07 - GUIA PARA EL INSTRUCTOR - LECCIÓN 07 - Versión Preliminar

LECCIÓN 7 Guía para el instructor Eras de la historia de la misión Contenido • Objetivo de la Sección Histórica • Cómo

Views 21 Downloads 0 File size 656KB

Report DMCA / Copyright

DOWNLOAD FILE

Recommend stories

Citation preview

LECCIÓN

7

Guía para el instructor Eras de la historia de la misión Contenido • Objetivo de la Sección Histórica • Cómo encaja la Lección 7 en el curso y cómo funciona dentro del mismo • Puntos principales para no perder el enfoque • Material útil, pero no esencial • Tangentes y controversias • Conexiones con otras lecciones • Algunos contrastes con puntos de vista convencionales • Recursos adicionales

Versión preliminar

|

agosto • 2016

LECCIÓN

7

Guía para el instructor Eras de la historia de la misión

E

ste documento está diseñado para ayudarle a preparar la enseñanza de la Lección 7 del curso de Perspectivas. Asegúrese de haber revisado los conceptos básicos para la enseñanza de cualquiera de las lecciones en el documento denominado “PERSPECTIVAS — GUÍA GENERAL PARA EL INSTRUCTOR.” Gracias por enseñar esta lección y dedicar el tiempo necesario para prepararse bien.

Objetivo de la sección histórica (Lecciones 6 a 9): Siguiendo la gran historia Las 15 lecciones del curso Perspectivas se dividen en cuatro secciones: Bíblica, Histórica, Cultural y Estratégica. La Lección 7 es parte de la sección histórica. Todo el curso busca construir un paradigma de Dios obrando a través de la historia, para ir en pos de, y cumplir su misión. En la sección histórica tratamos de demostrar que ha habido continuidad en el propósito de Dios, desde los tiempos bíblicos, hasta nuestros días. No estamos meramente relatando eventos representativos de la historia de la misión, sino tratando de presentar una teología de la historia. Un instructor lo expresó de esta manera: “Queremos ver la mano de Dios en el guante de la historia”. Para lograr esto, la sección histórica trata de hacer dos cosas: Primero, hacemos un recuento de los principales eventos con una coherencia temática, y esbozamos una verosímil historia del avance del movimiento cristiano, señalando cómo Dios ha estado trabajando en el crecimiento del movimiento cristiano. En segundo lugar, le sugerimos maneras de integrar ideas aparentemente contradictorias (como “misioneros que destruyen culturas”) o acontecimientos aparentemente contradictorios (tales como las cruzadas) dentro de un paradigma en el que Dios pacientemente realiza un avance hacia su propósito, a pesar de la desobediencia de su pueblo. A menudo se piensa que la historia es un almacén de pequeñas historias. A veces los maestros de historia se ven a sí mismos como quienes sacan tesoros de este almacén de historias, pero raras veces siendo escuchados. En ocasiones la enseñanza de la historia puede ser igual que contar relatos de héroes, movimientos ejemplares, lecciones aprendidas de manera difícil, personajes honorables, momentos cruciales, desenvolvimiento de tendencias... apoyados en una variedad de advertencias y desafíos. Si bien este enfoque puede ser una manera muy interesante y útil de presentar la historia, la mayor parte de la sección histórica del curso Perspectivas no se vale de este enfoque. Sólo hacemos hincapié en la descripción de las lecciones personales de las vidas de personas específicas de la Lección 8. En otro rumbo, las Lecciones 6, 7 y 9 se enfocan en cómo Dios ha llevado a cabo su propósito global con su pueblo a través de una gran historia que se ha venido desarrollando desde hace miles de años. Es más de cómo se ha estado participando en la gran historia, que el aprendizaje de lecciones de historias particulares. Una vez dicho esto, en todas las lecciones hay espacio para contar historias de personas ejemplares, problemas recurrentes y tendencias importantes. Tales detalles (como se ve un poco en el drama de Patricio, Bonifacio o Adoniram Judson) son esenciales para el progreso del evangelio a través de las generaciones; pero es no sólo interesante, sino una categórica invitación. El objetivo de la Sección Histórica se refleja en la famosa cita de David Livingstone, “Vuelvo al África

2

LECCIÓN 7 •

ERAS DE LA HISTORIA DE LA MISIÓN

Lección 7 | Versión preliminar | agosto de 2016

GUÍA PARA EL INSTRUCTOR

para intentar abrir una ruta. Terminen el trabajo que he comenzado. Lo dejo en sus manos”. Es algo digno que los estudiantes admiren e imiten a Livingstone, en particular para la Lección 8. Pero toda la sección Histórica apunta a algo más que admirar la dedicación de Livingstone. Queremos que nuestros estudiantes estén convencidos de que las generaciones anteriores les han conferido una obra que está casi terminada, que han heredado un mundo casi evangelizado. Queremos hacer de su conocimiento quiénes son y cuál es su posición en esta gran historia.

Cómo encaja la Lección 7 en el curso y cómo funciona dentro del mismo La Lección 7 lleva a los estudiantes a un “crescendo” de la gran historia que se ha estado desarrollando desde Abraham. En esta lección llegamos al momento actual, no sólo reconociendo el progreso del evangelio en cada región de la tierra, sino que también en que podremos ver el asombroso aumento de la misión que envía desde cualquier parte de la tierra. Sin la Lección 7 no seríamos capaces de cumplir con el significado completo del título del curso. Somos parte de una fuerza misional mundial que en verdad es un “movimiento cristiano mundial”. Asimismo, la Lección 7 introduce un marco conceptual muy importante que define la tarea de la evangelización mundial: La idea de los movimientos de plantación de iglesias que florecen dentro de las etnias como la mejor manera, y quizás la única manera, de poder ver que los pueblos sean, en efecto evangelizados. Estas ideas se desarrollarán con más detalle en las lecciones 8, 9, 12, 13 y 14. Las ideas de la sección estratégica del curso tienen sus bases en las verdades de la Biblia y las realidades de la historia. La Lección 7 es parte clave de la visión general del curso. Para muchos estudiantes esta lección es la que hace que todo el curso tenga sentido. Nota especial sobre las lecciones 7 y 8. Más que en cualquier otro momento del curso, el contenido de las dos lecciones se superponen. Desde las lecciones 7 y 8 se mencionan algunas de las mismas personas y temas, por favor haga todo lo posible por apegarse al material en su lección. La 7 hace hincapié en las tres eras. La 8 enfatiza la historia de vida, visión y carácter de los pioneros de esas épocas. Obviamente, reforzar algunos puntos y asuntos siempre será necesario. Por ejemplo, si usted enseña la Lección 7, es importante introducir brevemente las cinco figuras “pioneras”. Algunas de las características de sus historias de vida serán cubiertas con más detalle en la Lección 8. Si usted enseña la 8, conviene revisar o mencionar un poco las tres eras. Pero cualquier persona que enseñe la lección 8 debería considerar las tres eras como un tema de la Lección 7 (que ya debió haberse presentado y discutido en detalle). Considere la posibilidad de que su presentación sea parte de una pieza grande compuesta por la suma de dos partes del movimiento misionero protestante. Para evitar redundancias no dude en verificar con el coordinador de la clase cómo se espera que las lecciones 7 y 8 trabajen juntas.

Puntos principales para no perder el enfoque A continuación se presentan los tres puntos principales de la Lección 7. Por favor cubra este material en un estilo y secuencia que usted considere puede funcionar mejor. Hemos numerado estos puntos para hacer de ésta una herramienta de referencia más fácil. La secuencia y la longitud relativa de estos puntos no indican necesariamente su importancia o un orden recomendado en su presentación. 1. Las eras y transiciones: El progreso y la superposición de las prioridades ayudará a definir la tarea Ralph Winter ha descrito que la misión protestante ha venido desarrollándose en tres estallidos de actividad, cada uno centrado en el avance del evangelio dentro de las partes o poblaciones no alcanzadas. Aplicar la periodización de las tres eras ayuda a proporcionar detalles y matices a la historia. Pero es aún más importante el éxito creciente que representa la misión protestante; la periodización de las tres eras ayuda a los estudiantes a entender cómo el objetivo y naturaleza de la misión llegaron a ser entendidas. Durante el flujo y las tensiones de las eras y las transiciones, la naturaleza de la tarea misionera llegó a ser definida de manera diferente. El primer artículo que los estudiantes leerán para la Lección 7 es el de Yvonne Huneycutt (Selección de lecturas 1, pp. 59.1–59.5), que resume las tres ideas de la eras de una manera concisa. La sencilla y mejor gráfica de las tres eras se encuentra en la página 41.6 del libro Selección de lecturas 1. a. Lentos comienzos protestantes. Comience por reiterar el hecho del fracaso protestante en lanzar un esfuerzo de misión sostenida por 200 años. Esto debió mencionarse en la Lección 6. Algunos resúmenes del desarrollo tardío de la misión protestante pueden encontrarse en los escritos de Winter, Lección 7 | Versión preliminar | agosto de 2016

PERSPECTIVAS DEL MOVIMIENTO CRISTIANO MUNDIAL

3

que los estudiantes han leído para la Lección 6 (Selección de lecturas 1, pp. 36.13–36.18). En parte, Winter atribuye esta lentitud a la renuencia de formar estructuras de misión (véase GE pp. 67, Selección de lecturas 1, pp. 39.7–39.9). b. Las tres eras: Enfocando menos en lugares y más en etnias. Un resumen básico de las tres eras se encuentra en el artículo de Yvonne Huneycutt (Selección de lecturas 1, pp. 59.1–59.3) y la (Guía de estudio, pp. 74-76). Por favor, presente las tres eras en sucesión con las respectivas claves de “pioneros” en las personas de Carey, Taylor, McGavran, Townsend, y (nuevo en la Cuarta edición) Winter. Cada una de las eras se enfocó en completar lo que restaba para consumar la tarea de la evangelización mundial. Carey reconoció la totalidad de la tarea pendiente, pero se aventuró, junto con la mayoría de los esfuerzos de la primera era, a las ciudades portuarias coloniales, o “tierras costeras”, que eran factibles de alcanzar en ese momento. La segunda era continuó con este avance geográfico. La novedad más importante fue su desarrollo bajo el enfoque de McGavran y Townsend, dirigida hacia los grupos socioculturales y etnolingüísticos. Dígales a los alumnos que van a leer extractos de cada uno de estos cinco hombres, como parte de las lecciones 7 y 8. En la 7 van a leer partes de los escritos más influyentes de McGavran, y de Winter la guía más importante. La cuestión crucial es que la tercera era define la tarea la misión de manera diferente. Como resultado de la tercera era, en lugar de definir a la misión en términos de geografía, ahora definimos nuestra misión en términos de etnicidad. En vez de ir a lugares alcanzamos grupos de gente. En lugar de preguntarnos “¿dónde?”, nos preguntamos “¿quién?” Otros tres contrastes y continuidades para mencionar: En primer lugar, la europea, la estadounidense, y los de dominio no occidental. En segundo lugar, los movimientos estudiantiles asociados con cada uno. En tercer lugar, la formación de nuevas estructuras de la misión, las primeros denominacionales, las segundas, estructuras de misión de fe, y luego la iglesia local y misiones no occidentales. c. Las dos transiciones: La maduración de los movimientos locales frente al enfoque de la tarea global no completada. La comprensión de las transiciones puede ser vital para que se cumpla el objetivo principal de la lección y sean capaces de recordar detalles de las tres eras. Para explicar las transiciones como una tensión de la superposición de las prioridades de la misión, Winter utiliza las “cuatro etapas”” de pioneros, padres, socios y participantes, un esquema de otro autor, tomado como préstamo. El único propósito de mencionar las cuatro etapas consiste en explicar la confusión de prioridades en competencia durante las transiciones. Diferentes iniciativas de misión protestante se movieron a través de diferentes etapas al mismo tiempo. En el mismo momento en que algunos estaban consolidando beneficios de la cosecha, y ayudaban a las iglesias de reciente formación a madurar, otros buscaban cómo presionar para culminar la tarea inconclusa. La tensión se resolvió mediante la movilización de suficientes trabajadores para la misión, y de recursos para hacer ambas cosas.

Algunos gráficos describen la finalización de las tres eras entre 1910 y 1980 respectivamente. La gráfica recomendada está en la página 41.6 del libro Selección de lecturas 1 porque retrata la transición actual como una realidad permanente. La razón de de la importancia de las transiciones en la actualidad se debe a la gran confusión aún presente con respecto a las prioridades estratégicas. Todavía estamos en la segunda transición. El camino a seguir consiste en seguir trabajando para madurar y multiplicar los movimientos existentes, y, al mismo tiempo, para movilizar a suficientes trabajadores para completar el gran avance inicial entre los pueblos aún no alcanzados. d. Rápido crecimiento. Aunque el movimiento misionero protestante tardó en ponerse en marcha, ha tenido un enorme crecimiento. Patrick Johnstone dice: “El crecimiento de la iglesia de hoy está en una escala única en la historia del mundo” (Selección de lecturas 1, pp. 60.2). Capte, si puede, algo del optimismo ofrecido por Johnstone en el progreso del evangelio entre los pueblos de la tierra (Selección de lecturas 1, pp. 60.3–60.5). 2. Definiendo la tarea: Movimientos de la Iglesia floreciendo en medio de etnias. Ralph Winter impusó la comprensión de la tarea de la misión hacia la visión de un resultado con movimientos de seguidores de Cristo en cada etnia, en lugar de simplemente aumentar, por parte de los misioneros extranjeros, la sola proclamación de Cristo. Los estudiantes deberán leer un extracto del discurso de Winter ante el Congreso de Lausana en 1974, que ayudó a redefinir la evangelización mundial como el objetivo de llevar a cabo los movimientos de la iglesia entre las etnias.

4

LECCIÓN 7 •

ERAS DE LA HISTORIA DE LA MISIÓN

Lección 7 | Versión preliminar | agosto de 2016

GUÍAS PARA EL INSTRUCTOR

a. Diferentes tipos de evangelismo. En Lausana, Winter presentó la escala E (E por evangelista o evangelismo) como una forma de ver los diferentes tipos de evangelismo. Evangelizar a la gente dentro de su propia iglesia o cultura (representada por E-0 o E-1) es muchísimo más poderoso que evangelizar a personas de otras culturas (representados por E-2 y E-3). La escala E ha sido malinterpretada, como si Winter hubiera llamado a hacer más evangelismo E-2/E-3. De hecho, Winter ha llamado a hacer suficiente evangelismo E-2/E-3 para lograr un mayor potencial E-0 y E-1. Por favor haga esta aclaración con algunos ejemplos conocidos por los estudiantes. b. Superando la ceguera a las etnias: Reconocer las complejidades de la etnicidad y la cultura en la evangelización. Winter resaltó la tendencia de pasar por alto a las personas que son muy diferentes y distantes culturalmente, pero ¿quiénes pueden estar en estrecha proximidad geográfica? c. Viendo la tarea en términos de movimientos de iglesias florecientes dentro de las etnias. Años después de Lausana, Winter redefinió cómo podría ser reconocida la tarea restante de la evangelización. Desarrolló lo que él llamó la “escala-P” (P permanente para las personas). En lugar de comparar la distancia cultural relativa entre evangelistas y etnias receptores (la E-escala), la escala P compara la distancia cultural relativa entre las personas receptoras e iglesias existentes. Hizo hincapié en la falta de la clase correcta de iglesias culturalmente relevantes. De este modo definió la tarea de la evangelización en términos de movimientos de seguidores de Cristo dentro de las etnias. La idea clave es lo que Winter llamó “El patrón maestro del evangelismo”. Es una idea de dos tiempos: primero, para los trabajadores E-2 y E-3 “para que crucen las barreras culturales y establezcan denominaciones evangelizadoras fuertes”. Segundo, “para que la iglesia nacional lleve la Palabra de Dios hacia adelante con base en la realidad del poderoso evangelismo E-1”. 3. Una fuerza de trabajo global: Movimientos misioneros no occidentales Huneycutt describe su experiencia de un cumplimiento parcial de la predicción de Winter acerca de que los misioneros no occidentales serían la fuerza de la misión predominante en la tercera etapa (Selección de lecturas 1, pp. 59.1–59.5). Beram Kumar caracteriza el vigor y la madurez del crecimiento de las misiones no occidentales. Bruce Koch agrega evidencia numérica del crecimiento de estos movimientos (GE pp. 81-82, Selección de lecturas 1, pp. 56.1–56.2). Estos datos apoyan la máxima, a menudo declarada, de que en vez “del Occidente a lo restante” en nuestros días vemos la misión “de todas partes a todas partes”. Esto es maravilloso para celebrar, pero también es importante tener en cuenta, como Huneycutt lo hace (GE pp. 76), que todavía hay confusión entre las prioridades de la misión y el alcance mundial de la responsabilidad de las misiones no occidentales. La mejor colaboración en la misión es vislumbrar a la misión de todas partes a toda gente.

Material útil, pero no esencial Por favor cubra la lección 7 de tal manera que permita que haya un tiempo para que los estudiantes comenten las ideas y acontecimientos de la historia en la clase. Rara vez hay tiempo para cubrir material complementario. Si usted puede cubrir en forma adecuada los puntos principales citados antes, también podría considerar tratar algunos de los siguientes puntos como parte de su presentación:

• El poder estudiantil en las tres eras. El inspirador artículo de David Howard (Selección de lecturas 1, pp. 47.1– 47.8, GE p. 84) es parte de la sección Lecturas para crédito, por lo tanto, la mayoría de los estudiantes no estarán obligados a leerlo. El artículo muestra cómo los estudiantes y los jóvenes han sido parte clave en los grandes avances de la misión. Mostrar que la continuidad de la reunión de oración de Haystack, los Cien de Monte Herman, y el Movimiento de estudiantes voluntarios, pudo haberse hecho en un período relativamente corto de tiempo, proporciona una manera de alentar la esperanza para posibles movimientos estudiantiles en nuestros días.

• Mundos ABC. Johnstone presenta una forma alternada de ver el mundo tal y como suelen verlo algunas

iglesias. Este esquema divide a la población mundial en tres segmentos: cristianos, no cristianos que han oído el evangelio, o que potencialmente pueden oír, y quienes viven en ambientes étnicos, urbanos y geográficos donde no es probable escuchar el evangelio sin nuevos esfuerzos. Vea la tabla de comparación (GE p. 81).

• Despertamientos. Winter presenta una capa de cuatro grandes despertares que contribuyeron a estimular las iniciativas de misión. No ha podido desarrollar estas ideas minuciosamente, pero podría ser un factor importante para agregar peso a su periodización de las tres eras. Señala que, como consecuencia de los despertamientos, las iglesias “comenzaron a demostrar un impacto tanto espiritual como secular”.

Lección 7 | Versión preliminar | agosto de 2016

PERSPECTIVAS DEL MOVIMIENTO CRISTIANO MUNDIAL

5

• La misión de la iglesia y la misión del reino. El enfoque principal de la lección 7 es el avance del evangelio

a las esferas donde la tarea de la evangelización mundial aún está incompleta. La distinción de Winter, de la misión de la iglesia y la del reino, da una visión de otra dimensión de la misión del pueblo de Dios: la de iglesias recién plantadas, o ya existentes desde hace mucho tiempo, convirtiéndose en la bendición transformadora que Dios quiere que sean las iglesias. Como se ha insistido, desde la Lección 1, Dios ha prometido y se ha propuesto que su pueblo se convierta en una bendición transformadora entre todos las etnias. Las iglesias deben madurar como movimientos que no sólo evangelicen a su gente, sino que afronten los males de su tiempo en sus sociedades y asuman su lugar con otras iglesias para completar la evangelización del mundo entre las etnias aún no alcanzadas. Donde haya iglesias que fallen en hacerlo, habrá un déficit del propósito de Dios. La misión de la iglesia y la misión del reino no son dos misiones completamente diferentes. La ambición apostólica es suscitar movimientos en cada etnia, y eso debería ser visto como el logro más necesario para llevar a cabo una fructífera “misión del reino” del señorío de Cristo, operando por medio de su pueblo que se encuentra de medio de todos las etnias.

• Los movimientos en la sociedad como puentes de Dios. McGavran destacó el potencial del evangelio para

propagarse rápidamente como movimientos dinámicos entre pueblos socioculturales. McGavran contrastó estos movimientos, llamados por él “movimientos hacia Cristo”, con las iglesias institucionales formadas por estaciones misioneras.

• El hemisferio sur y cristianismo mundial. El período de tiempo de las tres eras pueden ser caracterizadas

como un tiempo de desoccidentalización de la iglesia. McGavran destaca el dinamismo de los movimientos que fueron única y ligeramente relacionados con las instituciones como estaciones misioneras. Winter consideró a los movimientos indígenas como los que podrían ser el pilar de la evangelización de su propio pueblo sin necesitar la asistencia de extranjeros. Townsend vio la adecuación de cada lengua para transmitir fielmente las verdades bíblicas. No es de extrañar entonces, que podríamos ver el centro de la población cristiana desplazándose constantemente hacia el sur, como ha señalado Philip Jenkins (Selección de lecturas 1, pp. 61.4–61.5, GE p. 82), así como Todd Johnson y Sandra Lee (Selección de lecturas 1, pp. 61.1–61.2, asignado sólo a estudiantes de Lectura para crédito).

Tangentes y Controversias

• Ningún tipo de la cuarta era. Por favor no proponga una cuarta o quinta era. Se han hecho varios intentos

de proponer una cuarta era, concentrándose por lo general en un proyecto misionero o necesidad particular. Algunas de ellas han sido la misión urbana, de la diáspora, o de los medios sociales. ¿Por qué no puede haber una cuarta era? El problema con eras adicionales es que casi siempre es una cuestión de manzanas y naranjas. La idea esencial de las tres eras no consistía en que los líderes se dieran cuenta las necesidades no satisfechas o descubrieran nuevos métodos para realizar la tarea, sino en que cada uno de los líderes de cada era evaluara el mundo que podía ver en términos de la tarea total de la evangelización del mundo y movilizara suficiente trabajo para completar toda esa tarea. La suma más simple de las eras es un cambio que va desde la geografía a la etnicidad en la definición de la tarea total. A menos que haya un descubrimiento de extraterrestres que sean evangelizables en otros planetas, en realidad no podría haber eras subsecuentes. El propio Winter exploró la posibilidad de una cuarta era en sus últimos años, pero decidió que tenía más sentido recuperar el florecimiento de la primera época y tener este tipo de enfoque completo para caracterizar también la tercera y última era.

• Ideas erróneas de la culminación. La palabra clave es “culminar”. Cuando la palabra “culminar” se asocia

con la evangelización, se pueden evocar escenarios imposibles o absurdos, como la presentación del evangelio a cada bebé a momentos de haber nacido. En realidad la Lección 7 traza el desarrollo de una de los únicas maneras de definir la tarea de la evangelización mundial de una manera verdaderamente terminable. En lugar de definir a la tarea evangelizadora hacia cada persona, el mandato bíblico es reconocer “movimientos hacia Cristo” en cada pueblo, que potencialmente llevará el evangelio a cada persona. En la Lección 9 regresaremos a esta idea con más detalles. Por favor no critique el concepto de terminar la tarea a menos que esté consciente de cómo se concibe la idea.

• Sermones contra el paternalismo o exageración de las etapas. Las cuatro etapas (pioneros, padres, socios y participantes) no pretenden ser una plantilla prescriptiva para los esfuerzos de la misión. Por favor no dedique tiempo a criticarlas o elogiarlas como una metodología. Winter tomó prestada la secuencia como una aliteración para mostrar una forma de la superposición de las diferentes épocas.

6

LECCIÓN 7 •

ERAS DE LA HISTORIA DE LA MISIÓN

Lección 7 | Versión preliminar | agosto de 2016

GUÍAS PARA EL INSTRUCTOR

• Exagerar o condenar la plantación de iglesias como una meta de la misión. La misión eclesiocéntrica, o

centrada en la iglesia, ha sido objeto de críticas por más de un siglo. Cada vez que la misión se limita a sólo reclutar nuevos miembros, la misión se considera con razón como un asunto de autoservicio que se queda corto en el propósito de Dios. La sección bíblica del curso Perspectivas no presenta el surgimiento de iglesias como el objetivo final de la misión. En lugar de ello, el objetivo de la misión es la gloria de Dios y la bendición de todas las etnias bajo el señorío de Jesucristo. La distinción de Winter de “misión de la iglesia” no debe interpretarse como una desestimación de plantar iglesias como un componente de vital importancia en la misión. El curso Perspectivas intenta rescatar y redefinir la idea de la iglesia como un movimiento dinámico consistente en que Jesucristo sea obedecido y servido por comunidades o movimientos de personas que traerán bendición mediante la transformación de su sociedad (en las lecciones 1, 4, 12, 13 y 14 ).

• La Ventana 10/40 como un enfoque primario. La Ventana 10/40, que nunca ha sido enfatizada en el curso

Perspectivas, será mencionada brevemente en la Lección 9. Representa un cambio de dirección, de la geografía a la etnicidad. En lugar de priorizar el enfoque en los pueblos, confunde la naturaleza de la tarea y le da prioridad a un lugar. Al evitar la mención de la ventana 10/40 también se abstiene de perder el tiempo en otras agendas propuestas que usan un lenguaje semejante como: la ventana 40/70 (apuntando a católicos, ortodoxos y protestantes nominales), los 4/14 ventana (niños y la juventud ), o incluso la ventana de 9 a 5 (alcanzando el lugar de trabajo).

• El tiempo de los misioneros occidentales ha terminado. Por favor, celebre el aumento explosivo de los esfuerzos misioneros no occidentales, sin negar el lugar o el papel de los misioneros de Europa y`o los Estados Unidos.

Conexiones con otras lecciones El contenido de la Lección 7, del que depende o se apoya el material antes mencionado:

• La terminación de la tarea. El argumento extenso se dio en la Lección 4, donde el mandato de Cristo es una tarea terminable, que se concentra en ver a Cristo siendo obedecido por todos los pueblos (GE pp. 39-42).

• El reino de Dios como una lucha en contra del mal. La idea de contender contra el mal como un aspecto del

reino de Dios, es mencionado por Winter en su relato más detallado de las tres eras. No es necesario anexarlo a la presentación, pero puede ser útil para que se den cuenta de que el reino de Dios ha sido tratado en la Lección 3 como una realidad del señorío de Cristo luchando en contra del mal, como señal del reino. Para una visión matizada, consulte numerosos puntos en guía para la Lección 3 (GE pp. 23-36).

• Distinción de la actividad y los resultados: el Muro y el Cañón. La lección 5 contrasta la actividad de los

evangelistas transculturales con el resultado de los movimientos que obedecen a Cristo. Consulte “El Muro y el Cañón” donde se mencionan por primera vez la escala E y la escala P (Selección de lecturas 1, pp. 22.3–22.4).

• Avance del evangelio en el período protestante. La Lección 6 estudia a la misión protestante muy

brevemente. Entre sus temas, toca: inicios lentos, un crecimiento explosivo y la dominación no occidental emergente (GE p. 67).

• Validez de las estructuras de la misión. Winter dice que los protestantes eran lentos para comprometerse

en la misión, en parte, debido a que carecían de una tradición de las estructuras de la misión. Esta idea está precedida por el material en las lecciones 5 y 6. Winter toma prestados los términos sociológicos “sodalidad” y “modalidad” para establecer un argumento y dar validez a ambas estructuras en diferentes períodos de la historia (GE pp. 54-55 y p 66).

El contenido de la Lección 7 que soporta o anticipa al material posterior:

• Los pioneros de las tres eras. Hay numerosos puntos de conexión con la Lección 8. La exploración de la visión y la fidelidad de los pioneros de las tres eras en la Lección 8 se basa en el relato de las tres explosiones de la misión protestante en la Lección 7. El lento inicio de la misión protestante,

Lección 7 | Versión preliminar | agosto de 2016

PERSPECTIVAS DEL MOVIMIENTO CRISTIANO MUNDIAL

7

en la Lección 7, proporciona un contexto importante para el movimiento de Moravia en la Lección 8. En la 9 echamos un vistazo de cerca de la terminación de la tarea. En las siguientes lecciones echamos una mirada aún más de cerca a las complejidades y viabilidades de hacer una realidad un mundo evangelizado.

• El fruto del reino requiere iglesias. La Lección 13 ampliará la idea de los movimientos de iglesias generando cambios en la cultura local en su lucha contra el mal.

• Las iglesias como movimientos. Es fundamental que el curso Perspectivas redefina lo que las iglesias

pueden ser y llevar a cabo para traer vida y cambio en sus culturas locales. La Lección 7 menciona el énfasis de McGavran sobre los movimientos de los pueblos de una manera que da forma a la eclesiología de la misionología de frontera. Winter extendió este dinamismo de los movimientos de la iglesia en su discurso de Lausana. La idea de las iglesias como movimientos dinámicos de obediencia, planteada inicialmente en las lecciones 1 y 4, será retomada en la 13 mediante la exploración de los aspectos y casos prácticos de los movimientos de plantación de iglesias (GE pp 140-144).

• Grupos de personas y la tarea de la evangelización mundial. La Lección 7 presenta varias ideas clave por las cuales se definirá la tarea general de la evangelización mundial en la Lección 9. La idea de grupos de personas será definida más a fondo. El vocabulario de “clausura” se vinculará con la terminación de la tarea.

• Desafío de la evangelización transcultural. La sección cultural de todo el curso (lecciones 10 y 11)

explorará más a fondo el reto de la comunicación transcultural del evangelio en formas que den lugar a iglesias culturalmente apropiadas.

• Reto de la plantación de iglesias pioneras. Los movimientos del “patrón maestro del evangelismo”,

enfocado en la etapa crítica de misioneros cruzando “barreras culturales para establecer una sólida, evangelización” serán descritos con mayor detalle en las lecciones 9 y 14. En la 9, los estudiantes leerán los textos posteriores de Winter, etapa crítica llamada “la tarea misionera esencial” y “un gran avance misionológico” (pp 84.8–84.9 Libro de Lecturas 2). La totalidad de la Lección 14 está dedicada a explorar e ilustrar cómo estos movimientos se convierten en una realidad.

Algunos contrastes con puntos de vista convencionales No es necesario tener que presentar los siguientes contrastes a los estudiantes. Los incluimos aquí como una manera de aclarar el contenido y la misionología que distingue esta lección. Por “convencional” nos referimos a las ideas que sobre las misiones han sido comunes entre los evangélicos. Tales ideas no son necesariamente incorrectas. La mayoría de ellas tienen, en efecto, gran verdad, pero no son lo que estamos tratando de enfatizar. Presentarlas en este formato simplificado puede ayudarles a los instructores a evitar enseñar de manera inadvertida el paradigma de la misión que estamos tratando de superar. Todos estos puntos de vista se articulan en forma muy abreviada y no deben ser considerados como la expresión de una posición oficial teológica del curso Perspectivas.

Convencional: Si reviven y se fortalecen, de manera natural las iglesias tendrán un desbordamiento en la misión. Contraste: Las exigencias de la maduración de nuevas iglesias, si bien son importantes, pueden parecen estar en contradicción con la prioridad de iniciar nuevos trabajos y nuevas estructuras de misión para terminar la evangelización mundial. Comentario: Es común afirmar que la misión tendrá un desbordamiento natural sí los demás aspectos de una iglesia son sanos y fuertes. A primera vista esta idea parece ser útil si la obediencia de la misión se asocia con la naturaleza intrínseca de la iglesia. Pero en la práctica, la obediencia a la misión siempre parece surgir de la debilidad, con un alto costo y con un sentido poco común del llamamiento apostólico entre unos cuantos dentro de la iglesia. Sin negar la primera frase, también se puede observar que la prioridad de completar la tarea en tierras lejanas, de otras culturas, muy fácilmente es eclipsada por las necesidades apremiantes de la propia familia y la comunidad local. ¿Cómo resolver esta tensión? Vamos a tratar de desarrollar la capacidad para hacer ambas cosas: servir a las necesidades locales y también enviar emisarios apostólicos.

8

LECCIÓN 7 •

ERAS DE LA HISTORIA DE LA MISIÓN

Lección 7 | Versión preliminar | agosto de 2016

GUÍAS PARA EL INSTRUCTOR

Convencional: El tiempo de la misión occidental ha terminado. En la actualidad las iglesias occidentales simplemente deberían dar fondos para financiar a misioneros no occidentales en lugar de enviar a los suyos. Contraste: Los misioneros no occidentales están aumentando a un ritmo mayor que los de Occidente. Se debe, en gran parte, a que no dependen de los recursos occidentales. La cantidad real de misioneros no occidentales ha ido en incremento desde 2005. Comentario: El surgimiento de las misiones no occidentales no anula la responsabilidad misional de las iglesias occidentales. Los esfuerzos misioneros no occidentales no deben ser considerados como si fueran una mejor opción sólo porque son más baratos de operar. La declaración contrastante presenta la gran realidad de que las misiones no occidentales florecen donde y cuando no dependan de recursos externos. La mayoría de los líderes de las misiones no occidentales ha tenido muy claro que sus contrapartes occidentales no deberían disminuir su envío, sino que, piensan, sería bueno buscar aumentar la colaboración y la asociación en todos los ámbitos de la misión. La misión occidental no está siendo reemplazada; más bien ha cambiado, en el sentido de que se ha incrementado una alianza mundial.

Recursos adicionales



Los esenciales para la preparación de su lección. Su coordinador de clase debe haber sido capacitado para ayudarle a conseguir la última versión del documento denominado Perspectivas - Guía general para instructores. Este breve documento le proporcionará lo básico acerca de la enseñanza, cómo trabajar con el equipo de coordinación y algunas ideas acerca de nuestras expectativas y la forma de cómo ofrecer y recibir retroalimentación útil.



Guía de estudio y el libro Seleción de lecturas. Hay dos textos que los estudiantes van a utilizar para cada lección: Perspectivas del Movimiento Cristiano Mundial: Guía de Estudio, Edición 2009, por Steven C. Hawthorne y Perspectivas sobre el Movimiento Cristiano Mundial: libros Selección de lecturas 1 y 2, Cuarta Edición, editado por Ralph D. Winter y Steven C. Hawthorne. Ambos han sido publicados por la Biblioteca William Carey, y tiene derechos de autor 2016. La preparación más importante es leer la sección de la Guía de estudio y los artículos de los libros Selección de Lecturas; por ello, deseamos que usted tenga acceso a ambos recursos. Hay dos maneras para su acceso a estos libros: Comprar un juego de los libros. Cada instructor puede pedir un ejemplar tanto de los libros Selección de lecturas 1 y 2 como de la Guía de estudio. Comuníquese directamente con la Oficina de Servicio de Perspectivas Global Español para recibir información sobre cómo pedir los libros con un descuento especial para instructores siempre y cuando usted los vaya a utilizar para la preparación de una clase de Perspectivas. La dirección electrónica de la Oficina de Servicio es: [email protected] Para recibir los materiales tendrá que proveer el nombre de la clase y del coordinador de su clase. Utilizar los archivos electrónicos. Cada lección con sus artículos relacionados está disponible en forma digital para el uso del instructor en la preparación de su lección. Para recibir una copia del Paquete para instructor que corresponde a su lección, favor de comunicarse con la Oficina de Servicio a la siguiente dirección electrónica: [email protected] Para recibir los materiales tendrá que proveer el nombre de la clase y del coordinador de su clase. El acceso a estos materiales digitales es limitado sólo a instructores activos en el programa, y los archivos no deben ser publicados o distribuidos de ninguna manera por los derechos de autor.



Otros recursos: Si usted es un expositor bilingüe, ya tenemos videos y materiales de audio en inglés que están disponibles, y el plan es de plroducir este tipo de recursos en español en un futuro próximo. También tenemos presentaciones de Power Point en ingl'es y algunas en español que podemos proveer a los instructores. Para más información, escriba a la Oficina de Servicio de Perspectigas Global Español a [email protected]

Lección 7 | Versión preliminar | agosto de 2016

PERSPECTIVAS DEL MOVIMIENTO CRISTIANO MUNDIAL

9