande que jamás haya existido. En este libro eliminaremos el ruido de fondo volviendo a las cuatro fuentes históricas originales de la vida de Jesús. Dos de los doce discípulos de Jesús escribieron relatos del verdadero Jesús tal como lo conocieron: hoy conocemos esos libros como los evangelios de Mateo y Juan. Otro de los discípulos de Jesús fue un pescador sin educación llamado Simón Pedro, quien le pidió a su amigo más educado Marcos que escribiera su relato de la vida de Jesús en un tercer evangelio. Poco después, un médico griego altamente educado de la ciudad multirracial de Antioquía se dedicó al periodismo de investigación y pasó dos años entrevistando a todos los testigos clave de la vida de Jesús a lo largo y ancho de Israel. Su relato histórico es conocido hoy como el evangelio de Lucas. Estos eran hombres que advirtieron que la gente trataría de amordazar a Jesús en el futuro. Juan advirtió que “Viene el falso Cristo, y aun ahora han venido muchos falsos Cristos”. 5 Su amigo Pablo advirtió que “Pero temo que como la serpiente engañó a Eva con su astucia, así sean corrompidos vuestros sentidos de alguna manera de la simplicidad que es en Cristo. Porque si el que viene predicare a otro Jesús, que no hemos predicado, o recibiereis otro espíritu, que no habéis recibido, u otro evangelio, que no habéis aceptado, bien lo soportaríais.” 6 Mateo era un recaudador de impuestos codicioso hasta que conoció a Jesús sin etiqueta. Pedro y Juan eran simples pescadores. Lucas era un pagano típico. En lugar de tratar de

amordazar a Jesús y forzarlo a decir lo que querían oír, tuvieron la humildad de escuchar. Cuando lo hicieron, descubrieron que su enseñanza lo cambiaba todo. Escucharon con la boca abierta las quince barbaridades que destaco en este libro de las enseñanzas de Jesús, y se enamoraron de la figura más controvertida de toda la historia de la humanidad. Así que prepárate para descubrir por ti mismo al verdadero Jesús de Nazaret. Ya no está atado ni amordazado. Él está listo para decirnos las cosas como realmente son hoy.

1 JESÚS SOBRE EL ESTRÉS

La mayoría de la gente no encuentra muy controvertida la primera de las enseñanzas no etiquetadas de Jesús. Eso es porque no lo han entendido. Piensan que la enseñanza de Jesús sobre el estrés y la preocupación no es más que la sabiduría de una galleta de la fortuna, nada más que una versión del primer siglo de la canción de Bobby McFerrin, "Don't Worry, Be Happy". Pero no lo es. Es mucho, mucho más radical que eso. Nos dice que el estrés es el síntoma principal de nuestra idolatría y egoísmo. Cuando entendemos lo que Jesús dijo sobre el estrés y la preocupación, es fácil ver por qué lo mataron. Los escritores de los evangelios nos dicen que el tema del estrés y la preocupación era un tema recurrente en la enseñanza de Jesús. 1 Lucas nos cuenta lo que enseñó en el otoño del 29 d.C. , solo cinco o seis meses antes de que sus enemigos lo crucificaran: Y dijo a sus discípulos: Por eso os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué comeréis; ni por el cuerpo, con qué os vestiréis. La vida es más que la comida, y el cuerpo que el vestido. Considerad los cuervos, que no siembran ni siegan; que no tienen despensa ni granero, y Dios los alimenta. ¿Cuánto más valéis vosotros que las aves? Mas, ¿quién de vosotros podrá, con afanarse, añadir a su estatura un codo? Pues si no podéis aun lo que es menos, ¿por qué os afanáis por lo demás? Considerad los lirios, cómo crecen; no trabajan ni hilan; mas os digo que ni aun Salomón, con toda su gloria, se vistió así como uno de ellos. Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana es echada en el horno, Dios la viste así, ¿cuánto más a vosotros, hombres de poca fe? Vosotros, pues, no busquéis qué habréis de comer o qué habréis de beber, ni estéis ansiosos. Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo; pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas. Mas buscad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas. No temas, manada pequeña, porque le ha placido a vuestro Padre daros el reino. (Lucas 12:22–32) Yo vivo en Londres. Es una ciudad loca y estresada. De hecho, es una ciudad donde la gente usa su ajetreo y estrés como una insignia de honor. Cuando tomo el tren para ir al trabajo, ninguno de nosotros está descansando. Somos parte de un ejército de viajeros que tocan teléfonos inteligentes y iPads, decididos a exprimir cada segundo del día para enviar correos electrónicos, redes sociales y, sobre todo, ganar dinero. Cuando llegamos a casa del trabajo no pasamos las tardes y los fines de semana descansando. Llenamos nuestro tiempo libre con tantas actividades de ocio que la mayoría de nosotros tenemos que volver al trabajo el lunes para recuperarnos.

Las cosas pueden ser un poco diferentes donde estás, pero en mi ciudad el estrés nos está matando. Veinte por ciento de los trabajadores británicos toman tiempo libre debido al estrés cada año, 2 y más de 5 millones admiten que pasan la mayor parte de sus vidas “muy” o “extremadamente” estresados. 3 Entonces, cuando Jesús les dijo a sus discípulos que no se preocuparan, no solo estaba hablando de lugares comunes bonitos. Estaba desafiando algo en el corazón mismo de la forma en que vivimos nuestras vidas. Quiero ayudarlo a comprender lo que Jesús nos está diciendo aquí sobre el estrés y la preocupación. Quiero ayudarte a comprender por qué Dios ve nuestro exceso de trabajo como un pecado muy grave, a la par de la blasfemia absoluta. Para mí, la mejor manera de hacerlo es llevarlo en un viaje a través de tres pasajes del Antiguo Testamento que brindan el trasfondo de las enseñanzas de Jesús. La Biblia comienza con Dios creando el mundo. Le tomó seis días, y el séptimo día descansó. La mayoría de las personas que leen Génesis asumen que Dios descansó porque estaba cansado después de terminar un trabajo tan grande, pero Jesús nos dice que no fue en absoluto por eso que descansó, sino porque “… Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo.” (Juan 5:17). Él usa la forma griega de la palabra hebrea shabath, que se usó para Dios descansando en Génesis, cuando explica que “… El sábado fue hecho por causa del hombre, no el hombre por causa del sábado. (Marcos 2:27). Jesús nos dice que Dios descansó por causa de Adán, no por sí mismo, porque el día siete para él fue el día uno para Adán. Había creado un ser humano que necesitaba detenerse cada día para comer y dormir, 4 y quería enseñarle desde el principio a relajarse en un jardín que no había plantado, a disfrutar de los animales que no había hecho ya comer frutos que no había cultivado. En resumen, quería que comprendiera que Dios es Dios y nosotros no. Adán nunca supo lo que era el estrés hasta que decidió intentar ser Dios mismo y fue maldecido con un "trabajo doloroso" y con la supervivencia por "el sudor de tu frente". 5 Adán había rechazado el Paraíso de Dios y en su lugar había elegido una vida de estrés y preocupación. Avance rápido varios siglos y descubrimos en Génesis 6:11 que las personas continuaron haciendo esta misma elección. Describe su pecado como hāmās, una palabra hebrea que generalmente se traduce como violencia (como en el nombre de la organización terrorista palestina) pero que se refiere esencialmente a la autoafirmación ocupada. Jesús describe el ajetreo de esa generación cuando nos dice que “comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca y vino el diluvio y los destruyó a todos.” (Lucas 17:27). Dios salvó a Noé porque su perspectiva era totalmente diferente. Salió del arca después del Diluvio con la madre de todas las listas de cosas por hacer: estaba a cargo de la reconstrucción de la civilización. Sin embargo, el primer elemento que colocó en la parte superior de su lista de cosas por hacer en Génesis 8 fue arrodillarse y adorar a Dios, descansando sobre sus rodillas ante su Creador. Avance rápido unos cuantos siglos más y encontramos que Moisés les recordaba constantemente a los israelitas que Dios es Dios y nosotros no. Cuando entraron en pánico en el Mar Rojo, les aseguró que “El SEÑOR peleará por vosotros, y vosotros estaréis

quietos.” (Éxodo 14:14). Les dio el mandato de Dios en el Monte Sinaí de tomar un día de cada siete como día de descanso “… vosotros guardaréis mis sábados, porque es señal entre mí y vosotros por vuestras edades, para que sepáis que yo soy el SEÑOR que os santifico.” (Éxodo 31:13). Les advirtió que, si no descansaban, sufrirían agotamiento y morirían (Levítico 26:2–35), y cuando sorprendió a un israelita trabajando en sábado, no lo dejó ir con una simple advertencia. Cuando nos ofendemos porque ordenó la ejecución del quebrantador del sábado en Números 15, simplemente mostramos que no hemos entendido la enseñanza de Jesús sobre el estrés y la preocupación. No hemos entendido que “Estoy preocupado” es solo otra forma de decir “No estoy convencido de que Dios haga su trabajo sin mí”, o que “Me siento estresado” es solo otra forma de decir “Estoy tratando de hacer el trabajo de Dios por él y no está funcionando para mí. Jesús advierte que el estrés y la preocupación no son vicios menores ni defectos de personalidad. Son los síntomas de nuestra auto-adoración. 6 En Lucas 12, Jesús enumera algunas de las cosas más importantes que nos preocupan, como el dinero, la comida, la ropa y nuestra salud, y luego nos dice que "… todas estas cosas buscan las gentes del mundo; pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas." Las personas que no conocen a Dios se estresan mucho por estas cosas porque viven sus vidas como pequeños dioses y por lo tanto sienten la carga de proveer para sí mismos. Dios los entrega a su estrés y preocupación para que cada pájaro y cada flor les predique un sermón acerca de la provisión de Dios. En ciudades como la mía, donde la gente no puede dejar de revisar sus correos electrónicos por una noche, y mucho menos un día de cada siete, Dios usa el estrés y la preocupación para advertirnos que dejemos de blasfemar y comencemos a tomar reposo. El escritor del siglo IV, Hilario de Poitiers, describió el estrés y la preocupación como “una ansiedad blasfema por hacer la obra de Dios por él”. 7 Él entendió el mensaje del Salmo 46:10: “Estad quietos, y sabed que yo soy Dios.” Muchas de las personas que escucharon a Jesús decir esto estaban furiosas. Como el dinero era la moneda de sus intentos de jugar con Dios, persuadieron a uno de los doce discípulos de Jesús para que lo traicionara por un puñado de monedas de plata. Mientras esperaba que vinieran a arrestarlo en el Huerto de Getsemaní, Jesús sudó gotas de sangre de su frente en cumplimiento de la maldición que había caído sobre Adán por intentar ser como Dios (Lucas 22:44). Fue crucificado con una corona de espinas en la frente porque las espinas y las zarzas eran el símbolo del doloroso trabajo de Adán en Génesis 3. Mientras los mercaderes de Jerusalén estaban ocupados con su comercio, mientras los sacerdotes de Jerusalén estaban ocupados con su religión, y mientras los dueños de casa de Jerusalén estaban ocupados con sus compras, limpiando y cocinando, Jesús murió en una cruz de madera por su pecado y gritó: “¡Consumado es! (Juan 19:30). Él ha pagado el castigo por nuestra blasfema ansiedad de hacer la obra de Dios por él. No tenemos que ganarnos nuestro perdón. Simplemente tenemos que descansar en lo que el Señor ha hecho por nosotros.

Puedes saber si estás siguiendo al Jesús real o a un Jesús creado por ti mismo por la forma en que respondes a esto como la primera de las quince enseñanzas ofensivas de Jesús. ¿Te enfadarás y te resistirás a él o te rendirás a él? ¿Confesarás tu exceso de trabajo y tu blasfema ansiedad por hacer la obra de Dios para él? Si lo desea, entonces Jesús le promete que su dolorosa fatiga ha terminado: “… Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado.” (Juan 6:29). Una vez perdonado, ¿adoptará un nuevo estilo de vida que se rige por un conjunto diferente de reglas en medio de una cultura estresada y agotada? ¿Confiarás en Dios para ser Dios y simplemente te contentarás con ser su criatura? ¿Le dejarás llevar el peso de tu vida y confiarás en él como un niño pequeño? Si quieres, entonces Jesús promete liberarte del estrés y la preocupación: Venid a mí, todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga. (Mateo 11:28– 30)

2 JESÚS SOBRE EL Perdón Yoshinori Yamaguchi enderezó su chaqueta de vuelo. Se sintió orgulloso de haber sido seleccionado para servir como piloto kamikaze. Él y sus amigos se habían ofrecido como voluntarios para desempeñar su papel en el plan del Capitán Okamura para cambiar el rumbo de la Segunda Guerra Mundial en su último año mediante ataques suicidas contra barcos estadounidenses y británicos. “En nuestra situación actual, creo firmemente que la única forma de inclinar la guerra a nuestro favor es recurrir a tácticas de choque en picado con nuestros aviones”, se había jactado el capitán en la radio. “Denme 300 aviones y cambiaré el rumbo de la guerra.” 1 Más del doble de los jóvenes japoneses se habían ofrecido como voluntarios para estas misiones suicidas de lo requerido. Yoshinori Yamaguchi podía ver el USS Essex en la distancia mientras ajustaba su chaqueta de vuelo por última vez. Era el 25 de noviembre de 1944 y tenía más de 100 kilogramos de explosivos de alta potencia almacenados en su bombardero en picado Yokusuka D4Y. Se sintió emocionado de que iba a asestar un gran golpe al Imperio japonés y, cuando golpeó la cubierta del USS Essex, gritó: “¡Hissatsu!” a todo pulmón, que en japonés significa “¡Matar sin fallar! Ahora mantén esa imagen de un avión japonés explotando en tu mente. Jesús nos dice que así somos cuando nos negamos a perdonar a alguien. La verdad es que la acción de Yoshinori Yamaguchi fracasó. Apenas lastimó a los estadounidenses. Al menos golpeó la nave, lo que muchos pilotos kamikazes no hicieron, pero falló los aviones en la cubierta de vuelo y destruyó un hangar vacío. El USS Essex no quedó fuera de combate y jugó un papel clave en la derrota de Japón al año siguiente. El ataque de Yoshinori Yamaguchi parecía impresionante, pero en realidad hirió mucho más a Japón que a Estados Unidos. Cambió su vida y su entrenamiento y su avión a cambio de prácticamente nada, y Jesús quiere que entendamos que cuando nos negamos a perdonar a los demás es lo mismo. La única persona a la que terminamos dañando es a nosotros mismos. Se nos dice en Mateo 18:21–35 que Entonces Pedro, acercándose a él, dijo: Señor, ¿cuántas veces pecará mi hermano contra mí y yo lo perdonaré? ¿Hasta siete veces? Jesús le dijo: No te digo hasta siete veces, sino aun hasta setenta veces siete. Por lo cual, el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso arreglar cuentas con sus siervos. Y comenzando a pedir cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos. Pero no teniendo él con qué pagar, su señor mandó venderlo, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, y que se le pagara. Entonces el siervo, postrado, le suplicaba diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.

Y el señor de aquel siervo, movido a misericordia, lo soltó y le perdonó la deuda. Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos que le debía cien denarios; y agarrándolo, lo ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes. Entonces su consiervo, cayendo a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. Mas él no quiso, sino que fue y lo echó en la cárcel hasta que pagara la deuda. Y viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y declararon a su señor todo lo que había pasado. Entonces, llamándolo su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné porque me rogaste. ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como también yo tuve misericordia de ti? Entonces su señor, enojado, lo entregó a los verdugos hasta que pagara todo lo que le debía. Así también hará con vosotros mi Padre celestial, si no perdonareis de corazón cada uno a su hermano sus ofensas.” A todos les encanta escuchar a Jesús diciéndoles que sus pecados serán perdonados. La mayoría de nosotros somos como el poeta alemán Heinrich Heine, quien se jactó en su lecho de muerte de que “Por supuesto que Dios me perdonará: ese es su trabajo.” 2 Sin embargo, nos gusta menos cuando Jesús nos dice que a menos que perdonemos a los demás, Dios no nos perdonará en absoluto. Protestamos que tal demanda es irrazonable, injusta e imposible. Si alguna vez alguien te ha agraviado horriblemente, entonces entenderás por qué la gente siempre ha tratado de amordazar a Jesús cuando habla del perdón. Jesús nos dice que cómo perdonamos a los demás es la verdadera prueba de cómo nos vemos a nosotros mismos. No nos dice que la deuda del segundo sirviente era insignificante: 100 denarios eran el salario de tres o cuatro meses. Jesús simplemente señala que no era nada comparado con lo que el primer siervo le debía a su amo: ¡10.000 talentos era el salario de 200.000 años! La oferta del sirviente de pagar la deuda en cuotas fue absurda, como nuestros intentos de impresionar a Dios a través de la asistencia a la iglesia o la lectura de la Biblia, razón por la cual el amo lo interrumpe y le ofrece misericordia en su lugar. Más tarde se enoja con el sirviente porque su negativa a perdonar una deuda mucho menor demostró que no se había dado cuenta de lo grave que había sido su propia deuda. No había entendido cuánto le costó a su maestro hacer borrón y cuenta nueva. Jesús nos dice que cuando nos negamos a perdonar a los demás también demuestra que, en el fondo, no pensamos que nuestro pecado sea muy grave y que a Dios no le costó mucho perdonarlo. Jesús nos dice que cómo perdonamos a los demás es la verdadera prueba de cómo vemos a Dios. Pedro esperaba que Jesús quedara impresionado por su oferta de perdonar a las personas siete veces, ya que la mayoría de los rabinos enseñaban que la venganza era aceptable siempre que fuera proporcional al crimen: “Ojo por ojo y diente por diente” (Mateo 5:38). No esperaba que Jesús lo reprendiera por contar los errores de otras personas en su contra, como Hillary Clinton cuando comentó que “Le preguntaron a Jesús cuántas veces debes perdonar, y dijo setenta veces siete. Bueno, quiero que todos sepan que llevo un registro.” 3 En cambio, Jesús nos advierte que aquellos que cuentan los pecados de otras

personas en contra de ellos están tratando de jugar a ser jueces en lugar de Dios. 4 La falta de perdón no podría ser más grave. Jesús no nos está diciendo en esta parábola que perdonar a otros gana el perdón para nosotros. El amo pagó el precio de perdonar al primer sirviente como un acto de misericordia. Pagó la factura de la deuda agobiante del siervo, tal como lo hizo Jesús cuando entregó su vida para pagar el castigo por nuestro pecado, agraviado mucho más profundamente de lo que jamás seremos y, sin embargo, clamando mientras moría: "... Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen…” (Lucas 23:34). Aquellos que entienden este mensaje del Evangelio naturalmente perdonan a los demás. Los que se niegan a perdonar a los demás prueban que no han entendido en absoluto el mensaje del Evangelio. Una de las experiencias más dolorosas de mi vida adulta ha sido ver a uno de mis mejores amigos destruir su vida por no perdonar. Sabía que Jesús les dijo a sus seguidores: “Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.” (Mateo 6:12). Sabía que Jesús siguió con esto con una advertencia de que “Porque si perdonareis a los hombres sus ofensas, también vuestro Padre celestial os perdonará a vosotros. Pero si no perdonareis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.” (Mateo 6:14–15). Sin embargo, cuando descubrió que su esposa estaba teniendo una aventura, decidió castigarla con amargura y falta de perdón. Mientras ella pedía perdón y trataba de salvar su matrimonio, él eligió el camino de la miseria y la tortura que Jesús describe al final de la historia: “Su amo lo entregó a los carceleros para que lo torturaran, hasta que pagara todo lo que había adeudado” Es imposible pedir misericordia al Señor con un respiro mientras exige justicia y retribución contra alguien más con el siguiente. Afortunadamente, Jesús nos dice que esta pequeña prueba del infierno está diseñada para llevarnos de vuelta a un lugar de misericordia. La falta de perdón de mi amigo le ha costado su matrimonio, pero se está dando cuenta de que, al igual que Yoshinori Yamaguchi en su bombardero en picado, la persona más herida por la falta de perdón somos nosotros mismos. Poco a poco se está volviendo como Nelson Mandela cuando fue liberado de veintisiete años injustos en prisión y se negó a usar su influencia para vengarse de sus enemigos blancos. “El resentimiento es como beber veneno y luego esperar que mate a tus enemigos”, insistió mientras guiaba a una nación dividida por el camino de la curación. Mi oración es que la tortura de la amargura de mi amigo eventualmente le enseñe a caminar por un camino similar. Sé que el perdón es más fácil de admirar que de copiar, así que no te pierdas el hecho de que Jesús promete ayudarte a “perdonar a tu hermano o hermana de corazón.” Cuando cargó con la pena por tu pecado en la cruz, cargó también con tu dolor para que no tengas que soportarlo más. Murió víctima de la injusticia para que pueda ayudarte a orar con él: “Señor, no les tomes en cuenta este pecado.” 5 Él te ayudará a perdonar como Corrie ten Boom, una superviviente de los campos de exterminio nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Ella describe el momento en que Dios

la ayudó a perdonar a uno de los guardias de la prisión, a pesar de su participación en la muerte de su padre y su hermana, cuando lo conoció después de la guerra: Traté de sonreír, luché por levantar la mano. No pude. No sentí nada, ni la más mínima chispa de calidez o caridad. Y así de nuevo respiré una oración silenciosa. Jesús, no puedo perdonarlo. Dame tu perdón. Cuando tomé su mano, sucedió lo más increíble. De mi hombro a lo largo de mi brazo ya través de mi mano una corriente parecía pasar de mí a él, mientras en mi corazón brotaba un amor por este extraño que casi me abrumaba. Y así descubrí que no es de nuestro perdón más que de nuestra bondad de lo que depende la curación del mundo, sino de la de él. Cuando nos dice que amemos a nuestros enemigos, nos da, junto con la orden, el amor mismo. 6 Así que perdona. Perdona porque la falta de perdón es un suicidio espiritual. Perdona porque Jesús te perdonó primero. Perdona porque promete ayudarte a hacerlo si se lo permites. Perdona porque, a menos que perdones a los demás, Jesús dice que Dios no te perdonará a ti.

3 JESÚS SOBRE LAS POSESIONES Comprar este libro sobre el Jesús sin etiquetas no le costó mucho. Hacer lo que Jesús dice en él te costará todo. Eso es lo que la gente siempre encuentra cuando deja que el verdadero Jesús hable. El Jesús atado y amordazado te promete prosperidad. Se porta bien en las cenas y simpatiza con su preocupación por los precios de la vivienda, las tasas de interés y el aumento del costo del combustible. Es demasiado educado para mencionar el dinero, pero el verdadero Jesús no lo es. Habló más de dinero que del cielo y el infierno combinados. Él nos dice que la forma en que gastamos nuestro dinero es el indicador más verdadero de lo que realmente pensamos de su enseñanza. Él nos dice que la declaración de fe más clara es el extracto bancario de una persona. Giovanni Francesco di Bernardone fue un próspero playboy italiano hasta que leyó las enseñanzas de Jesús en Marcos 10:17–30. Era hijo de un rico comerciante de telas y estaba a punto de heredar una pequeña fortuna de su padre, cuando empezó a leer la Biblia familiar: Y al salir él para seguir su camino, vino uno corriendo e, hincando la rodilla delante de él, le preguntó: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna? Y Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno, sino sólo uno, Dios. Sabes los mandamientos: No adulteres; no mates; no hurtes; no digas falso testimonio; no defraudes; honra a tu padre y a tu madre. Mas él, respondiendo, le dijo: Maestro, todo esto he guardado desde mi juventud. Entonces Jesús, mirándolo, lo amó, y le dijo: Una cosa te falta: ve, vende todo lo que tienes, y da a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz. Mas él, apenado por esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones. Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas! Y los discípulos se asombraron de sus palabras; mas Jesús, respondiendo, volvió a decirles: ¡Hijos, cuán difícil les es entrar en el reino de Dios a los que confían en las riquezas! Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios. Y ellos se espantaban aun más, diciendo entre sí: ¿Quién, pues, podrá ser salvo? Entonces Jesús, mirándolos, dijo: Para los hombres es imposible; pero para Dios, no; porque todas las cosas son posibles para Dios. Entonces Pedro comenzó a decirle: He aquí, nosotros hemos dejado todas las cosas y te hemos seguido. Y respondiendo Jesús, dijo: De cierto os digo que ninguno hay que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por causa de mí y del evangelio, que no reciba cien veces ahora en este tiempo, casas, y

hermanos, y hermanas, y madres, e hijos, y tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero, la vida eterna.”. Giovanni Francesco di Bernardone estaba tan convencido por el abismo entre las enseñanzas de Jesús y su propio estilo de vida que vendió el contenido del almacén de su padre y regaló las ganancias. Cuando su padre lo arrastró a la corte y amenazó con desheredarlo de todo, excepto de la ropa que vestía, a menos que se disculpara, se desnudó hasta quedar en ropa interior en la sala del tribunal y caminó descalzo por las calles nevadas. Giovanni Francesco di Bernardone es mejor conocido por nosotros como Francisco de Asís, el fundador de una orden de monjes que lo dieron todo para seguir a Jesús y que aún hoy inspira a millones de personas en todo el mundo. Setecientos años más tarde, una estrella del equipo de cricket de Inglaterra leyó estos mismos versículos en Marcos 10. Charles T. Studd era capitán del equipo de cricket de la Universidad de Cambridge y el único bateador inglés que quedó en el pliegue cuando Australia venció a Inglaterra por primera vez en suelo inglés en el infame partido que dio origen a la serie The Ashes. Ese mismo año, se convirtió, efectivamente, en la personalidad deportiva británica del año. Era fabulosamente rico y extremadamente famoso. Luego comenzó a escuchar al Jesús sin etiqueta. Charles T. Studd fue convencido por las palabras de Jesús al joven gobernante rico de que su estilo de vida privilegiado era muy pecaminoso. Era normal según los estándares de la Gran Bretaña victoriana, pero sabía que no era el estilo de vida de un seguidor de Cristo. Reflexionó más tarde que “O tenía que ser ladrón y quedarme con lo que no era mío, o tenía que dárselo todo a Dios. Cuando llegué a ver que Jesucristo había muerto por mí, no me pareció difícil renunciar a todo por él. Donó el 90 por ciento de su fortuna familiar para financiar misioneros y orfanatos, y retuvo solo el 10 por ciento para ayudarlo a establecer su hogar cuando se casó. Cuando su prometida Priscilla leyó estos versos, se negó incluso a esto: “Charlie, ¿qué le dijo el Señor que hiciera al joven rico? Vender todo. Pues bien, empecemos claro con el Señor en nuestra boda.” 1 La personalidad deportiva británica del año se fue a China con solo cinco libras en el bolsillo y murió casi cincuenta años después como misionero en un oscuro pueblo a 4.000 millas de su hogar. Es fácil ver por qué la gente quiere amordazar a Jesús. El verdadero Jesús es caro. Reunimos las razones por las que estos versículos en realidad no se aplican a usted ni a mí: son solo para el joven gobernante rico o para los playboys medievales o para los jugadores de críquet victorianos. Es por eso que debemos ser honestos con nosotros mismos acerca de cuatro declaraciones generales en este pasaje que se aplican a cada uno de nosotros. Puede que no signifique desnudarnos hasta quedarnos en ropa interior, pero requerirán una respuesta radical propia. Primero, Jesús habla de las posesiones porque nos ama. Marcos 10 nos dice que “Jesús lo miró y lo amó.” Dios no necesita nuestras dádivas. Quiere que le demos nuestras posesiones porque sabe que nos hará bien. El autor francés André Gide observó que “La posesión

completa se prueba solo dando. Todo lo que no puedes dar te posee.” 2 Jesús no habla de dinero para arrinconarnos. Habla de dinero para liberarnos. Segundo, Jesús habla de las posesiones porque nos hacen autosuficientes. El joven rico se dirige a Jesús como “buen maestro” porque eso es todo lo que él cree que necesita que Jesús sea. Incluso cuando Jesús recita los Diez Mandamientos y lo desafía a que nadie es bueno excepto solo Dios, todavía no puede ver cuánto necesita a un Salvador. Jesús le dice que renuncie a sus posesiones para que adquiera el hábito de mirar a Dios cada día en busca de provisión, perdón y salvación. Los ricos pueden confiar en Dios (como José de Arimatea en Mateo 27:57), pero Jesús nos dice que tal fe es rara. Él nos dice a cada uno de nosotros que demos lo suficiente de nuestras posesiones para que ya no podamos ser autosuficientes. Jesús nos dice que debemos dar más que generosos incrédulos (Mateo 5:20 y 23:23), pero su énfasis aquí y en Lucas 21:1–4 no es tanto en cómo damos sino en cuánto nos sobra. A menos que lo que damos destruya nuestro nivel de vida y nos arroje a la misericordia de Dios diariamente, entonces no estamos dando lo suficiente. Tercero, Jesús habla de posesiones porque pueden distraernos. El problema del joven rico era que su fortuna lo aprisionaba. Podía permitirse lo que quisiera, pero no podía permitirse el lujo de regalarlo todo. Pedro dejó su negocio de pesca para seguir a Jesús. Matthew dejó una mesa repleta de monedas romanas. Zaqueo prometió que “. . . He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado.” 3 Pero el joven rico se fue triste. Las personas que siguen al verdadero Jesús mantienen su enfoque en lo que importa y toman medidas radicales para evitar que sus posesiones los distraigan. Tienen el mismo espíritu que hizo que Charles T. Studd explicara a los fanáticos del deporte: “Sabía que el cricket no duraría, y el honor no duraría, y nada en este mundo duraría, pero valía la pena vivir para el mundo venidero… Si Jesucristo es Dios y murió por mí, entonces ningún sacrificio puede ser demasiado grande para que yo lo haga por él.” Cuarto, Jesús habla de las posesiones porque pueden hacernos pobres. Cuando Pedro se queja de cuánto ha regalado, Jesús le recuerda que Dios ve nuestros dones como una inversión en su bondad, y que nos recompensará tanto en esta era como en la venidera. Charles T. Studd reflexionó sobre este pasaje hacia el final de su vida y concluyó que Dios ha prometido dar cien veces más por todo lo que le demos. El ciento por uno es un porcentaje maravilloso; es diez mil por ciento. Dios comenzó a devolverme el céntuplo maravillosamente rápido. No mucho después de esto, me enviaron a Shanghái... Cuando vi a ese hermano completamente convertido, dije: "Esto es diez mil por ciento y más"... ¿De qué vale poseer las riquezas del mundo, cuando un hombre llega a enfrentar la eternidad?... He probado la mayoría de los placeres que el mundo puede dar. Supongo que no hubo uno que no haya experimentado; pero puedo deciros que estos placeres no eran nada comparados con el gozo que me dio la salvación de aquella alma.

Por lo tanto, Jesús te advierte que veas tus posesiones como enemigos potenciales en tu propio hogar. Pueden poseerte, pueden distraerte, pueden alejarte de Dios y, por lo tanto, pueden empobrecerte. Jesús te insta a que trates tus riquezas terrenales como dinero de bolsillo que te ha dado tu Padre celestial para entrenarte en el manejo de las verdaderas riquezas del cielo. Así que regalemos nuestro dinero y posesiones por el bien del Reino de Dios. Regalemos tanto que nuestro estilo de vida se vea seriamente afectado. Demos hasta que nos sintamos alarmados al pensar en lo mucho que esto significa que vamos a tener que depender de Dios cada día. Demos como Francisco de Asís y como Charles T. Studd, y dediquemos las posesiones que nos quedan a aquel que entregó su vida para poder liberarnos.

4 JESÚS SOBRE LA PORNOGRAFÍA Y LA MASTURBACIÓN Osama Bin Laden quería que el mundo lo viera como un campeón de la pureza islámica contra la influencia perversa y depravada de Estados Unidos. “Luchamos con ustedes porque somos libres y no toleramos las transgresiones”, se enfureció en una de sus transmisiones en videocinta. Sin embargo, cuando fue localizado y asesinado por un equipo de US Navy Seals en su escondite en Pakistán en mayo de 2011, encontraron una gran cantidad de pornografía en su computadora. 1 Lo que las personas son en público a menudo es diferente de lo que son en privado. Martin McVeigh era un sacerdote católico romano desconocido en Irlanda del Norte hasta que dirigió una clase de primera comunión en su escuela primaria local en marzo de 2012. Cuando insertó su memoria USB en la computadora portátil para comenzar su presentación, no se dio cuenta de que Windows La reproducción automática estaba habilitada en la computadora. A los niños y padres horrorizados se les presentó, no una conferencia sobre la comunión, sino una presentación de diapositivas de pornografía gay. El padre McVeigh protestó por su inocencia, pero su obispo inmediatamente lo relevó de sus funciones. En muchos sentidos, ninguna de estas dos revelaciones en lados opuestos del mundo debería sorprendernos. Todos sabemos que la pornografía es un gran negocio y que su uso está muy extendido. Lo que es sorprendente es que nos ofenda tanto que Jesús se atreva a enseñar sobre la pornografía y la masturbación, como si lo que la gente hace en la comodidad de sus propios hogares no debiera importarle a Dios. Jesús les dijo a sus discípulos: Habéis oído que se dijo: “Oísteis que fue dicho a los antiguos: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya cometió adulterio con ella en su corazón. Y si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; porque te es mejor que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; porque mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.” (Mateo 5:27–30 Si no te sientes al menos levemente ofendido por la enseñanza de Jesús en estos versículos, entonces probablemente no los estás leyendo correctamente. Él no cree en la línea de que lo que hacemos en la privacidad de nuestros propios hogares no importa, siempre y cuando no dañe a nadie más. Él nos dice que lo que hacemos con nuestros ojos y nuestras manos

realmente le importa a Dios. De hecho, dice que Dios toma este asunto tan en serio que nos pone en peligro del fuego del infierno. 2 Jesús comienza diciéndonos que todos somos pecadores sexuales. No importaba que la mayoría de sus oyentes originales nunca hubieran quebrantado el Séptimo Mandamiento al cometer adulterio. Todos habían mirado con lujuria a hombres o mujeres, por lo que todos habían cometido adulterio en sus corazones. Todos se habían rebelado contra el mandato de Dios de mantener el disfrute sexual dentro de los límites sagrados del matrimonio; simplemente no habían convertido sus malos pensamientos en malas acciones. Es posible que hayan dejado que sus ojos se detengan en el cuerpo de otra persona (el hecho de que un tercio de los visitantes de los sitios web de entretenimiento para adultos sean mujeres sugiere que este es un problema dos veces mayor para los hombres que para las mujeres 3 ). Es posible que hayan fantaseado emocionalmente en sus corazones y, dado que la palabra griega para lujuria en este pasaje es epithumeō, que simplemente significa desear intensamente, esto describe un problema que es tan grande para las mujeres como para los hombres. EL James se dirigió a una audiencia femenina con su novela erótica sadomasoquista Fifty Shades of Grey, y se convirtió en el libro de bolsillo más vendido de todos los tiempos a los pocos meses de su publicación en 2011. Jugó con el hecho de que las mujeres expresan sus fuertes deseos de manera diferente, a través de ficción erótica y coqueteo y soñar despierto sobre cómo sería estar casado con otra persona. Jesús deja en claro que cada uno de nosotros ha quebrantado el Séptimo Mandamiento. Como si esto no fuera suficiente, Jesús va un paso más allá. No se requiere mucha imaginación para comprender lo que está diciendo. Pasa de hablar con franqueza sobre codiciar con nuestros ojos a hablar con franqueza sobre pecar con nuestra mano derecha. No necesita usar la palabra para dejar claro que está hablando de masturbación. Vivimos en una cultura en la que Jerry Seinfeld afirma que esto es simplemente una parte normal de ser hombre: “Tenemos que hacerlo. Es parte de nuestro estilo de vida. Es como, afeitarse.” 4 Jesús atraviesa nuestra cultura diciéndonos, hombres o mujeres, que Dios toma nuestra pureza sexual tan en serio que sería mejor para nosotros perder nuestra mano derecha que perderlo todo en el infierno. ¿Ya estás ofendido? La mayoría de las personas lo son cuando dejan de amordazar a Jesús y comienzan a escucharlo por un momento sobre pornografía y masturbación. Preguntan quién se cree Jesús que es para hablarles así. Matthew esperaba que le preguntaras. Mateo quiere que entiendas que Jesús era un hombre, y además un hombre soltero. Sabía exactamente lo que es ser un hombre soltero de sangre roja. Jesús era un bicho raro en su cultura, ya que tenía más de treinta años y todavía era soltero, por lo que en realidad había sido tentado más que cualquiera de sus oyentes casados en el área de la lujuria y había resistido la tentación cada vez. 5 Hebreos 4:15 nos dice que “Porque no tenemos un Sumo Sacerdote que no se pueda compadecer de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado”. Jesús no nos habla de pornografía y

masturbación porque no entiende el problema. Él nos habla como un varón de sangre roja y como una virgen sexualmente sin pecado porque quiere liberarnos. Mateo también quiere que entiendas que Jesús es Dios, y que tiene derecho a hablarte sobre el pecado sexual porque él creó el sexo y te lo dio como un regalo precioso para atesorarlo. Dio sexo a hombres y mujeres para unir a los esposos y esposas, por lo que no lo ve como un asunto privado cuando usamos su don de una manera que separa a las personas. Él ve muy claramente lo que la autora feminista Naomi Wolf captó recientemente cuando escribió que "Al final, la pornografía no abre el apetito de los hombres, los aleja de la realidad ", y que "las mujeres jóvenes se preocupan de que como mera carne y hueso, apenas pueden captar, y mucho menos mantener, su atención.” 6 Jesús no está tan contento como nosotros con una cultura en la que las jóvenes se visten sexualmente, las mujeres de mediana edad se sienten poco bonitas y las esposas no se sienten amadas porque saben que no pueden competir en apariencia con las otras mujeres en su hogar. Jesús no tiene miedo de señalar que la pornografía y la masturbación dejan a los hombres frustrados en sus matrimonios en lugar de deleitarse con sus esposas. Mateo también quiere que entiendas que Jesús es el sacrificio por tu pecado. Por eso es tan trágico cuando la gente trata de amordazarlo, porque murió por adúlteros, por coquetas terribles, por adictos al porno, por masturbadores y por ti. Si confiesas que eres un pecador sexual, entonces él promete perdonarte porque cumplió perfectamente este pasaje. El que nos dice que nos cortemos la mano derecha si nos hacen pecar es también el que extendió ambas manos para ser martillados en una cruz por nuestro pecado sexual. Él no nos dice que ordenemos nuestras vidas y luego vengamos a él con manos puras. Él nos perdona por adelantado a través de un acto de misericordia inmerecida y luego nos pide que pongamos nuestras sucias manos en las suyas. Mateo también quiere que entiendas que Jesús es tu Libertador de la tentación. Habiéndote perdonado, también promete liberarte de tu pecado. Por eso nos advierte en este pasaje que seamos radicales con los ojos, porque “La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo fuere bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; pero si tu ojo fuere malo, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que hay en ti es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?” (Mateo 6:22–23). Si fuera a un restaurante y encontrara lápiz labial en su vaso, varios pelos en su plato y suciedad en su cuchillo, se quejaría instantáneamente. Por lo tanto, Jesús te dice que seas al menos tan quisquilloso con lo que entra en tu corazón a través de tus ojos. Más fácil que sacarse los ojos y cortarse las manos es cortar la conexión a Internet por un tiempo, o cortar una amistad inútil, o cortar ciertos libros, revistas y películas. Más fácil que cortarse las manos es usar el control remoto para cambiar de canal porque has hecho un pacto con tus ojos de no mirar imágenes que exciten la lujuria (Job 31:1). Más fácil que sacarse los ojos es utilizar los párpados como arma poderosa en la lucha espiritual, cerrándolos cada vez que se ve una imagen sugerente en un cartel o en el cine. Finalmente, Mateo quiere que entiendas que Jesús es nuestra fuente más profunda de satisfacción, seas hombre o mujer, casado o soltero, joven o anciano. Él quiere que

recuerdes que el Nuevo Testamento describe a Jesús como el Esposo y te dice que Él regresa para unirse a su Pueblo como una Esposa pura y sin mancha. Pensamientos como este incitaron al predicador escocés del siglo XIX Thomas Chalmers a instar a sus oyentes a librar sus mentes de pensamientos pecaminosos llenándolas con pensamientos puros de Jesucristo: “Tal es la tendencia codiciosa del corazón humano que debe tener una algo a lo que asirse… La única manera de despojarlo de un viejo afecto es por el poder expulsor de uno nuevo.” 7 Los pensamientos lujuriosos encuentran fácil llenar un vacío pero no pueden vivir en un corazón que está completamente cautivado por la belleza de Jesús. Así que no se sorprenda de que Jesús hable libremente sobre la pornografía y la masturbación. Lo hace porque es su Salvador y Libertador. Él quiere perdonarte y enseñarte a caminar por el camino de la pureza sexual mientras lo sigues todos los días.

5 JESÚS SOBRE LA IRA Cuando la mayoría de nosotros pensamos en la ira, tendemos a pensar en personas como Liam Gallagher. Es irónico que el cantante principal de Oasis, que alcanzó el número uno con "Don't Look Back in Anger", sea famoso por sus arrebatos de ira y rabia. Se ha peleado con sus agentes, con su esposa, con su hermano Noel, con compañeros músicos y con sus fans. Noel Gallagher le dijo a Q Magazine en una entrevista en abril de 2009 que “Liam es el hombre más enojado que jamás conocerás. Es como un hombre con un tenedor en un mundo de sopa.” Incluso si nunca fuiste fanático de Oasis, es poco probable que pienses que la ira es algo bueno. Cualquiera que haya crecido con la clásica serie de televisión The Incredible Hulk recordará la famosa frase de Bruce Banner en los créditos iniciales: “No me hagas enojar. No soy yo cuando me enojo. Cada vez que Bruce Banner se enoja, se convierte en Hulk y se enfurece, lo que hace que Liam Gallagher parezca un pacificador de la ONU. Pocas personas tratan de amordazar a Jesús cuando condena este tipo de ira porque sus efectos dañinos son muy fáciles de ver. Si luchas con la ira hacia tu esposo o tu esposa, hacia tus padres o tus hijos, hacia un empleador o el gobierno, esto puede ser todo lo que Jesús quiere decirte hoy sobre la ira: “Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; mas cualquiera que matare será culpable del juicio. Pero yo os digo que cualquiera que se enoje sin razón contra su hermano, será culpable del juicio; y cualquiera que diga a su hermano: Raca, será culpado del concilio; y cualquiera que diga: Necio, será culpable del fuego del infierno.” (Mateo 5:21-22). Es muy similar a lo que dijo Jesús en el capítulo anterior sobre el adulterio. Codiciar en nuestros corazones es una forma de adulterio, codiciar en nuestros corazones es una forma de robo, y enojarnos con alguien en nuestros corazones es una forma de asesinato. Para la mayoría de nosotros, sin embargo, esto no es todo lo que Jesús tiene que decir sobre la ira. Quiere advertirnos a la mayoría de nosotros que nuestro mayor problema es que no nos enfadamos lo suficiente por las cosas correctas. El Jesús amordazado y atado nunca habla de este tipo de ira. Es tan aguado, tan desdentado, tan apacible y tan terriblemente apologético que no tendría en él ni hacer olas ni enemigos. El verdadero Jesús, por otro lado, se enojó mucho cuando vio injusticia, prejuicio y rebelión contra Dios. Por supuesto, quiere advertirnos que no nos enojemos como Liam Gallagher o el Increíble Hulk, pero también quiere incitarnos a sentir una ira justa: Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino. Jesús le dijo: ¿Qué tengo yo contigo, mujer? Aún no ha venido mi hora. Su madre dijo a los sirvientes: Haced todo lo

que él os dijere. Y se habían puesto allí seis tinajas de piedra para agua, conforme a la purificación de los judíos, y en cada una cabían dos o tres cántaros. Les dijo Jesús: Llenad estas tinajas de agua. Y las llenaron hasta arriba. Y les dijo: Sacad ahora de ellas, y presentadlo al maestresala. Y se lo presentaron. Cuando el maestresala probó el agua hecha vino, sin saber de dónde era (mas lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua), el maestresala llamó al esposo, y le dijo: Todo hombre pone primero el buen vino, y cuando ya han bebido mucho, entonces lo que es inferior; pero tú has guardado el buen vino hasta ahora. Este principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus discípulos creyeron en él. (Juan 2:4–11)

Y estaba cerca la Pascua de los judíos; y subió Jesús a Jerusalén. Y halló en el templo a los que vendían bueyes, y ovejas, y palomas, y a los cambistas sentados. Y haciendo un azote de cuerdas, los echó a todos del templo, a las ovejas y también a los bueyes; y derramó las monedas de los cambistas, y volcó las mesas; y a los que vendían las palomas, dijo: Quitad de aquí esto; no hagáis de la casa de mi Padre una casa de mercado. Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me consumió.” (Juan 2:13–17) Este no fue un episodio aislado en la vida de Jesús. Él despejó los atrios del templo dos años más tarde cuando nuevamente se enojó con las personas que se aprovechaban de la religión, y se enojó tanto en una de las sinagogas cuando los líderes judíos antepusieron sus reglas hechas por el hombre a ayudar a un hombre que estaba en una terrible angustia: Y otra vez entró en la sinagoga; y había allí un hombre que tenía una mano seca. Y lo acechaban por si en el sábado lo sanaría, para acusarlo. Entonces dijo al hombre que tenía la mano seca: Levántate y ponte en medio. Y les dijo: ¿Es lícito hacer bien en el sábado, o hacer mal? ¿Salvar una vida, o quitarla? Mas ellos callaban. Y mirándolos alrededor con enojo, entristecido por la dureza del corazón de ellos, dijo al hombre: Extiende tu mano. Y la extendió, y su mano fue restituida sana como la otra. Y al salir, en seguida los fariseos entraron en consejo con los herodianos contra él para matarlo. (Marcos 3:1–6) El Jesús que se predica en muchas iglesias hoy en día no provocaría a nadie para tramar cómo podrían matarlo. Es demasiado respetable y tolerante como para representar una amenaza para nadie. Si el Jesús del que ha oído hablar no se enfadara lo suficiente como para despejar los patios del templo con un látigo como Indiana Jones, y si no provocara a la gente a silenciarlo a toda costa, es posible que no haya oído hablar del verdadero Jesús en absoluto. Cuando los teólogos alemanes de principios del siglo XX amordazaron a Jesús sobre este tema, rápidamente significó un desastre. Adolf von Harnack lideró un movimiento que cuestionó si Jesús realmente habló alguna de sus enseñanzas más ofensivas y si realizó

algún milagro. El Jesús hecho por el hombre del movimiento comenzó a parecerse cada vez más a un alemán de principios del siglo XX. Von Harnack firmó una declaración pública que respaldaba los objetivos de guerra del Kaiser al comienzo de la Primera Guerra Mundial, y creó una teología que facilitó que la iglesia alemana tolerara a Adolf Hitler y los nazis. Un pastor alemán llamado Dietrich Bonhoeffer nadó contra la corriente cuando predicó a Jesús sin etiqueta y su ira hacia la injusticia del régimen nazi: “Hemos sido testigos silenciosos de malas acciones: hemos sido empapados por muchas tormentas; hemos aprendido las artes del equívoco y la simulación... El silencio ante el mal es en sí mismo malo: Dios no nos tendrá por inocentes. No hablar es hablar. No actuar es actuar.” 1 Bonhoeffer fue arrestado por los nazis por un acto de ira justificada, lo desnudaron y lo colgaron en los últimos días de la guerra. No obstante, Jesús demuestra que esa ira justa agrada a Dios. Hebreos 1:9 nos dice que Dios Padre se alegró de la ira de Jesús porque mostraba que “has amado la justicia y aborrecido la maldad”. Jesús nos dijo que reaccionáramos de la misma manera ante el mal y la injusticia en el mundo, aunque hará que la gente esté dispuesta a hacer cualquier cosa para silenciarnos: “No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada.”, advirtió a sus seguidores en Mateo 10:34. Kaj Munk fue un líder de la iglesia que se hizo eco de la justa ira de Bonhoeffer contra los nazis en la Dinamarca ocupada. Justo antes de ser asesinado por la Gestapo en enero de 1944, predicó que Lo que nos falta a los cristianos no es psicología ni literatura… Nos falta una ira santa, la temeridad que proviene del conocimiento de Dios y de la humanidad. La capacidad de enfurecerse cuando la justicia yace postrada en las calles, y cuando la mentira ruge sobre la faz de la tierra... una ira santa por las cosas que están mal en el mundo. Enfurecerse contra la devastación de la tierra de Dios y la destrucción del mundo de Dios. Enfurecerse cuando los niños deben morir de hambre, cuando las mesas de los ricos están llenas de comida. Rabia por la matanza sin sentido de tantos, y contra la locura de los militares. Rabiar ante la mentira que llama paz a la amenaza de muerte ya la estrategia de destrucción. Rabiar contra la complacencia. 2 Entonces, ¿cuál es la diferencia entre la ira justa de Jesús y Dietrich Bonhoeffer y Kaj Munk y la ira injusta de Liam Gallagher y el Increíble Hulk? Es absolutamente vital que nos hagamos esta pregunta porque nuestros corazones engañosos siempre tratarán de engañarnos de que nuestra ira está perfectamente justificada. A medida que estudiamos la vida de Jesús sin etiquetas, encontramos tres principios que nos ayudan a determinar si nuestra ira es justa o pecaminosa. Primero, Jesús nos muestra que la ira justa siempre se controla a sí misma. ¿Te diste cuenta de que Juan nos dijo que cuando Jesús vio a la gente lucrándose en los atrios del templo, se fue e “hizo un látigo con cuerdas”? No arremetió con el arma que tenía a mano porque mantuvo su ira bajo control. La segunda vez que expulsó a los comerciantes de los

atrios del templo, Marcos 11 nos dice que se tomó una noche para pensar en el problema antes de actuar. Esto nos recuerda a 1 Samuel 15:11, que nos dice que “Samuel se enojó y clamó al Señor toda aquella noche. “Si quieres saber si tu ira es justa o pecaminosa, tómate una noche para orar y dormir sobre ella antes de actuar por la mañana. Segundo, Jesús nos muestra que la ira justa siempre es contra el mal y no contra las personas. Juan parece sugerir que Jesús usó su látigo con las ovejas y el ganado en lugar de con los comerciantes cuando los echó de los atrios del templo. Marcos 3 nos dice que los líderes judíos lo enfurecieron, pero canalizó su ira para sanar al hombre en lugar de pelear con los fariseos. La ira justa ataca la obra del Diablo a través de las personas en lugar de las personas mismas. El arzobispo Desmond Tutu modeló esto cuando dirigió a los cristianos en la furiosa lucha contra el apartheid en Sudáfrica en lugar de contra los mismos opresores blancos, explicando que “Hay cosas que deben evocar nuestra ira para demostrar que nos preocupamos. Es lo que hacemos con esa ira. Si dirigimos esa energía podemos usarla positiva o destructivamente.” 3 Tercero, Jesús nos muestra que la ira justa siempre busca que se haga la voluntad de Dios en el mundo. La palabra “pecado” tiene “yo” en el medio, y también la ira pecaminosa. Siempre estalla cuando mis deseos, mis necesidades y mis ambiciones se ven frustrados, porque siempre busca satisfacerse a sí mismo. La ira de Jesús fue causada por el celo por la casa de Dios en Juan 2 y por el corazón obstinado de los fariseos hacia Dios en Marcos 3. Aunque Dietrich Bonhoeffer se enfureció contra la maldad del nazismo, estaba claro incluso para sus verdugos que su pasión era por la voluntad de Dios. y no la suya. El médico que supervisó su ahorcamiento testificó más tarde que “En los casi cincuenta años que trabajé como médico, casi nunca he visto morir a un hombre tan completamente sumiso a la voluntad de Dios.” 4 Entonces, cuando Pablo nos dice en Efesios 4:26: “Airaos y no pequéis”, no nos está advirtiendo simplemente que la ira puede ser pecaminosa. Nos está diciendo que no enojarse puede ser igualmente pecaminoso. Nos está diciendo que dejemos de amordazar a Jesús cuando habla de la ira. Nos está diciendo que nos unamos a Jesús en justa ira contra el mal en el mundo.

6 JESÚS SOBRE EL SEXO Dirijo una iglesia que tiene muchos jóvenes. Realmente no me sorprende que tengan una cosa en mente. He perdido la cuenta de la cantidad de veces que me han preguntado dónde dice Jesús que el sexo fuera del matrimonio está mal. Cuando trato de responder, sé que la siguiente pregunta será por qué diablos lo dice. Déjame ser claro. No son solo las personas que no quieren seguir a Jesús las que me hacen esas preguntas. Muchos de ellos son no cristianos que están procesando el Evangelio, y muchos otros son cristianos recién nacidos que realmente quieren seguir a Cristo. Se hacen estas preguntas con toda seriedad, y creo que merecen una respuesta seria. Lo primero es lo primero. Tengamos en cuenta que Jesús en realidad no habla mucho sobre el sexo antes del matrimonio. Si lo hiciera, entonces comenzaríamos a sospechar que el texto de los evangelios había sido alterado, porque las niñas judías del primer siglo se casaban poco después de la pubertad. Dado que las niñas solían casarse a la edad de trece o catorce años, no había mucho tiempo para el sexo antes del matrimonio. 1 En una cultura saturada de sexo como la nuestra, puede ser difícil imaginar que niños de doce y trece años sigan actuando como niños y poniéndose nerviosos en lugar de emocionados por su noche de bodas, pero así era en la cultura judía del primer siglo. en el que Jesús llevó su enseñanza. Dicho esto, el adulterio, el sexo fuera del matrimonio, definitivamente era un problema. La desventaja de que los padres casaran a sus hijos jóvenes, a menudo con relativamente extraños, era que no todos los matrimonios del primer siglo eran muy felices. Las personas estaban tan predispuestas como nosotros a querer tener relaciones sexuales con los esposos y esposas de otras personas, aunque sin algunas de las salidas fáciles que existen en nuestra propia cultura para convertir el deseo en acción. Esto significa que tenemos que aplicar las tres reglas de oro para entender las Escrituras a las enseñanzas de Jesús sobre el sexo, preguntando primero: “¿Qué les dijo Jesús a sus oyentes originales?”, luego preguntando en segundo lugar “¿Qué nos dice Jesús, pues, hoy?”, luego preguntando en tercer lugar” ¿Cómo quiere Jesús que aplique esa enseñanza a mi vida? Apliquemos estas tres reglas al relato de Mateo de algunas de las enseñanzas más claras de Jesús sobre el sexo y el matrimonio: Y él, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esta causa el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne? Así que ya no son más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre. Le dijeron: ¿Por qué, pues, Moisés mandó dar carta de divorcio y repudiarla?. (Mateo 19:4–6)

Primero, ¡Jesús nos dice que el sexo es muy bueno! Su enseñanza no se parece en nada al hombre protestante de la película de Monty Python El significado de la vida, que se jacta de entender la visión de Dios sobre el sexo mejor que los católicos, mientras ignora por completo los ojos de su esposa: ven a la cama conmigo. ¡Tampoco se parece a la enseñanza negativa sobre el sexo que todavía domina muchas de nuestras iglesias, que Tony Campolo describe como “El sexo es una cosa sucia, asquerosa, y debes guardarlo para la persona con la que te casa”! 2 Todo lo contrario. Jesús llama nuestra atención sobre los primeros dos capítulos de Génesis, donde Dios crea a los humanos, varón y hembra, les dice que vayan y se multipliquen, y luego declara que todo lo que ha hecho (incluyendo el sexo que acaba de fomentar) es “muy bueno”. Fueron pasajes como este, y el hecho de que el libro del Antiguo Testamento Cantar de los Cantares celebra el amor sexual de Salomón por su joven esposa, lo que hizo que los primeros seguidores de Jesús escribieran que " el lecho nupcial debe ser mantenido puro” y no purificado (Hebreos 13:4). Si no has entendido que el sexo dentro del matrimonio es uno de los mayores regalos de Dios para los humanos, entonces has malinterpretado las enseñanzas de Jesús. Segundo, Jesús nos dice que el sexo es mejor que bueno. De hecho, refleja algo de la naturaleza divina de Dios. Espera que volvamos al pasaje que cita y leamos todo Génesis 1:26-27: “Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, y en las aves de los cielos, y en las bestias, y en toda la tierra, y en toda serpiente que se anda arrastrando sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; macho y hembra los creó.” Asegúrese de leer esos versículos lentamente. Nos dicen que Dios hizo a los humanos hombre y mujer para que pudiéramos reflejar cómo es él: “a nuestra imagen”, como él lo expresa, refiriéndose a la Trinidad tres en uno. Para la humanidad, es solo dos en uno porque no somos Dios, pero es dos en uno por una razón. El sexo no es meramente recreativo y consensuado. Es un acto de adoración a través del cual dos seres humanos reflejan la imagen de Dios, un Dios que es más que una persona ya la vez Uno. Tienes que entender esto como un punto central del argumento de Jesús. Es por eso que la Ley hebrea reservaba la pena de muerte para muy pocos delitos en comparación con los otros códigos legales de su época y, sin embargo, incluía el pecado sexual entre el puñado de delitos capitales. Jesús intervino para salvar a una adúltera de ser apedreada en Juan 8, pero no le restó importancia a la gravedad de su crimen cuando le advirtió: “Vete ahora y deja tu vida de pecado. El Antiguo Testamento trataba el pecado sexual como una forma de blasfemia, una parodia vil de la Trinidad, y Jesús apoyó y reforzó ese punto de vista. Aunque no habló mucho sobre el sexo antes del matrimonio porque no era un gran tema en su cultura, ya vimos en el capítulo sobre pornografía y masturbación que endureció la Ley cuando se trataba de adulterio, declarando que incluso desear a una persona con la que no estamos casados nos pone en peligro del fuego del infierno.

Tercero, y como consecuencia de esto, Jesús nos enseña que el sexo no nos pertenece a nosotros sino a Dios. Eso es bastante controvertido en nuestra cultura, donde todo vale sexualmente (y las dolorosas consecuencias están en todas partes), pero tiene sentido cuando comprendemos que Dios nos creó hombre y mujer e hizo del sexo una de las más grandes experiencias humanas para reflejar su Trinidad. gloria al mundo. Somos como inquilinos a los que se les ha permitido vivir en un apartamento que le pertenece a Dios, y Dios se lo toma muy en serio cuando empezamos a derribar las paredes del apartamento como si realmente nos perteneciera. Ese es el resultado final cuando se trata de seguir las palabras de Jesús sobre el sexo. Jesús nos llama a aceptar que nuestras vidas (sexuales o no) pertenecen a Dios y no a nosotros mismos. Si estamos dispuestos a aceptar los límites de nuestro Creador, él nos dice que el sexo es aún mejor de lo que pensábamos; no solo podemos disfrutarlo mucho mejor en su contexto adecuado creado por Dios, sino que también estamos reflejando la gloria de la Trinidad cuando ¡hacemos! Pero si le decimos que no puede ser el Señor de lo que hacemos en nuestros dormitorios en privado, nos estamos engañando a nosotros mismos si afirmamos ser sus seguidores en público. Jesús no ha terminado. Todavía tiene una gran cosa más que decir. Él no solo habla de que dos se conviertan en uno, sino que comienza a hablar de una persona que deja a sus padres y se une a su esposa (note el orden) y luego nos dice que cuando se lleva a cabo un pacto de matrimonio público de este tipo, significa que Dios se ha unido. los dos cónyuges juntos de una manera que las leyes humanas por sí solas no pueden separar. Los discípulos no saben si horrorizarse de que el matrimonio sea un asunto tan serio (temen en el versículo 10 que podría ser un estado demasiado santo para entrar) o regocijarse porque el plan de Dios para el sexo y el matrimonio es mucho mejor de lo que pensaban (podemos decir por las cartas del Nuevo Testamento que esta segunda opción finalmente ganó sus corazones). Jesús nos dice que solo hemos entendido lo que dice sobre el sexo si estamos igualmente asombrados y llenos de alegría. Esto es lo que trato de explicar a las personas cuando preguntan qué enseña Jesús sobre el sexo y por qué parece tan fuera de sintonía con nuestra cultura occidental. Explico lo que Jesús enseñó en estos versículos y en el resto de los evangelios: que el sexo está reservado para nuestro disfrute de por vida dentro de un matrimonio entre un hombre y una mujer, y que Dios lo creó para que fuera muy divertido para que tuviéramos sexo. muy a menudo y disfrútalo. Les digo que cuando una pareja casada hace el amor, refleja el hecho de que Dios es como nosotros, solo que infinitamente más grande. Son dos en uno, brillando como la luna, mientras que él es tres en uno, brillando más que el sol. Si no estás viviendo de esta manera, el sexo no debería ser una razón para que rechaces a Jesús, sino una razón para que lo aceptes. Nuestra cultura está llena de buenas razones para el mal sexo, pero Jesús promete que, si seguimos las instrucciones de nuestro Creador, el sexo solo mejorará. Él también te promete el perdón por tus pecados sexuales pasados,

como lo hizo con la mujer adúltera en Juan 8:11, diciéndote que “… Ni yo te condeno; vete, y no peques más.” Si aún no está casado, pero está tratando de vivir a la manera de Jesús, debe sentirse alentado. Jesús te asegura que Dios valora mucho tu decisión de no tener relaciones sexuales hasta que te cases, y te promete que, como resultado, Dios te bendecirá. Tal vez ya esté planeando tu recompensa. Proverbios 18:22 nos dice que “El que halló esposa halló el bien, y alcanzó la benevolencia del SEÑOR.” Y si estás casado, por favor no te concentres más en las prohibiciones de Jesús sobre el sexo que en su gran invitación. ¡Él te anima a ir y hacer el amor con tu esposo o esposa para la gloria de Dios! ¡Él le dice que parte de su mejor adoración no debe cantarse en la iglesia un domingo por la mañana, sino disfrutarse en la cama un domingo por la tarde! De hecho, ¿no deberías dejar de leer este capítulo y seguir adelante para aplicarlo para la gloria del Dios Triuno?

7 JESÚS SOBRE EL DIVORCIO Y EL NUEVO MATRIONIO Cuando Jesús enseñó a sus discípulos en Mateo 19, no solo se sorprendieron por lo que dijo sobre el sexo. También estaban horrorizados por lo que dijo sobre el divorcio y el nuevo matrimonio. Al igual que hoy, el divorcio era muy común en el Imperio Romano, por lo que muchos rabinos judíos habían adaptado su interpretación del Antiguo Testamento para adaptarse mejor a los tiempos cambiantes. Juan el Bautista había sido uno de los maestros religiosos que se negó a hacerlo, y el rey Herodes lo había decapitado por oponerse a su propio matrimonio con una divorciada. 1 Entonces, cuando Jesús le dijo a la multitud cómo se siente Dios acerca del divorcio y el nuevo matrimonio, sus discípulos estaban horrorizados. Mateo todavía recuerda vívidamente el incidente en su evangelio: Entonces se llegaron a él los fariseos, tentándolo, y diciéndole: ¿Es lícito al hombre repudiar a su mujer por cualquier causa? Y él respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, macho y hembra los hizo? Y dijo: Por tanto, el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y serán dos en una carne. Así que, no son ya más dos, sino una carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo aparte el hombre. Le dicen: ¿Por qué, pues, Moisés mandó dar carta de divorcio, y repudiarla? Les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; pero desde el principio no fue así. Y yo os digo que cualquiera que repudiare a su mujer, si no fuere por causa de fornicación, y se casare con otra, adultera; y el que se casare con la repudiada, adultera. Le dicen sus discípulos: Si así es el negocio del hombre con su mujer, no conviene casarse.”. (Mateo 19:3–10) El mensaje de Jesús no es más popular hoy que cuando pronunció estas palabras por primera vez. En todo caso, la tasa de divorcio en el mundo occidental es incluso más alta que en el Imperio Romano. Un tercio de las parejas que se casaron en 1995 ahora están divorciadas; la mitad de esas parejas divorciadas tienen al menos un hijo en común; un tercio de esos niños nunca vuelve a ver a uno de sus padres. Si ha experimentado el divorcio de primera mano, en su propio matrimonio, en el matrimonio de sus padres o en los matrimonios de sus amigos, entonces sabe algo del dolor y la devastación detrás de estos números. Nos hemos acostumbrado tanto al divorcio como la herida abierta de nuestra sociedad disfuncional que nos sorprende un poco que Jesús no lo acepte tan pragmáticamente como nosotros. Nos hemos acostumbrado tanto a un Jesús domesticado que nos sorprende cuando se atreve a desafiar nuestros propios problemas domésticos.

Jesús desacredita cuatro mitos comunes sobre el divorcio, y el primero es la idea de que el divorcio es normal. Muchos rabinos del primer siglo habían tomado algunas palabras fuera de contexto en un versículo de la Ley de Moisés: "Cuando alguno tomare mujer y se casare con ella, si después no le agradare por haber hallado en ella alguna cosa torpe, le escribirá carta de repudio, y se la entregará en su mano, y la despedirá de su casa." (Deuteronomio 24:1) - y las había interpretado para enseñar que el divorcio era permisible “por cualquier motivo”. Los rabinos más liberales enseñaban que “algo indecente” incluía cualquier forma de incompatibilidad. Si una mujer quemaba la cena de su esposo, engordaba o simplemente dejaba de verse tan hermosa como las jóvenes judías, el divorcio era una opción válida. Por eso Mateo usa la palabra griega porneia, que significa inmoralidad sexual, para dejar claro que Jesús enseñó que “algo indecente” significaba descubrir que ella había sido infiel sexualmente. Jesús volvió a trazar la línea en la que se permitía el divorcio y luego pasó a enseñar por qué lo había hecho. Es posible que haya notado algo peculiar en la respuesta de Jesús a la pregunta de los fariseos sobre el divorcio. Vienen a ponerlo a prueba con una pregunta sobre el divorcio, pero él da una respuesta mucho más centrada en el matrimonio. Señala que el matrimonio fue idea de Dios y no nuestra, y que nuestro Creador sabía lo que estaba haciendo. A pesar de todos sus errores, incluso el ex primer ministro británico Tony Blair reconoció que “Las familias fuertes son la base de comunidades fuertes.” 2 Jesús dice que son todo eso y más. Los matrimonios no solo reflejan la naturaleza tres en uno de Dios, sino que también expresan la relación de amor entre Jesús y su Iglesia (Efesios 5:22–33). Por lo tanto, cita de Génesis 2:24 para enseñar que Dios permite que cada pareja casada se una, o literalmente se una, como una sola carne. El divorcio no es normal. Es como un cuchillo de carnicero que corta la carne que nunca debe dividirse. El divorcio no solo se burla de nuestros votos matrimoniales. También blasfema la naturaleza y el carácter amoroso del Dios ante quien los hicimos. Las palabras de Jesús deben haber complacido a los conservadores, pero él no estaba dispuesto a tomar partido. El segundo mito que desacredita es la idea de que nunca se permite el divorcio. Los conservadores tienden a concentrarse en el hecho de que Dios dice que odia el divorcio en Malaquías 2:16. Lo que olvidan es que él también se describe a sí mismo como divorciado en Isaías 50:1 y Jeremías 3:8. Jesús deja en claro que el divorcio está permitido en ciertas circunstancias limitadas, porque los humanos son tan duros de corazón que hay momentos en que Dios liberará a un esposo o esposa maltratado de su matrimonio. 3 El ejemplo que da Jesús es el de la porneia, o inmoralidad sexual mediante la cual uno de los cónyuges traiciona por completo sus votos matrimoniales. 4 Podemos encontrar otros dos ejemplos en otras partes de la Biblia. Éxodo 21:10–11 sugiere que el abuso grave y sostenido puede ser motivo de divorcio, aunque generalmente es mejor permitir que jueces imparciales, como los líderes de la iglesia, determinen si esto realmente sucedió. En 1 Corintios 7:12–16, Pablo sugiere que si un cónyuge abandona el hogar

conyugal y rechaza todo intento de reconciliación durante un largo período de tiempo, también puede haber motivos para el divorcio. Por lo tanto, Jesús enfurece a los liberales al decir que el divorcio nunca es normal y que cierto nivel de incompatibilidad es simplemente parte integral del matrimonio. Luego enfurece a los conservadores al decir que el divorcio no está prohibido. Él enfurece a aquellos que abusan, traicionan o abandonan a su cónyuge al decir que a su cónyuge se le puede permitir volver a casarse, pero que a ellos no se les permitirá. 5 Cuando los discípulos comprendieron que Jesús estaba enseñando que cualquiera que provoque la ruptura de su matrimonio es un adúltero si se vuelve a casar, incluso si la ley del país permite su comportamiento, se horrorizaron tanto que exclamaron: “ Si esta es la situación . entre marido y mujer, es mejor no casarse. No has entendido la enseñanza de Jesús sobre el divorcio y el nuevo matrimonio a menos que te haga querer exclamar algo similar. Es posible que este capítulo le interese especialmente porque se encuentra en un matrimonio infeliz. Si ese es el caso, debe tener en cuenta que el tercer mito que Jesús desacredita es la idea de que el divorcio resolverá el problema. Para aquellos que se sienten atrapados dentro de un matrimonio sin amor, el divorcio a menudo puede parecer la respuesta. Aquellos que se embarcan en una separación de prueba tienden a encontrarse tan eufóricos por el sabor de la libertad que rápidamente les sigue el divorcio. Sin embargo, al recordarnos que “… Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así.”, Jesús enfatiza que el divorcio no es la solución al desorden en nuestras vidas; es parte del desorden en nuestras vidas. Ni siquiera es la opción preferida si su pareja ha permitido el divorcio por una de las tres razones que he enumerado en este capítulo. Dios nos ha hecho una promesa en Ezequiel 36:26 que cambiará nuestros corazones duros en corazones blandos si se lo permitimos. ¡Él está más apasionado que tú por ayudar a tu matrimonio a reflejar las glorias de su naturaleza Trina y del amor de Cristo por la Iglesia! Si está dispuesto, todo el poder del cielo se precipitará hacia ustedes para salvar y fortalecer su matrimonio inestable. Mientras tanto, mientras busca reconstruir su matrimonio, Dios promete estar a su lado. Él no odia el divorcio porque quiera atraparte en tu matrimonio, sino porque ha experimentado el trauma del divorcio de primera mano. Conoce el dolor insoportable del divorcio y que, sin el efecto sanador del Evangelio, la herida nunca sana. Se divorció del infiel Israel, pero no se fue a buscar otra esposa. Esperó pacientemente y la cortejó para que regresara a la restauración (Oseas 2:14–23). Si tu matrimonio está en un lío, entonces Dios promete ayudarte, porque el suyo también lo estaba. Él tiene el poder de transformar tu matrimonio roto si se lo permites. El cuarto y último mito que Jesús desacredita es que el divorcio significa que tu vida ha terminado. Aunque no lo menciona específicamente en este pasaje, cuando habla de una sola carne siendo cortada en dos, deja entrever que hay esperanza para aquellos que han sido devastados por el trauma del divorcio. Cuando el cuerpo de Jesús fue partido en la cruz, exclamó: “… Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (Mateo 27:46), porque

llevó todo nuestro dolor en su cuerpo, no solo nuestro dolor físico, sino también nuestro trauma emocional. Cuando tratamos el divorcio como el pecado imperdonable, olvidamos lo que sucedió en la cruz y subestimamos el poder de la resurrección de Dios. Si está divorciado, es probable que Jesús no tenga que convencerlo de que no es normal y que es terriblemente doloroso, pero puede que tenga que convencerlo de que su cruz es más grande que el sentimiento de pecado y culpa que sienten muchos divorciados. sentir. Es posible que necesite convencerte de que nunca te rechazará ni te abandonará, y que si pones tu mano en la suya atravesada por los clavos, te guiará en un viaje hacia la plenitud y la felicidad nuevamente. Jesús nos dice que el matrimonio no es solo una conveniencia, una buena excusa para una fiesta o un boleto para una exención de impuestos. Es un santo reflejo de la relación de alianza del Señor con su Pueblo, y un anuncio de su maravilloso Evangelio. “Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.”

8 JESÚS SOBRE LA FAMILIA Jesús no tenía un gerente de relaciones públicas. Probablemente sea así. Si lo hubiera hecho, entonces su gerente de relaciones públicas se habría sentido muy decepcionado cuando Jesús dio algunas enseñanzas sobre la vida familiar. Después de ofender a las multitudes con sus enseñanzas sobre el estrés, la falta de perdón, las posesiones, la pornografía, la masturbación, la ira, el sexo, el divorcio y las segundas nupcias, seguramente esta era una oportunidad para él de decir algo que lo haría un poco más popular. Nadie amaba más la vida familiar que Jesús. Llamó a Dios su Padre, llamó a sus seguidores hermanos y hermanas, se refirió a sí mismo como el Esposo, acogió a los niños para que se sentaran en su regazo y amó tanto a su madre que sus últimos pensamientos en la cruz fueron para encontrarle un nuevo hogar (Juan 19:26–27). Me puedo imaginar la mirada de decepción en el rostro de su gerente de relaciones públicas cuando escuchó lo que Jesús tenía que decir: Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su vida, no puede ser mi discípulo. (Lucas 14:26) Jesús no tenía un gerente de relaciones públicas, pero es fácil leer pasajes como este y pensar que debería haber tenido uno. Es muy difícil ver por qué alguien querría crucificar al Jesús amordazado y atado, el Jesús de la cena, el Jesús de invitarlo a casa para conocer a sus padres, pero es muy fácil ver por qué la gente quería crucificar a este Jesús. Necesitamos recordar que no fueron los ladrones ni los traficantes de drogas ni las prostitutas quienes mataron a Jesús. Fueron los respetables padres de Israel quienes prefirieron asesinar al Mesías de Dios que aceptar su constante desafío a su estilo de vida. Amo a los niños. De hecho, solía ser uno. Durante los primeros dieciséis años de mi vida, todos mis mejores amigos eran niños, y ahora tengo cuatro hijos propios. Soy el tipo de persona que, si muriera, sería descrito en mi funeral como "un hombre de familia devoto". Por eso necesito escuchar con atención lo que dice Jesús acerca de las familias. Advierte que los niños son a menudo los principales ídolos que se adoran en los hogares respetables. Vivo en una zona residencial de Londres que está llena de mamás deliciosas y padres devotos que construyen sus vidas alrededor de sus hijos. Sería más seguro interponerse entre una osa y sus cachorros que desafiar a la gente de mi vecindario acerca de sus vidas centradas en los niños. Sin embargo, Jesús no solo supo cómo aceptar el rechazo; también sabía cómo rechazar la aceptación. Persiguió a padres respetables, las personas que con mayor probabilidad se encuentran en las iglesias occidentales los domingos, y lanzó un ataque frontal contra los ídolos más queridos en sus vidas.

Tendemos a no sentirnos tan ofendidos por versículos como este como deberíamos. Simplemente hacemos caso omiso del llamado de Jesús a odiar a nuestros hijos, padres y hermanos como una hipérbole del predicador. Incluso si alguien señala que miseō es una palabra griega muy fuerte que no solo significa odiar sino detestar o perseguir con odio, no nos preocupemos demasiado. Amordazamos a Jesús y simplemente malinterpretamos su mensaje diciendo que no ames a tu familia tanto como me amas a mí. El problema es que este versículo es parte de un pasaje más grande que nos muestra que Jesús no está hablando de amar menos a nuestras familias sino de morir a su amor y aprobación. Él continúa: Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí no puede ser mi discípulo. Porque, ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y cuenta los gastos, para ver si tiene lo que necesita para acabarla? No sea que, después que haya puesto el fundamento y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a burlarse de él, diciendo: Este hombre comenzó a edificar y no pudo acabar. ¿O qué rey, al marchar a la guerra contra otro rey, no se sienta primero y consulta si puede salir al encuentro con diez mil al que viene contra él con veinte mil? Y si no puede, cuando aún el otro está lejos, le envía una embajada y le pide condiciones de paz. Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todas las cosas que posee, no puede ser mi discípulo. (Lucas 14:27–33) Si tú o yo tuviéramos que hablar de llevar una cruz, podríamos ser culpables de usar la hipérbole del predicador. No Jesús. Dio esta enseñanza sobre la base de varias predicciones de que sus enemigos estaban a punto de crucificarlo para silenciar sus palabras. 1 Él explica en el versículo 26 lo que quiere decir con odiar a los miembros de nuestra propia familia al decirnos en el versículo 27 que seguirlo significa morir a todo lo que más amamos en nuestras vidas, incluidos nuestros seres queridos, especialmente nuestros seres queridos. Permítame ilustrarlo contándole lo que estos versículos han significado prácticamente para tres de mis amigos. Cuando el Señor usó un milagro para captar la atención de Gaynor, mi vecina de al lado, mi esposa y yo pudimos invitarla a nuestra iglesia. Ella experimentó un segundo milagro mientras escuchaba el sermón, cuando el Señor le dio una visión sobrenatural que resultó en su conversión. Sin embargo, cuando llegó a casa y se lo contó a su esposo, él le dejó en claro que no podía tener dos hombres en su vida. Tuvo que elegir entre Jesús y él. Él amenazó con divorciarse de ella si alguna vez volvía a la iglesia o si alguna vez le hablaba de su nueva fe. Gaynor descubrió que Jesús dio esta enseñanza por una razón. La fe real genera olas reales que crean enemigos reales y que nos obligan a tomar decisiones reales. Cuando mi amiga Hannah escuchó el Evangelio, se convirtió. Como musulmana paquistaní de dieciséis años en el norte de Inglaterra, no estaba lista para el veneno que se desató cuando se lo contó a su padre y a sus hermanos. Todavía llora cuando habla del día en que su padre llevó a una turba de amigos musulmanes a la casa para matarla y ella escapó de la muerte escondiéndose en un armario en el baño. Jesús sabía que su enseñanza no

complacería a un gerente de relaciones públicas. Dijo estas cosas porque quería prepararnos para las opciones difíciles y muy costosas que siempre acompañan la conversión cristiana genuina. Cuando mi amigo Pablo escuchó el Evangelio, se convirtió. Sabía lo suficiente sobre las enseñanzas de Jesús sobre el sexo para comprender que esto significaba que su estilo de vida gay necesitaba cambiar. No sabía en ese momento que Dios lo guiaría por un camino que lo haría enamorarse de una mujer hermosa y criar una familia de niños. Solo sabía que seguir a Jesús era como ser crucificado todos los días. Sabía por qué los hombres deben revisar su presupuesto antes de construir una torre, por qué los reyes deben contar sus ejércitos antes de marchar a la batalla y por qué las personas, homosexuales o heterosexuales, deben calcular el costo antes de entregar sus vidas a Jesús. En cierto modo, personas como Gaynor, Hannah y Paul son mucho más afortunadas que muchos otros cristianos occidentales. Para las personas solteras, la conversión presenta nuevas oportunidades para encontrar a un cónyuge. Para los padres, ofrece un entorno seguro en el que formar una familia. Seguir a Jesús puede sonar como una serie de ventajas. Musulmanes y homosexuales normalmente entienden mucho más claramente desde el principio que hay una razón por la cual Jesús describió la conversión cristiana como morir. Gaynor tuvo que elegir entre Jesús y su esposo (por cierto, estaba fanfarroneando). Ana tuvo que elegir entre Jesús y toda su familia. Pablo tuvo que elegir entre Jesús y su estilo de vida gay. Así que no debería sorprendernos que también debemos entregar nuestras propias relaciones familiares a Jesús. No se trata de si seguir a Jesús nos costará todo. Es simplemente una cuestión de qué y cuándo. Yo estaba en el lado receptor de las enseñanzas de Jesús cuando les dije a mis padres que no tenía ningún interés en ir a la iglesia con ellos cuando era adolescente. Odiaba el hecho de que mi padre se negara a escuchar mis protestas y me dijera que tendría que ir a la iglesia con la familia hasta los dieciocho años. Estaba resentido con él por no escuchar a sus amigos bien intencionados que trataban de advertirle que forzarme a ir a la iglesia solo haría que me sintiera resentido con la fe cristiana cuando fuera mayor. No me convertí hasta después de que me fui de casa, pero sé que fue como resultado directo de su evidente compromiso de hacer lo que él sentía que era correcto como padre cristiano, incluso cuando vio que eso me enojó mucho y me resintió mucho. Mi esposa y mis hijos estaban en el extremo receptor de la enseñanza de Jesús cuando sentí un llamado de Dios para mudarme a Londres para pastorear al grupo de creyentes que se convertiría en la Iglesia de Todos los Días. No sé por qué Dios eligió un momento tan inconveniente en nuestras vidas para confrontarnos con su invitación, solo dos o tres días después del nacimiento de mi hija, pero sí sé que mi esposa todavía se estaba recuperando del parto y pasó un mucho tiempo en lágrimas. Cuando ella misma sintió el llamado de Dios y me ayudó a dar la noticia a nuestros hijos, descubrimos que es aún más doloroso ver sufrir a los que amamos a causa de nuestras decisiones que sufrir nosotros mismos. Mientras conducía a mi hijo mayor desde su último día de escuela hasta nuestro nuevo hogar en

Londres, me preguntó con toda la ingenuidad de un niño: “Papá, cuando todos en Londres hayan comenzado a seguir a Jesús, ¿podemos regresar aquí para poder irme? a la escuela con todos mis amigos? Me tapé la cara para que no viera las lágrimas en mis ojos y me recordé que el trabajo de un padre no es hacer felices a sus hijos a corto plazo, sino enseñarles a entregarlo todo a Dios. 2 También tuve que recordarme a mí mismo que el Evangelio es el mensaje de que un Padre entregó a su Hijo único para salvarnos de nuestro pecado (Juan 3:16). Es el mensaje de que un Hijo estuvo dispuesto a ser abandonado por su Padre para que pudiéramos ser parte de su familia celestial (Marcos 15:34). Es un llamado a seguir a quien se alejó de su madre y de sus hermanos para acercarnos a Dios (Mateo 12:46-50). Las familias pueden ser ídolos muy respetables, pero Jesús nos dice que a menudo son ídolos de todos modos. No permitamos que nuestras familias nos impidan tomar nuestras cruces diariamente y vivir para el que tomó su cruz para que podamos vivir en absoluto.

9 JESÚS SOBRE LA POBREZA Jesús contó muchas parábolas muy amadas. La parábola de las ovejas y las cabras, sin embargo, no es una de ellas. Incluso los incrédulos tienden a alabar la belleza de las parábolas de Jesús, pero no he conocido a nadie que elogie esta parábola sobre la pobreza. Es Jesús en su forma más ofensiva: Y cuando el Hijo del hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará sobre el trono de su gloria. Y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha y los cabritos a la izquierda. Entonces el Rey dirá a los que estarán a su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui extranjero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me vestisteis; estuve enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis a mí. Entonces los justos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos extranjero, y te recogimos, o desnudo, y te vestimos? ¿Y cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos pequeñitos, a mí lo hicisteis. Entonces dirá también a los que estarán a la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; fui extranjero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me vestisteis; enfermo y en la cárcel, y no me visitasteis. Entonces también ellos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, o sediento, o extranjero, o desnudo, o enfermo, o en la cárcel, y no te servimos? Entonces les responderá, diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos pequeñitos, tampoco a mí lo hicisteis. E irán estos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna. (Mateo 25:31–46) Mucha gente se ofende por la enseñanza de Jesús sobre el infierno en esta parábola. Mantenga ese pensamiento porque ese será el tema del próximo capítulo. Otras personas se ofenden porque Jesús parece estar enseñando que podemos llegar al cielo por nuestras propias buenas obras. Eso es más fácil de responder porque el contexto de la parábola deja en claro que Jesús no está enseñando la salvación por obras en absoluto. Confronta a los falsos creyentes con su hipocresía en el capítulo 23, promete juzgarlos en el capítulo 24 y da una serie de ilustraciones en el capítulo 25 que advierten que Dios juzgará a aquellos que

dicen honrarlo, pero siguen a un Mesías creado por ellos mismos. Jesús advierte que serán vistos por lo que son por su falta de preparación (25:1–13) y por la pereza de su devoción a Dios (25:14–30). Por lo tanto, esta parábola es una advertencia de que la forma en que tratamos a los pobres es una señal de si realmente estamos siguiendo a Jesús. 1 Por si no te has dado cuenta, el capitalismo está en crisis. El abismo entre las naciones ricas y las pobres es cada vez más grande, al igual que el abismo entre los ricos y los pobres dentro de cada nación. No es difícil hacer agujeros en la teología de los manifestantes anticapitalistas que se encadenaron al púlpito de la Catedral de San Pablo en Londres en octubre de 2012, gritando que “ En la lucha por la justicia económica, Jesús echó a los cambistas del templo , pero usted los invitó a entrar y en su lugar nos desalojó ” , 2 pero también es difícil fingir que no tienen un punto serio. Durante siglos, la iglesia occidental se ha aliado con los terratenientes feudales, con los gobernantes opresivos y con los intereses del dinero en lugar de con los pobres. Necesitamos tomar a Jesús muy en serio cuando nos advierte que la forma en que tratamos a los pobres muestra lo que pensamos de él, y que lo que pensamos de él muestra si somos verdaderamente salvos. Jesús nos dice en esta parábola que la forma en que tratamos a los pobres revela lo que verdaderamente pensamos de él. En la película clásica de los 80 Coming to America, Eddie Murphy interpreta a un rico príncipe africano que no puede encontrar el amor verdadero. Todas las mujeres del mundo quieren casarse con él por su dinero, por lo que él vuela a Nueva York y se disfraza de pobre para averiguar qué siente la gente realmente por él y no por lo que puede hacer por ellos. La Biblia dice que Jesús hace lo mismo al venir a nosotros a través de personas necesitadas. “Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.”, nos desafía. Sí, es cierto que la referencia a “hermanos y hermanas” significa que se está refiriendo específicamente a los pobres dentro de la Iglesia, pero no usemos eso para huir de su desafío general. 3 Jesús percibe nuestro corazón hacia él por cómo tratamos a los que están en necesidad a nuestro alrededor. Odia cuando tenemos una cara para él el domingo y otra para los pobres y necesitados de lunes a sábado. Jesús también nos dice en esta parábola que la forma en que tratamos a los pobres revela lo que verdaderamente pensamos del Evangelio. Hay muchas razones que suenan bien que podemos dar para no ayudar a los pobres, pero aquellos que verdaderamente han respondido al Evangelio saben que Jesús podría haber usado cada una de ellas para no salvarnos. Decimos, “Los pobres no merecen nuestra ayuda porque ellos mismos han traído su pobreza,” pero Jesús fácilmente podría haber dicho lo mismo de nosotros. ¡La esencia del Evangelio es que el santo Hijo de Dios derramó su sangre por los culpables e indignos! Decimos: "Es probable que los pobres abusen de mi bondad", pero Jesús podría haber dicho lo mismo sobre nosotros y con una razón mucho mayor. Nos quejamos de que "¡Es mi dinero!" pero Jesús podría haber dicho lo mismo acerca de su sangre. Juan 3:16 nos dice que el Evangelio es la noticia de que “Tanto amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo

unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna”, y 1 Juan 3:16 nos dice cómo responder a este Evangelio: “Jesucristo dio su vida por nosotros. Y debemos dar nuestras vidas por nuestros hermanos y hermanas.” Los cristianos genuinos siempre han entendido esto. Mientras que los romanos tendían a despreciar a los pobres y a ver su miseria en gran medida autoinfligida, los primeros cristianos ganaron el Imperio para Cristo demostrando el Evangelio por la forma en que ayudaban a los pobres. El último emperador pagano, Julián el Apóstata, se vio obligado a quejarse a uno de sus sacerdotes de que “¡Es vergonzoso que… mientras los impíos galileos sostienen tanto a sus propios pobres como a los nuestros, todos ven que nuestro pueblo carece de nuestra ayuda!” 4 La Iglesia siempre ha sido así de imparable cada vez que ha demostrado el Evangelio amando a los pobres. El último gran avivamiento en Europa y América fue liderado por William Booth y el Ejército de Salvación, por lo que debemos notar la razón dada por sus biógrafos de por qué su avivamiento avanzó con tanta fuerza: “Su mensaje principal fue la importancia de no intentar – antes del se aplicó el remedio: distinguir entre los pobres que lo merecen y los que no lo merecen.” 5 Jesús también nos dice en esta parábola que la forma en que tratamos a los pobres revela lo que verdaderamente pensamos de la era por venir. Es interesante que las “cabras” en esta parábola claramente se vean a sí mismas como creyentes. Llaman a Jesús “Señor” y parecen muy dispuestos a ayudarlo en teoría. Desafortunadamente para ellos, Jesús no juzga a las personas según sus intenciones sino según sus obras. Si amamos demasiado nuestro dinero como para regalarlo, demostramos que, por mucho que protestemos en sentido contrario, seguimos siendo niños de esta época. Realmente no hemos sido transformados por la gracia que hizo que Zaqueo diera su dinero a los pobres (Lucas 19:1– 10), que hizo que los primeros cristianos vendieran sus campos después de Pentecostés para ayudar a los pobres (Hechos 2:44– 45 y 4:34-35), que hizo que Francisco de Asís se desnudara en la sala del tribunal y que Charles T. Studd le diera la espalda a la fama y la fortuna para vivir entre los pobres del interior de China. Si vives en Estados Unidos o Europa y ganas un salario promedio, eres aproximadamente la persona 57 millones más rica del mundo. Si gana más que el salario promedio, está aún más arriba en la lista global de ricos. Sé que nuestro costo de vida es más alto que en otras partes del mundo, pero aún así debo tomarlo en serio cuando un informe reciente de UNICEF me dice que la cantidad de dinero que gasté en llevar a mi esposa al cine la semana pasada podría haber alimentó a un niño hambriento durante un mes en el otro lado del mundo. Jesús nos advierte en esta parábola que lo que pensamos de él y su Evangelio y sus promesas sobre el siglo venidero no se prueba por lo que decimos, sino por lo que hacemos. Si realmente creemos que Jesús derramó su sangre por nosotros (toda y no solo el 5 o el 10 por ciento), lo mostraremos a través de la forma en que damos a los necesitados. Los veremos como Jesús disfrazado y viviremos de tal manera que Él pueda decirnos cuando

regrese que “Todo lo que hicisteis por uno de estos hermanos míos más pequeños, lo hicisteis por mí.” John Wesley, el líder de otro avivamiento que mostró que el rápido avance del Evangelio está indisolublemente ligado a su demostración a través de nuestro profundo amor por los pobres, les dijo a sus amigos que “si dejo diez libras, ustedes y toda la humanidad dan testimonio contra mí que viví y morí ladrón y salteador. Efectivamente, regaló tanto de sus cuantiosos ingresos que cuando murió su patrimonio consistía simplemente en un abrigo y dos cucharaditas. 6 Él se hace eco de la enseñanza de Jesús en la parábola de las ovejas y las cabras cuando nos advierte que cualquiera que se aferre a algo más que “ las simples necesidades de la vida – no manjares, no superfluidades… vive en una abierta y habitual negación del Señor … Habéis tirado el tesoro del cielo: Dios y Cristo están perdidos. Has ganado riquezas y fuego del infierno.” 7

10 JESÚS SOBRE EL INFIERNO El filósofo inglés Bertrand Russell odiaba a Jesús y no tenía miedo de decirlo. Explicó por qué lo odiaba en su exitoso libro Por qué no soy cristiano: En mi opinión, hay un defecto muy serio en el carácter moral de Cristo, y es que Él creía en el infierno. Yo mismo no siento que ninguna persona que sea realmente profundamente humana pueda creer en el castigo eterno. Ciertamente, Cristo, como se describe en los Evangelios, creía en el castigo eterno... Realmente no creo que una persona con un grado apropiado de bondad en su naturaleza hubiera puesto temores y terrores de ese tipo en el mundo... Acuérdate de las ovejas y las cabras; cómo en la segunda venida Él separará las ovejas de las cabras, y les dirá a las cabras: “Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno”. Continúa: “Y éstos irán al fuego eterno”. Debo decir que creo que toda esta doctrina, que el fuego del infierno es un castigo por el pecado, es una doctrina de crueldad. Es una doctrina que puso la crueldad en el mundo y le dio al mundo generaciones de cruel tortura; y el Cristo de los Evangelios, si se le pudiera tomar como lo representan sus cronistas, ciertamente tendría que ser considerado en parte responsable de ello. 1 Vimos en el capítulo anterior que a mucha gente le gustaría amordazar a Jesús para que no cuente la parábola de las ovejas y las cabras porque no les gusta su enseñanza sobre la pobreza. Incluso aquellos que quisieran enlistarlo como vocero de sus causas benéficas tienden a evitar esa parábola porque se sienten muy ofendidos por su enseñanza sobre el infierno. Muchos cristianos confiesan que esta es un área donde se sienten más avergonzados por las enseñanzas de Jesús y están más tentados a amordazarlo. CS Lewis admitió que “No hay doctrina que quisiera eliminar más del cristianismo que esta, si estuviera en mi poder. Pero tiene todo el apoyo de la Escritura y, especialmente, de las propias palabras de Nuestro Señor”. 2 Más recientemente, el exitoso autor cristiano Rob Bell ha cuestionado si Jesús realmente dijo aquello de lo que se quejaba Bertrand Russell: “Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (1 Timoteo 2). Entonces, ¿Dios obtiene lo que Dios quiere? ¿Qué tan grande es Dios? Suficientemente grande para lograr lo que Dios se propone hacer, o un poco grande, medianamente grande, grande la mayor parte del tiempo, pero en esto, el destino de miles de millones de personas, no totalmente grande. Algo genial. Un poco genial… La historia no es trágica, el infierno no es para siempre, y el amor, al final, gana. 3

Jesús habló del infierno más que todo el Antiguo Testamento combinado, así que tenemos que preguntarnos por qué Jesús decidió ofendernos al hablar tan clara y consistentemente sobre el infierno. Tenemos que descubrir si tenemos la libertad de atenuar su lenguaje como sugiere Rob Bell, o si habló tanto sobre el infierno porque nos importa mucho a todos. Extraigamos cinco razones por las que esta parábola nos da por qué Jesús enseñó tan ofensivamente sobre el infierno. Primero, Jesús habló mucho sobre el infierno porque quiere que comprendamos que es real. Rob Bell cita las obras de Orígenes del siglo III para argumentar que los cristianos no siempre han interpretado la enseñanza de Jesús sobre el infierno de la misma manera, pero no menciona que el Concilio de la Segunda Iglesia de Constantinopla declaró que Orígenes y cualquiera que intentara diluir su enseñanza era falso o engañoso. Me parece extraño que, mientras que los obispos, los líderes de la iglesia y los escritores cristianos a menudo luchan por entender lo que Jesús quiere decir, los no cristianos no parecen compartir su problema. El filósofo ateo Ray Bradley se ríe de la forma en que los cristianos buscan amordazar a Jesús sobre este tema, señalando que esto “sería suponer que Jesús estaba equivocado o mal informado. Pero si Jesús se equivocó, no puede ser divino. Y si Jesús fue mal informado, entonces la Biblia no puede ser la verdadera Palabra de Dios. Entonces, un creyente no tiene otra opción que aceptar la doctrina del fuego del infierno.” 4 Segundo, Jesús habló mucho sobre el infierno porque quiere que comprendamos lo terrible que es. Él explica en esta parábola que el infierno es “el fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles” – en otras palabras, es un lugar que él personalmente creó para ser el lugar de castigo para Satanás y sus demonios. Él no quiere que ninguno de nosotros sea engañado para unirnos a ellos allí porque pensamos que el infierno simplemente significa nada, por lo que deliberadamente establece un paralelo entre "castigo eterno" y "vida eterna" en esta parábola. Agustín de Hipona, uno de los más grandes teólogos de la historia de la Iglesia, señaló que “Las frases son paralelas: castigo eterno y vida eterna. Decir en el mismo contexto, 'La vida eterna será interminable pero el castigo eterno tendrá un final' es completamente ridículo. Ya que la vida eterna de los santos será interminable, el castigo eterno de aquellos que incurran en él será ciertamente interminable.” 5 “Fuego” puede ser una metáfora, como “ovejas” y “cabras”, pero si ese es el caso, entonces es una metáfora de algo indescriptiblemente doloroso. El teólogo del siglo dieciocho Jonathan Edwards observó que “Cuando se usan metáforas en las Escrituras acerca de cosas espirituales… no llegan a la verdad literal.” 6 Jesús usa metáforas para describir un infierno que es mucho más terrible de lo que podemos imaginar. Tercero, Jesús habló mucho sobre el infierno porque quiere que comprendamos que nuestras acciones en esta vida tienen consecuencias eternas. Rob Bell tiene razón en que Dios obtiene lo que quiere, pero Jesús nos dice que lo que quiere es una raza humana que elija amarlo o rechazarlo. No se impondrá sobre nosotros como un violador. Él nos corteja y nos advierte que nuestra respuesta a él resonará por toda la eternidad. Ben Witherington,

profesor de estudios del Nuevo Testamento e invitado frecuente en The History Channel y The Discovery Channel, explica que El infierno en el Nuevo Testamento es un recordatorio constante de que hay una responsabilidad final por nuestras creencias y comportamientos en esta vida, cualesquiera que sean los detalles, la temperatura y la duración del infierno. Es un recordatorio de que esta vida es básicamente el momento de la decisión, y las decisiones que tomamos ahora pueden tener consecuencias eternas en el más allá. Y, francamente, esto no es una mala noticia. Es parte de las Buenas Nuevas que al final vence la justicia tanto como la misericordia, la rectitud tanto como la compasión, y la santidad tanto como el amor. 7 Cuarto, Jesús habló mucho sobre el infierno porque quiere animarnos de que Dios es justo y equitativo. Tendemos a presentarnos como ovejas o cabras en esta parábola y, por lo tanto, nos quejamos del infierno, pero debemos recordar que muchas personas en la historia han sido víctimas de la injusticia cuya causa Jesús defiende en este Juicio Final. Cuando Pol Pot murió en 1998, sin haber sido nunca llevado ante la justicia por asesinar a 1,5 millones de camboyanos durante sus cuatro años de gobierno, el periódico The Sun publicó una caricatura de él atormentado debajo de una leyenda que decía: " Esperamos que Pol Pot esté ardiendo en Infierno”. Cuando incluso un periódico británico, que es famoso por sus Topless Page Three Girls, comienza a clamar por un Dios de justicia, debería hacernos pensar dos veces antes de amordazar a Jesús por su enseñanza sobre el infierno. Fue irónico que en la misma semana que la revista Time se enfocara en el libro de Rob Bell con una portada que preguntaba “¿Y si no hay infierno? El New York Daily News informó sobre el asesinato de Osama Bin Laden con su propia portada que gritaba en letras aún más grandes: " ¡Púdrete en el infierno! Jesús habló tanto sobre el infierno porque para las víctimas de la injusticia y la maldad en realidad es una muy buena noticia. La palabra “Aleluya” aparece solo cuatro veces en el Nuevo Testamento y todas ellas están en Apocalipsis 19:1–10 cuando Dios revela que se asegurará de que se haga justicia para siempre. Quinto, por lo tanto, Jesús habló mucho sobre el infierno porque quiere advertirnos que todos necesitamos un Salvador. Pocas personas se quejan de que Dios debería enviar al infierno a los arquitectos del genocidio y las atrocidades terroristas. Nos quejamos de que debería enviar gente como nosotros allí, pero eso es precisamente lo que Jesús quiere que entendamos y temamos. Los machos cabríos de la parábola no son personas que hayan cometido crímenes terribles, sino simplemente aquellos que no han hecho el bien que Dios los llamó a hacer. Jesús contó esta parábola para enfatizar que incluso los mejores seres humanos no son lo suficientemente buenos para el cielo. Él nos dice que cada uno de nuestros pecados terrenales requiere un castigo eterno porque son pecados contra el Dios eterno e infinito, como nos recuerda John Piper: “Los grados de culpabilidad no provienen de cuan mucho tiempo ofendes la dignidad, sino de que alta es la dignidad que ofendes.” 8 El infierno no es más una reacción exagerada al pecado por parte de Dios que la

muerte sacrificial de su único Hijo en la cruz para que no tengamos que ir allí. Jesús describió los horrores del infierno porque estaba a punto de soportarlos en nuestro lugar y porque no quiere que nos engañemos pensando que su sacrificio es un extra opcional para personas menos respetables que nosotros. Nada de esto significa que la enseñanza de Jesús sobre el infierno sea menos ofensiva. Simplemente nos ayuda a comprender por qué debemos dejar que nos ofenda y nos cambie. Nos muestra por qué es una tontería quejarse con Bertrand Russell y Rob Bell de que el infierno suena horrible. Muestra por qué el infierno es justo, necesario y equitativo, e incluso nos muestra por qué el Pueblo de Dios ve el infierno como una razón para alabar al Señor por su compromiso de castigar todo acto de maldad en Apocalipsis 19:1–10. La forma en que reaccionamos a la enseñanza de Jesús sobre el infierno no dice tanto de él como de nosotros mismos. Revela si somos ovejas o cabras. Revela si nos hemos aferrado a la salvación de Dios para nosotros mismos. “¿Quiero yo por ventura la muerte del impío? Dijo el Señor DIOS. ¿No vivirá, si se apartare de sus caminos?” pregunta el Señor en Ezequiel 18. “Que no quiero la muerte del que muere, dijo el Señor DIOS, convertíos pues, y viviréis.!”.

11 JESÚS SOBRE SÍ MISMO Hasta ahora nos hemos centrado en lo que Jesús dijo acerca de los problemas. Hemos visto que mucha gente quiere amordazarlo por sus enseñanzas sobre temas como el dinero, la pornografía, el sexo, el divorcio y el infierno. Pero, aunque estos temas hicieron que lo odiaran, no debemos pasar por alto el hecho de que Jesús no fue crucificado por lo que dijo sobre los problemas. Fue crucificado por lo que enseñó acerca de sí mismo. Jesús afirmó que él era Dios. Eso es tan obvio en los relatos de los evangelios que necesitamos amordazarlo en prácticamente todas las páginas si queremos negarlo. Llegó a una cultura judía en la que la idea de que Dios descendiera a la tierra en carne humana era escandalosa y, sin embargo, enseñó de tal manera que Pedro exclamó: “Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios viviente” (Mateo 16). 16 Incluso su discípulo más cínico, Tomás, aprendió a adorarlo como “¡Señor mío y Dios mío! (Juan 20:28). Incluso sus verdugos romanos exclamaron horrorizados al pie de la cruz que “¡Verdaderamente este era Hijo de Dios!” (Mateo 27:54). Es interesante que los enemigos de Jesús no trataron de negar que él afirmaba ser Dios. De hecho, fue la razón por la que buscaron matarlo. Comenzaron a conspirar cuando lo oyeron “llamar a Dios su propio Padre, haciéndose igual a Dios” (Juan 5:18). Discutían furiosamente entre ellos: “¿Quién es este que habla blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?” (Lucas 5:21). Lo acusaron de “… sino por blasfemia; y porque tú, siendo hombre, te haces Dios.” (Juan 10:33), y finalmente hicieron de esto el motivo de su ejecución (Marcos 14:64). Cualquier otra cosa que podamos decir sobre los enemigos de Jesús, al menos tenían una cosa a su favor: entendieron perfectamente que él estaba afirmando ser Yahvé, el Dios de Israel, bajado a la tierra en carne humana. Las personas que quieren amordazar a Jesús y usarlo como muñeco de ventrílocuo se sienten muy incómodas con la idea de que él es Dios. Una cosa es secuestrar a un maestro humano y reclutarlo como portavoz de su causa, pero nadie realmente quiere intentar secuestrar al Dios vivo. Sería más seguro saltar al recinto de los grandes felinos en el zoológico y tratar de secuestrar a un tigre. Por eso la gente siempre ha buscado motivos para amordazar a Jesús cuando habla de sí mismo. Saben que si el carpintero de Nazaret es verdaderamente Dios entonces todo en la forma en que vivimos nuestras vidas tiene que cambiar. Algunas personas optan por creer en el Jesús no histórico. Esa es probablemente una de las razones por las que la novela de Dan Brown El Código Da Vinci vendió más de 100 millones de copias. He perdido la cuenta de la cantidad de personas con las que he hablado

que lo encontraron en la sección de ficción de su librería local y que, sin embargo, realmente creen en la afirmación fundamental de la novela: “Casi todo lo que nuestros padres nos enseñaron acerca de Cristo es falso ... Jesús fue visto por Sus seguidores como un profeta mortal... un hombre grande y poderoso, pero un hombre sin embargo... El establecimiento de Jesús como 'el Hijo de Dios' fue oficialmente propuesto y votado por el Concilio de Nicea... una votación relativamente reñida.” 1 Solo hay que ir a la sección de viajes de la misma librería para descubrir que el Jesús de Dan Brown no es Jesús en absoluto. The Rough Guide to the Da Vinci Code observa que " Hay un alegre descuido en la forma en que Dan Brown encadena personas, lugares, incidentes e ideas... Es una mezcolanza de tonterías históricas... Dan Brown está diciendo efectivamente que la institución de la Iglesia está construida sobre una mentira. Pero la mentira es de Dan Brown y es deliberada.” 2 Otras personas optan por creer en Jesús el buen maestro. Dicen cosas amables sobre sus parábolas, pero cuando el caucho llega a la carretera, tratan sus enseñanzas como una colección de pensamientos concisos, discursos motivadores y sabiduría de galleta de la fortuna. Escogen y eligen entre sus dichos y no se detienen a escuchar la forma en que reprendió al joven rico en Marcos 10. Cuando el hombre trató de halagarlo llamándolo " Buen maestro ", Jesús lo corrigió preguntando: “¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno, excepto solo Dios. Se negó a permitir que el joven gobernante rico lo tratara como nada más que un buen maestro. O es Dios o es un pésimo maestro, ya que la base de su enseñanza era la afirmación de que él es Dios. Otras personas optan por creer en Jesús el profeta. Uno de mis amigos cercanos es un musulmán al que le gusta señalar que Jesús es el profeta más mencionado en el Corán, pero cuando le pregunto qué profetizó, comienza a sentirse incómodo. La única razón por la que puede continuar con su creencia de que Jesús no era más que un profeta es que el imán de su mezquita le ha prohibido leer ninguno de los evangelios. Jesús se niega a ser amordazado en este asunto, por lo que nuestra única opción si elegimos no creerlo es enterrar la cabeza en la arena. 3 CS Lewis, el autor de Las Crónicas de Narnia, se convirtió a Cristo a través de una discusión con JRR Tolkien, el autor de El Señor de los Anillos. Más tarde explicó que su conversión se debió a examinar de nuevo lo que Jesús realmente enseñó sobre sí mismo: Estoy tratando de evitar que alguien diga las cosas realmente tontas que la gente suele decir acerca de Él: "Estoy listo para aceptar a Jesús como un gran maestro moral, pero no acepto Su afirmación de ser Dios". Esa es la única cosa que no debemos decir. Un hombre que fuera simplemente un hombre y dijera el tipo de cosas que dijo Jesús no sería un gran maestro moral. O sería un lunático, al nivel del hombre que dice que es un huevo escalfado, o sería el Diablo del Infierno. Debes hacer tu elección. O este hombre era, y es, el Hijo de Dios: o un loco o algo peor. Puedes callarlo por tonto, puedes escupirlo y matarlo como un demonio; o puedes caer a Sus pies y llamarlo Señor y Dios. Pero no vengamos con ninguna

tontería condescendiente acerca de que Él es un gran maestro humano. Él no ha dejado eso abierto para nosotros. No tenía la intención de hacerlo. 4 CS Lewis tiene razón. Tenemos que hacer una elección. Y después de diez capítulos sobre la enseñanza de Jesús estamos en condiciones de hacerlo. Ya hemos tocado cinco áreas de prueba que deberían convencernos de que Jesús es exactamente quien dice ser. Necesitamos tomar estas pruebas en serio, porque Jesús nos pide que tomemos la decisión de amordazarlo o glorificarlo. Primero, está la enseñanza de Jesús. No solo ha sido venerado por la gente en Occidente. Ha sido reconocido como divinamente inspirado en todo el mundo. Mahatma Gandhi era hindú, pero lo describió como “Uno de los más grandes maestros que la humanidad haya tenido jamás.” 5 Plantea la pregunta: ¿Son estas las enseñanzas de un loco o un impostor que mintió diciendo que él era Dios, o se las tiene en tan alta consideración universal porque verdaderamente son los oráculos de Dios? Segundo, está el carácter de Jesús. Pretender ser Dios no es fácil, especialmente si tu vida está sujeta a un escrutinio continuo durante tres años por parte de tus enemigos y tus amigos. Dado que Dios nunca peca, solo se requiere un momento de debilidad para probar que una persona no es Dios. Síganme durante tres horas y verán esto con bastante claridad, pero la gente siguió a Jesús durante tres años y todavía llegó a la conclusión de que nunca había hecho nada malo. Nadie lo siguió más de cerca que Pedro, quien testificó que “Él no cometió pecado, ni se halló engaño en su boca” (1 Pedro 2:22). Nadie quería probar que Jesús había pecado más que los sacerdotes judíos; sin embargo, solo podían sentenciarlo a muerte por su afirmación de ser Dios y no por ningún otro cargo que pudieran formular contra él (Mateo 26:59–66). Tercero, están los milagros de Jesús. Es importante señalar que los primeros enemigos de Jesús no intentaron negar que convirtió el agua en vino, sanó a los leprosos, caminó sobre el agua, resucitó a los muertos y alimentó a 5000 con cinco panes y dos pececillos. Todo lo que podían argumentar era que Jesús realizó estos milagros porque era un experto en magia negra. 6 Dos siglos más tarde, los cristianos todavía señalaron que sus enemigos, “ incapaces de resistir los milagros que se registra que Jesús realizó, calumnian de ellos como obras de hechicería. ” 7 Cuarto, está la resurrección de Jesús. No tenemos espacio para verlo con mucho detalle aquí, 8 pero es una de las mayores pruebas de que Jesús es Dios. El profesor de Oxford Géza Vermes publicó su análisis de las opiniones de que alguien robó el cuerpo de Jesús o fue a la tumba equivocada o simplemente inventó toda la historia, y concluye que Cuando se han considerado y sopesado todos los argumentos, la única conclusión aceptable para el historiador debe ser que las opiniones de los ortodoxos, los simpatizantes liberales y los agnósticos críticos por igual, e incluso quizás las de los mismos discípulos, son simplemente interpretaciones del único hecho desconcertante: a saber, que las mujeres

que se dispusieron a presentar sus últimos respetos a Jesús encontraron, para su consternación, no un cuerpo, sino una tumba vacía. 9 En quinto y último lugar, está la existencia de la Iglesia. Cuando Jesús fue crucificado, sus 120 fieles seguidores lo abandonaron, se escondieron detrás de puertas cerradas y actuaron como si el sueño cristiano hubiera terminado. A los pocos días reaparecieron, convencidos de haber visto a Jesús resucitado y dispuestos a morir antes que negarlo. El profesor de Cambridge CFD Moule señala que el crecimiento y triunfo de la Iglesia a partir de este puñado de campesinos galileos “abre un gran agujero en la historia, un agujero del tamaño y forma de la resurrección… ¿Con qué se propone el historiador secular para taparlo?” 10 Jesús afirmó ser Dios. Dio cinco pruebas de que es verdad. Ahora cada uno de nosotros tiene que decidir. ¿Escucharemos quién dice ser o nos atreveremos a tratar de amordazar al Dios vivo?

12 JESÚS SOBRE LAS DIFRENTES RELIGIONES Estaba muy emocionado cuando obtuve Siri en mi iPhone. Si no eres un usuario de iPhone, déjame explicarte. Siri le permite hacer preguntas en su teléfono y escuchar su teléfono dar una respuesta. Una de las primeras preguntas que hice fue “¿Cuál es el sentido de la vida?” y Siri eludió la pregunta diciéndome: “Es una película de Monty Python. Sin inmutarse, repetí la pregunta y obtuve una respuesta diferente: “Trate de ser amable con la gente, evite comer grasas, lea un buen libro de vez en cuando, camine un poco y trate de vivir juntos en paz y armonía con la gente. de todos los credos y naciones. Eso me dejó con una pregunta que ni siquiera Siri puede responder. Si incluso mi teléfono sabe cómo comportarse en una sociedad multiconfesional, ¿por qué Jesús es tan ofensivo cuando habla de diferentes religiones? Jesús no necesitaba un iPhone para saber que la gente lo consideraría arrogante por su enseñanza en Juan 14:6: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí. Sabía que los judíos se sentirían ofendidos por su acusación de que su meticulosa obediencia a la Ley de Moisés nunca podría salvarlos, y sabía que los romanos se sentirían ofendidos por su acusación de que su plétora de dioses y diosas no eran más que ídolos sin vida. Sabía que las personas en sociedades multiconfesionales como la nuestra verían sus enseñanzas como la ruptura del último tabú. Él sabía que hacer una afirmación exclusiva de que solo hay un Salvador se ve como terriblemente ofensivo y arrogante en una sociedad de múltiples religiones. Pero se niega a dejar que lo amordacemos porque quiere exponer la arrogancia oculta que acecha bajo el barniz tolerante de nuestra propia cosmovisión occidental. Jesús expone la cosmovisión occidental como arrogante porque niega la realidad del pecado. Aunque pretende abarcar todas las grandes religiones del mundo, en realidad niega la enseñanza central que se encuentra en el corazón de todas ellas. No son sólo los cristianos, los judíos y los musulmanes los que hablan del pecado y del Juicio Final. Hindúes, Budistas, Jainistas y Sikhs también enseñan que las malas acciones crean mal karma. Nunca ha habido una cultura en la historia humana, ni siquiera en la Europa secular, que niegue que las malas acciones incurren en algún tipo de culpa y castigo espiritual. Cuando los occidentales actúan como si Dios los perdonara por su pecado, sin importar su religión o la falta de ella, no están siendo humildes. Están ahogando el sonido de sus propias conciencias y asumiendo que saben más que las enseñanzas religiosas de cada grupo de personas en cada parte del mundo en cada generación. No podría ser más arrogante.

Jesús expone la cosmovisión occidental como arrogante porque niega que el pecado debe ser expiado a través del sacrificio. No está afirmando que todas las religiones, excepto el cristianismo, estén completamente equivocadas. Está afirmando que las grandes religiones del mundo básicamente tienen razón cuando enseñan que los pecadores serán castigados a menos que ofrezcan a Dios un sacrificio expiatorio. La mayoría de los occidentales son tan perezosos como Homer Simpson cuando le grita a la muerte: “¡Me voy a morir! Jesús, Alá, Buda, ¡los amo a todos!” 1 No hemos tenido la humildad de estudiar las religiones del mundo lo suficiente como para comprender que el perdón de los pecados siempre requiere un sacrificio. Los antiguos griegos enseñaron que Hércules necesitaba realizar doce trabajos para apaciguar a los dioses por asesinar a su familia. Enseñaron que el rey Agamenón necesitaba sacrificar a su hija para apaciguar a los dioses antes de que lo bendijeran en su guerra contra Troya. Una antigua epopeya sánscrita enseña a los hindúes que el rey Ravana amputó partes de su cuerpo para apaciguar a su dios Shiva. 2 Esto puede parecer chocante, pero es simplemente el precursor de las religiones modernas, que enseñan a las personas a ganarse el perdón mediante el ayuno, la peregrinación, las buenas obras o las donaciones caritativas. Las religiones del mundo tienen que ver con hacer, pero la cosmovisión occidental asume con arrogancia que no tenemos que hacer nada en absoluto. Ser un occidental respetable es todo lo que se necesita para ganar la aceptación de Dios, por lo que la religión puede dejarse en manos de las masas sin educación del mundo en desarrollo. Jesús corta esta arrogancia cuando dice que vino a ofrecer el verdadero sacrificio por el pecado. Las religiones del mundo nos dicen lo que tenemos que hacer, pero siempre fallamos. Jesús nos dice que vino para que podamos confiar en lo que ha hecho en su lugar. Jesús expone la cosmovisión occidental como arrogante porque asume que podemos construir nuestro propio camino para llegar a Dios. La presentadora estadounidense de programas de entrevistas, Oprah Winfrey, habló en nombre de nuestra cultura en su conjunto cuando compartió su opinión de que “Uno de los errores más grandes que cometen los humanos es creer que solo hay un camino… Hay muchos caminos que conducen a lo que ustedes llaman Dios.” 3 Ese es el problema en pocas palabras: la gente en nuestra cultura adora “ lo que ustedes llaman Dios ”. Jesús nos advierte que Dios nos hizo a su imagen y que no permitirá que le devolvamos el favor. El verdadero Dios es el verdadero Dios, incluso si tratamos de redefinirlo. Los caminos hechos por el hombre conducen a los dioses hechos por el hombre, pero solo un camino conduce al Dios vivo y verdadero. Es el camino que Dios mismo ha preparado para nosotros. Es el camino que describe Jesús cuando dice: “Yo soy el Camino.” Jesús expone la cosmovisión occidental como arrogante porque niega nuestra necesidad de que Dios envíe un Salvador. La declaración de Jesús en Juan 14:6 no es aislada. Hizo de uno de los temas principales de su enseñanza que “Todos los que han venido antes de mí son ladrones y salteadores” (Juan 10:8) y que “El que cree en el Hijo tiene vida eterna, pero el que rechaza al Hijo no verá vida, porque la ira de Dios está sobre ellos” (Juan 3:36).

Cuando consideramos que solo Jesús es completamente Dios y completamente hombre, tiene perfecto sentido que nos enseñe que “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:16). Puesto que hay un solo Padre verdadero y un solo Hijo verdadero, solo puede haber un Salvador verdadero. Hay un solo hombre que nació de una virgen para demostrar que nuestra esperanza de salvación no depende del esfuerzo del hombre, sino de un milagro divino. Solo hay un hombre en la historia que enseñó que nuestra salvación depende no solo de su enseñanza sino también de su identidad. 4 Mientras que Mahoma confesó libremente que “ no soy nada nuevo entre los profetas; No sé qué será de mí y de mis seguidores; Yo soy sólo un claro advertidor ” (Corán 46:9), Jesús enseñó muy claramente que él es el Camino, él es la Verdad , él es la Vida y él es la Resurrección. Otros han afirmado hablar palabras por Dios, pero solo un hombre ha tenido la autoridad para tomar las Escrituras del Antiguo Testamento y declarar: “Oísteis que fue dicho … pero yo os digo …” (Mateo 5:21–48). Por lo tanto, Jesús expone la cosmovisión occidental como arrogante porque niega la singularidad de Jesús y su cruz. Hace eco de Pedro cuando Jesús lo reprendió por intentar persuadirlo de que realmente no necesitaba morir: “¡Aléjate de mí, Satanás! Tú eres para mí piedra de tropiezo; no tenéis en mente las cosas de Dios, sino las cosas de los hombres” (Mateo 16:23). Pasa por alto el hecho de que Jesús oró tres veces en el Huerto de Getsemaní para que el Padre salvara al mundo a través de algo más que su inminente crucifixión, luego se puso de pie con la convicción de que " sin derramamiento de sangre no hay perdón " (Mateo 26:36–54 y Hebreos 9:22). Asume que Dios fue demasiado cruel para hacerle saber a Jesús que su muerte era innecesaria o que Jesús fue demasiado tonto para escuchar a Dios cancelar el plan. No comprende cómo Jesús pudo prometer a un ladrón moribundo que no tenía tiempo para actividades religiosas que “hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:43) o cómo declaró que todos nuestros esfuerzos religiosos eran impotentes para salvarnos cuando Gritó triunfalmente desde la cruz que “¡Hecho está! (Juan 19:30). La cosmovisión occidental en realidad no cree que todas las religiones sean igualmente válidas. Cree que el cristianismo, la religión más grande del mundo, está fundamentalmente mal. Habla de arrogante. Hemos viajado lo suficiente con el Jesús sin etiqueta para que cada uno de nosotros pueda tomar una decisión por sí mismo. ¿Nos conformaremos con la arrogancia perezosa de nuestra cultura occidental como fue expresada por John Lennon cuando especuló que “Lo que Jesús, Mahoma, Buda y todos los demás dijeron era correcto. Es que las traducciones han salido mal”? 5 Cuando John Lennon fue asesinado en 1980, sus cenizas fueron esparcidas en el Central Park de Nueva York porque todos sabían que era simplemente un ser humano que no tenía poder para superar la tumba. ¿Escucharemos en cambio a Mahoma, que murió de fiebre en los brazos de una de sus doce esposas, o al Buda que murió de disentería tras comer un trozo de cerdo infectado? Mahoma fue enterrado en Medina y el Buda fue incinerado en India, porque todos sabían que eran humanos que no tenían poder sobre la tumba. ¿O escucharemos a Jesús, que murió y fue sepultado y tres días después se

levantó de la tumba para demostrar que acababa de abrir el único camino hacia el verdadero Dios? ¿Seremos lo suficientemente humildes para rendirnos a la conclusión de Pedro después de la resurrección de que “en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12)? Sacudámonos de la arrogancia de nuestra cosmovisión occidental y abracemos la verdadera humildad de la declaración de Jesús de que él es el único camino a Dios. Reconozcamos que las diferentes religiones del mundo tienen que ver con hacer y que solo Jesús dice que se hace. Recibámoslo como el sacrificio dado por Dios por el pecado para las personas de todas las culturas y naciones. Aceptemos lo que Jesús sin etiqueta nos dice: “Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado.” (Juan 6:29).

13 JESÚS SOBRE SEGUIRLO Cuando la gente llega al punto de decidirse a seguir a Jesús, él no deja de ofenderlos. Comprueba que están listos ofendiéndolos más que nunca. Puede que no suene muy ofensivo para nosotros, pero eso se debe en gran parte a que no entendemos lo que está diciendo. Les dice a las personas que quieren seguirlo que necesitan ser bautizados. La mayoría de nosotros encontramos la noción del bautismo totalmente inofensiva. Tendemos a usarlo como un rito de iniciación para los bebés recién nacidos, como una buena excusa para una reunión familiar o, en el mejor de los casos, como una expresión de nuestra esperanza general de que un bebé crecerá para seguir a Jesús en el futuro. No hay nada especialmente humillante en rociar con agua a un bebé cuando su día a día ya es una larga sucesión de baños y cambios de pañal. Pero nuestros servicios de bautizo tienen muy poco que ver con lo que Jesús quiso decir cuando envió a sus discípulos a todo el mundo a predicar el Evangelio, mandándoles: “… id y enseñad a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;” (Mateo 28:19). Cuando Jesús les dijo a sus posibles seguidores que se bautizaran, les estaba ordenando que murieran. Jesús no inventó el bautismo en agua. Los judíos lo crearon para mostrar a los gentiles convertidos que estaban sucios. La Ley de Moisés había ordenado al Pueblo de Dios que lavara cualquier cosa que entrara en contacto con heces, hongos, sangre menstrual o un cadáver, por lo que los rabinos judíos les dijeron a los no judíos que tenían que lavarse todo el cuerpo antes de que pudieran ser aceptados como parte del Pueblo de Dios. Necesitaban confesar que eran “perros” gentiles y que incluso “las hijas de los samaritanos son tan [sucias como] mujeres que menstrúan desde la cuna.” 1 Si querían recostarse en el diván judío, entonces tenían que bañarse como los perros sucios que eran. 2 Jesús se enfrentó con los rabinos judíos sobre este tema del lavado ceremonial, pero su solución no fue eliminar el bautismo por completo. Ofendió a los judíos mandándoles que también se bautizaran, porque lo que nos impide acercarnos a Dios no es nuestra raza sino nuestra vida de pecado. Juan el Bautista predicó este mensaje, y probablemente fue una de las razones por las que la esposa judía del rey Herodes persuadió a su esposo para que lo matara. Jesús respaldó la enseñanza de Juan cuando él mismo fue bautizado para demostrar que “…, porque así nos conviene cumplir toda justicia.” (Mateo 3:15). Muy poco tiempo después, Jesús “… hacía y bautizaba más discípulos que Juan” (Juan 4:1). Jesús hizo del bautismo un sello tan distintivo de su ministerio que los apóstoles no tenían ninguna duda de cómo responder cuando la gente les preguntaba qué significaba seguir a Jesús. Ordenaron a las multitudes: “… Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre

de Jesucristo para perdón de los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo. ” (Hechos 2:38). Jesús les dice a los que quieren seguirlo que se bauticen en agua porque es una señal externa de que admitimos que somos pecadores que no tenemos poder para salvarnos a nosotros mismos. El profeta Eliseo no se impresionó cuando el general pagano Naamán llamó a su puerta con regalos para pedirle al Señor que lo sanara de su lepra. Reveló la dureza del corazón del general al rechazar sus regalos y ordenarle que lavara su cuerpo en el río Jordán. Naamán estaba furioso y se negó, pero su piel solo se limpió cuando se humilló y probó su fe en Dios al hacer lo que dijo. Al igual que Naamán, el apóstol Pablo luchó por aceptar el mensaje del Evangelio de que el perdón es un regalo que no se puede ganar, porque él era un fariseo obsesionado con impresionar a Dios a través de sus buenas obras. Solo se salvó cuando un cristiano lo desafió tres días después de su visión en el camino de Damasco: “¿por qué te detienes? Levántate, y bautízate, y lava tus pecados, invocando el nombre del Señor.” (Hechos 22:16). Jesús lanza exactamente el mismo desafío a cualquiera que quiera seguirlo hoy. Jesús les dice a los que quieren seguirlo que se bauticen en agua porque es una señal externa de que creemos en el mensaje de su muerte y resurrección. Mientras que el bautismo de Juan fue simplemente una admisión de que somos pecadores, Pablo explica que el bautismo cristiano confiesa algo mucho más grande (Hechos 19:1–7). Jesús usó la palabra bautismo para referirse a su muerte y resurrección (Marcos 10:38–39), por lo que expresa nuestra fe en que, debido a que Jesús murió y resucitó por nosotros, de alguna manera morimos y resucitamos con él. 3 1 Pedro 3:20–21 compara el bautismo cristiano con el Diluvio de Noé, cuando el viejo mundo fue barrido para que un nuevo mundo pudiera emerger de su tumba de agua. Romanos 6:3–5 está de acuerdo en que “¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque hemos sido sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida. Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección;” Si nuestra fe no nos impulsa a las aguas del bautismo, puede que no sea fe en la muerte y resurrección de Jesús. Jesús les dice a los que quieren seguirlo que se bauticen en agua porque es una señal externa de que encomendamos nuestra vida entera en las manos de Dios. Los muertos están libres de los deseos que los ataron durante su vida, y los bautizados confiesan que están libres de lo que los esclavizaba antes de su conversión. Pablo nos dice que “Porque todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; pues todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.” (Gálatas 3:26–27). Dios no convierte a las orugas en mariposas gritándoles que deben volar, sino invitándolas a entrar en una crisálida. Tampoco convierte a los nuevos creyentes en cristianos que reflejan a Cristo gritándoles órdenes. Los invita a las aguas del bautismo para que puedan emerger como nuevos hombres y mujeres

del otro lado. Es por eso que en los evangelios Jesús se negó a dejar que nadie lo siguiera en sus propios términos. Toda la oruga debe entrar en la crisálida. La persona entera debe morir y resucitar. Leemos: Y aconteció que, yendo ellos por el camino, uno le dijo: Señor, te seguiré a dondequiera que vayas. Y Jesús le dijo: Las zorras tienen guaridas y las aves del cielo nidos, mas el Hijo del hombre no tiene dónde recostar la cabeza. Y dijo a otro: Sígueme. Y él dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. Y Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve y anuncia el reino de Dios. Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa. Y Jesús le dijo: Ninguno que, poniendo su mano en el arado, mira hacia atrás es apto para el reino de Dios.” (Lucas 9:57–62) El bautismo es una muy mala noticia para las personas que no están dispuestas a admitir, creer y comprometerse. Personalmente, encontré muy difícil el llamado de Jesús al bautismo porque mis padres me habían bautizado cuando era niño y no estaban complacidos cuando les dije que su acto bien intencionado no había involucrado ninguna fe de mi parte y se parecía poco al mandato de Jesús para que me identifique con él en su muerte y resurrección. Luché aún más porque había sido confirmado cuando era adolescente y lo vi como un hito significativo en mi fe. Necesitaba aceptar que ni el agua sin fe ni la fe sin agua constituían el bautismo cristiano. Por otro lado, el bautismo es una parte asombrosa del mensaje del Evangelio para cualquiera que esté dispuesto a admitir, creer y comprometerse. Nos dice que Dios nos ha resucitado a una nueva vida en Jesucristo y que, al pasar por las aguas del bautismo, podemos dejar atrás nuestra vieja vida. Vivimos en una cultura que está harta de ver a los cristianos hablar de Jesús pero caminar como el mundo. El bautismo en agua no es simplemente una promesa de que hemos muerto a nuestra vida anterior y hemos resucitado con Cristo. Es una promesa de Dios que nos permitirá vivir como nuevas criaturas a través de su poder de resurrección. Richard Wurmbrand se convirtió a Cristo y se bautizó cuando tenía 29 años en Rumania. Encarcelado por los comunistas en una cárcel donde era cada uno por su cuenta, estaba decidido a mostrar el poder del Evangelio a sus compañeros de prisión. Mirando hacia atrás a las aguas de su bautismo, pidió el poder de Dios para vivir cada día como alguien que había muerto a su antigua vida y resucitado como una nueva creación para vivir como Jesús. Entregó su preciada chaqueta a un ateo empedernido llamado Josif y compartió con él las escasas raciones de la prisión. Josif quedó tan impresionado que le pidió a Richard Wurmbrand que le hablara de este Jesús a quien seguía: Josif dijo: "Hemos leído casi todo lo que Jesús dijo ahora, pero aún me pregunto cómo sería Él saber como hombre". Dije: “Te lo diré. Cuando estaba en el cuarto cuatro, había un pastor que regalaba todo lo que tenía: su último trozo de pan, su medicina, el abrigo de

su espalda. Estas cosas también las he dado algunas veces, cuando las quería para mí. Pero en otras ocasiones, cuando los hombres tenían hambre y estaban enfermos y necesitados, podía estar muy tranquilo; no me importaba Este otro pastor era realmente como Cristo. Sentías que solo el toque de su mano podía sanar y calmar. Un día habló con un pequeño grupo de presos y uno le hizo la pregunta que me habéis hecho: '¿Cómo es Jesús? Nunca he conocido a nadie como el hombre que describes, tan bueno, cariñoso y sincero. Y el pastor respondió, en un momento de gran valentía, con sencillez y humildad: 'Jesús es como yo'. Y el hombre, que muchas veces había recibido bondad del pastor, respondió sonriendo: 'Si Cristo fue como tú, entonces lo amo'. Los momentos en que uno puede decir algo así, Josif, son muy raros. Pero para mí eso es lo que significa ser cristiano. Creer en Él no es una gran cosa. Llegar a ser como Él es verdaderamente grandioso”. “Pastor, si Jesús es como usted, entonces yo también lo amo”, dijo Josif. 4 Jesús nos dice que admitamos, creamos y nos comprometamos con él si queremos seguirlo. Luego nos dice que seamos bautizados en agua, y que salgamos de las aguas del bautismo transformados y listos para vivir por su poder de resurrección.

14 JESÚS SOBRE LO MUCHO QUE TE NECESITA Cuando me convertí en cristiano, en realidad pensé que le estaba haciendo un favor a Dios. Pensé que Jesús estaba buscando seguidores dotados para ayudarlo a construir su Reino, y que estaría bastante complacido de haber logrado reclutarme. Mirando hacia atrás, sé que suena arrogante y patético, pero quiero ser honesto contigo sobre cómo me sentí realmente. Descubrí desde entonces que de ninguna manera estaba solo. Parece que muchos de nosotros tenemos una visión exagerada de lo mucho que Jesús realmente nos necesita. Encuentro extrañamente alentador que los doce discípulos de Jesús cayeron exactamente en el mismo error. Pedro trató de negociar un paquete de compensación con Jesús a cambio de todo lo que había dejado para convertirse en su discípulo (Mateo 19:27). La madre de Santiago y Juan trató de obtener de Jesús los mejores asientos en el cielo para sus dos hijos a cambio del fiel servicio que le habían ofrecido en la tierra (Mateo 20:20–28). Los discípulos discutieron entre sí sobre cuál de ellos Jesús necesitaba más (Lucas 9:46), y continuaron haciéndolo incluso en la Última Cena (Lucas 22:24–30). Entonces, ¿es de extrañar que Jesús haya enseñado tanto sobre el hecho de que en realidad no necesita a ninguno de nosotros en absoluto? Si queremos seguir al verdadero Jesús entonces no debemos tratar de amordazarlo cuando nos dice que es él quien nos hace un favor, y no al revés. Jesús nos dice que no le estamos haciendo un favor al aceptar su oferta de perdón. Cuando un rabino lo halagó porque muchos de los gobernantes judíos estaban dispuestos a saludarlo como profeta de Dios, no le dio las gracias. Le dijo al rabino que los gobernantes judíos necesitaban morir y experimentar su vida de resurrección si alguna vez querían ser salvos (Juan 3:1–3). Dejó en claro que Dios no nos está pidiendo que le hagamos un favor respondiendo al Evangelio. Nos está pidiendo que muramos. 1 En una de las ocasiones en que sorprendió a sus discípulos debatiendo a cuál de ellos necesitaba más, Jesús los ofendió deliberadamente con su respuesta. Les dijo que “el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos” (Marcos 10:45). La palabra griega para rescate en este versículo es lutron, y era una palabra que hablaba de impotencia y piedad. Un hombre que era condenado a muerte por un crimen capital era tan bueno como muerto a menos que alguien interviniera para pagar un lutron o precio de rescate para dejarlo en libertad. Un soldado que era capturado en el campo de batalla estaba destinado a morir como prisionero de guerra a menos que alguien tuviera piedad de él y pagara un lutron o precio de rescate para traerlo a casa. Un esclavo común que era vendido en el mercado sabía que su única esperanza de libertad era que un rico se apiadara de él y pagara un lutron o precio de rescate para liberarlo. 2 Por lo

tanto, Jesús estaba afirmando que no contribuimos con nada a nuestra salvación excepto por nuestro pecado. Esta charla sobre esclavos, criminales y prisioneros de guerra era un profundo insulto para los romanos, quienes desestimaban a las personas que les desagradaban acusándolas de tener “la mente de un esclavo”. 3 También fue profundamente insultante para los judíos, quienes insistieron furiosamente que “ … Simiente de Abraham somos, y jamás hemos servido a nadie; ¿cómo dices tú: Seréis libres? (Juan 8:33). Sin embargo, Jesús insistió en que esto es cierto. Él no quiere que seamos engañados por predicadores de habla suave que halagan los egos diciéndonos que Dios es como el famoso cartel británico de la Primera Guerra Mundial, tratando de reclutarnos en su ejército prometiéndonos que “¡Dios te necesita! El ejército británico no aceptaría reclutas durante la Primera Guerra Mundial a menos que estuvieran sanos. Jesús deja en claro que Dios no aceptará reclutas en su ejército a menos que admitan que están enfermos. Jesús también nos dice que no le estamos haciendo un favor al volvernos más como él en carácter piadoso. Reservó sus reprensiones más punzantes para las personas religiosas que se felicitaban a sí mismas por su avance en el carácter cristiano, olvidando que cada nuevo avance en la piedad es simplemente una nueva experiencia del Evangelio que nos hace aún más endeudados con Dios que antes. Leemos en Lucas 18:9–14 que Y dijo también esta parábola a unos que confiaban en sí mismos como justos y menospreciaban a los otros: Dos hombres subieron al templo a orar; uno era fariseo y el otro, publicano. El fariseo, en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano. Ayuno dos veces a la semana, diezmo de todo lo que gano. Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que golpeaba su pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. Os digo que este descendió a su casa justificado y no el otro, porque cualquiera que se ensalza será humillado, y el que se humilla será ensalzado.” Jesús nos advierte a través de esta parábola que las personas religiosas enfrentan un peligro que las personas no religiosas no enfrentan. Corren el riesgo de quedar más impresionados por sus propios actos de obediencia hacia Dios que por el gran acto de obediencia de Jesús en la cruz que los liberó. Incluso nuestros mejores actos de obediencia a Dios son como trapos de inmundicia a menos que se hagan aceptables a través de la muerte y resurrección de Jesús (Isaías 64:6; 1 Pedro 2:5), y nuestras mejores oraciones y adoración solo son aceptables para Dios si son purificado a través de su sangre (Apocalipsis 8:3-5). El avance en el carácter cristiano solo viene a través de una experiencia más profunda del Evangelio. No hace que Dios esté más endeudado con nosotros. Nos hace aún más endeudados con Dios. Juan Calvino sacudió la Europa del siglo XVI al predicar que la esencia de la salvación es admitir que necesitamos la ayuda de Dios y que Él no necesita la nuestra. Escribió que “Dios no puede soportar que la criatura se apropie de su gloria en lo más mínimo, tan

intolerable le es la sacrílega arrogancia de los que, alabando a sí mismos, oscurecen su gloria.” 4 Hizo eco del mensaje de Lucas 17:7–10, cuando Jesús advirtió: ¿Y quién de vosotros tiene un siervo que ara o apacienta y, cuando ha vuelto del campo, luego le dice: Pasa, siéntate a la mesa? ¿No le dice más bien: Prepárame algo para cenar, y cíñete, y sírveme hasta que haya comido y bebido; y después de esto, come y bebe tú? ¿Acaso da gracias al siervo porque hizo lo que se le había mandado? Pienso que no. Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido mandado, decid: Siervos inútiles somos, porque lo que debíamos hacer, hicimos. 5 Jesús, por lo tanto, nos advierte que no le estamos haciendo un favor al desempeñar nuestro papel en su misión en el mundo. Se apareció a Juan, el último discípulo sobreviviente, alrededor del año 95 dC para darle la visión de la obra de Dios a lo largo de la historia que conocemos como el libro de Apocalipsis. Le dio a Juan una visión de veinticuatro ancianos en el cielo, que representaban a los doce patriarcas judíos ya los doce apóstoles, y le mostró cómo el Pueblo de Dios debería ver su servicio devoto a Dios. Juan vio a los veinticuatro ancianos quitándose sus coronas de victoria y arrojándolas a los pies de Jesús, proclamando: “Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.” (Apocalipsis 4:11). Cada persona que llevamos a Cristo, cada iglesia que plantamos y cada avance que logramos para los pobres y necesitados en el nombre de Jesús es el resultado directo del poder de Jesús obrando a través de nosotros. No ha hecho que Dios esté endeudado con nosotros. Nos ha hecho aún más endeudados con Dios. Casi hemos llegado al final de este breve libro sobre el Jesús sin etiqueta, por lo que es hora de que cada uno de nosotros decida si lo seguiremos. Por eso es tan importante que comprendamos que no le estamos haciendo un favor al entregarle nuestra vida. Él no está buscando ayudantes fuertes, sino un ejército de personas débiles que vean sus vidas por lo que son y que gozosamente las entreguen en las manos de su poderoso Salvador. Juan Piper explica: “El Hijo del Hombre… no vino para ser servido” (Marcos 10:45). La Biblia se preocupa por llamarnos de la idolatría para servir al Dios vivo y verdadero (1 Tesalonicenses 1:9). Pero también se preocupa por evitar que sirvamos al verdadero Dios de manera incorrecta. Hay una manera de servir a Dios que lo menosprecia y lo deshonra. Por lo tanto, debemos tener cuidado… Si Jesús dijo que Él no vino para ser servido, el servicio puede ser rebelión… Dios no puede ser servido de ninguna manera que implique que estamos satisfaciendo Sus necesidades... ¿Cuál es la grandeza de nuestro Dios? ¿Cuál es Su singularidad en el mundo?... Todos los demás supuestos dioses hacen que el hombre trabaje para ellos. Nuestro Dios no se pondrá en la posición de un patrón que debe depender de otros para hacer funcionar su negocio. En cambio, magnifica Su suficiencia absoluta al hacer la obra

Él mismo. El hombre es el socio dependiente en este asunto. Su trabajo es esperar en el Señor. ¿Qué busca Dios en el mundo? ¿Asistentes? No. El evangelio no es un anuncio de búsqueda de ayuda. Es un anuncio de ayuda disponible. El llamado al servicio cristiano tampoco es un anuncio de búsqueda de ayuda. Dios no busca personas que trabajen para Él, sino personas que le dejen obrar poderosamente en y a través de ellas… Cualquier siervo que trate de salirse del paro divino y entablar una sociedad varonil con su Amo Celestial se rebela contra el Creador. Dios no hace trueque. Él da misericordia a los siervos que la tendrán, y paga de muerte a los que no. El buen servicio es siempre y fundamentalmente recibir misericordia, no prestar asistencia... La única forma correcta de servir a Dios es reservar para Él toda la gloria. 6

15 JESÚS SOBRE HACER LA VIDA JUNTOS Hemos llegado al último de los quince dichos más ofensivos de Jesús. Es la última de las quince cosas sobre las que es menos probable que se predique en las iglesias occidentales, y la última de las cosas que hacen que la mayoría de la gente quiera amordazarlo. Si parece un poco decepcionante, el dicho menos controvertido de Jesús en todo el libro hasta ahora, entonces no se deje engañar. Eso simplemente significa que no has comprendido lo que significaba para Jesús y sus doce discípulos vivir juntos. Cuando entendemos lo que significó para Jesús elegir doce discípulos y describirlos como su nueva familia, es fácil ver por qué muchos aspirantes a seguidores de Jesús cierran los oídos a la naturaleza costosa de este llamado. Y subió al monte, y llamó a sí a los que él quiso; y vinieron a él. Y estableció a doce para que estuvieran con él, y para enviarlos a predicar, y tener potestad para sanar enfermedades, y echar fuera demonios: a Simón, a quien puso por sobrenombre Pedro; y a Jacobo, hijo de Zebedeo, y a Juan, hermano de Jacobo; y les puso por sobrenombre Boanerges, que es, Hijos del trueno; y a Andrés, y a Felipe, y a Bartolomé, y a Mateo, y a Tomás, y a Jacobo, hijo de Alfeo, y a Tadeo, y a Simón el cananita, y a Judas Iscariote, el que lo entregó. Y vinieron a casa, Y se agolpó de nuevo la multitud, de modo que ellos ni aun podían comer pan. Y cuando lo oyeron los suyos, vinieron para prenderlo, porque decían: Está fuera de sí.” Vinieron después sus hermanos y su madre, y estando fuera, le enviaron a uno para llamarlo. Y la multitud estaba sentada alrededor de él, y le dijeron: He aquí, tu madre y tus hermanos están afuera y te buscan. Y él les respondió, diciendo: ¿Quién es mi madre, o mis hermanos? Y mirando alrededor a los que estaban sentados en torno de él, dijo: He aquí mi madre y hermanos. Porque cualquiera que haga la voluntad de Dios, este es mi hermano, y mi hermana, y mi madre. (Marcos 3:13–21, 31–35)

Cuando la mayoría de las personas leen este pasaje, se concentran en lo maravilloso que debe haber sido que los Doce hayan sido llamados a estar con Jesús. Eso es comprensible porque fue un enorme privilegio ser invitado a vivir durante tres años muy cerca de Jesús. Sin embargo, lo que debe haber sido bastante menos atractivo para los Doce fue vivir durante tres años muy cerca unos de otros. Había una razón por la que los encontramos peleando y discutiendo entre sí a lo largo de los evangelios. Jesús había llamado a un grupo de personas muy diferentes a comprometerse a hacer la vida juntos.

Tomemos a James y John, por ejemplo. No debe haber sido fácil vivir con ellos. Cuando Jesús los apodó Boanerges, no lo dijo como un cumplido. Él los llamó los “hijos del trueno” porque perdían los estribos muy fácilmente (Lucas 9:51–56) y porque eran sorprendentemente autoafirmativos (Marcos 10:35–41). O tomemos como ejemplo a Simón el Zelote, que era parte de una secta judía que expresaba su celo por Dios negándose a pagar impuestos al César. No debe haber sido fácil para él pasar tres años con Matthew, el ex recaudador de impuestos. Dado que Mateo había desplumado a los comerciantes en el camino que salía de Cafarnaúm, donde Pedro y Andrés tenían su negocio de pesca, tampoco debió ser fácil para ellos. Esto es antes de que mencionemos los prejuicios regionales entre el solitario sureño Judas y los once galileos del norte, o las diferencias de personalidad entre Pedro, el optimista vociferante, y Tomás, el pesimista incrédulo. No se deje atrapar tanto por el gran privilegio que fue para los Doce ser llamados a hacer vida con Jesús que no se dé cuenta de lo difícil que debe haber sido para ellos ser llamados a hacer vida unos con otros. Vivimos en una cultura que desprecia la religión organizada, lo cual es extraño porque no enviaríamos a nuestros hijos a una escuela desorganizada ni votaríamos por un gobierno desorganizado. Nuestro problema no es en absoluto con la religión organizada, sino con la religión que se niega a dejarnos seguir a Dios en nuestros propios términos. Pero esa es precisamente la razón por la que Jesús eligió a doce discípulos que debían chocar entre sí, porque seguirlo no es un asunto individual. John Wesley tenía razón cuando enseñó que “La Biblia no sabe nada de la religión solitaria. Jesús creó deliberadamente una cultura de iglesia que se refleja en los mandamientos del Nuevo Testamento de amarse unos a otros, servirse unos a otros, enseñarse unos a otros y soportarse unos a otros. 1 No podemos hacer vida con Jesús a menos que estemos dispuestos a hacer vida unos con otros. Jesús insiste en que haciendo la vida juntos es como aprendemos a ser más como él. Antes de casarme, pensaba que era una persona muy tranquila. Solo descubrí cuán egocéntrico era cuando comencé a compartir mi vida y mi hogar con otra persona. Antes de que me reclutaran en un entorno empresarial altamente competitivo, pensaba que era una persona humilde. Fue solo cuando varios de mis nuevos colegas reclamaron el crédito por mi trabajo y comenzaron a buscar un ascenso que descubrí cuán autoafirmativo podía ser. Antes de ser padre de cuatro hijos, solía engañarme a mí mismo, era una persona muy paciente. Hacer vida con otras personas siempre nos revela la profundidad del pecado que acecha escondido en nuestro corazón. Por eso Jesús convocó a los Doce por un tiempo para “enviarlos a predicar” el Evangelio, porque sólo en comunidad aprendemos a responder plenamente al Evangelio nosotros mismos. ¿Cómo se sintió Andrés cuando Jesús eligió a sus tres compañeros de pesca, Pedro, Santiago y Juan, para formar su círculo íntimo de tres discípulos, pero decidió no elegirlo a él? ¿Cómo se sintió Mateo cuando Jesús pasó por alto su experiencia financiera y eligió a Judas para administrar el dinero de los discípulos (Juan 12:4–6)? Hacer la vida juntos puede ser doloroso, pero también es muy fructífero. Necesitamos reconocer que vivimos en una cultura altamente individualista, que se opone activamente al tipo de comunidad que Jesús está construyendo. Esa es la razón por la cual el

compromiso cristiano de reunirse para los servicios dominicales está en su punto más bajo, y por qué el compromiso con los grupos de compañerismo entre semana es aún más bajo. Perdemos el punto cuando argumentamos que estamos ocupados, que ya tenemos suficientes amigos o que no queremos ser parte de un pequeño grupo formal de la iglesia. Los amigos con los que elegimos hacer la vida tienden a ser de una edad, raza y educación similar a la nuestra, por lo que no pueden desafiar nuestros corazones pecaminosos de la misma manera que la mezcla diversa de personas que Jesús reúne como su Iglesia. La Biblia nos dice que “El corazón es engañoso más que todas las cosas y sin remedio. ¿Quién puede entenderlo?” (Jeremías 17:9), y Jesús nos dice que compartir la vida con un grupo diverso de cristianos es parte de la solución. Nos advierte que no despreciemos a ninguno de los que ha salvado (Mateo 18:10) porque cada creyente puede señalar nuestro pecado (Mateo 18:15-17), puede ayudar a que nuestras oraciones sean escuchadas en el cielo (Mateo 18:19) y puede ayudarnos a experimentar más la presencia de Dios (Mateo 18:20). No es de extrañar que 1 Pedro 2:17 nos advierta que la marca de un cristiano saludable es que “amen a la familia de los creyentes”. Jesús también insiste en que hacer la vida juntos es cómo apartamos nuestra mirada egoísta de nosotros mismos y la ponemos al servicio de los demás. Nunca he conocido a un cristiano que no quisiera derramar su vida por Jesús en abstracto, pero lo que realmente importa es nuestra voluntad de derramar nuestra vida por Jesús en la realidad concreta de la vida de la iglesia. Cuando Pedro le dijo a Jesús tres veces que lo amaba en Juan 21:15–17, Jesús respondió cada vez con un mandato concreto: “Apacienta mis corderos”, “Cuida de mis ovejas” y “Apacienta mis ovejas”. Pedro le obedeció el día de Pentecostés al organizar a los que seguían a Jesús en reuniones a gran escala en los patios del templo y en grupos más pequeños de compañerismo que partían el pan en las casas de los demás (Hechos 2:42–47). Pedro animó a todos los que quisieran seguir a Jesús a ser “añadidos a su número”, y estaba tan convencido de que esto era parte integral de la vida cristiana que sus convertidos “se dedicaron a la enseñanza de los apóstoles y a la comunión... Todos los creyentes estaban juntos y tenían todo en común.” Jesús también insiste en que hacer la vida juntos es como añadimos nuestro peso al avance del Evangelio. La mayoría de las razones que damos para descuidar la comunión con otros cristianos giran en torno a nosotros mismos: es demasiado inconveniente, requiere demasiado tiempo o es demasiado doloroso, pero Jesús nos dice que este es el precio que sus seguidores tienen que pagar para llevar su Evangelio a lo más profundo. el corazón de cada nación. Es muy revelador que cuando Jesús les dijo a sus seguidores que fueran y hicieran discípulos, ellos respondieron plantando iglesias. También es muy revelador que copiaron el patrón de las reuniones de la iglesia y el compañerismo estructurado que habían iniciado en Jerusalén después del día de Pentecostés. ¿Quieres hacer retroceder el gobierno de Satanás en el mundo? Entonces Jesús te promete en Mateo 16:18 que “… edificaré mi iglesia; y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. ¿Quieres mostrar la gloria del Dios invisible a las naciones no alcanzadas del mundo? Luego 1 Juan 4:12 te dice que

“Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y su amor ha sido perfeccionado en nosotros”. El Diablo está desesperado por amordazar a Jesús sobre este tema y hacer que tratemos de vivir nuestras vidas cristianas en un espléndido aislamiento unos de otros. Actualmente está triunfando en el mundo occidental. Si queremos seguir a Jesús entonces no debemos dejarlo. Entonces, mientras llegamos al final de las quince enseñanzas más ofensivas de Jesús, no pase por alto la importancia de la insistencia de Jesús en que seguirlo significa hacer la vida juntos. No se pierda el hecho de que la fe cristiana conquistó el Imperio Romano porque los creyentes “… a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y a nosotros por la voluntad de Dios.” (2 Corintios 8:5). No se deje engañar por nuestra cultura de consumo al pensar que puede construir una experiencia cristiana propia a través de descargas de sermones, televisión cristiana y experiencias de adoración cortesía de iTunes. Porque Jesús no vuelve por individuos sino por una Esposa, por una Ciudad, por un Pueblo, por un Cuerpo y por una comunidad de creyentes que hacen la vida juntos. Si no puede encontrar una iglesia perfecta en su área, busque una imperfecta y mejórela. Encuentre un lugar donde pueda llegar a ser más como Jesús, donde pueda servir a otras personas y donde pueda agregar su peso al avance del Evangelio. Encuentra una iglesia donde puedas mirar alrededor y decir con Jesús: “He aquí mi madre y hermanos. Porque cualquiera que haga la voluntad de Dios, este es mi hermano, y mi hermana, y mi madre”.

Conclusión:

AMORDAZAR A JESÚS Pedro había estado escuchando a Jesús durante dos años. Era hora de que Jesús le hiciera una pregunta: “¿Quién dice la gente que soy?” Comenzamos este libro respondiendo a esa pregunta. Vimos que los comunistas afirman que Jesús era comunista, los capitalistas afirman que era capitalista, los dictadores afirman que era un dictador, los defensores de los derechos civiles afirman que era un defensor de los derechos civiles y los occidentales respetables afirman que era tan refinado y respetable como ellos. Todo el mundo quiere reclamar a Jesús como su amigo, pero es sospechoso que el Jesús del que se han hecho amigos se parezca tanto a ellos. Están siguiendo a un Jesús amordazado y atado, un Jesús de su propia creación, un muñeco de ventrílocuo que pueden sentarse en sus rodillas y hacer que diga las cosas que quieren escuchar. Después de que Pedro hubo respondido esta primera pregunta, Jesús le hizo otra. Le preguntó: “¿Y tú? ¿Quién dices que soy? Puedes leer acerca de su conversación en Mateo 16, pero Jesús no quiere que eludas esta pregunta fingiendo que se la está preguntando a alguien que no eres tú. Hemos llegado al último capítulo de Amordazando a Jesús, y Jesús se vuelve hacia ti y te pide que tomes una decisión. Lo has estado observando y escuchando durante suficiente tiempo. ¿Quién dices que es realmente? ¿Serás como el presidente estadounidense Thomas Jefferson, que se ofendió e intentó amordazar a Jesús? Insistía en que era cristiano, 1 pero literalmente tomó una navaja para los evangelios y cortó las palabras que no quería escuchar. Construyó su propia Biblia de Jefferson en 1820, que no contiene ninguno de los milagros de Jesús, ninguna de sus afirmaciones de ser Dios y nada sobre su resurrección. En el mismo año en que produjo a este Jesús amordazado y atado, se jactó ante uno de sus amigos de que “No tenemos miedo de seguir la verdad a donde sea que nos lleve.” 2 ¿Protestarás tu apertura mental como Thomas Jefferson, mientras amordazas a Jesús cada vez que sus palabras te ofenden? ¿O serás como Napoleón Bonaparte, que se jactó de que respetaba al verdadero Jesús pero que dio muy poca respuesta personal a lo que Jesús dijo en realidad? Poco antes de morir en el exilio, le confesó a uno de sus amigos más cercanos que, Conozco a los hombres, y os digo que Jesucristo no es un hombre… Jesús vino al mundo para revelar los misterios del cielo y las leyes del Espíritu. Alejandro, César, Carlomagno y yo mismo hemos fundado imperios. Pero, ¿sobre qué descansamos las creaciones de nuestro genio? ¡A la fuerza! Jesucristo solo fundó su imperio sobre el amor, y en este momento millones de hombres morirían por él. Muero antes de tiempo, y mi cuerpo será devuelto a la tierra, para que se convierta en comida para los gusanos. Tal es el destino de

quien ha sido llamado el gran Napoleón. ¡Qué abismo entre mi profunda miseria y el reino eterno de Cristo, que es proclamado, amado y adorado, y que se extiende por toda la tierra! ¿Llamarte a esto muriendo? ¿No es vivir, más bien? 3 Napoleón entendió que Jesús es Dios, pero se rehusó a entregarle su vida. Una vez se jactó de que “Al hacerme católico terminé la guerra en Vendée, al convertirme en musulmán me establecí en Egipto, al convertirme en ultramontano gané a los italianos. Si estuviera gobernando un país de judíos, reconstruiría el templo de Salomón”. 4 Se había acostumbrado tanto a amordazar a Jesús ya usar la religión como una herramienta en su ansia de poder que murió sin responder jamás al verdadero Jesús, por mucho que afirmara admirarlo. ¿O responderá como algunas de las personas con las que nos hemos encontrado durante el curso de este libro, que descubrieron al verdadero Jesús y permitieron que su descubrimiento cambiara sus vidas por completo? ¿Le entregarás tus posesiones como Francisco de Asís? ¿Renunciarás a la fama y la fortuna como Charles T. Studd? ¿Le servirás con valentía como Dietrich Bonhoeffer y Desmond Tutu? ¿Le entregarías a tu familia como mi amiga Hannah cuando ella le dio la espalda al Islam, o tus preferencias sexuales como mi amigo Paul cuando le dio la espalda a su estilo de vida gay? ¿Dirás no a la preocupación, a la amargura ya la pornografía? ¿Lo aceptarás como el Hijo de Dios y como el único Salvador del mundo? ¿Morirás a tu antigua vida como Richard Wurmbrand y le permitirás predicar su Evangelio al mundo a través de tu estilo de vida de resurrección? Jesús esperó a que Pedro le respondiera. Finalmente, Pedro tomó su decisión: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.” Jesús respondió: “Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo reveló la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos”. (Mateo 16:16–17) Dios Padre también te ha estado hablando a través de este breve libro. Jesús está esperando tu respuesta. Si comenzaste a leer este libro como no cristiano, él está esperando para ver si admites tu pecado, crees en su sacrificio y te comprometes el resto de tu vida a seguirlo. Si comenzaste a leer este libro como cristiano, él está esperando para ver si seguirás al Jesús de bolsillo que se encuentra en muchas iglesias, que baila a nuestro ritmo, sigue nuestras reglas y dice lo que queremos escuchar, o si seguirás al Jesús sin etiqueta como lo hemos descubierto en toda su gloria ofensiva. Si lo desea, descubrirá que convencer a la gente de que el mensaje del Evangelio es verdadero no es realmente muy difícil. Simplemente tenemos que creerlo de todo corazón y comenzar a vivir como si fuera realmente cierto. Así que no dejes este libro sin responder a la pregunta de Jesús: “¿Quién decís que soy yo?” Jesús está ante ti en su gloria sin etiqueta. Él te pide que le entregues el resto de tu vida y que comiences a seguirlo con todo tu corazón hoy.

Próximos Pasos: Caminar Diariamente Con Jesús Sin Amordazarlo Entregar tu vida a Jesús no es el final de la historia. Es solo el principio. Es el comienzo de un viaje emocionante con Jesús sin etiquetas, y me gustaría ayudarlo con los próximos pasos en su viaje. Sermones en Línea Este libro se basó en una serie de sermones que prediqué con mi amigo David Featherstone en Everyday Church, la iglesia que dirigimos juntos en el suroeste de Londres. Hacemos que nuestros sermones estén disponibles en línea de forma gratuita, tanto en videos como en archivos de audio, para ayudar a las personas a seguir al verdadero Jesús. Si cree que esto podría ayudarlo en sus próximos pasos con el Jesús sin etiquetas, puede encontrar todos nuestros sermones más recientes en www.everyday.org.uk/sermons . Blog y Twitter También trato de ayudar a la gente a seguir a Jesús sin etiquetas a través de mi blog y mis mensajes diarios en Twitter. Puedes encontrar mi blog en www.philmoorelondon.com y puedes seguirme en Twitter buscando @philmoorelondon. Leyendo la Biblia Sin embargo, creo sinceramente que la mayor ayuda que puedo brindarte es ayudarte a leer y comprender la Biblia. Es por eso que he escrito una serie de comentarios devocionales en un estilo similar a Gagging Jesus. Lo llevarán a través de cada uno de los libros de la Biblia, explicando lo que dice cada pasaje, desafiándolo a enfrentar lo que eso significa y luego ayudándolo a aplicarlo a su vida. Puede encontrar todos los libros de la serie de comentarios Straight to the Heart en Amazon, en cualquier buena tienda de libros o visitando www.philmoorebooks.com . Jesús te está llamando a emprender una vida de caminar con él. Mi oración es que estos recursos te ayuden a seguir a Jesús sin etiquetas todos los días.

Introducción: Amordazar a Jesús 1 Mikhail Gorbachev hablando en el Daily Telegraph británico el 16 de junio de 1992. Fidel Castro hablando en un artículo de la revista Time el 30 de diciembre de 1985. 2 John Quincy Adams en un discurso en Newburyport, Massachusetts, el 4 de julio de 1837. 3 Federico II de Prusia escribiendo al filósofo francés Voltaire el 19 de marzo de 1776. Adolf Hitler en un discurso en Munich el 12 de abril de 1922. 4 Florence Nightingale en su ensayo Cassandra (1860). Malcolm X en una entrevista para la revista Playboy en mayo de 1963. 5 Él escribió esto alrededor del año 95 dC en una carta que forma parte de la Biblia (1 Juan 2:18). La palabra griega antichristos no significa tanto alguien que está en contra de Cristo como alguien que es un falso Cristo. 6 Él escribió esto en una carta alrededor del año 55 dC que también forma parte de la Biblia (2 Corintios 11:3–4).

Capítulo 1 1 Por ejemplo, en Mateo 6:25–34; 11:28–30 y en Lucas 8:14; 10:38–42; 21:34. 2 Estos datos provienen de una encuesta de 2010 realizada por la organización benéfica de salud mental del Reino Unido MIND. Descubrió que uno de cada cinco trabajadores se había tomado al menos un día libre debido al estrés durante el año anterior. 3 Estos datos provienen de una encuesta realizada por el Ejecutivo de Salud y Seguridad del Reino Unido. Descubrió que los trabajadores británicos se toman 13,5 millones de días libres al año debido al estrés, lo que le cuesta a la economía 3.700 millones de libras esterlinas. 4 El Salmo 121 nos anima a tratar nuestra necesidad de dormir como un recordatorio nocturno de que Dios es Dios y nosotros no. 5 Génesis 3:17–19. Descubrimos en Génesis 3:5 que la esencia del pecado de Adán fue tratar de ser como Dios. 6 La Ley hebrea reservaba la pena de muerte para muy pocas cosas: principalmente para el asesinato, la idolatría y la blasfemia. El quebrantador del sábado fue ejecutado por actuar como si fuera su propio pequeño dios. 7 Hilario de Poitiers escribiendo alrededor del año 360 dC en su tratado Sobre la Trinidad (4.6).

Capítulo 2 1 Citado por Rikihei Inoguchi en The Divine Wind: Japan's Kamikaze Force in World War II (1958).

2 Sigmund Freud relata las palabras de Heine en su lecho de muerte en La broma y su relación con el inconsciente (1905). 3 Hillary Clinton dijo esto en el Almuerzo Nacional de Oración en mayo de 1994. Las palabras de Jesús en griego pueden traducirse setenta y siete veces o setenta veces siete . Lo que importa no es el número sino nuestra actitud. 4 Pablo nos dice en Romanos 12:19–21 que cuando perdonamos, en realidad hacemos lugar para que Dios juzgue las malas acciones, porque nos apartamos del camino de su justicia divina. 5 Esteban ora esto en Hechos 7:60 como un ejemplo de cómo Jesús puede capacitarnos para perdonar a nuestros enemigos. 6 Corrie ten Boom recuerda este avance en el perdón en su libro The Hiding Place (1971).

Capítulo 3 1 Las citas de este capítulo provienen de la biografía de Norman Grubb CT Studd: Cricketer and Pioneer (1933). 2 André Gide en Nuevos frutos de la tierra (1935). 3 Lucas 19:8. Esta respuesta al Evangelio no fue excepcional, ya que leemos que muchos otros cristianos respondieron de la misma manera que él en Hechos 2:44–45 y 4:34–35.

Capítulo 4 1 Este video fue transmitido por Al-Jazeera y CNN el 29 de octubre de 2004. Aunque algunos han afirmado que Estados Unidos colocó la pornografía en su computadora para desacreditarlo, los datos de Google revelan que Pakistán supera a todos los demás países del mundo en lo que respecta a a las búsquedas en Internet de pornografía. 2 La enseñanza de Jesús sobre el infierno es tan ofensiva que le dedicaré un capítulo entero más adelante. 3 Estos datos provienen de un informe de Nielsen/NetRatings de 2009. 4 Seinfeld , temporada 4, episodio 11 – “El concurso” (1992). 5 Podemos decir que la mayoría de los discípulos estaban casados, porque Pedro tenía suegra (Mateo 8:14) y Jesús les prometió una recompensa por haber dejado a sus hijos para seguirlo (Marcos 10:29-30) . 6 Naomi Wolf es la autora del libro más vendido The Beauty Myth (1991). Ella dijo esto en un artículo en la revista New York el 20 de octubre de 2003. 7 Lo dijo en un sermón sobre 1 Juan 2:15 titulado “El poder expulsivo de un nuevo afecto”.

Capítulo 5 1 Esta es una combinación de dos citas, la primera de las cuales proviene de una carta a sus amigos en enero de 1943. 2 Citado por Shane Claiborne en The Irresistible Revolution (2006). 3 Dijo esto en una entrevista con el Daily Express británico el 29 de octubre de 2008. 4 Citado por Eberhard Bethge en Dietrich Bonhoeffer: A Biography (1967).

Capítulo 6 1 Véase el libro de Philip King y Lawrence Stager, Life in Biblical Israel (2001). 2 Tony Campolo en Elige el amor, no el poder (2009).

Capítulo 7 1 Mateo 14:3–4. Por eso los fariseos “vinieron a Jesús para probarlo”. Esperaban que su respuesta provocaría que el rey Herodes lo ejecutara también. 2 Tony Blair en su discurso ante la Conferencia del Partido Laborista en Blackpool el 1 de octubre de 1996. 3 Sé que las cosas rara vez son tan blancas o negras en un divorcio, y que ambas partes a menudo tienen parte de la culpa. Sin embargo, el hecho de que Dios sea un divorciado completamente inocente significa que el divorcio en sí mismo no es un pecado. 4 Dado que la palabra griega normal para adulterio es moicheia, algunos comentaristas argumentan que porneia tiene un significado más amplio que solo sexo. Sin embargo, Jesús nos impide usar el “argumento de Bill Clinton” de que ciertos tipos de pecado sexual técnicamente no constituyen adulterio. 5 En caso de que tratemos de explicar Mateo 19:9, Jesús lo repite en Mateo 5:32, Marcos 10:11–12 y Lucas 16:18.

Capítulo 8 1 Lucas 9:22–23, 44; 13:31–33. 2 Dios les dice esto a los padres en pasajes como Deuteronomio 6:1–7 y Proverbios 22:6.

Capítulo 9 1 Tiene un paralelo directo con Ezequiel 34, que también dice que aquellos que oprimen a los pobres no son en absoluto el Pueblo de Dios. 2 Reportado en el periódico The Guardian el 14 de octubre de 2012.

3 Proverbios 19:17 y Hechos 22:7–8 también nos dicen que el Señor viene a nosotros a través de los creyentes en necesidad. 4 El emperador Juliano escribió esto en el año 362 dC en una carta a Arsacius, el sumo sacerdote pagano de Galacia. 5 Roy Hattersley en Sangre y fuego: William y Catherine Booth y su ejército de salvación (1999). 6 Wesley escribiendo en 1744, citado por J. Wesley Bready en England Before and After Wesley (1938). 7 Él predicó esto en 1748, preservado por Albert Outler en John Wesley's Sermons: An Anthology (1991).

Capítulo 10 1 Bertrand Russell en su ensayo Por qué no soy cristiano (1927). 2 CS Lewis en El problema del dolor (1940). 3 Rob Bell en El amor gana (2011). 4 El profesor Ray Bradley de la Universidad Simon Fraser en Vancouver, Canadá, hizo esta observación durante un debate formal en 1994 con William L. Craig sobre la pregunta "¿Puede un Dios amoroso enviar a la gente al infierno?" 5 Agustín escribiendo en el 426 dC en su obra seminal La Ciudad de Dios (21.23). 6 Tomado de su sermón “Los tormentos del infierno son extremadamente grandes” en Sermons and Discourses 1723–29 . 7 Escribió esto en un blog en el sitio web interreligioso Patheos el 16 de marzo de 2011. 8 John Piper en Let the Nations Be Glad (1993).

Capítulo 11 1 Dan Brown en El código Da Vinci (2003). 2 Michael y Veronica Haag, La guía aproximada del Código Da Vinci (2004). 3 En Lucas 24:19 y 25, Jesús reprende específicamente a las personas por pensar que él es simplemente un profeta. Él exclama: “¡Qué insensato eres y qué tardo para creer!” 4 CS Lewis en Mero cristianismo (1952). 5 Gandhi dijo esto en The Modern Review en octubre de 1941. 6 Por ejemplo, en Mateo 9:34, 10:25 y 12:22–32. Esto llevó a la declaración de Pedro en Hechos 2:22. 7 Orígenes señaló esto alrededor del año 248 dC en Contra Celsum (capítulo 48).

8 Si desea más detalles, examino los hechos detrás de la resurrección de Jesús mucho más a fondo en mi estudio en profundidad de uno de los evangelios, titulado Directo al corazón de Mateo (2010). 9 Géza Vermes en su libro Jesus the Jew: A Historian's Reading of the Gospels (1973) . 10 CFD Moule en El fenómeno del Nuevo Testamento (1967).

Capítulo 12 1 Los Simpson , Temporada 10, Episodio 15 – “Marge Simpson en: 'Screaming Yellow Honkers'” (1999). 2 Los sacrificios de Agamenón y Ravana están registrados en la Ilíada de Homero y en el Ramayana. 3 Oprah hizo este comentario en su programa de entrevistas en 1998. 4 Por ejemplo, Mahoma admite en el Corán que él mismo es un pecador y necesita un salvador (48:2). 5 John Lennon dijo esto en una entrevista en 1965.

Capítulo 13 1 Jesús satirizó este racismo con su comentario irónico en Mateo 15:26. La cita sobre los samaritanos proviene del Talmud judío ( Niddah 4:1). 2 Marcos 7:1–7 y Lucas 11:38 usan la palabra griega baptizō para describir a los judíos que se lavan las manos y los platos sucios antes de la cena. 3 Véase Romanos 6:6–8; Gálatas 2:20; Colosenses 2:12, 20; 3:1, 3. Es por eso que Juan 3:23 y Hechos 8:36–39 sugieren que las personas fueron enterradas bajo el agua en lugar de simplemente ser rociadas con agua. 4 Richard Wurmbrand en su libro In God's Underground (1968).

Capítulo 14 1 El rabino Nicodemo respondió a este desafío separándose de las clases dominantes judías y sacrificándolo todo para identificarse con Jesús en su muerte y resurrección (Juan 7:50– 52; 19:38–42). 2 Para ejemplos no bíblicos de este uso de la palabra lutron , véanse las Leyes de Platón (11.4) y Josefo en Las guerras de los judíos (2.14.1). Para ver ejemplos bíblicos, consulte Éxodo 21:30, Levítico 25:51–52 y Números 35:31–32 en la Septuaginta griega. 3 El historiador romano Tácito dice esto tanto de los nobles ( Historias , 5.9) como de los antiguos esclavos ( Anales , 15.54). 4 Juan Calvino dice esto al hablar del Salmo 9:1 en su Comentario sobre los Salmos (1557).

5 Note el equilibrio en Mateo 19:27–20:16. Dios nos recompensará por nuestro fiel servicio a su Reino, pero nos recompensará en base a su gracia hacia nosotros y no en base a nada que hayamos ganado. 6 John Piper en Hermanos, no somos profesionales (2003).

Capítulo 15 1 Solo en su carta a los Romanos, Pablo se refiere a “ unos a otros ” en 1:12, 12:5, 12:10, 12:16, 13:8, 14:13, 14:19, 15:5, 15 :7, 15:14 y 16:16.

Conclusión: Amordazar a Jesús 1 Insistió mucho en este punto en una carta a Benjamin Rush del 21 de abril de 1803. 2 Escribió esto en una carta a William Roscoe el 27 de diciembre de 1820. 3 Napoleón le dijo esto al General Montholon, citado por John Abbott en The Life of Napoleon Bonaparte (1860). 4 Se lo dijo al conde Pierre Louis Roederer en agosto de 1800. Citado por Alexander Grab en Napoleon and the Transformation of Europe (2003).

Sobre el Autor: Phil es autor, orador y profesor con sede en Londres, Reino Unido. Phil llegó a la fe como estudiante en la Universidad de Cambridge y se formó dentro de la familia de iglesias Newfrontiers. Se desempeña como maestro, orador, mentor espiritual y animador de iglesias, tanto en el Reino Unido como en otros lugares. Es autor de "La Biblia en 100 páginas" y de la serie de comentarios devocionales "Directo al corazón".

Después de graduarse de la Universidad de Cambridge, Phil pasó un tiempo en el campo misionero y luego en el mundo de los negocios. Ha dedicado muchos años a las Escrituras hebreas y griegas, y les da vida en el lenguaje de hoy en la serie “Directo al corazón”. Esto se completó recientemente, por lo que ahora puede recopilar los veintiséis volúmenes. La pasión de Phil por ayudar a las personas a descubrir el mensaje de la Biblia también condujo a la publicación de "Jesús amordazado", "La Biblia en 100 páginas", "Jesús, justo donde lo quieres" y "Una vida".

Phil es colaborador habitual del blog ThinkTheology, de UCB Radio y de varios otros medios de comunicación. Siga a Phil en las redes sociales para conocer los detalles de sus últimos blogs, podcasts, videos y apariciones públicas.

Phil está casado con Ruth y tienen cuatro hijos pequeños. Juntos, les encanta comer comida extraña y exótica, así como todo lo que tenga que ver con las autocaravanas. También aman a Roald Dahl, lo que hace que los hijos de Phil se quejen de que sus propios libros no contienen suficientes imágenes, animales que hablan o fábricas de chocolate.

https://philmoorebooks.com/about