25 Poemas 25 Trabalenguas

POEMAS MI CARA En mi cara redondita tengo ojos y nariz, y también una boquita para hablar y para reír. Con mis ojos ve

Views 97 Downloads 5 File size 1MB

Report DMCA / Copyright

DOWNLOAD FILE

Recommend stories

Citation preview

POEMAS

MI CARA

En mi cara redondita tengo ojos y nariz, y también una boquita para hablar y para reír. Con mis ojos veo todo, con la nariz hago achís, con mi boca como como palomitas de maíz. Autor del poema: Gloria Fuertes

DE OLA EN OLA

De ola en ola, de rama en rama, el viento silba cada mañana. De sol a sol, de luna a luna, la madre mece, mece la cuna. Esté en la playa o esté en el puerto, la barca mía la lleva el viento. Autor del poema: Antonio García Teijeiro

EN MEDIO DEL PUERTO

En medio del puerto, con velas y flores, navega un velero de muchos colores. Diviso a una niña sentada en la popa: su cara es de lino, de fresa, su boca. Por más que la miro, y sigo mirando, no sé si sus ojos son verdes o pardos. En medio del puerto, con velas y flores, se aleja un velero de muchos colores. Autor del poema: Antonio García Teijeiro

EN UN TROZO DE PAPEL

En un trozo de papel con un simple lapicero, yo tracé una escalerita, tachonada de luceros. Hermosas estrellas de oro. De plata no había ninguna. Yo quería una escalera para subir a la Luna. Para subir a la Luna y secarle sus ojitos, no me valen los luceros, como humildes peldañitos. ¿Será porque son dorados en un cielo azul añil? Sólo sé que no me sirven para llegar hasta allí. Estrellitas y luceros, pintados con mucho amor, ¡quiero subir a la Luna y llenarla de color!. Autor del poema: Antonio García Teijeiro

EL GATO

El gato cuando está ronco imita al pato. El gato se vuelve loco cuando aparece un ratón y lo invita poco a poco para ver televisión. Mi gato es cojín esponjado junto a mi lado. Autor del poema: Alma Velasco El Gato. Enviado por mayte78 El Gato ... ¡ Ya no está solo ! se enamoró de otro gato, y juntos pasan, todo el rato, ....le cantó una canción, maullando todo el rato, mirándole con atención, con los ojos como plato. ¡ Simpático Gato !

MARIPOSA

Mariposa del aire, qué hermosa eres, mariposa del aire dorada y verde. mariposa del aire, ¡quédate ahí, ahí, ahí!... No te quieres parar, pararte no quieres. Mariposa del aire dorada y verde. Luz de candil, mariposa del aire, ¡quédate ahí, ahí, ahí!... ¡Quédate ahí! Mariposa, ¿estás ahí? Autor del poema: Federico García Lorca

EL AVE

El ave para cantar piensa en el mar. Está enamorada la luna de la canción encantada del ave sobre mi cuna... cuida mis sueños un hada. Mi ave es melodía de cada día. Autor del poema: Alma Velasco

LA VACA LLORONA

La vaca está triste, muge lastimera, ni duerme, ni bebe ni pasta en la hierba. La vaca está triste, porque a su chotito se lo han llevado los carniceros al mercado. Está tan delgada, la vaca de Elena, que en vez de dar leche, da pena. Autor del poema: Gloria Fuertes

PEGASOS, LINDOS PEGASOS

Pegasos, lindos pegasos, caballitos de madera... Yo conocí siendo niño, la alegría de dar vueltas sobre un corcel colorado, en una noche de fiesta. En el aire polvoriento chispeaban las candelas, y la noche azul ardía toda sembrada de estrellas. ¡Alegrías infantiles que cuestan una moneda de cobre, lindos pegasos, caballitos de madera!. Autor del poema: Antonio Machado

LOS RATONES

Juntáronse los ratones para librarse del gato; y después de largo rato de disputas y opiniones, dijeron que acertarían en ponerle un cascabel, que andando el gato con él, librarse mejor podrían. Salió un ratón barbicano, colilargo, hociquirromo y encrespando el grueso lomo, dijo al senado romano, después de hablar culto un rato: ¿Quién de todos ha de ser el que se atreva a poner ese cascabel al gato? Autor del poema: Lope de Vega

EL LAGARTO ESTÁ LLORANDO

El lagarto está llorando. La lagarta está llorando. El lagarto y la lagarta con delantalitos blancos. Han perdido sin querer su anillo de desposados. ¡Ay! su anillito de plomo, ¡ay! su anillito plomado Un cielo grande y sin gente monta en su globo a los pájaros. El sol, capitán redondo, lleva un chaleco de raso. ¡Miradlos qué viejos son! ¡Qué viejos son los lagartos! ¡Ay, cómo lloran y lloran! ¡Ay, ay, cómo están llorando! Autor del poema: Federico García Lorca

LA TARARA

La Tarara, sí; la Tarara, no; la Tarara, niña, que la he visto yo. Lleva la Tarara un vestido verde lleno de volantes y de cascabeles. La Tarara, sí; la tarara, no; la Tarara, niña, que la he visto yo. Luce mi Tarara su cola de seda sobre las retamas y la hierbabuena. Ay, Tarara loca. Mueve la cintura para los muchachos de las aceitunas. Autor del poema: Federico García Lorca

EL SAPO VERDE

Ese sapo verde se esconde y se pierde; así no lo besa ninguna princesa. Porque con un beso él se hará princeso o príncipe guapo; ¡y quiere ser sapo! No quiere reinado, ni trono dorado, ni enorme castillo, ni manto amarillo. Tampoco lacayos ni tres mil vasallos. Quiere ver la luna desde la laguna. Una madrugada lo encantó alguna hada; y así se ha quedado: sapo y encantado. Disfruta de todo: se mete en el lodo saltándose, solo, todo el protocolo. Autor del poema: Carmen Gil

LA GALLINA DE LOS HUEVOS DE ORO

Érase una Gallina que ponía un huevo de oro al dueño cada día. Aun con tanta mala ganancia contento, quiso el rico avariento descubrir de una vez la mina de oro, y hallar en menos tiempo más tesoro. Mató, abrió el vientre de contado; pero, después de haberla registrado, ¿Qué sucedió? que muerta la Gallina, perdió su huevo de oro y no halló la mina. ¡Cuántos hay que teniendo lo bastante enriquecerse quieren al instante, abrazando proyectos a veces de tan rápidos efectos que sólo en pocos meses, cuando se contemplaban ya marqueses, contando sus millones, se vieron en la calle sin calzones. Autor del poema: Félix María Samaniego

EL GALLO HABANERO

En el matinal gallinero con el rendimiento caballero, en torno a su hembra enreda el arabesco de su rueda sin cesar el gallo habanero; cual blanco albornoz el plumón envuelve su fiero ademán; ¡por su cresta-fez bermellón y el alfanje de su espolón, el gallo es un breve sultán! Junto a la gallina coqueta, de pronto su blanca silueta fija en soberbia rigidez, como el gallo de la veleta o el caballo del ajedrez... Echando atrás el cuello empina; ¡y en enfático frenesí, rasga la matinal neblina, sobre el jardín que se ilumina con su agudo kikirikí! Autor del poema: José Juan Tablada

LA VACA ESTUDIOSA

Había una vez una vaca en la Quebrada de Humahuaca. Como era muy vieja, muy vieja, estaba sorda de una oreja. Y a pesar de que ya era abuela un día quiso ir a la escuela. Se puso unos zapatos rojos, guantes de tul y un par de anteojos. La vio la maestra asustada y dijo: - Estas equivocada. Y la vaca le respondió: ¿Por qué no puedo estudiar yo? La vaca, vestida de blanco, se acomodó en el primer banco. Los chicos tirábamos tiza y nos moríamos de risa. La gente se fue muy curiosa a ver a la vaca estudiosa. La gente llegaba en camiones, en bicicletas y en aviones. Y como el bochinche aumentaba en la escuela nadie estudiaba. La vaca, de pie en un rincón, rumiaba sola la lección. Un día toditos los chicos se convirtieron en borricos. Y en ese lugar de Humahuacala única sabia fue la vaca. Autor del poema: María Elena Walsh

EN UNA CAJITA DE FÓSFOROS

En una cajita de fósforos se pueden guardar muchas cosas. Un rayo de sol, por ejemplo (pero hay que encerrarlo muy rápido, si no, se lo come la sombra) Un poco de copo de nieve, quizá una moneda de luna, botones del traje del viento, y mucho, muchísimo más. Les voy a contar un secreto. En una cajita de fósforos yo tengo guardada un lagrima, y nadie, por suerte la ve. Es claro que ya no me sirve Es cierto que esta muy gastada. Lo se, pero qué voy a hacer tirarla me da mucha lastima. En una cajita de fósforos se pueden guardar muchas cosas. Las cosas no tienen mamá. Autor del poema: María Elena Walsh

LA CIGARRA Y LA HORMIGA

Cantando la Cigarra pasó el verano entero, sin hacer provisiones allá para el invierno; los fríos la obligaron a guardar el silencio y a acogerse al abrigo de su estrecho aposento. Viose desproveída del precioso sustento: sin mosca, sin gusano, sin trigo, sin centeno. Habitaba la Hormiga allí tabique en medio, y con mil expresiones de atención y respeto la dijo: «Doña Hormiga, pues que en vuestro granero sobran las provisiones para vuestro alimento, prestad alguna cosa con que viva este invierno esta triste Cigarra,que alegre en otro tiempo, nunca conoció el daño, nunca supo temerlo. No dudéis en prestarme; que fielmente prometo pagaros con ganancias, por el nombre que tengo. La codiciosa Hormiga respondió con denuedo, ocultando a la espalda las llaves del granero: «¡Yo prestar lo que gano con un trabajo inmenso! Dime, pues, holgazana, ¿Qué has hecho en el buen tiempo?» «Yo, dijo la Cigarra, a todo pasajero cantaba alegremente, sin cesar ni un momento.» «¡Hola! ¿conque cantabas cuando yo andaba al remo? Pues ahora, que yo como, baila, pese a tu cuerpo.». Autor del poema: Félix María Samaniego

MANUELITA LA TORTUGA

Manuelita vivía en Pehuajó pero un día se marchó. Nadie supo bien por qué a París ella se fue un poquito caminando y otro poquitito a pie. Manuelita, Manuelita, Manuelita dónde vas con tu traje de malaquita y tu paso tan audaz. Manuelita una vez se enamoró de un tortugo que pasó. Dijo: ¿Qué podré yo hacer? Vieja no me va a querer, en Europa y con paciencia me podrán embellecer. En la tintorería de París la pintaron con barniz. La plancharon en francés del derecho y del revés. Le pusieron peluquita y botines en los pies. Tantos años tardó en cruzar el mar que allí se volvió a arrugar y por eso regresó vieja como se marchó a buscar a su tortugo que la espera en Pehuajó Autor del poema: María Elena Walsh

NANAS DE LA CEBOLLA

La cebolla es escarcha cerrada y pobre. Escarcha de tus días y de mis noches. Hambre y cebolla, hielo negro y escarcha grande y redonda. . En la cuna del hambre mi niño estaba. Con sangre de cebolla se amamantaba. Pero tu sangre, escarchada de azúcar, cebolla y hambre. . Una mujer morena resuelta en luna se derrama hilo a hilo sobre la cuna. Ríete, niño, que te traigo la luna cuando es preciso. . Alondra de mi casa, ríete mucho. Es tu risa en tus ojos la luz del mundo. Ríete tanto que mi alma al oírte bata el espacio.

'El salmón'

Detrás de un salmón nada un tiburón, lo caza en Alaska cansados los dos. Asustado grita: ¡Nooo!, por favor, mi vida es muy corta ¡Muestra compasión! Abriendo su boca lo deja escapar y corriente arriba lo ha visto nadar.

El grillo y la luna.

Un grillo cantaba cri cri muy contento, mirando a la luna en el firmamento. Cri cri le cantaba «eres la más bella» y la luna reía junto a las estrellas. Cri cri le cantaba «eres tan hermosa» y la luna brillaba creyéndose diosa.

El conejito con gafas

Han puesto gafas de ver a un pequeño conejito y brincando va a la escuela, contento, dando saltitos. ¿Ves las letras con las gafas? -Le pregunta el profesory contestó el conejito: ¡Veo ahora mucho mejor!»

Triste mariposa linda.

Volando de flor en flor la vieron en primavera, envidiaron su hermosura y no vieron su ceguera. Sus grandes ojos oscuros dejaban ver su tristeza, aún siendo una mariposa de extraordinaria belleza. Triste mariposa linda entre todas la más bella, aunque sus ojos no vean todos la miran a ella.

El león calvo.

Hubo un león en la selva que se hizo famoso pronto, porque nació sin melena y sin un pelo de tonto Y creían en la selva que estaría acomplejado, pero siempre estaba alegre rugiendo de lado a lado. Como el león era calvo todos así lo llamaron y por ser un gran ejemplo como rey lo proclamaron.

TRABALENGUAS

Trabalengua 1

El Rey de Constantinopla esta constantinoplizado. Consta que Constanza, no lo pudo desconstantinoplizar El desconstantinoplizador que desconstantinoplizare al Rey de Constantinopla, buen desconstantinoplizador será.

Trabalengua 2

Pepe Pecas pica papas con un pico, con un pico pica papas Pepe Pecas. Si Pepe Pecas pica papas con un pico, ¿dónde está el pico con que Pepe Pecas pica papas?

Trabalengua 3

Me han dicho que has dicho un dicho que he dicho yo. El que lo ha dicho, mintió. Y en caso que hubiese dicho ese dicho que tú has dicho que he dicho yo, dicho y redicho quedó. y estaría muy bien dicho, siempre que yo hubiera dicho ese dicho que tú has dicho que he dicho yo.

Trabalengua 4

Cuando cuentes cuentos, cuenta cuantos cuentos cuentas, porque si no cuentas cuantos cuentos cuentas nunca sabrás cuantos cuentos cuentas tú

Trabalengua 5

Parra tenía un perro. Guerra tenía una parra. El perro de Parra subió a la parra de Guerra. Guerra pegó con la porra al perro de Parra. Y Parra le dijo a Guerra: “¿Por qué ha pegado Guerra con la porra al perro de Parra?” Y Guerra le contestó: “Si el perro de Parra no hubiera subido a la parra de Guerra, Guerra no hubiese pegado con la porra al perro de Parra.”

Trabalengua 6

No me mires que nos miran, nos miran que nos miramos, miremos que no nos miren y cuando no nos miren nos miraremos, porque si nos miramos descubrir pueden que nos amamos.

Trabalengua 7

Por los mares de la China, de la China de Pekín, una china chincha mucho con un junco chiquitín. Al que pilla le machaca y le chafa el peluquín y le pincha con chinchetas y le roba su botín, o le plancha los chichones mientras choca so chinchín.

Trabalengua 8

En un juncal de Junqueira, juncos juntaba Julián. Juntase Juan a juntarlos y juntos juntaron más.

Trabalengua 9

Si la bruja desbruja al brujo y el brujo a la bruja desbruja, ni el brujo queda desbrujado, ni el brujo desbruja a la bruja.

Trabalengua 10

Te quiero porque me quieres, ¿quieres que te quiera más? te quiero más que me quieres, ¿qué más quieres que te quiera?

Trabalengua 11

El cielo está enladrillado, ¿quién lo desenladrillará? El desenladrillador que lo desenladrille, buen desenladrillador será.

Trabalengua 12

Yo no quiero que tú me quieras porque yo te quiero a ti. Queriéndome o sin quererme, yo te quiero porqué sí.

Trabalengua 13

Compró Paco pocas copas y, como pocas copas compró, pocas copas Paco pagó.

Trabalengua 14

Pablito clavó un clavito en la calva de un calvito, en la calva de un calvito Pablito clavó un clavito.

Trabalengua 15

La institutriz Miss Tres-tros ha pegado un gran traspiés por subir al treinta y dos en lugar de al treinta y tres.

Trabalengua 16

Pepe Peña pela papa, pica piña, pita un pito, pica piña, pela papa, Pepe Peña.

Trabalengua 17

María Chuchena su choza techaba, y un techador que por allá pasaba, le dijo: -Chuchena, ¿tú techas tu choza, o techas la ajena?

Trabalengua 18

El que compra pocas capas pocas capas paga como yo compré pocas capas pocas capas pago.

Trabalengua 19

El perro de San Roque no tiene rabo porque Ramón Ramírez se lo ha robado. Y al perro de Ramón Ramírez ¿quién el rabo le ha robado?

Trabalengua 20

Había una caracatrepa con tres caracatrepitos. Cuando la caracatrepa trepa, trepan los tres caracatrepitos.

Trabalengua 21

Pedro Pérez Pita pintor perpetuo pinta paisajes por poco precio para poder partir pronto para Paris

Trabalengua 22

Principio principiando principio quiero, por ver si principiando principiar puedo.

Trabalengua 23

El hipopótamo Hipo está con hipo. ¿Quién le quita el hipo al hipopótamo Hipo?

Trabalengua 24

El perro en el barro, rabiando rabea: su rabo se embarra cuando el barro barre, y el barro a arrobas le arrebosa el rabo.

Trabalengua 25

La gallina cenicienta en el cenicero está, el que la desencenice buen desencenizador será